Poul Anderson

Tiempo de fuego


INTRODUCCION

<p>INTRODUCCION</p>

Es una cosa temible caer en manos de un hombre completamente justo.

Su imagen había sido suficientemente escalofriante en el tribunal. Ahora éramos convocados a su presencia. Anochecía cuando descendimos del aparato, con un azul grisáceo a nuestro alrededor, que convertía en negro la línea en donde la ladera de la montaña se alzaba del valle, estando todavía su cumbre rodeada de un violeta punteado por las primeras estrellas. Un satélite guardián se precipitaba entre ellas, entrando en la sombra de la Tierra y desvaneciéndose como si el tenue viento frío que soplaba sobre nosotros lo hubiera apagado. Allí manaba un aroma de glaciares y distancias.

La casa estaba construida en piedra del planeta, enorme, integrada en el paisaje. Pocos hombres en el planeta madre del ser humano podían afrontar aquella vida solitaria. El presidente del Tribunal la gobernaba. Una luz en un soporte de bronce iluminaba una puerta de roble con marco de hierro. Nuestro piloto nos señaló en esa dirección. Todo su cuerpo indicaba que era mejor no hacer esperar a Daniel Espina.

Aunque mi corazón palpitaba en exceso, caminamos ordenadamente. La puerta se abrió para mostrarnos a un servidor, vivo e inhumano.

—Buenas tardes —dijo el ser—. Síganme ustedes, por favor.

Le seguimos por un corredor recubierto de madera oscura, hasta una habitación destinada quizás a encuentros como aquel.

Era amplia y de techo alto, llena de antigüedades y de silencio. La alfombra amortiguaba nuestras pisadas. Habían sillas y un sofá de piel, tras de una mesa de teca y marfil. Un reloj de péndulo de hacía siglos marcaba el tiempo encarado a un búho tallado en mármol. Las estanterías delineaban las paredes, soportando centenares de libros, entre los que abundaban los códices. Una mesilla con una moderna consola de comunicaciones, consulta de datos, computación, grabación, proyección, impresión y disposición, parecía también estar integrada en el lugar.

El extremo más apartado de la entrada era transparente. A través de él se veían la montaña, el bosque y el valle ya en tinieblas, remotas cumbres nevadas y más estrellas a cada minuto. Ante el, en su sillón móvil, estaba Espina. Como siempre, iba vestido descuidadamente de negro, y no mostraba más que su cabeza y sus manos esqueléticas. Una mirada suya nos detuvo.

Y entonces dijo, átona pero tranquilamente, como si fuéramos invitados y no criminales a los que debía sentenciar.

—Buenas noches. Por favor, siéntese.

Cada uno de nosotros nos sentamos en una de las sillas que había enfrente suyo.

—Creo que el inglés será el lenguaje más conveniente, ¿no?

Pensé que la pregunta era puramente retórica. ¿Cómo podía desconocer la respuesta? Para enmascarar el silencio, repliqué.

—Sí, su señoría. Recuerde… en Ishtar ha sido el lenguaje humano más común durante mucho tiempo. La mayoría de los residentes permanentes no se defendían bien ni con el español, por carecer de práctica. Lo que pasó fue que el personal de la base original era principalmente angloparlante y estuvieron aislados desde entonces.

—Hasta hace poco —dijo, atajando mi loco discurso. Dik, marcaba el reloj. Dik, Dik.

Pasado un minuto, Espina se estiró levemente y dijo: —Bien, ¿quién prefiere café o quién té? Mascullamos nuestras preferencias. Hizo una seña a su criado y le dio el encargo. Mientras éste abandonaba la estancia, cogió una caja plateada, puso un cigarrillo entre sus dedos amarillentos y lo inhaló mientras lo encendía.

—Fumen si lo desean —invitó, ni hostil ni cordial, informándonos meramente que no le importaba.

No hicimos ningún movimiento. Su mirada era como el viento alpino.

—Ustedes se están preguntando por qué les he llamado aquí —dijo por fin—. ¿No es esto muy irregular? Y si un juez tiene la necesidad de entrevistar a los prisioneros confidencialmente. ¿Por qué obligar a sus cuerpos a recorrer medio mundo?

Llenó sus pulmones de humo y lo expulsó de nuevo para velar su rostro faraónico.

—Respecto del segundo punto —prosiguió—, el holograma me salva de un viaje que no deseo hacer. Pero no tiene nada que ver con la vida carnal —observó su mano— que a ustedes aún les queda en abundancia. Tenerlos a ustedes aquí, en mi presencia, no es lo mismo que un confrontamiento entre nuestras sombras coloreadas. Desearía que más oficiales entendieran la diferencia.

La tos le sacudió. Había visto grabaciones de sus decisiones históricas y discursos. Ninguna de tales impresiones de mortalidad habían sido mostradas. ¿Había acaso instruido a los computadores 3V para microretrasar y revisar sus transmisiones? Esa era la práctica política generalizada, naturalmente, junto con otros embellecedores. Pero el Tribuno Espina siempre había atacado cualquier suavizamiento, ¿no?

Exhaló el aire, respiró de nuevo su veneno y continuó:

—Y en cuanto al primer punto, en mi oficina no hay acciones regulares. Cada caso es un fenómeno diferente. Piensen —dijo para nuestro asombro—. La mía es la última instancia de las cosas que no caen bajo una sola jurisdicción. Por tanto, los precedentes exactos nunca existen. No sólo el sistema legal puede contener contradicciones, sino también la filosofía. —Continuó hablando con desprecio —. «Humanidad» es una palabra con tanto significado como «Phlogiston». Díganme, si son capaces, qué tienen en común en esta presuntamente unificada Federación Mundial un próspero ingeniero japonés, un jefe de banda de un suburbio Norteamericano, un místico ruso y un campesino de Africa. Además, cada vez más cantidad de nuestros negocios y trabajos tienen su origen completamente fuera de la Tierra —su voz cayó— en un maldito y peculiar universo.

Nuestras miradas siguieron la suya. Pulsó un control de su sillón, y las luces interiores disminuyeron, permitiendo ver la noche que caía rápidamente.

Las estrellas poblaban la negrura, casi tan brillantes y numerosas como en el espacio. El cinturón galáctico cruzaba el horizonte; recordé que en Haelen lo llamaban la Vía Invernal. Al sur, Sagitario lucía a través de ella. Allí vi, y creí que había descubierto, las manchas de luz que inundan, fuera de la visión de la Tierra, la estrella triple llamada Anubelea. Cerca, el rastro de luz quedaba oculto por el polvo oscuro. En todas partes, invisibles para nosotros, nacían nuevos mundos, mundos vivos, con cuerpos y espíritus distintos a los nuestros, y pasaban por delante nuestro vertederos de neutrones incinerados, y esos pozos de extrañeza que los hombres llaman agujeros negros, y galaxia tras galaxia alrededor de la curva de la realidad. Y la pregunta, incontestada e informulable, de dónde vinieron y adonde retornarán y por qué.

La seca pronunciación de Espina me volvió a la realidad.

—He estudiado, en profundidad, todo lo referente a ustedes que hay en los archivos, así como he oído los testimonios. Mis instruidos colegas deploran el tiempo que he gastado. Me recuerdan los problemas que consideran más urgentes, especialmente ahora que estamos en guerra. El motín fue un asunto muy pequeño, dicen, y obviamente, no tuvo efectos importantes. Los defensores no han negado los cargos. Castiguémoslos y pasemos a otra cosa. «Sin embargo, he persistido. Sin duda, puedo tener a mi alcance cualquier hecho relacionado con ustedes, y una buena cantidad de detalles adicionales. —Hizo una pausa antes de finalizar.

»Sí, mucha información sobre pocos. Pero ¿cuánto hay de verdad en ella?»

Me arriesgué a tomar la palabra:

—Señor. Si se refiere a los aspectos morales, la justificación; pedimos una oportunidad para explicarnos y nos fue denegada.

Su exasperación crujió:

—Ciertamente. ¿Se cree que un tribunal que maneja problemas interculturales, a menudo interespecíficos, podría tener la más mínima eficacia si permitiera escenas emocionales en las declaraciones preliminares?

—Lo entiendo, señor. Pero tampoco se nos ha permitido manifestarnos en público. Hemos estado incomunicados, y las audiencias eran a puerta cerrada. Dudo de la legalidad de eso.

—Fue por decisión mía, acogiéndome a las excepciones por tiempo de guerra. Podrán apreciar que mis razones eran válidas.

El cuerpo lisiado se inclinó hacia adelante, demasiado viejo para ser reparado, demasiado vivo para su cautividad. Sus ojos se clavaron en nosotros.

—Aquí pueden hablar como quieran —dijo Espina—. No se lo recomiendo, sin embargo. Lo que espero conseguir de ustedes es algo más útil, más difícil, que sus objeciones personales a ciertas políticas de la Federación. Significa inquirir acerca de materias jurídicamente irrelevantes, incompetentes e inmateriales. Quiero rumores y conjeturas. Ustedes están preparados para sacrificar sus futuros por esos seres lejanos. ¿Por qué?

Su mano cortó el aire.

—Quédense ustedes al margen, si pueden. Díganme lo que sepan, de ellos, o, lo que es lo mismo, lo que imaginan de ellos. Oh, sí, he repasado varios tratados xenológicos. He retornado a la niñez y he releído el acaramelado Cuentos de la Lejana Ishtar. ¡Palabras y dibujos, nada más!

«Denme algo de carne y hueso. Háganme sentir lo que experimenta uno cuando sabe que el día del juicio va a llegar en el curso de su periplo vital.»

El sirviente entró con una bandeja.

—Podrán ustedes tener alcohol, o cualquier droga que necesiten para relajarse, más tarde, si la desean —dijo Espina—. Pero no ahora. Tenemos una formidable tarea por delante.

Tomó un sorbo de su taza de té. Me llegó el aroma embreado del Lapsang Soochong. Luego empezó a investigarnos.


I

<p>I</p>

En el país del norte durante el Tiempo de Fuego no había tregua por parte del Sol Demonio. Día y noche, verano e invierno, llameaba en lo alto hasta que no existía ni día ni invierno. Aquellas eran las Starklands, dónde pocos mortales habían llegado y ninguno podía vivir, ya fuera el año bueno o malo. Los dauri de ese reino, que llegaban al sur en sus desconocidos vagabundeos, veían al Rojo hundirse conforme se alejaban, hasta que al fin, algunas veces, giraba bajo el horizonte que habían dejado atrás.

Cuando cruzaban las Colinas de la Desolación, tales viajeros se encontraban entre los tassui, el Pueblo Fronterizo, que mantenían el límite sur de Valennen y por tanto eran los más septentrionales de los mortales. Allí, la vida, la tierra y el cielo eran igualmente extraños para ellos.

Cuando el Portador de Tormentas estaba lejos del mundo, casi tanto como la más brillante de las estrellas, aquellos territorios se diferenciaban poco entre una estación y otra. En invierno se podía esperar algo de lluvia, y los días eran un poco más cortos que las noches, pero eso era todo. Los trabajadores y soldados de la Agrupación decían que mientras tanto, en el lejano norte, el Sol Verdadero nunca salía, y el frío era tan fuerte que el hielo se depositaba en sus valles. Pero el Tiempo de Fuego cambiaba y trastornaba esto, así como cambiaba todo lo demás. Entonces, en pleno verano, los tassui tenían de día al Invasor, dos soles de una vez, mientras que en invierno lo tenían permanentemente, sin un momento de bendita oscuridad.

Lo mismo ocurría si una persona viajaba al Sur Sobre el Mar; excepto por el cambio de estaciones, invierno en Beronnen cuando en Valennen era verano, y el hecho de que el Incinerador siempre estaba más bajo hacia el norte. Finalmente se alcanzaba un lugar nunca visto durante el Tiempo de Fuego, sólo después, cuando se había retirado lo suficiente como para no causar daño. La mayoría de los tassui pensaban que debía ser un país favorecido por los dioses, y no creían a los extranjeros que, en cambio, les decían que era horrible y miserable.

Arnanak sabía que la historia era cierta. El mismo había visitado Haelen hacía cien años como legionario de la Agrupación. Pero rara vez contradecía a sus compañeros y seguidores en asuntos de esa clase. Les dejaba tener ideas equivocadas si lo querían, especialmente ideas que alimentaban la envidia, la sospecha y el odio a los forasteros. Porque por fin ya estaba preparado para lanzar su ataque definitivo.

Un cuerno sonó en las colinas de Tarhanna. Sus ecos se esparcieron por los riscos y escarpaduras. El río Esali rugía, precipitándose a través de un cañón hacia la llanura. No se había secado todavía, pero ya se encontraba reducido a un estrecho torrente, entre las piedras que abrasaban los pies de los sedientos, y que el abuelo de Arnanak conocía desde su niñez. Pero el aire era estático y caliente, con un olor brumoso de arbustos donde éstos se marchitaban.

Solitario, el Sol Verdadero se mantenía cerca de las lomas occidentales. La neblina se teñía de amarillo por las cenizas de una arboleda que la llama ya había devastado. Por lo demás, el cielo estaba despejado, con un azul tan fuerte que podía ser cortado con un cuchillo. Más oscuras que el cielo eran las sombras de los pliegues de las colinas; en las grietas y valles el color se tornaba púrpura.

De nuevo Arnanak lanzó al aire el sonido de su cuerno. Los guerreros dejaron sus refugios sombreados y treparon hacia él. No se pondrían los arneses de guerra, aquellos que los tuvieran, hasta poco antes de comenzar la batalla. Una vaina, una bolsa, un carcaj eran las únicas vestiduras de la mayoría. Sus verdes pieles, sus melenas color caoba, con reflejos verde-dorados, sus brazos y rostros negros, contrastaban vivamente con el pardo del suelo y las rocas esparcidas a su alrededor. Las puntas de las lanzas brillaban en lo alto. Las colas se enroscaban en sus cuartos traseros con impaciencia. Cuando se congregaron junto a la suave elevación en que se encontraba, su olor masculino fue como una oleada de hierro húmedo.

El orgullo de Arnanak no le impidió hacer un recuento aproximado, ahora que los tenía allí, juntos. Serían unos dos mil. Muchos menos de los que esperaba necesitar pronto. Sin embargo, era una buena respuesta para el inicio de una aventura como aquella. Y habían llegado de todas partes. Su propio contingente había tenido que hacer el viaje más largo para acudir a la cita desde Ulu, bajo el Muro del Mundo. Pero por el aspecto, forma de andar, ornamentos y fragmentos de charla, reconoció a otros del Sur de Valennen, montañeses, corredores de los bosques, exploradores de las llanuras, segadores de las costas e islas. Si probaban que eran capaces de tomar la ciudad comercial, sus semejantes se les unirían.

Por tercera vez hizo sonar el cuerno. El silencio se extendió hasta que sólo el agua invisible pudo oírse. Arnanak permitió que lo mirasen, que sus mentes lo admiraran antes de comenzar a hablar.

Ya que su pueblo tenía en gran estima a aquellos que poseían la fuerza para ganar y la inteligencia para mantener la riqueza, llevaba adornos costosos y llamativos en abundancia. Engarzada con piedras preciosas, una corona dorada se alzaba desde su melena. Espirales doradas se enroscaban en sus brazos y piernas. Los anillos brillaban en sus cuatro dedos, de ambas manos. Un manto multicolor sehalano cubría su joroba y su espalda. La espada larga que alzó como señal de mando era de acero damasquinado forjado en el Sur Sobre el Mar; pero había sido muy usada.

Tras él un árbol fénix crecía, oscura y poderosamente, y sus ramas se extendían hasta formar un ancho techo azul de hojas. Bajo ese refugio, unas cañas habían brotado recientemente, formando un dosel de tallos oscuros y de sombras rojizas. Arnanak había escogido el lugar de la cita con tiempo, y tuvo mucho cuidado en ser el primero en llegar, en parte para reclamar ese lugar para él. No lo prohibió a otros para reservarse la comodidad; más aún, había confeccionado un punto de alojamiento en campo abierto, a plena luz del sol, como el menos afortunado de los recién llegados. Lo necesitaba para la comedia que había planeado.

Gravemente, caminó hasta el borde rocoso, miró a los ojos de los presentes, llenó sus pulmones y exclamó:

—¡Escuchad, tassui! Yo, Arnanak. Caudillo de Ulu, hablaré; y vosotros entenderéis.

«Mis mensajeros, que llevaron las dagas de guerra de señorío en señorío podían hablar de poco más que de un lugar de encuentro cuando las lunas cruzasen, de determinada forma, entre las estrellas. Vosotros sabíais que con los años me he hecho con aliados y tributarios en todo el oeste, y en otros lugares. Habíais oído que mi deseo es expulsar a los extranjeros al mar y más allá, donde no impidan nuestra marcha hacia el sur antes de que el Tiempo de Fuego muestre su fiereza. Habéis supuesto que golpearé primero en Tarhanna.

»Pero esto la Legión también lo sabe, lo ha oído y lo puede suponer. No podía arriesgarme a que espías o traidores dijeran a nuestros enemigos nuestros planes con más exactitud.

»Por tanto, yo no estoy enojado porque la mayoría de los machos se hayan vuelto atrás. Algunos me temen, otros temen mi fracaso; más aún, esta es la estación en la que cada casa debe hacer acopio de lo que pueda, para poder alimentarse en el duro año venidero y los peores años que vendrán después. No, yo considero el mejor de los presagios el veros reunidos aquí en el número en que estáis.

»Nos iremos a la caída del sol. Voy a explicaros mi plan.

»La razón que tuve para escoger la primavera fue que es la estación en la que los tassui están trabajando. La Legión sólo esperará de nosotros unas pequeñas incursiones, no un asalto contra la fortaleza principal del interior del territorio de la Asociación. Sé como piensan los del Sur Sobre el Mar. Mediante agentes dobles les he ayudado a esperar un gran movimiento de tropas nuestro, en verano; cuando tengamos algo en nuestros graneros y dispongamos de noches enteras de cobertura y frialdad para viajar.

»Aún disponemos de media noche antes de que el Rojo salga. Tiempo suficiente para alcanzar Tarhanna, si ambas lunas nos ayudan a hacerlo rápidamente. Yo mismo he realizado el viaje, dos veces. Por otra parte, sé que la guarnición es pequeña. La Legión ha retirado parte de ella para ayudar a la lucha contra la piratería a lo largo de la costa Ehur… piratería que inicié el invierno pasado con ese propósito.

Un murmullo creció entre la multitud. Arnanak elevó su voz por encima de é

—Hoy vuestros líderes y yo hemos precisado el plan.

Vosotros lo único que tenéis que hacer es seguir sus estandartes. En dos divisiones, atacaremos por las puertas norte y sur. Entonces, cuando tengamos a los soldados bien ocupados, un pequeño grupo escalará el muro junto al río. Un truco peligroso, una acción por sorpresa, pero no demasiado peligroso para mis machos, que lo han practicado en una réplica de la muralla que he construido en Ulu. Crearán una cabeza de puente para otros, que caerán sobre la puerta que parezca más débilmente defendida, y la abrirán; así tomaremos la ciudad.

»Si hay hambre en tu casa, guerrero, recuerda que puedes ir a las islas del Mar Fiero que todavía son prósperas y que están demasiado bien guardadas para que las podamos tomar; y puedes cambiar tu parte del botín por alimentos. Ante todo, recordad que este es sólo el inicio de la expulsión de la Asociación. Vuestros hijos vivirán en las tierras que los dioses aman.»De esto os daré una señal.»

Había acompasado sus palabras a la marcha del sol. Cuando se ocultó tras las colinas, el crepúsculo cayó como una ola en el mundo y las primeras estrellas empezaron a brillar. Del mismo límite occidental ascendió Kilivu, con su forma irregular, centelleando mientras ascendía. Una luz helada tembló entre repentinas e inalcanzables oscuridades. En algún lugar un predador aulló; el ruido del río pareció aumentar; aunque el suelo y las piedras radiaban calor todavía, el aire pareció hacerse menos pesado.

La cola de Arnanak señaló a los dauri. Ellos se deslizaron fuera del cañaveral como siete sombras hasta que sus fantásticas apariencias fueron iluminadas por la luna. Entre sus pétalos, su jefe portaba en sus brazos la Cosa. El miedo silbó por entre las filas de la multitud congregada bajo el peñasco. Las lanzas apuntaron hacia adelante, y las hojas y hachas salieron de sus fundas. Arnanak tomó la Cosa. Mantuvo sus destellos y sombras en alto.

—¡Quietos! —gritó—. ¡Tranquilizaos! No hay maldición aquí. Estos seres están conmigo.

Después de un rato, logró que los guerreros se calmaran lo suficiente como para poder decirles:

—Muchos de vosotros habéis oído que he llegado a ser amigo de los dauri. Habéis oído que me he adentrado en las Starklands que ellos recorren, donde ningún mortal había penetrado y que había traído desde su ciudad tumba una Cosa de Poder. Aquí está. No era mentira. Ya podemos iniciar la conquista.

»Esta noche empezaremos. He hablado; y vosotros entenderéis.»

Antes de que la tropa se hubiera dispuesto para la marcha, Narvu salió por el este, más pequeña, más perezosa, más lenta, pero llena, mientras que Kilivu no lo estaba. El Invasor ponía su halo rojo en ambas; no se eclipsaban ya cuando alcanzaban el punto más alto de su fase. Ayudados por las lunas, las estrellas y el Puente Fantasma, los tassui veían bien.

Sin embargo, el descenso al valle fue duro. A menudo Arnanak debía agarrarse con los dedos de los cuatro pies, para no caer por una escarpadura traicionera. Sus corazones galopaban. Su garganta estaba seca como el cepillo que se pasaba por sus cuartos. Podía sentir bien cerca las hojas de las melenas y cejas, las hojas afiladas de su piel, igualmente secas. La noche le parecía agobiante. El sabía que era suave, pero su cuerpo no lo notaba de la misma manera.

Había dejado sus riquezas y la Cosa al cuidado de los dauri. Ningún tassui —así como ningún legionario— intentaría robárselas a aquellas criaturas. La persona que lo intentara huiría al verlas o, si era extraordinariamente arriesgada, les haría un ofrecimiento con la esperanza de tener buena suerte. Arnanak llevaba la cota de guerra a su espalda. Hecha en Beronnen para él cuando servía a la Asociación, era más pesada que la mayoría de las que sus seguidores llevaban.

Les oyó tras él, con fuertes pisadas, tintineo de metal, cascabeleo de piedras, juramentos musitados y respiración violenta. Rígidamente, se mantuvo en cabeza. Si quería ser obedecido, debería estar siempre en el primer lugar de la marcha, o del combate.

Locamente, pensaba. Los pueblos civilizados eran más sabios. Su comandante en sus años de soldado había quedado lisiado por las heridas recibidas largo tiempo atrás, pero permanecía en el cargo porque no existía nadie que pudiera superarle en táctica o en administración. Los bárbaros —sí, bárbaros— podían vencer a la civilización sólo por defecto, cuando ésta se derrumbaba.

Le aliviaba saber que la Legión que iban a expulsar era la Zera, no la vieja Tamburu Strider, en la que había militado.

Naturalmente, existía la posibilidad de que interviniera como refuerzo, pero era improbable. Uno por uno, la Asociación estaba abandonando sus territorios exteriores, como todas las civilizaciones hacían cada mil años cuando el Portador de Tormentas regresaba. Permitirían que Valennen se perdiera, y la Asociación trataría con todas sus fuerzas de volverlo a ganar para sí… incluso aunque pudiera representar la caída de las islas del Mar Fiero, y después…

A menos que los humanos… ¿Qué podía saber realmente un macho acerca de seres aún más extraños que los dauri, seres de tan lejos que su sol era invisible en el cielo? Suponiendo que esa historia, o cualquier otra similar, pudiera ser creída.

Arnanak aseguró la funda de la espada, anudada a su torso. Si había oído, entendido, y supuesto bien, los humanos estarían demasiado ocupados alrededor de Sehala para auxiliar a aquel puesto remoto. Extranjeros como eran, no podrían captar el significado del avance de Valennen hasta que fuera demasiado tarde. Entonces… ¿Por qué no iban a tratar con el Alto Caudillo? Tendría más poder, más que ofrecer, que los supervivientes de la Asociación; si quedaban supervivientes.

Arnanak sabía realmente la verdad y había planeado bien.

Si no, moriría, y la mayoría de su pueblo con él. Pero el Tiempo de Fuego los hubiese matado de todas formas, y de peor manera que la batalla. Arnanak dejó la espada y se dirigió al pie de las escarpadas y pedregosas colinas.

El viaje fue más fácil en las llanuras. Por órdenes de sus jefes, los guerreros se mantuvieron alejados de una carretera comercial que trascurría a lo largo del río, salvo dos veces en que tuvieron que entrar en ella para saciar su sed y lavar su piel. Podían haberse encontrado con una patrulla, y alguna podía escapar para dar la alarma. Por eso corrían campo a través.

Los campos estaban libres de arbustos, aunque no de vallas. Los habitantes de los pueblos habían sido agricultores durante dos o tres ciclos de sesenta y cuatro años. El grano de lanza, la raíz del pan y los animales domesticados crecían bien. Pero llegó el Tiempo de Fuego, y las granjas en donde los alimentos podían ser conseguidos se vieron asaltadas por más incursores de los que la Legión podía manejar, hasta que el clima destruyó las cosechas y el ganado. Los agricultores fueron abandonando sus casas en tanto tuvieran una oportunidad de cambiar de estilo de vida. El grupo de Arnanak no encontró ninguno en las pocas estancias por las que pasaron. Sin embargo, el pasto no estaba completamente arruinado; los combatientes forrajearon previsoramente en cuanto tuvieron oportunidad.

El este se había iluminado cuando volvieron hacia el río. Enfrente suyo, negra, delineada por las estrellas occidentales y el reflejo de la luna en el agua, se alzaban los muros y torres de vigía de Tarhanna. Los jefes dieron órdenes en voz baja para detener a la horda y hacer que se armase rápidamente, antes de que el Sol Demonio les traicionase, mostrándolos a los lejanos centinelas.

Por entonces, el aire y el suelo estaban relativamente fríos. El Invasor no traería por sí mismo gran calor. Aunque algo mayor que el Sol Verdadero cuando pasaba cerca del mundo, daba menos brillo y calor. Según le había dicho un filósofo de Sehala a Arnanak, una quinta parte como mucho. En cambio, la peor parte del Tiempo de Fuego llegaría después de que el Intruso estuviera de nuevo en sus límites exteriores.

Pero, al mediodía Verdadero de hoy, la llanura estaría ardiente. (¡Y esto en primavera, en uno de los primeros años de la maldad!) Arnanak esperaba estar dentro de la ciudad para entonces. De si podría estar ya fuera de su armadura o no, dependía de la guarnición. Creía que los legionarios se rendirían bajo la promesa de que se les permitiría marchar sin armas. A los soldados civilizados les parecía bravuconería al morir por una causa perdida. Pero su capitán podría decidir que la muerte era aceptable a cambio de matar tantos bárbaros como se pudiera.

Bien, entonces los tambores de hueso redoblarían; y todo el pueblo de extremo a extremo de Valennen del Sur se uniría al Caudillo de Ulu vengativamente.

Se aseguró el casco y la coraza al cuerpo con ayuda de su portaestandarte y tomó el escudo. El alba maldita extendió sus rayos carmesí por la tierra. Arnanak levantó su espada para hacerla brillar a esa luz.

—¡Vamos! —rugió—. ¡Atacad y venced!

Emprendió la carrera. Tras él el suelo retumbó bajo el peso y la precipitación de sus guerreros.


II

<p>II</p>

La puerta repicó.

—Entre —dijo Yuri Dejerine.

Levantándose, redujo el reproductor de sonidos al silencio. Había retirado algo clásico del banco de datos; un concierto de Mozart, quizás. Podría haber reducido el volumen hasta conseguir una suave música de fondo. Pero no lo hizo.

La puerta admitió a un hombre joven, cuyo uniforme llevaba la insignia del escuadrón de persecución del cuerpo aéreo. Todo en él parecía acabado de estrenar, y su saludo fue un poco brusco. Yuri pensó que se desenvolvía bien en la gravedad lunar, y también que no habría sido designado para su servicio si no fuera más rápido y más adaptable a la gravedad que la mayoría. Su constitución era alta y fuerte, y su cara tenía unos rasgos levemente, caucásicos. Se preguntó hasta qué punto se le notaba que había nacido y se había criado más allá del Sistema Solar. Sabiendo lo que era, un observador podía contrastarlo fácilmente en una mirada, una postura o un modo de andar.

Los acentos eran más indicativos. Dejerine ahorró a su visitante una lucha con el español y empezó a hablar en inglés:

—¿Alférez Conway? Descanse. De hecho, relájese. Es usted bienvenido.

—El capitán envió a mí.

Sí, Conway hablaba una especie de inglés antiguo, marcadamente diferente de la versión Paneuropea de Dejerine. Era el dialecto de un pueblo cuya lengua madre fue aquella durante largo tiempo, pero que tenía una suavidad y un ritmo que eran… ¿algo inhumanos?

—Yo pedí que me visitara, sólo lo pedí. —La puerta se había cerrado y Dejerine dejó atónito al otro al extenderle una mano. Después de un instante, el apretón se produjo.

—Usted puede hacerme un gran favor personal, y probablemente también a la Tierra. Quizá pueda devolvérselo, pero eso no es seguro. Lo que es cierto es que ambos hemos desembarcado recientemente, y que le estoy quitando un tiempo que podría emplear con las chicas o disfrutando de algunos deportes únicos. Lo menos que le debo es un trago. —Tomó a Conway por el brazo y le condujo a una hamaca situada frente a la suya, mientras seguía hablando—. Esta es la razón por la que sugerí que nos encontrásemos en mis habitaciones. Un dormitorio o un club son lugares demasiado indiscretos, y una oficina es demasiado impersonal. ¿Qué va a tomar?

Donald Conway se sentó bajo la presión de su brazo.

—Yo… lo que el capitán desee, gracias, señor —balbuceó.

Dejerine permaneció de pie frente a él y sonrió.

—Caída libre. Olvide el rango. Estamos completamente solos, y no soy mucho más viejo que usted. ¿Qué edad tiene?

—Diecinueve… quiero decir veintiuno, señor.

—Todavía está acostumbrado a los años ishtarianos, ¿no? Bien, el mes pasado cumplí los treinta terrestres. Ningún abismo separador, ¿no es verdad?

Conway intentó una sonrisa. Su nerviosismo había hecho más notorio su azoramiento, que aumentaba al mirar a su anfitrión. Dejerine era de estatura media, delgado, de manos y pies pequeños, de movimientos felinos: había sido campeón de judo en sus días de Academia. Sus facciones eran regulares, su tez olivácea, la nariz corta, los labios gruesos, los ojos tan oscuros como el liso cabello o el fino bigote. Vestía de paisano, con blusa y fajín, de una tela muy brillante. Su anillo de clase era estándard, pero el fino arete dorado de su lóbulo derecho indicaba algo de impetuosidad.

—Fui cadete a los dieciséis —continuó— y he permanecido en el Servicio. Usted llegó a la Tierra hace dos años, se alistó cuando empezó la guerra y está finalizando su entrenamiento de emergencia —se encogió de hombros—. ¿Y qué? Más tarde acabará sus estudios y se convertirá en un distinguido profesor de Bellas Artes y será rector de una gran universidad cuando yo esté aparcado a media paga. Bueno, ¿cuáles son sus preferencias? —se dirigió al minibar—. Yo me inclino por el coñac con un tímido chorro de soda.

—Lo mismo, entonces. Gracias, señor —dijo Conway—. No he tenido demasiada oportunidad de aprender, uh… la ciencia de beber.

—¿No tienen demasiado donde elegir en Ishtar?

—No, casi todo es cerveza casera y vino local —Conway se forzó a la locuacidad—. Su sabor es diferente de los de la Tierra, lo suficiente como para que muchos no se preocupen en toda su vida de darle importancia a lo poco que tenemos. Somos autosuficientes, nuestra agricultura produce pero, bien, tenemos una ecología completamente diferente que afecta al suelo, más el clima y la radiación y… de todas formas unas cuantas personas trabajan en ello, pero admiten que lo que producen no es algo de lo que se pueda presumir.

—Ve, ya me ha ayudado —rió Dejerine—. Ya he sido advertido de que me aprovisione antes de la partida.

Mientras Dejerine preparaba las bebidas, Conway contempló lo que le rodeaba. Aunque no era la suite de un Almirante la habitación tenía grandes dimensiones y estaba bien amueblada, para estar en la Base Tsiolkovsky. Aunque podía considerarse cómoda en tiempo de paz, lo era más en tiempos de guerra, cuando los hombres se apilaban por millares en espera del transporte rápido que los llevara a los campos de acción. Los barracones debían admitir al doble de personal; las restricciones de energía llegaban al punto de cortar los generadores interiores de gravedad terrestre. Y eso significaba que todo el mundo debía soportar tediosas horas extras de ejercicios; debían hacer cola para lograr la oportunidad de visitar túneles, trepar a las instalaciones, deslizarse por las laderas o coger un tren a Apolo y tener la esperanza de no haber sido estafado… Una transparencia de media pared, oscurecida contra el deslumbramiento, mostraba una majestuosa desolación. Un navío de carga cruzaba la visión, descendiendo a un campo auxiliar excavado trabajosamente en el basalto.

La habitación mostraba pocos detalles personales de su ocupante, que lo único que quería era viajar deprisa por el espacio, con apenas algo más que sus huesos, en tiempo de guerra. Habían algunos libros en una mesa: un tomo sobre Anubelea, una revista de chicas, una novela de misterio, los poemas completos de García Lorca. Al lado había un aparato para mantener el grado adecuado de humedad ambiental.

—Aquí tiene. —Dejerine tendió a Conway su bebida—. ¿Quiere un cigarrillo?… ¿No? Supongo que el tabaco también se vuelve peculiar en Ishtar. ¿No es cierto? Bien, yo encenderé uno. si no le importa. —Se instaló en su asiento y levantó su vaso—. Salud.

—Uh, salud —respondió Conway.

Dejerine rió disimuladamente.

—Eso está bien. Se comporta con fidelidad a sí mismo. Esperaba que lo hiciera.

—¿Me ha investigado, señor?

—Sólo su ficha abierta. No fisgoneo. Lo que hice fue buscar en el banco de datos el personal de Ishtar con el que podía contactar. Su nombre apareció. De acuerdo con los registros, nació allí y no salió del planeta hasta hace poco. Dudo que un cobarde o un incompetente hubiera aguantado tanto tiempo allí, dado el supuesto de que hubiera sobrevivido. Entonces, a despecho de haber crecido entre… ¿Cuál es la cifra?… cerca de quinientos científicos, técnicos y sus hijos, a más de trescientos parsecs del Sol y raramente visitado, se mostró como una gran promesa en el arte visual, tanto que se le ofreció una beca aquí. Y entonces, cuando estalló la guerra, no continuó sus estudios como debiera, sino que se alistó, y en una de las armas más duras. No necesito más información para saber que se comportará usted bien.

Conway se ruborizó, bebió un sorbo considerable y aventuró:

—Obviamente ha sido asignado allí, señor, y deseará oír lo que pueda decirle. ¿No es sorprendente, para un hombre con su historial? El destino, claro está.

Dejerine frunció ligeramente el ceño.

—Tales cosas suceden.

—Quiero decir, bien, después de su mensaje yo también consulté el banco de datos.

Sin duda el brandy se había subido rápidamente a la cabeza de Conway, poco acostumbrado a la bebida. Sus palabras eran rápidas e innecesarias. No aduladoras, juzgó Dejerine, sino un desmañado intento de responder a las amigables aperturas de su superior. Conway continuaba hablando:

—Usted tenía mi edad cuando fue con el Diamond Star en misión de ayuda a Caliban, con rango de capitán, como jefe de operaciones en la construcción de una base en Gea. Demasiada variedad, incluso en la Marina donde les gusta que sus hombres realicen todo tipo de trabajos; y usted es demasiado joven para su rango. —Se detuvo. Sus mejillas enrojecieron—. Lo siento, señor. No quería ser atrevido.

—No importa. —Dejerine movió su cigarrillo como zanjando el asunto. El descontento seguía reflejado en su boca.

—Si me es lícito hacer conjeturas, señor, Gea tiene nativos que son muy diferentes a nosotros. No encontré ninguna mención de que ellos tuvieran alguna queja contra usted. Lo cual debe significar que los trató correcta, sabia y amablemente. Una conducta muy hábil. Puede que Cincpaz crea que usted puede ser nuestro mejor representante frente a los ishtarianos.

—Entonces, ¿por qué no ha sido usted enviado allí? —Inquirió Dejerine, aspirando una gran bocanada de humo—. Usted ha vivido entre ellos. Su comunidad lo ha hecho durante cien años.

Conway, miró a su alrededor y finalmente dijo en tono bajo:

—Bien, no es un lugar para mi clase de unidad, que no está especializada en combates. Y, no sé si el mando lo pensó o no, pero yo nunca podría ser muy útil en Ishtar. Conflictos emocionales… Verá, mi familia, padres, hermanas, mis viejos amigos… están en contra de la guerra. Muchos están realmente amargados.

Dejerine suavizó su semblante.

—¿Cómo son sus sentimientos al respecto? —preguntó.

Conway lo miró con resolución.

—Me alisté, ¿no? Oh, seguro, ambos bandos cometen errores y tienen aciertos. Pero los humanos han sido atacados. Su presencia ha sido desafiada, sobre un estado real que hicieron suyo con sangre y sudor. Si no detenemos esa clase de cosas en sus inicios, nuestra situación empeorará más tarde. Recuerdo el asunto Alerion.

Dejerine sonrió.

—No, no lo recuerda, hijo —replicó—. Yo mismo estaba ocupado naciendo ese año. —Su humor se desvaneció—. Pero sí, debemos aprender lecciones de la historia. Personalmente hablando, he visto la miseria en la Tierra, he estado allí, la he sentido, la he olido, y he visto a la gente abandonarla para ir a Eleutheria, y también he visto lo que habían hecho y lo que esperaban de allí. Bien, no me van a enviar en su ayuda. ¡Saltaré mil años luz en la dirección opuesta!

Apuró su vaso, se levantó con un solo movimiento y miró hacia el bar. Preguntó en tono bajo:

—¿Está listo para un reabastecimiento?

—No, gracias —Conway buscaba las palabras—. Capitán, Cincpeace debe tener sus razones. Suponga que los Naqsans hicieran un gran ataque por sorpresa y ocuparan Ishtar. Tiene recursos naturales. O suponga que tiene más valor como rehén, no tanto por el escaso número de humanos que están allí como por los años-hombre de alta energía que hemos invertido en el conocimiento científico que por fin comienza a dar frutos. Llegadas las negociaciones, Ishtar podría ser una poderosa pieza de intercambio para los Naqsa.

—¿En verdad lo cree así? —El rostro de Dejerine se iluminó. Mis órdenes son sólo las de establecer una base de reconocimiento contra la posibilidad, remota, pero posibilidad al fin, de que la acción se desplace hacia aquel sector del espacio.

Conway asintió.

—Y a menos que esté bien hecha, es malgastar el esfuerzo. Este es el porqué está usted al mando, señor. Una vez la haya terminado, apostaría mi cromosoma Y a que será designado para permanecer al frente de la base, si no hemos finalizado la guerra para entonces.

Dejerine rió de nuevo.

—Tiens, sabe cómo hacer que un amigo se sienta mejor, ¿no? Gracias. —Volvió a su hamaca—. Esos Naqsans son duros e inteligentes. Espero que la lucha se prolongue durante años.

—Espero que no.

—Bien, naturalmente. Si a alguien le gusta la guerra, cualquier guerra, pasada, presente o futura, se le permite hablar fuerte y así podemos permitirnos disparar contra los hijos de perra y después continuar discutiendo racionalmente. El menor entre dos males no deja de ser un mal, a fin de cuentas. Y yo… he tenido amigos en el lado opuesto, en días más felices.

Dejerine hizo una pausa antes de añadir:

—Entienda, quiero ayudar a terminar con esto. He tomado en serio la teoría de que nuestro servicio es el arma de policía espacial de la Autoridad de Control de Paz de la Federación Mundial. —Se estiró—. Dígame, ¿por qué los habitantes de Ishtar se oponen a la guerra? La mayoría de los intelectuales de la Tierra la apoyan con fervor de cruzada.

Conway bebió.

—Me temo que desde allí, a tanta distancia, las cosas parecen irreales —dijo, inclinándose hacia adelante—. Pienso, por lo que he leído y he oído antes de dejar mi casa, cuando el conflicto era sólo potencial, pero las noticias eran cada vez más alarmantes, y por las cartas y cintas que he conseguido después, y por mis conversaciones con gente que ha estado allí; que ellos la ven como un desastre para sí mismos, para todo el planeta. Cuando menos, mermarán los suministros que necesitan. Si se permite que el asunto continúe así durante algún tiempo, ellos no podrán conseguir materia prima para sus proyectos. Y en la peor época posible, además.

—Ah. —Dejerine lanzó un anillo de humo y siguió su marcha con la vista hasta que se disipó—. Llegamos a lo que quiero conseguir de usted. Información. Visión de conjunto. Consejo. El cuidado y alimentación de los ishtarianos y de la pequeña pero venerable colonia científico-altruista que el Consorcio de Exploraciones mantiene entre ellos. Cualquier cosa que pueda decirme. Verá, recibí mis órdenes la semana pasada. Desde entonces, todas mis horas de vigilia y la mitad de mis horas de sueño han estado ocupadas en la organización de mi cometido, y así será hasta que partamos, cosa que ocurrirá pronto. Supongo que sería indiscreto decirle a un joven oficial cuánto esperma de alto nivel recibo.

Viendo la sorpresa de Conway, se detuvo.

—¿Esperma, señor? —preguntó.

—¿No lo ha oído? Es usted un inocente. Procedimiento Estándar, Entropía de Alcance Máximo. El caso es que usted es mi única posibilidad de aprender acerca de mi objetivo. Ignorante como soy, podría cometer cualquier clase de error, quizás, con mi desconocimiento actual, podría hasta comprometer mi misión.

—Pero… usted ha sido educado, usted ha estado en el espacio.

—Oh, sí, sí, sí —dijo impacientemente Dejerine—. Entiendo la mecánica celeste del Sistema de Anubelea. Sé algo acerca de los nativos de Ishtar, incluyendo su especial situación biológica. —Respiró—. Los planetas donde los hombres pueden andar en mangas de camisa son tan escasos que cualquiera podría nombrar todos los que conocemos. Para mayor abundamiento, estos planetas están ligeramente dispersos. Nuestras relaciones principales son con las razas y las bases que tenemos más cerca. Y también hay que considerar, no lo olvide, que cualquier planeta es un mundo completo, demasiado grande y complicado para comprenderlo. ¡Bon Dieu, yo vivo en la Tierra y no puedo describir su ecología litoral o la historia dinástica de China o cuáles son los problemas actuales del Imperio Kenyata!

Tiró su cigarrillo a un cenicero, dejó ruidosamente su bebida cerca de él y cogió de la mesa el libro sobre Ishtar.

—He estado estudiando esto, por ejemplo. —Sus palabras eran rápidas y ásperas—. Es lo último publicado, y data de hace diez años. Información limpiamente compilada. —Lo abrió más o menos al azar y lo puso ante las narices de Conway—. Observe. La página izquierda:


ANUBELEA B (Bel)

Tipo: G2, secuencia principal.

Masa: 0,95 Sol

Diámetro medio: 1,06 Sol

Período de rotación Medio: 0,91 Sol

Luminosidad: 0,98 Sol

Temperatura Efectiva: 5800° K



Nota: Los asteroides están distribuidos casi azarosamente, debido a las estrellas acompañantes. Para datos orbitales completos, véase el Apéndice D. Para descripciones más completas de planetas de B, excepto Ishtar, véase el Capítulo XI.


ANUBELEA B III (Bel III) ISHTAR

Parámetros elementales: Tierra (T) = 1,0

Masa: 1,53 T

Diámetro ecuatorial medio: 1,14 T = 14.502 km.

Densidad Media: 1,03 T = 5,73 H2O

Gravedad superficial media: 1,18 T = 1.155 cm/seg2

Año sidera 1,072 T — 392 días Terrestres = 510 días Ishtarianos.

Período de rotación: 0,775 T = 18 h. 36 m. 10,3 s. Inclinación axia 1,14 T = 28° 3' 2"

Irradiación media (de Bel únicamente): 0,89 Sol/Tierra

Diámetro angular de Bel medio: 1,03 Sol/Tierra = 33'

Presión atmosférica media a nivel del mar: 1,12 T = 850 mm Hg

Composición atmosférica normal en % por volumen: N2 76,90; 02 21,02; H2O 0,35; A 1,01; CO2, 0,03 + miscelánea

Relación Agua/tierra superficia 1,20 T = 2,94: 1



Nota: Ambas lunas son de forma irregular, especialmente I, los diámetros y diámetros angulares vistos desde Ishtar están calculados para esferas equivalentes. Para una información y examen más completos, véase el Capítulo III.

—¿Qué hay aquí que no pueda conseguir mejor y más rápidamente de la biblia del navegante? —dijo Dejerine—. Oh, sí, yes, oui, da, ja, también texto, grabados, fotografías anécdotas. No es mal material para que un turista lo estudie antes de comenzar un viaje, si alguien pudiera costearse el hacer turismo a tales distancias. Y he ido a otras fuentes; me he pasado horas con las proyecciones de los registros 3V, sé cómo es un ishtariano… —Había estado pasando páginas mientras hablaba y, sin ninguna razón lógica, se detuvo ante una ilustración.

En ella se mostraba a un macho y una hembra, más un humano que daba la escala. El macho era el mayor de la pareja, de un tamaño aproximado al de un caballo pequeño. «Centauroide». El significado de esta no podía aplicársele con exactitud. El fornido torso con dos brazos emergía del cilindro de cuatro piernas, con una giba taurina sobre los cuartos delanteros que iba desde la parte horizontal hasta casi las verticales secciones de la espalda. El cuerpo parecía más leonino que equino, con su robusta constitución, larga cola y pies almohadillados cuyos tres dedos, más prensiles los de delante que los traseros, lucían uñas púrpura. Los brazos se parecían, aproximadamente, a los de un levantador de pesos terrestre; pero las manos tenían cada una cuatro dedos: los tres primeros no diferentes del pulgar y dos dedos humanos, aunque eran más anchos, siendo el último menos desarrollado y con una articulación extra. Todos poseían uñas, también. La cabeza era grande y redonda, las orejas grandes y puntiagudas y ligeramente móviles, mostrando la mandíbula una barbilla y una delicadeza cercana a la antropomórfica, siendo los dientes blancos y pequeños excepto por un par de colmillos superiores que apenas sobresalían de la boca. En lugar de nariz, un corto hocico se abría en una sola ventana nasal que se curvaba y acampanaba al final. Debajo, bigotes felinos rodeaban el labio superior. Los ojos también sugerían los de un gato, sin blanco; los de él eran azules, los de ella dorados. La piel de la cara y los brazos era de color castaño claro. La raza representada era nativa de Beronnen. La mayor parte del cuerpo llevaba un pellejo musgoso verde amarronado. La impresión leonina era aumentada por una melena que cubría la cabeza, garganta y la espina dorsal hasta la joroba, compuesta no de pelo sino de espesas hojas como de parra. Un crecimiento similar formaban las cejas.

El dimorfismo sexual era considerable. La hembra era unos quince centímetros más baja. Tenía un mero inicio de cola. Su joroba era grande y suavemente redondeada, a diferencia de la gran masa de músculos de él; su grupa era ancha y su vientre profundo; los dos pezones de una ubre no muy grande y los genitales externos eran de un rojo brillante. El texto que acompañaba la fotografía hacía notar que el olor de ella era dulce y el de él acre, y que la hembra manejaba una cantidad más amplia de frecuencias tanto en el habla como en la audición.

No lucían ningún tipo de ornamentos, ni siquiera un cinturón para colgar una bolsa o un cuchillo. El llevaba una lanza y un instrumento de cuerda colgado de sus hombros; ella, un arco, carcaj y lo que podría ser una flauta de madera.

—Sé que su bioquímica es básicamente como la nuestra. Nosotros podríamos alimentarnos con su comida y ellos con la nuestra, aunque en ambos casos se apreciarían carencias de algunos elementos esenciales. Ellos, como nosotros, el alcohol que beben es el etanol. —Dejerine cerró el libro repentinamente—. ¿Como en casa, no? Excepto que los hombres se han pasado un siglo en Ishtar, trabajando mucho para llegar a comprender, y usted puede saber mejor que yo lo lejos que están de sus objetivos.

Envió el libro por el aire a su cama.

—Muy lejos —admitió su visitante.

—Y esos humanos. Es verdad que más de la mitad de la población de Primavera es flotante. Investigadores que van allí para desarrollar proyectos específicos, técnicos con contrato temporal, arqueólogos que esperan allí hasta poder ir a… Tammuz, ¿es ese el nombre del planeta muerto? Sin embargo, todos ellos deben tener una especial devoción hacia Ishtar. Y entre ellos están los residentes permanentes, los de carrera, con un gran porcentaje pertenecientes a la segunda o tercera generación. Ishtarianos que apenas tienen un átomo de la Tierra en sus células —Dejerine extendió sus palmas—. ¿Ve ahora cuánto necesito una entrevista informativa? Necesito más que eso, naturalmente, pero no me es posible conseguirlo. Así que… amigo mío, ¿acabará tranquilamente su bebida y tomará otra? Suelte su lengua. Haga asociaciones libres. Cuénteme cosas sobre su vida pasada, su familia, sus compañeros. En compensación, podré llevarle sus recuerdos y saludos y los regalos que les quiera enviar. Pero ayúdeme. —Dejerine cogió su segundo vaso—. Déme ideas. ¿Qué les voy a decir? ¿Cómo trabar amistad con ellos e inducirlos a que cooperen? Yo, que vengo como el agente de una policía que arroja sus más queridas esperanzas al mar.

Conway se acomodó en su asiento antes de decir cuidadosamente:

—Podría empezar mostrándoles el documental de Olaya que causó tan gran revuelo el mes pasado.

—¿Sobre el trasfondo de la guerra? —Dejerine estaba alarmado—. Pero en líneas generales era crítico.

—No, no mucho. Trataba de ser objetivo. Oh, todo el mundo sabe que Olaya no es ningún entusiasta de la guerra. Demasiado aristocrático por temperamento, supongo. Pero es un periodista condenadamente bueno, y realizó un trabajo importante, consiguiendo una variedad de puntos de vista.

Dejerine frunció el ceño.

—Pasó por alto lo principa los eleutherianos.

Envalentonado, Conway contestó:

—Francamente, yo, y algunas personas más, no estamos de acuerdo en que ellos sean la cuestión fundamental. Los admiro, naturalmente, y simpatizo con ellos, pero creo que nosotros, la humanidad, tenemos que estar por encima de los eventos para nuestra supervivencia como especie. En Ishtar hemos visto amanecer el caos —y, con la mayor seriedad, continuó—: Pero esto es lo que estoy descubriendo. Alguien como, oh, mi hermana, toda su vida allí… Ella, y la gente como ella, sólo ven los horrores que Anu lleva a su planeta. Si ellos pudieran entender que han de hacer sacrificios por algo superior… Pero son inteligentes, ya sabe, entrenados en el escepticismo científico; han pasado sus vidas arreglándoselas con el más salvaje revoltijo de culturas y conflictos. Ninguna campaña de astuta propaganda los hará cambiar. Ese programa de Olaya era honesto. Tocaba la realidad. Yo noté eso y… puedo decirle que mi pueblo de Ishtar también lo haría. Cuando menos, entenderían que todavía tenemos libertad de expresión aquí, que la Tierra no es un monstruo monolítico. Eso podría ayudarle.

Dejerine permaneció en silencio. Por fin, se puso en pie de un salto.

—¡De acuerdo! —exclamó—. Le pedí consejos y me dio uno inmediatamente. Donald, Don. ¿Puedo llamarle así? A mí llámeme Yuri, venga, bebamos algo más. Vamos a intentar emborracharnos.


III

<p>III</p>

Por la tarde, desde el sur, Larreka y sus acompañantes se acercaron a Primavera. Había dejado a su mujer en el Rancho Yakulen. El asentamiento humano estaba a tres marchas río arriba, desde la ciudad de Sehala. No era una medida precautoria contra posibles problemas. Casi todos en Beronnen, y la mayoría de habitantes de las tierras de la Asociación habían entendido que los humanos eran sus amigos, la última y mejor esperanza de salvar su civilización. Pero los alienígenas aún necesitaban espacio para aumentar las cosechas y ganadería que podrían nutrirles de mejor forma que el cereal de lluvia o la raíz del pan, o la carne de los els y los owas. Y aquellos que estudiaban la naturaleza, como Jill Conway, preferían un acceso rápido a la vida salvaje que no podían proporcionar los campos labrados alrededor de Sehala. Y aquellos que estudiaban a la gente decían que su constante presencia en la ciudad podría ser demasiado inquietante.

Ninguno de esos efectos carecía de importancia, Larreka lo había pensado a menudo, teniendo en cuenta la inquietud que tenía su pueblo.

Avanzó balanceándose enérgicamente por una carretera que corría paralela al ancho y brillante fluir del Jayin. Una ruta importante, pavimentada con ladrillo; sentía su calor y su dureza arenosa. Pero no era suficiente para que un viejo y veterano soldado hiciera más lenta su marcha y se pusiera los borceguíes. El mal tiempo estaba llegando, Beronnen del Sur siempre había escapado de lo peor que había portado el Vagabundo… Excepto indirectamente, por supuesto, cuando las hambrientas hordas invadían su tierra favorecida. Por otro lado, estaba en pleno otoño en el hemisferio sur, con los aires que anticipaban un invierno lluvioso, sin que importara el mal trato que diese el Vagabundo a las cosas del norte.

Su brillo rojo, que se tornaba amatista en las colinas, estaba apagándose. El Sol se mantenía alto y brillante. Las sombras dobles y los mezclados matices daban al paisaje un aspecto extraño. Corrió ágilmente por una de las orillas del río. Aquella orilla estaba reservada para que la cultivaran los humanos. El trigo, maíz y todo lo demás había sido cosechado, dejando campos de rastrojos; pero las manzanas brillaban en los árboles de una hondonada; animales de cuatro patas inclinaban su cornamenta para mordisquear el pasto en los campos vallados… ¡Qué verde estaba todo! La orilla opuesta permanecía sin cultivar: césped dorado con matas de flores color de fuego, bosquecillos de árboles leonados (hojas de espada) u ocres (remolineros y corteza de piel). Matojos alados se extendían más allá, y muchas vainas volaban por encima de la corriente antes de quedarse sin su energía almacenada y caer al suelo. El descuido de la naturaleza: no podría ya arraigar allí. El suelo había cambiado demasiado.

La brisa, entre la cual se debatían, era placentera después del bochorno de la mañana. Larreka oía el susurro de su crin. Sorbió los dulces y extraños olores del lado terrestre con una apreciación aprendida a través de cien años. El pesar de su misión no lo disminuía en nada. Un soldado no podía desaprovechar cualquier placer que la vida pusiera en su camino. — ¿Cuánto falta, señor?

La pregunta la había formulado un macho de la media docena que le seguía. No eran necesarios en aquellos asentamientos, ricos en alimentos. Pero habían sido enviados en la migración a través de Beronnen del Norte y las Montañas Cabeza de Trueno, para tener a alguien que podía ser destacado para cazar y forrajear mientras el resto seguía la marcha, y darían una ayuda extra a las tareas del campamento. Larreka imaginó que podrían conducirlas tan bien como ellos le permitieran por el camino hacia Sehala y su agradable vida. Pobres bastardos, no tendrían mucha diversión durante su juventud. El que había hablado era un nativo de la Isla Foss en el Mar Fiero, reclutado en su lugar de origen y asignado directamente a Valennen porque era allí donde la Zera se había estacionado los últimos años. Nunca había visitado antes el continente madre.

—Chu, quizás una hora. —Larreka usó una unidad de tiempo que denotaba la decimosexta parte de un período luna-a-luna, que coincidía incidentalmente con mucha exactitud a la medida terrestre.

—Moveos. Diré que pasaréis la noche allí.

—Bien, por lo menos Skeela se pondrá pronto.

—¿Huh?… Oh. Oh, sí.

Con tantos nombres como había oído para el orbe rojo, Larreka podía admitir uno más.

El le llamaba Vagabundo, ya que había pertenecido al culto Triádico. Allí era central, junto con el Sol y esa Oscuridad sobre cuyo trazado arde lentamente la Estrella Ascua. En su juventud en Haelen, lo había llamado Abbada, y se le había dicho que era un dios fuera de la ley que volvía cada mil años; más tarde llegó a ser escéptico, y consideró los ritos paganos de propiciación como un desperdicio de buena carne. Los bárbaros de Valennen tenían tal pavor a la cosa que no le daban ningún nombre, sólo un montón de epítetos, ninguno de los cuales podía ser usado dos veces seguidas so pena de atraer su atención sobre el que hablaba. Y así era el asunto, diferente en todas partes, incluyendo el sector humano. Ellos llamaban al Rojo, Anu, y negaban que un alma de cualquier tipo estuviera en él. Tampoco creían en el alma del Sol, que denominaban Bel, ni en la de la Estrella Ascua, que llamaban Ea.

En muchos aspectos, su concepto era el más rastrero de todos. Larreka había tenido que dominar sus nervios para asimilar sus enseñanzas. Todavía no podía creer que no hubiera nada más que fuego en la Tríada. Y si era cierto o no, tanto daba. El seguía llevando a cabo los ritos y mandatos de su religión. Era una buena fe para un soldado, popular entre las legiones y excelente para la moral y disciplina.

Por su aspecto externo, Larreka no parecía alguien que pudiera estudiar filosofía. Podría haber sido un sargento veterano, no muy grande pero musculoso, menos bizarro que la mayoría pero enormemente rápido cuando era necesario. Heridas, lo suficientemente profundas como para dejar cicatrices, trazaban sus costuras en su cuerpo; un surco cruzaba su frente y había perdido su oreja izquierda. Siendo un haeleno originario de Beronnen del Sur, su piel había sido de color castaño claro, pero ahora aparecía oscura y correosa por los muchos cambios de clima sufridos. Sus ojos seguían siendo de un tono gélidamente azulado. Su lenguaje conservaba restos del rudo acento de su tierra natal, y su arma más conspicua, prácticamente su marca de fábrica, era la espada corta de hoja curvada y férrea empuñadura, favorita en aquel país antártico. Por otra parte sólo llevaba un cinturón-bolsa para pequeños artículos, y las armas y el equipo de viaje estaban en un fardo a su espalda o cargadas en dos banastas de mimbre. Sus pertrechos incluían una lanza de caza y una pequeña hacha que bien podía servir para el combate. No ostentaba ornamentos; sólo ropa, pieles, madera y acero. Su única joya era una cadena de oro que llevaba en la robusta muñeca izquierda.

Los soldados tras él eran más llamativos: plumas deportivas, quincalla y eslabones tintineantes. Eran también muy respetuosos con su raído líder. Hijo de Larreka Zabat, del Clan Kerazzi, era quizás el líder más exigente de entre los treinta y tres comandantes legionarios. Después de dos siglos en la Zera, estaba ya bien entrado en la media edad, con trescientos noventa años cumplidos. Pero podía esperar otros cien años de salud, y quizás pudieran ser más, si un bárbaro o las catástrofes naturales que volcaba el Vagabundo no le atrapaban antes.

El Vagabundo se hundió en el horizonte. Durante un breve instante, las nubes del extremo norte cubrieron sus rayos. Entonces la sana luz del Sol brilló libremente. Los cúmulos surgieron en lo alto, blancos sobre un azul oscuro, presagio de tormenta.

—¿Cree que lloverá, señor? —preguntó el macho de la Isla de Foss—. Yo no lo aseguraría.

Aunque cercano al ecuador, su hogar estaba refrescado por los vientos marinos. Se sentía sofocado y polvoriento.

—Guarda tu sed para Primavera —aconsejó Larreka—. La cerveza de allí es buena —anotó—. N-n-no, yo no esperaría lluvia hoy. Mañana, quizás. No te preocupes por eso, hijo. Pronto tendrás más agua de la que puedas manejar, suficiente como para ahogar a un pez galera. Quizás entonces apreciarás mejor a Valennen.

—Lo dudo —dijo un compañero—. Se supone que Valennen se seca más que un muerto.

—Esa no es la expresión, Saleh —metió baza un tercero riéndose—. Los pellejos de las hembras quedan cocidos de tal forma que puedes hacer un agujero en tu vientre con ellos.

Su exageración era moderada. La pérdida de humedad hacía burda toda la capa de finas plantas verdes que crecían por la mayor parte del cuerpo.

—Al respecto de eso —dijo Larreka—, prestad atención a la voz de la experiencia.

Y describió técnicas alternativas con lenguaje abrupto. —Pero, señor —insistió Saleh—, no lo comprendo. Seguro que Valennen ve mucho más a la Estrella Malvada, más alta en el cielo, de lo que en Beronnen está. Comprendo que haga más calor que aquí. Sólo que, ¿por qué este campo se reseca tanto? Creo, ng-ng, creo que el calor saca el agua del mar y la devuelve en forma de lluvia. ¿No es esa la causa de que las islas tropicales sean en su mayoría húmedas?

—Cierto —contestó Larreka—. Esa es la razón por la que lloverá en Beronnen durante los siguientes sesenta y cuatro años o más, hasta que estemos embarrados hasta el nacimiento de la cola cuando nos inundemos, sin hablar de la formación de nieve en las tierras altas y los constipados abajo, para añadirse al juego. Pero Valennen está encerrado entre esas enormes montañas que corren a lo largo de la costa oeste, de donde provienen los vientos principales. La poca agua que el interior consigue viene del este, del Mar de Ehur, mientras que las nubes del Océano Argénteo se estrellan en el Muro del Mundo. Ahora cierra tu boca y sigamos la marcha.

Se dieron cuenta de lo que significaba y obedecieron. Por alguna razón recordó una observación que Goddard Hanshaw le había hecho una vez:

—Vosotros los ishtarianos parecéis tener tal disciplina innata que no necesitáis para nada la disciplina del escupe-y-lustra. Infierno, vuestras unidades organizadas, como las del ejército, parece que no necesiten entrenamiento. Además, ¿es «disciplina» la palabra adecuada? Creo que es más una…, bien, una sensibilidad para los matices, una habilidad para captar lo que está haciendo el grupo y para ser una parte inteligente de él… De acuerdo, reconozco que los humanos captamos más rápidamente ciertas ideas, conceptos que involucran el espacio tridimensional, por ejemplo. Pero vosotros tenéis, eh…, un cociente intelectual social más alto. —El había hecho una mueca—. Una teoría impopular en la Tierra. Los intelectuales odian tener que admitir que seres que conservan guerras y tabúes y todo lo demás puedan estar más evolucionados que ellos mismos, que obviamente no tienen ninguno.

Larreka recordó las palabras en el inglés que habían sido pronunciadas. Fascinado por los humanos desde su primera llegada, había visto a todos los que había podido y había aprendido todo lo que se refería a ellos y de ellos como le había sido posible. Esto era más de lo que él hubiera admitido ante sus seguidores o sus compañeros oficiales. No habría sido adecuado a su carácter duro. El lenguaje no constituyó un problema para alguien que había recorrido la mitad del planeta y siempre había encontrado rápidamente la forma de preguntar a la gente del lugar las direcciones y de pedirles ayuda, alimentos, cerveza, alojamiento, sexo; cualquier cosa que quisiera. Además, el inglés tenía un estrecho margen en la elección de sonidos. Los humanos nunca podrían competir con la voz o el oído de incluso un macho ishtariano. De todas formas, los admiraba porque habían aprendido a hablar el sehalano, con desenvoltura.

Y también eran de muy corta vida. Solamente dos períodos de sesenta y cuatro o menos, y necesitaban medicinas especiales para mantener su fuerza. Antes del final del segundo sesenta y cuatro, no había esperanza para ellos.

…Larreka apresuró inconscientemente su paso. Quería disfrutar de sus amigos mientras los tuviera.

Más urgente era la misión encomendada. Llevaba malas noticias.

Primavera tenía casas y otros edificios a lo largo de calles asfaltadas, sombreadas por el follaje rojo y amarillo de grandes y viejos árboles nativos que habían sido respetados cuando el área fue limpiada originalmente, con un suelo que tendía a mantenerlos vivos entre aquellos crecimientos extraños. Se elevaba en las colinas suaves que ascendían desde un embarcadero en el Jayin donde estaban amarrados los botes y los bajeles fluviales ishtarianos que hacían escala allí. Los habitantes manufacturaban algunos artículos, como tejidos a prueba de putrefacción, para cubrir muchas de sus necesidades. Sus construcciones eran de materiales nativos, madera, piedra, ladrillo; aunque el vidrio que fabricaban era superior a cualquiera de Beronnen, y le añadían una ligera pintura brillante. Una carretera corría hacia el este, desvaneciéndose tras una loma, para alcanzar el espaciopuerto. A un kilómetro de la ciudad estaba el aeropuerto, donde se guardaban los voladores para el transporte a larga distancia. Para distancias cortas, la gente usaba los automóviles, las bicicletas o sus pies.

Los ishtarianos eran demasiado abundantes en Primavera para captar una atención especial, a menos de que fueran muy conocidos individualmente. Larreka sólo lo era de los residentes antiguos. Y no había muchas personas en las calles a esta hora, en que los adultos estaban trabajando y los niños en la escuela. Había llegado a Stubbs Park, y estaba a punto de acortar por allí y tomar un trago de agua de la fuente de su centro, cuando fue saludado.

Primero, oyó el rumor de un gran volador-rodante a alta velocidad, seguido por un chirrido de frenada. Conducir de aquella forma en el pueblo podría haber sido indudablemente arriesgado para la mayoría, pero no para todos. No se sorprendió en reconocer el grito ronco de Jill Conway:

—¡Larreka! ¡El viejo tío azúcar en persona! ¡Hey!

Desabrochó su cinturón de seguridad, saltó de la cabina, dejó el vehículo y se dirigió a él para darle un abrazo. Después de un rato, sacudió la cabeza y le miró centímetro a centímetro. Entonces dijo:

—Mmm. Tienes buen aspecto. Te has quitado un poco de grasa de encima, ¿no? ¿Pero por qué demonios no me avisaste de que ibas a venir? Hubiera hecho un pastel.

—Quizás fuera por eso —contestó en inglés.

—Oh, olvídate, ¿quieres? El problema que hay con una longevidad como la tuya es que no desarrollas ningún sentido del tiempo. Mis desastres culinarios no sucedieron ayer, fueron hace veinte años. Ahora soy una señora; la gente, por desgracia, me lo recuerda continuamente, y te sorprenderías de lo bien que cocino. Debo admitir que no hiciste jamás nada tan heroico como comer las cosas que una chiquilla hacía para su tío azúcar.

Sonrieron ambos, un gesto común a ambas especies, aunque los labios humanos se curvaban, más que doblarse hacia arriba. Larreka correspondía a su mirada penetrante. Se habían enviado radiogramas y algunas veces hablado directamente por teléfono, pero no se habían visto en persona desde hacía siete años, desde que la Zera Victrix fue enviada a Valennen. El había estado demasiado ocupado con el empeoramiento de las condiciones naturales y el aumento del bandolerismo, para tener descanso; y mientras tanto ella había estado estudiando y dedicándose a su carrera. Cuando se conocía muy poco acerca de la ecología de Beronnen y el Archipiélago de las Iren, no podía reprocharle el que hubiera cogido esas tierras para su investigación. De hecho, se habría angustiado si hubiera decidido investigar los mayores misterios de Valennen. Ese continente no era seguro y Jill estaba entre las cosas que quería.

Ella había cambiado. En cien años de tratos con los humanos, con buena amistad con algunos de ellos, Larreka había aprendido a distinguirlos tan bien como a los suyos, persona por persona o año por año. Había dejado a una adolescente larguirucha que había desarrollado un carácter hombruno que, sin duda, él había contribuido a aumentar. Hoy era una persona adulta.

Vestía con la usual blusa y los típicos pantalones de la gente de aquel pueblo. Era alta, de piernas largas, muy delgada. Su cabeza era larga también, su cara bastante estrecha, aunque soportaba una boca ancha; su nariz era recta, de perfil clásico, sus ojos, azul cobalto, bien colocados bajo sus niveladas cejas. La luz del sol había bronceado y pintado unas cuantas pecas en su bella piel. Su cabello, de un rubio oscuro y liso, caía sobre sus hombros, controlado por una cinta con filigranas de plata y piel que él le había regalado. Y en la que ella había insertado un pluma de saru color de bronce.

—De acuerdo, estás lista para el matrimonio —dijo Larreka—. ¿Cuándo y con quién?

No había esperado que se ruborizara y dijera:

—No todavía. —Y preguntó inmediatamente—: ¿Cómo está la familia? ¿Vino también Meroa?

—Sí. La dejé en el rancho.

—Demonios, ¿por qué? —desafió—. Para tu información, tienes una esposa más linda de lo que mereces.

—No se lo digas —su placer se marchitó—. No es una fiesta para mí. He venido a Sehala para una asamblea, y después volveré a Valennen tan pronto como pueda. Meroa se quedará aquí.

Jill quedó pensativa un rato antes de preguntar en voz baja:

—¿Van las cosas mal por allí? —Peor.

—Oh. —Otra pausa—. ¿Por qué no nos lo comunicaste?

—El problema se produjo de la noche a la mañana. Al principio no era seguro. Existía la posibilidad de que estuviésemos pasando una racha de mala suerte. Cuando me enteré mejor, pedí una asamblea y tomé un barco.

—¿Por qué no nos llamaste para conseguir transporte aéreo?

—¿Para qué? No hubieseis podido traer a todos. Ni aunque tuvierais los aviones suficientes, cosa que dudo, muchos de los oradores no subirían a ellos. Así que no podríamos tener quórum hasta que llegaran por tierra o mar. —Larreka dejó escapar un suspiro—. Meroa y yo necesitábamos unas vacaciones de todas formas. Fue terrible, el año pasado. El viaje nos dio la oportunidad.

Jill asintió. No tenía ningún motivo para explicarle el por qué había escogido aquella ruta. Bajo mejores condiciones, el camino más rápido habría sido enteramente marítimo, desde Port Rua, en el sur de Valennen, hasta Liwas, en la desembocadura del Jayin; y después, remontando el río hasta Sehala. Pero en aquel momento, habían demasiados vientos equinociales levantados por el Sol Rojo. Además del riesgo de encallar, los navegantes se enfrentaban con la posibilidad de un viaje que las tormentas podían alargar semanas. Lo más seguro era el salto de islas por el Mar Fiero, hacer puerto en la costa de Beronnen del Norte y entonces pasar por Dalag, las Tierras Malas, las Colinas Rojas, el Bosque Central y la sierra Cabeza de Trueno hasta llegar al Valle del Jayin. La mayoría de los territorios eran salvajes y áridos, pero nada que un hombre acostumbrado a las campañas militares no pudiera superar.

—Bueno, he estado en el campo hasta hace poco —dijo ella—. Dando vueltas alrededor de las Montañas Pétreas desde anteayer. No sé qué noticias pueden tener God o Ian Sparling ahora.

Su referencia no era teológica, Goddard Hanshaw era el alcalde.

—No saben nada, aparte de que sin duda habrán oído que los oradores se reunirán en asamblea pronto. ¿Cómo podía llamarlos durante el viaje? Esta es la razón que me ha traído primero aquí, para ver a nuestros líderes e intentar conseguir una palabra suya que pueda llevar a Sehala.

Jill asintió de nuevo.

—Lo olvidé. Tonta de mí. Estoy demasiado acostumbrada a las comunicaciones instantáneas: simplemente añadir aire caliente y agitar.

Ella estaba en distinta embarcación que él, pensó Larreka indulgentemente. Un transmisor-receptor portátil de tamaño estándard podía alcanzar uno de los relés que los humanos habían implantado por toda la mitad sur de aquel continente, y podían transmitir la voz. Pero mayores distancias requerían mayores transmisores y los relés que habían llegado últimamente estaban colocados en las lunas. Existían sólo cuatro estaciones. Después de todo, estaban al final de una larga, fina y poderosa línea de abastecimientos desde la Tierra. Las habían construido en Primavera, en Sehala, en Light Place en la costa de Haelen y, hacía escasamente diez años, en Port Rua. Era irónico que cuando estaba en el hemisferio norte tuviera la posibilidad de hablar de extremo a extremo de la Asociación: un arco de meridiano de diez mil kilómetros de longitud y ahora, cuando se aproximaba al corazón de la civilización, su walkie-talkie se hubiera vuelto sordo y mudo.

Jill tomó su brazo.

—No te esperan, ¿eh? —dijo—, déjame arreglarlo. Quiero estar presente.

—¿Por qué no? —contestó—. Aunque no te va a gustar lo que vas a oír.

Pasó una hora. Jill se movía para reunir a los hombres que había mencionado, y que estaban realizando trabajos en la vecindad. Mientras tanto, Larreka condujo a su tropa a la única posada que había en Primavera. Servían principalmente cerveza y vino, tenían juegos de dardos y de azar. A veces servían alguna comida; pero tenían acomodo para humanos, tanto si eran transeúntes como nuevos miembros en espera de conseguir un agujero definitivo, y también para visitantes ishtarianos. Larreka aposentó a su escuadra y dijo al propietario que pasara la factura a la ciudad por el acuerdo de larga estancia. No les advirtió que no armaran demasiado escándalo. Eran buenos muchachos que tendrían en cuenta el honor de la Legión.

No hizo arreglos para sí mismo. Jill le había escrito hacía dos años que se había trasladado de la casa de sus padres a una mansión alquilada que tenía una habitación equipada al modo ishtariano, que databa de varias generaciones atrás, cuando escolares de ambas razas estaban trabajando constante e íntimamente en un esfuerzo de entendimiento mutuo, y si no estaba con ella el tiempo que permaneciera en la ciudad, se ofendería.

Se dirigió a la casa-oficina del alcalde. Una comunidad como Primavera necesitaba poco gobierno. La mayoría de las actividades de Hanshaw estaban relacionadas con la Tierra: compañías de transporte, científicos y técnicos que pedían trabajo allí, burócratas de la Federación Mundial cuando tenían la necesidad de entrometerse, y políticos nacionales que podían ser todavía una molestia mayor.

La casa era típica, construida para un clima que los humanos llamaban «mediterráneo». Paredes gruesas, pintadas en tonos pastel, daban aislamiento y fuerza; en la parte trasera, un patio abierto a un jardín lleno de flores. Construcción robusta, persianas de acero para las ventanas, un techo diseñado aerodinámicamente de heraklita, todo ello necesario contra los tornados. Le habían dicho a Larreka que la rotación de Ishtar producía tormentas más violentas y frecuentes que en la Tierra.

La esposa de Hanshaw le abrió la puerta, pero no se unió a la conferencia que se celebraba en su sala de estar. Además del alcalde y Jill, Ian Sparling estaba presente. Reúnan a varios terrestres y les parecerá increíble el tiempo que pierden en complicadas charlas. Sparling era el ingeniero jefe del proyecto de rescate, por tanto, se trataba de un hombre clave. Más aún, también era un buen amigo de Larreka.

—Hola, forastero —tronó Hanshaw.

Había cambiado sorprendentemente, según vio el comandante. Se había vuelto gris y gordo. Todavía parecía vigoroso, sin embargo, e insistía en estrechar la mano en vez de dar palmadas en los hombros.

—Cáigase donde pueda —señaló a un colchón dispuesto enfrente de las tres sillas. Cerca, había una mesa con ruedas con una cónsola de ejecutivo.

—¿Qué va a tomar? Cerveza, si le conozco bien.

—Cerveza —replicó Larreka—. En muchas tazas grandes.

Quería decir fermento de raíz del pan endulzado con yema de cúpula; para él, la bebida hecha con los granos terrestres tenía un gusto horrible. Eso no pasaba con aquellas plantas. Después de intercambiar una sincera palmada con Sparling, sacó una pipa de su bolsa.

—No he fumado tabaco desde hace siete años.

El ingeniero gruñó, le ofreció su bolsa y cuando se la devolvió cargó también su pipa. Era un hombre alto, dos metros y algo, lo que le ponía hombro con hombro con Larreka. Espaldas anchas, pero flaco y huesudo, con grandes manos y pies. Sus movimientos parecían indolentes, aunque sus miembros hacían lo que él quería que hiciesen. Pómulos prominentes, nariz curvada, profundos pliegues alrededor de los finos labios, piel tostada por el sol, un alborotado pelo negro veteado de gris, voz átona, ojos grandes, brillantes, de color gris-verde. Había cambiado poco desde la última vez que lo vio. A diferencia de Hanshaw, Sparling era tan descuidado en el vestir como Jill, pero carecía de su instinto.

—¿Cómo están tu mujer y tu hija? —preguntó Larreka.

—Oh, Rhoda como siempre —replicó—. Becky está estudiando en la Tierra. ¿No lo sabías? Lo siento. Siempre fui un informador desastroso. La vi el año pasado en un viaje. Lo está haciendo bien.

Larreka recordó que los humanos podían volver a visitar su planeta cada cuatro años nativos. Algunos, como Jill, nunca lo habían hecho; aquel era su hogar, y no tenían interés en hacer un viaje tan caro. Pero Sparling iba más a menudo, para presentar sus últimos planes y discutir el apoyo a éstos.

—He tenido más noticias de tu trabajo que de tu familia.

Larreka no ofendía. Cualquiera que pudiera aliviar los desastres era un hombre de primera fila en toda mente civilizada.

—Tus presas de control de caudal… —Viendo el gesto del ingeniero, se detuvo.

—Eso ha llegado a ser parte de nuestro problema —dijo Sparling—. Sentémonos.

Olga Sanshaw llenó los refrescos que su marido había ordenado por interfon, y anunció el almuerzo para una hora después.

—Me temo que no será nada extraordinario —se excusó con Larreka—. Las tormentas del pasado verano dañaron las cosechas, tanto las de tu pueblo como las nuestras.

—Bien, comprendemos que en tu posición tenga que ser un ejemplo de austeridad —dijo Jill—. Yo sé de un cerdo perteneciente a un Hanshaw.

Sólo Sparling rió. Quizás, pensó Larreka, su referencia era acerca de algo de la Tierra, donde el ingeniero había nacido y había pasado su juventud. ¿Habría notado ella que la mirada que le había dirigido, retrocedía?

—Dejemos los chistes para más tarde —urgió el alcalde—. Quizá después podamos tener una partida de póquer.

Larreka también lo esperaba. Había llegado a ser muy bueno en eso, y se mantenía en forma enseñando a sus oficiales. Entonces vio a Jill frotarse las manos y recordó que ella jugaba un desmañado ajedrez pero un precoz póquer. ¿Cómo jugaría ahora?

Atendieron cuando Hanshaw prosiguió:

—Comandante, está usted aquí por un trabajo desagradable. Y creo que tengo noticias aún peores para usted; Port Rua nos envió un mensaje el otro día. Tarhanna ha caído.

Larreka conservaba lo bastante del carácter haeleno como para gritar o jurar. Pero aspiró su pipa y dijo sencillamente:

—¿Detalles?

—Demasiado pocos. Aparentemente los nativos, los bárbaros quiero decir, no los pocos ciudadanos de Valennen que hemos conseguido civilizar, atacaron por sorpresa, tomaron la ciudad, expulsaron a todo el mundo y dijeron al jefe legionario que no estaban allí por el botín sino que iban a quedarse.

—Malo —dijo Larreka después de un rato—. Malo, malo y malo.

Jill se inclinó hacia adelante para tocar su melena. Unos cuantos seleks que allí había salieron de entre las hojas. Cuando Jill retiró su mano volvieron a los asuntos propios de tales entomoides, mantenerla libre de parásitos y materia muerta.

—Un shock, ¿eh? —preguntó ella suavemente.

—Sí.

—¿Por qué? Quiero decir, tal como lo entiendo yo, Tarhanna es… era el puesto avanzado principal de la Asociación en el interior de Valennen, río arriba de Port Rua. ¿No es así? Pero su finalidad era el comercio. Es una plaza comercial. Y todo el mundo sabe que el comercio se arruina en cuanto las condiciones se deterioran.

—Era también una base militar —le recordó Larreka—, y por tanto podía atacar al bandolerismo, señoríos rebeldes, etc. Ahora… —Aspiró el humo por segunda vez, antes de proseguir—. Quizás esto me impacte más que un signo. Verás, la Zera todavía está en buena forma. Tarhanna debería haber sido capaz de rechazar cualquier incursión que la parte habitada del continente hubiera podido hacer. O, de cualquier forma, aguantar hasta que Port Rua enviase una expedición de refuerzo. Pero no lo hizo. Además, el enemigo cree que puede quedarse. Por tanto es algo organizado. No un puñado de incursores. Puede ser incluso una confederación. ¿Comprenden lo que eso significa? —apeló—. La prueba final de lo que me temía. Los bandidos y piratas se estaban volviendo tremendamente arriesgados, y tenían demasiada suerte, para pertenecer a la clase de gente con la que estábamos acostumbrados a tratar. Y naturalmente disponíamos de algunos informes de la inteligencia militar… y ahora esto. Alguien ha unido a los bárbaros por fin, y los ha preparado para aplastarnos. Y para expulsar a la Asociación de Valennen, además.

«Pero es un inicio trashumante. Tiene que serlo. En el pasado, el Vagabundo condujo a la gente desesperada hacia el sur. Y aplastaron a la civilización. Esta vez, parecía que la civilización tenía la oportunidad de contenerlos. Sólo que alguien ha organizado a los Valennos para confrontarnos. No puede tener sino un propósito a largo plazo: invadir el sur, matar, esclavizarnos, expulsarnos fuera de nuestras tierras y tomar posesión de las ruinas.

»Este es el motivo de mi viaje. Decir a la asamblea que no podemos retirarnos "temporalmente" de Valennen, que tenemos que mantenerlo a toda costa. Hay que mandar refuerzos; una segunda legión como mínimo tiene que ir allí. Pero primero quería preguntaros qué ayuda puede dar Primavera. Puede que no sea exactamente vuestra guerra. Pero estáis aquí para aprender cosas sobre Ishtar. Si la civilización cae, tendréis poco tiempo para llevar a cabo vuestro objetivo.»

Era el discurso más largo que había hecho jamás, incluyendo el que había dirigido a la Zera en una solemnidad. Se volvió un poco bruscamente hacia su pipa y su cerveza.

La voz de Sparling hizo que desviara de nuevo su atención.

—Larreka, me duele decir esto tanto como una quemadura de tercer grado, pero no estoy muy seguro de que podamos prestaros ayuda. Verás, estamos enzarzados en nuestra propia guerra.


IV

<p>IV</p>

Vistos desde el espacio, todos los planetas son bellos; pero aquellos en los que los humanos pueden respirar tienen para ellos un atractivo especial. Por tanto mientras su nave insignia maniobraba hacia la órbita de espera, Yuri Dejerine miraba Ishtar a través de un halo de lágrimas.

Su orbe era de un azul radiante veteado de blanco y marcado con los matices más oscuros de los continentes. La falta de semejanza con la Tierra le daba una especie de encanto parecido al de una mujer extranjera. No había casquetes polares y muy pocas nubes, a pesar de la gran masa oceánica. Los tonos amarronados del suelo no tenían ninguna mancha verde en ellos, sino sombras leonadas y rubicundas. No había ninguna luna con cráteres que circundase a distancia el planeta: sólo dos satélites enanos próximos. Divisó uno, parpadeando conforme descendía, como una luciérnaga contra la negrura estrellada.

Y la luz. La mayor parte venía de la estrella de Ishtar, Bel, ligeramente menos intensa que el Sol sobre la Tierra pero con el familiar tono amarillo-blanco. Anu, sin embargo, estaba ahora tan próxima que ponía rosas y sangre en las nubes y teñía de púrpura los mares.

Una visión de ambos soles permanecía en la pantalla ante él. Parecían del mismo tamaño, un truco jugado por las distancias. Bel estaba aureolado con una corona de gloria. Anu no tenía un disco determinado. En el centro había una especie de horno rojo donde fluían chispas monstruosas; éstas se debilitaban y empequeñecían hacia el exterior hasta que al fin se retorcían en un intrincado laberinto de llamas, zarcillos que hacían pensar a Dejerine en el Kraken.

Desvió su vista. Como por compañerismo, intentó encontrar planetas hermanos, y creyó que podía encontrar dos. Y si, aquella estrella realmente brillante, color rubí, debía ser Ea, seis mil veces tan lejana desde allí como Bel de su órbita exterior. No era un recordatorio de mortandad como Anu; como un duende, Ea tendría una vida tremendamente larga y tranquila.

Sin embargo transmitió a Dejerine un sentimiento de soledad, el de la estrella, el de Yuri, el de todos. Y el esplendor de Ishtar guardaba una inminente agonía. Su pensamiento voló hacia Eleanor, tan bella y tan miserable, el día en que dijo que no podía seguir intentándolo después de dos años y que quería el divorcio. Yo lo estaba intentando también, pensó Yuri, realmente lo hacía.

Sacudió su cabeza, volviendo a la realidad. No eran aquellos los pensamientos adecuados para un comandante de flotilla. Un altavoz le rescató del silencio.

—En órbita, señor. Todo satisfactorio.

—Muy bien —replicó automáticamente—. Los hombres que no estén de guardia regular pueden salir de servicio.

—¿Debo hacer una llamada a la colonia, señor? —preguntó la voz.

—Todavía no. Es de noche en ese hemisferio, por lo que concierne al Sol Auténtico. Se han adaptado al día de dieciocho horas y media y la mayoría deben estar durmiendo en estos momentos, tanto si Anu es visible como si no. Seríamos descorteses si hiciéramos levantarse a sus dirigentes. Esperaremos hasta las mmm… —Dejerine comparó la rotación ishtariana con los relojes de rotación terrestre de la Marina—. Digamos hasta las 0700. Eso nos dará unas cuantas horas de relax. Si se reciben mensajes antes, pásenlos a mi camarote. Si no es así, comuníquese con Primavera a las 0700.

—Bien, señor. ¿Tiene usted que darme alguna orden más?

—No. Estaré descansando. Le aconsejo que haga lo mismo, Heinrichs. Estaremos muy ocupados de ahora en adelante.

—Gracias, señor. Buenas noches.

El acento era cortante. Dejerine había dispuesto que las charlas fueran en inglés, como práctica para una comunidad en donde era la lengua exclusiva. No, también tenían la lengua nativa. Don Conway había usado unas cuantas palabras que, según explicó a instancias de Dejerine, eran de origen no humano. El capitán sospechó que en cuanto se fuera de la nave, habría un murmullo continuo en español, en chino o en cualquier otro idioma.

El no tenía ningún problema lingüístico. Su educación le había hecho adquirir un fluido conocimiento de varias. lenguas importantes, y su esposa había nacido en los Estados Unidos.

Borró los recuerdos que de nuevo le asaltaban. La había amado, y todavía la quería, pero, después de tres años, sería ridículo quedarse estancado allí. Había muchas otras mujeres, lo sabía desde los quince años. Se preguntó si serían conseguibles en Ishtar.

Observó de nuevo al planeta. La órbita había llevado a la nave sobre las partes civilizadas. En la mitad opuesta había un continente e islas incontables, en donde no vivían un número significativo de ishtarianos y acerca del cual los humanos habían aprendido poco hasta la fecha. En los lugares que habitaban tenían más enigmas de los que podían manejar, a pesar de la ayuda indígena.

Anu estaba siniestramente situada sobre unos territorios que deberían estar oscurecidos. Por su luz pudo reconocer los continentes de los que tenía noticias a través de sus lecturas. Conway había intentado enseñarle a pronunciar sus nombres.

Haelen, de tamaño aproximado a Australia, se situaba en el Polo Sur, extendiendo un brazo hasta rebasar el Círculo Antártico. Partiendo de allí, una serie de archipiélagos, visibles sólo como cambios en el modelo de nubes y corrientes, conducían al norte a Beronnen, de contorno irregular y forma parecida a la India. Tierra seca un poco al sur del trópico meridional y un poco al sur del ecuador por su límite norte. Más allá había más islas, muchas volcánicas. ¿Podría detectar tristeza en algunas nubes? Entonces su vista alcanzó Valennen, no demasiado al norte del ecuador. Como Siberia, se extendía hasta cerca del Polo Norte. La curvatura del planeta le ocultaba más de tres cuartas partes, el territorio desconocido cuyos pobladores no habían nacido en Ishtar.

Miró buscando el resto de naves a su mando, estacionadas antes, pero no vio ninguna. No era sorprendente; habían sido espaciadas ampliamente por seguridad y transmisión de radio. Sus nombres formaban una letanía en su mente: Sierra Nevada, en donde se encontraba; explorador Moshe Peretz, primer navío que había mandado; porta-naves Isabella, que llevaba en su panza diez avispas; nave taller Imhotep, al que las naves armadas tenían que servir y proteger. Sí, había sido un largo camino, espectacularmente rápido, en ambos sentidos. Que hubieran sido destinados allí, lejos de la acción, era en verdad un honor, una prueba de confianza.

Sin embargo, ahora que estaba liberado de sus obligaciones durante un rato, el puente de control le parecía una celda. Se levantó y lo abandonó, en busca del hogar que le ofrecía su camarote. Sus zapatos resonaban en el pasillo vacío. Durante el viaje había dispuesto los generadores de campo a 1,18 g. Sus hombres y él tenían que llegar a Ishtar con cuerpos adaptados a su gravedad más fuerte. Cansado, sintió los catorce kilos añadidos a su peso como si estuvieran colgados de sus hombros y piernas.

Bueno, estaría mejor después de un sueñecito.

Pero cuando cambió su chaqueta azul de cuello alto y los pantalones blancos por el pijama, su cama de eremita no le atrajo. Se permitió un poco de coñac y encendió un cigarrillo. Durante unos minutos dio vueltas por la habitación mirando sus objetos personales.

El retrato de su padre… ¿Por qué no tenía ninguno de su madre? Su matrimonio se había roto cuando él tenía seis años, era hijo único, y ella le había criado. Se había preocupado, tanto como se lo permitía un trabajo administrativo de importancia creciente en la Autoridad de Control de Paz. Sus vidas no habían carecido de emociones: viajes frecuentes a diferentes ciudades europeas, vacaciones en el resto de la Tierra y en la Luna, fiestas en donde eminentes invitados discutían graves asuntos, que aparecían con grandes titulares en los periódicos… Y de algún modo, quizás porque raramente se veían, quizás porque siempre fue alegre, ambicioso de poco más que de disfrutar la vida, Pierre Dejerine caló en su hijo de una forma en que nunca podría hacerlo Marina Borisovna… Sin embargo, seguramente había una parte de ella en aquel muchacho que había entrado en la Academia Naval, aunque hubiera sido la parte de su padre la que le había impulsado a presentarse…

El capitán sacudió su cabeza y gruñó para sus adentros. Si tenía que ser tremendamente serio, ¿por qué no ponerse en forma y releer lo que tenía de Ishtar? Cuando menos, el aburrimiento de la repetición le haría dormirse.

Tomó el mejor libro, se acomodó en el sillón, se sirvió un poco de brandy, inhaló su cigarrillo y empezó a pasar las hojas.

«Nomenclatura Babilónica. Otras mitologías terrestres fueron utilizadas en sistemas planetarios más cercanos. Pero, por azar, el de Anubelea estuvo entre los primeros visitados, poco después de que el Principio de Mach llevase a la rotura de la barrera de la velocidad de la luz, en el viaje de Diego Primavera, una epopeya de audacia.

Su objetivo principal era el cúmulo globular NGC6656 (M22) en Sagitarius. A tres kiloparsecs, éste era comparativamente próximo, y tenía un interés especial para los astrofísicos por ser pequeño y denso: un buen lugar, por tanto, para iniciar la investigación de grupos de su clase. Los instrumentos espaciales habían captado la presencia de un sistema solar aislado cercano, que en aquella época estaba en línea con el Sol y entre éste y el corazón del cúmulo. Con tal fondo, había estado camuflado de los ojos de los astrónomos terrestres y había confundido los resultados de las observaciones en órbita. Por consiguiente, la nave de Primavera tenía órdenes de visitarlo en ruta.

Lo que encontró allí era mucho más interesante que lo que había ido a buscar, desde un punto de vista biológico y psicológico, y por tanto, humano. Téngase en cuenta lo reciente de la salida del hombre al espacio galáctico. No podía ni imaginar un mundo tan semejante al suyo y a la vez tan distinto.

Primavera condujo una segunda expedición con el propósito específico de explorar aquellos planetas. Su informe causó sensación. Un diletante universitario, Winston P. Sanders, propuso los nombres Babilónicos como los más apropiados, su sugerencia fue rápidamente adoptada…

Sin embargo, en aquella época, los viajeros que habían ido a cualquier sitio traían una inundación de cuentos exóticos… Los estudios de Anubelea languidecieron hasta que una asociación global de instituciones humanísticas y científicas fue fundada y patrocinada… No sólo la fascinación sobre Ishtar y Tammuz eran las razones para establecer una base permanente en el primero. Un deseo, ayudar a los nativos en la siguiente de sus crisis, que habían minado toda su historia y su evolución…»

Retórico. Dejerine quería aburrimiento. Saltó a un capítulo autoproclamado como de hechos escuetos.

«Per se, el sistema no es nada extraordinario. Las estrellas acompañantes a menudo tienen masas ampliamente diferentes, y por tanto historias diferentes en su desarrollo, y las órbitas excéntricas son más una regla que una excepción.

Los tres miembros de Anubelea parecen ser aproximadamente tan viejos como nuestro Sol. De aquí que Bel, la estrella G2, pueda tener una expectativa de cuatro o cinco mil millones de años de brillo estable en el futuro. Ea, la enana roja, durará mucho más que todo eso. Pero Anu, la más grande, ha envejecido más rápidamente.

Su tamaño no excede mucho del de Bel, 1,3 veces, es decir, que la masa es 1,22 veces la del Sol. En su auge no brillaba tan fieramente puesto que uno de sus planetas desarrolló vida proteínica en el agua y producción de oxígeno por fotosíntesis. Pero quizás (continuamos patéticamente ignorantes) la mayor irradiación aceleró el proceso evolutivo. Cualesquiera que fueran las causas, sabemos que hace mil millones de años, Tammuz (Anu III) había desarrollado seres inteligentes que a su vez habían desarrollado una civilización tecnológica.

Por aquel entonces, su sol había quemado ya tanto hidrógeno que no podía permanecer por más tiempo en la secuencia principal. Había empezado a hincharse, a convertirse en un gigante rojo. En el momento presente su luminosidad total iguala a 280 Soles y esto está lenta e inexorablemente creciendo.

Para entender la situación en Ishtar, imaginémonos a su sol, Bel, como estacionario, con Anu y Ea en revolución alrededor suyo. Es innecesario decir que en realidad las tres estrellas se mueven alrededor de un centro común de masa, pero dada su configuración cambiante, sólo las matemáticas pueden llegar a describir esto acertadamente. (Ver Apéndice A.) Un diagrama con Bel como centro es válido geométricamente, a primera vista, pero falso dinámicamente.

En este diagrama, Anu se mueve alrededor de Bel en una gran elipse. En su distancia máxima, a unas 224 unidades astronómicas, es escasamente mayor que la de la estrella más brillante de los cielos de Ishtar. En su aproximación más cercana, llega a una distancia de 40 unidades astronómicas de Bel, es decir entre 39 y 41 de Ishtar, dependiendo de la posición planetaria. El período orbital es de 1.041 años terrestres. En consecuencia, cada milenio la gigante roja se aproxima.

La ruta de Ea es todavía más majestuosa y excéntrica. Está siempre demasiado lejana para tener un efecto directo mesurable, aunque tiene una gran influencia en toda la mitología ishtariana conocida. Y es interesante por derecho propio, por el único planeta que posee, un superjoviano…

En la época presente, que para propósitos prácticos abarca millones de años pasados y futuros, Anu en periastro con respecto a Bel añade aproximadamente el 20 % a la irradiación que Ishtar recibe normalmente. Esto corresponde a un incremento de 11°C en la temperatura de cuerpo negro.

Los cálculos teóricos deben ser usados con cuidado. Un planeta, especialmente si tiene atmósfera e hidrosfera, no es un cuerpo negro. Por ejemplo, el calor causará la formación de nubes del agua evaporada, las cuales reflejarán más radiación que en un principio; pero mientras tanto el efecto invernadero operará más fuertemente cuanto más vapor de agua penetre en la atmósfera. Y entonces entran en juego las diferentes, aunque siempre grandes, inercias térmicas de las varias regiones…

Ya que el paso de periastro es necesariamente rápido, el tiempo durante el cual Anu es importante con respecto a Ishtar está arbitrariamente estimado en un siglo. A medida que se aproxima, hay en principio un resultado casi nulo a excepción de su incremento de tamaño y brillo. Se necesita tiempo para calentar a todo un planeta. Las tormentas, sequías y desastres similares no son grandes hasta el período de máxima aproximación de Anu. Desde entonces, mientras la gigante roja retrocede, las cosas van progresivamente empeorando, al igual que ocurre con el tiempo más caluroso de un año ordinario, que llega después del solsticio de verano y puede durar hasta después del equinoccio otoñal.

Y, un siglo de cada diez, la Naturaleza en Ishtar está en confusión…

No teniendo una gran Luna, el planeta tiene una precesión lenta. A través de la era geológica pasada, las inclinaciones de las órbitas y los ejes de rotación han hecho que el hemisferio norte de Ishtar lleve el peso de la maldición. Si el periastro ocurre en pleno invierno, Anu estará a ca.26 ° del polo norte celeste; si ocurre en pleno verano, a ca.28 °. Esto significa que esas colatitudes tienen la máxima exposición. Sus temperaturas se elevan mucho sobre la «teórica», con todo lo que ello implica. En sus antípodas, un tercio del globo nunca ve a Anu en ese tiempo, no hasta que se aleja. Aunque la estrella de paso es la responsable de la falta de casquetes polares, el continente antártico sigue desértico. Nosotros desearíamos una distribución más razonable de energía; pero el universo nunca ha mostrado mucho interés en ser razonable…»

El libro cayó sobre sus rodillas. Se levantó meramente para meterse en la cama.


V

<p>V</p>

La guarnición de tassui que había quedado en Tarhana, no se rendiría al asedio y antes de arrancar las hojas de sus melenas y afeitar el césped de sus pellejos para comer, y aún después de eso, no se rendirían hasta haber quemado la fuerza que la última escasa ración de comida les diera. Muchos intentarían elevar todavía el hacha o la pica cuando los legionarios rompieran las puertas indefensas. Sabiendo esto, un regimiento de la Zera Vitrix se dirigía al norte con máquinas para la demolición de los muros: balistas, trabuquetes y arietes-testudo.

Larreka no hubiera ordenado eso, pensó con alegría Arnanak. Es demasiado sabio. Pero Larreka había ido al Sur Sobre el Mar. Su vicecomandante, Wolua, era menos paciente, menos capaz para prever las posibles contramaniobras. Arnanak había esperado que sus enemigos trataran de recuperar la ciudad rápidamente y, en consecuencia, tenía planes al respecto. Cuando estuvo seguro, partieron sus correos; los tambores difundieron el mensaje a través de los desfiladeros. Y en donde no podían ser vistas por extraños, las señales de humo se alzaban de día y los fuegos brillaban de noche.

Wolua no estaba loco. Lo que le ocurría era que dos o trescientos años de servicio habían influido en sus pensamientos, estrechando sus conceptos y primándolos de imaginación. Todo lo contrario de lo que le había sucedido a Larreka. Como conducía su fuerza carretera arriba, mantenía escondido un numeroso grupo de exploradores a cada lado de los Essali. Los tassui no tenían nada para evitar la acción de aquellos grupos, que habían sido seleccionados y entrenados por su ligereza, adiestrados en la lectura de mapas y el uso de compases, equipados con telescopios, heliógrafos portátiles, botellas de humo azul que no se encontraban en Valennen; incluso tenían transmisores mágicos humanos en manos de unos pocos oficiales clave. Los exploradores no impedían solamente que un adversario sorprendiera al cuerpo principal; encontraban y mataban a las fuerzas hostiles, para mantenerlos dentro de sus límites.

O así había sido hasta no hacía mucho. Arnanak tenía algo con qué responder.

Pequeños, sigilosos, sus dauri eran difíciles de ver, y si los veían, creerían que eran animales. Si un legionario los avistaba y sabía algo de folklore tassui, quizá pensaría: ¡Sagrado Sol!, esas historias pueden ser verdad. Puede que haya espectros en las Starklnads, que desciendan a veces… Sí, ¿no dice la leyenda que vendrán en gran número como heraldos de la destrucción milenaria?

Arnanak no entendía muy bien los silbidos y gorjeos que constituían la lengua de los dauri. Y no podían moverse tan rápidamente como un legionario entrenado. Pero le decían lo que él necesitaba saber. Conocía el número y la composición de las fuerzas de Port Rua. Sabía, día a día, donde estaban, y sobre esto podía trazar su plan de batalla.

Estaba de pie esperando la llamada de carga. A su lado se encontraba Kusarat, el Caudillo de Sekrusa. Las noticias de la invasión de Tarhanna habían decidido a aquel poderoso y poco definido jefe, y al fin había llegado a la cabeza de trescientos juramentados. Se les dio la bienvenida, tanto por su ejemplo como por su fuerza. Arnanak estaba dispuesto a otorgar a su líder cualquier signo honorífico, pretendiendo mostrar que ambos eran iguales. El Caudillo de Ulu comprendía que aún tardaría muchos años en reunir bajo su mando a todos los señoríos y conseguir que ellos estuvieran de acuerdo en considerarle verdaderamente el Señor de Valennen del Sur.

—¿Cómo planeaste esto? —preguntó Kusarat.

—Saqué a la mitad de mis tropas de las colinas como si nosotros fuéramos ciegamente en busca de la lucha o el botín —contestó Arnanak—. Como había esperado, los legionarios se lanzaron campo a traviesa con la idea de sorprendernos y matarnos, dada su mayor fuerza. Nosotros, preparados para esto, nos retiramos en perfecto orden, haciéndoles salir a campo abierto. Mientras tanto, la otra mitad de mis machos, oculta al otro lado de la colina, apareció.

—¿Cómo pudieron mantenerse ocultos de los malditos exploradores? Tenían que haber muchos precediendo a los legionarios.

—Sí. Pero los dauri nos ayudaron a saber dónde estaba el mayor número de exploradores y su campo de acción. Por tanto, podíamos desviarnos cuando fuera necesario.

—Dauri. —Kusarat hizo una mueca y trazó un signo.

—La información me llegó hace un rato —prosiguió Arnanak para darle ánimos—. El enemigo dejó unos cuantos soldados vigilando sus máquinas de guerra en la carretera. No tenían idea de que a través de los dauri yo podía informar de esta situación a los guerreros de Tarhanna. Nuestras tropas se han dirigido allí y matado a los vigilantes. Están llevando las máquinas a la ciudad.

Kusarat olvidó su desasosiego. Golpeó su espada contra su escudo y rugió con júbilo.

—Más bajo, si es posible, amigo mío —dijo Arnanak—. No tienen necesidad de saber en la Zera que somos algo más que un desesperado grupo de gentuza.

Desde el bosquecillo que los ocultaba miró abajo, al interior de un seco desfiladero. Por allí pasaron las tropas enemigas; unos dos mil. El desfiladero era mejor lugar para pasar, a pesar de las piedras esparcidas por allí, que el campo circundante, donde crecían los espinos. Los valennos a quienes perseguían habían tomado esa ruta por decisión propia. Wolua puso destacamentos en los extremos del cañón y a lo largo del mismo: puro sentido común. Pero en estos lugares estrechos, los exploradores son de poca utilidad. No tenían forma de comunicarle lo que se cernía contra él tanto delante como detrás. El hostigamiento en las lomas, la lucha de retaguardia a lo largo del paso, los tassui bloqueándole la vanguardia, le mantenían demasiado ocupado para pensar en las fuerzas que ya habían pasado.

Sopló un viento cruelmente caluroso. Las cañas en donde permanecía Arnanak chasqueaban por su impulso. Olía a maleza reseca. El Rojo y el Blanco lucían juntos, formando sombras dobles de diferentes longitudes y colores, dando un tono tétrico al paisaje. Un buitre ptenoide se elevaba lejano, en un cielo menos azul que broncíneo.

Allí estaban tanto el Sol Verdadero como el Demonio; y era como si el primero hubiera aprendido la cólera del segundo. Cuando el verano avanzaba en Valennen, también se intensificaba el fulgor carmesí mezclado con el blanco-dorado. Y golpeaban la tierra como martillos.

Bastante incómodo en su pequeña parcela de sombra, Arnanak pensaba. Pronto tendría que anunciar la carga y dirigirla dentro de un horno.

Bueno, él estaba mejor protegido que sus seguidores, con su viejo equipo legionario. Ningún herrero tassui era tan hábil como para copiarlo, aunque algunos hacían intentos chapuceros. La mayoría de los bárbaros tenían que contentarse con un escudo para protegerse o con nada. Lo mejor que podía conseguir un macho saludable era una cota de malla para el torso y el cuerpo. El forro que requería no dejaba respirar a su pellejo, o absorber la luz del sol. Por tanto, se debilitaba y empezaba a jadear; su sangre se calentaba y, después de un tiempo, debía retirarse a descansar o desmayarse. Los pocos que hubieran podido pagarlo escogían en su lugar una coraza y un casco. Pero el casco norteño era meramente un visor ribeteado de una punta cónica. Aplastaba las hojas de la melena.

Arnanak llevaba una caja de acero redonda apoyada en su arnés de hombros, que a su vez se unía a una coraza de metal y piel. Sus argollas se arqueaban a su espalda desde la nuca a la joroba, guardando esa parte de melena y permitiéndole que trabajara para él. La coraza no se fijaba al azar. Bloques de amortiguación aquí y allí eran puntos de contacto que permitían a su torso absorber completamente la fuerza de un golpe. Las planchas que protegían su lomo estaban equipadas similarmente, curvadas hacia fuera para dejar libre la mayor parte del pellejo, haciendo poco daño las cinchas. Los guanteletes de hierro y las grebas de acero también permitían que el aire llegara a sus extremidades, mientras que las tiras de cuero se anudaban por encima. Todo estaba pintado de blanco.

El escudo oblongo a su izquierda no lo estaba. Su cobertura de acero había sido pulida para enviar la luz a los ojos del enemigo. La parte central era reforzada, la superior e inferior estaban afiladas, para cortar. A su derecha colgaban la espada, el hacha y la daga.

Se necesitaba algo más que los medios suficientes para conseguir aquel equipo. Se necesitaba entrenamiento legionario. Arnanak había servido por una octada en la Tamburu Strider; y, desde entonces, siempre encontraba ocasiones para practicar.

La tropa había sido empujada hasta medio kilómetro de distancia. El momento había llegado. Levantando el cuerno hasta sus labios, venteó la llamada de batalla, emergió del cañizal y se lanzó por la ladera.

Las piedras entrechocaron, saltaron, golpearon sus flancos. El calor ondeó, el brillo del sol danzó, el metal destelló con fulgores estelares. Sintió como sus músculos batían, el aire silbaba a través de su hocico, sus corazones retumbaban, la melena y el pellejo vertían sus jugos en su sangre hasta convertirla en dulzona. A su izquierda saltaba Kusarat, y a la izquierda de éste, un portaestandarte cuya bandera verde era seguida por los sekrusu. A su derecha corría Tornak, un hijo suyo, llevando en alto el emblema de Ulu: una calavera cornuda de un azar de Beronnen del Norte sobre una lanza. Tras él iba su gente.

Y por todas partes, como vio a destellos Arnanak, el resto de bandas, una ola de guerreros vertiéndose sobre los soldados de la Asociación. Rebasaron a las escuadras exteriores de los legionarios sin detenerse. Las dejaron tendidas en el suelo y prosiguieron.

Las trompetas y tambores llevaban a los soldados en formación cerrada. Las flechas, jabalinas y piedras, volaban. Arnanak vio a uno de sus hombres tambalearse y caer, rodar ladera abajo mientras gritaba y sus venas vertían la sangre sobre el campo sediento.

—¡Adelante, adelante! —rugió Arnanak—. ¡Adentraos en sus filas! ¡Por vuestras vidas y vuestras casas… cuando el Tiempo de Fuego llegue!

Después de la batalla, todos estaban cansados y la mayoría habían sido heridos. Muchos se tendían y no pensaban en nada sino en la voluntad de arrojar el sufrimiento de sus mentes. Las heridas tenían que ser curadas, suturadas si era necesario; no se podía gastar demasiado tiempo en impedir que se desangrasen, en perjuicio de tareas más urgentes. Los cuellos de los legionarios sin salvación debían ser cortados, y los de los camaradas que no pudieran hacerlo por sí mismos. Los enemigos que no habían muerto o escapado debían ser conducidos esposados, y condenados a la esclavitud, a menos que la Asociación pagara un buen rescate. Y entonces, aunque tenían cerca un pozo de agua, Arnanak dijo que acamparían en el siguiente, a una hora de marcha.

A los gritos de enfado replicó:

—Los que lucharon hoy, y ahora yacen, lucharon bien. Si permanecemos aquí, los carroñeros no se atreverán a venir, y sus espíritus quedarán atrapados por más tiempo. Tenemos que darles un rápido alivio, ¿no? La muerte sigue a una honorable hazaña.

El mismo cerró los ojos de Wolua.

Así, la hueste cargó con sus pertenencias y sus prisioneros, que portaban las cosas de que ellos habían despojado a sus adversarios, y con sus propios muertos. Los últimos no serían llevados a su hogar, que estaba demasiado lejos. Pero ellos no dejarían que sus mentes esperaran un día o dos en la angustia y el aturdimiento de la carne. Así que serían cocidos y comidos en Tarhanna. El servicio final a los compañeros de guerra era tanto la noble liberación al más allá, como una fiesta ofrecida a los amigos. Y por supuesto sus huesos servirían para conjurar los sueños oraculares, antes de descansar finalmente en los dólmenes.

Arnanak no confiaba, en verdad, en estas creencias. Cuando era soldado de la Asociación había sido iniciado en los misterios de la Tríada. Tenía más sentido para él que los dioses de su pueblo. Pero él esperaba su paz de aquello, y dirigió los sacrificios al llegar al caudillaje, y todavía lo seguía haciendo.

El Sol había casi seguido al Vagabundo bajo las colinas, o el Sol Verdadero había casi seguido al Invasor, cuando alcanzaron la primavera que deseaba. Ya algunos se hundían en los anillos de seco y resquebrajado limo.

Pero los poco crecidos lia color marfil y los árboles yan de hojas rojas anunciaban un oasis. Arnanak notó manchas azules aquí y allí; los primeros indicios de vida Starkland. La tradición, transmitida por antepasados que habían sobrevivido a Tiempos de Fuego precedentes, decía que las plantas de esta clase sobrevivirían a las plantas normales. Estas plantas llegaron a ser comunes y se criaban bestias que podían alimentarse de ellas, las cuales alimentaban los dauri. De esta manera el país maltratado por el fuego podía volver a la normalidad.

Después, cuando el Incursor se retiraba, también lo hacían las plantas azules, y sus animales, salvo especies como los fénix, que siempre prosperaban en Valennen del Sur. Y la gente podía de nuevo tener niños con esperanza de que pudieran crecer.

Arnanak ordenó que los prisioneros fueran atados en la mejor zona de pastos que el oasis podía ofrecer. No había otra comida.

Las estrellas brillaban intensamente, el Puente Fantasma relucía sobre la pequeña roca de Narvu, sobre ensombrecidos pináculos. El aire era caliente, pero una ráfaga de brisa se levantaba como enviada por una mano bien intencionada. Por fin, los vencedores podrían tener descanso. Arnanak oyó suspiros entre la ligeramente vislumbrada masa de sus tropas así que, cuerpo tras cuerpo, se tumbaban y las cadenas se hundían bajo los brazos y patas delanteras. Se aposentó junto a un pequeño fuego. Tornak y otros tres de sus hijos yacían a su lado. Kusarat de Sekrusu preguntó si podía unirse a ellos.

—A menos que quieras dormir —añadió educadamente.

—No, prefiero permanecer despierto un rato —dijo Arnanak.

—Y yo. Mis pensamientos todavía son confusos. Hacen que me aparte del camino recto y no tengo esperanzas de conseguir un buen sueño por mí mismo.

—¿Vu? ¿Tienes conocimientos del arte de los sueños? Yo creía que no.

—No, yo no puedo interpretarlos —admitió Kusarat—. Pero puedo hacerlos placenteros… o útiles.

Arnanak asintió.

—Como yo.

—Y yo —dijo Tornak, riendo—. Esta noche quiero sueños de cerveza y hembras, no en Tarhanna ni en el salón de mi padre, sino en Port Rua cuando lo tomemos, o incluso en Sehala.

—No te precipites —le advirtió Arnanak—. Esas conquistas están lejanas todavía en el tiempo; y podemos no vivir lo suficiente para hacerlas.

—Más razón entonces para soñarlas —dijo el medio hermano de Tornak, Igini.

Su padre los hizo callar. Eran jóvenes e impulsivos. Los otros eran mayores, sobrios y casados, aunque no pasaban de los sesenta y cuatro años. Arnanak tenía poder sobre ellos todavía.

Su deseo era de que a Kusarat se le mostrara respeto. Parecía que éste estuviera ansioso de agradar, ya que preguntó:

—¿Son hijos tuyos, Arnanak? Pero debes tener muchos más que ya han conseguido su independencia. He oído que has engendrado bastantes, de más hembras de las que la mayoría de nosotros ha podido conseguir.

Arnanak no lo negó. Además de varios matrimonios ventajosos y un buen número de concubinas, sin duda había dejado embarazadas a gran cantidad de esposas que había encontrado en sus viajes. Los maridos estaban complacidos de darle esa hospitalidad, con la esperanza de que un niño fuerte naciera en sus casas. Sobre la fama y el poder, él había vencido, allí estaba, enorme, sin rastro de cicatrices, con sus ojos verdes y brillantes en su rostro oscuro, con sus dientes blancos. Cuando habló, lo hizo en tono grave:

—Sí, algunos hacen incursiones por mar, algunos llevan mis mensajes por tierra. Pero la mayoría están en su casa haciendo su trabajo, por órdenes mías. Nunca olvido lo delgado del filo en el que deberemos vivir hasta que ganemos nuevos hogares en mejores sitios. Incluso una victoria como la de hoy significa menos que la producción de alimentos y bienes que podamos conseguir.

—Ng-ng-ng… hablas como un asociado —murmuró Kusarat.

—Lo he sido. Desde entonces, he tratado con ellos en Valennen, los he observado, escuchado; siempre intentando aprender. ¿Por qué supones que extienden su poder por el mundo? Sí, tienen más facultades que nosotros, su tierra es más fértil y poblada que la nuestra, cierto, cierto. Pero principalmente, creo, principalmente tienen el hábito de la previsión.

—¿Te gustaría que los imitásemos? —preguntó secamente Kusarat.

—En cuanto nosotros podamos ganar lo suficiente y sea posible —dijo Arnanak.

Kusarat lo miró en silencio por un instante, a la luz de las llamas que crepitaban, antes de replicar:

—Y tú tratas con los dauri ¿Quién sabe con qué brujerías?

—Esa pregunta es frecuentemente dirigida contra mí —dijo Arnanak—. La mejor respuesta que puedo dar es la verdad.

Kusarat levantó las orejas y situó su cola contra su flanco.

—Te escucho —dijo.

«Cuando encontré al primero, kyai-ai, doscientos años atrás, siendo yo joven, el mundo no estaba preocupado por el Portador de la Antorcha. Ya su brillo era visible de noche, y sabíamos que venía hacia nosotros.

Pero los jóvenes no se preocupaban de un futuro distante y los viejos no tenían razón para temerlo. Vivíamos bien en aquellos días, ¿recuerdas?

»Mis padres estaban establecidos en Evisauk, donde Mekusak era Caudillo. Mi padre era libre y no había prestado juramento. Vivían en una casa en los bosques de los montes Fang, sin vecinos cercanos. Sin embargo mis padres creían que Mekusak me había engendrado, un día en que fue a buscar refugio allí. Crecí hasta parecerme a él en el tamaño y en el fuerte temperamento, y odiando el escarbar en la suciedad. Manteníamos un huerto en donde cultivábamos unas cuantas hierbas. Principalmente mi padre y mis hermanos se dedicaban a la caza. Cuando me enviaban solo, en general permanecía alejado durante días, y después, al regreso, mentía diciendo que había tenido que perseguir largamente a la fiera. No me creían, naturalmente, ya que habían visto mi actitud en las cacerías en grupo. Así, año tras año, crecía más apartado y solitario.

»Entonces, una vez, en lo alto de la ladera occidental de la montaña, donde podía tener una visión de lo que era el océano, encontré un dauri. Había vislumbrado algunos dauri antes, pero sólo vislumbrado. Venían a nuestros territorios menos que a la mayoría de los del sur de Valennen. Puede que fuera por su selvatiquez, y lo escasamente poblado por mortales que estaba. O, quizá, porque ellos tenían unas tierras mágicas donde trabajar. ¿Quién podía saberlo? Yo no lo sabía, ni lo sé ahora.

»Pero allí estaba la pequeña y extraña cosa, atrapada bajo un árbol que había caído a causa de una tormenta la noche antes. Sus brazos y piernas se movían levemente, a impulsos, bajo una piel que, al calor del mediodía, había pasado de púrpura a blanca. Los pétalos del tronco, el tronco en donde una cabeza debería haber crecido, se cerraban y abrían, como si respirasen. Y los pequeños zarcillos de éstos vibraban. Desde el vientre tres ojos brillaban, oscuros como agujeros. Pero el agujero real había sido hecho por una espina afilada; rezumaba un ligero icor.

»Sentí un doble impulso: el de huir, y el de quedarme. No obstante, decidí rápidamente. Y me vino al pensamiento: Nosotros les tememos porque nos son desconocidos, no porque sean malvados. Hay algunas historias acerca de su maldad, que podrían ser falsas; y hay otras sobre su cooperación con los humanos, que podrían ser verdaderas. ¿No sería maravilloso ser amigo de un dauri?

»Quité fácilmente el árbol de encima de él, ya que no era demasiado pesado para mí. Le llevé a una caverna cercana y curé su herida lo mejor que pude. Le hice una cama de lia. En los días siguientes le llevé agua, y alimento apropiado para los de su especie. Perdimos nuestro temor mutuo y empezamos a chapurrear algunas palabras. Yo no podía reproducir bien los sonidos que él emitía, aunque ciertamente mejor que él respecto a los míos. Aprendimos el significado de ciertos signos y ruidos.

»Cuando sanó, no me dio un tesoro de poder mágico como había esperado. Sólo me dio a entender que quería que volviera a verle, cuando me fuera posible. Llegué a mi casa tremendamente pensativo. Naturalmente no conté nada de mi aventura.

»Visité con frecuencia aquel lugar. La mayor parte de las veces nadie se reunía conmigo, pero ahora y entonces yo encontraba un pequeño regalo de aquellos seres. No usaban metal, y me dieron herramientas de piedra, inútiles para mi tamaño y mi mano, pero finamente confeccionadas y quizá de buena suerte. Por mi parte, los guiaba, recuerda que no vivían allí; sólo venían al sur cruzando las Colinas de la Desolación y a lo largo del Muro del Mundo en cortos viajes, y les ayudaba a cazar el alimento que a mí no podía nutrirme y les daba huesos de mis capturas mayores para convertirlas en herramientas. Creo que era lo único que buscaban. Los animales de las Starklands son enanos, como aprendí más tarde.

»Mientras tanto yo había empezado a cortejar una hembra. Y, tontamente, le confié mi camaradería con los dauri. Menos audaz de lo que yo suponía, se alejó de mí aterrorizada. Pronto, dos de sus hermanos me buscaron y me acusaron de haber lanzado un hechizo contra ella. El odio crea odio, pero los padres de ambos bandos se afanaron en poner coto a la disputa. Me he preguntado desde entonces si no será esta la verdadera razón del control absoluto que tienen sobre los jóvenes hasta que éstos cumplen los sesenta y cuatro años. No por derechos, no por nacimiento, no por orden de los dioses, sino porque esta regla impide que muchos jóvenes mueran.

»Sin embargo, mi padre se dio cuenta de que lo mejor era dejarme partir. Y me marché. Durante los siguientes cien años, encontré mejores cosas que hacer que correr por el monte Fang con los dauri. Fui cazador, y llevaba mis pieles a Tarhanna para venderlas. Cuando oí que los extranjeros pagaban bien la madera de fénix, me convertí en leñador. Llevaba los troncos por río hasta Port Rua, y así conocí esa ciudad. Lo que los soldados, marineros y mercaderes me dijeron sobre el Sur Sobre el Mar me encendió y me embarqué.

»Primero fui bucanero. Era un pobre negocio por aquel entonces. No nos atrevíamos a atacar ninguna isla que estuviera guarnecida, y casi todas lo estaban. Pronto me embarqué como mozo de carga en un mercante sehalano.

»Recorrí las tierras de la Asociación. Tomando todo trabajo que se me ofrecía, hasta que me uní a la Legión. Me gustaba, pero cuando mi octada terminó, no me reenganché. Había estado desarrollando mi mente. Fui a Sehala y allí viví de mis ahorros mientras leía libros. Había aprendido a leer; no es un arte de brujos como puedas pensar, y ayuda a hacer sabia a la gente.

»Entenderás. Año tras año el Incinerador era más brillante.

»Crecían los problemas en Sehala. Las civilizaciones siempre habían tenido inundaciones, hambrunas, tormentas, invasiones de los salvajes pertenecientes a países arruinados. Sin embargo, tenían esperanza. En los últimos dos ciclos, los legionarios habían salvado algo, más en el segundo que en el primero. Sí, varias legiones eran tan viejas, la Zera entre ellas. Habían sobrevivido a naciones, y aportaban a las nuevas una gran ayuda en su nacimiento y desarrollo. Más aún, los humanos habían llegado, esos extranjeros de los cuales habrás oído rumores.

»Sí, he encontrado humanos, aunque no he hablado con ellos. Pero… otra noche, Kusarat. Me has preguntado sobre mis relaciones con los dauri…

»Los archivos de las Legiones mostraban que la Estrella Cruel estaría directamente encima de Valennen. En el pasado, la mayoría de valennos, que en propiedad no pueden llamarse tassui, habían perecido. Pero mostraban también que en el pasado, antes de que se fundaran las Legiones, algunos norteños invadieron partes del Mar Fiero y Beronnen. Hoy en día, sus descendientes son parte de la civilización, pero vivieron durante el Tiempo de Fuego. ¡Vivieron!

»Pensé: si la Asociación conserva este poder, sería imposible una invasión ahora, y la mayoría de mi pueblo perecerá. Me preocupaba por ellos todavía. Las disputas que había tenido, las consideraba como disputas de amor.

»Y pensé: Pero los asociados estarán muy debilitados, si mientras tanto Valennen es fortalecida, unida, sabiamente mandada. ¿Lo ves? Y antes de que lo digas, lo diré yo. Sí, desde luego, quiero ser el que trace completo el próximo círculo. Quiero que los humanos vengan a mí, mientras yo viva, no a Sehala, y negocien conmigo. Y cuando esté muerto, quiero que mi memoria permanezca, que mi cráneo sea pieza de oráculo, hasta el siguiente Tiempo de Fuego y más allá. No es más que la paga de un soldado por salvar a todo un pueblo.

»Por estas razones regresé a casa.

»Ya has oído el resto: Cómo despejé de estorbos la nueva tierra de Ulu; cómo la hice rica y poderosa con el comercio con la Asociación, y la reocupación de los territorios que los asociados abandonaban; cómo las familias que sabían que vendrían tiempos peores me dieron su juramento a cambio de tierra y liderazgo, aprendieron de mí cómo luchar con la cabeza además de con las manos. Son los huesos de mi fuerza.

—Pero el espíritu…

—Kusarat, te hablaré francamente. Me he confiado a ti porque eres un Caudillo importante. Por tanto puedo hablar contigo con más franqueza que con cualquier otro. No eres un don nadie atrasado que se traga cualquier historia que las viejas escupan sobre los dioses. Vi que mis tassui no eran bastantes para salvarse a sí mismos…

»Volví a ver a mis dauri.

»Larga fue la búsqueda. Tuve que hacer muchos viajes, más de los que el Portador de Tormentas ha hecho. Sabes que las Starklands son secas, más que nuestras tierras, y sabes que, mientras el calor nos mata, a ellos les hace avanzar. Así, por fin, encontré a un dauri. Hablamos como pudimos. Más tarde encontré a más dauri y hablamos más aún.

»No sé si el que salvé estaba entre ellos, ni si habían oído la historia. Intenté encontrarlo, y fallé. Todo lo que tenía era un ligero dominio de su lengua y un conocimiento de sus caminos, para mostrar que había sido amigo suyo. Trabajé duramente para hacerles entender esto.

»Porque… en el Tiempo de Fuego no sólo son los mortales los que buscan todas las alianzas que pueden conseguir.

»Ellos desconfían de nosotros. Y, francamente, otra vez un trato demasiado íntimo haría que mis seguidores no desconfiaran lo bastante de ellos. Necesitaba una marca, una cosa, que pudiera portar para conservar su favor, principalmente, mientras ellos estaban lejos de los tassui. No podía hacerles entender esto, ellos son completamente distintos de nosotros; o si me entendieron, quizás no supieron que podía servir. Después de todo, yo ignoraba lo que sería indicado allí. Una marca de piedra o hueso no parecía aceptable, ya que yo mismo podía proporcionarme algo similar.

»El resultado final fue que me enviaron a sus tierras.

»Ya has oído lo que siguió. Has oído que volví con la piel y los huesos, y que tardé un año en recuperar mi salud. Pero no has oído nada del tiempo en que estuve allí. En realidad, pasé tres años investigando. Primero los dauri tomaron alimentos adecuados para mí, los depositaron a lo largo de la ruta. En las Starklands no habría raíz ni bestia que yo pudiera comer. Calcularon mal y casi me muero de hambre. Habían preparado demasiado poco. También estuve a punto de morir de sed. No es un desierto, pero necesitan menos agua que nosotros.

»Finalmente llegamos a ciertas ruinas. Me volví medio loco entre ellas, hasta que un dauri me mostró la Cosa que está llena de desconocidas estrellas. Me la entregaron y volví a casa. Algunos de ellos me acompañaron.

»Desde entonces, los dauri y yo hemos estado unidos. Tenemos secretos que no puedo revelar. Pero su voluntad hacia mí es buena, como lo es la mía hacia ellos; y mi voluntad hacia ti es buena. Ayudarán a mis amigos, y dañarán a mis enemigos. Esto es todo. Yo he hablado, y tú entenderás.»

Más tarde, cuando se disponía a dormir, Arnanak pensó: Bastante le he dicho a él. Los humanos seguramente pagarían bien por escuchar más. Lo que yo puedo decirles sobre los dauri vale su abandono de la Asociación.


VI

<p>VI</p>

Anu llevaba pocas horas bajo el horizonte y Bel estaba completamente sobre él. La luz era amarilla bajo los árboles de la calle Campbell. Y donde atravesaba las hojas translúcidas, ponía brillantes puntos de color coral. El aire estaba inmóvil y fresco, y llevaba fragancias de especias otoñales a través del río. Varios niños jugaban sobre el pavimento. Sus gritos llegaban lejanos y dulces a los oídos de Sparling. Un ciclista los esquivó. En el otro extremo no había nadie a la vista. Los laboratorios e industrias, ubicados en bajos edificios rodeados de jardines, estaban cerrados por la tarde, y sus trabajadores en casa o, unos pocos, en los alrededores del ayuntamiento para ver a los terrestres llegar y enterarse de las noticias de que eran portadores.

La primera conferencia había terminado ya, los Hanshaw habían invitado a los participantes a cenar, pensando que esto podría disminuir un poco la tensión entre ellos. Sparling se había excusado con el pretexto de que su mujer se sentiría frustrada si no cenaba en su casa, ya que le había preparado un plato especial. Sospechó que Hanshaw sabía que era mentira, pero no se preocupó. Tomando la salida trasera, y dando un rodeo, evitaría las preguntas de la multitud.

Con la pipa fría entre los dientes y las manos en los bolsillos, cortó el aire con paso rápido, ajeno al mundo. Unos dedos lo agarraron y le sacudieron. Vio a Jill Conway. Se detuvo. Se le aceleró el pulso.

—¡Uah! —dijo ella—. ¿Qué se quema? Andas como si tuvieras el diablo en el cuerpo —después de un segundo, añadió—: Malo, ¿eh?

—No debería… —Casi perdió su pipa—. ¿Qué estás haciendo aquí?

—Esperándote.

Se asombró ante su sinceridad y se detuvo.

—¿Eh? Pero, por qué…

No, obviamente no me estaba esperando. Sólo esperaba una ocasión para hablar conmigo.

Sparling se recompuso.

—¿Cómo sabías cuándo y dónde?

—Le dije a Olga Hanshaw que me llamase por teléfono tan pronto como la reunión oficial acabara. No le estaba prohibido, y creo que me debe un favor.

Jill había rescatado a los dos niños de Olga de ahogarse hacía un par de años. Era la primera vez que Sparling veía que reclamaba alguna recompensa.

—No lo menciones, Ian, por favor.

—No —prometió.

Pero Dios sabe que nosotros nos reservamos cosas confidenciales hasta que se haya planeado cómo comunicárselas a Primavera y… a la Asociación. Bien, no traicionaré mi promesa por hablar con Jill. No la traiciono. Esto es inofensivo. Si hay alguien en este planeta que merezca confianza, esa es Jill. Debería haber sido invitada a la conferencia, aunque eso podría haber levantado envidias y me hubiera distraído, o inspirado… ¡Detén tantas insensateces! Se ordenó a sí mismo. ¡Viejo Loco!

—Y al respecto de donde tenía que esperarte —le dijo Jill—, te conozco. De Campbell a Riverside y en casa. ¿No es así?

—¿Soy tan transparente? —preguntó él, iniciando una sonrisa.

—No. —Ella contempló sus pálidas facciones cuidadosamente—. Eres una persona poderosa. Sin embargo, evitas demasiado los riesgos y no guardas las formalidades banales. Por tanto, escogerías una ruta para evadirte de la gente. A esta hora, tu camino debía ser este. Primavera no es exactamente un laberinto. —Y acabó bromeando—: Conoces mis métodos, Watson. ¡Aplícalos!

No pudo hacer otra cosa sino reír y mover la cabeza.

—¿Por qué no aflojas tu corbata? —sugirió Jill—. No tienes que impresionar ya a la Marina con nuestro poderío. Además, no te favorece.

—Bien, de acuerdo.

Cuando lo hizo, ella volvió a tomarle del brazo y empezaron a andar.

—¿Qué pasó? —preguntó ella después de un rato.

—No creo que…

—Eh, eh, eh, no has jurado mantener el secreto. Te prometo que no diré nada a nadie, si es lo que quieres.

Se mantuvo silenciosa durante un rato, en el que sólo se oyó el golpeteo de los tacones de sus botas contra el pavimento. Cuando habló de nuevo, lo hizo más suavemente:

—Sí, Ian. Estoy presumiendo. Estoy buscando un privilegio. Pero tengo un hermano en la Marina. Y Larreka siempre ha sido como un segundo padre para mí. Cuando la noche se cruzó en mi vida… escogió el camino más duro tratando de distraerme y disipar mi preocupación contando chistes y anécdotas. Yo hubiera querido llorar. Pero me contuve porque él se habría dado cuenta de lo que eso significaba, y la hija de un soldado jamás muestra su pena.

—La tradición legionaria —dijo él, a falta de palabras mejores—. Sería peligrosa para la moral. Somos diferentes, somos humanos.

—No tan diferentes. Y si yo supiera… Y tan pronto como lo sepa, podré empezar a pensar en hacer algo, no me sentaré a esperar.

El debió mirarla entonces, inclinándose más de lo necesario. Ella dejó de sonreír y su mirada azul relampagueó.

—Tú ganas —dijo él—. Aunque creo que las noticias no te van a gustar.

—No esperaba que me gustasen. ¡Oh, Ian, eres un laren!

La palabra significaba, aproximadamente, «buen soldado», con énfasis en la amabilidad así como en la fuerza y la fidelidad. Ella dejó su brazo y tomó su mano. El reprimió su deseo de abrazarla. Llegaron al embarcadero y giraron hacia el norte sobre Riverside, una carretera cortada frente a la margen izquierda del Jayin. A su derecha, los árboles los ocultaban de la vista de la población, una larga fila de hojasespadas de profundas raíces, preservados en medio de la ecología terrestre de aquel lugar por servir de cortavientos, cuando los tornados procedían del oeste. Al lado opuesto, la corriente fluía, rumorosa. Las curvas y remansos hacían remolinos. Los vuelos de cohetes eran dardos brillantes. En la ribera opuesta, el pastoreo nativo seguía en la lejanía azul. Arboles alejados coronados de cobre o bronce. A media distancia, una bandada de owas graznaban, y los grandes els cantaban cada uno por su cuenta, saltando con sus seis patas, en una paz que Sparling deseó que hubiera podido ser pintada por Constable.

Allí el aire era más fresco todavía, húmedo, con una leve brisa. Al Oeste, bajo Bel poniente, unas nubes se tornaban anaranjadas. Por todos lados el cielo presentaba un color claro. Una fantasmal Celestia se empezaba a levantarse por el este. Debajo, tan alto como para semejar sólo un par de alas, revoloteaba un saru. No se paró sobre ninguno de los iburu que volaban más bajo. Puede que esperase una presa más fácil que aquellos grandes ptenoides verde-broncíneos. Un chantre se posó en una rama, pequeño, de plumas grises, sin temor, y cantó su canción otoñal.

Sparling recordó cómo Jill había continuado la tarea de su mentor, el viejo Jim Hashimoto, sobre las muchas funciones del canto en el chantre y especies relacionadas, para su primer proyecto serio de investigación, y cómo ella lo había acometido con alegría, tratando de hallar ideas nuevas. Había sido entonces cuando él… No, probablemente no. Era una jovenzuela zanquilarga, seis o siete años mayor que su hija, que sólo era para él una de los tres hijos de los Conway. Desde entonces, Alice se había casado con Bill Phillips, y Donald había seguido a Becky a un colegio de la Tierra hasta que se alistó en la Marina…

—Pronto llegaremos a tu casa, Ian —advirtió Jill—. A menos que quieras pararte y hablar.

—No, dejémoslo —dijo él—. No hay mucho que decir, de todas formas.

—¿Crees que las naves traerán correo?

—No. Al menos, nadie lo dijo. El capitán Dejerine, su jefe, prometió que las comunicaciones regulares serían mantenidas. Cuando menos, sus botes correo llevarán mensajes civiles también.

—¿Por qué están aquí?

—Eso fue anunciado ayer, después de establecer contacto. Para protegernos de un posible ataque Naksan.

—Estúpido, diría yo. ¿No crees? Estúpido como cualquier guerra.

—Puede que no.

—Bien, si su presencia garantiza los suministros que necesitamos, para tu clase de trabajo en particular, les estaré agradecida. Pero no, lo que ocurrirá es que la guerra necesitará todo el transporte del que se disponga, y aun más. El Capitán Cómo-se-llame lo confirmó hoy, ¿no? No tendrías ese aspecto si no hubiera sido así.

Sparling dio muestras de asentimiento.

Jill estudió su semblante antes de continuar:

—Las noticias eran todavía peores, ¿no?

—Exacto. Quieren construir una base aquí. Para operaciones de reconocimiento. Lo que significa depósitos, apoyos fáciles y una industria de guerra local para ahorrar en transporte interestelar. Dejerine tiene órdenes de movilizar a todo aquel que no sea necesario para nuestra supervivencia. Efectiva e inmediatamente, tendremos que justificar todo gasto de nuestra producción que no vaya a los almacenes de la Armada.

Jill se detuvo. El también.

—Oh, no —susurró ella.

El permitió que un gesto de sus hombros expresara todo su sentimiento de fracaso. Ella cogió sus manos.

—¿Tu planta de cemento? —preguntó—. ¿No puedes seguir haciendo cemento para tus presas?

—Exacto. Será requisado para la base.

—¿No podrías explicárselo?

—Lo hemos intentado. Hemos defendido cada uno de nuestros proyectos. Yo apunté que las inundaciones por la fusión de los casquetes polares ha sido uno de los mayores factores de aniquilamiento de la civilización en Beronnen del Sur. Y que si podíamos evitarlas este periastro, entonces podríamos esperar… ¡Infierno! ¿Por qué te lo estoy explicando? Dejerine preguntó cuándo empezarían las inundaciones. Le di nuestra estimación. El seguramente comprobará mis archivos. Y dijo que, en cinco años, seguramente se habría acabado la guerra y podríamos desarrollar nuestros proyectos como antes.

—¿Quieres decir que no ha oído hablar del tiempo de demora? ¿Cree que puedes construir una serie de presas en un país accidentado, con trabajo nativo y una mísera maquinaria, frotando una lámpara?

Sparling hizo una mueca.

—El y sus compañeros no eran antipáticos. No son malvados, ni estúpidos. Dijeron que tenemos libertad para protestar y apelar a la Tierra, y que ellos no argumentarían necesariamente contra nosotros. Eso dependerá de lo que decidan después de revisar los asuntos que les competen. Mientras tanto, tienen sus órdenes —aspiró una bocanada de aire—; Dios sabe quién les preguntó acerca del apoyo militar a la Asociación. Dejerine dijo que no la apoyaría. Le ha sido específica y especialmente indicado que han de quedar al margen de las disputas locales. Eso también nos incluye a nosotros, dijo. No debemos arriesgar equipo que pueda ser valioso para el esfuerzo de guerra, ni arriesgar su eficacia, que debe ser totalmente empleada en sus tareas. Además, una comisión parlamentaria ha declarado que nuestra «pasada interferencia» debía ser investigada, ya que podría tacharse de «imperialismo cultural».

Jill se asombró.

—Judas… arribistas…

—No estoy demasiado sorprendido —admitió Sparling—. Cuando fui a la Tierra el año pasado, la última moda intelectual era defender el desarrollo natural de los no humanos.

—Excepto que los no humanos sean naqsans de Mundomar, naturalmente.

—Naturalmente. Entonces, no me preocupé por Ishtar, ya que en la refutación de esa tendencia podían usarse argumentos demasiado evidentes: Si nosotros no procuramos que la civilización sobreviva, millones de seres pensantes morirían. Pero ahora…

Sparling se interrumpió. Jill acabó la frase por él.

—Ahora que tienen que racionalizar el hecho de que ellos permiten que esto ocurra, lo mejor es que prosigan su propia guerra doméstica. Una doctrina de no injerencia debe de ser un magnífico lubricante para la conciencia. ¿No te has preguntado por qué no he querido nunca visitar la Tierra?

—Hey, no juzgues a naciones enteras por sus políticos de una época. Creía, simplemente, que no te sentías inclinada a hacer un viaje tan largo para ver un montón de edificios y multitudes, teniendo tantas maravillas aquí. Pero incluso eso es incierto. Todavía hay áreas bellas en la Tierra.

—Ya me lo dijiste. —Jill golpeó su puño contra su palma—. Ian, ¿qué podemos hacer?

—Intentar que esas órdenes sean retiradas —suspiró.

—O encontrar huecos en ellas.

—Si es posible. Creo que lo primero que deberíamos hacer es tener a los hombres de la Marina a nuestro lado. Hacerles estar de acuerdo con que la Asociación tiene más importancia que una base menor fuera del teatro de guerra. Sus palabras tendrán más peso en Ciudad de México que cualquier argumento que nosotros pudiéramos esgrimir. Repito, Dejerine y su equipo me parecen personas decentes y razonables. Apoyan la guerra, pero eso no significa que sean fanáticos.

—¿Tienes planeada una gran visita turística para ellos?

—No todavía. Voy a Sehala mañana, para decir a la asamblea que… cualquier ayuda que fuéramos a prestarles, deberá esperar. No será fácil.

—No —dijo Jill en tono bajo—. Desearía que no tuvieras que hacerlo, Ian. Tú empatizas con ellos más que cualquier otro humano, y Dios sabe lo que ellos piensan de tu posición. Pero desearía que no recayera en ti esta tarea.

El la miró. ¿Se preocupa tanto por mí?

Volviéndose pensativa, ella prosiguió:

—Supón que, mientras tanto, intento persuadir a esos terrestres. Bueno, no persuadir, eso no puede hacerse en una noche, sino exponerles nuestro caso, los hechos. No tengo ningún hacha profesional que blandir; una naturalista puede continuar su investigación sin que estos cambios le afecten. Pero tengo un hermano de uniforme. Así que deberían escucharme. Seré educada, sí, y parcamente cordial. ¿Crees que eso podría ayudar, Ian?

—¡Podría!

A la vez pensó: No creo que la idea haya pasado por su mente. No tiene noción consciente de cómo flirtear. Eso le impulsó a andar, mientras se forzaba a admitir que para ella era un amigo, sólo un amigo.

—De acuerdo —dijo ella—, no estamos muertos. No carecemos de ideas. —Y seriamente añadió—: Cuando veas a Larreka en Sehala, dile de mi parte, «Yaago harao!».

—¿Qué?

—¿No lo sabes?… Bueno, no es sehalano. Es un dialecto de las islas Iren, donde estaba estacionada la Zera décadas atrás —dudó—. Algo equivalente a «No he empezado a luchar todavía». Si Larreka lo oye, se sentirá mejor.

—¿Algo equivalente? ¿Cuál es la traducción literal?

—Soy una señora. No te lo diré hasta que necesite práctica en ruborizarme… o la necesites tú.

Permanecieron en silencio durante un momento, con las manos cogidas.

—Un atardecer demasiado hermoso para hacer algo más que contemplarlo —dijo ella, mirando al río. La luz en las nubes y el agua ponía reflejos dorados sobre ella—. ¿Tiene la Tierra realmente lugares como este?

—Unos cuantos.

—¿Tu tierra?

—No, es diferente. Bosques, montañas, mar, clima húmedo…

—¡Tonto! Sé que eres de la Columbia británica. Me has confirmado lo que ya sabía, que tienes una mente tan literal como un computador. Si dijera «sapo», no te limitarías simplemente a saltar, harías todos los esfuerzos por ponerte verde.

El sonrió.

—Ve a la Tierra y encuentra un sapo. Bésalo y conviértelo en un hermoso príncipe. Entonces te apenarás. Verás que la conservación de la masa requerirá que tú te conviertas en sapo.

¿Se daba ella cuenta de que le había llamado viejo y pelmazo? Ella habló con renovada seriedad:

—Seguro que han reservado enclaves de naturaleza en la Tierra, y tú tuviste la suerte de crecer en uno de ellos. Pero, ¿no fue tu verdadera suerte venir aquí? ¿No eres feliz en donde estamos? La Libertad… —Abruptamente apuntó en una dirección—. ¡Mira! ¡Mira! ¡Un bipen!

La mirada de Sparling siguió su gesto. El animal que volaba sobre los árboles era menos parecido a un pájaro que los otros ptenoides a la vista. En lugar de cuatro patas y dos alas, tenía cuatro alas y dos patas, e interminables diferencias más, desde el esqueleto a la punta del plumaje. Era de la familia del díptero que derivaba de los ictioides de la costa de Beronnen del Sur. Pero la mayoría de cuatrialados, menos afortunados que los de dos alas, estaban confinados en Haelen. Nunca había visto un bipen antes. Era una grande y hermosa criatura, de plumaje violeta a los rayos del atardecer.

—Están empezando a trasladarse al norte —dijo Jill—. Pensaba que esto pasaría. Restos del último ciclo, derivaciones de los cinturones de tormentas… Ian, ¿soy malvada por interesarme tanto por las consecuencias del paso de Anu en la ecología? ¿Por sentirme fascinada al contemplarlas?

No, quiso decir, tú no puedes hacer nada que esté mal.

No pudo pronunciar eso, pero dijo una palabra más significativa que toda la frase:

—Ciertamente no.

El grito de ella lo interrumpió. Fijó su atención en el cielo.

El saur, que había estado en la lejanía, descendía. Sus alas portaban garras afiladas y un pico curvado; Sparling oyó el silbido del aire detrás de él. Oyó el impacto que rompió el cuello del bipen y vio esparcirse la sangre. La sangre orto-ishtariana es púrpura, y salvajemente fluorescente. El saru se afanaba con la pesada presa que había logrado.

Las lágrimas aparecieron en los ojos de Jill.

—Esto ocurre, supongo, cada mil años. Quizá las especies han dependido siempre de esta clase de cosas. Pero nosotros no lo necesitamos, ¿verdad?

El sacudió su cabeza.

—Por Dios, nosotros no renunciaremos. Excúsame —dijo con voz temblorosa—. Intento ser fuerte, pero… ese pobre pájaro que ha venido aquí a morir… Mandémosles al infierno, Ian. Gracias por todo. Buenas noches.

Ella se despedía y empezaba a caminar, Bel se ocultó bajo el horizonte.

Sparling permaneció allí, cargando su pipa, hasta que desapareció de su vista. Las nubes se tornaron azules, salvo en donde la luna las iluminaba. Las estrellas se avivaron, y Marduk brilló. Pensó en lo castigado que estaba aquel planeta por las tormentas que Anu producía en su atmósfera. Pero desde cien millones de kilómetros, nada era visible excepto la paz. El aire era fresco, el agua corría rumorosa, el humo daba a su boca un beso acre.

Pensó que, en realidad, aquel lugar y momento eran más plácidos que su tierra natal. No importaba lo que la Tierra fuera para Ishtar, excepto por haber llevado al hombre hasta allí; la costa canadiense occidental nunca sería como el Valle Jayin.

Jill tiene razón. He sido afortunado.

Su hija había dicho lo mismo el último año, cuando hizo un viaje turístico a su añorado país. El colegio en que estudiaba estaba en la megalópolis de Río de Janeiro.

Su juventud había transcurrido entre los árboles y las corrientes claras, ya que su padre, que era arquitecto espacial, fijó en Vancouver su residencia, ya que no quiso abandonar la Tierra de forma definitiva. Su madre era programadora y podía trabajar en cualquier lugar. He visto la prosperidad y también el subdesarrollo, le dijo a Yuri Dejerine cuando acabaron las discusiones. No se equivoque conmigo. Simpatizo, estoy de acuerdo en que esa gente merece mejores oportunidades. Tantas como los humanos. Yo estaba aun en edad escolar, tenía quince años, cuando Gunnar Heim nos condujo a la victoria sobre Alerion. Eso no es solamente algo que yo sé, yo siento lo que eso significa.

Pero cuando empecé a trabajar, fuera del sistema, como ingeniero, encontré a los naqsans y, ¡por Satán!, son de nuestra clase. Entonces, en los últimos veinte años que he estado en Ishtar, este ha llegado a ser mi mundo, aquí es donde mi deber está…

Trató de volver al presente. El tiempo de la revisión había pasado. Sus botas resonaron.

El crepúsculo se estaba convirtiendo en noche, cuando finalizó su corta ascensión por la calle Humboldt, desde Riverside, y abrió la puerta. El resplandor de las ventanas dejaba ver las rosas marchitas y trozos baldíos en el césped. Las plantas terrestres no se desarrollaban bien. Para eso, tendrían que pasar algunos años, matando gusanos que traían de la Tierra, y eliminando algunas bacterias del suelo, tratando de conseguir la composición original de acidez, nitrógeno y otros elementos, permitiendo a los microbios nativos reconstruir el humus. Las plantas exóticas que no eran escrupulosamente cuidadas enfermaban y morían. Tengo que abonar, drenar, hacer lo que sea necesario, pensó. Cuando tenga oportunidad; si la tengo. No había jardineros en Primavera. Becky tenía que hacer el trabajo.

Debo ser honesto conmigo mismo. Podría encontrar las horas necesarias si quisiera. La verdad es que me gustan los jardines, pero no su mantenimiento. Me resulta más divertido hacer cosas de carpintería para mi casa, o juguetes para regalar a los niños humanos o ishtarianos. Y Rhoda tiene lo que Jill llama un marchito y experto pulgar.

Atravesó la puerta principal. Su mujer dejó el libro que estaba leyendo. Reconoció una novela que había tenido mucho éxito en la Tierra, cuando él estaba allí. La bibliotecaria se había encargado de hacer varias copias. Sentía curiosidad por el contenido de la novela del día y había intentado varias veces iniciar su lectura. Sin embargo, siempre le parecía estar demasiado ocupado, o demasiado cansado, y prefería relajarse con un viejo conocido como Kipling, o estaba intrigado por una pieza de literatura ishtariana, o…

—Hola —dijo su mujer—. ¿Qué pasó?

Su inglés guardaba un rastro de acento brasileño. Tiempo atrás, había aprendido el portugués y lo hablaban en casa. Pero perdieron la costumbre y él su vocabulario.

—Me temo que no podré decírtelo de momento.

Se sintió culpable. Sabía que ella no era una charlatana y que Olga Hanshaw había podido escuchar lo que había querido. Pero se disculpó a sí mismo diciéndose que estaba demasiado cansado para tratar aquel miserable asunto otra vez, más aún cuando Rhoda, situada en una posición poco importante en el departamento de abastecimientos, necesitaría toda clase de explicaciones y detalles de aquello que Jill había comprendido al instante.

—No es bueno —dijo ella después de mirar su rostro.

—No, no es bueno.

Se desplomó en una silla. Y dijo lo mínimo que debía revelar:

—Mañana iré a Sehala. Iré para, uh… negociar con la asamblea. Creo que estaré fuera unos cuantos días.

—Ya veo —se levantó—. ¿Quieres beber algo antes de cenar?

—Desde luego. Dos dedos de ron con un poco de limón. —Los levantó unidos, en posición vertical.

Cuando ella sonrió, un rastro de su antiguo atractivo se hizo presente y recordó a la chica estudiosa que había encontrado en el trabajo. Nunca había sido una chica espectacularmente bella, originalmente él había considerado que tenía la belleza necesaria para botar un solo barco. Pero siempre había sido un poco torpe con las mujeres; vio que podía tener a Rhoda Vargas si quería, y que ella sería una buena compañera; y procedió sistemáticamente a enamorarse. «Me estaba esperando a mí», dijo ella.

Más joven que él, sin embargo mostraba más tonos grises en su pelo. Su cara, de nariz chata, se había vuelto mofletuda, y también su cuerpo, de escasa estatura, había engordado. Todavía cuando pasaba junto a ella, camino de la cocina, posaba la mano en su cabeza y recordaba los primeros años.

Una vez solo, aspiró el humo de su pipa y se preguntó si el difícil nacimiento de Becky había iniciado el lento cambio. El doctor les dijo que no era posible implantarle un nuevo útero; ella lo perdería, y a la criatura también. Pero ellos no habían sido requeridos para que tuvieran más hijos. ¿Pudo la pérdida interna acarrear consecuencias tan sutiles que la medicina no pudiera detectar? El caso es que ella seguía siendo popular en la comunidad, una excelente cocinera, etcétera, etcétera, pero poco a poco se iban separando, tanto física como espiritualmente.

O bien, se preguntó por enésima vez ¿se produjo el cambio principalmente en mí? Por su trabajo había tenido que recorrer medio planeta, mientras ella y la niña se quedaban en casa. Tenía que realizar frecuentes viajes a la Tierra, y ella, que añoraba a su pueblo más de lo que él al suyo, tenía que conformarse con unas pocas semanas cada cuatro años. Por otro lado, ella mantenía sus relaciones humana en Primavera, mientras que él las incrementaba con los Ishtarianos y sus mentes.

Por la causa que fuera, ya no sentía por ella nada más que un vago deseo y cierta compasión: una verdad de la que sólo hacía partícipe a su corazón. Cuando sus proyectos requirieron que permaneciera la mayor parte del tiempo allí, planeando y dirigiendo, y no en el campo, su principal sentimiento fue de resignación.

Hasta que se dio cuenta de la existencia de Jill Conway.

Rhoda apareció con las bebidas:

—Me alegro de que hayas venido pronto, querido. Has estado esforzándote demasiado. Para esta noche había pensado, si no llegabas tarde, hacer un plato especial.


VII

<p>VII</p>

El Capitán Dejerine aceptó encantado la invitación para realizar un corto viaje acompañado de una persona que pudiera explicarle lo que viese. Además, era una ocasión para empezar a hacer amigos en una comunidad de la que necesitaba cooperación y que sabía hostil a sus propósitos. Y por otra parte, aquello era un descanso, después del largo viaje espacial. Cuando la persona que Goddard Hanshaw nombró se convirtió en Jill Conway, su placer se tornó en deleite.

Ella le llamó antes de la salida de Bel, en la tenue luz roja de Anu, bajo en el norte. El y varios de sus compañeros estaban temporalmente alojados en la posada; la mayoría de los hombres permanecían en órbita hasta que sus refugios prefabricados pudieran erigirse. Se le había suministrado un vehículo («Una cortesía antes de que lo requise», le había dicho Hanshaw irónicamente.) El de Jill era mucho más grande y ligero. El estaba espantado ante la perspectiva de que ella lo condujera, pero apretó los dientes y, de pronto, se encontró disfrutando de la velocidad. Por entonces habían cruzado el río sobre un pequeño ferry automático, ya que la máquina carecía de capacidad de vadeo, y habían penetrado bastante en el sector ishtariano.

Bel se elevó en el cielo, las sombras se hicieron dobles y la luz se convirtió en rosada. Jill se detuvo junto a un bosquecillo muy agradable.

—¿Qué tal si desayunamos? —propuso—. Después proseguiremos el recorrido.

—Magnifique. —Dejerine abrió el maletero del vehículo—. Lamento no poder hacer una gran contribución, pero aquí tengo un salami italiano, si quiere aceptarlo…

—¡Pues claro! —ella aplaudió—. Lo he probado una sola vez en mi vida. Créame, un primer amor no es nada comparado con un salami italiano.

Mentirosa, pensó, recordando a Senzo. Y todavía… La herida estaba curada.

Dejerine le ayudó a extender un mantel sobre la hierba y a desempaquetar la comida que ella había llevado: pan, mantequilla, queso, jamón. Es amable, pensó, y condenadamente atractivo además. Mientras ella preparaba la cafetera, él comenzó a hablar:

—No he tenido ni un minuto para decirle esto, señorita Conway, dado su maratoniano proceder. Pero conozco a su hermano Donald. Me pidió que le diera sus mejores recuerdos.

—¿Eh? —Ella se puso en pie de un salto—. ¿Lo conoce? ¿Cómo está? ¿Dónde ha sido destinado? ¿Por qué no ha escrito?

—Estaba muy bien la última vez que lo vi —replicó Dejerine—. Pasamos unas cuantas horas hablando, durante unos cuantos días. Verá, cuando fui asignado aquí, busqué a cualquiera que procediera de Ishtar, con la esperanza de conseguir información. Y así encontré a Don. Me contó muchas cosas de usted. ¿Que dónde ha sido destinado? Sé únicamente que está en el frente. Por favor, no se preocupe demasiado por él. En todos los campos posibles: equipo, entrenamiento, organización; somos muy superiores al enemigo. Por otra parte, tenía mucho trabajo, y estaba preocupado; admitió que odia escribir cartas, y por tanto me pidió que le transmitiera sus recuerdos. Le hice prometer que escribiría pronto.

Jill suspiró:

—Un millón de gracias. Ese es Don, sin ninguna duda. —Volvió a ocuparse de la cafetera—. Dejaremos los detalles para más tarde. Podemos llegar hasta la casa de mis padres. Mi hermana y su marido querrán oírlo también.

—Como quiera.

Tuvo el buen sentido de no intentar ayudarla, ya que sólo hubiera logrado entorpecer. En su lugar, admiró el paisaje.

El terreno era una llanura ligeramente ondulada. Estaba poblada por los rojos hojasespada, aunque sus altos brotes ponían tonalidades amarillo brillantes. La vegetación sombreada por los árboles era de escaso crecimiento, como la lia que los humanos llamaban dromia. Un manantial surgía de una roca, formaba un pequeño arroyo y se desvanecía en el suelo. Sin embargo regaba una amplia zona, a juzgar por la vegetación que crecía a su alrededor. El viento soplaba caliente y seco, trayendo una miríada de olores abrasados, levantando mil rumores que se elevaban por encima del sonido del agua.

—¿Conoce los nombres de todas estas plantas? —preguntó Dejerine.

—Las variedades comunes —dijo Jill—. No soy botánica. Sin embargo —señaló a su alrededor—, la mayor parte de lo que ve son distintas clases de lia. Es tan variada y tan importante como la hierba en la Tierra. Matorrales… Ese de ahí es el corazón amargo; los ishtarianos lo usan como tónico, y parece tener propiedades medicinales para los humanos también. Pero no se apropie de la horrible cosa, ladrón nocturno. Puede provocar una enfermedad ishtariana, y matarle a usted o a mí si la comemos. No hay flores de fuego por aquí, pero las hierbas de trueno son realmente espectaculares cuando llega la estación de las lluvias, a la que nos encaminamos. Y, en primavera, el pándaro.

—¿El qué?

—Olvidé que no las conoce. No importa. Atrae a los entomoides para regarlos con polen duplicando así sus atractivos sexuales. En ambos sexos. Todo un espectáculo.

Por un instante lamentó su observación. Dejerine podía interpretarlo como una invitación. El preguntó sencillamente:

—¿Suele traducir los nombres nativos?

—Rara vez —respondió ella, aliviada.

Bien, si hay que hacer algo, pensó, mejor empezarlo ahora, no es que vaya a obtener un trofeo en el concurso de «femme fatále» del año.

—La mayoría son intraducibles. ¿Cómo diría «rosa» en Sehalano? Y, además, es casi imposible que lleguemos a pronunciar los nombres originales correctamente. Así que nos inventamos unos para nuestro uso. El primer trabajo científico sobre el filum fue hecho por Li Chang-Shi.

—Hu-hum. Creo que la molécula fotosintética no es aquí idéntica a la clorofila, sólo similar. Pero, ¿por qué son el rojo y el amarillo tan frecuentes?

—La teoría es que el color amarillo es el básico, pero los pigmentos rojos se iniciaron en Haelen por absorción de energía. Una plantación de bebedores de sol es algo salvaje, único. Se probó que el filum es capaz de extenderse por todo el globo, diferenciándose de varias maneras. Sólo es una teoría, ¿se da cuenta? ¡Dios, un mundo entero! En un siglo sólo hemos empezado a conseguir trazar las líneas básicas de lo poco que conocemos… Vamos a comer. ¿De acuerdo?

Cuando comenzaron, una bandada de peregrinos oscureció el cielo, estruendosos con el batir de sus alas y con sus chillidos. Azarosamente, varios salieron del grupo y descendieron a tierra, con sus seis patas ondulando graciosamente. Mediante los binoculares, los humanos vieron detalles que Jill explicó:

—No tienen cuernos verdaderos los pteroides de Ishtar. Lo que ve no son más que apéndices, como los del rinoceronte. Por unas ciertas causas de azar, unos cuantos grandes tipos del Beronnen del norte los desarrollaron de una forma impresionante, pero principalmente como adorno. Mire… ¿Puede ver cómo las patas delanteras tienen forma especial? Y sus uñas son armas afiladas en extremo. Parece existir una tendencia general en los habitantes de Ishtar a que el primer par de miembros haga algo más que ayudar a la locomoción. El caso extremo, naturalmente, son los sophonts y sus parientes; las patas delanteras llegan a ser brazos y los pies delanteros manos.

Cuando el espléndido espectáculo hubo terminado y volvieron a remontar el vuelo, Dejerine la miro gravemente mientras decía:

—Tengo la impresión de que todos los que han nacido en este planeta deben amarlo.

—Es nuestro —replicó Jill—. Aunque de una forma peculiar. Nuestra raza nunca lo poseerá, no seremos nunca más que unos pocos. Pertenece a los ishtarianos.

El dirigió la mirada a la taza que sostenía.

—Por favor, trate de entender. Me doy cuenta de lo desanimados que deben estar ustedes ahora que sus planes humanitarios han sido postergados. Las guerras siempre interrumpen muchas esperanzas, o las destruyen. Pido porque ésta acabe lo antes posible. Mientras tanto, quizás podamos hacer algo por ustedes.

Puede, pensó Jill. No empujes demasiado, chica. Sonrió, y, muy ligera y brevemente, apretó la mano de él.

—Gracias, Capitán. Ya hablaremos al respecto. Pero hoy disfrutemos de la excursión. Se supone que soy su guía, no su incordio.

—De ninguna de las maneras. Ah… ha mencionado parientes de los nativos. Mis fuentes los describen equivalentes a los simios…

—Por el estilo. Como el tártaro que realmente es similar al mandril. El más próximo es el que llamamos duende.

—¿Las especies semiinteligentes? Ah, sí, estaba llegando a eso. ¿Qué es lo que se sabe acerca de ellas?

—Muy poco. Son escasas en Beronnen. Bastante numerosas, o esa es nuestra impresión, en el hemisferio opuesto; pero ishtarianos completamente desarrollados apenas han entrado allí. No puedo decirle mucho más, aparte de que los duendes hacen toscas herramientas y parecen tener algún tipo de lenguaje. Como si el Australophithecus sobreviviera en la Tierra.

—Hum. Es extraño que se lo hayan permitido.

—No. No realmente. Recuerde que entre los dos hemisferios hay una enorme masa oceánica, más tormentosa que cualquiera de la Tierra.

—Quería decir, una vez superadas las distancias.

—Los ishtarianos no serían capaces. Ni incluso los más feroces guerreros de los bárbaros tienen la sed de sangre de los terrestres. Por ejemplo, nadie ha torturado a prisioneros por diversión o los ha masacrado por conveniencias. Probablemente piensa que la Asociación de Sehala es una especie de imperio. No es así. La civilización se ha desarrollado sin ninguna necesidad de Estado. Después de todo, los ishtarianos tienen una forma de vida más avanzada que la nuestra.

La sorpresa de él la detuvo, hasta que se dio cuenta que aquella idea, con la que ella había convivido siempre, era nueva para la mente de su interlocutor.

Después de un momento, él dijo lentamente:

—Mis lecturas mencionan una evolución postmamífera. Nunca ha quedado claro para mí lo que eso significa. ¿Está usted diciendo que son más inteligentes que nosotros? Esto no estaba en mis libros. —Tomó aire y prosiguió—: Cierto, parecen mejores que nosotros en ciertos aspectos, pero menos rápidos y originales en otros. Eso es usual entre especies de sophont contrastadas. Los totales siempre parecen ser aproximadamente parejos. Creo que la explicación es razonable, que pasado un punto no hay presión de selección natural para incrementar el poder cerebral, e incluso esto podría desequilibrar grotescamente el organismo.

Ella lo estudió con respeto creciente. ¿Había tenido en cuenta él, el hombre militar, esos problemas, esos pensamientos?

De acuerdo, le pagaré cumplidamente su pregunta en especie, no hablando ni más ni menos de lo necesario.

—¿Puede soportar una conferencia?

El sonrió, le ofreció un cigarrillo de una pitillera de plata y, después que ella hubo rehusado, dijo:

—¿Cuando un conferenciante como usted es quien la da? Mademoiselle, intento ser un caballero, pero mis glándulas están en buen funcionamiento.

Jill gruñó:

—Tendremos una sesión de preguntas de veinte minutos al final. Vamos con ello.

«Ya sabe que la vida aquí (orto-vida, no T-vida), se desarrolló similarmente a como lo hizo en la Tierra, siendo las condiciones originales casi idénticas. Principalmente la misma composición química, dos sexos, los vertebrados, que descendían de algo parecido a un gusano anélido, etcétera. Tanto unos como otros podemos comer la mayor parte de nuestros alimentos respectivos, aunque se producirían deficiencias vitales si intentáramos una dieta exclusiva; y ciertas cosas que gustan a una raza son venenosas para la otra. El hecho de que unos sean hexápodos y otros cuadrúpedos parece ser trivial, un accidente biológico. Ishtar tiene sus equivalentes de peces, reptiles, aves, mamíferos, etc. Las diferencias son lo suficientemente importantes como para que les apliquemos el sufijo —oide a sus nombres. Por ejemplo, los theroides son de sangre caliente, nacen como cualquier mamífero y se alimentan con la leche de la madre en su primera edad; pero no tienen pelo ni placentas; en su lugar tienen alternativas sorprendentes… En general, las variaciones son infinitas.

»Pudieran haber sido más parecidos a nosotros, pero, hace mil millones de años, Anu se convirtió en una gigante roja. Esto produjo un crecimiento mayor, y una mayor suciedad cada vez que pasaba cerca. Y dio lugar a que los animales de sangre fría —los reptiles, si lo prefiere— hayan estado aquí aún en peores condiciones que en la Tierra. No hay restos de fósiles de algo análogo a los dinosaurios. Los theroides trazaron una primera ruta y la mantuvieron.

»Sobre esta base, con la que ya debe estar familiarizado pero que yo quiero poner de manifiesto, pensamos nosotros, procure tenerla en cuenta usted también, la evidencia real hasta la fecha es lastimosamente escasa… pensamos que los theroides tuvieron más tiempo para evolucionar que los mamíferos terrestres. Sí, ya sé que los mamíferos son muy antiguos, pero no existieron realmente como tales hasta el Oligoceno. El truco que se inventaron aquí y que nosotros no tenemos en la simbiosis. Oh, sí, usted mismo es simbiótico en algunos de sus propios órganos. Un ejemplo de esto es la flora intestinal. Pero el bien desarrollado theroide ishtariano es un completo zoológico y jardín botánico de especies cooperativas.

«Tomemos un sophont, una de las especies más próximas, como ejemplo. Su pellejo es una planta musgosa, profundamente enraizada en la piel pero conectada a la corriente sanguínea… porque su piel es mucho más complicada que la nuestra. Su cabellera y sus cejas parecen hiedra. Sus ramas hacen una armadura para la columna vertebral y su peligrosamente fina caja craneana. Las plantas toman el dióxido de carbono, agua y otros productos del metabolismo animal para su propio uso. Devuelven directamente oxígeno, más un completo surtido de materiales semejantes a las vitaminas que apenas hemos empezado a identificar. Cierto, las plantas no constituyen un sistema completo respiratorio-eliminativo. Abastecen a los pulmones, el corazón doble, intestinos, a cada órgano… todos ellos con sus simbiontes especiales… pero el resultado es un individuo que funciona mejor que nosotros. Puede asimilar una gran variedad de materias alimenticias. Desperdicia menos agua que nosotros; por ejemplo, al sudar, orinar o simplemente respirar. Gracias a Anu, el agua es escasa en grandes áreas de Ishtar. Y, eh… nuestros nativos también tienen un sistema de alimento de emergencia: sus mismas plantas. Pueden comerlas y sobrevivir, aunque durante un tiempo carecerán de ellas. Pero pronto crecerán de sus propias raíces o germinarán en su piel las esporas que flotan en el aire o yacen en el suelo, ¡como lo hacen en la piel de los recién nacidos!

Jill hizo una pausa para tomar aire. —Puedo apreciar las ventajas de eso —dijo Dejerine lentamente.

—¿Lo sabía ya?

—Lo había leído, sí. Sin embargo, me gusta oírlo de nuevo en un contexto más amplio.

—Ahora llegaremos a eso, espero. —Con una excitación que nunca antes había sentido, Jill continuó—. Estas ventajas van más allá de lo obvio. Mire, una simbiosis como ésta no es meramente una ayuda directa. Libera genes.

Observando su desconcierto, prosiguió:

—Bien, piense, genes, que la vida ishtariana también tiene, genes para almacenar información. Su capacidad de almacenamiento es muy grande, pero no infinita. Imagine un conjunto de ellos que gobierna alguna función metabólica. Ahora imagine que esa función es asumida por sus amigables vecinos simbiontes. Los genes no serían necesarios para esto nunca más. Pueden pasar a nuevas líneas de trabajo. La mutación y la selección dependerán de lo que ellas hagan. El grado de mutación es probablemente más alto entre los theroides ishtarianos que entre los mamíferos terrestres, ya que la temperatura corporal también lo es. El problema en Ishtar es con más frecuencia mantener el frío que mantener el calor; y los theroides lo solventan parcialmente a través de sus plantas, mediante química endotérmica más que transpiración, y parcialmente por el estado de calor natural de ellos mismos… Estoy divagando demasiado sobre el mismo punto, ¿verdad? Bueno, la Naturaleza también lo hace. Lo que intento dejar claro es que los ishtarianos tienen ventajas sobre nosotros, incluyendo una historia de evolución más larga como animales homeotermos. Ellos pueden no haber alcanzado su nivel de inteligencia presente tan tempranamente como los humanos… Aunque Dios sabe cuando fue eso. Pero lo han hecho más gradualmente. Esta es una de las razones por las que los duendes están todavía por aquí. Y la historia lo demuestra.

Dejerine frunció el ceño.

—¿En sus cerebros, quiere decir? —preguntó.

Jill asintió. Sus cabellos pendularon sobre sus hombros.

—Sistemas nerviosos como un todo —dijo—. El hombre está mucho peor construido, usted lo sabe. Se ha dicho que nosotros tenemos tres cerebros, uno encima de otro. El primer vástago es el cerebro reptiliano, después el cerebelo mamífero y, por último, la superdesarrollada corteza cerebral. No trabajan juntos en una completa armonía, de aquí los asesinatos y las revueltas. El ishtariano tiene más unidad en su cabeza. Puede verlo si efectúa una disección. La locura parece ser desconocida, literalmente no existe, a menos de que se considere como tal la demencia debida a un masivo deterioro físico. Ni la enfermedad. Los ishtarianos sólo tienen pequeñas y preciadas enfermedades, que tratan de estudiar todos los curadores especializados que se dedican a eso. Y en cuanto a las neurosis… Eso está por definir, ¿no? Sólo diré que nunca he conocido a un ishtariano que tuviera un tic nervioso. Y he de decir que, por muy poderosos y extraños que podamos ser, no hemos producido ningún shock cultural aquí. Nos respetan, aceptan de nosotros las cosas e ideas que encuentran útiles, pero integrándolas con las viejas costumbres.

Se apoyó contra el tronco en donde estaba Dejerine, sorbió un poco de café, tomó un mordisco de su emparedado de jamón. Había hecho la mermelada en casa, mitad fresas, mitad newton nativo. Se sintió complacida cuando el terrestre repitió.

—M-m-m, sin duda la superioridad fisiológica cuenta para la longevidad de los ishtarianos. De trescientos a quinientos años, ¿no es cierto? Jill asintió.

—Creo que ha sido otro de los factores que ha contribuido a su superioridad. En la Tierra, generaciones de vida corta significa turnos genéticos rápidos, evolución rápida. Esto debería ser una ventaja para las especies. Me inclino a creer en la teoría que dice que estamos programados para empezar seriamente a envejecer a una edad temprana como son los cuarenta años por esta exacta razón. Pero Ishtar sufre del acercamiento de Anu cada mil años. Los efectos son poderosos durante sólo un siglo. La longevidad probablemente ayuda a conservar las adaptaciones al ciclo, y por tanto ayuda a la supervivencia de las especies.

—Una fría conclusión.

—¿Oh? No me dé la lata.

Jill pensó durante un momento. De acuerdo, seamos francos con él. Necesitamos su… empatia… más que su comprensión intelectual.

—Bien, es inútil negarlo, a todo el mundo le gustaría vivir esa cantidad de años saludablemente. Pero ya que no podemos, es inútil llorar. Los ishtarianos tienen un castigo. Cada dos generaciones. Y no emiten ni un gemido. El quedó silencioso durante un rato, con la mirada perdida en la lejanía, antes de murmurar:

—Debe tener curiosos efectos sobre los de Primavera. El mismo centauro que fue el amigo de su abuelo lo es suyo, y lo será de sus hijos… Pero antes de que creciera era su maestro, su protector, probablemente su ídolo. Perdóneme; no deseo ser impertinente; pero estoy interesado en saber si mis suposiciones son correctas, si para algunos de los residentes a largo plazo, algunos autóctonos son figuras paternales.

¡Por Darwin, es un bastardo sorprendente! Su mirada volvió a posarse sobre ella. Se había dado cuenta de que había tocado un punto sensible. ¿Por qué negar lo que podría saber interrogando a cualquier persona del pueblo?

—Sí, supongo. Quizás yo sea un ejemplo. Larreka, el comandante de la Zera Victrix… siempre hemos estado muy próximos. Me atrevería a decir que he absorbido un buen número de actitudes de él. —Impulsivamente, continuó—. Me comprendió en una mala experiencia de una forma como nadie más en el universo hubiera podido hacerlo.

—Oh —Dejerine preguntó causadamente—. ¿Desea hablar sobre ello?

Jill sacudió su cabeza. ¿Por qué voy a confiar en él? ¿Es el enemigo, no?

—No, no me gustaría, por ahora.

—Lo entiendo —dijo gentilmente.

Ella recordó…

Los animales no voladores grandes son raros en Ishtar. Cada mil años, el alimento es escaso en la mayoría de regiones. Beronnen central y del sur podía mantener algunos, como los leones árbol y los casi elefantinos valwas. Pero al norte, el continente se convierte en una serie de secas sabanas conocidas como Delag. Allí la caza menor abunda, entre los pasos de Anu. Al menos cincuenta clases de azar, por ejemplo, varias de ellas bastante grandes. Las bestias que matan para comer son del tamaño de un perro, o menores, aunque con poderosas mandíbulas capaces de devorar rápidamente. Van en manadas. La población sophont es escasa, apenas unos cuantos pastores que no cazan demasiado. Aquí y allí se levantan ciclópeas ruinas en el interminable mar de lías amarillas, y se cree que la civilización se inició allí.

La construcción que reúne todas esas paradojas es el sarcófago.

En su onceavo cumpleaños, lo que en la Tierra hubiera sido unos pocos meses después del doceavo, Jill se unió a la partida de Larreka en un viaje a los Dalag. Aprovechando la excursión, el comandante planeaba estudiar las situaciones posibles para la construcción de fortalezas contra las incursiones bárbaras, que se producirían cuando el sol rojo llegara. Un humano adulto iba también, Ellen Evaldsen, la joven y querida tía de Jill, una planetóloga que quería estudiar las formaciones rocosas además de aventurarse en nuevos horizontes.

Marcharon felizmente. A menudo la chica cabalgaba sobre Larreka o sobre un amigo suyo. Y en campamentos alumbrados por el fuego, por las estrellas, por la luna, u ominosamente por Anu, la mujer contaba historias de la Tierra hasta que Jill no podía distinguir cuál de los dos sitios era más maravilloso. Entonces alcanzaron los Dalag, y tenían una grandiosidad mayor de la que se podía explicar con palabras.

Llanuras susurrantes, doradas, rotas sólo por oscurecimientos y árboles como llamas. Misteriosos lugares sombreados al frescor del agua de un pozo. Un firmamento azul oscuro y un calor sin piedad, antes de que con la noche llegara la frescura y una miríada diamantina de estrellas. Encuentros con pastores, unas pocas palabras y una taza de té bajo una tienda. La noble visión de un wo saltando ágilmente para reunir los els y owas de su amo… Oh, sí, visiones crueles también, menos el ver a sus camaradas cazar limpiamente un animal con el arco o la lanza que observar a una partida de tartars conduciendo a un azar a un alto de la vegetación, y acorralándolo para matarlo salvajemente…

—Pero tienen que hacerlo —le dijo Larreka a Jill—. Nosotros podemos conservar la carne manteniéndola en jugo intestinal. Los animales no pueden. O, aquellos que producen jugo intestinal por ellos mismos, pueden hacerlo, si comen con rapidez. Los tartars no pueden. Si no lograran comer la mayoría de sus presas vivas, tendrían que matar ocho veces más para conseguir una alimentación equilibrada. Y… si no hubiera bestias de presa, el resto tendría que masticar hierbas y morir de hambre.

—¿Pero por qué las cosas de aquí han de ser siempre lógicas y correctas? —protestó ella—. ¿La carne no se pudre aquí antes que en otros sitios?

Larreka apeló a Ellen, que repitió con diferentes palabras información para Jill al respecto. El moho aéreo llamado sarcófago por los humanos es inofensivo contra cualquier cosa viviente. Pero se posa al instante sobre la carne muerta, se multiplica tremendamente y, en dos o tres horas, reduce al animal más voluminoso a los huesos. Parece ser que requiere un clima particular, ya que sólo crece en los Dalags y en las cercanas islas de Mar Fiero. ¿O es el clima que lo determina? ¿Y qué extraña adaptación a la evolución lo ha hecho tan fuerte?

—No es un horror, Jill, querida, es un misterio que debemos resolver.

—He oído decir que este fue el origen de las primeras civilizaciones —añadió Larreka.

Jill le dirigió una mirada.

—Bueno, es sólo una opinión —dijo Larreka—. Un viejo soldado como yo no puede juzgar. Sin embargo, algunos de nuestros filósofos y algunos de nuestros científicos creen que puede haber pasado así. Cuando la gente intentó vivir en estos territorios, tuvieron que convertirse en vegetarianos. Pero entonces encontraron ciertas bestias de presa que, producían jugos intestinales capaces de matar al sarcófago. Desde luego toda aquella gente sabía que los jugos conservaban la carne. Necesitaban utensilios, como calderas para hervir los intestinos del animal y recipientes para poner en remojo a los animales muertos. Este sistema se empleaba con animales de rebaño, ya que era muy complicado para llevarlo de caza. Tú lo has visto. Los aparatos son pesados, hechos de piedra o de alfarería. Así que aquella gente primitiva se estableció en chozas de hierba, que les ayudaban a mantenerse un poco más frescos y guardaron rebaños, y empezaron a pastorear… Más tarde, la idea de las casas y los ranchos se trasladó al sur, donde la vida es más fácil y, desde entonces, Beronnen del Sur ha sido el corazón de la civilización. Pero puede que fuera aquí donde comenzara.

—Eso incluye gran cantidad de mitos, religiones, rituales y conceptos de la vida y de la muerte, desde Valennen hasta Haelen —añadió Ellen Evaldsen—. Todas ellas basadas en lo transitorio de la carne.

—¿Huh? —gruñó Larreka—. Bien, si usted lo dice, señora.

Y así Jill llegó a comprender. Ella ya sabía que la ruina visitaba al mundo, una y otra vez. Desde que tuvo uso de razón, recordaba a Larreka preparándose para la siguiente, y a los humanos planeando sistemas para hacerla menos mortífera. Aceptó rápidamente los Dalag por lo que eran.

Hasta el día en que Ellen murió.

Sucedió con brutal rapidez. La mujer había subido a una alta roca negra sacada de la sabana, de la cual ella decía que no tenía nada que hacer allí. Parecía segura. Pero tenía una invisible debilidad. ¿Provenía, quizás, esta debilidad de millones de años de tormentas y pasos de Anu? Desde el campamento vieron cómo la piedra se rompía y a Ellen caer.

Yacía con la cabeza en un ángulo grotesco. Cuando Larreka la alcanzó, la disolución había comenzado. La carne burbujeaba, brillando iridiscentemente en un tono azul-verde, se convertía en un líquido loco antes de desaparecer. Los ishtarianos no podían cavar una tumba rápidamente con sus herramientas. Lo que enterraron fueron unos huesos blancos y unos cabellos rojos, rojos como Anu.

Larreka vio a Jill. La tomó entre sus brazos y trotó, más allá del campamento. Bel brillaba, Ea lucía como una vela. La dejó entre el olor dulzón del aire y las lías, la apretó contra su pecho y así permaneció durante un largo rato.

—Lo siento, chiquilla —dijo—. No debimos dejar que lo vieras.

Jill sollozó.

—Pero tú perteneces a la Legión, ¿no es cierto, soldado?

Le cogió la barbilla y elevó su rostro hacia él y las estrellas.

Ella bajó la cabeza violentamente.

—Entonces escucha —dijo Larreka en un murmullo—. Tú ya has oído que cuando nosotros los de cuatro patas perdemos a una persona que apreciamos, nos entristecemos más que vosotros los humanos. Si tú has conocido a alguien durante unos cuantos cientos de años… Bueno, tenemos que aprender a soportarlo. Déjame decirte lo que hacemos en las legiones.

Y primero le contó lo de las banderas, ondeadas siglo tras siglo, que llevan los nombres de los caídos; y le habló de mucho más. Y después, ella danzó con ellos la danza del adiós sobre la tumba, lo mejor que pudo. El primer paso para aliviarse de la pena.

Jill se levantó.

—Vamos —dijo—. Recojamos esto y sigamos nuestro camino. Quiero mostrarle un rancho típico, pero si nos quedamos demasiado aquí, los miembros más interesantes se habrán ido.

—Oigo y obedezco —respondió Dejerine.

Mientras recogían sus cosas, añadió seriamente:

—Señorita Conway, tiene usted la amabilidad de mostrarme los alrededores. Estoy agradecido; sin embargo, ¿no es su mayor esperanza el alistar mis sentimientos de parte de los nativos?

—Seguro. ¿Qué más?

—Bueno… ¿Le dará a mi grupo una atención similar? Sé que nos mira como a intrusos destructivos. ¿Me creería si le digo que nosotros tenemos razones, por encima y sobre las órdenes, para estar aquí?

Ella esperó un segundo antes de contestar.

—Le escucharé.

—Bien —sonrió—. De hecho, querría comenzar por conseguir una audiencia, toda Primavera si fuera posible, y mostrar una grabación de la que dispongo. No es propaganda oficial, es bastante crítica, pero eso es importante también. Verá, deseo que crea que no soy un fanático.

Jill rió.

—¿Voy a tener que ver su programa para probarle que yo tampoco lo soy?

Las facciones de él acusaron el golpe, y se sintió más contrita que razonable.

—No se ofenda. Iré encantada.


VIII

<p>VIII</p>

EXTRACTOS DE 3V; INGLES SIMULTANEO


Olaya: Buenas noches. Soy Luis Enrique Olaya Gonzales. Bienvenidos de nuevo a «El Discurso del Universo». Nuestro programa de esta noche es especial tanto en longitud como, esperamos, en importancia.

Exactamente hace seis meses, el Parlamento de la Federación Mundial dirigió un mesurado requerimiento a la Autoridad para el Control de la Paz para que tomase «medidas de fuerza» contra las agencias, naves, instalaciones, personal e instrumentos de la Liga Naqsan en orden a «finalizar la emergencia y asegurar un acuerdo justo de las materias en disputa». En pocas palabras, la Tierra declaraba la guerra a Naqsa. Oficialmente, se evita cuidadosamente esta frase, y hay razones mejores que la hipocresía; algunas palabras llevan a acciones irrevocables de imprevisibles consecuencias. Sin embargo, esta resolución del Parlamento convertía una serie de choques accidentales en operaciones militares sistemáticas. Los poderes no se limitan a sí mismos a la protesta, propaganda, presiones políticas y económicas y a un incremento desesperado de la diplomacia; la decisión tiene que ser tomada a partir de ahora por la fuerza. La guerra está ahí, el pueblo la llama así, y de esta forma la denominaremos esta noche.

Vamos a examinar esta guerra, sus causas de fondo, su curso pasado, presente y su posible futuro, sus enredos. Trataremos de ser equitativos…

(Vista de un planeta en el espacio, terrestroide aunque densamente poblado de nubes. Panorámica de aproximación.)

Olaya (Voz de fondo): A unos ciento cincuenta años luz del Sol, su planeta, en el que los hombres pueden vivir, gira alrededor de su sol naranja. No pueden vivir muy bien allí, o no podrían. Para la mayoría es caluroso, húmedo, atormentado por un clima violento, vastas y espesas junglas, pantanos, montañas erosionadas. Los productos nativos pueden nutrir a un hombre durante un corto tiempo en el mejor de los casos; la mayor parte de ella es letalmente venenosa…

Es un planeta mejor dotado para los naqsans. Al comienzo de sus vuelos espaciales fundaron varias colonias allí, las cuales crecieron y prosperaron. Ellos llaman a ese mundo Tsheyakka (un conjunto de gruñidos y sonidos guturales tomados de una grabación). Los humanos le dieron el nombre de Mundomar, después de interesarse por él.

Los humanos podían sobrevivir allí, si se preparaban para hacer esfuerzos hercúleos. Menos tórrida y húmeda que cualquier otra parte, la zona ártica era en conjunto la menos inadecuada. Los naqsans, amantes del agua, habían rehuido aquellos lugares y no vieron razones para no admitir colonos de la Tierra, si éstos pagaban un precio sustancial por el territorio.

(La panorámica penetra las nubes, se interna por las junglas, llanuras embarradas y la vegetación flotante sobre los océanos. En ocasiones se centra sobre una estampa peculiar, es decir, una de las modestas comunidades naqsan. Allí sus grandes cuerpos parecidos a sellos de lacre se vierten y revuelcan en la manera natural de ellos, que muchos humanos encuentran desagradable. La visión prosigue hacia el norte, fijándose en una bruñida meseta. Una nave espacial terrestre aterriza, un modelo de seis décadas atrás, ya que es una filmación de archivo destinada a captar el momento histórico.)

¿Quién podía ir allí? Es verdad que la Tierra está superpoblada. Es verdad que los planetas donde pueden vivir los humanos son escasos, y la mayoría de ellos tienen población autóctona. Es verdad que los mundos no reclamados en los que ha fundado asentamientos eran, incluso entonces, ultraprecavidos en la cantidad de inmigrantes que aceptaban. ¿Pero quién podría estar tan desesperado, o tan esperanzado, como para ir a Mundomar?

Aquellos que no tuvieran más elección que la desesperanza.

Largo tiempo ha pasado desde que se oyó la voz profética de Charles Barton.

(Secuencia de vistas; diálogo y comentarios de fondo resumidos.)

En el mundo desarrollado parduzcos, sucios, poblados, los barrios de las típicas megalópolis, donde amontona la civilización tecnológica inútil. Ociosidad, aburrimiento, frustración, sentido de la inutilidad personal, drogas en botes, en píldoras, en descargas, en pulverizadores; pantallas 3V para todo el mundo, casas de placer o estimuladores cerebrales para todos aquellos capaces de reunir el dinero; luchas de bandas entre los jóvenes, imperios criminales entre los adultos, y la honesta mayoría caminando con terror. Pero la policía es la enemiga de todos, ¿no? Ciudadanos que viven de pensiones, asistentes sociales, canales de educación (lo lamento, usted no está cualificado; lo lamento, usted está cualificado, pero no hay salidas). Alguna vez, de noche, entre bloques de altos edificios hay un resquicio lo bastante amplio como para permitir la vista de algunas estrellas.

El mundo subdesarrollado, cuyos habitantes pueden vivir todavía, si reciben ayuda organizada del exterior, pero solamente vivir. La Tecnología no es mágica; no puede operar sobre recursos que ya no existen. Los campesinos del Africa desértica buscan refugio bajo un elevado acueducto insuficiente para preservar las granjas, que aún no han desaparecido. De noche, las calles de las ciudades indias están plagadas de gente dormida. Una comunidad pelágica de Groenlandia se sostiene mandando muchachos a las pesquerías, casi agotadas, a la edad de doce años. Nadie se muere de hambre en el mundo subdesarrollado, como nadie lo hace en el mundo del desarrollo. Pera la ayuda no sirve más que para tapar agujeros, y los contribuyentes se sienten extorsionados.

Todas las viejas panaceas han fallado. ¿Educación? No se puede educar a una persona, una persona con una inteligencia perfectamente normal, en habilidades para las que no ha nacido; y la demanda para trabajos de rutina es baja y decae cada vez más. ¿Control de Natalidad? No puedes decir a pueblos enteros que se extingan a sí mismos. ¿Redistribución de la Riqueza? Las leyes de conservación son tan ciertas en economía como en física. ¿Retorno a una existencia simple y natural? Una condición previa es la muerte del 90 por ciento de la raza humana.

Pero las estrellas permanecen. Y dado un ideal, los medios necesarios para empezar de nuevo llegarán de alguna forma. Si un hombre no tiene otros recursos, aún le quedan sus dos manos.

Secuencias de archivo de los pioneros en Mundomar, fatiga, sufrimiento, aflicción, pero siempre la esperanza que rechaza la rendición, esa visión que vuelve hoscos a los gandules del Mundo Desarrollado transforma a las cansadas bestias de carga del Mundo Subdesarrollado en hombres y mujeres. Sus hijos crecen sin ningún miedo a ese cosmos.

Sus hijos, sus hijos, sus hijos. Y como la colonia crece, como traza sus sendas por todo el norte del planeta, la riqueza material surge; y también lo hacen las contribuciones desde la Tierra, ya que este sueño de locos está comenzando a funcionar; y los inmigrantes se vierten desde los cielos.

Sobre las nuevas tierras, las ciudades se yerguen orgullosas. Se domestica y transforma la Naturaleza.

Olaya: Las fricciones con los naqsans empezaron cuando las empresas humanas cruzaron fronteras mal definidas. Las disputas eran resueltas generalmente por negociación. Pero la estructura social de las colonias naqsan era tal que algunos de sus individuos, a consecuencia de esto, sufrían pérdidas que nadie compensaba. Y también permitía a las partes agraviadas agruparse privadamente y buscar satisfacción. Esto es legal y apropiado en su cultura y especie. Sin embargo, los humanos tenemos instituciones diferentes, incompatibles con esa forma de actuar, ¿o debiera decir instintos diferentes? Reaccionaron contra lo que para ellos era bandidaje…

La tensión aumentó… Los incidentes se multiplicaron… El Gobernador General reclamó ayuda de la Autoridad de Paz… La Liga Naqsan dejó claro que no evacuaría a sus habitantes de Tsheyakka…

Mientras tanto, los proyectos industriales, ecológicos y climatológicos en los sectores humanos tenían repercusiones crecientes más al sur; adversas, desde un punto de vista naqsan. Los habitantes no humanos lentamente tomaron la decisión de actuar al unísono…

El pacto de no agresión entre los dos planetas madre no satisfacía a nadie en el mundo colonial. Ambos grupos se sintieron amenazados. Ambos tenían un amplio apoyo popular en sus planetas nativos… pero la Tierra estaba en aquel entonces en una actitud especialmente pacifista…

Surgieron los combates, que pronto se extendieron por todo Mundomar. Los humanos mostraron una fuerza totalmente inesperada. Eran inferiores en número, iguales a su enemigo en equipamiento; en liderazgo, disciplina, gallardía, devoción, eran incomparablemente más poderosos.

Escenas de combate. Está limitado, al planeta, y a las armas químicas, más algunas explosiones tácticas ocasionales.

Una bandera se iza sobre la Casa de Gobierno en Barton; y, desde un balcón, un hombre en traje de combate lee en voz alta un documento a una multitud entusiasmada y al Universo.

Presidente provisional Sigurdsson: —Estos sucesos nos han probado trágicamente que no podemos esperar ayuda de nadie más que de nosotros mismos para el mantenimiento de nuestros derechos, nuestra seguridad y nuestra supervivencia… Por tanto solemnemente fundamos y proclamamos la República Soberana de Eleutheria…

Olaya: —Poco después del alto el fuego, la Tierra reconoció al nuevo Estado, pero no lo invitó a unirse a la Federación. Esta omisión puede haber sido provocada por el miedo a un rechazo por parte de los colonos, que se sentían traicionados en su hora de necesidad. O puede haber sido el resultado de conversaciones secretas con los naqsa. Los diplomáticos de la Liga quizás hayan dicho que ellos podían aceptar un fait accompli, en tanto no se le diera sanción legal. Después de todo, los naqsa nunca habían reclamado Mundomar por entero: una equivocación, pero fácil de cometer por los naqsans. Lo que no podían tolerar era la presencia directa de la autoridad terrestre en una región que consideraban robada.

No sabemos si este fue el acuerdo. No nos ha sido mostrado nunca. Sabemos solamente que el cuarto norte de Mundomar era la República independiente de Eleutheria, y que estaba deseosa de más inmigración y más inversiones de la Tierra; que la Tierra la reconocía como país legítimo, pero los naqsans no; que los naqsans en los trópicos del planeta se sentían más acorralados y amenazados que nunca.

Poco después, la atención de la Tierra se distrajo por una crisis posterior en otro lugar. La Sociedad Final de Alerion ocupó el mundo colonia de Nueva Europa. Parecía ser un oponente más determinado y formidable que los naqsans. El sentimiento en favor de un compromiso de rendición finamente disfrazado empezó a correr en la Federación, conduciendo a una serie de conflictos domésticos con aquellos que abogaban por la firmeza. Al final, como ya sabemos, el partido de la resistencia prevaleció. Una corta y dura guerra espacial hizo a Alerion someterse a todos los puntos importantes.

Desde entonces, el temperamento de la Tierra ha cambiado. El hecho de que durante la guerra Nueva Europa siguiera el ejemplo de Eleutheria y se separase, no parece haber afectado a la confianza en el destino humano que la mayoría de gente defiende hoy. Rechazamos el imperialismo, admitimos su absurdo a escala cósmica a interestelar, pero toda votación desde la generación pasada ha tenido como resultado que la mayoría dice que nuestras especies no deben permitir otra vez el ser dominadas por un alienígena.

¿Nuestras especies? ¿O nuestra Federación? Ahí está la diferencia.

Escenas: El crecimiento vigoroso de Eleutheria, en población, industria y territorio; los efectos nocivos sobre las comunidades naqsan y sus tierras; la siguiente confrontación estallando en forma de guerra no declarada, cuando los humanos se anexionan el continente de G'yaaru, expulsan a los no humanos de allí y lo fortifican.

Presidente Gupta: —Nuestros hijos no vivirán con miedo. La masa terrestre de Sigurdssonia es vital para nuestra seguridad, y por tanto para la preservación de la paz en el planeta. Nos asentaremos allí con nuestros ciudadanos…

(Júbilo tumultuoso en Shangai. Gigante, en una pantalla mural, la imagen de un político pide solidaridad con los valientes eleutherianos. Es rico, pero necesita esos votos.)

Olaya: —Pasemos de nuevo mi entrevista del pasado año con el Almirante Alessandro Vitelli, Jefe de Estado Mayor de la Autoridad de Control de Paz…

Vitelli: —Sin duda. En absoluto. La Liga Naqsan está detrás de estos últimos movimientos. Y no quiero significar que estén suministrando armas y entrenando a los tsheyakkanos. Eso no es ningún secreto, como tampoco lo es que nosotros estemos asistiendo francamente a los eleutherianos. No, quiero decir que tras el escenario La Liga esté apoyando el revanchismo. De otro modo, no se habrían producido las habladurías, conocidas por todos, sobre Mundomar. Los naqsans no se lanzan a la demagogia como los humanos. Tienden a permanecer tranquilos hasta que están preparados para la acción. No nos hagamos ilusiones. Los tsheyakkanos (y, a través de ellos, todos los naqsans) quieren algo más que reconquistar Sigurdssonia. Quieren expulsar a los humanos completamente de aquel planeta.

Olaya: ¿Cree que la Tierra permitiría que eso sucediera, Almirante?

Vitelli: Por favor. Mi servicio no hace política, ejecuta la voluntad del Parlamento… Mi opinión particular, es que la presencia humana en esa parte del espacio es esencial para el equilibrio de poder…

Olaya: —Discurso de Su Excelencia Tollog-a-Ektrush, Embajador General de la Liga de Naqsa en la Federación Mundial, justo antes de ser retirado…

(Una masa burbujeante, amarillo biliosa sombreada de verde y brillando húmedamente en su desnudez, con cortas piernas acabadas con pies de uñas curvadas, membranas hasta los codos nudosos, cabeza parecida a la de un barbo, llena la pantalla. El holograma no transmite el olor, pero el audio trasporta la voz pulposa, irritantemente dura para ser seguida por los oídos humanos, a millones de habitaciones.)

Tollog: —La avistad histovica entve nuestvos dos puelos. Ciev-to, hemos sido a veñudo rivales covevciales, pevo eso ¿no es beenficoso?, ¿no es evtimulante? Todo ev mundo gana pov ev comevcio: más impovtantemente, por la inspivación d'ideas, avtes, vilosofías, pasamientos, suenios. Quisieva hacevles sabev, humanos, como nosotvos los naqsan les admivamos, cuan agvadecidos estamos pov todo lo que hemos apvendido d'ustedes y las muchas opovtunidades que sus empvesas han cveado ava cada vaza pensante, como deseamos una hevmandad 'l spíritu. ¿Y todavía no han apvendido alg'o d'nsotvos? ¿Qué puede ganav un puelo dTgevva, y qué no puede pevdev?

Sí, apoyamos a nuestvos pavientes de Tsheyakka contva la simple conk'ista. No puedo cveev que la T'yewa, la T'yevva qeu amamos, dé legalidad o asista la expoliación y extevminio de seves infoensivos en sus hogares…

¿La T'yevva tiene una obligación pava aquellos a los que ha empowecido? ¿Está movalmente obligada a vev que ganen una vida decente y una t'yevva d’su pvopiedad en donde cvecev como quievan? Sin duda. Sin duda. Se les ha negado devde have tiempo. ¿Pevo povqué a nuestvas xpensas? No hemos sido nosotvos quienes se lo hemos negado…

Olaya: La tercera apertura de hostilidades a gran escala en Mundomar precipitó una crisis que no parecía poder ser resuelta. Después de su éxito inicial, los eleutherianos podrían hacer pocos progresos más y los tsheyakkanos no se mostraron dispuestos a aceptar la derrota otra vez. Las comisiones de paz del exterior fueron ignoradas, no muy educadamente, por ambas facciones. El temor creció, alimentado por el hecho de que unos u otros adquirieran armas mayores, o pudieran tenerlas ya, las introdujeran en el equilibrado conflicto que estaba chupando la sangre de todos…

Escenas: Desfiles, manifestaciones, multitudes cantando por toda la Tierra, reclamando el rescate de Eleutheria. Unidades Navales Terrestres y Naqsan enviadas al sector. Registros de incidentes letales. Vistas de buques destrozados, tripulaciones muertas, heridos hospitalizados en su agonía: muchos de ellos prisioneros, tratados tan bien como los médicos alienigenistas son capaces mientras esperan el intercambio.

Sumario de esfuerzos diplomáticos que fallaron. La sesión parlamentaria que confía a la Tierra la supervivencia de Eleutheria.

Más incidentes. El embajador de la Liga comunica su mensaje crucial.

La sesión parlamentaria que envía a la Armada el combate.

Presidente Al-Ghazi: —No, naturalmente que no planeamos un ataque sobre el mismo Naqsa, a menos que la Tierra sea atacada, lo cual no esperamos. Eso sería un acto de guerra. Peor, sería moralmente monstruoso y, puedo añadir, militarmente idiota, a la vista de las capacidades de defensa planetaria. No, mientras tengamos el control de los acontecimientos, eso será una operación sobre Mundomar y en el espacio, con el único propósito de inducir a nuestros oponentes a que acepten un acuerdo pacífico…

Olaya: El voto no fue unánime en absoluto. Oradores de varios países se opusieron a nuestra entrada en el conflicto, y siguen argumentando para conseguir nuestra retirada. Una minoría de individuos y organizaciones aboga por lo mismo.

(Lluvia en una calle casi vacía. Varios piquetes ante una oficina del Almirantazgo. Sus pancartas llevan slogans tales como VOLVAMOS A LA HERMANDAD y ¿NO TIENEN DERECHOS LOS NAQSANS? Transeúntes ocasionales en vehículos se paran a preguntar.)

Olaya: —Invitado especial, Gunnar Heim, ex ministro del Espacio y Asuntos Navales de Nueva Europa. Hace tres décadas en la Tierra, como todo el mundo puede recordar, el Capitán Heim tomó el liderazgo en la llamada a la resistencia contra la agresión de Aleriona, e inició la acción en nombre de Francia que hizo que toda la Federación Mundial se moviese. Más tarde, estuvo en primera línea en la defensa de la declaración y consolidación del status de Nueva Europa como planeta soberano, y fue una de las figuras principales de su gobierno antes de volver a su vida privada, aunque nunca a la oscuridad. Estando aquí de visita, el Capitán Heim ha tenido la amabilidad de consentir en acompañarnos…

(El hombre, de pelo canoso pero todavía fuerte y musculoso, vistiendo la túnica de su antiguo servicio, abierta en el cuello, aparece cómodamente sentado en una silla frente al moderador y fuma su pipa con placer.)

Olaya: —¿No cree que la presente situación es semejante a aquella con la que tuvo que enfrentarse?

Heim: En absoluto. Alerion quería a los humanos fuera del espacio, también a los naqsans y a cualquier otra raza, pero nosotros éramos los más prominentes y los primeros de la lista. De hecho, creo que Alerion nos quería ver muertos.

Olaya: ¿Por qué?

Heim: Llámelo ideología. No parece que seamos las únicas especies maldecidas con eso. El caso es que los objetivos de Alerion eran ilimitados y, por tanto, Alerion era una amenaza mortal. Teníamos que aplicar la fuerza para llevar a sus gobernantes a la razón.

Olaya: ¿Y no cree que esto sea cierto en el caso de Naqsa?

Heim: Sé que no lo es. ¿Cuándo han amenazado esos seres de alguna forma a la Tierra? A menos que tome en cuenta la dura competición comercial, que ciertos intereses terrestres querrían ver eliminada.

Olaya: Bien, pasando sobre las luchas espaciales, que supongo pueden ser adscritas a la tensión; dejando aparte eso, está el asunto de la misión terrestre enviada a la parte naqsan de Mundomar, que fue recibida con bombas hace dos años. Fanáticos, quizá…

Heim: Infiernos, no. Los naqsans no son fanáticos.

Olaya: Acción oficial encubierta entonces, como se alegó.

Heim: Sr. Olaya, ese bombardeo fue llevado a cabo por agentes eleutherianos para provocar la furia terrestre. Y lo consiguieron. El resultado inmediato fue que la Federación rompió las conversaciones con la Liga sobre una expedición conjunta al centro de la galaxia; pero sin duda el efecto en las siguientes elecciones terrestres fue más significativo.

Olaya: Perdóneme. ¿Puede usted probar esa declaración?

Heim: La he obtenido de mis amigos en la Inteligencia de Nueva Europa. Naturalmente, no creo que su gobierno se la comunique a usted.

Olaya: Volvamos a nuestro tema principal. ¿Cree que deberíamos abandonar a los eleutherianos a su suerte?

Heim: Me sorprende que se formule en voz alta una pregunta como la que me está haciendo usted.

Olaya: No es realmente mía. Me he limitado a extraerla de innumerables discursos y editoriales.

Heim (después de la más breve de las sonrisas): Bien, por favor, téngalo en cuenta, yo estoy hablando de un estado extranjero como ciudadano privado. ¡Gracias a cualquier dios que pueda haber, mi gobierno ha tenido el acierto de permanecer estrictamente neutral! Aunque quiero recordarle que Nueva Europa ha ofrecido su mediación a ambos bandos…

Olaya: Entendido, Capitán. Yo simplemente me interesaba por su opinión personal. En vista de las analogías entre lo que hizo usted y lo que Eleutheria está haciendo.

Heim: Niego que existan tales analogías. Se lo dije antes, Alerion amenazaba nuestra existencia y los naqsan no. Nueva Europa declaró la independencia pero no expolió nunca la propiedad de nadie.

Olaya: Es lo mismo…

Heim: De acuerdo, si puede seguir escuchando la vieja rutina de un ingeniero que probablemente hace tiempo que ha quedado anticuado. Permítame volver a decir que opino a título personal.

Primero, sí, admiro a los eleutherianos tremendamente. Lo que están haciendo es increíble. Es más que reclamar tierra, es reclamar sus propias almas.

Segundo, los naqsans en Tsheyakka, Mundomar, han tenido su silencioso heroísmo, ¿no? Y son criaturas inteligentes también. Y estaban allí primero, si es que eso cuenta para algo.

No creo que puedan expulsar a los eleutherianos del planeta. No creo que la Liga actualmente quiera hacerlo en realidad. La idea original fue sonada. Ese mundo está lleno de ambientes diferentes. Dos especies pueden colonizar perfectamente partes separadas de él. Su interacción pacífica beneficiaría a todos los involucrados. El vigor cultural híbrido, ya sabe.

Los detalles pueden ser pactados. Puede aplicarse la vieja fórmula de Talleyrand, «una igualdad insatisfactoria». El problema es que los eleutherianos no se avendrán a dejar algunos de sus enclaves. Por ejemplo, ahora ellos y varios promotores terrestres, cuyos nombres no se conocen, tienen tales inversiones en G'yaaru, o Sigurdssonia, si lo prefiere, que sería un gran perjuicio, para ellos el restituirlo. Por tanto, alegan, para no hacerlo que es vital para ellos y para su seguridad. Mierda. Incluso aunque la mayoría de ellos crean sinceramente en esto, mierda. La seguridad entre los pueblos es un interés común.

Olaya: ¿Entonces carga usted todas las culpas del conflicto a Eleuthería?

Heim: Dios, no. Los naqsans en su estilo son tan irrazonables como los humanos. Pero, principalmente, aquí hay una disputa que podría ser resuelta de alguna forma con un poco de mano izquierda, como lo fue la «cincuenta y cuatro cuarenta o el combate», pero los grandes poderes se han permitido a sí mismos sucumbir a los encantos del conflicto y…

Bien, dígame, Sr. Olaya. ¿Por qué infiernos está la Autoridad de Paz dirigida por el Parlamento de la Federación Mundial? ¿Qué posible ganancia hay para el terrestre corriente? ¿Por qué infiernos está usted apoyando al imperialismo eleutheriano? Si los eleutherianos deben conquistar más territorio, dejémosles hacerlo a su propio riesgo.

(Embarque de marines humanos en una lanzadera de transporte. Una banda interpreta, y voces amplificadas están cantando.)

Gloria, gloria, aleluya, Gloria, gloria, aleluya, Gloria, gloria, aleluya, ¡Es el día de marchar!


IX

<p>IX</p>

Sparling fue a Sehala en vehículo de ruedas. Un volador hubiera sido demasiado rápido, y quería estar solo un rato para pensar. El caballo no se usaba en aquel mundo en donde sólo unos cuantos kilómetros cuadrados tenían plantas que podían alimentarlo convenientemente. El els era una bestia ocasional de carga o de tiro, aunque no muy satisfactoria. El sophont era más grande y fuerte; pero reaccionaba violentamente a la silla. El gran valwas, algunas veces domesticado, nunca era conservado en épocas de escasez de forraje.

Generalmente los ishtarianos tenían sus propios medios de transporte. El tráfico era intenso en la carretera del río: fuertes porteadores especializados, barcos de carga, rancheros que se enganchaban a sí mismos a sus carros, y viajeros de a pie. Estos pertenecían, a las muchas razas que se podían encontrar en Beronnen del Sur, desde austeros haelenos hasta errantes semisalvajes de las islas Ehur cerca de Valennen. La mayoría no llevaban ropas, pero la variedad de plumas, bisutería, capas, mantas, arneses, y toda suerte de artículos utilitarios y de ornamentación, era desconcertante. Los botes, barcazas y galeras de remos poblaban las aguas. La Asociación tenía problemas, su dominio se había evaporado territorio tras territorio, pero su principal establecimiento era todavía un imán para el comercio.

Sparling vio también varias patrullas de legionarios. Durante un largo período de tiempo, la Legión, vulgarmente llamada la Tamburu, había estado destinada en Sehala, donde no había tenido mucho que hacer. Allí desempeñaba funciones civiles, trabajos de rescate y policiales, arbitrio de disputas menores, y servicios públicos tales como la custodia de ciertos registros o edificios. Y las tareas obvias de policía eran escasas en una cultura que, creada en sus orígenes por una especie poco violenta, definía un solo acto crimina el desobedecer la sentencia del jurado en un pleito. Ni siquiera eran muy necesarios como bomberos, ya que la mayoría de las construcciones estaban realizadas en adobe o piedra.

Ahora la Tamburu parecía tan ocupada como la última vez que se le ordenó luchar contra el bandidaje, cuando el delito contra la civilización era frecuente. Sparling sabía por qué. Más y más gente se trasladaba allí procedente del norte, en la esperanza de establecerse antes de que el cambio de clima devastara sus hogares. Sin un auténtico gobierno, Beronnen carecía de medios para impedirles el paso. Pero, como empezaba a sufrir también las tormentas y el abrasamiento, tampoco podía darles acomodo, por carecer de medios. Algunos afortunados encontraban trabajo estable, incluso iniciaban nuevas empresas o se casaban con hijas de las familias de terratenientes. El resto…

Aquellos transeúntes no eran los seres alegres y enérgicos que Sparling había visto los años anteriores; muchos, especialmente los extranjeros, parecían pobres, hambrientos y desesperados.

Todavía el campo circundante aparecía pacífico, rico, dorado bajo el cielo azul y las nubes columnares. Divisó grandes rebaños y edificios apiñados en los ranchos que eran la base de su economía, de su sociedad. Más al sur, la región cultivada alrededor de Sehala había sido cosechada. Los campos mostraban cuán pobre era la cosecha cuando Anu brillaba en el norte.

Aparcó junto a una posada de los suburbios que tenía acomodos humanos.

—Si no le importa, amigo huésped, prefiero la moneda a su papel —le dijo el propietario—. Se nos presentan grandes problemas últimamente para comprar algo con un billete. Vea, aquí tiene un ejemplo.

Para Sparling, la imitación de la moneda terrestre le pareció burda, pero la realidad es que nunca había sido común fuera de Primavera. Además, los ishtarianos eran con frecuencia insensibles a cosas evidentes para un terrestre… y viceversa, naturalmente.

—Toda esa horda extranjera —gruñó el propietario—. Fraudes, hurtos, robos; y si los coges, ¿qué consigues? Desperdicio de tiempo llevándolos al tribunal. No poseen nada con lo que puedan restituir lo que se han llevado. Su trabajo sería inútil. La excomunicación no les afecta, cuando ninguna persona decente quiere su compañía. La paliza no les da ninguna lección, y los jurados no condenan a muerte a la gente que no ha sido cogida en delito tres veces por lo menos. Esos desgraciados sin hogar lo único que necesitan es desaparecer.

Había citado las sanciones previstas. El encarcelamiento, excepto la detención temporal, le parecía a este pueblo algo sin sentido, cuando los humanos lo describían. Y Sparling pensaba que ningún ishtariano podía asimilar la idea de rehabilitación, ya que se asombraban ante lo que les parecía una castración psíquica. Quizá los ishtarianos tenían razón.

Buscó en su bolsillo y sacó monedas nativas, oro, plata y bronce, suficientes para una estancia corta. El propietario no se molestó en examinarlas. Se veía bien a las claras que eran artículos genuinos vendidos por artesanos reputados. Ninguna entidad con derecho a la emisión de moneda hacía más que la suya propia, pero la demanda de nuevas clases de moneda era siempre suficiente para absorber algunas. O mejor, había existido esta demanda, mientras existía expansión en la economía de la Asociación.

—Iré a la ciudad y daré una vuelta —dijo el hombre.

La razón era su trabajo, que incluía buscar líderes nativos para la conferencia. Generalmente, ninguno permanecía en Sehala, excepto cuando se reunía la asamblea. No era una ciudad capital. En muchos sentidos humanos, ni siquiera una ciudad. Era sencillamente la mayor y más próspera de las áreas en donde ciertas actividades e industrias estaban concentradas, siendo el lugar de encuentro más conveniente. Sparling mantenía que la frase de Beronnen del Sur para aquellos territorios en donde la civilización estaba bien representada había sido mal traducida, y tenía que ser «la Asociación en Sehala».

Ambos soles brillaban, pero un cielo encapotado les restaba poder, y un viento fuerte con un presagio de lluvia soplaba desde el río. No pensó que debía caminar varios kilómetros por las calles inexistentes. Quería ver las cosas por sí mismo. Los humanos que llegaban allí eran propicios, con harta frecuencia, a interesarse por asuntos que no eran de su incumbencia, olvidándose de sus propios intereses. Era comprensible. Aquellos asuntos requerían considerable atención: por ejemplo, trabajar con los estudiantes para entender una vieja crónica. O la charla con los viajantes para ver lo que podían contar de países alejados. Sin embargo…

La posada estaba cerca de los embarcaderos. Era típicamente un edificio donde una gran cantidad de gente podía alojarse. Era cuadrado y grande; se levantaba alrededor de un espacio central ocupado por un jardín y un estanque. Los primeros cuatro pisos eran de piedra cimentada con mortero; los ocho restantes, adobe con madera perdurable de fénix. Esa variación estaba incrementada en los edificios anejos de cocina y almacén, y por las rampas que ascendían desde los jardines y por las balconadas que surgían de cada habitación. Una superficie lo suficientemente variada para ser agradable a pesar de su trazado severo.

Buena arquitectura, pensó Sparling. Los pesados muros daban aislamiento además de fuerza. El jardín estaba siempre fresco y se usaba para mantener confortables las habitaciones incluso en un día caluroso. Los balcones y el techo plano daban a los residentes la suficiente luz solar que sus plantas simbióticas necesitaban, sin exponerlas a peligros. El edificio tenía más de mil años de antigüedad; había soportado el último desastre, y podría soportar el nuevo.

Su entrada principal daba a un camino que bajaba al río. Muelles y almacenes, trabajadores, embarcaciones que no habían descargado en Liwas, pero continuaban allí. Ruido, gritos, golpes, chirridos de ruedas y de cables de amarre, llegaban a Sparling. La escena era familiar y agradable en Havana. Pero aquí estaba el centro de la civilización, la mejor esperanza de una raza que aspiraba a significar algo más para la galaxia de lo que había logrado hasta entonces. Si la maldición roja desapareciera…

Empezó a andar hacia el sur. Primero por un camino entre los campos. A diferencia de lo que ocurría en la Tierra, las ciudades en Beronnen se alimentaban de sus propios campos de cultivo y cambiaban sus productos por carne y otros artículos procedentes de los ranchos. Estos últimos tenían primacía social y económica. Y algunos de ellos eran los propietarios efectivos de Sehala.

Sparling recordó una teoría que había oído una vez de labios de Goddard Hanshaw. En tiempos anteriores, el alcalde había sido xenólogo.

«Creo que existe una doble razón para que los sectores rurales rijan a los urbanos. Y no me refiero al hecho de que la mayor parte de los jefes que componen la asamblea de la Asociación procedan de lugares no urbanos. La Asociación es una recién llegada a la Historia. Quiero decir a la dinámica de la madre civilización.

»En primer lugar, el pastoreo parece ser más eficiente en Ishtar que en la Tierra. Los postmamíferos aprovechan más una hectárea de pastos que nuestras vacas o cerdos. Y la agricultura es menos eficiente. Como mínimo, los pastores sobreviven mejor al paso de Anu que los granjeros. Pero también las tormentas, inundaciones y sequías milenarias han expoliado muchas de las tierras de cultivo. Además, creo que el pastoreo está más de acuerdo con el temperamento ishtariano medio. (Aunque eso es una suposición puramente mía, y que podría aplicarse también a muchos humanos.)

»En segundo lugar está la cuestión del tiempo conmutado. Esto es lo que ha hecho posible que exista una cultura bastante desarrollada entre ranchos dispersos.

»Observa. A través de la historia de la Tierra, la actividad diaria ha estado limitada por el tiempo que toma ir desde la casa al trabajo. Ha sido siempre el mismo tiempo, aproximadamente una hora. Esto es cierto, ya sea un campesino babilónico el que vaya a su campo más distante como para el burócrata de Ciudad de México que toma el autobús aéreo desde su residencia en Guaymas. Puedes encontrar individuos excepcionales y circunstancias excepcionales. Pero, a la larga, no se nos paga más que para permitirnos un doceavo de rotación terrestre para ir y venir. Cuando tenemos que hacer una cosa regularmente, más pronto o más tarde nos moveremos acercándonos al lugar de trabajo, quizá trasladándonos de vivienda, o consiguiendo que sea el lugar de trabajo el que se acerque a nuestra casa. Incluso los cazadores primitivos acampaban cerca de donde estaban las presas. Incluso las comunicaciones electrónicas no han cambiado para nada el principio, sino que sólo lo han modificado en su aplicación para ciertas clases de sociedad.

»Las cosas son diferentes en Ishtar. El ishtariano puede viajar a pie con más rapidez que cualquier humano, incluyendo a un humano a caballo, y tarda más tiempo en cansarse. Puede ver muy bien de noche, así que el acortamiento de los días no es ningún inconveniente. Rara vez necesita refugio y, si es necesario, puede vivir indefinidamente de cualquier hierba que crezca en su camino. No tienen inconveniente en acampar al raso en el lugar de su trabajo. A la corta, es mejor viajero que nosotros, con más velocidad y amplitud de miras.

»Por tanto los rancheros pueden desarrollar diversas clases de operaciones sobre áreas muy amplias. La ciudad puede enviar a sus granjeros lo suficientemente lejos como para alimentarse y producir incluso un poco más. Ciertas clases de especialistas viven allí. Pero la población principal es flotante, ya que para la mayoría de familias de Beronnen, los ranchos tienen en la actualidad un ambiente más interesante.

»Es impropio hablar de «civilización» en este planeta. Esta palabra significa «cultura literaria». Pero temo que no podamos librarnos ya de ese hábito.»

Sparling estaba ya entre los edificios. No había murallas, como las que defendían las comunidades de Port Rua, o las de la perdida Tarhanna. La guerra había estado ausente de este territorio durante largo tiempo. Aún hoy no se contaba con más defensa que una sola legión. Si ésta era derrotada, los sehalanos tenían la solución de diseminarse por el campo, y esto era mejor que dejar que un enemigo pudiese bloquearlos. La mayoría de la riqueza estaba en los ranchos, de todas maneras.

De hecho, la ciudad no tenía ningún plan urbanístico. Los constructores hacían las viviendas a voluntad. Regularmente dejaban espacios entre los edificios que llegaban a convertirse en rutas transitadas. Algunas de ellas, se pavimentaban. La mayor parte de las casas se situaban en lugares apartados, entre lías, matorrales y árboles. Ningún tipo de industrias ocupaban un lugar específico. Muchas residencias eran simples tiendas de campaña, llevadas por los visitantes que no deseaban pagar alojamientos. Los edificios permanentes eran tipo humano, para acomodar especies más grandes, y, mientras la mayoría tenían cierto parecido con la posada, algunos eran muy artísticos, casi monumentales. Sehala apareció.

No apestaba, ni estaba sucia. Los sistemas de saneamiento eran un problema menor para los ishtarianos, que no descargaban orina, al contrario que el hombre, sino un poco de seca materia fecal. Sin embargo, cualquiera que estuviera a cargo de un establecimiento disponía de medios para eliminar los desperdicios, aunque sólo fuera para evitar que les acusaran sus vecinos de hacer el ambiente ofensivo. Los olores eran de humo, vegetación y aromas tanto masculinos como femeninos.

La gente que veía a Sparling, le saludaba cortésmente, ya le conocieran o no, pero no se paraban a hablar con él. Eso hubiera sido una falta de educación. Había menos gente de lo normal.

Cuando estaba pasando por delante de la Torre de los Libros, alguien lo llamó.

—¡Ian! —bramó la voz de Larreka, comandante de la Zera Victrix.

Se palmearon los hombros, y cada uno leyó signos de preocupación en la cara del otro.

—¿Qué es lo que va mal? —empezó Starling.

La cola de Larreka golpeó sus flancos.

—Todo. Tanto aquí como en Valennen, y no sé lo que puede ser peor. Lo último llegó ayer por la noche, en forma de llamada desde Port Rua. Un regimiento enviado para recuperar Tarhanna, ha caído en una emboscada y ha quedado deshecho. Wolua mismo… ¿Te acuerdas de Wolua, mi primer oficial? muerto. La demanda de rescate de los bárbaros por los prisioneros no es oro, son armas. Y quienquiera que fuese el que hizo la lista, incluyó todo lo que se necesita exactamente para dañarnos aún más.

Sparling silbó.

—Así que Owazzi convocó a la asamblea de nuevo esta mañana —continuó Larreka—. Dentro de poco no podré hacer más discursos y tendré que ir al combate.

Allí es donde está la gente de la ciudad. En la audiencia, pensó Sperling. Las asambleas no se reúnen dos veces en el mismo año. Y rara vez se consigue que vaya todo el mundo. La práctica usual es el intento de llegar a un consenso antes de hacer una votación formal. Esto se lograba mejor con encuentros individuales en privado. ¡Cristo! Tengo que ir allí ahora y comunicarles la noticia en frío. Había contado con un poco de tiempo para hacer el asunto más llevadero…

Se encontró diciendo:

—Sin duda les dirías que esto reforzaba el motivo para llevar refuerzos a Valennen. ¿Se opusieron muchos?

—Bastantes. Y algunos pidieron la evacuación inmediata. Ceder todo el continente, sólo eso. Bien, Ian, ¿cuáles son tus malas noticias?

Sparling se lo dijo. El permaneció silencioso durante un momento. La cicatriz que cruzaba su ceja estaba lívida.

—Entonces vamos a golpearlos un poco con eso. Duro.

Y directo. Veamos si el impacto pone un poco de sentido común en ellos.

—O fuera de ellos —murmuró Sparling. No veía ninguna salida, pero quería apoyar a su amigo.

La asamblea se encontraba en un auditorio cuyas columnatas de mármol siempre le recordaban al Partenón, aunque las diferencias eran infinitas, desde la planta circular hasta el friso de mosaico de estilo abstracto. Las ventanas abiertas, atiborradas de espectadores, daban una tenue luz a un interior donde permanecían los miembros. En su centro había un sitial para el presidente y el orador.

Era una mezcla tan varia y colorista como la que se había encontrado en la carretera. Toda sociedad que permanecía en la Asociación estaba representada; y los ishtarianos tenían más inventiva que los humanos en cuanto a lo que se refiere a instituciones. Tribus, clanes, monarquías, aristocracias, teocracias, repúblicas, comunas, organizaciones anarquistas, encontraban sus analogías aproximadas en la cámara. Pero ¿qué se puede hacer con un pueblo que alterna anualmente la inmunidad de hombres y mujeres, con la organización de combates a muerte entre adolescentes de ambos sexos, amigos entre sí, para controlar la población de un oasis, o que cambia esposas incluyéndolas en un catálogo, con la pretensión de conseguir ambos el mayor número de parejas posibles? En muchos aspectos la Tierra se había visto superada por la Asociación.

La asamblea estaba en decadencia desde su última reunión, diez años antes. Ya entonces la discusión había derivado en torno a la cantidad de territorio que la civilización podría mantener, contando con la ayuda humana cuya forma exacta todavía tenía que ser determinada. Desde entonces, las legiones se habían retirado de numerosas islas. Las circunstancias las habían forzado, las circunstancias continuaban forzándolas, pero de eso a ceder todo un continente como Valennen había un paso de considerable magnitud.

Al entrar con Larreka, Sparling vio que el orador era Jerassa. Lo conocía bien: un macho local, escogido por su inteligencia, flexibilidad y sofisticación. Había pasado bastante tiempo en Primavera, había hecho muchos amigos humanos y aprendido lo que le querían enseñar. En la vida diaria estaba entre los escolares y cronistas de la Torre de los Libros que la legión Afella Indomable patrocinaba para su propio honor. Pero en su aspecto no había nada polvoriento o descuidado. Era todo un dandy. Además de los entomoides selek que vivían en su melena, cultivaba orekas de alas multicolores. Formaban un halo precioso en su cabeza cuando hablaba.

—…en ciclos precedentes, estoy de acuerdo en que debiéramos haber dejado un destacamento en Valennen, y actualmente quizás incrementar nuestras tropas allí, si el comandante Larreka está en lo cierto y hay un líder que está unificando a los pueblos salvajes con propósitos que van más allá de la mera pillería. Sí, debiéramos haber mantenido cerradas las puertas, tanto como nos fuera posible, a una migración que nosotros creemos que ayudó a hundir las desarrolladas culturas anteriores.

»Pero nuestra oportunidad ha pasado. Para ayudarnos, hemos tenido poderosos aliados. Y esperábamos que, gracias a las legiones y a nuestros bien surtidos almacenes de alimento, la civilización podría sobrevivir, tener su continuidad, en algunos países. Pero entonces llegaron los humanos. Ahora tenemos esperanza, sí, esperamos que la Asociación pueda sobrevivir sin daño, en amplias zonas.»Lo que los humanos pueden hacer por nosotros es limitado. Ya nos han explicado que no cuentan con demasiado apoyo por parte de su mundo nativo. Y lo más importante, son pocos; y sólo ellos pueden manejar ciertos aparatos, o planear su mejor uso. Todavía, un solo avión armado de los suyos es más poderoso que una legión, contra una horda bárbara.

»Por tanto creo que Valennen no vale eso. Podemos volver a nuestras conveniencias. Mientras tanto, ¿qué habremos perdido? Artículos de lujo como pieles; pesquerías, que el Merodeador haría inaprovechables de todas formas; y, seguro, minerales y materias como el fénix. Pero podemos prescindir de ellos. Además, después de que los valennos se hayan destrozado a sí mismos contra la línea de defensa que, con ayuda humana, podemos mantener, predigo que estarán desesperadamente ansiosos de comerciar con nosotros.

»Creo que nuestra gente tiene mejores cosas que hacer, y más cercanas. El papel de las legiones en este tiempo de caos es más civil que militar, más de ingeniería que de lucha. No mandemos a una segunda legión a unirse a la Zera Victrix en Port Rua; pidámosle a la Zera que vuelva. Las necesitamos aquí, no allí.

Jerassa había visto a Sparling y Larreka, que permanecían en la entrada. Debió adaptar su discurso a esa circunstancia inmediatamente, ya que finalizó:

«Habéis oído ya mis razonamientos. Aquí está un parlamentario de los humanos. ¿Es vuestra voluntad que sea él el próximo que se dirija a vosotros?»

—Sí —se oyó de los cien que estaban en el suelo, mientras un murmullo crecía entre los mirones de arriba. Jerassa bajó del sitial. Owazzi la Presidente dijo:

—Bienvenido, Ian Sparling. ¿Es tu deseo dirigirte a nosotros?

No, pensó el hombre. Y tú eres la razón principal, vieja muchacha. Tú estás entre la media docena de personas a las que no querría dañar jamás.

—Sí —dijo, avanzando.

Owazzi y él se palmearon los hombros. Los de ella eran terriblemente frágiles. Era anciana incluso en Ishtar, pero las noticias de los últimos años la habían hecho envejecer aún más. Aquello significaba que su fin estaba próximo, y ella lo sabía. Pero, como si una hipotética deidad quisiera ofrecer alguna reparación por los desmanes de Anu, la raza de Owazzi no sufría la lenta decadencia de la vejez, que podría tener una duración semejante a la mitad de una vida humana, ni el horror de la senectud. Ella le miró con sus ojos claros, volviendo hacia él su rostro delgado, pero sin arrugas. Su pellejo continuaba siendo de color verde tostado, su melena dorada tenía reflejos de un rojo juvenil.

—¿Sabes lo que ha pasado aquí? —preguntó ella.

—Un poco. Sería mejor que me lo contaras —dijo, para ganar tiempo.

Ella se lanzó a un apresurado resumen de lo ocurrido desde que la asamblea había sido convocada. Era parte de su trabajo. Aunque su función original era la de recitadora de la Ley y estaba obligada a conocer todos los códigos de la Asociación, aunque esto no era tan importante, desde que los documentos escritos se divulgaban. Una excelente memoria y habilidad para captar lo fundamental de los parlamentos, eran esenciales para la persona que presidía aquellos encuentros. Ella lo había hecho durante trescientos años, y nadie había sugerido que se retirara.

Sparling estaba medio escuchando, medio intentando hilvanar las palabras que debería pronunciar. Su problema no era poner una verdad en palabras sencillas; era impulsar a los oyentes hacia una decisión y unas acciones que pudieran facilitar el futuro próximo. ¿Pero qué decisiones? No podía estar seguro. ¿Qué acciones? Aquello no era estrictamente un parlamento. Su único poder era moral.

He pasado veinte años en Ishtar, y me he convertido en xenólogo para saber mejor que podía hacer como ingeniero. Pero muchos de mis estudios fueron realizados en países lejanos. Y en cualquier caso, nunca me ha gustado intervenir en la política local. Mi actuación política ha sido siempre ir a la Tierra y conseguir permisos y fondos. Siempre he creído que la Asamblea no es un Imperio, ni una federación, ni un asentamiento aliado. No. La realidad es que, entre ellos existen algunos individuos con una cierta sabiduría. Pero el resto es diferente. ¿En qué coinciden estos delegados? ¡Dios, si algunos de ellos no son ni delegados! Y oyó el relato de lo que había pasado como si fuera un recién llegado a Ishtar.

La Civilización de Beronnen del Sur no perecería cuando Anu estuviera cerca. La gente había construido criptas, fortalezas en donde se preservaban libros e instrumentos; y tenían unas cuantas legiones. La longevidad ayudaba también. Un joven ishtariano podía estudiar con un maestro, estar en el centro de su vida cuando las catástrofes empezaran y sobrevivir para enseñar en el siguiente ciclo. También eso podía ser un factor de la creatividad. Ya que les otorgaba un largo período de plenitud.

La civilización podía así reconstruirse y entonces expandirse vigorosamente, explorando, comerciando, colonizando. Eso significaba que los guardianes eran necesarios. Los ishtarianos podían tener menos violencia innata, menores apetencias y, en general, menos irracionalidad que el hombre; pero eran igualmente capaces de apreciar que el robo es más divertido y provechoso que la labor honesta, o que temer llegar a ser víctimas de sus congéneres. Los humanos tendían a manejar los problemas sojuzgando a los que los causaban. Pero Beronnen no tenía gobierno para establecer una hegemonía. Las legiones eran lo más próximo a las organizaciones de gobierno, y eran autónomas. Servían a cualquiera que les pagara, o en acuerdos mutuos con condiciones discutidas, aunque nunca atacarían a Beronnen. Las áreas menos desarrolladas podían permitirse el lujo de tener estas tropas o sus destacamentos. Daban protección, más valiosos servicios civiles; una legión no era exclusivamente militar. También mantenían relaciones comerciales con Beronnen y tenían acceso a la educación y tecnología que se centraban alrededor de Sehala.

Era una buena idea reunirse periódicamente, intercambiar información, negociar las disputas acumuladas, planear empresas comunes. Sehala era el sitio natural, si no invariable, para esto. Una sociedad podía enviar su(s) líder(es) o podía enviar representantes diplomáticos… o algo similar. Podía despachar a una sola persona o varias. Se desarrollaron sistemas para aportar votos razonablemente igualados, sin tener en cuenta los números. Pero la asamblea no era una legislatura. Recomendaba.

Cierto, las recomendaciones eran normalmente seguidas, tanto por las legiones como por las ciudades. Una minoría disidente encontraría más fácil obedecer a la mayoría que arriesgarse a quedar aislada. Los soldados se consideraban a sí mismos como los custodios de la civilización, pero no intervenían en la política.

Así el concepto «Asociación» era un cúmulo de cosas diferentes para sus diferentes miembros, por no mencionar a los extranjeros. Sus lenguajes incluían nombres para ese concepto que no eran traducibles mutuamente. Para algunos era una clase de policía; para otros era la portadora y preservadora de todo lo importante; algunos le daban un significado místico; otros, la consideraban como sustentadora de una cultura extranjera, no necesariamente superior, cuya captación era buena, o al menos prudente, al conocimiento; y así.

Para los valennos, dispersos, anárquicos, atrasados, era un alienígena, que enviaba comerciantes razonablemente protegidos… pero que replicaba a los ataques con expediciones punitivas cuyos objetivos eran sagaz, aunque no siempre correctamente, escogidos… Y que impedía con sus guarniciones y embarcaciones de patrulla la buena vieja costumbre de hacer incursiones… y que, mientras tuviera su fuerza, no les permitiría jamás apropiarse de nuevas tierras, distantes de la Estrella Cruel…

Owazzi acabó. El consenso parecía estar de parte de Jerassa. Naturalmente, nadie podía obligar a la Zera Victrix a volver, y quizás aquellos que tenían mucho que perder en Valennen apoyarían que se quedara. En cualquier caso, tenía ingresos independientes por las tareas que prestaba en diversas localidades. Pero la masa de la asamblea creía que era necesario tener a las legiones más cerca. Y probablemente los colegas de Larreka no harían otra cosa sino obedecer en lugar de lanzarse a una causa perdida. ¿No sería mejor que Larreka reconsiderase la cuestión? Este era el sentimiento general, dijo Owazzi. Una minoría apuntó que la clase de ayuda que los humanos pudieran dar no había sido especificada, y debía serlo antes de tomar cualquier decisión. ¿Querría el parlamentario por Primavera, si lo era, comentar algo al respecto?

—Debo —dijo Sparling.

Deseó estar en un estrado de tipo terrestre, protegido tras un facistol, no rodeado por aquellos ojos y ojos y ojos. Como era convencional, se encaró a la Presidenta. Llenó sus pulmones y le dijo:

—Creo que la mayoría de vosotros sabréis entender cuan apenados estamos por las noticias que traigo. Tratad de comprender.

Una inútil frase humana. Los ishtarianos hablan directamente sobre las cuestiones públicas. Dejan la oratoria para el arte, que es a donde pertenece.

«Últimamente hemos recibido la orden de dejar de ayudaros. Nuestras manos estarán atadas durante algunos años. No sé cuándo podré continuar mis trabajos en las presas, ni lo sabe Jane Fadavi con sus planes de irrigación aérea para abortar tornados, ni creemos que la fabricación de alimentos sintéticos y refugios prefabricados esté lista para un futuro cercano. Ni los aviones para la evacuación de zonas siniestradas, ni… nada. Incluyendo armas.

»Como máximo podemos hacer trabajos menores, podemos aconsejar, podemos intentar que Primavera siga funcionando. Digo esto: No os abandonaremos. Para cientos de nosotros, este es nuestro hogar, y vosotros sois nuestra gente.

»Habéis sin duda adivinado la razón. Sabéis que hay guerra entre las estrellas, entre nuestro mundo Tierra y otro. Hasta ahora, la acción no ha sido intensa. Ambos lados estaban ocupados en entrenar y preparar a sus tropas. Ahora que se ha puesto en marcha, consumirá recursos con los que nosotros contábamos.

«Pero tengo aún peores noticias. Parte del plan de la Tierra incluye el establecimiento de una base en este mundo. No temáis. Estáis lejos de la lucha. La base no es necesaria. Los de Primavera lucharemos para persuadir a los señores de la Tierra de que no es necesaria.»

—¿Tendré que decirles que la guerra tampoco lo es? No, no aquí. Observarían nuestra amargura.

«Si tenemos éxito, continuaremos cuando menos nuestra propia producción. Por ejemplo, las presas podían ser finalizadas a tiempo. Pero a menos de que la guerra sea breve, no podemos esperar suministros de la Tierra tan pronto como lo habíamos previsto. Y si no logramos detener la construcción de esa base, estaremos en una posición que no nos permitirá ayudaros a luchar. Oh, supongo que podremos conservar nuestras armas y vehículos privados, y vosotros podréis conservar los que ya habéis adquirido. Pero pocas armas, pocos automóviles y pocos voladores no arredrarán a los bárbaros.

»No sé lo que pasará. Probablemente esto acabe pronto y podamos continuar como lo esperábamos. Pero creo que debemos prepararnos para lo peor.»

Sparling se detuvo. Mala retórica para una audiencia humana, pensó. ¿Será buena para una mezcla de ishtarianos? No completamente, me temo.

Con un resoplido terrible, Owazzi tomó la palabra:

—Debemos revisar una multitud de asuntos de nuevo. Sin duda la asamblea permanecerá reunida por más tiempo del previsto, considerando caminos, medios y contingencias con nuestros amigos humanos.

El lenguaje le permitía separar a éstos, por un posesivo, de los humanos no amigos. Se dirigió a é

—Supongo que ya que Larreka te acompaña, tus ideas son las de ayudar a Valennen.

Tomado por sorpresa, Sparling balbuceó:

—Yo… No lo sé, no soy un soldado. No tengo competencia para decirlo…

Jerassa habló desde el suelo:

—La Presidenta tiene razón; debemos más que nunca pensar cuidadosamente antes de juzgar. Pero, ¿no es cierto, colegas, que esto aumenta las razones para llamar a nuestras fuerzas a Beronnen?

Las protestas se elevaron en oleadas. Nadie quería que la legión abandonara su país. Todavía, las voces eran lo suficientemente suaves como para que Sparling las entendiera, había algunos que pensaban que la civilización no tenía que abandonar sus puestos adelantados al norte del ecuador.

Owazzi finalizó los murmullos llamando a Larreka al sitial.

Cuando se hizo el silencio, el militar dijo, en tono bajo para un ishtariano:

—No. He tratado de explicarlo antes, y todavía no habéis entendido. No es una cuestión de protección de unos intereses comerciales. La cuestión es parar a un conquistador. Lo sé, y os lo digo. Lo sé por el servicio de inteligencia militar y por lo que ha estado pasando últimamente y por lo que he deducido tras un frío análisis, y por mi experiencia en las fronteras.

»Si no podemos conseguir la ayuda humana, no sería sabio permanecer en Valennen, sería una necedad. Pero no hay opción. El enemigo puede atacar cualquier lugar que se le ocurra a lo largo de Ehur y los Mares Fieros. Puede atacar cualquier isla, con más medios de los que nosotros podemos poner para defenderla; y cuando esa guarnición esté sometida, pueden ir contra la siguiente. Una batalla o dos ganadas por nosotros no significarían nada realmente importante, cuando él ha conseguido todo un continente para retirarse y nosotros no tengamos tropas allí para darle la bienvenida.

»Pronto perderíamos aquellas aguas. Poco después, estaría hostigando Beronnen del Norte mientras sus naves se dirigirían por el oeste a Argent y por el este al Océano Ciclónico, tomando lo que desease, reclutando aliados, captando combatientes… Y puede que después de todo eso, nosotros logremos impedirle el paso a esta parte del continente, pero tendremos que hacerlo con todo lo que nos quede para defenderlo.

»Lo que podría significar el fin de la Asociación. La civilización podría seguir, pero sólo en Beronnen del Sur y sólo para Beronnen del Sur. ¿No sabéis ver que lo mejor que puede hacer la Asociación cuando un ciclo ha pasado es sobrevivir en el siguiente?

»Sí, podréis permanecer seguros durante algún tiempo si dejáis que Valennen se pierda. Mi juicio como soldado es que es mejor dejar que algunos hogares se pierdan a cambio de conseguir la fuerza allí que necesito para limpiar el lugar. Pero votad como os plazca. La Zera se quedará.»


X

<p>X</p> ¡Gwine corre toda la noche! ¡Gwine corre todo el día! Todo el mundo apuesta por él en la bahía, Yo apostaré mi dinero a la cola del caballo.

Cuando acabó la vieja canción, Jill Conway mantuvo los dedos volando sobre su guitarra y empezó a silbar. Los rasgueos, notas, acordes, volaban hacia las estrellas, entraban en los oídos y danzaban en los nervios hasta que todo el cuerpo parecía entonar con ellos. Aquellos eran divertidos fantasmas que se levantaran, y sin embargo eran fantasmas.

Mientras tanto su mirada vagabundeaba. En esta cálida noche ella había enrollado el techo móvil del porche de su casa. Ella y Yuri Dejerine estaban sentados bajo el cielo. Primavera no tenía necesidad de iluminar las calles. Un alto seto rodeando los jardines hacía de pantalla para las ventanas de los vecinos, que no estaban cerradas; no había nada allí excepto una pequeña lámpara sobre una mesa en donde también permanecía la botella de coñac que él había llevado para después de la cena que ella había estado preparando. Sobre las masas parduscas de los árboles, las estrellas marchaban en ejércitos brillantes. Caelestia brillaba entre ellas. Pero sus ojos vieron pasar a Ea, hacia las Alas. En esa constelación estaba la Tierra, que había creado las palabras y la música que ofrecía a su invitado…, había creado la raza entera, aunque escasamente un átomo suyo podía estar ella…

Alas, pensó. ¿Es parte de una idea diferente para Yuri? Nosotros usamos las cartas estelares de Beronnen, pero a una distancia de mil años luz, él puede reconocer a muy pocas de las estrellas de los hombres, quizás extrañamente cambiadas, ¿Cuáles serán?

Años-luz, Luz… Esto se reflejaba en la hierba, destellaba en donde se unía con la insignia del hombre o con su cinta en el pelo. Quizás su cabello brillaba un poco para él. Ella dejó de silbar.

—Nom d’un nom! —exclamó Dejerine—. ¡Nunca había oído nada como eso! ¿De dónde es?

—De América, creo. —Jill dejó su guitarra en el suelo, se acomodó en su silla cruzando sus largas piernas y levantó su copa para tomar un sorbo. Aquel brandy de la Tierra era fuerte. Quería ir despacio. Bueno, no demasiado. Moderación en todas las cosas, incluyendo la moderación.

Recordó que le había dicho aquello a Ian Sparling, y también lo que él le contestó:

—Querida, con tu idea de la moderación, podría considerarse moderado hasta Alejandro el Grande. Después se preguntó: ¿Está Ian realmente enamorado de mí? Desearía estar segura, me ayudaría a decidir lo que tengo que hacer, fuera lo que fuese. Dirigiéndose a Dejerine, dijo sonriendo:

—Es extraño, que hayas venido tan lejos para escuchar una canción de tu planeta natal. Pero quizás allí ya la hayan olvidado. Me atrevería a decir que aquí preservamos todo tipo de arcaísmos. ¿Somos los únicos?

Dejerine sacudió su cabeza.

—No, no, Jill. —Se habían comenzado a tutear en el transcurso de la cena, con una familiaridad que se probó sincera. Ella estaba complacida, con aquella prueba de su habilidad—. Quiero decir tu increíble… ¿código? Si estoy en lo cierto, no es de origen humano, ¿no?

—Sí y no —replicó ella—. Pasé un par de estaciones trabajando en el campo, en las Montañas Cabeza de Trueno. Los habitantes de la zona se comunican mediante silbidos, y han desarrollado una música basada en ellos. La aprendí y la adapté a lo que pude. Que no es demasiado. Los ishtarianos son mejores que nosotros en la producción de sonidos. Su música, como su danza, es demasiado sofisticada para nosotros.

—Es notable lo que has conseguido hacer.

—Sí, lo he convertido en un pequeño arte de mi propiedad. Deberías oír algunos otros números, francamente obscenos.

Dejerine rió y se inclinó hacia ella. Ella confió en que no interpretara su frase como una provocación. Para cambiar de tema dijo:

—A propósito de creaciones culturales peculiares, esa expresión que has usado, «Nom d'un nom». Dejando de lado mi pronunciación. ¿Verdad que quiere decir «nombre de un nombre»?

El asintió, relajado. Cogió su cigarrillo del cenicero que había sobre la mesa y aspiró una bocanada. Reconozco que dio en el clavo, pensó ella. Quizás no conscientemente. Es sensitivo.

—Una frase francesa —dijo él—. Nunca he analizado su lógica.

—Oh, pero yo lo estoy haciendo. ¿Cuál es el nombre de un nombre? Por ejemplo, mi nombre es Jill. Pero el nombre de mi nombre… Sí, creo que mi nombre se llama Susan. Y el tuyo… mmm… ¿Fred? ¡Creo que acabamos de iniciar una nueva ciencia!

Rieron juntos. Entonces cayó el silencio, y pudieron oír a un pájaro nocturno.

—¡Qué noche más fantástica! —murmuró ella—. Disfrútala. No tendremos muchas más como esta en nuestras vidas.

—Totalmente fantástica —dijo él—, aunque creo que se debe principalmente a ti.

Ella le miró fijamente.

—Estoy agradecido por tu invitación, por todas tus amabilidades. Ha sido y es un duro trabajo adaptarse a esto. Y todos son suspicaces con nosotros, si no declaradamente hostiles.

—Supongo que no me incluyes a mí. Llevas el mismo uniforme que mi hermano. Tú no has iniciado esta guerra, y haces tu trabajo de la manera más humana posible.

—Sabes que estoy de acuerdo con esta guerra. No por la conquista o la gloria… ad i chawrti, ¡no!, sino como el menor entre dos males. Si mantenemos el equilibrio de poder hoy, no tendremos que luchar a mayor escala en diez o veinte años.

—Me has hablado de eso antes. Yo… Yuri, me gustas como persona, pero eres demasiado inteligente para no darte cuenta de que estoy tratando de influenciarte, de conseguir tu ayuda para el pueblo de Ishtar. Hablas de sacrificios para evitar males mayores. Bien, ¿qué valor tienen millones de vidas pensantes? Todo un conjunto de sociedades, artes, filosofías, todo lo que nosotros podemos aprender y hacer, de una raza que posiblemente nos ha superado en evolución.

La mano de él se cerró en el brazo de su sillón.

—Simpatizo con el hecho de que tengas amigos aquí que sufrirán si vuestros programas se detienen, pero como principio abstracto… Jill, perdóname, pero te pregunto esto para que te contestes a ti misma: ¿Cuánto avance científico vale la vida de tu hermano?

—¡Ese no es el asunto! Tu maldita base…

Ella se interrumpió y él aprovechó la interrupción para continuar:

—La base es un detalle, importante aquí, pero sólo un detalle. Sin embargo, la guerra continuaría, tomando los recursos y el transporte que necesitáis para la mayoría de vuestros proyectos. Acéptalo para ayudar a los humanos, que pueden ser heridos tan gravemente como los ishtarianos.

—Bien, no lo sé. —Pasó por detrás de él, a la oscuridad—. ¿Estamos obligados a combatir a los eleutherianos? ¿Necesitaríamos ese «equilibrio de poder», que tú dices que es nuestra razón real si no hubiésemos primero animado y después asegurado los territorios que robaron? No lo sé. Sólo sé que aquí tenemos una oportunidad… puramente desde un punto de vista práctico estamos desperdiciando una oportunidad de conocimiento que podría cambiarnos como, en, la biología molecular.

—Mmm… No estoy seguro. Estoy de acuerdo en que los ishtarianos tienen cosas únicas en el plano sociológico. ¿Hasta qué punto pueden ser relevantes sus experiencias para nosotros?

—No te lo puedo decir hasta que lo hayamos intentado. Pero estoy hablando solamente de biología. ¿Te imaginas que estar aquí es igual que vivir en un mundo donde la gente contrae el cáncer? ¿Y qué hay de todas esas locuras que difundimos después de entender nuestra química celular? Nuestra química. Desde entonces, hemos empezado, meramente empezado, a conseguir un conocimiento profundo de la vida extraterrestre. Apostaré a que esto traerá una revolución, similar a la de Einstein, de la biología terrestre. Y uno de los casos más claros está aquí, en Ishtar. Quizás sea el único en el universo.

—Tú… Tus investigaciones no tienen por qué estar afectadas por la guerra, Jill.

—Dudo que mis investigaciones, historia natural y en las partes del planeta más similares a la Tierra, no se vean afectadas. Para estudiar la Vida T necesitamos un acceso seguro, organizado y a gran escala a Valennen. Ahora la Asociación está a punto de perder Valennen. Mi honorable tío Larreka ha estado encargado del mando allí. El ha venido a pedir ayuda para mantener un destacamento… —Le miró de frente—. ¿Qué le parece, Capitán Dejerine? Una posible reconstrucción de todas nuestras ideas acerca de cómo la vida se puede desarrollar, la posible inmortalidad del hombre, o como quieras llamarlo… Todo en manos de un destruido destacamento de viejos legionarios.

—No logro seguirte lo suficiente —dijo él con suavidad—. Me agradaría volver a oír tus explicaciones.

La sorpresa la hizo sobresaltarse. En todos sus encuentros anteriores él se había mostrado como alguien que había hecho bien sus tareas escolares. Sus preguntas estaban basadas en una amplia información y necesitaban respuestas menos elaboradas de las que ella le había dado al principio. ¿Por qué esta ignorancia repentina?

¿Un engaño para que vuelva a ser entusiasta y divertida? Y si es así, ¿con qué propósito? Debe conocer a las mujeres de la misma manera que conoce las órbitas. O, de todas formas, mejor que cualquier hombre; lo he notado en cada encuentro. Y por supuesto, mejor de lo que yo conozco a los hombres.

En la noche cálida y fragante de estrellas oscuras, él estaba sentado con despreocupación, el vaso en su experimentada mano derecha, el cigarrillo en la izquierda, cordial pero con un toque misterioso. Y, ¡por Darwin que era atractivo! Su corazón latió.

No, no me estoy enamorando. No, insisto, no. Aunque la objetividad científica me obliga a decir que no me sería difícil. Tener un asunto, al menos. Lo cual podría o no podría conducir a la permanencia. No es algo traído por los pelos. ¿Qué clase de esposa de navegante podría hacer yo, o qué habitante de Primavera él? Un asunto…

Sus pocos hombres volvieron de nuevo a su mente. No los primeros novios; ellos y ella eran meramente parte de un grupo que se autodenominaba Buzos Cartesianos, estaban considerados como salvajes en su reprimida comunidad, pero lo único que hacían era conducir a altas velocidades, intentar ejercicios peligrosos a escondidas, bebían menos de lo que cantaban ruidosas canciones, y cantaban menos estas canciones que baladas. Mirando atrás se dio cuenta de que aquellos Buzos habían sido unos renacuajos asustados de ella y quizás ella también estaba asustada. Probablemente esto la había preparado para lanzarse a Kimura Senzo. Tenía diecisiete años, dieciocho terrestres, y los dos años que él estuvo allí, con su beca de investigación, había sido una totalmente terrible, hermosa, infernal, celestial, feliz, furtiva, desvergonzada, angustiada, rabiosa temporada que ellos hurtaron al derecho divino. Esto no hubiera sido lo que fue si él no hubiera sido la clase de persona que era. Al final ella le hizo renunciar e insistió en que regresara a su casa, a su esposa y a su pequeña hija, demasiado tiempo privada de su padre. Las tres aventuras que había tenido desde entonces habían sido sólo eso, diversión, amistad, alivio del cuerpo por un rato, pero no demasiado largo, ya que Primavera era juiciosa y ella no quería encontrarse fuera, ni ser objeto de antagonismos.

Ian… Bien, nunca he estado segura y, además, pobre Rhoda…

Jillian Eva Conway, se dijo con la voz de Larreka, ¡mantén tu cola baja! Este hombre es un enemigo, ¿recuerdas? Un agradable compañero, probablemente, pero el objeto del juego es que trates de influir en su mente.

—¿Perdón? —preguntó Dejerine.

—Nada. Un pensamiento extraño. Censurado.

El le dirigió una mirada interrogante.

—Si no quieres hablar de ciencia, no pienso hacerlo sobre mi magnificencia personal. Sin embargo, me gustaría saber realmente lo que es la vida T.

—Oh, sí —se relajó y tomó un sorbo de coñac, que se deslizó ardientemente entre el paladar y la lengua—. Es una abreviatura de vida descendiente de Tammuz, como se distingue de lo que llamamos vida orto-ishtariana. Debes conocer, sé que lo conoces, pero lo repetiré para usar los términos adecuados, que Anu tiene un planeta que es, o fue, terrestroide, y que hace mil millones de años había desarrollado especies inteligentes. Cuando su sol empezó a hincharse, imaginamos que debieron intentar establecer una colonia en Ishtar.

Dejerine levantó sus cejas.

—¿Imagináis? Mis fuentes dan eso como cierto.

—Es una teoría. Después de mil millones de años, ¿qué evidencia física resta? Te prestaré algunos reportajes que los arqueólogos han hecho sobre Tammuz. Una lectura fascinante, aunque ocasionalmente pesada. En nuestro estilo de pensar, es razonable suponer que los tammuzianos desarrollaron una capacidad de transporte interplanetaria e intentaron colonizar Ishtar. No todos, eso sin duda es imposible, y Dios sabe la épica del sufrimiento que el mundo madre vivió mientras su sol lentamente los lanzaba a la muerte. Suponemos que tuvieron esperanzas de salvar a algunos, que lograran un renacimiento de la raza.

—Déjame ver si mis conocimientos son correctos —dijo Dejerine—. Ya que Ishtar había desarrollado un tipo de vida bioquímicamente incompatible, esterilizaron una gran isla y la adaptaron a su tipo de vida. El esfuerzo era demasiado grande, o quizás el margen de supervivencia era demasiado pequeño. En cualquier caso, los colonos murieron, y también las plantas y animales que habían introducido. Las formas microscópicas se adaptaron, establecieron una ecología, y con el tiempo evolucionaron en nuevas especies multicelulares. ¿No es así?

—Sí, esa es la teoría más popular. Esta es ciertamente la que se sustenta en Ishtar, que, con la adición de un poco de fantasía, ha dado lugar a incontables malas poesías, canciones, obras de ciencia ficción para el teatro amateur… Pero es una hipótesis. Quizá las esporas tamuzzianas fueron traídas aquí por meteoritos. Quizá las lanzaron ellos con algún propósito, por alguna razón extraña. Puede simplemente que expediciones de exploración dejaran pequeños pedazos de una vida que arraigó. Después de todo, un bicho tammuziano no sería comestible para la microfauna local. O puede que iniciaran su colonia, y entonces descubrieran cómo usar el Principio de Mach, nosotros lo descubrimos mucho antes de tener la posibilidad de organizar las rutas interplanetarias, y toda su raza saltara a la galaxia. Puede que estén en algún sitio, mil millones de años más adelantados que nosotros.

Levantó su rostro hacia las estrellas, y susurró:

—¿Ves? Ni siquiera los arqueólogos tienen que estar necesariamente inclinados sobre un montón de huesos.

Creyó que el hombre del espacio sentía un poco lo mismo que ella.

—Una gran idea. Demasiado grande para nosotros.

Volvió a asumir su tono de exposición de hechos:

—Muchas teorías, sí. Los datos que intentan reunir son escasos. En primer lugar, sobre este planeta Ishtar, cuya bioquímica es bastante parecida a la terrestre, surge la vida T. Y también aparecen proteínas disueltas en el agua, etc., pero es demasiado extraña para haberse desarrollado aquí, ya que está en minoría. Usa aminoácidos dextro, azúcares levo, cuando nosotros y los ishtarianos consumimos lo exactamente opuesto, para nombrar sólo un par de diferencias, y no digamos nada de las que todavía no hemos identificado.

»Segundo, el planeta Tammuz está muerto, pero los restos fósiles y pistas similares nos muestran que una vez mantuvo vida T.

»Tercero, en Ishtar, la vida T está confinada en Valennen. En tres de sus cuartas partes más al norte, para ser exactos. Se extiende al resto del continente y a las islas cercanas, pero allí tiene que compartir el terreno con la orto-vida, que es la que domina. Esto sugiere que Valennen del Norte fue el lugar original, una gran isla que después colisionó con otra para formar la masa continental que conocemos. Antes, estaba aislada, dando a la vida T un santuario para el desarrollo. De aquí la noción de que hace tiempo, podría haber sido esterilizada y colonizada. Pero no existe ninguna prueba sólida. Ese es un territorio desconocido.»

Tomó un nuevo sorbo, sintiendo el calor en su estómago y en su corazón.

—¿Desconocido, después de que los hombres llevan cien años en Ishtar? —se preguntó él. Pero antes de que ella pudiera replicarle, prosiguió—. Ya veo. Búsquedas orbitales, sobrevuelos, aterrizajes casi al azar, muestras, especimenes sí. Pero nada más. Tenéis todavía mucho que hacer.

—Esa es la verdad —asintió Jill—. Nadie carece de proyectos para las secciones orto. Ni ahora, ni en las décadas venideras.

»Pero hemos estado acumulando algunos datos, en la interzona de Valennen del Sur. Hemos empezado a aprender algo sobre la vida T. Y si la Asociación puede ser salvada, tendremos la base de apoyo para investigar seriamente en el norte. ¿No hace esto valioso a Ishtar a los ojos de la Tierra? Oh, sí, conozco planetas que tienen analogías de la vida T. Pero no tienen nada más. Nada que podamos comer, ninguna oportunidad para iniciar la agricultura. Ninguna civilización de seres inteligentes ansiosa por ayudar. Y, sea donde sea, todo el que quiera estudiar nuestra imagen especular bioquímica en acción, tiene que hacerlo al final de una larga, fina y cara línea de abastecimientos. Aquí es cuestión de un pequeño salto aéreo.

»Y sólo existe esta única interzona.»

—Interzona —dijo Dejerine—. Creo que quieres decir en donde la vida T y la orto-vida conviven.

—¿Qué otra podría ser? De algún modo, cubre todo el planeta. Los teroides incorporan unos cuantos microbios-T a sus simbiosis, y sólo por eso ya vale la pena investigar más a fondo. Pero únicamente en Valennen del Sur existe interacción entre meazoos, o plantas superiores, o cosas diferentes que todavía no sabemos muy bien qué son.

Dejerine parpadeó, riendo:

—Tú ganas.

—Dos ecologías distintas, ninguna capaz de dominar a la otra. La madera de fénix es valiosa por algo más que su dureza. Una vez fuera de la interzona, no se pudre de ninguna forma. Ha habido intentos de cultivarla en otros lugares, pero no han tenido éxito. Lo mismo para unas cuantas especies-T, más orto-especies y minerales… razones de peso para querer que la Asociación esté presente en Valennen.

»Pero por otra parte hay una interacción muy limitada. Las plantas roban a las otras plantas con las que rivalizan el suelo y la luz del sol, y por tanto restringen también el ámbito de los animales. Posiblemente las lías sean la principal barrera contra la expansión de la vida-T. Animales… no hay nutrición mutua, ya que nunca se molestan mutuamente.

—¿Nunca?

—Casi nunca. Realmente, la interacción es cooperativa, pero escasa. E involuntaria. Mmm… Te voy a poner un ejemplo, con nombres terrestres.

»Mira al feroz tigre. Mira al juicioso antílope. ¿Va a saltar el tigre sobre el antílope? No, el tigre no va a saltar sobre el antílope. El tigre no cree que el antílope sea bueno para comer. Pero mira al tigre observar al antílope. El tigre sabe que el antílope tiene buenos ojos y un buen olfato. Mira al antílope otear. Mira al antílope oler. Mira al antílope galopar. Mira al tigre seguirlo. El antílope localiza una manada de ciervos. El tigre puede comer ciervos. El antílope es un alcahuete. Mira al leopardo. Los leopardos comen carne de antílope. Mira al tigre ahuyentar al leopardo. El tigre es un matón. Muchacho, esto se denomina cooperación.»

Jill se bebió el resto de su brandy. Dejerine se movió para llenarle de nuevo la copa.

—Después de esta conferencia creo que merezco una buena cerveza. O… un trago de este brebaje. Gracias.

—Ciertamente haces que el asunto esté vivo.

—Bueno, tu turno. Cuéntame algo de los lugares donde has estado.

—Si vuelves a cantar después.

—Encontremos canciones que sepamos ambos. Mientras, comienza con los viejos recuerdos.

Miró de nuevo a las estrellas. Caelestia había salido ya del campo visual. Y las estrellas brillaban más intensamente. Murmuró para sí misma:

—Demasiadas maravillas. Maldición, no tengo tiempo para morir.

—¿Por qué no has visitado nunca la Tierra?

—No lo sé. Parece como si todas las cosas interesantes estuvieran allí, y sí, me doy cuenta de que hay extravagancias naturales como el Gran Cañón, pero Ishtar también las tiene. Principalmente, las cosas que ofrecen interés en la Tierra, están hechas por el hombre; y nuestros bancos de datos tienen millones de fotos y registros de ellas.

—El mejor holograma no tiene comparación con la realidad, Jill. No es la totalidad de, eh, la Catedral de Chartres… que además de la belleza incluye el hecho de que incontables peregrinos, durante siglos, han caminado y se han arrodillado y han dormido sobre las mismas piedras que se encuentran bajo tus pies… Y puedes divertirte en la Tierra, ya lo sabes. Una persona viva como tú…

Un zumbido llegó a través de la puerta abierta. Jill se levantó.

—Perdona, el teléfono.

¿Quién podía llamar a aquellas horas? ¿Quizás un oficial de que lo necesitaba para algo?

El brillante panel que ella encendió parecía oscuro y tosco después del majestuoso panorama de fuera. La habitación brotó ante ella, confortablemente familiar, ligeramente descuidada, su simplicidad desafiada por el tapizado escarlata sobre el cual ella había pintado dorados remolinos en la explosión de color que suponía el representar en todo su esplendor, una planta-pluma del Gran Iren. Otros recuerdos, que incluían herramientas y armas nativas, colgaban de las paredes entre las fotografías, los paisajes y retratos que ella había hecho con cámara o con lápiz. Pinturas, sin colgar, estaban apoyadas o apiladas, ya que no tenían la suficiente calidad para situarse junto a las otras. No obstante a Jill le habían gustado lo suficiente como para copiarlas.

El teléfono zumbó de nuevo.

—Ya te atiendo —murmuró, sentándose ante él y presionando la tecla de aceptación de llamada.

La cabeza de Ian Sparling apareció en la pantalla. Estaba macilento. Las arrugas surcaban su largo rostro. Los ojos verde-azules saliendo fuera de las órbitas. Sus quizá cortos cabellos estaban totalmente desgreñados y no se había afeitado en dos o tres días. El pulso de Jill se aceleró.

—Hola —dijo ella sin pensarlo—. Pareces una compota de manzanas estropeada. ¿Qué es lo que va mal?

—Pensé que deberías saberlo, siendo tan amiga de Larreka como eres.

Ella se agarró al borde de la mesa y se inclinó.

—Está bien. Pero, estoy llamando desde Sehala. Hemos estado argumentando, suplicando, intentando sobornar durante estos ocho días. Y nada. La asamblea ha votado por el abandono de Valennen. No pudimos convencerlos de que el peligro allí es tan terrible como dice Larreka —continuó—. Yo no puedo hacer mías sus palabras. Yo no puedo alegar experiencias. Y el comandante de la Tamburu manifestó que la Asociación podía absorber la pérdida y sobrevivir. Y el jefe de Kalain estuvo de acuerdo. Larreka no cree que ninguna legión vaya a ayudar a su Zera. La causa parece totalmente perdida.

—¡Idiotas! ¿No podrían los legionarios investigar por sí mismos?

—No es tan fácil, especialmente cuando son tan reclamados en otras partes. Supongo que podría intentar llevar a algunos personajes clave en vuelo para permitirles echar un vistazo general. Si puedo conseguir el vehículo. Lo que te concierne es Larreka. Se lo ha tomado bastante mal. Podrías… animarle, consolarle, cualquier cosa. Piensa que para él no existe en el mundo nada tan importante como tú.

Sus ojos se posaron en ella como indicándole que no era Larreka el único que sentía así.

Las lágrimas afloraron. Tuvo que esperar un momento antes de que Jill pudiera preguntar:

—¿Qué es lo que piensa hacer?

—Dirigirse allí. Ya ha partido. Puedes alcanzarle en el Rancho Yakulen, creo. Se detendrá para recoger su equipo y decir adiós.

—P-puedo ir a su encuentro.

—Si nuestro querido gobernador naval te proporciona un avión del tamaño adecuado. Pregúntale. Eso te ayudaría. Larreka no sólo va a hacerse cargo del mando, ya que dice que el nuevo vicecomandante es súper precavido, sino que va a persuadir a sus tropas para que se queden allí.

Jill asintió. Una legión elegía a su jefe por mayoría mínima de tres cuartos de los votos de sus oficiales y podían deponerlo de la misma manera.

—Ian. ¿Es necesario? ¿Tiene que permanecer allí? ¿No estará sacrificando a sus hombres para nada?

—El dice que es un riesgo que debe correr. Mantendrá la posibilidad de evacuar a los supervivientes, si las cosas se ponen peor. Pero espera hacer algo más que hostigar a los bárbaros. Espera poderlos llevar a combates en los que muestren su auténtica fuerza, sus intenciones reales, antes de que sea demasiado tarde. Esto le permitirá conseguir refuerzos. A mí me parece difícil, pero… Bien, ahora ya lo sabes, y tengo que informar a God.

—¿Me has llamado a mí primero? Gracias, gracias.

El sonrió.

—Te lo merecías. Volveré a casa dentro de dos o tres días, después de atar unos cuantos cabos sueltos aquí. Ven a vernos. Mientras, daryesh tauli, Jill.

Aquella frase podía significar tanto un saludó como una despedida amorosa.

—Buenas noches. —La pantalla se oscureció.

Ella permaneció sentada en la oscuridad. Querido Ian. ¿Sospechaba cómo le admiraba, él que había recorrido medio planeta preparándose para presentarle batalla a Gigante Rojo? Algunas veces ella se preguntaba cómo podían haber sido las cosas si hubiera nacido veinte años antes, en la Tierra.

¡Maldición! ¿Por qué estoy esquilando si no tengo ovejas? Tengo un trabajo que hacer. Excepto que no sé cómo.

Volvió a salir. Dejerine estaba de pie, mirando a las estrellas.

—¿Malas noticias, Jill?

Ella asintió. Sus puños estaban crispados. El se aproximó y los tomó entre sus manos. Su mirada captó la de ella.

—¿Puedo hacer algo por ti?

—¡Naturalmente que puedes! —La esperanza renació. Procuró controlarse y le explicó en pocas palabras la situación.

El expresivo rostro de él adoptó una expresión dura. Soltando las manos de Jill, retrocedió un poco.

—Una lástima, supongo —dijo en tono apesadumbrado—. Naturalmente, lamento tu disgusto. Pero no estoy cualificado para juzgar la decisión militar. Y las órdenes que he recibido son muy claras. Me prohíben intervenir en asuntos nativos, aparte de nuestra propia defensa en caso de que fuera necesario.

—Puedes apelar. Explicar…

No la había interrumpido, hasta aquel momento.

—Sería inútil. Por tanto perdería el tiempo, y haría que lo perdieran mis superiores.

—Bien… de acuerdo. Hablemos de lo otro. Larreka necesita transporte rápido. He oído que tienes voladores especiales, dados por la Federación, lo suficientemente grandes como para llevar a un ishtariano.

—Sí —dijo él, medio desafiante—. Vosotros tenéis pocos. Nosotros no podríamos traer muchos más. Construir las instalaciones en el más breve tiempo posible requerirá todo vehículo de transporte de que se pueda disponer.

—Puedes prestarme uno durante un par de días, ¿no? El trabajo a gran escala todavía no ha empezado.

—Temía que me pidieras eso. No. Créeme, desearía hacerlo. Pero aunque sólo fuera por el riesgo de tormentas… Las galernas equinociales en un periastro son terribles. Nadie ha estado aquí últimamente para estudiar la meteorología. Es impredecible.

Jill pateó el suelo.

—Estúpido. ¡No necesito protección contra mí misma! —Tragó saliva—. Lo siento. Es mi turno de sentirlo. Alguien más puede pilotar si insistes.

Sus ojos volvieron a encontrar los suyos, y sus labios hicieron una pequeña mueca sardónica. ¿Eh? ¿Cree que pienso que su preocupación se debe a mi posible pérdida?

El suavizó su expresión, mostrándose incluso gentil.

—No puedo autorizarlo para nadie. El volador correría un riesgo en la realización de un proyecto irrelevante para mi misión. Peor, podría considerarse como una especie de intervención, aunque no importante. Y con este precedente, ¿dónde he de trazar la línea contra demandas posteriores? No, no hay manera de que pueda justificarme ante mis superiores.

La ira y la pena se abrieron paso. Jill gritó:

—¡Así que tienes miedo de una reprimenda! ¡Un borrón en tu expediente! ¡Un retraso en tu siguiente ascenso! ¡Fuera!

Asombrado, balbució:

—Mais… Por favor… yo no… no quería decir…

—¡Fuera, gonococo! O tendré que echarte igual que a esto.

Cogió la botella y la tiró fuera. No se rompió, pero su contenido empezó a derramarse.

El rostro de Yuri se endureció. Sus labios se comprimieron, sus aletas nasales se dilataron. Hizo una leve inclinación.

—Mis disculpas, señorita Conway. Gracias por su hospitalidad. Buenas noches.

Salió con paso mecánico y se perdió en la oscuridad.

¿Me he vuelto loca? ¿Debería haber…? ¡Pero no podía! ¡No podía! Se sentó junto al coñac derramado y lloró.


XI

<p>XI</p>

Cuando Larreka y su escolta se acercaban al Rancho Yakulen, una fuerte tormenta se levantaba por el oeste. El viento frío atravesaba el calor que se había producido antes, como una espada a través de la carne. Unas lías tostadas por el sol ondeaban y se extendían tiñendo kilómetros de amarillo tostado. Más lejos, un pastor y sus wo conducían un rebaño de owas, y parecían perdidos en aquella inmensidad. Los árboles murmuraban y se movían. Entre la tierra y el cielo volaban centenares de alas flotantes; sus chillidos sonaban débilmente contra el estrépito a su alrededor. Cuando las lanzas de luz, de color bronce o rojo ondeaban, cambiaban el color del mundo. Hacia el oeste había un acantilado color púrpura de donde saltaba un torrente. El ruido de la corriente se imponía sobre los demás.

El soldado de la Isla de Foss dijo:

—Si estuviera en mi casa y viera venir eso, ataría mi bote en la playa tan fuerte como él y el cable me permitieran.

Larreka apenas pudo oírlo.

—Bueno, no es una maravilla, pero me alegraré de tener un techo sobre mi cabeza cuando lleguemos allí —acordó el comandante—. ¡Aumentad la marcha!

Condujo a su cansado cuerpo en trote rápido.

Los edificios familiares se agrupaban en la oscuridad del norte. Vio que las velas no estaban en las aspas del molino y que la bandera descendía de un asta cuya punta de bronce refulgía. Las cartas que les habían dirigido desde allí a él y a Meroa, cuando estaban en Valennen, decían que nadie tenía seguridad alguna sobre si la galerna se convertiría en huracán o no.

Las primeras gotas de lluvia cayeron cuando atravesaban el portalón. Los edificios del rancho se distribuían por el perímetro rectangular de éste. Establos, almacenes, corrales, graneros, tiendas, horno, destilería, cocina, enfermería, escuela, observatorio, biblioteca… No todo lo que necesitaba una comunidad civilizada, pero lo suficiente cuando de comerciar con los otros ranchos y ciudades se trataba. La gente se afanaba cerrando las puertas y ventanas. Justamente antes de que un servidor cerrara la puerta, Larreka vio un pequeño volador aparcado en un cobertizo. Ng-ng, tenemos un visitante humano. Me pregunto quién será.

El polvo blanqueaba el viento, repicaba en las paredes, mordía la piel. Protegió sus ojos con un brazo y se dirigió hacia la entrada.

El edificio se alzaba en medio del patio, enorme, de ladrillos y fénix, con muchas ventanas y balcones, con gárgolas deslucidas por el tiempo pero mosaicos brillantes después de seiscientos cuarenta años. Esta era el ala este, la más antigua. Como la familia Yakulen crecía en riqueza, número e invitados, añadían nuevas unidades, cada una con su propio patio. Los diferentes estilos se alineaban juntos. El último incorporaba heraklita y vidrio blindado de Primavera. Alguien debía haber estado observándolos desde la ventana, ya que cuando Larreka y sus tropas habían rebasado la veranda, la Puerta de los Fundadores se abrió para ellos. Más allá de esta enorme estructura esperaban unos sirvientes que tomaron su equipaje y los secaron. Larreka se colgó su espada de Haelen. Este era su distintivo; los soldados decían que Una-Oreja dormía con ella. No necesitaba el resto de las armas entre su gente.

A la cabeza de sus seis legionarios, atravesó su corredor que llevaba a la habitación principal. Estaba enladrillada y alfombrada en neolon azul oscuro de Primavera. Sus muros estaban recubiertos de madera de varios colores y vetas. Las llamas danzaban y cantaban en cuatro hogares. Las lámparas brillaban a lo largo de los muros. Entre ellas podían verse pinturas, trofeos y escudos ancestrales. En lo alto, colgaban banderas que habían ondeado en las batallas o expediciones de salvamento. En un extremo de la habitación, medio oculto entre las inquietas sombras, había un altar de Ella y El (pocos de la casa les prestaban atención; la mayor parte de la familia era triadista, mientras ayudaban a un amplio conjunto de diferentes cultos. Pero, aunque sólo fuera por respeto a la tradición, tenían que mantenerse allí las imágenes). La habitación era muy espaciosa, una gran mesa, con colchones a su alrededor, algunas sillas para ocasionales visitantes humanos. El aire despedía olores de leña y cuerpos. Las ventanas de ambos lados estaban cerradas a causa de la tormenta, y se oponían a ella, amortiguando sus ruidos.

Cerca de dieciséis personas estaban allí, charlando, leyendo, pensando. La cámara las empequeñecía. La mayoría de los cientos que habitaban allí, estaban trabajando, o en sus apartamentos privados. Su esposa salió a su encuentro.

Meroa era una hembra grande, que empequeñecía por contraste a su pequeño marido. Tenía las facciones de los Yakulen, grandes ojos grises y una barbilla puntiaguda. La edad se hacía notoria en su seca y oscurecida complexión, con el enflaquecimiento de la joroba y las ancas que un día habían sido redondeadas. Pero el abrazo que le dio no era el gesto digno de sus parientes, era el abrazo de la mujer de un soldado.

Durante dos siglos y medio, vagaba por su mente la idea de que había sido un milagro que ella lo aceptase como marido. El había sido impetuoso con ella, y se habían divertido juntos. Sin embargo, ella anteriormente había rechazado dos proposiciones suyas sin ofenderse, ya que opinaba que los soldados tenían casi la obligación de intentar conquistar a todas las hembras atractivas que ofrecieran oportunidad. Larreka nunca se atrevió a imaginar que aquella hembra llegara a sentir por él un interés personal. Creía que su interés se limitaba a la narración que le hacía de sus aventuras vividas durante los cincuenta años previos a su alistamiento.

Cuando ella accedió a su proposición de desposarla, Larreka se sorprendió.

—No soy un cazador de dotes, créeme, no lo soy. Desearía casi que fueras pobre.

Ella había agrandado aquellos bellos ojos.

—¿Qué quieres decir? No soy rica.

—Tus… Los Yakulen tienen uno de los mayores ranchos del país…

—¡Chu-ha! Ya veo —rió—. Tonto, has olvidado que no estás en Haelen. Un rancho no es una cosa que posea alguien. Pertenece a la familia… La tierra, las aguas. Pero sus miembros trabajan para sí mismos.

—Yai. Lo había olvidado. Me haces olvidar todas las cosas, todo excepto a ti. Aún me quedan que pasar otros tres años en la Legión, y el próximo estaremos acantonados en ultramar. Bueno, regresaré y… y por el Tonante, ¡labraré una fortuna para nosotros!

Ella se separó un poco.

—¿Qué es esa tontería? ¿Supones que quiero tenerte siempre aquí? No, te reengancharás, y yo estaré allí para verlo.

Ahora ella estaba deslizando una sugerencia en su oído, añadiendo:

—Tendremos que esperar un rato ¡demonios! Tengo un renacuajo más grande de lo que te figuras.

—¿Qué?

Decidió que se explicaría cuando lo considerara oportuno. Intercambió saludos con los otros. Se tendió en un colchón al lado de Meroa, con su pipa encendida, y una fuente de fruta a mano. Dos viejos estaban estirados cerca. El resto de gente se congregaba alrededor de sus soldados, ya que tendrían cosas que relatar sobre Sehala más alegres que las de Larreka. Naturalmente, había usado su transmisor, vía radio-relés, para mantener a su esposa informada. Ella había transmitido las noticias.

(Había ya dejado bien claro que cuando volviera a Valennen, ella se quedaría allí. No sería la primera vez. Ella había protestado:

—Los niños ya han crecido. Y si los bárbaros te atacan, quiero hacerles saber que tendrán que luchar también conmigo.

—No puedes estar en dos lugares a la vez. Vienen años de locura para Beronnen del Sur, y nadie en el rancho tiene los conocimientos militares que tú has adquirido. Por la familia y nuestro futuro, mejor será tener la retaguardia bien organizada. Estás atrapada, soldado.)

—¿Quién es nuestro huésped humano?

—Jill Conway —dijo Meroa—. Es incansable. Salió con Rafik. Sin duda volverán pronto.

—Grim.

Larreka se dijo a sí mismo que no debía estar preocupado. Su hijo menor tenía capacidad para resistir una tormenta. Pero Jill…

Bueno, murieron, murieron, los pobres todopoderosos hombres del espacio. Si empiezas a preocuparte por ellos, tienes que ligarte a una línea familiar, más que a individuos. Y así había sido entre él y los Conway. Siempre había sentido algo especial por Jill, quizás porque solía atravesar el jardín corriendo, riendo, cuando la llamaba. ¡Caos! ¿Por qué no se había casado todavía? Ya debería haberle dado una nueva sobrina al tío.

Meroa rió y palmeó su mano.

—Deja de preocuparte. Tu animalito es un adulto. Sabe qué hacer en peores situaciones que ésta. Y le deberemos a ella que, en lugar de pasar la noche aquí, te quedes unos días.

Larreka aspiró un poco de humo y esperó.

—Oyó lo de la votación contra ti y me llamó, puesto que ya habías salido de Sehala. Está consumiendo y derrochando eficacia en nuestro favor. No sé muy bien por qué. Yo no conozco demasiado a los humanos. Ella quería ayudar. Al parecer el nuevo jefe, o lo que sea que haya en Primavera, no quería dejarla volar al norte. Alguna vez me tendrás que explicar por qué en nombre de la destrucción escuchan tan atentamente a una criatura. De cualquier modo, yo tenía una idea. Ya conoces esos productos alimenticios deshidratados que traen los humanos y que contienen elementos necesarios para su nutrición que no puede producir nuestro suelo. Le pregunté si ella podía hacer algo similar para ti. Carne, quiero decir. Puedes forrajear a lo largo del camino, pero necesitas carne para poderte mover rápidamente. Si en lugar de cazar, sólo disolvieras polvo en un plato de agua… ¿Ves?

—¡Es una buenísima idea! —Larreka dio un manotazo sobre la joroba de su mujer tan ruidoso como los truenos que llegaban—. ¿Por qué no he pensado antes en eso?

—Quizá lo hiciste en el pasado, pero sin la urgencia de ahora —dijo uno de los parientes.

Larreka apenas le oyó. Su atención estaba puesta en Meroa. Por el Arbol, he conseguido una mujer soldado. Las sesenta y cuatro hembras que había montado siendo joven era como si nunca hubiesen existido. (Siempre había sido incidental, más un hábito que una necesidad.

Los suboficiales rara vez estaban casados. Meroa solía refunfuñar cuando mencionaba un encuentro y le decía cuánto ganaba ella en la comparación.) No podía expresarlo con palabras, pero, captando su mirada, golpeó su cola en señal de respeto.

—Jill puso a punto el aparato con la ayuda de un amigo y lo trajo aquí. Le tomará dos o tres días hacer un suministro amplio, dice. Pero ahorrarás más que eso en el viaje.

Y estaré contigo mientras tanto, decía su mirada. Esto era algo que los humanos no llegarían a saber nunca: lo que representa una persona con la que se ha convivido durante dos o trescientos años. Larreka y Meroa tendrían que despedirse, y aunque la radio traería las palabras desde Port Rua, no sabían cuándo podrían abrazarse de nuevo.

Bien, ella era la esposa de un soldado; y él era el marido de un soldado.

No era tan simple. Las legiones habían aprendido a hacer todo lo posible para disminuir la pena. No aceptaban alistamientos de parientes próximos en la misma legión; más aún, diversificaban salvajemente las compañías y regimientos, una práctica que como Hanshaw había expresado sería impensable para su raza. No apoyaban el matrimonio y, a través de su tradicional sentido de la hombría, animaban a la promiscuidad; pero los compañeros de campo que hacían amistad eran trasladados de tanto en tanto. Cambiaban de acantonamiento cada octada, y dos acantonamientos sucesivos estaban muy alejados uno del otro. E incluso así, habían rituales, costumbres, presentes, ayuda, venganza de un soldado después de que su hermano de espada hubiera muerto… Larreka rechazó el pensamiento de la muerte. El y Meroa tenían la Triada y su trabajo; el superviviente debería sobrevivir en plenitud.

Había decidido en los últimos años que el trabajo sería más provechoso para él que la Triada.

—Mejor será dejar que Jill cuente lo ocurrido —dijo Meroa, paseando la mirada por el grupo—. Lo que tú no sabes es que puedes ser considerado culpable de ocultación ante el jefe de Primavera. ¡Y Yakulen debe tener extrema necesidad de mantenerlo de su parte! Lo que podemos discutir abiertamente es lo de Rafik.

Los presentes asintieron.

—Quiere alistarse… en los Yissek, ya que tiene la idea de que el ataque al mar Fiero será pronto. Sospecho que también porque ha oído hablar de paraísos tropicales y de hembras bonitas.

—No lo hará. No si puedo hablar con él de este asunto. ¿No comprende que el mejor servicio que puede hacer es quedarse aquí? Si podemos mantener Valennen, unas pocas incursiones en el Mar Fiero no importarán. Si no podemos, perderemos el Mar Fiero también, y Beronnen será lo siguiente.

—Chu. Habla con él. Ten en cuenta de que probablemente no le guste la idea de que su madre sea su jefe militar.

—Tendría que preocuparse menos por esas islas. El Merodeador ya las ha convertido en lo contrario de paraísos tropicales. Los yisseks combaten a los tifones, inundaciones y hambrunas más a menudo que a los bárbaros. Las mujeres bonitas están demasiado atareadas en mantenerse vivas como para ser amables.

—He tratado de decirle eso, pero sólo he avivado su idealismo. Servir allá donde sea necesario, sin tomar en consideración el riesgo.

—Entonces le diré que un soldado que se arriesga voluntariamente es un soldado del cual la Legión puede prescindir… Háblale de espolones, y empezará a desfondar su propio bote.

El ruido de la entrada fue inmensamente aliviante.

Las pisadas de los sirvientes, los tonos profundos de la voz de Rafik y la claridad de la de Jill. Oyó a la chica decir:

—…pensábamos buscar refugio, pero ningún árbol era seguro con todos los rayos que estaban cayendo, así que me puso en su lomo y galopó como nunca…

Su hijo entró, le saludó y se derrumbó en un colchón. Debía haber sido muy dura la carrera. Bueno, Meroa le había dado a luz en un buque batido por las tormentas en los Estrechos Rocosos, y algo de eso debía haber quedado en él. Estoy orgulloso de ti, de ti y de todos los demás. No soy un Yakuyen, sólo me casé con una de ellos. No puedo ver a la familia como grupos de primos compartiendo la misma tierra. Soy un viejo haeleno para quien su tierra es el mundo, y su esposa e hijos su familia.

Jill lo siguió. Se había cambiado de ropas. Su cabello brillaba entre los pliegues de la toalla, y estaba tan mojado como el follaje de Rafik, que despedía destellos rojizos. No estaba cansada, ya que había cabalgado.

—¡Tío azúcar! ¡Hola!

Viéndola aproximarse, pensó en lo adorable que era. Una vez en su adolescencia, en una ocasión en que fueron a nadar, ella le había preguntado al respecto:

—Sé sincero conmigo, ¿quieres? ¿Te parezco muy horrible? Estoy segura. Tú me gustas, pero, ¿te gusto yo? De cuatro patas, con un torso, sin plumas, sin cola, sin joroba, sin plantas, excepto en escasas zonas, y…

—¿Cómo me ves tú a mí?

—Tú eres bello. De la forma en que un gato lo es.

—Está bien; tú me recuerdas a un saru en vuelo, o a un hoja espada al viento, o a algo similar. Ahora cállate y tomemos el desayuno.

Mientras ella avanzaba, la deseó. ¿Tenían los humanos tales pensamientos acerca de los ishtarianos? No lo creía; los humanos eran demasiado delicados. Aquel fue el momento en que se sintió más cerca de ella, en un pequeño momento de maldad.

¡Maldición! ¿Cuándo se buscaría un novio?

Ella se sentó rodeándose las rodillas con los brazos.

—Te he traído un kilo de tabaco.

—Me has traído más que eso, según he oído. Raciones deshidratadas… Eres grande.

—Ya conoces lo del edicto sobre el transporte, ¿no? En lugar de romperme la cabeza contra la pared, me callé y… fui por ahí recogiendo armas y municiones. Tú has conseguido muy poco en Valennen. No podía arriesgarme demasiado, por si ese bastardo de Dejerine se lo olía. Pero compré, pedí prestadas, incluso un par de veces las robé, cerca de veinte rifles y pistolas, más unos mil cartuchos para ellas.

—¡Jill, eres un laren!

—Es lo menos que podía hacer, tío. Seamos prácticos. Pensemos. Primero tendrás que arreglártelas para conseguir porteadores mientras estés aquí, para que os ayuden a llevar el cargamento a la costa norte.

—¿No podrías trasladarlo a Port Rua en un pequeño vehículo volador?

—Uh-uh. Demasiado obvio. Dejerine podría preguntarse por qué la señorita Conway tenía tanta urgencia por llegar a alguna parte. Podría desconfiar, seguirme y confiscar lo que encontrase. Mientras que si hacía el viaje por tierra y no se daban cuenta de que las armas faltaban durante unas semanas… ¿Comprendes? Otra cosa. Varios miles de cartuchos no son demasiados. Sabes que el noventa por ciento suelen fallar en acción, no importa lo bien entrenado que esté el tirador; y puede que tengas diez buenos tiradores en Valennen, ¿no? Así que, supongo, que te vendría bien un instructor que consiga gastar el mínimo de munición, logrando un entrenamiento máximo. Y sería bueno que, si llega el combate, ese instructor esté en primera línea, disparando balas dirigidas adonde tienen que ir.

El entendió antes de que hubiera acabado.

—¿No querrás decir que tienes la intención de venir conmigo? —exclamó.

Ella asintió.

—Quiero decir exactamente eso, tío.


XII

<p>XII</p>

Dejerine había encontrado asombrosamente difícil conseguir un sitio para sus instalaciones terrestres. Quería un lugar no demasiado lejano a Primavera, y descubrió un área doscientos kilómetros al este que a su equipo planetológico le pareció apropiada. Era un área yerma, rocosa, polvorienta cuando la lluvia no la convertía en fangosa, desierta de nativos. Repetidos periastros eran sin duda la causa. Las sequías mataban toda vegetación, y las posteriores tormentas limpiaban toda la superficie del suelo. El planeta tenía muchas regiones como aquella. Todavía permanecía cubierta por una sustancial capa de agua; el lecho de rocas era sólido y las colinas circundantes podían proporcionar el material para la construcción.

Esperaba que la familia Tayessa, a cuyo rancho pertenecía aquel desierto, estaría contenta de poder venderlo. Sin duda pondrían el precio tan alto como fuera posible, pero tenía el oro suficiente, más la autoridad para retirar pesos si se pedía moneda Federal. Se sorprendió cuando, después de conferenciar, los propietarios rehusaron.

Basándose en el conocimiento xenológico que tenía, les replicó a los representantes de la familia:

—Sé que nadie como individuo posee la tierra, pero los Tayessa como familia sí, y deben considerar los derechos de las generaciones no nacidas. Sin embargo, seguramente los títulos cambiarán de mano, por una razón u otra. ¿Tenéis el derecho de negar a los no nacidos lo que con mi oro se pueda comprar?

—¿Qué puede eso? —respondieron a través del intérprete Hanshaw—. El Sol Rojo está aquí. ¿Quién puede comer oro, o refugiarse en él?

—Puedo pagar en moneda de mi pueblo.

—¿Cómo podríamos gastarla, si no vienen provisiones de la Tierra?

Por fin, negoció un contrato que obligaba a la Armada a enviar bienes específicos en un período determinado. Sus superiores iban a mandarlo al infierno por ello; pero ningún ishtariano estaba dispuesto a aceptar otra clase de contrato. Las alternativas eran situar la base en las antípodas, donde sólo vivían los duendes, complicando infinitamente su trabajo, o tomarlo y mantenerlo por la fuerza (¡Ah-ja-ja! ¡Imperialismo!). Al escribir su informe, que saldría en el próximo buque correo, indicó con mucho tacto pero inequívocamente, que si la Marina no ratificaba el contrato, presentaría su dimisión… y especuló acerca de cómo Jill Conway llegaría a saber que él había hecho esto.

Inmediatamente después de tomar posesión, hizo descender a sus hombres e instaló un campamento. Entonces llamó a Primavera y pidió una entrevista con Ian Sparling. El ingeniero podría darle muchos y buenos consejos, si conseguía su colaboración.

El volador de Sparling aterrizó al día siguiente. Cada vez más cerca uno del otro, ambos soles estaban arriba en un cielo muerto. La cuarteada y roja arcilla ondeada por el calor; las colinas eran grises e irreales. Los barracones prefabricados se apilaban en el exterior, semicilíndricos, mientras que la maquinaria se esparcía en los restantes cincuenta kilómetros cuadrados, bramando como dinosaurios entre hombres sudorosos. Dejerine, que había estado haciendo una inspección general, le condujo a una oficina pequeña provista de aire acondicionado.

—¿Café o té? ¿Quiere un cigarrillo? —preguntó, después de sentarse tras su escritorio.

—Nada, gracias. —La voz de Sparling podía haber procedido del Polo Sur. Se sentó, sacó su pipa y su bolsa de tabaco y se enfrascó en su tarea—. No espero estar aquí mucho tiempo.

—Tenía esperanzas de que se quedara algún tiempo.

—No veo por qué razón.

—Mencioné una cuota de asesoramiento. Y con su proyecto suspendido, no tiene usted otra cosa que hacer. No voy a hablar de patriotismo. Vamos a ser francos, es usted hostil a mi misión. Pero cuanto antes la complete, antes puedo cederle sus antiguos recursos. ¿No querrá ayudarme a terminarla? —Hizo una pausa—. Además, y, por favor, no me entienda mal, no es ni una presión ni un soborno, me gustaría que recibiera de nuevo los suministros regulares procedentes de la Tierra. Mis recomendaciones pesarán más con un trabajo rápido en mi haber.

Sparling estudió su rostro. Por fin, dijo:

—De acuerdo. Creo que en el fondo usted es un tipo decente.

Dejerine encendió un cigarrillo. Aunque tímido, este acercamiento le daba ánimos, especialmente sabiendo que el ingeniero era íntimo amigo de Jill. Debía utilizar la oportunidad para aprender un poco más de aquella gente.

—¿Puedo hacerle una pregunta personal?

Sparling sonrió.

—Adelante. Puedo no contestarla.

—¿Por qué ustedes, los residentes a largo plazo, tienen ese complejo de inferioridad con respeto a los ishtarianos?

La pregunta desconcertó a Sparling.

—¿Eh? ¿Quién dice que lo tenemos?

—Quizás me he expresado mal. Pero he oído repetidamente lo superiores que son respecto a nosotros, tanto física como mentalmente. Y… todavía ellos también tienen guerras, ¿no?

—No todas las guerras son tan insensatas como las nuestras —quedó silencioso durante unos instantes—. No. Perdóneme. No debería haber hecho esa observación, aun cuando pueda ser verdad. Pero, mmm… el comportamiento combativo, puede ser un mecanismo de supervivencia. Por mi experiencia en este planeta, pienso que la creencia de que ningún ishtariano combate a no ser por razones estrictamente prácticas no es del todo correcta. —Hizo una nueva pausa—. El orgullo o la venganza pueden ser un motivo, particularmente entre los jóvenes. Sin embargo, es un motivo individual. Ningún ishtariano ha tratado de imponer una nacionalidad o ideología a alguien. Bajo cualquier circunstancia, el hecho de matar es visto como un indeseable último recurso.

—Todavía tienen ideologías, ¿no? Y varias religiones.

—Sí. Pero no son fanáticos al respecto. —Sparling se hacía más amigable a medida que la charla transcurría—. No creo que ningún ishtariano pueda llegar a ser lo que nosotros llamamos militante religioso. Ciertamente, en este planeta no ha existido nunca una fe proselitista.

—¿Ni la… triádica? ¿La llaman así? —Dejerine esbozó una sonrisa—. He estado leyendo, ya ve. ¿Cómo gana conversos esa Iglesia?

—Dando más sentido, a más gente, de lo que el paganismo lo hace. No es fácil introducirse. Se necesitan una gran cantidad de estudios previos, y exámenes y finalmente un caro sacrificio. Pero, ¿sabe?, si tuviera inclinaciones religiosas, pensaría seriamente en ingresar.

—¿Qué? No puede hablar en serio. Personificar los tres soles…

—Un símbolo. Puedes suponer que son dioses literales, pero no tienes que hacerlo; puedes tomar las personalidades como alegóricas si lo prefieres, representaciones de la realidad. —Sparling miró pensativamente el humo de su pipa—. Y la mitología contiene un alto grado de verdad acerca de la vida, con la poesía y el ritual que te ayudan a sentirlo más directamente. Bel, el Sol, el dador de vida, que puede ser terrible; Ea, La estrella Ascua, una diadema sobre el Oscuro que es invierno y muerte… pero el mundo la necesita; Anu, el Merodeador, que trae tanto el caos como la ocasión de renovarse. Sí, me parece más razonable que el Cristianismo.

Dejerine, que se consideraba cristiano, se refrenó, y sólo dijo:

—¿Han habido conversiones entre los humanos?

—No. Ni las habrá. Estoy seguro. Aunque sólo sea porque nosotros no podemos soñar correctamente, perderíamos la mitad de la significación. Seríamos como un católico incapaz de atender a la Misa, o tomar la comunión. No, peor.

—¿Sueños? ¿Como los de los hombres primitivos?

—No exactamente. ¿No lo sabe? Bueno, es una idea tan sutil y difícil para los terrestres, que supongo que no está incluida en la reseña media de este planeta. Los ishtarianos duermen como nosotros, y aparentemente por la misma razón: el cerebro necesita reposar un tiempo, para asimilar datos. Pero el cerebro de un ishtariano no duerme tan profundamente como el nuestro. Tiene más consciencia. Hasta un cierto punto, puede dirigir el sueño.

—He tenido esa experiencia al comenzar a dormirme.

—La mayoría de humanos la han tenido. Pero, para nosotros, esto es rudimentario e inusual. En cambio, para el ishtariano es normal. Puede escoger lo que va a soñar. Llega a convertirse en una gran parte de su vida emocional… quizás sea la razón por la cual, a pesar de que consumen algunas drogas, los ishtarianos no se convierten nunca en adictos. Naturalmente, algunos tienen más talento que otros. Realmente hay soñadores profesionales.

Usan esa mezcla de consciencia y azar para experimentar visiones maravillosas, y un arte completo para comunicar el efecto después a una audiencia. Palabras, tono, gestos, expresión, música, danza, un conjunto enorme de antiguas convenciones, todo relacionado. —Sparling suspiró—. Nunca seremos capaces de alcanzar eso, ni usted ni yo. Así que la Tríada, no puede ser para mí más que un concepto filosófico.

Dejerine aspiró el humo.

—Sí —dijo lentamente—. Veo como los ishtarianos pueden tener… un impacto más fuerte. Pero no creo que sean necesariamente superiores, excepto en unos cuantos aspectos.

—Ni yo tampoco, ni ninguna persona consciente —respondió Sparling—. Por ejemplo, ellos parecen tener menos sentido para la geometría tridimensional que nosotros. ¿Quizás por no haber tenido antepasados arbóreos? Muchos de ellos se horrorizan ante la idea de volar, aunque saben que nuestros vehículos son seguros. Etc. No, está equivocado respecto al complejo de inferioridad. Sencillamente los consideramos como amigos, de los cuales podríamos aprender mucho, si los políticos de la Tierra nos apoyasen.

—¿Me creerá si le digo que yo también he sido amigo de no humanos?

Sparling asintió.

Dejerine pensó: Tiene mejor disposición hacia mu ¿Quizás le lleve mi rama de olivo a Jill?

¿Estoy enamorado de ella? ¿O es meramente la atracción que se produce después de un largo período de celibato? No lo sé. No lo sabré a menos que pueda volver a verla.

Dijo cuidadosamente:

—¿Piensa relatarle nuestro encuentro a la señorita Conway cuando la vea? Me temo que esté enfadada conmigo ya que no pude ayudarle en el asunto de su oficial nativo. No me dio oportunidad de explicarle cuánto lo sentía.

Abruptamente Sparling cambió de actitud, y dijo fríamente:

—¿Cómo puedo hacer eso?

Una mano tomó el corazón de Dejerine y lo paralizó.

—¿Le pasa algo malo a ella?

—No tengo más remedio que decírselo. Se ha ido al norte con Larreka. Y llevan días en camino.

—¿Por qué? ¡Eso es una locura!

—¿Cómo hubiera podido detenerla? Si ella decidió continuar con su investigación en Valennen antes de que esté cerrado para nosotros, ¿quién tiene el derecho de prohibírselo? Ella nos envió notas a sus padres y a mí mediante un mensajero que no nos las entregó hasta que ella estuvo en camino. Volé sobre la ruta, pero no vi nada. No esperaba hacerlo tampoco, un pequeño grupo en un terreno tan inmenso. La llamé, pero naturalmente había desconectado sus receptores cuando pasaron más allá del radio ordinario de relé.

—¿Por qué haría una locura como esa?

—Porque es Jill, y quiere ayudar. Sí, «intervención». Pero ella lo llama investigación, y tardaría un montón de tiempo en demostrar lo contrario, Dejerine. Telefoneará cuando llegue a Port Rua, y es muy probable que encuentre un proyecto de investigación para mí en ese lugar y tiempo. ¡Ahora cierre la boca! ¿No ha hecho ya bastante daño?


XIII

<p>XIII</p> Y lánguidas, lánguidas deben las vírgenes permanecer, Con el velo de luto en sus cabellos, Esperando a sus amantes perdidos, Hasta su encuentro en el más allá. A cuarenta millas de Aberdour, A cincuenta brazas de profundidad, Yace Sir Patrick Spens, Con los lores escoceses a sus pies.

Jill finalizó los antiguos versos que ella había traducido a la lengua de Sehala, para los ishtarianos que no sabían inglés y estaban ansiosos de oír la música y las canciones de la Tierra. Mantuvo sonando su guitarra mientras silbaba a la manera del viento sobre los fríos mares.

El grupo de Larreka estaba acampado en la ladera norte de las Colinas Rojas. Un destacamento de ellos alcanzó las Tierras Malas, los Dalag, y el final la costa, donde tomarían un buque legionario. En aquel abierto país tropical, bajo dos soles la mayor parte del día, viajarían de noche tanto como pudieran. Pero mientras tanto tenían un bosque para refrescarse, y proporcionarse penumbra, así que descansaban hasta que la luz llegara solamente de las estrellas y lunas.

Un fuego de llamas bajas teñía las caras, las melenas y los cuartos delanteros de sus compañeros, que descansaban en círculo con los ojos fijos en ella. Entre las sombras brillaban las puntas de las lanzas de la guardia. Aunque sólo fuera por hambre, los leones árbol podían estar merodeando para atacarles. Más cerca, se hallaban los fardos de suministros, bajo una tienda levantada para su protección contra cualquier tormenta. No esperaba que hubiera ninguna. El bosque impedía la penetración de la luz en su tranquila oscuridad, las estrellas brillaban arriba, el aire era caliente y pleno de intensos olores. Ella planeaba cambiarse de ropa y dormir en el exterior, sobre su bolsa. Todavía nadie podía estar seguro del tiempo atmosférico que Anu podía provocar.

Sus tonos murieron. Durante un momento, los legionarios y porteadores quedaron pensativos; solamente giraron sus colas diciendo «Gracias», con este signo.

Finalmente un joven soldado preguntó:

—¿Qué es lo que hacían las hembras?

—¿Eh?

Jill volvió de su ensueño. Ah, ya, especulando sobre el significado de todas las cosas, la vida y la muerte, los soles y mundos, la clase de pregunta que tendría que ser contestada una y otra vez, pero supongo que nunca podrá obtener respuesta.

—¿Las hembras humanas en la canción? Se lamentaban.

—Sí, ¿pero, cómo?

—Oh, ya veo. Primero, cuando alguien a quien aman muere, la mayoría de humanos sollozan y, eh, vierten agua por sus ojos. Después continúan sus vidas de la mejor forma que son capaces.

—¿Quién les ayuda?

—Nosotros… Nosotros no tenemos instituciones como las vuestras para animar al afligido. Rezos y algunas ceremonias, es todo, y no todos las practican. La necesidad es menor —añadió rápidamente—. No creo que por esto pueda considerarse que nosotros nos preocupamos menos de los que sufren de lo que lo hacéis vosotros. ¿Cómo podríamos medirlo?

Se imaginó un dolorímetro, diestramente preparado para la venta masiva, calibrado con la Medida Internacional de la Desgracia, consiguiendo así la unidad de longitud de la aflicción.

—Además, cuando se compuso esta canción la gente creía que volverían a encontrarse en otra vida —continuó Jill, ampliando la información.

—Como los bárbaros de Valennen —observó un soldado—. Reconozco que esto es lo que les impulsa a seguir adelante. No parecen tener mucho más, excepto a sus muertos, para comérselos si pueden.

Larreka se sentó sobre su costado y miró a Jill, que estaba sentada en el suelo, con la espalda apoyada en el tronco de un árbol.

—No los desprecies por eso, hijo. Dar tu cuerpo es tu último servicio en una tierra hambrienta; y ellos piensan que es un beneficio para el muerto, ya que libera su alma más rápidamente de lo que lo hará la corrupción normal. Mi suposición es que eso nació en los Dalag, como otros conceptos religiosos. Y hay un montón de ellos, no lo olvides. ¿Quiénes somos nosotros para decir que un sistema, incluyendo el de los humanos, es mejor o peor que los demás?

—Bien, señor. He visto pocas de sus prácticas por mí mismo, y me han explicado demasiadas —dijo el soldado—. La mayoría tienen sentido, ¿pero quién podría tomar algunas otras en serio? Como, ng-ng, en Pequeña Iren, que se torturan a sí mismos después de una muerte. Yo he visto a una vieja meter su mano en agua hirviendo.

—Ciertos humanos solían practicar la auto mutilación como señal de duelo, —dijo Jill—. Aunque no de forma tan terrible, ya que nuestros cuerpos no pueden repararse a sí mismos tan rápida y completamente como los vuestros. El dolor en la carne, en vuestro caso, y el esfuerzo por controlarlo, enmascara el dolor del espíritu. No es que yo lo haya probado, entendedme.

Larreka tomó su pipa y el tabaco y empezó a cargar la cazoleta.

—Es bueno lo que te favorece, pero no hay dos seres iguales. Una buena cosa de la Asociación, quizás la mejor, es que te dan la oportunidad de mirar a tu alrededor y encontrar el modo de vida que prefieres… O de iniciar un nuevo sistema de vida, si puedes reunir unos cuantos discípulos.

Sin ser un discurso, su tono era elocuente. Jill pensó: Te comprendo, tío. Quieres fortalecer la fe de estos machos. Son jóvenes, no tienen la perspectiva de civilización que tienes tú; durante toda su vida sólo han aprendido que el tiempo, que ahora se cierne sobre nosotros, se estaba aproximando. Por esta razón, un legionario en sus primeros o segundos ocho años de alistamiento puede preguntarse si vale la pena resistir y morir. Especialmente cuando nadie los apoyará en el solitario lugar al que estamos destinados. No dejarás pasar ninguna oportunidad que se te presente, para repetir lo que estás diciendo.

Notó que estaba en lo cierto cuando él prosiguió lentamente:

—Miradme a mí. Sin la Asociación, yo hubiera llegado a ser un bandido o, en el mejor de los casos, hubiese arrastrado una triste existencia. En lugar de eso, la vida que me ha proporcionado ha sido digna, me quitaron un poco de aquí y poco de allá, pero no más de lo que era razonable por lo que yo había obtenido de ello.

Las orejas se aguzaron. Las de Jill lo hubieran hecho, si hubieran podido. Larreka siempre había contado historias de su carrera, pero muy pocas de sus inicios.

—¿Qué os gustaría oír? Estoy nostálgico esta noche… ¡Tu viejo truco! Pensó Jill. O, si realmente te sientes evocador, has escogido exactamente la situación pasada que ahora conviene evocar.

—…y los hechos están demasiado lejanos en el tiempo y la distancia para ser considerados íntimos. —Murmuraron su asentimiento—. Okey —dijo Larreka. Una palabra inglesa que había pasado al dialecto sehalano. Hizo una pausa para arreglar su pipa. El fuego lanzaba chispas. Un porteador lo alimentó y se produjeron llamas rojas y amarillas. Las estrellas tocaron con su luz el humo que se levantaba ante ellos. En la oscuridad un animal aulló, el único sonido del bosque—. Ya sabéis que soy haeleno. Pasé mis primeros cincuenta años allí. La canción que Jill nos ha cantado ha avivado mis recuerdos, ya que Haelen se parece mucho a Escocia, lugar de la Tierra del que ella habló. Sólo que más al sur. Yo me la imagino completamente polar. Incluso en verano, cuando el sol, el sol auténtico, brilla siempre en la mayor parte del país; incluso entonces, su cielo está lleno de nubes y persisten las lluvias y las tormentas. Páramos y montañas desnudas, mares grises traidores batiendo costas rocosas… bueno, ya habéis oído. La mayoría de sus habitantes se hacen soldados o marinos mercantes, o lo que sea, con tal de salir de allí.

»Pero yo no necesitaba eso. El Clan Kerazzi, al que pertenecía, era próspero. Vosotros sabéis que los haelenos están organizados en clanes. El mío tenía una concesión de primera clase para la pesca y la caza marinas y, en el interior, un amplio conjunto de campos en los que estábamos autorizados a cazar lo que pudiera encontrarse, sin rebasar la media de Beronnen. Mi familia estaba bien situada. Mi padre poseía la chalupa que capitaneaba y tenía participación en tres más. Vivíamos en una casa en la costa, en un punto en el que las corrientes llevaban madera a la deriva. No necesitando comprar carbón, podíamos cambiar nuestras capturas por otras cosas. Yai-ai, una vida bastante buena.

»Los haelenos se casan jóvenes, alrededor de los veinticuatro años, en la adolescencia. Tienen que hacerlo, ya que pierden muchos niños a causa del clima, y necesitan todos los que se puedan traer al mundo. Además, como los matrimonios se realizan entre miembros de clanes diferentes, todo el mundo está deseoso de conseguir uniones. Quizás sea esta la razón de que la ley prohíbe tener más de una esposa al mismo tiempo y de que las relaciones fuera del matrimonio estén teóricamente prohibidas. Los padres se ponen de acuerdo, pero lo consultan con los jóvenes; cuando tu vida puede depender de tu compañero, lo mejor es tener uno que te guste.»

Larreka fumó en silencio unos momentos. Cuando continuó hablando, su mirada estaba fija en la hoguera.

«Saren y yo éramos felices. Podríamos haber construido una casa cerca de la de mis padres, y podríamos haber trabajado con él, pero queríamos independencia. Así que los Kerazzis nos dieron un asentamiento en la bahía del Viento del Norte, avara como un usurero y estéril como su esposa, pero con, ng-ng-ng», posibilidades. La pesca no era mala; y las tormentas conducían hasta allí con frecuencia grandes piezas de caza. Tras de las colinas, se iniciaba una mina de estaño. Los mineros subsistían consumiendo los productos de la tierra, pero yo pensé que conseguirían el suficiente mineral como para necesitar transporte marítimo y que alguno de los barcos que llegaran a la bahía precisaría de un piloto que la conociera. Esto llegó a ser cierto, y nosotros abrimos una pequeña taberna. La forma de cocinar de Saren les gustaba a aquellos marineros, y yo era un tabernero popular. Ya no pensaba en pilotar. Mientras tanto ella había tenido cuatro hijos que vivían, tres machos y una hembra.

»No tenía ninguna razón para no hacer el sacrificio a los dioses. Habiendo vivido con un montón de extraños, sabía que nuestros dioses no regían el universo. De hecho, dudaba de que fueran algo más que un cuento. Sin embargo, nosotros habíamos sufrido menos que la mayoría de gente. Además eso daba respetabilidad. ¿Por qué no practicar los ritos?

»Hasta pasados veintitrés años, permanecimos en Daystead…»

—¿Daystead, señor? —preguntó un soldado del Mar Fiero.

—Un lugar de repliegue. ¿O quizá no has oído hablar de esos sitios? Bueno, piensa. La mayor parte de Haelen carece de sol en invierno. Tus plantas podrían morir en tan largo tiempo de oscuridad. Unas cuantas penínsulas atraviesan la parte norte del Círculo y captan durante un corto tiempo la luz del día. Todos tienen que poblarlas en dicha estación. La ley y la costumbre inciden en eso. Los clanes acometen la construcción y el mantenimiento de sus viviendas, el almacenaje de alimentos… Se intentan cubrir todas las necesidades, incluyendo la previsión de medidas para evitar que la gente se odie a consecuencia de llevar tanto tiempo juntos en tan poco espacio.

»Nosotros, mi familia, residíamos en Daystead. Siempre habíamos ido y vuelto en bote, para no tener que atravesar la montaña, que tiene un clima infernal. Ese año… el infierno estaba en el mar. Fuimos desmantelados, inundados y arrastrados por las olas. Nadie más que yo pudo alcanzar la costa vivo. Guardo un poco de las hojas de mi hija, pero están ya muy resecas… Levanté un túmulo para que mi gente del Daystead lo supiera.»

Volvió a chupar su pipa, mientras el fuego se apagaba, la oscuridad crecía y entonces, muy lentamente, casi tímidamente una oblicua Urania se levantó sobre las copas de los árboles, dándoles un brillo plateado, la única cosa fría en esa noche, junto con los recuerdos del invierno de Haelen.

—Os he contado esto —dijo Larreka, al fin—, no para que me compadezcáis, sino para mostraros la situación. Una cosa más debéis saber. Recordad, los diferentes pueblos tienen diferentes maneras de reaccionar ante la muerte de los seres que los integran. Lo que hacen los clanes es atender a sus familiares, día y noche, hasta que el dolor parece atenuarse. Alguien está siempre al lado del que siente la pena, listo para echarle una mano o hablar o lo que sea. Generalmente son varias personas. Para la mayoría esto es bueno. Al menos esto es mejor que quedarse solo, en un país que, con frecuencia, está terriblemente vacío. Además, el estilo de Haelen es ayudar a tu vecino sin limitaciones, porque nunca sabes lo que puedes necesitar de él. Sí, se portaron bien conmigo. La gente de allí sólo emplea su codiciosa voracidad con los de fuera.

»Pero… durante las últimas tres octadas, mi casa había estado habitada. Teníamos visitantes, pero eran cazadores, mineros, marineros, pescadores, comerciantes… amigos, pero no íntimos, si me comprendéis. Odiábamos la multitud de Daystead, y nos apartábamos tanto como era posible sin ofender a nadie. Allí, de repente, perdí mi derecho a la soledad y… bueno, Jill entenderá. Yo estaba como una furia, pero no podía pedir que me trataran como si mi familia hubiese muerto dos o tres períodos de sesenta y cuatro años antes. Ellos me consolaron. Esa era la costumbre. También supongo que esto les proporcionaba algo que hacer, algo por lo que interesarse durante aquella oscuridad entre débiles vislumbres de sol.

» ¡Y esperaban que honrase a los dioses! ¿Después de lo que los dioses me han hecho?, pregunté. Esto sentó mal a mi clan, peor que cualquier otra cosa que hubiese podido hacer. Además, estábamos a mitad del invierno, cuando se vive la época peor y yo desafiaba a los dioses a bajar y luchar como machos honestos.

»No hay mucho más que decir. Estoy seguro que podéis comprender cómo los problemas fueron empeorando más y más, todo por mi culpa.»

Ellos no creyeron que se había vuelto loco, ni por tanto trataron de curarlo, pensó Jill, porque los ishtarianos prácticamente nunca se vuelven locos.

—Por fin, me marché —dijo Larreka—. Por entonces, el sol se había acercado lo suficiente como para permitirme vivir en el campo, aunque aquella fue una vida tremendamente dura. Sólo me alimentaba con los moluscos y peces que podía recoger en las playas, y los animales que podía matar con una piedra en el interior. Mi mal temperamento fue una suerte para mí, hasta cierto punto. Veréis; poco después, una ventisca tardía azotó Daystead. Fue realmente mala. Produjo la muerte de varias personas y grandes problemas al resto, cuando el combustible se acabó.

»Desde luego, la mayoría de haelenos no son ignorantes. A muchos de ellos ni se les pasó por la mente que hubiera sido yo, con mis desafíos, el causante de la catástrofe. Pero unos cuantos lo pensaron. No los condeno por caer en viejas supersticiones. Vosotros los del norte no podéis saber lo que el clima influye en el alma, el frío y la desolación, las auroras que son llamadas los Fuegos de la Muerte… Para la mayoría, bueno, yo no era popular. Por mi culpa, el invierno había sido duro para ellos.»Así que no se me ofreció una nueva esposa. Y un soltero allí no puede esperar nada más que un trabajo mal pagado. A menos que se convierta en bandido, lo que en mi amargura, consideré.

»Pero allí estaba la Asociación. Y el comercio que esto hacía posible. En primavera, los buques comenzaron a llegar de nuevo a recoger nuestras pieles, minerales, pescado salado y huevos preservados de bipen. Por aquel entonces yo estaba arruinado, pero de alguna manera logré que me contrataran como estibador.

»Durante los siguientes cuarenta y ocho años vagué por medio mundo. Nunca me había imaginado cuán grande y maravilloso podía ser. Eventualmente me uní a la Zera, y más tarde encontré a la hembra que todavía tengo. Todo se lo debo a la Asociación.

»Muchachos, esto no es todo lo que representa la civilización, pero es una parte considerable. Deteneos un momento a imaginar cuáles habrían sido vuestras vidas sin la Asociación. Preguntaos si no os sentís obligados a legar la misma oportunidad a vuestros hijos.»

Larreka se recostó todavía más. El grupo tomó esta indicación como señal de que su charla había concluido, y se retiraron. Jill se arrodilló junto a él.

—Tío, nunca me lo dijiste.

—Nunca lo había recordado hasta ahora.

Y pensó: ¿Cuánto puedo decirte de una vida que ya ha sido cuatro veces más larga de lo que tú puedes esperar vivir?

—¿Por qué no dormimos un poco? Anu se alzará pronto, y tenemos mucho camino por recorrer. Nunca desperdicies una oportunidad de tender tus huesos, soldado.

—Sí, señor. Buenas noches. —Puso sus labios en una mejilla correosa. Los bigotes felinos le hicieron cosquillas.

Tendida sobre el saco, con el brazo sobre los ojos, ella se preguntó qué escogería él para soñar. ¿Y qué sueños llegarían a ella?

¿O quién? Si hubiera podido escoger, ¿a quién le hubiera gustado llevar a su sueño?


XIV

<p>XIV</p>

A pesar de que la mitad del verano estaba próxima, el Sol Verdadero seguía muy de cerca al Rojo. Mientras la Estrella Cruel crecía y crecía en los cielos. En su máxima aproximación, decían las viejas historias, aparecería considerablemente más grande que su rival. La sequía agostaba Valennen, pero las tormentas fustigaban el Mar Fiero.

Lo mismo hacían los tassui. Durante la pasada octada, los señores habían estado construyendo flotas para arrasar las islas desde que las legiones se habían marchado, y el comercio entre ellas. Arnanak estaba demasiado ocupado para dedicarse a la piratería. Sin embargo, usaba cualquier producto que pudiera conseguir en los astilleros de Ulu. Alquiló algunas naves a los corsarios a quienes había incitado para que hostigaran las costas del este y el archipiélago de Ehur. Ellos lograron atraer la atención y la fuerza del enemigo en aquella dirección, mientras Arnanak preparaba su campaña en tierra. Había reservado algunos bajeles en espera del tiempo propicio en que fuera posible cerrar el anillo interior.

Ya que la Zera estaba establecida en Port Rua, sus incursiones al interior del país eran vacilantes y poco sistemáticas; y hacía escasamente un año, la civilización se consideraba asentada en todo el territorio. Reunidos tras Arnanak, los guerreros de Valennen se alejaban de la costa para dedicarse al pillaje, o se debilitaban por la lucha y la falta de alimentos.

No estaba contento con aquello. Mientras la Asociación tuviera una base marítima allí, sus flancos y retaguardia serían demasiado inseguros para las aventuras que planeaba más al sur. Era necesario darse prisa. Aunque los exploradores y espías no daban noticias de ninguna señal de refuerzos para la Asociación, eso podía cambiar. Antes de que sucediera, quería a Port Rua bajo asedio por tierra y bloqueada por mar… y ni un solo soldado se iría a su casa, dejando la lucha para el día siguiente. Así pues, al mando de una flotilla, viajó hasta la Isla Castillo, venció a la débil defensa, e inició el saqueo y el derribo de los edificios levantados por la Asociación. Podía haberlos convertido en fortaleza. Arnanak les dijo a los habitantes que pronto tendrían señores tassui, en los lugares donde no fueron expulsados de su todavía fértil tierra y de su hogar. Más allá de esto, su objetivo era aprender por experiencia directa algo de su organización naval, modelada sobre bases legionarias; ejercitar a algunos jóvenes inexpertos; y conseguir evadirse por cierto tiempo de las absurdas exigencias de la Meditación de las Meditaciones.

En el camino de regreso por el noroeste, un tifón dispersó sus naves. No creyó que perdería ninguna, ya que su gente tenía gran práctica en hacer frente al clima salvaje. Pero fue la razón por la cual tenía solamente dos naves cuando divisó el bajel de Beronnen.

—¡Vela ohai-ah!

La llamada de vigía llevó a Arnanak rápidamente a la popa. Altas mareas gris verdosas, guarecidas de espuma, lívidas en sus profundidades. La rociada voló, cegadora y picante, desde la cresta de la ola, sobre sus cabezas, las nubes bajas aparecían grises, las altas giraban. Dobles rayos de sol reverberaban doblemente coloreados, al romperse en destellos. El viento soplaba cercanamente frío. Las aguas bramaban y rugían. La cubierta se balanceaba bajo los pies. Divisó la embarcación extranjera en un punto lejano. Más allá, la cumbre de un volcán en la Isla Negra destacaba sobre el oscuro horizonte. El humo volaba a jirones desde la garganta de la montaña. Enfocó el telescopio, que había comprado a un comerciante. La forma creció y se hizo clara, no era un bajo buque valenno sino un buque de costados altos, con dos mástiles aparejados con velas cuadradas como los construidos en Beronnen.

—Un transporte de la Asociación, rumbo a Port Rua —decidió, mientras ofrecía el telescopio a Usayuk, su segundo—. Seguramente solo. Preparaos a interceptar y haced señales al Devorador para que se aproxime.

—Yo diría que es un legionario, no un mercante —replicó cuidadosamente Usayuk—. Puede tener soldados a bordo, y balistas preparados para disparar.

—Mejor razón para acercarnos y echar un vistazo. No temas. Podemos maniobrar a su alrededor como el pez colmillo acercándose a un juez marino.

—Nunca he dicho que tuviera miedo.

Arnanak sonrió.

—Ni tampoco yo que lo tuvieras. Permíteme decir, por el contrario, que me siento un poco intranquilo pensando en el motivo que lo puede haber traído aquí.

Por si el enemigo se ha decidido a pagar, después de todo, el coste de mantener sus posesiones al norte del ecuador… No, no. ¿Qué utilidad puede tener la carga de un solo barco?… Bueno, un convoy puede estar algo más apartado. O si lleva algo que los humanos han dado a la legión para luchar…

Arnanak rechazó el pensamiento. Preocuparse era inútil, más aún cuando no tenía seguridad sobre cuál era la voluntad y los poderes de los alienígenas. Por tanto continuaría arriesgadamente hacia adelante. Los Tres danzarían a su destino en los poderosos ritmos del Sol y la estrella Ascua, y en aquel caos que el Merodeador portaba, frente al cual la voluntad libre debía conseguir la oportunidad de iniciar un nuevo ciclo de destinos.

Las órdenes y las respuestas rodaron por las cubiertas del Brincador. Se izó la vela mayor. El cazar al extranjero significaba una próxima carrera bajo el viento. El Devorador también izó velas. Ambas naves se lanzaron hacia adelante.

Los machos se preparaban. Los estibadores aseguraron las anillas en sus ganchos con lo cual ellos podrían entrar en combate en caso de necesidad. Algunos se situaron en la parte de arriba como arqueros. Otros bajaron para permanecer junto a los remos. El resto de la tripulación levantó el maderamen y lo ensambló para hacer una plataforma y pasarela delante del mástil. Allí se quedaron algunos, mientras otros esperaban abajo. Arnanak estaba entre los primeros. Además de su yelmo y los protectores de hombros, llevaba un escudo, la lanza y las armas de filo. Había prescindido de su armadura, ya que, si la llevaba y caía al mar, se ahogaría sin remedio.

La plataforma se proyectaba ligeramente sobre el agua. El estaba en el borde, los pies ensamblados para poder soportar el balanceo y la inclinación. El viento de proa provocaba remolinos en las hojas de su cabellera. Olía a sal y a selva. Hasta él llegó Igini, su hijo, que le preguntó:

—Cuando abordemos, ¿puedo tomar el mando?

—No. Lo tomaré yo. Tú me seguirás —dijo Arnanak.

Un viejo pensamiento cruzó por su mente. Era una locura que el líder tuviera que estar siempre en vanguardia. Pero él no, debía vivir para ver a los tassui convertirse en una raza juiciosa, civilizada y calculadora.

—De todas formas, si ellos son fuertes no valdrá la pena correr el riesgo de atacarles, cuando nuestras bodegas están repletas de botín.

—¿Qué? ¡Pero van a hacer la guerra contra nuestros hermanos de la costa!

—Digamos más bien, que entrarán en la jaula que estamos construyendo. Francamente, sólo quiero ver si Sehala tiene propósitos serios de conservar Port Rua.

Arnanak alzó su telescopio de nuevo.

En el barco procedente de las tierras del sur, también se estaban preparando para la batalla. Arnanak sólo vio unos cuantos legionarios entre los marineros. Podían estar abajo, preparados para saltar por sorpresa, pero lo dudaba. Era imposible que hubiesen previsto aquel encuentro. Para su seguridad, cuando el Tiempo de Fuego se acercaba, las tripulaciones mercantes eran instruidas en el combate. Aquel no era un buque de tropas. Debía ser un portador de mensajes, suministros incidentales y quizás llevase a bordo un personaje o dos en misión especial.

¿Debía acercarse? Ellos darían una fuerte réplica. Dos impactos afortunados de aquellos ballesteros en proa y popa podían destrozar sus navíos. O él mismo podía morir, y la alianza que había creado se desmoronaría… Bien, asumiría ese riesgo cuando estuviera en acción. Y podía ganar un tesoro o aprender una cosa de incalculable valor…

¿Qué era aquella forma sobre el puente? Dos patas, cubierta con ropas aunque largas hebras amarillo-marrones flotaban bajo una cinta…

—¡Lucharemos!

Mientras los gritos surgían y las armas repicaban a su alrededor, se deslizó por el filo de la plataforma y dijo a Usayuk:

—Hark, llevan un humano entre ellos. Podemos capturarlo, ¿quién sabe lo que puede decirnos? ¿Qué ventajas podremos obtener y qué extremos pactar? Dirigiré el ataque. Pero nuestro objetivo es ese humano. En cuanto lo tengamos aquí, levaremos anclas y partiremos. Ordénale al Devorador que tome su lado de estribor; nosotros tomaremos el de babor.

—¿Hu… manno? —El segundo mostró intranquilidad. Como la mayoría de los tassui sólo había oído rumores acerca de los extranjeros. Y aquellos rumores hablaban de brujería.

—No logrará desatar el terror entre nosotros. Vuwa, nada puede ser peor que la muerte, ¿eh? Y ciertamente la Asociación nunca nos dará, por voluntad propia, una apertura hacia esas criaturas. —Alzó su cabeza y añadió en tono férreo—: Y además, soy un aliado de los dauri. Usayuk, y aquellos que lo oyeron, trazaron signos contra la mala suerte. Todavía estaban acobardados. Aunque nadie podía estar seguro acerca de los poderes que los dauri poseían, los creían inferiores a los de los humanos. El Portador de la Antorcha lanzaba su luz contra el buque de Beronnen, como si fuera a incendiarlo.

Las flechas silbaron desde los mástiles a las cubiertas. Un proyectil de piedra cayó a la distancia de un tiro de jabalina del Brincador, levantando gran cantidad de agua. En ambos buques bárbaros, las velas fueron plegadas.

Arnanak vio al humano y un ayudante, que se afanaba a su alrededor, pasar tubos metálicos a los arqueros. Los soldados y marineros apuntaron. Vio a uno de sus arqueros caer desde las vergas, sobre la cubierta. ¿Qué diferencia había entre aquella muerte y la producida por un dardo? Y no había tiempo para el temor.

Los remos interiores se retiraron. Los cascos se rozaron. Asegurados al final de cables, los garfios de abordaje se engancharon.

Más rápidas y manejables, las naves del norte sufrían menor abordaje. Sólo esto había intimidado a muchos posibles corsarios, en los brillantes días de la Asociación.

Pero desde entonces, Arnanak había desarrollado su sistema de plataformas para neutralizar esta ventaja.

Se lanzó. Su espada resonó y destelló contra el hierro enemigo. Los beronnos se lanzaron contra él. Se inclinó, evitando un sablazo, evitó un golpe de hacha con su escudo y golpeó contra la carne y los huesos. Se oyeron algunos gritos. Al viento, los pellejos parecían blancos. Más tassui se lanzaron al abordaje, y más. Lograron despejar un trozo de cubierta.

Por encima de las cabezas y los yelmos, Arnanak vio al humano. Estaba junto a un legionario en la cubierta de popa. En sus manos había un arma de brujo. Pero la lucha cuerpo a cuerpo hacía de las armas de fuego objetos inservibles. Un disparo podía dar tanto a un amigo como a un enemigo. De cualquier manera… ¡Muévete! Arnanak aulló el grito de guerra de Ulu y se lanzó hacia adelante. Con él iban sus guerreros. Sus oponentes no habían esperado una penetración en un solo lugar; no era lo que sabían hacer los piratas que querían apoderarse de un barco. El grupo de Arnanak atravesó la masa de sus enemigos.

Igini rebasó a su padre y se lanzó hacia el puente. El humano levantó su arma y apretó el gatillo. La cabeza de Igini explotó. Cayó fuera del barco, dejando en las aguas una mancha púrpura. Arnanak lanzó su hacha. Podía haberla tirado a matar, pero sólo la lanzó para que golpeara. La unión de mango y hoja alcanzó al humano en el diafragma. Se arqueó y cayó. Arnanak se acercó a él y se lo cargó a su espalda. El legionario había desenvainado y luchaba furiosamente. La rápida llegada de guerreros le condujo hacia la proa.

Los sureños se reorganizaron y se lanzaron contra el pequeño grupo que iniciaba la retirada. Las tropas de Arnanak mantenían el pasillo de salida. Fue hacia la barandilla de babor. Tenía sujeto con su brazo izquierdo al humano, que se debatía vanamente. Ondeando su mano derecha, hizo una señal a Usayuk. Este ordenó que se retiraran los garfios. Conducido por los remos, el Brincador se adelantó hasta que el puente de proa estuvo ante él. Saltó. Los marineros de Usayuk mantuvieron el navío en su lugar mientras el resto de incursores le seguían.

No fueron todos. Algunos, encajonados entre los dos buques, aceptarían cualquier tratamiento que el enemigo decidiera darles. Algunos estaban muertos, entre ellos Igini, que había sido joven y bello. Pero bien valía la pena perder un hijo en una causa como aquella… la captura de un humano.

—¡Venga! —gritó Usayuk—. ¡Vamonos!

El Devorador apareció tras rodear la popa del transporte. Su ataque por el lado de estribor había facilitado en mucho la proeza de Arnanak. Los dos buques tassui navegaban con el viento a su favor. Los beronnos no tendrían posibilidades de alcanzarlos.

El humano se puso en pie y gritó unas palabras. El legionario que había tratado de defenderlo apareció junto a la barandilla de su barco. Llevaba un cajón que debía haber llenado apresuradamente en el camarote. Ya había una amplia faja de agua entre ambos buques. Tomó impulso y lo lanzó. El tiro fue heroico. La caja cayó sobre la cubierta.

—¡Por la borda con eso! —gritó Usayuk, por si acaso en su interior había algo destructivo.

El humano no podía entender su tassui, pero vio cómo los marineros se apresuraban a obedecer.

—¡No! —gritó en sehalano—. O moriré…

—¡Esperad! Lo guardaremos. —Y en sehalano al humano, aunque todavía dolido por Igini—. Te quiero vivo, durante algún tiempo al menos.


XV

<p>XV</p>

Embarcaron al alférez Donald Conway en un gran grupo de integrantes de las fuerzas aéreas. El transporte de personal era viejo y estaba demasiado lleno. Tenía que hacerse todo por números, por turnos. Tenderse en una hamaca que otro ya había usado y quedarse allí escuchando los ronquidos de los compañeros de armas y oliendo sus pedos. Todo aquello no encajaba muy bien con la historia de la cruzada para el rescate de unos gallardos colonos amenazados por monstruosos alienígenas, por la seguridad del hombre en las estrellas. Todavía se consideraba a sí mismo como un legionario. ¿Era en lugar de eso un extraño introducido en la unidad?

Bien, había ganado en el póquer, pero no se decidió a admitir que había aprendido a jugar perdiendo con su hermana. Este pensamiento le hizo preguntarse qué estaría ella haciendo ahora. Y qué harían su madre, su padre, Alice y su marido, y sus niños. Los había echado de menos más que a nadie, desde que se encontraba en la Tierra.

La monotonía se convirtió en tensión cuando el convoy se acercó a su destino. En el puro espacio interplanetario, serían ciertamente detectados por los naqsan, cuya flota patrullaba en aquel sector. Si decidían el asalto…

La tensión se convirtió en terror. Los naqsan atacaban. Y los embarcados no tendrían nada que hacer sino permanecer juntos entre blancas hamacas. Si recibían un impacto directo, estarían perdidos. Conway aprendió el sentido de la expresión americana «sweating it out». A juzgar por el olor y la viscosidad, su piel exudó toda toxina que pudiera producir.

Después de muchas horas, más horas de las que podían esperar, dedicadas a maniobras y cómputos, sufrieron un rápido ataque, tras el cual el enemigo decidió que el precio era demasiado alto, y se batió en retirada. El convoy había sufrido pérdidas. Estas incluían un explorador que recibió un impacto perdido. La tripulación llevaba trajes espaciales, pero algunos de aquellos trajes se abrieron y los hombres que los usaban sufrieron cierto grado de heridas, quemaduras e irradiación. El convoy rescató a los accidentados que pudo y los distribuyó entre las restantes naves.

Los viajeros del transporte cedieron sus hamacas y ayudaron a tender a los heridos, mientras el viaje proseguía en sus últimos estadios. Don Conway vio a hombres con huesos pulverizados, caras quemadas y desgarradas, con vómitos y diarreas y las pérdidas del pelo, la piel, la inteligencia… Se había encontrado con la muerte antes, en animales y varios sophonts; pero aquellas habían sido muertes pacíficas. Ahora entendía por qué, después de un año de la muerte de la tía Ellen en los Dalag, Jill tenía pesadillas. Supuso que aquella era la razón de su amistad con Larreka, al menos en parte.

Pero la tía Ellen fue víctima de un accidente. Y aquellos hombres habían muerto, estaban muriendo, o sobrevivirían mutilados cuando la clonación no fuera posible, por una gran causa. ¿Verdad?

Al principio, su unidad estuvo estacionada cerca de Barton, la capital de Eleutheria, el mayor asentamiento humano de Mundomar. La acción era leve en todo el planeta. El frente se había estabilizado, lo que Conway leía como «empantanado». Algunas escaramuzas tenían lugar en tierra, en el aire, en el mar.

—Espera un poco —le advirtió Eino Salminen—. La inactividad se debe a la falta de suministros por ambos bandos. Pero la Tierra y Naqsa están enviando mucho material. La fiesta empezará pronto.

—¿Por qué no podemos intentar un bloqueo? —preguntó Conway.

—También ellos podrían intentarlo contra nosotros. Provocaríamos batallas con armas nucleares a altitudes satélite, quizá en la atmósfera. Ya es bastante malo que se den en pleno espacio. Una lucha de ese tipo probablemente arruinaría al planeta por el que se supone que estamos luchando. Peor, podría provocar una guerra a gran escala entre los dos mundos madre.

Conway entendió. Ni los eleutherianos ni los tsheyakkanos lanzaban misiles contra sus ciudades respectivas. Los últimos, en el intento de recuperar Sigurdssonia, habían ocupado varias comunidades de campesinos. Conway también aprendió a burlarse (en privado) de las atroces historias que oía. Si se investigaba, los horrores probados eran incidentes de combate… (niños interponiéndose en la trayectoria de las balas, etc.) y los gobernadores militares tsheyakkanos, aunque estrictos, trataban a los eleutherianos tan humanamente (!) como en el caso en que las situaciones cambiasen de signo. Quizás más, pero era imposible descubrir la verdad, a causa de la censura.

Se alegró de estar fuera de la nave y poder andar libre y seguro. Sin embargo, encontró poco que hacer. Barton tenía unos cuantos night-clubs, teatros y bibliotecas. Si se comparaba con la Tierra parecía triste, multitudinaria y cara. Era mejor permanecer en la base y ver una película 3V. Un par de organizaciones filantrópicas hacían lo posible para que los ciudadanos y sus aliados confraternizaran, mediante bailes e invitaciones a las casas. A la larga, Conway llegó a sentirse incómodo. Eran buenos chicos, sin duda; su coraje y devoción eran fantásticos; ¿pero no eran demasiado… pesados?

Una muchacha le preguntó mientras bailaba con é

—¿Por qué no frecuentáis más esto?

Otra declinó su sugerencia de pasar una tarde fuera:

—Estoy en la producción de guerra, ya sabes, trabajando todos los días. No, por favor, no te apenes por mí. Estoy haciendo lo que quiero hacer: servir. Es diferente para ti, desde luego. Tú siempre has tenido dinero y seguridad.

Su anfitrión, que había bebido demasiado durante la cena, le dijo:

—Sí, he perdido un muchacho ya. Dos más están en el frente. La Tierra suministra material, nosotros suministramos cuerpos.

Se indignó cuando Conway indicó que lo mismo hacían los naqsan y los tsheyakkanos.

Los alrededores de la ciudad ofrecían paseos por los que se podía caminar. Pero Conway lo encontraba poco atractivo. A pesar de que era una imitación terrestre, el distrito se conservaba llano, caliente, húmedo, con una niebla casi permanente. Entre los árboles y campos, aunque fueran verdes, él añoró los dorados y rojos de Ishtar, añoró los rayos de sol, las lunas, las estrellas. Naturalmente los eleutherianos eran amantes de su tierra. ¿Pero tenía que serlo él?

La unidad fue mandada al frente. La acción se despertaba de nuevo.

Todavía «el frente» era un sonido desprovisto de significado. Los tsheyakkanos mantenían ocupadas algunas partes del sur de Sigurdssonia. Ocasionalmente podían retirarse ante un avance eleutheriano o viceversa, sin que las batallas estuvieran encuadradas en un plan. Los humanos habían ocupado el oeste de Hat'hara y algunas de las islas cercanas a aquel continente. Además de aquellas tierras, el océano y los cielos también eran lugares de enfrentamientos.

El escuadrón de Conway hizo su primera patrulla. Cuando sus detectores le informaron que había aparatos hostiles en su ruta, sintió absurdamente que la información no podía ser real, que estaba atrapado en un sueño febril, que nadie podía querer matarlo cuando tanta gente lo amaba. Mientras tanto, sus dedos hacían lo que tenían que hacer con precisión y destreza. Entonces los tsheyakkanos llegaron y se olvidó del miedo. La lucha empezó.

Se encontró disfrutando de lo que estaba haciendo, como si fuera una partida de poker con apuestas más altas de lo que podía permitirse perder…en donde de repente había conseguido una cuarta reina. Los voladores enemigos eran como lágrimas alargadas, contra el cielo gris y el mar de mercurio. Pero no eran mejores que su Tiburón, y sus pilotos no habían tenido su entrenamiento. Uno se precipitó sobre él. Dio un giro brusco y lo tuvo en su punto de mira; los automáticos hicieron el resto; unos disparos y una larga, larga espiral de humo que baja. La aceleración se hizo vertiginosa, casi embriagante. El gritó su alegría hasta que el segundo oponente estuvo a la vista; a partir de entonces empezó a realizar mecánicamente su trabajo.

No hubiera podido jurar que había derribado un segundo volador. Sabía que su escuadrilla venció y regresó a la base jubilosamente. Borraron a la escuadrilla enemiga del mapa. Y sólo habían sufrido pequeñas pérdidas. Pequeñas pérdidas… que incluían a Eino Salminen, que era su mejor amigo en el servicio y que se había casado antes de abandonar la Tierra. Por dos veces Conway trató de escribir una carta a Finlandia. Nunca la acabó. Cada vez, se preguntaba si el piloto que él había abatido estaba casado también. No se sentía un asesino. El dilema había sido o él o yo, en una guerra. Pero pensaba continuamente en él.

La lluvia repicaba sobre la barraca. Su interior, sin aire acondicionado, era un baño turco. Los hombres que estaban cerca de las pantallas de 3V iban en ropa interior. Nadie se atrevía a ir desnudo, pensaba Conway. Por lo menos, él se sentía temeroso de que los demás pudieran interpretarlo como una proposición. Un ambiente sin mujeres produce extraños pensamientos.

Barton era la principal receptora de las últimas cintas recibidas. La mayoría presentaban las Navidades y las festividades Chanukkah en la Tierra, este año especialmente elaboradas debido a que el Movimiento de Amor Universal había crecido en popularidad. Pero había también reportajes sobre el último esqueleto del hombre de Neandertal descubierto en Africa, la nueva planta de fusión de Lima y la campaña electoral en Rusia… hacia el final, se anunció que una escaramuza se había producido en el sector de Vega. En Mundomar, nada especial…

El Mayor Samuel McDowell, oficial eleutheriano, dijo:

—¿Habéis visto la fecha de esta cinta? Es el día en que mi cuñado murió.

—¿Eh? —dijo alguien—. Malo. Lo siento.

—No fue el único —dijo McDowell—. El enemigo vino de la jungla y arrasó el pueblo en donde estaba su unidad. Muchos civiles colaboraron también. Terroristas.

—Vosotros llamáis a vuestros hombres guerrillas Hat'hara —Conway no pudo evitar decirlo.

McDonell le dirigió una penetrante mirada.

—¿Dónde están sus simpatías, Alférez?

Conway enrojeció.

—Soy un piloto de combate, mayor.

No debo servilismos a un oficial extranjero. Casi añadió el proverbio terrestre de que a los caballos regalados no se les mira la dentadura, pero se contuvo. Si McDowell se quejaba al Capitán Jacobowitz, el Alférez Conway podía quedar tirado sobre la alfombra.

Por otra parte, el pobre diablo había sufrido y consideraba la guerra como un asunto de supervivencia.

—No quería ofenderle, señor.

—Oh, no soy un fanático. Si los que hablan fueran razonables… Pero piense. ¡Para la Tierra, lo que está pasando aquí es un espectáculo! O menos que eso. ¿Se dan cuenta de que nosotros estamos muriendo?

En una serie de brillantes acciones, los humanos limpiaron los cielos. Los tsheyakkanos no eran rivales para ellos.

Después de eso, hubiera sido fácil destrozar las líneas de abastecimientos y reducir las fuerzas de invasión desde el aire. El mismo Conway envió a pique a un buque de superficie. Pero la vez siguiente le alcanzó un misil de defensa. Saltó en paracaídas, y estuvo flotando sobre el agua hasta que lo rescataron.

Aquello le hizo ganar una semana en el Rand R. de Barton. Un educado hombre de la Tierra le telefoneó a su habitación del hotel, le pidió una entrevista y le invitó a una clase de cena que él no creía que existiera en Mundomar. Después de numerosas cordialidades, fue al grano.

—Me han dicho que usted ha estado en la costa Shka. Es diabólicamente imposible conseguir información real sobre esa área. La autoridad eleutheriana lo impide totalmente. Bueno, verá, Conway. Usted no es eleutheriano… Usted es bueno, usted está bajo la jurisdicción de la Federación Mundial. Piense cuál es su nacionalidad y a quién debe su lealtad. Y gente, gente importante de la Federación querría saber definitivamente si sus sospechas son ciertas acerca del petróleo en Shka.

—¿Petróleo? —Conway estaba asombrado.

—Sí. No soy un científico, pero este es mi trabajo. Mundomar ha tenido una gran evolución, empezando cuando lo único que constituía el sistema era una nube de polvo condensado y yendo a través de una complicada planetología y bioquímica. Su petróleo contiene varios materiales únicos. Extremadamente valiosos, como puntos de inicio para la síntesis orgánica, aplicable en medicina, ¿comprende? Seguramente, podemos aislar los elementos fundamentales a partir de una muestra y fabricarla, pero es más barato extraerlas del suelo. ¿Quiere otra copa? La cuestión es que cuando venga la paz y el planeta esté parcelado, querrán que sus ricos recursos estén en manos amigas, o en las de unos ingratos hijos de puta que nos ahogarán con sus precios, o incluso en los tentáculos de los parlanchines. Si la Tierra supiera, con seguridad, confidencialmente, qué territorios tienen esos depósitos, bien, podríamos planear mejor nuestras campañas y acciones políticas. No creo que usted tenga toda la información; pero todo fragmento ayuda. Ayuda a la Federación. Claro está.

Conway estuvo a punto de decir que él no sabía nada y que si lo supiera, tampoco vería la razón para contribuir a aumentar los beneficios de productores o la gloria de los comisionados. Pero se contuvo a tiempo, y habló de acuerdo con un plan rápidamente improvisado. Entre párrafo y párrafo, tomó algunas copas y finalmente acabó la noche con una deliciosa chica.

No creyó que el terrestre tuviera muchas más cosas que decirle, después de todo era él quien invitaba. De cualquier forma, su permiso estaba a punto de finalizar y tendría que volver al combate.

Por el momento, el asunto consistía en volar sobre las zonas salvajes.

Ennegreció las áreas que le habían dicho que oscureciera y no tuvo más réplica que alguna bala de fusil. El problema era que el trabajo no tenía fin.

—No se rinden, esos dichosos bastardos. —Dijo un capitán de la infantería acorazada.

Conway había quemado un generador y aterrizado en busca de ayuda en un puesto avanzado eleutheriano. Estaba en un pueblo recientemente reconquistado, ruinas en la lluvia llenas del olor dulzón de la podredumbre. Los humanos no se molestaban en incinerar a los naqsan, cuyos cuerpos no podían infectarles. El capitán pateó uno.

—Pueden vivir mejor que nosotros en este territorio, y su planeta madre les envía suministros…

Su mirada se posó en un corral donde estaban los prisioneros. No eran maltratados; pero nadie hablaba su lengua. Y los médicos que conocían su sistema de alimentación eran pocos.

—Hemos capturado muchos más, aunque queda un duro trabajo. Estará usted muy ocupado, Alférez.

Conway volaba alto sobre las nubes, muy dentro de la estratosfera. Bajo él brillaba la blancura, sobre él el azul profundo y sus compañeros. Pero él veía a Ishtar.

Y lo sentía, lo oía, lo paladeaba, lo olía. Recordaba su niñez. Los celos sentidos ante la preferencia que Larreka mostraba por Jill. Cómo le parecía su padre infinitamente alto, y a su madre tan bella. Y a Jill y Alice como una plaga de la que no podía librarse. Pero era él quien acompañaba a su padre en sus excursiones por el Jayin. Recordaba los bosques y los mares. Su temprano descubrimiento de las artes de la Tierra. Oh, Dios, un triple amanecer visto desde las cumbres más altas de la Cabeza de Trueno…

Sus auriculares le alertaron. ¿Qué? ¿Bandidos a la izquierda?

La rapidez con que penetraron en su campo de visión fue aterrorizante. No eran de la clase que habían encontrado con anterioridad. Ligeras alas delta, con una rueda taladrada como emblema, cuyo reconocimiento le golpeó como un puño. Naqsa. La Liga. Pilotos, no colonos a medio entrenar manejando máquinas que no les eran familiares. Los naqsan habían tenido un entrenamiento terrestre en los regulares cuerpos aéreos.

—Preservar vuestras cabezas, muchachos —fue la orden del comandante de Conway. Y los dos escuadrones penetraron.

Estaba lloviendo cuando recuperó la conciencia. La jungla, los restos de su aparato… No recordaba el impacto ni el aterrizaje.

Principalmente sintió dolor. La sangre estaba esparcida por todos lados. Su pierna izquierda era una pulpa sanguinolenta con astillas de hueso. El universo tenía un arañazo que lo cruzaba, pero descubrió después que sólo estaba en su ojo derecho.

Se arrastró hacia su radio. No pasó nada. El pabellón estaba abierto por la explosión. La lluvia martilleaba sobre él. ¿Dónde estaba su equipo de primera necesidad? ¿Dónde cojones estaba ese maldito equipo de primera necesidad?

Lo encontró por fin y se dispuso a prepararse un hipo-spray, para adormecer el dolor lo suficiente como para que le permitiera pensar. Sus manos resbalaron sobre el aparato. Desistió ya que estaba demasiado herido para inclinarse sobre su equipo y buscar a tientas el material.

Más tarde empezó a sentirse caliente y entumecido.

El arañazo del universo desapareció, junto con todo lo demás. Vete, muerte, pensó. No eres bienvenida aquí.

¿Por qué no?, preguntó la gentil oscuridad.

Porque… estoy ocupado, ese es el porqué.

De acuerdo. Esperaré hasta que hayas terminado.

MUERTOS EN COMBATE: Tte. Cmte. Jan H. Barneveldt, Alf. Donald R. Conway, Alf. James L. Kamekona…

LLORAMOS POR: Keh't-hiw-a-Suq de Dzuaq, Whiccor el Arriesgado, Hijo de Nowa Rachari…


XVI

<p>XVI</p>

Teóricamente, Dejerine podría haber establecido todas sus comunicaciones con Primavera desde su lugar de trabajo. En la práctica, necesitaba alejarse de aquel desierto tanto como sus hombres. Más aún, una imagen electrónica no es un sustituto eficaz de una presencia viviente. Es inmensamente más fácil permanecer frío e impersonal frente a la primera. De aquí que viajara con frecuencia a la ciudad tanto para las consultas como para la diversión. Los individuos que más fuertemente se resentían por su misión tuvieron que comprender, con el tiempo, que él no la había proyectado, que se interesaba por Ishtar y que debía intentarse persuadirlo para que abogase por un cambio de política acerca del gobierno.

Después de pasar un par de horas tratando problemas técnicos en la oficina de Sparling, sobre la localización y mejor aprovechamiento de los recursos naturales necesarios para el proyecto, el ingeniero dijo abruptamente:

—Te diré una cosa, Anyef, el soñador más experto del área, está dando una representación en el Parque Stubbs. ¿Por qué no vienes a cenar a mi casa y vemos el espectáculo juntos?

—Es muy amable —dijo Dejerine, sorprendido.

—¡Bah! No es usted tan mal compañero. Además, francamente, cuanto más vea de la cultura nativa, más trabajará para salvarla.

—He intentado apreciar los registros de sus bancos de datos. No es fácil.

—Uh-uh. No es simplemente extraño. La música, la danza y el drama son más sutiles, más complejos que cualquiera que nuestra especie haya hecho jamás. Pero mientras Anyef trasmite su última experiencia, le iré comentando lo que haga.

—¿No molestará a la audiencia?

—Tengo un microtransmisor en un brazalete, y encontraré otro que pueda colgarse en la oreja. El susurro no molestará a nadie. El viento hará más ruido… —El teléfono sonó sobre la mesa de Sparling—. Excúseme —apretó la tecla de aceptación.

Las rudas facciones de Goddard Hanshaw aparecieron en la pantalla, graves.

—Malas noticias, Ian —dijo—. Pensé que, siendo amigo suyo, tenías el derecho de saberlo.

La boquilla de la pipa se rompió entre las mandíbulas de Sparling. Cogió la cazoleta inmediatamente y la puso en el cenicero, exagerando el cuidado. El cenicero era una iridiscente concha de chelosauro.

—Larreka llamó desde Port Rua. Jill Conway ha sido capturada por los bárbaros.

Dejerine saltó de su asiento.

—Quest-ce que vous dites? —gritó.

Sparling le obligó a sentarse con un gesto de su mano.

—Detalles por favor —dijo.

—Tomaron prestado un buque de la Kalain Gloriosa en la costa de los Dalag, pero el comandante se negó a poner más que unos pocos soldados para su protección; dijo que necesitaba toda espada que pudiera conseguir para mantener la seguridad en Beronnen del Norte. —Explicó Hanshaw—. Puede que tenga razón. Sin embargo, lo principal es que dos galeras valennas, sin duda pirateando, atacaron al buque en el Mar Fiero. Sus tripulaciones se lanzaron al abordaje, en donde se batieron en pequeña escala o mantuvieron deliberadamente ese tipo de combate hasta que cogieron a Jill. Basándose en los interrogatorios de los prisioneros, Larreka cree que es más que probable que el secuestro fuera el principal o el único objetivo, desde que su jefe vio que había un humano a bordo. Eso nos da esperanzas. Si la quieren como rehén o pieza de recambio, no le harán daño. Sus buques eran demasiado rápidos para poder perseguirlos, así que Larreka siguió su camino. Esto pasó, eh, hace tres días, acaba de llegar por transmisor.

—¿Qué quieres decir con eso de que no le harán daño? —preguntó Sparling—. La pura comida ishtariana…

—Larreka es un viejo zorro… En el momento en que vio que se la llevaban, corrió a coger su caja de alimentos y la tiró a la otra cubierta.

Sparling se recostó en su silla. Desearía que Dios fuera para mí algo más que un nombre, así yo podría darle las gracias. Pero ella estará en ese país infernal, sola entre salvajes. No se darán cuenta de que no puede soportar muchas cosas. O cualquier superstición puede entrar en su cabeza.

—Iré allí —dijo—. Conseguiré un vehículo de larga distancia. Primero pensemos. Seleccionaré lo que tengo que llevar. ¿Puedo llamarte después?

—Sí. Ahora tengo que decírselo a su familia. —La imagen de Hanshaw desapareció.

Sparling giró para mirar de frente a Dejerine.

—Ya ha oído —dijo—. ¿Qué propone que hagamos?

Dejerine se mordió los labios antes de responder.

—¿Qué tiene pensado?

—No se preocupe, nada alocado. Intentaré negociar su liberación. Pero si no aceptan, o piden condiciones imposibles, les demostraremos que lo mejor que pueden hacer es devolverla sana y salva.

—¿Les amenazaría?

—¿Y qué otra cosa se puede hacer? Cuando hundamos sus buques, destruyamos sus casas, ametrallemos toda banda que encontremos, recibirán el mensaje.

Y si Jill ha muerto…

—Castigo aéreo. —Dejerine asintió decididamente—. Mi misión es suministrar los medios —dijo.

—Es usted quien los tiene. Nosotros no. No tenemos un solo aparato militar. Nunca dijimos que los necesitáramos. Bueno, ¿durante cuánto tiempo va a permanecer sentado ahí? No ha tenido que usar esos voladores de combate que trajeron para justificar su presencia en Ishtar, hasta ahora.

Dejerine tomó una resolución.

—Eso podría ser insubordinación por mi parte. Por ninguna circunstancia, salvo un ataque directo contra nosotros, podemos usar nuestro material o nuestros hombres contra los nativos. La política tiene más razones que el idealismo. Si nos metemos en los embrollos locales…

La mano izquierda de Sparling palmeó el brazo de su silla; su puño derecho se dobló sobre el otro. Habló lentamente, congratulándose del tono bajo de su voz.

—¿No querrá comprometer su misión provocando un boicot completo hacia ella y todo su personal? Esto es lo que pasará si la abandona, ya lo sabe. Me encargaré de ello personalmente.

—¿No se da cuenta? Enviaré un mensaje ahora, pidiendo la autorización. Yo también le tengo cariño.

—¿Cuánto tardará su bote correo en llegar a la Tierra? ¿Cuánto tiempo les tomará a esos burócratas de los CG procesar su carta… y denegar la autorización?

El tono de Dejerine se endureció.

—Si desobedezco, sería relevado de este puesto. Mi sucesor podría ser mucho menos simpático, considerando el problema que causaría a la Marina. Puedo llevar a cabo mi misión si nos boicotea, pero requerirá el uso de poderes de confiscación y arresto, penas criminales para los que se nieguen a prestarnos cooperación esencial.

Se puso en pie. Sparling hizo lo mismo. —Señor, le dejo. Por favor, tenga en cuenta que no he ordenado a nadie que se abstenga de ayudar a la señorita Conway. No sea tan conspicuo sobre cualquier cosa que quiera forzarme a hacer. Y… sería mejor que se me informara de todos los hechos… y estaré más agradecido de lo que supone. —Se inclinó—. Buenos días, señor.

Sparling se quedó mirando a la puerta un rato después que se cerrara.

Sin duda tiene razón. Bueno, supongo que lo mejor será ir a casa y hacer el equipaje.

Cuando salió, un viento caliente le azotó la cara, silbando entre los árboles. Bel y Anu brillaban a través de los espacios que quedaban entre las nubes teñidas de rojo, dejando ver un cielo que de otra manera hubiera sido limpiamente azul. El aire olía a polvo. Había poca gente en la calle. No se fijó en si le saludaban o no. Mientras andaba, trazaba una serie de planes, uno para cada contingencia que pudiera imaginar.

Excepto la muerte de Jill. Si su risa volaba lejos con el viento, nada tendría demasiada importancia.

Su mujer estaba en el salón. Con la mayoría de proyectos suspendidos, la oficina de abastecimientos necesitaba poco a su personal.

—¡Hola! —dijo—. ¿Qué te trae aquí tan pronto?

El volvió su cara hacia ella, y la felicidad de su rostro murió.

—Hay algo que va terriblemente mal —murmuró ella.

El asintió. Le explicó los hechos.

—Oh, no. Nao permita Deus. —Rhoda cerró sus ojos, pareció abrazarse a sí misma y se levantó para coger sus manos—. ¿Qué es lo que vas a hacer?

—Ir allí.

—¿Solo?

—Puede, ya que la Armada no está interesada en proteger a los contribuyentes. —Sparling recordó de pronto que los extrasolarianos no pagaban impuestos—. Si las cosas llegan a ponerse mal y se entabla la lucha, las tropas de Larreka serían preferibles a los civiles. Pero si necesitamos ayuda humana, puede llegar en cuestión de horas, a pesar de que los únicos vehículos permitidos en estos días son los pequeños. Mientras tanto, hasta que tengamos información fiable ¿por qué tener a los machos confinados en Port Rua?

—¿Tienes que ir tú mismo? ¿E inmediatamente?

—Sería mejor para nosotros tener a un humano en el sitio. —Incapaz de soportar su mirada, dirigió la suya a una foto de Becky—. Estoy nervioso aquí; la Marina no conseguirá más consejos míos. Tengo tanta experiencia sobre Ishtar y los ishtarianos como cualquier otro, y yo diría que más. Sabes que puedo ser un buen médico de urgencia si ella… ella…

Rhoda irguió su poco esbelta figura.

—Y también tu razón fundamental. Estás enamorado de ella.

—¿Eh? Pero, qué… ¡Eso es ridículo! Somos amigos, claro, pero…

Ella sacudió su cabeza.

—No, querido. —Ella no había usado esas expresiones cariñosas desde el principio de su matrimonio—. Te conozco. He sabido esto desde el principio, y sé que los dos sois inocentes. Siempre has sido amable conmigo, Ian. Así he pensado que ya que tienes que ir a un sitio peligroso, debería decirte que vas con mi bendición. Llévala a su casa sana y salva.

El protestó.

—Estás equivocada. No puedo imaginarme cómo se te ha ocurrido una idea tan descabellada. —Sentía en su interior que era la única cosa que podía hacer.

—Bien, quizás estaba equivocada —dijo ella apoyada contra su pecho—. No hablaremos más de ello. Déjame ayudarte a hacer la maleta. Llamaré a los Conway y les preguntaré si hay algo que podamos…, que pueda hacer.

¿Debería sentirme culpable por estar cohibido?, se preguntó, ¿o por qué varios de mis posibles planes pueden incluir el riesgo de mi vida? Un pensamiento pasó por él como una descarga eléctrica. Ella lo notó en su cuerpo.

—¿Qué pasa? —preguntó tímidamente.

—Nada. Nada. —Hablaba sólo con su voz. Su mente estaba en otra parte—. Sólo una idea. Permaneceré aquí dos o tres días más.


XVII

<p>XVII</p>

Port Rua era un conjunto de barracones legionarios y sus edificios anejos, tales como tiendas, establecimientos de artesanos, tabernas, casas de habitantes permanentes…, todo apilado en calles estrechas y rectas para que una muralla pudiera encerrarlo. En el exterior se extendía una gran cantidad de tiendas y refugios para que la población flotante pudiera permanecer allí, a menos de que fueran atacados. Más lejos se extendían las granjas y los campos de pasto que ayudaban a nutrir a la ciudad. Pero la mayoría de ellos estaban desiertos. Los incursores tassui habían expoliado algunos. Las columnas legionarias hacían salidas al norte y al oeste, tanto para conseguir alimento y caza, como para hostigar a sus enemigos. Desde la cima de aquella montaña donde esperaba con sus guerreros, Arnanak apenas divisaba el asentamiento. Más claramente se destacaba la silueta del río Esali a través del valle marrón tostado hasta que se vertía en la Bahía de Rua, y la gran ensenada al Mar de Ehur. Su telescopio encontró botes que intentaban pescar… sin aventurarse demasiado lejos, para que un buque de guerra nativo no pudiera capturarlos, y los mástiles de buques amarrados al muelle, constituían línea de abastecimientos y de escape para la Zera Victrix.

El cielo parecía blanco matizado sobre los dos soles.

Aunque el viento no los agitaba, la sequedad hacía que sus pellejos y melenas crujieran al menor movimiento. Arnanak y sus sesenta y cuatro machos no llevaban nada más que escudos y armas, cuyas partes metálicas no tocaban, y aún así se sentían consumidos. ¿Qué habría sido de ellos si hubieran tenido que estar completamente armados?

Habían llegado hasta allí a trote corto, levantando porciones de lías muertas y con su estandarte aleteando lentamente. Y también en orden de batalla, las escuadras divididas en grupos: tres soldados de choque provistos de pesadas cotas de malla con un porteador para cargar sus utensilios; cuatro arqueros, cada uno acompañado de su portador de flechas, que llevaban un gran escudo para cubrirse ambos; ocho soldados ligeros, hábiles exploradores o feroces combatientes cuerpo a cuerpo, si se necesitaba; y un trío de catapultas, cada una atendida por un portador, un disparador y un cargador. Esto dejaba el mando a un solo macho, siempre que el número de individuos no fuera excedido.

En aquella ocasión lo había sido, pero Arnanak no estaba enojado. Ya que el miembro extra… ¡Era un humano!

Vestida de blanco, su cabeza se destacaba contra el cielo, como una visión misteriosa. El descontento se extendía entre los tassui, que murmuraban.

—¡Conteneos! —les dijo Arnanak—. Esta es la criatura que yo estaba esperando. Recordad, tales criaturas son mortales. ¿No tengo cautiva a una de ellas?

El recién llegado era más alto y voluminoso que Jill Conway, sin duda un macho. Arnanak se preguntó si una herramienta de muerte no se ocultaría allí entre sus flotantes vestiduras, para destruir a todo su grupo de un disparo. Decidió que no. ¿Cómo podría saber entonces el macho dónde estaba escondida la hembra? No, tenía que haber llegado poco antes en un volador. Anteriormente, el comandante de la Zera había liberado a un par de prisioneros tassui con el mensaje de que quería negociar un acuerdo. Arnanak salió de Ulu ese día, enviando un correo por delante para fijar el lugar y los términos del encuentro. Acababa de llegar y de montar el campamento. Así que no había podido tener información sobre el recién llegado.

Los legionarios se detuvieron a la distancia de dos tiros de lanza. Su estandarte se inclinó tres veces, en signo de paz. Arnanak por su parte tiró la espada al suelo. Los dos líderes avanzaron.

Asombrado, vio que era nada menos que Larreka. Todos lo conocían como el viejo Una Oreja. Arnanak lo había visto varias veces, en sus visitas a Port Rua antes del inicio de la guerra. Así que estaba de vuelta del Sur Sobre el Mar y que arriesgaba su vida en la buena fe de sus enemigos. ¿Por qué no?, decidió el tassui. Yo estoy aquí en persona, y bien puedo ser la clave de la fuerza de mi pueblo más que él del suyo.

—Saludos, poderoso —dijo Larreka en lengua vulgar. Pero no añadió los acostumbrados deseos de suerte.

Arnanak devolvió el saludo en sehalano.

—Que el honor y la felicidad sean tuyos, Comandante, y la camaradería entre nosotros.

Larreka permaneció de pie, quieto, midiendo con sus ojos azul pálido los verdes del otro. Avanzó y ofreció su mano izquierda. Se produjo el apretón de los iniciados en la Tríada, seguido de ciertas frases.

—¿Dónde serviste? —preguntó Larreka.

—Tamburu Strider. Cuerpo de Ingenieros de Combate, la mayor parte del tiempo en las Islas Iren. Pero de eso ya hace mucho.

—Sí, puede ser… Eres el Señor de Ulu, ¿no? Los dioses saben lo que he oído de tí. Y nos hemos encontrado antes. No parece que me reconocieras entonces, con mi casco. Pero yo te reconocería hasta en la Oscuridad Final. Tú te llevaste el humano de mi barco. Yo hice tirar su caja de raciones al tuyo.

Los corazones de Arnanak se detuvieron. ¿Era un capricho, del Sol o de Ascua, o del Merodeador que parecía una fatalidad… o que no significaba nada?

Ya que Larreka permanecía tranquilo. El regresó a su propósito inicial.

—Entonces estaría bien que nos reuniésemos de nuevo, quizás. Disfrutemos de un día de paz, y que tu gente confraternice con la mía. Hemos traído cerveza en señal de hospitalidad.

—Tú y yo y ese humano tenemos trabajo que hacer.

—De acuerdo.

Los guerreros prestaron juramento uno a uno, rompieron la formación, se desarmaron y se mezclaron, los sureños con más prevención que los del norte. En sehalano, Arnanak reconoció la presentación que Larreka hizo de Ian Sparling (y los condujo a su refugio. Una tienda regular, aunque dos de sus lados estaban abiertos al objeto de dejar pasar el aire y facilitar la respiración; situada en un espacio donde crecían hojaespadas azul claro, mecidas por los fuertes vientos, sobrevivían mejor el Tiempo de Fuego que la mayoría de plantas que alimentaban a los mortales.

Bajo la tienda había sombra, alfombras sobre las que descansar, y bolsas de agua. Los ishtarianos se tendieron. El humano se sentó erguido, rodeándose las rodillas con los brazos. Su rostro estaba ojeroso.

—Aquella de tu clase que se nombra a sí misma como Jill Conway está bien —le dijo Arnanak—. No ha sufrido daño, ni pienso hacérselo.

—Eso… es bueno de escuchar —contestó Ian Sparling.

—La apresamos cuando se nos presentó la ocasión, tanto para conseguir una reunión de esta clase como por alguna otra razón. Por nuestra parte, siempre estamos dispuestos a hacer la paz. Pero nadie nos ha hecho ninguna oferta…

—No hemos recibido ninguna proposición. —Le interrumpió Larreka en un tono tan seco como la tierra sobre la que estaban—. Salvo decirnos que las legiones tenían que marcharse y no volver.

—Este es nuestro país —afirmó Arnanak para que el humano lo oyera.

—No todo él —replicó Larreka—. Nuestros asentamientos han estado aquí durante octadas, comprados a sus propietarios, gustosos de la bienvenida a los civilizados comerciantes. Desde entonces, hemos tenido que perseguir a menudo el bandolerismo. ¿Pero quién de tu horda de bárbaros puede reclamar nuestras ciudades?

Arnanak se dirigió a Ian Sparling.

—Nos gustaría poder reunimos con los de tu clase y tratar con ellos. Nunca nos habéis abierto una puerta.

—Hemos enviado exploradores ocasionales aquí. —Dijo el humano.

Habiendo hablado de una gran reunión con Jill Conway, Arnanak prescindió de la suavidad de su tono.

—Pero esto fue antes de que hubiese el propósito de un liderazgo entre sus habitantes. Últimamente hemos tenido problemas.

—Bueno, yo he venido aquí para lograr su liberación. Si realmente deseas la amistad de sus amigos, debes traérmela cuanto antes.

—Y a continuación seguiremos hablando, ¿no?

—¿Qué quieres de nosotros?

—Vuestra ayuda. He oído que ayudaréis a la Asociación durante los próximos sesenta y cuatro. ¿Tiene mi pueblo menos derecho a la vida?

—Yo… no estoy sobre lo que podríamos hacer por vosotros.

—De acuerdo —dijo Arnanak hoscamente—. No me han llegado noticias de importantes trabajos, ni de los prometidos milagros que iban a realizarse en Beronnen.

Ian Sparling dudó, antes de ganarse el respeto del tassui diciendo:

—Puedo prometer toda clase de recompensas, pero ¿para qué? Eres demasiado inteligente. Discutamos, hoy, el rescate de la hembra. Pide lo imposible, y no tendrás nada. No, peor que nada: ataques sobre tu país, la ruina de tus planes. Pide algo razonable, y podremos arreglarlo.

No obstante, Arnanak se permitió dar un zarpazo:

—Si sois capaces de abatir el Sur de Valennen, ¿por qué no habéis atacado antes de ahora? Hemos proporcionado a la Asociación amplios problemas, a la Asociación a quien se supone que vais a salvar. ¿Por qué no les habéis prestado ayuda militar? ¿Es porque no podéis hacer nada?

—Nosotros… nosotros no hemos venido aquí buscando querellas. —Sparling se pluralizó a sí mismo en su respuesta—. Pero ahora es demasiado pronto para amenazas. Pide un rescate.

—¿Qué podéis ofrecer?

—Nuestra buena voluntad, en primer lugar y principalmente. Después herramientas, materiales, consejo y ayuda para soportar los malos años. Por ejemplo, en lugar de esta tienda de tela tan pesada, un material que es mucho más ligero y resistente, a prueba de putrefacción y de incendio. Esto os permitiría moveros más libremente en la busca de alimento salvaje.

—Ng-ng, preferiría tener un suministro de esas armas que habéis dado a los soldados. —Arnanak miró a Larreka—. También tenéis que retirar vuestra ayuda a la Asociación.

El comandante lanzó una risa ronca y tomó un sorbo de la copa de cerveza que tenía delante.

—Esta cerveza no sabe demasiado bien —dijo.

—Sé que vosotros dos habéis hablado de antemano. —Arnanak había logrado situarse en una ordenada calma—. No creo realmente que los humanos quisieran o pudieran abandonar sus propósitos largamente mantenidos a causa de uno de sus seres. Ella, la que tengo en mi poder, me advirtió de eso. Honrado sea su orgullo.

—Vamos a hablar de lo que puede hacerse en realidad —urgió Ian Sparling.

—De acuerdo —dijo Arnanak—. Permíteme que trate con Larreka. ¿Querrá la Zera dejar Valennen libremente, con nuestro agradecimiento, o deberemos destruiros? Los huesos de los muertos son oráculos aquí, pero inútiles en Beronnen. No es demasiado tarde para negociar sobre las islas del Mar Fiero que podáis conservar —Hasta que estemos listos para expulsaros de ellas, pensó—, aunque lo mejor para nosotros sería que os marcharais todos a casa.

—No pierdas el tiempo —dijo el legionario—. Creo que podríamos negociar unas cuantas cosas significativas. Si dejas a nuestros pescadores y cazadores tranquilos, ellos cazarán lo que necesiten y dejarán de poner la antorcha a las áreas en donde saben que tenéis viviendas. Como esta.

—Eso podremos tratarlo más tarde —dijo Arnanak. Aquella no era una propuesta inesperada.

—¡Un momento! —exclamó el humano—. ¿Qué hay de Jill?

Arnanak suspiró.

—No has ofrecido nada en pago del valor del rehén, ya que no puedes evitar que tu pueblo deje de ayudar a la Zera. ¿O puedes hacerlo? Si no, la conservaremos hasta después de nuestra victoria. Mientras tanto hablaremos de su precio de vez en cuando… su precio y mucho más. ¿Lo has entendido, Ian Sparling? Mi deseo es que los tassui vivan, no como miserables hambrientos, sino en el poder y la fortuna. ¿No has pensado que podemos ser los que mejor paguemos vuestra ayuda? Aunque sólo hayamos logrado aquí la primera oportunidad real de conocernos mutuamente, esto es más importante que un barco cargado de provisiones. No temas por ella. Piensa en cómo podremos arreglárnoslas para darle lo que necesite para conservar su salud mientras esté entre mi pueblo.

Sparling permaneció silencioso. Los ruidos que producían los soldados y guerreros moviéndose fuera, parecían distantes.

Larreka rompió el silencio:

—Sabía que el líder valenno debía ser tan inteligente como fuerte. Pero no me había dado cuenta hasta hoy de que fuera tan sabio. Es malo que tengamos que matarte, Arnanak. Deberías haberte quedado en tu legión.

—Lamento que no cedáis. —El Caudillo retornó a la cortesía.

Ian Sparling se estiró.

—Muy bien —dijo—, preveía este desenlace. Llévame con ella, entonces.

—¿Qué? —preguntó Arnanak, sorprendido.

—Está sola entre extranjeros salvajes. Pueden tratarla bien, pero no son como ella. Déjame acompañarla. ¿Por qué no? Tendrás a dos de nosotros.

Arnanak no estudió el rostro de Ian, tan extraño como el de un daur, sino el de Larreka. El comandante parecía rígido. El y su invitado habrían hablado antes de esa posibilidad.

La decisión surgió. ¿Qué es la vida sino la aceptación de riesgos?

—No puedo hacer promesas —advirtió—. Hay que hacer un viaje duro y largo para llegar adonde está ella. Tampoco tenemos un tiempo fácil allí.

—Razón de más para que os acompañe —dijo Sparling.

—Primero quiero revisar todo lo que vas a llevar contigo, todo. Manejar cada cosa por mí mismo y que me demuestres para qué sirve, hasta que esté seguro de que no planeas ninguna traición. —Naturalmente.


XVIII

<p>XVIII</p>

Jill acababa de llegar a Ulu cuando recibió un mensaje de Arnanak. «Ellos quieren conferenciar en Port Rua —decía—. No dudo de que tu presencia entre nosotros haya influido en esto. No abrigues demasiadas esperanzas. Creo que permanecerás ahí hasta… quizás hasta otoño o principios de invierno.»

Ella pensó que el consejo era bienintencionado. En consecuencia, el gran bárbaro de piel negra no era tan perverso como había pensado. Su gente lo consideraba un héroe, y podía llegar a convertirse en un salvador.

Arnanak y ella habían hablado durante largo tiempo y en intimidad creciente; primero a bordo de su galera y después en el viaje por tierra hasta el fiordo, donde él la dejó. Había hecho todo lo que estaba en su mano para ayudarla a atravesar aquellas altas montañas. A menudo había cabalgado sobre él o sobre uno de sus guerreros, como solía hacer con Larreka. Y esto, a pesar de que ella había matado a su hijo, que para él ya no era más que un hueso que conservaba a fin de poder llamar a su alma durante los sueños.

En ausencia de Arnanak, ella encontró agradable su cautividad excepto por ser cautividad. Tenía una habitación en la que nadie podía entrar sin su permiso. Podía andar libremente por donde quisiera, ya que no tenía acceso a su reserva de aminoácidos y vitaminas fuera de las horas de las comidas y, por tanto, ninguna posibilidad de escapar.

—Mejor será que no te alejes demasiado —dijo Innukrat—. Podrías perderte.

—Sé mucho sobre los bosques, y no creo que haya animales en Valennen peligrosos para mí.

Innukrat se quedó pensativa, y después dijo:

—Es mejor que alguien te acompañe en las primeras salidas, hasta que estés segura de saber volver.

Ella no puso objeciones.

Innunkrat era una de las esposas de Arnanak y, después que él partió, el único nativo que sabía sehalano. Su conocimiento de esta lengua era debido a la actividad comercial que desarrollaba y que, antes del comienzo de la guerra contra la civilización, la había llevado hasta los puestos avanzados del Valle de Esali. La igualdad entré ambos sexos se encontraba en la mayor parte de las sociedades ishtarianas, las excepciones eran tanto matriarcales como patriarcales. Allí prevalecía también pero, dadas las condiciones duras y primitivas, era necesaria mayor especialización en los trabajos. Como regla general, los machos se encargaban del comercio exterior y las incursiones, mientras que, entre otros trabajos prácticos, las hembras tenían a su cargo el comercio en el interior del país. Ellas no temían que las asaltaran. Mientras permanecieran en las rutas marcadas, sus personas y bienes eran sagrados. Jill preguntó si esa regla había sido violada alguna vez.

—Muy pocas veces ha ocurrido algo así —dijo Innukrat—. Los habitantes de los asentamientos vecinos siguen el rastro de los autores, los atrapan y los meten en salmuera.

Inicialmente Jill, fascinada por el paisaje, se dedicó a disfrutarlo, hasta que bruscamente se dio cuenta de la preocupación y el sufrimiento que debían sentir los seres que la amaban, y de cómo había llegado a ser la gran baza en manos del enemigo de Larreka. Su estancia solitaria le permitió dedicarse a explorar durante días enteros. El trazado de la estructura hacía recordar al de un rancho sureño, pero todo lo demás era muy extraño. A un lado de un patio pavimentado de adobe, había un vestíbulo, un gran edificio de una sola planta de piedra sin revestir, vigas de madera y tejado cubierto de césped. La mitad de él lo ocupaba una cámara donde se reunían los habitantes para las comidas o la sociabilidad, el resto se destinaba a servicios y cubículos privados. Cuando se acostumbró a su estilo angular, consideró que las tallas de las vigas y los frisos eran las mejores que había visto jamás. En el resto del patio se levantaban estructuras más pequeñas y poco elevadas: cobertizos, talleres, alojamientos para los subalternos y para unos cuantos animales domésticos. Siempre había actividad, unos cien individuos yendo y viniendo de sus trabajos y de sus placeres.

Jill encontró a los pequeños tan irresistibles como a los niños humanos. Pero sin un lenguaje común, estaba imposibilitada de hacer algo más que observar. Los valennos presuponían que había de ser así.

Ulu estaba en las colinas orientales del Muro del Mundo. El bosque circundante ofrecía una cierta protección contra los soles, aunque la mayoría de árboles estaban requemados y aquel año sus hojas caían. Las ocasionales plantas-T tenían mejor aspecto, y en algunos lugares los fénix lucían su magnificencia. Jill observó que el fénix tenía este nombre, traducido de un nativo equivalente, porque su reproducción dependía de las conflagraciones que devastaban aquellas tierras cada milenio.

Un camino que se adentraba en los bosques conducía a un pequeño edificio, una cabaña. Dos guardias armados le impidieron el paso. Preguntó a Innukrat por qué, y obtuvo una respuesta poco satisfactoria.

—Mejor es no hablar de ello hasta que el Caudillo vuelva.

Jill pensó que probablemente era un sitio mágico. Aquella fue la única restricción en su libertad de movimientos. Cualquier otra ruta que escogiera le estaba permitida. Diez kilómetros al sureste, el bosque conducía a un terreno alto, que le permitía observar ampliamente el paisaje que se extendía a sus pies.

Aquí y allí vio granjas. El sistema social parecía ser una clase de feudalismo voluntario. Un Caudillo regía la región, dirigía a los soldados en la batalla o a los trabajadores en una emergencia civil, dirimía los pleitos y oficiaba los principales ritos religiosos. Las familias menores podían ser independientes de él, si lo deseaban, pero la mayoría encontraban preferible convertirse en «juramentados», prestarle ciertos servicios y obediencia a cambio de la protección de las tropas del señorío, y una reserva de sus almacenes de comida cuando los tiempos fueran difíciles. Cualquiera de las partes podía anular el contrato, basándose en una causa, y éste no era vinculante para la siguiente generación, pasados sesenta y cuatro años de su nacimiento, ya que, hasta llegar a esta edad, dependía completamente de sus padres.

Innukrat habló de muertes, especialmente entre los jóvenes. Ambos sexos eran altaneros y peleones.

—Deben estar preparados y saber cómo luchar, cuando vienen los incursores o cuando nosotros mismos salimos a una incursión necesaria, ya has podido comprobar lo miserable que es esta tierra.

No obstante, los caudillos y los viejos mantenían el baño de sangre dentro de unos límites, y eventualmente conseguían que los enemigos se reconciliaran. Bueno, pensó Jill, los ishtarianos no son humanos.

La soledad empezó a influir en ella. Tomaba lecciones del idioma de Innukrat, y la hembra le dedicaba todo el tiempo que le era posible. Y no era mucho, siendo tantas las tareas de una esposa. Jill se ofreció a ayudarle, pero pronto descubrió que lo único que hacía era estorbar; carecía de la fuerza necesaria para manejar ciertos instrumentos y, además, no tenía práctica.

La mayor parte del día la pasaba fuera. El campo abierto estaba demasiado castigado por el sol; los bosques le ofrecían más naturaleza que estudiar. Era escasa comparada con la del hemisferio sur, pero, como había conseguido familiarizarse con ella, se sentía bien entre los árboles, y frecuentemente permanecía fuera hasta muy tarde.

Hasta que tuvo su encuentro.

Volvía después de que los dos soles, ahora íntimos compañeros, se habían puesto. El crepúsculo tropical era breve. Sin embargo, las lunas daban la suficiente luz a través del follaje. A menudo su camino iba directo hacia un lugar que ella hubiera llamado pradera, aunque estaba reseca. Aquella tarde cambió su costumbre, tomó una vereda que bordeaba un cañizal, describiendo una curva cerrada, y que la condujo a un paso que sólo presentaba dos opciones: seguirlo o volver atrás. Bajos y nudosos árboles proyectaban masas de sombras a su alrededor, detrás de ellas y a la derecha de Jill, las almenas del Muro del Mundo destacaban su gris sobre un cielo entre negro y purpúreo donde brillaban menos estrellas que de costumbre. Celestia estaba creciendo hacia su plenitud, y Urania se encontraba a medio camino de su puesta total. No lejos o de hacer coincidir sus dos fases por una vez, o de eludir un eclipse normal. Aparte de una fina orla de plata, su brillo era rojo claro. Su resplandor sobre las lías muertas y los árboles secos hacía que el aire pareciese más caliente de lo que en realidad era. El silencio oprimía.

Jill se detuvo. Su pulso se aceleró, hasta convertirse en un choc, choc, choc continuo en su cabeza y en su garganta, cuando ella y la criatura estuvieron frente a frente.

No puede ser, es un engaño de la luz lunar, estoy hambrienta, mi corazón está agotado, ya no domino a mi cerebro…

La forma se alejó de ella.

—¡Espera! —gritó Jill, mientras se lanzaba en su persecución. Pero ya había desaparecido entre los árboles.

Una excitación momentánea hizo que empuñara la daga que Arnanak le había dado. No, eso huyó, no yo… Sin embargo, es mejor estar en guardia.

Mientras andaba, cada vez con más rapidez, intentó recordar la forma que había visto a la luz rojiza de las lunas. Una bestia-T, sin duda. No obstante, la vida en Tamnuz había sido igual a la de otros lugares del planeta un billón de años antes; cuando volvieron de nuevo los microbios a Ishtar, la vida de Tammuz no siguió el mismo curso que la terrestre o la orto-vida. Había tres sexos. No había una simbiosis elaborada, ni pelo, ni leche; y en lugar de tener un sistema químico o de transpiración, los animales homeotérmicos, igual que muchas plantas, controlaban la temperatura de su cuerpo cambiando de color. Habían vertebrados, pero ninguno descendía de un viejo gusano, sino más bien de una cosa parecida a una estrella de mar; en lugar de una verdadera cabeza tenían una rama, el quinto miembro se convirtió en el portador de la boca y los órganos sensoriales. Había unos pocos bípedos…

Pero eran pequeños. Aquel habría sido un gigante dentro de su especie. Los pétalos de su rama quizás llegaban hasta su pecho. En el abdomen creyó haber visto tres ojos sobre el abultamiento. Las piernas le parecieron largas y poderosas para su tamaño; era más un saltador que un andador. Los brazos aparentemente invertebrados estaban bien desarrollados, finalizando en una mano de cinco dedos en estrella.

¿Manos? ¿Dedos?

Sí, si no estaba loca. Había visto el brazo derecho levantado, los dedos extendidos, como si el verla le hubiera cogido por sorpresa. En la izquierda llevaba lo que parecía ser un cuchillo.

He hecho un descubrimiento importante, seguro, una bestia-T nunca sospechada hasta ahora. Probablemente ha venido hasta aquí desde el norte a causa de los cambios climatológicos. ¡Sólo una bestia, creo!

Las ventanas aparecieron ante ella. Irrumpió en el salón, se abrió paso entre la multitud y le contó a Innukrat lo que había pasado.

La mujer hizo un signo.

—Te encontraste con un daur.

—¿Un qué?

—Creo que será mejor esperar a Arnanak también para esto.

—Pero…

Su memoria se activó. En Primavera tenían datos xenológicos sobre los valennos, la mayor parte de segunda mano, suministrados por miembros de la Asociación. Siguió recordando lo poco que había leído. Daur. Dauri. Sí, me parece recordar que ellos creían en una clase de duende o trasgo o demonio menor.

—¿Son, eh, tienen esos seres que saltan por los bosques salvajes… poderes mágicos? —preguntó.

—Te lo he dicho, espera a Arnanak —le contestó Innukrat.

Volvió varios días más tarde. Jill no hubiera podido decir cuántos. Había dejado de llevar la cuenta.

Estaba en casa cuando llegó. Para no estropear sus vestidos humanos, llevaba puesta una larga y tosca túnica de tela nativa que tejían con fibras de plantas. Junto con ésta le habían dado varias más, largas hasta la rodilla, para usar como ropa de dormir. Ella no era ishtariana y por tanto su vida no dependía de que recibiera ampliamente los rayos del sol; por el contrario, Bel podía quemar su piel. Su siguiente demanda fue de calzado. Sus zapatos estaban desgastados por el uso excesivo.

La casa producía la mayor parte de lo que necesitaba. Ocasionalmente los valennos tenían que usar botas. La hembra que estaba al cargo del trabajo de la piel se mostró muy amable prometiéndole a Jill hacerle dos o tres pares, quizás porque se salía de sus ocupaciones normales, quizás porque era un desafío, quizás por simple amabilidad o una combinación de razones. Exigió tener a la chica a mano, para poder probárselos y para que le explicara, con gestos y unas pocas palabras tassu, cómo debían hacerse las cosas.

Jill estaba junto a la barraca, sosteniendo un quitasol que había hecho contra el calor y el exceso de luz. Los gritos crecieron, el sonido de pisadas se hizo más fuerte. Por el patio marchaba Arnanak y sus seguidores. Jill tiró el quitasol. Durante un instante quedó paralizada. Después gritó:

—¡Ian!

Corrió sobre el adobe que intentaba quemar sus pies.

—Ian, ¡querido!

Y en sus brazos… Se abrazó contra el hombre, fuerte, duro, sudoroso. Lo besó con tal fuerza que sus dientes entrechocaron; después de haber retrocedido lo justo para mirar su cara a través de las lágrimas y de su asombro, volvió a besarle con una temblorosa ternura de enamorada.

Por fin se separaron, pero sus manos permanecieron unidas, y también sus miradas. Su actitud no era muy diferente de la de dos ishtarianos en situación similar.

—Oh, Ian, vienes… ¿a liberarme?

—Lo siento, querida. No todavía. —Su rostro había pasado de la alegría a la tristeza.

Su primera reacción fue de enfado.

—¿Qué? Entonces, ¿por qué estás aquí?

—No podía dejarte sola. No temas. Estoy aquí por voluntad propia y de acuerdo con Arnanak. No está dispuesto todavía a dejarnos marchar. El y Larreka llegaron a un acuerdo tan limitado que no cambió los objetivos de nadie, pero está ansioso de conseguir buenas relaciones con nosotros los humanos. Dos rehenes son mejor que uno, piensa. La idea es dejarnos libres, a su debido tiempo, a cambio de concesiones, que podrían llegar hasta el establecimiento de relaciones diplomáticas con su reino y, por tanto, tiene que tratarnos bien. Hemos hablado mucho durante el camino. El, dentro de su forma de ser, no es tan mal tipo. Por ahora, bueno, he traído alimentos, medicinas, ropas, tantas cosas como pude, para ti. Incluyendo, eh, los que creo que son tus libros favoritos.

Ella miró a sus ojos azul-verde y supo: Está enamorado de mí. ¿Cómo pude dudarlo?

—No deberías…

—Al infierno. Te explicaré la situación. Tengo un montón de noticias que darte. Pero, ¿cómo lo has pasado? ¿Cómo te encuentras?

—Muy bien.

—Tienes buen aspecto. Tu pelo es como un destello de sol contra tu piel bronceada, estás a punto de convertirte en una rubia platino. Toda tu familia se encuentra bien, al menos lo estaba cuando yo salí de Port Rua. Te envían recuerdos. La comunidad entera desea que regreses.

—Chu. —El sehalano de Arnanak se unió a su inglés—. No entráis. Id a vuestras habitaciones, invitados. Mis hombres entrarán el equipaje. Más tarde lo festejaremos. Pero debéis tener muchas cosas que deciros.

Ciertamente tenían muchas.

Sparling la conocía lo suficiente como para no suavizarle las noticias que tenía.

—No hubo compromiso real. Sólo un par de acuerdos menores para hacer la guerra menos destructiva para ambos bandos, lo que no afectará al resultado. Los tassui no se detendrán hasta que el último legionario esté fuera de Valennen o muerto. La Zera resistirá tanto como le sea posible, en la esperanza de refuerzos. Difícilmente puedo condenar a los bárbaros. Estoy de acuerdo con Arnanak en que si permanecen en sus tierras, durante el Tiempo de Fuego, él lo llama así, la mayoría de ellos morirá. Nosotros, los humanos, debiéramos haber pensado más en eso. Deberíamos haber desarrollado programas para el alivio de este pueblo también. Que ese cerdo de Dejerine no nos hubiera dejado llevar a cabo.

—Yuri no es un cerdo —dijo Jill. Esto hizo que Sparling pareciera tan apenado y herido que ella tuvo que acercarse más a él para consolarlo.

Estaban sentados uno junto al otro en el colchón que ella usaba como cama, con las espaldas apoyadas en un muro largo y rojo, las piernas extendidas sobre el suelo de arcilla. Una especie de persiana cubría la única ventana. La habitación estaba oscura y fresca. No había puerta, y la cortina de la entrada no impedía que llegaran los ruidos de regocijo procedentes del vestíbulo.

—Ni tampoco Arnanak —dijo él—. Ambos tienen misiones que cumplir, y Dios ayude a quien se interponga en su camino. Arnanak significa para su gente la consecución de territorios menos afectados por el terrible calor del periastro y sus resultados. Territorios para vivir, y vivir bien. Naturalmente, eso implica romper con la Asociación. Esta no podía quedar ociosa mientras que muchos de sus miembros eran desplazados, sojuzgados y asesinados. Cuando la Asociación fuera vencida, Beronnen sería ampliamente saqueada. El final de la civilización en Ishtar… de nuevo. Arnanak no negó estos resultados ante mí.

—Ni ante mí, aunque cree que sus descendientes la heredarán y la reconstruirán.

—A su tiempo. ¿Cuánto, considerando los periplos vitales de los ishtarianos? ¿Qué se conservará mientras tanto, y qué quedará perdido para siempre?

—Lo sé, Ian, lo sé.

—Para nosotros, el tiempo es condenadamente corto, si queremos hacer algo para ayudar a Larreka. Arnanak me dijo que tiene ya a sus mensajeros llamando a las naves y las fuerzas de campaña a la cita. No le dará a Port Rua ni un mes de tranquilidad. Antes, Arnanak iniciará el ataque.

Jill permaneció silenciosa un momento. Sparling no había hablado como un hombre en cautividad.

—Hablas como si no estuviéramos sin recursos.

El asintió.

—Podemos intentarlo. Jill, hubiera venido de cualquier modo a ayudarte, pero además tenía otro motivo. —Deslizó hacia atrás su manga izquierda. En la muñeca había un brazalete, y en él un microtransmisor—. Arnanak registró todo mi equipo antes de permitirme traerlo. Pero, como esperaba, no reconoció esto. Me creyó cuando le expliqué que era un talismán.

—¿Pero qué estás diciendo? Debemos estar a trescientos kilómetros de Port Rua, o más. Bajo condiciones ideales, un detector sólo puede recibir mensajes de eso a unos diez.

—¡Ajajá! —Levantó un dedo—. Tú subestimas mi profunda astucia.

En busca de esperanza, ella dijo:

—No, si es profunda debe haberme pasado desapercibida.

El rió.

—Como quieras. Pero escucha. Larreka me ayudó a pulir los detalles. Es parte del trato que él hizo. Los nativos dejarán cazar libremente a pequeños grupos de legionarios a cambio de que éstos no incendian los bosques y sabanas. Bueno, traje algunos relés portátiles a energía solar, Mark Cincos, ya sabes, los mismos que tenemos alrededor de Beronnen del Sur donde no es conveniente instalar una unidad permanente mayor. Ciertas de estas partidas de forraje los plantarán estratégicamente cuando nadie los esté mirando, bien ocultos en las cumbres de las colinas, árboles, etc.

—Pero, Ian, ¿cómo podrán acercarse lo suficiente…?

—No pueden, especialmente cuando no saben nuestra localización. De hecho, como Larreka debe haberte mencionado, nunca ha sabido dónde está Ulu, dónde tiene el jefe enemigo sus cuarteles generales. Arnanak se ha cuidado de eso; no es tonto. Esta es la razón que nos permite suponer que algunos de esos relés esté a unos cien kilómetros de aquí. —Sparling tomó aliento—. He traído también varios contenedores de plástico con polvo de proteínas, de diferentes tamaños. Arnanak vació y volvió a llenar cada uno, como esperaba. Pero no pensó que pudieran tener dobles fondos. En uno de ellos he pasado un gran transmisor-receptor; una señal de mi micro activará su circuito principal. Ese será nuestro principal relé, de baja frecuencia, así que no estaremos limitados por la distancia y la línea de visión, y tiene alcance para más de cien kilómetros.

—¡O-o-oh! —Ella se paralizó mientras todos sus nervios se ponían en tensión.

—No podemos tener prisa, y el esquema incluye a todos los eslabones de la cadena. Primero, creo que tomará algún tiempo que el resto del sistema esté en su lugar. Segundo, entonces tendremos contacto con Port Rua. Cierto, puede alcanzar Primavera, pero… Tercero, con el equipo rudimentario que he podido traer, necesitaré tiempo para explorar los contornos y obtener datos con suficiente exactitud.

—¿Explorar?

—Desde luego. Creo que es posible usar las estrellas, y enclaves locales como las cumbres de las montañas, para localizarnos en el mapa. Entonces podemos buscar un punto de encuentro donde un volador pueda venir a buscarnos. —Sonrió—. Era lo mejor que podía inventarme a corto plazo.

Observa, pensó ella, observa esa pequeña arruga irónica en la comisura de sus labios. ¡Maldición, piensa! No quiero ser meramente una damisela cautiva languideciendo por su caballero.

Entonces se le ocurrió lo que podía hacer por su cuenta.

Arnanak estaba de un humor excelente. Mientras comía y bebía y se vanagloriaba ostentosamente en la mesa del salón, ella compartía su alegría. No es que ella hubiera cambiado de bando. Sparling la conocía demasiado bien. Pero aquella gente había tratado de hacer más llevadera su estancia, ella les había tomado cariño y se sentiría obligada, en caso necesario, a interceder por ellos. No hay mentira. Deberíamos ayudarles, a ellos y ala Asociación. Mi mentira es una verdad reprimida, que nuestra guerra cruel e idiota hace imposible. Se sintió menos culpable cuando Arnanak dijo:

—Seguiremos hablando después de que les hayamos machacado en Valennen. Por eso, debo otorgar ciertos poderes a los tassui para que permanezcan a mi lado. He advertido a la Legión una y otra vez, si no se marchan serán destruidos. Ahora mis guerreros se están reuniendo. Verán que Arnanak cumple su palabra.

Sparling permanecía parco en palabras y poco comunicativo, siguiendo las indicaciones de Jill. El Caudillo debió haber captado algo en las actitudes y expresiones de los humanos, ya que el hombre era mejor como honrado consejero que como simulador.

Al final de la fiesta, ella se tornó grave y dijo:

—Tengo que preguntarte acerca de algo. ¿Podemos ir fuera?

Arnanak estaba complaciente. Fuera del edificio, Jill tocó su brazo y señaló:

—Por aquí.

—Este camino conduce a un lugar prohibido —dijo él hoscamente.

—Lo sé. Vamos.

Se detuvieron cuando los edificios estaban ya fuera de su vista. Los soles situados bajo el Muro del Mundo, aunque todavía no se habían ocultado en el océano. Las sombras se extendían entre los árboles y matojos. Sobre sus cabezas el cielo era de un azul intenso, un planeta se elevaba blanco, Ea roja. La brisa llevaba fantasmas de frescura y repiqueteos de cañas. Los ojos de Arnanak eran linternas verdes en la negrura, bajo su melena. Los dientes brillaron cuando dijo:

—Di lo que quieras, pero hazlo pronto, porque yo también tengo que dar mi propio mensaje aquí.

Jill se apoyó en el brazo de Sparling. Su pulso se aceleró.

—¿Qué son los dauri, y qué haces tú con ellos?

El bajó su mano hasta la empuñadura de su espada.

—¿Por qué preguntas eso?

—Creo que me encontré con uno. —Jill describió su encuentro—. Innukrat no me dijo nada, sólo que tenía que esperar a que llegaras. Seguramente hay un conocimiento común acerca de ellos. Me parece recordar… haber oído… algo.

Su tensión descendió.

—De acuerdo. Son seres, criaturas no mortales. Se cree que tienen poderes, y mucha gente les ofrece pequeños sacrificios, como un plato de comida, cuando un daur es visto. Pero eso es raro.

—El alimento no sirve para los dauri, ¿no?

—¿Qué quieres decir?

—Creo que sabes lo que quiero decir. Recuerda, mi trabajo es investigar sobre los animales. El daur que yo vi no tenía nada de mágico. Era tan mortal como tú o yo, una criatura perteneciente a la misma clase de vida que el fénix, o el saltador, la clase de vida que existe únicamente en las Starklands. Llevaba un cuchillo. Vi el metal. ¿Lo vi realmente? Arnanak, si los dauri tuvieran la técnica necesaria para explotar una mina y forjar metal, los humanos los hubiéramos descubierto. Creo que fuiste tú quien le dio la hoja… como parte de un trato.

Un salto en la oscuridad. Pero ¡Cristo, mi suposición debe ser correcta!

Sparling, a su vez, añadió:

—Yo mismo te he dicho que principalmente vinimos a estos países a explorarlos, sacando a la luz lo que ellos tienen. Mis compañeros pueden quedar muy agradecidos a quien les dé una nueva pieza importante de conocimiento.

Arnanak había permanecido tranquilo. Entonces, violentamente expuso su decisión.

—Bueno, el asunto no es un secreto, después de todo. Se lo he dicho a otros tassui en ocasiones. Y os mantendré a los dos aquí hasta que mi posesión de Valennen no pueda ser amenazada. Seguidme.

Cuando acabaron el corto camino, Sparling se detuvo para susurrar al oído de Jil

—Entonces tenías razón. Una raza pensante… y tú supusiste la verdad.

—¡Shst! No hables inglés aquí. Puede suponer que estamos conspirando.

Llegaron a la cabaña. Los centinelas levantaron sus lanzas, en señal de respeto y permanecieron firmes. Arnanak abrió la puerta y condujo a los humanos al interior. Volvió a cerrar inmediatamente, antes de que sus centinelas pudieran mirar atrás y ver algo.

Dentro, un par de lámparas daban una luz tenue y monstruosa. Las ventanas, demasiado altas para iluminar lo suficiente, estaban llenas de polvo. Una sola habitación parecía amueblada, pero los muebles eran muy pequeños. Unos recipientes contenían una lívida vegetación azul, y esqueletos de animales sacrificados: alimento para la vida-T. Una puerta trasera daba salida y entrada a los tres que vivían allí.

Sparling ahogó un grito. Jill apretó su mano. Su atención estaba puesta en las formas de estrella de mar. Ellos habían retrocedido, emitiendo tímidos silbidos y gruñidos. El ishtariano, el orto-ishtariano, los tranquilizó con palabras tassui y por último se acercaron para permanecer frente a los recién llegados que debían ser repugnantes a su vista.

—Oíd el relato de mi investigación —dijo Arnanak.

Mientras hablaba, Jill se iba asombrando más y más. Como la mayoría de sophonts, los dauri parecían no poseer nada específico en su cuerpo. Ella identificó rasgos, modificados con toda seguridad, que ella había visto en las ilustraciones de muchos libros de biología-T. Dentro de aquellos torsos casi cilíndricos debía haber esqueletos estructurados mediante intersección de anillas, con articulaciones en bola para los cinco miembros. El superior, la rama, culminaba en cinco pétalos carnosos que servían tanto como órganos sensoriales, que como lenguas para empujar el alimento a unas mandíbulas pentagonales. Bajo cada pétalo había un zarcillo, una intrincada red de fibras que recibían el sonido. En los extremos de los brazos, cinco dedos simétricos que no podían asir tan firmemente como los de un humano o ishtariano, pero que sin duda eran superiores en el manejo de un hacha. Sí, Jill había visto cómo agarraban los cuchillos, y admiró la ingenuidad de Arnanak, que los debía haber diseñado. Los ojos, situados en los nacimientos de los brazos, estaban bien desarrollados, aunque extraños porque todo el glóbulo se auto oscurecía según la intensidad de la luz. Bajo la rama había un tercer ojo más primitivo, para coordinar campos visuales que no se superponían. Los dos ojos restantes habían cambiado en protuberancias sobre las piernas, cuyas variadas formas, colores y olores indicaban que los tres sexos estaban allí representados. Por otra parte, la piel era de un púrpura oscuro. En un día completamente tropical hubiera sido de color blanco casi metálico… no demasiado llamativo, cuando muchas plantas tenían la misma protección. Sí, extraño pero comprensible, como seres de vida-T que eran… excepto por las mentes que contenían.

Y cuando Arnanak finalizó, y sacó de un cofre la Cosa que había traído desde las Starklands, ambos humanos gritaron. Un cubo cristalino, de unos treinta centímetros de lado tenía la negrura inmensa en su interior, llena de brillantes puntos multicolores.

Cuando Arnanak hizo un gesto, la visión cambió, y los símbolos aparecieron ora en un punto, ora en otro.

—Miradlo bien —dijo el Caudillo de Ulu—. No lo veréis en mucho tiempo, si es que volvéis a verlo. Esto, y los dauri, vinieron conmigo hace un par de días para animar a mis guerreros al combate.

Una lámpara ardía en su habitación. Habían llevado una cama para Sparling. El aire estaba poco caldeado. La ventana revelaba las brillantes estrellas.

—¡Oh, Ian, qué maravilla! —Jill continuaba excitada.

El rostro de Sparling parecía aún más delgado.

—Sí, pero, ¿cuál es su utilidad? Bueno, nosotros informaremos de esto.

—Nosotros. —Ella cogió sus manos—. Tú estabas aquí para participar de ello. ¿Quieres que te explique lo que significa?

—Me siento contento de haber estado.

—Ian, esta es la primera ocasión que tengo de poder ayudarte. Nunca podré pagarte lo que has hecho por mí, Pero lo intentaré.

—Bueno —sonrió irónicamente—. Yo debería haber insistido en lo de las habitaciones separadas. Si no tienen disponibles, y sin duda no las hay, yo… encontraré mi saco de dormir, dondequiera que lo hayan puesto. Buenas noches, Jill.

—¿Qué? ¿Buenas noches? ¡No seas ridículo!

El hizo ademán de retirarse. Ella le rodeó el cuello con sus brazos y lo besó. Después de un segundo, él respondió al beso.

—Deja de ser ese hombre condenadamente honorable —murmuró ella—. No tienes que decirlo, no esperas un premio. ¡Pero yo quiero dártelo!

Una voz interior le dijo que había la posibilidad de que la píldora anticonceptiva hubiera dejado ya de tener su efecto. ¡Al infierno con eso! Los Sparling habían querido siempre más niños, pero no existía la posibilidad adoptarlos en Primavera.

—Creo que me he enamorado de ti, Ian.


XIX

<p>XIX</p>

En la época en que Ulu celebraba el punto central del verano, el solsticio de Bel, con danzas, cantos, batir de tambores y sacrificios, el sol amarillo alcanzó al rojo en el cielo. A partir de entonces Anu se convertía en perseguidor. El calor asfixiaba, los vientos secos rugían, los campos ardían, y un humo acre derivaba hacia las colinas; las nubes blancas se apilaban contra el Muro del Mundo, pero nunca derramaban lluvia sobre aquel país.

Sparling ignoró las incomodidades. Jill dijo que también lo haría. El la creyó, y no sólo porque fuera la persona más desconcertantemente honesta que conocía. En la humedad cercana a cero, la tolerancia a la temperatura es un asunto de relajamiento y de dejar que el cuerpo haga su trabajo. El alimento escaseaba, pero todavía quedaban reservas. Excepto en lo referente al control de los suplementos dietéticos, los nativos estaban ansiosos por complacer, ya fuera ayudando o dejando a sus prisioneros-invitados solos. Más a menudo era lo último. Ya que tanto él como ella trataban de estar juntos todo el tiempo que podían, tanto de día como de noche.

El nunca había sido tan feliz como entonces. Era un sentimiento unido a la inquietud y a una sensación de culpabilidad, no tanto a causa de Rhoda como por el tiempo que no dedicaba a trabajar en su huida. Pero entonces, reflexionó, la felicidad nunca es completa, sólo el miedo y el dolor la hacen posible.

Rara vez hablaban del futuro. Tales conversaciones siempre acababan pronto, en una escena de amor. Realmente él, al igual que Jill, cesó de contar los días; los dejaba pasar manteniéndose fuera del tiempo. Pero llegado el momento reconoció que habían pasado cuarenta y tres, y deseó que hubieran sido tan largos como los terrestres.

Siendo quienes eran, encontraron grandes cosas que hacer juntos.

Estaban sentados al lado de un disminuido y susurrante arroyo, rodeado de piedras que los ocultaban. El cielo se veía pálido a través de las ramas de los árboles que todavía conservaban hojas suficientes como para proporcionar sombra, aureolando de dorado y rojo los puntos de luz. Un ptenoide, azul como un martín pescador, estaba esperando a ictioides que nunca llegarían, colgado de una rama con sus cuatro patas, como si el calor y el hambre estuvieran ya acabando con su vida.

—Bueno, vamos a intentarlo de nuevo —dijo Sparling, dando la vuelta al interruptor de su transmisor. Jill se inclinó sobre su hombro.

—Llamando a Port Rua. Por favor, contestad en esta banda.

—Unidad de Inteligencia Militar X-13 llamando a Port Rua —añadió ella solemnemente—. Secreto y urgente. Necesitamos nuevos disfraces. Un emparedado de cebolla ha hecho nuestras falsas barbas imposibles.

Desearía tener su capacidad de diversión, pensó Sparling.

—Francamente, estoy empezando a preocuparme —dijo—. Larreka debería tener un técnico de servicio todo el día. O nuestra idea no marcha o…

Baja, pero clara en el silencio que les rodeaba, llegó una voz ishtariana:

—Port Rua responde. ¿Sois los humanos cautivos?

Jill saltó sobre sus pies y se puso a bailar una danza de guerra.

—Sí. Estamos bien hasta el momento. ¿Cómo van las cosas por ahí?

—Tranquilas. Demasiado tranquilas, me temo.

—Oh, oh. No durará. Puedes ponerme con el comandante.

—No. Está inspeccionando nuestro sistema de señales. No esperamos su regreso hasta mañana. Puedo conectarte con Primavera.

—No, no. Sería un drenaje innecesario de las baterías de nuestros equipos aquí. Ya sabes que no tenemos posibilidad de conseguir repuestos. —Ni sabría qué decirle a Rhoda—. Contacta con ellos y explícales que nos tratan muy bien. Volveré a llamar… digamos pasado mañana, sobre el mediodía. Mientras tanto, adiós y buena suerte.

—Que los Dos te favorezcan, y el Vagabundo no te dañe.

Sparling desconectó.

—Bien, hemos dado un gran paso.

Pasearon bajo estrellas y lunas. La luz a través de las montañas, y a lo largo de la pelada colina era casi del color del espliego. El aire, dulzón. Una criatura afín al cantor de Beronnen trinó.

—No podías imaginarte que una noche como esta fuera posible en el Tiempo de Fuego, ¿eh? —dijo él—. Es como nosotros, cuando todo se derrumba y se incendia, nosotros atrapamos la felicidad que haya en el camino.

—La gente debería hacer siempre eso. De otra manera se extinguirán —respondió ella, apretando los dedos en su brazo.

—Me pregunto si fue el antiguo cielo de Ishtar lo que vimos —dijo él mirando hacia arriba.

—Quieres decir en la Cosa de Arnanak.

—Sí. Me gustaría que nos dejara examinarla más de cerca. Pero creo que es un simulador estelar, con las variaciones determinadas por un microordenador, alimentado por energía solar o un isótopo de larga vida para navegación espacial, o enseñanza, o… —suspiró. Aquí estoy con mi amada y yo hablando como un profesor—. ¿Quién puede leer en la mente de un hombre muerto? Bueno, digamos de una raza muerta.

—Sí están muertos —replicó ella, tan dispuesta a hablar de aquel tema como de otros más íntimos—. Ellos pueden haber ido a cualquier otra parte. En algún lugar del norte hay un resto de su colonia. Erosionada, enterrada y, sin embargo, reconocible como ruinas. Si hicieron aquello, ¿por qué no va a ser posible que hayan sobrevivido?

—¡Sí, sí, sí! —exclamó él fastidiado por su limitación.

—Con frecuencia pienso que es la palabra más fascinante del idioma.

—Ciertamente hemos… has conseguido el descubrimiento más importante desde…

—No, querido. Hemos.

—Yo sólo he proporcionado los medios para pasar la información. Para lograr que no muera con nosotros, si se da el caso. Eso es todo.

—Bien, se lo diremos a Larreka. ¿Qué más? El puede comunicarlo a Primavera —dijo Jill, excitada—. De hecho, la verdad debería difundirse por todos los lugares. Todos deben saber la utilización de los mitos y magia por parte de Arnanak para sus propósitos políticos. Dejar que los tassui se den cuenta de que los dauri son mortales, que lo que han hecho no es más que en un trato con ciertos miembros de cierta especie. Ellos le ayudarán hasta donde puedan, y él les proporcionará mejores tierras, cuando haya acabado con la civilización… ¡Ian, eso acabaría con su prestigio!

—No, querida. Ya he pensado en ello. Si esto se difunde, él sabrá que su secreto ha sido revelado, y ¿quién podría haberlo revelado excepto nosotros? Nos lo dijo en la cabaña, contó a otros su peregrinaje épico, pero a nadie los métodos que empleó.

—Eso es cierto.

—No tendría que conocer la tecnología de radio para saber que éramos nosotros quienes lo habíamos difundido. Y entonces…

—No creo que se vengara.

—Quizás sí, quizás no. Podría matarnos como precaución. Rehusó aceptar ese riesgo estando contigo, cariño.

—Sí, comprendo tu punto de vista. Me ocurre lo mismo con respecto a ti.

El la atrajo hacia sí. La hierba de allí era semejante a la Tammuz, suave para tenderse.

Ellos podían conseguir su comida sólo a horas determinadas. Pero cuando anunciaron su intención de hacer una excursión nocturna, Innukrat les dio un suministro abundante.

—Son duras tierras las del oeste. Deberéis alimentaros tan bien como podáis.

—Eres una buena persona —dijo Sparling, y la conciencia le remordió.

—Si realmente creéis que eso es verdad, cuando volváis a vuestra casa y tengáis de nuevo poder, acordaos, no de mí, sino de mis hijos —contestó Innukrat.

Los humanos salieron del campamento y caminaron. Llevaban una brújula de bolsillo, permitida debido a que los tassui conocían una burda versión que usaban los legionarios. Jill tomaba notas a su dictado. Arnanak también les había permitido el uso de papel, lápices y carpetas, a fin de que pudieran aprovechar su estancia allí estudiando su entorno.

—¿Puedes medir con eso correctamente? —preguntó ella.

—Con cierta aproximación. Preferiría un medidor de láser y un podómetro integrante, pero hubiese sido demasiado difícil conseguir que nos los permitieran.

Y así estaban llevando a cabo una exploración cuyos resultados, referidos a mapas de Primavera, podrían localizar Ulu. Habían vuelto al día siguiente, zigzagueando por un talud que parecía un horno, cuando el transmisor sonó. Sparling presionó la aceptación.

—¿Qué demonios pasa?

—Técnica Adissa en Port Rua —dijo la lejana voz—. Hemos recibido un mensaje para vosotros de Primavera.

—¡Demonios! ¿Qué ocurrencia es esta? —contestó Sparling, a quien la furia había hecho enrojecer hasta alcanzar el tono de la luz que les rodeaba—. ¡Cabeza de chorlito, podríamos haber estado en medio de nuestros carceleros!

—Kaa-aa. —La voz sonó en tono desmayado.

—Tranquilízate, querido —aconsejó Jill—. No se ha producido ningún daño. Probablemente es un nuevo recluta, con entrenamiento humano y ansiosa por servir. —Se inclinó sobre el brazalete—. Como decimos en el mundo del espectáculo, Adissa, no nos llame, nosotros la llamaremos.

—Pido vuestro olvido —dijo la ishtariana, lúgubremente.

—De acuerdo, lo tienes. Y no se lo diremos a Larreka —prometió ella—. En tanto en cuanto la comunicación es segura. ¿Cuál es el mensaje?

—Primero, ¿qué hay de la Legión? —preguntó Sparling, ablandado. Después corrió hacia la base de un pedregal en declive que podía darle protección y sombra.

—Las armas continúan envainadas —informó Adissa—. Pero el fuego ha expoliado los campos de caza cercanos, así que el comandante no había enviado más partidas. El buque en que vine aquí traía víveres y unos cuantos soldados. Estoy diciendo que eso es lo último que la Legión puede darnos. Y nadie más nos ayudará.

Los dos se sentaron bajo el acantilado. Adissa dio paso a una voz conocida, la de Goddard Hanshaw:

—Hola a los dos. Creo que os gustará saber cómo van las cosas por aquí, aunque, para decir la verdad, no son muy agradables. Nosotros estamos personalmente bien, pero todo está en un punto muerto.

»El hecho es que os habéis convertido en un símbolo, un lugar común, je ne sais que infiernos deciros.

»La situación es normal. La gente vive tranquilamente, pero su ansiedad se va acumulando, y si al final se sobresatura, cualquier cosa podrá hacerla estallar duramente. En el presente caso… bueno, no sé exactamente qué decirte. Noticias del frente, que está estabilizado otra vez, pero no tranquilo. Y para colmo, dos populares y valiosos miembros de nuestra comunidad son rehenes de los bárbaros…

»Repentinamente Primavera se declaró en huelga. Todos los residentes a largo plazo, e incluso los trabajadores con contratos temporales, rechazaron prestar cualquier clase de cooperación. No quieren hablar con un hombre uniformado o con un "colaborador". Los que prefieran comportarse de modo diferente, bien, serán traidores a los ojos de sus amigos.

»Esto está causando montones de problemas, como puedes suponer. El Capitán Dejerine apela a mí diariamente. Por un consenso tácito, soy el único primaverano que puede tener tratos con su mando y quedar limpio. Se reconoce que alguien tiene que hacerlo. Efectuó unos cuantos arrestos, pero tan pronto vio que se consideraba un honor, liberó a los prisioneros y retiró los cargos. No es estúpido, ya sabéis. Siento pena por él. Ha pedido patéticamente ser informado al momento de cualesquiera noticias que tenga sobre vosotros. No le he mencionado esta línea de comunicación. Entre nosotros, no creo que la comunidad esté actuando sabiamente. No tengo idea de a lo que puede conducir la resistencia. Quizás a la cancelación del proyecto de la Marina; o puede que nuestros fondos sean congelados; ¿quién lo sabe? Os mantendré informados. Mientras tanto, no os preocupéis por nosotros. Como se suele decir, la situación es desesperada pero no seria. A vuestra salud} Bueno, aquí está Rhoda.»

—Bom dia, querido —dijo la voz de mujer, que siguió hablando en portugués. Sparling apretó los puños y las mandíbulas, y se endureció. La voz finalizó en inglés— Jill, tus padres, tu hermana, tu familia, te envía sus recuerdos. Espero que aceptes los míos también. Gracias por lo que sois, por lo que hacéis. Rezo por vuestro regreso. Adiós.

—Es el final —dijo Adissa.

—De acuerdo. Desconectamos.

Estuvo sentado durante un momento mirando las desoladas montañas. Jill pasó un brazo alrededor de su cintura.

—Tienes una esposa mejor de la que podría ser yo.

—No. Quiero decir que tú eres limpia y valiente y… Mira, todavía, no podemos hacer nada al respecto, ¿verdad? — ¿Era esa la pregunta de un cobarde?— Aun contra mis sentimientos personales —continuó—, comparto las dudas de God. Una huelga general contra la Marina, el Control de Paz… ¡Demonios, esos hombres nos sirven a todos!

—No agonices, aunque…

Cuando ella pronunció estas palabras, él volvió la cabeza y vio el claro perfil destacándose contra las toscas rocas, y el aire cruel; sus cabellos estaban recogidos en trenzas.

—Me pregunto —dijo Jill de pronto—, por qué papá o mamá o Alice, incluso Bill, no hablaban en la cinta. ¿Les conozco demasiado bien? —Se encogió de hombros—. Me estoy convirtiendo en una fábrica de preocupaciones. Al infierno con ello. Vamos, regresemos al salón. Pero bésame primero.


XX

<p>XX</p>

Desde la torre de vigilancia más oriental, Larreka observaba, más allá los muelles de Port Rua y los pocos buques legionarios, a la flota hostil que permanecía en la bahía. Contó cincuenta y ocho naves… cincuenta y ocho velas teñidas de rojo por la luz del Vagabundo, recientemente amanecido. El Sol, no mucho más alto, molestaba a los ojos con rayos que se dividían y brillaban en las olas amatista. No creía que su artillería pudiera lanzar una piedra o flecha de fuego contra aquella luz deslumbradora. Los bárbaros, en su posición, no tenían ese inconveniente, y el viento les favorecía también.

—Kaa-aa —dijo Seroda, su ayudante—. ¿Quién podía haber esperado que reunieran tantos?

—Su jefe es una bestia astuta. Los mantuvo ocupados, en grupos pequeños, hostigando las islas y las costas. De esa manera, nunca tuvimos una idea real de su número. Pero los citó en un lugar y hora determinados… supongo que en los estrechos Plowshare en el Día del Solsticio. Y siguieron sus órdenes. Eso no debe ser su armada completa, parte de sus buques estarán fuera, bloqueando, para el caso de que alguien intente enviarnos ayuda.

—Entonces, ¿por qué están esos ahí?

—Para cortarnos la retirada. Si embarcásemos en la bahía, no estando ésta vigilada, tendríamos oportunidad de evadirnos de ellos por mar y de llegar a casa para luchar desde allí.

La mirada de Larreka vagó sobre la ciudad, sus bajos edificios de adobe, amontonados entre sí y pintados de diversos y brillantes colores, hasta posarse en el río situado al oeste de su muralla fronteriza. El río era ahora menos profundo de lo que había sido en otros tiempos, así que las rocas destellaban como seres monstruosos sobre el negro parduzco de la tierra que incluía el resto del mundo. Sucios diablos estaban girando fuera de allí, danzantes que relataban algún violento sueño.

—Sí, es el inicio de la campaña. —Continuó al fin—. Sus soldados de a pie no tardarán en llegar. Su líder está cometiendo una locura, de todas formas. Ha olvidado el viejo principio militar: deja siempre a tu oponente una línea de retirada.

—Deben esperar que nos rindamos —añadió Seroda.

—¿Permitirnos una especie de retirada? Pero te darás cuenta de que eso no es real. Los barcos de ahí dicen algo diferente. Y en Valennen, especialmente en estos días, no pueden mantener a un montón de prisioneros ociosos. O nos masacrarán o nos pondrán a trabajar como esclavos, dispersados en el territorio, en minas y haciendas, encadenados a carros o ruedas de molino… Por mi parte, prefiero la masacre. —Larreka finalizó con un juramento, ya que se daba cuenta de que tenía que reunir a sus tropas mientras hubiera tiempo y explicárselo. Odiaba hacer discursos.

Después de dos períodos de sesenta y cuatro años en la Legión, Seroda no tenía necesidad de proclamar su valor o su lealtad. Podía decir:

—Podemos todavía intentar algo. Después de todo, les costará mucho tomar este puesto por la fuerza. Así que quizás prefieran que nos marchemos.

—En ese caso —dijo Larreka—, tendremos una razón más para quedarnos.

Los bárbaros que la Zera Victrix matase en sus últimas horas no podrían atacar a Meroa y a sus hijos.

Mientras la doble tarde avanzaba, la hueste tassu alcanzó Port Rua. Estaba compuesta por miles de machos, que acamparon en sus cercanías a un kilómetro de sus muros, formando un arco entre el río y la costa de la bahía. Sus grotescos estandartes, cráneos de animales o de antepasados dispuestos sobre una pica, colas de enemigos muertos y totems grabados, formaban un bosque en el que las puntas de lanza destellaban. Sus tambores batían, los cuernos resonaban, ellos gritaban y cantaban y galopaban entre una nube de polvo.

Los muros de la ciudad estaban protegidos por una empalizada de fénix, con cada tronco reforzado. Franqueados por las torres de las esquinas, los muros se alternaban con bastiones. Cada uno de los últimos tenía una catapulta que tiraba varios dardos a la vez, o un mangonel con munición incendiaria. Bajo la pendiente, había un foso seco con estacas afiladas en su fondo. Los soldados se alineaban en las murallas, con las cotas y los escudos pulidos, y las plumas y pendones ondeando como banderas colocadas sobre sus cabezas. Espaciados entre los arqueros estaban los pocos que tenían rifles.

A su vuelta, Larreka había obligado a embarcarse a la mayor parte de civiles, otros se habían marchado voluntariamente. Casi los únicos que habían quedado eran las esposas y los sirvientes de los legionarios, la mayoría nativos, prácticamente miembros ellos mismos de la Legión. Su trabajo y ayuda sería valioso. No estamos en tan mala forma, reflexionó. Todavía.

Un cuerno resonó tres veces, y dos surgieron de una llamativa tienda de campaña. El primero era un heraldo que bajó la bandera que llevaba en señal de tregua. El segundo… ¡Arnanak en persona!, pensó Larreka. ¿Debería ir a hablar con él? Su ética permite la traición. No, espera, es un hermano en la Tríada.

Y, por encima de las protestas de los oficiales, Larreka ordenó que se abriera la puerta norte y el puente levadizo fuera bajado. Avanzó hacia allí, solo. Dejó la armadura, y llevaba simplemente su espada de Haelen, una bolsa, y una capa roja. Lo último representaba una gran molestia, pero Seroda insistió en que su comandante no podía parecer demasiado mísero cuando se encontrase con su rival.

Arnanak habló a su ayudante, que bajó la bandera en señal de saludo. El mismo tiró la espada al suelo. Con Larreka intercambió el palmeo de hombros y las palabras de su misterio.

—Salud y saludos para ti, Señor —dijo—. Mucho me complacería que pudiéramos dejar las lanzas de muerte que llevamos.

—Buena idea —contestó Larreka—. Y fácilmente realizable. Sólo tenéis que iros a casa.

—¿Haríais vosotros lo mismo?

—Nosotros estamos en casa.

—No podemos dejaros completamente libres ya. Tuvisteis oportunidad antes. Ahora debo acabar con la Zera.

—De acuerdo, inténtalo, muchacho. ¿Pero qué hacemos aquí hablando, cuando podríamos estar a la sombra bebiendo cerveza?

—Tengo que haceros una oferta, puesto que sois valerosos. Rendíos. Cortaremos vuestras manos derechas y os mantendremos hasta que os recobréis, entonces podréis regresar con vuestros buques. Nunca volveréis a ser soldados, pero regresaréis.

—Ng-ng. Podría hacer una contraoferta, aunque pediría cortar una parte diferente de vuestras anatomías. Pero, ¿por qué molestarse?

—Me gustaría que vivierais —dijo Arnanak—. Además, no cortaríamos la mano a quien se nos uniera.

—¿Crees que esa proposición sería aceptada? —Nuestra existencia a cambio de nuestra cooperación.

—Si no aceptáis, moriréis todos, salvo aquellos infelices que capturemos y pongamos a trabajar. —Arnanak extendió los brazos. La luz destelló en sus brazaletes dorados—. No tenéis esperanza. Como mínimo, podemos haceros pasar hambre.

—Estamos bien abastecidos, incluyendo pozos que nos dan mejor agua que la que puedas sacar tú del estuario. Los campos de cultivo que no están quemados están limpios. ¿Quieres ver quién tiene hambre primero? Haremos una competición.

—De acuerdo. —Arnanak no parecía apenado por el fracaso de su «farol»—. Estáis en una buena posición defensiva. Sin embargo, es defensiva, estáis encajonados, y os superamos ocho veces en número. ¿Esperas ayuda de Beronnen? Que lo intenten. Nuestros capitanes de barco se pondrán muy contentos. ¿Cuentas con los humanos? ¿Por qué? No han sido capaces ni de rescatar a los dos de los suyos que tengo en mi poder.

—No los subestimes, amigo. He visto lo que pueden hacer.

—¿Supones que he trabajado, luchado durante todos estos años como lo he hecho, sin aprender nada de ellos y no tomarlos en consideración? Mis rehenes sólo confirman lo que ya sabía. Están aquí por la sabiduría, tratarán con aquel que mejor pueda saciarles su sed de conocimientos, y no lucharán sin que haya provocación, que me aseguraré que no consigan —hizo una pausa—. Tienes razón en una cosa. No plantearemos un asedio. Atacaremos. A menos que aceptes mis condiciones, Una Oreja ¿Puedes, por tu honor, rechazarlas en nombre de todo tu pueblo?

—Sí, lo hago.

Arnanak sonrió malvadamente.

—No esperaba otra cosa. Pero tenía que intentarlo, ¿no? Bien, entonces… Hermano Entre los Tres, te deseo un rápido viaje a la Oscuridad.

—Que Ellos te favorezcan —contestó Larreka, empleando las viejas palabras.

Los dos se abrazaron como decía la Fe, y luego separaron sus caminos.

Al atardecer, el viento cambió y se hizo más fuerte, hasta que el polvo formó una cortina espesa, y las estrellas se apagaron en el cielo cuando ninguna luna brillaba. Bajo esta cobertura los bárbaros se movieron para tomar posiciones. Llevaban las máquinas de guerra que habían capturado al destacamento que se dirigía a reconquistar Tarhanna. Al rayar el alba empezaron a disparar, con ellas y con los arcos y hondas. Cuando salió el Sol, rojo como el Vagabundo, mostró una verdadera batalla.

Las flechas silbaban cubriendo los cielos, las piedras, incesantemente disparadas, impedían que los legionarios tiradores pudieran cumplir su cometido. Protegidos de esta manera, los valennos trabajaban en las catapultas y trabuquetes para lazar proyectiles pesados contra los muros… cada pocos minutos se oía un estrépito, un estremecimiento de las vigas. Aullidos, gritos, llamadas de los cuernos y resonar de tambores, salían de las hordas que avanzaba al otro lado de la zanja. Ambos soles se alzaron, y el calor creció mientras las sombras se empequeñecían. La arena, conducida por el viento, cegaba los ojos y crujía entre los dientes.

Larreka supervisaba. Un porta estandarte le acompañaba manteniendo sobre su cabeza su bandera personal en una larga pica. Todo comandante adoptaba un emblema al otorgar su juramento. Entre otras cosas, mostraba dónde estaba, para aquellos que pudieran tener prisa en encontrarlo. Naturalmente también atraía el fuego enemigo; sin embargo, Larreka creía que debía usarla. Su dibujo había intrigado a muchos: la mano que empuñaba una espada corta, dirigiéndola hacia el cielo, estaba clara, pero no la divisa en inglés: «Arriba lo vuestro».

Había órdenes que dar… «Coge esos regalos de amor que te mandan y devuélveselos»… y frases que decir… «Buen trabajo, soldado», especialmente si el pobre tipo había sido herido, e investigaciones que hacer y cosas ocasionales que tenía que resolver él mismo.

Durante algún tiempo, los arqueros que podían ocultarse en las torres y barbacanas repelieron los intentos de tirar planchas sobre el foso. Los desnudos bárbaros retrocedían, seguidos por los proyectiles, o caían por la pendiente para quedar empalados mientras la vida púrpura se les escapaba. Pero consiguieron llevar un trabuquete lo suficientemente cerca como para martillear a dos barbacanas, hasta que quedaron en ruinas. Nadie cubría el sector, salvo el bastión entre ellas; y una lluvia de flechas había acabado con los que lo atendían.

Larreka observó a través de una aspillera. El segundo punto fuerte estuvo fuera de combate poco después de la media tarde. Con regocijo salvaje, la horda surgió abriendo paso a un grupo que llevaba largos y pesados tablones para formar un puente sobre la brecha. —Okey —dijo Larreka.

Tenía sus recursos, un grupo de refresco para manejar la catapulta, cada miembro acompañado por dos portadores de escudos, que lo protegían a la vez que se protegían ellos mismos. Los machos fueron trotando a montar el arma. Nadie pareció notar su presencia hasta que Larreka lanzó un par de rocas para probar la distancia. Por su deficiente entrenamiento, los bárbaros no podían formar una barrera adecuada a la velocidad requerida. Mientras tanto, las pasarelas habían sido colocadas y una vanguardia de bien armados guerreros empezó a cruzarlas. El tercer y cuarto disparos de Larreka fueron incendiarios. Los recipientes de aceite ardiendo golpearon, explotaron y se extendieron. Las bajas se produjeron en gran número y las paredes se incendiaron.

—Tendríamos que ir dentro, señor —le avisó un legionario. Las flechas caían en bandadas.

—No todavía. Creo que podemos inutilizar también aquella catapulta.

Es divertido. Como tos viejos tiempos. Pensaba Larreka.

Necesitó tres disparos, y un par de sus hombres fueron heridos mortalmente. Nadie escapó con la piel entera. Pero valió la pena. La máquina que había roto las defensas de Port Rua se convirtió en una pira roja y amarilla. Y las otras pérdidas sufridas fueron triviales. En el caso de Larreka, una rozadura en el anca derecha, de fácil cicatrización.

Tuvo poco tiempo para admirar sus resultados. Acababa de conducir a su grupo tras la empalizada, y estaba diciendo «Bien hecho» a un joven moribundo, cuando un emisario le dio noticias de que seis galeras se dirigían al estuario. Arnanak debía haber proyectado un asalto anfibio, sin duda combinado con un nuevo ataque por los flancos costeros.

Larreka reflexionó, miró a sus oficiales y a los soldados que le rodeaban, y preguntó:

—¿Quién está dispuesto a encabezar un grupo para una misión realmente salvaje?

Por un breve instante todos permanecieron inmóviles, entonces un líder de cohorte que Larreka conocía como un jefe prometedor dio un paso al frente.

—Bien —Larreka palmeó su hombro—. Consigue unos cuantos voluntarios, suficientes para tripular un buque. El viento nos favorece. Vosotros podréis ir en persecución de esos bastardos. Ellos alcanzarán la playa, pero utilizarán el desembarcadero de pesca, que me alegro de no haber demolido, y que es mucho más apto para la toma de tierra. Incendia un buque y lánzalo contra ellos. Escapad con un bote, o nadando. Nosotros os facilitaremos la salida, impediremos que los tripulantes abandonen los buques, haciendo posible vuestro regreso.

—¿Vamos a sacrificar una embarcación? —preguntó Seroda.

—No la necesitamos, no vamos a ninguna parte —le recordó Larreka—. Incendiaremos el resto para que no caigan en manos de los piratas. He estado retrasándolo para ver si podíamos emplearlas en algo, antes de su destrucción.

Su atención estaba concentrada principalmente en el joven oficial. A través del calor, el polvo y el viento, el ruido de más allá de los muros y los vigías y la quietud de los moribundos próximos, sus ojos se encontraron. Ambos sabían lo que implicaba la orden. En la cara que tenía ante él, Larreka pudo ver que el soldado había comenzado, en su inconsciente, a concebir el sueño en que esperaba sumergirse a través de la muerte. El comandante apretó su hombro.

—Que te vaya bien, legionario —le dijo. Aquel adiós era la despedida al último ciclo de la civilización.

Se hizo un alto en el combate. Las fuerzas de campo tassu se retiraban en busca de descanso y refresco. Larreka supuso que las galeras permanecerían alejadas de la costa hasta que oscureciera. Entonces los marinos podrían aprovecharse de la luz de la luna mientras establecían su cabeza de puente y disponían sus rampas de escalada. Probablemente sabían que no llegarían a atravesar la empalizada, pero eso distraería a fuerzas que de otra manera lucharían contra los asaltantes terrestres.

Mejor haría ocupándome de mí mismo mientras puedo, pensó Larreka. El cansancio era como plomo en sus huesos. Acompañado por Seroda, se dirigió por calles escasamente transitadas hacia el edificio de los Cuarteles Generales. La antena de radio, situada en su parte más alta parecía un esqueleto contra el tétrico cielo. El sol se había puesto y la Roja estaba baja; la luz era del color de la sangre terrestre, las sobras del color de la ishtariana. Al menos el próximo combate será menos caluroso.

Irazen, vicecomandante después del desastre de Wolua, se reunió con él en la entrada. Era un duro y experimentado veterano, carente de imaginación, pero en quien se podía confiar y que haría pagar cara la victoria al enemigo.

—Llegas a tiempo. Tenemos una llamada de los rehenes humanos. Cuando se han dado cuenta de la situación, ellos, la mujer sobre todo, han insistido en hablarte.

Jill. Bien, supongo que, Ian tiene casi tantos deseos de hablarme como ella, pero es más paciente. Qué agradable sorpresa. Larreka se dirigió hacia la sala de comunicaciones, pidiendo a los Tres que le permitieran oír su voz, aunque no pudiera verla.

—Aquí está —dijo el técnico de servicio, y saludó a su comandante. Larreka se puso frente a la pantalla en blanco.

—¡Tío! ¿Cómo estás? —Todavía sobre el puente. ¿Y tú? —Oh, nosotros, nosotros estamos bien. Hemos dado un paseo por la tarde, y estamos sentados en una colina contemplando el crepúsculo. Pero, tío, ¡estás siendo atacado!

—Ellos no han conseguido muchos resultados hasta ahora.

—¿Hasta ahora? ¿Qué es lo que sigue?

—Más de lo mismo. ¿Qué otra cosa podía ser?

El silencio zumbó. Quizá Jill e Ian intercambiaban comentarios en voz baja. O quizás no. Aquella habitación era el sitio más irreal de mundo aquella tarde. Cuando ella habló por fin, su tono era duro.

—¿Cuánto tiempo podéis manteneros?

—Eso depende…

Una obscenidad legionaria le interrumpió.

—He interrogado a tu técnico mientras te esperaba. Ninguna ayuda vais a recibir, ¿no es así? Ni tan siquiera nos tienes a nosotros, por poco bien que hubiéramos podido hacer. Tío, te conozco, y, ¡maldición!, reclamo el privilegio del soldado… ¡Sincérate conmigo!

—Pensaba que esto sólo era una charla de amigos, reunidos por un encantamiento.

—Ya no estoy en la edad en que un pedazo de azúcar me hacía callar. Escúchame. Sé que el resto de la Asociación te ha relevado de tu cargo. Suponiendo que cambiaran de parecer respecto a la suerte de la guarnición de Valennen, como tú esperas; aun suponiendo eso, sería demasiado tarde. Arnanak lo desharía. Mi gente está… paralizada, o atada por su propia Armada. Tu retirada es imposible, y ya que no te rendirás, serás aniquilado. Arnanak fue muy franco al respecto. Vuestro objetivo ahora es lograr que vuestra aniquilación les cueste tan cara que la civilización consiga espacio para respirar. ¿Verdad? Repito, ¡no podemos dejar que eso suceda!

—Todos morimos al final, querida. Míralo de esta manera: me evita el contemplar lo que te ocurra a ti. —Dijo Larreka en un arranque de gentileza.

Haciendo caso omiso de la última frase, Jíll dijo:

—Ian y yo hemos decidido sacar de su pasividad a Primavera… de algún modo… ¡Ian, nosotros lo haremos! Mantened este circuito disponible para nosotros. Esperad para una conexión con la oficina de Hanshaw a cualquier hora. ¿Comprendido?

—¿Qué es lo que estáis pensando? —preguntó Larreka. El temor crispaba sus palabras.

—No lo sabemos todavía. Algo.

—No debéis arriesgar vuestras vidas. Eso es una orden, soldado.

—¿Ni para salvar Port Rua?

Larreka se enfrentó con un abismo al recordar cómo había enviado al oficial sobre un barco de fuego, y a Jill, de quien siempre le gustaba pensar que era una agregada a la Zera Victrix, con los valennos.

—Bueno —dijo lentamente—. Consultadme de antemano, ¿de acuerdo?

—De acuerdo, viejo querido.

El tono seco de Sparling sonó:

—Eh, considerando el desgaste de las baterías, lo mejor sería pasar a las cuestiones prácticas. ¿Tenéis calculado cuánto podréis resistir sin ayuda?

—Hasta algún momento entre mañana por la mañana y el final del equinoccio. Eso implica una maraña de imponderables —dijo Larreka, mientras pensaba en el espléndido novio que hubiera sido Ian para Jill, si veinte años no fueran una diferencia tan grande entre los humanos—. Eventualmente pueden cruzar nuestras barreras y causar brecha en nuestras murallas. No podemos disparar con tanta rapidez como para impedirlo. Pero si infligimos grandes bajas al principio del juego, Arnanak puede considerar las posibilidades de ir más despacio, ahorrando tropas que necesitará más tarde. Una vez estén dentro, les haremos tomar la ciudad casa por casa. Ng-ng, unos treinta y dos días es una suposición razonable.

—¿Nada más que eso? Bueno… tendremos que pensar y actuar rápidamente. Se me está ocurriendo una idea. Que la suerte sea tuya, Larreka.

A través del desierto y del espacio, la pequeña Jill dijo:

—¡Un Abraaaaazo!

La conexión se interrumpió instantáneamente. Larreka reflexionó. Se volvió a Irazen, que había estado esperando.

—¿Algo más de que informarme?

—Nada importante, señor. —Replicó su segundo.

—Voy a dormir. La acción se reanudará poco después de la salida de la primera luna. Despiértame entonces.

Larreka fue a sus habitaciones. Habían sido las de Meroa también, y todavía tenía cosas de ella, y recuerdos. Mientras se despojaba de su armadura, permaneció ante una fotografía de los dos y su último hijo, tomada por un hombre en los primeros años de Primavera. Jacob Zopf había muerto, su propia raza no tenía más recuerdo de él que el que había en sus archivos, pero cuando ella visitó Primavera fue a cuidar las flores de la Tierra que había plantado en la tumba de su amigo. Bueno, tú eres así, pensó Larreka.

Se tendió sobre el lado izquierdo, puesto que tenía el colchón doble a su disposición, cerró sus ojos y se preguntó acerca de qué soñaría. Diversión y fantasía sería probablemente lo más indicado… permitirse, por ejemplo, tener alas y ver lo que ocurría. Pero era arriesgado ya que podía despertarse con la mente llena de espectros. ¿Y cuánto tiempo le quedaba para retornar al pasado y vivir las existencias que podía haber tenido? Si quería un buen sueño de muerte, debía empezar a planificarlo y experimentarlo ahora. Por supuesto, no le sería permitido partir de la existencia en el estilo y compañía que deseaba… Ah, maldición… Se concentró en la boda de Jill e Ian, y se dejó llevar a una fiesta que se volvió alborotada y alegre.

Seroda le despertó, a la luz de una lámpara, como le había ordenado. Los bárbaros de la costa se movían de nuevo. Sus galeras habían levado anclas y se encaminaban hacia el muelle pesquero. No habían intentado nada contra el gran buque que los seguía. Suponían que lo único que buscaba era una oportunidad para escapar.

—De acuerdo, vamos allá.

Seroda le dio un tazón de sopa y le ayudó a enfundarse en su traje de batalla. Pensó en Jill alegremente. Quién sabía, quizás sus amigos encontrasen una forma de ayudarle.

El asalto sobre la costa no traería sorpresas que los oficiales encargados no pudieran manejar. El lado del río era menos predecible, más interesante. Larreka fue allí. Desde una atalaya y sobre la puerta, observaba.

Caelestia había ya iluminado las colinas del oeste e iba rápidamente ascendiendo entre las estrellas. La visión de esto le hizo pensar en un escudo curiosamente decorado. Su luz se derramaba a través del aire caliente, cruzando la tierra estéril, tétrica hasta tocar el agua; entonces, súbitamente convertida en plata, formó un trémulo puente. Las naves bárbaras se movían negras bajo el resplandor. Cuando anclaron, los gritos de sus tripulaciones rompieron toda paz que pudiera haber en la noche.

El truco sería mantenerlos ocupados hasta que el buque incendiario llegara. Lo mismo que ellos esperaban hacer con la Legión, mientras sus compañeros atacaban por tierra el otro extremo de la ciudad. A través de los techos iluminados por la luna, Larreka oyó el fragor de aquel ataque.

Los arcos se tensaron, los proyectiles silbaron. Sólo los invasores que se detenían eran alcanzados. El resto avanzaba zigzagueando, difíciles de ver y apuntar entre las sombras. Muchos llevaban antorchas, las cuales tremolaban y lanzaban chispas a consecuencia de las carreras de sus portadores.

Tras ellos, navegando como un fantasma, llegaba el buque iluminado por las llamas. El estallido se produjo cuando el barco chocó contra el muelle. Los valennos, aunque estuvieran aterrorizados, no echaron a correr. Maniobraron sobre los trabajos de defensa al pie de la empalizada; vertieron aceite sobre la madera.

¿Me indujo Arnanak deliberadamente a pensar que esto era una diversión? ¡Caos, este es el ataque principal!

—¡Fuera! ¡Fuera! —Bramó Larreka—. ¡Salida! ¡Rechazadles! ¡Antes de que toda la muralla arda!

Bajó la rampa y se dirigió a la puerta; con la espada desenvainada, llevó a sus tropas hacia adelante.

El metal cantaba sobre el metal. Los bárbaros atacaban, valientes. Superados en número, los legionarios aguantaban tras los escudos y luchaban. Lograron introducir una cuña en las fuerzas enemigas que protegiera a algunos de ellos del fuego. Entonces las fuerzas de reserva llevaron a los enemigos hacia atrás, hacia los buques en llamas.

—¡Buenos chicos! —Gritó Larreka—. Vamos, ¡liquidadlos, en el nombre de la Zera!

Algo le golpeó. El dolor surgió de su ojo derecho. La oscuridad le siguió. Dejó caer la espada de Haelen y buscó a tientas la flecha en su cabeza.

—¿Ya? —Preguntó en voz alta. El asombro dio paso al estrépito y la confusión. Sus piernas flaquearon. Un soldado se arrodilló junto a él. Larreka no le prestó atención. A la luz roja de la luna y las llamas, llamó a la fuerza que le quedaba, antes de que se fuera completamente, para que le ayudase a soñar el pequeño sueño de muerte que quería.


XXI

<p>XXI</p>

Por sus gruesos muros, la habitación de la Torre de los Libros era casi fresca. La oblicua luz del sol entraba por las ventanas protegidas por las destellantes cuentas de cristal que formaban las cortinas, e iba a estrellarse contra el suelo de piedra. La luz hacía brillar a los multicolores entomoides de la melena de Jerassa. Su inglés era preciso hasta el extremo de la pedantería; pero ningún ishtariano podía ayudar en convertir el lenguaje en música.

—Aquí están los diagramas de varias embarcaciones propulsadas mediante el esfuerzo muscular que estaban en uso cuando los humanos llegaron. Todavía pueden encontrarse en algunas zonas. El problema es que mi raza puede ser individualmente más fuerte que la vuestra, pero también somos considerablemente más altos. Pocos remeros, o tripulantes de cualquier clase pueden acomodarse en un casco. ¿Cómo aplicar mejor la fuerza disponible? —Preguntó—. Esto muestra una estructura de apoyo y un sistema de caja que capacita tanto las patas delanteras como las manos para poder remar. Y éste muestra un molino para hacer girar ruedas de paletas o, en modelos posteriores, una hélice. Pero tales aparatos son ineficaces, y se rompen con facilidad cuando el buen acero no está presente para reforzarlos. Los valennos y habitantes de las islas del Mar Fiero combinan las velas a proa y popa con remos ordinarios, haciendo un buque altamente maniobrable aunque de desplazamiento limitado. Nosotros los de Beronnen del Sur, como ya habrá notado, favorecemos los aparejos cuadrados. Tienen el defecto de responder lentamente, ya que, a pesar de ciertos ingenios, las tripulaciones no pueden alcanzar el aparejo tan prestamente como los humanos.

»Ya que vuestros emisarios nos han enseñado a mejorar la metalurgia, los diseñadores han estado experimentando con propulsores accionados por molinos de viento. A su debido tiempo, naturalmente, esperamos construir motores, pero la base industrial para ello está ausente y ahora, dado el periastro, difícilmente estableceremos alguna durante siglos.

No añadió, Podríamos, si Primavera fuera de nuevo libre de ayudarnos a sobrevivir. No había ningún tono de reproche en la rica y soberbia voz. Pero Dejarine, de pie junto a él, se sobresaltó.

—Son unos dibujos estupendos —dijo, sinceramente—. Y… los cerebros, la determinación para llevar a cabo todo esto cuando Anu vuelve a retornar.

Todos se lo agradecieron.

—¿Por qué me habéis recibido? ¿Por qué vuestra gente sigue conservando la amistad hacia mis tropas, cuando mi propia raza en la ciudad no les habla?

—¿Qué podríamos ganar congelando nuestras relaciones con los extranjeros, salvo vallar la oportunidad de oír las interesantes cosas que pueden decirnos? La mayoría de nosotros se da cuenta de que no tienen elección sobre el propósito que les ha traído aquí. La comunidad primaverana espera así ejercer una influencia sobre sus últimos líderes, a través suyo, conservando las capacidades, y materiales, que necesita. Pero nosotros no tenemos nada.

—Ciertamente habéis ganado mi simpatía. Por vuestro talante y por las maravillas que perderíamos si vuestra civilización muriera.

Y también me lleva a preguntarme por la guerra en el espacio. ¿Vale la pena el coste y la agonía? ¿Se puede ganar? ¿Es… incluso… asunto de la Tierra?

—Pero tenemos nuestras órdenes —finalizó Dejerine.

—Yo pertenecí a la Legión —le recordó Jerassa.

El ishtariano estaba a punto de reanudar su disertación sobre la técnica y ciencia sehalana, cuando el transmisor de Dejerine zumbó. Sacó el pequeño aparato de su chaqueta y lo conectó.

—¿Sí? ¿Qué hay ahora?

—Aquí el teniente Majewski, señor. —El español le llegó, suave por el contraste—. Inteligencia Policial. Lamento molestarle en su día libre, pero es urgente.

—Ah, sí, estás asignado a seguir la pista de nuestros buenos ciudadanos locales. Empieza.

—Señor, usted recordará que ellos habían acumulado una gran cantidad de explosivos para sus proyectos. Nosotros los dejamos en el almacén bajo sello. Después de la fricción, decidí instalar una alarma de radio, desconocida para ellos, y lo hice bajo el pretexto de un inventario. Hoy sonó. Desgraciadamente, no teníamos a nadie cerca de la ciudad… Bueno, los ladrones debieron de asegurarse de eso. Cuando llegué allí con una escuadra desde la base, el trabajo ya estaba hecho. Muy profesionalmente. El sello no tenía trazas de haber sido roto. El interior parecía como de costumbre también, así que tuvimos que contarlo prácticamente todo hasta que encontramos que diez cartuchos de tordenita y cincuenta células detonadoras habían desaparecido.

Dejerine silbó.

—Sí, los técnicos especializados estaban trabajando —continuó Majewski—. Por la razón que fuera nadie permanecía en la ciudad. Habían recibido la señal de alarma a la vez que mi oficial. Pero el alcalde Hanshaw les había pedido que le ayudaran a buscar un volador que había llamado diciendo que una tormenta le estaba empujando hacia las Montañas Rocosas. Bueno, señor, las órdenes del destacamento son complacer cualquier petición razonable. Fueron los cuatro. Una caza de gansos salvajes. Lo sospecho pero no puedo probarlo.

—¡Eso es una locura! ¡Hanshaw no podría involucrarse con saboteadores…! ¿Sabe algo sobre el robo?

—Preguntó por qué habíamos vuelto al almacén. Pensé que era mejor consultarle antes, y contarle a Hanshaw una vaga historia acerca de condiciones inseguras. Alzó las cejas, pero no hizo ningún comentario.

—Bien hecho, Majewski. Intentaré que esto conste en tu expediente. Pro tempore, tú y tu grupo estaréis acuartelados y no haréis preguntas. Lo llevaré a mi modo.

Dejerine desconectó, murmuró una excusa a Jerassa, y salió. En el trayecto a Primavera, llamó a Hanshaw. Fue un alivio encontrar al alcalde en casa. Aunque fueran irreales, visiones apocalípticas habían entrado en el cerebro del terrestre.

—Aquí Dejerine. Tengo necesidad de verle.

—S-sí, Capitán, estaba esperándole. Mejor será que hablemos cara a cara, ¿eh?

Dejerine aparcó fuera de la casa. Entró en el refugio sombreado. Rígida, Olga Hanshaw lo condujo al cuarto de estar y cerró la puerta al salir. Su marido estaba en un sillón cerca de una grabadora. No se levantó, pero alzó una mano y sonrió ligeramente.

—Hola. Siéntese —dijo.

Dejerine le devolvió el saludo y se sentó frente a él.

—Tengo noticias terribles —dijo Dejerine, en inglés.

—¿Bien?

—Señor, permítame ser crudo. Es demasiado serio para andar con rodeos. Una parte del material explosivo ha sido robada, y existen razones para creer que usted puede estar complicado en el asunto.

—Yo no lo llamaría robo. Ese stock nos pertenece.

—¿Entonces admite su culpabilidad?

—Tampoco lo llamaría culpabilidad.

—Ese material fue requisado para su uso por la Marina. Señor, a pesar de sus desacuerdos, nunca me imaginé que pudiera estar envuelto en un asunto de traición.

—Oh, vamos. —Hanshaw expulsó una bocanada del humo azul de su cigarro—. Admito mi esperanza de que pudiéramos tomarlo de los barracones. Pero relájese. No estamos dando ayuda y comodidades a enemigos de la Tierra. Y usted no ha perdido ese lote que nos hemos re-apropiado.

—¿Dónde está?

—En lugar seguro, junto con unos cuantos técnicos y sus aparatos. No puedo decirle dónde. No quise saberlo, para el caso de que me interrogara. No tiene modo de arrestarlos hasta que hayan completado su misión. Y… Yuri, preveo que los dejará hacer su trabajo, y que inventará cualquier excusa que pueda.

—Explíquese. —Dejerine golpeó con los puños sus rodillas.

—Creo que debemos escuchar una conversación que tengo grabada y que sostuve hace un par de días. ¿No quería tener noticias de Valennen? Jill Conway y Ian Sparling, prisioneros en la retaguardia, y Port Rua bajo un asalto casi continuo por lo que parece el ejército mayor del continente.

Un viento silbante atravesó a Dejerine. Jill.

—Sí —dijo.

—Cuando Ian fue allí, logró pasar con un micro comunicador, y los soldados distribuyeron relés, al objeto de que pudiera conectar con Port Rua. Y por tanto con nosotros, si la situación lo requería.

—¡Nunca me lo dijo usted! —Dejerine se sintió herido.

—Bueno, es usted un hombre muy ocupado —gruñó Hanshaw.

Dejerine pensó en las calles que había recorrido como un fantasma, y en el trabajo en el desierto, lento como el caminar de una tortuga, y las horas perdidas haciendo informes eufemísticos para mantener la mano de la Federación fuera de Primavera.

—¿No creía que estuviera interesado? ¿Por qué? Los dos pueden haberme dado la espalda, pero todavía soy amigo suyo.

De nuevo Jill conducía por el valle, su largo pelo flotando en el viento por la velocidad. Y también la oía cuando hablaba sobre las maravillas del planeta que su apasionamiento convertía en milagros; y la veía en su casa, tocando y cantando para él bajo las estrellas.

—Si cree que ya me ha fastidiado bastante, podemos escuchar la grabación.

—Touché —concedió Hanshaw, y su expresión se hizo más amistosa—. Entienda, a causa del uso limitado por no gastar las baterías, no habían contactado con nosotros antes directamente. Habíamos oído a través de Port Rua que estaban bien de salud y de espíritu, bien tratados, en una especie de Estado en las tierras altas occidentales. Les di noticias de la huelga, ya que ésta podía afectarles en sus planes o acciones. Entonces, anteayer tuve una llamada directa de ellos.

Acercó su dedo al interruptor de conexión.

—En caso de que usted quiera visualizar —dijo Hanshaw—, nosotros conocemos algo de ese área por fotografías tomadas desde el aire y por las anotaciones ishtarianas. Las colinas y montañas que están detrás de ellas son de gran belleza dentro de su austeridad. Los bosques son más tupidos y de árboles más bajos, sin demasiada maleza, sus hojas rojas y amarillas se destacan contra un cielo sin nubes. Pero en algunos lugares se puede encontrar vegetación T, coloreada de azul; un par de variaciones, como el fénix son impresionantes. Hace calor allí, un calor seco, como de horno. Con menos vida salvaje que en estas inmediaciones y poca agua en los arroyos y manantiales, hay bastante silencio, Jill y Ian caminaron hasta estar fuera del ámbito de visión y oído de sus, digamos, carceleros. Los dos solos en aquel tranquilo y seco bosque.

—Gracias —dijo Dejerine—. Trataré de imaginarlo.

Ella, entre árboles enanos, con el sol haciendo brillar con destellos de plata y cobre su pelo, sus ojos vivos y amables, su sonrisa… al lado de un hombre que ha sido su único compañero durante tanto tiempo… Assez! Arrétons, imbécile!

El tono de ella le extrañó, no era claro como él lo conocía, sino duro y desigual.

—Hola, ¿eres tú, God? Jill Conway y Ian Sparling llamando desde Valennen.

—¿Eh? Sí, sí, soy yo. ¿Va algo mal? Jil Todo.

Sparling: No estamos personalmente en peligro. Hanshaw: ¿Dónde estáis? ¿Qué ha pasado? Sparling: Oh, en el mismo lugar, bajo las mismas condiciones. Supusimos que estarías en casa a estas horas. ¿Hay alguien contigo?

Hanshaw: Si lo que quieres decir es si estoy solo y no hay nadie más que pueda escucharos, la respuesta es sí. Jil ¿Qué hay de los monitores? No queremos que esta conversación salga de entre nosotros. Hanshaw: Creo que podéis estar seguros, si te refieres a la Marina. No escuchan las comunicaciones transplanetarias, y probablemente las locales tampoco, ya que la mayoría son en sehalano. Joe Seligman revisa mi aparato regularmente y registra mi casa en busca de grabadoras o micros, pero nunca los encuentra. El Capitán Dejerine es un caballero. Y debe saber que no estoy conspirando. Jil Pero lo estarás. Hanshaw: ¿Qué?

Jil Si te conozco bien, lo estarás después de que nos hayas oído.

Hanshaw: De acuerdo, vamos al grano. ¿Qué ha pasado? Jil Larreka… está… muerto. Asesinado. El… Hanshaw: Oh, n-no. ¿Cuándo? ¿Cómo? Sparling (tratando de hacerse oír contra los sofocados sollozos de fondo): La noticia te llegará cuando la Legión haga su próximo informe a la Base Madre. Pero nosotros, ansiosos de saber cómo iba el combate, llamamos a Port Rua esta mañana. El cayó la última noche, conduciendo una salida. La maniobra fue efectiva, pero él fue alcanzado por una flecha en la cabeza y… Bueno; la guarnición se mantiene, pero dudo que pueda resistir tanto como si él estuviera al mando todavía. Hanshaw: Pobre Meroa.

Jil Deja que reciba la noticia del puesto de la Zera en Sehala cuando se enteren… como la esposa de un soldado se merece. Hanshaw: Desde luego.

Jil Esto la destrozará. Nosotros le habíamos jurado que encontraríamos una forma de ayudarle. Ahora… ¡El no va a haber muerto por nada! Hanshaw: ¿Qué se puede hacer?

Sparling: Tenemos un montón de ideas. Pero supongo que tú podrás darnos información y ayudarnos estando donde estás.

Hanshaw: Me temo no poder prometeros nada. La Marina se sienta sobre toda cosa útil. No creo que sea lógico imaginar que el zumbido de unos voladores de pasajeros provoque la estampida de los bárbaros, ¿verdad? Ellos han visto ya sobrevuelos ocasionales, y oído hablar de nosotros. Las armas de fuego no les han hecho huir, ¿verdad?

Sparling: ¿No puedes persuadir a Dejerine en que nos proporcione armas efectivas, o mire a otra parte mientras tú lo haces? Después de todo, esto está relacionado con nuestro rescate. Daré nuestra localización con referencia a puntos del mapa, y un código para identificar los puntos de referencia. De esta forma, el piloto que viniera a recogernos no podría equivocarse. Tú dijiste que nuestra cautividad, la de Jill en particular, fue la causa principal de la huelga general. ¿No esperará Dejerine, quizá con razón, que si somos liberados se acabará la huelga? Hanshaw: Yo no creo que eso sea posible. Aquí las tensiones son muy fuertes bajo la tranquila superficie. Desde luego, os enviaremos un volador. Pero respecto a que Dejerine nos permita usar equipo, o incluso arriesgar a los hombres de Primavera, para salvar una parte de la civilización que no estaría en peligro si no existieran su misión y su fuerza… Chicos, puedo prever que esta clase de acción nos conduciría a la secesión, como la de Eleutheria y Nueva Europa, salvo que Primavera se uniría a la Asociación. Y lo siguiente que puedo prever es a la Tierra en el dilema de perdernos o enviar a tropas de ocupación, y a Dejerine arruinado por su «permisividad». Y puedo prever que el prevé exactamente lo mismo.

»No, hablando como vuestro político residente, puedo deciros que las cosas están superficialmente tranquilas porque no estamos comprometidos oficialmente con la Zera Victrix. Estamos angustiados por lo que le está ocurriendo, quizás más angustiados de lo que nos damos cuenta, pero fue la Asociación, no nosotros, quien decidió abandonarla, cuando la Zera se negó a dejar su puesto. Bien, os digo que los sentimientos son tremendamente fuertes, a veces difícilmente contenidos. Será duro para ti, Jill, no ser un símbolo llameante cuando vuelvas, a pesar de haber sido dos veces maltratada por esta guerra, ya que todo el mundo sabe el cariño que sentías por Larreka… Sí, os ruego que resistáis la tentación. La última cosa que necesitamos en una explosión. Jil ¿Dos veces maltratada? Hanshaw: ¿Eso he dicho? Lapsus cerebrales. No gastemos saliva. Discutamos los detalles de vuestro rescate. ¿Por qué no te pusiste en contacto inmediatamente después de haber completado tu exploración, Ian? Jil Espera un minuto. Hanshaw: Eh…

Jil Espera un condenado minuto. Dijiste, cuando llamaste antes, que mi captura provocó la huelga. Pero yo había sido capturada muchos días antes de que se produjera. Tú me estás ocultando algo, God. ¿Qué pasó después?

Sparling: Jill, espera. Hablaremos de todo cuando volvamos.

Jil God, ¿qué me estás ocultando? Hanshaw: Ian tiene razón, chica. Espera. Silencio.

Jill (con voz inerme): ¿Es algo referente a Don? ¿Noticias de mi hermano? Silencio.

Hanshaw: Sí. Ha muerto en combate. Silencio.

Sparling: Jill, querida… Jil ¡Qué extraño! ¡No siento nada! Sparling: Tu corazón ya ha sido golpeado antes. Jil ¿Cómo lo ha tomado mi familia? Hanshaw: Terriblemente. Todos los Conway sois así. Pero yo y mi lengua parlanchína… Jill, lo… lo siento… Jil No, hiciste lo que debías. Quería saberlo Ian, ¿puedo sentarme junto a ese árbol, mientras tú discutes el resto?

Sparling: Desde luego, amor mío. Silencio.

Sparling: ¿Me escuchas, God? Por favor, perdóname. Ha sido un golpe para mí también.

Hanshaw: A todos les caía bien Don, y a nadie le gusta la guerra. Su muerte desató la resistencia. Sparling (con ligera dificultad): Esto dobla la razón para liberar Port Rua. En su memoria… Pero veamos. Tengo otra razón más. Una que lo cambia todo. Nuestro camino, creemos, nuestro camino para forzar a alguien a que nos ayude. En estos lugares, y más al norte, hay vida-T inteligente. Hanshaw: ¿Eh?

Sparling: Sí. Los más horripilantes seres pequeños. ¡Judas! Supongo que sólo el estudio de su psicología podría revolucionar ese campo.

Hanshaw: ¿Estás seguro de que son sophons? Sparling: Nos hemos encontrado con algunos. Los hemos visto manejar artefactos. Intercambiar signos, si no palabras. Arnanak, el rey bárbaro, los ha contratado, ha viajado a su país y… Los está usando para reforzar su poder; los valennos creen que son sobrenaturales. En realidad, ha hecho un trato con ellos. Participarán en el botín de tierras mejores cuando él acabe sus conquistas. Pero aquí va la cuestión. Son pocos y primitivos, estos dauri, como él los llama… Pero saben dónde está una antigua ruina tammuzíana. Si es la original, la que existió hace mil millones de años, o no, es algo de lo que no tengo ni idea. Sin embargo, Arnanak se trajo un objeto, una representación estelar portátil, supongo, que el tiempo no ha tocado. ¡Piensa eso un rato! Hanshaw: ¡Uauuuh!

Sparling: Obviamente nosotros los humanos podemos ofrecer a los dauri muchas cosas de las que él les ha prometido, e investigar sobre ellos y… (Oh, Jill, Jill)… pero sólo si podemos funcionar con efectividad aquí en Ishtar. Lo que requiere tener la ayuda de la Asociación, y esto a su vez requiere que la salvemos. Y con los dauri viviendo en Valennen, Port Rua es el lugar por donde hay que empezar. Silencio.

Hanshaw: Bien, de acuerdo. Como mínimo, si hábilmente impedimos que la organización bárbara mantenga su avanzada, a la Asociación le sería posible montar guardia en el norte, y se evitaría la tremenda presión sobre el sur. Sí, ¿pero cómo, Ian?

Sparling: ¿Sería posible que el volador, no, los voladores que vinieran a rescatarnos, portaran bombas caseras? Aparentemente el enemigo hace cargas en masa, intentando alcanzar los muros y atravesar las líneas por la fuerza del número. Las bombas tiradas en medio de ellos… Odio la idea, pero tengo en cuenta su alternativa. Hanshaw: ¿Estás seguro de que funcionaría? Sparling: No. Pero no tenemos nada mejor. Hanshaw: Aja. Bueno, déjame ver. Nuestros explosivos están custodiados estos días, pero Bien, tengo que pensar en tu sugerencia y consultar con unas cuantas personas, y… Podéis esperar algunos días, ¿no? Sparling: Sí, supongo que sí.

Hanshaw: Estaremos en contacto. ¿Qué tal si llamáis diariamente… digamos a mediodía? Sparling: Está bien. Hanshaw: A partir de mañana. Sparling: Ahora es mejor cortar.

Hanshaw: Hasta mañana, Jill. Estoy tremendamente apesadumbrado.

Jil Está bien, God. Y tratemos de salvar lo que para ellos era su vida. Click.

Pasó medio minuto antes de que Hanshaw añadiera:

—Primavera está tratando de realizar este plan. Intente impedirlo con la ayuda de estas noticias y probablemente provocará una revuelta.

Dejerine asintió.

—La única cosa que necesita hacer es no reaccionar excesivamente por el incidente del almacén. Explicar en su informe que está realizando las investigaciones pertinentes. A ellos eso les sonará a policía, estoy seguro. Creemos posible que nuestra expedición se realice dentro de unos cinco días. Después, cargaremos con las consecuencias.

La decisión no estalló sobre Dejerine. Se hizo patente como si fuera algo conocido con anterioridad, lanzado desde hacía mucho tiempo, y su consistencia le prestó una gran calma.

—No. No es necesario demorarlo —dijo.

—¿Qué quiere decir?

—Iré yo, en un avión naval. Es más efectivo, sin mencionar la seguridad de… de ella, en caso de repentino mal tiempo. Mañana a mediodía, cuando llamen, estaré aquí para comentar los detalles.

—¿Efectivo? Usted dice que no puede intervenir en esta lucha.

—Puedo llevar a cabo una operación de rescate, al objeto de mejorar las relaciones públicas de la Armada. No hay necesidad de que la señorita Conway o el señor Sparling estén presentes cuando sus bombarderos ataquen, ¿no es así?

Hanshaw miró a Dejerine atentamente antes de preguntar:

—¿Irá usted mismo, solo?

—Sí. Para mayor discreción.

—Ya veo. —El alcalde se levantó y extendió su mano—. ¡De acuerdo, Yuri! ¿Le apetece una cerveza?


XXII

<p>XXII</p>

La mañana antes de la cita, Sparling y Jill anunciaron que harían otra excursión nocturna. Innukrat los miró y les preguntó por qué.

—Ya sabes que mi trabajo es estudiar a los animales, y querría observar qué hacen en la oscuridad —contestó Jill.

—De acuerdo. Y… —la esposa de Arnanak suspiró—. Tus costumbres han cambiado últimamente. Yo desearía conocer a tu especie lo bastante bien como para adivinar por qué. Pero ya lo veo, lo oigo —su nariz se dilató—, lo huelo.

Jill se echó hacia atrás. Sparling saltó a la brecha:

—Tienes razón. La batalla de Port Rua debe estar celebrándose, o quizás haya acabado. Nuestros amigos están allí. ¿No teméis por los que amáis, ni porque os traigan malas noticias?

—¿Qué tenemos nosotros en común? —dijo Innukrat muy lentamente—. Bueno, salid si es vuestro deseo. Tengo mi trabajo aquí para impedirme que piense demasiado.

Les dio una generosa ración de alimento nativo y suplemento. Cuando estuvieron fuera, Jill confesó:

—Yo creía ser una fanática. En lugar de eso, me siento traidora.

—No —respondió Sparling—, nadie en la vida es más leal que tú. Pero no es posible mantenerse leal a la creación entera.

Dijo para sus adentros:

Como he descubierto, Rhoda, mañana debo enfrentarme a que tú no dejarás de amarme nunca. Y debo hacerlo con esposas en mis muñecas. ¿Es esta la razón por la que esperaba que mi loco plan funcionara? Tocó su cuchillo de caza que, tanto él como Jill, llevaban. ¿Por qué fue la primera idea que me vino, después que Dejerine nos lo dijo? ¿Sería que el asunto del bombardeo amateur era problema suficiente para hacer del amor una cosa sin importancia? ¡Detén estos pensamientos! Te hacen malgastar los últimos momentos que pasarás a solas con Jill.

Casi no hablaron durante la hora siguiente, ya que la subida hacia su objetivo era dura. Cuando se discutió acerca del sitio de encuentro, ambos nombraron el mismo; sus ojos se encontraron y rieron. Tenía todas las características requeridas, el distanciamiento de Ulu, la fácil localización, el seguro aterrizaje del volador. Existían otros lugares más a mano, pero así podían pasar una tarde agradable.

Los terrenos de los bosques de Valennen eran sofocantes, no por el calor sino por la aridez. Y la evolución en las Starklands, había dado a la vida-T más capacidad de supervivencia que a la ortho-vida. Junto al sector de bosque rojo y amarillo, había kilómetros de plantas azules de diferentes formas, correosas al tacto. Los arbustos crecían apartados; ampliamente espaciados, estaban los árboles. Pero donde la montaña formaba una enorme cresta, llamada por las gentes de Ulu, Grupa de Arnanak, en su homenaje, una concavidad en la parte sur quedaba en la sombra. Al pie de la concavidad nacía un arroyo. Cerca se elevaba el tronco de color bronce oscuro de un nix; cuyas raíces les prestaba protección adicional. El campo estaba cubierto de césped. Aquí y allí se veían flores de color naranja brillante. En la parte oeste había una gran llanura. Al final de esta, se veía el gris aterrador del Muro del Mundo.

Los humanos se agacharon en lados opuestos de la corriente, y bebieron y bebieron. Sparling notó la bendita frescura del agua, y su leve sabor a hierro, pero contemplaba principalmente la mejilla de Jill cercana a él, y su pelo rubio. Saciados, se sentaron en la sombra carmesí y oro. Había una curiosa ausencia de olor de tierra, pero no importaba; sus cuerpos transpiraban una fragancia freca conseguida por sus trabajos al aire libre.

—Sentémonos durante un rato y sudemos —dijo Jill.

—Soy más feliz de lo que puedo contar, viendo que no te has derrumbado. —Sparling pareció buscar las palabras adecuadas al decir esto.

—No quiero estarlo. Don, Larreka… Ninguno de ellos desearía verme hundida ahora… ni tú, Ian.

—Desearía tener, bueno, tu capacidad… no, tu valor para estar alegre.

Su sonrisa fue triste.

—¿Crees que es fácil? Es un combate, y no puedo ganar siempre. —Se inclinó para acariciar su pelo—. Ayudémonos el uno al otro a permanecer felices, amor, La cena del Capitán es esta noche, seguida de la juerga. Mañana llegaremos a puerto.

—¿Y entonces qué?

—¿Quién sabe? —se puso seria—. Las lágrimas aparecieron en sus ojos—. Tengo que pedirte una cosa, Ian. Una solemne promesa.

—¿Sí?

—Tu palabra de honor. Haga lo que haga, no intentarás detenerme.

—¿Qué? ¿Qué estás pensando? — ¿Suicidio? ¡Imposible!

Sus ojos estaban húmedos; sus dedos luchaban en su falda.

—No puedo decírtelo exactamente. Todo apunta hacia la redención. Pero… supongo que quiero ir a la Tierra a hablar en nombre de Ishtar. Puedo reclamar las pagas atrasadas, mi derecho a un pasaje. Tú no puedes, y dudo que puedas comprar un pasaje mientras dure la guerra. Podrías impedirlo, no obstante, pidiéndome que me quede y que sea tu amante.

—¿Crees que sería tan egoísta? ¿Haciéndote actuar contra tu conciencia? De hecho… cuando volvamos… Tendré mis obligaciones, y no deberías perder más tiempo con un hombre viejo que no puede darte nada real… —Suponiendo que yo esté allí.

Ella rodeó su cuello con el brazo. El besó la palma de su mano.

—Veremos estas cuestiones más adelante —dijo ella—, cuando sepamos qué es lo mejor. —Y rápidamente continuó—: Pero quiero tu palabra definitiva inmediatamente; tú promesa de que me dejarás escoger mi propio camino. Tenemos que solucionar esto. Yo debo pensar sobre estas cuestiones libremente.

El asintió:

—Sí, quizás había esperado que me pidieras esto. Libertad.

—Entonces, ¿tengo tu promesa? —preguntó ella.

—Sí, la tienes.

Ella le rodeó con ambos brazos.

—¡Gracias! Nunca te he amado como ahora. —Luchaba por no llorar.

El la consoló de la mejor manera que pudo. En un tiempo sorprendentemente corto, ella alegró sus ojos y tomó aliento.

—Empezaré en seguida a organizarme. Supongo que no interferirás en la tarea. —E inmediatamente—: ¡Oh, no, me imagino que cooperarás!

Más tarde, cuando Anu colgaba, inmensa, sobre las cumbres, hicieron un fuego y cocinaron la cena. Entonces aparecieron las estrellas y las lunas. Debían dormir un poco, y despertarse juntos otra vez.

El vehículo de rescate llegó a media mañana.

—¡Ahí viene! —gritó Jill.

La mirada de Sparling siguió su mano, que se agitaba en el aire. Una chispa brillante llegaba del sur, tomando la forma de una barracuda alada, tronando, girando en círculo sobre sus cabezas. Ellos se abrazaron apresuradamente y corrieron desde la roca y el árbol, hacia el calor y la luz, bajo el desnudo cielo donde podrían ser localizados.

—Es un gran Boojum —dijo.

Un Huitzilopochtli. Seis ametralladoras, tres cañones, un proyector de energía y un par de misiles de un kilotón, reconoció Sparling. La cabeza le daba vueltas, pero se sentía inmerso en la excitación.

El microcom de su muñeca sonó. En seguida recibió la voz de Dejerine:

—Hola a los del suelo. ¿Todo listo?

—Listo —respondió Jill—. Ven a unirte a la fiesta.

La nave lo hizo. El corazón de Sparling retumbaba. ¿Estaba el oficial sólo a bordo, como había dicho? Sensores, computadores, efectores… demasiada maquinaria para unas solas manos. Parte de mí desea que él traiga compañía o… o cualquier cosa.

La nave se detuvo. Una puerta se abrió y exudó una escalerilla. Dejerine apareció en la cumbre, una delgada figura en uniforme de campaña. Saludó agitando la mano. Jill le saludó en la misma forma. El metal bajo sus botas, retumbaba.

Dejerine estrechó sus manos. Su apretón fue entusiasta, pero, ¿no parecía cansado, nervioso, incluso suspicaz?… No lleva armas. No lleva armas.

—Bienvenidos. No sé cómo decirles lo feliz que me siento de verlos de nuevo. —Su atención estaba centrada en Jill.

¿A dónde si no? Ella me dijo que le había atacado a fondo.

—¿Ha venido realmente por voluntad propia? —preguntó ella.

—Sí.

Sparling supo lo que era el gozo y la pena mezclados.

—Podemos iniciar el viaje de vuelta. Es un vuelo glorioso. Este planeta tiene más belleza de la que puedo captar.

¿Entonces por qué no nos dejaste salvarlo… hijo de puta… robot militar?… Contente, Sparling. Estás demasiado cerca de la histeria.

Entraron. La escotilla se cerró tras ellos. El aire acondicionado era dulce y aromático. En el cuerpo principal de la nave extendían hileras de instrumentos a cada lado del corredor. Dejerine se pasó el dedo por el sudoroso bigote.

—No puedo imaginar cómo han podido resistir en este horno.

Jill cantó sotto voce:

—Sadrac, Meshac, Abednego…

—He traído alimentos, bebida, medicinas y ropas frescas. Cuando estemos arriba, pondré el automático; pero ¿puedo hacer algo por vosotros antes de despegar?

¡Ahora!

Y ya no quedó tiempo para la duda, ni la marcha atrás. Sparling sacó su cuchillo, que tenía oculto.

—Sí. Puede prepararse para liberar a la Legión. ¡No se mueva! Esto es un secuestro.

Jill tosió, el color cetrino de Dejerine empalideció un poco, aunque se quedó inmóvil e inexpresivo, aparte de sus luminosos ojos oscuros.

—Mi idea particular —aclaró Sparling—. Nunca le dije nada a Jill. Pero cuando conocí las circunstancias, cuando pensé que nuestro débil y desordenado esfuerzo desde Primavera no funcionaría, y que lo único que podríamos conseguir sería una ayuda temporal mientras que este monstruo puede lograr que los guerreros huyan de él durante el resto de sus días, ¿lo ves?… Estoy dispuesto a rendirme a usted después, y soportar el juicio y acatar la sentencia. Pero, por favor, créame, Capitán, estoy preparado para reducirle e intentar ser mi propio piloto, si usted no obedece mis órdenes.

—¡Ian!… —La voz de ella se rompió como el cristal.

Dejerine saltó. Era joven y estaba bien entrenado, pero Sparling lo cazó, desvió, y le dio un golpe que le hizo caer al suelo.

—No intente eso de nuevo, hijo. Es usted bueno, pero me he pasado años en secciones donde aprendí la lucha… contra ishtarianos. Este cuchillo es más énfasis que amenaza.

Dejerine se levantó, tocó los puntos en que había sido golpeado, humedeció sus labios y habló lentamente:

—Si rehúso, y estoy bajo juramento de servicio de la Federación, puede considerarse prácticamente perdido. Ellos no permiten a nadie, que no tenga como mínimo el título de Maestro Piloto, que se ocupe de los controles de algo como esto. ¿Qué pasará entonces con Jill?

—La enviaré de vuelta a Ulu con una historia para justificar mi ausencia.

Ella se adelantó:

—¡Al infierno contigo, señor!

—Al infierno entonces —dijo Sparling. Después a Dejerine—. Repito, ella no ha conspirado, ha estado fuera del plan, su comportamiento ha sido siempre correcto.

—¡Idiota! —gritó ella—. ¿Por qué crees que te he forzado a que hicieras esa promesa? Quería estar libre para intentar prácticamente lo mismo.

Sparling no podía enfrentarse a ella, ya que tenía que vigilar a Dejerine, y ella estaba apartada de su campo de visión. Sólo podía mirarla con el rabillo del ojo, acalorada, respirando rápidamente, con sus azules ojos y sus dientes fulgurando.

—Tú estás delirando —le dijo.

—Así es ella —intervino Dejerine apresuradamente—. Un toque de sol. Yo no la comprendo, es tan incoherente. Sparling, doy por supuesto que es usted un hombre honrado, aunque esté en un error. Si hago lo que usted quiere, bajo presión, y se rinde a mí más tarde… volveremos aquí y rescataremos a Jill. Tendremos que dejarla, resguardada.

La chica sacó el cuchillo.

—No. —Su tono sonó espantosamente en los oídos de los dos hombres—. Yo no voy a someterme a sus decisiones respecto a mí. Yo te remito a tu juramento, Ian. Rómpelo, y tendrás que luchar conmigo. ¿Es ese tu deseo? Escucha, si estás solo con él, Yuri tiene una oportunidad de atacarte por sorpresa. Es un hombre del espacio, aguanta mejor que tú la aceleración. Puede noquearte con una picada o un giro y coger el cuchillo, y allí volverá a empezar el juego. Pero contra dos de nosotros, el asunto sería más arriesgado, ¿verdad, Yuri? Contra dos, no tiene elección. Tendrá que aguantar, aunque sólo sea para devolver sin daño esta máquina de muerte a la Federación.

No puedo disuadirla ahora, de todas formas lo intentará. Ha quemado su última línea de retirada. El conocimiento fue como un ahogo en la garganta de Sparling.

Dejerine parecía que hubiese recibido un mal golpe. Sus hombros parecían caídos, se mordía el labio. Finalmente, sin apartar su mirada de ella, habló con voz rasposa:

—Sí, su análisis es correcto. Volaré para ustedes.

Dio la vuelta y se dirigió a la cabina de mando. Su paso era envarado.

Sparling pensó: El supuso que yo podría hacer lo que dije. No Jill Eso ha sido una loca sorpresa también para mí. El vino aquí sin ninguna reserva.

La miró y pudo ver su expresión de tristeza. Ella se ha dado cuenta también.


XXIII

<p>XXIII</p>

Arnanak sacó la espada. La luz flameó en la hoja. Gritó:

—¡Adelante!

Un poderoso sonido se alzó así que dos docenas de fuertes guerreros se colgaron en las barras de arrastre. Lentamente, rechinando, crujiendo, el puente se puso en movimiento. El polvo y las piedras surgían de sus ruedas. El Sol y el Merodeador brillaban sin piedad en un cielo tranquilo, sobre una tierra serena. A la derecha, el río brillaba como el bronce. Las fortificaciones parecían irreales a través de la calina.

El puente seguía avanzando. Arnanak lo seguía a distancia. Su tripulación necesitaba todo el coraje que él pudiera darles. El, y su escudo legionario, tendrían su oportunidad cuando estuvieran a tiro de arco.

Su orgullo creció. Era su idea, su obra. Los ingenieros de la Asociación nunca habían hecho nada parecido; sus enemigos nunca habían tenido ciudades tan bien fortificadas como Port Rua. Las tres enormes carretas dispuestas en hilera llevaban troncos enormes, lo suficientemente largos como para cruzar el foso. Una carga de piedras evitaba que se balanceara. Detrás, una mampara y un techo protegían a los que llevaban tal peso adelante. Era imparable, salvo que el más fuerte tiro de un trabuquete lo impactara directamente; y él había gastado vidas y sus restantes piezas de artillería en asegurarse de que no quedaba un solo bastión en pie en el lado norte.

Las flechas surgían de la empalizada. Muchas eran incendiarias, y varias llegaron a su objetivo. Pero se necesitaba algo más que eso para incendiar aquella mole, que había sido humedecida mientras era transportada desde Tarhanna y aún después, por brigadas de cubos. Arnanak iba y venía.

Seguía sin ver la bandera de Larreka. Hacía ya varios días, desde que la Zera les infligió aquel desastre en la orilla del río que obligó a Arnanak a suspender todos los ataques, excepto la construcción de su artefacto y el bombardeo. ¿Había caído el comandante? Si era así, duerme bien, Hermano Entre los Tres. Larreka era astuto y…

¡Y ellos estaban en el foso!…

Un grito jubiloso brotó de la masa tassui cuando la estructura se situó formando puente. Arnanak se volvió con rapidez. La fatigada tripulación lo dejó fijado y se retiró a un lugar más protegido. Las trompetas de los muros invitaron a los arqueros a hacer un alto en sus disparos incesantes.

Arnanak hizo una señal. La máquina siguiente, última entre las que habían capturado al desgraciado grupo de Walua, se movió hacia adelante. Un ariete sostenido por cadenas y protegido por una testudo, manejado por sesenta y cuatro machos. Aunque el cobre de que estaba hecha era incombustible, su techo parecía enmohecido; no se podía mirar directamente a la máquina bajo el brillo de los soles.

—Preparaos para la carga —dijo Arnanak a sus guardias.

Las banderas ondeaban hacia él desde lejos. El rió.

—Sí, esperaba esto.

La puerta este estaba abierta y el puente levadizo bajado. Tomó aire y empezó a correr. Sus tropas se precipitaron tras él.

La luz se reflejaba en esta y en la otra armadura, a lo lejos. Un destacamento había dejado la fortaleza para intentar capturar a la tripulación del ariete, matarla e inutilizar la máquina, antes de que derribara la muralla. No eran pocos los miembros del destacamento. Los tassui esperaban poder cortarles la retirada. Cuando vieron a los tassui sobre ellos, cambiaron del orden cerrado a la disposición de combate y contra cargaron. Su pérdida seguramente debilitaría a la guarnición.

—Extendeos, zigzaguead. Atrapadlos entre vosotros.

Por mucho que hubiera entrenado a sus tropas de choque, nunca estaba de más recordarles las tácticas.

No dijo nada más. Las catapultas portátiles empezaron a disparar nubes de dardos a más distancia de la que un arco podía lograr, produciendo más y más muertes.

El vio a machos que caían por tierra y rodaban. Algunos conseguían volver a ponerse en pie, renquear hasta la retaguardia o continuar luchando; otros seguían yaciendo y su sangre púrpura manchaba la tierra. Pero los heridos eran pocos, y faltaba poco tiempo para que los tassui cayeran sobre los sureños. Arnanak se dirigió con ocho machos hacia un trío de fuertes soldados que vestían armaduras como la suya. Entraron en combate.

Los escudos golpeaban y segaban, la espada o el hacha se elevaba por encima de las cabezas. Arnanak y un legionario se enfrentaron y lucharon, buscando la forma de anular la defensa de su oponente. Los golpes sobre el casco fueron intercambiados y resonaron sobre las corazas y grebas. Sus compañeros se reunieron en torno suyo. Con cotas de malla, no podían competir contra los completamente protegidos. Pero mientras su Caudillo luchaba, ellos golpeaban a través de cualquier hendidura. Su enemigo fue herido en el vientre por una pica. Gritó cuando sus intestinos se desparramaron, se derrumbó sobre ellos y se dispuso a morir. Sus compañeros habían muerto ya.

Arnanak observó que tenía cerca a un legionario y le atacó. El soldado podría haber huido, ya que Arnanak estaba cargado con su armadura, pero lo esperó a pie firme. Arnanak abrazó su escudo y clavó la espada.

En otros lugares, las tropas de Ulu habían servido hasta el fin. Habían roto la formación legionaria, contra la cual los bárbaros no podían luchar bien. Arnanak ondeó el cuerno.

Así que el polvo se posaba, Arnanak vio el testudo cruzar su puente, subir la ladera, contra el muro. Oyó el golpe.

—¡Ohai-ha! —gritó gloriosamente, conduciendo a sus tropas al camino.

No debían permitir una salida que aislara a sus zapadores. Estuvieron bajo un fuerte fuego hasta que la empalizada se rompió. Después, sólo hubo una estrecha brecha, desesperadamente defendida; pero los tassui lograrían cruzarla. Aquel día conseguirían entrar en Port Rua.

Dentro de sesenta y cuatro años, estaremos en Sehala.

Un aullido rompió el cielo. Arnanak miró. Una forma metálica planeaba como si saliera del Sol Demonio. Sus corazones flaquearon. ¡Humanos! ¿Qué es lo que vienen a hacer?

Desde la nave, algo atacó a la masa de guerreros.

Entre llamas y resplandor, el cielo se abrió.

Empujado hacia lo alto, Arnanak voló. El ruido era demasiado grande para percibirlo. Lo llenaba a él, lo poseía a él, se convertía en él, y todos sus huesos vibraron. Cayó a tierra, que ondeaba como el mar. El dolor de sus quemaduras se impuso. Su alma se rompió en un grito.

Todavía conservaba una parte de su fuerza. Era una piedra llamada Arnanak, y aunque el fuego la atravesaba de extremo a extremo, en su espíritu vivió la voluntad de ser un imán para su gente. A través de una ardiente y blanca ceguera donde corrían monstruosos vientos, aquello arrastró el pensamiento y la angustiada alma de Arnanak. Después de un millón de ciclos de la Estrella cruel, él permanecía.

Se levantó sobre un costado, en medio de la agonía, y alzó los ojos. Yacía sobre la tierra, cenicienta y tranquila, porque no podía oír a los heridos, que vio en la lucha, entre los montones de muertos; porque no podía oír nada. Desde el campo se alzaba una nube, más alta de lo creíble, y en su cumbre flotaba el fantasma de un enorme fénix. La ciudad permanecía intacta, y el aire abandonado bajo las rampas. Debo haber estado cerca del límite de la explosión, se dijo lentamente a sí mismo. Iré a buscar a mis hijos. Pero sus cuartos traseros no respondían. Cuando vio su carne atravesada por lanzas y cuchillos, supo por qué. Se incorporó sobre sus manos y sus patas delanteras, y empezó a arrastrar la parte muerta de é

—Tornak, Uverni, Aklo, Tatara, Igini. —Intentó gritar. No. Igini murió en el mar, ¿no?—. Korviak Mituso, Navano —los hijos que habían compartido su orgullo y su honor, pero no se acordaba de todos— Kusarat, Usayuk, Innukrat, Alinark —amigos, esposas, seres queridos… Pero no podía saber si le quedaba voz. Humanos. ¿Por qué? Hubiera sido vuestro amigo. Os hubiera mostrado mis dauri y la Cosa. No estaba seguro de si la nave seguía allí, no la vio, con la pobre vista que le quedaba. Ni estaba seguro de si el cadáver que estaba a su lado y ante el cual debía pararse, ya que no podía ir más lejos, pertenecía a alguien que él hubiera conocido. Pensó que podía ser el de Tornak, pero estaba demasiado quemado para saberlo. ¿Estuvo cerca de la explosión?

Si pudo recorrer aquella distancia en su debilidad, entonces… no todos estaban muertos. La mayor parte de los que vivían habían huido, y regresarían a sus casas y algunos sobrevivirían al Tiempo de Fuego. Si los humanos no los seguían vengativamente… ¿Por qué habrían de hacerlo? No tenían necesidad. Eran casi todopoderosos.

Arnanak suspiró y se tendió a descansar. La noche llegaba. ¿Estaba demasiado débil para un sueño de Muerte? No. No lo permitiría. No era un animal moribundo, era el Caudillo de Ulu.

Se levantó y sacó la espada.

—Dame mi honor —dijo al sin rostro.

La luz dio en el filo. Golpeó a las alas negras que, tormentosas, daban vueltas y vueltas, cercándolo contra la colina y los árboles. Gemían, aquellos vientos.

Arnanak caminaba hacia delante. Iba silbando hacia el gris matorral, donde el viento frío hacía silbar a su ensangrentada espada con él. Las bolsas se balanceaban a su espalda, con la armadura colocada encima de ellas, con el escudo colgado de sus hombros para que la joroba cargara el peso, con la cabeza alta y la vista al frente, derecha frente-izquierda, ar, izquierda frente-derecha ar:

Escuchad el tambor, el tambor, el tambor. «¡Fuera!» grita el cuerno. Acaba tu cerveza, Recoge tus cosas, Despídete de las hembras. «¡Adiós a todos! ¡Adiós a todos!» Gritan el tambor y la trompeta. ¡Al infierno con ellos! ¡Al infierno con ellos! Yo preferiría ir a casa. Vamos murmurando, murmurando, murmurando. Tranquilizaos a vosotros mismos con la marcha. Es como la cerveza. Y en el frente ¿qué puede sustituir a las hembras? Era la marcha de la Tamburu.

La Zera se les había unido, ya que había que forzar un puente.

—¡Qué país más frío escogí para nacer! —Dijo Larreka, entre obscenidad y obscenidad—. La mejor cosa de Haelen es el barco que te lleva lejos de allí.

—No te gustaría mucho más el mío —le advirtió Arnanak.

—No, seguro que no. Por eso tuvimos que irnos a recorrer el mundo.

—¿Lo lamentas?

—Naturalmente que no.

—Ni yo.

El puente era delgado y brillante como la hoja de una espada. Temblaba sobre el cañón en donde se precipitaban las aguas del océano, rodando hacia el infierno. Ellos estaban de pie ante él, horrorizados.

—Tendremos que tomarlo a la carrera —decidió Arnanak.

A Larreka le pareció bien. Cuando estuvieron armados, tomó el acero en la mano izquierda. Así irían escudo contra escudo, guardándose mutuamente.

Arnanak disparó su lanza, que se precipitó entre los enemigos. El y Larreka la siguieron. Arrojaron a sus enemigos a la catarata, y pasaron.

Al otro lado había una vasta y accidentada tierra, con montañas hacia el cielo, los valles agostados, silenciosos bajo los soles. Su fiereza penetraba en los huesos.

—¿Entiendes ahora por qué esto tenía que ser abandonado? —Preguntó Arnanak—. Pero ven. Conozco el camino.

Todos ellos estaban allí a la entrada de Ulu, dándoles una bienvenida ritual, canciones, amigos, amores dispuestos a abrazarlo. Condujo a Larreka al sitio de honor. Allí el aire era fresco, y la luz de una lámpara iluminaba las armas colgadas de las paredes. Aquella noche, la fiesta se convirtió en alud. Se divirtieron, bebieron, hicieron el amor, explicaron historias, lucharon, jugaron, cantaron canciones y recordaron, recordaron, recordaron…

Al final, los machos tomaron sus armas otra vez, pronunciaron sus últimas palabras de despedida y salieron al exterior. ¡Ohai-ha, qué aspecto de valientes tenían! Lanzas entre banderas, plumas, espadas y hachas, eran blandidas como un único y profundo grito de las huestes en homenaje a sus capitanes.

—Ya es hora —dijo Arnanak.

—Yai —dijo Larreka.

Jubilosos, todos los tassui y legionarios que habían caído en la batalla, los siguieron hacia los ventosos caminos donde el inmenso rojo caos del Merodeador esperaba su embestida.


XXIV

<p>XXIV</p>

Jill lloraba. Sparling trataba de consolarla, en la parte trasera de la cabina de mando. Su cara era la visera de un yelmo, salvo que las comisuras de su boca se torcían hacia abajo, una y otra vez, y sus ojos tenían una expresión febril.

Lentas lágrimas corrían a lo largo de las mejillas de Dejerine, poniendo amargura en sus labios. De vez en cuando un sollozo se apoderaba de él. Sin embargo, sus manos se movían con seguridad sobre el cuadro de mandos y su cerebro calibraba lo que mostraban las pantallas.

El cráter era negro brillante, una mancha de cristal. No era demasiado ancho. El misil había actuado como un instrumento de precisión, concentró el disparo de su fuerza en un cono para que produjera la mínima radiación dura. Esto no podía conseguirse totalmente. Un anillo de cadáveres yacía a su alrededor. Aumentó la imagen. Parte de aquella masa de carne se movía, y aquello era lo peor de todo.

Repentinamente, no pudo resistir más. Dirigió el cañón de energía hacia aquel punto. Las formas ardieron durante un minuto o dos, hasta que el campo quedó en una humeante paz. Quizás algunos podían haber sido salvados, con la atención médica adecuada. ¿Pero dónde estaba eso?

Padre, perdóname, habría dicho Yuri, si le hubiese sido posible, porque yo no sabía lo que estaba haciendo. Nunca había estado en combate. Pero era como si no se atreviese a rezar. En lugar de esto, le pareció escuchar tras é

Porque ahora Tú cuentas mis pasos: ¿no vigilas mis pecados?

Mi transgresión está sellada en un saco, y Tú guardarás mi iniquidad.

Y seguramente la montaña caerá en la nada, y la roca será removida juera de su lugar.

Las aguas arrastrarán las piedras. Tú harás desaparecer aquellas cosas que provienen del polvo de la tierra, y destruirás la esperanza del hombre.

Tú prevalecerás para siempre contra él, y él pasará. Tú cambiarás su talante, y lo volverás al camino.

Jill dejó de llorar. Baja y vacilante, su voz sonó átona:

—Estoy bien, gracias, querido. La visión fue horrible, no tenía idea de lo horrible que sería. Pero sólo estoy conmocionada, no muerta.

—Tómalo con calma —dijo Sparling.

—No. No puedo hacerlo, laren. —La muchacha se levantó. Dejerine oyó sus botas contra el suelo. El brazo de ella cruzó su hombro.

—Aquí están —dijo Jill, dejando los dos puñales sobre el asiento del copiloto. Tómalos.

—No los quiero —protestó Dejerine.

—Para las apariencias cuando estemos de vuelta. —Jill los tiró a sus pies.

El miró desde su desamparo a los azules ojos de ella.

—¿Qué debo hacer?

Ella se sentó, ya despreocupada de sus armas de coacción. Su voz tenía un tono más vivo.

—Primero, debemos dar una vuelta de reconocimiento.

Dejerine accionó ciertas teclas. El aparato obedeció al momento. Recorrieron kilómetros, describiendo una espiral. Las pantallas mostraron a bárbaros que huían, tanto por tierra como por mar. Mientras, Sparling se sentó en el tercer asiento, sacó la pipa y el tabaco de su túnica, y la cargó, la encendió y aspiró. El olor era igual que un sueño de la Tierra. La calma descendió sobre él. Por fin dijo, con acento impersona

—¿Cuantos supone que hemos eliminado?

—Dos o tres mil —dijo Dejerine.

—Nosotros estimábamos que había unos cincuenta mil, como mínimo.

Una risa nerviosa salió de Dejerine.

—El seis por ciento. Ellos huyen con facilidad. Tocamos a mil vidas cada uno. Los alienígenas son más sofisticados en Mundomar. La guarnición de allí está compuesta de unos tres mil hombres, que pueden ser asesinados, hechos prisioneros y sufrir unos años de esclavitud, haciendo los trabajos más duros que puede imaginarse.

—Lo creo —dijo Sparling—. No estoy contento de lo que hemos hecho. Pero no me siento culpable. Y tenemos una deuda eterna con usted, Yuri. Por su idea de disparar una vez. Yo hubiera atacado con las ametralladoras.

—¿Cuál es la diferencia, en nombre de Cristo?

—Moralmente, ninguna. Sin embargo, nuestro disparo alcanzó a un menor número de ellos y sus efectos fueron tan rápidos que murieron sin llegar a enterarse. Además —dijo Sparling, tras una pausa—, son una raza de guerreros. Las balas o las bombas químicas podrían haberles extrañado, pero no detenido por mucho tiempo. Hubieran encontrado tácticas, hecho invenciones, robado nuestras armas, copiado… hasta que nuestra última opción hubiera sido o matar a toda la raza o rendirnos, dejando a su merced la civilización de Ishtar y quizás, hasta nosotros mismos.

—Y —dijo Jill—, quizás sea algo trivial, pero esto nos permitirá devolver los explosivos que sustrajo nuestra gente en Primavera. Cerrarás el caso, ¿no, Yuri?

Dejerine gruñó.

—¿Qué haremos ahora? —les preguntó.

—¿Por qué lo preguntas? Tú eres el jefe —replicó Jill, como si le asombrara la actitud de él. Su voz era vivaz, incluso brillante—. Bueno, llamemos por radio a la Legión, para tranquilizarlos; preguntémosles si es posible que aterricemos y pasemos la noche allí. Quizás podamos revisar el campamento bárbaro. ¿Quién sabe? Hasta puede que encontremos algún objeto de Tammuz. O algún dauri. Seguramente necesitarán ayuda, pobrecitos.

Algunas cosas de la tienda indicaban que aquellos pequeños y extraños seres habían estado allí, pero se habían ido, presas del terror que había alcanzado a la propia horda. Por lo que Jill le dijo, Dejerine se los imaginó corriendo a través de aquel país, que para ellos sólo guardaba el hambre, y le sorprendió su profundo deseo de que pudieran mantenerse vivos en aquella desolación.

Habían dejado el cubo de las estrellas. A pesar del miedo que le causaba, lo llevó al volador.

Cuando entró por una de las puertas de Port Rua, los soldados le saludaron como si fuera su liberador. Pero no lo vitorearon. Sparling explicó que estaban demasiado cansados, que habían perdido demasiado, para regocijarse, que era lo que cabía esperar. Aquel día ellos sólo se preocupaban de concluir los detalles del enterramiento para cubrir el espanto al otro lado de la muralla. Nació un viento, ronco, caluroso, con olor a piel marchita. El polvo anterior persistía en un aire gris y arenoso; Bel brillaba tan roja como Anu.

El comandante en funciones Irazen recibió a los humanos en la oficina que había sido de Larreka. La bandera de éste estaba enfrente de la del propio Irazen. Las ventanas eran golpeadas por la tormenta. Las tenues llamas amarillas del farol alumbraban el interior, en el cual hacía un calor menos terrible que el de fuera.

—Resistiremos —dijo Irazen—, si recibimos ayuda.

Jill haría de intérprete.

—¿Qué puedo decirle? —preguntó ella cuando el silencio se hacía insostenible.

—Dile, Dieu m'assiste, ¿qué puedo decirle yo? Sin duda imagina que en la Tierra ha habido un cambio de planes. ¿Tienes el valor de decirle la verdad?

—Oh, no, no —se volvió hacia Irazen y dijo unas cuantas frases. El ishtariano dio su respuesta.

—Le he dicho que este era un caso especial, y que la Tierra no podrá darle más ayuda militar. No está decepcionado. Al fin y al cabo, espera que la confederación valenna pueda sobrevivir a este golpe… Dice que mientras la Zera exista, nuestros nombres figuraran en sus listas.

—Probablemente el bloqueo se disolverá cuando las noticias crucen los mares —respondió Dejerine. El impulso nació en él—. Pero si no, ¡lo romperemos!

Jill tomó aire, Sparling quedó asombrado y dejó escapar un juramento. La muchacha se lo dijo al soldado, que avanzó para cogerle por los hombros hasta que le hizo daño.

¡Qué loca promesa he hecho!, pensó el oficial humano. ¿Sé si podré cumplirla enteramente? ¿Por qué no estoy furioso conmigo mismo? Vio la expresión de los ojos de Jill y supo el porqué.

Pero ella y Sparling saltarían a través del espacio a un juicio que bien podría mantenerlos juntos durante el resto de sus vidas, una vez cumplida la condena. Entonces ¿por qué aquella creciente alegría?

Bien, no sé si seré llamado para hacerlo. Los bucaneros se irán directamente a casa, a — ¿cómo lo llaman?— su Tiempo de Fuego. O si no lo hacen, puedo encontrar un pretexto para escurrirme y llevar a cabo mi misión en secreto.

La culpabilidad afloró. Sí, puedo hundir buques llenos de criaturas pensantes que están inermes ante mí.

—Nunca lo hubiésemos creído de ti. ¿Verdad, Ian?

—Absolutamente nunca.

La culpabilidad creció en las entrañas de Yuri.

Irazen habló de nuevo. Jill y Sparling perdieron parte de su alegría.

—¿Qué pasa ahora? —pidió Dejerine.

—Dice que él no es Larreka —tradujo Jill apretándole el brazo—. Estará aquí mientras sea capaz, pero la Legión no tiene recursos para alimentarse, y si la Asociación no se los proporciona, la retirará. —Ella trató de sonreír—. No te apenes, Yuri. Valennen, ya no será la amenaza que fue, y la Zera vivirá en el sur.

—Pero sería mejor que vosotros…, que ellos pudieran permanecer, aquí, ¿no es cierto?

—Oh sí —dijo Sparling—. Tú mismo puedes juzgarlo, perteneces a la Marina. Tienes que darte cuenta de que este es un punto importante en el mapa. Es el lugar indicado para proteger el Mar Fiero, para conservar la civilización en esas islas y en Beronnen del Norte, y mantener los recursos disponibles en todas partes. Recursos que serán necesarios bajo las mejores condiciones, y vitales, si Primavera no puede ayudar como habíamos pensado.

Jill afirmó. Sintió un nudo en la garganta. Dentro de Dejerine, estalló una nova.

—… ¿Qué te ocurre? Yuri, ¿estás bien?

El se dio cuenta de que durante un minuto o más había perdido el conocimiento. Ella le cogía por la cintura. En su rostro y en el de Sparling se leía la preocupación, sincera, ansiosa. Irazen, mantenía adelantadas sus fuertes manos, como ofreciendo la ayuda que un alienígena podría prestar.

—Oui… Ça va bien, merci. Une idée… Perdón. Debo pensar.

Se sentó, con las rodillas levantadas y no pensó, sino que dejó que el conocimiento llegara lentamente a él, en grandes olas de paz.

Finalmente se levantó. Ya sabía por qué aquellos dos se dirigían alegremente hacia la prisión. El mismo poder penetró en sus palabras. No se mostró elocuente. Más bien trató de encontrar la manera de relatar su visión. Deseó haber conseguido, o al menos comprendido, el arte del sueño de los ishtarianos.

—Amigos míos, no sé cómo podréis decirle esto a Irazen. Quizá sea mejor que se lo digan entre los dos. Decidle que recibirán, con toda seguridad, una cantidad limitada de suministros. Decidle que nosotros confiamos en que la Asociación mantendrá la civilización aquí,…y no se retirará más.

—Entre nous… Entre nosotros, puedo permitirme haceros saber que, por el momento, el trabajo de la base está detenido. Todo lo que teníais en Primavera se os devolverá. Y la Marina os servirá tan bien como pueda.

—Oh, Yuri —exclamó Jill. Sus ojos azules parecieron, por un momento, ciegos.

—Judas —dijo Sparling.

Dejerine prosiguió. Debo hacer esto irrevocable.

—¿Por qué? Bien, yo tenía en la cabeza la misma idea que vosotros. Estaba cada vez menos y menos seguro de estar actuando correctamente. Por tanto vine al norte con la vaga idea de que Ian podría secuestrar mi avión y forzarme a hacer lo que hice. Si él no tenía éxito, ah, no era culpa mía. Sobre él caerían las consecuencias. Y tú…, todos tendríais que portaros más amablemente conmigo, incluso aunque hubiera sido forzado.

»Pero no esperaba que las consecuencias caerían también sobre Jill.

»Y no consideré lo mal que me sentiría al incinerar a gente que no podía defenderse. No importa cuan buena o mala sea la causa, el caso es que no podían defenderse. Cualquiera de vosotros que decidiera ir a la Tierra quedaría libre de esto.

»Pero nada justifica el hecho de matar. Debemos ayudar y construir. Soy comandante. Mis hombres obedecerán alegremente las órdenes que les dé hasta que sea reemplazado. Primavera permanecerá en la Federación, también después que ellos envíen a buscarnos a los tres, porque iremos allí a hablarles en nombre de Ishtar.

—¿Has visto?

—Sí… —dijo Sparling. Jill corrió hacia Dejerine y lo besó.


EPILOGO

<p>EPILOGO</p>

La noche estaba muy avanzada cuando acabamos nuestro relato.

Espina había profundizado en su conversación con nosotros, sus preguntas fueron agudas y demostraron sus conocimientos. No había estado de acuerdo en muchos puntos. Pero al fin dijo:

—Yo comprendo… bastante. —Cerró sus ojos por un momento, y la quietud se adueñó de la habitación. Sólo el reloj del abuelo continuó hablando, y su lento tk, tk, tk parecía mostrar el alejamiento del tiempo.

Había dejado que las luces se amortiguaran. Hora tras hora habíamos mirado las estrellas. Ahora formaban una corona alrededor de su cabeza, cuando el este se tornó plateado. Entre el miedo y la esperanza, aguardábamos.

Su cara aguileña se volvió hacia nosotros.

—Mil perdones. No debería haberlos mantenido en la duda. Pero tenía que contemplar esto.

—Ciertamente, señoría —murmuré.

—Sin duda se han preguntado si esto era un juego entre el gato y el ratón…

—¡Oh, no, señor!

Espina gruñó.

—No les di ninguna pista de mi auténtico deseo y mi última intención. No podía hacerlo si deseaba una revelación completa como la que he tenido. Ustedes pensaban quizás que, por contarme su caso, podrían reducir la sentencia. Pero quizás también que sólo me inducía una curiosidad indulgente, o simple crueldad. Bien, fuera lo que fuese, hemos terminado.

Se estremeció.

—Casi —dijo—. Antes ya les expliqué, que es necesario imponerles una pena. Deben darse cuenta en profundidad de la gravedad de los cargos que pesan sobre ustedes.

»Usted, Ian Sparling y Jill Conway, cometieron piratería, y sobre una nave de la Armada en tiempo de guerra. No sólo violaron una regla, lo cual habría sido suficiente delito, sino toda una importante política de la Federación. Después de eso usted, Yuri Dejerine, oficial naval, continuó aquellos delitos. Desobedeciendo sus órdenes, suspendió las operaciones confiadas a su mando, y empleó sus hombres, material y equipo para propósitos civiles irrelevantes a su tarea. Y como final, los tres continuaron conspirando, lo cual es una felonía per se.

»Sí, sí, han oído esto antes. Ahora yo he escuchado en detalle, algo más importante que frases emocionales, su justificación. Basan esta en una supuesta obligación de asistir a una remota, no humana y tecnológicamente atrasada civilización, sin interés para nadie excepto los científicos; y que su acción protegía a unos miles de residentes, muchos de los cuales no eran permanentes, de una secesión que si se producía, hubiera resultado irrelevante para la Tierra. En un primer momento, dieron prioridad a esos intereses sobre los de varios miles de millones de personas, y se abrogaron ese derecho.

» ¿Por qué no debería su rehabilitación costarles el resto de sus vidas?

Ante aquella severidad, yo renuncié a mis sueños, y seguramente mis compañeros también.

No, no a todos, no por más de unos momentos. Entonces Jill se levantó.

—Señor, cualquier cosa que hayamos hecho, esta ley que alude, nos da el derecho de ser escuchados. ¡En público! ¿Por qué cree que nos entregamos? Pudimos tomar raciones y permanecer ocultos en alguna parte del planeta hasta que sus hombres se fueran. ¡Pero queríamos que la Tierra supiera!

Ian y yo cantamos el «miserere» para ella.

—Sí —dijo él—. El capitán Dejerine puede estar bajo la disciplina de la Marina, pero Jill y yo no lo estamos. Sus audiencias a puerta cerrada, nuestra incomunicación, son ilegales según la Carta de la Federación Mundial. Su tribunal puede dictar sentencia, pero no puede impedirnos el ejercicio de nuestros derechos.

—Ni la Marina —dije yo, uniéndome a ellos—. Esta es la razón por la que yo estaba orgulloso de vestir su uniforme, y por la que lo llevaría otra vez.

Espina captó nuestras miradas. El reloj dio una hora.

—Excelente —dijo sonriendo. Yo no había imaginado que él pudiera hablar tan gentilmente—. Gracias por su espíritu y por su paciencia. Pónganse cómodos. Su tormento ha terminado. —Presionó el botón de llamada de su silla, su dureza retornó—. Lo que sigue puede ser de alguna forma peor. Verán, lo que me han dicho me confirma la idea que he adquirido a través de mis estudios. Dios sabe que no soy piadoso, pero trato de ser justo.

»Cuando el tribunal se convoque, el proceso será abierto. Corren rumores que aseguran su cobertura mundial. Nosotros iremos a través de las mociones, el sumario y su argumentación contra las incriminaciones, la sentencia, la cual, mis colegas procurarán que no sea extrema.

»Entonces, yo, invocando mis poderes, les otorgaré un perdón incondicional.

No recuerdo los siguientes minutos, excepto que los tres no sabíamos si reír o llorar.

El sirviente había traído brandy. Fue una bendición. Espina encendió un nuevo cigarrillo y volvió a hablar.

—Esencialmente querían una cause célebre que provocase la suficiente simpatía hacia Ishtar para que las ayudas se reanudasen. Tengan en cuenta que he manejado cosas como esta al objeto de producir la máxima sensación; ustedes provocarán una tormenta. Prepárense. Ustedes no saben como, una vez que todo haya pasado, esto puede convertirse en un símbolo.

»Mi propósito va más allá del suyo, aunque a través de él. Es mayor y más significativo, pero a corto plazo es irrelevante. Quiero acabar la guerra. La guerra —bebió—. Esta inacabable guerra. Nuestra meta principal debía haber sido acabar con la disputa, empleando nuestros buenos oficios. En vez de eso, prescindiendo de romanticismos, convertimos a los amigos en enemigos. Prescindiendo de sentimentalismos, nos convertimos en carniceros. Prescindiendo del sentimiento de culpabilidad, nosotros cambiamos la reparación en monstruoso crimen. Es tiempo más que suficiente para acabar con esto. Puede lograrse. Entre ellos, la Tierra y Naqsa, se puede llegar a un acuerdo que no se incline demasiado a uno u otro lado, y ciertamente libre de la contradicción que hace morir a los jóvenes mientras los viejos viven. Nosotros mantenemos la tendencia de acabar con esto en la Federación, pero nuestros esfuerzos e intervenciones se producen sin límites y sin resultados. Esto es todavía sólo una tendencia no declarada. Ni los políticos, ni el pueblo, tomarán ninguna iniciativa. Simplemente no se discuten las decisiones políticas sobre negociaciones de paz.

»Los usaré a ustedes para hacerles patente el problema.

Aspiró su cigarrillo.

—Tengo mis razones egoístas también. —Admitió. Su risa llegó seca como ramas de fénix que chocaran entre sí, impulsadas por el viento del Tiempo de Fuego—. ¡Qué maravillosa última batalla! Ellos gritarán acusándome de haber tergiversado la Carta, y escuchar sus gritos será estimulante. Tratarán de despojar a mi oficina de poderes, de tomar cualquier venganza a que la histeria les pueda llevar. Y yo lucharé a mi modo, ganando o perdiendo, pero los resultados no les afectarán a ustedes. Están protegidos por la regla del doble riesgo.

»Pero… ¡Ustedes también deben estar en la lucha!

»No teman, no será necesario que adopten posturas extremamente radicales. Al margen de la oratoria, manifestaciones, tumultos, artículos de denuncia en revistas elegantes, solidaridad con cualquier desarrapada causa que intente una manipulación, sermones en los que no se hace mención de Dios, porque no es apropiado. Dejen tales cosas a los monos. Lo mejor es repudiarlas y rechazarlas. La actuación de ustedes no será tan fácil. En la clase intelectual, que se les opondrá, encontrarán tantos lectores instruidos como contorsionistas. Los más duros de todos serán los que conserven la calma, los razonables, los que se sienten llenos de verdad. —Su labio se torció—. ¿Qué verdad pueden ustedes exponer? ¿Cuáles son los efectos de esta innecesaria guerra que han experimentado ustedes personalmente?

»Las muertes, que deberían haber sido evitadas, de millones de seres que podrían ser nuestros sucesores en el tiempo. El peligro para una avanzada civilización de la cual nosotros sabemos que tiene mucho que enseñarnos, y algún día no lejano deberá tomar nuestro lugar entre las estrellas. Ustedes han visto destrucción y dolor, causados por unos hechos que no era necesario que se produjeran, incluyendo la pérdida de dos líderes muy valiosos. Nosotros podríamos haber logrado que trabajaran juntos, en lugar de enfrentarse.

»Y en la Tierra se ha perdido la confianza en las mentes privilegiadas, una confianza todavía no recuperada. La Tierra ha perdido los servicios de un prominente oficial, Capitán Dejerine. Es imposible para la Armada volver a admitirlo. —Otra vez, una inesperada sonrisa cruzó levemente su rostro. — Me atrevo a decir, que al fin le buscarán una plaza en cualquier sitio, y le darán la bienvenida.

»Providencialmente, ustedes también traen noticias positivas, de unas especies por completo inteligentes y reliquias del poder de una raza anterior, por la cual nosotros podemos aproximarnos a la idea de un universo abierto. Pero lograr eso, en el tiempo de una vida, requiere aumentar de forma importante la asistencia a la Asociación, más aún, requiere la prestación de ayuda a la gente de Valennen, que a su vez, un día, podrán devolvernos el favor. Y, para todo esto, se necesita que haya paz.

»Pienso que en el plazo aproximado de un año la Tierra se dará cuenta de dónde están sus intereses.

Recostó su cabeza. Daniel Espina era mortal también. Pronto nos despedimos y el ayudante despertó al piloto que nos llevaría de nuevo a nuestras ocultas habitaciones.

Esperamos fuera. El aire estaba tranquilo, ligero, frío, exultantemente claro. El sol clareaba las cumbres, abajo el granito de sus rocas cazaba a las sombras, y el cielo parecía un zafiro.

—Un año —respiró Ian. Cada una de sus palabras era una nube blanca. — O dos como máximo. Después volveremos a casa.

Y si somos afortunados empezaremos nuestro trabajo, pensé.

—Es demasiado tiempo. —Le respondió Jill.

Habían parado a cierta distancia, para impedir que me enterara de sus secretos.

Éramos tres. Pero en aquellos momentos estaban solos.

—Harás que venga Rhoda. —Oí decir a Jill.

—¿Cómo podría venir? —se preguntó él contra su propio conocimiento.

—El juez fijará eso. Mientras tanto —se encogió de hombros—. Después… Bien, nosotros veremos.

No tuvo problemas para hablar de asuntos como el que amar y ser amado comporta obligaciones. Su mirada me dijo que yo entraba en aquel «nosotros».

El piloto llegó. Jill nos precedió en el camino hacia el volador. Siguiéndola, me atreví a tener esperanza.


FIN