Mercedes Abad

Tres cuentos eróticos


Juegos con perfectos desconocidos

<p>Juegos con perfectos desconocidos</p>

Siempre me han gustado los revolcones con perfectos desconocidos, por mucho que en la realidad esa clase de encuentros sexuales fortuitos no tenga nada que ver con las bien ensayadas escenas de alto voltaje que tienen lugar en las películas entre actores de carnes casi insultantemente prietas y donde las protagonistas, o bien no llevan bragas o bien llevan un conjunto de Dior recién salido de cualquier corsetería carísima. En la puñetera realidad, una lleva las bragas agujereadas el día que conoce al ligue de su vida. O tiene la regla. O padece una tremenda y disuasiva halitosis. O no hay manera de agenciarse un condón y hay que apechugar con el miedo a coger cualquier porquería o renunciar a la aventura. O estás sin blanca y acabas mal follando en un utilitario o en el retrete apestoso de algún bar, con la clientela del local golpeando la puerta, impacientes por vaciar sus vejigas.

Pese a todo, esos fenómenos de atracción sexual temporalmente intensa, de hambre repentina, impertinente y desbocada por un hombre a quien apenas conozco me proporcionan la sensación, tan fugaz como gratificante, de que los predecibles cauces por los que se desenvuelve la existencia pueden verse alterados en el momento más inesperado y que lo imprevisto logra colarse por una rendija para hacer estallar, aunque el prodigio siempre dure muy poco, nuestra triste rutina.

Un día, hará ya cosa de diez años, viajaba yo en tren hacia Bordeaux, donde una amiga mía muy querida acababa de morir de un violento ataque de risa e iba a ser enterrada. Fue su compañero, absolutamente destrozado, quien me dio la noticia. El tipo pertenecía a un grupo de payasos y estaba ensayando un gag para su próximo espectáculo cuando mi amiga, a quien él le había pedido que presenciara el número y le dijera si de verdad le parecía gracioso, sufrió el mortífero ataque de risa. La noticia cayó como un mazazo sobre mi ánimo pero no pude evitar saludarla con una larguísima carcajada histérica a la que, por fortuna, sobreviví. Él, que no apreció mi risotada, colgó el teléfono sin darme tiempo a recobrar la compostura y me sentí como si acabara de caer en un pozo de mierda.

Cuando cogí el tren para Bordeaux, mis ánimos seguían por los suelos y mi vestido no me ayudaba demasiado a detener la torrencial actividad de mis lagrimales. Lo cierto es que me había acostumbrado a mantener alejada de mí la melancolía por el sencillo procedimiento de ponerme únicamente prendas de colores vivos y alegres, tal y como me lo aconsejara años atrás mi terapeuta. Pero, en esa ocasión, habida cuenta de que me dirigía al entierro de un ser querido, la prudencia me indujo a vestirme con el único vestido negro que poseía por aquel entonces. Lo malo es que, desolada como estaba por la muerte de mi amiga y por la torpeza con que había reaccionado a la noticia, no reparé hasta un rato después de que el tren se pusiera en marcha en que mi vestido resultaba decididamente inconveniente para presentarse con él en el entierro. Caí en la cuenta de mi error cuando un hombre de unos treinta años entró en mi compartimiento, se asomó con una mirada encandilada a mi escandaloso escote y siguió calibrando con un gesto apreciativo la rotundidad de mis formas, que el vestido, bastante ceñido, subrayaba con insidiosa precisión. "Qué incorregiblemente idiota eres, hija mía" -pensé-, y mi depresión subió unos cuantos grados, con lo que gruesos y calientes lagrimones no cesaron de despeñarse por mis mejillas durante la siguiente media hora. Me sentía tan ridícula que ni siquiera me atrevía a mirar a mi compañero de compartimiento.

Supongo que habría acabado batiendo algún récord de llanto ininterrumpido si mi vecino no se hubiera dirigido finalmente a mí.

– Está usted muy indispuesta.

No era una pregunta, sino una afirmación. En la voz de aquel hombre se detectaba el tono inconfundible de la Autoridad Competente. Pero era una autoridad suave, algo en él que se imponía con aplastante naturalidad. Me atreví a mirarlo por vez primera y vi en sus labios una sonrisa que parecía invitarme a jugar con él a alguna clase de juego que yo desconocía por el momento. O tal vez la invitación no estaba en su boca sino en el centelleo de sus ojos. En cualquier caso, me sentí proclive a aceptar el lance.

– Creo que puedo hacer algo por usted. Soy médico.

Sus ojos seguían sonriéndome.

El tipo cogió el maletín de piel que llevaba consigo y se arrodilló frente a mí en el espacio que separaba las dos hileras de asientos. Abrió el maletín y sacó de él unas tijeras y el instrumental necesario para tomar la presión arterial y auscultar el pecho. Con absoluta seriedad, me tomó la presión y meneó reprobadoramente la cabeza ante el resultado de su exploración.

– Lo que me figuraba: está usted baja, muy baja. Habrá que hacer algo para reanimar su tono vital -dijo frunciendo el ceño.

Pese a la expresión seria y profesional de su rostro, un vestigio de sonrisa seguía tirando de sus comisuras hacia arriba y un breve centelleo persistía en su mirada.

– Ahora tendrá que bajarse el vestido hasta la cintura, para que pueda examinarla.

Lo hice y el doctor se quedó mirando reprobadoramente los aros de hierro de mi sujetador.

– Lo que me figuraba: está usted sometida a una gran presión psíquica y, por añadidura, usa prendas que crean opresiones físicas, de forma que la energía no puede fluir libremente y se obstruye.

– ¿Es peligroso? -musité, siguiéndole el juego.

– Bastante; no quiero engañarla, pero ha caído usted en buenas manos. Cuando lo vi coger las tijeras, una punzada caliente en mi vientre me anunció que ciertas secreciones iban a ponerse inmediata e inexorablemente en marcha. En un abrir y cerrar de ojos, el doctor me había cortado el sostén y mis tetas, liberadas, se movían ante su atenta mirada. Me excitó pensar que alguien podía vernos a través de la ventanilla, o que cualquier otro pasajero podía irrumpir en el compartimiento.

– ¿Se siente mejor ahora?

– ¡Oh, sí! Mucho mejor -contesté aflautando la voz, decidida a abrazar mi personaje de ingenua con la misma solvencia con la que aquel hombre interpretaba al médico celoso de su deber.

– Seguro que también lleva bragas opresivas. Veamos -dijo arremangándome con destreza el vestido hasta la cintura. Lo que me figuraba: bragas estrechas de blonda que se clavan en las ingles.

Practicó un corte de cada lado y me quitó las bragas con suavidad.

– ¿Qué tal ahora?

– Muchísimo mejor. Le estoy muy agradecida por sus desvelos.

– Y eso que su energía está todavía atascada. Tendré que hacerle un masaje para reactivársela.

– Lo que usted diga -lo animé yo con mi tono de voz más manso.

Dejé que masajeara mis tetas concienzudamente. El tipo no había mentido: yo había caído en muy buenas manos.

– ¿Me permite que siga masajeándola con la lengua?

Me excitaba que siguiera comportándose como un educado e irreprochable profesional de la medicina y que no dejara de tratarme de usted. A esas alturas, mis jugos ya debían de haber mojado el asiento, pero por nada del mundo quería yo precipitar la situación.

De pronto, dejó de comerse mis tetas, hurgó en su maletín y se levantó con una expresión grave. Pero su mirada era tan intensa y relampagueante como un fogonazo.

– Ahora tiene que tomar usted una decisión importante -me dijo a la vez que sacaba una píldora de un tubito-. Esta pastilla puede obrar milagros en su tono vital en cuestión de media hora. Ahora bien -la sonrisa que tanto me gustaba volvió a tirar de sus comisuras-, existe un tratamiento alternativo. Es igual de eficaz que esta píldora, pero algunos lo prefieren porque resulta mucho más agradable. En fin, lo mejor será que escoja usted.

– ¿Y cuál es ese tratamiento alternativo? -pregunté disfrutando lo indecible de mi papel.

El doctor se desabrochó la bragueta y me enseñó un espléndido miembro, endiabladamente duro y enhiesto. Yo estaba impaciente por saborearlo por una u otra vía, pero me había colocado voluntariamente bajo la autoridad de aquel tipo, y me gustaba que fuera él quien dictara las normas de un juego en el que lo excitante estribaba precisamente en mantener las formas y en no perder la cabeza. El siguió mirándome con penetrante fijeza mientras en una mano sostenía la píldora y en la otra la polla.

– Esto es lo que hay: la píldora y la polla. Ahora es usted quien tiene que decirme lo que prefiere. La ética profesional me impide tratar de influir sobre usted.

– La verdad, doctor, es que soy bastante indecisa.

– Ya, se deshace usted en un mar de dudas -dijo mirando mi coño, que debía de estar reluciente de líquidos.

– Exacto, repliqué yo mientras me decía que si el tipo no me follaba enseguida, no tendría más remedio que abalanzarme sobre él.

– Entonces lo que podemos hacer es probar un ratito el tratamiento con la polla. La follo a usted tres minutos, por ejemplo, y al término de esos tres minutos, tendrá que decidirse.

– Espléndida idea -logré articular.

– Túmbese entonces -me ordenó, al tiempo que subía los respaldos abatibles de toda la hilera de asientos.

En cuanto me estiré, él trepó a nuestro improvisado lecho y se arrodilló encima mío. Se bajó los pantalones hasta media pierna, manipuló su reloj y, sin más ceremonia, me hincó el miembro con insidiosa lentitud.

– Buena chica -dijo una vez que lo tuvo entero dentro de mí-. Es usted una paciente muy receptiva.

Empezó a follarme parsimoniosamente, metiendo y sacando todo su instrumento terapéutico a cada embestida. Sus andanadas eran tan profundas que notaba como sus testículos me golpeaban el culo. Sus ojos escrutaban mi rostro con serenidad, como si su conciencia profesional le impidiera pasar por alto cualquier detalle útil para la elaboración de su informe médico. Al poco, la alarma del reloj sonó y el doctor me cortó momentáneamente el suministro de placer.

– ¿Seguimos o cree que prefiere la píldora? -me preguntó impávido.

– Seguimos -contesté en un murmullo-. Es usted un médico excelente.

– Me alegro de que le guste la terapia -dijo él mientras volvía a penetrarme con fuerza, arrancándole un poderoso estremecimiento a mis entrañas. Lo cierto es que no tardé en correrme con inusitada intensidad. Al hacerlo, exhalé un grito que él se apresuró a sofocar tragándose mi grito con su boca imperiosa.

– Si no llego a besarla -me dijo a guisa de explicación científica- habríamos corrido el peligro de ser interrumpidos. Y eso habría resultado pernicioso para el tratamiento.

Dicho esto, mi galeno siguió cabalgándome con vigor, pero sin darse prisa alguna por alcanzar su propio orgasmo. Su miembro, que yo notaba cada vez más duro, invadía con infatigable perseverancia mi coño. No recuerdo cuántas veces me corrí antes de que el doctor se diera por satisfecho. Entonces sacó su verga, me refregó los testículos por todo el rostro y hundió finalmente su polla encabritada en mi boca, donde me alimentó con su cálida, larga y tonificante inyección de leche. Liberada ya por completo de todas mis tensiones, caí en un sueño profundo y reparador. Cuando desperté, el tren estaba entrando en la estación de Bordeaux y en el compartimiento no quedaba ni rastro de mi querido doctor. Durante unos instantes, pensé si no lo habría soñado todo, pero el sabor acre que todavía persistía en mi boca me persuadió de que el doctor era una criatura de carne y leche.

No volví a saber nada de él hasta que, tres meses después, alguien llamó a la puerta de mi casa. Abrí y me encontré frente a mi doctor, aunque en esta ocasión llevaba una Biblia en la mano en lugar de su maletín médico.

– Buenos días -dijo al tiempo que entraba en mi casa cerrando la puerta tras de sí.

– Estamos hablando con las personas acerca de la disgregación de la familia.

Había abandonado la expresión de suave eficacia y autoridad que adoptaba cuando era médico. Con el ceño fruncido y los ojos encendidos de ira, parecía un genuino profeta enfurecido ante la corrupción del mundo.

Desde luego, ninguno de los dos dimos señales de haber reconocido al otro.

– Si la familia, que es el pilar de todo cuanto hay de bueno en el ser humano, se descompone, el individuo, desorientado, se convierte en víctima fácil de la corrupción y del desafuero. ¿Y sabe usted por qué se disgrega la familia?

– Ardo en deseos de que usted me lo explique.

– ¡La fornicación! -dijo con la voz temblándole de rabia y los ojos destilando el fuego del infierno. ¡La fornicación indiscriminada que convierte al ser humano en una bestia incapaz de gobernar sus peores instintos! ¡La fornicación que nos acecha detrás de cada esquina es la gran responsable de la disgregación de la familia!

– ¿La fornicación? -pregunté-. No sé de qué me está usted hablando.

– ¡Ah! -gritó mi predicador postrándose de rodillas a mis pies y hundiendo la cabeza en mi entrepierna-. ¡Al fin una criatura pura y virginal que ha logrado escapar de las ubicuas garras de la fornicación!

Sus manos tiraron con fuerza de mis bragas hasta lograr arrancármelas. Me acarició el culo, separando y amasando las nalgas.

– Muy a mi pesar, tendré que enseñarle lo que es la fornicación, para que sepa defenderse de sus feroces embestidas.

Su vehemente lengua de predicador, la misma que, para mi deleite, se obstinaba en tratarme de usted, recorrió mis ingles y mi pubis antes de lanzarse a una concienzuda exploración de mi vulva. Su saliva agudizaba mi tendencia a fundirme en tales situaciones. Vi que tenía la nariz reluciente de mis estalactitas y empecé a moverme furiosamente en torno a su boca hasta que las violentas contracciones del orgasmo calmaron mi ansia.

Pero las valiosas enseñanzas de mi querido predicador no acabaron ahí. No bien hube gozado, me tumbó con brutalidad en el suelo, boca abajo, y me penetró furiosamente por la vía ordinaria y por la extraordinaria alternativamente, mientras por el espejo que cubría una de las paredes del vestíbulo de mi casa yo contemplaba el hipnótico y cada vez más frenético vaivén de sus musculosas nalgas, hendidas por unos adorables hoyuelos.

En cuanto acabó nuestra salvaje coyunda, le juré a mi querido predicador que jamás volvería a practicar esas guarradas y él abandonó mi casa con la sonrisa de un arcángel satisfecho tras haber cumplido una delicada misión.

A lo largo de estos diez años, mi imprevisible y camaleónico amante ha reaparecido encarnando, entre otros muchos personajes, al butanero (en esa ocasión yo no tenía dinero y me vi obligada a pagar en especies), a un ascensorista novato y víctima de una despiadada claustrofobia, al acomodador de un cine X, al dependiente de unos grandes almacenes que me aconsejó en la compra de varios conjuntos de ropa interior, al director de una sucursal bancaria al que yo iba a solicitar un crédito (y vaya si me lo concedió) y así sucesivamente. Jamás nos hemos apartado ni un ápice de los personajes que elegimos cada vez. No conozco su nombre verdadero ni tengo la menor idea acerca de a qué se dedica cuando no irrumpe en mi vida. Nunca sé cuándo ni bajo qué disfraz reaparecerá. Ni falta que me hace, la verdad. En cualquier caso, mi vida erótica es mucho más divertida y estimulante desde que él (¿o debería decir esa colección de perfectos desconocidos?) juega conmigo de vez en cuando.


Póquer de ases con comodín

<p>Póquer de ases con comodín</p>

En el supuesto de que se hubiera rodado una película en ese bar y Dickie y Niko hubieran sido dos figurantes, a ningún director artístico, por deterioradas que estuvieran sus facultades mentales, se le habría ocurrido juntar a aquellos dos ni, menos aún, pretender que fingieran ser amigos. Pero ni allí había un rodaje que exigiera una mínima verosimilitud en la puesta en escena ni Dickie y Niko interpretaban otro papel que no fuera el suyo propio. Por incongruente que resultase la estampa que componían y por mucho que dieran la impresión de moverse en las antípodas (si no en términos estrictamente geográficos, sí, al menos, en un sentido espiritual) Dickie y Niko, según descubrí más tarde, eran grandes amigos. De hecho, difícilmente se habría podido reunir a dos individuos más antagónicos en apariencia. Para empezar, Dickie (gafas con cristales de culo de botella, metro noventa, pulcritud extrema, manos largas y delicadas, aire flemático y un tanto insípido, cara de no haber roto nunca un plato) parecía la clase de tipo que se pasa la vida devorando libros, escribiendo poemas y hablando en serio: un tipo, en suma, capaz de amargarte la noche si en una cena multitudinaria tienes la mala suerte de sentarte a su lado. Por el contrario, Niko (apenas un metro sesenta y cinco, camiseta sin mangas empapada de sudor, cuerpo robusto y musculoso de estibador, aspecto decidido e insolente, mirada intensa, inquieta y hambrienta de buscavidas, aunque con una expresión vagamente cerril) pertenecía a la clase de tipos que una prefiere no encontrarse a ciertas horas en un suburbio desierto, aunque, siendo como soy mujer de pocos prejuicios, estoy dispuesta a admitir que existe la posibilidad de que tras un aspecto tan bronco, rudo y pendenciero palpite un corazón de oro macizo. De cualquier forma, Niko distaba mucho de ser el tipo que uno elegiría para departir con él sobre los fascinantes efectos de la ausencia de comas en la obra de X. Claro que yo no tenía la menor intención de embarcarme en una conversación semejante. Acababa de conocer a mi padre biológico a la edad relativamente avanzada de veintisiete años y habría dado lo que fuera por olvidar este hecho. No negaré que, como todo hijo de padre desconocido, había fantaseado en torno a la identidad de mi progenitor pero, a diferencia de otros, yo siempre había tenido la sensatez de no tratar de averiguar la verdad. Por otra parte, mis conjeturas acerca del enigma de mi paternidad se habían convertido en un excelente antídoto contra el insomnio. Así habrían seguido las cosas de no ser porque hace algo más de una semana, un tipo imparcialmente vulgar y poco atractivo llamó de improviso a mi puerta y, tras informarme de que era mi padre, me dijo que las cosas no podían irle peor; estaba sin blanca, su tercera mujer lo había echado de casa, sus hijos no querían saber nada de él (imaginé que hacían bien) y yo era la única persona de este mundo que podía ayudarlo permitiéndole que se alojara una temporada en mi casa, el tiempo suficiente para conseguir un trabajo. Acepté a regañadientes pero tres días de convivencia me bastaron para comprender con absoluta claridad que tenía que librarme de él como fuese. Saqué mis ahorros del banco y se los di, con la única condición de que desapareciera de mi vida. No vayan a creer que me arrepiento de mi actitud; digamos que habría preferido que aquel hombre imparcialmente vulgar y poco atractivo que se presentó de improviso en mi casa hubiera sido el inspector de Hacienda, un testigo de Jehová en misión evangelizadora o un psicópata asesino, cualquier cosa antes que mi padre biológico. Me habría ahorrado el mal trago y una larga y árida sucesión de noches de insomnio, pues aunque traté de seguir con mis especulaciones nocturnas acerca de la identidad de mi progenitor, como si nada hubiera sucedido, mis fantasías me habían quedado fláccidas y no surtían el menor efecto contra el insomnio. Además, el rostro y los modales de aquel individuo ordinario y estúpido (en los tres días que estuvo en mi casa no había observado en él indicios susceptibles de revocar mi primera impresión) volvían a atormentarme en cuanto me metía en la cama y apagaba la luz, con lo que mi paisaje interior quedaba considerablemente afeado. Fueron el insomnio y la irritación que provocaba en mí el hecho de que aquel individuo imparcialmente vulgar se hubiera incrustado en mi vida interior sin que mediase invitación alguna por mi parte los que me llevaron de madrugada al bar donde encontré a Dickie y a Niko. Y fue mi determinación a no dormir sola esa noche, unida a la incongruencia que se desprendía de aquel extraño tándem, lo que finalmente me impulsó a abordarlos. Obviaré aquí los trámites mediante los que les di a entender a aquellos dos cuáles eran mis proyectos a corto plazo. Baste decir que ambos (cada cual a su manera, por supuesto) se prestaron de inmediato y sin condiciones a colaborar conmigo en la realización de los mismos. Apenas una hora después, yo estaba desnuda en mi cama. Todavía no habíamos pasado a mayores, pero yo estaba encantada con el espectáculo que me ofrecían Dickie y Niko, también desnudos, discutiendo sin alterarse cuestiones de procedimiento y con sus dulces pollas cabeceando, enhiestas e inquietas.

– Déjame empezar a mí, por favor -le suplicaba Dickie a su amigo-. Estoy que reviento después de haberle manoseado las tetitas y el coñito húmedo; y, al fin y al cabo, tú ya hiciste el amor anteayer.

– Oye, macho, es que eres muy lento. Te tomas lo de follar con tanta calma que puedes estar bombeando dos horas seguidas, joder. Y yo, mientras tanto, ¿qué hago? ¿Cascármela y aplaudir?

– El culo -apuntó Dickie escuetamente.

– Nada de culos. Contigo siempre me toca el culo. Quiero coño.

– Te prometo que iré rápido.

– Venga, macho, eso no te lo crees ni harto de vino.

– Si me dejas follar primero, te pago tu parte del alquiler de este mes.

– De este mes y del próximo -apostilló Niko, revelando un firme talento para la negociación.

– Vale -aceptó Dickie-. Está en paro, ¿sabes? -añadió dirigiéndose a mí al tiempo que llevaba a cabo las primeras maniobras de penetración. Tenía un instrumento de calibre considerable y lo manejaba con aplicación y parsimonia, como si una voz interior le dictase sobre la marcha un pormenorizado modo de empleo.

– Estás empapada. ¿Siempre eres tan hospitalaria?

– Estoy contemplando seriamente la posibilidad de abrir un hotel.

Sacó la polla, que estaba reluciente de mis jugos, y la contempló unos instantes, con la actitud de un entomólogo que se enfrenta a un insecto no documentado. Niko hizo un gesto de desesperación.

– Oye, chaval, si empiezas a hacer pausas publicitarias, nos vamos a tirar aquí una semana. Y tú no le des conversación, joder, que el chico ya es bastante lento de por sí.

– Si quieres, te la chupo -ofrecí yo en un arranque de caridad cristiana.

Niko no se hizo de rogar. Hincado de rodillas en la cama, me inhabilitó por completo para la charla.

En esas circunstancias estaba yo, con dos trabucos trabajando duro, el uno para no vaciarse inmediatamente en mi boca, el otro para hacerlo lo antes posible en mi coño, cuando se abrió la puerta de mi habitación y -¡oh, visión pavorosa surgida de mis más negras pesadillas!- entró mi padre. Dickie y Niko dejaron de mover el rabo durante unos instantes, pero ninguno de ellos renunció al cálido orificio que los cobijaba, de forma que no pude gritar como sin duda lo habría hecho de estar expedito el camino. Para mi absoluta desesperación, oí que Niko decía:

– ¡Hola, colega! No te preocupes; enseguida acabamos y te dejamos vía libre. Tienes una colega cojonuda, una tía sin manías ni tonterías. Cachonda de verdad, ¿eh? Acabamos de conocerla y ya ves…

A punto estuve de arrancarle la polla de un mordisco, pero me apiadé. No era mal tipo y, por otro lado, ¿cómo iba a saber que aquel hombre era mi padre? Además, supuse que mi padre, movido por un último vestigio de decencia, daría media vuelta y se largaría. Desde luego no podía ir más desencaminada. Vi que mi padre se sacaba el cipote de la bragueta al tiempo que se acercaba a nuestro grupo, y empezaba a meneársela. Contra todo pronóstico, ver la polla gorda de mi desagradable progenitor me excitó. Imagino que los movimientos de mi culo y mis caderas se hicieron más perentorios porque las embestidas de Dickie arreciaron en cuanto a ritmo y violencia, como en un eco de mi propia urgencia.

Tal vez, quién sabe, la irrupción de un desconocido también lo había excitado; en cualquier caso, después de anunciar con voz inexplicablemente serena que derramaría fuera de mi coño para que los demás no naufragaran en su esperma (palabras textuales), Dickie sacó la verga y vertió su leche en mi vientre, tras lo cual me descabalgó para ceder su lugar a mi padre. El hecho de que Dickie el lento se hubiera corrido antes que Niko el rápido se me antojó una crueldad gratuita de un destino burlón. Si hubiera sido al revés, yo habría podido manifestar mi firme oposición a que mi padre me tocara un pelo. Que me excitara verle el rabo era una cosa, pero de ahí a que aceptara algo más mediaba un abismo. Supongo que mi padre se hacía cargo de la situación. Obtuso para muchas cosas y rápido y ágil para otras, comprendió que en cuanto yo quedara libre de Niko, que me inmovilizaba con su peso, ya no habría oportunidad alguna para él, así que decidió actuar rápido. Yo había cruzado las piernas con fuerza para disuadirlo, pero él se agenció la colaboración de Dickie con notable astucia.

– Oye, tío, la colega tiene ganas de jugar. ¿Por qué no me ayudas? Habida cuenta de lo desinhibida que me había mostrado con ellos, Dickie no vio nada extraño en lo que proponía mi padre, de forma que se dispuso a abrirme las piernas. Por fortuna, en ese preciso instante, Niko se corrió ruidosamente. Yo me tragué el semen, me saqué de encima a Niko como pude y dije rápidamente:

– ¿Por qué no sodomizáis a mi novio? Es una de sus mayores fantasías, aunque todavía no la ha llevado a la práctica. Naturalmente, fingirá resistirse un poco, pero sólo para jugar.

No necesité añadir más. Dickie y Niko cruzaron una mirada de complicidad y se pusieron manos a la obra. Poco después, Niko sujetaba a mi padre biológico mientras Dickie se lo pasaba por la piedra con la concienzuda parsimonia que lo caracterizaba y yo me hacía una paja a la salud de todos los hijos de padre desconocido de este mundo. Luego, cuando mi padre desapareció de mi vida para siempre y con el rabo convenientemente encogido entre las piernas, les confesé a mis amigos mi parentesco con aquel tipo. Cuál no sería mi sorpresa cuando Dickie y Niko me contaron entre risas que también ellos habían descubierto meses atrás que eran hermanos de padre. Ahora no sólo compartían piso, sino que habría sido difícil encontrar a dos amigos mejor avenidos.


Vida y milagros de Raymond Star

<p>Vida y milagros de Raymond Star</p>

Jamás se me habría ocurrido escribir estas líneas de no ser por el sentimiento de flagrante injusticia que se apoderó de mí al leer las estupideces publicadas en la prensa tras la reciente muerte de Raymond Star. Supongo que a los periodistas no les faltan atenuantes: la urgencia de la hora del cierre y las lógicas limitaciones de espacio hacen que a menudo sus informaciones resulten un tanto precipitadas y superficiales, cuando no directamente desfiguradas. No obstante, cabría decir en su descargo que no siempre resultaba fácil entender a Raymond Star. Pero ofrecer de él la imagen de un playboy banal, obsesionado por coleccionar la mayor cantidad posible de aventuras amorosas, es hacer una caricatura, mediocre y perezosa, de un hombre que no sólo fue un amante extraordinario, sino que, además, llevó las teorías socialistas al amor. Por otra parte, Raymond fue el primero en declarar abiertamente (en un artículo de su puño y letra publicado hará cosa de diez años) que era un obseso sexual y que, en materia de mujeres, era incapaz de discriminar pues le gustaban todas sin excepción. Raymond siempre fue un ejemplo de curiosa y obstinada coherencia. Sostenía, tanto en el plano de la especulación teórica como en el de la praxis cotidiana, que ni el hombre ni la mujer están hechos para gozar de una sola pareja. En una ocasión, cuando yo intentaba refutar su teoría, Raymond me preguntó: "¿Cuál es tu novela favorita?" "Lolita", contesté yo sin apenas pensármelo. "¿Cuántas veces la has leído?" "Tres, si mal no recuerdo." "¿Y qué crees que ocurriría si te obligaran a leer únicamente Lolita durante veinte años? Piénsalo bien: Lolita y nada más que Lolita. Lolita cuando te apeteciera Lolita y Lolita cuando te apeteciera cualquier cosa menos Lolita." "Bueno -contesté yo tratando de ser sincera con Raymond y conmigo misma-, no creo que se pueda comparar a una persona con un libro pero supongo que al cabo de cierto tiempo de leer sólo Lolita acabaría precipitándome con irreprimible voracidad sobre la guía telefónica." "Pues bien, querida: yo opino que una persona es como un libro: te da acceso a una conciencia, a un mundo peculiar e irrepetible y amplía tu experiencia vital. Pero si te obligan o te obligas a confinarte dentro de los límites de ese único mundo, tarde o temprano ese espacio se torna prisión, no porque ya no te guste, sino porque un afán inexplicable e ineludible te empuja a conocer cualquier otro mundo que te haga descubrir y sentir cosas distintas, que te permita en cierto modo ser otro. Amar a una persona, querida, es viajar a lo largo y ancho de otro pellejo y por tanto, es también hacer estallar nuestros estrechos mundos. Hay muchos paisajes que recorrer y poco tiempo para hacerlo.”

Es probable, tal y como lo dijo la prensa, que Raymond tuviera más amantes que Casanova, Kennedy y Sinatra juntos. Pero es de justicia señalar que jamás ha pisado la tierra un hombre más generoso, exquisito y considerado. Cada vez que estoy en un bar, por ejemplo, y veo a una mujer compuesta de forma que no es difícil deducir que está esperando a un amante y lanzando nerviosas ojeadas a su reloj y a la puerta, recuerdo lo mucho que Raymond detestaba hacerse esperar o que lo hicieran esperar. No era ni mucho menos la clase de tipo vanidoso que se siente importante al pensar en la espera que impone a otros. Una vez me contó que, siendo apenas un adolescente, una gitana le hizo subir una tarde a un carromato para leerle las líneas de la mano. El chico que minutos después bajó del carromato sin el duro que su madre le había dado para comprar chocolatinas y que la gitana le exigió como pago por sus servicios, no era, según me dijo Raymond, el mismo que había subido a é la gitana le había vaticinado una vida breve si bien, al ver la alarma que se asomaba a los ojos del niño, matizó que, pese a la brevedad, esa vida había de ser extraordinariamente intensa en sucesos y encuentros. Y esa tarde sin chocolatinas forjó al adulto que, desde ese preciso instante, emprendió una particular cruzada contra el tiempo. Pero, aunque se había propuesto hacer las cosas deprisa, también quería (y eso es algo que los periodistas hacen mal en olvidar) hacerlas muy bien, con todos sus sentidos puestos en ellas, para gozar de cada instante con la mayor intensidad y delectación posible.

Cuando yo fui su amante (aunque creo que siempre fue así), Raymond Star era un hombre muy ocupado. Estaba embarcado en otras dos aventuras amorosas (nunca vivía simultáneamente más de tres o cuatro, pues decía que si uno pretende oler más de tres o cuatro perfumes al mismo tiempo los sentidos acaban por embotarse) y, amén de sus ocupaciones sentimentales, tenía que dirigir sus florecientes negocios, que constantemente lo llevaban de un punto a otro del planeta, de forma que, muy a pesar suyo, a veces le era del todo imposible acudir a sus citas a la hora fijada. Con todo, era un tipo tan considerado y admirable que había pergeñado un ingenioso sistema para hacerse perdonar la espera. Llevaba yo apenas dos meses de regocijantes amoríos con Raymond cuando, una noche, a la hora exacta en que habíamos acordado encontrarnos en mi casa, sonó el timbre de la puerta. Esperé unos segundos para no traicionar mi impaciencia y, cuando abrí la puerta, un enorme ramo de flores ocultaba el rostro de un hombre que resultó no ser Raymond. Tampoco era, a decir verdad, un recadero cuya función se limitara a retirarse una vez entregadas las flores. Para mi absoluta perplejidad, el tipo me contó con pasmosa calma que acudía a mí en calidad de telonero de Raymond Star.

– ¿Cómo dice? -pregunté reprimiendo un arrebato de ira y deseando ardientemente haber entendido mal.

– Raymond vendrá, de eso no hay la menor duda. Lamentablemente, no podrá hacerlo hasta dentro de un par o tres de horas, porque su vuelo desde Sidney se ha retrasado, así que me envía a mí como telonero, ya sabe, esa palabra que se aplica al grupo que toca antes que la estrella en los conciertos, como una especie de aperitivo mientras el público espera.

– ¿Cómo se atreve? -troné yo, tratándolo de usted para marcar distancias y expresándome en un tono de voz que sonara tan disuasivo y terminante como el que habría empleado una walkiria.

– No siempre soy mal recibido.

Señalé hacia la puerta para dar a entender con inapelable claridad que ahí acababa mi trato con aquel tipo (y con el monstruo de desvergüenza y cinismo que me lo había enviado). Pero el tipo era obstinado.

– Escucha, escúchame tres minutos y luego, si sigues queriendo que me largue, me iré. Pero ¿sabes lo que ocurrirá si me marcho? En primer lugar, la cena que has preparado para Raymond, y que me imagino que te ha llevado horas preparar…

– La he encargado en una charcutería -mentí.

– No importa; supongo que es un manjar delicioso. Y yo tengo bastante hambre.

Por primera vez me fijé en aquel tipo. Tenía unos hermosos ojos, grandes y tristes, de un color verde acuoso, sombreados por unas espesas pestañas negras. Era alto y de complexión recia, pese a lo cual desprendía un aire de delicadeza, vulnerabilidad y misterio. Sentí cierta curiosidad por saber qué clase de tipo podía prestarse a ser el "telonero" de otro hombre. Y, aun cuando mi curiosidad se me antojó impertinente e irritante, decidí concederle el tiempo que me pedía. Al fin y al cabo, tres minutos, habida cuenta de que la esperanza de vida en el mundo occidental ronda los setenta años, no suponen una gran pérdida.

– En segundo lugar, si me marcho, te pasarás dos o tres horas sin hacer nada más que esperar a Raymond, con lo que, cuando él llegue, estarás de un humor de perros y, por mucho que te esfuerces, acabarás arruinando vuestra cita. Ya sabes: es una puñetera ley a la que el comportamiento humano casi nunca escapa: empezarás por tratarlo con frialdad, para demostrarle que no es tan importante en tu vida, luego te crisparás por cualquier detalle estúpido y acabaréis discutiendo y peleándoos. En cambio, si yo me quedo, bueno, soy bastante malo haciendo publicidad de mí mismo… Sólo te pido que me concedas el beneficio de la duda. Tal vez mi música no sea tan buena como la de Raymond, al fin y al cabo es la suya la que deseas, y no tengo la menor intención de competir con él, pero… Te diré que estoy incluso de acuerdo contigo en que todo esto es un disparate, pero también creo que a veces no viene mal un poco de locura…

– Espero que te guste el roastbeef poco hecho -dije a modo de veredicto. Todavía no estaba segura de querer "oír la música" de aquel tipo, pero me había gustado lo suficiente como para compartir con él una cena.

A lo largo de la velada, me enteré de que Tom era el hermano menor de Raymond.

Cuando ya habíamos dado cuenta de una botella de vino e íbamos por la segunda, me contó que había nacido con una anomalía física que había hecho de él un ser taciturno, esquivo y solitario que de pequeño solo aceptaba de buen grado la compañía de Raymond, a quien idolatraba. De hecho, prosiguió, si no hubiera sido por Raymond, jamás se habría atrevido a relacionarse sexualmente con una mujer. Advertí que vacilaba antes de contarme que la primera vez que se metió en la cama con una chica fue su hermano quien lo obligó a hacerlo. Pese a que Raymond estaba locamente enamorado de ella (en realidad era su primer amor), le rogó a la chica que, antes de acostarse con él, lo hiciera con Tom. Así era Raymond, siguió contándome Tom: un tipo sentimental que sencillamente no podía ser feliz si no contribuía en alguna medida a que los demás lo fueran.

– ¿Estás seguro -lo interrumpí secamente- de que su caritativa actitud no obedece al propósito de humillarte, de dejar bien claro que es él quien gusta y conquista a las mujeres?

Pero mi pregunta no obtendría respuesta hasta mucho más tarde, porque el timbre de la puerta sonó en ese preciso instante. Era Raymond, por supuesto, y Tom se despidió de nosotros.

Las siguientes veces en que Raymond me mandó teloneros, me descubrí algo decepcionada por el hecho de que no fueran el misterioso Tom Star. Pero siempre se trataba de tipos que merecían la pena, hombres atractivos en un sentido u otro (por mucho que me esforcé, jamás detecté en ellos anomalías físicas) pero que tenían o habían tenido problemas en sus contenciosos afectivos con las mujeres. Algunos eran demasiado tímidos e inseguros como para dominar el lenguaje de la caza, otros acababan de pasar por alguna experiencia amarga que había socavado su confianza en sí mismos. Una no podía sino llegar a la conclusión de que Raymond seleccionaba cuidadosamente a sus teloneros. Hubo ocasiones en las que incluso llegué a lamentar que el titular de la plaza apareciera. Empecé a pensar que Tom tenía razón. Tal vez no era exactamente felicidad lo que Raymond se proponía repartir, pero conseguía despertar en mí un apetito por otros hombres, otros mundos. Y esos hombres eran por lo general tipos cuyo atractivo no se desvelaba a la primera ojeada; había que detenerse en ellos y tomarse el trabajo de "leerlos" con atención.

Una noche, Tom Star volvió a irrumpir en mi vida. Huelga decir que le dispensé una acogida mucho más calurosa que la primera vez. Creo que se dio cuenta de que yo estaba contenta de volver a verlo y, durante toda la velada, se mostró radiante. No era la clase de tipo que te deslumbra de buenas a primeras, pero su atractivo iba haciendo lentamente mella en mí. A diferencia de Raymond, Tom no parecía tener prisa alguna por exprimirle el jugo a la vida. Hubo un momento, cuando ya habíamos acabado de comer el postre, en que ambos nos levantamos a la vez, como movidos por un doble resorte. Yo tropecé, estuve a punto de caerme y Tom se apresuró a sujetarme. Rocé accidentalmente su entrepierna y noté que él se estremecía. Lo miré a los ojos y advertí un matiz de aprensión en su mirada. Me pregunté por qué perdía el aplomo precisamente cuando mi actitud demostraba tan a las claras que lo deseaba físicamente. Para que no cupiera ya la menor duda, me lancé vorazmente en pos de su boca. Minutos después, Tom Star y yo rodábamos alborozados por la moqueta del salón. Yo llevaba un vestido ligero que, al poco, se vio reducido a ejercer de bufanda mientras Tom, todavía vestido, acariciaba y succionaba mi palpitante topografía. Era un amante fogoso y a la vez de una parsimonia poco frecuente. Parecía disfrutar llevándome una y otra vez al borde del orgasmo con la lengua; cuando se daba cuenta de que yo estaba a punto de correrme, dejaba de chuparme el clítoris y me lamía el interior de las orejas, el cuello y las tetas, dejándome tan mojada como un pantano tras unas lluvias torrenciales. Cada vez que yo intentaba abrirle la bragueta, se escamoteaba con juguetona habilidad. Vaya, pensé, al chico dulce y tímido le gusta imprimirle su propio ritmo a la "lectura". De pronto, se sacó una venda negra del bolsillo y me tapó con ella los ojos. Tras una breve espera, se echó encima mío, dispuesto a follarme. Cuál no sería entonces mi sorpresa al sentir que Tom me penetraba simultáneamente por los dos agujeritos vecinos con que Madre Naturaleza nos ha dotado, con su característica sabiduría, a las mujeres. Primero pensé que utilizaba un consolador de refuerzo pero enseguida me di cuenta de que eso no era posible; las dos pollas con que Tom me embestía se movían al mismo ritmo y, por otra parte, las manos de mi amante me estrujaban las tetas, con lo que difícilmente habría podido manipular un consolador. En cualquier caso, el placer que me producían los dos falos entrando y saliendo de mi interior era tan enorme que no me hallaba en situación de hacerme demasiadas preguntas. La polla que se agitaba en mi culo comunicaba a la vulva violentas oleadas de placer. Era una sensación enloquecedora que me hacía rugir de gusto, pero Tom acalló mis gritos tapándome la boca con la suya. Fue entonces cuando un orgasmo salvaje, un seísmo que debió marcar la puntuación máxima en la escala de Richter, me sacudió entera. Tom retiró su boca para que gritara y llorase a gusto mientras él se derramaba en mis diversas interioridades. Afortunadamente, ese día Raymond acudió muy tarde a la cita, de forma que su hermano y yo pudimos seguir explorándonos a placer. La única condición que impuso Tom a nuestros intercambios carnales fue que yo no debía mirar jamás sus encantos bifálicos. En cuanto alguien lo hacía, me explicó, sus dos pollas gemelas, que eran más bien vergonzosas, perdían todo su vigor y esplendor y ya nada era capaz de reanimarlas durante bastante tiempo. Cuando Raymond apareció, fue Tom quien debió abrirle, pues para entonces yo ya estaba inmersa en un sueño dulce, profundo y reparador. Ignoro lo que dijeron pero, al día siguiente, era Tom quien estaba conmigo en la cama. Siempre me ha gustado desayunar en la cama pero, esa mañana, el desayuno, compuesto en lo esencial por un par de huevos con salchichas -bendito plural- se me antojó especialmente sabroso aun cuando me viera obligada a tomarlo con los ojos tapados con una venda.

Desde entonces, Tom Star y yo nos hicimos inseparables. Raymond, que se percató de que estábamos locos el uno por el otro, se retiró con la discreta caballerosidad del buen perdedor. Digamos que siguió la senda de la aventura, mientras Tom y yo, por naturaleza más sedentarios, profundizábamos en nuestra mutua "lectura". Aun hoy seguimos haciéndolo con resultados bastante felices. Todavía no conozco visualmente a las encantadoras hermanas gemelas que tanto placer le dan a mi anatomía, pero Tom me ha prometido que quizá algún día, quién sabe, las dos chicas estén dispuestas a ser formalmente presentadas.


Mercedes Abad

<p>Mercedes Abad</p>
***