/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Un corazón traicionado

Jessica Hart

Juliet Laing no podía criar a sus pequeños gemelos si tenía que ocuparse ella sola de su rancho de ganado. Necesitaba un capataz, y pronto…

Jessica Hart

Un corazón traicionado

Título Original: Outback husband (1998)

Serie: Amor en Australia 2

Capítulo 1

– ¡MAMI, viene alguien!

Secándose las manos en el mandil, Juliet salió de la cocina y se puso las manos a forma de visera para mirar la alta columna de polvo rojo que indicaba que un vehículo se acercaba a ellos.

– ¿Quién es? -preguntó Kit, con la seguridad de los tres años de que su madre lo sabía todo.

Andrew alzó la vista.

– Es un coche -dijo con desdén para volver a remover la tierra con su pala de juguete.

Como su gemelo, era un niño corpulento, con el angelical pelo rubio de Hugo y sus propios ojos azules oscuros, pero Juliet sabía que bajo el aspecto idéntico se escondían dos personalidades muy diferentes. Andrew era terco y decidido y podía jugar a lo mismo durante horas mientras que Kit se distraía con facilidad, hacía muchas preguntas y solía meter a su hermano en problemas.

– Lo es -acordó Juliet cuando Kit ya abría la boca para protestar-. Pero como va alguien dentro, Kit también tiene razón. Quizá sea el nuevo capataz.

– ¿Qué es un capataz?

Ese era Kit, por supuesto.

– El que nos va a ayudar a llevar el rancho.

Si había algo que necesitaba era ayuda, pero Juliet no podía dejar de preguntarse si había tomado la decisión adecuada. Por encima de todo, Cal había parecido la persona ideal. Cuando le había preguntado a un vecino por referencias le había dicho que era el mejor para llevar una propiedad como la suya. También le había dicho que era un buen hombre.

Cal Jamieson podía hacer bien su trabajo, pero cada vez que Juliet recordaba su conversación telefónica, sentía una leve inquietud.

Había sonado brusco, pero Juliet ya había aprendido a no esperar que los rancheros emanaran encanto. Hugo la había hecho desconfiar del carisma superficial. No, era algo en la forma en que él se había hecho cargo de la conversación. Por supuesto, ella había querido saber si era competente, pero ¿no debería haber dependido de ella el sugerir un período de prueba? Y había algo más, Juliet había quedado con la impresión de que guardaba algún tipo de hostilidad contra ella.

Bajó la vista hacia los dos niños pequeños que jugaban con la tierra en la base de los escalones y sintió una punzada de amor tan intensa que le atenazó la garganta. Sus niños. Ellos merecían cada lágrima de puro agotamiento, cada noche pasada en vela preocupada por su futuro. Wilparilla era su herencia y lucharía para conservarlo para ellos. No le importaba lo hostil que Cal Jamieson se pusiera siempre que la ayudara a conseguirlo.

Sin embargo, no podía dejar que la pisoteara. Juliet no tenía intención de repetir el mismo error que había cometido con el último capataz. Dejaría muy claro desde el principio quien era allí el jefe.

Quitándose el mandil, Juliet entró en la casa para lavarse la cara con agua fría y pasarse los dedos por el pelo. Puso una mueca al ver su reflejo en el espejo. El estrés y el agotamiento del año anterior le hacían parecer mucho mayor de los veinticinco años que tenía. En un concurso de vigor, competencia y bravura, hasta el tubo de dientes tendría más posibilidades que ella en ese momento.

Por un momento, se permitió pensar en la chica que había sido en Londres, tan bonita, vivaz y segura de que podría comerse el mundo. Eso había sido antes de casarse con Hugo, por supuesto. Y ahora, allí estaba, en un aislado rancho de ganado en el otro extremo del mundo y con la única seguridad de que haría lo que fuera por conservar Wilparilla para sus hijos. Aunque eso significara tener que tratar con el desconocido Cal Jamieson.

– ¡Mami, mami! ¡El capataz está aquí! -gritó Kit entrando como una tromba.

– Bueno, entonces será mejor que salgamos a saludarlo.

Ahora que había llegado el momento, se sentía ridículamente nerviosa. El futuro de Wilparilla dependía del hombre que esperaba fuera, pero no podía dejarle entrever lo desesperada que estaba por la ayuda de alguien.

Kit salió con cara de importancia al porche Y bajó los escalones pura reunirse con su gemelo. El hombre arrodillado al lado de Andrew parecía inmerso en una seria conversación y sólo se le veían los vaqueros y una camisa azul marino. Tenía la cara tapada casi por completo por el sombrero, pero al volver la cabeza para mirar a Kit, Juliet vio unos dientes muy blancos bajo el ala del sombrero.

Parecía una sonrisa tan agradable que sintió renacer la esperanza, pero cuando levantó la cabeza más y la vio, la borró como si nunca hubiera existido. Se estiró y se quitó el sombrero.

– ¿Señora Laing?

Su primera impresión fue la de un hombre corpulento, de aspecto tranquilo, con una cara fina, una boca fría y unos ojos grises glaciales. Unos ojos que daban ganas de volverse sobre sus talones y salir corriendo.

Esbozando una sonrisa, bajó los escalones hacia él. Era más alto de lo que había pensado y se sintió en desventaja al alzar los ojos hacia él.

– Juliet, por favor -dijo estirando la mano-. Usted debe ser Cal Jamieson.

“Juliet, por favor”, imitó para sí mismo con aquel cristalino acento inglés.

Sonaba igual que por teléfono, tan compuesta, segura de sí misma y con aquel irritante tono de superioridad, pero por otra parte, aquella voz no parecía pertenecer a la chica que tenía delante.

No había pensado que fuera tan joven. No podía tener más de veinticinco años. Demasiado joven para poseer una propiedad como aquélla. Un rancho necesitaba a alguien que conociera la vida al aire libre, no a aquella chica de débil sonrisa y modales formales.

También era más guapa de lo que había esperado, admitió a regañadientes. Muy fina, casi delgada, tenía pelo oscuro, exquisitos pómulos y grandes ojos de un azul tan oscuro que parecía casi púrpura. Podría describírsela como una belleza sí no fuera por lo agotada que se la veía. Tenía profundas ojeras y le recordó a un pura sangre, inquieto y tembloroso antes de una gran carrera. Cal no tenía nada contra los pura sangre, pero aquél era un país áspero, un sitio para caballos medio deslomados que pudieran trabajar. Podrían no ser bonitos, pero eran útiles.

Mirando a Juliet Laing, Cal dudó si habría sido alguna vez de utilidad para alguien salvo para sí misma.

– Sí, soy Cal -dijo con voz profunda aceptando su mano.

Había tenido mucho tiempo en el largo viaje desde Brisbane para preguntarse si no estaría cometiendo un terrible error al volver a Wilparilla, pero ahora que veía a aquella mujer frágil y nerviosa, pensó que había acertado, después de todo. Una mujer así, nunca duraría mucho allí. Volvería para Inglaterra en cuanto las cosas se pusieran difíciles y él volvería al sitio al que pertenecía.

Su apretón fue sorprendentemente firme, sin embargo. Cal la miró a los ojos y deseó no haberlo hecho nunca. Eran unos ojos extraordinarios, el tipo de ojos que podrían meter a un hombre en problemas. No había nada frágil ni nervioso en aquella mirada, que estaba cargada de firmeza y obstinación.

Durante un largo momento, se midieron el uno al otro y a Juliet le pareció que entre ellos se había lanzado un reto. No sabía cuál, pero estaba segura que Cal Jamieson pensaba que aquél no era lugar para ella. Bueno, pues si pensaba que iba a irse con el rabo entre las piernas, estaba muy equivocado.

– ¿Vamos a hablar a la terraza? -preguntó con frialdad.

– ¿Hablar?

Por su tono, pareció que le hubiera hecho una propuesta indecente.

– Apenas se puede llamar entrevista nuestra conversación telefónica.

– Es un poco tarde para una entrevista, ¿no? Acordamos que vendría para un período de prueba como capataz.

¿Qué quería decir con acordamos?, pensó Juliet enfadada. Ella había aceptado emplearlo en concepto de prueba.

– Llevo conduciendo cuatro días para llegar hasta aquí y hacerlo. ¿Qué pasa sí no paso la entrevista? ¿Espera que me vuelva directamente a Brisbane?

– Por supuesto que no.

Juliet apretó los dientes. Aquello iba a ser peor de lo que había pensado. No había sido imaginación suya aquella corriente de hostilidad que había sentido por teléfono. Y no es que fuera agresivo, no. Permanecía calmado e implacable.

– Mire -dijo haciendo un esfuerzo por sonar razonable-. Pete Robins lo ha recomendado, pero lo único que sé es que ha venido de Brisbane y que necesita un trabajo. Lo único que sabe de mí es que necesito a un capataz. Si vamos a estar trabajando muy cerca, creo que deberíamos saber algo más el uno del otro.

Él sabía mucho más de ella que eso, pensó Cal. Sabía que su marido y ella habían llegado de Inglaterra y comprado aquella propiedad por capricho. Sabía que habían ignorado a los vecinos, despedido a los buenos trabajadores y abandonado la propiedad que a él le había costado tanto levantar y que ahora, que su marido estaba muerto y no había razón para quedarse, ella se había negado con terquedad a vender. Esperando que le ofrecieran más dinero, supuso con disgusto, como si ya no tuviera suficiente. Era una mujer estúpida y consentida que se había interpuesto en su camino.

Pero por ahora le seguiría la corriente, pensó mientras seguía a Juliet a la terraza. Que pensara que estaba desesperado por un trabajo si era eso lo que quería.

Se sentó en una de las sillas de caña y posó el sombrero en el suelo, contento de que Pete Robins le hubiera avisado de los cambios que los Laing habían hecho en su casa. El loco plan de Hugo Laing parecía haber sido el cotilleo de la zona. En vez de invertir el dinero que tanto necesitaba la tierra, se había gastado miles de dólares en remodelar la casa desde los cimientos. La idea había sido crear un tipo de acomodación de lujo para turistas de alto nivel, pero por lo que Cal sabía, todavía no había aparecido ninguno.

El intenso contraste entre el pretencioso estilo de la vivienda y el estado de ruina de la propiedad le puso furioso, pero por otra parte estaba contento. Ver a otra persona viviendo en la humilde casa que él había compartido con Sara le hubiera resultado intolerable y así no tendría que enfrentarse con los fantasmas del pasado.

Entonces miró a Juliet, que estaba sentada en el otro sillón de caña. Tenía una elegancia natural que hacía que pareciera estar posando para una revista de vida natural, a pesar de sus vaqueros y su sencilla camisa de color arena.

– ¿Qué tipo de cosas quiere saber?

La resignación y el aburrimiento del tono de su voz le pusieron a Juliet los nervios a flor de piel. ¡Ni siquiera intentaba parecer amable! Y encima, no sabía por donde empezar. Estaba tan cansada la mayor pare del tiempo que hasta una simple conversación le sobrepasaba.

– Bueno, ¿cuánto tiempo llevaba en Brisbane, por ejemplo?

– Casi cuatro años.

El mismo tiempo que ella llevaba allí, pensó Juliet. Toda una vida.

– ¿Y qué hacía allí?

Intentó sonar relajada y amable, pero la actitud de Cal como si estuviera en su propia casa, le ponía nerviosa. No tenía derecho a parecer que era él el que pertenecía allí y que ella era la completa extraña.

Cal vaciló.

– Tenía mi propia empresa.

Esperaba que no le preguntara más. Si descubriera lo bien que le había ido se preguntaría por qué estaba buscando trabajo de capataz.

Juliet no interpretó bien su vacilación. La compañía debía haber fracasado, por eso había ido hasta tan lejos para buscar un trabajo. Pero parecía que no quería hablar de ello.

– Pete Robins me dijo que procedía de esta zona. ¿Por qué fue entonces a Brisbane?

– Razones personales.

– Bueno… eh… entonces, ¿cómo se siente al haber vuelto?

Él la miró fijamente.

– ¿Qué quiere decir con cómo me siento?

– Pues que si está contento de haber vuelto. ¿Siente haber dejado a sus amigos en la ciudad? ¿Le preocupa trabajar para una mujer? No es usted muy comunicativo, ¿verdad?

¿Qué pensaba aquella mujer que era aquello, una fiesta de cóctel?

– No creo que eso importe -dijo Cal exasperado-. Si yo estuviera buscando un capataz, no perdería el tiempo preguntándole cómo se siente. Querría saber lo que sabe hacer. Si tengo que pasar por esta farsa, ¿por qué no intenta preguntarme algo relevante?

– He intentado averiguar algo de su experiencia -dijo Juliet enfadada.

– ¿Experiencia en qué? Un capataz tiene que saber hacer mucho más que sentarse en una oficina y administrar.

– De acuerdo. ¿Qué preguntaría usted, ya que parece saber tanto del asunto?

– ¿Si yo estuviera contratando a un capataz? Querría saber si puede pilotar un aeroplano y conducir un remolque ¿Podría construir una maldita presa y arreglar un generador? ¿Sabe de contabilidad? Y eso aparte de lo elemental como conducir ganado, enlazarlo, atrapar toros, castrar, marcar, descuernar, construir vallas…

– ¡De acuerdo, de acuerdo! Ya lo ha dejado claro. ¿Puedo suponer que sabe hacer todo eso? -preguntó con cierto sarcasmo mirándolo a los ojos.

– Lo descubrirá en los próximos tres meses, ¿no cree?

Los ojos azules de Juliet destellaron peligrosamente y alzó la barbilla al mirarlo con enfado.

– No ha hecho absolutamente ningún esfuerzo por cooperar desde que ha llegado. En vez de eso, ha dejado muy claro que no sé nada de dirigir un rancho. Cal abrió la boca, pero ella no le dio la oportunidad de hablar-. Bueno, puede que sea verdad, pero una cosa sí sé y que es que no estoy dispuesta a pagar un buen sueldo a alguien que me vaya a tratar como si fuera estúpida. Soy una mujer inteligente intentando superar una situación extremadamente difícil. Quiero un capataz que sepa levantar este rancho, dirigirlo con eficacia y tomarse su tiempo en explicarme lo que está haciendo y porqué, para con el tiempo aprender a dirigirlo yo misma. El último capataz no quiso molestarse en hacerlo. Cometió el error de pensar que mi opinión no contaba y lo despedí.

Clavó la mirada en Cal y éste se enfadó consigo mismo por fijarse en cómo la furia le hacía aletear las fosas nasales y cómo en sus ojos había desaparecido la mirada de debilidad dejándolos muy vívidos. Con aquella pose, tenía una fuerza que era más atractiva de lo que él había imaginado.

– Y lo despediré a usted -estaba diciendo-, en el momento en que olvide quién es el jefe aquí. Esta es mi propiedad y estoy dispuesta a pagar a quien me ayude, pero desde luego no voy a pagar para me manden.

La expresión de los ojos grises de Cal era difícil de interpretar y no sabía si se sentía intimidado o avergonzado por su arrebato. Aunque era difícil imaginar que un hombre como Cal pudiera sentirse intimidado por nada.

– Sólo quería dejar claro cuál es mi postura. Es mejor aclarar las cosas desde el principio.

– Lo único que me ha quedado claro es que necesita un capataz, un trabajador que haga milagros, un esclavo y un profesor, todo en el mismo paquete -dijo él con sorna- Ya he visto en el camino la cantidad de trabajo que hace falta. Si voy a llevar esta propiedad de forma adecuada, no tendré tiempo de explicarle todo.

– No estoy pidiendo un recuento minuto a minuto. Tampoco yo tendré demasiado tiempo con dos niños a los que cuidar. Pero quiero saber lo que está pasando y quiero aprender lo que pueda.

– ¿Y cuándo lo haya aprendido?

– Entonces se quedará sin trabajo -dijo ella con una mirada directa-. Pero no soy tonta. Sé que eso tardará, así que el trabajo está asegurado para una buena temporada, si eso es lo que le preocupa.

No era la seguridad lo que le preocupaba a Cal, era comprender que Juliet Laing iba a ser más complicada de lo que había imaginado. Había esperado encontrar a una viuda mimada e impotente, lista para ser convencida de que su única opción era volver a Inglaterra, pero cuanto más miraba a Juliet, menos fácil le parecía lograrlo. Había una mueca de firmeza en su preciosa boca, un gesto de obstinación en su barbilla y una fijeza en su mirada que eran casi inquietantes.

Bueno, él tenía fama de domar caballos salvajes. Al menos estaba allí, en la mejor posición para intentarlo, pero sería mejor no enfrentarse demasiado con ella a esas alturas. Podría despedirlo como al anterior y el siguiente capataz que llegara podía intentar aprovechar las ventajas de la situación. Una mujer sola y atractiva con medio millón de acres de tierra era un plato muy goloso.

Cal apretó los labios al pensarlo. Nunca recuperaría Wilparilla si pasaba eso. No, tendría que apretar los dientes y aceptar las órdenes de Juliet por el momento, pero se aseguraría de que entendiera lo inútil que era el intento y con un poco de suerte, pronto se habría ido.

– De acuerdo -dijo por fin-. Siempre que no pretenda que le dé un informe detallado por triplicado cada día, le haré saber lo que se está haciendo.

¡Cualquiera pensaría que la estaba haciendo un favor! Juliet contuvo un suspiro porque sabía que era lo máximo que podría conseguir de él.

– De acuerdo.

– Entonces, ¿he pasado la entrevista?

Juliet se puso rígida ante la sorna. Le hubiera gustado mandarlo de vuelta a Brisbane, pero tardaría semanas en conseguir otro capataz y Cal lo sabía. Y aunque no le gustara su actitud, parecía un hombre capaz y competente. Ahora tendría que demostrarlo.

– Ha pasado la entrevista, sí -dijo con una mirada fría-. Veremos como salen las cosas los próximos tres meses. No hace falta decir que el período de prueba es para los dos. Si no le gusta trabajar para mí, es libre de irse cuando quiera.

Así que no creía que duraría. Cal sonrió para sus adentros, agarró su sombrero y se levantó. Juliet podría ser más dura de lo que había creído, pero ya verían quién abandonaba Wilparilla antes.

– Como quiera… jefa.

– Ahora que hemos acabado con las formalidades, ¿le apetece una cerveza?

Él se caló el sombrero.

– Creo que será mejor que nos instalemos primero.

– ¿Nos?

Juliet pensó que se habría traído a su perro con él. Cal hizo un gesto hacia el todo terreno aparcado a la sombra de un enorme árbol de caucho.

– Mi hija está conmigo.

– ¿Su hija? ¡No me dijo nada de traer a una hija!

– No veo la diferencia para usted -contestó Cal imperturbable-. Hizo un gesto hacia el horizonte. No es como si no tuviera espacio.

– Pero… ¿cuántos años tiene?

– Nueve.

– ¡No puede traer a una niña de nueve años a un sitio como éste! ¿Qué pasa con su madre?

– Mi mujer murió hace seis años.

– Lo siento mucho, pero no me parece un arreglo muy apropiado. ¿No estaría mejor en Brisbane?

– No. Natalie se queda conmigo.

Juliet se reprimió de comentar que en ese caso, habría sido mejor que él también se hubiera quedado en Brisbane.

– ¿Y qué piensa hacer con ella mientras esté trabajando durante el día?

– Ha dicho que es un período de prueba. Al principio puede venir conmigo y si sale bien, buscaré un ama de llaves para que la cuide mientras hace sus deberes. Natalie es una niña sensata y sabe lo que es la vida en un rancho.

– ¿Y se supone que tengo que acomodar a toda esa gente de más?

Si los rumores eran correctos, había suficientes habitaciones en la vivienda para tres veces esa gente, pero Cal no tenía intención de quedarse con ella.

– Hay una casa para el capataz en perfectas condiciones, o eso me dijo Pete Robins.

– Hay una casa que usaban los capataces en el pasado, pero no está en condiciones para una niña y dudo mucho que consiga un ama de llaves por los alrededores.

Cal frunció el ceño.

– ¿Qué quiere decir? No me mencionó ningún problema acerca de la casa por teléfono.

– Eso era cuando pensaba que venía solo. No he tenido tiempo de ir a limpiarla y no pensaba que le importara dormir en los barracones de los hombres hasta entonces, pero no puede llevar a una niña pequeña ahí. Vaya y véalo por sí mismo si no me cree.

– Lo haré -dijo él sombrío.

Nunca se le había ocurrido que pudiera haber ningún problema con la casa del capataz. Era pequeña, de sólo dos habitaciones, no a lo que Natalie estaba acostumbrada desde luego, pero sólo iba a ser una medida temporal hasta que Juliet le vendiera la propiedad. ¿Y ahora qué iba a hacer?

– Será mejor que traiga a… Natalie, ¿verdad?, aquí a la casa. Podrá quedarse conmigo mientras va a ver la casa.

Cal vaciló antes de asentir.

– De acuerdo.

Natalie tenía pelo corto, moreno y rizado, ojos castaños y una cara tímida y solemne. Juliet le sonrió.

– Hola, Natalie. Bienvenida a Wilparilla.

Natalie murmuró un tímido saludo y Juliet se la llevó para que conociera a los gemelos.

– El gordito de la izquierda es Kit y el más gordito a su lado Andrew. Tienen casi tres años.

– ¿Y cómo los distingues? -susurró Natalie con los ojos muy abiertos.

– Yo siempre sé quién es cada uno, pero es difícil para los demás. Suelo ponerles ropa diferente para facilitarlo. Kit tiene la camiseta azul y Andrew la amarilla -bajó la vista hacia Natalie-. ¿Quieres tomar un refresco mientras tu papá mira la casa? Kit se levantó al oírlo.

– Mami, mi también quiere refresco.

– Por favor, ¿puedo tomar un refresco? -le corrigió Juliet de forma automática.

Kit lo repitió obediente y Natalie se rió tras ella mientras Juliet suspiraba.

– Vamos, Andrew, tú también puedes tomar un refresco.

Se dio la vuelta para indicarle a Cal donde estaba la casa del capataz, pero éste ya se dirigía hacia allí, así que condujo a los tres niños al interior encogiéndose de hombros.

Natalie había perdido por completo su timidez con los gemelos para cuando regresó Cal. Estaba sentada a la mesa de la cocina enseñándoles cómo hacer burbujas con la bebida mientras Juliet los contemplaba con indulgencia apoyada contra el fregadero. Cuando apareció, la sobresaltó y dio un respingo. Cal tenía los labios blancos del enfado.

– La casa está asquerosa -dijo con furia y si rodeos-. ¡Yo no le pediría ni a un cerdo que viviera allí! ¿Cómo se ha permitido que acabe en tal estado?

– Yo nunca la pisé hasta la semana pasada -Juliet se puso al instante a la defensiva-. Hugo, mi marido, era el que trataba siempre con los hombres.

Y no es que hubiera sabido tratar mucho, recordó con amargura. Y cuando lo había hecho había sido para sobrecargar las espaldas de los hombres hasta que todos los buenos se habían ido y los que habían quedado no se interesaban en absoluto por el rancho.

– Lo siento -dijo con impotencia, avergonzada, pero también cansada de disculparse por los errores de Hugo-. Eso era lo que intentaba decirle antes. Mire, creo que lo mejor que puede hacer es quedarse también en la casa. Hay muchas habitaciones de sobra.

Cal vaciló, deslizándose los dedos por el pelo con gesto de frustración. Lo único que no deseaba era tener que agradecer nada a aquella mujer y preferiría dormir bajo las estrellas con un saco, pero Natalie no podía hacerlo. No le quedaba otra elección, comprendió disgustado.

– Gracias -dijo con evidente desgana-. Será sólo hasta que podamos arreglar la casa. Nos iremos en cuanto podamos.

Capítulo 2

– HAY cerveza en el frigorífico, si le apetece una -dijo Juliet vacilante cuando Cal terminó de descargar el equipaje.

La invitación era poco graciosa, pero él tampoco se había mostrado particularmente gracioso acerca de quedarse en la vivienda. ¿Se le habría ocurrido que quizá ella estuviera tan poco encantada como él de compartir su casa?

Asintiendo con gesto de agradecimiento, Cal se acercó a la nevera, sacó una botella y la abrió. Juliet, que estaba pelando verduras para la cena de los niños, intentó no mirarlo, pero los ojos se le iban de vez en cuando hacia donde él estaba apoyado sobre la encimera.

No se le había ocurrido preguntarle cuántos años tenía, pero debía pasar de los treinta. Tenía la dureza y al solidez de la madurez, pero su cara contenía una expresión tan resguardada que hacía muy difícil estar segura de nada con respecto a él. No podía ser más diferente de Hugo, pensó Juliet. Hugo había sido volátil, pasando de estar encantador a una repentina rabia a la velocidad del rayo. Cal, al contrario, parecía frío y contenido. Era imposible imaginarlo gritando o agitando los brazos. Hasta la forma en que estaba allí bebiendo la cerveza, sugería economía de movimientos, una especie de competencia controlada que era tranquilizadora y a la vez inquietante.

Su presencia parecía llenar la cocina y Juliet se sintió de repente muy consciente de él como hombre: de los músculos de su garganta, de los morenos dedos largo alrededor de la botella, del polvo de sus botas y de las arrugas alrededor de los ojos más la tranquila fuerza de su firme cuerpo. No podía apartar los ojos de él. Era como si no hubiera visto a un hombre antes; nunca se había sentido atrapada por la masculinidad de un cuerpo hasta ese mismo momento.

Cal no se dio cuenta de su mirada al principio. La cerveza estaba muy fría y para Cal, ardiente, frustrado y cansado después del largo viaje, era la mejor cerveza que había tomado en su vida. Bajó la botella para darle las gracias a Juliet de forma adecuada y se encontró con que lo estaba mirando de aquella forma y cuando sus ojos se prendieron, sintió una extraña carga en el aire entre ellos y un inesperado cosquilleo en la base de la columna.

Juliet también lo sintió. Abrió los ojos y notó un leve sonrojo en las mejillas antes de darse la vuelta y concentrarse con intensidad en la patata que estaba pelando.

Extrañamente conmovido por aquel intercambio de miradas, Cal bajó de la encimera y con el ceño fruncido se llevó la cerveza a la mesa donde Natalie jugaba con los gemelos. Ella era normalmente una niña muy callada y tímida que se llevaba mejor con los animales que con la gente, pero parecía haber adoptado a los gemelos al instante y tenía una cara tan animada como no le había visto en años.

De hecho, desde que habían abandonado Wilparilla. Cal se sacudió el inquietante efecto de los ojos de Juliet y se sentó junto a su hija, recordando cómo había llorado cuando habían abandonado el rancho. Había hecho lo correcto trayéndola de vuelta, incluso aunque las cosas no salieran como las había planeado.

– ¡Papá! -Natalie le tiró de la manga-. Enséñales a Kit y a Andrew ese truco que sabes hacer.

Desde el fregadero, Juliet escuchaba los ruidos a sus espaldas y se dio la vuelta con la patata en la mano cuando oyó a los gemelos convulsionarse de la risa. Natalie se reía y Cal, con la cara muy seria, alzaba su palma como si buscara algo.

– ¡Otra vez! -gritó Kit encaramándose sobre Cal como si lo conociera de toda la vida.

La sonrisa de Juliet fue vacilante. A veces dolía comprender lo mucho que los niños echaban de menos a un padre. ¿Le sucedería lo mismo a Cal al ver a su hija sin una madre?

Natalie parecía una niña encantadora. Era evidente que adoraba a su padre, pero por lo que Juliet había visto, debía ser una figura formidable para ella. Había sido ácido y hasta hostil desde que había llegado aunque los niños no parecían encontrarlo tan intimidante como ella porque seguían riéndose como locos.

Fue entonces cuando Cal, incapaz de mantener más la cara seria, sonrió ante el entusiasmo de los gemelos y a Juliet casi se le cayó la patata de las manos. ¿Quién hubiera pensado que podría reírse con aquel encanto?

Juliet se sintió inquieta por descubrir lo atractivo y fascinante que era Cal cuando sonreía. De alguna manera era más fácil pensar que era siempre frío y hostil que saber que era encantador con los niños y preguntarse por qué nunca le sonreiría a ella de aquella manera.

Como para demostrarle lo que estaba pensando, alzó la vista y su sonrisa se disolvió al instante al ver la mirada peculiar en los ojos de Juliet. Entonces apuró su cerveza y apartó la silla.

– ¿A qué hora terminan los hombres la jornada?

– A estas horas. Creo que he oído el silbato hace unos momentos. Deberían estar en los barracones a estas alturas.

– ¿Cuántos hombres hay?

– Cuatro la última vez que los he contado -Juliet metió la patata en un cazo y lo llenó de agua-. No he tenido mucho trato con ellos. El último capataz los trajo cuando consiguió deshacerse de todos los hombres con experiencia que estaban aquí cuando llegó. Su mujer solía cocinar para ellos y al irse, les ofrecí cocinar yo, pero evidentemente no querían sentarse aquí conmigo todas las tardes, así que se turnan para prepararse las comidas.

Juliet intentó no manifestar la soledad y rechazo en la voz. Había pasado tanto tiempo desde que no hablaba con nadie que hasta hubiera agradecido la compañía de los amargos y taciturnos hombres a los que no parecía caer bien.

– Sólo los veo cuando alguno de ellos viene a buscar harina, azúcar o lo que sea. No parecen comer muchas verduras frescas -añadió con un encogimiento de hombros.

Cal frunció el ceño y posó la botella vacía a un lado.

– Entonces, ¿quién les dice lo que tienen que hacer cada día?

– Nadie -contestó Juliet con amargura-. No me ha quedado otro remedio que decirles que siguieran haciendo lo que estaban haciendo y sé que piensan que fui una estúpida por despedir al capataz. Por lo que yo sé, llevan vagueando por ahí un par de semanas.

Posó el cazo en la cocina y encendió el gas, se secó las manos en el mandil e intentó que Cal la comprendiera.

– Yo estoy bastante atada a la casa con los gemelos. No puedo dejarlos solos y es demasiado lejos para ellos si quisiera llevarlos a donde están los hombres, suponiendo que supiera llegar.

– Ha estado aquí más de tres años -comentó con tono acusador Cal.

Lo que había visto desde el Jeep le dejaba poco lugar para la simpatía. Él había vendido una propiedad floreciente y volvía para encontrarse que todo su duro trabajo había sido tirado por tierra y el rancho estaba casi en ruinas.

– Mi marido nunca me dejó involucrarme en las cosas del rancho -lo cierto era que nunca la había dejado involucrarse en nada-. Cuando llegamos aquí, él estaba fascinado por la idea de convertir Wilparilla en un lugar para turistas de élite a los que les gustara ver la vida de un rancho pero con una acomodación lujosa. Había una bonita casita aquí, pero Hugo dijo que no era lo bastante grande ni elegante y la tiró para levantar ésta.

Juliet miró a su alrededor a su cocina ultra moderna y a la sombreada terraza que bordeaba todo el perímetro de la casa. Todo había sido diseñado con estilo, pero le seguía enfadando pensar el dinero que se había gastado Hugo mientras la propiedad se iba arruinando. Había intentando hacerle entrar en razón, pero su marido había dicho que el dinero era suyo y que sabía lo que estaba haciendo.

– Me fui a Darwin a tener a los gemelos y acabé quedándome allí un año hasta que la casa estuvo reconstruida. Yo había querido volver antes, pero Hugo decía que era imposible con dos bebés -se detuvo al comprender que la amargura de su voz le estaba indicando demasiado del estado de su matrimonio a aquel desconocido-. El asunto es que no he podido pasar estos tres años aprendiendo las necesidades del rancho. Incluso cuando volví, tenía las manos llenas con los gemelos. Cuidar a dos bebés no te deja mucho tiempo para aprender a dirigir un rancho.

Lanzó un suspiro.

– Todo está tan lejos aquí. Se tarda tanto en llegar a cualquier parte… No hay jardines de infancia a menos de dos horas ni ninguna niñera por los alrededores. Ni siquiera he tenido tiempo de hacer los mínimos contactos sociales -los ojos azules estaban a la defensiva cuando miró a Cal-. No me quedaba otro remedio que confiar en el capataz que había contratado Hugo.

Cal puso un gesto de disgusto.

– A juzgar por lo que he visto hasta ahora no era gran cosa como capataz.

– Ya lo sé. Tengo ojos. Aunque sólo veo una mínima parte de la propiedad, incluso eso parece en ruinas. Pero no pude hacer nada cuando Hugo estaba vivo y cuando murió… -¿cómo explicarle el terrible desastre emocional y económico que Hugo había dejado detrás?-. Bueno, no fue un buen año. Lo único que he podido hacer es mantener las cosas como están.

Era la primera vez que Cal había pensado cómo habría sido para Juliet la vida desde la muerte de su marido y sintió un poco de vergüenza por no haberlo pensado bajo su punto de vista. No debía haber sido fácil para ella, sola, lejos de casa y criando a dos bebés por su cuenta.

Pero podría haber vendido, se recordó a sí mismo. Él había ofrecido una buena cantidad por el rancho. Ella podría haber vuelto a Inglaterra como una mujer rica y haber vivido con facilidad, pero había elegido el camino difícil.

– Iré a hablar con los hombres ahora -dijo Cal exasperado por aquella inesperada oleada de simpatía hacia su rival-. Van a empezar a trabajar mañana y será mejor que se preparen para ello.

– ¿Puedo ir a presentárselos?

– No hace falta. Lo haré yo mismo.

No dijo nada acerca de Natalie, así que Juliet le dio de comer con los gemelos. No podía dejarla allí mirando y a juzgar por cómo se lo tragó todo, Natalie debía estar muerta de hambre. Después de comer, la niña le ayudó a secar los platos con mucho cuidado.

– ¡Lo haces muy bien, Natalie!

– Papá siempre me manda hacer algunas labores -admitió Natalie con un suspiro-. Tengo que secar los platos, barrer y hacerme la habitación todos los días.

– ¿Es muy estricto?

– A veces. Y a veces es divertido. Hacemos cosas divertidas juntos.

Hugo nunca había querido hacer nada con sus hijos.

– ¿Te cuida él solo? -preguntó Juliet un poco avergonzada de sonsacar a la chiquilla.

– La mayoría del tiempo sí. Antes teníamos amas de llaves, pero todas se enamoraban de papá, así que ya no las tenemos. A papá no le gusta que lo hagan.

– Me lo puedo imaginar.

Todas aquellas amas de llaves debían ser mujeres muy valientes para enamorarse de un hombre como Cal Jamieson. No es que él animara mucho. Pero quizá si les había sonreído…

Se detuvo en seco. ¿Sería por eso por lo que Cal era hostil? ¿Tendría miedo de que ella se enamorara de él y lo aburriera? Juliet se sintió turbada ante la idea. Ella no tenía intención de volver a enamorarse de nuevo y mucho menos de un hombre al que caía tan mal y era empleado suyo. Juliet había aprendido con dureza lo frágil que era su corazón y no pensaba dejar que se lo rompieran de nuevo.

Natalie le ayudó a bañar a los gemelos y a meterlos en la cama y como no había señales de Cal, Juliet le dejó elegir habitación. Asombrada, observó cómo la niña miraba en cada habitación como si esperara encontrar algo.

– ¿Por qué no te quedas en esta habitación al lado de los gemelos? -sugirió Juliet señalando la habitación de enfrente-. Tu padre puede dormir en esa de ahí.

– De acuerdo.

Juliet hizo la cama y le ayudó a deshacer la maleta. Natalie sacó una fotografía enmarcada de Cal y una bonita chica rubia con un bebé en la rodilla.

– Ése es papá, ésa soy yo cuando era un bebé y ésa mi mamá -dijo enseñándole la fotografía.

– Era muy guapa, ¿verdad? -la niña asintió-. ¿La echas de menos?

– No me acuerdo de ella muy bien, pero papá dice que era muy buena, así que supongo que sí.

Sólo debía haber tenido tres años cuando su madre había muerto, la misma edad que los gemelos. Pobre Natalie, pensó Juliet. Y pobre Cal.

Se preguntó de nuevo por él mientras hacía la cama. No sabía qué pensar de aquel hombre, de su calidez con los niños y su frialdad con ella.

Estirando la sábana inferior, Juliet se encontró imaginándolo allí echado, fibroso y moreno. Le cosquilleó la mano como si la estuviera deslizando por su piel y tragó saliva.

– ¡Papá! -gritó Natalie.

Juliet dio un respingo como si la hubiera sorprendido en un acto vergonzoso.

– ¡Papá, mira, te estamos haciendo la cama!

– Ya lo veo.

Los ojos de Cal se posaron en la cara sofocada de Juliet y enarcó una ceja ante su expresión de culpabilidad. Juliet estuvo segura de que sabía exactamente lo que había estado pensando.

– Bueno… había pensado que como no había llegado…

Juliet comprendió que estaba balbuceando y se detuvo. Aquella era su casa y tenía perfecto derecho a estar allí. No tenía que dar explicaciones a nadie y menos a Cal que, primero era su empleado, y segundo, llegaba tarde.

– Muy amable, pero no hace falta. La terminaré yo mismo.

Juliet se sintió echada.

– Yo no… estaba segura de cómo quería cenar, pero he preparado algo de cena por si quiere comer más tarde.

– Gracias.

Cal se apartó a un lado y Juliet pasó por delante de él para irse apresurada a la cocina. Tras ella pudo escuchar a Natalie contándole a su padre con excitación el cuento que le había leído a Kit y cómo Andrew había salpicado en el baño. Sintió una fuerte punzada de soledad. Ella no tenía a nadie a quien contar cómo le había ido el día. ¿Cuánto había pasado desde que no había hablado con alguien por las tardes?

Mucho tiempo.

Había esperado poder hacer algunos amigos entre los vecinos después de la muerte de Hugo y pronto había descubierto el legado de desconfianza y desaprobación que le había dejado su marido. En las pocas ocasiones en que había ido al pueblo de al lado, sus intentos por ser amistosa habían sido recibidos con fría educación y ella se había sentido demasiado deprimida y cansada como para perseverar. Entonces se había encerrado en sí misma y en las cartas que escribía a sus amigos de Londres en busca de apoyo. Se había dicho a sí misma que mientras tuviera a los gemelos no estaría sola.

En un esfuerzo por animarse, Juliet se duchó y se puso un vestido de algodón azul turquesa. Lo había comprado en Londres hacía años y aquel color siempre le hacía sentirse positiva. Kit y Andrew estaban sanos y felices y con Cal como capataz, el rancho podría salvarse, se dijo así misma. Aquello era lo único que importaba.

Con el equilibrio restaurado, se fue a la cocina y encontró a Cal ensimismado en sus pensamientos mirando por la ventana. Cuando oyó sus pasos, se dio la vuelta y la miró. Juliet tenía la sensación de que se había olvidado de su existencia hasta ese momento.

Cal se sintió más alterado de lo que le hubiera gustado al ver a Juliet de pie en la puerta de la cocina. Había estado pensando en las largas y solitarias noches que había pasado en aquel mismo sitio desde la muerte de Sara dividido entre quedarse en Wilparilla o cumplir la promesa que le había hecho a su mujer.

Ahora de repente ya no estaba solo y Juliet estaba allí, vibrante y cálida con un vestido azul y con aquel gesto de tensión en la cara. Se preguntó cómo sería si se relajara y sonriera para variar.

Alzó la mano para enseñarle la botella.

– Me he tomado la libertad. Espero que no le importe.

– Por supuesto que no -contestó ella con toda formalidad.

Hubo un silencio.

– ¿Está Natalie en la cama? -preguntó ella por fin.

– Está cansada. Ha sido un día muy largo para ella -vaciló-. Gracias por cuidarla. Parece haberlo pasado muy bien.

– Me ha ayudado mucho. Es una niña encantadora.

Le hubiera gustado preguntarle por su escolarización, pero seguramente lo tomaría como una crítica y ahora que parecían estar tratándose con educación, era una pena estropear el momento.

Se acercó al horno, se agachó y sacó la cena.

– ¿Cómo le ha ido con los hombres? -preguntó al ponerla en la mesa.

– Creo que ahora ya saben quién es el jefe.

Recordó la escena con los hombres. Se había paseado por los pastos antes de ir a verlos a los barracones y estaba tan enfadado de ver el estado en que estaba todo que no les había hecho ninguna concesión.

– Ah, ¿y quién es el jefe? -preguntó Juliet con voz helada.

– En lo que a ellos respecta, yo y en lo que a mí respecta usted. ¿Algún problema?

– ¿Por qué les cuesta tanto aceptar que es mi propiedad? -preguntó disgustada-. ¿Es porque soy mujer o porque soy inglesa?

– Es porque no sabe nada acerca de llevar un rancho de ganado -dijo Cal sin rodeos-. Usted misma lo ha admitido. Sí, tiene un pedazo de papel que dice que posee Wilparilla, pero a los hombres no les interesa eso. Sólo van a trabajar si la persona que les da las órdenes sabe lo que está haciendo y en este caso, soy yo. Ahora puede ir a darles una pequeña charla sobre los derechos de propiedad si quiere, pero me paga a mí para que los organice y consiga que este rancho empiece a funcionar algo y sólo podré hacerlo si ellos me consideran su jefe por el momento. Si no le gusta la idea, será mejor que lo diga ahora.

– Parece que no me queda mucha elección ¿verdad? -dijo Juliet con amargura

¿Por que tenía aquella obsesión por ser la jefa? No tenía ni idea de Wilparilla. No conocía la tierra, no conocía los arroyos ni los barrancos como él. Nunca había montado de sol a sol bajo el calor y el polvo ni dormido bajo las estrellas mientras el ganado se agitaba inquieto en la oscuridad.

Ella nunca sería la jefa de Wilparilla, se juró Cal a sí mismo. No pertenecía a aquella tierra y probablemente ni distinguiría una vaca si la viera, pensó con desdén.

Sólo había que verla en ese momento allí sentada como un pájaro exótico que se hubiera perdido en el desierto. ¿A qué venía ponerse aquel vestido que le resaltaba los senos de aquella manera? ¿Un vestido que dejaba ver los huecos de la base de su garganta y le hacía preguntarse cómo susurraría la tela sobre su piel al moverse?

– No le caigo bien, ¿verdad?

Su cara no expresaba nada, pero Juliet estaba tan segura como si se lo hubiera dicho a gritos.

No, no le caía bien, pero que lo ahorcaran si pensaba admitirlo. Sólo empezaría a preguntar el por qué y acabarían hablando de emociones que a él no le interesaban.

Por otra parte, ¿para qué facilitarle las cosas negándolo?

– No creo que éste sea el sitio adecuado para usted.

– ¿Por qué no?

¡Sabía que aquello llegaría!

– Yo hubiera creído que es evidente -dijo irritado por haber caído en la misma vieja trampa.

¿Por qué las mujeres siempre querían saber la razón de todo? ¿Es que no podían aceptar las cosas como eran?

– Para mí no es tan evidente.

Cal suspiró. Bueno, si estaba tan ansiosa por saber la verdad, se la contaría.

– Esto es un rancho de ganado. La vida aquí es dura y sucia. No es lugar para ponerse un bonito vestido y aparentar que nunca tendrá barro bajo las uñas.

– Usted también se ha cambiado y duchado -señaló Juliet con dulce ironía.

– Sí, pero no me he puesto el tipo de ropa que llevaría a un restaurante elegante.

– O sea que no se me permite llevar más que vaqueros rasgados y camisas de cuadros, ¿es eso?

– No es una cuestión de permitir -aclaró Cal irritado-. Es que no lleva la ropa adecuada si quiere pertenecer aquí.

– Pero yo pertenezco -dijo Juliet apartando su plato a un lado-. Ésta es mi casa y puedo ponerme lo que quiera en ella. Le recomiendo que no lo olvide.

Cal apretó los labios. Era casi corno si supiera lo que odiaba que ella fuera la propietaria de Wilparilla y se lo echara en cara a propósito. Sí, había sido decisión suya venderlo, pero los Laing no se habían preocupado por la tierra. Él era el que había conseguido que Wilparilla fuera un rancho floreciente y su corazón estaba allí.

Miró a Juliet a través de la mesa.

– No creo que tenga muchas posibilidades de olvidarlo -dijo con frialdad.

Terminaron de comer en silencio y cuando ella esperaba que se disculpara y se fuera, Cal agarró el trapo y se puso a secar los platos a su lado en silencio.

A Juliet le resultaba raro que alguien la ayudara. Estaba acostumbrada a que no hubiera nadie a su lado en la cocina y aunque era más rápido con Cal a su lado, habría preferido que la dejara sola. Era muy consciente de su presencia silenciosa mirando por la ventana como si ella no estuviera allí. Por el rabillo del ojo, pudo ver sus manos moverse sin prisa y con eficacia y se encontró mirándolas fascinada. Eran morenas y fuertes y tenían vello dorado por las muñecas.

No era guapo, se dijo Juliet a sí misma. Al menos no guapo como había sido Hugo. Lo cierto era que era bastante corriente, pelo castaño, ojos grises, nada especial…

Sin embargo, había algo implacable en él, algo duro y firme. Una silenciosa frialdad que le fascinaba e irritaba al mismo tiempo. Juliet clavó la vista en sus labios. No eran los de un hombre frío, pensó al recordar cómo le había sonreído a los gemelos. El recuerdo le produjo un cosquilleo y tuvo que apartar la vista.

Intentó concentrarse en lo evidente que había mostrado su rechazo hacia ella, pero en lo único que podía pensar era en él echado en la cama que ella había hecho, su largo cuerpo moreno desnudo contra las frías sábanas. Se lo imaginó con tal claridad que contuvo el aliento y el leve sonido que emitió hizo que Cal volviera la cabeza para encontrarla con los ojos muy abiertos como si estuviera pensando en algo que la conmocionara.

– ¿Qué es? -preguntó.

– Nada. Esto es…

No, no era buena idea.

– ¿Qué?

– No importa.

Cal frunció el ceño con irritación. ¿Si tenía que decir algo, por qué no iba al grano?

– ¿Porqué no?

Acorralada, Juliet se secó las manos en el trapo para ganar tiempo.

– Sólo estaba pensando que podría ser buena idea establecer algunas normas.

Se apartó un mechón tras la oreja nerviosa por alguna razón absurda.

– ¿Normas?

– Sí. Quiero decir que como vamos a estar viviendo juntos hasta que esté arreglada la casa del capataz, deberíamos ponernos de acuerdo en algunas cosas.

– ¿Qué tipo de cosas?

– Bueno, supongo que no querrá que cocinemos por separado, así que tendremos que decidir las comidas y ese tipo de cosas y… bueno, ya sabe -terminó con torpeza.

Le había parecido tan sensato cuando había empezado, pero bajo la mirada desapasionada de Cal, se encontró balbuceante.

– Le gustan mucho las normas, ¿verdad?

– A veces evitan situaciones complicadas.

– No veo nada de complicado compartir unas cuantas comidas.

– No me refería a eso. Me refería a la situación en general.

– ¿Qué situación?

– ¡Ya sabe lo que quiero decir! -explotó irritada-. No hace falta que se haga el tonto. El hecho es que estaremos solos juntos la mayor parte del tiempo.

– ¡Ah! -exclamó él como si lo entendiera de repente -. Quiere normas para asegurarse de que no me aprovecharé de usted, ¿es eso?

– Sí… ¡No! Por supuesto que no. Lo que estoy intentando decir es que los dos somos adultos y estamos solos. Si no lo reconocemos ahora podría surgir una situación en la que podríamos… podríamos… -deseó no haber abierto nunca la boca-. Bueno, podríamos… preguntarnos…

– ¿Podríamos preguntarnos cómo sería si la besara? -sugirió Cal con una odiosa voz calmada.

Pero ella sentía demasiado alivio por que él hubiera acabado la frase como para resentirse.

– Ese tipo de cosa, sí.

Juliet estaba de pie al lado del frigorífico de brazos cruzados y con una expresión defensiva que le hacía parecer muy joven. Cal la miró con atención por un momento antes de posar el trapo en el respaldo de una silla.

– Vamos a averiguarlo ahora -dijo acercándose a Juliet.

Ella lo miró con expresión interrogante.

– ¿Averiguar qué?

– Cómo sería si la besara -le agarró de las manos y le descruzó los brazos de forma tan impersonal, que ya le había tomado por la cintura antes de que Juliet comprendiera de verdad lo que estaba sucediendo-. Así ya no tendremos que preguntárnoslo más y no necesitaremos ninguna norma.

Y con aquellas palabras, inclinó la cabeza y la besó.

Juliet alzó las manos de forma instintiva para agarrarse a sus mangas en busca de apoyo cuando su boca descendió sobre la de ella y el suelo pareció desmoronarse bajo sus pies.

Era un beso duro y castigador, un beso con la intención de enseñarle una lección. Juliet lo sabía, pero no esta preparada para la inesperada respuesta de su cuerpo ante sus labios y sus manos que la sujetaban con fuerza. La vida pareció florecer y el aire se cargó de electricidad entre ellos de una forma tan increíble y peligrosa que el beso que Cal había pretendido breve, duró una eternidad mientras la abrazaba con más fuerza para que su cuerpo se amoldara al de él.

Cal deslizó una mano por su nuca enterrando los dedos en su sedoso pelo. Se había olvidado de lo que le exasperaba aquella mujer, de sus estúpidas normas y de todo menos de lo cálida, suave y sumisa que la sentía en sus brazos. Pillado con la guardia baja ante la punzante dulzura de su respuesta, Cal estaba a punto de apretarla más contra sí cuando comprendió lo cerca que estaban los dos de perder el control y se detuvo como si le hubieran echado un jarro de agua fría.

Devolviendo a Juliet a la tierra, la apartó e inspiró para calmarse. Ella se desplomó contra el frigorífico aturdida y temblorosa. Se quedaron mirándose a los ojos durante un largo momento.

– Bueno, ahora lo sabemos -dijo Cal en cuanto pudo hablar-. No necesitaremos perder el tiempo en preguntárnoslo, ¿verdad?

Pudo ver cómo le temblaba la boca a Juliet y la tentación de volverla a tomar en sus brazos y olvidarse de todo una vez más fue tan fuerte que tuvo que darse la vuelta.

Juliet seguía apoyada contra el frigorífico cuando él llegó a la puerta.

– Gracias por la cena -dijo sólo antes de desaparecer.

Capítulo 3

– PAPÁ se ha ido con los vaqueros -anunció Natalie cuando Juliet entró en la cocina a la mañana siguiente-. Dijo que no volvería hasta la tarde.

– ¿Cuándo te ha dicho todo eso?

– Ahora mismo. Se acaba de ir hace un minuto. ¿Quieres que vaya a buscarlo?

– ¡No! Quiero decir que no importa -añadió con más suavidad.

Se pasó los dedos por el pelo y puso el agua a hervir para prepararse un té. Los gemelos seguían dormidos. Típico. Justo la mañana en que ella hubiera necesitado un poco más de sueño.

Todo era culpa de Cal, por supuesto. ¿Por qué la había besado de aquella manera? ¿Y cómo podía haberse dejado ella besar así? Juliet había permanecido horas despierta con el corazón todavía agitado al recordar la caricia de Cal en sus brazos desnudos y la sensación de sus labios. Deseaba estar enfadada con Cal; no, estaba enfadada con Cal, pero en lo más hondo sabía que él no tenía toda la culpa. Ella no había intentado siquiera detenerlo.

No había sido más que un beso, intentaba convencerse a sí misma. Cal había querido demostrar algo, nada más. Pero era su propia respuesta electrizante lo que la alarmaba y avergonzaba.

Había estado sola demasiado tiempo, eso era todo, había decidido Juliet al llegar la madrugada. Era lo único que podía explicar su extraña reacción por la forma en que la había besado. Si no hubiera sido por aquellos largos meses de rechazo por parte de Hugo, nunca le habría devuelto el beso a Cal como lo había hecho, no hubiera deseado que el beso se prolongara hasta la eternidad ni se habría sentido tan abandonada cuando la había soltado.

Y no estaría allí deseando tocarlo, saborearlo, estremecerse cuando sus manos le recorrieran y su dureza la cubriera…

¡Tenía que parar aquello!

Si Cal pensaba que iba a hacer un drama por un simple beso, estaba muy equivocado. Juliet había pasado demasiado tiempo superando los repentinos cambios de humor de Hugo y ahora estaba al mando de sus emociones y no iba a derrumbarse sólo porque un hombre la besara.

No, ella había contratado a Cal para que dirigiera el rancho, no como una conveniente diversión para las solitarias tardes.

– ¿Perdona? -volvió a la realidad al notar que la niña le había dicho algo.

– Que la tetera está hirviendo -dijo Natalie asombrada por la distracción de Juliet.

Mientras tomaba su té, Juliet se preguntó si Natalie estaría disgustada porque su padre la hubiera abandonado todo el día, pero la niña parecía feliz de quedarse con ella y con los gemelos.

Y ella tenía que admitir que era agradable tener a alguien con quien hablar. Sólo desearía que su padre fuera tan abierto y amistoso como la hija.

Por la tarde, cuando el calor del día empezó a remitir, Juliet se llevó a Natalie y a los gemelos al corral para ver a los caballos esperando su turno para que los sacaran a correr.

A Natalie le brillaron los ojos al asomarse por la barandilla.

– Papá me ha prometido que me comprará un caballo para mí sola -dijo con orgullo.

Juliet palmeó el cuello de una yegua que se acercó en busca de un bocado.

– A mí me gustaría comprar un par de ponies a los gemelos, pero el problema es que no puedo enseñar a uno y vigilar al otro al mismo tiempo.

– Papá podría ayudarte -se ofreció Natalie.

Juliet esbozó una leve sonrisa.

– Creo que tu papá ya tiene demasiadas cosas que hacer.

– Desde luego que las tiene -se oyó la voz masculina a sus espaldas.

Juliet dio un respingo. ¡Aquel hombre se movía como un gato!

– ¿De dónde ha salido? -preguntó con el corazón desbocado.

– De los pastos -contestó él con un deje de impaciencia.

¿Qué importaba de donde viniera? No era culpa suya que ella no tuviera nada mejor que hacer que pasarse la tarde apoyada contra la barandilla y que estuviera tan ocupada en parecer tan elegante con aquellos pantalones caqui y camisa de color crema como para no sentir su llegada.

Cal se volvió hacia su hija.

– Natalie, ¿por qué no te llevas a los gemelos para que yo pueda hablar con la señora Laing?

– Yo la llamo Juliet -dijo la niña mientras saltaba de la madera.

Juliet estaba indignada por la forma en que Cal mandaba sobre sus hijos, pero no quería empezar a discutir delante de los niños.

– Sí, ¿te importaría darles un refresco, Natalie? Quiero hablar con tu padre.

Contempló cómo la niña se alejaba con los dos niños uno de cada mano antes de darse la vuelta hacia Cal.

– Agradecería que me dejara decidir cuándo y dónde quiero hablar. Ha venido a dirigir este rancho y nada más. ¡Mis hijos son asunto mío!

– No podré conseguir que se hagan las cosas si dedico mi tiempo a concertar citas para hablar con usted.

– ¡No estoy pidiendo que concierte citas! Pero no me gusta la forma en que va dando órdenes.

Cal lanzó un suspiro de exasperación.

– Solamente sugería que Natalie echara un vistazo a los niños mientras hablamos. Tengo cosas importantes que contarle y quiero que se concentre. Si tiene que estar vigilando a los niños, no podrá hacerlo.

– ¿Y no podría esperar hasta que estén acostados?

– No. Tiene serios problemas aquí, más serios de lo que cree y que me ahorquen si voy a estar esperando para presentarlos cuando esté usted vestida y perfumada para la noche.

– ¿Cuál es exactamente el problema? -preguntó ella con tono incisivo.

– Todo. Necesitaría el aeroplano para hacerme una idea de cómo están las tierras más lejanas, pero por lo que he visto hoy, ya hay suficientes problemas en los pastos cercanos. Las vallas están caídas, los puntos de agua hechos encenagados, las tuberías rotas, el ganado se está haciendo salvaje y la mayoría de las reses no han sido siquiera marcadas… ¡Todo el rancho se está desmoronando!

Cuando pensaba en los años en que se había deslomado trabajando para conseguir un ganado de primera y convertir a Wilparilla en un rancho modelo, Cal deseaba dar un puñetazo a alguien. Se había sentido ansioso e irritable antes de salir por un inquietante sentido de culpabilidad por haber besado a Juliet y para cuando había comprendido el abandono en que se encontraba la tierra que era para él su hogar, se había convencido de que la odiaba.

Y ahora la tenía delante con cara consternada como sino supiera ya lo mal que estaban las cosas. Cal deseaba hacerle daño, hacerle comprender lo que ella y su marido habían hecho con Wilparilla. Siguió enumerando los problemas que había que solucionar, las reparaciones que había que hacer y lo imposible que era conseguirlo antes de terminar la estación mientras Juliet parecía hundirse bajo el peso de las dificultades a las que debía enfrentarse. De forma perversa, su cara conmocionada sólo conseguía enfurecerlo más.

– ¡Y nada de eso se arreglará sólo porque no quiera escucharlo! ¿Está tan ansiosa por ser la jefa? ¡Eso significa aceptar las responsabilidades de este desastre! Debería estar avergonzada de sí misma por haber dejado arruinarse esta buena tierra. Wilparilla podría estar dando beneficios, pero usted lo ha dejado arruinar.

– No está tan mal -susurró Juliet.

Sabía que lo estaba por supuesto, pero no había querido aceptar lo cerca que había estado de perder Wilparilla para los niños.

– ¿Que no está tan mal? -gritó Cal con amarga frustración-. ¡Ya veo que no quiere aceptarlo! Eso significaría tener que enfrentarse a la realidad en vez de preocuparse de lo que se pondrá cada tarde. ¡Lo único que le importa es demostrar a todo el mundo que es la jefa!

– ¿Cómo se atreve?

Demasiado cansada como para poder cargar con un sólo problema más, cuanto menos con la interminable lista que Cal le había soltado, Juliet había estado a punto de ponerse a llorar de desesperación, pero su acusación era tan injusta que de repente se sintió furiosa.

– ¿Ha intentado usted alguna vez cuidar a dos niños de menos de tres años? ¡Por supuesto que no! Si lo ha hecho, sabrá que tiene usted más oportunidades de sentarse un rato durante el día que yo y si tuviera la oportunidad, tendría que dedicarla a organizar el desastre de papeles de la oficina, a cultivar suficientes verduras como para ser autosuficientes, a encargar la comida o pagar sueldos a unos hombres que no trabajan y eso antes de empezar siquiera a pensar en cocinar, limpiar o lavar la ropa. Y por si se le ha olvidado, no sólo tengo a mis hijos que cuidar, sino también a la suya. Usted simplemente ha llegado y me la ha soltado.

– Ella se las arregla sola -empezó Cal.

– ¡Ella sólo tiene nueve años! Necesita comida, bebida y atención igual que cualquier otro niño y eso es lo que yo le he dado. ¿O se supone que iba a ignorarla y correr tras usted todo el día para sentirme culpable?

Cal tenía los puños apretados de rabia y la mandíbula le temblaba.

– No, pero…

– ¡Pero nada! Es evidente que usted tiene prioridades diferentes, pero yo pongo a los niños primero. Tengo que cuidarlos a ellos antes de poder atender al rancho. Ya sé que hay serios problemas y también sé que la única forma de solucionarlos es contratar a un capataz competente. ¡Que es para lo que está usted aquí! -le recordó con tono glacial-. Si lo pudiera hacer yo misma, lo haría, pero no puedo, así que le estoy pagando para que solucione el problema. No le estoy pagando para que me critique. ¡Y no se atreva nunca, nunca a hablarme así! Si no puede hacer el trabajo, será mejor que lo diga y buscaré a otra persona que pueda hacerlo. ¡Y me puedo pasar muy bien sin que usted me insulte o me grite!

Y con esas palabras, se dio la vuelta para caminar hacia la casa dejando a Cal apoyado contra la barandilla cargado de furia y frustración. ¡Maldita mujer! ¡Le estaría bien tener que solucionar aquel desastre ella sola! ¡Estaría arruinada en pocas semanas!

Por un momento contempló la idea de decirle a Juliet lo que podía hacer con su trabajo, pero sabía que no podía arriesgarse.

A Cal le hubiera gustado saber cuánto dinero le quedaba a Juliet. El estado del rancho sugería que no mucho, pero también podría significar que su marido no había estado preparado para invertir el dinero en mejora y mantenimiento. Había oído que los Laing tenían intereses en muchas propiedades por todo el mundo, así que Juliet podía sólo tener que llamar a sus abogados si se quedaba corta de dinero. E incluso si el dinero fuera un problema y llegara a la bancarrota, estarían involucrados los bancos en el asunto y el proceso podría tardar meses, si no años, antes de que él pudiera volver a comprar Wilparilla.

No, tendría que aguantarse, decidió a regañadientes. Iba a quedarse y cumplir, pero que le ahorcaran si pensaba salvar el rancho para ella. Podría hacer lo mínimo incluso aunque eso significara ver a Wilparilla degenerar más, hasta que ella se viera obligada a admitir que no podía mantenerlo más tiempo.

No tardaría mucho, se juró.

Juliet todavía seguía rígida de rabia. De alguna manera, había conseguido dar de comer a los niños, pero sólo ella sabía lo que le había costado seguir sonriendo y actuar con normalidad mientras que por dentro estaba gritando de rabia y frustración.

Cal no tenía por qué haber sido tan brutal en hacerle comprender lo desesperada que era la situación. Los hechos descarnados eran suficientes como para aterrorizarla. La idea de perder Wilparilla era una carga insoportable. No cedería, no cedería… pero, ¿qué iba a hacer?

Al menos cuando los niños estuvieron acostados, pudo dejar de sonreír. Hicieron la cena en un silencio glacial. En cuanto terminó, Cal se disculpó y Juliet se quedó a fregar los platos sola. Incluso la repetición del beso de la noche anterior hubiera sido mejor que quedarse a solas con sus pensamientos, pensó de pie ante al fregadero como una zombi.

A veces le parecía que había pasado los últimos años sorteando un obstáculo tras otro, cada uno más grande que el anterior. Entonces Hugo había muerto y ella había pensado que podría recuperar el control de su vida. Había tomado la decisión de despedir al otro capataz y contratar a Cal y eso sólo le había cambiado un problema por otro.

Juliet hubiera aguantado la actitud de Cal, pero la escala de los problemas que le había enumerado la había aterrorizado. No sabía por donde empezar a resolver el problema; lo único que sabía era que si no lo hacía, los gemelos perderían lo único que Hugo les había dado en su vida. De alguna manera tendría que buscar la forma de conseguir dinero para cubrir las reparaciones más prioritarias, pero…

Juliet se interrumpió cuando el plato que tenía entre las manos resbaló y cayó al suelo. Se quedó mirando los añicos con el labio inferior tembloroso. Era como la gota que colmaba el vaso y estaba inmersa en tal carga de frustración y desesperación que hasta la simple tarea de recogerlo se le hizo imposible.

Por fin barrió los trozos, pero le costó un gran esfuerzo no romper a llorar. Tenía las manos temblorosas cuando vació el recogedor en la basura. Dejó que los platos se secaran solos, y se arrastró por el pasillo para desplomarse en la cama, donde cayó como una piedra.

El sonido del llanto sacó a Juliet de las profundidades del sueño en mitad de la noche. “Es uno de los gemelos”, insistía su cerebro. “Sal de la cama”, le ordenó. Pero su cuerpo se negaba a obedecer. Estaba pegada a la cama como si la hubiera atado bajo una losa. Le costó un esfuerzo inmenso conseguir siquiera abrir los ojos, pero de alguna manera consiguió poner los pies en el suelo.

Para cuando llegó a la puerta de al lado, los dos gemelos estaban llorando ya con toda su alma. Todavía desorientada, Juliet se apoyó contra el marco de la puerta sin saber qué hacer primero. Al final tuvo que llevar a Kit a la cama de Andrew y abrazar a los dos. Intentó calmarlos, pero los niños parecieron sentir que estaba al borde del agotamiento y la desesperación y redoblaron el llanto.

Al final del pasillo, Cal escuchó el llanto. Que se las arreglara Juliet, pensó. La maldita mujer sólo resentiría su interferencia si intentaba ayudar. En cualquier caso, no era culpa suya si ella no podía cumplir con sus responsabilidades. Nadie le había impedido volver a su país.

Se volvió de medio lado encogiendo el hombro con irritación, pero los gritos se hicieron cada vez más intensos hasta que no pudo soportarlo más. La siguiente que se despertaría sería Natalie. Exasperado, Cal se puso unos pantalones cortos y salió al pasillo.

La luz del corredor iluminaba la habitación y pudo ver a Juliet con un camisón de algodón blanco y expresión de desesperación. Sin decir una sola palabra, Cal se inclinó y le quitó a Andrew de los brazos. Paseó por la habitación acunándolo como si fuera un bebé pequeño calmándolo con la seguridad de su abrazo y la regularidad de los latidos de su corazón. Andrew tenía la cabeza enterrada en su hombro y en cuanto el llanto empezó a ceder, Cal alzó la vista para ver que Juliet también había conseguido calmar a Kit. Lo tenía en su regazo hasta que los gritos se convirtieron en sollozos, hipos y por fin remitieron.

– ¿Qué ha pasado?

– No lo sé -contestó ella con voz cargada de agotamiento-. Una pesadilla, quizá. Uno de ellos se despertó llorando y no llegué lo bastante aprisa como para que no despertara a su hermano asustándolo.

Cal miró a Andrew.

– Creo que ya se ha dormido.

– Sí.

Juliet levantó a Kit de su regazo y lo acostó. Entonces recogió a Andrew e hizo lo mismo. Murmuró algo mientras se inclinaba para besarlo.

– Ya puedes dejarlos -susurró Cal de pie a sus espaldas.

Juliet lo siguió al pasillo como un autómata y se quedó parpadeando bajo la luz.

– Lo siento -dijo sin mirarlo-. No pude evitar que lloraran. Lo intenté, pero no paraban y yo no podía… no podía…

Para horror suyo escuchó como desde la distancia cómo se le quebraba la voz. Intentó salir aprisa para su habitación, pero Cal la asió por el brazo.

– Vamos -dijo llevándola hasta la terraza y sentándola en una silla-. Te prepararé un poco de té.

A Juliet le temblaban los labios de forma incontrolable mientras se tapaba la cara con las manos. La inesperada ternura de su voz era más de lo que podía soportar. Si hubiera sido brusco, ella podría haberse controlado, pero de esa manera, se había derrumbado y estaba llorando de una forma que nunca se había permitido en su vida.

Cal vaciló. Parecía tan agitada que deseó tomarla en sus brazos y consolarla como había hecho con el gemelo, pero ella no era una niña, era una mujer y no creía que fuera buena idea.

Ni tampoco le gustaría a Juliet. Ella era su jefa, como no dejaba de recordarle y los empleados no sentaban a sus jefes en el regazo y los abrazaban mientras lloraban.

Cal se dio la vuelta y se fue a preparar el té.

– Aquí está -dijo al volver y ponerle una taza entre las manos-. Te hará sentirte mejor.

Juliet agarró la taza con una mano e intentó secarse las mejillas.

– Lo siento. No sé por qué estoy llorando así.

– ¿No?

Ella dio un sorbo al té. Estaba caliente y dulce y era calmante.

– Supongo que estoy demasiado agotada -admitió después de un largo suspiro-. Todo ha ido mal y he intentado sobrellevarlo, pero nunca parece solucionarse nada y esta noche ni siquiera he podido evitar que mis hijos lloraran -puso una mueca ante su propia impotencia-. Si no hubieras aparecido, probablemente seguiríamos allí.

Alzó la vista y miró a Cal que estaba mirado a las estrellas con los codos apoyados en las rodillas y la taza entre las manos.

– Gracias por tu ayuda -dijo con timidez-. No sabía que se te daban tan bien los niños pequeños.

Él la miró entonces una vez y apartó la mirada.

– Sara murió cuando Natalie tenía tres años. Sé lo que es tener que arreglártelas por ti solo.

– Sí, supongo que sí.

Pero Juliet no se lo podía imaginar rompiendo a llorar como un histérico, sintiéndose solo o asustado o sobrepasado por el pánico. Parecía tan sólido, tan firme, tan capaz… Pero quizá eso fuera injusto. ¿Cómo podía saber ella lo que había sentido cuando había muerto su mujer?

Permanecieron en silencio durante un rato. Juliet se frotaba la mejilla con aire ausente. Aquel horrible sentimiento de histeria se había evaporado y se sentía extrañamente calmada allí con Cal escuchando los sonidos de la noche.

– Siento la discusión de esta tarde -dijo por fin.

– Yo también lo siento. No debía haberte hablado de esa manera.

– Tenías razón en estar enfadado. Sé que tengo que hacer algo para salvar Wilparilla, pero no sé por dónde empezar -tragó saliva apesadumbrada-. Hugo perdió interés en el rancho hace mucho tiempo. Ni siquiera había terminado de construir la casa cuando se aburrió de la idea de los turistas y empezó a pasar mucho tiempo en Sydney de nuevo. Cuando volví aquí, todos los hombres que estaban en el rancho cuando lo compramos se habían despedido y mi marido había contratado a un capataz que parecía interesarse menos que él por la tierra. Cuando Hugo murió en un accidente de coche, pensé que al menos podría hacer algo para que las cosas volvieran a funcionar de nuevo, pero el capataz no quiso ayudarme. No me quedó más remedio que aguantarlo durante la estación húmeda con la esperanza de que empezáramos con mejor pie, pero él no dejaba de insistir en que debía vender.

– ¿Y por qué no lo hiciste? Ya es bastante duro criar solo a dos niños pequeños como para tener que preocuparse por dirigir una propiedad como esta.

– Wilparilla es todo lo que tienen Andrew y Kit -dijo Juliet con la vista clavada en los árboles del horizonte-. Hugo no estaba interesado en sus hijos. Ni siquiera se molestó en estar a mi lado cuando nacieron. Pero si no hubiera sido por él, no habrían tenido la oportunidad de criarse en un sitio como este. Hugo no hizo nada más por ellos, pero les dejó esto y yo lo guardo en usufructo para ellos.

– ¿Es la única razón por la que no has querido vender?

Era más que suficiente motivo, supuso él, pero la seguridad de una renta debería significar más para los chico en el futuro.

– No -Cal pudo notar el brillo en los enormes ojos de Juliet cuando lo miró-. No quiero vender Wilparilla porque adoro esta tierra. Es curioso, ya lo sé -dijo volviendo a mirar la oscuridad-. Cuando Hugo me dijo que había comprado un rancho de ganado, pensé que estaba de broma. Un día estaba en Londres y al siguiente aquí. Al principio fue horrible. Todo era tan extraño para mí. Odiaba las moscas, el calor, la soledad y el silencio.

– ¿Y qué fue lo que cambió?

Cal pensó que Juliet no contestaría.

– Kit y Andrew lo cambiaron todo -dijo despacio-. Hugo nunca quiso que yo tuviera un bebé. Pensaba que ataban mucho y mi embarazo lo disgustó. No llevábamos casados mucho tiempo y yo todavía tenía la ilusión de que podría cambiarlo. Pero por supuesto, Hugo no quería cambiar. Solía pasar la mayor parte del tiempo en Sydney. Decía que estaba solucionando detalles para la nueva vivienda, pero no lo creo. Mientras tanto, yo estaba aquí con la esperanza de que todo cambiara como por arte de magia en cuanto nacieran mis hijos. Solía pasear a lo largo del arroyo y un día… sentí a uno de los bebés moverse. Sentí… No puedo describir lo que sentí, pero todo cambió para mí entonces. Creo, que de una manera extraña, maduré en ese momento -dijo con seriedad-. Wilparilla sería el hogar de mis hijos y empecé a mirarlo como si ellos también lo pudieran ver. Empecé a escuchar a los pájaros y a oler los arbustos. Empecé a amar la luz, el espacio y el silencio y ahora… ahora no podría soportar abandonarlo.

Cal no dijo nada. No quería enterarse de aquello. Prefería seguir pensando en ella como una extranjera, no como alguien que pudiera amar aquella tierra como él la amaba.

Hubo un largo silencio roto sólo por el zumbido de los insectos.

– Será mejor que durmamos algo -dijo Cal por fin.

Posó la taza en el suelo y se levantó. Hubiera deseado poder seguir enfadado con ella, no haber notado lo finas que eran sus piernas bajo el camisón medio transparente, o cómo la tela moldeaba sus senos.

Juliet asintió. La hamaca era profunda y no era fácil levantarse sin un esfuerzo. Cuando intentó incorporarse, sin pensarlo, Cal le tendió una mano y la ayudó a levantarse.

Sus dedos eran fuertes y cálidos y Juliet sintió el ridículo deseo de apretarlos y no soltarlos. Por primera vez se fijó en que estaba desnudo de la cintura para arriba y en ese mismo momento comprendió lo transparente que era su camisón. Cal estaba de pie muy cerca de ella sin soltarle la mano.

– ¿Bien? -preguntó él.

Ella asintió profundamente agradecida de que la oscuridad ocultara su sonrojo.

– Gracias -murmuró.

Después de una vacilación casi imperceptible, Cal bajó la mano y dio un paso atrás.

– No pienses en ello más por esta noche -dijo casi con aspereza-. Veremos como solucionar algo por la mañana.

Capítulo 4

NO había rastro de Cal a la mañana siguiente. Probablemente estaría evitándola, pensó avergonzada Juliet. ¡Debía pensar que era patética!

Pero si era así, no dio señales de ello cuando entró en la cocina a media mañana. Juliet había estado horneando y tenía la mejilla tiznada de harina. Se sonrojó al verlo y el corazón se le aceleró, dejándola jadeante de una forma ridícula.

– Quería darte las gracias por lo de anoche -dijo con timidez-. Estaba desbordada, pero no pretendía aburrirte con mis problemas en mitad de la noche. Lo siento.

– Me alegro de que me lo contaras. Soy yo el que debería disculparse. No sabía por lo que habías pasado y creo que fui un poco injusto contigo.

Juliet se quitó la harina de las manos.

– No importa. Sólo desearía que los problemas que me contaste ayer desaparecieran con la misma facilidad.

– No van a desaparecer -dijo él con franqueza-. Podemos empezar a solucionar alguno de ellos, sin embargo. He enviado a dos de los hombres a arreglar las tuberías a Okey Bore y los otros están arreglando las vallas, pero creo que nosotros dos deberíamos sentarnos a planificar cómo solucionar los problemas mayores. ¿Dispuesta a hacerlo?

– ¿Ahora mismo?

– Creo que sería lo mejor. Vas a tener que tomar algunas decisiones difíciles y cuanto antes mejor.

– De acuerdo.

Juliet se quitó el mandil y se sentó a la mesa de la cocina mientras Cal extendía algunos papeles delante de ella.

– He hecho una lista de los trabajos más urgentes. Éstos de esta hoja son esenciales, pero no inmediatos y esta tercera es de mejoras para el rancho a largo plazo.

Juliet agarró las hojas y las miró con desmayo. La lista de urgentes era más larga que la de esenciales.

– ¡Nunca conseguiremos hacer todo esto!

– Podemos intentarlo. Depende de cuánto dinero estés dispuesta a invertir en Wilparilla.

Juliet posó la última hoja.

– No tengo nada de dinero -dijo con el ceño fruncido.

– Debes tener algo. No se compran propiedades como ésta sin tener mucho capital por detrás.

– Ya lo sé. Había dinero de sobra cuando vinimos a Australia, pero todo se ha ido.

– ¿Ido? ¿En qué?

Ella se encogió de hombros.

– ¿Quién sabe? Esta casa costó una fortuna, pero era sólo uno más de los caprichos de Hugo. Se despertaba por la mañana con una idea y no le importaba lo que costara. Siempre tenía un plan que iba a cambiarlo todo, pero nunca le duraba lo suficiente la ilusión como para que funcionara.

Sonrió un poco penosamente pensando que era lo mismo que había pasado con su matrimonio.

– Hugo podía ser muy generoso cuando le apetecía. Compraba algo increíblemente caro y lo abandonaba en cuanto se cansaba de ello. Todo le había salido tan fácil. En su vida no tuvo que luchar por nada de lo que deseaba, así que no valoraba lo que tenía. Tendrías que haberlo conocido para entenderlo – prosiguió al ver el gesto de incredulidad en la cara de Cal-. Podía ser cruel e irresponsable, pero nadie podía ser más encantador o mejor compañero cuando le apetecía. Tenía cierto tipo de magnetismo. ¡Y era tal, atractivo! Tenía elegancia también con el punto justo de imprevisibilidad como para hacerlo irresistible. Incluso las mujeres que desaprobaban todo lo que hacía, caían a sus pies.

En otro tiempo, le había dolido mucho pronunciar siquiera su nombre. Ahora podía hablar de él de forma desapasionada, como si fuera el personaje de un libro que hubiera leído.

– Hugo era famoso por no comprometerse nunca a nada. Siempre tenía a tres mujeres bonitas a la cola: una con la que estaba terminando una aventura, otra con la que la estaba empezando y a la vez tenía el ojo puesto en la que sería su tercera aventura.

– ¿Y quién querría estar con una persona así? – dijo Cal antes de pensar.

Pero Juliet esbozó una débil sonrisa. Sabía que Cal nunca podría entender a Hugo. Era como describirle a un marciano.

– Los hombres con reputaciones peligrosas son muy seductores para las mujeres -intentó explicarle aunque sabía que era inútil-. Todos pensábamos en secreto que lo único que Hugo necesitaba era el amor de una mujer adecuada. Y cada mujer que lo conoció, creyó en lo más hondo que ella sería capaz de cambiarlo.

– ¿Y entre todas esas mujeres que querían salvarlo te eligió a ti?

– Ya sé que es difícil de creer. Yo era igual que las demás, me enamoré de él a primera vista. Estaba trabajando en Londres entonces y lo había visto en algunas fiestas, pero principalmente lo conocía por los artículos de las revistas del corazón.

– ¿Cómo lo conociste?

– En un partido de polo. Yo estaba pasando el fin de semana con unos amigos y él resultó ser el amigo de un amigo de ellos. Yo era muy joven entonces. Tenía apenas veintiuno y me enamoré nada más verlo. No me importó su reputación. Realmente creía que había cambiado por mí.

Juliet suspiró medio entristecida por aquella inocencia juvenil.

– Cuando me pidió que me casara con él, creí que eso lo demostraba. Todo el mundo me aconsejó que no lo hiciera. Mi familia y mis amigos me dijeron que estaba cometiendo el mayor error de mi vida, pero no los hice caso. Tuvimos una boda de ensueño y yo estaba tan segura de poderles demostrar que se habían equivocado…

Sacudió la cabeza para sí misma y se levantó inquieta a preparar un café.

– ¿Fue tan grande el error? -Cal se imaginó a Juliet de novia, joven y enamorada y al observar el dolor en su gesto, se preguntó qué tipo de hombre podría haberla hecho aquello-. No se habría casado contigo si no hubiera estado enamorado, ¿no crees?

– Bueno, eso es lo que yo pensé, por supuesto. Tenía a todas las que hubiera querido y me había escogido a mí.

– ¿Y por qué si no iba a casarse?

Juliet se quedó mirando a la cafetera de espaldas.

– Se casó conmigo porque era muy joven y estaba tan patéticamente agradecida de que me hubiera elegido que creyó que no le causaría problemas. No me enteré hasta después de la boda de que sus padres le habían puesto como condición que se casara si quería que le pagaran todas sus deudas. Cuando Hugo se quedaba sin dinero, que era muy a menudo, les pedía a sus padres que lo avalaran, pero había contraído unas deudas tan enormes, que decidieron hacer algo al respecto. Supongo que creyeron que una esposa lo estabilizaría -continuó Juliet-, pero por supuesto, no sirvió absolutamente de nada. En cuanto tuvo otra vez dinero, empezó a derrochar sin tino en aventuras, esquí, yates, coches rápidos y aeroplanos hasta que se aburría de todo.

– ¿Y por qué no le dejaste entonces? -preguntó Cal pensando que si hubiera conocido a Hugo Laing en persona le habría encantado echarlo a patadas de su propiedad.

Juliet llevó las dos tazas a la mesa.

– Porque todavía era lo bastante joven como para creer que era culpa mía el no ser la mujer adecuada para él y para que no me dijera todo el mundo: ¿ves? Te lo había dicho. Me pareció menos humillante intentar salvar mi matrimonio. Entonces Hugo tuvo más problemas con su familia. Eran tan ricos que él no necesitaba trabajar, pero los Laing guardaban mucho las apariencias. Para mantener las formas, le habían conseguido un empleo en un banco, pero él no pasaba mucho tiempo allí y cuando estaba, tenía que hacer las cosas más excitantes especulando de forma salvaje con sus reservas -sirvió leche en su taza-. ¿Leche?

Cal sacudió la cabeza y ella se fue a meter la jarra en la nevera.

– Todavía no sé con seguridad qué estaba haciendo -confesó ella-, pero debió pasarse porque sus padres decidieron que era mejor que se fuera del país por una temporada. Tenían muchos negocios en Sydney, así que nos empaquetaron para allí con el mensaje subliminal de que si yo hubiera sido una esposa mejor, él habría cambiado.

– No sabía que los ingleses seguían utilizando Australia para mandar a las ovejas negras de la familia -comentó Cal con sequedad.

– Los Laing no deben haberse enterado todavía de que el Imperio Británico ya no existe -dijo Juliet-. Si no fueran tan arrogantes y manipuladores, darían risa.

Cal bebió su café despacio.

– Pero hay un largo camino de Sydney a Wilparilla. ¿No me digas que los Laing también tenían negocios por aquí?

– No. Comprar Wilparilla fue otro de los caprichos de Hugo. Le gustó Sydney una temporada hasta que se aburrió. Se fue a navegar un día con alguien que vendía propiedades y cuando llegó a casa, ya había hecho una oferta.

Cal apretó los labios cuando recordó la facilidad con que Wilparilla había cambiado de manos. Él sabía exactamente con quién había estado navegando Hugo.

– Así que aquí estoy. Sólo cuando llegamos aquí, Hugo comprendió las ventajas de una propiedad tan aislada. Se puso furioso cuando descubrió que estaba embarazada, pero eso resultó ser su mejor excusa para dejarme tirada cuando se cansó de mí, lo cual por supuesto fue pronto y empezó a viajar a Sydney, a Perth o al sur por su cuenta.

– ¿Por qué lo aguantaste? -preguntó Cal casi enfadado.

Juliet se pasó las manos por el pelo. Era difícil de recordar ya.

– Porque cuando llegué a Australia tenía esperanzas de que fuera un nuevo comienzo para nosotros y lo fue al principio. Hugo no era siempre un bastardo. Cuando le apetecía, podía ser encantador, divertido y excitante y yo lo amaba. Se tarda mucho tiempo en dejar de amar a alguien como Hugo. Es como una adición. Sigues esperando aunque sepas que es inútil -lanzó un débil suspiro-. Esperaba que cuando nacieran los gemelos, Hugo los quisiera y aprendiera a amarme a mí gracias a ellos, pero salió al contrario.

– Lo siento -dijo Cal.

Sonaba muy débil, pero, ¿qué otra cosa podía decir?

– Fue horrible -admitió Juliet-. Estuve desesperada y fui muy infeliz durante mucho tiempo, pero ya no soy infeliz. Ahora estoy enfadada porque Hugo no hiciera ningún esfuerzo para dejarles a sus hijos algún recuerdo feliz. Estoy enfadada porque abandonara tanto Wilparilla y sobre todo de que no dejara económicamente asegurados a sus hijos. Había un seguro de muerte, pero la mayoría se fue en pagar sus deudas y lo que quedó es para mantenernos los niños y yo hasta que Wilparilla pueda dar beneficios.

– ¿Comprendes que podría tardar un tiempo a menos que puedas invertir ahora una gran cantidad de dinero?

Juliet se mordió el labio.

– ¿Cuánto tiempo?

Esa era su oportunidad, comprendió Cal. Podría decirle que diez o quince años y ella abandonaría. Juliet no arriesgaría el poco dinero que les quedaba a sus hijos y Wilparilla volvería a ser suyo.

– ¿Y qué hay de los padres de tu marido? -preguntó en vez de decirlo-. ¿No podrías pedirles algo de dinero? Después de todo, Kit y Andrew son sus nietos.

– No -apretó los labios con firmeza-. No quiero tener nada que ver con ellos. No confío en ellos. Creen que pueden jugar con normas diferentes al resto de la humanidad. Si aceptara dinero de ellos, se creerían con el derecho de interferir en mi vida. Vendrían aquí, mandarían a todo el mundo, buscarían beneficios y querrían llevar a los niños a Inglaterra… No, no los pediré nada.

– ¿Y qué hay de los bancos?

¿Qué estaba haciendo?, se preguntó Cal con desesperación. Se suponía que debía animar a Juliet a vender, no sugerirle que salvara Wilparilla para sí misma.

Pero Juliet estaba sacudiendo la cabeza.

– Ya tengo una deuda enorme y nunca me dejarían dinero en las condiciones que lo necesito.

– De acuerdo, veremos qué se puede hacer sin inversión.

Cal agarró la hoja de necesidades urgentes y frunció el ceño.

– Tenemos a cuatro hombres y no les hará daño trabajar algo para variar. Tendremos que valernos sin constructores. Eso significará nada de helicópteros ni personal para atrapar a los toros. Tendremos que hacerlo todo nosotros mismos.

Se frotó la barbilla pensativo y Juliet se encontró fijándose en el vello de su antebrazo y en la solidez de su muslo. Llevaba pantalones cortos y el impulso de frotar la palma contra su piel le produjo cosquilleos en la mano. Apartó la vista aprisa.

– Las reparaciones son el mayor problema, sobre todo de los vehículos -prosiguió Cal sin captar la distracción de Juliet-. Si no podemos invertir en maquinaria nueva, tendremos que salvar lo que tenemos y para ello habrá que contratar a un mecánico decente. Creo que conozco al hombre que necesitamos. Tendremos que pagarle, pero merecerá la pena.

Soltando la lista, Cal se levantó.

– Iré a llamarlo ahora mismo -dijo para detenerse en cuanto pensó que no era él el que pagaba los salarios-. Si te parece bien, claro está.

Juliet sonrió con debilidad.

– Por supuesto.

En cierto aspecto, fue un alivio que saliera de la cocina. Juliet se miró las manos al notar con horror que le estaban temblando. En un minuto, había pasado de ver a Cal ser como consejero y capataz cualificado a contemplar al hombre de cuerpo fuerte y moreno; un hombre con unos ojos firmes y una boca que la debilitaba sólo de mirarla.

El recuerdo de sus labios contra los de ella le produjo un peligroso cosquilleo en la boca del estómago.

No debía pensar en ello, se dijo Juliet con desesperación. Era mejor olvidar aquel beso. Ella y Cal parecían haber empezado con mal pie, eso era todo. Era difícil creer lo frío y hostil que lo había encontrado, y lo que le había irritado aquel primer día. Sólo el día anterior había creído que lo odiaba y ahora…

Ahora simplemente estaba haciendo el trabajo por el que lo pagaba, se dijo con firmeza. No tenía por qué sentir nada por él. Cal era su capataz y eso era todo.

– Hemos tenido suerte -a pesar de sí misma, a Juliet le dio un vuelco el corazón cuando Cal volvió de la oficina-. He llamado a Sam y está harto de estar jubilado. Podrá venir la próxima semana.

– Bien.

– Ah, también he buscado un ama de llaves.

– ¿Un ama de llaves?

– Vamos a necesitar todas las manos que podamos encontrar y serás de más utilidad si no estás atada por los niños y la cocina.

– Me encantaría ser útil -admitió ella un poco avergonzada.

– Puedes aprender. Y seguramente podrás hacer mucho más de lo que crees. Hay un montón de trabajo de papeleo y aunque no sea más, podrás revisar las vallas y las tuberías. Supongo que sabrás conducir, ¿verdad?

Ella asintió.

– Bueno, tampoco hay motivo por el que no puedas aprender a montar. Necesitaremos todos los jinetes que podamos encontrar para poder seguir a los rebaños si no vamos a tener helicóptero.

Juliet había abierto la boca para decirle que ya sabía montar perfectamente, pero sus últimas palabras la distrajeron.

– Lo entiendo -admitió con preocupación-, pero no puedo permitirme un ama de llaves si voy a tener que pagar al mecánico.

– No necesitas preocuparte por eso. Yo lo solucionaré.

Ella lo miró asombrada.

– ¿Y por qué ibas a hacerlo?

– Porque de todas formas, ya pensaba pagar a un ama de llaves para mí y para Natalie. Alguien tiene que vigilar que haga sus deberes.

Cal se preguntó cómo había llegado a la situación no sólo de ayudar a Juliet a salvar Wilparilla, sino hasta ayudar a pagar de su propio bolsillo. Al final, sería para su propio beneficio, se aseguró a sí mismo. Si ayudaba Juliet ahora, ella confiaría en él cuando le dijera que la única opción era vender.

– He estado hablando con mi tía -continuó-. Maggie se crió aquí en el campo pero se fue a Melbourne con su marido cuando se casó. Ahora está viuda y quiere volver. Ella sabía que yo también quería volver y me sugirió hace tiempo que podría venir a cuidar a Natalie mientras yo estuviera trabajando.

– Pero no le puedo pedir que aparte de Natalie cuide a dos niños de tres años -protestó Juliet.

– A Maggie no le importa. Siempre dice que sólo le interesa la gente por debajo de los seis años o por encima de los sesenta. Es una mujer que puede asustar, pero por alguna razón, los niños la adoran. Estarán completamente a salvo con Maggie.

– Suena maravilloso.

– Sólo hay una condición -prosiguió Cal-. Maggie dice que está demasiado vieja y es demasiado gruñona como para compartir casa con nadie. Estaría contenta de pasar el día aquí, pero quiere su casa propia para volver por las tardes -vaciló un momento-. Le dije que arreglaríamos la casa del capataz y que se podría quedar en ella.

– ¿Eso significaría que Natalie y tú os quedaríais aquí?

– Sí.

– ¿No te importa?

– No, si no te importa a ti.

La voz de Cal era muy impersonal. Juliet lo miró de soslayo y ya no pudo apartar la vista de él. Sus ojos grises la mantuvieron cautiva mientras se le secaba la garganta.

– No, no me importa.

– Entonces arreglado.

Cal tuvo que obligarse a sí mismo a respirar. Ella tenía unos ojos extraordinarios, tan profundos y azules que uno se podía perder con facilidad en ellos, unos ojos que invitaban a pensar en la suavidad de sus labios y en el aroma de su piel.

Se hizo un silencio que pareció envolverlos mientras permanecían allí de pie mirándose y el aire pareció cargarse de electricidad. Debería haber sido fácil romperlo, moverse o irse, pero de alguna manera, no pudieron.

– ¡Papá! ¡Juliet! ¡Venid a ver esto!

La risa de Natalie desde la terraza rompió la tensión y los dos dieron un respingo.

Muy agradecido por la distracción, Cal siguió a Juliet a la terraza. Al instante supieron de qué se estaba riendo Natalie. Los dos gemelos habían encontrado un par de cubos de plástico y se los habían puesto en la cabeza para desfilar delante de Natalie. Cuando aparecieron los padres en la terraza, en medio de las payasadas tropezaron y cayeron de trasero.

Estaban tan ridículos que Cal y Juliet no pudieron evitar reírse. Al ver que la audiencia había aumentado, los gemelos se sacaron los cubos de la cabeza al unísono y miraron tan encantados por el público que Cal sonrió y miró a Juliet.

La imagen de ella riéndose lo dejó sin aliento. Nunca la había visto sonreír así antes comprendió con intriga. La transformaba iluminando sus ojos profundos de amor, desvaneciendo las sombras y hechizándolo con su calidez y belleza.

Como si sintiera que la estaba mirando, Juliet volvió la cabeza todavía riéndose para encontrarlo con la mirada clavada en ella. Algo en su expresión la dejó sin aliento.

– ¿Qué pasa? -preguntó con inseguridad.

– Nada -Cal cambió la expresión-. Será mejor que me vaya a ver lo que están haciendo los hombres. Diseñaremos un plan de acción esta noche.

– De acuerdo -Juliet observó como se daba la vuelta hacia los escalones-. ¿Cal? -lo llamó por impulso.

Él volvió la cabeza con una ceja enarcada.

– Gracias -dijo ella simplemente.

No era mucho para expresar lo que significaba para ella que se hubiera puesto al mando y saber que a partir de ese momento las cosas cambiarían, pero esperaba que él lo entendiera.

Cal no respondió directamente. En vez de eso, se dio la vuelta hacia ella.

– Tienes harina en la mejilla -dijo con delicadeza para limpiarla con el dedo pulgar antes de darse la vuelta de nuevo.

Juliet se quedó allí de pie y se llevó la mano a donde la había tocado contemplando su imagen hasta que desapareció.

Esa noche acordaron que la primera prioridad era arreglar la casa del capataz para que Maggie pudiera incorporarse.

Juliet intentó mantener un control férreo de sí misma. Se había quedado conmocionada de lo que Cal le había hecho sentir esa mañana, del deseo que la había asaltado al recibir su caricia pero mucho más por los sentimientos que habían aflorado y que ella creía muy enterrados. El alivio fue intenso, pero también la había dejado muy inquieta lo fácil que era compartir sus preocupaciones. El matrimonio con Hugo le había enseñado que en la única persona que podía confiar era en sí misma.

Era sólo que Cal era un hombre en el que era muy fácil apoyarse.

– Si consigues a alguien para las reparaciones, yo limpiaré la casa entera y le daré una mano de pintura -le dijo a Cal con tono profesional-. Al menos eso lo puedo hacer con los niños.

Cal se alegró de que la conversación fuera impersonal. No podía explicarse a sí mismo por qué había actuado como lo había hecho para ayudar a Juliet a salvar Wilparilla. Lo único que sabía era que algo había cambiado la noche anterior y cuando la había mirado a los ojos esa mañana, todo había cambiado de nuevo. Hubiera deseado seguir odiándola, pero no podía y ahora no sabía lo que sentía por ella.

No tenía por qué sentir nada por ella, se dijo a sí mismo. De hecho, sería mejor no sentir nada. Era mucho más fácil hacer lo que estaba haciendo Juliet y aparentar que el aire no se había electrizado entre ellos, que no la había mirado a los ojos como un tonto y que no recordaba lo que había sentido cuando la había besado.

Juliet trabajó mucho en la casa. Por las mañanas, los niños montaban en sus triciclos en el jardín mientras Natalie estudiaba ante la radio. Tuvo que sacar bolsas y bolsas de basura antes de poder empezar a limpiar, pero para Juliet se convirtió en un reto dejar la casa inmaculada. Era la forma de demostrarle a Cal que ella podía trabajar tanto como él.

Cal la encontró allí una tarde, arrodillada en una de las habitaciones. Llevaba una camiseta floja y unos pantalones cortos desteñidos y tenía la cara sonrojada del calor y el esfuerzo. Cuando la llamó desde el recibidor, Juliet se sentó sobre los talones y se limpió la cara con el antebrazo dejando churretones de polvo.

Cal se detuvo en el umbral de la puerta recordando a la Juliet elegante y bien vestida de la primera noche. La Juliet que tenía delante ahora era una mujer diferente, con la cara manchada, el pelo húmedo del sudor y las manos arrugadas del agua.

Desde luego, era una mujer que le gustaba mucho más.

A pesar del esfuerzo, Juliet estaba más feliz de lo que había estado en mucho tiempo. La expresión sombría había desaparecido de su cara.

Por las tardes, después de acostar a los niños, compartían una cerveza en al terraza y hablaban de los planes para el día siguiente. Y mientras cenaban discutían los planes de acción a largo plazo. El mecánico había llegado y estaba poniendo en funcionamiento la maquinaria. Sam era tan tímido que apenas había murmurado unas palabras al llegar y había desaparecido y Juliet no lo había vuelto a ver, pero Cal parecía pensar que era bastante normal. Cal le explicó lo que estaba haciendo y le enumeró la rutina anual del rancho y Juliet empezó a ordenar cuentas, pero era de lo único que hablaban y cuando la cena acababa, se despedían y se iban por pasillos distintos.

Como por acuerdo tácito, mantenían una conversación estrictamente profesional, aunque una parte de ella se moría por saber algo más de él. Deseaba preguntarle cómo era criarse en un rancho, que le hablara de su mujer y de lo que había sentido por aquellas amas de llaves que según su hija se enamoraban de él. Pero Cal no ofrecía ninguna información y Juliet no quería estropear lo que tenían. ¡Era tal bendición tener con quien hablar por las tardes y saber que ahora sí podía jugar un papel en Wilparilla por fin! Si pensaba demasiado en su cuerpo firme, o en el hoyuelo de su mejilla cuando sonreía, sabía que aquel ambiente impersonal que habían creado, se derrumbaría.

Y ya era bastante difícil mantener la situación como estaba. Todas las noches Cal le ayudaba a fregar después de la cena y los dos evitaban hablar de aquel beso, pero flotaba entre ellos de forma peligrosa, listo para aflorar cada vez que el brazo de Cal rozaba el de ella.

Cada vez que él extendía el paño, a Juliet se le desbocaba el corazón al recordar cómo se había acercado a ella y le había descruzado los brazos para poder tomarla por la cintura. Y cada vez se preguntaba si haría otra vez lo mismo, pero nunca lo hizo y Juliet le daba las buenas noches y se iba a la cama disgustada consigo misma por la decepción que sentía.

Capítulo 5

ERA mucho más fácil cuando se pasaban el día trabajando, pero a la semana siguiente, Juliet comprendió con culpabilidad que Cal no se había tomado ni un solo día libre.

– Mañana es domingo -le recordó el sábado por la tarde-. Creo que nos vendría bien a todos un día libre.

– Pensaba atrapar a algunos de esos toros salvajes -protestó Cal.

– Los toros pueden esperar. ¡Y esto es una orden! -le pasó el plato de calabaza asada para evitar que protestara más-. Natalie necesita pasar algo de tiempo sola contigo.

– Tienes razón -aceptó él despacio-. Gracias… jefa.

Había estado tan ocupado recientemente que apenas se había dado cuenta de que no había dedicado mucho tiempo a su hija. Y hasta algunos días, sólo le daba tiempo a darle el beso de buenas noches.

Y no era que a Natalie pareciera importarle y hasta parecía haber florecido desde que había vuelto a Wilparilla. Y aunque Cal se repetía que era la vida al aire libre lo que la estaba haciendo más feliz, en lo más hondo sabía que mucha de la felicidad de su hija tenía que ver con Juliet y los gemelos.

Natalie se puso loca de contenta cuando a la mañana siguiente Cal le preguntó que si quería montar a caballo.

– Hay un ponie en el corral que parece perfecto para ti -le dijo cuando su hija le echó los brazos al cuello.

Mientras Natalie salió corriendo a ponerse los vaqueros más viejos, Cal miró a Juliet a través de la mesa.

– Espero que tú también te tomes el día libre -dijo con un poco de timidez.

No tenía nada que ver con él lo que ella hiciera con su tiempo, pero disfrutaría más sabiendo que ella estaba descansando.

– Voy a sentarme en el porche con un libro a ver si Kit y Andrew me dejan leer un poco.

La idea de pasar un día sola con sus hijos debería haberla seducido, pero de alguna manera, Juliet no pudo dejar de sentirse abandonada cuando vio a Cal alejarse hacia el corral con aquellas zancadas fuertes y gráciles suyas mientras su hija saltaba feliz a su lado. Los dos llevaban el sombrero ladeado de la misma manera y a pesar de la diferencia de alturas, parecían idénticos.

Mientras Juliet miraba, Natalie le dio a su padre la mano con confianza y se dio la vuelta para sonreírle. Juliet había estado preocupada de que Cal no pasara suficiente tiempo con su hija, pero el lazo entre ellos era evidentemente tan amoroso, que sintió que unas lágrimas absurdas le asomaron a los ojos.

La casa pareció muy vacía cuando se fueron. Kit, que había querido ir con Cal y Natalie estaba enfadado y Andrew enseguida se puso del mismo humor. Juliet suspiró y estaba abandonando la idea de abrir el libro cuando Andrew gritó deleitado.

– ¡Caballos!

Montando en dirección a ellos, aparecieron Natalie y Cal con una yegua de aspecto sólido atada a la silla. Se detuvieron al pie de los escalones.

– Natalie me ha dicho que los niños nunca han visto un caballo.

Juliet se levantó con los gemelos de la mano. Sentía el pecho atenazado, pero sonrió feliz al pensar que no se habían olvidado de ellos después de todo.

– No, nunca he podido sujetarlos a los dos al mismo tiempo.

Cal deseó que no le hubiera sonreído de aquella manera. No era bueno para su respiración.

– Si crees que puedes sujetar a uno delante de ti, yo llevaré al otro y podrán montar por primera vez. ¿Os apetece, chicos?

– ¡Sí! ¡Sí! ¡A montar! -gritaron mientras Cal desmontaba con facilidad y Juliet les soltaba las manos para dejarlos saltar locos de excitación. Si Kit y Andrew pudieran tener un padre como Cal…

– Voy a buscar sus sombreros -murmuró antes de entrar para que Cal no notara las lágrimas en sus ojos.

– ¿Has montado tú alguna vez? -le preguntó Cal en cuanto volvió.

– Una o dos veces -contestó Juliet que en otro tiempo se había planteado en serio hacerse jinete profesional de saltos.

Cal tomó las riendas de la yegua y la hizo avanzar.

– Nos lo tomaremos con calma. Esta yegua es una vieja perezosa, o sea que no hará nada alarmante.

– Bien -dio Juliet pensando que era más sensato montar a los niños en una yegua tranquila.

Se reservaría el placer de enseñarle a Cal lo bien que montaba para otra ocasión.

Sujetando la rienda de la yegua con una mano, Cal se adelantó para ayudarle con la pierna, pero para su sorpresa, ya había montado.

– De acuerdo. ¿Quién va a ir con mamá?

Sin esperar la respuesta, agarró y levantó a Andrew que empezó a gritar de alegría por estar tan alto.

– ¡Yo! ¡Yo! -gritó Kit.

– ¡Ven tú conmigo! -dijo Cal sentándole en la silla para montar él con facilidad.

Completamente tranquila en su ponie, Natalie circulaba alrededor de ellos mientras trotaban despacio hacia el arroyo. Sobre ellos, los pájaros trinaban y volaban entre las ramas y los caballos resoplaban y sacudían la cabeza para librarse de las moscas. Kit y Andrew estaban locos de contento. Juliet podía sentir el cuerpo de Andrew rígido de excitación y cuando miró a Kit, éste tenía los ojos como platos y una amplia sonrisa de felicidad.

– ¿Parece Andrew tan feliz como Kit? -le preguntó a Cal, que sonrió y asintió.

– Como un cerdo en un patatal.

Juliet lanzó una carcajada y sus miradas se prendieron un momento más de lo necesario. Cal apartó la mirada hacia el horizonte y recordó todas las razones por las que no debería pensar nunca en besarla de nuevo. Juliet se concentró en mirar a los pájaros mientras la sonrisa de Cal todavía danzaba ante sus ojos.

Qué suerte tenía Kit, pensó sin poder remediarlo. Se detuvieron al lado de una poza bajo la sombra de un árbol del caucho. Los caballos esperaron con paciencia agitando las colas mientras los niños se quitaban los pantalones para chapotear felices. Juliet y Cal se sentaron en una roca mirando a los niños para no tener que mirarse ellos.

El agua era cristalina y en la orilla opuesta del arroyo, los árboles se reflejaban en el agua bajo el cielo inmaculado.

– Es precioso, -suspiró Juliet.

– ¿No habías estado aquí antes?

– No -sacudió la cabeza apenada-. Tú sólo llevas un par de semanas aquí y ya conoces Wilparilla mucho mejor que yo.

Cal no contestó en el acto. Saber que la estaba engañando le hacía sentirse cada vez más incómodo, pero todavía no estaba preparado para abandonar su sueño de recuperar Wilparilla.

– Quería darte las gracias por lo que has hecho por Natalie -dijo cambiando de tema.

Juliet lo miró con sorpresa.

– No he hecho nada por Natalie. En todo caso es lo contrario. Es una niña feliz, encantadora y me ayuda mucho.

– Ahora lo es -dijo Cal mirando a su hija que gritaba en el agua-. No hace mucho, tenía una batalla cada mañana con ella para conseguir que fuera a la escuela. No hablaba con nadie ni quería hacer nada.

– ¿De verdad? Parece difícil de creer viéndola ahora. ¿Qué fue lo que pasó?

– Era desgraciada. Yo no dejaba de preguntarle si algo iba mal y ella siempre decía que no, pero a veces la encontraba llorando -se detuvo recordando la culpabilidad que había sentido por no haber notado antes lo infeliz que era su hija-. Fue culpa mía. Debería haber comprendido lo mucho que odiaba su escuela. Nunca encajó en ella y los niños pueden ser a veces muy crueles con los nuevos.

– ¿La estaban acosando?

– No creo que fuera tanto como eso, sólo que nunca sintió que pertenecía allí. Creo que echaba de menos su casa. Sólo tenía cinco años cuando nos fuimos a Brisbane, pero había pasado toda su vida en el campo y no se adaptó como yo esperaba. Yo tampoco me adapté muy bien -admitió-. Echaba de menos el aire libre, pero aparentaba que no por el bien de Natalie.

– Si Natalie era feliz en el campo, ¿por qué os fuisteis?

– Porque era lo que Sara hubiera querido. Yo me crié en un rancho, pero Sara era de Brisbane. Era la hermana de un amigo mío del colegio. La conocí cuando ella tenía diecisiete años y tardamos cinco años en casarnos, pero ella venía a menudo a visitarme. Le resultó muy duro al principio. Es diferente venir de visita a vivir todo el día sola a muchos kilómetros de la tienda más cercana si estás acostumbrado a vivir en una ciudad. Se sentía sola.

– Sí, lo entiendo -dijo Juliet.

Pero su situación había sido diferente. Hugo había pasado tanto tiempo fuera del rancho que ella había estado sola por completo. Ella no había sido la esposa de Cal ni lo había tenido al lado al final de cada día, contento de verla, tomarla en sus brazos y hacerle el amor hasta que mereciera la pena toda la soledad del mundo. Juliet pensaba que no le habría costado tanto adaptarse si hubiera estado casada con Cal en vez de con Hugo.

– La verdad es que lo intentó -prosiguió Cal-, pero nunca se sintió en casa aquí y después de que naciera Natalie empezó a hablar de hacer una vida normal. No creía que fuera saludable para una niña crecer tan aislada y de alguna manera creo que tenía razón. Natalie era feliz, pero no sabía lo que era jugar con otros niños y eso lo hizo más difícil cuando nos fuimos a la ciudad. Si hubiera tenido hermanos, podría haber sido diferente pero no tuvo la oportunidad de averiguarlo.

– ¿Qué pasó?

– Sara murió al dar a luz a un niño. Solía preocuparse de estar tan lejos de un hospital, pero todos esos médicos con la tecnología más avanzada no pudieron hacer nada por ella cuando hizo falta. Paro cardiaco por eclampsia, me dijeron.

– ¡Oh, no! -Juliet se llevó la mano a la boca-. ¿Y qué pasó con el niño?

– Le hicieron una cesárea de urgencia, pero era demasiado tarde. Murió unas horas después. Se llamaba Ben. Eso era lo que Sara hubiera querido.

A Juliet le conmovieron más aquellas secas frases que cualquier expresión de dolor y se sintió avergonzada de su manifestación de lástima por sí misma aquella noche en la terraza. ¿Qué había sufrido ella comparado con Cal que había perdido a su mujer y a su hijo el mismo día?

Sin pensarlo, alargó la mano y rozó la de él.

– Lo siento mucho -dijo en voz baja.

Cal volvió la cabeza al sentir su roce y vio que tenía lágrimas en los ojos. Sin querer, enroscó los dedos alrededor de los de él.

– Está bien -dijo como si fuera ella la que necesitara consuelo-. Ya han pasado seis años. Te vas… acostumbrando, supongo. Y tenía a Natalie. Simplemente seguí viviendo.

– ¿Cómo lo conseguiste? -preguntó Juliet-. No debía ser mayor que los gemelos ahora.

– Tenía tres años -Cal parecía haberse olvidado de que todavía sujetaba su mano-. Mi madre y mi hermana me ayudaron, pero al final tuve que contratar a una niñera. El problema es que no se encuentran buenas amas de llaves y si hacen el trabajo bien, no se quedan mucho tiempo.

– Natalie me contó que se enamoraban de ti.

– ¿De verdad? -se rió sin demasiado humor-. Tuvimos uno o dos episodios vergonzosos, sí. Conseguían enamorarse sin que yo les diera pie. Creo que simplemente se aburrían y enamorarse debía ser más excitante que cuidar a Natalie y mantener la casa limpia.

– Enamorarse de alguien que no te ama no suele ser muy divertido -señaló Juliet con simpatía por aquellas chicas.

Podía entender lo fácil que podía ser enamorarse de él, sobre todo si alguna vez les había sonreído como él lo hacía.

– Para mí sí que no fue divertido. En cuanto comprendían que no estaba interesado, decidían que la situación era demasiado incómoda y se iban obligándome a buscar a otra nueva. A mí no me hubieran importado tanto los cambios, pero estaba preocupado por Natalie. Cuando empezaba a encariñarse con alguna chica, tenía que empezar a conocer a otra.

– Sí, una niña necesita más estabilidad.

– Al final ni siquiera me molesté en buscar a otra ama de llaves y me llevaba a Natalie a todas partes, pero sabía que no podía seguir así para siempre. Con el tiempo iba a necesitar a una mujer al lado. Sabía que eso era lo que Sara hubiera dicho. Ella quería que la niña fuera a una buena escuela y conociera a sus primos de Brisbane, como ha hecho.

Cal se dio cuenta entonces de que seguía sujetando la mano de Juliet y se sonrojó un poco. La soltó apresurado con un murmullo de disculpa. Juliet se sintió ridículamente avergonzada. Le ardía la palma donde él se la había sujetado y la apoyó en la rodilla cuando lo que deseaba era seguir teniéndola entre los fuertes dedos de Cal.

Hubo un turbador silencio que rompió Juliet después de un momento.

– O sea que vendiste tu viejo rancho para llevarte a Natalie a Brisbane.

Él suspiró.

– Ahora que miro para atrás, hubiera deseado haber hecho las cosas de diferente manera, pero en ese momento me apreció la única opción. Fue una de las decisiones más duras que he tenido que tomar en toda mi vida, pero me pareció la única forma de darle a Natalie cierta seguridad y criarla como su madre hubiera querido. Lo intenté en serio. Creé mi propia empresa para poder trabajar desde casa y me aseguré de darle todas las cosas que no podíamos hacer en el campo, como ir al cine o encargar una pizza y los dos nos decíamos lo mucho que nos divertía poder hacerlo. Hasta que un día me la encontré llorando -Cal puso una mueca-. Natalie es una niña muy valiente y casi nunca llora, pero mientras yo aparentaba estar bien para que las cosas fueran fáciles para ella, ella estaba haciendo lo mismo por mí. Cuando se lo saqué todo, me dijo que lo que quería era volver a casa.

– ¿A vivir en el campo?

– Sí.

Cal comprendió que debía tener cuidado. Juliet sabía escuchar. Él nunca había hablado de la muerte de su esposa y de su hijo, pero había sido muy reconfortante contárselo a Juliet. Sería demasiado fácil acabar de contarle toda la historia y no quería saber lo que pasaría si ella descubría que Wilparilla había sido su hogar.

– Entonces me enteré de que necesitabas un capataz y no me importó aceptar el trabajo con tal de hacer a Natalie feliz y ahora lo es. Eso es lo único que me importa por el momento. Tendrá que ir algún día a la escuela, por supuesto, pero parece no irle mal con la escuela a distancia y de momento es suficiente que los dos estemos aquí.

Era la primera vez que había contado algo tan personal desde que estaba allí y Juliet se preguntó cómo podría sentir tal familiaridad con alguien de quien sabía tan poco.

– No sabía que habías sido propietario de un rancho. Supuse que habías sido capataz antes -vaciló al notar en la expresión de Cal que no quería profundizar en el tema-. ¿Estaba cerca de aquí tu propiedad?

– Sí.

Juliet se preguntó si sentiría por su tierra lo mismo que ella por Wilparilla.

– ¿Y no te importa saber que ahora lo tiene otra persona?

– Sí. A veces -Cal miró a Juliet casi con asombro. ¿Cuándo había pasado su obsesión por recuperar Wilparilla en algo que ya no era tan esencial?-. Pero no siempre.

– Hubiera creído que no podrías ser capataz después de haber tenido tu propio rancho -dijo ella despacio-, ¿por qué no te volviste a comprar otra tierra?

Aquél era un terreno peligroso y Cal se encogió de hombros.

– Los ranchos de ganado no salen al mercado tan a menudo.

– ¿Pero estás buscando?

– Por el sitio adecuado. -Y… si lo encuentras, ¿te irás?

Juliet se sintió desolada al pensar en lo vacío que podía quedar Wilparilla sin Cal allí. No debía apoyarse en él tanto.

– Sí -dijo Cal aunque pensaba que no sería él el que se iría. Sería Juliet. La idea le inquietó ahora-. De todas maneras, no hay perspectivas inmediatas. Sé lo que quiero y no creo que esté a la venta todavía. No me iré sin cumplir mi período de prueba de todas formas.

Juliet se había olvidado ya del período de prueba. Le parecía que había pasado mucho tiempo desde que ella había insistido tanto en que Cal la tomara como a su jefa. Ya había llegado a considerarlo como un socio y sus palabras fueron como una jarra de agua fría que le recordaron la realidad. Cal era su empleado, no su socio. Él no lo había olvidado y lo mismo debía hacer ella.

– Me alegro de oírlo aunque espero que encuentres lo que buscas. Aunque entiendo que no será fácil. En cuanto Hugo murió, empezaron a acosarme los buitres haciendo ofertas para comprar Wilparilla -se sonrojó de disgusto al recordarlo-. Se mató en un accidente de coche en Sydney y apenas acababa de llegar de allí cuando me llamó mi abogado para hacerme la primera oferta y he tenido varias desde entonces.

Cal parpadeó para sus adentros.

– ¿Y nunca te sentiste tentada de aceptar ninguna?

– ¡Nunca! Sé lo que pensaban. Creían que era una patética mujer sola que nunca sobreviviría aquí por mi cuenta. Esperaban que aceptara el dinero y saliera corriendo y sin duda pensaban que sólo esperaba una oferta mejor.

Eso era lo que él había pensado. Cal recordó su rabia cada vez que su abogado lo había llamado para decirle que su oferta había sido rechazada sin condiciones.

– ¡No iba a dejar que me acosaran en mi propia tierra!

– Está claro que quien quiera que te hiciera esas ofertas no te conocía. Si no, no se habría molestado.

– Sí, bueno… Si alguien te pregunta que si estoy interesada en vender Wilparilla, ya le puedes decir que no tengo intención de irme a ninguna parte.

– Lo haré -dijo Cal.

Por suerte Juliet había desviado la mirada ante el grito de uno de los niños y no vio su expresión de ironía.

– ¡Papá! ¡Mira esta piedra!

Natalie llegó corriendo para enseñarle lo que había encontrado en el arroyo. Kit y Andrew, ansiosos por compartir la gloria, rodearon también a Cal.

Juliet observó la forma en que Andrew se apoyaba en él confiado y Kit danzaba como un loco para llamarle la atención. Después alzó la mirada hacia la cara de Cal. Estaba admirando su descubrimiento y cuando lo vio sonreír se sintió sacudida por una punzada de deseo tan desnudo que se sobresaltó.

Quería que se fueran los niños para poder deslizar la mano por su muslo con la misma naturalidad que Andrew. Deseaba apoyarse contra él y besarle el cuello. Quería que se diera la vuelta y le sonriera, saber que le devolvería el beso y que más tarde, cuando los niños estuvieran en la cama, la desnudara, la tendiera en el suelo bajo la luz de la luna y le hiciera el amor hasta que llorara de felicidad.

Se levantó antes de que su imaginación volara más.

– Creo que será mejor que volvamos ya -dijo con voz quebrada.

Juliet permaneció en silencio todo el camino de vuelta. Su alegría anterior se había evaporado dejándola insegura acerca de sus sentimientos. No quería volver a sufrir el daño que le había hecho Hugo. Había sobrevivido enterrando una parte de sí misma y tenía miedo de que si dejaba a alguien intimar demasiado, romperían el sello que la mantenía fuerte.

Cuando Juliet pensaba en su mano en la de Cal sabía lo fácil que era bajar sus defensas y se encogía ante la idea.

Cal sintió el distanciamiento de Juliet y se dijo a sí mismo que se alegraba. Se arrepentía de haberle contado tanto como había hecho. Ella había dejado bien claro que no pensaba vender Wilparilla y ¿qué sentido tenía quedarse allí si no tenía la oportunidad de recuperar el rancho?

Si tuviera sentido común, abandonaría la idea de quedarse allí como capataz. Cuanto más se quedara, más duro sería recordar que recuperar Wilparilla significaría que Juliet se fuera de allí. En su momento le había parecido una buena idea, pero cada vez que miraba la cara feliz de Natalie hablando con los gemelos, más tenía la sensación de que le rompería el corazón si la hacía abandonar de nuevo el rancho.

Capítulo 6

ERA muy fácil decidir mantener la relación impersonal y fría, pero muy difícil ponerlo en práctica, comprendió Juliet esa tarde. Estaban todos en la cocina cenando y los gemelos, haciendo muecas para hacer reír a Natalie.

– Ya es suficiente -dijo Juliet con firmeza-. Dejad de hacer el tonto y comed o no habrá regalos de cumpleaños.

Natalie se puso alerta al instante.

– ¿Cuándo es?

– Dentro de tres semanas.

– ¿Habrá fiesta con tarta y velas?

– Si son buenos, sí.

Pero Cal y Natalie seguían riéndoles las gracias y al final ella también tuvo que reírse.

Parecían una familia, comprendió con una repentina punzada de añoranza. Una familia feliz. Aunque por supuesto, no lo eran. Si fueran una familia, ella sería la mujer de Cal en vez de su jefa y no tendría que recordar mantener las distancias. No era justo que Cal se riera así. ¿Cómo iba a considerarlo como un empleado teniéndolo allí sentado relajado como si estuviera en su casa divirtiéndose con los niños con aquella sonrisa tan devastadora?

Juliet esperaba que las cosas fueran más fáciles en cuanto los niños se fueran a la cama, pero no lo fue. Fue peor porque ya no estaba Natalie para distraerlos con su charla. Por primera vez desde que había ido a vivir a Wilparilla, deseó haber tenido una televisión o lo que fuera para romper el silencio.

Le había parecido descortés no reunirse con él en la terraza después de haberse duchado, pero ahora deseó no haberlo hecho. Cal estaba sentado en una de las sillas de caña con las manos apoyadas en las rodillas y una botella de cerveza entre ellas.

Juliet no podía apartar los ojos de aquellos dedos morenos, largos y competentes. Los había sentido tan fuertes entre los de ella al lado del arroyo. Los recordaba sobre su brazo deslizándose hacia su cuello para besarla y no pudo dejar de pensar cómo sería si la besara otra vez.

Ante la idea sintió un escalofrío involuntario y dio un sorbo a su copa de vino mientras el silencio entre ellos se prolongaba y tensaba.

Cal era también muy consciente del silencio. Había sido muy consciente de todo desde que Juliet se había sentado allí con el pelo mojado y del olor del champú que usaba. Llevaba algo parecido a una falda ligera y una camiseta. No se había fijado en el color, pero sí en la forma en que se había deslizado por sus piernas cuando se había sentado.

Para no mirarla había estado intentando concentrarse en su cerveza. Su presencia era inquietante y seductora y Cal no sabía por qué le alteraba tanto. Lo único que sabía era que algo en la forma en que estaba sentada le hacía pensar en la tela sedosa contra su piel desnuda.

Y sabía que si pensaba mucho más en ello, haría algo de lo que se arrepentiría como levantarla y atraerla a sus brazos, o como deslizar la mano con insistencia sobre la seda, bajo la seda, apartándola hasta sentir su piel donde la seda la había acariciado.

Cal apuró su cerveza y se levantó de forma brusca.

– Me voy a dar un paseo -dijo con voz tan cortante que Juliet lo miró sorprendida.

Pero antes de poder preguntarle qué pasaba, ya se había ido dejándola sola para decirse que se alegraba y que intentaría olvidarse de una vez de cómo la había besado.

Maggie llegó al final de esa semana. Era una mujer alta y fuerte de unos sesenta años y con una actitud tan firme que al principio intimidó a Juliet. Cal la recogió en el aeropuerto y la llevó directamente a la casa en la que Juliet había trabajado tanto pintando y limpiando.

– Espero que te guste -dijo un poco nerviosa mientras Maggie inspeccionaba las habitaciones con cara de águila.

– Está bien.

¿Bien? ¿Eso era todo lo que podía decir después de un trabajo tan duro? La indignación le hizo mirar a Cal.

– Eso quiere decir que realmente le gusta -susurró él mientras su tía inspeccionaba la cocina.

Estaba claro que la efusividad no era el estilo de Maggie, pero Juliet le perdonó todo en cuanto la vio con los gemelos. Había esperado que los intimidara tanto como a ella, pero la adoraron desde el principio.

– Ya lo sé -dijo Cal interpretando la expresión de su cara sin tener que decir nada. Sonrió y sin pensarlo, Juliet le devolvió la sonrisa-. Yo tampoco lo entiendo. Es un tipo de magia que tiene con los niños.

Entonces se dieron cuenta de que estaban sonriéndose allí de pie y borraron el gesto los dos al mismo tiempo. Cal fue a reunirse con su tía y Juliet se puso a preparar un té.

Estaba dividida entre el alivio de tener a alguien a quien dejar a los gemelos y el nerviosismo al comprender que ahora pasaría mucho más tiempo con Cal.

Aunque era ridículo. Era para lo que le había contratado, ¿no? Pero lo que le preocupaba era aquella extraña sensación que cosquilleaba de forma alarmante en su piel cada vez que sus ojos se clavaban en su boca, sus manos o las arrugas que le rodeaban los ojos.

Cal estaba encontrando la perspectiva de pasar todo su tiempo con Juliet igualmente inquietante. Se había sentido horrorizado de lo mucho que la había deseado aquella tarde en el porche y había tenido que caminar durante horas antes de poder confiar en sí mismo lo suficiente como para volver. No sabía lo que habría hecho sí Juliet no se hubiera ido a la cama y hubiera seguido allí sentada envuelta en aquella maldita seda.

Había querido pensar que era el vestido lo que le había incitado, pero cuando la vio con vaqueros y camisa a la mañana siguiente, comprendió que era más que eso. Había tenido que alejarse lo más posible donde no pudiera fijarse en la forma en que aleteaban sus pestañas cuando sonreía a alguno de los niños o en la fragancia que flotaba en el aire mucho tiempo después de que se hubiera ido.

Por las tardes, cenaban en silencio y al acabar, él ponía la excusa del papeleo y desaparecía en la oficina. Sería más fácil cuando estuviera Maggie, se había dicho a sí mismo. Su tía podía no ser una mujer muy habladora, pero al menos estaría allí y evitaría que se pusiera por completo en ridículo delante de Juliet.

Pero ahora que estaba allí, comprendía que aunque las noches podrían ser más fáciles, pasar el día sería mucho más duro.

Pero ninguna de esas dudas asomaban a su cara esa mañana. Para Juliet parecía intimidante e inaccesible mientras la llevaba en coche hacia la pista de aterrizaje.

– Si quieres aprender a dirigir Wilparilla, será mejor que sepas exactamente lo que tienes -dijo con brusquedad para ocultar el desconcertante vuelco que le dio el corazón cuando se reunió con él.

Cal la llevó al aeroplano de un motor que había sido de Hugo. Juliet había montado con Hugo un par de veces para ir a la ciudad más próxima, pero nunca se había sentido a salvo con él mientras que con Cal se sintió a salvo al instante. Le enseñó Wilparilla como nunca la había visto antes mientras volaban sobre los vastos pastos llenos de cactus y termiteros, a lo largo de los arroyos bordeados de árboles y los inaccesibles precipicios.

Juliet era intensamente consciente de la presencia de Cal tan cerca de ella, de sus manos en el mando, de su brazo cuando le señalaba algo. Todo era tan gigantesco y salvaje, tan increíblemente bello que exclamó deleitada cuando el aeroplano se elevó hacia la luz una vez más.

– Parece como si ya te hubieras enamorado de Wilparilla -comentó por impulso-. ¿Cómo conoces la zona tan bien?

No había sospecha en su voz, pero la inocente pregunta de Juliet le cortó en seco.

– Ya te dije que me crié por aquí cerca y he volado sobre Wilparilla muchas veces.

Era una mentira a medias, pero no le quedaba otro remedio. Estaba furioso consigo mismo por haberse olvidado de todo ante la excitación y el placer de Juliet de haber visto Wilparilla por primera vez. Él sólo estaba allí porque quería arrebatarle el rancho a aquella mujer sentada a su lado con la piel resplandeciente y los azules ojos brillantes. Debería recordarlo, no enseñarle la tierra como él la conocía ni esperar que entendiera lo que significaba para él.

Y debería recordar que la había mentido y que seguiría mintiendo hasta que se fuera.

– Será mejor que volvamos -dijo casi con sequedad.

Juliet no quería volver. Quería seguir volando con él, subir alto, donde todas sus dudas y preocupaciones se evaporaran en una cosquilleante sensación de felicidad, pero cuando miró a Cal para decirle cómo se sentía, vio su cara sombría y las palabras quedaron ahogadas en sus labios.

Asombrada y dolida por su distanciamiento, Juliet quedó en silencio. Cal siguió señalándole arroyos y pastos al volar sobre ellos, pero la calidez había desaparecido de su voz y con ella, todo el placer del vuelo.

Cal tenía que recordarse todos los motivos por los que debía convencer a Juliet de que se fuera. De acuerdo, ella lo había pasado mal y sí, era una madre amorosa y muy buena con Natalie. También era cierto que había trabajado duro en la casa de Maggie y quizá no fuera tan egoísta como había creído al principio, pero… seguía sin pertenecer a Wilparilla.

Cal se aferró a aquella idea mientras aterrizaba en la pequeña pista llena de baches. Juliet estaría mucho mejor en Londres. No era como si la quisiera estafar. Le había hecho una oferta por mucho más dinero de lo que valía el rancho y si la aceptaba, podría vivir con comodidad y olvidarse de aquella tierra que no perdonaba. Le haría un favor si la convencía de que se fuera.

Cal decidió que le enseñaría la parte más dura de un rancho de ganado. Una semana trabajando con los hombres sería suficiente para que abandonara la perversa idea de quedarse con Wilparilla.

Pero una semana más tarde, tuvo que reconocer que Juliet no había mostrado señales de ceder. Había ayudado a marcar y descornar, había sido introducida a atrapar toros por un rudo vaquero llamado Bill, había aprendido a conducir un tractor y dar marcha atrás con el remolque y se había esforzado por intentar arreglar una valla. Cal la había dejado tambalearse bajo el peso del alambre y arañarse los dedos con las púas hasta que las manos le sangraron, pero Juliet no se había quejado ni una sola vez.

Había aparecido una mirada tormentosa a veces en sus ojos, pero sabía que Cal la estaba probando y justo cuando él estaba seguro de que abandonaría, ella apretaba los labios y seguía adelante. Cal no sabía si admirar su espíritu o frustrarse por su tozudez. Lo único que sabía era que demasiado a menudo, ella estaba demasiado cerca de él como para distraerlo con el aroma de su jabón, el pulso palpitándole en la base del cuello y que Wilparilla cada vez le parecía más lejos de su alcance.

Aquel domingo, Cal se llevó a Natalie a montar, pero Juliet y los niños se quedaron en casa.

– Quiero estar a solas con mi hija -había dicho cuando Natalie había querido que fueran todos.

Mientras avanzaba con su hija al lado, pensó en lo mucho que había cambiado ésta desde su llegada a Wilparilla. En Brisbane había sido silenciosa y educada, pero tan reservada con las amas de llaves que a veces le había preocupado que haber pasado tanto tiempo con él y con los hombres le hubiera convertido en un chicote.

Juliet era la última persona que hubiera esperado que Natalie admirara, pero se había unido mucho a ella desde el principio.

– Ella me habla con educación y sonríe con los ojos igual que con la boca.

Cal podía imaginarse exactamente el gesto.

– Y huele bien.

Eso también lo sabía Cal.

– Es divertida -Natalie lo miró y se lanzó a un ataque de confidencia-. Y una vez me dejó probar una de sus barras de labios.

– ¿De verdad?

¿Quién hubiera pensado que Natalie tuviera el menor interés en barras de labios?

– Y le da a Kit y a Andrew unos abrazos muy bonitos.

Cal escuchó el deseo en la voz de su hija y se le partió el corazón. Él había hecho todo lo que había podido por ella, pero necesitaba a su madre. La niña había perdido mucho más que él con la muerte de Sara.

– Mamá también te daba maravillosos abrazos.

Ella se animó un poco.

– Y tú también -reconoció con lealtad.

– Sí yo también.

Hubo una breve pausa.

– ¿Papá?

– ¿Sí?

– ¿Crees que te volverás a casar?

Cal se puso rígido.

– ¿Por qué lo preguntas?

– Sólo me preguntaba que si te casarías con alguien como Juliet.

Cal no respondió al instante. Tenía la extraña sensación como si alguien le hubiera dado un puñetazo en la boca del estómago.

– No creo que Juliet quiera casarse con nadie.

Natalie pareció un poco decepcionada.

– Pues yo creo que a veces está triste.

– Ya lo sé -vaciló sintiendo que la lealtad de Natalie estaba dividida-. Le contaré a Juliet que antes vivíamos aquí, Natalie, pero podría hacerle daño si se lo soltara sin más, así que esperaré el momento oportuno, te lo prometo.

Natalie se quedó en silencio, pero Cal pensó que parecía aliviada.

– ¿Todavía quieres que Wilparilla sea nuestro? -preguntó su hija.

– Sí. ¿Y tú?

– Pero si Wilparilla fuera nuestro, Juliet y los gemelos no vivirían aquí, ¿verdad?

Cal se sintió como si le hubieran puesto un muro delante de repente. Hasta el momento no había querido pensar en cómo sería vivir allí sin ella, sin su sonrisa, su aroma o la profundidad azul de sus ojos.

– No -contestó despacio-. Supongo que no.

Natalie quedaría devastada si Juliet se llevaba a los gemelos a Londres, comprendió Cal. ¿Pero qué alternativa le quedaba? No podía quedarse allí como empleado de Juliet porque todo su sentido del orgullo y la independencia se rebelaban.

Si Juliet no se iba, abandonaría la idea de recuperar el rancho, decidió mientras cabalgaban despacio en dirección a la vivienda. Cuando acabara el período de prueba le diría que no quería quedarse, compraría otra propiedad y empezaría una nueva vida con su hija antes de que se apegara más a Juliet y a los niños.

Incluso aunque estuviera enamorado de Juliet, que no lo estaba, a juzgar por lo que le había contado de su matrimonio, no creía que quisiera repetir la experiencia y él no arriesgaría la felicidad de Natalie por alguien que no estuviera preparada a comprometerse por completo con él y con su hija.

No, le daría una oportunidad más a Juliet de ver lo dura que era la vida allí. La llevaría a una reunión de reses. No habría duchas ni inquietante seda. Pasaría calor, tendría agujetas de la silla y se llenaría de polvo y seguramente después de dos noches de dormir sobre una manta, estaría dispuesta a aceptar lo inevitable.

– ¿Puedes dejar a los gemelos por un par de noches? -le preguntó a Juliet aquella noche.

Ella estaba en su sitio habitual en la terraza con un vestido rojo sin mangas hasta el suelo abotonado por delante.

No había absolutamente nada provocativo en el vestido, pero Cal se encontró pensando lo fácil que sería desabotonarlo y deslizárselo por los hombros. Se apoyó contra la barandilla lo más lejos posible de ella.

– Tengo que preguntárselo a Maggie. ¿Por qué? ¿Qué pasa?

– Vamos a reunir al ganado de los pastos mañana. Sería de utilidad que pudieras venir.

Bueno, ¿qué había esperado? ¿Que iba a sugerirle una noche romántica bajo la luz de las estrellas?

– Pensé que no era útil para nada -dijo recordando los comentarios de Cal después de haber intentado reparar una alambrada.

– Cualquiera que pueda montar un caballo durante dos días será de utilidad. ¿Crees que podrás conseguirlo?

Él sólo le había visto montando aquel viejo penco y Juliet estaba deseando ver su cara cuando la viera cabalgar de verdad. Alzó la barbilla en un gesto que él ya estaba empezando a reconocer.

– Eso espero.

– Bien. He hablado con Maggie antes y estará encantada de quedarse hasta que volvamos.

– En ese caso, me encantará ir.

Se fueron al día siguiente con un par de caballos de carga y otros de refresco. Cal iba a ensillar a la yegua lenta para Juliet, pero ella sacudió la cabeza.

– No, montaré ése -dijo señalando un nervioso bayo que se apartaba de las sillas de la barandilla.

– No creo que sea buena idea.

Pero Juliet ya había agarrado las riendas del caballo y ante sus asombrados ojos, lo ensilló y lo montó. Dirigiéndolo con un movimiento maestro de riendas, lo espoleó y salió galopando hacia donde esperaban los hombres.

– ¿Por qué no me dijiste que sabías montar? – preguntó él en cuanto la alcanzó.

Juliet puso el caballo al trote y le dirigió una mirada de picardía con los ojos azules brillantes bajo el sombrero.

– No me lo preguntaste.

– No me lo dijiste -protestó Cal, pero fue incapaz de resistir la burla de diversión de sus ojos y a pesar de todo, esbozó una sonrisa-. Por supuesto, yo supuse que no sabías.

– Has supuesto muchas cosas acerca de mí.

La sonrisa de Cal se desvaneció.

– Tienes razón. Lo he hecho.

Hubo un extraño tono en su voz y Juliet lo miró con curiosidad. Sus ojos grises eran transparentes bajo el ala del sombrero y algo en su expresión la mantuvo cautiva. Como entre brumas sintió al caballo moverse bajo ella, pero las riendas estaban flojas entre sus dedos y el espacio abierto alrededor de ellos pareció encogerse hasta quedar sólo ellos sobre los caballos, tan cerca, que el pantalón de Cal rozaba el de ella.

Juliet sabía que debía desviar la mirada, pero no podía moverse. Simplemente se quedó allí mirándolo a los ojos. Era como si el tiempo se hubiera detenido, dejándola suspendida en el silencio donde el único sonido eran los latidos de su corazón y la única realidad era Cal, con su cara muda, sus fríos ojos y aquella boca que acosaba sus sueños.

El sol caía a plomo y el aire y la tierra olían a hierba seca. El caballo de Juliet relinchó rompiendo el embrujo. Tragando saliva, apartó la vista con decisión.

– Ya sabía montar a la edad de los gemelos -le contó como si aquella mirada no hubiera ocurrido nunca y su cuerpo no estuviera temblando-. Mi padre era entrenador de caballos de saltos y me sentó en mi primer ponie antes de saber andar. Cuando me fui a trabajar a Londres, solía volver a casa todos los fines de semana para montar, pero entonces conocí a Hugo y… Bueno, ya sabes el resto de la historia.

– Podrías haber montado aquí.

– Sólo que me quedé embarazada al poco de venir. Y después tuve a los gemelos. No podía montar con uno en cada brazo.

– ¿Y no podía Hugo cuidar a los gemelos de vez en cuando para que pudieras dar un paseo? -preguntó Cal enfadado.

– Apenas estaba nunca aquí. Y no había nadie más.

Por primera vez, Cal comprendió lo sola que había estado Juliet.

– Lo siento.

– Ahora ya no importa -dijo ella muy animada-. Estoy montando por fin -miró a su alrededor al vasto silencio, cada árbol profundamente recortado contra el brillante cielo azul-. ¡Había soñado tanto con esto!

Sara había tenido miedo a los caballos, recordó Cal sintiéndose desleal. No quería recordar lo que a Sara le disgustaba el campo. Prefería recordar lo guapa que había sido, lo abierta, amistosa, sencilla y lo que la había amado. Era una equivocación comprender que ella, nacida australiana, nunca había parecido pertenecer tanto allí como Juliet.

La observó sobre la silla, perfectamente en control, completamente relajada, dejando que su cuerpo se balanceara al ritmo del caballo. ¿Cómo habría podido llegar a pensar que no podría adaptarse a Wilparilla?

La recogida de ganado fue larga, caliente y polvorienta como él había vaticinado, pero cada vez que miró a Juliet durante los dos días siguientes, sus ojos estaban resplandecientes.

La vio emerger de nubes de polvo y cuando se quitaba el sombrero, tenía el pelo pegado a la cabeza. Montaba como una amazona y hacía todo lo que le decían. Cuando él estaba discutiendo los planes con los hombres, ella se mantenía en segundo plano, pero al cabo de los tres días, ya conocía a todos hombres por su nombre. Juliet le contó más tarde que era la primera vez que se los presentaban. Por la noche, cuando se sentaban alrededor del fuego, escuchaba en silencio las historias y se tumbaba en su manta sin quejarse de la dureza del suelo.

Cal estaba intensamente agradecido de la presencia de los otros hombres. Algo había ocurrido desde que Juliet y él se habían mirado. Él lo había sentido flotando en el aire, atrayéndolo hacia sus profundos ojos azules. No sabía lo que era, pero la sensación le inquietaba, como si estuviera perdiendo el control de sí mismo y de ella.

Así que empezó a tener cuidado de no sentarse a su lado por las noches, pero por mucho que lo intentara, su mirada se desviaba hacia donde estaba ella. Y cada vez que lo hacía, coincidía que Juliet lo estaba mirando también.

Al final, fue un alivio encerrar al ganado en el corral entre nubes de polvo. Juliet desmontó su caballo y al llevarlo hacia el establo, se encontró frente a Cal. Los dos se miraron y algo urgente e intenso saltó en el aire entre ellos que le hizo a él dar un paso adelante.

– Juliet -dijo con un tono extraño.

Pero antes de poder seguir, alguien llamó a sus espaldas y los dos dieron un respingo.

– ¡Eh, jefe! ¿Podemos irnos ya?

Juliet esperó a que Cal contestara, pero él había visto al vaquero sonreír a Juliet.

– Te llama a ti.

Asombrada, Juliet miró al hombre que esperaba expectante. Debería sentirse honrada, pero no podía haber buscado peor momento.

– Por supuesto que pueden. Gracias.

El hombre alzó una mano con un movimiento lacónico y se fue.

– ¿Qué estabas diciendo?

Pero la forma en que el vaquero la había llamado jefe le devolvió a Cal a la realidad. Él era el capataz de Juliet y aquélla no era ya su propiedad.

– Nada -dijo con expresión pétrea-. Nada de nada.

Capítulo 7

CAL hizo un gesto hacia la casa.

– Vete tú por delante. Yo tengo cosas que hacer aquí.

Sin decir palabra, ella se dio la vuelta y se alejó hacia la vivienda. Cal maldijo para sus adentros. Había estado a punto de decirle lo mucho que la deseaba y ¿en qué desastre se hubiera metido entonces?

– ¡Mami! ¡Mami!

Kit y Andrew salieron corriendo a recibir a Juliet y ella se agachó a abrazarlos. Sus hijos eran lo único que importaba, pensó mientras los besaba.

Natalie se puso casi tan contenta de verla como los gemelos. Se arrojó a sus brazos y Juliet la abrazó conmovida por el calor del recibimiento.

– ¿Ha vuelto papá?

– Está en el establo. ¿Por qué no vas a buscarlo?

Estaban todos tomando en té con Maggie en la cocina cuando apareció Cal con Natalie brincando a su alrededor. Él parecía cansado y su sonrisa fue constreñida cuando se agachó escuchar a su hija. Saludó después a Maggie, pero a ella ni la miró.

– ¡Cal!

Los niños saltaron de las sillas y cruzaron la habitación para engancharse a sus piernas.

Juliet lo observó reírse ante la exuberante bienvenida antes de levantarlos a cada uno bajo un brazo mientras ellos gritaban deleitados y sintió una oleada de deseo que borró todo lo demás menos las ganas de tocarla, sentir sus brazos alrededor de su cuerpo y su boca contra la de ella.

La silla arañó el suelo cuando Juliet se levantó de forma brusca.

– Me voy a dar una ducha -dijo para salir prácticamente corriendo de la habitación.

Cerró los ojos bajo el chorro de la ducha agradecida del frescor del agua. Sabía que Cal la deseaba y era demasiado tarde como para negar que ella también lo deseaba. Pero eso no significaba que tuviera que ceder a la tentación. Cal era simplemente el primer hombre que había pasado por allí y no iba a acostarse con él sólo porque estuviera a mano.

Además era un hombre que se iría en cuanto tuviera una tierra propia, un hombre que la dejaría como Hugo la había dejado.

El recuerdo de Hugo afianzó su resolución. No pensaba depender física ni emocionalmente de un hombre de nuevo. Cal era su capataz y eso era lo único que sería.

Cal facilitó las cosas evitándola lo más posible durante los dos días siguientes. Juliet solía excusarse con los preparativos del cumpleaños de los gemelos, aunque apenas tenía nada que hacer salvo una tarta y envolver los regalos, pero cualquier cosa era mejor que estar con Cal aparentando que no se habían mirado y habían visto el deseo en los ojos del otro.

Natalie estaba más excitada por el cumpleaños que los niños, que apenas se acordaban y dibujó una elaborada tarjeta y ayudó encantada a envolver los paquetes.

– ¿Papá? ¿Podemos llevar a los chicos a nadar a la charca por su cumpleaños? -preguntó sin previa advertencia cuando entró Cal el sábado por la tarde en la cocina.

Cal vaciló un instante.

– No veo por qué no -dijo después de mirar hacia Juliet.

Ella se había dado la vuelta cuando él había entrado. Su mera presencia le producía cosquilleos en la columna dorsal.

– A Kit ya Andrew les encantará ir a nadar, ¿verdad, Juliet?

Juliet se dio la vuelta a regañadientes.

– No lo sé -empezó pensando que lo último que deseaba él era llevarla a ninguna parte.

– Es bastante segura, ¿verdad, papá?

Él asintió.

– Sí, es un buen sitio para los niños.

– A los gemelos les encantará -insistió Natalie.

Juliet no tuvo valor de descorazonarla.

– Estoy segura de que sí. Parece una idea estupenda, pero no hace falta que tu padre venga en su día libre.

– Pero papá es el único que conoce el camino -exclamó con desmayo la niña-. Tú quieres venir también, ¿verdad, papá?

Por un breve instante, Cal se encontró con los ojos de Juliet y entre ellos pasó el mensaje mudo de que lo harían por los niños.

– Por supuesto. ¡Intenta mantenerme fuera!

Juliet esbozó una sonrisa.

– ¿Hacemos una merienda? ¿Está lejos?

– Demasiado lejos para que los gemelos vayan a caballo. Iremos en el todo terreno.

Natalie estaba encantada con la idea y su alegría era tan contagiosa que a la mañana siguiente a Cal y a Juliet les resultó imposible mantener las distancias.

Era el cumpleaños de sus hijos, se dijo Juliet y ese día podía permitirse ser feliz. Al día siguiente empezaría a tener cuidado. Mientras tanto, los niños estaban muy excitados con tanta atención, Natalie riéndoles las gracias y cuando miró a Cal por el rabillo del ojo, éste estaba sonriendo con indulgencia del ruido que había en el asiento trasero. Él también había parecido decidir bajar la guardia por ese día.

Más adelante, cuando Juliet recordaba aquel día al lado de la charca, le pareció imbuido de magia desde el comienzo. Su madre les había mandado a los niños unos flotadores de alas para los brazos y se morían de ganas de probarlos. Juliet se había puesto un traje de baño de una pieza bajo los vaqueros. Era de color amarillo brillante y no demasiado revelador, pero con Cal delante se sintió completamente desnuda. Evitando su mirada, agarró a los gemelos de la mano y corrió con ellos hasta la orilla.

Cal, que estaba hinchando uno de los flotadores, contempló como el traje se ajustaba a sus esbeltas curvas y el plástico se desinfló entre sus manos cuando se olvidó de respirar.

– ¡Papá! ¡Vamos! -gritó Natalie con impaciencia.

Él no llevaba bañador, así que simplemente se quitó la camiseta y se metió en pantalones cortos a la charca. El agua estaba muy fría y con Juliet así, casi era mejor.

Les dieron a los niños las primeras lecciones de natación sujetándolos por la barriguita mientras Natalie chapoteaba a su alrededor. Juliet intentaba concentrarse en Kit, pero no podía dejar de mirar a Cal por el rabillo del ojo. Parecía recortado contra las rocas rojas del fondo y todo en él resplandecía con fantasmal claridad, la anchura de sus hombros, la textura de su piel, las gotas de agua como diamantes sobre el vello oscuro de su torso.

A Cal le estaba costando lo mismo concentrarse en Andrew. Intentaba no mirar a Juliet, pero se fijaba en cada vez que sonreía, cada vez que se escurría el pelo mojado, cada vez que se apartaba de los chapoteos de Kit.

El sol se filtraba entre los árboles, pero era demasiado fiero como para quedarse dentro del agua demasiado tiempo y Juliet puso la merienda a la sombra de los farallones rocosos que tenían detrás. Cal se estiró en la manta con una cerveza y los niños merendaron sin parar de saltar.

Después volvieron a chapotear a la orilla mientras Juliet y Cal los miraban desde la manta. Era más fácil que mirarse el uno al otro. El silencio entre ellos pareció extenderse cargado de un turbador deseo.

Cal pensaba en lo cerca que estaba ella. Si estiraba el brazo podría tocarle la rodilla. Su mano podría curvarse por su pantorrilla y deslizarse hacia el muslo…

Juliet pensaba en Cal, en la fuerte longitud de su cuerpo, tan tentadoramente cerca. Pensaba en lo que sería inclinarse sobre él y dejar que sus dedos se deslizaran por su vientre plano. Entonces decidió que sería mejor no pensar en absoluto y fue a reunirse con los niños dejando que el agua refrescara sus fantasías.

Mirando desde las rocas, Cal la vio emerger y hasta desde la distancia vio las gotas en sus pestañas brillando como diamantes bajo el sol y pensó que era hora de darle a los gemelos otra lección de natación. Lo que fuera con tal de distraerse.

Al verlo animar a Kit, Juliet se acercó a Andrew y al retroceder con el niño sujeto por las manos, tropezó contra Cal.

Sus cuerpos apenas se rozaron y los dos dieron un respingo como si les hubiera dado una descarga eléctrica.

– Lo siento.

– Perdona.

Empezaron a disculparse al mismo tiempo. A Juliet le cosquilleaba la espalda donde Cal la había tocado y lo único que supo fue que el disimulo no había servido para nada. Era inútil negar la atracción que había entre ellos y cuando miró a Cal vio sus ojos cargados de deseo mientras el aire vibraba entre ellos.

Fue Juliet la que apartó la vista la primera.

– Creo que ya es hora de que volvamos.

Por fuera todo siguió igual. Natalie y los gemelos no pararon de reírse en el asiento de atrás y cuando llegaron, Maggie se acercó a la casa a tomar la tarta de cumpleaños. Juliet se alegró de haber invitado también a los hombres. Estuvieron un poco tímidos al principio, pero con otra gente alrededor podía evitar mirar a Cal y la terrible tentación de tocarlo de nuevo.

Se concentró en servir el té y ayudar a los niños a soplar las velas, cosa que consiguieron con gran esfuerzo. Cuando por fin Andrew y Kit estuvieron en la cama le resultó difícil distraerse. El recuerdo de Cal le acosaba. La espalda le seguía cosquilleando donde la había rozado y lo deseaba igual que sabía que él la deseaba a ella. La única cuestión era qué hacer al respecto.

Se quedó con los niños en la habitación hasta que quedaron dormidos y cuando por fin hizo acopio de valor para enfrentarse a su presencia, comprobó que no había hecho falta. Cal había invitado a Maggie a cenar. Normalmente su tía pasaba los domingos en su casa, pero como había estado recogiendo los restos de la merienda, Cal le había dicho que cocinaría él para ella para variar.

Juliet no estaba segura de si sentía alivio o decepción de que hubiera buscado una carabina. Por la seca mirada que Maggie les dirigía a los dos, Juliet pensó que la tía de Cal sabía perfectamente por qué él estaba tan ansioso de que se quedara, pero siendo como era Maggie, no dijo nada.

Al menos ella tampoco tendría que hablar, se consoló Juliet mientras jugueteaba con la tortilla. Cal no podía haber dejado más claro que no quería que las cosas fueran más lejos.

– ¿Estaba mala? -preguntó él al ver los restos en el plato.

– No, es que no tenía mucho hambre.

Cal apartó su plato a un lado.

– Yo tampoco.

Maggie los miró a los dos y sacudió la cabeza. En cuanto se fue, Cal desapareció en la oficina con una disculpa y Juliet se quedó fregando y pensando que era lo mejor. Acostarse con Cal sería un error terrible. Todo se complicaría y se pondría incómodo y acabarían arrepintiéndose los dos.

Se sentó en la terraza un rato, pero no podía concentrarse en el libro y decidió darse una ducha para calmar la inquietud.

No lo consiguió, pero al menos se refrescó, pensó al anudarse una fina bata de algodón. Todavía anudándosela, salió descalza al pasillo, se fue a inspeccionar a los gemelos y salió con una sonrisa al encontrarlos profundamente dormidos.

Fue entonces cuando se abrió la puerta de la habitación de Cal.

Cal había hecho todo lo posible por concentrarse también en las cuentas, pero la cara de Juliet no dejaba de aparecérsele entre los ojos y las cifras. Esperó hasta que creyó que ya estaría en la cama y se fue a su habitación, pero estaba demasiado inquieto como para dormir y decidió ir a dar un paseo para intentar recordar los motivos por los que hacer el amor con Juliet sería una mala idea.

Así que abrió la puerta y allí la encontró delante. Juliet se detuvo en seco al verlo y la sonrisa murió en sus labios al sentir una oleada de pánico. Sólo pudo mirarlo con unos ojos nublados de deseo.

Cal hizo lo mismo. Había hecho todo lo posible por evitar aquel momento pero allí estaban uno enfrente del otro deseándose. Para Cal, todo lo que había pasado desde que había llegado a Wilparilla había conducido de forma inevitable a aquel momento. Ya no podía luchar más ni quería hacerlo.

Sin decir una sola palabra y sin apartar los ojos de los de Juliet, retrocedió a la habitación y dejó la puerta abierta de par en par. Ella podría pasar de largo o entrar. Era su elección.

Juliet también lo supo. Sin embargo, no le parecía que le quedara ninguna elección. Lo sentía inevitable. Una parte de su cerebro se preguntó por qué habría esperado tanto tiempo cuando lo había deseado sin cesar. Toda aquella agonía, frustración y disimulo, ¿para qué habían servido?

Ya no tenía sentido disimular más.

Juliet cruzó el pasillo y entró en su habitación. Estaba muy silenciosa. Temblando, se quedó quieta esperando que Cal se moviera. Ninguno de los dos habló.

Durante un terrible momento se preguntó si lo habría interpretado mal pero entonces él cerró con la mano despacio y echó el pestillo. El chasquido sonó fantasmal en medio del silencio.

La habitación sólo estaba iluminada por la luz de la luna, pero era lo suficiente como para poder verlo allí parado en silencio y mirándola con intensidad.

Entonces se adelantó y le desató el cinturón de la bata. Juliet tenía el corazón desbocado y le temblaba todo el cuerpo. Cal le deslizó la bata por los hombros hasta que cayó con suavidad en el suelo de madera.

Su piel era luminosa como la luz de la luna y sus ojos dos oscuros pozos de deseo en su cara pálida. Cal la contempló. Sus piernas eran esbeltas, sus caderas suavemente redondeadas y sus senos plenos. Era más bonita de lo que había soñado. ¿Era aquella Juliet, cálida, jadeante y real en su habitación?

Juliet no podía respirar. Estaba tensa, temblorosa y sacudida por un deseo tan profundo que creía que la haría estallar en miles de añicos si la tocaba y cuando por fin Cal deslizó los dedos por su clavícula apenas rozándole la piel, contuvo el aliento pero no se rompió.

En vez de eso, Cal la mantuvo en suspense, en el borde de un abismo de sensaciones mientras sus manos se deslizaban seductoras hacia abajo, rodeando sus senos, jugando sobre su vientre, abarcando sus caderas, muslos y nalgas hasta que Juliet ya no pudo soportarlo más. Cerró los ojos con un leve gemido y como si fuera la señal, Cal acortó la distancia entre ellos para poder besarla en la curva del cuello y los hombros.

El contacto de sus labios le produjo un estremecimiento de puro placer y Juliet estiró los brazos para poder atraerlo hacia sí. Murmurando su nombre, Cal la besó en el cuello, la garganta, la barbilla y los pómulos antes de posar su boca en la de ella por fin.

Se besaron con cierto tipo de desesperación, como si Cal se hubiera estado torturando tanto como ella, los dos al límite de la resistencia tras semanas de negarse lo que tanto habían deseado. Sus manos eran duras y se movían de forma posesiva por su cuerpo y Juliet enterró los dedos en su pelo mientras él la apretaba contra la pared besándola en la boca, en los ojos y en la boca de nuevo.

Juliet le devolvió los besos jadeante estremeciéndose ante el contacto de sus labios, ante la sensación de sus manos deslizándose por sus muslos y sus nalgas para alzarla contra él.

Los dedos de ella se afanaron con los botones de su camisa, pero con tanta torpeza que al final Cal se la quitó de un tirón. Tirándola a un lado, la atrajo una vez más y cuando sus senos rozaron contra su torso desnudo, la excitación fue tal, que ella lanzó un grito.

Con impaciencia, intentó desabrocharle los pantalones cortos, pero Cal estaba poseído por la misma urgencia y ya la estaba levantando en brazos para tenderla sobre su cama. Resistiendo los esfuerzos de ella por atraerlo con sus brazos, se quitó los pantalones antes de hacerlo.

Estaba yendo todo demasiado rápido, pensó Cal. Debería hacerlo más despacio, hacerlo especial para ella, para ambos, pero ¿cómo iba a hacerlo cuando podía sentir que la necesidad de Juliet era tan intensa como la suya? No tenían necesidad de hablar y ya habían esperado demasiado por aquello.

Juliet sonrió mientras estiraba los brazos hacia él con una sonrisa y Cal se detuvo a besarla y la dejó empujarlo hacia abajo y hacia ella. El primer encuentro sin impedimentos de sus cuerpos la hizo estremecerse. Estaba fluyendo, hundiéndose, disolviéndose en oleadas de placer mientras sus manos se movían con ansia sobre el cuerpo del otro. Cal le besó en la garganta, el hombro, los senos, la satinada suavidad de su estómago hasta que ella se retorció bajo él jadeando su nombre de una forma que le hizo perder a Cal el poco control que le quedaba.

Estaba lista para él, pensó lanzando un suspiro de alivio al sentirla dentro por fin enroscando sus piernas alrededor de él mientras la frenética sensación cedía para dar paso a un nuevo ritmo. Se movieron instintivamente juntos, lentamente al principio y después cada vez más rápido mientras la sensación crecía en poder e intensidad, arrastrándolos a una oleada de necesidad tan desbordante que no les quedó otro remedio que apretarse el uno contra el otro y dejarse llevar hasta que rompió por fin y los lanzó a una salvaje y turbulenta explosión de alivio.

Juliet emergió con sensación de saciedad física y la mente en blanco. No quería pensar; sólo quería permanecer allí echada y disfrutar del silencio. Sólo que no había silencio. En el aire resonaban los jadeos de ambos.

De forma insidiosa, la realidad se arrastró a pesar de sus intentos de cerrar la mente. Ella y Cal estaban allí echados sin tocarse y bajo la luz de la luna veía un leve velo de transpiración en el cuerpo desnudo de él. ¡Oh, Dios! ¿Qué habían hecho?

Como asaltado por la misma idea, Cal maldijo entre dientes y sacó las piernas de la cama para sentarse de forma brusca. Juliet pudo ver la curva de su espina dorsal y el hundimiento de sus hombros cuando apoyó los codos en las rodillas y se pasó las manos por el pelo con un gesto de desesperación.

Juliet se humedeció los labios.

– Supongo que ha sido una estupidez -dijo con cuidado.

Cal miró a la pared. Él no lo había sentido estúpido. Lo había sentido perfectamente bien.

– Supongo que sí.

Juliet deseaba arrodillarse y rodearle con sus brazos, besarle el cuello y atraerlo hacia ella de nuevo, cerrar los ojos y encontrarse donde no tuviera que pensar y lo único que importara fuera Cal, su boca, sus manos y la dureza de su cuerpo.

Pero por supuesto, no podía hacerlo.

En vez de eso, se incorporó despacio y agarró la bata del suelo. Cal la observó atarse el cinturón con manos temblorosas.

– Lo siento -dijo.

– No tienes por qué sentirlo -contestó Juliet en voz muy baja-. Tú abriste la puerta y yo entré. Debería darte las gracias -intentó sonreír-. Ya sabes, había pasado tanto tiempo…

¿Es que se pensaba que era algún tipo de gigoló?

– Me alegro de haber sido de utilidad -dijo él con un leve tono de amargura.

– No quería decir eso -Juliet se acercó para sentarse a su lado aunque sin rozarlo-. Mira, los dos queríamos hacerlo. Sólo que… no creo que sea buena idea que pase de nuevo.

Cal se dio la vuelta para mirarla con el cuerpo todavía ardiente por ella.

– ¿Te arrepientes?

– No -contestó ella con sinceridad-. Pero no quiero que las cosas cambien por culpa de eso.

– Nada va a cambiar -dijo con dureza él-. Yo sigo siendo tu capataz y tú mi jefa. ¿O tienes miedo de que olvide mi posición?

– No, no tengo miedo de eso, pero te necesito como capataz, Cal. Eso es más importante para mí que… bueno… ya sabes.

– ¿Que acostarte conmigo?

– Sí -admitió ella sin mirarlo.

– No necesitas preocuparte. Lo entiendo. Sólo ha sido algo físico para los dos, ¿verdad?

– Sí -dijo con debilidad Juliet-. Sí, eso es todo lo que ha sido.

– Entonces no veo por qué no vamos a seguir igual que antes. Aparentaremos que no ha pasado nunca.

– Creo que sería lo mejor.

Hubo una pausa y Cal se frotó la cara. Debería estar contento de que Juliet no fuera a engancharse a él o le montara algún lío, pero en vez de eso, lo único que quería era volver a la cama y besarla hasta que sus sensatas sugerencias se evaporaran.

– Vamos -dijo levantándose para ayudarla a ponerse en pie-. Será mejor que te vayas.

Sin sentir vergüenza de su desnudez, la llevó hasta la puerta y abrió. El sonido del pestillo le hizo recordar a Juliet cómo había empezado todo. Y ahora ya se había acabado y tenía que irse cuando lo único que quería era quedarse.

– No me mires así -dijo Cal interpretando mal su mirada de deseo-. No ha sido tan terrible, ¿verdad?

– No.

Bien sabía él que había sido maravilloso. Cal abrió la puerta.

– Buenas noches, jefa -dijo con una débil sonrisa.

– Buenas noches.

Juliet se dio la vuelta para irse, pero cediendo a un repentino impulso, se volvió y le dio un beso en la comisura de los labios. Sería la última vez que iba a besarlo, se dijo a sí misma.

– Gracias -susurró con suavidad antes de desaparecer.

Capítulo 8

SÓLO una cosa física. Juliet permaneció en la cama recordando los labios de Cal por su cuerpo y lo bien que se había sentido en sus brazos. Pensó en la excitación y el extraordinario y maravilloso júbilo que habían compartido. Sólo una cosa física.

Pero no iba a ser tonta, decidió. Cal era un hombre y ella una mujer, eso era todo. Habían cedido al deseo y ahora podían dejarlo a sus espaldas. Cal mismo había sugerido que aparentaran que no había ocurrido nada y eso era lo más adecuado.

Podría serlo, pero no era fácil, descubrió Juliet la mañana siguiente mientras lo tenía delante sin parpadear ni notársele la urgencia que le había poseído la noche anterior.

Cuando llegó Maggie se levantó con calma de su silla y llevó el plato al fregadero.

– Vamos a cargar ganado en los remolques hoy -le dijo a Juliet como si nunca la hubiera besado-. ¿Vas a venir o quieres quedarte en casa?

– Por supuesto que voy.

No quería hacerlo, pero tampoco quería que él pensara que lo de la noche anterior le había afectado más que a él. Tuvo que hacer un esfuerzo por concentrarse en las vacas en vez de mirar a Cal, pero al menos la voz le salió normal cuando habló con él.

Lo que estaba temiendo era que llegara la noche y se fuera Maggie después de cenar. Si Cal daba un sólo paso, Juliet sabía que no sería capaz de resistir a pesar de todo lo que había dicho de sensatez. Y si se iba a la oficina, ¿se sentiría aliviada o decepcionada?

Pero cuando llegó el momento, Cal no hizo ninguna de las dos cosas.

– He estado revisando las cuentas -dijo mientras ayudaba a Juliet a recoger-. Creo que deberías sembrar algún cultivo el año próximo.

Así que Juliet tuvo que sentarse a escucharle hablar del sorgo cuando lo único que deseaba era que la llevara a su habitación y cerrara la puerta como había hecho la noche anterior. Y cuando terminó de hablar, él recogió los papeles, le dio las buenas noches con frialdad y se fue a la cama solo.

Con el paso de los días, Juliet empezó a sentirse irritada. Sí, era ella la que había sugerido que olvidaran lo sucedido, pero al menos Cal podía tener la decencia de demostrar que a él también le estaba costando.

Hizo un esfuerzo heroico por mostrarse normal delante de los niños, aunque por las miradas de curiosidad de Natalie parecía que no estaba teniendo tanto éxito como creía. Y cuando ella y Cal estaban a solas, estaba irritable y nerviosa por tener que disimular lo mucho que el cuerpo deseaba sus caricias.

Sabía que estaba siendo irracional, pero no podía evitarlo. Quien dijera que era mejor probar la miel una vez que nunca, no sabía de lo que estaba hablando.

Cal la ignoró al principio, pero después empezó a palpitarle un músculo en el mentón. Ya era bastante duro aparentar que nunca había hecho el amor con Juliet como para tener que aguantar su irritación. ¿Cómo iba a olvidarlo teniéndola siempre delante para recordarle la suavidad de seda de su piel y la dulzura de su boca? Ella podía alzar la barbilla todo lo que quisiera, pero él sabía que bajo aquel gesto frío ardía un fuego y una pasión que quitaban el aliento. ¿Cómo iba a olvidar aquello?

La tensión entre ellos fue en aumento con el paso de los días hasta que explotó por fin cuando Juliet cometió el error de revocar una decisión de Cal acerca de los planes de trabajo de la siguiente semana enfrente de los hombres. Sólo lo hizo porque la había estado tratando como a una vieja amargada toda la semana y sus explicaciones estaban poniéndose cada vez más paternalistas.

Contradecirlo frente a los vaqueros fue un golpe bajo, pero sólo había querido recordarle la situación. En cuanto las palabras salieron de sus labios, Juliet se arrepintió, pero era demasiado orgullosa como para admitirlo. Cal apretó los labios con una mueca peligrosa, despidió a los hombres con sequedad y asiendo a Juliet del brazo, la obligó a alejarse.

– ¿Quién dirige este rancho? -preguntó con voz cargada de desdén.

Juliet se frotó el brazo resentida, pero no pensaba dejarse acobardar por su furia.

– Yo.

Entonces alzó la barbilla con orgullo.

– ¡Y un cuerno! Yo dirijo Wilparilla. Tú no tienes ni idea de nada.

– Sé que Wilparilla es mío. ¡Un hecho que parece habérsete olvidado!

– ¿Cómo iba a olvidarlo? No tengo posibilidad contigo a mis espaldas todo el tiempo.

– Eso era parte de nuestro acuerdo -empezó ella.

Pero Cal no la dejó terminar.

– Lo que acordamos fue que te enseñaría a dirigir un rancho. Eso es lo que he estado haciendo aunque habría sido mucho más fácil si hubiera hecho sólo mi trabajo sin tenerte en medio.

Juliet estaba blanca de rabia.

– ¡No sabía que tenía que arrodillarme para darte las gracias! En lo que a mí respecta sólo has estado haciendo el trabajo por el que te pago. Si no estás contento con eso, sugiero que acabemos el período de prueba ahora mismo.

– ¿Es de eso de lo que va todo esto? -preguntó Cal con furia-. ¿Presionarme y después amenazarme en cuanto pongo objeciones? ¿Es ésa la idea?

– ¡No seas ridículo! -gritó Juliet dándose la vuelta.

Pero Cal la asió del brazo y le dio la vuelta para que lo mirara a la cara.

– Esto es por lo de la otra noche, ¿verdad? Tuviste tu diversión y ahora estás avergonzada y quieres deshacerte de mí para poder emplear a otro tonto que se enamore de esos enormes ojos azules tuyos.

– ¿Cómo te atreves?

– Me atrevo porque me necesitas mucho más de lo que yo te necesito a ti. Si no fuera por mí, a estas alturas ya habrías perdido Wilparilla y lo sabes.

– Ahora escúchame…

Pero Cal la detuvo con un dedo en el pecho.

– ¡No, escucha tú! Te he aguantado mucho, Juliet y ya he tenido suficiente. Si no fuera por Natalie y por Maggie, te diría donde te puedes meter tu período de prueba, pero ellas están felices y asentadas y no voy a alterar su vida antes de tiempo. Eso significa que voy a esperar a que pasen los tres meses y entonces empezaré a buscar un rancho propio, que pueda dirigir con éxito sin tener que darte explicaciones ni a ti ni a nadie.

Bajó la mano con expresión de disgusto.

– ¡Y podrás buscarte otro hombre para divertirte cuando me haya ido! -terminó para salir a grandes zancadas en dirección a los hombres con la espalda rígida de rabia.

El ambiente en la cena esa noche fue tormentoso. Los dos estaban tan enfadados que no hicieron ningún intento por disimularlo delante de Maggie, que después de mirarlos a la cara se resignó a una silenciosa cena y escapó lo antes posible.

Juliet salió a la terraza haciendo un esfuerzo por contener las lágrimas de furia y frustración, miseria y confusión. No iba a llorar por Cal. No iba a hacerlo. Entonces, ¿qué le quedaba? Ella no lo necesitaba, dijera él lo que dijera. Podía encontrar a otro capataz, alguien que pudiera seguir con el trabajo y no trastocara su vida y después la acusara de utilizarlo. Juliet contuvo un sollozo.

Cal, que había vuelto de un intento vano de quitarse su propia rabia y frustración con un paseo, la vio allí de pie, tensa como la cuerda de un arco y de brazos cruzados. ¿Y qué le importaba a él que estuviera sola y disgustada?, se preguntó con la intención de pasar por delante de ella y entrar en la casa. Pero cuando ella se dio la vuelta hacia él, la expresión de sus ojos disolvió su rabia y sólo dejó la convicción de lo mucho que la deseaba.

Cal lanzó un suspiro de aceptación.

– Juliet -dijo con suavidad caminando despacio hacia ella-. Juliet, ¿qué nos estamos haciendo a nosotros mismos?

Alargó la mano y le descruzó los brazos para tomarle las manos entre las suyas y Juliet sintió que la horrible tensión se evaporaba mientras la atraía hacia él.

– Te deseo -susurró con voz ronca y profunda-. Y tú me deseas, ¿verdad?

Cal la había atraído hacia la dura seguridad de su cuerpo hasta que la cara de Juliet descansó casi contra su garganta. Ella asintió, incapaz de negarlo por más tiempo.

– No nos hagamos más daño. ¿Por qué no aprovechamos lo más posible lo que tenemos?

Juliet podía oler su piel y sentir su respiración, tan tentadoramente cerca que era imposible pensar en más que en sus labios, que estaban a unos milímetros de su cuello. Si se inclinaba una pizca, podía besarle bajo la oreja.

– Yo sólo… no quiero que creas… -fue lo único que consiguió decir.

– ¿No quieres que crea que significa algo? No lo haré.

Los dedos de él se apretaron contra los de Juliet cuando se agachó para besarla en el hombro donde se curvaba hacia el cuello sonriendo cuando notó su escalofrío de respuesta.

– Ninguno de los dos quiere involucrarse -murmuró contra su barbilla.

– No jadeó Juliet ladeando la cabeza ante el devastador contacto de sus labios.

– Sólo somos nosotros dos -susurró deslizando los labios hacia su oreja-. No tenemos por qué explicárselo a nadie.

– No -acordó ella aunque apenas sabía lo que estaba diciendo y aún le importaba menos.

Los suaves besos de Cal le estaban produciendo deliciosos escalofríos de anticipación por la espina dorsal y, como si tuvieran voluntad propia, sus brazos le rodearon por el cuello para atraerlo más.

– No tenemos por qué cambiar -dijo él contra la comisura de sus labios-. Durante el día, yo seré tu capataz y tú mí jefa, pero por la noche… por la noche seremos sólo un hombre y una mujer.

Y entonces, por fin, sus labios encontraron los de ella en un beso embriagador. Juliet se fundió en él dejando que sus últimas dudas se disolvieran cuando los brazos de él la rodearon y la familiar excitación explotó dentro de ella.

– Vamos -dijo Cal con voz ronca acabando el beso con esfuerzo antes de tomarle de la mano y llevarla hasta su habitación.

Medio riéndose y medio desesperados para entonces, se apoyaron contra la puerta mientras él la atraía para besarla una vez más y echar el pestillo.

Mucho, mucho más tarde, Juliet se estiró con languidez al lado de Cal en la cama. Habían hecho el amor con una dulzura y un ardor que les había dejado sin respiración, pero esa vez no pareció un error, sino lo más perfecto del mundo.

Juliet estaba flotando embargada de contento. El alivio de no tener que negar más cuánto lo deseaba era indescriptible ¿por qué había perdido tanto tiempo sintiéndose irritable y miserable cuando aceptando lo inevitable se sentía mucho mejor? Lanzó otro suspiro de felicidad y se volvió hacia Cal, que la estaba mirando con indulgencia.

– Siento lo de esta tarde.

– ¿Qué pasó esta tarde? -preguntó perezoso sin importarle con tal de estar echado a su lado y ver aquella sonrisa soñadora en sus labios.

– Tuvimos una discusión terrible -le recordó Juliet-. Y todo fue culpa mía. Estaba irritada y enfadada porque no podía olvidar lo de la otra noche y tú sí.

Cal lanzó una carcajada y se apoyó en un codo para apartarle un mechón de la cara con dulzura.

– ¿Es eso lo que pensabas? ¿Qué me había olvidado?

– Pues si no lo habías hecho, dabas toda la impresión. Cualquiera hubiera pensado que ni siquiera me conocías.

Cal bajó la vista hacia Juliet. Su piel era perlada en la tenue luz y sus ojos suaves y oscuros.

– Intenté olvidarlo -dijo con seriedad-. Y lo intenté porque creía que era lo que querías tú pero no pude. No pude olvidar lo que había sido abrazarte. No pude olvidar ni un solo detalle.

Juliet alzó los brazos para atraerlo hacia abajo con un largo beso. Adoraba su fibroso cuerpo poderoso. Adoraba sentir su peso sobre ella, el sabor de su piel y la sensación callosa de sus manos, la forma en que sus músculos se contraían cuando deslizaba las manos sobre él.

– ¿Olvidar? -murmuró Cal entre besos mientras rodaban íntimamente enlazados. Enterró los dedos en el pelo de Juliet y la obligó a mirarlo a la cara-. Ningún hombre podría olvidar como estuviste aquella noche, Juliet. ¿Por qué crees que he estado de tan mal humor toda la semana?

– Pensé que era sólo porque yo estaba siendo tan poco razonable. Ha sido todo tan estúpido -suspiró-. Lo primero que quiero que hagas mañana es decirles a los hombres que no hagan caso de lo que les dije y que hagan lo que les mandaste tú.

– Ya lo he hecho -dijo Cal.

Juliet se apartó un poco.

– ¿Que qué?

– Que ya se lo he dicho -confesó él-. Estaba tan enfadado después de hablar contigo que me fui directamente adonde estaban los hombres y les dije que sólo hicieran lo que yo los ordenara.

Entonces paró la protesta de Juliet con un beso.

– Yo también siento lo de esa discusión -dijo abrazándola-. Nunca debería haberte dicho esas cosas. Estaba descargando contigo porque pensaba que estabas buscando una excusa para deshacerte de mí.

Juliet sacudió la cabeza de asombro. ¿Cómo podía estar tan ciego? Pero tampoco ella había estado pensando con mucha claridad.

– Yo no quería que te fueras, Cal -admitió por fin-. Y sigo sin quererlo. Y no sólo por esto -añadió con honestidad deslizando la mano por su hombro-. Sé lo mucho que te necesito para que dirijas el rancho. Yo no podría hacerlo sola.

– Es lo mismo -dijo Cal deslizando la mano por su espina dorsal con una sonrisa al notar su sobresalto-. ¿Quiere eso decir que voy a ser tu diversión de momento? -bromeó.

– Bueno, siempre que me hagas un servicio…

Su acusación le había dolido tanto esa tarde, que ahora le parecía increíble estar bromeando de ello mientras se acurrucaba en la curva de su cabeza y apoyaba la cabeza en su hombro. Cal deslizó la mano con pereza sobre su piel y permanecieron así un rato cálidos y relajados, escuchando el sonido de su respiración.

– ¿Cal?

Juliet deslizó la mano por su torso.

– ¿Hum?

– Acerca de esa discusión…

Él abrió un ojo y le guiñó.

– Pensé que habíamos terminado con eso.

– Sólo quería saber si decías en serio que estaba todo el día en medio.

Aquello era lo que más le había dolido.

– ¿Quieres saber la verdad?

– Sí.

Cal se movió hasta tenerla bajo él.

– La verdad es que has sido de mucha utilidad -dijo sonriendo-. No te has metido en medio para nada. Lo que has estado haciendo es distraerme, como estás haciendo ahora.

Juliet se estiró de forma provocativa y deslizó las manos de forma seductora hacia abajo.

– Si realmente soy de utilidad, ¿puedo seguir distrayéndote?

– Tú eres la jefa. Puedes hacer lo que quieras.

Los ojos de Juliet brillaron de picardía al bajar aún más las manos.

– Pues lo haré, si no te importa.

– Si sigues haciendo eso, Juliet no me importará nada -dijo él entre risas y un bramido de placer mientras se abandonaban al sensual placer de explorarse el uno al otro de nuevo.

Cuando acabaron, Juliet paladeó la maravillosa sensación del peso de Cal sobre ella y su cara enterrada entre su cuello.

– Debería volver a mi habitación.

– ¿Tienes que irte de verdad?

– Si no lo hago, me quedaré dormida y no quiero que Natalie o los gemelos me pillen saliendo de tu habitación.

– Supongo que tienes razón.

Cal se apartó de ella con un suspiro de desgana y la ayudó a recoger su ropa. Entonces abrió la puerta y la tomó en sus brazos para besarla.

– Hasta mañana.

Ella asintió, se alzó para darle un último beso y se fue de puntillas a su habitación.

Juliet despertó con una sonrisa a la mañana siguiente. Al principio, el brillo de la habitación le pareció un reflejo de su buen humor, pero cuando hizo acopio de energía como para mirar el despertador, lanzó un gemido y se incorporó con brusquedad. ¡Las nueve y media! ¿Cómo podía ser tan tarde?

Vistiéndose apresurada bajó a la cocina todavía abrochándose el cinturón.

– Siento llegar tan tarde.

– Cal dijo que te dejara dormir -dijo Maggie que estaba batiendo mantequilla y azúcar en un cuenco-. Dijo que estabas muy cansada.

Juliet sintió un leve sonrojo.

– Eh, sí.

– Han ido a arreglar una tubería a Five Mile Bore si quieres reunirte con ellos -continuó Maggie sin comentar sus conclusiones ante el cambio de ambiente-. Si no te verá más tarde.

– Les llevaré un poco de café y pastas.

Cal se estiró cuando vio acercarse el coche. Había esperado que Juliet apareciera.

– Buenos días, jefa.

Sonrió al verla salir del coche.

– Siento llegar tarde -dijo devolviéndole la sonrisa-. Me he quedado dormida.

– Si lo que traes en esos termos es café, estás perdonada -dijo Cal antes de volverse hacia los hombres para decirles que podían tomar un descanso.

– ¿Cuál es el problema? -preguntó desenroscando uno de los termos.

Mientras Cal se lo explicaba, se maravilló de lo fácil que era estar con él ahora que no tenía que disimular lo que lo deseaba. Su sonrisa le decía todo lo que necesitaba saber, asegurándole que lo de la noche anterior había sido tan especial para él como para ella, pero que por ahora era simplemente su capataz, como había prometido.

Las siguientes semanas fueron un sueño dorado para Juliet. Cal no la tocaba nunca por el día, incluso aunque estuvieran solos. Le producía una secreta excitación discutir programas de cría de la estación húmeda, como si no tuvieran nada más que un interés profesional en común y saber que en cuanto se cerrara la puerta de su habitación tras ellos, la desvestiría con premura y la tendería en su cama.

Hacían el amor con una pasión que la maravillaba y casi la asustaba de su intensidad. Se había familiarizado con su cuerpo y permanecía tendida contando las arrugas del rabillo de sus ojos o los callos de sus manos. Sabía exactamente cómo sonreía cuando la miraba y donde poner los dedos para que su fibroso cuerpo se estremeciera en respuesta.

Juliet volvía siempre a su habitación antes de que los niños despertaran, pero cada noche pasaba más tiempo con Cal, hechizada de su creciente amistad y de la pasión que compartían. Se quedaban echados juntos hablando durante horas, pero de lo que nunca hablaban era del futuro. Eso significaría pensar en lo que de verdad querían los dos y ni ella ni él estaban todavía preparados para ello.

De vez en cuando, Juliet sentía los agudos ojos de Maggie clavados en ella, pero si la tía de Cal sospechaba lo que estaba pasando, se guardaba sus opiniones para sí misma. Los vaqueros tampoco sabían, ni creía que les importara, que Cal y ella estuvieran acostándose juntos. Y no era que ella sintiera vergüenza de ningún tipo. Era como la intuición de que en cuanto su relación no fuera un secreto, tendría que admitir lo que sentía por él y ni siquiera lo sabía ella misma.

No estaba preparada para preguntarse a sí misma lo profundamente que estaba empezando a atarse a Cal. No quería saber qué pasaría cuando encontrara una tierra para él. Era más fácil no pensar y disfrutar de las cosas como estaban y pretender que podrían seguir así para siempre.

Cal tampoco estaba muy ansioso por el futuro. Natalie era feliz, él era feliz y sabía que la tía Maggie, aunque poco comunicativa, estaba contenta también. Él había ido a recuperar Wilparilla y no podía hacerlo sin hacerle daño a Juliet. Algún día se lo diría, se prometió a sí mismo. Pero todavía no.

Así que los dos cerraron la mente al futuro y se abandonaron al presente. Los días eran largos, calientes y duros, pero las noches eran dulces y Juliet estaba más feliz que en toda su vida. Los niños captaban su felicidad y ellos mismos eran más felices.

Sin saber cómo, todos habían caído en una rutina. A veces Cal bañaba a los gemelos mientras que Juliet escuchaba leer a Natalie o bañaban a los niños juntos mientras Natalie se sentaba al borde de la bañera y les contaba las cosas del día. Las semanas eran ocupadas, pero intentaban librar los domingos para montar a caballo, nadar o hacer una barbacoa como cualquier familia normal.

Un domingo, Juliet y Natalie estaban recogiendo la cocina después del almuerzo. Cal estaba vigilando a Kit y a Andrew para que estuvieran a la sombra y Juliet escuchó las carcajadas en el pasillo y sonrió a Natalie.

– ¿Qué crees que estarán haciendo? Deberían estar cansados, ¿no crees?

Sólo al terminar notó el sospechoso silencio.

– ¿Por qué no vas a ver tras lo que andan? Están demasiado callados como para hacer nada bueno -le pidió a Natalie.

Natalie volvió al cabo de dos minutos.

– Juliet, ven a verlo -dijo tirándole de la mano para llevarla a la habitación de los gemelos, donde se llevó un dedo a los labios y apuntó.

Cal estaba tendido en la cama de Andrew con los dos niños pequeños sobre él como muñecos y los tres estaban profundamente dormidos.

Por un terrible momento, Juliet creyó que se le había parado el corazón de la emoción. Las lágrimas asomaron a sus ojos y le apretó la mano a Natalie con fuerza al comprender por primera vez cuánto los amaba a todos. A Andrew. A Kit. A Natalie. Y a Cal.

Capítulo 9

LA primera idea de Juliet fue preguntarse cómo no había comprendido antes que lo amaba. Lo miró allí echado en la cama, con la cara relajada por el sueño y sus hijos estirados sobre él con confianza y supo que se había estado engañando a sí misma durante las mágicas semanas anteriores.

– Los dejaremos dormir -dijo en voz baja antes de darse la vuelta.

No quería estar enamorada de Cal. Había estado enamorada de Hugo y su historia de hadas se había convertido en una pesadilla de crueldad y decepción. Él había tomado su inocente adoración y la había hecho añicos. Ella había sido una joven enamorada y despreocupada y él casi había conseguido hundirle el espíritu.

Casi, pero no del todo. Las criticas, el desdén y las mentiras la habían hundido hasta llegar a creer que era tan inútil como Hugo decía siempre. Los niños le habían devuelto algo de confianza en sí misma, pero Juliet no quería volver a sufrir de aquella manera.

Enamorarte te hace vulnerable, dependiente de otro ser para tu felicidad y ella no creía poder pasar por aquello.

Pero no le quedaba mucha elección. De todas formas, ya se había enamorado de Cal y eso no iba a cambiar.

“Cal es diferente”, le gritaba el corazón. No tenía nada que ver con Hugo. Mientras que Hugo la había hecho sentirse una fracasada, Cal le hacía sentir que podía conseguir lo que quisiera. La hacía sentirse a salvo; la hacía sentirse sexy. Y no le había mentido como había hecho Hugo.

Juliet se aferró a aquella idea para darse seguridad. No, Cal no le había mentido nunca. Había sido completamente honesto con ella. “Te deseo… y tú me deseas”, le había dicho. “Ninguno de los dos queremos ataduras”. Nunca había aparentado que su relación fuera otra cosa que física. La deseaba, pero no la amaba. Eso lo había dejado claro desde el principio y ella no tenía motivos para pensar que hubiera cambiado de parecer.

¡Si siquiera pudiera volver a cómo estaban las cosas antes! Juliet deseó que Natalie nunca la hubiera llevado a ver a Cal con los niños.

También desearía poder decirle a Cal que lo amaba, pero el amor no había sido parte de su acuerdo. Podría estropearlo todo si lo confesaba. Él podría sentirse incómodo o acorralado. O podría irse si creía que iba a presionarle para que se comprometiera. Y Juliet pensaba que no podría soportar Wilparilla sin Cal.

Pero podría irse de todas formas, como había dicho que haría y entonces ella no podría soportarlo. Sería más fácil si él no supiera que lo amaba, ¿verdad?

Cuando Cal se despertó de la siesta, Juliet no aparecía por ninguna parte a la vista. Al final la encontró al lado del arroyo.

– ¡Ahí estás! -dijo al divisar su camisa rosa entre los árboles.

Juliet dio un respingo al escuchar su voz, pero consiguió parecer normal cuando llegó a su lado.

– Hola -forzó una sonrisa-. ¿Están los niños bien?

– Natalie está con ellos -Cal la miró con atención-. ¿Pasa algo malo?

– No, por supuesto que no -dijo ella con exceso de entusiasmo-. Me apetecía dar un paseo después de la comida -siguió hablando para no ceder a la tentación de arrojarse a sus brazos y confesarle lo insegura que se sentía-. Solía venir hasta aquí cuando quería pensar y hacía mucho que no venía. Es evidente que no he estado pensando mucho últimamente.

Cal se sintió asaltado por un miedo repentino a que fuera a decirle que quería que acabaran su relación. ¿Se habría aburrido? ¿Estaría él dando demasiado por supuesto?

– A veces es un error pensar demasiado.

– No estaba pensando en nada serio -mintió ella.

Sólo en lo vacía que sería su vida cuando él se fuera. No podía permitirse depender de él o acabaría como cuando Hugo había muerto: perdida, sola y asustada.

– Sólo estaba pensando que ya es hora de que haga algún esfuerzo por conocer a otra gente. No conozco a ninguno de mis vecinos salvo a Pete Robins y sólo he hablado con él un par de veces. Supongo que esperaba que ellos dieran el primer paso, pero creo que ahora debo acercarme yo, presentarme y hacerles saber que no soy como Hugo -vaciló-. He oído a los hombres hablar de las carreras del próximo domingo y he pensado que estaría bien que fuéramos todos. No me importa conducir yo si tú no quieres ir -añadió al ver que Cal no parecía nada entusiasmado.

– Te llevaré en el aeroplano si es eso lo que quieres -dijo Cal, despacio-. Pero no creo que encuentres muy excitantes las carreras, de todas formas.

Estaba intentando disuadirla, comprendió Cal, porque no quería que conociera a nadie; no quería compartirla con nadie.

Además, todos le conocerían a él en las carreras y no podría evitar que hablaran con Juliet. ¿Y cuánto tardaría ella en descubrir que había sido él el que había hecho aquellas ofertas? Debería habérselo contado mucho antes, comprendió con debilidad.

La verdad era que no había querido estropear las cosas. No le había mentido exactamente a Juliet, pero tampoco le había dicho toda la verdad y sabía que se disgustaría cuando se enterara.

Se lo debería decir esa misma noche, decidió. Pero Juliet siguió con un extraño estado de ánimo distante. No estaba hostil, pero parecía haber levantado una barrera invisible entre ellos que le dejó a Cal con una sensación de frialdad en la boca del estómago. ¿Estaría intentando decirle que ya no lo deseaba más? Casi había esperado que pusiera alguna disculpa para acostarse sola esa noche, pero en cuando los niños estuvieron acostados, se reunió con él en la terraza y le rodeó la cintura con fuerza con sus brazos.

– Vamos a la cama -dijo.

Juliet le hizo el amor con un cierto toque de desesperación y al acabar lloró. Cal la abrazó con fuerza acariciándole el pelo.

– Juliet, hay algo que tengo que contarte.

Pero ella alzó la cara mojada y le puso un dedo en los labios.

– No lo digas -le suplicó-. No hace falta que digas nada.

Juliet pensó que había adivinado que estaba enamorada de él. Apartó los dedos de sus labios y se sentó abrazándose a las rodillas dobladas.

– No hace falta que digas nada -repitió-. Ya sé que esto es algo temporal para los dos.

– Pero Juliet…

– Así que no hace falta explicar nada a nadie. Tú mismo lo dijiste al principio, Cal. Dijiste que era sólo algo físico, y eso es lo que es. Ninguno de los dos queremos involucrarnos en el tipo de relación en que debas contar todos tus secretos, ¿verdad?

– No.

¿Así que eso era sólo para ella?

– No me digas nada -dijo Juliet dándose la vuelta.

Si entraban en una discusión acerca de las emociones, ella se confesaría y no quería hacerlo. Lo único que quería era aferrase al cuerpo de Cal y pensar que por el momento no importaba nada más. Descendió hasta casi rozarle los labios con los suyos.

– No hables de nada, por favor -susurró.

Maggie no había querido ir a las carreras, así que Cal llevó a Juliet y a los tres niños en el aeroplano.

Los vaqueros se habían ido la noche anterior en la furgoneta y estaba claro que pensaban pasar más tiempo en el bar que viendo los caballos.

Parecía haber más aeroplanos que coches aparcados alrededor del circuito polvoriento. Deseó no haber insistido tanto en ir, pero tampoco había encontrado una razón convincente para cambiar de idea. Tendría que enfrentarse a sus vecinos en algún momento y además podría necesitarlos en cuanto Cal se hubiera ido.

Tendrían que hablar en algún momento, pensó Juliet con desmayo. El período de prueba estaba llegando a su fin y Cal empezaría a buscar una tierra mientras ella tendría que aparentar que no le importaba.

La pista consistía en un campo polvoriento tras una cuerda. Había un tenderete de cerveza y Juliet recordó haber ido al Royal Ascot con Hugo. Era como recordar una película que hubiera visto, una vida que pertenecía a otra persona, no a ella.

Los niños estaban todos excitados por el cambio de escenario, pero había algo en la expresión de Cal que inquietó a Juliet. Se sentía avergonzada y fuera de lugar, aunque iba vestida con vaqueros y camisa.

– Iré a buscar unas bebidas -dijo con brusquedad Cal.

Desapareció bajo el tenderete y al sentirse abandonada, se llevó a los niños a ver a los caballos.

– ¿Sabes que Cal ha vuelto? -preguntó una voz lacónica a sus espaldas.

– Sí, lo había oído.

– ¿Y sabías que está trabajando en Wilparilla?

Juliet oyó que el otro hombre lanzaba un silbido de sorpresa.

– ¿En Wilparilla? ¿Y para qué iba a hacer eso? He oído que ha ganado mucho dinero en Brisbane. No necesitaría trabajar para nadie y mucho menos… La voz se interrumpió al acercarse otra pareja y los cuatro se fueron dejando a Juliet intrigada de que a aquel hombre le hubiera extrañado tanto que Cal trabajara en Wilparilla.

Cal vio a Juliet rígida al lado de las cercas en cuanto salió del tenderete. Para alguien que había expresado tanto interés en conocer a los vecinos, parecía bastante distante.

– Será mejor que te presente a algunas personas -dijo después de pasarle los refrescos a los niños.

Sabía que no había sonado muy animado, pero no podía evitarlo. Habría deseado que se hubieran quedado en Wilparilla, donde la podía tener para sí mismo y ahora iba a tener que soportar ver cómo otros hombres la miraban.

Sin embargo, no verían lo que él veía. Sólo él sabía lo cálida y vibrante que era Juliet bajo aquel aspecto tenso. Había florecido durante las pasadas semanas, pero ahora parecía más encerrada en sí misma y más a la defensiva. A Cal le hubiera gustado saber la causa.

Todo el mundo pareció alegrarse mucho de volver a ver a Cal, pensó Juliet cuando un grupo lo rodeó antes de dar dos pasos.

– ¡Cal, cómo me alegro de verte! Sabíamos que no ibas a aguantar mucho tiempo fuera. ¿Qué eso que he oído de que diriges Wilparilla? Me lo acaba de contar Joe, pero no podía creerlo.

– Es verdad -Cal forzó una sonrisa-. Y ésta es mi nueva jefa, Juliet Laing.

Hubo un silencio de asombro y todos los ojos se clavaron en Juliet. ¿A qué venía tanta sorpresa?, se preguntó ella mientras sonreía con debilidad. ¿Es que una mujer no podía contratar a un capataz?

Todos los grupos que se encontraron reaccionaron de la misma manera. Juliet era muy consciente de que todo el mundo la miraba cuando Cal y ella se daban la vuelta y cada vez se sentía más incómoda. Fue un alivio que empezaran las carreras y todo el mundo se pusiera a hablar de otra cosa. Un hombre hacía los comentarios por un megáfono y Juliet se preguntó cómo distinguiría a los caballos entre aquella nube de polvo.

Estaba claro, sin embargo, que las carreras consistían más en beber y cotillear que en ver a los caballos. Después de dos carreras se anunció un descanso y Juliet dirigió una mirada de soslayo a Cal.

Parecía estar disfrutando tan poco como ella, pero quizá lo pasara mejor si no la tenía colgada de él todo el tiempo.

Debía avergonzarse de ella, pensó Juliet con un encogimiento de corazón. Ella no pertenecía allí; era demasiado inglesa, demasiado pulida y además la viuda de Hugo. Probablemente todos lo sentirían por Cal, incapaz de quitarse de encima a la patética de su jefa.

– Vamos niños, vamos a buscar otro refresco -dijo tomando a Andrew y a Kit de la mano.

Natalie había encontrado a otros niños de su edad nada más llegar y estaba jugando tras el tenderete.

– Iré contigo -empezó a decir Cal.

Entonces vio a una atractiva mujer con un vestido azul que se estaba acercando a él con una sonrisa.

– ¡Cal! ¡Cómo me alegro de verte de nuevo! ¿Eres de verdad el capataz de Wilparilla?

Juliet se escabulló antes de darle a Cal la oportunidad de presentarla. No podía soportar aquella incredulidad de nuevo.

Kit y Andrew no estaba acostumbrados a las multitudes y se estaban poniendo muy pesados. Juliet compró refrescos y buscó un sitio donde sentarse a la sombra de la tienda. Allí se estaba más tranquilo.

Desde la distancia pudo ver a Cal que seguía hablando con la mujer de azul. Era evidente que eran viejos amigos. Juliet se preguntó si estaría casada. Parecía tan adecuada para él. Juliet apretó los puños y apartó la vista para distraerse con la conversación a sus espaldas.

– ¿Te lo imaginas de capataz de Wilparilla? Debe odiarlo.

– Ya conoces a Cal. Hará lo que haga falta para conseguir lo que quiere. Y no creo que tarde mucho. La viuda está aguantando más de lo que pensábamos, pero al final tendrá que vender y él podrá recuperar Wilparilla.

– ¿La has visto? Es una mujer muy guapa. Debería casarse con ella y ahorrarse su dinero. No puedo creer que no se le haya ocurrido.

– Quizá ella no lo quiera.

Su amigo lanzó un bufido de incredulidad.

– Él es un buen partido. Por lo que he oído, ganó mucho dinero en Brisbane.

– No creo que eso sea suficiente para Cal. Yo también la he visto y no se parece en nada a Sara. Yo no diría que la señora Laing sea su tipo.

El primero de los hombres estaba diciendo algo que Juliet no pudo entender y su compañero lanzó una carcajada.

– Puede que tengas razón, pero a mí me parece que lo único que le interesa a Cal es recuperar el rancho. Wilparilla significa para él más que ninguna mujer. ¿Quieres otra cerveza?

Así que era aquello. Juliet se sintió enferma y muy débil. Miró hacia Cal, inmerso todavía en la conversación con la mujer de azul.

A Cal le estaba costando concentrarse en la charla. No dejaba de mirar a sus espaldas donde estaba Juliet con los niños a la sombra de la tienda. Cuando volvió a mirar se encontró con los ojos de Juliet. Por su expresión de pena supo al instante que lo había descubierto. Era el momento que llevaba todo el día temiendo y ahora había llegado.

Sin molestarse siquiera en disculparse con su amiga, Cal se fue con rapidez adonde estaba Juliet por miedo de que se alejara de él. Pero ella siguió sentada, derrotada y esperándolo. No tenía adonde ir. Alzó la vista con la cara pálida de la conmoción y la traición. Andrew se levantó y agarró la mano de Cal.

– ¿Podemos ver a los caballos ahora?

Cal ni siquiera le oyó. Estaba mirando a Juliet.

– Intenté decírtelo.

– No lo intentaste mucho -dijo ella sin molestarse en ocultar su amargura.

– Juliet, no es lo que tú piensas -empezó Cal con prisa.

Pero Juliet ya se estaba levantando sacudiendo la cabeza cuando quiso ayudarla.

– No quiero hablar de esto delante de los niños -dijo con dureza-. Quiero irme a casa. Dile a Natalie que no me siento bien si quieres, pero vete a buscarla. Yo llevaré a Kit y a Andrew.

Kit empezó a protestar al oír la palabra casa, pero Juliet no le hizo ni caso y tomando a los niños de la mano con firmeza se fue adonde estaba aparcado el pequeño avión. Se mantuvo rígida, como si fuera la única forma de evitar derrumbarse.

Maldiciendo su propia estupidez, Cal la observó alejarse. Deseaba salir corriendo detrás de ella y hacerla escucharlo, pero Juliet tenía razón. Tendrían que esperar hasta llegar a casa.

El vuelo de vuelta lo hicieron en un denso silencio. Cal pilotaba con cara sombría. Natalie estaba enfadada porque le hubieran interrumpido el juego y lo niños estaban cansados. Juliet no se permitió a sí misma ni pensar. En cuanto empezara a hacerlo, sabía que la pena sería insoportable.

De alguna manera, consiguió pasar el resto del día sin llorar delante de sus hijos. Moviéndose con rigidez, como una vieja, les dio la cena, les leyó un cuento y los acostó. Tenía la garganta atenazada cuando se inclinó para besarlos. Kit y Andrew querían a Cal también. Habían aprendido a confiar en él, a tratarlo como el padre que nunca habían tenido. ¿Cómo iban a poder soportarlo cuando se fuera? ¿Y cómo iba ella a aguantar la pena?

Pudo oír a Cal hablar con Natalie por alguna parte. Con debilidad, salió a la terraza y se sentó en los escalones del porche. Ahora podría llorar, pensó aturdida. Pero las lágrimas no llegaron. La miseria que sentía era como una pesada losa.

Ella había amado a Hugo y él le había mentido. Se había enamorado de Cal y ahora él también le había mentido. Se había permitido amarlo y ser feliz; había confiado en él y lo único que él buscaba era recuperar Wilparilla.

Juliet no se había sentido nunca tan traicionada, sola y desconfiada. Creyó que había aprendido la lección la primera vez y ahora había caído de nuevo.

Debería haber sabido que en la única persona en quien podía confiar era en ella misma.

Cuando Cal salió por fin, ella seguía sentada en lo alto de los escalones con la cabeza gacha y las manos apretadas contra los ojos con gesto de desesperación. El pudo ver la parte trasera de su cuello, tan suave y vulnerable y se le partió el corazón.

Había tardado una eternidad en comprender lo mucho que la amaba, pensó con amargura. Había sido un tonto. Debería haberle dicho desde el principio lo que estaba haciendo en Wilparilla, pero se había dejado llevar y no había querido pensar en nada mientras estaba con ella. Ni siquiera había sabido que estaba enamorándose de lo ciego que había estado.

¿Cuándo había ocurrido exactamente? ¿Cuándo había dejado de querer Wilparilla para querer sólo a Juliet? Cal bajó la vista con el corazón encogido. Lo último que había querido era enamorarse de ella, pero lo había hecho y ahora era demasiado tarde para decírselo. Ya no le creería nunca.

Se sentó en el escalón al lado de ella sin tocarla. Juliet no alzó la vista ni apartó las manos de los ojos, pero sabía que estaba allí.

– ¿Es verdad? -preguntó por fin con voz ahogada.

– ¿Que antes era el dueño de Wilparilla? Sí, es verdad.

La última esperanza de Juliet cayó por tierra. Bajó las manos y lo miró con expresión apesadumbrada.

– ¿Por qué me mentiste?

– Yo no te mentí -dijo Cal con pesadez-. Simplemente no te dije toda la verdad. Todo lo que te dije acerca de vender y lo de que Natalie quería volver, era todo verdad. Te dije que quería vivir en el campo de nuevo pero lo que ella quería era estar aquí, en Wilparilla. Y yo también quería. Había puesto años de duro trabajo en este rancho y después de irme mantuve el contacto con gente de aquí. Oí que Hugo lo estaba dejando arruinar y odiaba la idea. Y entonces Pete Robbins me contó que tu marido había muerto.

– Así que pensaste en explotar a la apesadumbrada viuda y convencerla que vendiera antes de tener la oportunidad de saber lo que estaba haciendo.

– Esas ofertas eran mías, sí. No podía creer que no quisieras volver a tu país después de perder a tu marido. Pero te ofrecí un precio justo, más de lo que realmente vale, y aún así no lo aceptabas.

– Y tú tampoco aceptas un no por respuesta, ¿verdad?

– No -admitió él-. No estaba dispuesto a abandonar. Todavía pensaba que podría hacerte cambiar de idea en cuanto comprendieras lo difícil que sería dirigir Wilparilla tú sola. Estaba esperando tu respuesta cuando hablé con Pete de nuevo y me dijo que estabas buscando un capataz. Como no parecías querer vender, decidí aceptar el puesto. Al menos estaría aquí y evitaría que Wilparilla se arruinara por completo.

Juliet tenía la cara tensa y la expresión distante.

– ¿Y en mejor posición para convencerme de que vendiera? -preguntó con amargura-. ¿Es eso en lo que han consistido las semanas pasadas? ¿En un intento de suavizarme? ¿Esperando por el momento oportuno para darme la noticia cuando no tuviera otro remedio que vender?

– Sabes que no ha sido así -dijo Cal con un suspiro.

– ¿Lo sé? -sus ojos azules estaban brillantes de la rabia y las lágrimas-. No creo que sepa nada ya nunca.

Cal se pasó la mano por la cara con desesperación.

– ¡Juliet, no ha sido así! Comprendí cuando fuimos a recoger el ganado que no ibas a vender y que nada de lo que yo hiciera te convencería de lo contrario. He hecho todo lo posible por ponerte las cosas difíciles, sólo para demostrar que no aguantarías, pero aguantaste como una leona.

– Entonces cambiaste de idea, ¿verdad? -dijo sin molestarse en esconder su incredulidad.

– ¡Sí! Iba a irme cuando acabara el período de prueba, pero entonces… Bueno, ya sabes lo que pasó, Juliet. Ya no quería irme.

– ¿O se te ocurrió una idea mejor?

Él frunció el ceño.

– ¿Qué quieres decir?

– Has hecho un trabajo de seducción estupendo. Debió parecerte un sistema mucho más fácil de recuperar Wilparilla.

– ¿De qué estás hablando?

– Vamos a enfrentarnos a la realidad. El matrimonio hubiera solucionado todos tus problemas. Era un buen plan, ¿verdad, Cal? Casarte conmigo, lo que estoy segura de que te pareció muy fácil y tendrías tu precioso rancho de nuevo sin tener siquiera que pagar por él, más una esposa para cuidar de Natalie y sexo cuando te apeteciera.

Cal sintió una oleada de profunda rabia. ¿Cómo se atrevía Juliet a sugerir tal cosa?

– ¡Yo no hubiera querido Wilparilla a ese precio! -explotó con la misma crueldad que ella-. El sexo ha sido bueno, pero no creas que tanto. ¡Y preferiría comprar otro rancho y empezar de nuevo antes que atarme de por vida a una mujer como tú! -la miró con desdén-. Yo no te necesito, Juliet. Puedo cuidar yo mismo de Natalie, pero tú sí me necesitas a mí.

– ¡No te necesito! -gritó Juliet en un intento desesperado por convencerse a sí misma-. ¡No necesito a nadie! Pondré un anuncio para buscar a un nuevo capataz. Y si no fuera por Natalie te diría que te fueras mañana mismo, pero por su bien, puedes quedarte hasta que llegue tu sustituto. Entonces quiero que te vayas.

Cal tenía la cara rígida.

– Natalie no necesita ningún favor tuyo. Nos iremos mañana.

Sin decir una sola palabra más, bajó los escalones y se perdió en la oscuridad. Cuando desapareció de la vista, Juliet se derrumbó y enterrando la cara entre las manos, lloró con desconsuelo.

– Le hemos traído el correo, señora Laing.

El vaquero le pasó un puñado de cartas con turbación.

Los hombres habían bebido tanto que no habían podido conducir después y habían vuelto al día siguiente. Y ahora sufrían de una resaca descomunal.

Les había parecido buena idea recogerle la correspondencia en señal de paz, pero ahora era evidente que no había hecho falta que se hubieran molestado. Juliet ni siquiera había notado su ausencia y por su expresión, no podría haberle importado menos.

Agarró las cartas distraída. Había conseguido llorar por fin, pero no había pegado ojo en toda la noche mientras las palabras de Cal resonaban en su cabeza y la decepción retumbaba en su corazón.

Tenía los ojos hinchados, se sentía temblorosa y enferma de pena y falta de sueño. Maggie le había mirado a la cara cuando había llegado y se había llevado a los niños a la cocina. Juliet escuchó voces apagadas en la distancia. Maggie y Natalie habían sabido la verdad todo el tiempo, pero no se lo habían dicho y eso le dolía casi tanto como lo demás.

Nunca se había sentido tan sola y desesperada. Se sentó en el porche y se puso a ojear la correspondencia. Había una carta de su madre y otras de un par de amigos, pero no tenía valor para abrirlas. El resto serían probablemente facturas y tampoco quería verlas. La última sólo decía Sydney. Era la única que no pudo identificar, así que rasgó el sobre sin curiosidad pensando en Cal. ¿Dónde estaría? ¿Se iría de verdad como había dicho? ¿Y qué haría ella entonces?

Sobrevivir, pensó con amargura. Ya lo había hecho antes y lo volvería a hacer. Tenía a los gemelos y tenía Wilparilla. Lo conseguiría.

Absorta en sus pensamientos, estaba a mitad de la carta cuando se enteró de lo que estaba leyendo y los ojos se le nublaron de desesperación. Era de los padres de Hugo, las últimas personas de las que quería oír hablar. ¿Por qué tenían que haber escogido precisamente aquel momento para escribir? Juliet volvió al principio y empezó a leer de nuevo. Cuando terminó, la dejó caer en el regazo y se quedó mirando al vacío durante largo rato antes de levantarse con rapidez, recoger su sombrero y salir a buscar a Cal.

Capítulo 10

LO encontró arreglando la puerta de un corral con furia concentrada. Alzó la cabeza un instante y volvió a bajarla para doblar la obstinada pieza de metal, furioso consigo mismo por el vuelco que le había dado el corazón al verla. Tenía tan mal aspecto como él se sentía, con los ojos hinchados y la pena marcada en cada línea de su cara, pero seguía manteniendo la cabeza ladeada con aquel gesto galante que tanto le gustaba y le hacía desear rodearla con sus brazos y consolarla.

Excepto que era demasiado tarde para eso.

Juliet le observó dividida en emociones conflictivas. Lo amaba, lo odiaba y ya no sabía lo que sentía por él. Lo único que sabía era que le había mentido.

Tragó saliva y se acercó los últimos metros.

– ¿Has hablado ya con Natalie? -le preguntó.

Tenía la garganta tan atenazada que le costaba un esfuerzo ímprobo hablar.

– No, todavía no -Cal siguió golpeando el metal con rabia. Él tampoco había dormido nada la noche anterior y le costaba pensar con claridad. Había sido incapaz de decírselo a Natalie por la mañana y necesitaba desahogar su furia haciendo algo físico-. No te preocupes. No me he olvidado. Se lo diré en cuanto termine esto.

– He… he recibido un carta esta mañana.

No pudo seguir de lo seca que tenía la garganta. Sólo pudo quedarse allí mirándolo con los labios apretados mientras luchaba por contener las humillantes lágrimas.

Cal escuchó la voz temblarle y alzó la vista hacia su cara desviada.

– ¿Una carta?

– De los padres de Hugo. Están en Sydney y quieren venir a ver a Kit y a Andrew.

Cal soltó las tenazas en el poste de la puerta, se quitó el sombrero y se secó la frente con el dorso de la mano.

– Son sus abuelos -le recordó.

– Ya lo sé -dijo ella retorciéndose las manos-. Pero no sabes cómo son. Vendrán aquí, odiarán este lugar y entonces conseguirán que los gemelos vuelvan a Inglaterra.

– No pueden obligarte a hacer algo que no quieres.

– ¡Claro que pueden! ¡Pueden hacer lo que quieran! Mira cómo nos empaquetaron a Hugo y a mí para Australia -Juliet notó el creciente tono de histeria de su voz y cerró la boca para respirar despacio-. Les tengo miedo. Tengo miedo de que controlen la vida de mis hijos como controlaron la de Hugo.

Cal no respondió al instante. Nunca antes había oído a Juliet admitir que tenía miedo.

– ¿No puedes decirles que no es un momento conveniente?

– Vendrán, de todas formas. Cal, ya sabes que… te… pedí ayer que te fueras.

Cal podría haber dicho que se lo había ordenado más que pedido, pero no tenía sentido discutir por las palabras.

– ¿Y?

– He cambiado de idea -dijo con rapidez-. Todavía creo que sería mejor que te fueras, pero… pero, ¿podrías quedarte hasta que se vayan los padres de Hugo? Si no hay capataz aquí cuando vengan, será evidente que no tengo las cosas bajo control y empezarán a presionarme para que me vaya…

Juliet se detuvo al comprender lo que había dicho. ¿Por qué le estaba pidiendo a Cal que la ayudara? Él quería que se fuera tanto como los padres de Hugo. Iba a darse la vuelta cuando Cal alzó una mano.

– Juliet, espera.

¿Es que, no sabía que haría lo que fuera por ella?

– Me quedaré tanto tiempo como quieras.

Ella tragó saliva.

– Gracias -dijo con voz quebrada.

– ¿Puedo darte un consejo?

– No, si es para decirme que venda.

– No, no es eso. Iba a sugerirte que arregles la cita con los padres de Hugo en cualquier otro sitio. No tienen por qué aparecer por aquí. Podrías decir que les llevarás a los gemelos a algún sitio como Barrier Reef. Sería un terreno neutral para todos y no tendrías que ponerte a la defensiva acerca de la forma en que los estás educando.

– Ni siquiera quiero verlos -dijo ella con obstinación-. No se han molestado por Kit y Andrew hasta ahora, así que, ¿por qué iban a tener nada que opinar acerca de sus vidas?

– No sabes todavía lo que quieren hacer.

Cal se preguntó cómo podrían estar ahora hablando de forma tan razonable cuando la noche anterior apenas podían hablar de la furia.

– Si no los ves ahora, siempre te preguntarás cuándo aparecerán. No van a desaparecer. Y siempre serán los abuelos de Kit y Andrew.

Juliet no dijo nada, pero al menos estaba escuchando.

– ¿Por qué no te llevas a los niños a verlos? Tú ya no eres la jovencita que ellos conocían, Juliet. Has cambiado y quizá ellos también. Si alguien sabe lo difícil que es convencerte de hacer algo que no quieres, ése soy yo. No creo que debas preocuparte porque los padres de Hugo te hagan hacer nada que no quieras. Tómate unas vacaciones, Juliet -dijo con suavidad-. Ya sé que crees que tengo prejuicios, pero necesitas irte de Wilparilla por una temporada. Piensa las cosas mientras estés fuera. Yo las pensaré mientras vuelves y entonces, si todavía quieres que me vaya, me iré.

Juliet contempló Wilparilla desde el aire. Pudo ver el tejado de su casa brillante bajo el ardiente sol, el brillo del agua del arroyo y la vasta llanura marrón salpicada de cactus y árboles espinosos extenderse hasta el horizonte. Estaba tan contenta de volver a estar en casa que sintió ganas de llorar.

No podía explicarse por qué sentía tanto por aquella imperdonable, árida y bella tierra, pero sabía que la idea de perderla le atenazaba el corazón como una garra helada. Y la de vivir allí sin Cal era insoportable. Había tenido mucho tiempo para pensar en los diez días anteriores. Cal había tenido razón; necesitaba haber estado fuera.

Cuando se había ido había estado demasiado dolida por la traición como para pensar con claridad, pero mientras había estado fuera, cada noche había permanecido despierta mucho tiempo escuchando el sonido del mar y la verdad le había parecido evidente. Su necesidad de Cal era mucho mayor que cualquier sentido de amargura. Quería quedarse en Wilparilla y quería a Cal allí también.

La noche anterior, Juliet había dado un paseo por la playa y había tomado una decisión.

“Si tú quieres, me iré”, había dicho Cal. Bueno, pues no quería que se fuera y pensaba preguntarle si Wilparilla significaba lo suficiente para él como para casarse con ella.

También era cierto que había dicho que no quería Wilparilla a aquel precio, pero Juliet esperaba poder convencerlo de que el precio merecía la pena. ¿Y qué haría si la tierra significaba más para él que ella? Bueno, tenían otras cosas que les merecerían la pena. Su relación física era fantástica, habían sido amigos y podrían seguir siéndolo. Natalie tendría una madre y los gemelos un padre. ¿No merecía la pena poner a un lado sus diferencias y darles a los niños la oportunidad de crecer en familia?

Todo le había parecido muy razonable la noche anterior, pero ahora, deslizando la mirada hacia el perfil de Cal, sus dudas resurgieron. Cal los había ido a buscar a Mount Isa para llevarlos en aeroplano a casa, pero la tensión que se notaba en él la ponía nerviosa. Había conseguido esbozar una sonrisa para Kit y para Andrew, que se habían arrojado encantados a sus brazos, pero apenas la había mirado a ella y era imposible saber lo que estaba pensando.

Cal era un hombre orgulloso, se recordó a sí misma. ¿Y si la rechazaba? ¿Y si aquellas terribles palabras que le había dicho iban en serio? ¿Y sí…?

Juliet se detuvo. En ese momento no podía hacer nada. Lo único que podía hacer era pedírselo y si decía que no… No podía soportar la idea de pensar en lo que sucedería si decía que no.

Cal tuvo que hacer un esfuerzo para concentrarse en pilotar el avión. Juliet había estado fuera diez días y a él se le había hecho una eternidad. Había sido un tonto, lo sabía y le había hecho un daño que ella podría no perdonarle nunca. Cal no podía dejar de recordar aquella mirada cuando se había alejado de él. ¿Cómo le podía haber hecho aquello?

También le había hecho daño a Natalie. La niña no entendía lo que había pasado y no podía entender por qué Juliet se había llevado a los gemelos y la había dejado a ella sola. Cada vez que Cal la miraba se le rompía el corazón y la culpabilidad era muy difícil de soportar. Lo único que había querido era que su hija fuera feliz y había acabado haciéndola desgraciada. Era culpa suya por haberla dejado unirse demasiado a Juliet cuando sabía que no iba a durar.

Cal había pasado diez días infernales intentando consolar a Natalie, pero incapaz de conseguirlo para sí mismo. Cada día que iba a trabajar con los hombres, se preguntaba cómo habría creído que aquella tierra significaba más para él que Juliet. Wilparilla no valía nada sin ella.

Se moría por tenerla por las noches y por el día estaba irritable e inquieto.

Se la podía imaginar a la perfección, saliendo a la terraza con la mano sobre los ojos y deseaba poder acercarse a ella y tomarla en sus brazos sin tener que esperar a la noche. Deseaba que todo el mundo supiera que era suya. Deseaba saber que siempre estaría allí.

Quería casarse con ella.

Cal estaba dispuesto a arrojar su orgullo a los cuatro vientos. Juliet quería que se fuera, pero él no podía hacerlo. No sin ella. Si no quería casarse con ella, le rogaría que le dejara quedarse como capataz, sólo para poder estar a su lado. Y al final la haría cambiar de idea.

Mirándola de soslayo, notó que parecía cansada y tensa. Las vacaciones no parecían haberla sentado tan bien. Si los padres de Hugo se lo habían hecho pasar mal, no era justo presionarla más todavía. Esperaría hasta que llegaran a Wilparilla y entonces hablarían. Mientras tanto, le había costado más control del que creía poseer no arrojarse a sus brazos en cuanto la había visto bajar del avión.

Natalie estaba esperándolos en la pista de aterrizaje con Maggie saltando con impaciencia hasta que el avión se detuvo y Maggie la soltó. Entonces salió corriendo y se arrojó a los brazos de Juliet.

– ¡Te he echado mucho de menos!

– Yo también, cariño.

Próxima a las lágrimas, Juliet abrazó a la niña con fuerza y Cal la miró con envidia mientras bajaba a Kit y a Andrew. Mal asunto sentir celos de su propia hija, pensó.

Hasta Maggie parecía contenta de tenerlos de vuelta.

– Y esto ha estado muy silencioso sin vosotros dos -dijo cuando los gemelos se tiraron a sus brazos.

Los niños estaban muy excitados de volver a estar en casa y en cuanto entraron, se fueron de habitación en habitación haciendo payasadas para Natalie. Los tres adultos se quedaron tensos en la cocina.

– ¿Os apetece un té? -preguntó Maggie después de un momento.

Juliet inspiró para calmarse. Tenía que hablar con Cal antes de perder el valor.

– Tomaré uno más tarde, gracias Maggie. Ahora… me gustaría hablar con Cal. ¿Te importaría vigilar un rato a los niños?

– Por supuesto que no. Prepararé el té cuando volváis.

Juliet miró a Cal a los ojos.

– ¿Te importa?

– No, no me importa -se preguntó si le iba a decir que había encontrado otro capataz-. ¿Vamos hasta el arroyo? Estaremos más tranquilos.

– Sí -dijo Juliet agradecida.

Ahora que había llegado el momento, parecía haberse quedado sin valor y no sabía por donde empezar.

Caminaron a lo largo del arroyo en silencio. Juliet agarró un puñado de hojas secas y las apretó para aspirar su aroma. ¿Debería decirle simplemente que lo amaba? ¿O sería menos amenazante si le proponía el matrimonio como una solución práctica para los dos?

Cal la miraba deseando poder tomarla en sus brazos y borrar la tristeza de su cara. Sabía que no le creería si le decía que ya no le importaba Wilparilla si no podía tenerla a ella.

El silencio se alargó por miedo a empezar la conversación y que acabara en una amarga desilusión. Por fin lo rompió Cal.

– ¿Qué tal te ha ido con los padres de Hugo?

– Bien -Juliet se volvió para mirarlo-. Lo cierto es que mejor que bien. Tenías razón. Ellos han cambiado. Fue un poco difícil al principio, pero los gemelos ayudaron bastante. Se lo pasaron de maravilla y los padres de Hugo estuvieron felices con ellos -. Juliet abrió la mano y dejó caer las hojas secas-. Parece horrible, pero por primera vez comprendí lo que significó para Anne la pérdida de su hijo. Hablamos mucho de Hugo y me dijo lo difícil que había sido de niño. Ellos lo querían, pero no sabían cómo tratarle. Cada vez que hacía algo mal, sentían que le habían fallado e intentaban compensarlo en vez de castigarlo. Bueno, hicieron lo que pudieron.

– Es una pena que no pudierais haber hablado antes.

– Creo que ayudó mucho el estar en un terreno neutral -Juliet lo miró-. Eso fue idea tuya.

– ¿Intentaron convencerte de que volvieras a Inglaterra?

– Sí, pero sin forzarme. Me ofrecieron pagar la educación de los niños y darles una seguridad económica, que es más de lo que yo puedo hacer por ellos.

– ¿Y qué les contestaste?

– Que lo pensaría -dijo sin mirarlo.

Era verdad. Si no le salía bien lo de Cal, la única opción que podría quedarle era volver a Inglaterra. Pero lo único que tenía que hacer era preguntarle.

– ¿Y si lo hicieras, venderías Wilparilla? -preguntó él.

Juliet lo miró un momento apesadumbrada. Lo único que le importaba era recuperar su rancho. ¿Para qué iba a pedirle que se casara con ella cuando estaba claro que no quería compartirlo? Ya era hora de que admitiera la derrota y se llevara a los gemelos a Inglaterra, donde al menos no le atormentaría el recuerdo de Cal todo el tiempo.

– Supongo que sí.

Cal dio un paso apresurado hacia ella.

– Juliet. Déjame comprarte Wilparilla.

Ella cedió entonces.

– De acuerdo.

– ¿Me lo vendes?

Su ansiedad le dolió como una puñalada.

– ¡Sí! -gritó apartándose de él como si la hubiera abofeteado-. Sí, si eso es lo que quieres, te lo vendo.

Pudo oír que Cal la seguía y apartó la vista al borde de las lágrimas.

– ¡Vete! -murmuró.

– No he terminado -dijo Cal.

– ¡Te he dicho que te lo vendo! ¿Qué más quieres?

– Te quiero a ti.

Hubo un larguísimo silencio. Juliet no se atrevía a creer lo que había oído.

– ¿Qué? -susurró.

– Juliet, estoy enamorado de ti. Te necesito. No quiero Wilparilla si no puedo tenerte a ti aquí. Sólo quería comprarlo para que supieras que no era por eso por lo que iba a pedirte que te casaras conmigo.

– ¿Que tú quieres casarte conmigo?

Juliet tenía miedo de despertar y descubrir que aquello sólo había sido un sueño.

– Wilparilla no significa nada sin ti y los niños -Cal la tomó de las manos-. No vuelvas a Inglaterra, Juliet. Perteneces aquí, conmigo.

Juliet sintió la cálida fuerza de sus dedos y alzó la vista, con los ojos enormes y brillantes. Intentó hablar pero no pudo y Cal perdió el valor.

– ¡No me mires así! -dijo con desesperación-. Nunca quise hacerte daño, Juliet. Ya sé que debería haberte contado que había sido el propietario de Wilparilla, pero no quería perderte. Tienes que quedarte aquí. Tienes que hacerlo.

Por miedo a que ella se diera la vuelta y se fuera, Cal le apretó más las manos.

– No tienes por qué casarte conmigo. Me contentaría con seguir de capataz si te quedas.

Juliet tenía tan atenazado el pecho por la emoción que apenas podía respirar.

– No te quiero como capataz.

– ¿Quieres que me vaya?

La expresión de Cal fue de desmayo.

– No, no quiero que te vayas -esbozó una tímida sonrisa-. ¿Sabes que te dije que quería hablar contigo?

– ¿Sí?

– Iba a pedirte que te casaras conmigo -dijo con los ojos brillantes por las lágrimas-. Sabía que no soportaría estar aquí sin ti, pero entonces pensé… pensé que sólo querías Wilparilla después de todo.

Las lágrimas se le derramaron entonces y Cal lanzó un suspiro.

– Juliet -dijo atrayéndola a sus brazos para abrazarla con fuerza y apoyar la barbilla en su pelo-. Juliet, cariño, lo siento tanto. No sabía cómo convencerte de que te amaba. Tenía miedo de que siempre pensaras que Wilparilla era la razón por la que te había pedido que te casaras conmigo.

Juliet se apretó a él desbordada por sentir por fin sus brazos. Había tenido tanto miedo de enfrentarse a la vida sin poder abrazarlo nunca… Y ahora allí lo tenía, diciéndola que la amaba y ella era tan feliz que no podía dejar de llorar.

Cal la besó en el pelo.

– Ha sido un infierno estar sin ti. Todos te hemos echado de menos. Natalie estaba desesperada, Maggie no ha dejado de decirme lo tonto que he sido y hasta los hombres preguntaban por ti. Pero nadie te ha echado de menos tanto como yo. Te deseaba todo el tiempo. Te quería aquí conmigo, quería poder tocarte, ver tu sonrisa de nuevo.

Juliet alzó la cabeza y esbozó una débil sonrisa y por fin él la pudo besar con un largo y hambriento beso.

– ¡Oh, Cal, te quiero tanto! -murmuró contra su pecho-. He sido tan desgraciada desde que comprendí que me había enamorado de ti. Ahora me gustaría habértelo dicho, pero no dejaba de recordar el pacto que habíamos hecho. Y el amor no entraba en ese pacto.

– Nos hemos estado engañando a nosotros mismos. Y hablando de pactos, ¿No se ha pasado nuestro período de prueba?

– Sí -dijo Juliet apartándose para poder sonreírle-. Creo que es hora de hacer tu posición permanente, ¿no te parece?

Cal lanzó una carcajada y la atrajo hacia sí.

– Me parece bien, jefa.

– ¿Jefa? Pensé que ibas a comprarme el rancho.

– No todo. Compraré la mitad y así seremos socios iguales. ¡Pero tú siempre serás mi jefa!

– ¿Ah, sí? ¿Quiere eso decir que harás todo lo que yo diga de ahora en adelante?

– ¿No lo he hecho siempre?

Juliet lanzó una carcajada ante su expresión de inocencia.

– ¡Podrías haberme engañado! Creo que me gustaría tener una prueba de que vas a hacer lo que te ordene… Y puedes empezar besándome otra vez.

Cal obedeció y siguió besándola hasta que el sol empezó a ponerse y volvieron a la casa con los niños que los esperaban.

Se casaron seis semanas más tarde bajo tos árboles de caucho que Juliet veía cada tarde desde el porche. Su segunda boda fue muy diferente de la primera, pensó Juliet feliz mientras bajaba los escalones del porche de la mano de Cal.

La otra había sido un gran acontecimiento social con vestido largo de novia y un extravagante bouquet de flores. Esa vez llevaba un vestido largo sin mangas de color marfil de una tela tan fina que se agitaba con la mínima brisa. El único adorno eran las aperturas hasta la rodilla de los laterales, pero por lo demás el vestido era de lo más simple. Juliet no había querido estropear su simpleza poniéndose ningún adorno y la única concesión habían sido unas sandalias doradas. Cal había sacudido la cabeza con asombro cuando se había enterado que habían costado más que el vestido.

Eran poco más de las cinco, y el fiero calor del sol ya había remitido un poco. Deteniéndose al pie de los escalones para ponerse el sombrero de paja, Juliet decidió llevarlo en la mano. Alzó la vista hacia Cal, vestido con una camisa pálida de manga corta y unos pantalones claros de pinzas. Cal había estado buscando una corbata, pero ella lo había vetado. Nunca le había visto con corbata y lo quería tal y como era.

Al ver que lo miraba, Cal sonrió y Juliet sintió la familiar oleada de deseo. Desearía que estuvieran solos para poder ir directamente a la cama, pero Cal había insistido en invitar a todo el vecindario.

– ¿Y si creen que me he casado por tu dinero? -había preguntado ella de repente nerviosa mientras se vestían para la ceremonia.

Cal había deslizado las manos por sus hombros de color miel y se había inclinado para besarla en la nuca.

– Eso mismo me llevo preguntando yo desde que compraste esas sandalias -se burló.

– Aunque también pueden creer que tú te casas conmigo por Wilparilla -le recordó ella.

– Nosotros sabemos que eso no es verdad -dijo Cal dándole un beso en los labios-. ¡Sabes tan bien como yo que me caso contigo por ese arado!

Juliet se había reído y le había devuelto el beso. El arado había sido su regalo de bodas y él le había dado una preciosa yegua para la que ya tenía planes de cría.

Y la noche anterior, cuando se habían ido a la cama, él había deslizado un brillante en su dedo. Brillaba ahora bajo el sol mientras los dos se acercaban a los árboles donde esperaban todos los invitados. Los vaqueros parecían incómodos con sus rígidas camisas nuevas. Maggie llevaba un sencillo vestido estampado y Kit y Andrew unos pantalones cortos con unas camisas que habían sido blancas diez minutos antes. Y Natalie, sin duda la estrella de la fiesta, iba vestida en lo que sólo se podía describir como un pastel de satén rosa. Juliet le había dejado escoger su propio vestido, pero se había arrepentido cuando ella se había fijado al instante en aquel repolludo vestido.

Conteniendo la risa, había mirado a Cal, que sólo había sonreído.

– Eras tú el que decía que necesitaba ser una niña pequeña.

Así que Natalie había conseguido su precioso vestido y ahora estaba orgullosa al lado del celebrante. Desde la distancia sólo se podía ver su sonrisa. A Juliet se le contrajo el corazón de amor por ella cuando Cal recogió a los gemelos y se reunió con ella bajo los árboles.

Querían casarse como una familia, con los tres niños delante de ellos.

Cuando el breve servicio terminó, Juliet, radiante de alegría sonrió a Cal e, incapaz de esperar más, le dio un beso. Los dos seguían sujetando la mano de los niños, pero el breve beso no fue suficiente así que, soltando las pringosas manecitas, Cal la tomó en sus brazos para besarla bien.

Kit y Andrew aprovecharon la oportunidad para salir jugando, pero Juliet ya se había olvidado de ellos. No existía nada excepto la pura felicidad de estar en los brazos de Cal y saber que tenían una vida entera por delante. Cal también se había olvidado de la audiencia hasta que Natalie se puso nerviosa y le tiró de la manga.

– ¡Papá! -dijo en voz alta-. ¡Estamos todos esperando!

Todo el mundo se rió y empezaron las felicitaciones cuando Cal soltó a Juliet, un poco sonrojada.

– Deben pensar que es un arado único el que me has regalado -le susurró al oído.

Juliet, Maggie y los niños se habían pasado la semana entera limpiando el antiguo almacén de lana. Hacía muchos años que no había ovejas en Wilparilla, pero el almacén seguía en pie y era el sitio perfecto para la fiesta. Los niños salían y entraban corriendo y el sonido de la música y las risas flotaba en el aire de la noche.

Ya era bien pasada la hora de que los niños estuvieran en la cama y Juliet le rozó el brazo a Cal.

– Creo que es hora de acostar a los gemelos.

– Iré a buscar a Natalie y nos iremos juntos.

Natalie no estaba dispuesta a admitir que estaba cansada, pero Cal la agarró de todas formas y los cinco empezaron a caminar hacia la casa.

En cuanto la excitación quedó atrás, los gemelos empezaron a decaer y cada uno de los recién casados recogió uno en brazos con las cabecitas rubias contra sus hombros.

Caminando entre ellos de la mano de su padre, Natalie seguía hablando de la boda cuando lanzó un enorme bostezo.

– ¡Hora de irse también a la cama, jovencita!

– ¡Oh, papá! No quiero irme a la cama todavía. Llevo siglos esperando la boda y si me acuesto, se habrá acabado.

– No se habrá acabado, Natalie -dijo Juliet sonriendo a Cal con toda su alma-. Sólo acaba de empezar.

Kit y Andrew estaban ya medio dormidos cuando los metieron en la cama. Juliet los arropó y los besó con el corazón demasiado lleno para las palabras. En la puerta de al lado, Cal había conseguido convencer a Natalie, que hacía un esfuerzo por mantener los ojos abiertos cuando Juliet le fue a dar un beso. Apretó mucho los brazos alrededor del cuello de Juliet cuando la abrazó.

– Ha sido una bonita boda, ¿verdad?

A Juliet le afloraron las lágrimas a los ojos y la besó de nuevo.

– Ha sido la mejor.

Cal estaba esperando en la puerta. Tomando a Juliet de la mano, la sacó de la habitación y cerró la puerta tras darle las buenas noches a su hija.

– Supongo que deberíamos volver a la fiesta -dijo con desgana Juliet.

Pero Cal ya estaba tirando de ella hacia su habitación.

– Iremos más tarde. He tenido que esperar toda la tarde para poder decirte lo mucho que te quiero.

La puerta se cerró tras ellos y Juliet se fundió en sus brazos. La fiesta, los invitados, todo quedó olvidado en cuanto se besaron. Y después de un rato, fue Juliet la que estiró la mano tras la espada de Cal y cerró el pestillo.

Jessica Hart

***