James Hadley Chase

Cambio de escena


Titulo original en ingles: Have a Change of Scene

Traduccion: Claudia Ferrari

CAPITULO UNO

<p>Titulo original en ingles: <emphasis>Have a Change of Scene</emphasis></p> <br /> <p>Traduccion: Claudia Ferrari</p> <br /> <p id="_Toc102097181">CAPITULO UNO</p>

No comenzo a notarse hasta un mes despues del accidente. Podria denominarse un shock tardio, aunque el doctor Melish no lo haya llamado asi; pero el habla en su lenguaje tecnico que nada quiere decir para nosotros, aunque lo que queria significar era eso, un shock tardio.

Un mes antes del accidente, yo flotaba en la enrarecida atmosfera del exito. Por ejemplo, en mi trabajo. Habia sudado tinta china por el y por fin lo habia conseguido: era primer vendedor de los joyeros mas exclusivos de Paradise City: Luce amp; Fremlin, que pertenecen a la misma categoria de Cartier y de Van Cleff amp; Arpels. Aqui, cada tienda, negocio, galeria y joyeria lucha por ser lo mejor porque esta ciudad es el campo de juego de los millonarios, donde los esnobs, los muchachos repletos de dinero, las estrellas de cine y los jactanciosos vienen a hacer gala de su riqueza.

Luce amp; Fremlin son los mejores en su linea y, como su experto en diamantes, yo ganaba un sueldo de sesenta mil dolares al ano lo cual incluso en esta ciudad con el coste de vida mas alto de toda la costa de Florida, eran unos buenos ingresos.

Tenia un Mercedes descapotable, un apartamento de dos habitaciones frente al mar, una saneada cuenta bancaria y unos ochenta mil dolares en valores.

Tenia tambien un buen guardarropa. Era alto, me consideraban apuesto y era el mejor jugador de golf y de squash del Country Club. Tal vez ahora entiendan a que me referia cuando dije que era un hombre que flotaba en una nube de exito… pero aguarden: para coronar todo esto, tenia a Judy.

Menciono a Judy en ultimo lugar porque ella era (noten el tiempo en pasado) mi posesion mas importante.

Judy era una hermosa morena, inteligente y amable. Nos conocimos en el Country Club y descubri que era una buena jugadora de golf. Si le daba seis golpes de ventaja me ganaba y si jugabamos saliendo iguales… Bueno, ya les he dicho que era una buena jugadora de golf. Habia venido a Paradise City desde Nueva York a buscar material para la autobiografia del viejo juez Sawyer. No tardo en instalarse en Paradise City, se hizo popular y, en pocas semanas, formaba ya parte integrante de la joven comunidad del club. Me llevo cuatro semanas y unos treinta partidos de golf descubrir que Judy era mi chica. Mas tarde, ella me dijo que habia tardado mucho menos tiempo en descubrir que yo era su hombre. Nos prometimos.

Cuando mi jefe, Sydney Fremlin, uno de esos homosexuales de gran corazon a los que nunca les parece demasiado lo que hacen por aquellos que les caen bien, se entero del compromiso, insistio en celebrarlo con una fiesta. A Sydney le encantaban las fiestas. Dijo que todo correria por su cuenta, que la fiesta se haria en el club y que todos, absolutamente todos, estaban invitados. En realidad, yo no queria, pero Judy parecia entusiasmada, asi que acepte.

Sydney sabia que era el mejor experto en diamantes del ramo y que sin mi su negocio perderia prestigio, como pierden prestigio los restaurantes franceses de la guia Michelin cuando el chef se va; todos sus clientes me apreciaban y seguian mis consejos. Por eso yo le caia bien a Sydney, y cuando uno le cae bien a Sydney, nada es suficiente.

Eso fue hace un mes. Pienso en aquella tarde de la fiesta como un hombre enloquecido por un dolor de muelas que aprieta la que le duele.

Judy llego a mi apartamento alrededor de las siete. La fiesta estaba programada para las nueve, pero habiamos quedado en reunirnos antes porque queriamos hablar de la casa que nos gustaria tener cuando estuvieramos casados. Teniamos tres posibilidades: una casa de campo con un jardin inmenso, un apartamento o un chalet de madera en las afueras de la ciudad. Yo me inclinaba por el atico, pero Judy preferia la casa de campo por el jardin. Estuvimos casi una hora discutiendo los pros y los contras de cada posibilidad y, por fin, Judy me convencio de que el jardin era algo esencial.

– Cuando tengamos hijos, Larry… necesitaremos un jardin.

Entonces, llame por telefono a Ernie Trowlie, el agente de la propiedad con quien tratabamos y le dije que iria al dia siguiente a pagar el deposito de la casa de campo.

Salimos del apartamento sintiendonos en las nubes y nos dirigimos al Country Club. A dos kilometros de la ciudad, en la autopista, mi mundo se derrumbo de repente. Un automovil aparecio por un costado y nos arrollo como un destructor embiste a un submarino. Por un breve instante vi el coche, un destartalado Caddy, con un aterrado muchacho aferrado al volante, pero no pude hacer nada. El Caddy golpeo al Mercedes de costado lanzandonos al otro lado de la autopista. Lo unico que pense antes de perder la conciencia fue en Judy.

Todavia pensaba en ella cuando volvi en mi en un cuarto de la clinica Jefferson, pagado por Sydney Fremlin, que lloraba en su panuelo de seda sentado a mi lado.

Ya que hablamos de Sydney Fremlin, quisiera describirselo. Era alto y esbelto, de cabello rubio y largo y podia tener cualquier edad entre treinta y cincuenta. Sydney caia bien a todo el mundo, tenia una calidez y una energia sorprendentes. Desde el punto de vista artistico era brillante y tenia una especial habilidad para el diseno de joyas. Su socio, Tom Luce, se ocupaba de la parte financiera. Luce no podia distinguir un diamante de un cristal de roca pero sabia como multiplicar los dolares. Tanto a el como a Sydney se los consideraba ricos y ser considerado rico en Paradise City significaba manejar muchisimo dinero. Mientras que Luce, cincuenta, corpulento y con una cara que seria la envidia de cualquier bulldog, permanecia tras el escenario, Sydney se paseaba por el salon de exhibicion cuando no estaba ocupado disenando en su oficina. Yo le dejaba la mayoria de las gallinas viejas. Lo adoraban, pero los jovenes ricos, los prosperos empresarios que buscaban algun regalo especial y aquellos que habian heredado joyas de la abuela y querian transformarlas o tasarlas iban a verme a mi.

Los homosexuales son extranos animales, pero me llevo bien con ellos. He descubierto que, a menudo, poseen mas talento, mas amabilidad y lealtad que la mayoria de los hombres con los que trato en esta opulenta ciudad. Por supuesto, existe la otra cara de la moneda, que puede ser odiosa: sus celos, su explosivo temperamento, su despecho y su malevolencia que pueden ser mucho mas mordaces que los de una mujer. Sydney tenia todos los atributos y defectos de cualquier homosexual. Me caia bien; nos entendiamos.

Con el maquillaje arruinado por las lagrimas, la mirada desesperada y la voz temblorosa, Sydney me dio la noticia: Judy habia muerto en la mesa de operaciones.

Me dijo que yo habia tenido suerte: contusion y una fea herida en la frente, pero en unos dias estaria muy bien.

Eso fue lo que me dijo: «muy bien».

El hablaba asi. Habia asistido a un colegio publico ingles hasta que lo echaron por tratar de seducir al profesor de gimnasia.

Lo deje llorar por mi, pero yo no llore por mi mismo. Porque me habia enamorado de Judy y planeaba vivir con ella para siempre y habia construido un huevo de felicidad en mi interior. Sabia que este huevo debia de ser fragi cualquier esperanza de felicidad continua en este mundo en que vivimos crea un huevo especulativo, pero habia pensado y esperaba que mi huevo durara al menos un tiempo. Cuando me dijo que Judy habia muerto, senti que el huevo se rompia y mi mundo en colores pasaba a ser en blanco y negro.

Tres dias despues pude levantarme, aunque no estaba «muy bien». El funeral fue terrible. Todos los socios del Country Club estuvieron presentes. Los padres de Judy viajaron desde Nueva York. No recuerdo gran cosa sobre ellos excepto que tenian aspecto de ser buenas personas. La madre de Judy se parecia mucho a su hija, y eso me trastorno. Me senti contento de volver a casa. Sydney no se movia de mi lado y yo deseaba que se fuera, pero se quedo y, ahora que lo pienso, tal vez eso me ayudo. Por fin, alrededor de las diez de la noche, alzo su elegante figura y anuncio su marcha.

– Tomate un mes de descanso, Larry -me dijo-. Ve a jugar al golf, haz un viaje. Recompon las piezas. Nunca podras reemplazarla, pero te queda toda una vida por delante… asi que haz un viaje y regresa a trabajar con nosotros como un loco.

– Regresare manana y trabajare como un loco -le conteste-. Gracias por todo.

– ?No te quiero manana! -Hasta dio una patada en el suelo-. Te quiero en el trabajo dentro de un mes, ?y es una orden!

– ?En absoluto! Quiero trabajar y eso es lo que voy a hacer. Hasta manana.

Aquello tenia sentido para mi. ?Como iba a poder jugar al golf con Judy en la mente? Me daria igual hasta hacer 110. Durante mi breve estancia en la clinica habia podido elaborarlo todo.

El huevo se habia roto. Como Humpty Dumpty, un huevo es irrecuperable. Cuanto antes volviera a vender diamantes, mejor me sentiria. Era bastante sensato. «Estas cosas suceden a menudo», me dije. Los seres queridos mueren. Las personas que hacen planes, construyen castillos en el aire, e inclusive hablan con sus agentes inmobiliarios para confirmar la compra de un rancho descubren que las cosas salen mal y que todos los planes se van al diablo. «Eso ocurre todos los dias», me dije. ?Quien era entonces yo para sentir lastima por mi mismo? Habia encontrado a mi chica, habiamos hecho planes y ahora ella estaba muerta. Yo tenia treinta y ocho anos. Con un poco de suerte, todavia me quedaban otros treinta y ocho por delante. Me dije a mi mismo que tenia que reponerme, volver al trabajo y, quiza mas adelante, encontrar otra como Judy para casarme.

En el fondo, sabia que todos estos pensamientos eran estupidos. Nadie podria reemplazar nunca a Judy. Ella habia sido mi elegida y, de ahora en adelante, compararia a cualquier mujer con Judy y eso crearia un handicap imposible.

De todas formas, regrese a la tienda con un parche para cubrir el corte de la frente. Intente actuar como si nada hubiese sucedido. Todos trataban de comportarse como si nada hubiese sucedido. Mis amigos (y tenia muchos) me daban un apreton de manos mas fuerte al saludarnos. Todos eran muy prudentes y se esforzaban desesperadamente por hacer como si Judy nunca hubiera existido. Me hablaban en susurros, sin mirarme y se afanaban por aceptar lo que les ofrecia sin los regateos de costumbre.

Sydney no se apartaba de mi lado. Parecia decidido a mantener mi mente ocupada. No dejaba de salir de su despacho con disenos, pidiendome mi opinion (algo que nunca habia hecho antes), despues volvia a encerrarse y a aparecer una hora despues.

El segundo encargado del salon de exhibicion era Terry Melville, que habia empezado a trabajar como aprendiz con Cartier de Londres y conocia muy bien el negocio de la joyeria. Era cinco anos menor que yo; un homosexual pequeno y delgado con el cabello tenido de gris plata, ojos azules, nariz afilada y una boca que parecia un tajo. Tiempo atras Sydney se habia enamorado de el y lo habia llevado a Paradise City, pero despues se aburrio. Terry me odiaba tanto como yo a el. Odiaba mis conocimientos sobre diamantes y yo lo odiaba por sus celos, sus intentos de robarme mis clientes exclusivos y su malicioso rencor. El odiaba que yo no fuera homosexual y que, a pesar de ello, Sydney hiciera tanto por mi. Los dos estaban siempre peleandose. Si no fuera por sus conocimientos, aunque tal vez existia algun otro tipo de lazo, estoy seguro de que Sydney ya lo habria echado.

Cuando llegue unos minutos despues de que Sam Goble, el guardia nocturno, hubiera abierto la tienda, Terry, que ya estaba en su escritorio, se me acerco.

– Lo siento, Larry -me dijo-. Pero pudo haber sido peor. Tu tambien pudiste haber muerto.

Tenia aquella maliciosa expresion en los ojos que me dio ganas de golpearlo. Estaba seguro de que se alegraba por lo que habia ocurrido.

Asenti y continue hasta mi escritorio. Jane Barlow, mi secretaria, regordeta, de aspecto distinguido y unos cuarenta y cinco anos, se acerco a darme la correspondencia. Intercambiamos una mirada. La tristeza de sus ojos y su intento de sonreir me produjeron un agudo dolor. Le toque la mano.

– Son cosas que pasan, Jane -dije-. No diga nada… no hay nada que decir… Gracias por las flores.

Fue un dia dificil, con Sydney revoloteando alrededor, Terry observandome con malicia desde su mesa y los clientes cuchicheando entre ellos, pero lo pase.

Sydney me invito a cenar y no acepte. Tarde o temprano tendria que hacer frente a la soledad, y cuanto antes, mejor. Durante los ultimos dos meses, habia cenado siempre con Judy, en mi apartamento o en el de ella; ahora, todo habia terminado. Pense en ir al Country Club, pero no podia soportar mas condolencias silenciosas, asi que me compre un sandwich y me sente a comer solo en mi casa, pensando en Judy. No era una idea muy brillante, pero habia sido un dia dificil. Me dije que en tres o cuatro dias mas, mi vida volveria a la normalidad… Pero no fue asi.

En el accidente se habia roto algo mas que mi huevo de la felicidad. No estoy intentando justificarme. Les estoy contando lo que me comunico el psiquiatra. Tenia confianza en mi mismo y pensaba que podria resolver solo aquella situacion; pero ademas del huevo roto habia sufrido danos en la mente. No nos dimos cuenta de ello hasta mucho despues, y el medico me informo que ese dano explicaba la forma en que habia empezado a comportarme.

No vale la pena entrar en detalles. El hecho fue que durante las siguientes tres semanas me fui deteriorando tanto mental como fisicamente. Comence a perder interes en las cosas que hasta aquel momento habian conformado mi vida: mi trabajo, el golf, el squash, la ropa, conocer gente e incluso el dinero.

La mas seria de todas, claro esta, era el trabajo. Empece a cometer errores: al principio, pequenos traspies que fueron convirtiendose en grandes a medida que pasaba el tiempo. Descubri que me tenia sin cuidado que Jones quisiera una cigarrera de platino con iniciales en rubi para su nueva amante. Le prepare la cigarrera pero sin las iniciales. Tambien olvide que la senora Van Sligh habia encargado especialmente un reloj de oro con calendario para el monstruito de su sobrino y envie el reloj sin el calendario. Vino a vernos a la joyeria hecha una furia e insulto a Sydney hasta casi hacerle llorar. Esto puede darles una idea de los errores que cometia. Durante tres semanas cometi muchas equivocaciones semejantes: llamenlo falta de concentracion o como quieran, pero Sydney era quien recibia los golpes y Terry los disfrutaba.

Otra cosa: Judy se habia encargado siempre de mi ropa. Ahora, olvidaba cambiarme la camisa todos los dias, ?a quien le importaba? Antes, solia cortarme el pelo una vez por semana. Y ahora, por primera vez desde que podia recordar, tenia pelusa en la nuca… ?a quien le importaba? Y asi, muchas cosas mas.

Deje de jugar al golf. ?A quien diablos le interesaba, sino a un loco, pegarle a una pelotita blanca y despues salir a caminar tras ella? ?Squash? Eso era un recuerdo lejano.

Tres semanas despues de la muerte de Judy, Sydney salio de su despacho y se acerco a mi escritorio, donde yo estaba sentado con la mirada fija, y me pregunto si podia concederle un minuto.

– Solo un minuto, Larry… Nada mas.

Senti remordimientos. Tenia la bandeja de entradas llena de cartas y ordenes que ni siquiera habia mirado. Eran las tres de la tarde y aquellos papeles estaban alli desde las nueve de la manana.

– Tengo que mirar la correspondencia, Sydney -le dije-. ?Es importante?

– Si.

Me puse de pie. Mientras lo hacia, mire al otro extremo del salon, donde se encontraba el escritorio de Terry. Me observaba con una sonrisita dibujada en su elegante rostro. Su bandeja de entradas estaba vacia. Fuera lo que fuera, Terry era tambien muy trabajador.

Segui a Sydney hasta su despacho y el cerro la puerta con tanto cuidado como si estuviera hecha de cascara de huevo.

– Sientate, Larry.

Me sente.

Empezo a dar vueltas por su despacho como una polilla alrededor de la luz.

Para ayudarlo, pregunte:

– ?Tienes algo en mente, Sydney?

– ?Si, a ti! -Se detuvo de repente y me miro con tristeza-. Necesito que me hagas un gran favor.

– ?Que?

Empezo a pasearse de nuevo.

– ?Por Dios, sientate! -le grite-. Dime de que se trata.

Fue hasta su mesa y se sento. Saco un panuelo de seda y comenzo a secarse el rostro.

– ?De que se trata? -repeti.

– Las cosas no van bien, ?no es asi, Larry? -me pregunto, sin mirarme.

– ?Que cosas?

Guardo el panuelo, se enderezo, apoyo los codos sobre el escritorio y me miro a los ojos con esfuerzo.

– Quiero que me hagas un favor.

– Eso ya me lo has dicho… ?Que favor?

– Quiero que veas al doctor Melish.

Si me hubiese golpeado la cara no me habria sorprendido tanto. Me recline en la silla con la mirada fija en el.

El doctor Melish era el psiquiatra mas caro y mas solicitado de la ciudad. Teniendo en cuenta que en ella habia un psiquiatra por cada cincuenta habitantes, eso era decir mucho.

– ?Que quieres decir?

– ?Quiero que vayas a verle, Larry. Yo cubrire los gastos. Creo que deberias ir a verle. -Cuando empece a protestar, levanto las manos para que me callara-. Aguarda un momento. Dejame terminar. -Hizo una pausa y luego prosiguio-: Larry, tu no estas bien. Se por lo que has pasado. Y se que esa terrible perdida te ha danado. Esto puedo entenderlo. Si hubiese estado en tu lugar, no habria sobrevivido… Lo se. Se que te has portado de forma excelente al volver al trabajo y probar, pero no ha dado resultado. Y lo sabes, ?no es verdad, Larry? -Me miro con gesto suplicante-. ?Lo sabes, no es asi?

Me frote la barbilla. Me sorprendio sentir que raspaba. ?Maldicion! ?Habia olvidado afeitarme esa manana! Me puse de pie y anduve hasta el enorme espejo en que Sydney solia admirarse. Observe mi imagen reflejada en el y senti un escalofrio. ?Podia eso ser yo? Mire los punos de la camisa, los zapatos que no limpiaba desde hacia dos semanas.

Lentamente, volvi al sillon y me deje caer en el. Mire a Sydney, que me observaba. Vi la ansiedad de su rostro, su amabilidad y la dificil situacion en la que se hallaba. No estaba tan ido como para no poder ponerme en su lugar. Pense en todos los errores que habia cometido, en la repleta bandeja de entradas y en mi apariencia. Por la confianza que tenia en mi mismo, por toda aquella fachada de valentia (?podia llamarse asi?), era obvio que las cosas no funcionaban tan bien.

Suspire profundamente.

– Mira, Sydney, olvidemos a Melish. Renunciare. Tienes razon. Algo anda mal. Me ire de aqui y podras darle una oportunidad a Terry. El vale. No te preocupes por mi, yo ya he dejado de hacerlo.

– Eres el mejor experto en diamantes del gremio -repuso Sydney, con tranquilidad. Ya habia recuperado el control de si mismo y su agitacion habia cesado.- No te dejare renunciar. No puedo perderte. Necesitas unos ajustes y el doctor Melish puede hacerlos. Ahora, escuchame bien, Larry. En el pasado he hecho muchas cosas por ti, y creo que me consideras un amigo. Ahora, es el momento de que hagas algo por mi. Quiero que vayas a ver a Melish. Se que el podra ayudarte. Puede tardar dos o tres meses. No me importa que tarde un ano. Tu sitio aqui siempre estara aguardandote. Tu eres importante para mi. Permiteme que te lo repita: eres el mejor experto en diamantes del gremio. Has sufrido un duro golpe, pero te repondras. Es lo menos que puedes hacer a cambio… ver a Melish.

Asi que fui a ver al doctor Melish.

Tal como habia dicho Sydney, era lo menos que podia hacer, pero no tenia mucha fe en el doctor Melish hasta que le vi. Era un hombre delgado, pequeno, un poco calvo y de mirada penetrante. Sydney habia hablado con el, asi que conocia mis antecedentes, el accidente de Judy y como estaba reaccionando.

?Para que entrar en detalles? Acudi a tres visitas y me dio el veredicto.

Todo se resumia en lo siguiente: necesitaba un cambio de escena. Tenia que alejarme de Paradise City por lo menos durante tres meses.

– Se que no ha vuelto a conducir un automovil desde el accidente -me dijo, mientras se limpiaba las gafas-. Debe agenciarse un coche y conducir. Su problema es que esta convencido de que su perdida es algo unico. -Cuando quise protestar, alzo una mano-. Se que no quiere admitirlo, pero sigue siendo su problema. Le sugiero que se mezcle con personas que tengan problemas mas graves que el suyo. De esta forma, podra ver el suyo propio en la perspectiva correcta. Tengo una sobrina que vive en Luceville. Es asistenta social y necesita quien la ayude de forma totalmente gratuita. Le sugiero que vaya a Luceville y trabaje con ella. Yo ya le he hablado al respecto. Y sere franco con usted. Cuando le conte su caso me dijo que no podia hacerse cargo de una persona con problemas. Necesita ayuda urgentemente, pero si tiene que cargar con sus dificultades, no lo quiere. Le dije que usted la ayudaria y que no le crearia complicaciones. Me llevo tiempo convencerla, pero ahora todo depende de usted.

Hice un gesto negativo con la cabeza.

– Seria tan inutil para su sobrina como un agujero en la cabeza -le dije-. No, no es una buena idea. Ya encontrare algo. Muy bien, me alejare durante tres meses. Y…

Jugo con las gafas.

– Mi sobrina necesita ayuda -dijo, mirandome fijamente-. ?No desea ayudar a la gente o ha decidido que la gente debe seguir ayudandole a usted?

Dicho asi, no me quedaba opcion. ?Que podia perder? Sydney seguiria pagandome mientras intentaba reponerme. Tal vez fuera una buena idea. Por lo menos, era algo nuevo. ?Y yo necesitaba tanto algo nuevo!

Con tono debil, respondi:

– Pero no estoy cualificado para un trabajo social. No se nada de eso. Seria mas una molestia que una ayuda.

Melish miro la hora en su reloj. Me di cuenta de que ya estaba pensando en su proximo paciente.

– Si mi sobrina dice que puede serle util, entonces puede serle util. ?Por que no prueba?

?Por que no? Me encogi de hombros y le dije que iria a Luceville.

Lo primero que hice fue comprarme un Buick descapotable. Tuve que hacer un extraordinario esfuerzo para conducirlo hasta mi apartamento. Cuando por fin aparque, temblaba y estaba sudoroso. Permaneci tras el volante durante algunos minutos, luego me obligue a ponerlo en marcha y conduje por la recargada calle principal, por el bulevar Seaview, otra vez por la calle principal y luego hasta mi apartamento. Esta vez, cuando aparque, ya no temblaba ni sudaba.

Sydney vino a despedirme.

– En tres meses -me dijo, estrechandome la mano-, estaras de regreso, Larry, seguiras siendo el mejor experto en diamantes del negocio. Buena suerte y que Dios te bendiga.

Y asi, con una maleta llena de ropa, sin confianza en el futuro, parti hacia Luceville.

El doctor Melish podia ciertamente atribuirse el merito de proporcionarme un cambio de ambiente.

Luceville, a unos ochocientos kilometros al norte de Paradise City, resulto ser una enorme ciudad industrial cubierta por una permanente nube de smog. Su principal industria era la piedra caliza. La caliza, en caso de que no lo sepan, es triturada y elaborada y produce la cal, el cemento y materiales para la construccion de edificios y caminos. Es la principal industria de Florida.

Como conducia lentamente, tarde dos dias en llegar a Luceville. Descubri que ahora conducia nerviosamente y que saltaba cada vez que un auto me pasaba cerca, pero segui adelante, pase la noche en un triste motel del camino y por fin llegue a Luceville alrededor de las once, totalmente agotado.

A medida que me aproximaba a las afueras de la ciudad, sentia que el polvo de cemento se me pegaba a la piel y me daba la sensacion de estar sucio y lleno de arena. Tambien se pegaba en el parabrisas y en el coche. No habia sol. Ningun sol, por poderoso que fuera, podria penetrar aquella contaminacion y aquella capa de polvo de cemento que cubria la ciudad. Las distintas fabricas de caliza se encontraban a lo largo de la carretera principal que conducia al centro, y el ruido de la roca triturada sonaba como truenos en la distancia.

Encontre el hotel Bendix, que el doctor Melish me habia recomendado como el mejor de la ciudad, a una manzana de la calle principal. Tenia un aspecto bastante triste; las puertas de cristal estaban cubiertas de polvo de cemento y la recepcion se componia de unas pobres sillas de bambu y un mostrador detras del cual pendia una fila de llaves.

Un hombre alto y grueso se hallaba tras el mostrador, parecia un personaje de alguna guerra, que ahora se lamia las heridas.

Me miro sin mostrar ningun interes. Un muchacho negro y de mirada triste me llevo la maleta hasta mi cuarto, en el tercer piso. Subimos juntos en un ascensor que parecia caerse a pedazos y me senti agradecido de llegar entero.

Observe la habitacion. Por lo menos tenia cuatro paredes, techo y un cuarto de bano con ducha… y eso era todo.

Era ciertamente un cambio de escena.

Paradise City y Luceville eran tan diferentes como un Rolls-Royce y un Chevvy completamente desvencijado… Tal vez esto sea un insulto para el Chevvy.

Deshice la maleta, colgue la ropa en el armario, me desvesti y me di una ducha. Estaba completamente decidido a luchar contra mi mismo, asi que elegi una camisa blanca y el mejor de mis trajes. Me mire en el espejo medio borroso y senti surgir un atisbo de confianza. Por lo menos, volvia a parecer una persona de nivel ejecutivo, tal vez un poco gastado, pero sin duda alguien con autoridad. «Es sorprendente», me dije, «lo que puede lograr un traje de buen corte, una camisa blanca y una buena corbata en un hombre, incluso en un hombre como yo».

El doctor Melish me habia dado el numero de telefono de su sobrina. Se llamaba Jenny Baxter. Marque el numero pero no contestaron. Levemente irritado, di vueltas por la habitacion durante cinco minutos y volvi a intentarlo.

Seguian sin responder. Me acerque a la ventana abierta y mire hacia la calle. Estaba llena de gente. Casi todos parecian andrajosos y sucios; la mayoria eran mujeres haciendo compras. Tambien habia muchos chicos, y todos parecian necesitar un bano con urgencia. Los automoviles que abarrotaban las calles estaban cubiertos de polvo de cemento. Mas tarde, aprenderia que el polvo de cemento era el mayor enemigo de la ciudad: mayor aun que el aburrimiento, que era el enemigo numero dos.

Volvi a marcar el numero de Jenny Baxter y esta vez me respondio la voz de una mujer que parecia agitada.

– ?Senorita Baxter?

– Si.

– Soy Laurence Carr. Su tio, el doctor Melish… -Hice una pausa. O bien sabia algo de mi o no.

– Si, claro. ?Donde esta?

– En el hotel Bendix.

– ?Podemos quedar para una hora? Ire a verle despues.

A pesar de su agitacion (como si hubiese subido corriendo seis pisos por la escalera, lo que luego resulto ser verdad), tenia voz de persona clara y eficiente.

No me sentia con deseos de quedarme en aquel cuarto.

– ?Y si voy a verla yo? -le pregunte.

– Oh, si… Mejor. ?Tiene la direccion?

Le dije que si y me respondio que fuera cuando quisiera.

Baje los tres pisos por la escalera. Seguia mal de los nervios y no era capaz de enfrentarme a otro viaje en aquel ruidoso ascensor. Pedi al muchacho de color que me orientara. Me informo que la calle Maddox quedaba a cinco minutos a pie del hotel. Como habia logrado aparcar el coche despues de mucho luchar, decidi ir a pie.

Mientras caminaba por la calle principal, tuve la impresion de que la gente me observaba. Poco a poco me di cuenta de que mi ropa era el objeto de tanta observacion. Cuando uno anda por la calle principal de Paradise City, hay mucha competencia. Hay que ir bien vestido; pero alli, en aquella ciudad cubierta de contaminacion, todo el mundo parecia andrajoso.

Encontre a Jenny Baxter en un pequeno cuarto que servia de oficina, en el sexto piso de un edificio oscuro. Subi la escalera y senti que el cemento se me pegaba al cuello. ?Un cambio de escena? Melish me habia elegido un hermoso lugar, verdaderamente.

Jenny Baxter tenia treinta y tres anos. Era alta, delgada, de piel morena y con una mata de cabello negro recogido en la coronilla que amenazaba con caerse en cualquier momento. Era delgada. Para mi gusto, no era una figura muy femenina: tenia pechos pequenos, a diferencia de las mujeres que conocia en Paradise City, y carecia de atractivo sexual. Parecia famelica. Llevaba un vestido gris que debia de haberse hecho ella misma: no habia otra explicacion por la forma en que le colgaba. Tenia rasgos armoniosos, una nariz y una boca estupendas, pero lo que me atrapo fueron sus ojos. Tenia una mirada honesta, interesante, penetrante como la de su tio.

Cuando entre en aquel cuartito, ella estaba contemplando un formulario amarillo, levanto la cabeza y me miro.

Permaneci de pie en el umbral, inseguro, preguntandome que diablos hacia alli.

– ?Larry Carr? -Tenia un rico tono de voz-. Adelante.

En cuanto entre comenzo a sonar el telefono. Me indico con senas que me sentara en la unica silla libre. Sus respuestas, que se limitaban a un «si» y un «no», eran impersonales. Parecia poseer la tecnica de interrumpir lo que podria haber sido una larga conversacion si no hubiese podido controlar al que llamaba.

Por fin, colgo, se paso el lapiz por el cabello y me sonrio. En el momento en que sonrio se convirtio en una persona diferente. Era una maravillosa sonrisa, calida y amistosa.

– Disculpeme -me dijo-, esto no para de sonar nunca. ?Asi que quiere ayudar?

Me sente.

– Si puedo. -Me pregunte si era realmente lo que deseaba.

– Pero no con esa bonita ropa.

Force una sonrisa.

– No, pero no me culpe. Su tio no me advirtio nada.

Ella asintio.

– Mi tio es un hombre maravilloso, pero no se preocupa de los detalles. -Se reclino en la silla y me miro-. Me hablo de usted. Me gusta ser franca. Conozco su problema y lo siento, pero no me interesa porque tengo cientos de problemas personales. El tio Henry me dijo que usted queria reponerse, pero ese es su problema y, a mi parecer, depende de usted. -Apoyo las manos en su cuaderno y me sonrio-. Por favor, comprendame; en esta horrible ciudad hay mucho que hacer y mucha ayuda que dar. Necesito ayuda y no tengo tiempo para la compasion.

– Estoy aqui para ayudar. -No pude evitar el tono resentido de mi voz. ?Con quien creia estar hablando?- ?Que quiere que haga?

– Si verdaderamente pudiera creer que esta aqui para ayudar.

– Es lo que le estoy diciendo. He venido a ayudar. ?Que puedo hacer?

Saco un paquete de cigarrillos arrugado de un cajon del escritorio y me ofrecio uno.

Yo saque entonces la pitillera de oro que Sydney me habia regalado para mi cumpleanos. Era algo especial. Le habia costado mil quinientos dolares. Estaba orgulloso de ella, llamenlo simbolo social si lo desean. Hasta algunos de mis clientes la miraban dos veces cuando la mostraba.

– ?Quiere uno de los mios? -le pregunte.

Ella observo la brillante pitillera y luego a mi.

– ?Es realmente de oro?

– ?Esto? -Le di vueltas en la mano para que pudiera apreciarla. -Claro.

– ?Pero no es muy valiosa?

Senti el cuello mas pegajoso con todo el polvo de cemento.

– Fue un regalo… Mil quinientos dolares -dije-. ?Quiere uno?

– No, gracias. -Saco un cigarrillo de su paquete arrugado y aparto la mirada de la pitillera-. Tenga cuidado con eso. Podrian robarsela.

– ?Quiere decir que aqui roban?

Ella asintio y acepto el fuego que le ofrecia con mi encendedor de oro, regalo de uno de mis clientes.

– ?Mil quinientos dolares? Con eso podria alimentar a diez familias durante un mes.

– ?Tiene diez familias? -pregunte, mientras guardaba la pitillera-. ?De veras?

– Tengo dos mil quinientas veintidos familias -anuncio, con toda tranquilidad. Abrio un cajon de su destartalado escritorio y saco un mapa de Luceville. Lo extendio para que pudiera verlo. El mapa estaba dividido en cinco secciones delineadas con marcador. Las secciones se numeraban del uno al cinco-. Debe saber al menos de que se trata -prosiguio-. Permitame explicarle.

Me informo de que habia asistentes sociales en la ciudad, todos profesionales. Cada uno tenia que ocuparse de una seccion. Ella se encargaba del trabajo mas sucio. Levanto la mirada y sonrio.

– Nadie mas lo queria, asi que lo tome yo. Hace dos anos que estoy aqui. Mi trabajo es ayudar cuando realmente hay necesidad de ayuda. Tengo un fondo que no es suficiente. Visito a gente. Hago informes. Luego, tengo que convertir esos informes en fichas. -Senalo la seccion 5 del mapa-. Esta es mi zona. Tal vez contenga lo peor de esta horrible ciudad: alrededor de cuatro mil personas, incluyendo ninos que dejan de serlo a los siete anos. Aqui… -dijo, senalando con el lapiz el limite de la ciudad- esta el Correccional de Mujeres de Florida. Es una prision muy dura: no solo las presas son duras, sino tambien las condiciones de vida. La mayoria cumplen condenas largas y muchas de ellas son criminales sin remedio. Hasta hace tres meses no se permitian visitas en la carcel, pero por fin consegui convencerlos de que puedo ser util.

Volvio a sonar el telefono y ella retomo sus rutinarios «si» y «no» y luego corto la comunicacion.

– Me permiten tener un ayudante sin sueldo -prosiguio, como si la conversacion telefonica no hubiese existido-. Las personas se ofrecen como voluntarias, como ha hecho usted. Su trabajo consistira en mantener las fichas ordenadas, contestar al telefono, manejar cualquier emergencia hasta que yo pueda hacerme cargo de ella y pasar a maquina mis informes si me entiende la letra. De hecho, tendra que poner todo en orden hasta que yo pueda volver al despacho y hacerlo yo misma.

Me movi incomodo en la silla. ?En que diablos pensaba Melish, o acaso no lo sabia? Ella no necesitaba un hombre con mis antecedentes sino a cualquier chica que se encargara del trabajo de oficina. Ese no era trabajo para mi.

Se lo dije con la mayor amabilidad posible, aunque sin poder evitar un tono de resentimiento.

– Este no es trabajo para una chica -dijo Jenny-. Mi ultimo voluntario era un contable jubilado. Tenia sesenta y cinco anos y lo unico que hacia era jugar al golf y al bridge. Se puso muy contento ante la posibilidad de ayudarme, pero solo duro dos semanas. No lo culpo.

– ?Quiere decir que se aburrio del trabajo?

– Nono se aburrio. Se asusto.

– ?Se asusto? ?Quiere decir que tenia demasiado trabajo?

Me dedico una calida sonrisa.

– No, no le tenia miedo al trabajo. Lo hizo muy bien mientras estuvo aqui. Era la primera vez que tenia todos los informes al dia. No… no podia soportar lo que aparecia por esa puerta de tanto en tanto. -Senalo la puerta de la oficina-. Es mejor que lo sepa, Larry… Hay una banda de muchachos que siembran el panico en esta zona de la ciudad. La policia la conoce como la banda de Jinx. Sus edades oscilan entre los diez y los veinte anos. Son alrededor de treinta. El lider es Spooky Jinx (asi se hace llamar) y se cree un personaje de la mafia. Es malvado y muy peligroso y los demas lo siguen servilmente. La policia no puede hacer nada: es muy inteligente. -Hizo una pausa y luego prosiguio-. Spooky cree que soy una espia. Que le paso informacion a la policia. Cree que todos aquellos a quienes intento ayudar deberian arreglarselas sin mi ayuda. El y su grupo consideran que sus padres son estupidos porque aceptan la ayuda que les ofrezco: leche para los bebes, carbon y ese tipo de cosas, y porque los socorro en sus problemas. Los ayudo en cosas tales como: de que manera pagar el alquiler, las compras a plazos… comparten todas esas dificultades conmigo. Spooky cree que me interfiero y me hace la vida dificil. De vez en cuando vienen a verme y tratan de atemorizarme. -Otra vez la calida sonrisa-. A mi no me asustan, pero hasta ahora han asustado a todos mis voluntarios.

La escuchaba pero no la creia. Nada tenia sentido para mi.

– Creo que no la entiendo bien -comente-. ?Quiere decir que ese muchacho asusto a su amigo contable y este renuncio? ?Como pudo hacerlo?

– Es muy convincente. Debe recordar que este es un trabajo sin sueldo. Mi amigo el contable me lo explico muy bien. Ya habia dejado de ser joven y consideraba que el trabajo no merecia el riesgo.

– ?El riesgo?

– Lo de siempre… Si no se marchaba lo cogerian en una noche oscura. Son depravados. -Me observo. De repente, adopto una expresion seria-. Tiene esposa y un buen hogar. Decidio marcharse.

Senti un repentino resquemor. Habia oido hablar de los delincuentes juveniles. ?Quien no habia leido algo sobre ello? Una noche oscura y, de repente, uno es atacado por una banda de pequenos salvajes. Una patada en la cara podia desprender unos cuantos dientes. Una patada en los genitales podia dejar a un hombre impotente. ?Pero podia sucederme algo asi a mi?

– No tiene obligacion de hacerlo -me dijo Jenny. Parecia entender lo que pasaba por mi mente-. ?Por que habria de hacerlo? El tio Henry no piensa en los detalles. Ya se lo he dicho antes, ?no?

– Aclaremos una cosa -dije-. ?Quiere decirme que estos chicos, este Spooky, podria amenazarme por trabajar con usted?

– ?Oh, si!, tarde o temprano lo hara.

– ?Esa amenaza puede llegar a ser algo mas?

Apago el cigarrillo y respondio:

– Me temo que si.

?Un cambio de escena?

Permaneci pensativo durante un rato. De repente, me di cuenta de que durante la conversacion con aquella mujer no habia pensado en Judy ni una sola vez. No me habia ocurrido desde el accidente. Tal vez una patada en la cara o en los genitales cambiara todo.

– ?Cuando comienzo? -pregunte.

Su calida sonrisa me envolvio.

– Gracias… Empezara en cuanto se haya comprado una camiseta de gimnasia y unos tejanos y, por favor, no use esa hermosa pitillera. -Se puso de pie-. Tengo que irme. No volvere hasta las cuatro. Le explicare todo sobre los informes y el sistema de fichas. Entonces… entonces comenzara a trabajar.

Bajamos los seis pisos hasta la calle y la acompane hasta su polvoriento Fiat 500. Hizo una pausa antes de poner en marcha el coche.

– Gracias por aceptar el trabajo. Creo que lo lograremos. -Se quedo mirandome un momento a traves de la ventanilla-. Siento lo que le ha pasado. Todo saldra bien… Tiene que tener paciencia. -Luego, se alejo.

Permaneci alli, de pie, sintiendo como el polvo de cemento se mezclaba con el sudor. Ella me gustaba. Mientras estaba alli de pie, me pregunte en que me habia metido. ?Me asustaba con facilidad? No lo sabia. Cuando llegara el momento lo sabria.

Recorri la ruidosa y angosta calle hasta la avenida principal en busca de un par de tejanos y una camiseta de gimnasia.

No me di cuenta de cuando sucedio, pero sucedio.

Un chico sucio y harapiento de unos nueve anos se tiro de repente encima de mi y me hizo tambalear. Produjo un fuerte ruido con la boca y desaparecio.

Hasta llegar al hotel Bendix no me di cuenta de que me habian rajado la chaqueta del lujoso traje con una navaja y de que mi pitillera de oro habia desaparecido.


CAPITULO DOS

<p id="_Toc102097182">CAPITULO DOS</p>

Despues de ponerme los tejanos y la camiseta de gimnasia, fui a la comisaria para denunciar el robo de la pitillera. Sorprendido, descubri que no estaba apenado por la perdida, pero sabia que a Sydney le afectaria mucho, por lo que era justo que hiciera al menos un esfuerzo por recuperarla.

La sala de guardia de la comisaria olia a cemento y a pies sucios. Unos diez chiquillos harapientos estaban sentados en un banco contra una de las paredes. Me siguieron con sus ojos oscuros mientras me acercaba al sargento de guardia.

Este era un tremendo ejemplar de carne humana, con una cara del color de un bistec crudo. Estaba en mangas de camisa y sudaba tanto que las gotas le caian por la cara hasta el cuello, donde se mezclaban con el polvo de cemento. El sargento hacia girar un trozo de lapiz sobre el cuaderno de notas y cuando me vio acercarme se enderezo.

Los chicos del banco se echaron a reir.

Le conte como habia perdido la pitillera mientras seguia jugando con el lapiz. Luego, levanto de repente su mirada porcina y me estudio intensamente.

– Usted no es de aqui, ?no? -Tenia la voz ronca, como si hubiese gritado mucho.

Le explique que no era del lugar, que acababa de llegar y que iba a trabajar con la senorita Baxter, la asistenta social.

Se echo la gorra hacia atras, miro el pedazo de lapiz que tenia en la mano y saco un formulario. Me pidio que lo rellenara y siguio haciendo girar el lapiz.

Llene el formulario y se lo devolvi. En el lugar donde decia «valor del articulo robado», habia puesto mil quinientos dolares.

Leyo lo que habia escrito y vi como su enorme rostro se ponia en tension y me devolvia el formulario. Apoyo un dedo sucio en el casillero del «valor del articulo robado» y me pregunto.

– ?Y esto que es?

– Es el valor de la pitillera -respondi.

Murmuro algo en voz baja, me miro y luego estudio el formulario.

– Me rajaron la chaqueta del traje con una navaja -le explique.

– ?Si? ?Y el traje tambien le costo mil quinientos dolares?

– El traje costo trescientos.

Resoplo por la nariz ruidosamente.

– ?Puede describir al chico?

– Alrededor de nueve anos, tez oscura, cabello ensortijado, camisa negra y tejanos -le dije.

– ?Lo reconoce alli?

Me volvi y estudie la hilera de muchachos. La mayoria de ellos tenia la tez oscura y el pelo ensortijado; casi todos llevaban camisa negra y tejanos.

– Podria ser uno de ellos -dije.

– Seee… -Me miro.- ?Esta seguro del valor de la pitillera?

– Estoy seguro.

– Seee. -Se rasco la nuca sudorosa y coloco el formulario encima de una pila de otros similares-. Si la encontramos le avisaremos. -Despues de una pausa, agrego-: ?Se quedara algun tiempo?

– Dos o tres meses.

– ?Con la senorita Baxter?

– Esa es la idea.

Me estudio durante un momento y luego vi dibujarse una sonrisa despreciativa en su boca.

– ?Que idea!

– ?No cree que dure tanto tiempo?

Resoplo nuevamente por la nariz y despues siguio jugando con el lapiz.

– Si sabemos algo, le avisaremos. ?Mil quinientos dolares, eh?

– Si.

Asintio y luego, con voz de trueno, aullo:

– ?Quedaos quietos, pedazo de desgraciados, o me ocupare de vosotros!

Me encamine hacia la salida y cuando llegue a la puerta, alcance a oir lo que decia a otro policia que estaba apuntalando una de las sucias paredes:

– Otro loco.

Era la una y veinte de la tarde. Sali a buscar un restaurante, pero no vi ninguno por la calle principal. Por fin, tuve que conformarme con una hamburguesa grasienta en un bar atestado de hombres sudorosos y malolientes que me observaban furtivamente.

Despues sali a pasear. Luceville no tenia mucho que ofrecer, excepto polvo y pobreza. Recorri el distrito que Jenny tenia marcado en el mapa como el numero 5.

Me encontraba en un mundo que ni siquiera sospechaba que existiera. En comparacion con Paradise City parecia un viaje al Infierno de Dante. En cada calle me senalaban como el extrano. La gente se alejaba y algunos se volvian y murmuraban a mi paso. Los chicos me seguian silbando y haciendo ruidos groseros. Estuve caminando hasta las cuatro y despues emprendi el regreso a la oficina de Jenny. Para entonces ya habia llegado a la conclusion de que debia de ser una mujer muy especial. Haber pasado dos anos en aquel infierno y ser todavia capaz de ofrecer aquella sonrisa calida y amistosa era toda una hazana.

La encontre sentada ante su escritorio, llenando uno de los formularios amarillos; cuando levanto la mirada, estaba aquella sonrisa calida y amistosa.

– Asi esta mejor, Larry -me dijo, despues de inspeccionarme-. Mucho mejor. Sientese y le explicare lo que yo denomino el sistema de llenado. ?Sabe escribir a maquina?

– Si.

Tome asiento. Me pregunte si debia contarle lo sucedido con la cigarrera y decidi que no. Segun me habia dicho, tenia ya suficientes problemas para resolver como para escucharlos mios.

Estuvo una hora explicandome el sistema, mostrandome sus informes y las fichas y, en aquel tiempo, el telefono no dejo de sonar ni un momento.

Poco despues de las cinco, Jenny recogio algunos formularios y unos lapices y anuncio que tenia que irse.

– Cierre a las seis -dijo-. Si puede, pase a maquina esos tres informes antes de irse…

– Esta bien. ?Adonde va?

– Al hospital. Tengo que ver a tres personas. Abrimos a las nueve de la manana. Yo no podre venir antes del mediodia. Es mi dia de visita a la prision. Haga lo que pueda, Larry. No deje que lo molesten. Y tampoco que lo enganen. No les de nada mas que consejos. Si quieren cualquier cosa, digales que lo consultara conmigo. -Me saludo con la mano y desaparecio.

Pase a maquina los informes, los analice, hice las fichas y los archive. Me sorprendio y hasta desilusiono que el telefono no sonara ni una vez: era como si supieran que Jenny no estaba alli para contestarlo.

Me esperaban largas horas vacias. No tenia otra cosa que hacer que regresar al hotel, asi que decidi quedarme y actualizar el archivo. Debo admitir que no pude hacer mucho. Cuando empece a leer las fichas, quede absorto. Las fichas me dieron un vivo retrato de crimen, miseria, desesperacion y presion por el dinero que me mantuvo enfrascado como la mejor novela policiaca. Empece a entender lo que sucedia en la seccion numero 5 de aquella ciudad cubierta de contaminacion. Cuando oscurecio, encendi la luz del escritorio y segui leyendo. El tiempo habia dejado de existir. Estaba tan absorto que no oi abrirse la puerta. Y aunque no lo hubiese estado, tampoco lo habria oido. Fue abierta con mucho cuidado, centimetro a centimetro, y solo cuando vi cruzar una sombra por el escritorio me di cuenta de que habia alguien alli.

Quede perplejo. Y esa era, obviamente, la intencion. En el estado nervioso en que estaba, debi haber pegado un gran salto. Levante la cabeza y senti un nudo en el estomago. Solte el boligrafo que tenia en la mano, que cayo rodando al suelo, bajo el escritorio.

Siempre recorde la primera vez que vi a Spooky Jinx. No sabia que era el, pero Jenny me indico de quien se trataba al describirmelo a la manana siguiente.

Imaginen a un joven de unos veintidos anos, alto y delgado. El cabello oscuro y largo le llegaba hasta los hombros, enmaranado y grasiento. Era de tez palida y sus ojos parecian dos semillas negras situadas muy cerca de una nariz delgada y angulosa. Sus labios rojizos dibujaban una sonrisa burlona. Llevaba una mugrienta camisa amarilla y un par de esos pantalones gastados, con pedazos de piel de gato pegados en las caderas y el trasero. Tenia los brazos delgados, aunque musculosos, y cubiertos de tatuajes. En el dorso de la mano llevaba escritas frases obscenas. En la cintura, casi inexistente, llevaba un cinturon de unos veinte centimetros de ancho adornado con filosos clavos de bronce: un arma terrible si se golpeaba a alguien en la cara. Despedia un acido olor a suciedad. Senti que si sacudia la cabeza caerian piojos sobre la mesa.

Me sorprendio ver lo rapido que me sobreponia al susto. Empuje la silla hacia atras para poder ponerme de pie. El corazon me latia alocadamente, pero podia controlarme. De inmediato, recorde la conversacion que habia mantenido con Jenny sobre los chicos del vecindario, que eran malvados y muy peligrosos.

– Hola -le dije-. ?Necesitas algo?

– ?Eres el nuevo? -Tenia la voz sorprendentemente profunda, lo que resultaba aun mas amenazador.

– Asi es. Acabo de llegar. ?Puedo ayudarte en algo?

Me estudio de arriba abajo. Vi que algo se movia tras el y comprendi que no habia venido solo.

– Puedes decirles a tus amigos que pasen, a menos que sean timidos -invite.

– Ellos estan bien asi -me contesto-. Asi que fuiste a la policia, ?eh, Rata?

– ?Rata? ?Asi me has bautizado?

– Si, Rata.

– Tu me llamas Rata… Y yo te llamare Apestoso, ?esta bien?

En el pasillo se oyeron unas risitas reprimidas que callaron de inmediato. Los ojillos de Spooky se encendieron como dos brasas.

– Un tipo inteligente…

– Asi es -conteste-. Ya somos dos, ?no es asi, Apestoso? ?En que puedo ayudarte?

Con deliberada lentitud, se desabrocho el cinturon y empezo a pasarselo de una mano a otra.

– ?Y que tal si te doy con esto en tu apestosa cara, ?eh, Rata!?

Me eche el pelo para atras y me puse de pie de un solo movimiento. Tome la maquina de escribir portatil.

– ?Y que tal si yo te doy con esto en tu apestosa cara, ?eh, Apestoso!? -le pregunte.

Unas horas antes, me habia preguntado si me asustaria con facilidad. Ahora, sabia que no.

Nos miramos a los ojos y, luego, con la misma deliberada lentitud, volvio a abrocharse el cinturon; yo, imitando su lentitud y deliberacion, volvi a colocar la maquina de escribir sobre el escritorio.

Parecia que estabamos otra vez en el punto de partida.

– No te quedes mucho tiempo, Rata -me dijo-. No nos gustan los gusanos como tu. Y no vuelvas a ir a la policia. No nos gustan los gusanos que van a la policia. -Arrojo un paquete grasiento y sucio sobre la mesa-. Ese estupido chico no sabia que era de oro. -Y se marcho dejando la puerta abierta.

Permaneci de pie, escuchando, pero salieron con el mismo silencio con que habian llegado. Fue una experiencia espeluznante. Se movian como fantasmas.

Abri el paquete y encontre mi cigarrera, o lo que quedaba de ella. La habian aplastado totalmente, sin duda a martillazos.

Aquella noche, por primera vez desde la muerte de Judy, no sone con ella. Sone con un par de ojos oscuros y una voz penetrante que no cesaba de repetir: «No te quedes mucho, Rata».

Jenny no aparecio por la oficina hasta casi el mediodia. Durante las horas anteriores estuve trabajando en las fichas y llegue hasta la letra H. El telefono habia sonado cinco o seis veces, pero, cada vez, la mujer que llamaba decia que queria hablar con la senorita Baxter y cortaba. Tuve tres visitantes, tres ancianas harapientas que partieron apenas me vieron, murmurando tambien que querian hablar con la senorita Baxter. Las recibi con mi mejor sonrisa y les pregunte que podia hacer por ellas, pero salieron corriendo como ratas asustadas. Alrededor de las diez y media, mientras escribia a maquina, se abrio la puerta y un chico, al que inmediatamente reconoci como el que me habia rajado el traje y robado la pitillera, se asomo para hacerme burla y luego salir corriendo. Ni siquiera me moleste en seguirle.

Cuando llego Jenny, con el cabello a punto de caerse en cualquier momento, note que su sonrisa era menos calida y que tenia una mirada preocupada.

– Hay problemas en la carcel -dijo-. No me han dejado entrar. Una de las prisioneras se volvio loca y hay dos celadores heridos.

– Es terrible.

Se sento y me miro.

– Si… -Hizo una pausa y luego prosiguio-. ?Todo bajo control?

– Asi es. No reconocera su archivo cuando tenga un momento para mirarlo.

– ?Algun problema?

– Podria llamarse asi. Anoche tuve una visita. -Le conte lo ocurrido- ?Le dice algo?

– Ese es Spooky Jinx. -Levanto las manos y luego las dejo caer con gesto de impotencia sobre su regazo-. Esta vez ha empezado pronto. A Fred no lo molesto hasta dos semanas despues de haber empezado a trabajar.

– ?Fred? ?El contable que era su amigo?

Ella asintio.

– Cuenteme lo que ha ocurrido.

Le conte, sin mencionar la pitillera, que Spooky me habia advertido que no me quedara mucho tiempo. Tambien que ambos nos habiamos amenazado con distintos objetos y que luego se marcho.

– Se lo adverti, Larry. Spooky es peligroso. Sera mejor que se vaya.

– ?Como es que usted ha logrado permanecer aqui dos anos? ?No ha tratado de echarla?

– Por supuesto, pero tambien tiene su codigo de honor. No ataca a las mujeres y, ademas, le dije que no le tenia miedo.

– Yo tampoco le tengo miedo.

Ella meneo la cabeza. Un mechon de cabellos le cayo sobre los ojos. Con impaciencia, volvio a colocarlo en su lugar.

– No puede hacerse el valiente en esta ciudad, Larry. No… si Spooky no quiere que usted este aqui. Tendra que irse.

– No hablara en serio, ?no?

– Es por su bien. Debe irse. Yo me las arreglare. No complique mas las cosas. Vayase, por favor.

– No, no me ire. Su tio me aconsejo un cambio de escenario. Disculpeme si parezco egoista, pero me preocupa mas mi problema que el suyo. -Le sonrei-. Desde que he llegado a esta ciudad, no he pensado ni una vez en Judy. Eso debe de ser bueno. Me quedare.

– ?Larry! ?Podria acabar herido!

– ?Y que? -Luego, cambiando deliberadamente de tema, agregue-: Han pasado por aqui tres senoras mayores, pero no quisieron hablar conmigo. La querian a usted.

– Por favor, vayase, Larry. Le digo que Spooky es peligroso.

Mire mi reloj. Eran las doce y cuarto del mediodia.

– Quisiera comer algo. -Me puse de pie-. ?Hay algun sitio donde pueda comer algo decente? Hasta ahora, me he arreglado con hamburguesas.

Me miro con aire preocupado y luego levanto los brazos en senal de derrota.

– Larry, espero que se de cuenta de lo que esta haciendo y en que se esta metiendo.

– Usted dijo que necesitaba ayuda… Y eso es lo que obtendra. No nos pongamos dramaticos. ?Que me dice del restaurante decente?

– Muy bien, si eso es lo que quiere. -Me sonrio-. Luigi queda en la Tercera, dos manzanas a la izquierda. No dire que es bueno, pero tampoco es malo. -En ese momento sono el telefono y, mientras me alejaba, alcance a oir sus «si» y «no» rutinarios.

Despues de una comida indiferente (la carne parecia un pedazo de cuero viejo), me acerque a la comisaria.

Habia un chico solo sentado en el banco, contra la pared. Tenia alrededor de doce anos y un ojo a la funerala. La sangre que le salia por la nariz goteaba hasta el suelo. Lo mire y el me miro. El odio de sus ojos fue alarmante.

Me acerque al sargento de guardia, que seguia jugando con el lapiz mientras respiraba pesadamente por la nariz. Levanto la vista.

– ?Otra vez usted por aqui!

– Para ahorrarle problemas -respondi, sin molestarme en hablar en voz baja, pues el chico sentado en el banco perteneceria, con toda seguridad, a la banda de Spooky-. He recuperado mi pitillera -anuncie al tiempo que la colocaba sobre la mesa del sargento.

El sargento estudio lo que quedaba de ella, la tomo en sus pesadas manos sudorosas y, luego, volvio a colocarla sobre el escritorio.

– Spooky Jinx me la devolvio anoche -dije.

El sargento permanecio con los ojos clavados en la cigarrera de oro aplastada.

Prosegui, impasible:

– Dijo que no se habian dado cuenta de que era de oro. Ya ve lo que han hecho con ella.

El sargento estudio el metal y resoplo por la nariz.

– ?Mil quinientos dolares, eh?

– Si.

– ?Spooky Jinx?

– Si.

Se apoyo en el respaldo y echo la gorra hacia atras. Despues de observarme durante un largo momento, con los ojos bizcos, me pregunto:

– ?Quiere presentar la denuncia?

– ?Deberia?

Nos miramos a los ojos. Casi podia oir como trabajaba su cerebro mientras pensaba.

– ?Spooky le dijo que el le habia robado la pitillera?

– No.

Se limpio el polvo del orificio izquierdo de la nariz con el menique, despues miro lo que habia sacado y se limpio en la camisa.

– ?Habia testigos en el momento en que se la devolvio?

– No.

Entrecruzo las manos, se echo hacia delante y me miro, casi con desprecio.

– Escuche, amigo mio, si piensa quedarse en esta maldita ciudad, no haga la denuncia.

– Gracias por el consejo… Entonces, no la hare. -Cogi lo que quedaba de la pitillera, la guarde en el bolsillo trasero del pantalon y agregue-: Pense que tenia que avisar de que ya la habia recuperado.

Intercambiamos otra mirada y despues susurro:

– Voy a darle un consejo, amigo, Si yo fuera usted, desapareceria de esta ciudad cuanto antes. Los estupidos que intentan ayudar a la senorita Baxter no duran mucho tiempo y no se puede hacer nada respecto a ello. ?Me entiende?

– ?Ese chico es de la banda de Jinx? -le pregunte, mientras me volvia a mirar al chico del banco, que no me sacaba los ojos de encima.

– Asi es.

– Esta sangrando.

– Si…

– ?Que le ha ocurrido?

Me miro con sus ojillos de cerdo. Sabia que estaba cansandole.

– ?Y a usted que le importa, amigo? Si es todo lo que tiene que decir, sera mejor que se marche ya -y empezo a jugar otra vez con el lapiz.

Me acerque al muchacho.

– Trabajo para la senorita Baxter, la asistenta social -le dije-. ?Puedo hacer algo por ti…?

No pude continuar, pues el chico me escupio en la cara.

Durante los seis dias siguientes no sucedio nada interesante, Jenny entraba y salia trayendo mas formularios y preguntandome, preocupada, si habia ocurrido algo mas. Me desconcertaba que ella pudiera seguir asi indefinidamente. Tambien me molestaba que llevara siempre el mismo vestido sin forma y que no hiciera ningun esfuerzo por arreglarse.

Yo copiaba sus informes, los rompia, los pasaba a las fichas y seguia poniendole el fichero al dia.

Seguramente, empezo a correrse la voz de que yo era entonces su ayudante oficial y los ancianos y desvalidos empezaron a acudir a mi con sus problemas. La mayoria de ellos intentaba embaucarme, pero yo anotaba sus nombres y direcciones, hacia un resumen de sus problemas y les decia que lo consultaria con Jenny. Cuando comprendieron que no podian enganarme, se volvieron amigables y durante los cuatro dias siguientes mantuve buenas relaciones con ellos, hasta que comprendi que toda aquella verborrea no conducia a nada util y lo interrumpi bruscamente.

Para mis sorpresa, descubri que disfrutaba de aquel extrano contacto con un mundo que ni siquiera habia sonado que existiera. Me quede perplejo cuando recibi una carta de Sydney Fremlin, escrita con tinta de color purpura, preguntandome como estaba y cuando regresaria a Paradise City.

Al leer la carta descubri que habia olvidado por completo Paradise City, Sydney y la lujosa joyeria con sus ricos y sobrealimentados clientes. Me parecio inutil contarle a Sydney el tipo de trabajo que hacia en Luceville. Si lo hubiera hecho, le habria dado un colapso, asi que le escribi que pensaba en el (un exito seguro), que todavia seguia nervioso, que Luceville me proporcionaba ciertamente un cambio de escenario y que volveria a escribirle pronto. Pense que aquello lo mantendria tranquilo una semana, mas o menos.

Al sexto dia, hubo un cambio de escena.

Llegue a la oficina, como siempre, alrededor de las nueve. Encontre la puerta abierta. Con una mirada comprobe que habian forzado la cerradura. Mi cuidadoso trabajo de los ultimos seis dias, todas las fichas mecanografiadas con tanto cuidado, todos mis informes, yacian en el suelo cubiertos de una capa de alquitran. Imposible salvarlos; no se puede hacer nada contra el alquitran.

Sobre mi escritorio, escrito con marcador rojo, se leia:


RATA, VETE A CASA.

<p>RATA, VETE A CASA.</p>

Mi reaccion me sorprendio. Cualquier otro se habria enfurecido, desesperado y, tal vez, sentido vencido, pero yo no reaccione asi. Me envolvio una extrana frialdad y de mi fluyo una malicia que nunca habia sentido antes. Mire mi trabajo, arruinado por un adolescente estupido y malvado, y acepte su desafio adoptando una nueva actitud: «Asi que tu me haces esto; bien, yo te hare lo mismo».

Estuve toda la manana limpiando los destrozos. No queria que Jenny se enterara de lo ocurrido. Por suerte, era su dia de visita a la carcel y no volveria antes de las cinco de la tarde. Consegui disolvente, limpie el alquitran del suelo y tire los informes y las fichas estropeadas a la basura.

De vez en cuando, entraban algunas ancianas a conversar conmigo, pero les dije que estaba demasiado ocupado para atenderlas. Observaban el caos que intentaba reorganizar y se iban. Una de ellas, una mujer obesa de unos setenta anos, permanecio junto a la puerta mirandome mientras limpiaba el suelo.

– Ya lo hare yo, senor Larry -me dijo-. Estoy mas acostumbrada que usted.

Tal vez la asusto la maldad que vio en mis ojos porque se fue sin decir nada.

A las cuatro, habia terminado. No respondi ni una vez al telefono. Luego, me sente en mi escritorio y recomence a trabajar en el fichero.

Jenny entro como una tromba a las cinco y cuarto. Parecia cansada cuando se dejo caer en la silla, ante mi mesa.

– ?Todo bajo control? -Percibio el olor-. ?Disolvente? ?Ha pasado algo?

– No, un pequeno accidente… nada importante -conteste-. ?Como le ha ido?

– Bien… como siempre. La gente empieza a hablar sobre usted, Larry. Empieza a gustarle a las ancianas.

– Es un adelanto. -Me recline en la silla-. Hableme de Spooky. ?Tenemos ficha de el?

Jenny se puso tensa y me miro.

– No. ?Por que lo pregunta?

– ?Tiene algo sobre el? ?Su direccion?

Ella siguio mirandome.

– ?Por que quiere saber donde vive?

Force una sonrisa indiferente.

– He estado pensando en el. Me pregunte si no seria conveniente que me pusiera en contacto con el… hacerme amigo suyo. ?Que le parece?

Jenny meneo la cabeza.

– ?No, absolutamente no! Nadie puede ser amigo de Spooky. Larry, se equivoca. -Hizo una pausa y luego me escruto-. ?Ha sucedido algo?

– ?Sucedido? -Sonrei-. Me preguntaba si podria recuperarle de algun modo… quiero decir, hablando con el… Pero hare lo que usted dice… Usted sabe mas que yo…

– ?Ha ocurrido algo! ?Conozco a Spooky! ?Por favor, digamelo!

– No ha pasado nada. Su problema, Jenny, es que a veces dramatiza las cosas. -Volvi a sonreirle. Despues, tuve una repentina inspiracion-. Si no tiene otra cosa mejor que hacer, ?quiere cenar conmigo esta noche?

Ella abrio los ojos.

– ?Cenar con usted? ?Me encantaria!

Por su expresion, me parecio que era la primera invitacion a cenar que recibia desde su llegada a aquella ciudad tan olvidada de la mano de Dios.

– Debe de haber algun lugar donde podamos hacer una buena comida. Luigi no me parecio de lo mejor. ?Adonde podemos ir…? No se preocupe por el precio.

Ella aplaudio.

– ?Lo dice en serio? ?El precio no importa?

– Asi es. No he gastado nada desde que estoy aqui. Y estoy bien provisto.

– Entonces… el Plaza. Esta a unos diez kilometros de la ciudad. No he ido nunca, pero me han hablado de ese sitio. -Agito las manos. Parecia tan excitada como una chiquilla.

– Muy bien. Yo lo arreglo.

Ella miro la hora y se puso de pie de un salto.

– Tengo que irme. Tengo una cita dentro de cinco minutos.

– Entonces, nos vemos esta noche. Venga al hotel a las ocho. Tengo coche. ?De acuerdo?

Ella asintio, sonrio y salio.

Permaneci pensativo durante algunos instantes, luego tome el telefono, llame al departamento de policia y pregunte por el sargento de guardia. Despues de un rato, me respondio una voz ronca.

– Habla Carr… ?Me recuerda? -pregunte.

Oi su pesada respiracion.

– ?Carr? ?El de los mil quinientos dolares, eh?

– Asi es. ?Podria decirme donde vive Spooky Jinx?

Hizo una larga pausa. Luego, pregunto:

– ?Cual es la idea?

– Quiero ponerme en contacto con el. Tenemos una conversacion pendiente.

– ?Se esta buscando problemas, amigo?

– Soy asistente social, ?lo recuerda? -respondi-. Le estoy pidiendo informacion.

Una nueva pausa. Podia imaginarlo jugando con el lapiz y pensando.

Por fin, contesto:

– Muy bien… Asistente social, bien… -Otra pausa-. Vive en Lexington 245. El lugar de reunion de la banda es el Cafe de Sam, en la calle Decima. -Otra pausa y una respiracion mas pesada; luego, agrego-: No se busque problemas, amigo. Nosotros somos los que tenemos que solucionar los problemas de esta ciudad y no nos gusta trabajar de mas.

– Lo entiendo -dije, y colgue.

Busque el numero del Plaza en la guia y reserve una mesa para las nueve menos veinte. Pero todavia me quedaba por solucionar el asunto de Spooky.

Jenny llego al hotel a las ocho. Casi no la reconoci. Tenia el cabello tirante sobre la cabeza y recogido en una trenza. Llevaba un vestido blanco y negro que la convertia en una mujer deseable. Era obvio que estaba contenta y orgullosa de su apariencia y me sonrio, expectante.

– ?Estoy bien?

Yo me habia puesto uno de mis mejores trajes.

Era la primera mujer, desde que habia perdido a Judy, con quien salia.

– Estas muy hermosa -le dije, empezando a tutearla, y hablaba en serio.

Fuimos hasta donde habia aparcado el Buick.

Tenia todas las gomas desinfladas y el asiento del conductor rajado. Sobre el parabrisas, en letras blancas, habian escrito:


RATA, VETE A CASA.

<p>RATA, VETE A CASA.</p>

La velada no fue precisamente un exito. ?Como iba a serlo? Jenny se desanimo por lo del coche, a pesar de que yo lo tome con indiferencia, disimulando mi odio hacia Spooky Jinx. La lleve de vuelta al hotel, la acompane hasta uno de los hundidos sillones de cana y llame a Hertz, la compania que me habia alquilado el automovil. En quince minutos me enviaron otro. Mientras aguardaba, intente calmar a Jenny.

– Mira, no te preocupes… Hare que arreglen el coche… No hay ningun problema. Olvidalo como he hecho yo.

– Pero Larry, ?no te das cuenta de que ese maldito no te dejara en paz hasta que te vayas? ?Debes irte!, ?podria herirte! Por favor… Lo conozco. ?Es un malvado! No se detiene ante nada. El…

– ?Jenny! -El tono de mi voz la detuvo en seco-. Tu y yo saldremos a cenar juntos. Dejemos de lado a Spooky. Hablemos de nosotros. Hoy estas maravillosa. ?Por que usas siempre ese horrible vestido?

Ella me miro y se encogio de hombros.

– ?Ese? Bueno, mira a la gente de esta ciudad. Es mi disfraz. Por eso te pedi que llevaras tejanos y camiseta. Aqui hay que disfrazarse para nuestro trabajo.

– Si. -Comprendi lo que queria decirme; luego, dije-: Solo he estado aqui ocho dias pero empiezo a entender la situacion. ?De veras crees que puedes ayudar a estas personas? No, espera un momento… te dije que empezaba a entender la situacion. Esa gente es mentirosa. Todo el tiempo trata de enganar. ?Te parece bueno trabajar bajo esa presion? ?No estas subiendo la escalera equivocada?

Ella lo penso un momento y luego respondio, con tranquilidad:

– Alguien tiene que hacerlo. Uno de cada cincuenta necesita ayuda de verdad. Si puedo ayudar a ese, entonces estoy haciendo algo util.

Llego el automovil de Hertz. Firme los papeles y partimos.

El Plaza, situado sobre una colina desde donde se divisaban las luces de la ciudad, era lujoso y caro. La comida era buena y una orquesta tocaba musica suave. Estaba lleno de hombres mayores y mujeres entradas en carnes: todos hablaban en voz alta; el escenario en el que Paradise City es especialista.

Cenamos, charlamos, pero la velada no fue un exito porque ambos pensabamos en el coche, estropeado, en Spooky y en la vida sordida que rodeaba la ciudad de Luceville; pero ninguno de los dos dijo nada.

Lleve a Jenny a su apartamento. Ya eran las once de la noche.

Ella me agradecio la velada y, por la expresion de su rostro, pude ver lo preocupada que estaba.

– Larry… Por favor, se sensato. Regresa a tu casa.

– Lo pensare. Repitamos esto. -Toque su mano-. La proxima vez nos divertiremos de verdad. -La deje y volvi al hotel.

Me cambie de ropa. Me puse los tejanos y la camiseta de algodon, despues baje a la recepcion y pregunte al muchacho negro de cara triste donde quedaba la calle Decima. Me miro como si estuviera demente. Cuando volvi a preguntarselo, me respondio que quedaba a una media hora a pie de alli. Comenzo a darme interminables explicaciones, pero hice que las obviara.

Sali a la calurosa y polvorienta noche y tome un taxi. Llegue al principio de la calle Decima a las once y treinta y cinco. Pague el taxi y empece a caminar por la calle apenas iluminada, llena de cubos de basura que despedian un olor tan fuerte como si cada uno contuviera un cadaver.

Habia mucha gente dando vueltas, la mayoria viejos borrachos, mujeres viejas… Personas sin techo. Mas adelante, la escena cambio. Las luces de neon creaban piscinas de luz sobre el sucio pavimento. Estaban los habituales burdeles, los clubes de strip-tease, los cines porno, los bares y cafes. Esa parte de la calle estaba ocupada por los jovenes. Chicos con el pelo largo, chicas con ropa apretada y provocativa que daban vueltas sin rumbo y creaban ruido. La mayoria llevaba radios encendidas a todo volumen con musica pop. Mas adelante, vi el cartel luminoso:


CAFE DE SAM.

Manteniendome siempre en las sombras, pase frente al cafe.

Afuera habia ocho motos Honda aparcadas en fila: brillantes, poderosas, con los cascos colgados de los manillares. El cafe estaba repleto. Pude ver a los jovenes con el uniforme habitual y oir un ruido ensordecedor procedente del cafe.

Anduve hasta el final de la calle, di la vuelta. Encontre una entrada oscura y olorosa donde podia esconderme y divisar el cafe. Me apoye contra la pared y aguarde. Mi rabia contra Spooky era como un fuego que me consumia por dentro. Pense en todas las fichas cubiertas de alquitran y en mi coche.

A la medianoche, hubo un exodo en el cafe. Salieron unos chicos corriendo, gritando y dispersandose por la calle. Luego, aparecieron ocho jovenes y, al frente de ellos Spooky. Todos llevaban el mismo uniforme: camisas amarillas, pantalones de piel de gato y un cinturon ancho cubierto de tachuelas. Subieron a sus Hondas, se pusieron los cascos y el ruido estremecedor de los poderosos motores inundo el aire. Despues, partieron. Por el ruido que hicieron parecia que se hubiese desatado la Tercera Guerra Mundial.

Memorice la matricula de la moto de Spooky, luego camine hasta el extremo de la calle, tome un taxi despues de aguardar un rato y regrese al hotel. Me estire en la cama dura y aguarde. Mientras esperaba, fume innumerables cigarrillos y deje que ardiera el fuego de mi odio. Alrededor de las tres de la manana, me levante y baje al vestibulo del hotel.

El sereno estaba dormido. Sali a la calle polvorienta en busca de un taxi. Por fin, pude encontrar uno en la calle principal, con el taxista dormitando dentro.

Le pedi que me llevara a Lexington. Era un viaje de diez minutos. Luceville dormia. No habia ningun automovil que pudiera entorpecer la marcha.

El taxista se detuvo al final de la calle.

– Espere -le dije-. Regreso en seguida.

Debia de ser el tipo de calle donde se crian gusanos. Habia casas viejas con escaleras de incendio oxidadas a ambos lados de la calle. Cubos de basura malolientes, papeles de periodicos tirados por todas partes, condones usados y toallas sanitarias sucias acumuladas en las zanjas.

Camine por la calle desierta y silenciosa hasta llegar a la casa con el numero 245, la casa de Spooky. Me detuve y vi su brillante moto Honda aparcada. Verifique la matricula de la placa. Alli estaba todo el orgullo de Spooky.

Mire a uno y otro lado de la desierta calle para asegurarme de que no habria ningun testigo. El unico fue un gato flacucho que salio de las sombras y se interno en un callejon.

Recoste la Honda en el suelo y le vacie el tanque de gasolina. Cuando vi que el charco de combustible rodeaba la moto, encendi un fosforo, retrocedi y arroje el fosforo encendido al charco de combustible.


CAPITULO TRES

<p id="_Toc102097183">CAPITULO TRES</p>

A la manana siguiente, de camino a la oficina, pase por una ferreteria y compre una piqueta. La lleve al despacho y la coloque junto al escritorio, fuera del alcance de la vista, pero a mano para poder cogerla con un movimiento rapido. Pense que la necesitaria.

Jenny llego a las diez, con los formularios amarillos de siempre en la mano y el gastado vestido gris. Me resultaba dificil reconocer en ella a la mujer con quien habia cenado la noche anterior.

Me agradecio la cena una vez mas y me pregunto si habia dormido bien, a lo que respondi que si: una mentira, claro, ya que casi no habia podido pegar ojo. Miro de reojo lo que estaba haciendo y por la expresion de su rostro observe que se sorprendia al ver que todavia iba por la letra C. No podia saber que Spooky habia arruinado todo mi trabajo y yo no pensaba decirselo. Despues, se fue.

Empece a escribir a maquina y a esperar, con los oidos bien alerta.

Alrededor de las once, aparecio Spooky con siete de sus amigos y, a pesar de que estaba alerta y le esperaba, me cogio por sorpresa.

Si no hubiera sido un sadico, me habria dejado frio alli mismo. Tal vez se sentia muy seguro con sus musculosos amigotes a su lado.

Permanecio de pie detras de mi escritorio observandome con maligno placer: tenia los ojos encendidos por el odio.

Lentamente, comenzo a desabrocharse el cinturon.

– Esto, Rata, es tu recompensa…

Pero para entonces ya habia superado la sorpresa y reaccione.

Si hubiese entrado con el cinturon en la mano habria podido golpearme, pero queria ver mi humillacion.

Me puse en pie de un salto, patee la silla hacia un costado, tome la piqueta y le golpee, todo en un solo movimiento. Mi ferocidad igualaba a la suya.

La piqueta lo alcanzo en un costado de la cara. Le saltaron dos dientes que cayeron sobre mi escritorio. Empezo a sangrar por la nariz. El maxilar inferior quedo desencajado. Cayo, desparramando su oloroso cuerpo en el suelo.

Ni siquiera me detuve a mirarlo. Sali de detras del escritorio como un toro embravecido, con la piqueta en la mano.

Sus siete amigos salieron corriendo al pasillo. Yo pegaba a diestra y siniestra. Estaba cegado por la rabia. Huyeron precipitadamente, cayendo unos sobre otros por la escalera. Los persegui hasta el segundo tramo golpeandoles en la espalda.

Luego, me detuve y me quede mirando como huian, como las ratas que eran.

Algunos rostros se asomaron. La gente me miraba mientras volvia a subir la escalera hacia la oficina.

Odiaba tener que tocarle, pero le queria fuera de alli. Le agarre por el pelo sucio y grasiento y le arrastre por el pasillo hasta la escalera. Alli le patee y cayo rodando hasta la planta baja. Quedo tirado, sangrando, tan dolorido como cualquier persona.

Regrese a la oficina, guarde la piqueta en el armario y llame a la policia.

Pregunte por el sargento de guardia.

– Habla Carr… ?Me recuerda? El de los mil quinientos dolares.

Oi su pesada respiracion mientras escuchaba mis palabras.

– ?Y ahora que le pasa? -me pregunto, por fin.

– Vino a verme Spooky -dije-. Queria deformarme la cara con un cinturon de clavos. He tenido que ser un poco rudo con el. Le sugiero que envie una ambulancia… Parece necesitarla con urgencia. -Y corte la comunicacion.

Durante unos momentos, me quede inmovil, recuperandome. Me mire las manos. Me temblaban. Me sentia completamente relajado, como despues de un buen partido de golf, y eso me sorprendia. Aquella violenta situacion no habia durado mas de dos minutos. Habia hecho algo que tres semanas antes, incluso menos, habria considerado imposible. Y, ahora, ya terminado, no me sentia conmocionado. Lo unico que deseaba era un cigarrillo y encendi uno. Despues, como sabia que Jenny apareceria mas o menos en una hora, saque unos trapos y me puse a limpiar la sangre de Spooky. Cuando me disponia a tirar los trapos ensangrentados, oi la sirena de una ambulancia.

No me moleste en salir al pasillo. Me sente tras mi maquina de escribir y segui trabajando.

Al cabo de un rato, aparecieron dos policias.

– ?Que esta pasando por aqui? ?De que trata todo esto?

Ambos sonreian y parecian contentos.

– Spooky vino a verme, se violento y, entonces, yo tambien me violente -les explique.

– Si… lo hemos visto. Venga con nosotros, amigo, el sargento quiere hablar con usted.

Mientras me llevaban hasta el destacamento, me informaron sobre los ultimos resultados de los partidos que habia anunciado la radio. Para ser policias, eran mas que amistosos.

Me acerque al sargento, que estaba jugando con su lapiz, aunque esta vez no parecia concentrado en la tarea.

Me miro de reojo con sus ojos de porcino, aspiro, se rasco la axila derecha y luego dijo:

– Bueno, largue todo, ?que ha pasado?

– Se lo dije por telefono, sargento -respondi-. Spooky vino a verme con siete de sus amigos. Me amenazo; yo lo eche y espante a sus amigos. Eso es todo.

El sargento me estudio, se echo la gorra hacia atras y resoplo.

– Acabo de recibir el informe medico -dijo-. Ese punk tiene la mandibula rota, la nariz quebrada, le faltan ocho dientes y tiene suerte de estar con vida. -Me miro-. ?Con que le pego, con un ladrillo?

– En su huida, rodo por las escaleras.

El sargento asintio.

– Conque tropezo solo, ?eh?

– Mas o menos.

Una larga pausa, luego dije:

– ?Ha visto usted su cinturon? Tiene clavos muy afilados. Queria destrozarme la cara con eso.

Volvio a asentir y siguio observandome.

– ?Hay que llorar por el, sargento? -continue-. Si cree que si, podria enviarle flores… claro, si usted lo cree necesario.

Empezo a jugar otra vez con el lapiz.

– Podria presentar una queja… por agresion. Tendriamos que investigar.

– ?Que le parece si esperamos a que la presente?

Me estudio con sus ojos porcinos y dejo de juguetear con el lapiz.

– Si… es una buena idea. -Miro detras de mi y estudio la sala vacia. Por alguna razon, no habia nadie con problemas y estabamos solos. Se inclino hacia delante y me dijo con voz ronca-: Cada oficial de esta ciudad ha deseado hacerle a ese hijo de puta lo que le ha hecho usted. -En su enorme cara se dibujo una amistosa sonrisa-. Pero tenga cuidado, senor Carr… Spooky es como el elefante: no olvida.

– Tengo que irme a trabajar -le dije, sin cambiar de expresion, aunque en mi interior sentia una ola de triunfo-. ?Puedo regresar?

– Claro. -Se echo hacia atras con mirada pensativa-. Un taxista informo de haber visto incendiarse una moto anoche… la moto de Spooky. ?Por casualidad, usted no sabe nada?

– ?Deberia?

El asintio.

– Es la respuesta correcta, senor Carr, pero no se escude en ella. Debemos mantener la ley y el orden en esta ciudad.

– Cuando tenga un minuto, sargento, debe mencionarselo a Spooky.

Cruzamos la mirada y me fui.

Cuando volvi a la oficina, encontre a Jenny. Evidentemente se habia enterado de todo. Era algo que no podia ocultar. Estaba palida y temblorosa.

– ?Podrias haberle matado! -exclamo-. ?Que le hiciste?

– Se violento… me violente. -Di la vuelta al escritorio y me sente-. El se lo busco. Fui a la policia. Estan mas que contentos, asi que olvidemos a Spooky.

– ?No! -Nunca hubiese esperado ver furia en sus ojos-. ?Te crees un heroe, no es cierto? Pero no lo eres. ?Se que destruiste su moto! ?Le rompiste la boca y la nariz! ?Eres tan brutal y maligno como el! ?No puedo tenerte aqui! ?Estas arruinando todo mi trabajo! Quiero que te vayas.

La mire, perplejo.

– Ahora vas a decirme que iras al hospital a cogerle la mano.

– No hay necesidad de hacer comentarios baratos. Quiero que te vayas.

Empezaba a enojarme, pero trate de controlarme.

– Mira, Jenny, debes enfrentarte a los hechos. A los tipos como Spooky hay que tratarlos como a los animales que son -dije-. Imagina que me hubiera quedado sentado y dejara que me destrozase la cara con su cinturon. ?Eso me habria puesto de tu lado?

– ?Pero casi lo matas! ?No me hables! Levantate y vete.

– Muy bien. -Me puse de pie y di la vuelta al escritorio-. Me quedare unos dias en el hotel. -Llegue a la puerta y me volvi para mirarla-. Jenny, el problema de la gente buena es que no es realista. Spooky es un animal salvaje. Muy bien… adelante, ve y cogele de la mano, si es lo que deseas. Cada uno puede pensar como quiera, pero ten cuidado. No hay animal mas salvaje y peligroso que Spooky.

– No quiero escucharte -dijo, elevando el tono de voz-. Mi tio cometio un error al enviarte aqui. ?No eres apto para trabajar como asistente social! ?Nunca te daras cuenta de que la gente reacciona ante la bondad! Yo hace dos anos que trabajo aqui, y tu solo has estado diez dias…

Ahi, ya no pude contenerme.

– ?Un momento! -El tono de mi voz la sorprendio y la hizo callar-. ?Que has logrado con tu amabilidad en estos dos anos? ?La gente no aprecia tu amabilidad! Lo unico que quieren de ti es un vale de comida o una ayuda. ?Aceptarian la ayuda aunque se la tiraras! Todas esas mujeres que viene a molestarte aqui te estan enganando. ?Como sabes que no estan riendose de ti? Spooky ha aterrorizado este sector durante anos. Ni siquiera la policia podia manejarlo. Y, bien, yo si he podido manejarlo y tal vez descubras que he hecho mas por este distrito de la ciudad en diez dias de lo que tu has hecho en dos anos.

– ?Fuera!

Me di cuenta de que la habia herido, pero no me importaba. Habia hecho algo que nadie se habia atrevido a hacer en aquella miserable ciudad: le habia dado un buen escarmiento a Spooky Jinx.

La deje y regrese al hotel Bendix.

En el camino de vuelta, note que la gente ya no se apartaba de mi, algunos incluso me sonreian. Las noticias vuelan. Un policia apostado en una esquina me guino un ojo.

De repente, me habia vuelto famoso en Luceville, pero no estaba muy emocionado. Jenny me habia arruinado el triunfo. No entendia como podia ser tan estupida.

Me pregunte que haria. Tal vez, se enfriara en un par de dias y pudieramos volver a vernos. Paradise City me parecia algo tan lejano. No deseaba regresar alli… No todavia.

Tenia apetito, asi que decidi ir a Luigi. Los dos viejos camareros se deshicieron en atenciones. La primera vez me habian ignorado. Mientras comia, se acerco un hombre gordo y viejo, con el traje lleno de manchas de comida. Se presento como Herb Lessing.

– Soy el dueno de la farmacia de la esquina. Queria que supiera que ha hecho un buen trabajo, senor Carr. Ese desgraciado se lo habia buscado. Quizas ahora pueda pasar una noche tranquilo. -Hizo una pausa, me respiro encima y luego continuo-: Reconozco que le ha hecho un gran servicio a esta ciudad.

Me pregunte que habria dicho Jenny si hubiese estado presente. Asenti, le di las gracias y segui comiendo. El hombre me observo con admiracion y luego volvio a su mesa.

Despues de comer, como no tenia ganas de ir al hotel y no tenia nada que hacer, fui a ver una pelicula. No pude seguirla porque seguia pensando en Jenny.

Volvi al hotel y subi a mi cuarto.

?Eres tan brutal y maligno como el!

Finalmente, decidi que tenia razon. Que me sucedia algo. Recorde la rabia ciega que sentia mientras golpeaba a Spooky y, luego, cuando atacaba a sus amigos. Era verdad que me habian provocado, pero sabia que tres meses atras no hubiera reaccionado asi. ?Se deberia aquella terrible expresion de colera al accidente? ?Algo no me funcionaria bien? ?Deberia consultar al doctor Melish? Pero decidi no hacerlo. Por primera vez, desde la perdida de Judy, sentia deseos de estar con una mujer.

?Que diablos estaba ocurriendome?, me pregunte. Quiza fuera buena idea visitar un burdel. En una ciudad como Luceville debia de haber uno. El recepcionista podria informarme.

Mire mi reloj, eran las seis y cuarto. Salte de la cama y me dije que conseguiria una mujer, comeria en el Plaza y dejaria de preocuparme por el futuro.

Cuando estaba a punto de salir, sono el telefono. No sabia que aquella llamada alteraria toda mi vida.

– ?Senor Carr? Habla O'Halloran… El sargento de guardia, de la policia.

Reconoci la voz ronca.

– ?Si, sargento?

– Estaba tratando de encontrarle y recorde que se hospedaba en el Bendix.

– ?Si? -Estaba alerta. Mis deseos de estar con una mujer habian desaparecido. Sentia un nudo en el estomago-. ?Pasa algo?

– Si, podria decirse que si. -Resoplo y luego prosiguio-: La senorita Baxter se ha caido por la escalera. Esta en el hospital.

Senti que el corazon me latia despacio.

– ?Se ha lastimado mucho?

– Bueno, nada grave, pero… -Hizo otra pausa para resoplar-. Muneca y tobillos rotos, clavicula fracturada… ?una buena caida!

– ?Donde esta?

– En el hospital municipal. Pense que debia saberlo.

– Gracias -dije.

Oi un sonido que me sorprendio. ?Estaria jugando con el lapiz?

– Habia un alambre en lo alto de las escaleras -continuo-. Extraoficialmente, imagino que era para usted, pero cayo ella.

Un fuego de furia comenzo a arder en mi interior.

– ?Ah, si? -exclame, y colgue.

Por un momento, permaneci con la mirada fija en la pared de enfrente. El alambre era para mi. Con todas aquellas extravagantes ideas de bondad, Jenny habia sufrido una caida que podia haberla matado.

Llame a la recepcion y pedi que me pusieran con el hospital. Cuando me comunicaron, pregunte si podia ver a la senorita Baxter. Una enfermera me respondio que no seria posible hasta el dia siguiente. La senorita Baxter estaba sedada. Di las gracias y colgue.

Comenzaba a oscurecer, camine desde el hotel hasta la oficina de Jenny y subi los seis pisos. La furia crecia en mi interior. Todavia tenia la llave, pues habia olvidado entregarsela al salir. Abri la puerta, encendi la luz, fui hasta el armario y saque la piqueta. La puse junto a mi escritorio, fuera del alcance de la vista. Todas las oficinas del edificio estaban a oscuras: la unica luz era la de mi ventana. Esperaba que ello alentara a los amigos de Spooky a venir por mi. Deseaba que vinieran para poder agredirlos, pero no aparecieron.

Me quede alli, esperando, hasta las once y media de la noche; despues, con la piqueta en la mano, cerre la oficina y baje a la calle. Llame un taxi y pedi que me llevara hasta la calle Decima.

Cuando llegamos, le pague y espere hasta que se alejo. Anduve por la calle, desierta excepto por los clubes de strip-tease y los cafes. Llegue al Cafe de Sam. Habia siete relucientes motos Honda aparcadas en hilera. El ruido que salia del cafe era ensordecedor. Con la piqueta bajo el brazo, destape los depositos de gasolina y tumbe las motos para que perdieran todo el combustible.

Una chica con minifalda y un muchacho con collares en el cuello salieron del cafe y vieron lo que estaba haciendo.

– ?Ey! -exclamo el muchacho, debilmente- ?Deje esas motos tranquilas!

Le ignore. Me hice a un lado y encendi un cigarrillo.

La chica dejo escapar un grito que parecia el balido de una oveja. El muchacho entro corriendo en el cafe.

Retrocedi y arroje el cigarrillo encendido al charco de combustible.

Hubo un estallido y, luego, llamas. El calor me obligo a retroceder hasta la acera opuesta.

Siete jovenes con sus mugrientas camisas y pantalones de piel de gato salieron del cafe, pero el calor los mantuvo inmoviles. Los observe. Ninguno de ellos tuvo el valor de sacar una de las motos fuera del circulo de llamas. Se quedaron alli, mirando como las Hondas, que eran seguramente su unico amor, se derretian entre las llamas.

Aguarde, con la piqueta en la mano, deseando que me atacaran para poder asi golpearlos, pero no lo hicieron. Se quedaron alli, como ovejas estupidas, viendo como desaparecian los juguetes que los hacian sentir tan hombres.

Despues de cinco minutos, me aburri y me aleje.

A pesar de que Jenny no lo sabia, sentia que habia igualado el marcador.

Dormi sin sonar hasta las ocho y diez de la manana, en que me desperto el timbre del telefono.

Levante el auricular.

– Senor Carr… Hay un oficial de policia que pregunta por usted -dijo el recepcionista, con tono de reproche.

– Bajo enseguida -respondi-. Digale que me espere.

No me apresure. Me afeite, me di una ducha, me puse una de mis mejores camisas deportivas, un pantalon de hilo y baje en el destartalado ascensor.

El sargento O'Halloran, corpulento, en mangas de camisa y con la gorra echada hacia atras, llenaba uno de los sillones de cana. Estaba fumando un cigarro y leyendo el periodico.

Me acerque y me sente junto a el.

– Buenos dias, sargento -le salude-. ?Me acompana a un cafe?

El sargento bajo el periodico, lo doblo con cuidado y lo coloco en el suelo.

– Entro de servicio dentro de veinte minutos -dijo, con su voz ronca-, pero antes quise pasar a verlo. Deje el cafe. Me miro con sus ojos porcinos, frios como el diamante-. Anoche hubo un gran incendio en la calle Decima.

– ?De veras? Todavia no he leido el periodico.

– Se quemaron siete motos muy caras.

– ?Alguien lo ha denunciado?

Cruzo una de sus pesadas piernas sobre la otra.

– Aun no, pero podrian hacerlo.

– Y, luego, obviamente, tendra que investigar.

Se inclino hacia delante y en sus ojos note un dejo rojizo.

– Empieza a preocuparme, senor Carr. Usted es el hijo de puta mas frio y rudo que ha llegado a esta ciudad. Extraoficialmente, dejeme decirle algo: una broma mas de estas y tendra problemas. Casi incendia toda la manzana. Tiene que detenerse.

No deje que me intimidara.

– Consiga los testigos, sargento, y entonces aceptare los problemas, antes no. No admito nada, pero me parece que la policia de esta ciudad no puede manejar a tipos como Spooky Jinx y sus amigos, de modo que no veo por que se molesta cuando alguien lo hace. -Me puse de pie-. Si quiere una taza de cafe, venga conmigo. Yo si quiero.

Se quedo alli, con su medio cigarro en las manos, y me miro.

– Se lo advierto… Apartese de todo esto. Uno mas de sus trucos y estara entre rejas. Tiene suerte de que aprecie a la senorita Baxter. Ella hace un trabajo excelente en esta ciudad. Tal vez crea que ahora esta empatado. Pero ya es suficiente. Deje pasar lo que le hizo a Spooky. Se lo merecia, pero el trabajo de anoche no lo apruebo. -Se puso de pie y se encaro a mi-. Empiezo a creer que puede ser usted mas enganoso que toda esa banda de estupidos desgraciados. Si no me equivoco, esta buscandose problemas.

– Ya me lo ha dicho antes -agregue, con suavidad-. ?No me dijo que esta visita era extraoficial?

– Si.

– Bueno, siempre extraoficialmente, sargento, vayase a la mierda. Atravese el lugubre vestibulo para penetrar en un comedor aun mas lugubre. Tome una taza de cafe malo, fume un cigarrillo y lei el periodico local. La foto de los siete imbeciles llorando por sus Hondas me produjo satisfaccion.

Alrededor de las diez deje el hotel y fui hasta la unica floristeria de la ciudad. Compre un ramo de rosas rojas y me dirigi al hospital. En el camino, encontre personas que me sonreian, y yo les devolvi la sonrisa.

Por fin, tras una larga espera, llegue junto al lecho de Jenny. Estaba palida y tenia el cabello suelto, desparramado sobre los hombros.

Una enfermera busco algun recipiente para poner las flores y luego desaparecio. Mientras tanto, observe a Jenny con aire orgulloso. Ella no sabia que habia igualado los tantos. No solo habia dado un escarmiento a Spooky, sino tambien a sus amigotes. Haber destruido sus Hondas significaba para ellos que les cortaran los genitales.

– Hola, Jenny, ?como estas? -pregunte.

Me sonrio.

– No esperaba verte; despues del modo en que te hable pense que habiamos terminado.

Acerque una silla a la cama y me sente.

– No te libraras tan facilmente de mi. Olvidalo. ?Como le sientes?

– No puedo olvidarlo. Lamento haber dicho que no conoces la bondad. Estaba enojada y supongo que algunas mujeres, cuando nos enojamos, hablamos de mas. Gracias por las rosas… Son muy bonitas.

Me pregunte que pensaria cuando se enterara de la destruccion de las siete motos.

– Olvidalo -le repeti-. Aun no me has dicho como te sientes.

Hizo una mueca.

– Bien… Los medicos dicen que tardare tres o cuatro semanas en recuperarme.

– Ese alambre era para mi. Siento que hayas sido tu quien cayera.

Hubo una larga pausa en la que intercambiamos una mirada.

– Larry… Si crees que puedes, podrias llegar a ser muy util -dijo Jenny-. No tienes que preocuparte por la oficina. La municipalidad ha enviado un sustituto, pero hay un caso especial… ?Podrias encargarte de el?

Un caso especial.

Debi decirle que habia terminado con todo aquel asunto de la asistencia social. Sin embargo…

– Claro, ?de que se trata?

– Manana, a las once, saldra una mujer de la carcel. He estado visitandola y le ha hecho una promesa -Jenny hizo una pausa y me miro-. Espero que comprendas, Larry, que para una persona en prision una promesa tiene gran importancia. Le prometi ir a buscarla cuando saliera y llevarla a su casa. Ha estado en la carcel cuatro anos. Esta sera su primera experiencia de libertad y no quiero fallarle. Si no estoy alli… Si nadie va alli, podria arruinar todo el trabajo que he hecho con ella… ?Querrias ir tu a buscarla, explicarle por que no puedo ir yo y llevarla a su casa?

«?Dios mio! ?Como se puede ser tan estrecho de mente?», pense. Una mujer que pasa cuatro anos en prision debe de ser mas dura que el acero. Como las demas mujeres que se burlaban de Jenny, esta lo hacia para conseguir un viaje gratis. Pero como Jenny estaba en el hospital por mi culpa, decidi hacer lo que me pedia.

– No hay problema, Jenny. Alli estare.

Me dedico una sonrisa calida y amistosa.

– Gracias, Larry… sera un gran favor.

– ?Y como voy a reconocerla?

– Es la unica que saldra a las once y es pelirroja.

– Eso lo simplifica. ?Por que esta en la carcel… o es mejor que no pregunte?

– No, no debes. Eso no importa. Ha cumplido su sentencia…

– Si. ?Y adonde la llevo?

– Tiene una casa cerca de la autopista Tres. Alli vive su hermano. Ella te indicara como llegar.

Entro una enfermera y dijo que Jenny debia descansar. Tenia razon. Parecia agotada.

– No te preocupes por nada. -Me puse de pie-. Estare alli a las once. No me has dicho su nombre.

– Rhea Morgan.

– Muy bien. Vendre a verte manana por la tarde para contarte como me ha ido.

La enfermera me echo.

Al salir del hospital, me di cuenta de que tenia todo el dia por delante y nada que hacer. Aunque todavia no lo sabia, cuando a las once de la manana siguiente conociera a Rhea Morgan, el panorama cambiaria por completo.

A las once y cuatro minutos se abrio el porton del Correccional de Mujeres y aparecio Rhea Morgan.

La recibio un sol palido que luchaba contra la contaminacion y el inevitable polvo de cemento.

Habia estado sentado durante veinte minutos en el Buick, ya reparado. Cuando la vi, apague el cigarrillo y fui a su encuentro.

Es dificil dar una descripcion de esa mujer; lo unico que puedo decir es que tenia un cabello espeso de color cobrizo y que era alta y delgada. Llevaba un abrigo negro gastado y pantalones azul oscuro y sus zapatos estaban cubiertos de polvo. Hay mujeres hermosas, mujeres bellas y mujeres atractivas; Rhea Morgan no encajaba en ninguna de estas tres categorias. Tenia buen aspecto: buena figura, piernas largas y hombros rectos. Sus ojos extraordinariamente verdes me impresionaron. Eran ojos grandes, que observaban el mundo con sospecha, cinica diversion y evidente sensualidad. Cuando nuestras miradas se cruzaron, tuve la sensacion de que me superaba en experiencia sobre la vida.

– Mi nombre es Larry Carr -dije-. Jenny esta en el hospital; ha tenido un accidente. Me pidio que la sustituyera.

Ella me observo. Me desnudo con la mirada. Era algo que nunca habia experimentado antes. Reaccione a su lento examen como lo haria cualquier hombre.

– Muy bien. -Miro el Buick-. Vamonos de aqui. Dame un cigarrillo.

Tenia una voz ronca y baja, tan inexpresiva como sus ojos verdes. Al ofrecerle mi paquete de cigarrillos, le dije:

– ?No quieres saber como esta Jenny?

– Dame fuego.

Comenzaba a encolerizarme. Le di fuego.

– ?No has oido lo que he dicho?

Aspiro el humo profundamente y luego lo exhalo, dejandolo salir por la nariz y la boca.

– ?Como esta?

La indiferencia de su voz me demostro mejor que nada lo tonta que era Jenny.

– Un tobillo roto, una muneca rota, la clavicula fracturada -le informe. Volvio a aspirar el humo.

– ?Tenemos que quedarnos aqui? Quiero irme a casa. Ese es tu trabajo, ?no? ?Llevarme a casa?

Paso frente a mi, se acerco al Buick, abrio la puerta, se sento y volvio a cerrarla.

Senti una rabia feroz. Abri la puerta.

– ?Sal de ahi, maldita perra! -le grite-. ?Puedes ir andando! ?No soy un estupido como Jenny! ?Sal del coche o te saco a la fuerza!

Volvio a chupar su cigarrillo mientras me miraba.

– No creia que lo fueras. No te pongas asi por una tonteria. Te pagare. Llevame a casa y pagare el precio.

Nos miramos y senti aquel deseo sexual que me habia atacado la noche anterior. Tuve que esforzarme por no sacarla fuera a la fuerza y tirarmela alli, sobre la calle polvorienta.

Sus ojos esmeralda eran pura promesa.

Cerre la puerta de golpe, di la vuelta al coche y me sente tras el volante.

Me dirigi a toda velocidad a la autopista Tres.

Cuando me detuve un momento en la interseccion, pregunto:

– ?Como es que te has mezclado con esa pobre estupida? Tu pareces hablar mi lenguaje.

– Manten la boca cerrada. Cuanto mas te oigo menos te soporto.

Ella rio.

– ?Si que eres de los mios!

Me apoyo una mano avida sobre las piernas. Le aparte la mano.

– No hables ni te muevas o te vas andando -le grite.

– Esta bien. Dame otro cigarrillo.

Le tire el paquete y entre en la autopista. Despues de cinco minutos de viaje pasamos por el restaurante Plaza.

– Todavia existe -comento.

De repente, comprendi que aquella mujer habia estado encerrada durante cuatro anos. Aquel pensamiento me produjo una sacudida. Afloje el pie del acelerador.

– ?Adonde te llevo? -le pregunte, sin mirarla.

– Medio kilometro mas adelante y el primer cartel hacia la izquierda.

Segui sus indicaciones y, medio kilometro adelante, gire hacia la izquierda para entrar en un camino de tierra.

De tanto en tanto la miraba de reojo. Estaba sentada apartada de mi, fumaba y miraba hacia delante. De perfil, su rostro parecia esculpido en marmo igual de frio y duro.

Pense en lo que habia dicho: «pagare el precio». ?Se referia acaso a lo que yo creia? Mi deseo sexual me producia oleadas de sangre caliente por todo el cuerpo. No recordaba haberme sentido antes asi, y eso me sorprendio.

– ?Cuanto mas? -le pregunte, con voz ronca.

– Gira a la izquierda al final del camino y habremos llegado -dijo, y tiro la colilla por la ventanilla abierta.

Avance otro medio kilometro y despues gire a la izquierda. Era un camino estrecho y disminui la velocidad. Al frente, pude ver un bungalow de aspecto sordido que parecia abandonado.

– ?Esa es tu casa?

– Asi es.

Me detuve y observe el edificio. No podia imaginar un lugar peor para vivir. La casa estaba rodeada de arbustos y malezas. No tenia valla, probablemente estaria enterrada entre la maleza; habia varias latas vacias, tambores de aceite y papeles tirados.

– Vamos -dijo, impaciente-, ?que estas mirando?

– ?De veras es tu casa?

Encendio otro cigarrillo.

– El miserable estupido de mi padre vivio aqui. Esto es todo lo que nos dejo -dijo-. ?Pero a ti que te importa? Si no quieres seguir adelante puedo andar el resto del camino.

– ?Nos dejo? ?A quienes te refieres?

– A mi hermano y a mi. -Abrio la puerta del coche y salio-. Adios, senor benefactor. Gracias por el viaje. -Y comenzo a andar por el accidentado camino con pasos largos y presurosos.

Aguarde hasta que llego a la puerta principal, luego puse el coche en marcha, me acerque a la casa y baje.

La puerta de entrada estaba abierta. Me asome al pequeno vestibulo. A la izquierda habia otra puerta abierta.

Oi a un hombre decir:

– ?Dios mio, has regresado!

Senti una oleada de frustracion. «Pagare mi precio», me habia prometido.

Avance y cuando Rhea me oyo se volvio.

Nos miramos.

– ?Necesitas algo? -me pregunto.

Aparecio un hombre. Debia de ser su hermano: alto, de buena contextura y con el mismo color rojizo de cabello, cara cuadrada, ojos verdes. Llevaba algo que parecia una camiseta vieja y un par de tejanos gastados. Era unos anos menor que ella, veinticuatro, tal vez menos.

– ?Y este quien es?

– Soy Larry Carr-me presente-. Trabajo para la Asistencia Social.

Nos miramos y senti que empezaba a odiarlo cuando se echo a reir.

– ?Las cosas que te traes! -le dijo a Rhea-. Los gusanos de un queso… Y ahora un asistente social.

– ?Callate! -le grito ella-. El se dedica a hacer el bien. ?Hay algo de comer en esta pocilga?

Mire a uno y otro. Ambos eran de un mundo diferente al mio. Mi mente volo a Paradise City con sus mujeres gordas, viejas y ricas junto a sus perros, Sydney revoloteando de aqui para alla, jovenes de apariencia sexy, y, sin embargo, todo aquel ambiente sordido me atraia.

– ?Que os parece si os dais un bano? -propuse-. Os invito a comer a los dos.

El muchacho hizo a un lado a Rhea y se me acerco.

– ?Crees que necesito un bano?

Entonces lo odie de veras.

– Por supuesto que si… apestas.

Rhea se echo a reir y se puso en medio de nosotros.

– Es de los mios, Fel, dejalo en paz.

El muchacho me miro con los ojos encendidos por encima del hombro de Rhea. Esperaba su primer movimiento. Tenia necesidad de golpearle. Debio de adivinarlo por mi expresion, pues se volvio, atraveso la sala desordenada y sucia, abrio una puerta y desaparecio.

– ?Que recibimiento! -dije-. ?No quieres que te compre algo de comer?

Ella me estudio con sus ojos esmeralda.

– ?Acaso me deseas? -exclamo-. Cuando me tengas, te costara mas que una comida.

Aquello era un desafio y una promesa, y le sonrei.

– Estoy en el hotel Bendix… cuando quieras -dije, y sali de la casa y camine hasta el coche.

Tarde o temprano, me dije, nos encontrariamos; era una experiencia por la que bien valia la pena esperar.

Regrese a Luceville, comi en Luigi, luego compre un racimo de uvas y fui al hospital.

Jenny estaba mejor. Me sonrio con alegria cuando me sente junto a su cama.

– ?Como te ha ido? -me pregunto, despues de agradecerme las uvas.

Le di una version reducida de mi encuentro con Rhea Morgan. Dije que habia ido a buscarla, la habia llevado a su casa y la habia dejado alli. Explique que su hermano parecia dificil y que no me habia mirado con buenos ojos.

Pero a Jenny no se la enganaba tan facilmente. Me observo con detenimiento.

– ?Y que piensas de ella, Larry?

Me encogi de hombros.

– Es ruda. -Trate de dar la impresion de que Rhea no significaba nada para mi-. Le dije que habias sufrido un accidente y que yo te sustituia.

Sonrio con su calida sonrisa.

– No le importo, ?verdad?

– No… no le importo.

– Aun no comprendes, Larry. La gente reacciona cuando se la trata con bondad.

– Pero ella, no.

– Asi es, tienes razon, pero hay muchas personas que si; claro que hay excepciones. Ella es un caso dificil.

– ?Ya lo creo!

Hubo una larga pausa en la que cruzamos la mirada.

– ?Que piensas hacer? No te quedaras aqui, ?no?

– Dime una cosa. Hace dos dias que estas internada en el hospital. ?Ha venido alguien a verte aparte de mi?

Era una pregunta desagradable, pero tenia que saberlo.

– Solo tu, Larry. Nadie mas. -Y, otra vez, su sonrisa.

– ?Y todas las mujeres que te acosan para que las ayudes no han venido a verte?

– Eso no prueba nada, Larry. Tu no lo comprendes. Todas son muy pobres y es costumbre que cuando uno va de visita al hospital lleve algo. Ellas no tienen nada que traer y por eso no vienen.

Asenti.

– Gracias por explicarmelo.

De repente, me pregunto:

– ?Y como anda tu problema, Larry?

– ?Problema? -Por un breve instante no supe a lo que se referia, luego recorde que se suponia que yo tenia un problema, que estaba recuperandome de la perdida de Judy, que habia sufrido un accidente, que no me podia concentrar en el trabajo y que su tio me habia recomendado un cambio de ambiente. Durante los ultimos dos dias, ni siquiera habia pensado en todo aquello.

– Creo que he superado el problema -dije.

– Eso suponia. -Me miro-. Entonces, sera mejor que regreses; esta ciudad no es para ti.

Pense en Rhea.

– Me quedare unos dias mas. ?Quieres que te traiga algo manana?

– Eres un angel, Larry. Gracias… me gustaria algo para leer.

Compre un ejemplar de El arreglo, de Elia Kazan, y se lo hice enviar a su cuarto. Pense que aquel libro le iba a la medida.


CAPITULO CUATRO

<p id="_Toc102097184">CAPITULO CUATRO</p>

Fui en coche a la oficina de Jenny, aparque y subi los seis pisos.

Despues de dejar a Jenny, habia vuelto al hotel. Permaneci en mi sordida habitacion durante una media hora, siempre pensando en Rhea Morgan y de una forma bastante erotica. La deseaba tanto que era como un virus en la sangre. La idea de desvestirla y poseerla me hacia sudar, pero recordaba lo que me habia dicho: «?Acaso me deseas? Cuando me tengas, te costara mas que una comida.»

Pero yo no era un incauto como Jenny. Cuando la poseyera, pues la poseeria, no me costaria ni un centavo.

Sin embargo, primero tenia que conocer mas cosas sobre ella. Sabia que Jenny tendria sus antecedentes y queria leerlos. Aquello podria darme alguna ventaja en los preliminares.

Aquella idea me llevo hasta la oficina. Me detuve detras de la puerta. A traves de los delgados paneles se podia oir el tecleo de una maquina y aquello me sorprendio. Llame, hice girar la manecilla y entre. Detras del escritorio habia una mujer anciana y delgada. Tenia la cara como esculpida en madera. En un rincon, una adolescente se afanaba en la maquina de escribir. Ambas me miraron como si llegara de la luna.

– Me llamo Larry Carr -y dedique mi mejor sonrisa a la cara de piedra-. Trabajaba con Jenny Baxter.

Era una asistenta profesional, no como Jenny: no era ninguna incauta. Podia imaginar ya a las viejas salir corriendo al verla.

– ?Si, senor Carr? -Tenia una voz que seria la envidia de cualquier policia.

– Quise pasar a ver si podia ayudar en algo -dije, mientras echaba una mirada hacia los archivos que estaban detras de la adolescente, que habia dejado de mecanografiar. Acabaria de terminar el bachillerato, era un adefesio sin ningun atractivo. En alguna parte de aquellos archivos podian estar los antecedentes de Rhea-. Si puedo ser util en algo…

– ?Util? -Cara de piedra se puso dura-. ?Tiene algun tipo de preparacion, senor Carr?

– No, pero… -No continue la frase; era gastar saliva inutil. Estaba seguro de que conocia mi historia.

– Gracias, senor Carr. Podemos arreglamos muy bien.

– Solo pense en pasar. -Retrocedi hasta la puerta-. Estoy en el hotel Bendix. Si necesitan ayuda, no duden en llamarme.

– No le molestaremos, senor Carr -dijo, con gesto agrio-. La senorita Baxter siempre llamaba a aficionados, pero ese no es mi metodo.

– Eso me ha parecido -dije, y sali.

Me hubiera gustado hacerlo legalmente, pero si aquella vieja vaca era asi, tendria que hacerlo de forma ilegal. Aun guardaba la llave de la oficina.

Baje los seis pisos y sali a la calle polvorienta. Eran las cinco de la tarde, fui al bar de enfrente y me sente en un sitio desde donde podia vigilar la entrada del edificio. Pedi una cerveza, encendi un cigarrillo y aguarde.

Paso el tiempo. La gente entraba y salia. Una mosca intento entablar amistad conmigo, pero la espante con la mano. Despues de una segunda cerveza, vi salir a Cara de piedra y a la adolescente, que siguieron juntas por la calle. Cara de piedra llevaba a la chica del brazo con gesto posesivo, como si temiera que un hombre apareciera y la violara.

No tenia prisa. Pedi una tercera cerveza, fume otro cigarrillo y despues sali a la calle. Eran las siete y cuarto. Cuando entre en el edificio, salieron dos chicas en minifalda, riendose. En una hora mas seria de noche. No queria encender las luces de la oficina. Eso podria delatarme. Subi los seis pisos por la escalera. Los duenos de las oficinas comenzaban a marchar a sus casas. Pasaban junto a mi mientras subia: hombres grandes y pequenos, gordos y delgados; algunos, con sus mecanografas. No notaron mi presencia. Estaban demasiado ansiosos por regresar a la incomodidad de sus hogares, a comer, ver la television y despues irse a la cama con sus aburridas esposas.

Cuando llegue al sexto piso, una mujer con la cara arrugada como una pasa salio de una oficina; cerro la puerta de golpe y paso corriendo junto a mi como si fuera el estrangulador de Boston. Abri la puerta de la oficina de Jenny, entre, cerre la puerta y puse la llave.

Tarde unos diez minutos en encontrar la ficha de Rhea Morgan. Me sente al escritorio y lei sus antecedentes como si estuviera leyendo los mios propios.

Jenny habia hecho un buen trabajo. El informe estaba escrito por ella. Debio de haber pensado que era demasiado personal para darselo a mecanografiar a otra persona.

Me entere de que Rhea Morgan tenia veintiocho anos. A los ocho la habian detenido por incontrolable. La ingresaron en un correccional. A los diez la pescaron robando perfume y lapiz de labios en un autoservicio. A los trece tuvo relaciones sexuales con uno de los ejecutivos de la institucion. Los pescaron en medio del acto y, unas horas despues, antes de que llegara la policia, el ejecutivo se corto la garganta. La pasaron a un reformatorio mas estricto. Un ano mas tarde, escapo. Unos anos despues la encontraron prostituyendose con los camioneros en la autopista a Nueva York. Esta vez la pusieron en tratamiento psiquiatrico. Tampoco tuvieron exito porque volvio a escapar y permanecio en paradero desconocido durante dos anos. Despues la cogieron con tres hombres que intentaban asaltar un banco. Hubo el atenuante de la edad y la condenaron a un ano. Para entonces, tendria unos diecisiete. Despues de cumplir la sentencia desaparecio de la vista y volvio a aparecer tres anos despues. Esta vez estaba involucrada con dos hombres en el robo a una joyeria. Ella conducia el automovil de la huida. Los dos hombres, armados con pistolas de juguete, habian entrado en una joyeria barata de Miami. Eran aficionados y se disponian a huir cuando aparecio un guardia armado con una 45 automatica. Rhea pudo haber escapado, pero se quedo y la atraparon. Con sus antecedentes, le dieron cuatro anos. Otra vez fuera, la pescaron en el asalto a una estacion de servicio junto a tres hombres. Esta vez, el juez le echo otros cuatro anos, y esa era la historia hasta el momento.

Deje el informe sobre el escritorio y encendi un cigarrillo. Ya conocia sus antecedentes y me intrigo saber algo sobre su hermano. Busque en los archivos pero no encontre nada. Era como si Jenny no hubiera tenido nada que ver con el, pero estaba seguro de que era del grupo de Rhea.

Mientras oscurecia, me quede sentado detras del escritorio pensando en Rhea. Pense en la vida que habia tenido y descubri que la envidiaba. Recorde mi vida hogarena, aburrida, y a mi madre, tan buena, que murio cuando yo tenia quince anos, y a mi padre, que trabajo como un esclavo en una mina de diamantes, hizo mucho dinero, lo invirtio mal y murio derrotado. Rhea habia vivido una vida malsana, pero no habia sido vencida. En el momento en que salio de la prision, siguio su destino en el crimen. Por lo menos, tenia un proposito y un objetivo. El proposito era malo, pero habia establecido las marcas y continuado adelante.

?Malo?

Apague mi cigarrillo y encendi otro.

Me habian ensenado que robar era malo, ?pero lo era en aquel mundo moderno en que vivia? ?No se trataba de la supervivencia del mas fuerte? ?No era una guerra valiente y privada de un individuo contra la policia?

?No era una vida mejor que la de la gente que vivia mendigandole a Jenny?

La mitad de mi mente me decia que estaba equivocado, pero la otra mitad me decia que no. Supe que, de pronto, Rhea se habia convertido en la persona mas importante de mi vida. Sentia una fascinacion sexual, pero tambien envidiaba el hecho de que pudiera tener mas coraje que yo. Tuve deseos de experimentar lo que ella habia experimentado. Ser perseguido por la policia. Esa era una experiencia que deseaba tener. Pense en como se habria sentido cuando vivio aquella tension y, sin embargo, no salio huyendo de la joyeria. Le envidiaba aquella experiencia. Senti la necesidad de descubrir si realmente tendria coraje bajo fuerte presion, como lo tenia ella.

Se estaba haciendo de noche, asi que guarde el informe en el archivo y vacie el cenicero en un sobre que guarde en el bolsillo. No queria que Cara de piedra se enterara de que habia estado en la oficina. Despues, me fui.

Mientras bajaba por la escalera, pense en Rhea y su hermano en aquel sordido bungalow, y senti envidia.

?Judy?

Segui bajando la escalera.

Judy estaba muerta, pero Rhea estaba viva.

Lo que tendria que haber hecho era abandonar el hotel Bendix y regresar a Paradise City. Tendria que haber llamado al doctor Melish y ponerme en sus manos. Tendria que haberle dicho que habia conocido a una mujer con antecedentes criminales que me obsesionaba sexualmente. Tendria que haberle confesado que sentia la urgente necesidad de experimentar las cosas que ella habia hecho, porque cuando poseyera a aquella mujer ella y yo debiamos estar en las mismas condiciones: yo tan malo como ella y ella tan mala como yo. Tendria que haber admitido que como ella era mujer y yo hombre, me obsesionaba la idea de que cualquier cosa que ella hiciera, yo podia hacerla mejor. Quiza, me habria ayudado. No lo se porque no le di la oportunidad de hacerlo. No abandone el hotel y tampoco hui a Paradise City.

Entre en un bar cualquiera y me puse a juguetear con un sandwich pasado y una cerveza mientras pensaba en Rhea. Por fin, subi al Buick y fui hasta su casa.

Me atraia con tanto magnetismo que no podia resistirme.

Al final del camino de tierra que conducia a su casa, deje el coche, apague las luces y continue a pie. A medida que me acercaba al bungalow alcanzaba a oir una estridente musica de jazz de alguna radio. Despues, llegue a la curva del sendero que iba hasta la casa y puede ver las ventanas iluminadas.

Me acerque todo lo que pude y permaneci oculto tras un arbol mirando hacia las ventanas al igual que un hombre en el desierto mira un oasis sin saber que es un espejismo.

Era una noche calida. Las ventanas estaban abiertas. Eran las diez. Vi moverse una figura a traves de la luz… el hermano. ?Entonces, el estaba alli! Avance con cautela, eligiendo el camino por entre las latas vacias cuidando de no hacer ruido, pero era una precaucion inutil. Con la radio a todo volumen podria haber hecho todo el ruido que quisiera y no me habrian oido.

Con el corazon palpitante, me acerque a la ventana lo suficiente para mirar sin ser visto.

Ahora, podia ver al hermano con toda claridad. Recorria la habitacion al ritmo de la musica con una lata abierta en una mano y una cuchara en la otra. Al mismo tiempo, se llevaba a la boca una pasta de aspecto pegajoso. Mire a ver si descubria a Rhea. Estaba recostada en un sillon destartalado, con el cuero roto y todo el relleno sucio afuera. Llevaba una camisa roja y un pantalon apretado que parecia pintado. Senti que se me aceleraba el pulso al ver sus piernas largas y sus muslos delgados. Un cigarrillo pendia de sus labios finos y duros. Miraba fijamente el techo y su rostro era una inexpresiva mascara de marmol mientras el hermano seguia saltando y contoneandose al ritmo de la musica y alimentandose.

Alli de pie observandola, me pregunte que pasaria por su cabeza. ?Que pareja! Una parte de mi mente sana pensaba eso, pero la otra, en realidad, los envidiaba. Luego, de repente, ella se inclino hacia delante y apago la radio, que estaba en una silla a su lado. El silencio que cayo sobre el bungalow y sobre mi fue como un golpe fisico.

– ?Basta! -le grito-. ?Siempre tienes que actuar como un maldito imbecil?

El hermano permanecio inmovil, con los hombros arqueados y las manos hacia delante en actitud amenazadora.

– ?A que mierda te refieres? -grito-. ?Enciende la radio!

Ella tomo el aparato, se puso de pie y con inusitada violencia lo arrojo contra la pared. La caja se abrio y las pilas se cayeron.

Entonces, el hermano arremetio contra ella y le pego en la cara. Rhea se tambaleo. El siguio gritandole y volvio a pegarle.

Yo ya estaba en movimiento, accionado por la rabia que ardia dentro de mi. Entre en la habitacion justo cuando el levantaba la mano para volver a pegarle. Lo cogi de la muneca, lo hice volverse y le hundi el puno en plana cara. El se alejo, trastabillando. Salte sobre el y, cuando aun estaba mareado y sin equilibrio, le pegue en la ingle.

Dejo escapar un gemido y cayo de rodillas. Me puse encima de el, uni las manos entrelazando los dedos y le pegue en el cuello. Me importaba un comino matarle como tampoco me habia importado Spooky Jinx. Cayo, inconsciente, a mis pies.

Me volvi para mirar a Rhea, que estaba inclinada contra la pared. Tenia la mejilla izquierda lastimada. Todavia estaba mareada por las bofetadas recibidas, pero sus ojos descansaban en el cuerpo de su hermano.

– El esta bien -le dije-, no te preocupes. ?Como estas tu? -Mi fuego interno empezaba a apagarse-. Pasaba por aqui.

Ella se arrodillo junto a su hermano y le dio la vuelta. Le sangraba la nariz, pero respiraba. Me miro con los ojos encendidos.

– ?Sal de aqui! ?Aqui no te queremos! ?Sal y no regreses! -me dijo, con tono maligno.

Nos miramos durante un largo momento.

– Cuando estes lista -le dije-, me encontraras en el hotel Bendix. Esperare.

Sali a la noche oscura y calida, sintiendo el dolor en los nudillos, por el golpe.

Regrese a Luceville seguro de que habia dado un paso adelante. Le habia demostrado que era mejor que su hermano. Pero eso no era suficiente. Tenia que probarme a mi mismo que tenia mas agallas que ella.

Cuando entre en la deprimente habitacion del hotel, el telefono estaba sonando. Primero dude… y luego levante el auricular.

– ?Larry! ?Mi querido muchacho!

Mi mente retrocedio al pasado. Nadie me hablaba asi, excepto Sydney Fremlin.

Me tire en la cama.

– Hola, Sydney.

Me dijo que habia intentado dar conmigo. Que no sabia cuantas veces habia llamado al hotel, pero que siempre estaba fuera. El tono de reproche de su voz no me afecto en absoluto.

– ?Como estas Larry? ?Cuando piensas regresar? ?Te NECESITO!

Mi mente se alejo de su voz melosa y pense en Rhea y su mejilla lastimada.

– ?Larry! ?Me estas escuchando?

– Regresare -respondi-, pero dame un poco mas de tiempo. Tal vez… un mes. ?Que te parece?

– ?Un mes? ?Pero, Larry, te necesito AHORA! La gente pregunta por ti. Dime como estas. ?No podrias volver la semana que viene?

– ?Terry no trabaja bien?

– ?Terry? -pregunto alzando el tono de voz-. ?Ni me lo menciones! ?Es… insoportable! ?Vuelve, Larry, y lo pondre de patitas en la calle!

Empezaba a aburrirme con su charla y le interrumpi.

– Regresare, pero no antes de un mes.

– ?Un mes? -La voz de Sydney se convirtio en un grito.

– Asi es. -Y corte.

Fui hasta el bano y puse la mano dolorida bajo el agua fria. El telefono empezo a sonar otra vez. Seria Sydney. Ignore la llamada. Tras una larga y desesperada insistencia, dejo de sonar.

Me recoste en la cama.

Mis pensamientos me hacian sentirme orgulloso.

Me dije que era un hombre realmente notable. Spooky…, siete de sus compinches… y, ahora, me habia encargado del hermano de Rhea.

Pronto, ella vendria a mi. Estaba seguro de ello y era lo que queria. Queria que viniera a mi y se entregara. Estaba preparado para esperar.

Sin embargo, primero tenia que estar en igualdad de condiciones con ella.

El incentivo comun de la mayoria de los crimenes es el dinero, pero yo tenia mucho dinero ya que Sydney me pagaba sesenta mil dolares al ano. Al pensar en el crimen, me di cuenta de que estaba en una posicion unica. Ahora, queria cometer un crimen para experimentar la misma tension, el mismo peligro, la misma excitacion que debio de experimentar Rhea, aunque nada de lo que robara me sirviera.

El mero acto de robar seria lo que me daria satisfaccion: el final del producto no tenia importancia.

Me dije que tenia que romper el hielo. Despues de pasar un rato, decidi que lo primero que robaria seria un automovil. Eso no resultaria dificil. Conduciria el automovil por la ciudad y luego lo dejaria cerca de donde lo habia robado. Una vez hecho eso, seria un ladron… Y eso me equipararia con Rhea. Las posibilidades de que me atraparan eran remotas y eso me proporcionaria un poco de tension, que era lo unico que queria.

?Para que pensar en ello? ?Por que no hacerlo?

Mire el reloj. Eran las doce y ocho minutos de la noche.

Aun con ese sentimiento de orgullo, me puse la chaqueta, apague las luces y abandone el cuarto. No use el ascensor sino que baje silenciosamente por la escalera, atravese el vestibulo donde roncaba el sereno y sali a la calida noche.

Robar un coche era mas complicado de lo que habia imaginado. Camine hasta el aparcamiento mas cercano pero encontre a un guardia patrullando a la entrada. Cuando me vio, el hombre me miro con ojos recelosos y me senalo la porra.

– ?Necesita algo? -me pregunto, con voz de policia.

– No a usted -conteste, y segui caminando.

Tome unas calles laterales donde habia varios coches aparcados. Cada vez que me detenia a ver si la puerta de alguno estaba cerrada con llave, aparecia alguien de entre la oscuridad y me miraba antes de seguir andando. Descubri que estaba sudando y que el corazon me latia con fuerza. Aquello era precisamente tension y tuve que admitir que no me gustaba.

Solo a la una de la manana pude encontrar un automovil con la puerta abierta y las llaves del motor puestas.

«Aqui voy», pense y me limpie las manos sudorosas en la parte de atras de los tejanos. Mire a uno y otro lado de la calle vacia y, despues, con el corazon palpitante, me introduje detras del volante. Con mano temblorosa, hice girar la llave y aprete el acelerador. Hubo un sonido sordo y debil que no tardo en desaparecer. Con el rostro empapado, estudie el interior del automovil. Tantee para localizar el boton de las luces, lo encontre y las encendi: un resplandor amarillento que no tardo en desaparecer.

?Estaba intentando robar un coche sin bateria!

Mis. nervios llegaron al limite. Suficiente excitacion por una noche. Sali del coche, cerre la puerta y comence a caminar por la calle. Tenia una sed atroz y me dolian los muslos como si hubiese corrido dos kilometros sin parar.

«Esto es la tension, entonces», me dije, ?pero, que habia hecho en realidad? Habia tratado de robar un coche, algo que hacian miles de adolescentes cada dia de la semana, y no lo habia logrado. ?Que ladron! ?Como se habria burlado Rhea si se hubiese enterado de esa cobarde actuacion!

Empece a darme cuenta de que pasar de la honestidad, en la cual me habia movido durante mas de treinta anos, a la deshonestidad presentaba un obstaculo que necesitaba mas coraje del que tenia en aquel momento.

Al final de aquella calle, vi un bar que permanecia abierto toda la noche. Entre a tomar una cerveza. Solo habia tres personas alli: el borracho de siempre, una prostituta gorda y vieja y un homosexual, un muchacho de unos dieciocho anos con un traje de color cereza, el cabello suelto hasta los hombros y un reloj de oro alrededor de su delgada muneca. Me miro. Cuando vi su reloj, se me ocurrio una idea. Me lleve la cerveza a una mesa alejada y le mire fijamente. No tardo mucho en estar a mi lado.

– ?Podemos ser amigos? -me pregunto, en tono ansioso-. Estoy seguro de que te encuentras tan solo como yo.

Le mire de arriba abajo.

– ?Cuanto?

– Diez dolares… Lo pasaras muy bien conmigo.

– ?Tienes algun lugar?

– Hay un hotel al final de la calle… Me conocen.

Termine la cerveza y me puse de pie.

Salimos a la calurosa oscuridad de la noche y empezamos a andar. De vez en cuando, me dirigia una sonrisa y caminaba muy cerca, como si temiera perderme. Se aparto cuando nos cruzamos con un policia, que nos miro y luego escupio en la alcantarilla.

– No queda lejos, querido -dijo el muchacho-. Justo en la esquina.

Me volvi. Ya no veia al policia y no habia nadie cerca. Pasabamos por un callejon con cubos de basura que despedian mal olor. De repente, lo empuje hacia el callejon.

Dejo escapar un grito de protesta, pero solo uno. Senti placer al pegarle porque no era de los mios. Le di con el puno en la mandibula y lo tire al suelo, dejando que su cabeza cayera sobre una pila de cascaras de patatas. Me incline sobre el y le arranque el reloj de oro, regalo quiza de algun cliente. Mire a uno y otro lado de la calle y luego me aleje.

Me dirigi de regreso al hotel.

Pase por otro apestoso cubo repleto de desperdicios, me detuve para apartar un poco la basura y arroje el reloj dentro.

Ahora si que estaba orgulloso.

Habia roto el hielo. ?Era un ladron!

A la manana siguiente, desperte de una noche inquieta y oi una voz en mi mente decirme con claridad: «Debes irte de aqui esta misma manana y regresar a Paradise City. Debes ver al doctor Melish y contarle lo que te sucede. Debes contarle lo ocurrido anoche y pedirle ayuda.»

Termine de despertarme y mire alrededor. La voz habia sonado con tanta claridad que pense que habia entrado alguien.

Despues, me di cuenta de que habia estado sonando y me deje caer sobre la almohada.

No podia regresar. El doctor Melish no podia ayudarme porque yo no queria ser ayudado. Pense en Rhea y mi deseo se hizo tan intenso que tuve que levantarme y darme una ducha de agua fria para calmar el calor de mi cuerpo. Me afeite, me puse los tejanos y la camiseta y baje al comedor a tomar dos tazas de cafe malo.

Habia varios viajantes que tomaban el desayuno mientras consultaban sus notas. Ninguno me presto mucha atencion. Encendi un cigarrillo y pense en los acontecimientos de la noche anterior.

?Que actuacion tan cobarde!

?Rhea se habria burlado de mi de haber estado alli!

?Como pude fallar en la operacion del robo del coche! Y despues, aquel estupido mariquita. ?Cualquiera podia haberlo hecho! ?Que riesgo habia corrido? Le habia robado el reloj, que era tal vez su unica posesion. No podia estar orgulloso de algo asi. Recorde cuando Spooky Jinx me habia llamado Rata. Por lo que habia hecho la noche anterior, el nombre me iba a la medida.

Sin embargo, me dije que aquella noche seria diferente. Aquella noche empezaria a formar parte de los "grandes", pero necesitaba planearlo todo con cuidado. Me quede alli pensando y fumando hasta elaborar un plan de accion.

Sali del hotel, subi al Buick y abandone la ciudad. A unos kilometros al norte por la autopista habia un pueblecito llamado Jason's Halt. Era un pueblo que cultivaba naranjas, pequeno, prospero y limpio. Su calle principal estaba repleta de camiones y comerciantes negociando con las naranjas. Aparque el coche y anduve hasta encontrar un autoservicio. Me abri paso entre el gentio ocupado en las compras del fin de semana: una masa de gente ensimismada en lo suyo, para la cual yo era invisible.

Me acerque hasta el bar, pedi un sandwich de carne y una cerveza y luego hui por la escalera mecanica a la seccion de juguetes. Alli pedi un revolver de juguete y mencione a un sobrino inexistente. La vendedora me mostro varios revolveres, pistolas automaticas y hasta una Coronel Cody Colt. Elegi una Beretta, que se habia hecho famosa por 007. Era una replica exacta y tenia un aspecto amenazador cuando se la sostenia en la mano. Despues, fui a otra seccion y compre un bolso de mano con las iniciales TWA pintadas a un lado. De alli, fui a la seccion de hombre y, despues de mucho buscar, compre una chaqueta de color rojo fuerte con bolsillos negros: una chaqueta que no pasaria inadvertida. Despues, fui a la parte de cosmeticos y compre una peluca de estilo Beatle y un par de gafas de sol de cristal de espejo, de los que permiten ver y ocultan el rostro.

Guarde todas las cosas en el bolso y regrese a Luceville.

Eran cerca de las cuatro y cuarto de la tarde.

Cuando me dirigia al hotel, pase por el hospital de la ciudad y recorde que no habia visto a Jenny y que ella estaria preguntandose por mi. Justo en aquel momento, quedaba un aparcamiento libre y meti el coche por puro impulso. Permaneci sentado unos minutos tratando de decidir si realmente deseaba volver a ver a Jenny. No tenia ganas de verla, pero la otra parte de mi mente me decia que si. Baje del coche y entre en una libreria donde compre El dia del Chacal, de Forsyth, y El poder y la gloria, de Graham Greene.

– Estaba pensando en ti -me dijo Jenny, despues de agradecerme los libros-. Me gustaria que volvieras a casa.

– No bromees. -Le sonrei y pense en lo diferente que era de Rhea-. Todavia no estoy preparado para la pompa y el brillo de Paradise City.

– ?Pero que haces todo el dia?

Me encogi de hombros.

– Paseo. Esta ciudad me encanta.

– Te has herido la mano.

Todavia tenia rojos los nudillos por haberle pegado al hermano de Rhea.

– He tenido problemas con el coche… Me lastime con una llave inglesa. ?Y tu, como estas, Jenny?

– Reponiendome. Los tobillos requieren tiempo.

Le conte lo de Cara de piedra y la chica.

– No me quieren.

– La senorita Mathis es muy profesional. -Jenny meneo la cabeza-. ?Te molesta?

– En realidad, no. -Hice una pausa y luego le pregunte lo que deseaba saber-. Dime una cosa, Jenny…, el hermano de Rhea Morgan… parece tener mal caracter. ?De que vive? ?Tu lo sabes?

– ?Fel?

– ?Se llama asi, Fel Morgan?

– Feldon… Su abuelo era Feldon Morgan. Le pusieron ese nombre por el. A su abuelo lo mataron cuando intentaba robar un banco.

– ?De veras? ?Y sabes de que vive este Fel?

– Hace algo relacionado con la venta de coches viejos… chatarra… Vende cosas de ese tipo. ?Por que quieres saberlo?

– Por ese bungalow… ?Que sitio! ?Nunca pense que alguien pudiera vivir en un sitio asi!

– Sin embargo, asi es. A mucha gente no le importa como ni donde vive. -Hizo una mueca-. Rhea me preocupa. Podria volver a meterse en problemas en cualquier momento. Su hermano no ayuda. Esta obsesionada con ser rica. No acepta el hecho de que si se quiere dinero hay que trabajar por el… Dice que no esperara tanto tiempo. Le he hablado muchas veces, pero es inutil. Empiezo a creer que es un caso perdido. Odio tener que decir eso de una persona, pero creo que es asi. Presiento que pronto volvera a meterse en lios y regresara a la carcel por mucho tiempo.

– Bueno, es asunto suyo -dije-. Pero eso habla de lo duro que es tu trabajo.

Levanto una mano y despues la dejo caer sobre la cama.

– No me quejo. Es mi trabajo. -Hizo una breve pausa y prosiguio-. Cada uno debe vivir su propia vida. De vez en cuando, siento que si puedo influir en ellos y eso me gratifica. -Me sonrio-. ?Sobre ti, Larry, no puedo influir ni un poquito? ?Por que no regresas a casa y olvidas esta ciudad, solo por complacerme?

Varias ideas pasaron por mi mente. Jenny era una persona dedicada a hacer el bien: una mujer que subia la escalera en otra direccion. Yo tenia otras cosas en la cabeza. Era la oportunidad de enganarla. Iba a estar en la cama dos semanas mas y no podria controlarme.

Fingi dudar y luego asenti, como si hubiese tomado una decision.

– Muy bien, Jenny, me has convencido -dije-. Me ire. Tienes razon. Estoy perdiendo el tiempo aqui. Odio dejarte. Has sido una buena amiga, pero tienes razon. Me ire a primera hora de la manana.

Tal vez sobreactue. Tal vez ella fuera mas inteligente de lo que yo creia. Me miro con tristeza.

– He aprendido que cada persona debe vivir su propia vida. Pocas personas aceptan un consejo. Yo lo intento, pero la gente no escucha, asi que no queda mucho por hacer, ?no?

De repente, senti deseos de contarle todo lo que me estaba sucediendo. Sabia que jamas se lo contaria al doctor Melish, pero habia algo en ella, que me miraba con aire interrogante, que me instaba a confiar.

Entonces, aparecio Rhea en mi mente, y el momento de la confesion se desvanecio.

Toque sus manos, force una sonrisa, efectue algunos comentarios banales sobre el mantenernos en contacto y sali del hospital, con la mente ya ocupada en lo que tenia que hacer aquella noche.

De vuelta a la habitacion del hotel, saque las cosas que habia comprado. Me puse la chaqueta, despues la peluca y, por ultimo, las gafas de espejo. Con la Beretta de juguete en la mano fui a mirarme en el espejo.

Me observe con detenimiento.

Parecia bastante estrafalario y estaba seguro de que nadie podria reconocerme. Separe los labios para dejar los dientes al descubierto en un gesto destinado a inspirar temor. Levante el arma y apunte a mi imagen en el espejo: «?Esto es un asalto!», grite.

Si aquella aterradora imagen se me hubiera aparecido en mi oficina de Paradise City, le habria entregado todos los diamantes de la caja fuerte sin dudarlo un instante.

Satisfecho, me quite la peluca, las gafas y la chaqueta y los guarde con cuidado, junto con el arma, en el bolso. Estaba seguro de que, por haberlos comprado en Jason's Halt, la policia no podria rastrear todos los articulos. Me sentia satisfecho de mi mismo.

Ahora, tenia que aguardar hasta la medianoche y, luego, entraria en la liga de los grandes.

Me tumbe en la cama y revise la operacion. Repase el dialogo que iba a utilizar. Despues de quedar satisfecho con mi actuacion, me puse a dormir. Me alegre de poder hacerlo.

Aquello probaba que mis nervios estaban bien.

Alrededor de las nueve, me desperte y baje al bar de enfrente a comer spaghetti con albondigas en una salsa grasienta. Me tome mi tiempo. Despues de abandonar el bar, regrese al hotel, recogi el bolso y anduve hasta mi coche, que habia dejado aparcado al final de la calle.

Sali de la ciudad y tome la autopista. A tres kilometros de Luceville estaba la estacion de servicio de Caltex. Nunca me habia detenido alli, pero habia pasado por delante varias veces. Siempre estaba llena y permanecia abierta toda la noche.

Al pasar por alli, reduje la velocidad. Habia un hombre grandote y pesado, con uniforme blanco, poniendo gasolina en un coche. No vi a nadie mas. Me alegre de que aquel hombre estuviera de turno esa noche y solo.

Di la vuelta en redondo y regrese a Luceville. Pase las dos horas siguientes en un cine de sesion continua, viendo un viejo western. Era bastante bueno y me mantuvo entretenido.

Cuando se encendieron las luces, sali a la calle calurosa y polvorienta entre el publico y subi al coche.

Permaneci inmovil un momento antes de poner el motor en marcha.

«Alla voy», pense, un tanto desconcertado porque el corazon me latia fuertemente y tenia las manos empapadas.

A unos trescientos metros de la estacion habia un hueco para aparcar el coche. Entre y apague las luces y el motor. Desde alli observe el cartel luminoso que decia: CALTEX. Sali del coche y, manteniendome en la oscuridad, me puse la chaqueta, la peluca y las gafas. Me temblaban tanto las manos que al sacar el arma de juguete del bolso se me cayo al suelo. Estuve buscandola en el cesped durante unos desesperados segundos.

El corazon me palpitaba con fuerza. Por un momento, dude entre regresar al hotel o seguir adelante con el plan.

Entonces, la imagen de Rhea con su cabello rojo y sus ojos verdes sensuales y cinicos aparecio en mi mente y pude tranquilizarme.

Camine hacia las luces de la estacion de servicio.

Un solo coche paso por la carretera junto a mi.

Al acercarme, disminui el paso.

Segui avanzando, siempre manteniendome en las sombras. Ya divisaba la oficina iluminada. El obeso empleado estaba viendo la television con un cigarrillo en la boca.

La tension me hacia latir el corazon con tanta fuerza que me resultaba dificil respirar. Me quede inmovil observando al hombre. El camino estaba desierto. Si iba a hacerlo, debia ser sin perdida de tiempo.

De repente, me oi reprocharme: «?Estas loco? ?Podrias terminar en la carcel!». Sin embargo, segui avanzando aferrando el arma con tanta fuerza que empezaron a dolerme los dedos.

Cuando abri la puerta, el hombre me miro. Al verme se puso tenso y, cuando diviso el arma, quedo petrificado.

– Esto es un asalto -dije, sin ningun grito que infundiera temor. Estaba tan asustado como el.

Nos miramos el uno al otro. El hombre tendria unos cincuenta anos, era obeso, de tipo paternal, tenia el cabello corto con algunas canas y los ojos marrones y duros.

Se recupero del susto. Estudio el arma que tenia en la mano y se tranquilizo.

– Aqui no hay dinero, hijo -dijo, con serenidad-. Mala suerte.

– Dame el dinero o disparo. -El temblor de mi voz me enfermo. Sabia que era tan amenazador como un raton.

– Aqui tenemos un sistema, hijo -explico, como si hablara con un nino-. Una caja de seguridad. Cada dolar que hago va a parar a esa caja de acero y solo el dueno puede abrirla.

Le mire con el rostro empapado.

– Le regale una de esas pistolas a mi hijo para Navidad -me dijo-. Le encanta James Bond. -Sus ojos se desviaron hacia la pantalla de television-. ?Que tal si te vas? Tal vez sea anticuado, pero a mi me gusta Bob Hope. -Y dejo escapar una carcajada ante un chiste de Hope.

Derrotado, sali a la oscuridad, al coche y de regreso al hotel.


CAPITULO CINCO

<p id="_Toc102097185">CAPITULO CINCO</p>

De vuelta a la habitacion del hotel, me tire en la oscuridad, desesperado.

?Rata!

La burla de Spooky me resonaba en los oidos.

?Si… Rata!

Me dolia la cabeza y temblaba de frustracion y verguenza. ?Era un cobarde! ?Tenia que haber algun fallo en mi mecanismo! Al parecer, solo cuando me ofuscaba podia actuar, pero a sangre fria daba tanto miedo como un raton.

Ahora comprendia que mi intento por competir con los antecedentes de Rhea habia sido inutil. Sabia que no tenia el coraje de volver a intentarlo y estaba seguro de que entonces me arrestarian. ?Era un aficionado inutil y sin esperanzas! Habia tenido suerte con el empleado de la gasolinera. En seguida se habia dado cuenta de que el arma era de juguete y me habia echado con el desprecio que me merecia.

Volvi a pensar en Rhea. Mi cuerpo ardia de deseos por ella. Era inutil seguir repitiendome que estaba loco, que la maldad de aquella mujer podia destruirme. Su canto de sirena resonaba todo el tiempo en mi mente de manera irresistible.

Recorde lo que habia dicho: Cuando me tengas, te costara mas que una comida. Recorde su expresion, sus ojos verdes llenos de promesas sexuales. su cuerpo levemente inclinado hacia el mio, su sonrisa sensual.

?Ahora me importaba un comino lo que me costara! Habia perdido mi arrogante confianza en que la conseguiria por nada. ?Tenia que poseerla! ?Aunque fuera en sus terminos! ?Que querria? Jenny habia escrito en su informe que aquella mujer habia sido una prostituta. ?Y si le ofreciera doscientos dolares? Era un precio mas que suficiente para una puta. ?No rechazaria doscientos dolares! Tal vez, una vez que la tuviera me olvidaria de ella.

Empece a relajarme aunque todavia me dolia la cabeza. Con impaciencia, salte de la cama, me puse ocho aspirinas en la boca y las trague con agua. Regrese a la cama a esperar que las pastillas surtieran efecto. El dinero lo compraba todo, siempre y cuando se tuviera suficiente. ?Yo la compraria a ella! Esta obsesionada con hacerse rica, me habia dicho Jenny. Estaba seguro de que Rhea saltaria con doscientos dolares. Ahora no me importaba tener que comprarla. El ferviente deseo que me invadia y atormentaba me exigia verla desnuda en una cama. Luego, cuando hubiera satisfecho esa necesidad, regresaria a Paradise City y me olvidaria de ella.

Todavia pensando, me quede por fin dormido.

A la manana siguiente, mas confiado, fui al banco y cambie cinco cheques de viajero de cien dolares cada uno. «Por si acaso», me dije. Le ofreceria doscientos dolares y subiria hasta quinientos si era necesario, pero estaba seguro de que con doscientos aceptaria.

Regrese al lugar donde habia aparcado el Buick, puse el motor en marcha y, cuando estaba a punto de salir, recorde a su hermano. ?Estaria alli? ?Estaria cerca de aquel sordido bungalow? Me aferre con fuerza al volante. No podria hacer mi oferta si el estaba en el bungalow.

Aquello era un problema y me invadio una ola de frustracion. Apague el motor, sali del coche y empece a andar. El reloj del Ayuntamiento daba las diez. Tenia que contener mi impaciencia. Tendria que aguardar por lo menos hasta el mediodia y, aun entonces, no podria estar seguro de que el hermano hubiera salido a trabajar. Camine sin rumbo, sin ver a nadie; Rhea me taladraba la cabeza. Segui asi hasta que el reloj dio las once. Para entonces, estaba listo para subirme a un arbol. Entre en un bar y pedi un whisky doble con hielo.

La bebida me calmo un poco. Encendi un cigarrillo y, justo cuando iba a pedir otro trago, vi salir a Fel Morgan de un polvoriento Buick 1960 aparcado en la acera de enfrente.

Me apresure a pagar la cuenta y salir del bar. Fel ya se alejaba con las manos en los bolsillos de sus tejanos. Una camiseta blanca toda manchada resaltaba su musculatura.

Lo segui a unos metros de distancia. Me detuve y lo vi entrar en una tienda y saludar a un hombre en mono que luchaba con un trozo grande de metal oxidado.

Con el corazon palpitante y la respiracion entrecortada, regrese corriendo al lugar donde habia dejado el coche. Sali disparado hacia la autopista 3.

Veinte minutos despues, llegaba al camino de tierra que llevaba al bungalow de los Morgan.

Todo el tiempo, me repetia sin cesar: «Por favor, Dios, haz que este en casa.»

Cuando llegue al bungalow adverti que la puerta de entrada estaba abierta. Apague el motor y permaneci sentado, aferrado al volante, escuchando los latidos de mi corazon mientras observaba la puerta abierta. Me quede asi un minuto o mas, luego sali del coche y, presa de fiebre sexual, atravese la hierba esquivando la basura dispersa.

Cuando llegue junto a la puerta, aparecio Rhea.

Nos miramos.

Se habia arreglado desde la ultima vez que la vi. Llevaba un vestido de algodon que le llegaba por encima de las rodillas. Tenia las piernas y los pies desnudos y llevaba un collar azul barato en el cuello. Su rostro era tan frio e inexpresivo como siempre y sus ojos verdes, igualmente cinicos.

– Hola -me dijo, con su voz ronca que me hizo temblar-. ?Que quieres?

– Ya sabes lo que quiero -respondi, intentando mantener la voz firme.

Me estudio y retrocedio unos pasos.

– Sera mejor que entres y hablemos.

La segui hasta la sordida sala. Habia una cafetera descascarada y dos tazas sucias de cafe sobre la mesa. Un cenicero de lata lleno de colillas ocupaba el centro.

La observe andar hasta el destartalado sillon y hundirse en el. El vestido le descubrio los muslos y, cuando cruzo las piernas, alcance a vislumbrar una braga azul.

– Pense que ibas a esperar hasta que yo fuera a buscarte. -Cogio un paquete de cigarrillos que habia sobre la mesa.

– ?Cuanto? -pregunte, con voz ronca-. ?No lo enciendas! ?Dime cuanto y vayamos al grano!

Encendio un cigarrillo y me miro desafiante.

– ?Por Dios! ?Que calentura!-exclamo.

Con mano temblorosa saque dos billetes de cien dolares del bolsillo y se los tire sobre el regazo.

– ?Vamos de una vez!

Ella tomo los billetes y los estudio con rostro inexpresivo; luego, me miro. Esperaba ver un atisbo de avaricia, incluso de placer, pero la mascara helada de su rostro me dejo perplejo.

– ?Y esto para que es? ?Doscientos dolares? Tienes que mirarte la cabeza.

Eso fue lo mas sensato que jamas oiria de labios de Rhea, pero no me importo. La deseaba con una urgencia que se acercaba a la locura y estaba decidido a poseerla.

Saque los tres billetes de cien restantes y se los arroje. A pesar de que la deseaba con locura, nunca habia odiado tanto a nadie.

– ?Es mas de lo que vales, pero tomalo y terminemos con esto! -dije, con violencia.

Lenta y deliberadamente, doblo los cinco billetes con cuidado y los coloco sobre la mesa. Se reclino en el sillon mientras exhalaba el humo y me observaba.

– En una epoca, me entregaba por un dolar -me dijo-. Hubo otra epoca en que me entregaba por veinte dolares. Incluso una vez me dieron cien. Cuando se pasan tantos anos en la carcel, se tiene tiempo para pensar. Yo se muy bien lo que quieren los hombres. Se lo que tu quieres y se que lo tengo, y quiero dinero: no cien dolares, ni quinientos, ni cinco mi ?quiero dinero de verdad! Hay varios viejos decrepitos y estupidos en este pais que valen millones. Voy a encontrar a uno de esos viejos gordos y estupidos y le voy a vender mi cuerpo por dinero de verdad. Me llevara tiempo, pero lo encontrare. -Senalo con desprecio el dinero sobre la mesa-. Llevatelo, Rata. Mis piernas permaneceran cruzadas hasta que encuentre a un viejo con el dinero que quiero.

Me quede de pie, mirandola.

– ?No necesitas los quinientos dolares?

– No tus quinientos dolares.

La deseaba tanto que perdi lo que me quedaba de orgullo.

– ?Por que no? Quinientos dolares por media hora. Vamos… Toma el dinero y vayamos a lo nuestro.

– Ya lo has oido, senor Larry Diamantes Carr.

Me quede petrificado y la mire.

– ?Que estas diciendo?

– Se quien eres. Fel lo investigo. Tomo el numero de tu matricula y lo verifico en Paradise City. Eres un personaje bastante conocido, ?no es asi, senor Larry Diamantes Carr?

Una luz roja se encendio en medio de mi locura, advirtiendome que me alejara de aquella mujer, pero ya habia ido demasiado lejos y la luz pronto desaparecio.

– ?Que importa quien soy? -pregunte-. Soy como cualquier otro hombre. ?Toma el dinero y desvistete!

– ?Si tu no lo tomas, muneca, lo hare yo! -dijo Fel detras de mi.

Me volvi y lo vi recostado contra el marco de la puerta, observandome con una sonrisa divertida en el rostro.

Al verlo, senti renacer la rabia loca que habia experimentado antes, y el se dio cuenta por mis ojos.

– Tranquilo, amigo -me dijo-. Estoy de tu lado. Esta perra se esta haciendo la dificil. ?Quieres que te lo arregle?

Rhea se puso en pie de un salto y recogio el dinero de la mesa con una mano.

– ?Si te acercas, maldito, te arrancare los ojos! -le advirtio a su hermano.

– Y lo creo -me dijo-. ?Que os parece si nos tranquilizamos y conversamos un poco? Hemos estado hablando de ti. Podriamos hacer un trato. ?Que te parece cambiar unos diamantes por una vagina?

Mire a Rhea.

– ?Que te parece, eh? -prosiguio-. Ella aceptara. Se le ocurrio a ella cuando le conte quien eras. No lo conseguiras sin diamantes. Hablemoslo.

– Devuelveme mi dinero -le dije a Rhea.

Ella me sonrio burlonamente y meneo la cabeza.

– He cambiado de idea. Necesito los quinientos aunque sean tuyos. Y no trates de quitarmelos. Fel y yo podemos contra ti. Y piensa en lo que Fel te ha dicho. Si tanto lo quieres, los diamantes podran conseguirtelo. No uno, sino muchos diamantes. Piensalo. ?Y ahora, vete!

Mire a Fel y vi que sostenia una barra de hierro.

– No lo intentes, amigo -me dijo-. O saldras con la cabeza rota. La primera vez no estaba preparado para ti, pero ahora si. Piensalo. ?Y ahora, fuera!

Retrocedio para dejarme pasar.

Le odie.

Tambien la odiaba a ella, pero mi sangre seguia deseandola.

Sali al aire caliente, atravese la hierba cubierta de basura y regrese al Buick.

No recuerdo haber conducido de vuelta al hotel. Me di cuenta de que estaba tirado en la cama cuando vi la luz de la manana reflejarse en el cristal cubierto de polvo de cemento.

Me sentia muy deprimido. ?Hasta Rhea me habia llamado Rata! ?Como la odiaba! Senti la urgente necesidad de acabar con mi vida. Me quede tumbado en la cama preguntandome: «?Por que no?» De repente, esta parecia la unica solucion. ?Para que continuar?

?Por que dejar que aquella mujer siguiera torturandome?

?Pero, como podia matarme?

?Una hoja de afeitar? No, usaba maquina electrica.

?Aspirinas? Solo me quedaban seis.

?Saltar por la ventana?

No, podia matar a alguien en aquella calle tan transitada.

Mire alrededor, desesperado. No habia nada con que colgarme que aguantara mi peso.

?El coche?

?Si! Iria a gran velocidad y me estrellaria contra un arbol. ?Si, haria eso!

Luche por ponerme de pie; palpe los bolsillos buscando las llaves. No las encontraba. ?Donde las habia dejado? Mire alrededor y las vi sobre la comoda. Cuando me acercaba a recogerlas, empezo a sonar el telefono.

Durante un momento dude, pero luego descolgue el auricular.

– ?Larry… mi querido muchacho!

Mi negra nube de depresion y locura se desvanecio al oir la voz de Sydney Fremlin. Estaba temblando y sudando. Me tumbe en la cama.

– Hola, Sydney -le dije, con voz ahogada.

– ?Larry, debes regresar! -Por su tono de voz comprendi que estaba en un apuro. Parecia una abeja capturada dentro de una botella.

– ?Que sucede? -pregunte, secandome la frente con el dorso de la mano.

– ?Larry, tesoro, no puedo decirtelo por telefono! ?Podria haber una persona muy desagradable escuchando! ?Tienes que volver! La senora P. quiere que le vendas ya sabes que. Y yo no puedo ocuparme, ?solo tu puedes hacerlo! ?Sabes a lo que me refiero, no es asi, Larry? ?Este asunto es top secret! ?Dime que me entiendes, Larry!

La senora P.

Deje escapar el aire lentamente mientras mi mente retrocedia cinco anos atras, cuando realice la venta de diamantes mas grande para Luce amp; Fremlin. La esposa de Henry Jason Plessington, uno de los hombres mas ricos del estado de Florida, queria un collar de diamantes. Cuando entre a trabajar como experto en diamantes, Sydney solo habia logrado venderle algun par de cosas, pero nada realmente importante. Sin embargo, cuando apareci en escena, la conoci y supe lo rico que era su esposo, vi la posibilidad de venderle algo importante de verdad. Sydney protesto diciendo que era demasiado ambicioso cuando le explique mi idea, pero utilice todo mi encanto y cuando hable con aquella mujer de mediana edad le hice comprender que ella no podia llevar nada que no fuera lo mejor. Reacciono a mis palabras como una planta ante un fertilizante. Luego, le hable de diamantes. Le dije que tenia la ambicion de crear un collar de diamantes sin igual. Le explique como elegiria las piedras. Y que me sentiria complacido de saber que el producto final seria para ella. Paladeo toda la historia como un gato lame la crema.

– ?Pero como sabre si me gusta? -me pregunto-. Su gusto podria no ser el mio.

Yo esperaba que dijera aquello y tenia preparada la respuesta. Le explique que, ademas de mostrarle el diseno en papel, haria que un cortador de diamantes chino que habia conocido en Hong Kong preparara un collar igual para ella con piedras de fantasia. Luego, podria juzgar por si misma. El precio de la joya falsa seria de unos cinco mil dolares. Y si decidia que la fantasia le agradaba y queria el collar verdadero, le descontaria los cinco mil del precio total.

Me dijo que llevara adelante la idea.

Hice que Sydney disenara un collar sobre papel. El sabia hacer esas cosas y dibujo algo maravilloso.

– Pero, Larry, esto costara una fortuna -comento, mientras estudiaba el diseno-. ?No lo aceptara! ?Costara como un millon!

– Costara mas -le dije-, pero dejamelo a mi. Yo le hablare para que convenza a su marido. Esta podrido de dinero.

La senora P. aprobo el diseno, lo que era un paso adelante. Yo esperaba que me autorizara a hacer ya el collar en diamantes, pero me dijo que todavia tenia que convencer a su marido y que le gustaba la idea de verlo en fantasia.

A mi hombre de Hong Kong le llevo dos meses hacer el trabajo en vidrio, ?y que trabajo! Solo un experto de primera podia darse cuenta de que las piedras no eran genuinos diamantes. Era tan bueno que hasta pense que la senora P. se quedaria con el collar de fantasia y se pavonearia ante sus amigas como si fuera el verdadero.

Fui hasta la mansion de los Plessington con vistas al mar, con un Rolls Corniche y un Bentley T aparcados en el garaje, coloque el collar de vidrio sobre una almohadilla de terciopelo negro y observe su rostro. Quedo boquiabierta. Luego, rodee su gordo cuello con el collar y la lleve hasta un espejo.

Despues, inicie mi discurso de ventas.

– Estas piedras, como usted puede ver, senora Plessington, son de vidrio, como le dije. Tambien vera que carecen de vida (lo que no era verdad), pero quiero que imagine cada una de ellas como un fuego vivo… el fuego de los diamantes.

Ella permanecia alli como en trance, mirandose al espejo: una mujer de edad madura, con el pecho flaccido y el cuello que comenzaba a llenarse de arrugas.

– Hasta Elizabeth Taylor querria un collar como este.

Luego, le desabroche el collar antes de que se decidiera por el vidrio en lugar de los diamantes.

– ?Pero cuanto costara?

Era la pregunta que valia un millon. Le explique que para poder crear un collar asi tendria que buscar en todo el mundo para hallar las piedras iguales. Despues de encontrarlas, tendria que hacerlas cortar por expertos y, despues, hacerlas engarzar en platino, para lo cual tambien requeriria las manos de un experto. Todo eso costaria dinero. Tanto yo como ella sabiamos que no seria su dinero el que pagaria el collar. Tenia que convencer a su marido. Le senale que los diamantes eran eternos. Nunca perdian su valor. El dinero de su marido iria a una inversion segura. La deje asimilar todo aquello y despues le comente, en tono indiferente, que el coste del collar seria de alrededor de un millon y medio de dolares.

Ni siquiera pestaneo. ?Por que habria de hacerlo? Su marido seria el que pestanearia. Permanecio sentada alli, con su modelo de Norman Harnell, con la mirada perdida. Podia imaginarla pensando como la envidiarian sus amigas, que simbolo de posicion seria aquel collar, que hasta la misma Liz Taylor podria llegar a envidiarle.

Y, por fin, la senora P. tuvo su collar de diamantes, la venta mas importante de Luce amp; Fremlin, y todo gracias a mi. El coste final del collar fue de un millon ochocientos mil dolares.

La senora P. y el collar fueron la gran noticia de la prensa. Aparecieron fotografias de ella con el collar, con el marido detras, con aspecto de haber mordido el anzuelo. Ella se pavoneo con el collar en el Casino, la opera, el Country Club e inclusive organizo un baile. Un mes despues, una de sus mejores amigas, que tenia un collar de diamantes que yo jamas hubiera ofrecido a ninguno de mis clientes, fue atacada para robarle el collar y recibio un golpe en la cabeza. La mujer nunca se repuso del golpe y quedo al cuidado de una enfermera.

Este ataque asusto mucho a la senora P., que solo entonces comprendio que un collar de diamantes de un millon ochocientos mil dolares podia significar un peligro mortal. Ella guardo el collar en la caja de seguridad de un banco y se nego a usarlo.

Todo eso habia ocurrido cinco anos atras y, ahora, segun Sydney, ella queria vender el collar.

Yo sabia, al igual que Sydney, que durante los ultimos tres anos la senora P. se habia convertido en una jugadora empedernida. Se la podia ver apostando en el casino todas las noches. Su marido la dejaba jugar porque, ademas de vender tajadas de Florida y levantar rascacielos cada vez que hallaba un lugar para ellos, era un satiro. Mientras su esposa se pasaba la noche apostando, el se acostaba con cuanta muchacha se le cruzaba por el camino. Pero Plessington cuidaba su dinero, de tanto en tanto controlaba las deudas de juego de su esposa y actuaba con dureza con ella. La senora P. nunca ganaba. Conociendo esa historia, no era dificil adivinar que ahora debia de estar endeudada hasta la cabeza en secreto y que habia decidido vender el collar antes de que su marido descubriera lo que debia.

– ?Larry? -la voz de Sydney resono por la linea-. ?Me estas escuchando?

Me importaba un comino la senora P., el collar, y Sydney. Rhea seguia taladrandome el cerebro.

– Estoy escuchando -respondi.

– Por amor de Dios, concentrate, Larry -me urgio-. Por favor, debes regresar… Por mi. ?No me imagino que puedes estar haciendo en esa horrible ciudad! ?Di que volveras a ayudarme!

Otra vez, el destino. Unos minutos antes estaba pensando en el suicidio. Si Sydney hubiera querido cualquier otra cosa que no fuera revender el collar Plessington, le habria cortado. Pero aquel collar era mi mejor logro hasta el momento. Habia ganado mi reputacion como uno de los mejores expertos en diamantes al crearlo.

De repente, mi depresion desaparecio. Mi mente comenzo a trabajar con rapidez. Tal vez, otro cambio de escenario arrancase a Rhea de mi mente, pero queria dejar una puerta abierta por si necesitaba huir.

– Aun no estoy bien, Sydney -le dije-. Sufro de jaquecas y no puedo concentrarme con facilidad. Si regreso y te vendo «eso», ?me daras mas tiempo en caso de que lo necesite?

– ?Por supuesto, querido muchacho! Hare mas que eso. Te dare el uno por ciento de la operacion y podras tomarte seis meses si lo deseas. Es mas que justo, ?no te parece?

– ?Y cuanto pide por el collar?

Siguio zumbando como una abeja antes de decirme:

– Aun no lo he discutido con ella. Necesita dinero. Le dije que te consultaria y que tu hablarias luego con ella. Es evidente que esta en apuros. ?Vendras?

Volvi a dudar y a pensar en Rhea, pero luego me decidi.

– Muy bien, ire en seguida. Estare contigo pasado manana.

– No conduzcas. Coge un taxi aereo. Yo lo pagare -dijo Sydney-. ?No sabes que alivio es esto para mi! Cenaremos juntos tranquilamente. Nos encontraremos alrededor de las nueve en La Palma… ?Que te parece?

La Palma era uno de los restaurantes mas caros y exclusivos de Paradise City. Sydney estaba ansioso por complacerme.

– Muy bien -dije, y corte.

Durante las dos horas del vuelo hasta Paradise City, una idea empezo a deslizarse en mi mente como una serpiente negra que entra lentamente en una habitacion.

En este pais hay muchos viejos decrepitos y estupidos que valen millones.

Lo habia dicho Rhea.

?Para que esperar a convertirme en viejo, decrepito y estupido?

?Por que no volverme inmensamente rico de repente?

Pense en el collar de la senora P. ?Un millon ochocientos mil dolares! En mi posicion como uno de los mas importantes expertos en diamantes, conociendo a los mejores comerciantes del mundo, estaba seguro de que no me seria dificil vender las piedras, siempre y cuando tuviera mucho cuidado. Los comerciantes saltarian ante cualquier cosa que les ofreciera. Varias veces les habia vendido diamantes en nombre de Sydney, que siempre queria que le pagaran en efectivo. Los comerciantes jamas se oponian, porque cuando Sydney compraba tambien pagaba en efectivo y, lo mas importante, aceptaban mi recibo.

Deshacer el collar y vender las piedras a diferentes comerciantes no representaria ningun problema. Desde mi posicion en Luce amp; Fremlin no tendria por que preocuparme, pues Sydney ya no mantenia alli contactos con nadie. El me los dejaba a mi. Me pagarian en efectivo, creyendo que el dinero seria para Sydney y yo lo ingresaria en un banco suizo. Disponer del collar era la menor de mis preocupaciones, pero robarlo sin que nadie sospechara era otra cosa.

Parecia un desafio. Tal vez fuera un ladron estupido y cobarde para robar un simple coche, pero la operacion de robar el collar, a pesar de ser un problema, quedaba dentro de mi territorio.

Durante la hora siguiente, mientras el avion se acercaba a Paradise City, estuve pensando en la forma de hacerlo.

Sydney estaba en el reservado, jugando con un martini doble en las manos. El maitre de La Palma me condujo hasta el como si fuera un miembro de la familia real.

El restaurante estaba lleno como siempre, y tuve que detenerme en varias mesas porque los clientes me saludaban y se interesaban por mi estado de salud, pero por fin llegue al reservado y Sydney me estrecho la mano.

– ?Larry, querido, no sabes cuanto aprecio lo que has hecho! -me dijo, con los ojos llenos de lagrimas-. No te veo muy bien… Pareces demacrado. ?Como estas? ?Te has cansado mucho en el viaje? Odio tener que hacerte volver, pero tu me comprendes, ?no es verdad?

– Estoy bien -le respondi-. No te preocupes, Sydney. El vuelo ha sido bueno.

Pero no acabo alli. Primero, ordeno un martini seco para mi y, cuando el maitre se retiro, empezo a interrogarme sobre mi estado de salud, que habia hecho durante todo aquel tiempo y tambien si lo habia echado de menos.

Yo estaba acostumbrado a sus peroratas y le pare en seco.

– Mira, Sydney, vayamos directo al grano. Estoy un poco cansado y quiero acostarme despues de cenar, asi que no perdamos el tiempo hablando de mi salud.

Llego el martini seco y Sydney ordeno caviar, un souffle de langosta y champagne.

– ?Te parece bien, Larry? -me pregunto-. Es liviano y alimenticio y podras dormir bien.

Dije que estaba de acuerdo.

– ?Asi que quiere vender el collar? -le pregunte cuando el maitre desaparecio chasqueando los dedos a dos camareros para asegurarse de que estuvieramos bien atendidos.

– Vino a verme ayer… temblando como una hoja -me informo Sydney-. La conozco desde hace anos y me considera uno de sus mejores amigos. Me confeso que necesitaba una fuerte suma de dinero y no queria que Henry se enterase. Al principio, pense que iba a pedirme dinero prestado y empece a cavilar buscando alguna excusa, pero despues me lo dijo directamente. Tenia que vender el collar sin que se enterase Henry. ?Cuanto podia darle por el?

– ?Deudas de juego?

– No me lo dijo, pero claro… posiblemente deba unos cuantos miles. Por supuesto que en cuanto supe lo que queria me envolvi en una nube de humo. Dije que tu te encargarias de la venta. Que tu eras mi experto en diamantes y que se podia confiar en ti porque eras silencioso como una tumba. Le dije que estabas fuera de la ciudad pero que regresarias pronto y que te pediria que la llamaras. La pobre casi se orina encima. Dijo que no podia esperar. Queria saber cuando regresarias. Era muy, muy urgente. Dije que trataria de hacerte regresar esta noche y lo dejamos asi. Bueno, ya has vuelto. ?Podras ir a verla manana por la manana, Larry? No te haces idea del estado en que esta. Ella es muy tonta pero agradable y no me gusta verla sufrir asi. La veras, ?verdad, Larry?

– Para eso he venido.

Llego el caviar y, mientras untabamos las tostadas con mantequilla, le pregunte:

– ?Tienes alguna idea de cuanto quiere?

– Mantuve la boca bien cerrada respecto a eso. No queria arruinar tu trabajo. No hice preguntas. Es toda tuya, Larry.

Extendi el caviar en la tostada.

– Eso podria ser delicado, Sydney -le dije-. ?Te das cuenta de que habra que desmontar el collar? No podremos venderlo asi, como esta. Podria haber publicidad y si Plessington ve la fotografia de otra mujer con el collar, la senora P. estaria acabada. Podria ser un gran negocio para nosotros: hasta podriamos llegar a vender los diamantes por dos millones de dolares, pero tendremos que estudiarlo con sumo cuidado.

Los ojos de Sydney se dilataron.

– ?Dos millones?

– Yo lo veo asi: primero hablo con la senora P. y le explico que si quiere vendernos el collar a nosotros le pagaremos un millon ochocientos mil dolares, es decir, lo mismo que ella pago por el. Por lo que me dices, le remarcare que la reventa del collar recibira la misma cobertura de prensa que cuando ella lo compro; cuando sepa esto, estara demasiado asustada como para dejar que lo vendamos tal como esta. Despues, le explicare que el collar perdera bastante valor al desmontarlo, y que al intentar vender las piedras por separado no podremos ofrecerle mas de novecientos mil… la mitad del valor original. Si esta de acuerdo, y podria estarlo, le pagas los novecientos mil y nos quedamos con el collar. -Levante una mano para que no me interrumpiera-. Dejame terminar. Deberias disenar un collar utilizando todos los diamantes de la senora P. Hare que Chan me haga el collar y buscare a alguien en Sudamerica, en la India, o en Medio Oriente y se lo vendere por dos millones. Entonces, habras ganado un millon cien mil dolares, lo que me parece un buen negocio.

Se reclino en su asiento, olvidando el caviar. Durante un momento, se quedo mirandome. Parecia trastornado.

– ?Pero no podemos hacer eso! ?No podemos ganar tanto a costa de esa pobre senora!

– Son negocios, Sydney -le dije, sirviendome mas caviar-. Preguntale a Tom si no podemos hacerlo.

Alzo las manos.

– Tom tiene alma de computadora y corazon de caja registradora.

– Y por eso estas comiendo caviar.

Se quedo pensativo.

– ?De veras crees poder vender el collar por dos millones?

– ?Por que no? -Estaba seguro de que no podria, pero era la carnada que queria usar con Sydney-. ?Hasta los Burton podrian querer comprarlo, pero de ti depende disenar un collar que haga palidecer a cualquier otro!

Se le ilumino la mirada. Era el tipo de desafio que le gustaba.

– ?Estoy seguro de que puedo hacerlo! ?Que maravillosa idea, Larry! ?Eres genial!

Vi que le habia convencido y empece a relajarme. Hicimos una pausa para beber el champagne y despues pase a andar por terrenos mas resbaladizos.

– Esto me llevara tiempo, Sydney. Tendre que viajar a Hong Kong. Chan tardara por lo menos un mes en hacer el collar. Y me llevara tres y hasta cinco meses venderlo. Mientras tanto, ?que pasara con la senora P.?

El me miro asombrado. No habia pensado en eso.

– ?Sabia que era demasiado bueno para ser cierto! ?Ella no puede esperar! ?No creo que pueda esperar ni una semana!

Vino el camarero y retiro los platos. Permanecimos en silencio hasta que volvio, sirvio el souffle de langosta y se retiro. Despues deje caer la bomba: sin saber si estallaria o no.

– Mira, Sydney, si vamos a hacer este negocio, tendras que prestarle el dinero hasta que el collar se venda.

Sydney abrio los ojos.

– ?Novecientos mil dolares? -Su voz se elevo hasta convertirse casi en un grito.

– Se lo prestas al seis por ciento y por ultimo vendes el collar a dos millones -le dije-. Preguntale a Tom si no es un negocio brillante.

– ?Pero no puedo prestarle todo ese dinero!

– No digo que lo prestes tu. Puede prestarselo la firma.

– ?Tom nunca, nunca le prestaria dinero a nadie, ni siquiera a Nixon!

– Muy bien, entonces tu le prestas el dinero. Tu banco te dara lo que falte. ?Que tienes que perder? Tendras el collar. Incluso si no puedo conseguir los dos millones por el, aunque creo que lo hare, conseguire lo que ella ha pagado. Aun entonces habras duplicado el dinero. Vamos, Sydney… ?Es una oportunidad unica en la vida!

Se llevo un trozo de souffle a la boca mientras pensaba, y de repente vi un brillo de avaricia en su mirada.

– Tom no tiene que enterarse de esto, ?no? Quiero decir… si yo pongo el dinero, dinero de mi cuenta personal, cuando vendas el collar ese dinero sera para mi… ?no es asi?

– Asi es… Menos el uno por ciento de comision para mi -dije, sin darle mayor importancia.

Me miro, sorprendido. Me di cuenta de que no habia pensado en pagarme la comision.

– Si… el uno por ciento para ti. -Por la expresion de su rostro supe que hacia calculos mentales.

– Tu me daras dieciocho mil dolares y deduciras los novecientos mil de la senora P. y le agregaras el seis por ciento por tu prestamo y en total recibiras ochocientos ochenta mil dolares, lo que me parece una buena ganancia.

Siguio pensando y luego dijo:

– Tengo una idea mejor, Larry, querido. Supongamos que tratas de convencer a la senora P. de que venda el collar por setecientos cincuenta mil dolares. Despues de todo, no es su dinero. Podria vender mercancia para cubrir esa suma y entonces el collar seria mio y no tendria que preocuparme por Tom, ?no te parece? Si lo hiciera y tu vendieras los diamantes por dos millones, podria ganar un millon y cuarto… Una buena suma, ?no?

– Pense que no querias obtener ganancias de esa pobre senora -le dije, tratando de aparentar sorpresa.

Sydney se movio incomodo en su silla.

– Despues de todo fuiste tu quien dijo que esto eran negocios. -Hizo una pausa para espiarme-. ?Crees que podrias convencerla de que vendiera a ese precio?

– No se pierde nada con intentarlo -dije, y termine mi souffle.

– Mira lo que puedes hacer manana, Larry. Estoy seguro de que podras conseguirlo. -Sydney hizo energicas senas al camarero para que trajera el cafe-. Escucha, Larry, te dire lo que hare… Si consigues el collar por setecientos cincuenta mil dolares te dare el dos por ciento de comision. Es mas que justo, ?no?

– Y mi pasaje a Hong Kong con todos los gastos pagados -dije, sabiendo que jamas iria.

– Por supuesto, querido mio.

– ?Terry esta al tanto del asunto de la senora P.?

– ?Ni menciones a ese miserable! ?Debo deshacerme de el! -Sydney se ofusco; estaba muy molesto-. ?Se esta volviendo bastante imposible!

– Eso no importa… ?Esta al tanto?

– ?Claro que no!

– ?Estas seguro? La senora P. fue a verte. ?No quiso saber que queria ella?

– ?Ni siquiera nos dirigimos la palabra!

– ?Y no puede haberte oido? -Terry me inquietaba. Sabia demasiado sobre diamantes.

– No… no. Cuando la senora P. vino a verme, el estaba ocupado con un cliente.

– Muy bien, no debe enterarse, Sydney. De hecho, nadie debe saberlo, si no Tom acabara por enterarse. En realidad, esto tendriamos que hacerlo por medio de la firma. Tom tendra razon en enfadarse si averigua lo que planeamos.

– Sydney volvio a moverse, incomodo. Lo sabia tan bien como yo.

– Si compro el collar con mi propio dinero, Tom no tiene nada que ver -declaro, en tono desafiante.

– Pero la senora P. es clienta de la firma -senale-. Queria producirle culpabilidad-. Mira, Sydney, para que la firma quede completamente fuera de todo esto, tendras que disenar el collar en tu casa y no en la oficina. Si consigo el collar sera mejor que lo guardes tambien en tu casa y no en la oficina.

El no debia saberlo, pero aquello era parte esencial de mi plan.

No dudo ni un instante.

– Si… lo mantendremos entre nosotros. -Me miro, con confianza-. ?Me ayudaras con el collar, Larry?

«Que descarado», pense. Sabia muy bien que sin mi no podria hacer el collar ni persuadir a la senora P. para que lo vendiera a aquel precio tan ridiculo. Y, sin embargo, planeaba obtener una gran ganancia sin participar a Tom Luce de ella y dandome a mi un miserable dos por ciento.

– Sabes que puedes confiar en mi -le dije.

Cuando habia elaborado mi plan para robar el collar durante el vuelo, habia tenido remordimientos respecto a Sydney porque el iba a ser quien perderia, pero ahora que mostraba su avaricia desaparecieron mis remordimientos.

Si me hubiese dicho: «Mira, Larry, dividamos todo al cincuenta y cincuenta. Tu haces el trabajo, yo pongo el capital», no habria proseguido con mi plan, pero como era tan codicioso y egoista de ofrecerme solo el dos por ciento, decidi seguir adelante. Ahora, no le importaba en absoluto torcerle el brazo a la senora P., ?por que debia molestarme a mi torcerle el suyo?

Es mejor olvidar la escena que se desarrollo con la senora P. No llamo ladron a Sydney, pero lo dio a entender. Lloro y se retorcio las manos regordetas. Recorrio la enorme sala de un lado a otro hecha una furia, haciendo el ridiculo. Me acuso de mentiroso, de haberle dicho que los diamantes vivian siempre y jamas perdian su valor. Tuve que recordarle que habia que desmontar el collar y que si aguardaba un ano, mas o menos, yo podria conseguirle por lo menos un millon y medio de dolares por los diamantes y el platino, pero como queria el dinero de inmediato, era lo mejor que Sydney podia ofrecerle.

Por fin, se tranquilizo. Despues de todo, tres cuartos de millon, cuando no es una perdida personal, no es tan grave. Ella no habia pensado en que si tratabamos de vender el collar tal como estaba habria publicidad y aquello termino por convencerla.

Dijo que aceptaria el cheque que Sydney me habia dado, pero agrego que jamas volveria a comprar nada en Luce amp; Fremlin.

Hice los comentarios adecuados aunque, en realidad, me tenia sin cuidado lo que hiciera.

Despues, me sorprendio con algo tan inesperado que por un momento no supe que contestarle.

– Lo menos que puede hacer es darme el collar de fantasia -dijo-. ?Es lo menos que puede hacer! Si alguna vez mi marido quiere ver el collar, podre mostrarle la imitacion. No se dara cuenta de la diferencia.

Ella, por supuesto, no debia saber que el collar de vidrio era la clave de mi plan. Sin el, mi plan de hacerme con dos millones de dolares no existia.

Cuando Sydney le envio el collar verdadero cinco anos atras, me pregunto que podiamos hacer con la replica.

A Sydney no le gustaba desperdiciar ni un solo dolar. Le dije que estaba en la caja fuerte y entonces me pregunto si podriamos devolverselo a Chan y ver de conseguir algo a cambio. ?Tres mil dolares, tal vez? ?Para que queriamos una imitacion de cristal?

El collar era una creacion de la que me sentia orgulloso. En aquel momento, tenia una buena racha en la Bolsa y contaba con algun dinero. Le dije que llevaria la replica a Chan y le preguntaria cuanto podia darnos. Pero no lo hice. Me quede con el collar como recuerdo. Cuando Sydney me pregunto que habia sucedido, le dije que Chan me habia dado dos mil quinientos dolares y le entregue un cheque de mi cuenta.

Y, ahora, la senora P. me pedia la imitacion.

Al cabo de un rato, le dije que habia sido desarmado y que las piedras se habian utilizado para hacer otros collares.

Casi me mato cuando oyo esto, e insistio en que le mandara hacer la imitacion de inmediato. Le dije que lo haria, pero que tardaria al menos tres meses. Tenia que conformarse con eso.

Fuimos juntos hasta el banco en su Rolls y ella saco el collar de la caja. Estaba dentro de una caja de cuero forrada con terciopelo negro. No habia visto el collar desde hacia cuatro anos. Su belleza me hizo contener el aliento. Le entregue el cheque y ella me entrego el collar.

Cuando salio de la boveda para ir a cambiar el cheque casi rodo por las escaleras. La deje hablando con el gerente y tome un taxi para volver a mi apartamento.

Abri la caja fuerte y saque el collar de fantasia. Coloque el collar verdadero y la replica sobre la mesa para estudiarlos.

Sydney era estrictamente un disenador. No era un experto en diamantes y estaba seguro de que no sabria cual era cual. Chan habia hecho un trabajo maravilloso; incluso Terry podria equivocarse hasta que no examinara las piedras, luego se daria cuenta, claro, pero no tendria la oportunidad de hacerlo. Ya me habria ocupado de eso.

Coloque el collar falso en la caja de cuero y el genuino en la de plastico y lo guarde en mi caja fuerte.

Despues, telefonee a Sydney a la tienda. Le dije que todo habia salido bien. Zumbo como siempre, como una abeja atrapada en la botella, y me cito en su atico al cabo de media hora.

El apartamento de Sydney era magnifico. Estaba situado frente al mar. Constaba de un enorme salon, exquisitamente decorado, cuatro dormitorios, una piscina en la terraza, una fuente en el hall y todos los complementos que un marica rico sabe colocar.

Me estaba esperando cuando llegue.

– ?Como lo ha tomado? -me pregunto, mientras me conducia al salon y observaba el paquete que llevaba bajo el brazo.

– Bueno, en realidad no te ha llamado ladron pero lo dio a entender. Dijo que nunca volveria a entrar en tu tienda.

Sydney suspiro.

– Pense que reaccionaria de ese modo. Bien, tendremos que tomarlo con dignidad. Despues de todo, no nos han comprado nada en estos ultimos anos. -Siguio mirando el paquete-. ?Esta ahi?

Aquel era el momento. Me acerque a un rayo de sol que entraba por los ventanales, saque el papel marron que envolvia la caja y la abri. El sol hizo brillar las piedras de vidrio y Sydney quedo con la boca abierta.

– ?Es maravilloso, Larry! ?Es realmente maravilloso! ?Te felicito! Y ahora, tengo que poner manos a la obra. -Me quito la caja de las manos, volvio a mirar el collar y cerro la caja. La prueba primera y mas importante parecia haber tenido exito.

– Traere algunos disenos para que los discutamos. Tengo todo el fin de semana por delante.

– Eso me recuerda, Sydney, que he dejado mi coche en Luceville. Manana ire a buscarlo en avion y regresare conduciendo. ?Te parece bien que me tome el lunes libre?

– Por supuesto, para entonces ya tendre algo preparado. -Lo vi acercarse al Picasso, sacarlo de la pared y abrir la caja fuerte que se escondia detras. Conocia aquella caja, era complicada y altamente sofisticada: nada facil de abrir sin meterse en lios. Coloco la caja con el collar dentro, cerro la caja fuerte y volvio a colgar el cuadro. Me miro, radiante-. No te comprometas el martes por la tarde, Larry. Ven a verme aqui. Cenaremos juntos y despues estudiaremos los disenos… ?Te parece a las ocho?

– Muy bien. Bueno, Sydney, vuelvo a la tienda.

En el taxi, camino de la joyeria, pense que en menos de veinticuatro horas volveria a ver a Rhea.


CAPITULO SEIS

<p id="_Toc102097186">CAPITULO SEIS</p>

Poco despues de las once llegue al bungalow de los Morgan. No habia senales de vida exceptuando la puerta abierta.

Sali del coche, atravese el accidentado camino y me asome a la sala.

Rhea estaba sentada junto a la mesa leyendo el periodico. Levanto la mirada y quedo sorprendida.

Verla desperto en mi la desesperada necesidad que tenia de poseerla. «?Dios, esto si es una mujer!», me dije. «La mas excitante, la mas endiablada, la mas deseable del mundo!» Llevaba el mismo vestido de algodon y las mismas perlas azules baratas; parecia el simbolo de la lujuria decadente.

– ?Tu? -exclamo, y se reclino contra la silla-. ?Que es lo que quieres, Rata?

Entonces, surgio dentro de mi aquella furia loca que era incapaz de controlar. Avance tres pasos y le pegue en la cara, haciendola caer.

– ?No me llames asi! -le grite, y me prepare esperando que saltara sobre ?ni, pero no lo hizo. Permanecio sentada, tocandose la cara con los ojos abiertos por la sorpresa.

– Buen trabajo, amigo -dijo Fel, entrando en la habitacion-. Asi hay que tratar a esta perra. Suponia que volveriamos a verte pronto. Ponte comodo. Esta es tu casa.

Le ignore y segui mirando a Rhea.

– Si alguna vez vuelves a ponerme la mano encima, te arrepentiras -me dijo, sin demasiada conviccion. Cuando mi rabia comenzo a calmarse, tuve la sensacion de que la habia estado manejando mal, con mis ruegos y suplicas. Recorde como le habia pegado su hermano. Tal vez ella respetara a un hombre que la tratara con rudeza.

– Si vuelves a llamarme Rata volvere a golpearte -le dije, y fui a sentarme en el destartalado sillon-. He venido a hablar con vosotros. Quiza, si teneis pelotas suficientes podamos robar unos diamantes.

Rhea me miro como si me hubiese vuelto loco y Fel solto una carcajada.

– ?Lo ves? Te dije que este tipo tenia pelotas, perra estupida -dijo a Rhea-, y no querias creerme. Te dije que estaba bien. Lo se… puedo olerlos a un kilometro de distancia.

– ?Callate! -le ordeno Rhea, sin apartar la mirada de mi-. ?Que quieres decir?

– A pesar de que tengo dinero -empece-, no tengo lo suficiente… ?Quien lo tiene? ?Vosotros quereis dinero? ?Por que no os unis a mi y lo conseguimos?

Se inclino hacia delante con los ojos brillantes.

– ?Como?

– Os molestasteis en averiguar quien era yo -les dije- y yo, evidentemente, me moleste en averiguar quienes erais vosotros. Se que estuviste en dos pequenos atracos y que os dieron cuatro y cuatro anos. Poco tiempo. Si tu y tu hermano teneis pelotas para volar alto, podria haber medio millon para vosotros.

Fel contuvo el aliento al oir la cifra y Rhea apreto los punos, excitada.

– ?En serio? ?Medio millon? -pregunto Fel, con voz ahogada.

– No he venido a perder el tiempo. Hablo en serio. Medio millon para vosotros y medio para mi.

– A mi no me enganas -declaro Rhea-. ?Que hay detras de toda esta mierda? No creeras que me enrollas con toda esa palabreria, ?no? ?No he nacido ayer! ?Medio millon! ?Ja, ja!

– ?Cierra ese maldito pico! -le grito Fel-. ?La mierda eres tu! Te dije que este tipo era de los buenos. Trabajaba con los grandes. -Se volvio hacia mi-. Cuentame algo mas, no la escuches a ella… Siempre ha tenido el cerebro enano. ?Que es esa historia del medio millon? ?Dios mio! ?Todo lo que haria con tanto dinero!

– Esta alli para que nos sirvamos -dije-. Lo unico que tendreis que hacer es entrar a robarlo y listo.

– ?Te refieres a entrar en tu tienda y limpiarla? -pregunto Fel, asombrado.

– ?No seas idiota! Si hicieras eso estarias en la carcel tan rapido que ni siquiera te darias cuenta de como habias llegado alli. No… este trabajo es facil, seguro y limpio.

– ?Y tu, que haras? -me pregunto Rhea, mientras me estudiaba con sus ojos frios cargados de sospecha-. ?Quedarte a un lado mientras nosotros hacemos el trabajo y si todo sale mal esconderte?

– Nada puede salir mal. Es simple -dije-. Yo organizo el trabajo y vendo los diamantes. Sin mi, no hay dinero. Pero si no teneis las pelotas suficientes para hacerlo, decidmelo y encontrare a otro.

– ?Demonios! ?Como ha cambiado este tio desde la ultima vez que lo vimos! -Habia una nota de admiracion en la voz de Fel-. ?Que le ha pasado, caballero?

– Os metisteis dentro de mi… Me hicisteis pensar. -Mire a Rhea-. He decidido no esperar a convertirme en un viejo decrepito y estupido. He decidido ser rico ahora.

Ella seguia mirandome con desconfianza.

– ?Y cual es el trabajo? -me pregunto con el entrecejo fruncido, pero yo sabia que habia despertado su interes-. No des mas rodeos. Di de que se trata.

Habia ido preparado. Saque una fotografia del collar de la senora P. y la puse sobre la mesa, frente a ella.

– Se trata de esto: un millon ochocientos mil dolares en diamantes.

Fel se inclino sobre el hombro de su hermana. Los observe y por sus repentinas miradas de avaricia supe que los habia enganchado, como a Sydney.

Luego, Rhea me miro.

– Si saliera mal nos podrian caer veinte anos.

– ?Mierda! -grito Fel-. ?No puedes cerrar el pico? ?Siempre tienes que dar la nota de pesimismo en todos los trabajos? ?Por que no te callas?

– Porque yo he estado en la carcel… y tu no -respondio ella-. Hablas como el estupido que eres.

– No habra carcel -interrumpi-. Dejadme explicaros.

Pase entonces a relatarles la historia del collar de la senora P., les mostre los recortes de los periodicos y las fotos de la prensa en que ella llevaba el collar. Les conte como se habia endeudado en el juego y por que tenia que vender el collar en secreto. Como mi jefe lo habia comprado por un precio irrisorio y como pensaba transformar los diamantes en otro collar y obtener una buena ganancia.

– Ese egoista hijo de puta solo me ofrece el dos por ciento de la venta -conclui-, asi que pienso llevarme el collar. En mi posicion, puedo vender las piedras por un millon. Lo repartire a medias con vosotros dos. ?Es mas que justo, no? -dije, repitiendo las palabras de Sydney.

Rhea me estudio.

– Eres bastante generoso, ?no? -Me miro otra vez con desconfianza-. ?Y cual es la idea? Sabes que hubiesemos aceptado por la decima parte de lo que ofreces.

Me di cuenta de que se me habia ido la mano. Ella tenia razon. Si les hubiera ofrecido cincuenta mil dolares tambien lo habrian aceptado brincando, pero ahora era demasiado tarde para volver atras. Habia cometido un error y ahora tenia que borrar sus sospechas. Trate de mostrarme indiferente y le devolvia la mirada.

– En mi opinion -explique-, como vosotros hareis la parte mas peligrosa del trabajo, os pagare la mitad para que no esteis disconformes y mantengais la boca cerrada. Lo ultimo que deseo es que intenteis chantajearme por dinero cuando el trabajo este hecho. Para impedirlo y asegurarme, divido las ganancias en dos.

– Este tipo lo piensa bien… usa la cabeza -comento Fel, excitado-. Tiene razon, caballero. Con medio millon, nunca volvera a oir hablar de nosotros.

– ?La parte mas peligrosa del trabajo? -pregunto Rhea, intentando volver a ponerme en aprietos-. Dijiste que era un trabajo simple y facil. ?Donde esta el peligro, entonces?

– Debi haber dicho que la parte activa del trabajo seria… no peligrosa, pero si con mucha tension. -Pense que debia tener cuidado con ella. Mientras que su hermano era un completo estupido, ella ponia continuas trampas.

Siguio mirandome durante un tiempo y, por fin, pregunto:

– ?Y que tenemos que hacer?

– Primero, teneis que tener aspecto respetable: un hermano y una hermana de vacaciones. Comprad ropa adecuada con el dinero que me robasteis. Luego, id a Paradise City y alojaos en el Motel Pyramid. Registraos como John y Mary Hall. -Saque mi boligrafo de oro y les anote mi numero de telefono en el periodico que estaba sobre la mesa. -Llamadme el martes despues de medianoche y dadme el numero de vuestra habitacion. No quiero preguntar por vosotros en recepcion. El miercoles por la noche ire a veros a las diez en punto con todos los detalles que necesitareis. Podriais hacer el trabajo el viernes siguiente, pero os lo dire con seguridad cuando nos reunamos el miercoles.

– Todavia no nos has dicho como lo haremos -dijo Rhea-. Quiero saberlo.

– Mi jefe y yo estaremos trabajando en el diseno del collar en su apartamento, y el collar estara sobre su mesa. Lo necesitamos para el diseno. Lo unico que tendreis que hacer es entrar, atarnos para que no podamos alcanzar la alarma y huir. Asi de simple y de facil.

– ?De veras va a ser tan facil? -pregunto Fel, excitado-. ?Nada por lo que preocuparnos? ?Entramos y nos vamos con la cosa?

– Asi es -respondi, poniendome en pie-. ?Alguna otra pregunta?

– ?Tenemos que ir armados? -pregunto Fel.

– Por supuesto, llevad armas pero no cargadas. No habra lucha. Usadlas para amenazarnos, ?entendido? ?Sin cargar!

– Claro. Puedo conseguir un par de armas.

– El miercoles ultimaremos los detalles. Dejadme a mi la organizacion de todo. Lo unico que teneis que hacer es comprar ropa adecuada, tener apariencia elegante y no llamar la atencion. -Mire a Rhea-: ?Alguna pregunta?

Me miro con el ceno fruncido.

– ?Donde esta la trampa? -pregunto-. Esa es mi pregunta. Este trabajo apesta: medio millon de dolares por algo tan facil… ?Apesta! ?Cual es el juego?

Me volvi hacia Fel.

– ?Puedes encontrar a alguien que trabaje contigo? Estoy cansandome de ella. Despues de todo, dos hombres son mejores que uno y una perra llena de sospechas.

Fel sonrio.

– No le hagas caso. Siempre habla de mas. Estaremos en el motel el martes.

– Si no tengo noticias vuestras el martes despues de la medianoche, sabre que no tuvisteis el coraje y buscare a otras personas.

Y con estas palabras me retire.

Durante los cinco anos que habia trabajado con Sydney, tuve miles de oportunidades de ir a su casa. El portero, Bert Lawson, me conocia y me saludaba siempre con mucha amabilidad.

A las diez de la noche, se cerraban con llave las puertas de cristal de la entrada. Lawson se retiraba a su diminuta conserjeria y se pasaba el resto de la noche viendo la television. Solo aparecia para abrir la puerta a alguna visita ocasional y para atender al telefono, que rara vez sonaba.

Los cuatro ricos propietarios, incluyendo a Sydney, tenian su llave de la entrada. Aparte de Sydney, los otros tres eran personas mayores y casi nunca salian de noche. La cerradura de la puerta de entrada era una Yale. Lawson la trababa cuando era hora de cerrar y solo podia abrirse con una llave. No habria ningun problema cuando fuera a ver a Sydney despues de las diez. Lawson me dejaria entrar. Subiria en el ascensor hasta el ultimo piso y atravesaria el pasillo. Para entonces, Lawson ya habia vuelto a la porteria a ver la television. Lo unico que tenia que hacer era volver a la entrada sin que me viera, sacar la traba y volver a subir por la escalera al apartamento de Sydney.

Sydney tambien tenia una cerradura Yale en la puerta. Como siempre olvidaba la llave, rara vez dejaba la puerta cerrada, sabiendo que la entrada al edificio estaba siempre vigilada y, durante la noche, trabada. Si aquella noche hallaba alguna excusa para cerrarla, yo me las ingeniaria para abrirla. Podria dejar mi maletin en el vestibulo y salir a buscarlo mientras el estuviera en su despacho y asi tendria la oportunidad de hacerlo. Era esencial que Rhea y Fel entraran en el apartamento y sorprendieran a Sydney. Estaba seguro de que se desmayaria de miedo. Temblaria con solo ver un arma. Estaba convencido de que no tendria problemas con el, pero, para evitar toda sospecha, tendria que hacerme el valiente. Tendria que recibir algun golpe de Fel con la pistola. Aquella idea no me gustaba demasiado, pero resultaba esencial para mantenerme libre de toda sospecha. Ya habia sufrido una contusion en el accidente. No debia golpearme en la cabeza sino en la cara.

Todas estas ideas rondaban mi cabeza mientras me dirigia de vuelta a Paradise City. Estaba convencido de que tanto Rhea como Fel estaban de acuerdo, a pesar de las sospechas de ella. Pero si creian que iba a dejarlos marchar con un millon ochocientos mil dolares en diamantes estaban mal de la cabeza.

La trampa del plan consistia en hacer que robaran el collar de vidrio. Durante el vuelo de regreso a Paradise City habia empezado a darme cuenta de que tenia ciertas dudas respecto a Rhea. Ahora, mientras volvia en el Buick me pregunte si de veras queria enredarme con ella. La deseaba mucho, si, pero descubri que deseaba mas el millon ochocientos mil dolares. Podia haberla poseido como la prostituta que era, lo habria hecho, pero me habia dado cuenta de que era una mujer dura, sin ningun atisbo de sentimientos en su interior. A cada kilometro que me alejaba, me convencia mas la idea de utilizarlos tanto a ella como a su hermano. Pero, a diferencia del estupido de su hermano, ella sospechaba. Tendria que manejarla muy cuidadosamente el miercoles por la noche.

Seria un gran fracaso que oliera a gato encerrado y se negara a hacer el trabajo. Sin ella y Fel el plan no tenia sentido.

No podia andar buscando por ahi a dos tipos que robaran una joya para mi.

Todo dependia entonces de como la manejara el miercoles por la noche. Estaba seguro de que iria al motel, pero para entonces ya habria tenido tiempo de reflexionar y tratar de averiguar por que le habia ofrecido estupidamente medio millon. Por la expresion de sus ojos, note que no la habia convencido mucho mi explicacion.

Sin embargo, estaba seguro de algo: nunca se le ocurriria que el collar era falso. Como iba a dejarles llevarse el collar, pensaba que sus sospechas se aquietarian. Dejar que se llevaran el collar era el anzuelo para que cayeran en la trampa y estaba seguro de que ella no reconoceria ese anzuelo. Pensaria que llevaba las de ganar con el collar en su poder. Estaria segura de que asi yo no podria hacerle una jugada.

Cuando llegue a la tienda el martes por la manana, Jane Barlow, mi secretaria, me dijo que Sydney no iba a ir a trabajar. No se encontraba bien. Supe que estaria luchando con el diseno del collar y que le resultaba dificil. Pense en llamarlo, pero con Terry observandome todo el tiempo decidi que lo llamaria durante la hora del almuerzo.

La manana fue bastante movida y vendi un broche de diamantes, un brazalete y un anillo de compromiso antes del almuerzo.

Llame a Sydney desde un telefono publico. Parecia deprimido.

– Larry, querido, esto no va a ser facil. Lo he intentado una y otra vez todo el fin de semana y estoy empezando a desesperarme.

Eso no era muy propio de Sydney, pero sabia que era un trabajo dificil.

– No es facil hacer dos millones de dolares, Sydney -le dije-. ?Tienes algo que ensenarme esta noche?

– ?Ensenarte? -pregunto, elevando el tono de su voz hasta casi convertirlo en un grito-. ?Cientos y cientos de disenos y ya estoy cansado de tanto mirarlos!

– No te preocupes. Estare ahi como a las nueve y elegiremos… ?te parece?

– ?Pareces tan confiado! Si… hare que Claude prepare una buena cena… Ven mas temprano, a las ocho.

– Lo siento, pero tengo otro compromiso. Te vere a las nueve. -Y corte.

Queria que fuera bastante tarde cuando nos pusieramos a trabajar en el collar, era esencial para mi plan.

Claude, un homosexual gordo y gentil, habia trabajado con el chef del Maxim's de Paris. Cocinaba excelentemente y mantenia el lujoso hogar de Sydney inmaculado con la ayuda de dos mujeres de color que se encargaban del trabajo pesado. Aquella noche, al filo de las nueve, abrio la puerta y me recibio con una sonrisa. Yo era uno de sus raros favoritos.

– Buenas noches, senor Larry. Permitame decirle que me alegro de que este mejor. -Su satisfaccion era autentica-. Pase, por favor, el senor Sydney lo esta esperando. -Bajo el tono de voz y agrego-: La cena esta casi lista, asi que no se retrasen con los aperitivos.

Le dije que no se preocupara y me dirigi al inmenso salon donde halle a Sydney en su mesa de trabajo con un martini doble.

– ?Larry! ?Me alegro de verte!… ?Esto es el infierno! Ven y mira.

Me acerque al bar y me servi una generosa cantidad de martini; despues, me deje caer en uno de los enormes sofas.

– Ahora no, Sydney. Primero, comamos. Tenemos toda la noche por delante.

– La cabeza me da vueltas como un trompo. -Sydney cogio su bebida y se sento junto a mi-. Empiezo a preguntarme si esto resultara. ?Anoche no pude dormir! ?No podia dejar de pensar que le he dado a esa mujer tres cuartos de millon! ?No debo de estar en mis cabales! Comienzo a preguntarme si recuperare mi dinero alguna vez…

– Calmate, lo recuperaras y mucho mas tambien. No enloquezcas, Sydney. Lo resolveremos despues de la cena. -A pesar de que no lo note muy interesado, le conte lo sucedido en la tienda durante el dia, lo que habia vendido, quien lo habia comprado y toda la gente que habia preguntado por el.

Seguimos conversando y bebiendo hasta que Claude nos aviso de que la cena estaba lista. Fue una comida extraordinaria: huevos rellenos seguidos de noisette d'agneau Edouard VII, una de las grandes especialidades de Maxim's.

Despues de cenar, volvimos al salon. Oi a Claude retirarse y el click de la puerta. Me pregunte si habria corrido el pestillo.

– Voy un momento al bano -dije a Sydney-, y luego nos pondremos a trabajar.

Mientras Sydney se dirigia a su mesa de trabajo, fui al vestibulo y comprobe que la puerta no estaba trabada. Luego fui al bano, hice correr el agua y volvi al salon.

La siguiente media hora la dedicamos a hojear los disenos de Sydney. Para mi, todo aquello era una perdida de tiempo pues sabia que no habria collar alguno, pero tenia que representar mi papel. Entre todos los disenos, seleccione tres que se acercaban bastante a la idea.

– ?De veras lo dices, Larry? ?No lo haces por amabilidad? -Sydney me miro con ansiedad.

– ?Trabajas con el collar al lado?

– Eh… no. -Me miro sorprendido-. Lo tengo en la caja fuerte.

– ?Ahi esta! -exclame-. ?Por eso tienes tanto problema! Trae el collar y colocalo sobre la mesa. Te inspirara.

Me miro y su rostro se ilumino con una sonrisa de alegria.

– ?Nunca se me habia ocurrido! ?Que inteligente! ?Tienes razon!

Paso a descolgar el Picasso y abrir la caja. A pesar de que sabia que confiaba plenamente en mi, mantuvo su cuerpo entre la caja y yo para que no pudiera ver como la abria. Habia gastado mucho dinero en aquella caja y su clave era su exclusivo secreto.

Puso el collar sobre la mesa. Cambie de posicion la lampara para que la luz diera directamente sobre las piedras falsas. Parecian verdaderas.

Se sento y permanecio algunos minutos observando el collar, despues tomo el diseno mejor y lo estudio.

– Tienes razon, Larry, querido. Aqui me he equivocado de gradacion. ?Que estupido! Si, creo que puedo hacer algo mejor que esto. -Se puso a bosquejar mientras yo fumaba y lo observaba. En media hora, despues de tres intentos fallidos, produjo un diseno tan impresionante que pense que si no aplacaba un poco su entusiasmo no habria necesidad de una segunda reunion y tenia que haber una segunda reunion sin duda.

– ?Esto es! ?Lo siento! ?Miralo! -exclamo, entusiasmado.

Por supuesto que estaba en lo cierto.

– Es bueno -dije, con tono indiferente.

– ?Bueno! ?Pero no ves como puse la piedra mas grande! ?Por que no habia pensado en eso antes?

– Es excelente. -Despues, frunci el ceno.

– ?No crees que esta bien? -me pregunto, ansioso.

– Casi. Podria venderlo por un millon y medio, pero nosotros queremos dos millones.

– No pienso comprar mas piedras -declaro Sydney, con voz opulenta-, si eso es lo que estas pensando.

– No… no. Claro que no. La disposicion es perfecta. Pero no me convence el diseno. Tal vez sea demasiado clasico. No debemos apresurarnos en esto, Sydney. Dejame pensar. Vendre a verte el viernes por la noche. Para entonces, estoy seguro de que habremos hallado la solucion.

– ?El viernes por la noche? -Abrio su agenda y la consulto-. El viernes no. Tengo una cita para ir a cenar y no puedo cancelarla. El jueves esta bien.

– De acuerdo. -Me puse de pie. Estaba pensando que tendria todo el miercoles y el jueves hasta las diez de la noche para atar cualquier cabo suelto… Era mas que suficiente-. Estare aqui a las diez. Luego, el siguiente paso es Hong Kong.

– Ven mas temprano, Larry. Claude te preparara algo especial.

– Lo siento, pero no puedo venir mas temprano. Voy a cenar con los Johnson… ?Que Dios me ayude! Ella esta interesada en un broche de diamantes. Cuando sepa mas o menos lo que quiere, te pedire que hagas los disenos.

– Esa vieja asquerosa… -Sydney suspiro-. Siempre los viejos y gordos.

– Son los que tienen dinero.

Guarde el diseno en mi cartera.

– ?Como te sientes, Larry? Pareces demacrado -me comento Sydney mientras me acompanaba hasta la puerta.

– Muy bien. Estoy cansado. Cuando hayamos vendido este collar, creo que hare un crucero… Si no tienes inconveniente, claro.

– Si vendes este collar, querido, podras irte a la luna si quieres, que yo pagare los gastos.

Cuando cerro la puerta principal, me quede a escuchar si ponia o no la traba. No lo hizo.

Todo parecia estar a mi favor.

Regrese a mi apartamento a eso de las once y veinte. Me prepare un whisky con soda y me sente a esperar.

Suponiendo que Rhea y Fel participaran en el asunto, estaba seguro de que podrian entrar en el edificio y en el apartamento de Sydney sin problemas.

Recorde que Rhea tenia antecedentes. Debia usar guantes. Si dejaba una sola huella, todo mi plan se derrumbaria pues estaba convencido de que si los atrapaban me delatarian.

?Pero entraria la policia en todo aquello?

La posicion de Sydney no era muy solida. Si llamaba a la policia, Plessington se enteraria de que su esposa habia vendido el collar. Esto no le preocuparia mucho, pero si que se enterara su socio Tom Luce. Esto podria causar un dano irreparable entre ellos, pues tanto Sydney como yo sabiamos que su conducta carecia de toda etica. Luce era duro y no perdonaria a Sydney facilmente y sabia que Sydney querria evitar eso a toda costa. Tom era mas importante para el que mis conocimientos.

?Pero estaria dispuesto Sydney a perder tres cuartos de millon sin hacer nada al respecto? A pesar de que sabia que era inmensamente rico, perder una suma asi era desgarrador. Despues de meditarlo, llegue a la conclusion de que no haria nada para no enfrentar la ira de Tom Luce y el dano que la senora P. podria ocasionar entre sus ricos clientes si decia que Sydney no era fiable. Si a el no se le ocurria, yo se lo senalaria.

Si no llamaba a la policia, yo estaria a salvo. Venderia el collar piedra por piedra, guardaria el dinero en Suiza, seguiria trabajando para Sydney tres o cuatro meses mas y luego alegaria mala salud y me despediria. Despues, me iria a Europa y me instalaria en algun lugar, tal vez en los Alpes suizos, con un millon de dolares.

Recorde a Rhea y a Fel. ?Como reaccionarian al enterarse de que habian robado cristal y no diamantes? Aquellos dos podian ser tan perversos y peligrosos como Spooky. Al estar comprometidos en el robo, no se preocuparian por delatarme sino que vendrian a buscarme.

Pense en eso. Despues recorde que Fel iba a golpearme con la pistola para evitar cualquier sospecha sobre mi. Sacaria ventaja de ello. Podria alegar que mis nervios habian quedado destrozados e intentar huir de inmediato. De esa forma, Rhea y Fel tardarian al menos diez dias en descubrir que habian robado una imitacion. Para entonces, yo estaria ya en Europa, bien lejos de sus vengativas manos. Entonces, le escribiria a Sydney despidiendome definitivamente.

Permaneci sentado meditando, con el vaso en la mano, cuando a las doce y tres minutos sono el telefono.

Mi pulso no era muy firme cuando levante el auricular.

– Habla Carr.

– Bungalow 35 -dijo Fel.

Contuve el aliento.

– ?Ella entra?

Fel rio.

– ?Que te parece?

– Manana, a las diez de la noche -dije, y corte.

El dia siguiente se hizo interminable. Por suerte, no tuvimos mucho trabajo en la tienda y pude dedicarme a pensar.

Terry habia estado observandome. Por fin, sintio curiosidad y se acerco a mi escritorio.

– ?Tienes algo en mente, Larry? -me pregunto, estudiandome con sus ojos malignos-. Estas muy pensativo.

– Me duele la cabeza -conteste, para dejar bien en claro que mi salud no se hallaba muy bien.

– Lo siento. -Lo sentia tanto como un hombre que se encuentra un billete de cien dolares en la calle-. Regresaste demasiado pronto. No entiendo por que Sydney te necesitaba tanto. A veces es tan desconsiderado… Yo era capaz de llevar tu trabajo y el mio. ?Por que no te vas a casa y tomas algo para la jaqueca? La senorita Barlow y yo nos arreglaremos.

Estaba a punto de mandarlo a la mierda cuando me di cuenta de que fingir que me encontraba mal podia favorecer mis planes.

– Creo que lo hare. -Me puse de pie-. Si crees que puedes arreglarte.

Por la expresion de sorpresa de sus ojos, comprendi que no esperaba aquella reaccion. Sin Sydney y ahora tambien sin mi iba a tener mucho trabajo.

Pero era un desafio que aceptaba con gusto. Mientras me dirigia al aparcamiento, me pregunte como le iria a Sydney con el diseno. Pense que tenia que avisarle de que me marchaba a casa. Le llame desde un telefono publico.

– Sydney, tengo una jaqueca terrible. Terry dice que puede arreglarse solo, asi que me voy a casa.

– ?Pobrecito! Ve tranquilo. Ire a la tienda enseguida… No puedo dejar a Terry a cargo de todo. Tengo cuatro disenos magnificos. ?Te encantaran! ?No quieres venir a verlos esta noche?

– Prefiero que no. Quiero descansar, si no te molesta.

– Si, hazlo.

No regrese a mi apartamento inmediatamente. Fui al banco y saque tres mil dolares en cheques de viaje. Despues, visite a mi agente de viajes y le pregunte por los vuelos a San Francisco. Habia uno que salia el viernes por la manana hacia las cinco. Le pregunte si era necesario hacer una reserva pero me dijo que a aquella hora no habia problemas.

Regrese a mi apartamento y me sente a planear el robo. Al mediodia, mande a buscar sandwiches y, para las tres, estaba satisfecho de haber resuelto todos los detalles.

Sydney me llamo a las cuatro para preguntarme como me encontraba. Le dije que se me habia pasado el dolor de cabeza pero que todavia me sentia un poco tembloroso.

Quiso saber si estaria bien el jueves por la noche y le asegure que al dia siguiente estaria en mi escritorio a la hora de siempre.

A las ocho, fui al restaurante de la esquina a comer algo y volvi a casa a ver la television hasta las diez menos cuarto. Saque el bolso con la peluca, las gafas de espejo y la chaqueta roja (sin el revolver de juguete), baje al garaje y me dirigi al motel Pyramid. Habia elegido aquel motel para los Morgan porque tenia cabanas independientes y era frecuentado por la gente joven que recorria Miami. Si Rhea y Fel se habian comprado la ropa adecuada, pasarian inadvertidos entre ellos.

Aparque el coche fuera del motel y entre andando. No me resulto dificil encontrar el bungalow 35. Cada cabana tenia un numero bien iluminado.

El aire de la noche estaba lleno de los sonidos procedentes de radios y televisores. Nadie me vio llamar a la puerta de la cabana 35, que se abrio inmediatamente, ya que Fel me aguardaba con impaciencia. Entre en el cuarto y Fel cerro la puerta.

Por un momento, no reconoci a Rhea cuando la vi de pie junto a la mesa, mirandome con sus ojos verdes y frios. Llevaba un traje pantalon rojo sangre con el cuello y los punos blancos. Tenia el cabello limpio y recogido en lo alto de la cabeza. Al verla, volvia a sentir la corriente de deseo en mi interior y supe que ella lo habia percibido por su burlona sonrisa. Mire a Fel. Hasta el tenia un aspecto presentable. Se habia cortado el pelo y vestia una chaqueta beige deportiva y un par de pantalones verde oscuro. Un sueter de cuello polo completaba el atuendo.

– Los dos estais bien -dije, apoyando el bolso sobre la mesa-. ?Teneis algo mas de ropa?

– Si. Pensamos que esta ropa seria muy facil de describir a la policia -dijo Fel, sonriendo-. Despues del trabajo nos haremos hippies.

«Bueno, por lo menos usan la cabeza», pense.

Fui a sentarme.

– Como estais aqui los dos, presumo que la operacion sigue adelante… ?no es asi?

– Estamos aqui para escucharte -repuso Rhea, con frialdad-. Describenos toda la operacion, luego decidiremos.

Esperaba que dijera eso y me encogi de hombros.

– El trabajo se hara manana por la noche.

– ?Manana por la noche? -repitio Fel, levantando la voz-. Es un poco apresurado, ?no te parece?

– ?Que importancia tiene si es manana o la semana que viene? Lo tengo todo organizado. Cuanto antes se haga, antes conseguiremos el dinero.

Fel miro a Rhea.

– Dejale hablar -dijo ella, sentandose lejos de mi y encendiendo un cigarrillo.

– Manana por la noche, exactamente a las diez y media, llegareis a Wellington Court, Roosevelt Boulevard. -Saque una hoja de papel doblada de mi cartera y la puse sobre la mesa-. Lo he escrito todo aqui, con las indicaciones para llegar. Manana por la manana, id a reconocer el lugar: pasad por alli para estar seguros de encontrarlo por la noche. A esa hora de la noche habra varios sitios para aparcar alli. Dejad el coche y andad con indiferencia hasta la puerta de entrada. La encontrareis abierta. Subid rapidamente por la escalera. No utiliceis el ascensor. El sereno estara en la porteria viendo la television y el ascensor puede originar interferencias en la pantalla, asi que usad la escalera. Cuando llegueis al ultimo piso, torced a la derecha y vereis la puerta de entrada de Fremlin… la numero 4. La puerta estara desatrancada. Abridla sin hacer ruido y entrad. Os encontrareis en un pequeno vestibulo que esta frente a la puerta que da a la sala. Escuchad detras de la puerta. Me oireis hablar con Fremlin. Despues, entrad. Hacedlo rapido, con las armas en las manos gritando que nos quedemos quietos. No teneis que preocuparos por Fremlin. Se quedara petrificado, muerto de miedo. Aqui viene la parte mas dificil de la operacion. -Me volvi para mirar a Fel, que estaba sentado con los codos apoyados sobre las rodillas, la cara sobre las manos, escuchando con total concentracion-. Tendre que hacerme el valiente. Eso evitara cualquier sospecha que me relacione con el robo, y eso es esencial para que pueda vender los diamantes. Yo saltare sobre vosotros. Tu me golpearas en la cara con el arma.

Fel me miro, boquiabierto.

– Un golpe en la cara con la pistola puede hacerte dano -dijo.

– Lo se, pero hay que hacerlo y de manera convincente. No me pondre a llorar por perder un diente. Un millon es mucho dinero.

– ?De veras quieres que te pegue con el arma?

– En la cara, no en la cabeza. Quiero dejar eso bien claro. No en la cabeza sino en la cara, ?entendido?

– ?Por que no cuidar las apariencias y recibir el golpe en la cabeza? -pregunto Fel, con el ceno fruncido.

– Porque sufri una conmocion y seria peligroso recibir otro golpe en la cabeza.

– Si… -Miro a Rhea, pero ella permanecia inmovil, con la mirada atenta y la expresion indiferente.

– Caigo al suelo -prosegui-. Vosotros dos os encargais de Sydney. Llevad una cinta adhesiva de unos cinco centimetros de ancho. Atadlo y tapadle la boca. Hace lo mismo conmigo. Encontrareis el collar sobre la mesa. Cogedlo y marchaos. -Hice una pausa-. Eso es todo. Es bastante claro. No habra ningun tipo de lucha, ni policia y si nos atais bien, tendremos que esperar hasta que llegue el criado de Fremlin, a las ocho de la manana siguiente, para que nos suelte. -Encendi un cigarrillo y luego pregunte-: ?Alguna pregunta hasta aqui?

– ?Quieres preguntar algo? -le dijo Fel a Rhea-. Para mi todo esta bien.

– Todavia no. -Tiro la ceniza sobre la alfombra-. Sigue hablando -me dijo.

– Debereis tener una coartada -continue-. Vuestra historia sera que dejasteis Luceville el lunes por la tarde para viajar a San Francisco. Rhea creia que alli podia encontrar un trabajo y tu la llevaste. Esto explicara por que vuestro bungalow permanecio cerrado dos dias y la noche del robo. Rhea tomara el avion hacia San Francisco a las cinco de la manana del viernes. Tu, Fel, regresaras a Luceville en cuanto termine el robo. Deberas estar alli el viernes por la noche. Comenta con cualquiera que se interese que Rhea se ha ido a San Francisco a conseguir trabajo. No creo que necesiteis la coartada, pero debeis tener una por si acaso.

– Si-asintio Fel-. Es sensato.

Saque los cheques de viaje de mi cartera y se los arroje a Rhea.

– Esto cubrira tus gastos. No habra problemas para conseguir pasaje para San Francisco; da un telefono y una direccion falsos. Ve a esa hora. Alojate en un hotel modesto y busca trabajo. Sera importante, en caso de que la policia llegue a investigar. Al cabo de diez dias, regresa a Luceville… Antes no… ?Entiendes? diez dias.

Ahora, hizo su primera pregunta.

– ?Y que pasa con el collar? ?Te lo metemos en el bolsillo antes de desaparecer para que luego puedas venderlo?

– Si crees que eso es una buena idea estando Sydney mirando, estas mal de la cabeza -le dije, alerta-. Os llevareis el collar. Te lo llevas tu o se lo lleva Fel y lo esconde en el bungalow. Lo decidis vosotros.

Me miro, entrecerrando los ojos

– Confias demasiado en nosotros, ?no? Supon que nos vamos con el collar. Harias un estupido papel, ?no?

– Supongamos que lo hicierais -le dije, sonriente- ?Creeis que podriais venderlo? Hay que desmontarlo. Muy bien, lograis desmontarlo. Queremos obtener un millon por la operacion. Os resultara muy dificil encontrar un perista que lo venda y, si lo hiciera, os robaria como un loco. Por eso puedo confiar en vosotros. Yo conozco a las personas que pagaran el mejor precio por las piedras sin hacer preguntas… y vosotros no. Asi de simple.

Lo penso y luego, por primera vez, empezo a relajarse.

– Muy bien -continuo-, ?y que pasara cuando vendas las piedras? Tu te llevas el collar. ?Y si te vas con el collar y nos dejas plantados?

Seguia el esquema de mi plan anterior. Habia anticipado aquella pregunta y estaba preparado para responderla.

– Fel regresa al bungalow para mantener las apariencias -dije-, pero tu vendras como mi secretaria. Estaras presente en todos los tratos. Sabras cuanto me pagan por cada piedra. Me pagaran en efectivo. Te dare la mitad de cada pago que reciba. ?Te asegura eso que no te enganare?

Se inclino hacia atras y me estudio. No se le ocurria ninguna otra objecion.

– Siempre que no desaparezcas en cuanto me de la vuelta.

Volvia a sonreir.

– No podria aunque quisiera. La idea es estar muy juntos. -Hice una pausa y luego prosegui mirandola a los ojos-. Hasta dormiremos juntos… es parte del trato.

Fel dejo escapar una carcajada.

– ?Este tipo es de los mios! ?Hermano! ?Mereces lo que consigues!

De repente, Rhea sonrio: una sonrisa dura y fria, pero sonrisa al fin.

– Trato hecho -dijo, finalmente-. Muy bien, haremos el trabajo.

Suspire profundamente.

– Arreglemos ahora los detalles restantes y luego me ire a casa. Primero, los dos usareis guantes. Esto es de vital importancia. Si dejais una sola huella en la casa de Fremlin no habra millon. -Hice un gesto hacia el bolso-. He traido un disfraz para Fel. Mira.

Fel abrio el bolso y saco la peluca, las gafas y la chaqueta. Sonriendo, se puso la peluca y las gafas y se miro al espejo.

– ?Hermanita! ?Esto es genial! ?Ni siquiera yo me reconozco!

Mire a Rhea.

– Oculta tu cabello bajo el panuelo. Consigue un par de esas gafas para esconder tus ojos verdes. En cuanto el trabajo este terminado, cambiad la ropa que lleveis puesta. Conseguid una maleta barata, meted la ropa dentro y tiradla a algun sitio donde no la encuentren. Fel se encargara de eso… ?entendido?

Ella asintio. Estaba mucho menos hostil y supe que la habia convencido.

Senale el papel que estaba sobre la mesa.

– Todo esta escrito aqui -dije-. Todo lo que os he explicado. Estudiadlo bien y cuando os lo sepais de memoria, destruidlo. -Me puse de pie-. Creo que eso es todo. Manana por la noche, a las diez y media. -Volvi a mirar a Fel-. Recuerda, golpeame en la cara y no en la cabeza. Pega lo bastante fuerte como para que parezca convincente.

Sonrio.

– Mejor tu que yo.

Me detuve junto a la puerta y los mire.

– Mejor yo que un millon de dolares -dije, y me fui.


CAPITULO SIETE

<p id="_Toc102097187">CAPITULO SIETE</p>

El jueves transcurrio todo lo bien que podia esperarse. Yo estaba nervioso a pesar de que intentaba evitarlo y Sydney casi me volvio loco con sus revoloteos constantes. Salia cada momento de su despacho, daba vueltas por el salon de ventas, me enviaba miradas complices y luego volvia a desaparecer. Evidentemente Terry se dio cuenta de que tramabamos algo y me estudiaba con ojos curiosos.

Por fin, decidi poner punto final a todo aquello y entre en el despacho de Sydney cerrando la puerta tras de mi.

– Por favor, Sydney, trata de controlarte. Te comportas como si estuvieses huyendo de la Mafia.

Abrio los ojos desmesuradamente.

– ?De veras? Sin embargo, estoy tan tranquilo como un obispo. ?A que te refieres?

– Como un obispo que encuentra a una mujer en su cama.

Se rio.

– Bueno, tal vez este un poco excitado. ?No puedo esperar hasta esta noche! ?Quedaras maravillado!

– Dejalo para esta noche y no revolotees mas a mi alrededor. Terry se esta comiendo las unas de curiosidad.

Sydney comprendio la indirecta y permanecio en su despacho el resto de la tarde, pero cuando se fue, a las seis, no pudo resistir dedicarme un guino. Frunci el ceno y partio un poco desilusionado.

Terry se puso de pie inmediatamente y se acerco.

– ?A que se debe tanta excitacion? -pregunto-. Se ha comportado como un yoyo todo el dia. ?Es que tramais algo?

Empece a ordenar mi escritorio.

– ?Por que no se lo preguntas a el? Si quiere que lo sepas, te lo dira.

Terry apoyo las manos en la mesa y se inclino hacia delante. Sus ojillos brillaban de ira.

– Tu me odias, ?verdad?

Me puse en pie.

– No mas de lo que tu me odias a mi, Terry -le respondi y atravese el salon para dirigirme al cuarto de bano.

Diez minutos despues, volvia en el coche a mi apartamento. En una semana, tal vez menos, estaria en Amberes, hablando con uno de los compradores de diamantes mas grandes del mundo. Le ofrecia diez de las mejores piedras pero no la mas grande. Esta la llevaria a Hatton Garden, en Londres. Wallace Bernstein ya me habia pedido que le buscara una piedra de primera para una tiara. Me habia dado a entender que era para un miembro de la familia real. Estaba seguro de que me arrebataria la piedra de las manos y al precio que le pidiera. Luego, de Londres a Amsterdam, de alli a Hamburgo y, por ultimo, a Suiza. Para entonces, valdria un millon de dolares. Esa suma invertida en bonos al ocho por ciento me daria una renta vitalicia de ochenta mil dolares. Pediria una libreta de ahorros, pagaria el impuesto correspondiente y estaria hecho.

Me satisfacia el modo en que habia manejado a Rhea. Estaba seguro de que ya no sospechaba nada y eso era importante. Con ella fuera de la circulacion, enfriandose los talones en San Francisco, y con Fel en Luceville, tendria espacio para maniobrar tranquilo.

Mucho dependia de si Sydney llamaba o no a la policia despues del robo. Debia tratarle con mucho tiento. Estaria en un estado terrible y muy furioso. Era dificil de controlar cuando estaba asi. Tendria que advertirle una y otra vez de que si la policia intervenia, Tom Luce se enteraria de lo ocurrido. Dependia de que ganara la batalla la rabia de Sydney o el temor por Luce; me inclinaba a creer esto ultimo.

Volvi a mi apartamento a las seis y treinta y cinco. Tenia cuatro horas por delante. Al recordar que supuestamente cenaba con los Johnson, me di una ducha y me puse un traje oscuro. A pesar de hacer todo eso a camara lenta, todavia que quedaban tres horas y cuarto por delante.

Me prepare un whisky y encendi el televisor, pero como no me interesaba lo apague. Me pasee por la sala, incomodo y nervioso. Miraba la hora sin cesar. No tenia hambre. Sentia una fea sensacion en el estomago, pero el whisky me ayudaba. Sin ninguna razon aparente, de repente pense en Jenny. Tuve un repentino impulso de hablar con ella. Busque el numero del hospital en mi agenda y la llame.

Al cabo de un rato, Jenny respondio:

– ?Hola?

– Hola -le dije sentandome, mas relajado de repente-. Habla tu excompanero de asistencia social. ?Como estas, Jenny?

– ?Larry! -el cambio de su tono de voz me hizo sentir bien-. Que amable de haber llamado. Estoy mejor, gracias. Ya puedo caminar por aqui con muletas.

– ?De veras? ?Que bien! ?Cuando te dan el alta?

– A finales de la semana que viene. Ya no veo la hora de salir de aqui. Dime, Larry, ?Como estas tu?

Me pregunte como reaccionaria si le dijera que estaba a punto de involucrarme en un robo.

– Estoy bien. Otra vez en el trabajo… tengo que salir a cenar. Acababa de vestirme cuando de repente me viniste a la mente.

– Yo tambien he pensado en ti. Estoy tan contenta de que hayas dejado esta ciudad, Larry. Luceville no era para ti.

– Supongo que no, pero a lo mejor la anoro… y te anoro a ti. -De repente, senti deseos de volver a verla pero sabia que era imposible. En cuatro o cinco dias estaria camino de Europa y quiza nunca regresara. Pense en su cabello desarreglado, en sus ojos, su eficiencia y su amabilidad-. Debo partir para Europa dentro de unos dias por asuntos de trabajo. De lo contrario, habria ido a verte.

– ?Ah!… -Una pausa, luego prosiguio-: ?Estaras fuera mucho tiempo?

– No estoy muy seguro… depende. Puede que tenga que viajar a Hong Kong. Si… sera bastante tiempo.

– Bueno… que tengas buen viaje. -Me di cuenta de que su voz se habia tornado triste. Mire hacia la pared opuesta. Pense en la soledad que me aguardaba. Un exiliado viviendo en un pais extrano… No hablaba ningun idioma aparte del propio. Que diferente habria sido con Jenny a mi lado. Y con todo ese dinero, podriamos llevar una vida maravillosa juntos. Todo esto pasaba por mi cabeza cuando dijo-: Supongo que habra sol donde estas tu. Aqui sigue siempre tan deprimente. A veces, echo de menos el sol.

Pense en como me divertiria ensenandole Hong Kong, luego, con un sentimiento de depresion comprendi que ya era demasiado tarde. No podia decirle «Ven conmigo». Ademas, ella todavia no podia andar. No… era demasiado tarde, tendria que salir pocos dias despues del robo, quizas el lunes siguiente. Seria demasiado peligroso quedarme.

– Aqui el sol es maravilloso -dije, y desee no haberla llamado-. Te escribire, Jenny. Bueno, ya es tarde. Cuidate.

– Y tu tambien.

Hablamos unos segundos mas y luego corte. Me quede alli sentado, mirando la pared. «?Estare enamorado de ella?», me pregunte. Quiza le escribiera cuando estuviera seguro en Suiza, y le diria lo que sentia por ella. Le pediria que fuera a verme para poder hablar de ello. Le enviaria el pasaje de avion. Sentia que iria.

Mire la hora: todavia me quedaban dos horas y tres cuartos de espera. No podia permanecer mas tiempo en el apartamento asi que sali y fui a Interflora, que estaba abierto hasta tarde. Ordene que enviaran unas rosas a Jenny con una tarjeta donde le decia que permaneceria en contacto con ella. Como sabia que debia comer algo, fui hasta el Hotel Spanish Bay. Pedi un sandwich de salmon ahumado y un vaso de vodka puro.

Uno de mis clientes, Jack Calshot, un rico accionista, se sento conmigo. Hablamos de cosas diversas. Me dijo que estaba buscando un brazalete de esmeraldas y rubies y me guino un ojo:

– No es para mi esposa, ?me entiende? Encontre a una muchacha muy entusiasmada, pero necesita algo. ?Tiene alguna cosa asi, Larry?

Le dije que no habria problema y que pasara por la tienda al dia siguiente.

Pase otra hora escuchando su charla. Era un hombre interesante, pues siempre me daba buenos consejos sobre el mercado. Pero en mi interior pensaba que todo aquello cambiaria muy pronto: un nuevo cambio de escenario. Me pregunte si haria amigos en Suiza. Por lo que habia oido, los suizos no eran muy amigos de los extranjeros, pero podria encontrar alguna colonia norteamericana para entablar relaciones.

Por fin, las agujas del reloj marcaron las diez menos cuarto de la noche. Me despedi de Calshot, que prometio pasar por la joyeria alrededor de las diez. Cuando subi al Buick, pense en Fel y me sobresalte. Un golpe en la cara puede ser doloroso. No es facil ganar un millon de dolares, me dije.

Llame al timbre del portal de Sydney y vi a Claude salir del ascensor, mientras Lawson venia a abrirme la puerta.

Ambos me saludaron cuando Lawson me abrio.

Lawson volvio presuroso a la porteria, porque seguramente estaria viendo un buen programa en la television, y Claude me dijo:

– El senor Sydney esta muy excitado esta noche, senor Larry. Me ha costado convencerle de que cenara. Espero que usted consiga calmarle.

Cuando pense en lo que iba a suceder me dije que seria imposible.

– Hare lo que pueda, Claude -le prometi-. Buenas noches. -Y tome el ascensor hasta el apartamento. Sali del ascensor y baje por las escaleras sin hacer ruido. Llegue al vestibulo, me detuve, mire en todas direcciones y cruce rapidamente hasta la puerta de entrada, descorri el pestillo y volvi a subir la escalera. Tal como habia pensado, no habia tenido problemas para destrabar la puerta de la entrada. Al llegar a la puerta del apartamento de Sydney, hice girar la manecilla y comprobe que estaba abierta. Volvi a cerrarla y llame al timbre.

Sydney aparecio en la puerta en un segundo, abriendola de par en par.

– ?Entra, mi querido muchacho! -exclamo, con la mirada iluminada- ?Fue horrible la cena?

– Bastante. -Cerre la puerta y, cogiendole del brazo, fuimos al salon. La puerta habia quedado destrabada-. Ella vacilaba. No creo que su marido quiera gastar todo ese dinero. Pero me he encontrado a Calshot y me ha dicho que estaba buscando un brazalete de rubies y esmeraldas. Pasara manana… Una nueva amiguita.

– No perdamos tiempo hablando de el… Ven a ver mis disenos.

Mientras le seguia hasta el escritorio, mire la hora. Eran las diez y diez. Veinte minutos mas y todo habria acabado. Me di cuenta de que estaba sudando y saque el panuelo para secarme las manos.

– ?Mira! -Extendio los disenos sobre la mesa-. ?Que te parece?

Me incline sobre ellos, casi sin mirarlos.

– ?No crees que este es maravilloso? -Coloco su dedo largo y artisticamente formado sobre el segundo diseno.

Me esforce por observarlo. Durante unos segundos, examine los disenos. Se habia superado a si mismo. El segundo diseno que me senalo era lo mejor que habia visto en mi vida.

Me incorpore.

– Sydney, eres un genio. No hay duda de ello. ?Este es el mejor! Es de primera y si no puedo venderlo por dos millones dejare de llamarme Carr.

Sonrio, resplandeciente.

– Sabia que tenia que ser el bueno, pero ahora que lo dices…

– Comparemoslo con el collar.

Parecio sorprendido.

– ?Por que?

– Quiero comparar la talla de las piedras con tu diseno. -Comence a hablar con voz ronca y tuve que hacer una pausa para reponerme.

– Claro… si…

Se volvio, atraveso la habitacion, saco el Picasso y efectuo los movimientos secretos que abrian la caja.

Mire la hora: quince minutos mas.

Trajo el collar y lo puso sobre la mesa.

– Sientate, Sydney, y comparemoslo.

Rodeo el escritorio y se sento; yo me situe a su lado y estudiamos juntos el collar y luego el dibujo.

– Es maravilloso -dije-. Has captado extraordinariamente el espiritu de las piedras. ?Te imaginas como sera cuando Chan lo termine? Casi no puedo esperar a llevarselo.

Se volvio en su silla.

– ?Cuando puedes partir?

– El lunes. Manana ire a la agencia de viajes. Llegare a Hong Kong el miercoles. Tendre que pasar una semana con Chan, para asegurarme de que lo empieza bien, y luego regresare.

Asintio.

– Muy bien. ?Cuanto tiempo crees que tardaras en venderlo?

– No lo se, es algo dificil. Ya estoy preparando una lista de nombres. Chan tardara dos meses en hacerlo. En cuanto el termine, empezare yo.

– ?No puedes darme una idea?

Le mire, sin entender muy bien a que se referia.

– No lo creo, Sydney. Podria tardar un mes, u ocho meses. Dos millones no es ninguna broma.

Se movio en la silla.

– Veras, Larry, he asegurado el collar durante nueve meses. Puedo conseguir un precio especial durante ese tiempo, pero la cuota es bastante alta. Si no se vende en esos nueve meses, tendre que pagar mas, y no quiero hacerlo.

Me quede pasmado.

– ?Lo has asegurado?

– Por supuesto, querido. ?No pensarias que iba a dejarte ir a Hong Kong con el collar sin asegurarlo! Podria sucederte cualquier cosa. Hasta podrian robartelo. ?Podria haber un accidente, Dios no lo quiera! Tres cuartos de millon es mucho dinero para arriesgarlo.

– Si. -El corazon me latia con fuerza-. ?Y con quien lo has asegurado?

– Con nuestra gente… la National Fidelity. ?Tuve una pelea terrible con ese asqueroso de Maddox! ?Le odio! ?Es tan materialista! Al final, tuve que hablar con uno de los directores para conseguir un descuento. Maddox queria cobrarme casi el doble.

?Maddox!

Yo tambien habia tratado con aquel hombre y sabia que era uno de los mas duros, dificiles e inteligentes asesores de reclamaciones del negocio: un hombre que olia un crimen incluso antes de que se hubiera planeado. El y su ayudante, Steve Harmas, habian resuelto mas estafas de seguros y detenido a mas estafadores que todos los demas asesores juntos.

Como sabia que me habia puesto palido, camine lentamente hasta la espectacular ventana sin cortinas.

Mi mente estaba petrificada de terror. ?Tenia que detener el robo! ?Pero, como? Mi cerebro se negaba a trabajar, pero sabia que seguir adelante seria fatal con Maddox cerca.

Por inteligente que fuera la policia de Paradise City, no podia compararse con Maddox. Recorde un caso en el que el Jefe de la Policia, Terrell, se alegro de colaborar con el investigador de Maddox, Steve Harmas, y habia sido Harmas quien habia resuelto el robo del collar de Esmaldi y tambien un crimen.

– ?Que ocurre, Larry?

– Me ha venido la jaqueca, maldicion. -Me sostuve la cabeza con las manos mientras pensaba que hacer. Luego, descubri lo absurdamente facil que era detener el robo. Lo unico que tenia que hacer era salir al vestibulo, poner la traba Yale en la puerta y Rhea y Fel no podrian entrar.

?Que podian hacer? ?Que podian hacer excepto irse y maldecirme cuando volvieramos a vernos?

– Te traere una aspirina -dijo Sydney, poniendose de pie-. Nada como eso, querido.

– Esta bien. -Comence a caminar hacia la puerta-. ire yo. ?Estan en el armario del bano, no?

– Dejame…

Entonces, la puerta se abrio de golpe y supe que ya era demasiado tarde.

Dias despues, cuando repasaba aquella noche, comprendi por que la operacion me habia estallado en la cara.

La culpa era totalmente mia. A pesar de todas las horas de reflexion y cuidadoso planeamiento, me habia equivocado por completo sobre la reaccion de Sydney en circunstancias extremas. Estaba seguro de que aquel maricon tendria el coraje de una mosca y de que se pondria a temblar ante cualquier amenaza de violencia. Si no hubiera juzgado erroneamente su valor no me encontraria como me encuentro hoy, pero estaba convencido de que Sydney no crearia problemas y jamas me detuve a pensar en esa parte tan vital del plan.

Me dirigia hacia la puerta y Sydney se levantaba de su mesa cuando se abrio la puerta y entraron Fel y Rhea.

Fel llevaba la peluca de Beatle y las gafas de espejo, ademas de una Colt automatica de aspecto aterrador en la mano. Detras de el, con el cabello rojizo oculto bajo un panuelo negro y el rostro escondido tras un par de inmensas gafas plateadas, tambien Rhea aparecio amenazadoramente con una 38 automatica en la mano enguantada.

– ?No se muevan! -grito Fel, con voz aterradora-. ?Levanten las manos!

Me movi hacia el. Trate de detenerme pero mis piernas seguian avanzando. Estaba casi sobre el cuando me golpeo. Vi el movimiento e intente esquivarlo, pero me pego con el mango de la pistola en plena cara y una luz blanca me estallo en el craneo. Senti la sangre caliente correrme por la boca, pero quede tumbado en el suelo, mareado por la violencia del golpe. Permaneci alli, con el ojo derecho cerrado y el izquierdo observando lo que sucedia.

Vi a Sydney tomar la daga de los Borgia que utilizaba como cortapapeles: una antiguedad que le habia costado varios miles de dolares y de la que estaba muy orgulloso. Se abalanzo sobre Fel embistiendo como un toro, con la daga hacia delante, el rostro como un pergamino viejo y los ojos salidos de las orbitas. Parecia un homicida.

Vi a Rhea retroceder y levantar el arma, sonriendo con maldad. Hubo un destello y un disparo justo cuando Sydney estaba sobre Fel, que se habia quedado inmovil, estupefacto. La punta de la daga le hirio el brazo, que comenzo a sangrar. La parte posterior de la cabeza de Sydney estallo como un hongo rojo y cayo con un golpe que conmovio la habitacion.

El humo del arma se elevo hacia el techo. Fel retrocedio, sujetandose el brazo. De alguna manera, logre ponerme a cuatro patas.

Observe el cuerpo de Sydney. Algo horrible, blanco, mezclado con sangre, empezo a surgir de la parte posterior de su cabeza. Tenia que estar muerto. Lo sabia. ?Sydney! ?Muerto! Senti algo flojo en la boca y escupi un diente sobre la alfombra persa de doscientos anos. Empece a arrastrame hacia el. Queria tocarle, tratar de reanimarle y, cuando estaba a punto de alcanzarle, la sombra de Rhea aparecio ante mi.

Me quede rigido, sobre las manos y las rodillas, chorreando sangre por la boca. Frente a mi habia un gran espejo y vi reflejada su figura en el. Las inmensas gafas plateadas, sus blancos dientes, los labios tirantes en una malvada sonrisa, y el traje rojo que la hacia parecer un demonio escapado del infierno.

Sostenia el arma por el canon. A pesar de que yo la veia en el espejo, me golpeo con el arma en la cabeza.

Cuando recupere la consciencia, no podia saber que habia estado en coma cinco dias, que me habian operado del cerebro y que me habian dado por muerto dos veces.

El sonido de una voz fue el primer indicio de vida que tuve mientras me sentia flotar entre aguas turbulentas. Seguia nadando, elevandome cada vez mas sin ahogarme, nadando con movimientos lentos, tranquilos, para alcanzar la superficie, y me volvi hacia la voz que hablaba desde muy cerca, hasta que por fin las palabras penetraron en mi.

La voz decia:

– Mire, doctor, ?cuanto tiempo mas cree que tendre que quedarme aqui, esperando a que este tipo vuelva en si? Me muero, aqui sentado. Soy el hombre fuerte del cuerpo. Por amor de Dios, ?llevo aqui sentado cinco dias!

?El cuerpo? ?La policia?

?Cinco dias?

Permaneci inmovil, sintiendo una terrible jaqueca.

Otra voz dijo:

– Podria salir del coma en cualquier momento. Y podria permanecer asi meses.

– ?Meses? -grito el otro hombre-. ?No puede hacer nada? ?Darle una inyeccion o algo? Si sigo sentado aqui yo tambien voy a entrar en coma y entonces tendra dos pacientes y no uno.

– Lo siento… tenemos que esperar.

– ?Maravilloso…! ?Y yo que hago, practico yoga?

– Podria ser una buena idea, senor Lepski. El yoga es muy beneficioso.

Hubo una pausa y, despues, el hombre llamado Lepski hablo:

– ?Asi que no puede sacarle de ese coma?

– No.

– ?Y podria tardar meses?

– Si.

– Bien, doctor, o sea que tengo que quedarme sentado.

– Eso parece.

Luego, el sonido de unos pasos alejandose, una puerta que se abria y cerraba y el hombre llamado Lepski que resoplaba, se ponia en pie y comenzaba a pasearse por el cuarto. Sus movimientos se tornaron un telon de fondo. Pude pensar en lo que habia oido. Desee que no me doliera tanto la cabeza para poder pensar con mayor claridad. Con gran esfuerzo, me obligue a recordar el pasado. Volvi a ver el terrible momento en que Rhea habia matado a Sydney. La vi aproximar el arma, vi el disparo, lo oi y vi estallar la cabeza del pobre y valiente Sydney en una mezcla de sangre y cerebro.

?Habia sido tan estupido! ?Por que habia juzgado tan mal su coraje? Le vi ir al ataque de Fel, con la daga de los Borgia en la mano… algo que yo jamas habria hecho ante la vision de un arma tan amenazadora. Habia sido algo loco e inutil pero magnifico a la vez; solo alguien de gran valor y coraje seria capaz de algo asi. Sydney debio sospechar que aquellos dos iban por el collar, pero no sospechaba que el collar era falso y que habia dado su vida por nada. Bueno, estaba muerto. Y ahora yo me hallaba en una situacion dificil, con aquel oficial de policia sentado a mi lado, esperando a que recuperara el habla. ?Sospecharian que estaba involucrado en el asesinato y el robo? ?Era posible? ?Como habria reaccionado Maddox, al saber que su empresa tendria que pagar tres cuartos de millon de dolares? Conociendole, en lugar de pagar aquella enorme suma el hurgaria y hurgaria y hurgaria hasta encontrar algo que me relacionara con el asesinato.

Bien, tenia tiempo. Si permanecia inmovil y no daba muestras de hallarme consciente, podria pensar en alguna forma de salir de aquello… Alguna manera de salvarme.

Oi que se abria la puerta. Una voz de mujer dijo:

– Su comida esta lista, senor Lepski. Me quedare yo a cuidarle.

– Muy bien, muneca. Si mueve una sola pestana me llama. ?Que hay de comer?

– Carne guisada.

– ?Seguro que es de carne y no de perro?

Ella rio.

– Ha desaparecido el gato de la jefa.

– ?Eso es! ?Ay, Dios mio! -Luego, la puerta se cerro.

Oi que la enfermera se sentaba y comenzaba a hojear un libro. Volvi a mis pensamientos.

Rhea y Fel se habian llevado el collar de vidrio. Fel habia resultado herido. ?Habria alertado a alguien del edificio el sonido del disparo? Tal vez la policia los hubiera atrapado ya y Rhea hubiera cantado. Quiza por eso aquel oficial tenia que cuidarme. Estaba seguro de que si cogian a Rhea, me implicaria. ?Pero, como saberlo? Tambien estaba seguro, por lo que habia podido ver en el espejo, de que su intencion habia sido matarme, como habia matado a Sydney. Pero si sobrevivia… como parecia que iba a hacer… y si les atrapaban a ella y a Fel, entonces, ella hablaria.

Senti deseos de apretarme la frente con las manos, pero resisti. Necesitaba tiempo. Debia simular que aun estaba en coma.

?Y si ella y Fel habian escapado? ?Que harian? Habian robado un collar cuyo valor estimaban en al menos un millon de dolares. Sabian que cualquier movimiento en falso seria desastroso. ?Intentarian venderlo? Yo les habia advertido que ningun pequeno perista lo tocaria. Con el crimen pendiente sobre sus cabezas, ?se atreverian a acercarse a un perista? Sin embargo, imaginaba a Rhea, con su codicia, sin poder resistir la tentacion de intentar convertir el collar en dinero.

?Pero por que pensar en ellos? Si queria sobrevivir, tenia que pensar en mi mismo.

?Y si la policia o Maddox (el en especial) sospechaban que yo estaba tras el robo? ?Y si conseguian un permiso para abrir mi caja fuerte? ?Como reaccionarian cuando encontraran el collar verdadero?

Despues, vi un atisbo de esperanza… una solucion… ?Dios mio, como necesitaba una solucion!

Permaneci inmovil, mientras mi mente trabajaba, y por fin halle algo que tal vez podria salvarme… siempre y cuando la policia no enganchara nunca a Rhea y a Fel. Si no lo hacia, estaria a salvo. Podria burlar a Maddox. Podria regresar a la joyeria. Al haber muerto Sydney, Tom Luce me ofreceria entrar en la sociedad. Sin mi experiencia, el negocio podria fracasar. De repente, me senti mas aliviado, relajado y con esperanzas.

Podia zafarme, siempre que no atraparan a Rhea y a Fel.

?Pero, como estarian ellos? Nadie, aunque los hubiesen visto salir del edificio, podria identificarlos. Siempre que no hicieran ninguna estupidez como intentar vender el collar, como seguramente harian, estarian a salvo, como yo.

?Pero, y Rhea?

Recorde lo que Jenny habia dicho: Esta obsesionada por hacerse rica. No acepta el hecho de que si uno quiere dinero debe trabajar por el… dice que no aguantara tanto tiempo.

Pero Rhea no era tonta. A pesar de la tentacion de hacer dinero rapidamente, debia comprender que, en cuanto intentara vender el collar, estaria perdida.

Luego oi llamar a la puerta; la enfermera se puso en pie y atraveso el cuarto.

– Hola, senorita Baxter-dijo.

– ?Como esta? -pregunto Jenny.

– Igual.

?Jenny estaba ahi!

Tuve que hacer un esfuerzo sobrehumano para no abrir los ojos. Debia revelar que habia recuperado la consciencia de forma muy lenta para que si aquel oficial de policia se ponia pesado pudiera volver a caer en un coma fingido. El saber que Jenny habia ido a Paradise City y se preocupaba por mi fue como recibir un disparo en el brazo.

– ?Podria pasar a verle?

– Claro.

Permaneci inmovil mientras el corazon me latia con fuerza al sentir movimientos cerca de mi cama.

– Parece estar muy mal. -La preocupacion de la voz de Jenny significaba mucho para mi.

– Es logico. Le han operado del cerebro, fue una operacion rapida, y el doctor Summers dice que ya esta fuera de peligro. Solo tenemos que esperar a que salga del coma.

Senti que unos dedos frios tocaban mi muneca… los dedos de Jenny. Deseaba abrir los ojos y mirarla, ver su cabello despeinado y la expresion de ansiedad de sus ojos calidos, pero aun era pronto. Por mi seguridad, tenia que aguardar.

Despues, el sonido de la puerta que se abria y otra voz, la voz de Lepski.

– Si era el gato de la jefa, debo confesar que ya esta en mi estomago. -Lepski habia vuelto-. Hola, senorita Baxter -prosiguio-. Como ve, sigue igual.

– Si -dijo Jenny con un suspiro-. ?Enfermera, puede avisarme en cuanto vuelva en si?

– Por supuesto.

Hubo otro movimiento. Ni siquiera me atrevia a espiar entre las pestanas cuando oi a Lepski sentarse junto a mi.

Despues, se cerro la puerta… Jenny se habia ido.

– Me gusta -dijo Lepski-. Tiene algo. Y ama a este tipo con locura, ?no es asi?

– Asi es -respondio la enfermera.

– Si… -Hubo una pequena pausa y, luego, Lepski prosiguio-: Hace un par de meses que me promocionaron a detective de primer grado. No creeria usted como me manejan. ?Me obligan a quedarme aqui sentado en este cuarto dia tras dia! Tratan de enganarme con que es algo importante.

– La verdad es que no entiendo nada de todo esto -dijo la enfermera-. Quisiera que me lo explicara. He leido todos los diarios, pero lo unico que dicen es que el senor Fremlin ha sido asesinado. ?Que esta pasando?

– Entre usted y yo, dejeme decirle que nosotros tampoco sabemos nada. Todo depende de que Carr recobre la consciencia y nos diga lo que sucedio. Creemos que robaron algo importante, pero no sabemos que. Asi que usted no entiende de que se trata… Bueno, pues ya somos dos.

Escuchaba con mucha atencion.

– ?Pero tendran algunas pistas? -quiso saber la enfermera.

– Muneca, ha leido demasiadas novelas policiacas. -La voz de Lepski parecia amarga-. Lo unico que sabemos es que un hombre y una mujer entraron en el apartamento de Fremlin, le dispararon, dejaron a Carr fuera de accion y desaparecieron. Tenemos una descripcion suya. El sereno oyo el disparo y los vio salir. Su descripcion no sirve para nada. Asi que todo depende de lo que Carr haya visto y de lo que sepa. O sea que tengo que quedarme aqui. ?Entiende ahora?

– Me alegro de no ser usted.

– Yo tambien. -Hubo una breve pausa-. ?Que hay de cenar?

– Pero si acaba de almorzar, senor Lepski.

– No importa, soy un hombre previsor. ?Que hay de cenar?

– No lo se; depende de como se sienta la cocinera.

– ?De veras? ?Y que le parece si le dice que la hare pasar un buen rato si prepara algo bueno?

La enfermera se echo a reir.

– No es manera de hablar, senor Lepski.

– Tiene razon. Estar aqui sentado mirando a este tipo me saca de mis casillas. ?Ya se va?

– Claro que si, antes de que quiera usted tener algo conmigo.

– ?Buena idea! Si no fuera un respetable hombre casado…

Oi que la puerta se cerraba.

Entonces, no sabian que se habia robado el collar. Asi que Lawson habia visto salir a Rhea y a Fel pero, como Lepski habia dicho, eso no queria decir nada. Con los disfraces y huyendo a toda prisa, serian totalmente anonimos. Permaneci inmovil, pensando, y despues decidi ocultar que habia recobrado la consciencia por lo menos durante un par de horas mas, para que Lepski no tuviera la menor sospecha de que habia oido lo que le habia contado a la enfermera.

Asi que permaneci quieto, pensando, mientras el tiempo pasaba. Me dolia la cabeza y los movimientos de Lepski me irritaban. De vez en cuando, se asomaba la enfermera. Por fin, llego el doctor y decidi que era el momento de mostrar alguna senal de vida. Cuando le oi saludar a Lepski me movi, deje escapar un gemido suave, abri los ojos, mire la cara redonda que se inclinaba sobre mi y volvi a cerrarlos.

– Esta recobrando la consciencia.

– ?Que buena noticia! -exclamo Lepski.

Volvi a abrir los ojos, levante una mano para tocarme la cabeza dolorida y note los vendajes.

– ?Como se siente? -me pregunto el medico.

– ?Donde estoy? -La pregunta clasica de las personas que recuperan la conciencia.

– No se preocupe por nada. Esta en el hospital municipal. ?Como se siente?

– Me duele la cabeza.

– Yo me ocupare de eso. No se preocupe. Descanse solo, senor Carr.

– Sydney… ellos le mataron…

– No se preocupe por nada. Le pondre una inyeccion y se tranquilizara. Hay mucho tiempo…

– ?Eh! ?Un momento! ?Quiero hablarle! -dijo Lepski, ansiosamente-. Esto es importante.

– Todavia no puede hablar con mi paciente. -El tono del doctor fue terminante-. Enfermera…

Un momento despues, senti que me frotaba el brazo y me pinchaba con la aguja. Mientras volvia a la inconsciencia, pense que el tiempo estaba de mi parte. No tenia ninguna prisa por hablar con Lepski, pero sabia que en aquel juego de poquer yo llevaba las mejores cartas.

La luz del sol me desperto. Me movi, levante la cabeza y parpadee. El dolor de cabeza habia desaparecido. Mi mente estaba clara. Al otro lado de la habitacion, de pie junto a la ventana, habia un hombre alto y delgado, muy bronceado; supuse que seria Lepski. Sentada a mi lado, una bella enfermera se levanto al verme moverme y se inclino sobre mi.

– Hola, senor Carr… ?Se encuentra mejor ahora?

– Me encuentro bastante bien. -Me lleve la mano a la cabeza-. ?Que ha sucedido?

– Tranquilicese. Llamare al doctor Summers.

La enfermera fue hasta el telefono y Lepski se acerco a mi cama. Vi un par de ojos celestes y frios: ojos de policia.

– Hola, senor Carr -dijo, hablando en voz baja-. Me alegra verle con vida otra vez. ?Tiene ganas de hablar?

– ?Quien es usted… el doctor?

Luego, la enfermera aparto a Lepski.

– Aun no -le dijo-. No puede hablar con el hasta que el doctor Summers lo autorice.

– ?Maldicion! -exclamo Lepski, y volvio junto a la ventana.

Un momento despues, aparecio un hombre bajo y gordo con una bata blanca. Me tomo el pulso y me miro sonriendo, me dijo que estaba bien y que no me preocupara por nada.

– Senor Carr, aqui esta un oficial de la policia que quiere interrogarle. ?Se siente bien para hablar con el? No dude en decir que no si no se encuentra bien, pero parece que es importante.

– ?Se trata de Sydney Fremlin? -pregunte, con voz ronca y casi susurrando.

– Si.

Cerre los ojos y permaneci algunos segundos en silencio. Queria que supiera que aun no me sentia bien.

– De acuerdo.

El doctor se volvio e hizo senas a Lepski.

– Solo unos minutos.

Lepski se puso a mi lado, de pie.

– Senor Carr… Imagino como se siente, pero esto es importante. ?Puede decirme lo que sucedio? Brevemente… Digame solo lo que ocurrio y por que esta asi. -Note que su voz no era hostil y ello significaba, sin duda, que no sospechaba de mi.

Con voz cansada y en un susurro, dije:

– Fremlin y yo estabamos trabajando. De repente, se abrio la puerta y aparecieron un hombre y una mujer. Fremlin trato de detenerle. La mujer le disparo y luego me golpeo a mi.

– ?En que estaban trabajando?

– En el diseno de un collar de diamantes.

– ?Tiene alguna idea de lo que estaban buscando?

– El collar de diamantes.

– ?Que collar?

– Estabamos transformando un collar. El collar estaba sobre el escritorio… ?Se lo llevaron?

– No habia ningun collar cuando llegamos -dijo Lepski, inclinandose hacia delante y observandome-. ?Que collar… y cual era su valor?

«Es suficiente por ahora», pense, y cerre los ojos.

– Es suficiente -dijo el doctor Summers-. Ahora debe descansar.

– ?Este es un caso de homicidio, doctor! ?Tengo que hablar con el! ?Senor Carr!

Abri los ojos, le mire y volvi a cerrarlos. Senti otra inyeccion y perdi la conciencia mientras oia protestar a Lepski.

Cuando volvi a despertar, halle a otro hombre sentado a mi lado. Era alto, delgado y feo, pero de una manera agradable, y de modales suaves.

– ?Como se siente, senor Carr?

Detras de el estaba la enfermera.

– Un poco dopado -conteste, cerrando los ojos. Movi la cabeza y volvi a abrirlos-. ?Quien es usted?

– Mi nombre es Steve Harmas -dijo-. Represento a la National Fidelity Insurance Corporation.

Senti un escalofrio en la espalda.

Aquel era el hombre del que tanto habia oido hablar: el hombre que resolvia estafas y asesinatos, respaldado siempre por Maddox.

Aquel hombre iba a ser mucho mas peligroso que Lepski. Estaba seguro de ello, pero no podia seguir esquivandole.

Era el momento del show. Tenia que convencerle o estaria perdido.

– ?Siente deseos de hablar? -me pregunto Harmas. Su voz era suave y alentadora, pero no me deje enganar.

– Si. -Deje ver que para mi era un gran esfuerzo y me incorpore un poco, como para mirarle directamente a los ojos-. Adelante.

– Sere breve, senor Carr. -Su voz no era hostil, pero su mirada estaba alerta. No me engano ni por un momento-. ?Sabia que el senor Fremlin habia asegurado el collar de diamantes por tres cuartos de millon de dolares?

– Si… el me lo dijo.

– Suponemos que el collar ha sido robado. Por lo que le dijo usted a Lepski, esas personas iban tras el collar. La caja del senor Fremlin estaba abierta y no habia rastro del collar. ?Se lo llevaron?

– No.

Me miro.

– ?No lo hicieron? ?Esta seguro?

– Si.

Me miro con aire dubitativo.

– ?Y usted sabe donde se encuentra?

Era el momento de jugar el as.

– Si, lo se… Esta en la caja de seguridad de mi apartamento.

Hubo una larga pausa mientras Harmas me observaba atentamente.

– ?En su caja, senor Carr? No lo entiendo.

Cerre los ojos y fingi descansar un momento, luego volvi a abrirlos y le dije:

– Puedo asegurarle que el collar no ha sido robado. Habia dos collares. El original, en diamantes, y una imitacion, de vidrio. Nosotros trabajabamos con la imitacion.

Harmas dejo escapar un suspiro por los labios entreabiertos.

– ?Que buena noticia! Mi jefe creia que ibamos a tener que pagar casi un millon. ?Lo dice en serio?

– Si. Fremlin temia guardar el collar verdadero en su apartamento y me pidio que lo pusiera en mi caja. A menos que los ladrones hayan entrado tambien en mi apartamento, todavia debe de estar alli.

– ?Podria comprobarlo, senor Carr? Mi jefe esta sufriendo un ataque tras otro y querria evitarle este sufrimiento.

– Adelante. Encontrara la llave de mi apartamento en el bolsillo de mi chaqueta. -Le di la direccion-. La combinacion de la caja es X-11-0-4. Vaya a verlo. -Y cerre los ojos.

– No se preocupe por nada, senor Carr. Descanse. -Y se fue.

Suspire profundamente. Aquello me libraba de toda sospecha. Pero todavia existia un riesgo: si la policia atrapaba a Rhea y a Fel hablarian y aquella debil inspiracion mia no serviria para nada.


CAPITULO OCHO

<p id="_Toc102097188">CAPITULO OCHO</p>

El sargento Fred Hess, encargado del departamento de homicidios, era un hombre bajo, regordete y de cejas espesas, ojos frios y alerta.

Una hora despues de que Harmas se retirara, Hess entro en mi cuarto seguido de Lepski para interrogarme.

– Senor Carr… Soy Hess, de la Policia Federal, homicidios -dijo, con voz de ultratumba-. El doctor Summers afirma que usted no se encuentra completamente repuesto para hacer una declaracion completa, espero que pueda respondernos a algunas preguntas.

– Estoy bien -respondi-. El doctor Summers tiene buenas intenciones, pero exagera.

Eso gusto a Hess, que sonrio, acerco una silla y se sento a mi lado. Lepski anduvo hasta la ventana, se sento y saco una libreta.

Habia tenido mucho tiempo para revisar mi historia y estaba preparado y confiado.

– Muy bien, senor Carr, veamos que me dice sobre ese collar. Harmas me ha informado de que los ladrones robaron una imitacion. ?Es cierto?

– Si el collar no esta entonces robaron la imitacion.

– ?No se dieron cuenta de que era una imitacion?

– No; podria enganar a cualquiera salvo a un experto de primera. Pero para aclarar todo esto, sargento, ?que le parece si se lo cuento todo desde el principio?

Me miro sorprendido y luego asintio.

– Me parece muy bien.

Le relate entonces como la senora Plessington habia querido un collar, como le habia encargado una replica de vidrio para que pudiera decidir si le agradaba el diseno. Le explique que, despues de la venta, Sydney habia querido vender la imitacion, pero que como habia sido mi mejor negocio habia decidido guardarlo como recuerdo. Le dije tambien que Sydney habia aceptado darmelo (primera mentira) y que le habia pagado tres mil dolares por el collar. Despues, le conte la aficion de la senora P. al juego y como, aterrada por no poder pagar sus deudas, le habia pedido a Sydney que vendiera el collar. Le explique por que el trato debia hacerse en secreto y como Sydney y yo habiamos tenido la idea de transformar el collar en otro. Para impedir que se descubriera, Sydney habia decidido trabajar sobre el collar en su apartamento.

– Sin embargo, Sydney temia guardar el collar en su apartamento y yo le sugeri que usaramos la imitacion -prosegui-. Y despues me pidio que me arriesgara a guardar el collar original en mi caja.

– Un momento, senor Carr -me interrumpio Hess. Hasta entonces, habia permanecido inmovil, escuchando-. Me gustaria aclarar ese punto. Hemos examinado su caja y la del senor Fremlin y la de el es mucho mejor que la suya. Su caja esta conectada con el departamento de policia y la suya no. ?Como es que Fremlin penso en guardar el collar en su caja?

Era una pregunta esperada y tenia preparada la respuesta.

– Sydney estaba nervioso -dije-. Pensaba que ningun ladron sospecharia que tenia algo de valor en mi caja mientras que el podia ser objeto de un atraco.

– Si… -Hess se rasco la nariz-. ?Nervioso, eh? ?Se refiere a que temia que alguien entrara en su casa?

– Habia pagado el collar con su propio dinero. A pesar de que lo habia asegurado queria evitar los riesgos.

– Esa no era la pregunta, senor Carr. ?Fremlin estaba nervioso?

– Si.

– ?Y, entonces, por que no cerraba la puerta con llave?

– Porque siempre se las olvidaba. Su criado podra explicarselo tambien. Se sentia seguro dejando la puerta abierta porque el portal del edificio siempre estaba cerrado con llave.

– Sin embargo, la noche del robo no lo estaba. ?Como puede ser?

– No lo se. Cuando llegue, poco despues de las diez, la puerta estaba cerrada con llave. Tuve que llamar a Lawson, el portero, para que me abriera. Claude, el criado del senor Fremlin, salia para marcharse, intercambiamos unas palabras y Lawson volvio a la porteria. Tal vez olvidara cerrar la puerta despues de que Claude saliera.

– Lawson dijo que no habia levantado la traba de la puerta y despues de que Claude saliera la puerta se cerraria automaticamente -explico Hess.

– Pero no lo hizo, ?no? De lo contrario, esos dos no habrian podido entrar.

– Si… -Hess estudio sus manos gordas y marrones con el ceno fruncido-. Lawson oyo el disparo y salio de la porteria justo en el momento en que los asesinos salian del ascensor. Ambos llevaban un revolver en la mano. Lawson no es ningun heroe. Retrocedio para que no le vieran, pero ha podido darnos una descripcion de ellos. -Hizo una pausa y prosiguio-: Cuando un hombre esta asustado, no es un testigo muy fiable. Quisiera que usted me diera la descripcion de esas dos personas, tal como usted las vio, senor Carr.

– No piense que yo no estaba asustado -le dije-. Todo ocurrio muy rapido. La puerta se abrio y aquellos dos tipos entraron gritando. Yo me dirigia al cuarto de bano a buscar una aspirina y me los encontre de frente. El hombre me golpeo en la cara y cai. -Luego, describi como Sydney se habia lanzado sobre el hombre y como la mujer le habia disparado y como, cuando me arrastraba hasta Sydney, me habia golpeado en la cabeza.

– ?Entonces, fue la mujer la que disparo a Fremlin y le golpeo a usted?

– Si.

– ?El hombre estaba herido?

– Sydney le hizo un corte en el brazo con la daga.

– Si. Tenemos su grupo sanguineo en la daga -comento Hess. Lo dijo con tono indiferente, pero sus palabras me causaron escalofrio. ?Su grupo sanguineo! Un pequeno paso para cargar el crimen a Fel si es que alguna vez le atrapaban.

– Tomemos al hombre primero, senor Carr -prosiguio Hess-. ?Puede darme una descripcion de el tal como lo vio?

– Era de contextura robusta -dije- y como de su altura. (Mi segunda mentira.) Llevaba una peluca de Beatle, unas gafas de espejo grandes y una chaqueta roja con los bolsillos negros. -Me lleve la mano a la cabeza con gesto de cansancio-. Es lo mas que puedo darle.

– ?Contextura robusta y alrededor de un metro setenta?

– Si.

Hess se rasco la punta de la nariz.

– Lawson dice que era alto: alrededor de un metro ochenta y delgado.

La confusion era mi mayor esperanza.

– Esa no fue mi impresion.

– Si… -Hess suspiro-. En un robo como este ningun testigo coincide con otro. -Se encogio de hombros-. Pero la peluca, las gafas y la chaqueta concuerdan. Ahora, la mujer.

– No pude ver mucho de ella salvo que llevaba unas gafas plateadas que le tapaban casi toda la cara. Creo que era alta y de contextura robusta. Me dio la impresion de tener unos cuarenta y cinco anos, una mujer madura. Llevaba un pantalon rojo y la cabeza envuelta en un panuelo negro.

Se abrio la puerta y entro el doctor Summers.

– Creo que eso sera todo por hoy, sargento -dijo, con firmeza-. Dije veinte minutos.

– Claro. -Hess se puso de pie-. Gracias, senor Carr. Descanse. Gracias por su ayuda. Volvere a visitarle. -El y Lepski abandonaron la habitacion.

El doctor Summers me tomo el pulso, me dijo que durmiera un rato y que me servirian el almuerzo al cabo de una hora. Cuando se fue, permaneci quieto pensando en lo que le habia dicho a Hess. Todo parecia ir bien, excepto lo del grupo sanguineo. Pero no podia hacer nada sobre aquello. Sabia que todo dependia de que cogieran o no a Rhea y Fel.

Si Rhea no intentaba vender el collar, no veia como lo conseguirian.

Despues del almuerzo y una siesta, entro la enfermera a anunciarme la visita de la senorita Baxter.

– ?Se siente con ganas de recibir otra visita, senor Carr? -pregunto, con una sonrisa complice.

Dije que si.

Jenny entro con un ramo de rosas rojas y una canastilla de uvas. Se quedo a los pies de mi cama, mirandome; en sus ojos habia una luz que removia algo en mi interior. Llevaba el cabello recogido. Tenia puesto un abrigo azul marino y una blusa con cuello de puntillas. Me parecio maravillosa.

– ?Como estas, Larry?

Le sonrei.

– Hemos cambiado las posiciones… tambien las rosas y las uvas. ?Como esta tu tobillo?

– Mejor. -Se acerco, no sin dificultad, a la silla cercana a mi cama y se sento-. Dime, ?como te sientes?

– Estoy bien… ahora que estas aqui. -Le tendi la mano y ella la tomo-. Jenny, esto es maravilloso. Gracias por venir. ?Donde te hospedas?

– ?Oh!… un hotelito. Cuando lei la noticia en el diario tuve que venir enseguida.

– Esto es terrible -le dije-. Sydney era mi amigo. Aun no puedo creer que este muerto.

– Debes intentar no pensar en ello. No te servira de nada. Ahora tienes que preocuparte de reponerte.

– Asi es. ?Recuerdas cuando te llame… la noche en que sucedio? Pense que era el adios. Es extrano como suceden las cosas, ?no?

Ella asintio.

– El doctor me ha dicho que no debo fatigarte. Ya me voy. -Jenny se puso en pie.

– ?Eh! Aguarda un minuto. Acabas de llegar.

– Queria verte. ?Quieres que te traiga algo manana?

– ?Sientate, por favor! Quiero hablar contigo. ?Cuanto tiempo piensas quedarte en Paradise City?

– Dos o tres dias.

– No me digas que con el tobillo asi puedes empezar a trabajar en seguida, Jenny…

– No, no puedo, pero… no puedo quedarme aqui. Esta debe de ser la ciudad mas cara del mundo.

– Si, lo es. -Hice una pausa y la mire-. No se cuanto tiempo tendre que quedarme aqui. Podrian ser varias semanas. ?Querrias hacerme un favor?

– Claro, Larry.

– Deja el hotel y mudate a mi apartamento.

Ella abrio los ojos, asombrada.

– ?No puedo hacer eso!

– Esto es una propuesta de trabajo. Necesito a alguien que conteste el telefono, que se ocupe de la correspondencia y que mantenga mi casa en orden. Una senora de color viene a hacer la limpieza dos veces por semana, pero si no la vigilan no hara nada. Hay un cuarto libre que puedes utilizar y por cuidarme la casa pago cien dolares a la semana… Ese es el favor que te pido, Jenny, por favor…

Ella dudo un instante y, cuando empezo a negar con la cabeza, agregue:

– Ese favor incluye venir a verme todos los dias, asi no me sentire mas triste y solitario.

Ella sonrio.

– Muy bien, pero no aceptare que me pagues. Tengo algo de dinero. Hablo en serio… de lo contrario, no aceptare.

En aquel momento aparecio mi enfermera rubia.

– Es la hora del descanso, senorita Baxter -dijo, sonriendo a Jenny.

– ?Enfermera, podria darle la llave de mi apartamento a la senorita Baxter, por favor? -dije-. La tenia el senor Harmas. Espero que ya la haya devuelto.

– Si, lo ha hecho. -La enfermera miro a Jenny, despues a mi y me sonrio-. Venga conmigo, senorita Baxter.

Jenny me palmeo la mano.

– Vendre manana por la tarde -dijo, y salio detras de la enfermera.

A la manana siguiente, despues de la visita del doctor Summers, tuve una visita inesperada. Me sentia deprimido porque Summers habia dicho que tendria que permanecer en el hospital por lo menos dos semanas mas. Ademas, cuando regresara a casa, tendria que descansar y no fatigarme demasiado. El visitante inesperado fue Tom Luce. Llego con mas aspecto de bulldog que nunca, con un traje oscuro impecable y la cabeza calva brillante de sudor.

Nunca habia tenido mucha relacion con el ya que el siempre trabajaba con Sydney, pero sabia que era fuerte, leal y un mago de las finanzas.

– Bien, Larry -dijo, sentandose a mi lado-. Lamento encontrarte asi. ?Que cosa tan terrible! ?Pobre Sydney! El funeral fue ayer. Fue espectacular… Todos los que son alguien estuvieron alli. Envie una corona en tu nombre y la hice colocar en el mejor sitio. Nunca habia visto tantas flores juntas.

En mi interior, me alegre de no haber asistido.

– Gracias, Tom. Es algo terrible. Todavia no puedo creer que haya muerto.

– No. -Luce meneo la cabeza-. He estado hablando con el doctor Summers. Por lo que me ha dicho, no podras trabajar durante tres o cuatro meses. ?Puedes sugerirme a alguien que te reemplace hasta tu vuelta?

Habia estado pensando en aquel problema.

– Necesitaras un disenador y un ayudante que trabaje con Terry. Se que Hans Kloch quiere cambiar. Es un buen disenador, no a la altura de Sydney, pero bastante bueno. ?Por que no le escribes? Esta con Wemer, de Amberes. Y tambien esta Pierre Martin. Trabaja en Cartier, de Los Angeles. Creo que saltara ante la oportunidad.

Luce anoto los nombres.

– Me pondre en contacto con ellos de inmediato. Terry y la senorita Barlow estan deshechos. -Hizo una pausa y luego agrego-: Debes saber, Larry, que ahora eres socio principal de la empresa.

– ?Socio principal? -le mire, azorado-. ?Te refieres a que me ofreces entrar en la sociedad, Tom?

– Por supuesto, Larry, pero Sydney te ha dejado todas sus acciones, y eso te convierte en mi socio principal sin que tenga que ofrecertelo. Me alegro mucho de ello. No me habria gustado trabajar con otro hombre.

Senti un escalofrio que me recorria la espalda.

– ?Tom! ?Que estas diciendo? No te entiendo.

– He leido su testamento. Hay varios legados, pero la mayor parte de sus bienes, que son considerables, pasan a ti.

– ?A mi! -exclame, alzando la voz.

– Si. He traido una copia del testamento y una relacion de sus bienes. Como bien sabras, yo manejo todos sus asuntos. Sydney te queria mucho, Larry. Como dice en el testamento, seras un valioso sucesor, y yo pienso lo mismo.

No pude evitarlo. Aun estaba debil y no tenia mucho (o ningun) control sobre mi mismo. Comence a llorar, escondiendo la cara entre las manos, mientras me sacudian violentos sollozos. ?Como me odiaba! ?Yo era el responsable directo de la muerte de Sydney! Si no hubiese planeado robarle el collar, todavia estaria con vida. Y a cambio de mi traicion, el me dejaba toda su fortuna.

Vino la enfermera y, al verme, indico a Luce que saliera y llamo al doctor Summers.

Lo siguiente que recuerdo es haber sentido un pinchazo en el brazo y luego el bendito sueno del olvido.

Estuve sedado durante el resto del dia. Cuando el doctor Summers vino a verme a la manana siguiente, dijo que no podria recibir visitas en los tres dias siguientes. Aquel bajon emocional no podia repetirse.

En cierta forma me alegre a pesar de que echaria de menos las visitas de Jenny, pero eso me daba tiempo para pensar en mi futuro.

Lei el testamento de Sydney. Habia dejado su fina coleccion de Wedgwood y Spode a Luce. Claude recibia cien mil dolares. Su secretaria y la senorita Barlow, diez mil dolares cada una. Terry, las joyas personales de Sydney. El resto de su fortuna y sus bienes eran para mi.

Luce habia hecho una relacion de los bienes de Sydney. Sus acciones valian un millon y medio. Estaba la casa y varios cuadros valiosos, incluyendo el Picasso. Estaba su Rolls Corniche y el contenido de la casa, y sabia que eso incluia el collar de la senora P.

Lei la lista consternado y me dije que no podia aceptar todo aquello. No podria vivir conmigo mismo si lo hiciera. Pense eso durante varias horas, pero luego se me ocurrio que no solo seria dificil, sino tambien peligroso rechazarlo. Al cabo de un rato, empece a convencerme de que yo no era responsable de la muerte de Sydney. ?No le habia dicho a Fel que no cargara las armas? ?Como podia saber que Rhea era tan perversa que no dudaria en matar? ?Como podia saberlo? ?Acaso yo no habia sufrido? Era pura casualidad que no me hubiesen matado a mi tambien. ?No le habia advertido a Fel que no me pegara en la cabeza?

?No estaba ella alli cuando se lo dije?

Despues de dos dias de meditar constantemente, empece a darme cuenta de lo que significarian el dinero y las posesiones de Sydney para mi. Seria un hombre rico. Seria socio principal de la mejor y mas antigua joyeria de la ciudad. Si queria, tambien podia mudarme a vivir a su apartamento. ?Por que no? Cambiaria algunas cosas, pero era una de las mejores casas de la ciudad y muchas veces habia deseado que fuera mia.

Incluso le pediria a Claude que siguiera administrando la casa. No tenia idea de cuanto le pagaba Sydney, pero si el podia pagarlo yo tambien podria con su dinero.

Despues, empece a pensar en Jenny. ?Queria casarme con ella? ?Queria ella casarse conmigo? Hacia muy poco que nos conociamos pero sentia algo por ella y era obvio que no habria venido a verme a Paradise City si no sintiera ella tambien algo por mi.

El doctor me habia aconsejado hacer un crucero en cuanto saliera del hospital. Aquella parecia ser la solucion. Le pediria a Jenny que me acompanara para poder conocemos durante los dos meses de la travesia. Esa idea me excitaba. Cuando el doctor vino a verme por la tarde, dijo que estaba mejorando mucho.

– ?Podre ver a la senorita Baxter manana? -le pregunte.

– Por supuesto. Hare que la enfermera la llame.

Cuando la enfermera vino a traerme la cena, le pedi que me trajera algunos periodicos. Era hora de saber lo que se decia de Sydney, del asesinato y de mi mismo.

Despues de una breve demora (supongo que le pediria permiso al doctor Summers), regreso con algunos ejemplares de The Paradise Herald de los ultimos cinco dias.

– No quisimos molestarlo con la correspondencia, senor -me dijo-, pero hay dos sacos enteros con saludos y deseos de su pronta recuperacion. La senorita Baxter esta revisandolas en su apartamento.

Dije que estaba bien y me puse a leer los periodicos.

La informacion sobre lo que habia sucedido en el apartamento de Sydney aquella noche fatal decia que, mientras estabamos trabajando sobre el diseno de un collar de diamantes, un hombre y una mujer irrumpieron en el apartamento fuertemente armados. El periodista contaba que yo habia tratado de detenerlos, recibiendo un tremendo golpe en la cara que me dejo semiinconsciente, y que Sydney, al atacar al hombre con un cortapapeles, habia muerto a causa de un tiro disparado por la mujer.

Los dos bandidos huyeron antes de que sonara la alarma. El portero los vio salir. El periodista pasaba a dar una descripcion detallada de ellos. Agregaba que la policia no queria comentar si se habia robado algo. Aquello me sorprendio tanto como al periodista. ?Por que no mencionar el collar?

Al leer el Herald del dia anterior, su titular me golpeo en plena cara como una bofetada.


EXPERTO EN DIAMANTES HEREDA LA FORTUNA DE FREMLIN

<p>EXPERTO EN DIAMANTES HEREDA LA FORTUNA DE FREMLIN</p>

Mi fotografia acompanaba la noticia, que declaraba que habia trabajado para Fremlin durante los ultimos cinco anos. Se me consideraba uno de los mejores expertos en diamantes y decia que Fremlin me habia dejado toda su fortuna y que yo ahora era el socio mayoritario de la joyeria de Luce amp; Fremlin. El periodista tambien hablaba de mi compromiso (que lejano me parecia ahora), de la muerte de Judy, de mi viaje a Luceville por consejo de un psiquiatra, el doctor Melish, para cambiar de ambiente, de como habia trabajado para los pobres, de mi regreso a Paradise City y de que ahora, gracias a la muerte de Fremlin, me convertia en millonario.

Lei y relei aquel informe sintiendome tan frio como un muerto. ?Lo leerian los Morgan? ?Que harian? durante varios minutos senti que me invadia un inmenso terror, pero luego consegui controlarlo.

Me pregunte que podrian hacer. Si me delataban, se delatarian a si mismos. Seria su palabra contra la mia. Rhea no era tonta. Debia saber muy bien que delatarme era suicida.

?Pero y si la policia los cogia? Ese era el peligro. Si los descubrian, hablarian. ?Y entonces, que seria de mi?

Pense en ello. Con el dinero de Sydney podria contratar al mejor penalista. Ademas me favorecia el hecho de no haber ocultado el collar verdadero y ningun jurado podria condenarme, si negaba todo lo que ellos decian.

Bueno, todavia no los habian cogido. Podian estar fuera del pais. Tenian mas de cien mil dolares mios: suficientes para ir a Mexico y esconderse.

Me alegre de que entrara la enfermera con el sedante para la noche.

Hacia las diez, Jenny vino a verme con mas rosas rojas. Dijo que mi apartamento le encantaba y que se entendia bien con Cissy, mi mucama de color, que estaba ordenando toda mi numerosa correspondencia y que me encontraba mejor.

– Me siento bien -dije-. Escucha, Jenny, ?has leido el Herald? ?Sabes que Sydney me ha dejado todo su dinero?

Ella asintio.

– Es maravilloso para ti, Larry, pero entiendo como debes sentirte.

Nuestras miradas se cruzaron.

– Al principio, pense en rechazarlo, pero despues comprendi que hacerlo no iba a devolver la vida a Sydney.

– No puedes rechazarlo… el queria que lo tuvieras.

– Si. -Despues le conte que el doctor Summers me habia recomendado que hiciera un crucero de dos meses. Y que sugeria que llevara un acompanante para no esforzarme y cansarme demasiado. La mire a los ojos-. ?Quieres venir conmigo, Jenny? Significa organizarlo todo y eso acarrea mucho trabajo, pero te prefiero a ti que a cualquier otra persona.

Me miro como si no creyera lo que oia.

– Seria un viaje largo -prosegui-, Sudafrica, India, Ceilan, Hong Kong y Australia. ?Que dices?

– ?Hablas en serio?

– Por supuesto que si.

– Oh, Larry… ?Me encantaria! -Estaba tan contenta que empezo a aplaudir y recorde como se habia excitado cuando la lleve a cenar en Luceville.

– Deberas empezar a ocuparte de todo. Me daran el alta en unas cuatro semanas. Comprate toda la ropa que quieras y no olvides que ahora soy muy rico. Cargalo todo a mi cuenta. Habla con Tom Luce. El te gestionara un credito. Ve a Ouward Bound… son mis agentes de viajes. Encargales un programa de viaje y lo estudiaremos juntos. Primera clase, claro: un camarote y una cabina para ti. ?Lo haras?

– Vere al senor Luce y a tu agente de viajes esta misma tarde.

Seguimos conversando y Jenny se marcho con los ojos brillantes y las mejillas encendidas.

Me recoste sobre la almohada y, por primera vez desde que habia llegado al hospital, me senti razonablemente seguro y razonablemente contento… aunque no por mucho tiempo.

Por la tarde, vinieron a verme el sargento Hess y Lepski.

– Solo quiero hacerle un par de preguntas, senor Carr, si se siente bien, claro -empezo Hess sentandose a mi lado.

Me prepare. ?Que me diria?

– Quisiera preguntarle algo, sargento -dije-. He estado leyendo el periodico y en ninguna parte se menciona el collar de los Plessington. ?Hay algun motivo especial?

– Claro… si dijeramos que el collar ha sido robado, tendriamos que aclarar que era una imitacion. Mientras los ladrones piensen que tienen el collar autentico, trataran de venderlo. Hemos alertado a todos los peristas del pais. Si intentan venderlo los engancharemos.

– Entiendo.

Pense en la avaricia de Rhea. ?Se arriesgaria?

Hess cambio de posicion en la silla.

– Tengo entendido, senor Carr, que trabajo como asistente social durante varias semanas en Luceville. ?Es correcto?

Le mire; el corazon empezaba a latirme con fuerza.

– Si; esta en el informe, sargento, no hay ningun misterio. El doctor Melish me recomendo cambiar de ambiente despues del accidente y me envio a trabajar con su sobrina, la senorita Baxter. ?Por que lo pregunta?

– ?Le dice algo el nombre de Rhea Morgan?

De alguna manera logre mirarle a los ojos y controlar la expresion de mi cara.

– Si… La senorita Baxter podra decirles mas que yo sobre ella.

– ?Tuvo algo que ver con esa mujer?

– Si, cuando la senorita Baxter estaba en el hospital, me ofreci a ir a buscar a Rhea Morgan a la salida de la carcel para llevarla a su casa… Podria llamarlo una asistencia social.

– ?Ella sabia quien era usted?

– Conocia mi nombre.

– ?Sabia que usted trabajaba para Luce amp; Fremlin… se lo menciono en algun momento?

– No. Esa mujer no me caia bien. Casi no nos dirigimos la palabra.

– ?Pero pudo haber descubierto quien era usted?

– Supongo que si. ?Pero, para que?

– Estoy tratando de atar cabos, senor Carr…

– ?Rhea Morgan tiene algo que ver con esta… esta investigacion? -Me di cuenta de que me sudaban las manos.

– Empezamos a creer que asi es. La policia de Luceville recibio informacion de un empleado de una estacion de servicio de Caltex, en las afueras de Luceville. Habia visto la informacion de los periodicos con la descripcion de los dos asesinos. Llamo al sargento O'Halloran del departamento de policia y le dijo que la semana anterior le habia asaltado un hombre con peluca, gafas de espejo y una chaqueta roja con bolsillos negros. Aquel hombre llevaba una pistola de juguete y estaba muy nervioso. El empleado le dijo que se marchara y el hombre obedecio. Habia olvidado al hombre hasta que leyo en el periodico que se buscaba a alguien que respondia a la descripcion de ese payaso que habia intentado asaltarle. O'Halloran me llamo y me fui a Luceville. Esto me parecio una extrana coincidencia, senor Carr. Habia un hombre en Luceville que encajaba con la descripcion y usted habia estado en Luceville. Asi que O'Halloran y yo buscamos a alguien con antecedentes que se hubiera relacionado con usted. Era un tiro al aire, el trabajo de la policia casi siempre es asi, y nos encontramos con Rhea Morgan. Y no nos parecio un tiro al aire al descubrir que vive con su hermano. ?Conocio al hermano?

Tuve que humedecerme los labios antes de responder:

– Si. Estaba en su casa cuando la lleve alli.

– ?Senor Carr, en algun momento menciono a esos dos que trabajaba usted en el negocio de diamantes?

– Estoy seguro de que no.

Hess permanecio pensativo unos momentos.

– ?Tenia usted coche?

– Si.

– Si querian saber algo mas sobre usted, pudieron tomar su numero de matricula y averiguarlo, ?no?

– ?Pero por que habian de hacerlo? Despues de todo, para ellos no era mas que un asistente social que habia acompanado a la mujer a su casa.

– Si… -Hizo una pausa y luego continuo-: ?Pueden haber sido esos dos los que mataron a Fremlin?

Permaneci en silencio, como si estuviera pensando, y respondi:

– No lo se. Todo ocurrio tan rapido que no podria decirlo.

– ?Diria usted que Morgan era de la misma estatura que el hombre que entro en el apartamento?

– No lo creo… le dije… Me parecio que el hombre era bajo y obeso. Morgan es alto y delgado.

Hess asintio.

– Si. -Se rasco la oreja mientras fruncia el ceno-. O'Halloran y yo fuimos a la casa de los Morgan… una pocilga. Estaba cerrada. No habia nadie. Preguntamos por alli y nos dijeron que no habian visto a los Morgan desde dos dias antes del crimen. Eso es lo que tardarian en venir en coche hasta aqui. Hemos verificado todos los hoteles y moteles y encontramos algo. -Volvio a rascarse la nariz-. Pararon en el motel Pyramid y marcharon la noche del crimen. El empleado identifico la foto de Rhea. Digame algo: usted la conocio y hablo con ella. ?Diria que es una asesina?

Recorde la imagen de Rhea reflejada en el espejo cuando se disponia a golpearme. ?Una asesina? Si… era una asesina.

– No puedo responder a eso, sargento -le dije, con voz ronca-. ?Como podria saberlo?

– Si… Ella tiene un historial bastante cargado. Esos dos me parecen candidatos para el trabajo. Si Morgan esta herido en el brazo y su grupo sanguineo concuerda, creo que los tenemos. -Se puso en pie-. Ya hemos cursado la orden de busqueda y captura. Solo es cuestion de tiempo que los atrapemos. -Hizo una senal a Lepski, quien se dirigio hacia la puerta-. Muy bien, senor Carr, ya no le seguire molestando. Descanse.

Y siguio a Lepski fuera de la habitacion.

«He cavado mi propia tumba», pense. ?Como habia sido tan estupido de darle a Fel aquel disfraz, habiendolo usado ya en un atraco frustrado? Me habia sentido muy confiado al advertirles que usaran guantes y al proporcionarles la coartada, pero nunca se me habia ocurrido que aquel gordo empleado de la estacion de servicio pudiera llevar la pista a Luceville por la peluca, las gafas y la chaqueta.

De modo que, en pocos dias, cuando estaba seguro de que no los identificarian a menos que quisieran vender el collar, la policia los tenia ya.

Estaban persiguiendolos. ?Cuanto tiempo sobrevivirian? Hablarian en cuanto los cogieran.

La radio de Paradise transmitia un informativo cada tres horas. Me converti en un oyente compulsivo. Cada vez que el comentarista decia: «y, ahora, las noticias…» quedaba petrificado y el corazon empezaba a latirme con fuerza esperando la noticia de que los habian capturado.

Durante aquellas tres horas de espera, ni siquiera podia ser amable con la enfermera. Deje de comer y lo unico que hacia era mirar las agujas del reloj aguardando el siguiente informativo.

Me di cuenta de que debia cancelar el crucero de dos meses. La idea de estar encerrado en un barco, sin noticias y preguntandome todo el tiempo si los habrian descubierto, esperando encontrar detectives en cualquier puerto para arrestarme, terminaria por enloquecerme.

Estaba muy intranquilo. No podia quedarme en la cama y, a la manana siguiente, cuando la enfermera salio, me levante y empece a caminar por la habitacion, de manera un poco insegura al principio, pero cada vez mas fuerte, por el ejercicio.

El doctor Summers me hallo de pie junto a la ventana.

– No me diga nada -le adverti-. Quiero irme a casa. Me importa un comino si es bueno o malo para la salud. Puedo descansar y tomar el sol en mi terraza y se que ire recuperandome, pero ya no soporto permanecer encerrado mas tiempo.

Para mi sorpresa, estuvo de acuerdo conmigo.

– Muy bien, senor Carr, llamare una ambulancia y podra irse a su casa esta misma tarde. Pasare esta noche a visitarle. Creo que seria conveniente que la enfermera Flemming le acompanara y se quedara con usted unos dias… por si acaso.

– No la quiero. La senorita Baxter se ocupara de mi.

A las cuatro de la tarde estaba de nuevo en mi apartamento, sentado al sol en mi terraza.

Cuando Jenny llego con una bandeja de pastas para el te le dije que habia que cancelar el crucero.

La desilusion que lei en su mirada me irrito. No podia dejar de mirar el reloj. Faltaban quince minutos para que la radio transmitiera las noticias.

– ?Pero por que? -pregunto Jenny-. Te hara bien. ?Que te ha hecho cambiar de opinion?

– Puedo cambiar de opinion, ?no? -le respondi-. Quiero regresar al trabajo. Tengo que arreglar los asuntos de Sydney. Me doy cuenta de que pasar dos meses en un barco me mataria de aburrimiento.

– Oh… -Ella se miro las manos y se sonrojo-. Pero ya he encargado ropa, Larry. Dijiste…

– Esta bien. Tal vez vayamos mas adelante… ?Quien sabe? Quedatela. Te la mereces.

– No puedo hacerlo, Larry. Iba a trabajar como secretaria tuya…

– ?No me molestes con eso! ?Quedatela! -Volvi a mirar la hora.

– Gracias. -Habia una repentina frialdad en su voz. Despues de una larga pausa, dijo-: Creo que debo regresar a Luceville. Ya puedo andar bastante bien. Creo que puedes arreglarte sin mi, ?verdad?

De repente me di cuenta de que necesitaba estar solo. Tenia que pasar el tiempo esperando y escuchando las noticias y Jenny me molestaria. Ademas, si los cogian y hablaban, no queria que ella estuviera alli cuando vinieran a detenerme. Sin mirarla, le dije:

– Esta bien, Jenny. Lo entiendo. Quieres regresar a tu trabajo igual que yo quiero volver al mio.

– Si.

– Muy bien… esta arreglado. Yo… -Al ver que era la hora, me interrumpi-. Un momento, quiero escuchar las noticias.

Mientras escuchaba la jerigonza de siempre sobre Nixon, China, Vietnam, Inglaterra y el Mercado Comun, Jenny se levanto y se fue a la sala.

Cuando las noticias terminaron sin mencionar la detencion, yo tambien fui a la sala. No estaba alli. Dude un momento y me dirigi al cuarto de huespedes. Estaba haciendo la maleta.

– No tienes que irte tan rapido -le dije, incomodo-. ?Que estas pensando?

Siguio guardando su ropa.

– Dentro de una hora sale un autobus. Si lo alcanzo, estare en mi despacho pasado manana, y eso es lo que quiero -respondio.

Enojado conmigo mismo, volvi a la terraza. Veinte minutos despues, aparecio Jenny.

– Cuidate, Larry -me aconsejo-. No te canses demasiado.

– Gracias por tu ayuda. Estaremos en contacto. -No podia mirarla.

– Te preocupa algo, ?verdad? -me pregunto, apoyando una mano en mi hombro-. ?No quieres decirmelo? Dos son mejor que uno para resolver un problema.

?Deseaba tanto decirselo!

?Pero, para que? ?Que podia hacer ella? Nadie podia hacer nada.

– Estoy bien, Jenny -respondi, en tono amable-. No pierdas tu autobus.

Me miro durante un largo momento, con los labios temblorosos. Sabia que me amaba de verdad, pero al igual que todo lo que tocaba… era demasiado tarde.

Me aparte de ella. Un momento despues, vi cerrarse la puerta principal y supe que estaba realmente solo.


CAPITULO NUEVE

<p id="_Toc102097189">CAPITULO NUEVE</p>

Durante los tres dias siguientes permaneci solo, escuchando los informativos y encargando la comida a un restaurante vecino.

El telefono no me dejaba tranquilo: personas que llamaban para ver como estaba, amigos que querian venir a verme y se ofendian cuando les decia que no queria ver a nadie. Por ultimo, deje de contestarlo.

El tercer dia por la manana, el doctor Summers me quito los vendajes. Exceptuando una calva en la parte posterior de la cabeza, me dijo que estaba como nuevo. Y que era el momento de hacer el crucero. Le conteste que lo estaba pensando y me deshice de el.

Empece a arrepentirme de haber tratado a Jenny de aquella manera. Estaba tan asustado que necesitaba estar solo, pero ahora que empezaba a recuperarme lentamente, me dije que jamas atraparian a Fel y a Rhea.

Podian estar en Mexico o en Sudamerica y yo podia pasar el resto de mi vida pegado a los informativos de la radio.

?Debia llamar a Jenny y explicarle que habia estado preocupado y que ahora me apetecia otra vez hacer el viaje? ?Perdonaria mi comportamiento y vendria conmigo?

Lo dudaba.

Tal vez fuera mejor aguardar un par de semanas y, si para entonces no tenia noticias de los Morgan, iria.

Escribi una carta a Jenny en la que intentaba explicarle como me habia sentido y como ahora me encontraba mejor, y le preguntaba si querria acompanarme en el viaje que planeaba hacer en breve pero, despues de leerla, me parecio tan poco sincera que la rompi.

Al cuarto dia, hice un esfuerzo y tome un taxi para ir a la tienda. Llevaba el collar Plessington en el maletin.

Me recibieron calurosamente la senorita Barlow, Pierre Martin y Hans Kloch. Hasta Terry me dijo que se alegraba de verme mejor, aunque sin demasiado entusiasmo.

Entre en el despacho de Tom Luce y coloque el maletin con el collar sobre su escritorio.

– Tom… quiero explicarte lo del collar -le dije.

Me miro de una forma extrana, asintio y espero.

Le conte la verdad: como Sydney habia querido vender el collar por su cuenta, como yo le habia advertido que no era etico y su insistencia.

– Lo se -me dijo, con tranquilidad-. Como veras, Larry, estoy enterado de mucho. Yo manejo las acciones de Sydney y, cuando me dijo que queria vender una parte por valor de tres cuartos de millon y me entere de que la senora P. estaba endeudada hasta el cuello, no me fue dificil sumar dos mas dos. A mi no me preocupo y lamento que le haya preocupado a Sydney.

– Ahora el collar es mio -le dije-. Lo entrego a la empresa, Tom. Cuando lo vendamos, utilizando el diseno de Sydney, quiero que sea la empresa la que obtenga los beneficios.

– Asi es como debe actuar un socio -comento Tom-, pero la empresa te lo comprara al precio que pago Sydney. Es mas que justo, ?no? Las ganancias de la venta seran de la empresa.

– Muy bien… Comprame algunas acciones, Tom. Tu cuidabas los intereses de Sydney, te agradeceria que te ocuparas de los mios tambien.

Eso le agrado.

Hablamos de negocios. Tanto Martin como Kloch trabajaban muy bien, y hasta Terry se comportaba como correspondia.

– No creo que sea conveniente que empieces a trabajar todavia, Larry -sugirio Luce-. No te veo muy bien. ?Por que no haces un crucero?

– Lo estoy pensando, aunque para mas adelante. Ahora ire al apartamento de Sydney. Antes de emprender el viaje, quiero vender el mio y los muebles e instalarme en casa de Sydney. Asi que me quedare alrededor de una semana mas. Si tienes alguna duda sobre algo, no dejes de consultarme.

Cuando deje a Tom fui al apartamento de Sydney. Harry Gregson, el portero de dia, me saludo cuando pase junto al mostrador.

– Me alegro de volver a verle, senor Carr -me dijo-. Que asunto tan feo. La verdad es que echo de menos al senor Sydney… Era todo un caballero.

– Si. -Hice una pausa y le pregunte-: Voy a quedarme en el apartamento, Harry. ?Tienes las llaves?

– Si, senor. Lo lei en el periodico. Espero que tenga buena suerte, senor Carr. A la gente de aqui nos agrada que se mude usted a este edificio.

– Gracias, Harry.

– Desde que se fue la policia no ha subido nadie. Habra que limpiarlo antes de que se traslade.

– ?Tiene la direccion de Claude, Harry? No se si querra trabajar para mi.

– No veo por que no. Tengo su numero de telefono. Un momento… -Fue a la porteria y, tras revolver en el cajon de una mesa, volvio con un trozo de papel en la mano-. He oido decir que estaba muy triste.

– ?No ha estado aqui desde…?

– No, senor. Se fue a vivir con su anciana madre dos semanas, pero calculo que ya debe de haber regresado.

– Lo llamare. -Cogi el trozo de papel y las llaves del apartamento-. Gracias, Harry. Solo voy a echar un vistazo. No tardare.

Mientras el ascensor me subia al apartamento, volvi a recordar aquella noche fatal. La idea de entrar en la casa de Sydney por primera vez desde su muerte me acobardo.

Dude ante la puerta. Tenia una sensacion de malestar, pero era una locura. «Sydney esta muerto», me dije. Aquel maravilloso apartamento me pertenecia ahora… ?era mi futura casa! Debia librarme de ese complejo de culpa. ?Yo no era el responsable de su muerte! Me lo habia repetido una y otra vez durante mis horas de soledad. Tenia que arrancarme aquella culpabilidad de la mente.

Meti la llave en la cerradura y entre en el vestibulo. Observe que el aire acondicionado estaba encendido y me detuve a escuchar. ?Habria dejado la policia encendido el aire acondicionado? ?No habria subido nadie a ver si las luces y el aire acondicionado estaban apagados?

Sorprendido, abri la puerta.

Frente a mi, con un revolver en la mano, estaba Fel Morgan.

Desde el piso de abajo se oian los ladridos de un perro y un murmullo de voces. Permaneci inmovil, mirando el arma que podia causar la muerte.

A traves de los dobles ventanales se filtraba el sonido de la sirena de una ambulancia. Abajo y lejos de mi, Paradise City vivia su vida.

Aparte la vista del arma y mire a Fel a los ojos. Cuando lo hice, bajo la automatica y me dijo con tono de espanto:

– ?Por Dios! ?Pensaba que era la policia!

Vi que estaba mas asustado que yo y eso me tranquilizo un poco, aunque el corazon me seguia latiendo con fuerza y tenia la boca seca. Le observe.

?Que mal aspecto tenia!

Estaba sucio, extenuado y con la barba crecida. Olia mal. Todavia llevaba la chaqueta roja con los bolsillos negros pero resultaba casi irreconocible bajo aquella capa de mugre. Sus zapatos estaban cubiertos de barro, como si hubiese atravesado un pantano. Tenia los ojos hundidos por el miedo. Y exhalaba el aire de forma entrecortada por entre los dientes sucios.

– Cuando he oido que abrian la puerta, me he cagado de miedo -dijo, con voz ronca-. Pense que estaria seguro aqui por unos dias. -Se aparto de mi y se dejo caer sobre uno de los sillones. El arma se deslizo de sus dedos y cayo sobre la alfombra persa de Sydney. Se llevo una mano sucia a los ojos y se echo a llorar.

Cerre la puerta y anduve, tambaleante, hasta el bar. Con manos temblorosas, servi dos vasos de whisky.

– Calmate -le dije, mientras colocaba el vaso sobre una mesita auxiliar-. Trata de reaccionar. Bebe esto.

Me miro y se seco los ojos. Tenia una expresion de animal desesperado en la mirada y me percate de lo peligroso que era.

– ?Fuiste tu, maldito, el que me metio en esto con tu palabreria! ?Ahora seras tu el que me saque!

Bebi la mitad de whisky y fui a sentarme en el sillon de al lado.

– ?Donde esta Rhea? -le pregunte.

Apreto los punos y se golpeo la cabeza. Vi que estaba histerico de miedo y eso me dio confianza.

– ?Fel, tranquilizate! ?Donde esta Rhea?

– ?No me hables de esa perra! -empezo a golpearse las rodillas con los punos-. ?Tienes que ayudarme! ?Tu me metiste en esto! ?He visto los periodicos… me buscan por asesinato!

Al observar su estado de animo, al oirlo hablar y ver que el miedo no le dejaba pensar, senti que podria manejarle facilmente.

– Te ayudare, pero debo saber que ha sucedido. ?Donde esta Rhea?

Se puso a llorar de nuevo: sollozaba tan fuerte que le temblaba todo el cuerpo. Apure el resto de mi whisky. Su terror y su mugre me repugnaban.

Le deje seguir llorando. Cuando no le quedaron mas lagrimas, se seco los ojos con la manga y me miro.

– Si me enganchan, me echaran veinte anos -dijo, con voz ahogada-. ?No podria soportarlo! ?Veinte anos tras las rejas! ?Nunca me sacaran con vida!

– Deja de pensar en ti -le ordene-. ?Donde esta Rhea?

– ?Esa perra! ?Mi maldita hermana! -Se puso de pie, se golpeo la cabeza con los punos y volvio a sentarse. Actuaba como un loco. -?Las armas no estaban cargadas! ?Lo juro! ?Ella debio de cargarlas! ?Tu dijiste que no las cargaramos y no lo hice! ?Ella lo hizo! ?Ella mato al marica! ?Trato de matarte a ti! ?Lo sabes! ?Tienes que decirle a la policia que yo no tuve nada que ver con todo esto!

– ?Donde esta Rhea? -repeti.

– ?Tu no me crees, no es cierto? Crees que soy tan malo como ella, ?verdad? ?Pero no lo soy! ?Siempre ha sido una maldicion para mi! ?Nunca debi dejar que volviera a vivir conmigo! ?No debi escuchar lo que tu me decias! ?Veinte anos tras las rejas! ?No podre soportarlo!

– ?Que haces aqui? -le pregunte con tranquilidad, esperando que el tono de mi voz sonara calmado.

Se reclino en el asiento y se agarro la cabeza con las manos.

– ?No hagas preguntas estupidas! ?Quiero salir de aqui! ?Quiero dinero! ?Quiero un coche! ?Tengo que salir de este maldito lugar!

– Te dare dinero -le dije-. Te ayudare a escapar. Te conseguire un coche.

Me miro. Estaba temblando, pero vi un rayo de esperanza en sus ojos.

– Sera mejor que lo hagas -me advirtio, con voz ronca-. ?Tu y tus malditos millones! Esto ha sido bueno para ti, ?no?

Ese fue su error. Comenzaba a sentir pena por el, pero, al decir aquello, acabo con cualquier sentimiento de piedad que pudiera albergar hacia el.

– He dicho que te ayudare.

– ?Como pudo matar a ese marica? -dijo, mirandose las manos sucias-. ?Esta podrida! ?Sabes lo que me hizo a mi… su hermano? -Me miro con los ojos llenos de dolor-. Huimos de este maldito lugar. Ella llevaba el collar. Nos subimos al coche. Conducia ella. Fuimos a la autopista a toda velocidad. Yo le gritaba por haber disparado pero ella ni me miro. Pense que iriamos a Miami. Lo unico que podia hacer era gritarle. Cuando llegamos a las afueras de la ciudad, detuvo la marcha. Yo me estaba meando de miedo, mirando a ver si no nos seguia la policia. Le grite que siguiera. Ahora puedo verla. -Volvio a golpearse las rodillas con los punos cerrados-. Sus malditos ojos brillaban como dos pedazos de hielo. Me dijo que la rueda de atras estaba baja y que fuera a mirar. Y fui a mirar. Si, ya se que soy un estupido, que creo todo lo que me dicen. Ni siquiera habia llegado a la parte trasera del coche cuando esa perra se largo con los diamantes… sin importarle una mierda lo que me pasara a mi. -Su voz se quebro y se puso a llorar otra vez, meciendose de atras hacia delante.

Encendi un cigarrillo con afectada parsimonia. Ya no le temia, a pesar de que sabia que era peligroso. Si la policia lo cogia, hablaria.

Le mire y tome una decision. Tenia que callarle. No me quedaba otra salida si queria quedar a salvo.

Me quede alli sentado, fumando y pensando mientras el se retorcia y lloraba. Su mugre, su mal olor, su miedo, hacian que no fuera mas importante para mi que una mosca en la pared.

El reloj del Ayuntamiento dio las doce.

– Debes de tener hambre, Fel -le dije-. Te traere algo de comer.

Dejo de mecerse.

– ?Hambre? ?Estoy desfallecido! ?Comi pescado crudo y cangrejos en aquel asqueroso pantano! ?Has estado alguna vez alli? Ese lugar esta lleno de viboras y cocodrilos.

Llame por telefono al restaurante y encargue al maitre que me enviara el almuerzo.

– Sal a la terraza, Fel, y que no te vea nadie.

Tomo su vaso de whisky, lo vacio y salio a la terraza.

Lleve su vaso a la cocina mientras pensaba. ?Como hacerlo callar? Me di cuenta de que planeaba matarlo, pero aquella idea no me sorprendio. Si pudiera librarme de el y luego de Rhea, estaria a salvo. Y no solo eso sino que tendria el mundo a mis pies.

Volvi a la sala y me sente. Durante los quince minutos que esperamos hasta que trajeron la comida, empezo a formarse una idea en mi mente. Me parecia que Fel era facil de tratar, aunque no Rhea. Bueno, un puente a la vez, me dije.

El camarero llego con una mesita redonda. Me miro sonriente.

– Buenos dias, senor Carr. Me alegra verlo de nuevo. El maitre le envia una botella de champana de bienvenida. Y el cocinero le ha preparado la especialidad del dia.

Le di dos dolares de propina y, cuando se marcho, fui a buscar a Fel a la terraza donde estaba en cuclillas, con la espalda contra la balaustrada.

– Ven a comer-le dije.

Entro corriendo, se acerco a la mesa, miro la comida y se sento a comer. Tragaba como un cerdo hambriento, metiendose toda la comida en la boca, escupiendo y haciendo ruido. Me dio tanto asco que tuve que salir a la terraza y aguardar hasta que terminara. Mientras esperaba, revise el plan que tenia en mente: el plan para librarme de el para siempre. Al oir un fuerte eructo, pense que habria terminado de comer y volvi a la sala.

Solo Dios sabia lo que diria el camarero cuando regresara y viera la mesa. Fel habia manchado el mantel de comida; no quedaba nada en la abundante tabla de quesos, y la canasta que contenia seis panes estaba vacia. Habia manchas de vino por todas partes y la frutera tambien estaba vacia.

«No importa», me dije, «diez dolares de propina y todo quedara arreglado».

Mire a Fel, que encendia un cigarrillo.

– ?Vosotros los ricos si que sabeis vivir! ?Esta ha sido la mejor comida de toda mi vida!

– Debias de estar hambriento.

– Si… Tu aqui sentado en estos sillones mullidos y yo metido en el pantano con las viboras. -Me miro con odio-. Bueno, amigo, tu me metiste en este lio… ahora tendras que sacarme o estas listo. ?Si la policia me atrapa, canto! ?Los dos estaremos encerrados veinte asquerosos anos!

No lo sabia, pero estaba abriendose el camino hacia la muerte.

– ?Como entraste en el apartamento, Fel? -le pregunte, mientras me sentaba a su lado y encendia un cigarrillo.

– Cualquiera podria hacerlo. No fue dificil… Pero eso no interesa. Quiero un coche y dinero.

– Puedes llevarte mi coche. Esta aparcado afuera. ?Cuanto dinero quieres?

Me miro sorprendido.

– Cincuenta de los grandes.

Asenti.

– Puedo conseguirlo. ?Que planes tienes, Fel?

– Ire a Cayo Oeste. Tengo un amigo que me llevara a Cuba. Una vez alli, te enviare mi direccion. -Me miro de reojo y pude ver que el whisky empezaba a hacerle efecto-. Entonces, me enviaras quinientos de los grandes. Ese sera mi pago final. Cuando lo obtenga, ya no volveras a tener noticias mias.

– Pero podria tenerlas de Rhea -le dije.

– Ese es asunto tuyo. Yo hablo por mi. Ella tiene el collar, ?por que iba a molestarte? ?Yo no tengo nada!

– ?Donde esta ella, Fel?

– ?Que te pasa? Dejala en paz. Ella es como el veneno. Olvidala… Vendera el collar y desaparecera. Olvidate de ella.

Le servi mas whisky. Sonrio, levanto el vaso y lo vacio de un trago.

– ?Vosotros, bastardos, si que vivis bien! -Tomo la botella de whisky y se sirvio mas-. ?Mi maldita hermana! ?Sabes una cosa, amigo? No le importa mas que ese tipo que anda con ella. ?Ese miserable! ?Ese maldito bastardo! Apuesto a que ahora esta acostada con el. ?Ese animal la calienta de veras!

– Si usas mi coche, no tendras ningun problema -le dije-. En cuanto oscurezca… despues de las diez de la noche, lo unico que tendras que hacer es salir y partir.

Entrecerro los ojos. Vi que estaba ebrio.

– ?Y que pasa con el dinero?

– No hay problema. Lo tengo aqui mismo.

Me miro con los ojos semiabiertos. Tenia problemas para enfocarme bien.

– ?Aqui mismo?

– Si.

– ?A quien estas enganando? Quiero verlo.

– Lo veras. ?Y quien es el tipo con quien esta Rhea?

Lanzo un soplido.

– ?A quien le importa un pedazo de mierda como Spooky? -Se echo a reir-. ?Que asqueroso! Eso prueba lo estupida que es al engancharse con un tipo como el… es diez anos mas joven que ella.

– ?Spooky Jinx? -le pregunte.

– Si… ?Lo conoces?

– Lo conoci en Luceville… Todo un personaje.

– Te lo aseguro. -Se echo hacia atras-. ?Que buen almuerzo!

– ?Como es que Rhea se engancho con un tipo como Spooky?

– ?Como fue? Ya estaba enganchada con el antes de ir a la carcel. En cuanto salio, corrio a buscarlo. ?Loca! ?Un animal como ese! -fruncio el entrecejo, meneo la cabeza y se froto los ojos con las manos sucias-. Creo que he bebido demasiado… tengo sueno.

– Adelante -lo alente-. Vete a dormir.

Un instinto animal lo hizo enderezarse.

– Muestrame el dinero, amigo. Dices que lo tienes aqui mismo… Muestramelo.

Era el momento.

– Esta en la caja. -Me puse de pie.

– ?La caja! ?Que caja?

Me acerque al Picasso y lo descolgue revelando la caja.

– ?Maldicion! -exclamo Fel, poniendose de pie-. ?Nunca se me ocurrio mirar alli! ?Tienes el dinero en esa lata?

– Asi es.

– Entonces, adelante… ?Abrela!

Gire el dial, sabiendo que al hacerlo ponia en contacto la alarma que sonaba en la comisaria de policia.

– No estoy muy seguro de como se abre -le dije-. Tengo la combinacion, pero es enganosa.

– Asi que enganosa -repitio Fel echandome, respirandome el licor en el cuello mientras observaba el dial-. Adelante, abrela.

Segui girando el dial, haciendo sonar los numeros, sabiendo que ya debia haber un patrullero en camino.

– Dos-uno-uno… cinco-ocho-ocho… seis-nueve-nueve… -murmure mientras hacia girar la perilla.

Aquella no era la combinacion, que, debido a la pobre memoria de Sydney, era simplemente 1-2-3, segun me habia informado Tom Luce. Aprete el boton e intente abrirla, pero nada. Menee la cabeza.

– Debo de haber cometido un error. Abrela tu, Fel, yo te ire cantando los numeros.

– ?Yo? ?Pero si estoy completamente borracho! -Se abalanzo sobre mi-. ?Abrela tu! ?Vamos, maldicion, abrela ya!

Empece a mover el dial nuevamente. ?Cuanto debia aguardar antes de que llegara la policia?

– Dos-uno-uno… cinco-ocho-ocho… seis-nueve-nueve… -susurre mientras movia la perilla-. Listo. -Aprete el boton y nada-. ?Pero que pasa?

– ?No puedes abrirla? -me grito Fel-. ?Te estas burlando de mi?

– Esa es la combinacion -le dije-. ?Por que diablos no se abre?

En ese momento, empezo a sonar el telefono. Ambos nos volvimos para mirar el aparato. Di dos grandes pasos y levante el auricular.

– Hola…

– ?Senor Carr? Aqui hay dos agentes de la policia. ?Esta usted bien?

– Nose equivoca de numero -le dije y colgue.

Me volvi y vi que Fel corria a buscar su arma.

– ?Numero equivocado? -dijo, mirandome de reojo.

– Si.

Nos miramos a los ojos.

– ?Estas tratando de enganarme, maldito?

– ?Oh, callate ya! -Camine hasta la caja con el corazon palpitante.

Cuando comenzaba a girar la perilla, sono el timbre de la puerta. Me volvi y vi a Fel inmovil, observando el vestibulo a traves de la puerta abierta de la sala.

– ?Abran! -grito una voz-. ?Policia!

Fel levanto el arma y me apunto.

– ?Hijo de puta!

– ?Rapido! A la terraza… Yo los detendre. -Pase a su lado, temblando… ?Dispararia?

Volvio a sonar el timbre. Yo estaba fuera, en la terraza. Fel me siguio.

– Puedes bajar por aqui… ?Rapido! ?Llevate mi coche! Yo me quedare a entretenerlos.

Temblando, Fel se asomo y miro al balcon de abajo. Me puse detras de el, enganche los dedos en los dobladillos de su pantalon y lo empuje.

Dio un alarido de terror y solto el arma, luego cayo al vacio, justo cuando oi que tiraban la puerta abajo.

«Habia sido tan facil, tan facil», pense mientras me dirigia por la autopista a Luceville.

Habia dado un gran paso adelante. Ahora era el turno de Rhea.

El sargento Hess habia venido a verme al apartamento y me habia interrogado, pero por sus modales y la forma en que me trato, parecia pensar que tenia suerte de seguir con vida. Le dije que en cuanto entre en el apartamento me di cuenta de que dentro habia alguien y que, antes de que pudiera salir, aparecio Morgan con un revolver en la mano. Me amenazo con matarme si hacia sonar la alarma. Le explique como habia empezado a beber, volviendose locuaz… como me habia contado que habia estado viviendo en un pantano y que se encontraba famelico. Me habia pedido comida y yo se la habia hecho traer del restaurante. Despues de comer, me exigio dinero. Pense que aquella era mi oportunidad. Sabia que la caja de Sydney estaba conectada con la comisaria. Cuando llego la policia, Morgan se aterrorizo. Salio a la terraza e intento descolgarse al balcon del piso inferior. Trate de detenerlo. Me habia disparado, perdido el equilibrio y caido.

Todo esto se lo explique a Hess cuando fue a visitarme al apartamento.

Habia indicios de que Morgan habia pasado alli la noche y sus sucias huellas aparecian por todas partes.

– Bueno, ya sabemos que el y su hermana son los que buscamos -repuso Hess-. Ahora, tenemos que encontrarla a ella.

«Pero no antes que yo», me dije. Le conte tambien como Rhea habia traicionado a su hermano y huido con el collar.

Aquel era el momento de confundir la caceria y lo hice.

– Morgan me dijo que planeaban ir a Cayo Oeste porque alli tenian un amigo que podia llevarlos a Cuba. Estaba convencido de que Rhea se dirigia hacia alli cuando lo abandono.

Hess hizo una mueca.

– Cuba… Si ha ido alli la hemos perdido.

Los diarios comentaron largamente la muerte de Fel. Estaba seguro de que Rhea iba a leerlo, aunque no podia saber que Fel me habia contado lo de Spooky Jinx. Quiza no estuviera con el, pero tenia que probarlo de todos modos. Debia silenciarla. No habria futuro para mi a menos que ella estuviera muerta.

Aguarde hasta que termino el interrogatorio sobre la muerte de Fel y luego le dije a Hess que iba a ir a San Francisco a distraerme un poco. Me pidio que me mantuviera en contacto con el. Yo seria el testigo principal en caso de que engancharan a Rhea, pero su expresion me indico que tenia pocas esperanzas de encontrarla.

Antes de abandonar Paradise City en direccion a Luceville, llame a Claude, el sirviente de Sydney. Le pregunte si querria trabajar para mi ya que me mudaba al apartamento.

– Aprecio su ofrecimiento, senor Larry -me respondio- pero jamas podria trabajar para otro caballero despues de haberlo hecho para el senor Sydney. Pero si le sirve de algo intentare encontrar una persona adecuada para usted.

– No se moleste -le dije, y colgue.

Ser despreciado por un marica viejo y gordo me deprimio. Le hubiera pagado lo mismo que Sydney… ?Quien diablos se creia que era?

Pero despues de pensar un rato en ello, entendi su posicion. ?Por que iba a querer seguir trabajando? ?Acaso Sydney no le habia dejado una buena suma? Sin embargo, sabia que aquella no era la verdadera razon. Sabia que Claude me despreciaba por mudarme a la casa de Sydney… y yo comenzaba a despreciarme a mi mismo.

Tres dias despues del interrogatorio de Fel, subi al Buick y me dirigi a Luceville.

El dia anterior, habia ido a Miami a comprarme una vestimenta de hippy: una camisa floreada, un par de vaqueros y unas zapatillas negras. Despues, fui a una tienda de empeno y compre una 38 automatica especial con una caja de balas. Tambien compre una peluca, un cinturon ancho con una calavera como hebilla y una navaja de muelle.

De regreso a mi apartamento, prepare una solucion de tierra, aceite y agua con la tierra de las macetas de mi terraza y ensucie la camisa y los pantalones.

A unos treinta kilometros de Luceville, me detuve en un pequeno pueblo y aparque el Buick, luego, con el disfraz en una maleta, compre un destartalado Chevvy en una tienda de coches usados.

Me puse la ropa de hippy y la peluca en una playa solitaria. Hacia tres dias que no me afeitaba y, al verme en el espejo retrovisor del automovil, pense que ni Jenny me reconoceria aunque pasara por delante de ella.

Estaba dispuesto.

Me sente detras del volante y parti.

No sentia remordimientos por Fel Morgan. Estaba seguro de que me habria chantajeado durante el resto de mi vida. Tampoco me inquieta lo que planeaba hacer con Rhea si la encontraba… era mi vida o la suya.

Sin embargo, sabia que no iba a ser facil. Tal vez no estuviera con Spooky, aunque sospechaba lo contrario, y aunque estuviera tenia que atraparla y luego, matarla.

Atrapar y matar a Rhea seria tan dificil como atrapar y matar a un gato salvaje.

Pero tenia que hacerlo.


CAPITULO DIEZ

<p id="_Toc102097190">CAPITULO DIEZ</p>

Llegue a Luceville cuando el reloj del Ayuntamiento daba las seis. Debido a la contaminacion y al polvo de cemento, conducia igual que los demas, con las luces de posicion encendidas. Senti nuevamente el polvo pegado en el cuello y me asalto una especie de nostalgia.

Para llegar a la casa de Spooky y sobre Lexington tenia que atravesar el centro de la ciudad y me quede colapsado en el trafico, entre el transito de la gente que regresaba a su casa.

Cuando pase por la calle donde Jenny tenia su despacho me pregunte si estaria en el sexto piso, con el cabello desordenado y sus formularios amarillos. Pero no era el momento de pensar en Jenny. Pensaria en ella cuando tuviera la seguridad de estar a salvo. Hasta entonces, ella debia ser solo como algo que uno desea con todas sus fuerzas pero no puede tener.

Deje el Chevvy en un aparcamiento cercano a Lexington. Cogi la bolsa, donde guardaba una camisa para cambiarme, mi maquina de afeitar y la 38 automatica y anduve por el barrio hasta llegar a la calle Lexington.

Habia oscurecido ya y las luces de la calle estaban encendidas. Exceptuando unos cuantos borrachos y unos muchachos de color jugando a la pelota, Lexington se encontraba desierta a aquellas horas.

Enfrente estaba el numero 245: el cuarto de Spooky quedaba en una ruinosa casa de alquiler de cuatro pisos. Dos chiquillos blancos con la nariz llena de mocos se sentaban en la escalera de la entrada. Con los punos apretados entre las rodillas y los hombros echados hacia delante, observaban la basura tirada en el suelo, que incluia un gato muerto. Sobre la puerta destartalada un cartel decia:


HABITACIONES-SE ALQUILA

Me parecio demasiado bueno para ser verdad. Hice una pausa para mirar al otro lado de la calle, al numero 245, luego empece a subir la escalera, esquivando a los dos chicos, que me miraron con aire de desconfianza. Entre en el vestibulo que olia a orina, a transpiracion rancia y a gatos.

Una vieja se escarbaba lo que le quedaba de dientes con un palillo. Su pelo parecia cola de raton por lo grasiento y sucio. Llevaba una bata acartonada por la mugre. No podia tener menos de ochenta anos, inclusive mas.

Me detuve ante ella, que me estudio desde la peluca hasta las zapatillas. Por su expresion despectiva, comprendi que no le gustaba demasiado lo que veia.

– ?Tiene una habitacion, dona? -pregunte, mientras apoyaba la bolsa en el suelo.

– No me llames dona -me contesto con voz ronca, llena de flema-. Para ti soy la senora Reynolds, y no lo olvides.

– Muy bien, senora Reynolds, ?tiene un cuarto?

– Doce dolares a la semana, pagados de antemano.

– Quisiera echarle un vistazo.

Sabia que nuestro dialogo pertenecia a una pelicula de clase B.

– Segundo piso, numero 5. La llave esta en la puerta.

Subi por los escalones crujientes sin tocar la barandilla, cubierta de suciedad. El numero 5 quedaba al final del oloroso pasillo.

El cuarto tenia unos tres metros cuadrados. Habia una cama, una mesa, dos sillas rectas, un armario y una alfombra raida. El papel proximo a la ventana se estaba despegando. Habia un banco grasiento con un hornillo de gas.

Deje la bolsa, baje la escalera y pague los doce dolares a la vieja. Despues, camine hasta un almacen italiano y compre alimentos para unos cuantos dias. Ademas de las distintas latas de comida, compre una botella de whisky. Despues, fui a una ferreteria y compre una olla pequena y una sarten.

Cuando regrese, la senora Reynolds seguia montando guardia en la entrada.

– ?Donde puedo lavarme? -le pregunte.

Me estudio, se rasco la axila izquierda y despues me contesto:

– Los banos publicos estan en la esquina. Hay un inodoro en cada piso. ?Que mas quieres?

Lleve las compras a mi cuarto, cerre la puerta con llave, deje todo sobre la mesa y examine la cama. Las sabanas estaban bastante limpias pero la colcha tenia manchas de aspecto sospechoso. Me pregunte cuando aparecerian las pulgas.

?Un cambio de ambiente?

Pense en el lujoso apartamento que habia heredado de Sydney. Pero tenia que soportar aquel inmundo cuartucho si queria asegurarme la casa y los millones de Sydney.

Apague la luz, acerque una silla a la ventana y empece la vigilancia. Frente a mi, al otro lado de la calle, habia dieciocho ventanas sucias: cinco de ellas, con luz. Una de esas ventanas era la de Spooky. No tenia idea de cual de las dieciocho seria, pero tarde o temprano, si vigilaba bien, lo sabria.

Permaneci alli sentado, fumando y observando. La gente se movia en los cuadrados encendidos de sus ventanas: la mayoria era joven y llevaba ropa gastada. En el quinto piso, tercera ventana a la izquierda, habia una negra bastante bonita que solo vestia un pantalon elastico y bailaba al ritmo de una radio sosteniendose los pechos con las manos. Al observarla empece a excitarme, pero me obligue a apartar la mirada de ella.

Alrededor de las ocho, tuve hambre. Baje la persiana y encendi la luz. Mientras me calentaba una lata de habas, oi el ruido de una moto. Apague el gas y la luz, corri hasta la ventana y abri la persiana. Spooky llegaba en una Honda resplandeciente y se detenia frente al numero 245.

Era el momento. Le vi desaparecer en la oscuridad del edificio y espere a que se encendiera luz en alguna de las ventanas oscuras. Mientras esperaba, vi que la negra se habia puesto una camisa floreada y revolvia algo en una olla.

Despues de esperar quince minutos, llegue a la conclusion de que, fuera cual fuera el cuarto al que habia entrado Spooky, la luz ya estaba encendida anteriormente, pues todo seguia igual. ?Significaba eso que Rhea estaba en el cuarto de Spooky? ?Por que no? ?Por que quedarse en la oscuridad? Empece a examinar cada una de las ventanas encendidas. Tres de ellas no tenian cortinas y podia ver a quienes ocupaban el cuarto. Las dos restantes tenian cortinas transparentes, aunque no lo suficiente como para ver a traves de ellas. Una estaba en el tercer piso. La otra, en el ultimo, justo encima del cuarto ocupado por la negra. Uno de esos cuartos debia ser el de Spooky.

Baje la persiana, encendi la luz y volvi a calentarme la lata de comida. Para ser el primer dia, no me habia ido tan mal. Estaba progresando. Por lo menos, sabia ya que Spooky vivia en el tercero o en el ultimo piso de aquel edificio.

Comi las habas; despues apague la luz, abri la ventana y volvi a situarme en mi lugar de vigilancia.

Alrededor de las nueve, se apago la luz de la ventana del tercer piso. Ahora, concentre toda mi atencion en la ventana iluminada del ultimo piso. La observe durante casi una hora y, de repente, vi cruzar una sombra. Reconoci la figura de Spooky. Era inconfundible. Si no hubiese estado observando continuamente, habria perdido aquel fugaz momento. Asi que vivia en el ultimo piso, ?pero estaria Rhea con el?

Me quede sentado, mirando. Empezaron a apagarse algunas luces. La negra tomo una cartera, se dirigio a la unica puerta y apago la luz. Al final, la unica luz de todo el edificio era la de Spooky. Despues, le vi bajar la escalera corriendo y subir a su Honda. Encendio la maquina, que hacia un ruido infernal. Se puso el casco en la cabeza grasienta y partio. La luz de su ventana seguia encendida.

Esto queria decir dos cosas: que a Spooky no le interesaba mucho la cuenta de la luz o que habia alguien alli oculto.

?Pero, como saberlo?

Yo era un extrano en aquel distrito. Entrar en el edificio de Spooky seria demasiado peligroso aunque pareciera vacio.

Encendi un cigarrillo y estudie la calle. Comenzaba a mostrar actividad, como las ratas que salen cuando oscurece. Varios hombres y mujeres harapientos surgian de los distintos edificios en busca de un bar.

Despues, vi a la negra. Estaba apoyada contra una baranda, haciendo girar el bolso. Entonces supe lo que era: una prostituta.

Sabia que su cuarto quedaba justo debajo del de Spooky. Era mi oportunidad. Tal vez pudiera confirmar que Rhea estaba alli.

Recorde a la negra bailando medio desnuda en su cuarto. Tenia un cuerpo bien formado. No habia tenido una relacion sexual desde que conoci a Judy: aquello parecia mucho, mucho tiempo atras.

Aparte la silla, me puse de pie, atravese el cuarto a oscuras y sali al maloliente pasillo.

No vi a nadie mientras bajaba las escaleras. La puerta de la senora Reynolds estaba cerrada. A traves de los paneles se filtraba el ruido de un televisor. Sali a la noche polvorienta. La calle estaba llena de muchachos, chicas, borrachos y viejos. Mire hacia la negra, que tambien me habia visto. Estaba observandome. Aguarde a que pasaran dos viejos automoviles y cruce la calle.

Cuando llegue a la otra acera, ella se me acerco.

– Hola, carino -dijo, con suavidad; sus dientes brillaban bajo la luz de la calle-. ?Solito?

Guarde silencio y la mire. Tenia la piel color cafe con leche. Su pelo negro enmarcaba su cara resaltandola. Hasta la importancia de hallar a Rhea y callarla abandono mi mente. Tenia que calmar aquella ansiedad que crecia en mi cuerpo.

– Asi es -le respondi, con voz ronca-. ?Como podemos solucionarlo?

Me miro con sus grandes ojos negros.

– Te costara diez dolares, carino -me dijo-. ?Los tienes?

Recorde mi ofrecimiento de quinientos dolares a Rhea.

– Los tengo -respondi.

– No pareces tener ni dos -repuso ella, sonriendo-. ?Eres nuevo por aqui, no?

Busque en el bolsillo y saque un billete de diez para mostrarselo. Me quito el billete de la mano con la rapidez con que una lagartija traga una mosca.

– Vamos, carino -me dijo-. Empieza la accion.

Me llevo al interior de su edificio, que olia peor que el mio. Movia el trasero delante de mi cara mientras la seguia por la escalera. Fue un tramo largo y cuando llegamos a su piso, tenia una ereccion que me lastimaba.

Ella hizo lo suyo y lo hizo bien. En el pasado, cuando no me molestaba en conseguir una chica, buscaba una prostituta.

Nunca compensaba el valor del dinero. Por lo general, se quedaban mirando al techo e inclusive algunas fumaban, la mayoria se reia tontamente; pero aquella negra me hizo sentir como si realmente moviera algo en su interior, aunque sabia que no era cierto.

Cuando termine y me aparte de ella, no hizo lo que hacia la mayoria: salir de la cama y empezar a vestirse. Se quedo acostada a mi lado, saco un paquete de cigarrillos, encendio dos y me dio uno.

– Si que lo necesitabas, carino -me dijo.

– Si, lo necesitaba de verdad.

Ahora, me sentia totalmente relajado, como si dentro de mi hubiera reventado algo que me venia atormentando. Aspire el humo y mire el sucio techo del cuarto. Entonces, oi unos pasos. Antes estaba tan apurado que no podia enfocar bien las cosas. Ahora oia pasos… click, click, click… los pasos de una mujer. Recorde a Rhea y la razon por la que me hallaba en aquel sordido cuarto, con una joven negra desnuda a mi lado.

Preste atencion a los ruidos.

La mujer se movia de un lado a otro sin parar; click-click-click.

La negra apago su cigarrillo.

– Tengo que volver al trabajo, carino -dijo-. ?Te ha gustado?

– ?Que pasa ahi arriba? -pregunte, senalando el techo.

– ?Y por que te preocupa? Se sento y estiro las piernas fuera de la cama-. Levantate, carino, que tengo que volver al trabajo.

Abrace su estrecha cintura.

– No hay prisa… otros diez dolares me compran mas tiempo.

Me estrecho con su cuerpo caliente.

– ?Lo dices en serio?

– ?Quieres el dinero ahora?

– Siempre, carino. Tengo que vivir.

Me levante de la cama, me acerque adonde habia dejado los pantalones, saque otro billete de diez y se lo di. Cuando me acoste, se puso encima de mi y empezo a lamerme la oreja. La deje trabajar mientras escuchaba los pasos en el techo.

– ?Que sucede ahi arriba? -pregunte-. Parece un maraton.

– Una loca. -La negra empezo a acariciarme el cuello-. Me saca de mis casillas. Anda dia y noche, dia y noche. Si no fuera por Spooky ya habria subido y la habria echado, pero es la chica de Spooky y el es importante en esta casa.

– ?La has visto?

La negra se apoyo sobre un codo y me miro de reojo.

– ?Por que tantas preguntas, carino? ?Vamos a la accion!

Mientras ella hablaba, seguia escuchando los pasos.

– ?La chica de Spooky?

– ?Tu conoces a Spooky?

– Lo conozco por lo hijo de puta que es.

Ella se relajo y se recosto contra mi cuerpo.

– Tienen problemas. El la esta escondiendo -murmuro con los labios contra mi cuello-. Lleva dos semanas ahi encerrada sin salir y no hace mas que caminar de un lado al otro. Me vuelve loca.

Era todo lo que necesitaba saber. ?Habia encontrado a Rhea!

De regreso a mi sordido cuarto, me acoste en la cama con la luz apagada y la ventana abierta. Las luces de la calle me permitian ver bien. Me sentia relajado: aquella experiencia sexual habia sido algo que necesitaba de veras. Sadie, asi se llamaba la negra, habia hecho un buen trabajo terapeutico conmigo.

Ahora sabia que Rhea se hallaba en la habitacion de Spooky. Mientras estuviera con vida, mi propia libertad y la herencia de Sydney corrian peligro. Si la policia la cazaba, hablaria y me involucraria. Tenia que callarla, ?pero, como?

Despues se me ocurrio una idea alarmante. ?Le habria contado a Spooky algo de mi? ?Si la callaba, apareceria luego Spooky para chantajearme? ?Le habria dicho que tenia en su poder un collar de diamantes que, segun creia, costaba un millon de dolares? ?Le daria a un tipo como Spooky una informacion tan peligrosa? Debia de averiguarlo. Si ella habia hablado, tendria un doble asesinato entre manos. Tendria que callarlos a ambos. Para mi, ellos eran animales peligrosos y yo el cazador, pero si podia evitar un asesinato doble, todo seria mas facil y mas seguro.

Pensando y planeando, me quede dormido, pero, a las dos de la manana, aparecio la primera pulga. Pase el resto de la noche sentado en una silla recta con la cabeza apoyada en los brazos, sobre la mesa. Poco despues de las tres, el rugido de una moto interrumpio el silencio de la noche. Me dirigi a la ventana y vi a Spooky subir la escalera del edificio, en direccion a su habitacion.

A la manana siguiente, despues de tomar un pobre desayuno, fui hasta los banos publicos. El resto de la manana lo paso vagando por las calles, manteniendome alejado del centro de la ciudad. Temia encontrar a Jenny. Compre una caja de polvo pulguicida y regrese a mi cuarto a prepararme una lata de carne y otra de patatas. Despues de espolvorear el colchon con el pulguicida, me acoste a dormir.

Desperte a las siete de la tarde. Me acerque a la ventana y vi una luz tras las cortinas del cuarto de Spooky. Sadie se estaba preparando algo de comer en el cuarto de abajo. Vi que la Honda no estaba aparcada en la calle, lo que significaba que Spooky habia desaparecido.

Mire las latas que habia comprado y elegi la de raviolis, que resultaron pegajosos y sin sabor. Despues, me sente junto a la ventana, a fumar hasta las nueve, en que vi a Sadie salir de su cuarto.

Fui hasta la bolsa, saque la 38 automatica y la guarde en el bolsillo. Despues, baje a la calle y fui a buscar a Sadie.

– Hola, preciosa -le dije-. ?Que te parece si nos movemos un poco?

Ella me sonrio.

– Parece que estas interesado, ?eh? -Se colgo de mi brazo-. Si… movamonos un poco.

Una vez en su cuarto, saque un billete de cien del bolsillo y se lo mostre.

– ?Quieres ganarte esto, Sadie?

Abrio desmesuradamente los ojos.

– ?Quieres algo sucio?

– Quiero pasar la noche aqui -le dije-. En mi cuarto hay pulgas.

Me miro de reojo.

– ?De donde sacas todo ese dinero, carino?

– Eso no importa. ?Duermo aqui o me voy a un hotel?

– Dame… -dijo, extendiendo la mano-, duermes aqui.

Al entrar en el cuarto se oian los pasos de Rhea.

– La loca sigue paseandose -dije, mientras entregaba el billete a Sadie.

– Ya lo creo, pero he acabado por acostumbrarme. Ahora lo echo de menos cuando para.

La vi guardar el billete en el bolso y dirigirse a la cama. La abrio y saco sabanas limpias del armario.

– Solo lo mejor -le dije, mientras me acercaba para ayudarla a hacer la cama.

– Cuando me pagan cien dolares, hay derecho a sabanas limpias -repuso Sadie-. Como tenemos toda la noche por delante, ire a darme una ducha. ?Quieres un trago o algo de comer?

– Un trago.

Saco una botella de whisky barato, soda y hielo y fue a ducharse.

Me sente en un sillon desvencijado y escuche los pasos de Rhea. Parecia un animal enjaulado. Pense en ella y recorde como la habia deseado; sin embargo, ahora no significaba nada mas que un animal peligroso para mi. Si me hubiese atrevido, habria subido, abierto la puerta y disparado, pero eso no era lo mas seguro. Cuando la matara, debia asegurarme de que jamas relacionarian el crimen conmigo.

Mi contacto sexual con Sadie fue mucho mas tranquilo esta vez: la urgencia habia desaparecido. Nos dormimos abrazados. Sadie se durmio profundamente, pero yo tuve un sueno muy ligero. Seguia escuchando a medias el taconeo de Rhea y me desperte del todo cuando oi acercarse el motor de la Honda.

Sadie gimio y se movio, se volvio y siguio durmiendo.

Senti que cerraban la puerta de la entrada de golpe. Spooky subio la escalera dando zancadas. El click-click-click de los zapatos de Rhea se detuvo de repente. Oi a Spooky abrir la puerta del cuarto y cerrarla de un portazo.

– ?Escucha, perra, esta es la ultima botella de whisky que te compro!

Su voz amenazante llego a traves del techo como si estuviera en el cuarto de Sadie.

– ?Damela! -De inmediato reconoci la voz de Rhea.

– ?Tomala! ?Bebe hasta quedar muerta! ?A mi que carajo me importa?

Sadie gimio, dormida.

Hubo una pausa prolongada y luego, la voz de Spooky otra vez:

– ?Basta! ?Ya esta bien! ?Quiero que te vayas de aqui! ?Quiero mi habitacion para mi solo! ?Quiero que salgas de aqui!

– ?Cierra el pico, maldito hijo de puta! -Habia una nota histerica en la voz de Rhea que me alarmo-. ?Me quedare aqui! ?No tengo otro sitio adonde ir! ?Si me traes problemas, te juro que me las pagaras! ?La policia esta ansiosa por encerrarte!

Despues de un largo silencio, Spooky dijo:

– ?Pero de que mierda trata todo esto? ?Tengo que saberlo! ?Que estas esperando? ?Que se calme que? ?Que hiciste? ?Por que mierda viniste a esconderte aqui? ?Donde esta Fel? ?Quiero saber! Ya estoy harto de verte pasear y tragar whisky. ?Quiero que te vayas de mi cuarto!

– ?Ah, si? -Senti el cuerpo calido de Sadie a mi lado y escuche a Rhea decir-: Me quedare aqui hasta que pueda irme segura. No voy a aparecer por la calle hasta que se enfrie la cosa. Yo he hecho mucho por ti. ?Quien te compro tu maldita moto? ?Por que no tratas de ganar algo de dinero? ?Para que otra cosa sirves sino para andar en moto y fanfarronear, estupido descerebrado?

– Muy bien. -Spooky bajo el tono de su voz y tuve que esforzarme para oir lo que decia-. ?Entonces, vete de aqui! ?Vamos, ve a la policia y hablales de mi! No se ocuparan de mi cuando te enganchen. ?Recoge tus cosas y vete!

– Toma un trago, Spooky.

– ?He dicho fuera!

– Oh, vamos… olvidalo. Siempre estamos peleandonos. -Note un leve quejido en la voz de Rhea-. Tomate un trago, quiero ir a la cama… ?Y tu?

– ?Quien te necesita? ?He dicho que te vayas!

– Ya te he oido, querido, pero quiero ir a la cama. Vamos…

– Ya tengo bastante de ti, ?asquerosa vaca borracha! ?Ve a arreglar tus malditos problemas a otra parte! ?Fuera! ?Dejame en paz!

Por el tono de su voz, comprendi que Spooky hablaba en serio. Salte de la cama y me vesti. ?Aquella podia ser mi oportunidad! ?Ella no se lo habia dicho! ?Spooky no representaba ninguna amenaza para mi! Cuando me estaba poniendo los zapatos, Sadie se dio la vuelta.

– ?Carino… donde estas? -murmuro y volvio a quedarse dormida.

Oi que Spooky gritaba:

– ?Fuera!

Se abrio la puerta de arriba: oi un ruido sordo.

– ?Toma todas tus porquerias!

Otro ruido sordo y la puerta que se cerraba.

Yo ya habia salido al pasillo. Cerre la puerta de Sadie sin hacer ruido y baje corriendo la escalera hasta la entrada del edificio. Me aprete contra la pared en un rincon oscuro y espere.

Rhea comenzo a bajar la escalera murmurando: «Maldito hijo de puta… maldito…»

Despues, vi su figura aparecer en el vestibulo.

– Tranquila, muneca -le dije, en voz baja-. Esta pasando la policia fuera.

Se detuvo de golpe, conteniendo el aliento. Me miro de reojo.

– ?Quien diablos eres?

– Lo mismo que tu… trato de que todo se calme -respondi.

Se apoyo contra una pared. Podia oler su aliento a whisky.

– ?Se calme? ?Que quieres decir? -Tenia la voz pastosa. Volaba mas alto que un barrilete.

– Lo he oido. ?Quieres venir conmigo, muneca? Tengo un coche. Conozco un lugar seguro en las afueras de la ciudad.

Se deslizo hasta el suelo.

– ?Dios, que borracha estoy! -Habia un tono de desesperacion en su voz-. ?Quisiera morirme!

«Pero no aqui» pense. El sonido del disparo me traeria problemas. Tenia que sacarla de alli antes de dispararle.

– Vamos, muneca -le dije y tomandola de un brazo la puse de pie-. Vamos.

Se inclino contra mi.

– ?Quien eres? No puedo verte. ?Quien diablos eres?

– Vamos ya.

La arrastre por la escalera hasta la calle. Se tambaleaba y tuve que sostenerla para que no cayera. A la luz de la calle, se aparto de mi lado y nos miramos a los ojos. Casi no la reconocia. Habia envejecido. Y tenia canas en la pelirroja cabellera. Sus ojos verde esmeralda brillaban como si tuviese dos luces tras de ellos. Estaba acabada. Llevaba el traje rojo sangre y un bolso colgado del hombro.

– Hola, peluquita -me dijo-. ?Tienes pelo debajo de esa peluca?

– Vamos, muneca-conteste-. Tengo un coche aparcado en la otra esquina. Huyamos juntos.

Ella me estudio desde su embriaguez. La peluca, la barba tan crecida, la ropa tan sucia parecian inspirarle confianza.

– ?Tu tambien estas huyendo?

– Si, vamos.

Ella se echo a reir: un sonido histerico y ebrio.

– Mi hermano murio -me dijo-. El unico maldito hijo de puta que me comprendia. La policia lo mato.

La cogi de un brazo.

– Salgamos de aqui.

Salio conmigo. Estaba tan ebria que habria caido de bruces si no la hubiera sostenido.

Recorrimos la calle juntos hasta donde tenia aparcado el Chevvy.

Mientras abria la puerta, se inclino contra el automovil observandome.

– ?No te he visto antes, peluquita?

– ?Por que te busca la policia? -le pregunte, sentandome al volante.

– ?Y a ti que mierda te importa?

– Asi es, no me importa. Y bien, ?vienes o te quedas?

Abrio la puerta del acompanante y se sento. Tuve que inclinarme sobre ella para cerrarle la puerta.

– ?Adonde vamos, peluquita?

– No se adonde iras tu, pero si se adonde voy yo. Voy hacia la costa. Mi hermano tiene un bote. Va a llevarme a La Habana.

– ?La Habana? -Se llevo las manos a la cara-. Yo tambien quiero ir alli. Vamos.

– Muy bien… ?Tienes dinero?

Dio unas palmadas a su bolso.

– Aqui dentro. Vamos, peluquita, en marcha.

Cuando tomamos el camino de Tamiami Trail, hacia Naples, se durmio.

Eran las cuatro de la manana. En una hora mas habria luz. La autopista estaba desierta. A ambos lados habia densos bosques de pinos y cipreses.

La mire. Tenia la cabeza apoyada contra la ventanilla y los ojos cerrados. Todo lo que tenia que hacer era disminuir la velocidad, detener el coche, sacar el 38 del bolsillo, dispararle a la cabeza, abrir la puerta del automovil, tirar su cuerpo al sucio y huir. Justo antes de llegar a Naples tiraria la peluca, esconderia el coche y cogeria un autobus hasta Sarasota.

Alli me compraria un traje nuevo, me afeitaria la barba y tomaria otro autobus hasta Fort Pierce. Desde alli, siempre en autobus, regresaria a Little Jackson, donde habia dejado aparcado el Buick. Solo entonces, volveria a Paradise City: ?sano y salvo!

Todo aquel plan paso por mi mente, era tan facil. Habia pensado que deshacerme de Rhea iba a ser una tarea sumamente dificil y peligrosa, pero alli estaba ella, totalmente borracha y dormida. Solo tenia que apuntar el arma y disparar.

Mire por el espejo retrovisor. La autopista estaba oscura, ninguna senal de automoviles aproximandose.

Suavemente, fui desacelerando. El automovil empezo a perder velocidad hasta que lo detuve bajo un enorme roble. Puse el freno de mano.

Mire a Rhea, seguia dormida, y lleve la mano hasta la 38 que tenia en el bolsillo. Lentamente, saque el arma del bolsillo y quite el seguro.

Me quede alli sentado, mirandola y apuntandola con el arma, y con gran desesperacion me di cuenta de que no podia disparar. No podia matarla a sangre fria. En el calor del momento, habia matado a Fel pero no podia matar a una mujer dormida.

De repente, Rhea abrio los ojos.

– Adelante, Larry Carr -me dijo-. Pruebate a ti mismo que tienes pelotas. Adelante… ?Dispara!

Los faros delanteros de un camion iluminaron el interior del Chevvy. Pude ver a Rhea con toda claridad. ?Dios mio! ?En que mal estado se hallaba! ?Como pude haberla deseado alguna vez! ?Era como una pesadilla erotica de mal gusto! Parecia fuera de si, con los ojos hundidos y una perversa sonrisa en los labios.

– ?Adelante… dispara! -repitio.

Paso el camion e hizo temblar el Chevvy. En aquel momento pense que si la hubiera matado el camion habria pasado justo en el momento de arrojar su cuerpo fuera del coche.

Deje caer el arma. Cayo en el asiento, entre los dos. Supe que aquel era el final de mi camino y no me importo.

– ?Que te pasa, Rata? -me pregunto-. Lo tenias todo planeado, ?no? ?Se te acabaron las pelotas? ?Creias que no iba a reconocerte con esa ridicula peluca?

La mire y senti que la odiaba. Me resultaba tan repulsiva como un leproso.

– Voy a decirte lo mismo que te ha dicho tu novio. ?Fuera! ?Sal de mi coche!

Me miro de reojo.

– No te ahogues en un vaso de agua. Tengo el collar… tu y yo todavia podemos zafarnos de este lio. -Busco en su bolso y saco la caja de cuero-. ?Mira! ?Aqui lo tengo! ?Un millon de dolares! ?Dijiste que podias venderlo! Juntos podemos ir a La Habana. Podriamos empezar una nueva vida.

?Juntos? ?Con ella? Senti un escalofrio.

– ?Venderlo? ?Vivir contigo? -dije-. No viviria contigo asi fueras la ultima puta del mundo. Ese collar no vale ni un centavo. ?Es falso!

Se inclino hacia delante. Estaba tensa y sus ojos brillaban con una nueva locura.

– ?Estas mintiendo!

– ?Es una copia de cristal, pedazo de imbecil! -le grite-. ?Crees que iba a dejar que tu y tu estupido hermano os largarais con un collar de un millon de dolares?

Dejo escapar un grito y contuvo el aliento.

Esperaba que reaccionara con una furia terrible, pero lo que habia dicho parecio anonadarla.

– Se lo habia advertido -dijo, a media voz-. Supe que eras una vibora desde el momento en que te vi, pero el no quiso escucharme. «Ese tipo es bueno», me decia, pero yo sabia que no. -Se reclino en el asiento-. Muy bien, senor Rata Carr, usted gana. Si me enganchan, me encerraran de por vida. Ya he pasado ocho anos en la carcel… Se lo que es. Usted no. Fel tampoco. ?Es una suerte que este muerto!

No soportaba seguir mirandola.

– ?Fuera! -le grite-. Habla todo lo que quieras cuando te cojan. Ya no me importa. ?Fuera de aqui, vete!

Parecia no escucharme.

– He estado dos semanas encerrada en esa mugrienta habitacion -dijo-. ?Dos semanas! Cada minuto esperaba que la policia viniera a buscarme. ?Dios, necesito un trago!

Se llevo las manos a la cara. No me daba lastima. Queria librarme de ella, regresar a Paradise City y aguardar alli a que la policia viniera a buscarme.

– ?Vete! -le grite-. Estas podrida por dentro. Ni siquiera una lagartija como Spooky te quiere. ?Alejate de mi!

– Fel era el unico que no podia vivir sin mi -dijo ella. Comenzo a reirse como una histerica-. Bueno, supongo que este es el fin para mi… Me pregunto que se sentira estando muerta…

Entonces, vi que tenia el arma en la mano.

– ?Sueltala!-le grite.

– Adios, Rata… ya llegara tu momento.

Cuando quise abalanzarme sobre ella, ya se habia llevado el arma a la cabeza y disparo. La luz del disparo me cego y el ruido me ensordecio. Senti algo humedo y tibio sobre la cara y, estremeciendome, sali del coche. Me quede de pie temblando, secandome la cara con un panuelo, mientras una fina columna de humo se escapaba por la puerta abierta.

El sargento O'Halloran estaba sentado detras de su escritorio, jugueteando con un lapiz en la mano.

Cinco integrantes de la banda de Spooky estaban sentados contra la pared: chicos de entre diez y quince anos, sucios, taciturnos, con el uniforme de tejanos y camisa negra.

Asombre a aquellos muchachos cuando dos policias me introdujeron en la sala: podia entenderlo. Con la peluca en la punta de la cabeza, la sangre de Rhea en la camisa, una raspadura en el lado de la cara en que me habia pegado uno de los policias y esposado, mi aspecto causaria sensacion en cualquier parte.

Los chicos empezaron a hablar y a moverse y el sargento O'Halloran grito:

– ?Quietos! ?Obedeced o tendre que obligaros!

Uno de los policias se adelanto y empezo a pasar el informe a O'Halloran. Solo alcance a oir unas palabras: «Tamiami Trail… murio de un balazo… el revolver en la mano…» Bajo el tono de la voz y siguio hablando con el sargento.

Sabia que estaba acusandome del asesinato de Rhea y no me importo. Ya nada me importaba. Durante el largo trayecto hasta Luceville habia tenido tiempo de pensar. El suicidio de Rhea me habia devuelto al hombre que era antes del accidente que termino con la vida de Judy. Ahora me veia tal como era. La codicia subconsciente que siempre habia debido estar dentro de mi habia salido a la superficie. A causa de aquella codicia habia causado la muerte de Sydney. A causa de aquella codicia habia asesinado a Fel Morgan. Recorde el momento en que lo cogi por los pantalones y lo empuje al vacio. Durante el trayecto a Luceville, habia hallado mi momento de la verdad.

Por fin, O'Halloran termino de escribir y me hizo senas. No me movi. Me quede mirandole hasta que el policia me dio un empujon.

– ?Nombre? -pregunto O'Halloran con su voz ronca.

– Laurence mil quinientos dolares Carr-respondi.

Se inclino hacia delante, abrio enormemente sus porcinos ojos y parecio reconocerme.

– Quitale esa peluca -indico al policia, que me la arranco de golpe y la coloco sobre la mesa.

O'Halloran suspiro y despues de un momento me advirtio:

– Todo lo que diga podra ser usado en su contra… Hable si quiere.

– Ella estaba harta de la vida, como yo -dije-. Ella queria morir, asi que le dispare.

Resoplo y le hizo senas al agente.

– Es un loco. Llevalo a Homicidios.

Me llevaron al departamento de homicidios. El teniente responsable era un hombre bajo, de cabello blanco y ojos azules, cara roja y una mandibula agresiva.

Me hizo muchas preguntas pero yo no queria hablar. Me quede sentado con la mirada fija en el suelo y ni cuando me golpeo en la cara abri la boca. Me encerraron en una celda.

Permaneci alli sentado, odiandome por haber causado la muerte a un hombre que habia hecho tanto por mi y me habia dejado casi toda su fortuna.

Me trajeron comida pero no probe bocado.

Mas tarde, O'Halloran vino a verme y, sujetandose el cinturon con los pulgares, me dijo:

– Esta metido en un serio problema, amigo. -Su ronca voz parecia sorprendentemente amable-. ?Que es lo que queria probar? Todavia hay tiempo… ?Quiere contarmelo todo?

Lo mire directamente a los ojos.

– Yo la mate -declare-. El resto de la actuacion les corresponde a ustedes.

O'Halloran se rasco la axila derecha.

– El teniente quiere saber si va a hacer una declaracion. -Se empujo la gorra hacia atras-. Mire, amigo, si fuera usted no lo haria, pero cumplo ordenes.

Vi que estaba preocupado.

– ?Y por que no? -le pregunte.

Se quito la gorra, la observo y luego volvio a colocarsela en la cabeza.

– Entre nosotros, creo que usted esta loco y no creo que la haya matado. Por eso pienso que lo mejor es que mantenga la boca cerrada hasta que consiga un abogado.

– ?Usted cree que estoy loco?

Asintio.

– Si… lo crei desde el principio. Desde que llego a esta ciudad. Ahora, siga mi consejo. Mantenga la boca cerrada. Ya hemos llamado a Paradise City. Hay un abogado de primera fila que se dirige hacia aqui con su socio, el senor Luce. Ellos arreglaran todo esto.

Lo ultimo que queria era que Tom Luce me sacara de aquel lio.

– Digale al teniente que estoy preparado para hacer una declaracion.

– Mire, amigo, usted puede ser un loco, pero tiene algo que me atrae. -Se inclino hacia delante y bajo el tono de la voz-. No se da cuenta del problema en que esta metido. Mire… supongamos que llamo a la senorita Baxter y se lo digo… ella lo ayudara. ?Que le parece?

?Jenny?

Vi que Jenny se habia ido en la misma forma que Judy… un recuerdo maravilloso, un sueno, pero ya no para mi.

– Digale al teniente que hare una declaracion -respondi.

O'Halloran se seco el sudor de la frente con una mano.

– Podrian encerrarle quince anos -dijo, con voz preocupada-. Aunque le den por loco, no saldra antes de diez anos.

Me apoye contra la pared de la prision, repentinamente relajado.

– Digale al teniente que hare una declaracion.

En mi imaginacion vi a Sydney revoloteando a mi alrededor, con todo su talento y su bondad. ?Quince anos…, diez anos? Bueno, seria un cambio de ambiente, ?no?