Iris Johansen

El Guerrero De Medianoche


Uno

<p>Uno</p>

20 de Abril de 1066

Redfern, Inglaterra


LA LUZ ARDIÓ a través del cielo oscuro como una bandera desplegada para la batalla.

Brynn miró fijamente hacia arriba al cielo de medianoche con fascinación y placer. Era como mirar una flor misteriosa en las profundidades vagas del bosque. Había rezado esto todavía estaría allí esta noche.

"¿Lo hicisteis?"

Ella se puso rígida, pero no se dio la vuelta. Había ido a ese cuarto diminuto con la esperanza firme de robar este tiempo para ella, pero debería haber imaginado que no le permitirían disfrutar sola de esta maravilla. Al menos, era sólo Delmas. Quizás podría librarse rápidamente de él. "¿Hice qué? No sé lo que quieres decir."

Oyó sus pasos detrás de ella y luego sintió su pesada mano sobre su hombro. Sintió una oleada de repulsión, pero no se movió.

"Mírame."

De mala gana se giró de la gloria en el cielo y le miró fijamente con audacia.

Él inmediatamente miró lejos como general mente hacía cuando ella le enfrentaba directamente. "Date prisa, estoy cansada y me iré a mi cama," ella dijo.

"No demasiado cansada para hacer esto," él gruñó mientras señalaba el cielo." Quiero pararlo. ¿Me oyes? Quiero que se vaya."

Ella le miró fijamente con asombro. "¿Perdona?"

"No finjas inocencia." Sus ojos brillaron desordenadamente a la luz de la luna. "Es asunto tuyo. Lo sé. Tú lo trajistes para destruirme así poder volver a su precioso Gwynthal."

Ella quiso reírse. No habría soñado que incluso Delmas pudiera creer algo tan ofensivo. "¿Agité mi mano y un cometa pasó como un rayo por el cielo? No seas tonto."

El dolor atravesó su mandíbula cuando su palma la golpeó.

"¡Échalo!"

Ella sacudió su cabeza para limpiar el dolor y la oscuridad. Había pasado bastante tiempo desde que Delmas la había golpeado, y se maldijo por calcular mal la profundidad de su miedo y pánico. No podía permitirse tales errores. Él podría ofrecer su pequeña protección, pero esto era todo lo que ella tenía en esta tierra extranjera. "No traje el cometa."

Él había confundiendo su maravilla con el triunfo. Supuso que debería haber fingido compartir su miedo, pero esto no se le había ocurrido. De verdad, ella se había asombrada de su terror. Los milagros ocurren cada día y este era sólo otro milagro. ¿Era un arco iris un milagro? ¿Por qué ellos no se maravillaban de las estaciones que cambian? Y seguramente el nacimiento de un niño era el más glorioso de los misterios. "Te confundisteis. Yo sólo – "

La golpeó otra vez, duramente. "Lo quiero fuera de aquí."

Ella extendió la mano y agarró la pared para mantenerse derecha mientras la habitación giró alrededor de ella. Había dejado de intentar convencer a Delmas de que no tenía poderes mágicos y ahora usó su miedo y superstición para protegerse. La estratagema había trabajado muy bien durante los tres pasados años, pero ahora su creencia era un peligro en sí mismo. Ella debía encontrar un modo de calmar su miedo." Bien. Lo hice."

La satisfacción iluminó su cara." Lo sabía. Ahora despídelo."

Ella extendió la mano y se agarró a la pared para mantenerse derecha mientras el cuarto giraba alrededor de ella. Había dejado de intentar convencer a Delmas de que ella no tenía poderes mágicos y ahora usó su miedo y superstición para protegerse. La estratagema había funcionado muy bien durante los tres pasados años, pero ahora su creencia era un peligro en sí mismo. Debía encontrar un modo de calmar su miedo." Bien. Lo hice."

La satisfacción encendió su cara. "Lo sabía. Ahora despídelo."

"No puedo despedirlo." Dio un apresurado paso atrás para evitar el golpe que ella sabía que vendrían. "No inmediatamente. La magia es demasiado grande y debe controlarse su curso, pero me aseguraré de que no dañe a nadie."

Él frunció el ceño inciertamente.

"Es todo lo que puedo hacer, " ella dijo firmemente.

"¿Se irá?"

" Sí." Ella lanzó un rezo de no estar mintiendo.

"¿Cuándo?"

"Pronto." Ella añadió rápidamente, "Lleva tiempo romper un signo tan fuerte como éste." Ella cerró los obturadores de la ventana para obstruirse del cielo de él. "¿Ahora puedo ir a mi cama?"

"No." Él miró fijamente los obturadores y luego claramente decidió aceptar la victoria parcial. "Lady Adwen te necesita. Se despertó con gran angustia y envio a su criado a despertarme. Entonces descubrí que habías abandonado tu cama."

"¿Por qué no me lo dijisteis inmediatamente?" Se movió rápidamente hacia la puerta. "¿Has convocado a Lord Richard?"

"Lo sabe. Estaba ocupado." Delmas la siguió por el pasillo. "Dijo que te llamara y que él estaría allí dentro de poco."

Ocupado con su última amante, Juana de Danworth, sin duda, Brynn pensó amargamente. Adwen podría morir y él no se preocuparía. En efecto, estaba segura que él lo preferiría. No había estado contento cuando Lord Kells, el padre de Adwen, había enviado a Brynn a Redfern para preocuparse por su hija. Una esposa incapaz de tener niños era una molestia intolerable para un hombre tan hambriento de poder como Lord Richard. Estar libre de aquella esposa y conservar su gordo dote sería muy tentador. Dios lo sabe, no tardaría mucho en librarse de carga tan frági una pequeña negligencia, una ventana dejada abierta para inducir a un enfriamiento…

Bien, ella no lo dejaría hacerlo, pensó con ferocidad. Adwen viviría. Brynn no la dejaría morir.

"No tendrías que crear tal estrago si fueras sensible," Delmas dijo mientras se apresuró detrás de ella. "Dame tu promesa para conducirme al tesoro, y te devolveré a Gwynthal."

No lo miró. "No hay ningún tesoro."

"Mientes. Lo quiero, Brynn. Dámelo "

Demanda y avaricia. Cielo querido, como la enfermaba todo esto. De vez en cuando la había tentado decirle que él quería saber solamente para ganar paz. Pero él habría querido más y luego más antes de que él lo tuviera todo, y ella nunca dejaría a nadie tener Gwynthal. "No hay ningún tesoro."

"Yo podría comprar mi libertad. Yo podría comprar toda Inglaterra. Odias esto. Por qué tú no-"

"No hay ningún tesoro "

Su mano se extendió y se acercó a su brazo, hiriéndola en la carne. "Puta." Su voz estaba cargada de frustración y cólera. "Un día te ahogaré."

La amenaza no la asustó. Él había intentado la tortura en aquellas primeras semanas después de que se casaran, antes de que hubiera aprendido como protegerse." o puedo decirle que no sé. Estate satisfecho por lo que te traigo." Ella hizo una pausa ante la puerta de cámara de Adwen. "Es más de lo que tenías cuando te casaste conmigo."

"Pero no bastante. No suficiente." La liberó y miró fijamente la puerta con inquietud. "¿Me necesitas?"

Él esperaba que ella dijera que no, comprendió con desprecio. Él había sido testigo de cuando sus padres cayeron con una fiebre unos días uno del otro y estaba muerto de miedo con la enfermedad. En estas veces él tenía casi tanto miedo de las habilidades de curación de Brynn como de perder su posibilidad para hacerse un hombre libre. Él estaba seguro de que ella no usaba sus hierbas o el conocimiento que su madre la había enseñado, pero de alguna manera mágica desterraba a los demonios que robaban la vida. Ella debería estar agradecida, pensó fatigosamente; debido a su creencia había sido capaz de conservar la posesión de su alma, aunque no de su cuerpo. "No sé. Permanece cerca. Te llamaré si necesito algo."

El criado de Adwen, Alice estaba de pie al lado de la gran cama acortinada y alzó la vista con un suspiro de alivio cuando vio a Brynn." Está muy mala."

"¿Su estómago?" El día antes, Adwen había estado violentamente enferma e incapaz de contener nada. Brynn cruzó hacia la cama. Los ojos de Adwen estaban y parecía dormida.

Alice sacudió su cabeza. "No lo creo así. Ella solamente de repente despertó y comenzó a sacudirse y llorar."

Adwen abrió sus ojos. "¿Brynn?" Susurró. Buscó a tientas la mano de Brynn. "Medianoche… Él viene."

"Shh…" Ella rápidamente recogió la mano de Adwen, y la presionó de modo tranquilizador. "¿Qué ocurre? ¿Sientes dolor?"

Adwen sacudió su cabeza." Lo vi. Él viene."

Brynn sintió frío. ¿Quién venía? ¿La muerte? Ella se había preocupado por otros temblores en el borde de otro lado de quienes habían proclamado ver las visiones que pronosticaban su final. Era casi imposible devolverlos después de que habían viajado a través de aquella experiencia." Ha estado soñando."

"No."

"Sí, " dijo firmemente. "Y no es nada asombroso que tiembles. Hace frío en este cuarto. ¿Por qué está la ventana abierta, Alice?"

Los ojos azules de Alice se ensancharon con la alarma, pero no contestó.

"Richard estuvo aquí antes y dijo que el cuarto estaba sofocante y que yo debería tener más aire, " dijo Adwen fatigosamente." Él siempre tiene tanto calor."

Una ventana dejada abierta…

Brynn ocultó la llamarada de cólera que explotó en ella mientra recordó que sólo momentos antes había pensado que fácil debería ser destruir a Adwen. "Bien, Lord Richard no está aquí ahora." Ella cruzó un tranco en la ventana y cerró los obturadores. "Y soy segura de que él no comprendió que volvería esta frialdad."

"Quizás no," dijo Adwen. "Pero no le gusta que le desobedezcan. Quizás debería – "

"Se quedan cerrados," dijo Brynn rotundamente. Ella tomó el candelabro de la mesa al lado de la ventana y lo trajo más cerca de la cama. La cara de Adwen estaba pálida y caían lágrimas, pero esto no era insólito. Brynn se habría preocupado más si se hubiera enrojecido con la fiebre.

Ella ha sido golpeada de nuevo por la fragilidad de la joven mujer. Delicada y de fina estructura con el largo pelo negro, Adwen parecía simplemente una niña. Era apenas más que eso, Brynn pensó con ira. Richard de Redfern la había tomado como esposa cuando sólo tenía trece años y rápidamente había empezado a intentar tomar de ella lo que él más deseada. Adwen había perdido cuatro niños antes de que ella viniera para ayudar y había gastado casi los cinco pasados años en ese cuarto guardando la pequeña salud que ella tenía para que pudiera ser gastada en dar a su marido un niño.

"¿Por qué frunces el ceño?" Adwen susurró. "¿Estás enfadada conmigo?"

Brynn rió. "Desde luego que no." La apacible Adwen siempre temía la desaprobación. "¿Por qué debería estar enfadada contigo?"

"No fui quien envié por ti. Sé que estás cansada de atenderme durante las dos pasadas noches. Sabes que yo no te habría molestado – "

"No es ninguna molestia. ¿Has olvidado que mi marido fue esclavo de Lord Kells antes de que le dieran a tu marido? Su padre nos envió a Redfern para servirte, mi señora."

" Sabes que no te considero un criado, estás enfadada conmigo."

Ella intentó refrenar su impaciencia. "Te dije no estaba enfadada. Quiero estar aquí. ¿Ahora, qué ocurre?"

Adwen rió melancólicamente. "Eres tan fuerte. Nunca tienes miedo, verdad? Debes pensar que soy muy tonta."

"No " Ella indicó con la cabeza Alice que se marchara. No sabía si confiar en la mujer y nunca estaba cómoda en su presencia. Alice aparecía al lado de Adwen, pero era del conocimiento común en el señorío que la criada ocupaba la cama de Lord Richard en ocasiones. Brynn sabía que no debería preocuparle esto, cuando era completamente posible que la mujer no tuviera ninguna opción. Lord Richard era el amo aquí y dormía con cualquier criada quien deseaba. Gracias a Dios, su miedo a enfadar a Lord Kells le había impedido mirar en su propia dirección. El padre de Adwen no habría estado contento si su curandera hubiera sido usada para otro objetivo distingo del que había sido enviada.

Cuando la puerta se cerró detrás de Alice, Brynn se sentó sobre la cama. "No es tonto tener miedo, sólo por tenerlo y dejar que te sofoque. Dímelo y se marchará.

"Esto es- ¡estás herida!" La mirada fija preocupada de Adwen estaba en la mejilla de Brynn. "Tienes una contusión."

"No es nada."

"Alguien te golpeó, " susurró Adwen. "¿Tu marido?"

Bryrn se encogió de hombros. "Lo disgusté."

"Deberías ser más cuidadosa. Una mujer está tan desvalida…"

"Ella no tiene que serlo."

"Por favor, no seas tan valiente," suplicó Adwen con seriedad. "Lamento ser egoísta, pero no sé que sería de mi vida sin ti." Forzó una sonrisa. "Supongo que soy muy afortunada. Richard nunca me ha golpeado, si bien yo le he fallado."

La cólera llameó otra vez. Ah, no, el Lord Richard nunca había golpeado a Adwen. Él sólo había usado su cuerpo frágil como un navío para su lujuria y apenas permitía que ella se levantara de la cama antes de intentar conseguir de ella un niño otra vez. Él había roto su salud y su espíritu y había robado su alegría." No le has fallado. Hay tiempo aún para tener niños "

Adwen sacudió su cabeza. "Estoy demasiado cansada. A veces pienso que estoy demasiado cansada para respirar otro aliento." Estuvo en silencio un momento y luego dijo, "¿Apagarás la vela? Quiero hablarte sobre mi sueño, pero no quiero verte reírte de mi insensatez."

Brynn apagó la vela y luego tomó las manos de Adwen otra vez. "¿Estás lo bastante caliente? ¿Debería conseguirte otra manta?"

"No." Adwen se acomodó más hondo bajo la manta. "¿Contemplasteis la estrella fugaz esta noche?"

"No es una estrella fugaz. Los buenos monjes lo llaman cometa."

"Alice me puso hacia la ventana y lo vi. ¿No era maravilloso?"

"Sí."

"Alice se asustó. Dijo que era un agüero de fortuna mala."

"Alice es muy estúpida."

"No pienso que sea mala fortuna. Creo que significa que mi deseo por un niño se realizará. ¿Es terriblemente vano por mí parte creer que Dios podría ser tan comprensivo con mis necesidades?"

Brynn tragó para aliviar la estrechez de dolor en su garganta. "No, no es vano." Hizo una pausa. "¿Pero alguna vez considerasteis que quizás Dios no desee que tengas un bebé?"

"Desde luego no, esto es mi deber dar un heredero a mi señor."

Muy probablemente moriría en la tentativa de realizar su deber, Brynn pensó con exasperación. Había algo muy malo en este mundo que valoraba una vida sobre otra.

"Quizás si dieras un niño a Delmas él no te trataría tan cruelmente," dijo Adwen.

"Un niño no es lo que mi marido desea de mí."

"Es lo que todos los hombres quieren de las mujeres."

Esto era verdadero. Hasta Delmas se hincharía de orgullo si él consiguiera de ella niños. Se estremeció con el pensamiento. Un niño la ataría a Delmas como aquellos votos forzados nunca habían hecho. Después de esa primera semana horrible en su cama ella había preparado un esquema para engañarlo en el creer de que sus poderes de curación se verían disminuidos por la cópula, pero había siempre la posibilidad de que Delmas pudiera vencer este miedo.

No, ella no pensaría en ello. No tendría ningún niño y un día escaparía de Delmas y volvería a Gwynthal, donde pertenecía. Se perdería en el bosque y él nunca, nunca la comedoraría.

"¿Qué quiere más de ti?"

"¿Qué?" Había perdido la pista de la conversación. Volvió de sus recuerdos del frío y verde bosque de su hogar.

"Dijisteis que Delmas quiere algo más de ti."

"Oh. El Lord Kells ha prometido a Delmas que será un hombre libre si te pones bien de nuevo."

"¿Y tú qué?"

"Soy su esposa. No hay ninguna libertad para mí " A no ser que ella la tomara. A no ser que se escapara de este lugar odiado.

"No parece justo. Sólo tienes veinte años y él es viejo y feo."

"No tan viejo." No sabía la edad exacta de Delmas. Su barba estaba llena de canas de color gris pero su cuerpo poderoso era todavía firme. Supuso que aparecería viejo y feo a Adwen. Lord Richard era un hombre joven, pelo rubio y atractivo y viril como un dios del Olimpo. A los ojos de Brynn le parecía terrible que el mal fuera tan encantadoramente encubierto. Delmas y Lord Richard era ambos hombres ambiciosos, despiadados, pero ella prefería tratar con Delmas, quien no tenía ninguna máscara agradable para ocultar su fealdad interior.

"¿Tu padre no pudo encontrar un hombre más joven para ti?"

"No lo entiendes." No tenía ninguna intención de explicarlo. Adwen tenía bastante problemas con los suyos propios y no necesitaba ninguna de las cargas de Brynn.

"¿Brynn?"

Su mano se apretó alrededor de Adwen." A dormir, mi señora."

"Te he dicho que no me llames eso. Somos amigas."

" Lord Richard no aprobaría tal amistad."

Se calló un momento. "Él no tiene que saberlo. ¿Podríamos guardarlo en secreto, verdad? Dime que somos amigas."

Brynn estaba silenciosa. Sabía que Adwen debía necesitar su amistad desesperadamente para desobedecer a su marido hasta en secreto, pero quiso decir las palabras que Adwen deseaba de ella. Había intentado apartar a Adwen, mantenerla en una distancia. La amistad con la muchacha la mantendría tan presa en Redfern como Adwen.

"Pido demasiado," susurró Adwen. "¿Por qué no deseas ser mi amiga? Soy sólo una carga para ti."

La compasión se precipitó sobre Brynn de una marea inevitable. "Tonterías. Somos amigas… Adwen. ¿Ahora te irás a dormir?"

"¿Qué pasa si el sueño viene otra vez?"

Extendió la mano y acarició el pelo de Adwen. "Qué te asustó así?"

"No al principio. Yo estaba feliz de verlo."

"El guerrero. Estaba en el caballo montado encima de la colina. Estaba muy oscuro y cerca de la medianoche."

"¿Cómo sabes la hora?"

"Yo solamente… lo sabía. Podría ver la estrella mágica detrás de él."

"Cometa."

"Estaba con la armadura que brilló con la luz de la luna. No podía ver su cara, pero estaba segura de que él no me haría daño. Pero me equivoqué, vi la quema de Redfern… "

Brynn respiró con alivio cuando comprendió que esto no era ningún sueño de muerte. "Esto es toda esa conversación sobre William de Normandía. Nada asombroso está preocupada."

"Esto no era sobre aquel Normando. Él no era – no era él."

"Desde luego." Metió la cubierta alrededor de Adwen. "Oí por casualidad a Lord Richard que habló justo anoche en el comedor sobre el peligro de invasión por el Duque de Normandía."

"Lo recuerdo. Estaba muy enfadado. Dijo que tenía cosas más valiosas que hacer que seguir al Rey Harold a la batalla." Suspiró. "¿No crees que fuera visión, entonces?"

"Fue un sueño."

"Él era tan real… Hasta podía ver el destello rojo en su pelo del fuego detrás de él "

"Un sueño."

"Estoy contenta." Adwen estuvo silenciosa durante un largo rato, y Brynn pensó que ella había caído dormida. "Me siento tan sola. ¿Te acostarías a mi lado?"

Brynn se sentó en la cama y la forma delicada de Adwen se aproximó. Ella se había quedado más delgada desde que había perdido al último niño. La fiebre había debilitado su fuerza y Brynn no estaba segura si otro combate no se la llevaría.

"Me gusta esto. Me siento segura," susurró Adwen." Me sostuvisteis como esa noche en la que casi morí. Iba a la deriva lejos y me devolvisteis. "

Brynn se puso rígida. "Era el caldo de hierbas que te di."

"No lo pienso así."

"Entonces fue Dios," dijo rápidamente. "Soy una curandera, no una bruja."

"¿Te he ofendido?" Adwen preguntó con inquietud. "Yo nunca te acusaría de tal cosa. Yo sólo -"

"Silencio. Todo está bien. Descansa."

"¿Estarás aquí hasta que me duerma?"

"Me quedaré."

La desesperación se precipitó hacia Brynn. Estaba sucediendo otra vez como había pasado repetidas veces durante los tres pasados años. Adwen estaba pidiendo sólo este momento, pero Gwynthal apareció más lejano que nunca. Ella era una curandera. ¿Cómo podría escaparse de este niño enfermo que pedía su amistad y que moriría sin su cuidado? Podría evitar a Delmas, pero la necesidad de Adwen la ataba a Redfern con cadenas de hierro.

"La estrella…" Adwen murmuró soñolientamente. "Pienso que te equivocas, Brynn. Él viene… "


20 de Abril de 1066

Normandía

"Esto es un signo del Dios." William de Normandía gesticuló hacia el cometa brillante y luego se giró hacia Gage Dumont con una risa. "¿Quién podría querer más prueba de que mi reclamación sobre el trono inglés es justa?"

"¿Quién, verdad?" Gage Dumont dijo sin inmutarse. "Pero, desde luego, Harold de Inglaterra es casi seguro que probablemente diga a sus barones que el cometa es un signo de que su causa es justa y que Dios está de su lado."

Una sonrisa de William cruzó por su cara. "¿Está diciendo que uso a Dios para mi reclamación de poder?"

"Soy sólo un comerciante humilde. ¿Osaría acusar a su gracia de tal blasfemia?"

El bribón impudente desafiaría pellizcar la barba del Papa si eso lo satisficiera, William pensó con molestia. Estaba tentado con responderle con una aguda respuesta, pero se refrenó. "Apenas humilde. Se rumorea que posees más riqueza que yo. ¿Es verdad tienes un magnífico palacio en Bizancio?"

"Los rumores son a menudo mentira, " dijo Dumont con evasiva.

"Y de tu castillo en Bellerieve se dice que está lleno de tesoros maravillosos del Este."

"Soy un comerciante y un negociante. Como su gracia sabe, a menudo viajo a Bizantino para adquirir bienes. ¿Envidia unas comodidades para aliviar mis días?" Levantó una frente. "¿Quizás envió por mí para pedirme compartir mis chucherías?"

William gesticuló con impaciencia. No era la riqueza de Dumont lo que él necesitaba. "Bellerieve también se dice que posee a los mejores soldados y arqueros de Normandía."

La expresión de Gage Dumont se endureció. "Sus caballeros piensan que un comerciante humilde es una atracción de feria. Era necesario asegurarse que yo tenga el medio de desalentarlos."

"Comprendo que mis caballeros pueden ser un poco… bulliciosos."

"Los actos de violación y el pillaje se consideran por unos como una bagatela más del bullicio."

"Los caballeros son entrenados sólo para la guerra. Es comprensible que ellos se pongan nerviosos algunas veces en tiempo de paz."

"Tan agitados, que devastan el campo sin ayuda. Es por eso que alquilé a mercenarios para asegurarme que yo no estaría igualmente desvalido."

William decidió que era tiempo de abandonar una posición defensiva y atacar. "Mataste a Jean de Brestain el año pasado."

La cautela parpadeada en la expresión de Gage. "Cierto."

"Eso causó un gran alboroto entre mis barones. No les gustan los plebeyos que interfieren con su deporte. Ellos quisieron que arrasara tu castillo y tomara tu cabeza. ¿Sabes por qué no lo hice?"

"¿Bondad?"

William ignoró el sarcasmo." Como tu Bellerieve protege mi costa bien y sabía que no permitirías a un invasor violar sus paredes que hacen mis caballeros."

"Estoy muy agradecido."

"No lo estás." William encontró su mirada fija. "Eres tan arrogante y sin respeto como tu padre."

Un parpadeo de expresión cruzó la cara de Dumont. "No tengo ningún padre. Soy un bastardo." Él se dobló ligeramente. "Como su gracia."

"Su madre demandó que eras el hijo de Hardraada."

"Y Hardraada rechazó su reclamación. El Rey de Noruega tiene la cuestión bastante clara para su gusto y no necesita ningún bastardo para reclamar su tierra. En particular el hijo nacido de la hija de un comerciante Normando."

"Debe tener algún cariño por ti. Te entrenó en la guerra y te llevó en varios viajes con él."

Los ojos de Gage se estrecharon sobre la cara de William. "Encuentro curioso que tú sepas tales cosas sobre mí. "

"¿Por qué? Seguramente esperas que yo te vigile. Siendo un bastardo yo mismo, sé que el hambre de ilegitimidad lleva al poder, el deseo de tomar lo que es tuyo por cada significante posibilidad. Ya que Hardraada no te daría la posición que te mereces, tuviste la posibilidad de poder decidir tomar la mía." Se rió. "Fue agradable que en cambio decidieras ganar el poder para amontonar la riqueza de Salomón." Levantó sus cejas. "Pero la riqueza no es bastante para ti, verdad?"

Él se encogió. "El oro puede comprar casi todo."

"Casi," William dijo suavemente. "Pero no lo que Hardraada podría haberte dado. No lo que puedo darte. El oro no te permite tomar tu lugar como un noble. No puede limpiar la suciedad común de tus zapatos."


Gage bajó la mirada hacia sus zapatos. "No veo ninguna suciedad. Estoy sorprendido de que pienses que yo estaría en su augusta presencia sucio."

"Sabes lo que quiero decir."

"Debes ser más claro. Como mercader, estoy acostumbrado a utilizar una lenguaje duro cuando negocio. Entiendo, ¿esto es un negocio?" Él se inclinó atrás contra la balaustrada y dijo sin rodeos, "Quieres mis arqueros y mis soldados para cuando invadas Inglaterra. Probablemente también querrás que una suma abundante para alimentarles y vestirles durante la invasión. ¿Es esto correcto?"

"Es bastante correcto."

"¿Y qué me ofreces a cambio?"

"No tengo que ofrecerse nada," dijo William con irritación. "Mi ejército podría barrer Bellerieve de camino a Inglaterra y tomar lo que necesito."

"Y te debilitaría más de lo que puedes permitirte. ¿Qué me ofreces?"

"Armarte caballero por los servicios prestados."

"No es bastante."

"Una baronía," él dijo de mala gana. Había esperado que el maldito comerciante se contentaría sin unirse a las filas de la elite de la tierra. "Pero no aquí. Inglaterra. Habrá tierra y honores en abundancia cuando derrotemos a los Sajones."

"¿Mi opción de propiedad?"

"Pides mucho."

"Así sea. Según lo que he oído, has ofrecido las tierras de esos Sajones a cada mercenario y noble de Normandía. No puede haber suficiente para ir, y no esperaré que me des mi recompensa a tu discreción."

"No estoy seguro de que estarías completamente cómodo con la nobleza," dijo William con frialdad. "Te han enseñado claramente a lloriquear y regatear como tu comerciante abuelo."

"Estás sólo medio equivocado. Mi abuelo nunca lloriqueó pero él era magnífico en el arte del regateo." Hizo una pausa. "Una calidad necesaria como regla de un comerciante."

William gesticuló mientras comprendió que su jugarreta se había desviado. Era sumamente sensible sobre su propio abuelo el curtidor y había esperado provocar un resentimiento que pudiera permitirle conseguir ganarle por la mano a ese granuja. Lo estudió, buscando otra debilidad.

No vio ninguna. El gigante delante de él tenía gran confianza combinada con una mente brillante que le había permitido amontonar la fortuna que le había hecho ganar un lugar en la sociedad Normanda. William había oído que mientras Dumont estaba con las partes que asaltan Hardraada se había ganado la reputación de ser tan despiadado en la guerra como en los negocios. William podría ser capaz de romperlo pero él no se doblaría. "Muy bien. Tu opción de propiedad."

Dumont se enderezó lejos de la balaustrada. "Lo consideraré." Se dobló. "Buenas noches, su gracia."

"¿Lo crees así?" William dijo, ultrajado." Quiero una respuesta ahora."

"Te enviaré palabra en dos días." Dumont se movió hacia la puerta. "Mi abuelo 'el comerciante' también me enseñó que no aceptar nunca un negocio sin un primer examen de todas las partes."

William sofocó su cólera. Necesitaría cada ventaja posible cuando se lanzara su invasión, y la fuerza de lucha de Dumont era realmente formidable. "Esperaré dos días y no más. No pienso jugar juegos contigo."

"No juego juegos. Dejo esto a los señores y a las damas ilustres de la corte."

"Ah, uno cosa más," dijo William. "Si decides aceptar mi oferta, debes dejar al Sarraceno aquí en Francia."

La expresión de Gage no se cambió. "¿Habla de Malik Kalar?"

"Si ese es su nombre. El Sarraceno que quien viaja contigo. Espero conseguir la aprobación del Papa para esta invasión y no le ofenderé con un Sarraceno en mis filas."

"Si escojo unirme a ti, Malik me acompañará seguramente. Resígnate a ese hecho." Se volvió sobre sus talones y abandonó la cámara.

Obstinado, arrogante hijo de puta. El resto del mundo podría preguntarse, pero William no tenía dudas sobre que el hombre que acababa de marcharse era el hijo del diablo vikingo. Cuando había convocado a Dumont había esperado ser capaz de manipularle y controlarle, pero ahora no estaba seguro de quien había salido triunfante de esa entrevista.

"¡Matilda!"

Su esposa abrió la puerta de la antecámara, donde William la había colocado con la puerta ligeramente entornada. Valoraba más su juicio que a algunos de sus nobles y a menudo ella escuchaba y observaba sus reuniones. "¿Bien?"

"Un hombre interesante." Ella avanzó -diminuta, robusta, indomable. "Y cada pedazo tan atractivo como me había contado la Lady Genevieve. " Ella rió astutamente. "Dice que él es tan vigoroso en la cama como un semental y sabe muchas maneras exóticas de agradar a una señora. Ahora puedo creer que decía la verdad. Realmente parece tener un cierto… poder."

¿Atractivo? El hombre era tan grande como una montaña, altísimo, y ningún atractivo que él pudiera ver. Matilda estaría intentando provocar sus celos otra vez. Ella sabía que era una tarea fácil y constantemente le agitaba para mantener su fuerte interés. Admirablemente tuvo éxito; incluso después de tantos años de matrimonio su unión era tan ardiente como el día el que ellos se casaron. "Merde, no te pedí evaluar su virilidad, sino su carácter."

Ella se encogió. "Inteligente, con fuerza, cauteloso… Hambriento."

"¿Hambriento? ¿Crees que ambicioso?"

"Quizás…" Su frente se arrugó mientras como intentó definir aquella característica vaga que ella había sentido en Dumont. Entonces ella se encogió. "Hambriento".

"¿Mordió el cebo? Debe saber que Hardraada también quiere el trono inglés. ¿Tomará parte por Noruega y se ofrecerá a su padre?"

"Pienso que no." Ella frunció el ceño pensativamente. "Sentí cierta amargura… Hay poco afecto allí. Sin embargo, él puede decidir quedarse aquí en Normandía y apoderarse de los feudos que son dejados atrás en vez de la derrota que arriesga en Inglaterra. Como dije, juzgo que es un hombre muy inteligente."

William sacudió su cabeza. "Si se queda, permanece como un comerciante rico que puede tirar de las cuerdas entre bastidores. No le gusta ser despreciado por mi nobleza. Apuesto que pagaría mi precio por permanecer en igual campo con ellos."

"¿Entonces por qué solicitastes mi opinión, si ya lo habías decidido?" Matilda preguntó de manera cortante. "Tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo que escuchar en las puertas en la mitad de la noche."

Él se movió inmediatamente para calmarla. Nadie podría hacer la vida más desagradable que Matilda en su furia. "Sabes que siempre valoro tu opinión." Cambió de tema mientras resbalaba sus brazos sobre ella. "Excepto cuando valoras la capacidad del hombre como un semental. Admítelo, simplemente lo dijisteis para molestarme. El hombre no tiene ningún atractivo para ti."

Matilda abrió sus labios para contestar y luego lo pensó mejor mientras captaba su ceño fruncido en su cara. Se puso de puntillas y con cuidado acarició la mejilla de su marido. "Qué sabio eres, mi amor. Era sólo una ligera broma. Desde luego no encuentro en ese Gage Dumont el menor atractivo."


"Ha sido un largo rato." Malik no se volvió de su posición en la ventana abierta cuando Gage cruzó su cámara en Bellerieve. "¿Te ofreció el mundo entero, o solamente una parte de é?"

"Nombrarme caballero, una baronía, la propiedad de mi opción en Inglaterra." Gage se movió para estar de pie al lado de él. "Pareció pensar que era muy generoso."

"Pero tú no." Malik aún no dejó de mirar el cometa. "¿Confías en él?"

"Me llamó a su presencia cerca de la medianoche para que sus barones no sepan que él trata conmigo. Amenaza con tomar Bellerieve si no le doy lo que él quiere. ¿Debería confiar en él?"

Malik no contestó.

"¿Y por qué debería arriesgarme? Tengo todo lo que podría querer o necesitar aquí." Su mirada fija fue alrededor de la cámara, recogiendo un elefante exquisitamente trabajado en oro sobre la mesa, la tapicería magnífica que retrataba la caza de león en el desierto le contemplaba desde la pared. Tenía cada esquina del castillo rebosando con muebles de fino tallados y los ornamentos de oro, plata y marfil. Cuando había amueblado Bellerieve había intentado emular el lujo y la belleza de los palacios que había visitado en Bizancio mejor que las comodidades escasas de los señoríos de Normandía o el comedor de su padre en Noruega.

"No todo," dijo Malik. "Aquí debes luchar por el respeto y para mantener lo que es tuyo."

"En Inglaterra probablemente sería lo mismo. Sólo tendría que luchar con los Sajones como mis hermanos Normandos. Sí, debería quedarme aquí."

"Pero no lo harás." Malik rió. "Eres un hombre que nació para gobernar, y Inglaterra es un paso en esa dirección."

"Una baronía no es un reino." Él levantó sus cejas. "¿O crees que tengo la intención de derrocar a William?"

"Esto es una posibilidad."

Gage no negó que el pensamiento se le había ocurrido. De vez en cuando los insultos y rechazos que recibía le provocan al punto de tentarle a tratar sin contemplaciones de tomar el trono. "Soy un hombre rico, pero daría la riqueza de Salomón para ganar el apoyo suficiente para expulsar a William."

"Verdad. Ah, pero todavía irás. Has pasado demasiado agitado el año anterior. Eres un hombre que siempre debe tener una nueva montaña para conquistar y los caballeros de William no son bastante para desafiarte. Si no fuera Inglaterra, sería Bizancio." Malik dijo con un estremecimiento fingido." O esa fría tierra del norte otra vez."

"No tienes que preocuparse. No será Noruega." Sus labios de repente se retorcieron. "Y no puede ser Bizancio si continuas honrándome con tu compañía. ¿Creo que la sentencia sería la castración y luego decapitación?"

"No me recuerdes aquella estupidez. Como si la castración no fuera bastante indignidad, se llevaron mi poder de razonamiento. Realmente desearon destruirme. Suspiró con resignación. "Pero tal es el destino de los que se les concede los regalos del Todopoderoso. Un hombre con mi esplendor y hambre de conocimiento siempre tiene enemigos que buscan derrotarlo."

"Creo que fue el hambre de tus partes inferiores las que te derrotaron. La decapitación era solamente reflexión tardía. Nunca he entendido por qué escogisteis a la esposa del jefe de la Guardia Imperial para seducir."

"Me necesitaba," él dijo simplemente. "Su bruto marido era cruel con ella."

Gage sacudió su cabeza. Las palabras de Malik no lo sorprendieron. Una mujer no necesita ser joven o hasta atractiva para ganar un lugar en la cama del bribón; él las amaba a toda. Parecía disfrutar de cada mujer con igual entusiasmo que pasión, y ellas seguramente disfrutaban de Malik.

"Me pregunto como está ella." Malik frunció el ceño. "Quizás debamos volver a Karza y-"

"No," Gage dijo firmemente. Aunque ellos apenas habían escapado de Bizancio con la piel intacta, Malik había insistido en llevarse la mujer con ellos y escoltarla sana y salva a su pueblo. "Está bien. Dejasteis bastante oro para darle la posibilidad de pasar una buena vida. No te necesita."

"Probablemente tienes razón. Debo darle la posibilidad de encontrar un hombre inferior que la satisfaga." Agitó su mano hacia el cometa. "Soy igual que ese cometa que oscurece el cielo con su esplendor."

Gage resopló. "Esto haría mi vida más fácil si brillaras con un poco menos de intensidad y con menos frecuencia."

Mahik se giró, una sonrisa burlona alumbraba su cara barbuda. "Pero no necesitas una vida más fácil. Te proporciono entretenimiento y desafío. Por eso me elegisteis por amigo."

" Me preguntaba porque cargue con semejante bribón."

"¿Por qué me lo preguntas? Sabes lo sabio que soy."

"Sé lo arrogante que eres."

"Como te gusta. No te he oído describir cuan tímido o modesto soy. Así que, ¿vamos a esa Inglaterra?"

"No he decidido."

"Pienso que sí."

"Si voy, William dice que debo abandonarte aquí. Tiene miedo de que su alma de pagano pueda corromperse su santa expedición y derribar la ira de cielo."

"¿Le dijisteis que soy un guerrero sin igual y podría vencer a esos Sajones hasta sin su ejército?" Golpeó su pecho con su puño. "¿Que ellos huirán como ovejas de mi poderosa espada? ¿Que cubrirían sus ojos con terror cuándo me vieran dibujar el objetivo con mi arco? ¿Que ellos se agacharían y temblarían cuándo monté a caballo sobre ellos con mi gigantesco corcel?"

"No, pero le dije que no tendrías ningún problema en hacerles volar sus pies con tus presumidas palabras."

Malik sacudió su cabeza tristemente. "Me golpeas el corazón. Me conoces desde hace mucho y no comprendes mi verdadero merecer."

"¿Cómo podría evitarlo a pesar de comprender cuanto me mantienes informado de tu infinito valor cada minuto del día?"

"Bien, sigue creciendo. No te tendré mal informado." Miró lejos de Gage y dijo silenciosamente, "Si eso salvará el problema, me quedaré en Bellerieve."

"¿Y dejar que William me ordene?"

"Él gobierna Normandía."

"Él me necesita. Yo no le necesito. Si voy, tú irás conmigo." Gesticuló. "No hay que decir que diablura provocarías si te dejara aquí solo."

"Y echarías de menos mi compañía. ¿Cómo podría ayudar?" La expresión de Malik de repente se ensombreció mientras miraba el cielo. "Quizás debería quedarme aquí," murmuró. "Tengo el sentimiento de que una cosa maligna me espera a través de aquel mar."

"¿Lo ves escrito en el cielo?" Gage preguntó mordazmente. "Buen Dios, ¿también te ha privado de razón ese cometa infernal?"

"Si la razón no explica, entonces debemos confiar en lo que sentimos verdaderamente."

"O imaginar." Rió sardónicamente. "O torcemos para satisfacernos."

"Qué cínico eres," dijo Malik. "No crees en nada."

"No en esta tierra. No, eso no es verdadero. Creo en lo que soy y en lo que tú eres. Creo en lo que puedo ver y oír y tocar." Su mirada fija siguió de Malik al cometa. "Y creo que estás viendo lo que quieres ver tal y como William hizo. Si no deseas ir conmigo, dilo. No me pelearé contigo."

Malik estuvo silencioso un momento. "Iré. Que así, sea." Una sonrisa burlona repentina alumbró su cara. "Pero debes prometer que no moriré a las manos de esos bárbaros. Eso no sería un final apropiado a carrera tan gloriosa."

Gage rió. "Lo prometo."

"Bueno." Malik se movió a través del habitación hacia la puerta. "Y ahora que has decidido echarnos sobre las orillas sangrientas de la guerra, siento que debo complacerme de las alegrías de vida. Tengo una encantadora doncella que ha esperado en mi cámara durante las tres pasadas horas."

"Ella no puede estar allí todavía. A las damas no les gusta esperar."

"Estará allí. Ella es curiosa. Quiere ver si un sarraceno es realmente tan pagano en el físico como en el espíritu." Hizo una pausa en la puerta. "Es Lady Genevieve. ¿Dijisteis que no te importaba?"

Gage se encogió. "¿Por qué preguntas? Hemos compartido a mujeres antes. Tienes razón, ella es curiosa." Él y Malik habían encontrado a muchas nobles, y allí y en Bizancio que habían procurado animar su aburrimiento al atreverse en secretas aventuras en las franjas prohibidas donde los parias moraron. Genevieve había entretenido más que muchas, pero Gage no se engañaba en el pensamiento de que ella tuviera más afecto por él que por ella misma. "Y muy inventiva. Disfrutarás con ella."

"Necesitas una mujer, ella hizo la alusión de que no le desagradaría tener a ambos en su cama."

"No esta noche."

Malik todavía vacilaba, estudiándolo. "¿Estás preocupado? ¿Necesitas hablar? Me quedaré."

"¿Y hacerla esperar más tiempo?"

"La haré esperar para siempre si me necesitas. La amistad es mejor recompensa que las alegrías de la carne."

"No sobre un inmediato básico." Rió cariñosamente y dijo bruscamente, "Continua. Te veré mañana."

Malik cabeceó y abandonó la cámara.

Gage buscada el cometa, comenzando a sentir un desmayo conmovedor de entusiasmo.

Inglaterra. Tenía memoria de Hardraada hablando en la oscuridad del crepúsculo en su comedor del rico premio que era Inglaterra. Su padre quería Inglaterra, todavía lo quería. Gage se enfrentaría contra Noruega y Hardraada si se aliaba con William. Expulsaría la posibilidad pasada de conseguir que su padre le reconociera.

No había ninguna posibilidad. No había descubierto una partícula de esperanza hasta aquel momento. ¿Por qué él no debería reconocerlo y desistir de aquella verdad? Hardraada había hecho su rechazamiento brutalmente claro sobre eso en el viaje pasado.

Bien, si él no tenía ningún padre, ninguna lealtad debeía.

Inglaterra le ofrecía un lugar y posición que nunca había sido capaz de ganar en Normandía y se le había negado en Noruega. Extendería la mano y escogería el premio, y al diablo con Hardraada.

Rió imprudentemente mientras alzaba la vista hacia el cometa. No creía en signos, pero el barón que sería necesitaba un escudo de armas. ¿Por qué no este ardiente mensajero divino que llenaba todo el mundo de miedo y presagio? La temeridad del cántico de guerrero advenedizo que mostraba tal bandera ultrajaría a William, el Rey Harold de Inglaterra, Hardraada, y posiblemente al Papa mismo.

Sí, él definitivamente reclamaría el cometa como su propio.


Dos

<p>Dos</p>

14 de Octubre de 1066

Hastings, Inglaterra


EL SOL PONIENTE ensombreció de rojo en el oeste, pero no más rojo que la sangre que manchaba la túnica de Malik.

"He hecho todo lo que puedo." El Padre Bernard sacudió su cabeza. "No es de ningún provecho. He parado la sangre, pero la herida es demasiado profundo. Él morirá. Debo ayudar a otros."

"¡Quédese!" Gage ordenó severamente. "No está muerto aún. Ayúdele."

Padre Bernard miró alrededor del campo de batalla y se santiguó. Tanto muerto, tanto mutilado y herido. Era difícil creer el Papa había santificado esa terrible matanza. Los Sajones habían muerto, pero entonces también muchas de las tropas de William, y ahora ellos esperaban que él y sus sacerdotes realizaran el milagro de curación de lo que no podía ser curado. "Debo ir donde pueda prestar mi ayuda." Él se elevó a sus pies. "Este hombre está muerto."

"Él respira. Hay una posibilidad."

"He gastado demasiado tiempo en este infiel mientras buenos y verdaderos cristianos me necesitan."

Gage Dumont se levantó y lo afrontó. "¿Gastado? Este infiel es mejor hombre que cualquier cristiano que conozco."

"Blasfemia. Puede Dios perdonarte-" Padre Bernard dio medio paso hacia atrás cuando encontró los ardiente ojos azules de Dumont. El hombre era casi incandescente por la cólera, y su cara era el rostro torcido de un demonio del infierno. Estiró su mano para santiguarse, pero e paró a medio movimiento. Gage Dumont podía haber luchado con el poder legendario desbocado ese día, pero era sólo un hombre, no un diablo. "Es un pecado hacer tal reclamación."

"Es un pecado dejar a un hombre morir cuando él podría vivir." Gage dibujó su espada y señaló al sacerdote. Su tono se había cargado de fría ferocidad. "No está muerto y no le abandonaré al ministro a nadie más antes de que él sea."

"¿Qué me hará? Aunque amenace con matarme, no puedo decirle que puedo curar a este hombre. Él está fuera de mi ayuda."

"Puedo curarlo."

Gage giró sobre la pequeña muchedumbre de prisioneros que estaban de pie bajo guardia a corta distancia. "¿Quién habló?"

"Lord Richard de Redfern." Un hombre alto, de cabello rubio dio un paso con impaciencia hacia adelante e inmediatamente fue parado por la guardia. Gritó sobre el hombro del soldado, " ¿quiere curar al hombre? Libéreme. Puedes hacerlo."

"El hombre miente. Nadie puede salvar al infiel," Padre Bernard dijo.

Gage le ignoró, su mirada fija sondeó los hermosos rasgos del Sajón. "¿Qué le hace pensar que puede curarlo?"

"Yo no. Pero mi esposa habría muerto al menos en dos ocasiones si no la hubiera ayudado una curandera en mi casa."

"Traidor," escupió un preso más viejo que estaba de pie al lado de Richard de Redfern. "No enviaría la mujer para ser usada para curar estos Normandos. Yo moriría antes que prestarles ayuda."

"Porque eres idiota, mi Lord Kells," gruñó Richard. "El rey Harold está muerto y nosotros derrotados. Puede tener gusto a la esclavitud, pero yo no lo hago. Nunca nos elevaremos otra vez a no ser que nosotros tengamos algo con lo cual cambiar." Llamó a Gage, "Si quiere que su hombre viva, libéreme para ir y traer a la curandera. La mujer es una esclava, será mi regalo para usted."

"No hay tiempo," Padre Bernard dijo.

"Mi propiedad está sólo a una escasa hora a caballo hacia el norte," el Sajón hablaba persuasivamente. "En menos dos horas ella puede estar al lado del hombre."

Gage estudió la cara de Richard. "¿Y qué desea a cambio de esa curandera?"

"Sólo la libertad, " dijo Richard." Y la oportunidad de servirle."

Gage dudó y luego dijo de manera cortante, "Puede tener su libertad, pero sólo unas horas para que te maten mis soldados. No tomo enemigos a mi servicio." Se giró hacia el Capitán LeFont, quien era responsable de los prisioneros. "Tome al hombre y una compañía de soldados hacia ese Redfern y vuelva con la mujer."

"No se preocupe," Richard dijo mientras el capitán cortaba sus cadenas. "Por otro lado, estoy seguro que puedo demostrar cuan útil puedo ser."

"No me preocupa nada su utilidad. No tendrá la oportunidad de hacer nada más útil servir de restos para los sabuesos en mi mesa si Malik muere." Gage se giró hacia otro soldado. "Prepara mi tienda. Nos estableceremos aquí."

El capitán LeFont se dio la vuelta con sorpresa. "Pero pensé que su gracia deseada seguir hacia Londres."

"Entonces él puede hacerlo sin mí. Me uniré más tarde."

Padre Bernard tristemente sacudió su cabeza. "Disgustará a su gracia por nada. No dará resultado. Él no puede salvarse"

Gage se volvió hacia Malik para que el sacerdote no viera el pánico que sus palabras habían causado en él. "Él se salvará."


* * *

"Rompisteis… tu promesa. La voz de Malik era un mero aliento de sonido en la oscuridad de crepúsculo de la tienda. "Dijisteis… los bárbaros no me matarían."

"Calla." Gage con cuidado quitó el pelo de Malik de su cara. "Ahorra tu fuerza."

"Cuando un hombre se muere, debería decir… muchas cosas." Los ojos de Malik se cerraron. "Pero no puedo pensar. No estaba… preparado."

" No vas a morir. He enviado por una curandera."

Sacudió su cabeza. "Demasiado… tarde. Un hombre sabe cuando debe morir. Triste… "

Gage tomó ambas manos y las sostuvo apretadas. "Estate callado. No vas a morir. ¿Sabes de alguna vez que haya roto una promesa?"

"Esto no es precisamente…" Encontró los ojos de Gage y rió con un esfuerzo." No, mi amigo, nunca…"

"Entonces ayúdeme. "

Sus ojos se cerraron. "Lo intentaré. Será de lo más interesante de ver… Como mantienes esa promesa." Intentó reírse, pero sólo soltó sólo una tos. "E infinitamente satisfactorio. ¿Ganamos la batalla?"

"Sí. El rey Harold está muerto y sus barones muertos o capturados. Tenemos Inglaterra en nuestro poder."

"Lo sabía… ellos no podrían… nunca resisten mi espada invencible."

"Tuvisteis razón."

"Lo hizo… William… ¿te nombró caballero?"

" Sí. ¿Te callarás y descansarás?"

"Descanso…"

Malik estaba quieto.

El miedo saltó a Gage. ¿Muerto? Se inclinó hacia adelante y el alivio le atravesó cuando vio la leve subida y la caída del pecho de Malik. No aún.


* * *

"¡Levántese!"

La manta ha sido arrancada de Brynn y ella ha sido tirada de su camastro.

"¡Qué! " Delmas gritó a través de la habitación. "Lord Richard, por qué está…"

"¡Cállese! " Richard gruñó. "Necesito a su esposa."

Brynn se tensó por el pánico mientras le miraba. Richard respiraba con fuerza, su hermosa cara retorcida, sus ojos negros brillaban desordenadamente a la luz de la vela sostenida por el soldado detrás de él. "¡No! "

"No me digas no a mí, puta." Su mano apretada brutalmente alrededor de su muñeca. "Haga lo que le mandé."

Ella sacudió su cabeza para aclararse el sueño. Él estaba todavía con la armadura y claramente había montado a caballo directamente de la acampada de Harold. ¿Era irrazonable pensar que su necesidad era de carne como ella primero había pensado. "Está Lady Adwen peor?"

"No la he visto." Richard agarró su mantón y la empujó a ella. "No es de importancia. Ella es inútil para mí ahora."

"Está enfadado," preguntó Delmas. "¿Cómo le hemos disgustado?"

Richard no les prestó atención. "Póngase los zapatos, mujer. Tenemos que llegar al campamento antes de que el bastardo muera."

"¿Acampada?" Ella rápidamente se puso los zapatos y se ató su pelo con una cuerda de cuero. "¿Me está llevado al campamento del Rey Harold?"

"Harold está muerto. Todos están muertos. Estamos vencidos." Agarró su muñeca otra vez y tiró de ella hacia la puerta. "Pero no daré un esclavo a los Normandos. Usarás sus habilidades para curar al Sarraceno o cortaré su bonita garganta."

"¿Sarraceno?" No entendió nada. Eran Normandos quienes habían derrotado al inglés y aún Richard deliraba sobre infieles. "No puedo dejar Redfern. Su esposa ha estado muy enferma desde que se marchó para unirse a Harold. Tiene fiebre cada noche y debo-"

"Es tonta. ¿No comprende que todo ha cambiado? Ella no importa. Todo se fue. Hemos perdido -" Él cortó y comenzó a sacarla de la habitación.

"¡Espere! Mi bolso de hierbas." Ella sólo tuvo tiempo para arrebatar la bolsa grande de cuero antes de que él la sacara de la habitación, a través del pasillo, y al establo.

Ella recibió una impresión confusa de soldados que llevando brillantes antorchas ardiendo. Los criados y comerciantes se agruparon en grupos asustados contra las paredes. Los caballos se movían agitadamente, su aliento surgía en el aire frío.

Un soldado montó a caballo adelante, la armadura brillaba al frío y lucía a la luz de las antorchas. "¿Es la mujer?"

Richard cabeceó. "Brynn. Podemos marcharnos ahora, el Capitán LeFont."

Delmas llegó quedando corriendo del señorío. Su cara blanca, su expresión se filtraba a la luz de las antorchas. "Pero, Lord Richard, ¿qué pasa conmigo? No puede llevársela. Ella es mi – "

"Cerdo presumido." La mano de Richard repartió golpes a diestro y siniestro, enviándole al barro. "Haré lo que deseo." Montó su caballo y tiró a Brynn encima del caballo delante de él. "Y tomo lo que necesito. Ella me sirve ahora. "

Él estimuló su caballo a un galope mientras el capitán Normando hizo señas a la tropa de delante.

"Yo no debería abandonar a su esposa," dijo Brynn con desesperación mientras el señorío se alejaba en la distancia. "Ella podría morir sin mí."

"Entonces ella morirá. Olvídela. De este día en adelante pertenecerá al Normando."

"¿Qué Normando?"

"Lord Gage Dumont. Tiene un oficial, un Sarraceno, que ha sido herido, y he dado mi palabra de que lo curará. Usted es mi regalo para él." Él rió amargamente. "Aunque dude de que el salvaje extranjero conozca la gratitud."

"No puede darme a él. No soy su esclava."

"Su marido es mi esclavo. ¿Qué te hace eso?"

"No soy -" Ella rompió con un grito bajo cuando sus brazos se apretaron con más dolor alrededor de ella y su armadura mordió su carne.

"Escuche bien, Brynn de Falkhaar, curará a ese Sarraceno y servirá al Normando como él exiga." Susurró en su oído. "Y, quizás, si gano su favor, lo persuadiré de que la envie de nuevo con mi esposa. He notado el afecto que siente por ella. ¿No quería verla morir por falta de cuidado?"

Una oleada de cólera se precipitó en Brynn. Él no se preocupaba nada de Adwen, pero la usaba para obligar a Brynn para su voluntad. Adwen era un peón y ella también. Todos querían usarla; Delmas y Lord Richard y ahora este… este Normando.

"Pronto el señorío será abandonado, " siguió Richard. "Cuando oigan que hemos perdido la batalla y los Normandos invadan el campo, los criados se dispersarán como ovejas. ¿Quién se preocupará de Adwen?"

"Lord Kells no la dejará morir. "

"Lord Kells está cautivo y probablemente también será esclavo de Normando."

Sus esperanzas se hundieron con las palabras.

"Entonces Adwen es tu responsabilidad. Sólo tú puedes ayudarla."

Ella quiso girarse y golpearlo. Nunca se había sentido más desvalida o llena de odio.

"Sirve al Normando y encontraré un modo de devolverte a Redfern. Demuestre rebeldía y olvidaré que Adwen existe." Sus brazos se aflojaron. "¿Nos entendemos uno al otro?"

Desde su primera reunión ella le había entendido y su capacidad para el mal. Ella cabeceó bruscamente. "Serviré al Normando… por ahora."

"Por ahora," él repitió. "Nunca te entregas, ¿verdad?" Él se rió severamente. "Hembra entrometida. ¿Sabes cuan a menudo me has despedido del señorío con rabia? Me mirabas con aquellos ojos grandes como si me miraras fijamente directamente hacia mí, como si yo no fuera nada. Quise aplastarle, violarle, clavarte muy fuerte en la tierra. ¿Y lo sabías, verdad?"

"Sí."

"Bien, sería mejor que no intentaras tus valientes trucos con el Normando. No tendrás a ningún Lord Kells para protegerte de él." Él continuó, saboreando cada palabra. "Si te equivocas en la curación del Sarraceno, él te usará como vea adecuado, y, cuando haya terminado, probablemente te dará a sus hombres. Es un hombre difícil y tan bárbaro como ese bastardo, William, a que él sirve. "

Ella se reforzó en rechazar una oleada de pánico, no debía mostrar como sus palabras la habían afectado. Quería ver el miedo en ella, pero le daría la satisfacción "estoy segura de que hay poca diferencia entre los bárbaros Normandos y los salvajes Sajones. Son todos lo mismo."

Él murmuró una maldición. "Pronto tendrá la oportunidad amplia de compararlos, puta."


El olor de la sangre y la muerte la alcanzó en la oscuridad incluso antes de que llegaran a Hastings. Sintió como si se atragantara, asfixiándola. No podía estar de pie. Comenzó a luchar en los brazos de Lord Richard. "¡No!"

"¿Qué demonios está mal?" Él gruñó.

"Muerte…"

"El Sarraceno no morirá, " gruñó Richard.

"No, no entiende. Tanta muerte…" Ella jadeó, intentando soltar el aliento, "Y no puedo hacer nada."

"¿Salvará el Sarraceno, me oye?"

¿Por qué él seguía balbuceando acerca de un hombre cuándo ella se ahogaba por la pérdida de miles? Su cuerpo comenzó a temblar con sollozos.

"¿Qué le pasa a ella?" El capitán LeFont impulsó su caballo más cerca. "No la habrá hecho daño. Disgustaría mucho a Lord Gage que ella fuera incapaz de realizar su deber, Sajón."

"Nada está mal," dijo Richard rápidamente. "Los débiles vapores de una mujer." Él silbó en su oído. "Pare ese llanto. El Normando debe creer que le he traído un regalo de merecer. Va a-"

"Su tienda estaba justo delante," estimuló LeFont hacia la tienda grande encendida por la luz. Saltó de su caballo y se apresuró hacia la entrada. "Es el Capitán LeFont, mi señor," él llamó. "¿Está todavía vivo? Daros prisa-"

"Está vivo. Apenas. ¿La ha traído?"

LeFont se giró y chasqueó sus dedos. "La mujer, Sajón."

Richard desmontó y levantó a Brynn de la tierra. Dijo con una voz baja, "Pare de lloriquear, o juro que le daré motivo para llorar. "

No había bastante dolor y tristeza en este lugar para formar un lago de lágrimas, aún él pensaba que su propio dolor haría una diferencia. Adwen. Ella debía pensar en Adwen. Se obligó a alejar las olas de sufrimiento y soltó un profundo, inestable aliento. No, Adwen estaba demasiado lejos. El Sarraceno. Si ella pudiera concentrarse en solamente en una necesidad, ella a veces podría bloquear otras.

"¿Dónde está ella?" La voz del Normando otra vez, áspera, impaciente.

Richard agarró su bolso de hierbas, la tomó de su codo, y la empujó avanzado hacia la tienda. "Brynn de Falkhaar, como prometí. Mi regalo… para agradarte de cualquier manera que desee."

"Sabe lo que deseo." Gage Dumont se elevó a sus pies y se dio la vuelta para afrontar a Brynn. La sorpresa la atravesó. Era un hombre gigante, altísimo en más de seis pies, con amplios hombros y fuertes músculos y muslos. Richard era también un hombre alto, pero él de repente parecía pequeño e inútil al lado del Normando. El pelo oscuro como la noche caía por los hombros de Dumont, enmarcando pómulos altos y los ojos de luz penetrante rezumaban poder y mando. "Su amo anterior dice que es una curandera." Él señaló al hombre sobre el camastro. "Cúrelo."

"Lo intentaré." Ella tomó su bolso de hierbas de Richard y se movió hacia el camastro. "¿Cuál es su aflicción?"

"Una herida de espada en el pecho." Su mirada fija se estrechaba sobre su cara. "Y no lo intentará. Lo hará. Él no morirá. Si él lo hace, usted lo seguirá a la tumba."

La fuerza de su voluntad la alcanzó, envolviéndola en su poder. Una frialdad la atravesó mientras comprendía que Richard la había amenazado con lo mismo y ella no había tenido miedo. Gage Dumont era un hombre formidable.

Pero cuando encontraba hombres formidables ella había aprendido a ocultarles el miedo y a escurrir las amenazas con la audacia. Le miró directamente a sus ojos. "¿Tiene la intención de estar de pie allí, lanzándome amenazas tontas, o me dejará atender a su hombre?"

Un parpadeo de sorpresa cruzó su cara." No tontas. Aprenderá que nunca amenazo a la ligera."

"Perdone su impertinencia," Lord Richard dijo. "Mi esposa ha hecho de ella una especie de animal doméstico y la he complacido más allá de su posición."

"No veo ningún signo de que ella reconozca que tiene una posición," Gage dijo. Se dio la vuelta y se arrodilló en el camastro otra vez. "Y me ocuparé de su impertinencia yo mismo. Puede irse."

Un rubor coloreó las mejillas de Richard ante el frío despido, pero sometió su cólera. "Como diga, ella no está completamente domesticada. Puede necesitar mi ayuda. "

"Nunca he necesitado ayuda con una puta antes. Me la dio. ¿Está buscando que le devuelva su regalo?"

"No, pero-"

"Váyase. Estoy cansado de mirarle."

"¿Soy un hombre libre?"

Gage Dumont cabeceó, su atención todavía sobre la cara pálida de Malik. "Diré a LeFont que le dé un salvoconducto de este lugar vuelva a Redfern. Pero no acomode demasiado allí. William repartirá la propiedad con otros cuando tenga tiempo para pagar sus deudas. "

La cólera oscureció la expresión de Richard antes de que él se obligara a una risa. "Quizás para entonces encuentre un modo de reclamar lo que es mío." Él se movió hacia la entrada de la tienda. "No se preocupe, la mujer obedecerá. Tengo medidas tomadas para asegurarme de que ella esté lo bastante impaciente para curar al Sarraceno."

Brynn sintió una ráfaga de viento frío cuando él levantó la solapa y abandonó la tienda.

"Lo oyó," Gage dijo. "Cúrelo."

Brynn se movió a través de la tienda y se arrodilló al lado del Sarraceno. La luz de la linterna parpadeó revelando una cara de atractivo sullugador. Bajo aquella barba oscura los rasgos del Sarraceno estaban cerca de la perfección. Y él era tan joven, no parecía tener más de veinte años. Ella sintió una tristeza terrible. Su cuerpo era delgado y ágil y debía estar rebosante de fuerza. "¿Cuál es su nombre?"

"No necesita su nombre para curarlo."

"No me dirá lo que necesito o no necesito. Si desea que él viva, me dará lo que quiero," ella dijo con frialdad. "¿Ahora, cuál es su nombre?"

Estuvo silencioso por un momento y luego dijo, " Maljk Kalar."

"¿Habla inglés?"

"¿Habla inglés y francés y noruego y cuatro lenguas que los Sajones nunca han conocido, ¿piensa que porque él es un infiel es un salvaje ignorante?"

"No me preocupa si habla la lengua de los ángeles," Con cuidado retrocedió la cubierta. "Sólo necesito entenderle cuando le hablo." Ella aflojó su venda. "Y no soy sajona. Soy galesa."

"Es lo mismo."

"No es lo mismo. Nunca lo será -" Cortó mientras quitaba la venda y la herida se mostraba. "¿Dios querido, espera que yo cure esto? Su peso ha sido cortado como un asado en un banquete. "

"Pasó hace cuatro horas y él está todavía vivo. Malik tiene gran fuerza. Ayúdele y él vivirá."

"A veces se toma un largo rato para morir."

La alcanzó a través del cuerpo de Malik y sus manos apretaron sus hombros. Sus ojos ardieron en los suyos. "Estas no son las palabras que quiero oír. Cúrelo."

Sus dedos se clavaron en sus hombros y ella luchó por contener un grito de dolor. "Si rompe mis huesos, no podré hacer nada," ella llameó. "Si no desea saber la verdad, entonces abandone esta tienda. Se está muriendo. Si puedo salvarlo, así lo haré. Pero no porque usted lo ordene."

Él rió de manera desagradable. "¿Por qué su atractivo Lord Richard lo ordenó? Obrará sabiamente al obedecer. Él no es más que su amo."

"Él no será nunca mi amo. Ningún hombre es mi amo." Ella lo miró airadamente. "Gasta el tiempo con esta conversación. No tiene que asustarme para hacerme desear curar a este chaval. No puedo ayudarme a mi misma. Soy una curandera. Es lo que hago. Ahora, pida agua y lino limpio para vendas."

Él la miró fijamente un momento y luego soltó su asimiento y desapareció. "El sacerdote limpió la herida."

Ella había ganado. Él se había ido para dejarla hacer su trabajo.

"Entonces la limpiaré otra vez. Si el Sarraceno muriera, no sería culpada por la equivocación de otro. He notado que la limpieza no es necesariamente una exigencia para el sacerdocio." Ella se encogió en su mantón. "Necesitaré un fuego justo fuera de la tienda y un pequeño caldero para preparar mis bálsamos y medicinas."

"Puede morir mientras prepara sus pociones."

"¿Espera que rompiendo mis dedos y que lo haga bien? Limpiaré la herida y luego aplicaré el bálsamo que tengo a mano, pero necesitaré mucho más." Ella añadió fatigosamente, "Si él vive por la noche."

"Él no debe -" Él se dio la vuelta lejos para que ella pudiera ver sólo un perfil vago. Vacilante, él dijo, "o soy poco generoso. Será recompensada bien si Malik vive."

Agonía. Por primera vez desde que ella había entrado en la tienda sintió otra emoción que la cólera y la frustración detrás de ese duro exterior de granito. Realmente se preocupaba por este Sarraceno. "¿Me cambiaría por la vida de un hombre?"

"¿Por qué no? Todos comenzamos a cambiar en la cuna." Él giró su cabeza y la dura máscara volvió a su lugar. "Los viejos crecemos, lo que más queremos y más alto es el precio que estamos dispuestos a pagar." Él giró su cabeza hacia la apertura de la tienda. "Baje la colina y mire a los muertos y mutilados. Este es el precio que Harold y William estaban dispuestos a pagar por este pedazo de tierra sajona."

Ella desearía que él no la hubiera recordado ese campo de batalla. Ella había intentado rechazar el sentido que sofoca con opresión cuando ella había entrado en la tienda. Ahora volvía de nuevo, casi aplastándola. Sangre. Dolor. Muerte.

Él murmuró una maldición. "¿Qué sucede? ¿Está enferma? Se ha puesto blanca como la nieve."

"Nada." Ella humedeció sus labios. "Solamente tráigame los linos. Debo ponerme a trabajar."

Él abrió su boca para hablar y luego cambió de opinión. Se giró y abandonó la tienda.

Ella se balanceó, intentando controlar las lágrimas y la oscuridad. Debía pensar sólo en el Sarraceno. No, él tenía un nombre. Malik. Él no era su raza, era una persona. No podría hacer nada por aquellos miles que habían dado sus vidas ese día, pero quizás podría salvar a este hombre.

"Malik," susurró. "¿Me oye? Sé que percibe que estoy aquí. Soy Brynn de Falkhaar. Voy a ayudarle a volver. Haré todo lo que pueda, pero debe ayudarme también."

Ni la más ligera respuesta en la barbuda cara del joven.

Realmente no había esperado ninguna reacción; él estaba muy cerca de la muerte. Sin embargo, era posible que la hubiera oído. Nunca sabía lo que podrían comprender más allá de aquel velo profundo de inconsciente. Comenzó con cuidado a acariciar la carne rasgada alrededor de la herida. Cielo querido, su piel estaba tan fría.

"¿Qué hace?"

Retiró sus manos y echó un vistazo con aire de culpabilidad sobre su hombro hacia Gage Dumont que estaba de pie en la entrada de la tienda. Ella se sentó sobre sus talones y dijo rápidamente, "sondeaba para ver si había alguna partícula extraña todavía en la herida. Esto parece limpio, pero sería sorprendente cuantos pequeños añicos de metal y el paño pueden ocultarse en el-"

"No sondeaba." Su mirada fija se estrechó sobre su cara. "Le sobaba. No la traje aquí para acariciarlo y mimarlo. Podría haber puesto a una de las putas del campamento para hacer eso. Dios lo sabe, él ha tenido casi a todas en su cama en un tiempo u otro-"

Ella lo miró con asombro y el alivio cuando comprendió que él pensaba que ella se había obnubilado por la belleza extraordinaria del Sarraceno. "Si lo acariciara, era por compasión, no era lujuria. Debería estar loca, de verdad, para desear a un hombre tan cerca de la muerte." Ella cambió de tema. "¿Dónde está mi agua caliente?"

"Viniendo." Él cruzó la habitación y se arrodilló al lado de Malik. "LeFont la trae." Él miró hacia Malik y susurró, "Merde, él apenas respira."

"Mientras respire, hay una posibilidad." Ella se animó. Él no se iba para gusto de lo que ella estaba por decir. Nunca les gustaba y él era más dominante y entrometido que los demás. "Quiero que me dejé sola con él "

Él no la miró. "No".

"Me dejará a mi manera."

"Puede morir. Es mi amigo y no lo abandonaré solo en este momento final."


"Me abandonará sola con él." Ella intentó inyectar dureza en su tono. "O no haré nada."

Él levantó aquellos ojos azules claros a su cara, y otra vez el miedo la atravesó. "¿Qué dijo?"

Ella humedeció sus labios secos. "Me oyó. No tendré su interferencia o preguntas. Debe dejarme sola con él."

"¿Debo?" Repitió cortantemente. "No tengo ningún gusto por esa palabra."

"Debe," ella repitió. Dulce María, parecía como si fuera a golpearla. Bien, ella había sido golpeada antes y sobrevivió. Era irrazonable temer un golpe de este forastero. Ella mantuvo su mirada fija con una audacia que ella no sentía. "Si desea que viva. Le llamaré si pienso que el final se acerca. "

"Voy a quedarme."

La miró fijamente con cólera y frustración, dispuesto a someterla, y ella nunca había encontrado tanta fuerza. Ella sintió su propia determinación golpeada como un árbol al viento, pero ella no debía rendirse. "Entonces se quedará y lo mirará morir. Ya que no haré nada. ¿Es esto lo qué desea?"

Sus grandes manos se abrieron y se cerraron a sus lados mientras su mirada fija se apropió de su garganta. Ella casi esperó que se lanzara sobre el cuerpo de Malik y la estrangulara.

"Maldita sea." Se levantó sobre sus pies y cruzó hacia un tranco en la entrada de la tienda. "Le daré hasta el alba sola con él." Él hizo una pausa y miró hacia atrás sobre su hombro. Ella apenas pudo estremecerse con su amenazante expresión. "No tengo ningún gusto en recibir ordenes. He pasado mi vida procurando asegurarme de que esto nunca pasará. Después de que Malik esté bien, recordaré esto."

Él se ha ido.

Ella expulsó un aliento profundo de alivio. Su presencia en la tienda había sido como una nube tormentosa que se cerniera sobre ella. Ahora podría concentrarse en intentar curar mejor que en defenderse ella misma.

Una tormenta. Sí, que era una descripción apropiada de Gage Dumont. Prácticamente había sentido la turbulencia y el destello del relámpago alrededor de ella mientras él había estado en la tienda. Se había sorprendido en la prisa de poder y el regocijo que había experimentado cuando se había obligado a desafiar al Normando pero era tonto buscar el entusiasmo cuando la paz y la serenidad eran claramente el más valioso premio. Cuando era niña ella se había fascinado por las tormentas, pero de eso hacia mucho. Había sufrido demasiado durante los tres pasados años para que no querer nada más que los bosques tranquilos de Gwynthal.

Extendió la mano y tocó el pulso de Malík. Podría sentir el pulso débil bajo sus yemas de su dedo "Él se ha ido ahora," susurró "Qué extraño, trastornando amigo tienes, Malik. Pienso que estaremos mucho mejor sin él. Solamente nos sentaremos aquí y hablaremos y en este momento. Frotaré algo de mi bálsamo especial sobre esa herida fea. Realmente no desea quedarse donde está. Puede parecer pacífico y dulce, pero hay todavía tanto esperando por ti aquí." Ella movió su mano justo encima de la herida. "¿Ahora, de qué hablaremos? No de batallas. Me ponen casi tan enferma como el daño que te han hecho. ¿Te hablaré sobre mi Gwynthal? Volveré allí pronto y creo que te gustaría. Puede ser como el lugar donde ahora estás. No, es mucho mejor." Ella se colocó más cómodamente al lado de él. "Los bosques están frescos y tranquilos y aún alrededor de cada esquina encuentras algo maravilloso… Una flor floreciendo de noche o un pájaro que nunca has visto antes. Entonces andas un poco más lejos y ves una cascada que cae como un torrente sobre las rocas que brillan a la luz del sol…"


El frío, crujiente aire que lo golpeó cuando se marchó la tienda no hizo nada por refrescar el carácter de Gage.

Tuvo ganas de estrangular a la moza. Había estado a punto de un latido de corazón de cerrar sus manos sobre aquella garganta suave y exprimir antes de que ella pidiera que para por piedad.

"¿Ella le expulsó?" Lord Richard preguntó.

Gage con impaciencia echó un vistazo hacia la hoguera de campamento donde Richard se sentó con sus manos extendidas ante las llamas.

"Tuve miedo e que ella le tratara groseramente," dijo Richard. "Nunca permitió que nadie estuviera en la cámara cuando atendió a mi esposa. Si ella no hubiera sido un regalo del padre de mi esposa, la habría castigado por tal comportamiento. Lord Kells fue una vez el barón más poderoso al sur de Inglaterra, y no quise ofenderlo por dañarla. Yo debería tener-"

"¿Qué hace todavía aquí?" Gage preguntó rudamente. Estaba bastante irritado sin tener que ese hermoso Judas revoloteará alrededor de él. "Pensé que se había marchado del campamento."

"Fui sólo una distancia corta bajando el camino y volví. Pensé que podría ser de ayuda." Richard rió. "No se da un regalo sin asegurarse de que este da satisfacción."

"Si este regalo particular no da satisfacción, puedes desear que no haber vuelto." Añadió a través de los dientes, "no me gusta no estar presente mientras ella lo trata, y no estaré contento si Malik muere en las manos de esa esclava."

La risa de Richard se descoloró sólo un poco. "Por eso he devuelto. Tengo confianza en que la mujer curará a su amigo, pero, si ella no hace, usted-" Levantó la mano mientras la expresión de Gage se apretaba. "Ante la leve posibilidad de que Dios decida tomar al Sarraceno, quise asegurarme de que era consciente de que la mujer tiene otras habilidades."

"¿Habilidades?"

"La habilidad de consolarle en su dolor con las más deseables maneras. Sin duda ha notado cuan encantadora es."

"No " Había sido sólo vagamente consciente de la presencia física de la mujer. Ella era ante todo la curandera, la posible salvadora de Malik. Tuvo que hacer un esfuerzo para recordar una imagen más detallada de una mujer alta, delgada con un vestido de áspera lana marrón. Recordó los ojos. Ojos enormes de oro marrón que ardían ante él, enfrentándose con su propia cólera y orgullo. La cólera fresca se precipitó por él a la memoria. "Noté que es imprudente y sin respeto."

"Es su sangre galesa. No quiere hacer daño." Richard añadió rápidamente, "y la audacia no es una cosa mala en una mujer en las circunstancias normales. La hace más fácil de entrenarse en el placer." Él rió sensualmente, su voz bajó. "Le gusta tocar y ser tocada. Es estrecha como un guante y puedo asegurar que sabe modos de impedir que un hombre se aburra en la cama."

"¿"Y qué estaba haciendo su esposa enferma mientras esa mujer daba esas lecciones?"

Richard se encogió. "No tomé a Brynn en la misma cama. Una esposa es para la maternidad, pero una mujer como Brynn es para el juego. Le envidio. La echaré de menos."

El hombre le repugnaba. Era verdad que mujeres esclavas a menudo eran usadas para el deporte de la cama, pero encontró la insensibilidad de Richard hacia su esposa repulsiva. Le recordó a Gage a Hassan, el subastador jefe del mercado de esclavos en Constantinopla. Su voz fue fría cuando dijo, "no tengo ningún deseo de acostarme con la esclava. Quiero sólo sus habilidades de curación. "

"Ah, desde luego." Richard inmediatamente se volvió. "Simplemente quise asegurarme de que sabrá el valor completo de Brynn."

E intentar asegurarse su propia satisfacción si Malik muriera a manos de la mujer, Gage pensó cínicamente. No era una mala estratagema; el cuerpo de una mujer era siempre de valor para intercambiar. El sajón simplemente había errado en el pensamiento de que acostarse con una mujer era bastante alta compensación por perder a un amigo. "Me lo ha dicho. Ahora puede sentirse libre de marcharse de aquí."

"Pensé que podría quedarme y -" Richard se paró cuando vio la expresión de Gage. Elevaba a sus pies. "Si usted lo desea." Rió otra vez. "Estoy segura de que nos encontraremos otra vez, mi señor."

Gage no contestó mientras se colocaba delante del fuego. Apenas fue consciente de la salida de hombre. Sus pensamientos estaban una vez más en el yaciente Malik cerca de la muerte en la tienda.

Y esa condena a la mujer quien le había desafiado para excluirlo del lado de Malik.


El sol apenas había echado las primeras sombras rosadas en el este cuando Gage entró en la tienda

La mujer estaba sentaba con Malik y se puso rígida cuando le vio. "¿Qué hace aquí?"

Por todos los santos, ella era cautelosa. ¿Qué diablos había hecho a Malik? Había estado con él toda la noche, abandonando su lado sólo para apresurarse de una parte a otra de la hoguera del campamento a por agua y en la preparación de sus bálsamos.

"Es al alba," él dijo severamente. "Le prometí que lo tendría para usted sólo hasta la primera luz." Cruzó de un paso hacia el camastro. "¿Cómo está él?"

" Vivo." Ella fatigosamente cruzó sus dedos por su pelo." Mejor, pienso."

"¿Mejor? Parece igual." Él estudió la cara de Malik. "¿Se despertó?"

" No."

"¿Habló?"

" No."

"¿Entonces por qué dice que está mejor?"

"Solamente… lo parece."

Él rió sardónicamente. "Asombroso."

Ella sacudió su cabeza. "No puedo explicarlo." Se encogió por su escepticismo. "No me importe si lo cree o no. Esto es verdad. Se está restableciendo. Se levantará antes de la puesta del sol y le daré un caldo reforzado." Ella bostezó. "Y ahora tengo la intención de ir a dormir." Se instaló al lado de Malik. "Le sugiero que haga lo mismo. Parece más ojeroso que él. No tengo bastante tiempo para atender a dos pacientes."

Él frunció el ceño." No puedo dormir. Puede necesitarme."

"No he dormido en dos noches. Si él me necesita, estaré aquí al lado de él." Ella puso su mano sobre el pecho de Malik encima de la herida mientras se recostó más cerca y cerró sus ojos. "Se está curando. No tiene ninguna necesidad de cualquiera de nosotros ahora mismo. Márchese."

"¿Ha olvidado que es mi tienda?"

"Entonces acuéstese en algún sitio y esté silencioso… "

La maldita mujer ya estaba dormida, comprendió con frustración. Se desplazó para sacudirla y despertarla y entonces se paró. ¿Había un débil color en las mejillas de Malik? No podía estar seguro, pero su respiración parecía ligeramente un poco más fácil.

Cristo. Las lágrimas picaron sus ojos, por primera vez desde que él había visto a Malik abatido, se permitió esperar.

Miró fijamente con impaciencia a Malik, buscando algún otro signo.

Nada.

Se giró y extendió una manta sobre el suelo a través de la tienda y se sentó. La mujer podría sentir bastante satisfecha en cuanto a la condición de Malik para descansar, pero él no lo estaba. Se sentaría allí y mantendría guardia sobre Malik hasta que ella se despertara.


* * *

" Quien… "

Brynn soñolientamente abrió sus solapas por el susurro.

Oscuros ojos miraban fijamente los suyos muy próximos.

Inmediatamente se despertó. ¡El sarraceno había vuelto!

"Quien…" Malik susurró otra vez.

"Brynn," susurró. "Soy Brynn de Falkhaar."

Frunció el ceño con perplejidad. "Parezco grosero, pero no… recuerdo… porque estamos juntos."

"Shhh. Debe descansar."

"¿Se despertó?" Gage Dumont estaba de repente altísimo sobre ellos como una nube enorme, oscura.

"¿Gage?" Malik preguntó.

"Sí." Gage se arrodilló al lado de él. "¿Cómo te sientes?"

"Magullado. Dolorido." Intentó reírse. "Y débil como un niño después de nacer." Su mirada cambió hacia Brynn. "Y temo que no di la talla con esta encantadora doncella. Es nueva, eres… ¿no?"

"No es una puta." Gage rió. "Y temo informarte que tu herida te ha dejado incapaz."

"Imposible." Frunció el ceño. "¿Herida?" Su frente se despejó. "La batalla."

Gage cabeceó. "La batalla."

Brynn le miró fijamente con asombro. Su dura expresión se había ablandado milagrosamente, y parecía casi infantil. Era claro que el compañerismo entre los dos hombres era profundo y de muchos años y sintió una punzada de envidia. Hacia mucho tiempo que ella había sentido el lazo de unión entre ellos. "Paren de hablar. Se cansará." Brynn se puso de pie. "Iré preparando el caldo."

Una vez fuera la tienda, se movió rápidamente hacia la hoguera del campamento y cambió el caldero de agua caliente que había estado cociendo a fuego lento toda la noche por otro. Mantente ocupada. No pienses en la muerte y el dolor que está más allá de esa colina. Mientras había estado con Malik había sido capaz de enterar el dolor, pero volvía con más fuerza si cabe. No, no exactamente tan fuerte. Si se endurecía, podría evitar las lágrimas. Quizás cuando Malik estuviera más fuerte podría convencer al Normando para moverlo de este lugar terrible.

Echó un vistazo hacia el norte, preguntándose como se encontraría Adwen. Seguramente Richard no la dejaría morir ya que él creía que sostenía una amenaza sobre Brynn sólo mientras su esposa viviera. Presionó sus manos sobre sus palpitantes sienes. Era difícil creer que sólo ayer estaba en Reddfem, tranquilamente realizando sus deberes. Una batalla se había llevado a cabo y de repente todo en su vida había cambiado. Se había marchado contra su voluntad lejos de todo el entorno familiar y arrojada aquí en este lugar brutal con un Normando que la llamaba su esclava. ¿Qué iba a pasarle?

Bien, no estaría de pie allí y se quejaría. Este cambio de circunstancia no podía ser tan malo como parecía. Esto hasta podría ser posiblemente la oportunidad de escapar y volver a Gwynthal más pronto con el Normando. No era como si se preocupara por Redfern.

Pero ella se preocupaba por Adwen. Había luchado por mantenerse apartada, pero sentía un afecto profundo y compasión por la muchacha. Sabía que tenía que ayudarla.

Fatigosamente sacudió su cabeza. Estaba demasiado desconcertada ahora para evaluar la situación y hacer proyectos. Debía vivir momento a momento antes de que ella viera su camino claro.


Malik miró fijamente detrás de Brynn con confusión cuando ella abandonó la tienda. "No duda en decirte lo que piensa, verdad? Nunca he oído a una mujer darte órdenes antes. ¿Quién es ella?"

Los labios de Gage se torcieron sardónicamente. "Mi esclava."

Malik parpadeó. "Extraordinario. ¿Alguien le ha dado dicho esa información? Quizás ella se confunde en cuanto a la relación. Yo habría jurado que pensaba que eras tú su esclavo."

"Tengo la intención de utilizar ese derecho bastante pronto." Gage enderezó la cubierta sobre Malik. Cristo, iba a vivir. Era demasiado bueno para ser verdad. "No debería hablar."

"Así lo dijo ella." La mirada fija de Malik estaba todavía sobre la entrada. "Pero me siento mucho más fuerte ahora y mi curiosidad se despertó."

"El cielo nos ayude." Gage suspiró y luego contestó, "Era la esclava de Lord Richard de Redfern. Le capturamos durante la batalla y cambió a la mujer por su libertad. Dijo que era una buena curandera y parece que dijo la verdad. Yo no habría dado ningún aliento por la posibilidad de que sobrevivieras a la noche."

"¿Me salvó?"

"Así lo parece."

"Ah, mi ángel a mi lado," dijo Malik. "Debería haberlo sabido cuando vi su cara. Hay un resplandor sobre ella."

"¿Resplandor?"

"¿No lo vistes? Cuando ella sonrió era -"

"No sonrió."

"¿No?" Malik frunció el ceño, perplejo. "Estaba seguro de que sonrió. Sentí como un calor como si la luz del sol me tocara."

"Fiebre."

"No." La frente de Malik se despejó. "Ah, pues no importa. Lo sabré cuando la vea otra vez."

"¿Sabrás qué?"

"Si la flecha de Cupido me ha golpeado en el corazón."

"Dios Querido. No otra vez."

"Esto es diferente."

Siempre era diferente para Malik, y Gage ya podía ver el problema sobre el horizonte. Dijo con precisión, "Ella no es un ángel. Cuando no atiende a la esposa de Lord Richard, maneja sus trucos de puta sobre su amo. Él me aseguro que estaba muy bien enseñada en ese sentido."

"Pobre doncella."

"Esa pobre doncella tiene una lengua tan aguda como una daga,"

"¿Qué otras armas tiene un esclavo? Su lengua, su cuerpo…" Miró de manera inquisidora a Gage. "Por lo general no eres tan intolerante con aquellos menos afortunados que tú. Por qué esta mujer-"

"Le dije que no le dejara hablar." Brynn cruzó en de un paso la tienda, con un tazón de madera en sus manos. "Pero sólo me marcho de aquí por un corto tiempo y vuelvo para encontrarles de charla. ¿Desea deshacer todo mi trabajo? Nunca debería haberle dejado solo con él."

"Dijo que se sentía fuerte." Sangre de Cristo, estaba en realidad a la defensiva con la moza.

"Desde luego que siente fuerte. Siempre se sienten más fuertes de lo que están. Tenemos que cuidar esa fuerza." Ella se arrodilló al lado del camastro de Malik. Su voz cambió, se suavizó mientras le hablaba. "Ahora, voy a alimentarle con este caldo y debe comer cada pedazo. Sé que no tiene ninguna hambre, pero cada bocado que come le reforzarán. ¿Entiende?"

Malik cabeceó, su mirada fija absorbida se fijó en su cara. "Entiendo."

Ella llevó con cuidado la cuchara del caldo a su boca.

Gage permaneció en el camastro durante unos momentos pero comenzó a sentirse completamente innecesario. La mujer no le hacía caso y Malik estaba totalmente absorbido en el caldo y en su ángel. Se levantó y retiró su propio camastro de la tienda. Dudó de que se dieran cuenta si se fuera.

Se colocó con las piernas cruzadas sobre el camastro y miró a la mujer alimentar a Malik.

¿Resplandor? Debió ser la fiebre la que había conducido a Malik a usar aquella palabra para referirse a Brynn de Falkhaar. Podía descubrir el fuego de vitalidad, pero su expresión no mantenía ningún brillo de bondad humana. Era atenta, casi severa, y podía sentir la indomable fuerza de voluntad de que él había sido consciente ya desde que ella había andado por la tienda. Sin embargo, ahora que la estudiaba, podía ver el atractivo que Lord Richard había intentado usar como un señuelo. Su pelo castaño pálido, atado sin la debida atención detrás de su cara, era de un grosor fino y caía casi hasta su cintura, y el vestido flojo marrón que llevaba se adhería a sus pechos llenos y amplios hombros antes de pasar rozando las líneas de un cuerpo delgado, fuerte. Su boca era grande, pero bien formada, y sus otros rasgos tenían una simetría agradable. Su piel no era el alabastro pálido alabado por los trovadores, pero su claridad de tono dorado era casi luminosa en la oscuridad de la tienda. Quizás aquella luminosidad era el resplandor Malik vio en ella.

Ella debía haber sentido que la evaluaba, ya que levantó sus ojos de la cara de Malik y encontró su mirada. Duró sólo un momento antes de que ella enfocara una vez más a Malik, pero una impresión permaneció con él.

Desafío y… ¿Miedo?

Como Malik dijo, ella tenía pocas armas y su situación eran sumamente vulnerable.

Si ella sintió miedo, no le dejaría verlo.

Sintió una oleada irrazonable de irritación cuando comprendió que quería que ella le temiera. Eso no tenía sentido. Malik tenía razón. Él no hacía la guerra a los desvalidos. Si bien ella le había molestado, no debería sentir ese impulso aplastante de dominarla y someter.

Aún lo sentía, maldita sea. Desde la primera vez que le había mirado había experimentado esa hormigueo de antagonismo.

" Allí." Ella dejó el tazón y con cuidado limpió la boca de Malik con un paño. "Ahora debe volver a dormirse."

"No deseo -" Malik rompió y luego dijo fatigosamente, "Quizás… estoy un poco cansado."

"Desde luego que sí." Con cuidado acarició su pulso. "Su cuerpo tiene demasiado que hacer. Tiene que descansar."

"¿Estará aquí cuándo despierte?"

"No le abandonaré." Se instaló al lado de él y puso su mano sobre la herida. "Ve, dormiremos juntos."

"¿Sólo dormir? Qué gasto…" Él tocó su mejilla con su índice. "Resplandor…" Cerró sus ojos y al instante siguiente estaba profundamente dormido.

Pero ella no estaba dormida. Gage podría sentir que su tensión le alcanzaba a través de la habitación.

"¿Por qué me mira fijamente?" Ella silbó.

"Porque me complace. La encuentro… insólita."

Se puso rígida, y él era otra vez consciente de la cautela de la mujer. "No hay nada insólito sobre mí, y no me gusta que me mire fijamente la gente. Su amigo está sano y salvo ahora. ¿No tiene deberes que atender?"

"Nada más importante que Malik." Él se estiró sobre su camastro, la afrontó. "Y estoy cansado también. Usted y Malik pueden hacer dormir todo el día, pero yo no lo hice."

"Es su propio error. Le dije que él estaba mejorando."

"No confié en usted."

"Pienso que no confía en nadie."

Él rió. "Se equivoca. Confío en Malik."

"Entonces es bueno que él viva." Su cara se nubló. "Es una cosa terrible no ser capaz de confiar."

Hablaba de ella misma, comprendió. "¿No hay nadie en quien confirar?"

Ella comenzó a sacudir su cabeza y luego se paró. "Confío en Selbar."

"Quien es – "

"No importa." Como si lamentara revelar una debilidad, ella se apresuró. "Y es muy tonto no confiar en mí cuando claramente usted no sabe nada de curación."

"Sé bastante para no rendirme cuando un idiota de sacerdote me dice que no hay ninguna esperanza."

"Esto es verdad. Es importante no dejar nunca de tener esperanza." Ella cerró sus ojos. "Quizás no es tan ignorante como pensé."

"Muchas gracias," dijo irónicamente.

Ella no contestó, pero sabía que no se dejaría caer por el sueño. Le alejaba de ella.

La cólera y la molestia le llenaron otra vez. Él era feliz si Malik estaba en el camino de la recuperación, pero algo y sobre la situación y la mujer le irritaban insoportablemente. Solamente la vista del yaciente Malik le hizo querer extender la mano y-

¿Qué?

No sabía, pero el impulso era primitivo y violento. Podría ser que simplemente se sentía desvalido. Era su costumbre tomar los acontecimientos en la manera en que él deseaba que fueran, y ahora no podía hacerlo.

Bien, estas circunstancias no durarían. Malik se curaría y luego Gage otra vez tendía el control.

Cerró sus ojos y deseo dormir.

Selbar. ¿Quién demonios era Selbar?


Tres

<p>Tres</p>

16 de Octubre de 1066

Redfern, Inglaterra


"PERDONE QUE LE MOLESTE, mi señor," dijo Delmas vacilantemente. "Hablaría contigo sobre mi esposa. "

Richard alzó la vista de su copa con un ceño. ¿Cristo, no era bastante malo sin que se le acercara ese conejo llorica? El esclavo se había cernido alrededor de él durante dos días enteros desde que él había vuelto a Redfern. "Márchese, o voy a pincharle como un cerdo asado."

Delmas se estremeció pero no se movió de la entrada del pasillo. "Debe devolvérmela."

Richard tomó una cerveza. "¿Debo?" Él repitió de manera amenazante.

" No es correcto separar al marido y la esposa."

"¿De verdad?" Richard se elevó a sus pies y movió irregularmente una bagatela a través del pasillo. Brevemente lamentó la cantidad de cerveza que había bebido. Esto perjudicaría su placer en el castigo al cerdo impertinente. "¿Se atreve a decirme qué debería hacer?"

"Es sólo…" Delmas humedeció sus labios. "No, mi señor. Hago lo que es apropiado. Estoy seguro de que pensó que darla al Normando era lo mejor. Es sólo…" Él de repente exclamó, "debo tenerla de vuelta."

"Una esposa joven está demasiado llena de jugo y fuego para un hombre de sus años," se mofó Richard. "Ella estará mucho más contenta con el Normando."

Delmas vaciló. "¿Y su señora? Puede necesitarla."

La mano de Richard repartió golpes a diestro y siniestro y envió a Delmas a la tierra. "Mi señora es mi preocupación, mía sola." Dios del cielo, estaba cansado de las miradas de reproche que estos subalternos le habían echado desde que había vuelto. Hasta Alice había osado protestar cuando la había alejado de servir a Adwen para usarla en su cama. Bien, tenía necesidades que la guarra y alcanzaría el respeto de esta rata lloriqueante. "¡Mía!" Le dio patadas en el estómago. "Mantenga su boca y su -"

"Perdóneme, mi señor." Delmas pasó rozando a través del piso fuera de alcance. "Simplemente pensé que Brynn le serviría mejor aquí que con el Normando. Si cree que ella es de más servicio…" Se puso a sus pies y estuvo de pie mirándole fijamente con desesperación mientras Richard se dirigía de nuevo hacia él. Entonces, como si le viniera una decisión, dijo, "sólo quería salvar el tesoro para usted. Los Normandos han tomado tanto de nosotros."

"¿Tesoro?" Richard se paró. "¿Qué tesoro?"

"Mi esposa sabe donde hay un gran tesoro."

"Mentiroso. "

"No, de verdad." Dio un paso atrás. "No he sido capaz de obligarla a decirme donde está, pero usted es mucho más experto. Piense, mi señor, William tendrá conocimiento sólo de Redfern y de su presente riqueza. Cuando recupere el tesoro, podría enviarle en secreto lejos y usarlo para volver a su situación anterior."

El esclavo probablemente mentía, pero unas preguntas no dolerían. "¿Dónde está ese tesoro?"

"Gwynthal."

No reconoció el nombre. "¿Gales?"

Delmas frunció el ceño inciertamente. "No pienso que sea Gales."

"¿No sabe?"

"Encontré a Brynn en el pequeño pueblo de Kythe en Gales. Como dije, no pude obligarle a decirme todo sobre Gwynthal."

"¿Entonces cómo sabe sobre ello?"

"Todos en el pueblo estaban enterados de Gwynthal y el tesoro. Su padre se jactó de ello cuando él había bebido demasiada cerveza. Siempre mascullaba algo sobre una isla."

"¡Una isla!" Richard resopló con repugnancia. "¿Cómo una mujer puede encontrar una isla en un mar enorme? ¿O, como se supone, voy en barco sin rumbo hasta encontrar la isla?"

"Cuando encontré a Brynn estaba en el bosque a lo lejos de Kythe en el camino al pueblo de Selkirk. Selkjrk está sobre el mar. ¿Eso no sugiere que ella tiene el conocimiento de dónde esta la isla para localizada?"

"Quizás."

¿Animado por el interés de Richard, dio un paso más cerca y dijo con impaciencia, "No puede verlo? Necesitamos que vuelva Brynn."

Nosotros. ¿El idiota en realidad pensó que él compartiría tal tesoro si existiera? Sin embargo, podría ser sabio dejar al criando en la creencia. Delmas no estaba sólo familiarizado con ese pueblo galés, pero era el marido de Brynn y podría ser capaz de influir en la mujer. Se giró y se volvió a su silla. Su paso era un poco constante; el efecto de la cerveza debía abandonarle. Bueno. Necesitaría una cabeza clara para tamizar la verdad del mito.

Tesoro. Parecía una solución demasiado fácil para su grave situación.

¿No merecía un golpe de buen fortuna después de la manera en que el destino le había devastado? Una mujer inútil como su esposa, un rey que no podía mantener a salvo las tierras de sus señores de aquellos Normandos. Sí, era el momento de que Richard le pagara su deuda.

Se sentó y miró fijamente con desprecio a la impaciente expresión de Delmas. Asquerosa criatura. Qué bajo había caído para verse obligado a ocuparse de esos bichos. Se echó hacia atrás y se permitió una risa débil. "Si lo que dice es verdadero, entonces convengo que debemos intentar recuperar a su esposa del Normando."

"Es verdadero. Lo juro."

"Los juramentos tienen poco valor. Quiere a ella de vuelta."

Delmas vaciló y luego metió la mano en la bolsa de su cinturón. "Tengo la prueba. Ella tenía esto cuando la encontré. Estaba en una cadena que ella llevaba sobre su cuello y luchó como un joven lobo cuando se lo quité."

El pequeño rubí perfecto en la palma de Delmas brilló brillante a la luz de la vela.

Richard con cuidado escondió su repentino interés. "No es de un gran tamaño."

"Pero claro y de un color excelente. ¿Dónde una simple muchacha de pueblo conseguiría tal joya?"

Richard tomó la joya y lo sostuvo más cerca de la llama de la vela. El rubí era bastante perfecto. "Donde, verdad," murmuró. Se inclinó hacia atrás en su silla. "Pero debo saber bastante más antes de que yo pueda juzgar si es por lujuria de su cuerpo o por ese supuesto tesoro. Dígame más de su encuentro con Brynn de Falkhaar y ese Gwynthal."


"Donde está Gwynthal" Malik preguntó.

Brynn se puso rígida, parada a medio movimiento de extender el bálsamo alrededor de la herida. "¿Qué?"

"Gwynthal. ¿Es dónde nació, verdad?"

"Sí." Tomó más bálsamo del caldero. "Pero no recuerdo haberle hablado sobre ello."

"Ella no te lo dijo," Gage Dumont dijo a través de la tienda. "Yo lo habría recordado."

"Quizás no estabas en la tienda." Malik frunció el ceño, intentando recordar.

"Apenas te he dejado desde aquella primera noche," Gage dijo.

Eso era verdadero, Brynn pensó que él había sido una presencia poderosa, vigilante desde el momento del despertar de Malik, la mirada por cualquier paso en falso, animando a Malik. De vez en cuando ella había sentido la cortante fuerza de su voluntad que solo Malik alejaba lejos y más lejos de la oscuridad.

Malik todavía estaba perplejo. "Frescos bosques verdes, maravillas alrededor de cada recuerdo…" Él murmuró.

Sus propias palabras cuando había intentado alcanzarlo aquella primera noche.

"¿Así es, verdad, Brvnn?" Malik preguntó.

"Así es." Ella se rió de él. "Le hable sobre Gwynthal la primera noche que vine. No pensé que lo recordaría."

"No sabía que podía." Malik bostezó, "Solamente lo recordé."

"Pero dijo que Malik no se había despertado durante la noche," Gage Dumont dijo suavemente. "¿O no me dijo la verdad?"

"No miento." Ella comenzó a vendar la herida. "A veces puedo alcanzar lo profundo solamente hablando. Intento recordarles a los que están lejos cuanto hay esperando por ellos si vuelven con nosotros."

"Seguramente una cosa rara de hacer," dijo Normando.

Ella se giró sobre él. "Hago lo que tengo que hacer. Si puede hacerlo mejor, curarle usted mismo."

Malik rápidamente intervino. "Pienso que usted es muy inteligente. Gwynthal debe ser algo muy hermoso hombre. Cualquier hombre quería volver a tal lugar."

Ella se relajó mientras le miraba. "Sí, muy hermoso. Nunca he visto un lugar tan encantador y pacífico."

"¿Pacífico?" El tono de Gage era de burla. "No pensé que hubiera tal lugar sobre esta tierra."

"Porque no lo busca. Como todos los guerreros, prefiere matar y mutilar. Gwynthal siempre ha estado en paz.

"No puedo creer eso."

No, Gage Dumont era todo lo que era oscuro y violento y tormentoso. Él no aceptaría o entendería una tierra como Gwynthal Aunque ella no viera esa oscuridad cuando hablaba a Malik, comprendió de repente. Cuando él estaba con su amigo era como si un brillante rayo de la luz del sol perforara las nubes, envolviendo, absorbiendo todo en su camino. ¿Sería agradable tener aquel esplendor centrado en uno? Probablemente sería más desconcertante que la oscuridad. "No pido que me crea."

"Si Gwynthal es un lugar tan maravilloso, tengo curiosidad en cuanto a por qué está aquí entre los salvajes."

"Esa no es una pregunta inteligente para realizar a una mujer a la que usted llama su esclava. No tenía ninguna opción. He sido traída aquí," Terminó de vendar la herida. "Esto parece mucho mejor, Malik. La curación comienza."

"Pica," dijo Malik soñolientamente.

"Un buen signo, pero no se rasgue." Ella se levantó. "Eche una siesta ahora mientras voy y caliento agua para lavarle."

Ella abandonó la tienda y cruzó hacia la hoguera del campamento. Ella soltó un aliento profundo de aire limpio, frío. No había comprendido cuan tensa había estado hasta que habita escapado de la presencia de Gage Dumont. Aquellos ojos azules claros eran demasiado fríos y vigilantes; veía demasiado.

"¿Puedo ayudarla, demoiselle?" Se dio la vuelta para ver a Paul LeFont que se acerca a caballo. Lo había visto raras veces desde aquella primera noche, pero había sido cortés, hasta amable en esas ocasiones. Recordó cuan feroz y severo había parecido entre las antorchas en el patio. Ahora, sin la armadura y ningún casco que cubriera su pelo color gris rayado, apareció mucho más accesible. Pasaba de los treinta años, un hombre alto y flaco cuyo cuerpo probablemente era tan fuerte como su cara y cuya manera era fía, precisa, y seria.

"Necesito agua para lavar," ella dijo. "Si fuera tan amable para de enviar a alguien a traerla."

"Será mi placer." Él giró su cabeza y emitió una orden en francés a alguien a través del campamento. "Lo haría yo mismo, pero debo ponerme la armadura. Salgo inmediatamente para escoltar a los prisioneros al campamento de William."

Los prisioneros. Había estado tan implicada con la curación que había olvidado aquellas almas desafortunadas. "¿Lord Kells?"

"Sí, él está entre ellos."

"¿Qué les pasará?"

LeFont se encogió. "Esto cometido de su gracia, después Lord Gage dice que no tiene utilidad para ellos."

"¿Tiene un cariño para ese Lord KelIs?" La preguntó.

Su tensión volvió a la expresión sedosa. Era como si el Normando siempre intentaran capturarla en alguna travesura. "Es el padre de Lady Adwen y el primer Lord Sajón que conocí aquí en Inglaterra."

Gage cabeceó despidiendo a LeFont, y el capitán montó a caballo alejándose. "No me contestó."

"¿Qué desea que diga?" Ella dijo con impaciencia. "Él era amable."

"¿Y está agradecida?"

"Cuando me trajeron aquí era apenas una niña y había conocido la libertad más grande que usted pueda soñar. ¿Piensa que estaría agradecida por tener una cadena colocada alrededor de mi cuello?"

"¿No nació esclava? Entonces debe haber sido una cautiva de guerra."Él rió. " Qué extraño, cuando su perfecto Gwynthal no tiene guerras."

"¿Por qué debería importar cómo vine a parar hasta aquí? Estoy aquí y curo a su amigo."

"Sí, lo hace." Él se sentó cerca del fuego y miró fijamente a las llamas. Un rayo de luz del sol de última hora de la tarde cayó sobre él y ella de repente descubrió que su melena oscura no era negra, sino un vibrante profundo rojo. Extraño que excepto a la luz del sol pareciera más moreno. Él dijo, "Pero la encuentro una mujer inquietante y me hace difícil conocer algo sobre usted. No es seguro."

¿Él la encontraba inquietante? Nunca había conocido a un hombre que generara tal inquietud en ella. Experimentaba una extraña dificultad para respirar cuando miraba en su dirección. "Malik está a salvo conmigo. Yo no podría dañarlo aunque quisiera."

Su mirada fija acercó a su cara. "¿Por qué no?"

"Soy una curandera," ella dijo simplemente. "Esto me destruiría."

"He conocido a muchos curanderos en los campos de batalla donde he luchado y ninguno de ellos ha sido destruido cuando sus objetivos mueren." Él rió cínicamente. "De hecho, he sospechado que algunos de ellos han sido sobornados para ayudar al proceso."

"Entonces ellos no eran verdaderos curanderos."

"Y esto nunca podría pasar en Gwynthal."

"Nunca."

A su tranquila respuesta, la burla ensombreció su expresión. "Me tientan creerla."

"Bueno. Entonces no tendrá que mirarme fijamente como si sospechara que a cualquier minuto yo cortaría la garganta de Malik."

"Quizás no es la única razón por la que la miro fijamente." Algo en su tono hizo que ella se pusiera rígida por la cautela. "Desde luego sí. No confía en nadie y pensaba que soy un peligro para su amigo."

"Tiene una hoja en su pelo."

"¿Qué?"

Él se levantó ágilmente y cruzó los cuatro pasos que los separan. Extendió la mano y arrancó la pequeña hoja de su pelo antes de tocar ligeramente los rizos de sus sienes. "¿Su pelo es muy espeso, verdad? Es como una sedosa red brillante…"

La dificultad al respirar había vuelto y con ella una debilidad en sus rodillas. Él era enorme y poderoso altísimo sobre ella, y le miró fijamente hacia arriba con desvalida fascinación. No había notado la profunda curva profunda de su labio inferior. Tuvo un impulso repentino de acariciar la almohadilla con su dedo.

Ella se distanció apresuradamente y echó un vistazo lejos. "Red, de verdad," ella dijo con brusquedad. "Lo recoge todo, es por eso que lo mantengo atado atrás." Ella echó un vistazo colina abajo. "¿Me pregunto dónde está mi agua? El capitán prometió que mandaría á un hombre a traérmela."

Ella podía sentir su mirada absorbente sobre su cara apartada, pero cuando habló su tono era impasible. "Entonces estará aquí pronto. LeFont no tolera de flojedad."

"Y usted tampoco," ella dijo hábilmente.

"Y yo tampoco," estaba de acuerdo. "Tengo poca paciencia para los que no funcionan bien."

"Estamos listos para marcharnos, mi señor," le llamó LeFont a través del campamento. Él estaba ahora a la cabeza de una columna de hombres con su armadura brillando a la luz del sol.

"Buen viaje," Gage dijo. "Dé mis buenos deseos y respeto a su gracia. Esperaré que vuelvas en tres días."

LeFont cabeceó y levantó su mano e hizo señas a la compañía para avanzar. Qué triste que desfile tan espléndido se gaste en la fabricación de guerra, Brynn pensó. Era espléndida imagen los orgullosos caballos, valientes soldados y banderolas volando con la brisa crujiente.

Las banderolas…

"Parece encontrar a mi capitán de excesivo interés," Gage dijo con una cortante voz.

"Es un hombre bien parecido," dijo distraídamente. "Pero estaba mirando el banderín. Es la primera vez que lo he notado." Indicó la insignia roja proclamada sobre el fondo blanco. "Es de lo más insólito. He visto leones y ciervos y muchos otros símbolos, pero nunca una bola de fuego."

"No es una bola de fuego, es un cometa."

"¡Un cometa!"

"¿Por qué no? Apareció en el cielo la primavera pasada. Lo vi, lo quise, fue mío. ¿Le tiene aversión?"

"No. Pienso que es hermoso." Pero miró fijamente después a la compañía de soldados con agitación. ¿Qué tipo de hombre era Gage Dumont por haber escogido tal símbolo? Ella no había conocido ningún miedo, pero hasta los buenos monjes se habían santiguado cuando vieron aquel cometa. Pero Gage Dumont había hecho ese gesto supremo de desafío. Sintió un deseo repentino de evitar su presencia. "Pienso que iré a buscar mi agua. Esta llevando mucho tiempo." Comenzó rápidamente a bajar la colina, sus pies tropezaron en las matas de escuálidas hierbas.

Podía sentirlo mirándola pero no la siguió.

Lo vi. Lo quise. Fue mío. Palabras arrogantes de un hombre arrogante. Pero tenía la idea de que él mucho más de lo que parecía. Volvió a mirar a LeFont, quien estaba ahora casi fuera de vista volviendo la curva de la colina. Deseo no haber notado que el banderín con su dorado cometa. Le recordaba la noche que ella había mirado el rayo cortando el cielo. El pensamiento de que en algún sitio la misma noche Gage Dumont también había buscado en aquel cometa le daba un sentido de íntima vinculación.

¿Vinculación? Dulce María, hasta su respuesta al cometa había sido diferente. Ella había mirado fijamente con maravilla y placer. Él había decidido tomarlo para suyo propio. Nunca podría existir una vinculación entre ellos.


Brynn abrió sus ojos al amanecer tres días más tarde para ver a Gage Dumont mirándola fijamente a través de la tienda. Debería estar acostumbrada, pensó soñolientamente. Su mirada fija siempre parecía estar sobre ella desde aquel día en que él había arrancado la hoja de su pelo.

Los rayos grises como perlas se derramaban sobre él, destacando el hueco bajo sus pómulos altos y volviendo sus ojos azules claros a la brillante sombra metálica en finas dagas. Parecía como si estuviera tallado en granito, duro guerrero y sin piedad.

Ella inhaló bruscamente, despertándose. Sus manos despacio se apretaron en puños a su lado. Había algo diferente en la manera en que él la miraba fijamente. Al principio hubo antagonismo y molestia y luego, últimamente, una especie de felina vigilancia, como si intentara determinar algo en cuanto a ella. El antagonismo y la molestia estaban todavía presentes, pero todo lo que él había intentado entender ahora se había resuelto.

Lo vi. Lo quise. Fue mío.

Él podía parecer tallado de granito, pero el granito era frío y él no la hacia a ella sentir frío. Podía sentir que el calor sonrojaba sus mejillas y una debilidad extraña debilitaba sus rodillas. ¿Miedo? No, esto no era miedo tampoco.

Todo lo que era, debía apartarlo. Alejarlo.

Ella cerró sus ojos y se acomodó más cerca de Malik.

Ella oyó un sonido que podía ser una maldición en bajo y fue sumamente consciente de las ondas de descontento que Gage Dumont emitía.

Ella no abrió sus ojos.


"No deberías estar aquí todavía," Malik dijo Gage. "LeFont dice que William ha continuado hacia Londres. Deberías estar con él, protegiendo tus intereses."

"Envié como señal a una compañía de hombres," Gage dijo. "Nos uniremos cuando estés mejor."

"Puede que no sea hasta la primavera. Incluso no puedo sentarme aún." Él arrugado su nariz con repugnancia. "No puedo hacer nada. Como y luego vuelvo a dormir como un bebé."

Gage rió. "Creo que estás un poco impaciente. Han pasado sólo cuatro días desde que pensamos que morirías."

"También lo pensé yo." Él echó un vistazo hacia la solapa de la tienda. "¿Dónde está ella?"

"¿La mujer? Está fuera, hirviendo agua. Tuvo que preparar más bálsamo para tu herida."

"Debe ser un bálsamo realmente maravilloso. Nunca he visto una herida curarse tan rápidamente."

"Solamente te quejas de que tu recuperación tarda demasiado tiempo," Gage se burló. "¿Quizás la mujer no es tan habilidosa?"

" Brynn."

"¿Qué?"

"Su nombre es Brynn. Nunca te refieres a ella por su nombre, solamente 'la mujer'."

"¿Qué diferencia hay?"

"Su nombre es Brynn," repitió Malik. "Y hay una diferencia "

"Por todo los cielos, creo que estás chalado por la moza."

"Chalado no es la palabra."

"¿Has decidido si te ha golpeado la flecha de Cupido otra vez?"

Él sacudió su cabeza."No, pensé que sólo debido al resplandor. "

Gage rió sardónicamente. "¿Y el resplandor se ha descolorado?"

"No se ha descolorado… Es solamente… no puedo pensar en ella en términos íntimos. Sería una presunción."

"No es una presunción cuando te enamoraste de la Duquesa de Balmarin."


"Eso fue diferente."

"Dijiste eso antes. Seguramente es diferente. Una mujer es una duquesa y la otra una esclava. La duquesa era encantadora y civilizaba y tu 'radiante' curandera es espinosa como un arbusto de zarza, tiene una lengua como un látigo, y es la mujer más difícil que alguna vez he encontrado."

"Me gusta ella, " dijo Malik simplemente.

"Tienes extraños gustos."

"Lo sé." Malik emitió. "¿Por qué además te escogí como amigo? No sabes evitar las zarzas tu mismo. He decidido que fuiste enviado a este mundo para expulsar demonios."

"Has sido enviado a este mundo para atormentar y exasperar." Gage miró lejos de él. "¿Quiere que te dé la mujer?"

"No." La mirada fija de Malik se acercó a cara. "Esto te releva. Interesante."

"Estoy seguro que no tardarás en enseñarme que quieres decir con esa observación."

"Desde luego no. ¿No comparto todo contigo? Lo encuentro interesante que claramente intentes considerar a Brynn simplemente como una mujer anónima y no una persona y que no deseas abandonar. "

"Tonterías. Yo no ofrecería dártela si quisiera mantenerla."

"A no ser que esté en el conflicto en cuanto a ella. Valoras mi humilde vida y ella la salvó. Quizás dármela fue tu manera de quitar la tentación de tu camino."

"¿Piensas que quiero a la moza en la cama?"

"Sé que quieres en la cama a Brynn," dijo Malik suavemente. "No he tenido nada que hacer, pero estoy acostado aquí durante los últimos cuatro días y te miro. Te conozco bien, Gage. Yo apenas podría confundir la lujuria cuando la he visto tan a menudo en ti."

Gage se encogió "He estado sin una mujer desde que alcanzamos Inglaterra y ella tiene un cuerpo bonito. Es una respuesta natural."

"Soy la última persona para darle excusas. La lujuria es completamente natural; es la cólera la que encuentro sorprendente. ¿Por qué te resistes el deseo de acostarte con ella?"

"No me resiento-" Él se desprendió y luego dijo severamente. "Bien, quizás lo hago. ¿Por qué es importante? ¿Intentas impedirme que la use?"

Malik sacudió su cabeza. "Creo que deberías acostarte con ella y desahogarlo. Serías más amable con ella una vez que te hayas saciado, y pienso que ella necesita la bondad."

"Estoy sorprendido de que no me pidas que la libere."

"¿En una tierra devastada por la guerra? Ella es una pertinencia segura. Quizás más tarde…" Él bostezó. "Toda esta charla me ha cansado. Márchate. Pienso tomar una siesta… "

Gage se levantó y se movió hacia la entrada de la tienda.

Brynn estaba de pie cerca del fuego, removiendo una mezcla con bríos en el caldero. Permaneció de pie allí, mirándola.

Sus brazos eran firmes y fuertes mientras se movían en movimiento circular. El vapor creciente convertía el pelo de sus sienes en rizos descontrolados y la lana de su vestido se ajustaba a sus pechos llenos, delineando sus pezones.

Ella le gusta ser tocada.

Apretada como un guante.

Acuéstate con ella y desahogarlo.

Estaba duro, listo hasta el punto de doler. No estaba seguro de hasta que punto hasta que no se dio cuenta de lo que la deseaba. ¿Aquella tarde cuándo la había tocado su pelo? Sí, él la había deseado entonces; su palma se había estremecido cuando había tocado aquella sedosa suavidad. Pero él había intentado expulsarlo, volver a esa frustración y molestia que había conocido antes. No le gustó querer a una mujer con esa desesperada intensidad, sintiendo que tenía que tenerla.

¿Aún por qué seguía luchando? Ella no le planteaba ningún peligro verdadero. Era su propiedad. ¿Por qué no la tomaba y se la llevaba entre aquel conjunto de árboles y se saciaba como Malik le había aconsejado que hiciera? Ella no era ninguna virgen que se desmayaría con el tacto de un hombre. Ella había sido entrenada para agradar a Richard de Redfem, y apostaría que los gustos de la hija de puta serían tan torcidos como sus moralidades. La rabia al instante nubló ante la visión que llegó a su mente. Los celos, se preguntó con incredulidad. Imposible. Él nunca había tenido celos por ninguna mujer.

"¿No tiene nada mejor que hacer que estar allí de pie, mirándome boquiabierto?" Ella preguntó sin mirar desde la poción que estaba moviendo.

La irritación le pinchó. Sus palabras eran siempre dulces y suaves para MaIik; hasta con LeFont ella era cortés. Era sólo Gage quien recibía el áspero corte de su lengua.

"¿Qué está haciendo?" Gage gesticuló mientras vio su lágrima se deslizaba y caía en el caldero. "¿No estará frotando ese líquido sobre Malik?"

"Cada pedazo." Brynn revolvió la mezcla con vigor renovado. "Y no necesita mirarme cada minuto de cada día. ¿Piensa que voy a envenenarle?"

"No." Él se encogió. "Pero puede pensar así cuando frote eso sobre él."

"Sabe que hago sólo lo que es bueno para él." Ella bajó la mirada hacia el caldero. "Aunque si duda de mí."

"¿Cómo puedo dudar de usted?" Gage preguntó burlonamente. "¿Cuándo Malik me asegura que es un santo o un ángel?" Se sentó sobre la tierra y rodeó con los brazos sus rodillas. "Eso sería sacrilegio y al instante sería destruido en el infierno."

Ella resopló. "Yo no pensaría que el infierno supondría un gran terror para usted."

"¿Esto significa que cree que soy un demonio?"

"No dije esto."

"Pues entonces, no dice nada, verdad? Excepto darme órdenes."

"Le doy órdenes sólo cuando es necesario para el bienestar de Malik. Quiero curarlo y no puedo hacer todo por mi misma." Ella se humedeció los labios. "Quiero moverlo de este lugar."

"No está lo bastante fuerte aún."

"No tengo ninguna intención de moverlo una gran distancia. Solamente unas millas." Ella gesticuló hacia el norte. "Quizás al bosque de allí."

"¿Por qué?"

"Es lo mejor. "

"¿Para Malik?"

"No." Ella vaciló un momento y luego dijo de mala gana. "Para mí. Es un lugar malo. ¿No puede sentirlo?"

"¿Sentir qué?"

"Si no puede sentirlo, no puedo explicarlo. Solamente quiero irme de aquí." Ella hizo una pausa y luego susurró. "Por favor".

Él la miró con sorpresa. "Esto debe ser importante para usted. Estuvo dando más órdenes que súplicas. "

Ella no contestó.

"¿Qué me da por lo que desea?" Él bajó su voz a una suavidad sedosa. ¿Me dará un regalo?"

"Le he dado un regalo. Malik está vivo. ¿No es bastante para usted?"

"Debería serlo."

"¿Pero no lo es?"

"Malik le dirá que no conozco el significado de bastante. El premio justo sobre el horizonte es siempre dulce."

"Entonces extiende la mano y lo toma, " ella dijo rotundamente.

"O negocio por ello. Prefiero lo último. Satisface mi alma de comerciante. ¿Supongo que Malik le ha dicho que soy más comerciante que caballero?"

"No, él dijo que era el hijo de un rey y capaz de ser todo que quiera ser."

"Lo que obviamente no la impresionó."

"¿Por qué debería? No importa su estado, los hombres son todos iguales."

Él rió. "Ciertamente en algunos aspectos. No contestó. ¿Negociaría conmigo?"

"No tengo nada con lo cual negociar."

"Es una mujer. Una mujer siempre tiene gran poder para negociar."

Ella enderezó sus hombros y se giró para mirarle directamente. "Piensa que deseo ser su puta."

Sus labios se apretaron. "Sus palabras carecen de una cierta delicadeza."

"No carecen de la verdad." Ella bajó la mirada al caldero. "Desea que separe mis miembros y le permita entrar como una bestia en celo del bosque. Me pregunto que busca negociar. Piensa que soy su esclava. ¿No es una esclava para ser usada?"

"Sí, " él dijo de manera cortante. "Un esclavo debe trabajar y dar placer. Y tiene razón, no tengo que negociar con usted. Puedo hacer lo que deseo."

"Estoy contenta de aclararlo." Removió más rápido, más fuerte. "¿Entraremos en la tienda ahora? ¿O quizás desea tomarme delante de todos sus soldados? Le estaría agradecida si tuviera la bondad de dejarme terminar de preparar este bálsamo que hice para la salud de su amigo. Pero, si parezco irrazonable, sólo debe decírmelo y "

"¡Cállese!" Sus dientes se apretaron, él añadió, "nunca he encontrado a una mujer con tal -"

"Sólo soy humilde y obediente. ¿No es lo qué usted quiere de mí?"

"Quiero-" Se paró y luego dijo densamente, "no estoy seguro de lo que quiero… Aún. Cuando lo sea, este segura de que será totalmente consciente de ello."

Se giró y cruzó hacia de un tranco de la tienda. De repente, se paró y se dio la vuelta para afrontarla. "¿Quién es Selbar?"

Ella le miró fijamente con asombro. "¿Qué?"

"Dijo que confiaba en este Selbar," dijo severamente. "¿Quién es él? ¿Su amante?"

Ella sacudió su cabeza.

"¿Quién es él?"

Ella no contestó.

"¡Dígamelo!"

"¿Por qué debería?" Preguntó con ferocidad. "Piensa que posee mi cuerpo, pero no posee mi mente. No lee diré nada."

Él murmuró una maldición y desapareció en la tienda.


Sus manos temblaban, descubrió Brynn.

Había sabido que esta escena vendría desde aquel momento dos noches antes, pero nunca había soñado que fuera este sobresalto. Suspiró, apretando el cucharón, y comenzó a mover otra vez.

Ella deliberadamente lo había burlado para traer la respuesta que Delmas había dado. Una bofetada habría expandido la cólera del Normando y quizás contenido esa lujuria.

Pero Gage no la había golpeado aunque tampoco había usado su cuerpo. Él había contenido su cólera y se había alejado. No era buena cosa. Significaba sólo que él se estaba cociendo a fuego lento y estallaría antes de que ella pudiera ser capaz de controlarlo.

Entraría en ella de aquel modo terrible en que Delmas lo había hecho.

No, no sería como Delmas. Delmas disminuía en comparación a Gage Dumont. Solamente ante el pensamiento de ese enorme cuerpo agachó sobre el suyo le producía un cosquilleo extraño y sensibilidad en cada uno de sus miembros. Si el Normando la usara, sería como ser arrasado por una ola gigantesca y estrellada contra las rocas. No estaba segura de si podría sobrevivir.

Ella era débil y tonta. Desde luego que podría sobrevivirlo. Sería sólo su cuerpo. Él no podía llevarse nada de ella que fuera de verdadera importancia.

Además, ella necesita no pensar en eso en este mismo momento. Había bordeó el peligro de momento. Afrontaría la batalla siguiente cuando viniera.


"¿Qué es ese bálsamo?" Malik arrugó su nariz mientras extendió el bálsamo sobre la herida. "Huele a cielo."

"Sólo hierbas machadas y agua." Brynn mantuvo su mirada fija sobre la herida, con cuidado evitando la mirada fija de Gage. ¿Por qué no dejaba de mirarla?

"¿Qué tipo de hierbas?"

"No las conocería si se lo dijera," ella dijo evasivamente.

"Podría. Mis compatriotas son más grandes expertos en el arte de la medicina que los Francos, y difícilmente pienso que los ingleses sean más hábiles."'

Para distraerlo, ella dijo rápidamente, "¿Piensa que esta mezcla es olorosa? En casos horribles la receta pide un substituto del agua."

"¿Qué tipo de substituto?" Malik preguntó con cautela.

Ella intentó impedir que una sonrisa asomara a sus labios. "Orina de perro."

"Puf." Un pensamiento repentino se le ocurrió. "Mi condición no es horrible ahora, pero lo era hace unos días. Hizo…"

"La orina es también sumamente considerada en la limpieza de los malos humores del cuerpo interior. Un cuarto de una taza mezclada con el caldo de carne, como se dice, es absolutamente necesaria en tales casos."

"Caldo." Los ojos de Malik se ensancharon alarmaron. "No puede estar tan enfermo."

Brynn sacudió su cabeza tristemente. "Casi murió. ¿Qué más podía hacer yo?"

Malik tragó con fuerza." Nada, supongo."

Él parecía tan afligido, no podía seguir con ello. Volvió su cabeza y sonrió. "Tranquilo. No lo usé. No estoy de acuerdo con que la orina de perro sea necesaria para realizar una cura."

"Gracias a Dios," dijo Malik fervientemente.

"Hay otros ingredientes tan buenos como ese."Ella esperó y luego preguntó. "¿No quiere saber lo que usé?"

"No lo creo así."

Ella se rió. "Muy sabio."


"¿Verdad?" Él preguntó, consternado.

"Su cuerpo ha sido dañado bastante yo tendría que preocuparle las cosas que no puede cambiar. "

Ella terminó de vendar la herida. "Allí. Esto debería sujetarser por toda la noches. Iré y conseguiré su cena."

"No creo que tener hambre."

"Desde luego sí." Ella se levantó y una risa repentina encendió su cara mientras bajaba la mirada hacia él. "Sólo conejo guisado e hierbas sabrosas, lo prometo."

"Lo conseguiré." Gage bruscamente se levantó y se movió hacia la entrada "lamentaría haber interrumpir esta pequeña charla íntima."

Ella se tensó cuando él la rozó. En el intercambio con MaIik casi había olvidado la presencia silenciosa de Gage, pero él no permitía que le olvidaran. Estaba allí poderoso, aplastante. Dijo titubeantemente "Es mi deber. No tiene que molestarse."

"Si pensara que era una molestia no lo haría," él dijo severamente. "No es mi costumbre hacer nada de lo que no deseo hacer." Él estuvo de pie allí, mirándola con un ceño. "Además, tengo que dirigirme a LeFont. Movemos el campamento al amanecer."

Sus ojos se ensancharon por la sorpresa.

"¿Seguimos a William?" Malik preguntó.

"No, estoy cansado de este lugar. Vamos a establecer el campamento en el bosque a unas pocas millas más allá."

"¿Vamos?" Bryrnn susurró, una risa brillante alumbró su cara. "¿Realmente?"

"¿Lo dije, verdad? ¿Por qué debería repetirme?"

"Ninguna razón." Su tono era casi armonioso. " Ninguna razón en todo."

Él vaciló, todavía mirando fijamente su luminosa expresión antes de que se volviera y cruzara la tienda.

"Lo tomo como que fue su deseo dejar este ilustre campo de batalla," dijo Malik.

Ella cabeceó, todavía mirando el lugar en que Gage había estado. "Pero no pensé que él lo haría. Es mucho problema mover un campamento, y yo no tenía ninguna razón firme."

"¿Entonces por qué quiere marcharse?"

"Tu no-" Ella encontró su mirada fija. Quizás lo entendería ella nunca había encontrado a una persona más sensible o apacible que Malik. "Es un lugar de muerte. Eso me pone triste."

Él cabeceó despacio, estudiándola. "Pienso que te pone más que triste."

Había tenido razón sobre su sensibilidad. En efecto, él veía demasiado. Cambió de tema. "No sé por qué él acordó moverse. Es un hombre difícil."

"No niego esa verdad. Sin embargo, puede ser que desee agradarte." Hizo una pausa. "Tal conducta es común en el ritual de acoplamiento."

Ella sintió el calor recorrer sus mejillas. No había comprendido que Malik había percibido la sensualidad en la actitud de Gage. "Un hombre no se preocupa por los placeres de una mujer cuando se acopla," ella dijo bruscamente. "Y creo que tu fino Lord Gage tiene poco gusto para rituales. Él me impresiona como un rudo hombre que tan pronto toma a una mujer en un pajar como en una cama."

Malik sacudió su cabeza. "Se equivoca. Ha visto sólo al guerrero. Aprenderá que Gage es… mucho más."

"No tengo ningún deseo de aprender más."

"No puede tener ninguna opción," dijo Malik con cuidado. "La quiere."

"¿Y eso es todo lo que importa? Un hombre extiende la mano y toma porque lo desea? ¿Qué pasa con lo que yo quiero?" Sus manos se apretaron en puños a sus lados. "Esto no es justo."

" Pero no has encontrado que la vida es raras veces justa."

"Sí." Ella soltó un aliento profundo y se obligó a relajarse. Sabía que la cólera era vana y se había sorprendido al haber perdido el control. Sus respuestas emocionales parecieron ser volátiles y cada vez más intensas desde que se había lanzado en esta situación. "Es por eso que a veces hay que dirigirla en la dirección correcta." Ella se dio la vuelta para afrontarlo. "Usted no es como él. ¿Me ayudará?"

"No la ayudaré a escaparse. Está más segura aquí con nosotros." Él arrugó el ceño. "Y si se queda, apuesto que estará en la cama de Gage antes del final de la semana."

"No puedo escaparme aún." Ella frunció el ceño. "Hay un problema en Redfern… "

"¿Problemas?"

Ignoró la pregunta mientras se precipitaba. "Dígame lo que él quiere."

Levantó sus cejas. "Si no es una virgen, entonces sabe lo que él quiere."

El calor en sus mejillas se encendió más. "No, no es lo que pienso. Las mujeres no son realmente importantes para un hombre excepto por ese momento breve. No puedo luchar con é a menos que conozca lo que él quiere."

"¿Y tiene la intención de dárselo?"

"Tengo que saber."

"Es mi amigo. No debería aliarme contra él."

"Salvé su vida. Habría muerto sin mí."

"Verdad." Una sonrisa traviesa encendió su cara barbuda. "Y un pequeño conflicto en el aire siempre hace la vida más interesante."

Ella respiró un suspiro de alivio. "¿Va a ayudarme?"

"¿Qué quiere Gage? Ya tiene gran riqueza y ahora es un barón."

"No pregunté lo que tiene, pregunté que quiere. Nunca he encontrado a un hombre que no quiera más de lo que ya posee."

"Puede ser tan cínica como mi amigo Gage." Él la estudió. "No, quizás no, pienso que todavía quiere creer en los sueños."

"Los sueños no tienen nada que ver con esto. ¿Qué quiere?"

Él pensó en ello." Piensa que quiere ser rey."

"¿Piensa?"

"Fue rehuido por todos en el pueblo y luego rechazado por su padre. Cuando eres presionado en la suciedad, es natural querer elevarse a una posición donde esto nunca pueda pasarte otra vez."

"Pero no todos los hombres aspiran a un trono, " ella dijo secamente.

"No todos los hombres pueden gobernar. Gage siempre ha conocido sus capacidades, lo que hace su situación aún más frustrante." Él rió socarronamente. "¿Diga me, mi dulce curandera, puede dar un trono a un hombre?"

"No, pero yo podría…" Ella frunció el ceño. "¿Puede confiar en él?"

"¿Qué?"

"¿Mantendrá su palabra?"

Malik la miró fijamente, cautivado. "Se puede confiar en él. "

"¿Está seguro?" Ella persistió.

"Yo he arriesgado mi vida en ello muchas veces. Su presencia aquí es sólo la última prueba," dijo Malik silenciosamente. "Nunca he conocido que él rompiera su promesa."

¿El tesoro? Aunque ella pudiera convencer al Normando para que le diera su palabra, sería un riesgo. Los votos dados a mujeres siempre tenían menos peso que los dados a hombres. ¿Y si él decidiera no negociar con ella en absoluto e intentar sacarle la información por la fuerza como Delmas había hecho?

Ella tembló cuando pensó en todo ese poder implacable lanzado sobre ella. No quería entrar en la arena con Gage Dumont. Seguramente ella podría encontrar otro modo de evitar esta situación.

"Tiene miedo," dijo Malik. "No tiene que tenerlo. Si va de buen grado a su cama, él le tratará con cuidado." Él rió. "Y no es para siempre, Gage se aburre de las mujeres en un tiempo muy corto. No importa cuan experta sea, no lo mantendrá mucho."

¿Experta? Ella no sabía prácticamente nada de habilidades de cama, no desea aprender. Sin embargo era un alivio saber que si ella no podía evitarle, sus ordalías serían breves.

Pero ella lo evitaría. Dejaría la batalla antes de que comenzara. Gage Dumont parecía formidable sólo porque ella estaba tan cansada de la lucha. Podría ser despiadado, pero ella no sentía el mal como lo vio en Richard. Debía considerar al Normando como una oportunidad, no como un castigo. "No lo retendré en absoluto." Ella agregó vacilante, "Gracias. Ha sido amable."

"Soy siempre amable. Aprendí hace mucho que la bondad es un regalo que a nadie nunca pena da." Él sonrió. "Pero tengo que advertirte, Gage no siempre está de acuerdo conmigo cuando el regalo causa muchos problemas. Acepta pero no entiende."

"Estoy sorprendida de su aceptación."

"Porque sólo conoce al guerrero, " él dijo otra vez. "Él es también poeta, comerciante, músico… muchas cosas. "

Bien, pronto se llegaría a familiarizar con el comerciante si decidía negociar lo que ella tenía por más querido en este mundo.

"Pero, si piensa que soy amable, podría hacerme un gran favor." Malik giró sus ojos tristes hacia ella. "¿Por favor?"

"¿Qué desea de mí?"

"Una promesa. En cuanto a los ingredientes futuros en mi guisado… "


Ella se sentó en la esquina de la tienda, peinando su pelo como había hecho cada tarde antes de que colocarse para la noche.

Gage mirada como Brynn levantaba su brazo y los dientes del peine mordían el grosor de su maravilloso pelo. No había sonido más sensual en el mundo que el silbido de un peine por la seda de los mechones de una mujer, pensó Gage.

Sensual y estimulante.

Una vez que él la tuviera, el tormento se iría. Ella sería para él nada más que otra de las putas que seguían a los soldados. Debería haber hecho como ella le desafió aquella tarde y llevarla entre los árboles y tenerla a su manera. ¿Por qué diablos no la tenía?

Ella se rió de algo que Malik había dicho y después deslizó el peine ligeramente por su barba oscura.

La furia explosionó en Gage por la pequeña intimidad. ¡Dios!, siempre le conmovía. Se levantó y apagó la llama en la linterna que colgaba del poste, dejando la tienda en la oscuridad. Pero no era lo bastante oscuro. Todavía podía ver el contorno del cuerpo de Brynn que se cernía sobre Malik.

"Ella no ha terminado," protestó Malik. "¿Por qué apagas la luz?"

"Es el tiempo de irse a dormir."

"Unos pocos momentos más no habrían importado."

"Importa. Levantaremos el campamento al amanecer. Si ella desea perder el tiempo toda la noche, no debería haber pedido que nos fuéramos de este lugar."

"Brynn no pierde el tiempo y unos minutos no lo son todo-" Malik se desprendió mientras Brynn hizo un movimiento de su mano.

"Esto no es importante, " dijo Brynn. "Usted debería haberme dicho antes que le estaba molestando."

Su voz que venía de la oscuridad era suave como la miel, pero sin su dulzor. No, tenía la mordedura y la fuerza de una cerveza fina. "Usted no me inquieta."

Ella le molestaba. Todo sobre ella le inquietaba. Su manera de moverse, la cautela de las miradas que ella le lanzaba bajo sus latigazos que estaban en desacuerdo con la audacia de su discurso, el olor de sopa y las hierbas que se adherían a ella…

"Pero usted dijo esto – "

"Vaya a dormir."

Ella vaciló y luego se deslizó hacia abajo al lado de Malik sobre su camastro.

"¡No! " Gage soltó un aliento profundo y luego intentó atenuar la dureza de su tono. "No hay ninguna razón para que duerma con Malik. Dijo que estaba fuera de peligro."

"Hay motivo. No es momento de que yo le abandone."

"¿Dígame, duerme con toda la gente que atiende?"

"Sí."

"Qué agradable para los machos de la especie."

Malik lanzó una interjección, "Gage permite-"

"Abandónelo."

"No lo haré."

Gage se puso rígido. "¿Me desobedece?"

"Gage, me adula que pienses que soy capaz de demostrar una amenaza para esta atractiva doncella, pero yo-"

"Cállate Malik, "

"Sí, le desobedezco," dijo Brynn con ferocidad. "Sé lo que es mejor para él y no le abandonaré antes de que yo sienta que está seguro."

"¿Y su apretado abrazado le hace estar seguro?"

Ella no habló por un momento, y cuando lo hizo, la palabra pareció saltar de ella. "Sí".

"¿Y sus hierbas finas y medicinas? ¿No lo hacen también?"

"Yo no hago -no es lo mismo- por qué no puedo -"

"Se presenta como una bagatela confusa. Quizás confunde sus propios deseos con las necesidades de Malik."

"No." Su voz temblaba. "¿No piense que le daría esta pequeña cosa si yo pudiera? Me hace un servicio dejando este lugar y le debo gratitud. Pero no puedo -no es seguro aún para mí dejarle de noche."

"¿Por qué no?"

"A veces los dragones vienen."

"¿Dragones?"

"No bestias verdaderas. No estoy segura de que existan, pero hay otros dragones. Debilidad e infección y…" Su voz bajó hasta un susurro. "Y muerte. Esperan hasta que nos relajamos y después saltan."

"¿Y piensa que puede mantener esas bestias en la bahía tocando a Malik?"

"No dije eso," dijo Brynn rápidamente, una nota de pánico de su voz. "Nunca dije que pudiera curar con el tacto."

"Eso me pareció a mí."

"Eso me haría una bruja. No soy ninguna bruja. Dios es el único que puede curar."

"E incluso Malik jura que su cura es casi milagrosa."

"Déjala sola," dijo Malik.

"¿Por qué, cuándo la discusión se hace tan interesante?" Él intentó ver su expresión, pero su cara era sólo un aspecto borroso pálido en la oscuridad iluminada por la luna." Dígame más sobre esos dragones que combate."

Ella no habló.

"O quizás le gustaría decirme que hay en esa mezcla que curó a Malik."

"¿No ha estado escuchado? Él no está curado todavía."

"Pero es el bálsamo lo que le curó."

"Desde luego que es el bálsamo."

"Bueno. Entonces no piensa hacer caso abandonándole y durmiendo a un lado esta noche."

"No puedo -" Ella rompió y se calló otra vez. Finalmente dijo, "no lo abandonaré. No puedo evitar lo que piensa. Si desea creer que soy una bruja y que lo curé por la magia, entonces créalo."

"Ah, no lo creo. La magia no existe." Hizo una pausa. "¿Pero usted lo cree, verdad?"

"Si creyera tal blasfemia, la iglesia me quemaría."

"No si pudiera realizar milagros para su exclusivo beneficio," dijo cínicamente. "Pero falla una vez, y temo la estaca que tendrá."

"No soy una bruja. Es el bálsamo." Ella añadió rápidamente, "y duermo con su amigo porque él puede despertarse angustiado y necesitarme. Es así de simple."

"Seguramente que es razonable, Gage," dijo Malik. "Como ella dijo, es simplemente un mero deseo de protegerme del daño."

Ella no decía la verdad y, si ella creía que tenía poderes mágicos, él apenas podía culparla. Las brujas eran adoradas o despreciadas, pero siempre temidas. El miedo podía ser un enemigo mortal. "No simple en absoluto." Él cayó sobre su camastro. "Pero muy interesante. Sea como sea, duerma con Malik… esta noche."

Ella se instaló otra vez, pero podía sentir la cautela en ella incluso a través de la distancia que los separaba.

Debería ser cautelosa. Le había dado otra arma esta noche. No es que él la necesitara. Ella era una esclava y él era el amo. Incluso comenzaba a pensar que utilizaría cada arma en su orden antes de que ellos lo hicieran uno en el otro.

"Shh, " Malik susurró. "Todo estará bien."

Él la consolaba, Gage comprendió con molestia. Otra vez Gage era el bandido y Malik el caballero apacible. ¿Bien, por qué no? No pasaba nada si ella pensaba en Malik como el amigo y Gage como el enemigo. No quería su confianza o buena voluntad. Todo lo que él quería era separar sus muslos y perderse en ella. Como él ya había descubierto, el miedo era un aliado que raras veces fracasaba. La dejaría temerle si eso le llevaba a lo que él quería.

Un movimiento en la oscuridad; ella se aproximó más a Malik.

Sofocó la oleada de feroz rabia y se obligó a cerrar sus ojos y aislarse de ellos. Mañana él la tomaría y lo sufriría. Entonces no se preocuparía si ella dormía otra vez en los brazos de Malik.


Cuatro

<p>Cuatro</p>

"¿ÉL ESTÁ BIEN?" Gage hizo una pausa al lado del carro para mirar abajo con un ceño en Malik. "¿Cómo permanece de pie el viaje?"

"Bien, " Malik dijo rápidamente. "Me siento estupendo."

"No estupendo," dijo Brynn. "Está fatigado. No pensé que aquellos bosques estaban tan lejos. Parecían mucho más cerca. A sólo una hora o así de distancia."

"Estoy estupendo," repitió Malik con una risa. "Los viajes me vigorizan."

"Quizás deberíamos haber esperado otro día," murmuró Brynn. "Pero durmió bien y pensé -"

"Estaremos allí en una hora," Gage interrumpió, y giró su caballo lejos del carro. Brynn hizo una mueca mientras le miraba alejarse. "Está enfadado conmigo."

"Sí."

"Y correctamente. Debería haberle dicho que estabas lo bastante fuerte para viajar."

"Apostaría que su descontento tiene poco que ver con el estado de mi salud." Él rió débilmente. "Y añade el hecho de que él no durmió tanto como yo lo hice anoche."

"Piensas-" Ella se paró cuando comprendió lo estúpida que había sido. Lujuria. "Entonces él merece no sentirse bien. No entiendo por qué los hombres siempre deben ser dirigidos por sus partes inferiores. Sería un mundo mucho más agradable si pensaran de vez en cuando, en vez de sentir."

Él se rió en silencio. "Comprendo que somos criaturas abismalmente primitivas comparados a ti dulce doncella. Debes perdonarnos. Estoy seguro de que Dios nos hizo de ese modo para garantizar que sus niños sobrevivan sobre esta tierra durante estos peligrosos tiempos." Su risa se descoloró. "Pero este tiempo particular no es tan peligroso para ti como crees."

Echó un vistazo lejos de él. "No sé lo que quieres decir."

"Estabas muy asustada anoche. No durmió bien tampoco." Cuando ella no contestó, él preguntó, "¿Tienes poderes mágicos?"

"Desde luego no."

La estudió. "Todavía está asustada. ¿Por qué? Salvó mi vida. Nunca te traicionaría."

"Eso piensa ahora. Podría ser diferente más tarde."

"No para mí. Confianza en mí, Brynn."

Ella le echó un vistazo atrás. Casi podría creerlo. Querido Dios, necesitaba alguien con quien hablar. Estaba tan sola.

¿Qué estaba pensando? ¿Después de todos los disturbios que había pasado, no había aprendido nada? No podía confiar en nadie. Rió con esfuerzo. "Escuchó a Lord Gage. No hay ninguna magia en este mundo."

Un parpadeo de decepción cruzó su cara antes de que él dijera ligeramente, "Qué decepcionante. Comprende que no creo como Gage hace. Mi gente cree que el mundo sería un lugar triste sin la magia." Hizo una pausa. "Si decide que tiene esos poderes, no podría tener a ningún mejor protector que Gage. Él no teme ni al rey, ni al Papa y le encantaría desafiarlos. Estaría sana y salva con él."

Su mirada fija fue a la espalda con armadura de Gage. ¿Segura? Sentía como si pudiera extender la mano y tocar la pared de poder y violencia que le rodeaba. ¿Incluso si todo el poder fuera usado en su defensa en vez de contra ella? Estaba terriblemente cansada de luchar sola contra probabilidades que parecían insuperables Si pudiera crear un pacto…

"Sería más amable contigo que Lord Richard."

Volvió su mirada hacia Malik. "Eso no sería ninguna gran hazaña."

"Entonces dale a Gage lo que él quiere y acepta su protección."

Él decía que fuera dócilmente a la cama del Normando. Ocultó su decepción a Malik. Él realmente deseaba su bien, y eran instrumentos de cambio de todos los hombres las mujeres que esperaban usar. Él no sabía que ella tenía otra arma posible. "Cierre sus ojos e intente dormir la siesta. Está hablando demasiado."

Él suspiró. "Lo que significa que la expongo a un tema sobre el que no desea hablar."

"La conversación no tiene ningún valor sin el medio de actuar." Estuvo silenciosa un momento, pensando. "Lord Gage- es-"

"¿Qué es Gage?"

"Él habla de trueque. Si yo pudiera darle algo más que valore muchísimo, él todavía él demandaría -servicio."

"¿Qué tiene de tal valor?"

Ella ignoró la pregunta. "¿Lo haría?"

"No por lo general." Entonces, mientras vio su alivio, sacudió su cabeza. "Pero la regla no puede aplicarse en su caso. Nunca he visto en él esa impaciencia por una mujer."

Incluso aunque ella lograra un pacto que implicara Gwynthal, todavía podría tener que ceder al acto que ella odiaba. ¿Merecía aquel horror por ganar su libertad? Venció la repulsión instintiva e intentó pensar claramente. ¿No sería mejor acostarse con el Normando para su propio beneficio, pero qué pasaba con Adwen? Copular por una vida. Recordó una canción cantada por un trovador de paso en el pasillo en Redfem en la que la esposa de un gran señor se mató antes de rendirse al abrazo de su enemigo. Se había aplaudido fuertemente por la asamblea. Escoger la muerte antes que la deshonra era completamente conveniente para una mujer.

Pero era los hombres quienes elegían que era conveniente, y la imparcialidad tenía poco que ver con aquellas decisiones. ¿Era justo que la vida de una mujer joven dependiera de la sumisión de Brynn? Había impedido que su cuerpo lo usara Delmas, pero sus instintos como curandera no le permitirían dejar a Adwen fallecer sometiéndose si llegara a ser necesario.

"¿Ahora, qué podría tener de tal valor?" Malik murmuró.

Ella sacudió su cabeza. Si el trato se cerraba, no tenía duda de que Gage revelaría todo para él, pero el hábito era demasiado fuerte para ella para decirle de ella misma.

"Los secretos" Malik sonrió. "Qué placer demuestra ser. Me gustan los secretos."

Malik amaba cada faceta de vida. Era su cualidad más agradable. Se encontró riendo a cambio. "Algunos secretos no son siempre agradables."

"Pero siempre interesantes, y no puede tener secretos feos."

Fuego. Sangre. Gritos.

Atravesar corriendo el bosque con las bestias en persecución…

"¿Podría?" Ella estiró la manta más alto alrededor de sus hombros y miró a Gage Dumont. Era un hombre de secretos y apostaría que la mayor parte de ellos estaban cargados de intriga y violencia.

Como si él sintiera su mirada, giró su cabeza y echó un vistazo sobre su hombro.

Inhaló bruscamente e instintivamente se tensó. Siempre sentía como si él físicamente la tocara cuando esos helados ojos azules encontraron los suyos. Sintió esa sensación de calor líquido y debilidad que se estaba convirtiendo desesperante en familiar. ¿Estaba todo muy bien para objetivamente sopesar el valor de la sumisión, pero ella podría hacerlo?

Desde luego ella podría hacerlo.

La mirada fija de él se cernió sobre su cara, y tuvo el sentimiento misterioso de que estaba leyendo su mente. Cerró sus tapas rápidamente y después comprendió que el acto era demasiado revelador y las abrió otra vez y le miró fijamente con audacia.

Él rió y se giró y espoleó hacia los bosques.


Alcanzaron el bosque unas millas distantes de Hastings antes del mediodía. El campamento se instaló sobre una colina desde donde se divisaba una agradable pequeña charca, y Maljk dio un suspiro de alivio cuando se instaló cómodamente sobre su camastro en la tienda. "Ah, esto es mucho mejor. Creo que odio los carros."

"Lo siento de veras," dijo Brynn. "No pensé en tu daño." Estaba una pizca pálido e enfermizo, pero no agotado. Ella soltó un suspiro de alivio. Una siesta y alimento y cualquier daño incurrido sería preparado. "Prepararé una taza de caldo y luego-"

"¿Caldo?" Sus ojos se ensancharon por la alarma. "Le dije estaba estupendo. No he sufrido ningún daño en este viaje. Pensándolo bien, no estoy realmente cansado en absoluto."

"Pero dijo-" Entonces ella entendió y comenzó a reírse. "Yo no le haría eso."

"No soy seguro de confiar en usted. Pienso que usaría cualquier medio de hacerme bien." Agitó su mano. "Márchese y déjeme dormir. No tengo la energía de discutir actualmente y tendré que mostrarle más tarde que no he perdido ninguna fuerza."

"No está siendo-" Él ya había cerrado sus ojos y ella sacudió su cabeza con resignación. No haría daño dejarle dormir primero y comer más tarde. Un largo descanso podría ser la mejor medicina para él, "Como usted desee."

Abrió un sospechoso ojo. "Tal mansedumbre. ¿Está planeando algo?"

"Quizás." Merecía un poco de preocupación para su falta de fe en su palabra. Ella rió maliciosamente sobre su hombro cuando abandonó la tienda. "Comenzaré a cocinar el caldo."

Ella oyó su gemido.

"Parece contenta consigo misma."

Su risa al instante desapareció cuando vio que Gage estaba de pie al lado del pequeño fuego fuera de la tienda. No lo había visto desde aquel instante en el sendero, pero sabía que este momento llegaría.

"¿Cómo está Malik?" Preguntó.

"Mejor de lo que temí. No pienso que el viaje haya hecho daño. Pero está muy cansado; está casi dormido ya." Intentó arrancar su mirada fija de ella y fracasó. Se sintió… marchita. "Tengo que hablar con usted."

"¿Hablar?" Él repitió suavemente. "Esa no es la necesidad que vi en usted hace poco."

"Está equivocado."

"No, miente." Sus labios se torcieron. "Me decepciona. Pensé que estaba por encima de tal subterfugio. ¿Desea que aplique mi fuerza para que más tarde pueda reclamar virtud? Es todo lo mismo para mí." Dio un paso hacia ella. "Solamente no dilate el juego demasiado. Mi paciencia se debilita. Venga."

Dio un paso atrás. "Malik. Yo -iba a hacer algún caldo para que se coma cuando se despierte."

"Más tarde." Su gran mano rodeó su muñeca y atravesó la tienda, tirando de ella detrás de él. Cuando pasaron a LeFont, soltó, "Vigile a Malik. Estaremos abajo en la charca."

LeFont asintió y rió. "Me aseguraré de que no seas molestado, mi señor."

Su corazón saltó cuando tropezó detrás de Gage. Estaba llegando. LeFont lo sabía. Cielo querido, y ella lo sabía. Pensar. Tenía que pensar. Él no era un hombre guiado completamente por la lujuria. Músico, comerciante, poeta, Malik había dicho. Rey. Quería gobernar. Una mujer no era nada para un hombre cuando se comparaba a tal premio. Su aliento se estaba convirtiendo en cortos jadeos mientras él tiraba de ella hacia los árboles.

Él liberó su muñeca y dio vueltas alrededor de ella. "Desnúdese" Se quitó su capa y la extendió sobre el alfombrado de piso de hojas del bosque. "Rápido."

"No."

Se giró sobre ella. "¿Qué estratagema es esta?"

Ella humedeció sus labios. "Ninguna estratagema. Le dije que quería hablar."

"¿Esto es un juego que su Lord Richard le enseñó?" La empujó hacia atrás contra el roble. "No tengo ganas de bromear."

"No sé como bromear. Le digo la verdad. No quiero esto."

"Demonios que no." Su palma se extendió y cubrió su pecho.

Su corazón se paró y luego comenzó a palpitar desordenadamente. Ella podría sentir el calor y la dureza a través de la delgada capa de lana que separó su callosa mano de su pecho, y que causaba un cambio extraño en su cuerpo. El pezón se endureció, poniéndose de punta, y su pecho se hinchó. Ella miró hacia abajo con fascinación hacia su enorme mano cubriendo y apretujando su pecho. Tuvo un deseo repentino de saber como sentiría tener ambos manos sobre sus pechos.

"Demonios que no," él repitió, pero la dureza se había ido de su tono, dejando sólo una sensualidad de seda. "No soy un idiota. Lo quiere." Su pulgar e índice con cuidado pellizcaron su pezón.

Una raya de fuego la atravesó. No, el fuego era dolor y esto no era dolor. Era más pesado, la palpitación, más salvaje que todo lo que ella había sentido alguna vez antes.

Dobló su cabeza y su boca se cernió sobre su pecho mientras su mano perezosamente exprimió el otro. Su aliento era caliente y ella podía sentir su pezón subir como para encontrarlo. "¿Ves?" Su lengua lamía con delicadeza a su pezón a través del áspero paño. "Estás burlándote de mí. Ahora, quítate ese vestido y nos permites disfrutar uno del otro."

Contuvo un grito mientras se arqueaba contra el árbol. Quería que él le quitara el vestido. Quería caer desnuda a la tierra y abrir sus muslos para que él pudiera hacerlo con ella como quisiera. ¿Era esto lo qué Delmas y Lord Richard sentían cuando estaban en celo? Ella se preguntó vagamente. No había pensado que las mujeres pudieran sentir esta necesidad animal. No tenía ninguna dignidad…

Ella no sería un animal. No sería un recipiente para que él gastara su lujuria. No sería-

Sus dientes mordieron con cuidado sobre el pezón que él había llevado al completo despertar.

Ella gimió y sus manos alcanzaron a tocar su pelo. Más cerca. Lo quería más cerca. Se arqueó hacia su boca, ofreciendo más.

"Sí, " él refunfuñó. Sus manos se pusieron alrededor de sus nalgas y la trajo al hueco de sus caderas. Estimulando. Duro, implacable… "Extienda sus piernas. Así es… Ahora déjeme -"

Ella no debía -no sería su puta. Negociar algo de valor era una cosa, pero ella se estaba dando libremente. Era de algún modo mucho peor que-

Ella se arrancó de él. "¡No!"

Él la miró fijamente con asombro. Lo había cogido con la guardia baja, ella comprendió. Él había pensado que había doblado su voluntad. Él sacudió el pelo de sus ojos y dijo con suavidad peligrosa, "Venga aquí. No estoy jugando."

¿Juego? Podría haberse reído en voz alta si ella no hubiera estado tan desesperada. Temblaba cada miembro y se sintió curiosamente incompleta. Cielo querido, quería volver con él, permitirle… Sacudió su cabeza. "¿Por qué no escucha? Tengo que hablar… Tenemos que negociar."

Se quedó quieto y luego una risa cínica tocó sus labios. "Perdóneme. Pensé que como me pertenecía el regateo habitual era innecesario. ¿Cuál es su precio? ¿Qué quiere para tomarme entre sus piernas?"

La crudeza de la pregunta la sacudió, y ella descubrió que la locura la abandonaba. Soltó un aliento profundo y se puso de pie más derecha. "No entiende."

"Al contrario, no hay nada que entienda mejor que el trueque. A ver, no vacile. Soy un hombre muy rico y prefiero a una moza dispuesta."

"Podría ser más rico. Podría tener la riqueza con la que la mayoría de los hombres sólo sueñan."

"Eres muy codiciosa. Le aseguro que soy lo bastante rico para pagarle generosamente por sus favores."

"No, eso no es lo que quise decir." Ella gesticuló con impaciencia. "No quiero que usted me pague. Quiero pagarle."

"Estoy cansado de estas tonterías." Él dio un paso más cerca. "Si piensa que la anticipación hará que mi lujuria se agudice, se equivoca." Su tono se endureció. "Por Dios, no podría desearla más."

"No son tonterías." Ella se apoyó lejos otra vez. "Malik dice que le gustaría ser rey. Puedo darle eso."

Su escéptica mirada atravesó su grueso vestido marrón. "¿De verdad? ¿Los esclavos gobiernan el mundo ahora? ¿O quizás tiene la intención de usar la brujería para hacerlo?"

Ignoró las burlas. "Le dije que yo no era ninguna bruja, pero puedo darle lo que usted quiere. Suministrarle una corona que se puede comprar."

"Ah, todo se puede comprar con el correcto intercambio. Sin embargo, el precio de un trono es demasiado alto hasta para mí."

"Entonces sé donde hay un tesoro que compraría mil tronos."

Despacio las burlas desaparecieron de su cara. "Creo que lo entiendes."

"Desde luego que lo entiendo."

"Déjeme entenderlo. ¿Desea rescatar su virtud y su libertad por ese tesoro increíble?"

Ella frunció el ceño. "No sea tonto. Nada de eso es suyo para dar. Yo no cambiaría Gwynthal para algo que es sólo mío para ceder o tomar."

"¿Gwynthal?"

"El lugar de mi nacimiento."

"¿Y el escondrijo para ese tesoro espléndido?"

Ella cabeceó. "Nunca ha visto tesoro tan hermoso. Esmeraldas y rubíes y cuencos de oro…" Ella se calmó cuando comprendió que él la miraba totalmente sin expresión. "No me cree, puedo demostrárselo."

"¿Cómo?"

"Venga conmigo a Redfern."

"¿Y me mostrará ese tesoro? Pensé que estaba en ese GwynthaL"

"Está, pero puedo mostrarle en Redfern que existe." No dijo nada, y ella preguntó, "¿Por qué vacila? Le doy lo que usted quiere."

"No me ha dado nada." Sus ojos se le acercaron, merodeando sobre sus pechos. "Nada."

El calor la atravesó otra vez, y por un momento se sintió como si estuviera una vez más apretada fuertemente a aquel árbol, su cuerpo enorme rozándola. Ella levantó su barbilla. "Negocio con un tesoro más allá del precio y de todo lo que usted puede hablar es de copular."

"Quizás porque es todo en lo que puedo pensar." Su mirada fija se levantó hacia su cara. "¿Qué tomará por ese tesoro más allá del precio?"

Él todavía no la creía pero, al menos, no estaba nervioso para extender la mano y tomar lo que él quería. "Deseo el paso seguro y a salvo a Gwynthal y su protección en el viaje. Cuando lleguemos allí y usted tiene el tesoro, deseo que se marche y abandone Gwynthal." Ella añadió mordazmente, "es muy poco pedir por un trono."

"Muy poco." Él rió. "Si hay un tesoro. Admito que encuentro curioso que un esclavo no use el tesoro en el mismo para comprar su libertad, si no un trono."

"Venga a Redfern y le daré la prueba."

En vez de consentir, él preguntó, "¿Por qué desea muchísimo ir a Redfern?"

"La prueba está allí."

Despacio sacudió su cabeza. "Esto no es todo, ¿verdad?"

Le tentó decirle lo de Adwen, pero era posible que pudiera sospechar que ella lo atraía a Redfem sólo por su causa. En realidad, eso era lo más próximo a la verdad. "Es todo lo que le interesa."

Sus labios se apretaron. "Pero no todo lo que le preocupa a usted. ¿Podría ser que anhele tanto a aquel hermoso Judas que está tan deseosa de complacerme?"

"La prueba está allí," ella dijo otra vez. "Malik estará bastante bien para viajar en una semana de tiempo. Vaya a Redfem y no tendrá ninguna necesidad de buscar favores con William para una propiedad ínfima."

"No busco favores." Él la estudió y luego dijo suavemente, "Estás intentando practicar juegos conmigo. Esperas que la burla me moleste."

Cielo querido, era inteligente. "¿Por qué debería hacer eso?"

"Para incitarme a hacer lo que deseas."

"Le doy lo que quiere," ella dijo desesperadamente. "¿Por qué no escucha?"

"Porque no creo en tesoros míticos."

"¡Entonces es un idiota!"

El asombro se reflejó en su cara. "Por Dios, es posible que en realidad piense que usted podría darme ese tesoro."

"Vaya a Redfern."

Él sacudió su cabeza. "William ya está irritado porque me quedé aquí cuando Malik fue herido. No sería sabio retrasar la conexión con él."

"Dijo que no busca favores."

"También no cometo el error de desafiar a un monarca cuando no llevaré nada a cambio."

"Le dije-"

"Pero no me convenció. Puede creer lo que dice, pero también piensa que puede curar a un hombre durmiendo con él." Él de repente rió con infinita sensualidad y ofreció su mano."Venga. Cure mi aflicción, Brynn de Falkhaar."

"¡No!" Ella de repente perdió su carácter. "¿Por qué debería? Eres un estúpido y ciego Normando que preferiría estar en celo que alcanzar y asir lo que es importante para él. Merece revolcarse en el polvo de William. Malik se equivocó. Tiene los sesos de un buey y preferiría hundirme en el fango que-"

"Es bastante."

"No es bastante. Viene aquí y me lleva como si yo no fuera nada y luego pienso que yo debería acostarme a sus invitaciones y-"

"¡Dije que es bastante" Era de repente altísimo sobre ella, sus manos cubrieron su boca mientras la mirada a sus ojos. "Le he tratado con más paciencia de que se merece. Puedo hacer con usted lo que desee. Me pertenece."

Ella le mordió la palma de su mano, y cuando la retiró con una maldición ella dijo. "No pertenezco a nadie."

"¿Ni incluso a su bonito Lord Richard?" Su mano se acercó a su pecho y no hubo ninguna suavidad en su apretón, sólo posesión. "Olvídelo. Nunca le verá o a Redfern otra vez."

¿Por qué persistía en el pensamiento de ella quería recordar a aquella bestia? Él era importante sólo como una amenaza para Adwen. "Tengo que ir a Redfern. Es-" Dio un grito bajo cuando su mano involuntariamente apretó su pecho.

Para su sorpresa, él soltó una exclamación baja y la mano se alejó de ella. "No pensé -no comprendo-" Dio vueltas lejos de ella y dijo de forma titubeante, "No es mi costumbre ser un bruto con las mujeres."

Siguió mirándole fijamente con sorpresa. Parecía sinceramente trastornado por haberla herido. Ni Delmas ni Lord Richard habrían tenido un pensamiento por su dolor si hubieran tenido lo que ellos querían.

Se volvió y frunció el ceño hacia ella. "Aunque es completamente su propia falta. Tentaría a un santo a la violencia."

"No tiene ninguna semejanza con un santo."

"¿Ve? Tiene una lengua que quemaría-" Se paró y claramente intentó recobrar la compostura. "No tengo ningún deseo de hacerle daño."

"¿No piensa que la violación me haría daño?"

"No si no lucha conmigo."

"¿Eso es todo lo que quiere? ¿Un cuerpo para yaciendo laso y sin vida mientras usted se desahoga?"

"Es lo que la mayor parte de los hombres querían-" Él se interrumpió y luego las palabras cayeron con ferocidad. "No, por Dios, la quiero caliente y dispuesta. Quiero que gima y tiemble cuando entre en usted. Quiero que se mueva contra mí y me permita tenerla de cualquier manera que yo la quiera."

Ella tembló ahora. "No puedo entregarme de buena voluntad. No pasará."

"Casi lo hizo. Pasará de nuevo. Su Lord Richard tenía razón; tiene una naturaleza apasionada." Sus labios se torcieron. "Pero parece que debo enseñarla a canalizarla sólo en mi dirección."

¿Pasión? ¿Era esa caliente, poderosa convulsión realmente pasión? Todo lo que era, era demasiado fuerte y debía ser desterrado. "No quiero-"

"Lo quiere, pero quizás quiere que esperemos más a Redfem." Él hizo una pausa. "¿Negociamos, Brynn?"

"Ya he intentado negociar con usted."

"Pero no pienso que fue completamente honesto y no podría demostrar buena intención. Es siempre necesario en tal pacto." Él rió. "Hay una posibilidad de que tenga la prueba de este tesoro en Redfern. Hay también la posibilidad de que desee arrastrarme allí por sus propios motivos y gastar mi tiempo. Para arriesgarme debo tener compensación."

"Una visita a Redfern no le tomará mucho tiempo. Es sólo una distancia corta desde aquí."

"Sin embargo, debo ser compensado." Estuvo silencioso un momento y luego añadió, "En una semana Malik será capaz de viajar. Es su decisión si vamos a Redfem o seguimos a William a Londres."

Él se giró y la abandonó.

Miró fijamente detrás de él, asustada por la aspereza de su partida. La primera incursión había terminado y ella había ganado. SI el retraso pudiera llamarse una victoria.

Desde luego el retraso era una victoria, rápidamente aseguró. Él le había dejado la decisión de ir a él y totalmente no había descontado su oferta del tesoro. Tenía buena voluntad, y tenía una semana para convencerlo de que nunca le daría lo que él deseaba y que debería aceptar el premio mucho más grande a su disposición de Gwynthal.

Una semana podría ser un largo tiempo.


Una semana no era mucho, Gage pensó mientras cruzaba el campamento.

Era demasiado maldito tiempo. ¿Qué infiernos le había conducido a alejarse de ella otra vez? Era un idiota y tan suave como uno de aquellos tontos insulsos trovadores que cantaban. Podría haberla tenido. Incluso ahora podría estar entre sus muslos, sus manos exprimiendo aquellos pechos que había sentido tan firmes y calientes a través del paño de su vestido. Podría moverse y escuchar su grito mientras él clavaba sus manos en-

Cristo.

Estaba dolorido; duro y a punto de reventar. Se paró en el borde del campamento y extendió la mano para apretar el tronco de un árbol con una mano. Sus dedos se hundieron en la corteza hasta que un ligero dolor lo atravesó. Le dio la bienvenida como una distracción de ese otro dolor que le enfurecía.

Ella vendría a él. Quería volver a ese Redfern. No tenía que aplicar la fuerza. Ella vendría y le dejaría tenerla. Sólo tenía que esperar.

¿Esperar?

Por la sangre de Dios, estaba duro y tieso como un semental que huele a una yegua en celo.

Él podría esperar.

Una semana no era demasiado tiempo.


"Deseo que te marches, Gage." Malik suspiró. "¿Brynn me dice debo descansar y mantener una mente serena, y cómo puedo hacerlo contigo merodeando alrededor de la tienda como un tigre preparado para saltar?"

"No merodeo." Gage dejó de merodear, lanzó abierto la solapa de la tienda, y miró a la oscuridad. "¿Dónde está ella?"

"En el bosque. Le gusta el bosque."

"¿Le gusta?" En los tres pasados días ella seguramente había pasado bastante tiempo dando paseos por la maleza. No estaba seguro de si era porque, como Malik dijo, le gustaba los bosques, o quería evitarlo. De una manera u otra no le gustaba esto. "Debería haberle dicho que no fuera. LeFont me dijo que hay jabalís salvajes en estos bosques."

"Estoy seguro de que tú se lo has dicho."

Él se lo había dicho y ella le ignoró. No que su indiferencia d sus deseos en este caso fuera excepcional. Ella apenas lo había mirado o había hablado una palabra desde aquel día en la charca. "Parece que tienes más influencia sobre ella que yo."

"Ella dice que está sana y salva en el bosque." Hizo una pausa. "Pienso que tiene más miedo de las bestias humanas que de los animales."


"Los soldados no la molestarán. Saben que ella es mi propiedad."

"Yo no hablaba de los soldados."

Gage sabía de que hablaba, pero había decidido entender mal. Estaba claro que Malik no tenía intención de permitírselo."Dilo."

"¿Si ella se opone tanto a que la lleves a su cama, por qué no permites que gane la batalla?"

"El infierno permitiré," él dijo severamente.

"Sabía que esa sería tu respuesta." Malik suspiró otra vez. "Solamente pensé que podía intentarlo."

Gage se giró para afrontarlo. "Antes dijisteis que debería acostarme con ella cuanto antes. ¿Qué te ha hecho cambiar?"

"He llegado a conocerla mejor. Para muchas mujeres, tomar a un hombre es un asunto fácil, alegre. Para ella no sería así. Ella no podría levantase de tu cama y alejarse."

"¿Crees que debo enviarla de vuelta a la cama de Richard en Redfern? Por Dios, no lo haré. Si ella puede acostumbrarse a agradar a ese hijo de puta, ella puede tomarme. Ella lo ha hecho con él. No la enviaré a Redfern, no voy a hacer caso de sus súplicas y tomarla allí."

"Quizás no es Richard. Quizás dijo la verdad sobre este tesoro."

"Y quizás no lo hizo. ¿Cómo un esclavo estaría enterado de tal cosa?"

"¿Cómo un esclavo sabe leer y escribir? Es una habilidad que no muchos nobles poseen en este país sumido en la ignorancia."

Él frunció el ceño. "¿Ella puede leer?"

Malik cabeceó. "Y escribir."

"¿Ella te dijo eso?"

"Lo mencionó de pasada."

"Pareces tener su completa confianza. ¿Qué mencionó más como de 'pasada'?"

"Nada. Es cautelosa como un pájaro asustado. No me lo habría dicho si no se la hubiera escapado." Puso una cara. "Y no me fulmines con la mirada. No tengo ningún deseo de estar de pie entre vosotros dos. Sería de lo más incómodo."

"Entonces no interfieras."

"Debo hacer lo que mi corazón dicte," dijo simplemente.

"Podría intentar hacer lo que dicte tu cabeza," Gage dijo secamente. "Salvará considerables hinchazones y contusiones."

"¿Le está amenazando?" Gage se giró para ver a Brynn que está de pie en la entrada de la tienda. Ella frunció el ceño mientras avanzaba. "¿Amenazaría a un hombre enfermo y desvalido?"

"Sí, venga y protéjame, Brynn." Los ojos de Malik brillaron con travesura debajo de sus semi-cerrados párpados, y ofreció una mano suplicante. "No puedo defenderme de este bárbaro."

Brynn estudió su expresión cándida y luego gesticuló. "Te defiendes muy bien tu mismo," dijo, arrodillándose al lado de él, "y el engaño merece hinchazones y contusiones." A pesar del ácido de sus palabras, sus manos eran apacibles cuando retiró la cubierta más cercana a su garganta.

Una hoja diminuta de arce escarlata se había prendido en su pelo color oro marrón, y él recordó la pesarosa observación que ella había hecho sobre que su pelo espeso era como una red. Gage podía oler el olor de aire de la tierra y de crujiente otoño que se adhería a ella. Su piel brillaba a la luz de la linterna y el aire parecía vibrar con la vitalidad que ella exudaba. Quería dar un paso para aproximarse y quitar la hoja de su pelo y después con cuidado deslizar sus dedos por el brillante grosor.

Suavidad. Era la primera vez que él quería tocarla con ternura, descubrió. Por lo general su cuerpo estaba demasiado listo y dolorido para pensar en nada más que en la lujuria que lo atormentaba.

"No debería ir al bosque sola," dijo bruscamente.

Se puso rígida, pero no le miró. "Estoy bastante a salvo."


Su cautela lo irritó más de lo habitual. "Es mi decisión que no lo haga." Añadió burlonamente, "no tendré mi propiedad dañada."

Su mano se apretó sobre la cubierta de Malik, pero ella contestó uniformemente, "Como puede ver, no estoy dañada." Se giró para alejarse y ordenó, "Apague la linterna. Malik tiene que dormir."

Malik hizo un movimiento para levantar la cubierta para que ella se acostase a su lado.

"No." Ella le sonrió. "Es tiempo de que duerma solo." Ella se quitó su capa y la extendió a unas yardas de distancia sobre la tierra. "Estaré aquí si me necesita."

Gage estaba tan sorprendido como Malik. "¿Los dragones han vuelto a sus cuevas?"

"Ríase si gusta. No me preocupa. Hay un tiempo para todas las cosas. Hubiera sido un error abandonarlo antes."

Ella se erizaba por las esperadas burlas, y aún había algo conmovedor y valiente en su desafío. Él bruscamente se volvió, recogiendo una de sus mantas, y le lanzó a ella. "No me río." Él apagó la llama de la linterna. "Por Dios, vaya a dormir."


Cinco

<p>Cinco</p>

LA TARDE SIGUIENTE el sol brillaba intensamente, y Brynn se las arregló para tener a cuatro de los soldados de LeFont acarreando a Malik para acostarlo sobre un camastro fuera de la tienda.

Malik con gran felicidad levantó su cara hacia el sol. "Bueno. Casi me siento vivo otra vez."

Brynn rió. "Pensé que te gustaría. A partir de ahora saldremos un ratito cada día. El sol es un gran curandero."

"No mejor que tú." Malik rió. "Qué dulce, modesta señora. Das crédito a todo y cada uno, pero no a ti misma."

"Yo diría que fue un desarrollo muy sano."

Brynn se giró para ver a Gage que venía hacia ellos.

Él siguió. "Y muestra que la señora es tan sabia como modesta."

Las palabras eran punzantes, pero el tono de Gage carecía de su acostumbrado tono burlón cuando él se dirigió a ella. Era casi… amable. Podía haber hablado a Malik. Era la segunda vez que la había sorprendido. Anoche se había convencido de que el momento de brusca bondad había sido un capricho, pero ahora le miraba como si -oh, no sabía. Probablemente se estaba imaginando esa repentina suavidad, y este anhelo de que un sueño pudiera hacerse realidad era muy peligroso.

Alejó su mirada fija. "No demuestra ser sabio decir la verdad. El aire limpio y la luz del sol son-"

"¡Ho! ¡Permiso para acercarme!"

Brynn conocía aquella voz. El temor la enfrió mientras se dio la vuelta para mirar a Lord Richard andando por la colina. Él reía ampliamente y vestía su mejor abrigo de lana azul con el armiño en buenas condiciones. La luz del sol hizo que su pelo brillara como el oro y fuera totalmente el más espléndido y atractivo de los caballeros.

Gage se puso rígido al lado de ella, y ella pensó que le había oido murmurar sin aliento una baja maldición. Cruzó hacia adelante e hizo señas a el soldado para permitir a Richard pasar.

"¿Quién es este?" Malik murmuró.

"Lord Richard de Redfern," ella dijo distraídamente. ¿Por qué estaba él allí? ¿Adwen la necesitaba? No, él no se habría vestido con lo mejor y hecho el viaje por Adwen. Tenía algún otro objetivo.

Malik dio un silbido bajo mientras miraba caminar a Richard por el campamento. "Un tipo muy atractivo."

"Sí."

Gage la miró sobre su hombro y masculló, "yo podría recordarte que 'el tipo atractivo' te tiró a mí sin remordimientos."

Ella frunció el ceño. "No esperé menos."

"Entonces porque le muestras una mansedumbre que nunca me has mostrado a mí."

Ella recordó las palabras cáusticas de Richard sobre el paseo a Hastings. "Él no me cree mansa."

Aquellas palabras fallaron a favor de él también. "Sí, él me dijo que a menudo mostraba una habilidad que-" Se paró con otra maldición y anduvo hacia adelante para encontrar a Richard.

"No manejó eso bien," dijo Malik con desaprobación. "Gage está en un estado muy delicado en este momento. No debería haberse burlado de él."

Su frente se arrugó con turbación. "No sé de que habla. No me burlé. Simplemente dije la verdad."

"Entonces quizás sería mejor no hablar en absoluto de su amo anterior. A Gage no le gusta."

Ella sacudió su cabeza con impaciencia. No podía preocuparla menos lo que Gage hiciera o le gustara actualmente. Lo más importante era descubrir por qué Richard estaba allí.

Gage se paró delante del caballo de Richard y dijo de manera cortante, "pensé que le habíamos visto por última vez. ¿Qué hace aquí?"

Richard mantuvo la sonrisa firmemente sobre su cara. "Vengo con una invitación." Su mirada fija vagó hacia donde estaba Brynn de pie al lado del camastro de Malik. "Ah, Brynn, veo que has usado tus habilidades de forma completamente ventajosa. ¿Cómo está nuestro soldado herido?"

"Está mejor," ella dijo con reserva.

"Tiene buen aspecto." Él rió. "Pero desde luego, siempre tiene buen aspecto."

"¿Qué invitación?" Gage preguntó.

"Redfern," Richard respondió. "Le invito a venir a Redfem."

"¿Por qué?"

"Espero que lo escogerá como su regalo de William."

La sorpresa parpadeada sobre la cara de Gage. "Qué generoso," dijo con ironía. "¿Desea darme sus tierras?"

Richard se encogió. "Como usted dijo, William se comprometió a dar mi propiedad a uno de sus barones. He evaluado la situación y he decidido que sería mejor tratar con usted."

"No tengo nada que tratar con usted. Puedo tomar la tierra y dejarle en el camino."

"¿Pero por qué haría eso? Sé todo sobre Redfem. No podría tener a ningún mejor agente que yo."

"¿Agente?" Los ojos de Gage se estrecharon. "¿Pasaría de amo a agente?"

"Como un principio. Soy un hombre práctico."

"También juzgaría que es a un hombre ambicioso."

La expresión agradable de Richard no se cambió. "Desde luego, pero hay que comenzar en algún sitio."

"Es un Judas. ¿Por qué debería tomar a un agente en quien no tengo ninguna confianza?"

"Judas tuvo la reputación de ser un hombre muy inteligente, y los hombres inteligentes son útiles. Además, Cristo quiso ser traicionado. Usted no lo toleraría. Me miraría cada minuto." Él añadió persuasivamente, "Venga a Redfern y vea lo que tengo que ofrecerle. ¿Es una propiedad excelente, rica, no es verdad, Brynn?"

" Sí."

Gage no la miró. "No se meta en esto, Brynn."

"¿Ella le ha disgustado?" Richard preguntó. "Ahora que ella ha hecho su deber hacia su hombre, quizás le gustaría que le librara de ella. Estaré contento de llevarla de vuelta."

"¡No!" Los ojos de Brynn se ensancharon con violencia por el tono de Gage. Él se recuperó rápidamente y dijo de manera cortante, "Ella no me ha disgustado. Encuentre a otro esclavo. Éste es mío."

Richard se encogió. "Simplemente procuraba aliviar su carga. ¿Vendrá a Redfern?"

"Pensaré sobre ello." Él se volvió sobre su talón. "Es poco probable."

"Me preguntaba si podría-" Richard vaciló. "¿Entiende que no infringiría sobre sus derechos o propiedad, pero puedo hablar con Brynn a solas?"

"No, no puede," Gage dijo rotundamente.

¿Adwen? Brynn se preguntó con alarma.

Richard cabeceó con resignación. "Simplemente deseaba darle noticias de Redfern, pero, si eso le ofende, yo no pensaría-"

"Eso me ofende." Gage subió la colina hacia Brynn y Malik. "Buenos días, Lord Richard."

"Buenos días." Richard giró su caballo y comenzó a bajar la pendiente colina.

"¡Espere! " Brynn lo persiguió. "Espere, quiero a-"

"¡No!" Gage agarró su muñeca, tirando de ella. "No irá hacia él."

"¡Déjeme ir!" Ella dijo con ferocidad. "¿No le oyó? Tiene noticias. Debo-" Se liberó y voló colina abajo. "¡Espere!"

Richard se frenó y se giró con una risa. "Rebelde como siempre. No pensé que le permitirías pararte." Él echó un vistazo más allá de ella. "Pero pienso que no tenemos mucho tiempo. El Normando acecha desde aquella colina, como un nubarrón."

Ella no miró hacia atrás. "¿Qué tal está Adwen?"

"Ah, ella no está bien. Tuvo otro ataque de fiebre hace dos noches. Te llamó a gritos, pero no estabas allí."

"Desde luego no estaba allí." Ella lo miró airadamente. "Usted me trajo aquí."

"Pero esto no cambia el dilema de Adwen. Ella te necesita. Debes volver a Redfem."

"Lo intento."

"Inténtalo más duramente," dijo Richard. "El Normando parece bastante posesivo contigo. Debe haberle dado mucho placer. Convéncele de que te devuelva a Redfern."

"¿Quién cuidada de Adwen? ¿Alice?"

Richard sacudió su cabeza. "Alice tiene otros deberes ahora."

"Entonces, quien-"

"Regrese con Malik." La mano de Gage se acercó a su muñeca y la giró lejos de Richard. "¡Ahora!"

"Necesito decir-"

"Hemos tenido nuestra discusión," interrumpió Richard. "No debemos enfadar a Lord Gage. Espero verles a ambos en Redfem." Espoleó su caballo y se fue a galope colina abajo.

Brynn miró fijamente detrás de él con una agónica preocupación. No necesitaba preguntar que labores estaba realizando Alice. ¿Significaba que Richard no había designado a nadie para preocuparse de las necesidades de Adwen? Hasta él no podía tratar a su esposa con tal indiferencia. El único deseo de Adwen era agradar y permitir amar. Recordó aquella noche del cometa cuando Adwen se había acurrucado a su lado y la había llamado amiga.

"¡Deje de mirar de esa manera!" Gage dijo rudamente. "Se ha ido y gracias a Dios." Tiró de ella hacia el campamento. "Nunca me desobedecerá otra vez. Nunca perseguirá eso -buen Dios, está llorando."

Ella no había sido consciente de las lágrimas que corrían por su cara. Las lágrimas eran una debilidad, y ella no debía mostrar ninguna debilidad. Tenía que correr lejos y esconderse. Esconderse y pensar… Pobre Adwen…

"¡Déjeme ir!" Ella se soltó a tirones de él y corrió como loca el camino hacia la profundidad de los árboles que bordeaban el bosque.

Los bosques…

Ella estaría sana y salva allí, como lo había estado hace muchos años.

"¡Brynn!" La llamada de Gage sonó detrás de ella. "¡Vuelve aquí!"


Ella volvió al campamento alrededor de medianoche. Parecía desierto, notó de manera aburrida. Pero nunca había estado fuera hasta esa hora. Quizás siempre había esa tranquilidad.

"Gracias a Dios," dijo Malik con alivio cuando ella entró en la tienda. "¿Estás bien?"

"Desde luego que estoy bien." Ella se arrodilló al lado de él. "Debería estar dormido. ¿Cómo espera curarse si no descansa?"

Él rió en silencio. "¿Cómo espera que descanse si tengo que despertarme y preocuparme de usted? Yo estaría bastante lejos con Gage recorriendo los bosques."

"¿Está buscándome?" Fatigosamente recorrió sus dedos por su pelo. Desde luego él quería ir detrás de ella, ella pensó amargamente. Ella era la propiedad.

"Desde que se marchó y con la mayor parte de los hombres de la compañía." Él sacudió su cabeza. "No va a estar contento con el problema que has causado."

"No tenía que ir detrás de mí."

"Él diría que no tenías que irte corriendo lejos." Él cloqueó reprobadoramente. "Parece como si hubieras estado rodando por las hojas. Tu cara está tiznada y tienes ramitas en tu pelo."

"Yo no me escaparía. Todavía tengo mi deber contigo." Ella vertió el agua de la jarra en el tazón de madera. "Lord Richard trajo noticias perturbadoras. Tenía que pensar."

"Yo diría que ese Lord Richard raras veces no trae nada que no sean problemas. Estamos mejor libres de él."

"No estoy libre de él." Aquellas horas en el bosque había comprendido que nunca estaría libre de él mientras Adwen estuviera en su poder. No podía continuar. Debía hacer algo para cambiar la situación. Salpicó su cara de agua fría y luego se limpió con un suave paño limpio. "¿Mejor?"

Él cabeceó distraídamente. "Gage pensó que podrías haber ido a Redfern detrás de ese joven toro castrado."

"¿Por qué haría eso? Él sólo me perseguiría y me traería de vuelta." Sus labios se curvaron con desdén. "Los buenos Señores no permiten a su propiedad vagar."

"Estoy feliz de que comprendas esto."

"Ah, comprendí muchas cosas mientras estaba en el bosque esta noche." Ella apagó la linterna y se acostó sobre su capa. "No los hacen a ellos buenos. Buenas noches, Malik."

"¿Solamente va a dormir?"

"¿Por qué no?" Ella tiró la manta sobre ella. "Estoy muy cansada."


"¿Mientras Gage está fuera sacudiendo los arbustos en tu búsqueda?"

"Le hará bien. Juzgo que tiene mucha energía que no es capaz de gastar más tarde."

Hubo un momento de silencio y después una sonrisita vino de la oscuridad. "Ah, sí, mucho energía."


Gage no volvió hasta las últimas horas de la noche.

Él era altísimo sobre ella, la linterna en su mano alumbraba la severidad de su expresión.

Estaba muy enfadado, comprendió con somnolienta. ¿Bien, qué había de diferente en eso? Parecía que siempre estaba enfadado o molestó con ella.

"Me gustaría estrangularla," él chirrió.

Violencia y rabia… y algo más. Ella no podía ocuparse de ello entonces. "Vaya a dormir," ella murmuró. "Hablaremos por la mañana."

"¿Nunca se le ocurrió que podría haberse perdido en aquellos bosques, que hay bestias que podrían desgarrarle?"

"Estaba sano y salvo."

"¿Sola en los bosques, sin medios para defenderse?"

Él no comprendió que nadie de eso importaba. El bosque siempre aceptaba y protegía a los suyos."Segura…" Ella se giró y cerró sus ojos. "Hablaremos por la mañana."

"Hablaremos ahora. Es tiempo de que comprendas quien es el amo y quien es el esclavo."

"Mañana…"

Podía sentir como la miraba, sentía las ondas de frustración y la violencia explosiva que él emitía. Medio esperaba que él apartara a un lado la manta y la moviera bruscamente a sus pies, para sacudirla, para lanzarla a la tierra y-

Él se giró y cruzó hacia su propio camastro.

Ella nunca lo había visto más feroz o peligroso.

Él nunca había estado tan enfadado con ella.

¿Por qué no había tenido miedo? Era como si algún cambio sutil hubiera ocurrido entre ellos. ¿Confianza? Imposible. Seguramente no tenía ninguna confianza en ella y no debía; hubiera resuelto usar cada medio posible para liberarse ella y Adwen. ¿Cómo podría tener confianza en él cuando el sólo quería usar sus habilidades y su cuerpo, para poseerla? Aún en aquel primer momento al despertarse, si bien ella había visto la amenaza, de algún modo se había sentido a salvo…

Tonterías. Probablemente había sido el entumecimiento que había embotado su temor del Normando. Nada había cambiado. Él era el enemigo y debía ser tratado con la misma cautela que Delmas y Lord Richard.

No, él no era como ellos. Gage Dumont podía ser despiadado, pero él nunca conspiraría y usaría la debilidad como medio para un fin. La rapidez con la que ella instintivamente rechazó la comparación la asustó. No debía ablandarse hacia él ahora. Debía usarle como él quería usarla. Él era el enemigo.


Ella no se despertó hasta casi el mediodía del día siguiente, y cuando abrió sus ojos vio a Gage sentado a sólo unos pies de distancia.

"¿Podemos hablar ahora?" Preguntó con gravedad.

Se despertó totalmente en el espacio de un latido del corazón. Se sentó muy erguida y tiró de la manta. "En este momento". Ella echó un vistazo alrededor de la tienda. "¿Dónde está Malik?"

"Fuera a la luz del sol. El día está templado. Es casi como de verano."

"Iré a preparar su comida."

"LeFont ha escogido a un hombre para que cuide de él. No la necesita." Él hizo una pausa. "Lo que pasó ayer no debe pasar otra vez. Hablaremos, Brynn."

"No discuto con usted." Ella agarró su capa y un trozo de jabón y cruzó hacia la entrada de la tienda. "Pero me siento asquerosa y medio dormida. Voy a la charca y me lavaré. Venga conmigo si gusta."

Ella esperó que él la rechazara. No estaba preparada para él aún.

"Seguramente que iré."

El sol era tan caliente como Gage había dicho, y ella contempló a Malik que contentamente dormitaba. Ella bajó la colina y entró en el bosque. Se arrodilló al lado de la charca y comenzó a salpicar su cara y luego gesticuló cuando vio su reflejo en el agua. Las escasas abluciones que había hecho anoche apenas habían rascado la superficie. Su pelo estaba enmarañado con la suciedad y las hojas y su cara-

Se tensó cuando oyó el crujido de las botas de Gage sobre las hojas secas mientras venía detrás de ella. No estaba lista. Quizás podría encontrar una manera- No, ella debía parar poniendo reparos. Había llegado a una decisión ayer y, si tenía que hacerlo, debería hacerlo con audacia y según su voluntad, no la suya.

Se levantó y lo afrontó. "Estaré con usted tan pronto como esta suciedad se limpie." Ella se levantó y desató el lazo de cuero que sujetaba su pelo. "Lamento estar sucia." Su pelo cayó sobre sus hombros y movió sus dedos por él. "He notado que tiene una aversión similar. Me sorprendió. Según el rumor, los Normandos se bañan sólo una vez al año."

"Y los Sajones tienen dos cabezas y escupen fuego y azufre. Sólo los tontos creen los rumores. ¿Ahora que hemos terminado con este discurso sobre la limpieza, me dirá que la trastornó tanto que se escapó y se perdió en el bosque?."

"No me perdí."

"No sea evasiva. ¿Qué le dijo aquel bastardo? Él era- ¿Qué diablos hace?"

"Quitarme mi vestido." Ella no lo miró mientras desechaba la ropa y luego se inclinó para desatar sus zapatos. "Le dije que no me gustaba-" Ella cruzó desnuda la charca hasta que el agua estuvo a la altura de la cintura. El agua estaba helada peor no sintió frío. Su carne estaba ardiendo…

"Míreme," Gage ordenadó con voz ronca.

Ella no quiso mirarlo. Quería zambullirse bajo el agua y refrescar su cuerpo rojo. Se obligó a girar y encontrar su mirada fija.

Ella inhaló bruscamente y estuvo de pie allí, mirándolo desvalidamente.

"¿Por qué?" Él preguntó. "¿Por qué ahora?"

"Es necesario." Ella tragó. "Debo ir a Redfern y usted dijo que debía ser… compensado."

Estaba de pie mirándola fijamente, un rubor cubría sus mejillas, las ventanas de su nariz se ensanchaban ligeramente.

Ella no podía llevar esto. Se volvió, bañando su cabeza en el agua, y febrilmente comenzó a lavar su pelo. "Aunque piense que la posibilidad de ganar un tesoro sería bastante compensación."

"No es bastante."

"Entonces es tan avaro como todos los hombres."

"Probablemente más avaro."

Brynn oyó un chapoteo. Ella se abrazó y le miró cruzar desnudo hacia ella. Poder. Muslos musculosos y pantorillas hendidas en el agua como si esto fuera un campo de batalla para ser conquistado. Un triángulo negro de pelo cubría su amplio pecho y rodeaba su-

Ella rápidamente subió su mirada fija hasta su cara e inmediatamente deseó no haberlo hecho. Su expresión había cambiado, se había intensificado, se habían hecho casi sensual. Él se paró al lado de ella.

"Soy avaro," él dijo densamente, "y más lleno de lujuria que cualquier hombre que alguna vez hayas tenido. A veces he querido devorarte, absorberte." Él extendió la mano y tomó el jabón de ella. "Todavía quiero." Enjabonó sus manos y luego tiró el jabón a la orilla. "No te muevas."

Ella no podía moverse aunque quisiera. Sólo podía alzar la vista hacia él mientras se aproximaba paso a paso. Se sentía enganchada, fascinada, incapaz de pensar.

Sus manos jabonosas se acercaron a sus pechos.

Ella saltó por el choque y su apretado agarrón. "No, no otra vez," él refunfuñó. "No me abandonas otra vez."

"No estaba… intentando escaparme."

"Bueno. Porque no va a pasar. Nunca otra vez." Sus manos se movieron sobre sus pechos, con cuidado pellizcando los pezones. "¿No sabes cómo sentí en el bosque anoche esperando que en cualquier momento te encontráramos muerta sobre la senda?" La acarició en las sombras, donde el agua estaba sólo hasta sus pantorrillas. "Estira tus piernas." Sus manos jabonosas ahondaron a bajo y comenzaron a frotar la espuma en ella.

Ella se arqueó hacia atrás por la sensación indescriptible que se disparó por ella. "¿Qué… estás haciendo?"

"Aliviarte." Dos dedos con cuidado entraron y comenzaron acariciar rítmicamente. "Soy un hombre grande. No quiero hacerte daño "

Que curioso, ella pensó aturdidamente. Delmas nunca se había preocupado si la hacía daño mientras su propia lujuria se saciaba.

Otra mano de Gage todavía sondeaba, su pulgar daba vueltas cuando encontró…

"¡No!" Ella gritó y se agarró a sus hombros.

Él se paró. "¿Te hice daño?"

La sensación era tan intensa, había parecido como dolor, pero ahora comprendió que la presión no había engendrado dolor pero una caliente palpitación y un vacío terrible. "Yo -no creo -así… "

"Bueno, porque no puedo esperar más." Sus grandes manos ahuecaron sus nalgas y la levantó. "Abrázame con tus piernas."

"Por qué -"

¡Él se hundió profundamente!

Ella dio un grito bajo y se agarró a él con muslos y manos mientras sus caderas se movían hacia adelante y hacia atrás y sus grandes palmas la sujetaban uniéndola a él. Ella se sintió ensanchada, parte de él. Ella no sabía que los hombres tomaban a las mujeres de esta manera, pensó confusamente. Quizás ellos no lo hacían. Sólo un hombre de la enorme fuerza de Gage podría-

"Muévete," él dijo espasmódicamente en su oído. "Ven a mí, dame…"

Ella ya se estaba moviendo, dándole el ritmo que él exigía. Quería estar más cerca, tenía que estar más cerca.

Él estaba atravesando el agua hacia la orilla, sosteniendo su unión mientras se movía desesperadamente contra él. Ella había visto el acoplamiento de animales en el bosque con esta misma urgencia. Ella no era un animal…

Pero ella tenía que moverse, tenía que dar…

Ella estaba sobre su espalda sobre las hojas sobre la orilla y él era una forma masiva sobre ella.

Dentro. Fuera. Largo. Corto. El cielo era un aspecto azul borroso más allá de su hombro, y con cada aliento que sollozaba ella recibía el olor rico de la tierra y el pino y el jabón. El sonido de hojas secas que crujían bajo sus cuerpos era tan sensual como su áspera respiración en su oído. Él no se contentaba con tomarla, haciéndola dar todo.

No era decente, ella pensó desordenadamente. La estaba absorbiendo mientras le decía lo que quería que hiciera. Ella no quería sentir esto.

"¡Dámelo!" Su tono era gutural. "No me resistas. Te estás refrenando."

¿Qué quería? No podía dar más de ella de lo que estaba haciendo.

Gritó cuando él la demostró su error. Su espalda se arqueó hacia arriba mientras su cuerpo se atormentaba por la liberación.

Ella yacía allí jadeando, estremeciéndose mientras los increíbles espasmos la atravesaban.

"Sí, eso es lo que quiero." Su sonrisa era salvaje mientras él se movía más rápido, más duro. Se puso rígido y luego gimió y bajaba progresivamente sobre su cuerpo.

Él la había dado su semilla, ella comprendió. Qué extraño que no sintiera ninguna repulsión. La necesidad se había ido, pero la paz que seguía era como un caliente, calmante bálsamo. Nunca había sido como esto antes. Sus brazos instintivamente se apretaron sobre los musculosos hombros de Gage.

Él levantó su cabeza y bajó la mirada hacia ella. Un rizo de pelo negro estaba sobre su frente y se balanceaba con cada aliento. "¿Sacrebleu, qué me hicisteis?"

Ella no sabía lo que quería decir. Sus palabras no tenían sentido, cuando era él quien había instigado a esta increíble conexión. "Nada". Su voz era tan débil, era casi inaudible. ¿Dónde estaba la audacia y la autoridad que ella había esperado conservar con esta situación?

"Diablos que no lo haces." Sus brazos se apretaron alrededor de ella y dio una vuelta sobre su lado, todavía manteniéndola unida a él. La acción la sobresaltó. Delmas siempre tomaba su placer y luego la dejaba sola. Ella se sintió encadenada, poseída, como una parte de su gran cuerpo mientras duraba el acto en sí mismo.

"Yo… deseo que me dejes," ella susurró.

"¿Por qué?"

"No es… adecuado."

Él rió en silencio. "Discrepo. Estás tan maravillosamente apretada, es un poco cómodo, pero quepo muy bien."

El calor picó sus mejillas. "Y tan débil conversación no cabe tampoco. Es esto como los Normandos conducen su…" Ella se calmó, mientras no podía encontrar la palabra para lo que había transpirado entre ellos. No era el acoplamiento que conocía.

Él ladeó y deslizó su lengua sobre su pezón y después hizo una mueca. "Todavía sabes a jabón. Temo que yo no te aclarare a fondo. No me sorprende. Casi te tomé mientras estabas con el agua hasta la cintura."

¿Cómo habría sentido eso? El agua fresca y él caliente y duro dentro de ella…

Él mordisqueó de repente el tenso pezón. "Veo que te gusta la idea. ¿Volveremos en la charca?"

Dulce cielo, su cuerpo estaba cambiando, estaba a punto. ¿Qué la pasaba? "¡No!" Sus manos se apretaron en puños a sus lados para que ella no las llevara hasta su pelo. "Déjeme ir. Ha sido compensado bastante."

Él se puso rígido. "¿He sido?" Despacio levantó su cabeza y bajó la mirada hacia ella. "No lo pienso así. Soy un hombre que requiere grandes cantidades de compensación." Él deliberadamente alcanzó y ahuecó sus nalgas con sus manos y la acercó más. "Gracias por recordarme que no necesito preocuparme de abusar de ti. Admito que por un momento olvidé cuáles eran los términos de nuestro arreglo." Sus manos se abrieron y se cerraron sobre la suave carne. "Todo esto de la compensación por Redfem. Debes desear muchísimo ir allí."

"Sí."

"Y dime, ¿qué te contó el hermoso joven manirroto para convencerme para te lleve de vuelta a Redfern?" Él habló de una manera casi ociosa, pero había una amenaza subyacente que la llenaba de inquietud.

"Eso no era la razón yo-"

"Ah, entonces lo hizo." Él con cuidado pellizcó su nalga. "Que muchacho tan inteligente para usar a una mujer para lograr sus objetivos. Debes haber tenido buen uso para obedecer sus órdenes para estar tan dispuesta a darme placer." Su tono sedoso se endureció. "Espero que no estés decepcionada. Claramente prefieres a los niños dorados que te usan de puta para ellos."

Ella no debería haber sentido ese dolor cuando era lo que ella quería que él pensara. "Déjeme ir."

"Te dije, que todavía no he acabado." Él de repente se volvió sobre su espalda y la levantó sobre él. " Deberías ser consciente de esto por ahora."

Él era conmovedor dentro de ella, ella comprendió con asombro. "¿Otra vez?"

"Pareces sorprendida." Él alcanzó el monte de sus pechos "Parece que los Sajones tiene poco de que jactarse sobre su virilidad."

"¿Qué haces? En esta posición me siento… muy extraña."

"No durará." Él tiró su pelo sobre sus hombros y lo enrolló alrededor de sus pechos. "¿Otro antes? Bueno. Sé que debería apreciar cualquier pequeño truco que hayas aprendido, pero, por alguna razón, la idea de que tú te acuestes con otro hombre me disgusta."

"No sé trucos."

"Quizás ninguno obvio." Su risa se descoloró y su expresión se hizo severa. "Pero el placer de una mujer provoca bastante, y tienes un apetito definido por el deporte. Entonces no me muestres nada de lo que cada uno te haya enseñado." Sus caderas se movieron hacia arriba a ritmo de cada palabra. "Quiero que finjas que eres como Eva en el paraíso."

Sería una tarea fácil, ella pensó vagamente mientras se agarraba a sus hombros. La lujuria era nueva para ella. Todos esto era nuevo -hambre, necesidad, placer. Se mordió su labio inferior mientras como él comenzó a levantarla con cada empuje, para enviarla hacia aquella liberación explosiva que había conocido antes. Era extraño que el placer violento y la suave curación pudieran venir del mismo acto. Querido Dios, Estaba disfrutando de ello demasiado. Seguramente sólo las putas gustaban a los hombres para hacerles estas cosas.

Era sólo porque era Gage Dumont. Un hombre de tal poder naturalmente generaría profundos sentimientos. Nunca la había tentado probar este placer con nadie más. Cuando se separaran ella recuperaría su fría aversión a copular. Cuando él se fuera…

El pensamiento trajo extraño, hiriente estirón brusco que la sorprendió y asustó. Ella no se preocupaba por él, se aseguraría rápidamente. Lo usaría como él la usaba y-

"Páralo!"

Ella bajo la miraba hacia él.

Un ceño feroz torció su cara. "Piense en mí," él dijo rudamente. "Sólo en mí, maldita sea."

"Yo no estaba-"

"Estabas." Él empujó profundamente, acelerando el ritmo. "Pero no más."

Su garganta se arqueó mientras olas detrás de olas de placer la bañaban.

Podía ser una debilidad carnal, pero ella sería una idiota por apartar este placer cuando su razón de aceptar al Normando era justa y correcta.

Ella no era una idiota.


Ellos no volvieron al campamento hasta casi el crepúsculo y las antorchas de la tarde alumbrados la ladera.

Brynn frunció el ceño mientras la repentina ansiedad la golpeaba. "No debería haberlo dejado tanto tiempo."

"¿Malik? Me aseguré de que estuviera bien cuidado."

"Pero era mi deber." Y había violado aquel deber, pensó con repugnancia. Había tardado toda la tarde, apareándose repetidas veces como un animal en el celo. ¿Por qué no había protestado? "Debería haber estado con él."

"Dijisteis que él no estaba en peligro." Un rastro de impaciencia mostraba el tono de Gage. "Y puedo indicar que yo era quien la trajo aquí para curarlo y soy quien define sus deberes."

Le miró con sorpresa. "Es verdad que tú me has traído aquí, pero cuando me le entregasteis, tu parte terminó. No puedes decirme como curar o cuales son mis deberes. Sólo puedes decidirme que es necesario ahora." Pero hoy ella había puesto en un lado de la balanza la salud de Adwen y dejó su responsabilidad hacia Malik en otro lado. Cielo querido, era difícil servir las necesidades de todo el mundo. "¿Cuándo vamos a Redfem?"

Era consciente de una leve rigidez en el comportamiento de Gage. "Pronto".

"¿Cuándo?"

"¿Piensas que te mentí? Te aseguro, que siempre mantengo los términos de mis tratos."

"No dudo de tí. ¿Cuándo?"

Él estaba silencioso y luego dijo, "En dos días, si Malik está lo bastante bien para viajar."

"Estará bastante bien. Iremos despacio."

Los labios de Gage se torcieron. "¿Dónde está toda tu preocupación por el bienestar de Malik? Parece desvanecerse en su impaciencia por alcanzar Redfern."

"Eso no es verdad," Dijo con ferocidad. "Pero debo encontrar un justo equilibrio."

"¿Qué tipo de equilibrio?"

Malik contra Adwen. Su deber era con ambas, pero ahora temía que la necesidad de Adwen fuera más grande. Pero Gage no conocía a Adwen y era totalmente fiel a su amigo. "No lo entendería."

Él rió amargamente. "Oh, pienso que entiendo muy bien."

Su tono era tan amargo, ella le echó un vistazo. Luz y oscuridad. Poder y fuerza. Los rayos del sol poniente tiñeron su pelo negro y aún sus ojos azules sostuvieron una luminosidad brillante. Su expresión pareció suavizarse. Ella una vez pensó que era casi feo, sus rasgos demasiado brutales. Aún, hasta entonces cuando no podía ver ninguna belleza, era consciente de aquella aureola de poder que dibujaba. En cualquier parte donde estuviera su presencia la había obligado a luchar para impedir mirarle fijamente. Estaba ejerciendo esa misma fascinación en este momento, pero ahora que conocía sus texturas, era peor. No sólo quería seguir mirándole, quería extender la mano y tocar su áspera plana mejilla y-

Retiró la mirada de él y sus pasos se aceleraron mientras alcanzaban el borde del campamento.

Malik ya había entrado en la tienda y el guisado de conejo rebosaba en el pequeño fuego. LeFont le hablaba a un joven soldado y alzó la vista con una risa mientras Gage y Brynn se acercaban.

"¿Cómo está Malik?" Gage preguntó.

"Haciéndolo bien, mi señor. Tuvo un buen día. Muy bueno. Se sintió bastante bien para participar en un juego de dados conmigo y unos cuantos más." Él gesticuló. "Ahora posee mi silla. Aunque él gentilmente me permite usarla hasta que pueda encontrar el dinero para rescatarla de él."

"¿No le cansó?" Brynn preguntó rápidamente.

LeFont sacudió su cabeza. "Nos paramos cuanto parecía cansado. Podría haberse cansado más pronto. Podría haber terminado el día siendo un hombre más rico."

No debería haber estado lejos tanto tiempo. Que esos fuertes soldados consideraran debilitado no era confiable. Brynn se apresuró hacia la tienda.

Malik alzó la vista con una amplia sonrisa burlona. "Buenas noches, Brynn. Ahora poseo una silla, una brida de montura de plata, y bastante oro para-"

"Así lo escuché." Su color era bueno, sus brillantes ojos oscuros. Estaba probablemente sobreexcitado, pero quizás el día de juego no había hecho daño. Había alcanzado el punto cuando el aburrimiento arrastraba el espíritu, y era bueno para el cuerpo. Se relajó y rió. "Quizás mañana puede dar a LeFont una posibilidad para recuperar su silla." Ella se arrodilló al lado de él. "Pero pienso que debo estar aquí para asegurarme de que no exagere."

Su risa se marchitó mientras decía, "Eso no es necesario. No si Gage… te requiere."¿Hizo una pausa antes de preguntar, "¿No luchó?"

El calor chamuscó sus mejillas. Había esperado que Malik comprendiera que había pasado entre Gage y ella, pero no esperaba sentir esta torpeza… esta posesión. Gage no estaba incluso en la tienda, y aún era como si él estuviera todavía dentro de su cuerpo. "No".

"¿Fue bien? ¿No te dañó?"

"No me hizo daño." Apartó la manta y comprobó su venda. "¿Lo esperaba?"

"No…" Él se encogió. "No es por lo general violento con las mujeres, pero contigo… Ha sido de lo más insólito. Soy feliz de que decidieras rendirte."

"No me rendí," Dijo, picada."Llegamos a un acuerdo."

"¿Acuerdo?"

"Salimos hacia Redfem en dos días." Ella se elevó a sus pies. "Conseguiré su cena."

"Brynn…" Malik sacudió su cabeza. "Sé que cuando tienes poco en tu vida, las atenciones de un hermoso bribón como Richard de Redfern parecerían atractivas, pero él no se merece esto. Aunque si va a Redfern, Gage no le permitirá volver a su cama."

"Volver a-" De repente varias de las referencias obscuras de Gage sobre Richard comenzaron a esclarecerse. "¿Richard le dijo que él me había usado de ese modo?"

"Con alta alabanza para ambos su entusiasmo y sus habilidades lascivas." Malik añadió con cuidado, "Así puedes ver que él no es digno del afecto que le procesas."

Ella lo miró con incredulidad. "¿Afecto?"

"¿No?" La mirada fija de Malik se estrechó sobre su cara. "¿Si no sientes afecto por él, por qué deseas volver a Redfem?"

Durante un instante estuvo tentada a hablar de Adwen. Malik era amable y entendería.

Pero él también se sentiría obligado a decírselo a Gage Dumont, y el Normando era un hombre duro. Podría pensar que ella había colgado el tesoro delante de él para atraerle a Redfem sólo para el bien de Adwen. Dejar a Gage creer que era lo bastante tonta para adorar a aquel monstruo. En este momento él pareció tener algún sentimiento de posesión con ella, y sus instintos de guerrero le conducirían a marchar hacia la guarida de Richard para desterrar cualquier amenaza.

"No dije que no sintiera ningún afecto por Lord Richard." Abandonó la tienda y cruzó con brusquedad hacia el fuego donde LeFont y Gage todavía hablaban.

Gage echó un vistazo lejos de LeFont y levantó sus cejas inquisitivamente.

"Está bien," Ella dijo de manera cortante. Añadió a LeFont mientras llenaba un tazón del caldero que echaba vapor, "e impaciente ver que otros premios puede ganar mañana. Pienso que tiene un ojo echado sobre su caballo, Capitán."

LeFont gimió. "Estaré contento cuando esté de nuevo sobre sus pies. Aunque para entonces, yo también puedo ser suyo."

Una risa tiró de sus labios. "Es completamente posible."

El capitán bosquejó un rápido saludo a Gage y se alejó.

Podía sentir los ojos de Gage sobre ella y sintió una ola de inquietud. Cada acto, cada palabra, parecida diferente ahora. Se movió rápidamente hacia la tienda.

"Espera, " Gage murmuró.

No lo miró. "Malik tiene hambre."

"¿De repente tengo dos cabezas? ¿Por qué no me miras?"

Se obligó a mirarle directamente. ¿Alguna vez sería capaz de contemplarlo sin recordarlo agachado desnudo sobre ella, los músculos de su estómago apretados mientras se movía desesperadamente dentro de ella? De repente experimentó un cosquilleo caliente entre sus muslos.

"Ah, eso está mejor," dijo suavemente. Extendió la mano y tocó sus labios con sus dedos. "Tu boca está hinchada. Fui demasiado áspero contigo. Intentaré ser más gentil la próxima vez."

Había sido áspero. Ambos habían sido ásperos y desesperados e insaciables. Ella había encontrado su lujuria con una lujuria tan desvergonzada, pensó con disgusto. Fue todo muy bien para decirse a ella misma que era bueno disfrutar del acto, pero no debía haber sido arrastrada y olvidar su objetivo. Dio un paso atrás, girando su cabeza para evitar su tacto. "No esperaba que fueras amable conmigo. Debes hacer como quieras."

La suavidad desapareció de su expresión. "Y te sometes dócilmente y extiende tus piernas sin importar cuanto lo detestas." Éxtendió la mano y agarró sus hombros. "No me mientas. No fuiste ninguna mártir. Tengo marcas de uñas sobre mis hombros para demostrarlo."

"No hice-" Se paró y fatigosamente sacudió su cabeza. Ella daba demasiado en el engaño, y eso la ahogaba. No mentiría en esto. "Intenté que no me gustara. No sé por qué lo hice. No podía evitarlo." Ella agregó titubeantemente, "pienso que quizás no eres como otros hombres."

La sorpresa parpadeada en su expresión. "Y sé que tú no eres como otras mujeres. No estoy acostumbrado a tal honestidad." Su apretón se aflojó y luego su mano se alejó de ella. "Si es honestidad. Podría ser una estratagema para adular mi amor propio. Sería un movimiento inteligente y eres una mujer muy inteligente."

"Una mujer debe ser inteligente o ser usada." Se movió hacia la entrada de la tienda. "Y no me preocupa lo que creas."

"Mientras consigue lo que quiere de mí." Él rió sardónicamente. "Eres muy libre con sus palabras. ¿Qué pasa si cambio de opinión sobre ir a Redfern?"

"No cambiará de opinión. Malik dice que siempre mantiene su palabra." Le echó un vistazo sobre su hombro. "Y creo que dice la verdad."

"Un golpe y luego una caricia. Me pregunto porque tu Lord Richard no te estranguló antes de lanzarte hacia mí." Hizo una pausa antes de agregar, "Pero tienes razón, pienso ir a visitar Redfern. No puedo esperar para ver que merece tal sacrificio."

Le había enfadado, no herido. No debía engañarse pensado que tenía el poder de hacerlo sentir algo más que lujuria y cólera. No debía probar o intentar entender o hacer nada que la acercara a él. Era un hombre notable, pero un hombre que quería un reino no tenía ningún lugar en la simple vida que ella quería vivir en Gwynthal. "No tendrá que esperar mucho. Dijo que nosotros podríamos marcharnos en dos días."

No esperó una respuesta, entró en la tienda.

Fue consciente de su mirada fija malhumorada sobre ella durante la hora siguiente mientras alimentaba a Malik con el guisado, comió un poco ella misma, y luego con cuidado lavó su cara. Estaba ya dormido cuando le envolvió con la manta y se movió para extender su capa sobre la tierra.

"No, no allí," Gage dijo. Él acarició su camastro. "Aquí".

Ella se tensó y luego se forzó a relajarse. "¿Me avergonzaría delante de su amigo?"

"Mi amigo duerme el sueño de los muertos." Él repitió con más énfasis, "Aquí."

Ella se movió despacio a través de la tienda. "Nos has tenido… ¿No fue bastante?"

Él la alcanzó y la puso al lado de él. La colocó en forma de cuchara, con su espalda hacia él, y luego tiró la manta sobre ella. "Por el momento." Su mano cubrió su pecho. "Pero uno nunca sabe cuando se requiere una remota compensación. Te prefiero al alcance. Venga a dormir. Te despertaré cuando te necesite."

¿Cómo podía dormir cuando su corazón casi saltaba de su pecho? "No me gusta esto. Me incomoda."

"Te acostumbrarás a ello. Me gusta muy mucho." Sus labios rozaron su oído. "Sabías que quería llevarte lejos de Malik desde aquella primera semana. Te quería en mi cama, no en la suya."

Sí, sabía que había querido de ella, pero no había soñado que en realidad quisiera hacer las cosas que él le había hecho. Qué lejos había llegado desde la noche en que Lord Richard le había traído allí. Incluso ahora comenzaba a relajarse, cediendo su cuerpo, ablandándose, aceptando la forma en que Gage la quería. Era caliente, agradable… Y seguro. ¿Cuánto tiempo hacía desde que ella no se había sentido segura? "No sabía que tuviera que dormir contigo."

"Y ahora lo haces."


"Preferiría dormir sola," mintió.

Él no contestó.

Los minutos pasaron y finalmente la tensión gradualmente desapareció. Qué fácil y natural sería estar allí con él. Era un hombre que siempre haría exigencias, pero no exigía nada de ella ahora.


"Tengo noticias que decirte, mi señor. Un jinete acaba de venir del campamento de su gracia."

Era la voz de LeFont, Brynn comprendió con voz somnolienta, y pareció dudoso, no confidente. Abrió sus ojos para verlo de pie en la entrada de la tienda, la silueta contra el pálido cielo gris. Las noticias no debían ser buenas si pensaba que era necesario despertar a Gage a esta temprana hora.

Gage quitó su brazo de alrededor suyo y se sentó. De repente se sintió helada y sola. Extraño, siempre dormía sola excepto cuando curaba…


"¿Qué noticias?" Gage preguntó de manera cortante.

"Hardraada está muerto."

El cuerpo de Gage se sacudió como golpeado por una bofetada. No habló durante un momento. "¿Está sseguro?"

LeFont cabeceó. "William tenía a los prisioneros Sajones tomados en Hastings preguntados. Handraada invadió Inglaterra desde el norte sólo hace un corto tiempo antes de que nosotros aterrizáramos sobre la orilla del sur. Harold acababa de volver de derrotarlo en-"

"¿Pero estás seguro de que Hardraada está muerto?"

LeFont vaciló, y luego dijo sin rodeos, "Bastante seguro. Recibió una flecha en la garganta en Stamford Bridge."

Dolor. Brynn jadeó y se agachó lejos de Gage.

Él estaba sentado todavía, y su voz había sido totalmente impasible, pero las ondas de agonía que le recorrían eran dolorosas para ella, rasgándola.

LeFont siguió. "Magnus es ahora el rey de Noruega."

"Gage, mi amigo." la voz de Malik llegó profunda y apacible a través de la tienda. "Sabías que ocurriría algún día. Los hombres como Hardraada no mueren en la cama."

"No. Él no habría querido ningún otro final." Una nota de burla amarga de repente entró en su voz. "No tienes que tratarme con tal suavidad, Malik. Cesó de ser todo para mí hace mucho. No espere que me aflija por él." Apartó la cubierta y se elevó sobre sus pies. "Mi único pesar es que él no sabrá que he ganado una excelente rebanada de esta Inglaterra que él perdió."

Cruzó la tienda y fue seguido estrechamente por LeFont.

Dolor. Dolor. Peor porque estaba oculto.

Brynn se abrigó con sus brazos alrededor de ella y se meció hacia adelante y hacia atrás. ¿Qué la pasaba?

"¿Brynn?" Malik preguntó.

No quería ir detrás de él. No quería estar cerca de aquel dolor. No podía estar de pie. No había sentido otro dolor con esta intensidad desde que su madre había muerto. ¿Por qué exponerse cuándo probablemente no podía ayudar?

Dolor. Incluso más hondo ahora que el primer choque te descolocaba.

Tiró la manta y brincó a sus pies.

"No vayas, Brynn," Malik llamó detrás de ella mientras se movía hacia la entrada. "Es mejor solo… No te dejará ayudarlo."

"No puedo dejarlo solo," Dijo sin firmeza. "¿Piensa que quiero ir? Tiene que pararse. No puedo-"

Estaba fuera de la tienda, su mirada buscaba.

Gage bajaba colina hacia el bosque. Su espalda estaba recta como una vara y su paso rápido, sus ojos enfocaban hacia adelante.

"¡Espera!" Ella voló detrás de él.

No se paró; no se comportó como si la oyera.


Ella lo alcanzó mientras entraba en el bosque y corría con él.

"Vuelve con Malik," Gage dijo bruscamente.

"No."

"No te quiero aquí."

"No quiero estar aquí." Para mantener la paz, ella tomó dos pasos por cada uno de sus largas pisadas. "¿Piensas que me gusta atravesar corriendo el bosque con la primera luz del día? Mis pies están ya mojados por el rocío y yo-"

"Entonces vuelve al campamento."

"No puedo hacer eso."

"¿Por qué no?"

"Me necesitas."

"Qué impaciente te has vuelto. Cuando te necesito extenderás tus piernas y haré uso de ti. No tengo ningún deseo ahora."

Se estremeció por la crueldad de las palabras si bien sabía que a ciegas repartir los golpes. "¿Dónde vamos?"

"A ninguna parte. A todas partes. Estoy pensando que hacer."

"Entonces iré también."

"¿Tienes un problema con el oído? No te quiero aquí." Cruzó la maleza, su paso se incremento hasta que ella casi se corría para seguir en contacto con él.

No la prestó más atención como hubiera sido un sabueso que se apresuraba en sus talones.

El viaje continuó durante un largo rato mientras cielos grises se convertían en delicados rosados de alba y luego en deslumbrante luz del sol llena de brillo.

Ella no podía respirar y un dolor comenzó en su lado derecho. ¿Dios querido, él nunca se pararía?

Cuando él alcanzó una cinta estrecha de una corriente, dio vueltas sobre ella y escupió entre dientes, "Jadeas como un caballo caído, mujer estúpida."

"No me caeré." Soltó un pronto suspiro, agradecida por un momento de respiro. "Puedo seguir tanto como puedas tú."

La miró fijamente un momento y luego se arrodilló en la corriente y comenzó a salpicar agua en su cara.

Se sentó al lado de él, asiéndose fuertemente un lado con su mano.

La puso mala cara. "¿Qué pasa?"

"Nada. Una punzada en el costado." Ella se arrodilló, ahuecaba sus manos en el agua, y las levantó para beber. "Tu paso es más largo que el mío."

"Entonces no deberías haber sido tan obstinada."

"No podría hacer nada más." Estudió su expresión; había poco para ver. Todo estaba dentro, oscuro y dando vueltas y retorciéndose. Debía salir, pero no sabía si sería capaz de llevarlo. "Hay demasiado dolor en ti."

"No hay dolor." Le dio un vistazo burlón. "¿Y qué si así fuera? ¿Qué podrías hacer? ¿Tienes un bálsamo mágico que cura el espíritu así como el cuerpo?"

"No."

"¿Entonces me tocarás y sanarás el daño?"

"No puedo tocarte."

"¿Por qué no?" Ofreció sus brazos, sus ojos destellaban con la imprudencia. "Venga miénteme como lo hiciste a Malik. Déjame ver lo que la magia puede tejer."

Se alejó de él. Hasta el pensamiento de unirse con él enviaba una sacudida de pánico hacia ella. "No hay ninguna magia en mí." Bajó la mirada hacia el reflejo hacia las aguas que se ondulaban por la corriente. Su imagen se había deformada, más fácil de aceptar que la realidad. "¿Amabas tanto a Hardraada?"

Él no contestó.

El veneno debía salir. "Encuentro extraño que mantengas tal afecto cuando Malik dice que él rechazó llamarte su hijo."

"No mantengo tal afecto." Sonrió amargamente. "Sostuve su trono con afecto pero él no vio motivo para dármelo."

"Pienso que es más que el trono."

"Entonces eres una idiota. ¿Por qué debería amar a un hombre que me desterró de su tierra?"

"¿Él te desterró? ¿Por qué?"

"Vio demasiado de él en mí. Tuvo miedo de que yo extendiera la mano y que tomara lo que él no me daba." Se encogió. "Quizás tenía razón. Quizás alguna vez yo habría pensado poner cicuta en su cerveza."

"Nunca habrías hecho eso."

"Él pensó que podía."

"Entonces él era el idiota. Nunca dañarías a nadie que ames." Ella levantó su mirada fija de la corriente. "Y amabas a Hardraada."

"Te he dicho que no le tenía-" Soltó y se encogió. "Podría ser que yo me preocupara por él cuando le conocí al principio. Yo era sólo un muchacho joven y él pareció… todo. Era probablemente el guerrero más gran que nunca conoceremos y siempre buscaba triunfos nuevos. Incluso también tenía una gran alegría por la vida."

"¿Cómo le conociste?"

"Fui enviado a su corte cuando tenía doce años." Sus labios se torcieron. "Mi abuelo era muy ambicioso. Puso a su hija en el camino de Hardraada cuando él se encontraba en Bizancio, esperando que él se volvería lo bastantes loco para casarse con ella. Fue una esperanza falsa, pero Hardraada puso su semilla antes de volver a Noruega."

"¿Y su abuelo te envió a Hardraada?"

"¿Por qué no? ¿Qué mejor manera para un comerciante que levantarse en el mundo que tener a un príncipe como nieto?"

"¿Y su madre?"

"Mi abuelo la permitió moverse de Constantinopla cuando me destetaron. Ella había cumplido con su deber y encontró la vida en el pueblo demasiado difícil y llena de vergüenza como la madre de un bastardo."

¿Y qué difícil había sido la vida del bastardo en aquel pueblo francés? Brynn se preguntó tristemente. Ninguna madre, un abuelo que deseó usarlo sólo por el beneficio, y un padre que lo había tratado con descuidado afecto mientras él no suponía ninguna amenaza.

Aquel período paradisíaco no podía haber durado mucho. Gage nunca se hundiría en el fondo y siempre sería un hombre con quien se podía contar. Casi deseaba poder haber visto a Hardraada y al joven Gage juntos. "¿Cuándo te desterró?"

"Volví a Normandía hace varios años."

Había dejado a Hardraada para convertirse en un príncipe de comerciantes cuando negaron sus derechos de nacimiento. Gage nunca aceptaría la derrota; seguiría intentando arrancar a la fuerza una victoria de ello. "Estabas mejor sin Hardraada."

"¿Estaba?" Sus labios se afilaron. "¿A quién juzgas? Creo que el trono de Hardraada me habría encajado muy bien."

"No creo que quisieras su trono."

"No necesitaba nada más de él." Él la fulminó con la mirada. "Nada."

Nunca admitiría la necesidad que había estado allí, pero hablando sobre su padre había aliviado un poco el dolor. Ella podía sentir el nudo en su propio pecho aflojarse. "Si lo que dices es verdad." Ella se elevó a sus pies. "Si no te importa, volveré al campamento ahora."

Podía sentir su sorpresa en el repentino movimiento. "Creo que esto es lo que has estado intentado conseguir hacer desde que nos marchamos."

"Yo no podía hacerlo entonces. Era más fácil ahora." Comenzó a volverse.

"¡Espera!" Él extendió la mano y tomó la suya.

La amargura y el dolor, lágrimas que no se derramarían, la soledad y la oscuridad.

Ella se volvió rígida cuando las emociones se precipitaron sobre ella, la abrumaron. Desesperadamente quería quitar su mano. ¿Aún dónde todo el dolor iba si ella no lo aceptaba? "Por favor", ella susurró, cerrando sus ojos. "Por favor, no."

"¿Qué pasa, maldita sea?"

"Tu dolor. Lo siento. Por favor, no me hagas sentirlo. Duele…"

Él liberó su mano.

El dolor se había ido pero ahora él estaba solo. No debía estar solo. Ella extendió la mano y tomó su mano otra vez. Ella gimoteó mientras el fresco dolor la atravesaba.

"¿Qué demonios te pasa?" Preguntó severamente.

"No sé. Nunca ha sido como esto…" Ella extendió la mano a ciegas y tomó su otra mano. Más dolor cayó a torrentes sobre ella, pero él no debía estar solo. Entonces, de repente, ella sabía que tenía que hacer. Dejar de luchar al dolor y unirse con él, dejando al dolor abrumarla.

Los lágrimas se deslizaron por sus mientras se acercaba y ponía su cabeza sobre su pecho.

"Cristo." Él estaba de pie allí, tieso e inflexible. "Para."

Ella sacudió su cabeza.

"¿Por qué diablos estás llorando?"

Ella susurró, "Porque tu no puedes. Porque tiene que ir a algún sitio."

"Estás loca mujer."

Los lágrimas caían sin cesar.

Él se distanció y bajó si mirada hacia su cara. "Estás loca," repitió. Su índice se deslizó y siguió el rastro de lágrimas por su mejilla. "Esto no es bueno," dijo densamente. "Para."

Los lágrimas aliviaban mientras él se aliviaba. Ella tomó un aliento profundo, inestable y luego tragó. "He parado. Volveré ahora." Ella se giró y se movió rápidamente hacia la senda. "He hecho lo que podía."

"¡Espera!"

Ella echó un vistazo sobre su hombro.

"Nos hemos alejado un largo camino del campamento," dijo titubeantemente. "¿Serás capaz de encontrar el camino de vuelta?"

Estaba preocupado por ella. El calor la atravesó, y rió. "Crecí en los bosques. Yo nunca podría perderme."


Gage no volvió en todo el día y no estaba en el campamento cuando apagaron la lámpara cerca de la medianoche.

Bryrm estaba todavía despierta cuando Gage se metió bajo la cubierta y la envolvió con sus brazos.

Dolor sordo, dolor, resignación. No agradable pero soportable.

"Si comienzas a llorar otra vez, te morderé," susurró en su oído. "Odio a las mujeres llorosas."

"No lloraré."

"No te entiendo." Su tono parecía confundido.

"Lo sé."

"Y no creo que puedas curar por el tacto o saber lo que siento."

"Entonces no lo creas."

"Y no pienses que unas pocas lágrimas por mí ablandará mi resolución. No tengo ninguna necesidad de ellas."

"Me alegro para ti. Ahora tengo necesidad de dormir." Ella cerró sus ojos. "Buenas noches."

Ella lo oyó murmurar algo y luego un brazo grande la abrazó contra su cuerpo. Vinculación. Su corazón se hundió cuando comprendió que el sentido de conexión estaba todavía allí. Había rezado para que hubiera desaparecido cuando su dolor fuera menos agudo. No tenía sentido. Era como si la lujuria les hubiera unido rasgando aparte un velo que ella nunca podría sustituir. Bien, ella debía dar tiempo.

"Brynn."

"Sí."

"No necesito tus lágrimas." Él hizo una pausa y luego dijo, "Pero te agradezco el vertido de ellas."


Las palabras bruscas infinitamente conmovedoras. Quiso extender la mano y acariciarlo, tomarlo. No debía. Ella debía reconstruir las barreras que desconcertantemente habían sido rasgadas por la mitad.

"Ningún agradecimiento es requerido," ella dijo con reserva. "Es mi deber ayudarte."

Sus brazos permanecieron alrededor de ella, pero ella era consciente de retirada. Bueno. Mantenerse lejos. No acercarse. No aproximarse otra vez.

"Estoy feliz de que comprendes donde está tu deber," Gage dijo, burlándose de ella. "Estoy seguro continuarás haciéndolo así cuando alcancemos Redfem."


Seis

<p>Seis</p>

"TODO HECHO DE MADERA," Gage dijo con repugnancia cuando se acercaron a las paredes enmaderadas que rodeaban Redfern Comedor. "¿Es esto su maravilloso Redfern?"

"Desde luego que hecho de madera." Bnynn no echó un vistazo arriba mientras enderezó la cubierta sobre Malik y luego se colocó más cómodamente en el carro. "¿Qué esperaba? ¿Plumas?"

"En Normandía es costumbre construir los castillos de piedra," dijo Malik.

"Bien, no es costumbre en Inglaterra. Nunca he visto un castillo de piedra aquí."

"Entonces William no tendrá ningún problema en su marcha hacia Londres." Gage sacudió su cabeza. "Es una maravilla que Inglaterra no haya sido invadida miles de veces." Espoleó su caballo e hizo avanzar la compañía.

Las puertas altas enmaderadas se abrieron de para en par cuando estuvieron al alcance de la voz, y Lord Richard montaba para encontrarlos, una amplia sonrisa sobre su cara. "Bienvenidos, mi señor, qué feliz de que pensara mejor lo de aceptar mi invitación. ¿Espero que signifique que considera Redfenn?"

"No necesariamente."

"Seguro que cambiará de opinión. Redfem es todo lo que desea." Su mirada cambió hacia Brynn. "¿Espero que te encuentres en buen estado, Brynn?"

Bymn frunció el ceño con perplejidad. ¿De qué hablaba? Su tono era sumamente cortés; sonaba tal y como le había oído dirigirse a las damas honorables en su comedor. "Bastante bueno."

"¿Debemos seguir esperando mientras intercambian ocurrencias graciosas?" Gage preguntó.

"Seguramente no. Tengo mi propia cámara lista para su señoría." Richard giró su caballo y montó dentro de las puertas. "Después de que haya descansado, quizás me honraría en mi mesa. En cuanto os echamos un vistazo, puse a los criados a cocinar un banquete excelente."

"Apenas necesito descansar. Sólo fue un viaje de dos horas desde los bosques donde hemos estado acampados."

"Perdóneme, olvidé que eran forzudos guerreros Normandos son."

"¡Brynn!"

Ella se dio la vuelta para ver Delmas que corría hacia ella a través del patio. Una ola de repulsión la atravesó mientras veía la impaciencia casi desesperada de su expresión. Pensaba que porque había vuelto podría aprovecharse de ella otra vez. Había estado lejos de él tanto tiempo, que había olvidado esos enfermizos sentimientos de impotencia.

"¿Qué es esto? ¿Qué ocurre?" Los ojos de Gage se estrecharon sobre su cara.

"Nada. Sólo es mi marido."

Malik dio un silbido bajo.

"¿Marido?" Gage preguntó con suavidad mortal.

"¿Sólo?" Gage repitió. "Puedo preguntar por qué no mencionaste este… marido."

"¿Por qué debería? ¿Qué diferencia habría habido?"

Delmas se había aproximado a Gage y mirado hacia arriba con impaciencia. "Saludos, mi señor. Bienvenidos a Redfem."

Gage le ignoró. "¿Qué la diferencia habría habido?" Él resonó. "Por nada, desde luego."

Delmas dio un paso más cerca. "¿No le ofendería, mi señor, pero me pregunto si puede arreglarse sin Brynn durante un breve tiempo? Ha pasado mucho desde que estuvimos juntos y-" Se interrumpió cuando encontró la mirada fija del Normando. Dio un paso atrás, sus ojos se ensancharon.

Gage iba a matarlo, Brynn comprendió. Delmas estaba a un paso de la muerte.

"¡No!" Ella no comprendió que se había deslizado del carro hasta que estuvo de pie entre Gage y Delmas. Empujó a Delmas hacia el establo y rápidamente fue detrás de él.

"¡Brynn!" La voz de Gage era baja, pero un temblor la atravesó. "Vuelve aquí."

Ella no se paró, su paso se aceleró antes de que ella casi corriera. "Volveré pronto. Debo hablar ahora con Delmas."

"¡Vuelve aquí!"

Ella no se paró. "Pronto".

Por un momento pensó que él la seguiría. Sintió su mirada fija sobre su espalda antes de que desapareciera en el establo. Se paró justo en la puerta, su corazón golpeaba con mucha fuerza.

"¡Puta!" La palma de Delmas atravesó su mejilla. "Él me habría matado y es todo culpa tuya."

La cólera llameó a través de ella. ¿Por qué había interferido? Delmas merecía morir. Debería haber sofocado el impulso de salvarlo y permitir a Gage librarla de esa carga.

Delmas levantó su mano otra vez.

"No," ella dijo con frialdad. "Nunca me golpeará otra vez."

Delmas vaciló y luego decidió fanfarronear. "Haré como gustes. Eres mi esposa. Nada ha cambiado."

"Todo ha cambiado." Era verdad, lo supo de repente. Delmas podría ni ayudarla, ni dañarla. Había estado bajo su yugo tanto tiempo que la idea era extraña para ella.

"¿Por qué eres la puta del Normando? Presentaré una solicitud a la iglesia para que él te devuelva a mí. Dijimos sagrados votos."

"No hice ningún voto."

Él ignoró su protesta. "Hasta los Normandos no harán alarde de los edictos del Papa."

"Toda Inglaterra está con disturbios. ¿Piensas que la iglesia hará caso del lloriqueo de un esclavo?"

"Lord Richard me ayudará," dijo Delmas. "No permitirá a este Normando tenerte."

Ella continuó todavía. "¿Qué les has contado a Lord Richard?"

Miró lejos de ella. "Le dije lo que tenía que contarle. Tenía que devolverte aquí."

"¿Gwynthal? ¿Le hablaste sobre Gwynthal?"

Él cabeceó a sacudidas.

Brynn se cerró más su capa mientras un temblor la traspasaba. No se había imaginado que Delmas alguna vez hablaría a alguien del tesoro. Debía haber estado desesperado de verdad para confiar en Richard aquel conocimiento. "Eres un idiota. Te matará."

"No, él me necesita. Nos necesitamos uno al otro." Delmas hizo una pausa y luego rió con astucia. "Pero, es verdad, es un hombre brutal. No te tratará con el cuidado que yo lo hago."

¿Con cuidado? Le miró fijamente con incredulidad.

"Nosotros podríamos escaparnos de Redfem esta noche," murmuró Delmas. "No necesitar tener nada que hacer con Lord Richard o el Normando. Nosotros podríamos volver a Gwynthal y podrías darme -"

"No." Incluso ahora él no podía creer que no pudiera usarla más. La ponía enferma; ella no podía tolerar más. "No puedo ir a ninguna parte. ¿Cómo está Lady Adwen?"

Él se encogió, "Bien, supongo."

"¿Qué quieres decir? ¿No sabes?"

Él frunció el ceño. "Ella no es importante para nosotros. Te arrepentirás de no ir conmigo. Lord Richard es-"

Ella se dio vuelta hacia la puerta. "Voy a la casa a ver a Adwen."

"Ella no está en la casa."

Ella se paró y se giró. "¿Qué?"

"Lord Richard dijo-" Él se interrumpió. "Ella le ofendió. La quería fuera de su vista."

"¿Le ofendió?" Sus manos lentamente se apretaron en puños. "¿Dónde está ella?"

Él cabeceó hacia la pequeña habitación detrás del establo.

No podía creerlo. Era la misma habitación donde ella había escapado para ver el cometa y era un poco más grande que el puesto de un caballo. Soltó una baja exclamación, cruzó hacia la puerta, y la abrió.

Una pequeña, rígida figura se curvaba bajo una manta descolorida sobre una cuna bajo la ventana.

Demasiado tarde.

Ella se movió rápidamente a través de la habitación. "¡Adwen!"

Dulce cielo, ¿qué había hecho él? Sus ojos estaban hundidos y oscurecidos con círculos oscuros, sus labios abultados y partidos, su pelo laso y sin vida.

Brynn se sentó sobre la cuna y juntó las manos de Adwen con las suyas. Estaban tan frías e inertes como el resto de ella. "Adwen, despierta."

Adwen se revolvió y abrió sus ojos. Susurró, "¿Brynn?"

El alivio la animó. "Sí".

"Yo… no pensé que volverías. Él dijo que eras -" Las palabras se diluyeron y después de un momento ella pudo hablar otra vez. "Me sentí tan sola."

Brynn parpadeó las lágrimas. "No deberías haberlo creído." Subiró la cubierta más alto alrededor de los hombros de Adwen. La manta era fina; no era posible que la hubiera ofrecido mucho calor. Una llamarada de cólera la atravesó cuando miró alrededor de la habitación. La suciedad cubría la cama y la única pequeña ventana. Telarañas colgaban de las maderas del techo, y un olor asqueroso emitido desde el cubo al lado de la pequeña cuna. "No debería creer nada de lo que él dice."

Los ojos de Adwen se cerraron. "Lo sé."

Brynn la miró, asustada. La Adwen que ella conocía nunca habría dudado de su querido Richard.

"Él quiere que muera, sabes…"

"¿Él te dijo eso?"

"No." Sus ojos fatigosamente se abrieron. "Pero no soy estúpida. Él nunca me habría puesto aquí fuera sin asistente si no quisiera librarse de mí. No podía creerlo…" Su voz se reforzó con ferocidad repentina. "No moriré. Él no debería haber hecho esto. Nadie debería tener el derecho de desechar a una mujer como si ella no fuera nada. Esto no es correcto. No le dejaré. No es-"

"Silencio." Adwen se hacía excitado demasiado, y Brynn tuvo miedo que la frágil fuerza se rompiera. "No morirás. No te dejaré."

"No, no moriré. Juré sobre mi deseado cielo no hacerlo. "Los ojos de Adwen rebosaban de lágrimas. "Pero, estoy alegre de que estés aquí, Brynn. Será más fácil ahora. Me sentí tan sola cuando Richard me dijo mi padre había muerto…"

"¿Él te dijo esto? Lord Kells no está muerto. Sólo ha sido tomado como prisionero."

"¿Estás segura?"

"Fue tomado para el campamento del Duque William. No estoy segura de que destino le espera, pero no será de muerte."

"Entonces él mintió en eso también. Tan cruel. Quería alejar toda esperanza de mí…" Sus ojos se cerraron otra vez. "¿Estaría todo bien si me vuelvo a dormir? Pienso que me refuerza. Tengo que luchar…"

"Sí, vuelve a dormir." Ella exprimió las manos de Adwen cariñosamente y se levantó. "Déjame luchar ahora."

"No, tengo que hacerlo yo."

Brynn se quedó de pie mirándola. Ella había cambiado. Parecía incluso más frágil y enferma que aquellos primeros días cuando Brynn había llegado a Redfern, y aún vislumbró una fuerza en ella que nunca había visto antes. Era como agarrar el destello de una espada que yaciendo bajo aguas nubladas.

"Lo haremos juntas," dijo Brynn con cuidado.

"Juntas… sí." Al momento siguiente Adwen cayó dormida.

"Déjala," dijo Delmas detrás de Brynn.

Echó un vistazo sobre su hombro para verle mirándola con ceño fruncido a la entrada. "¿Cómo todos los demás han hecho? ¿Cómo pudo saber que ella estaba aquí y no ayudarla?"

Él cambió incómodamente. "Lord Richard dijo que ella debía ser dejada sola."

"¿Para morir en esta casucha asquerosa?"

"Esto no era mi falta. Sólo obedecí sus ordenes." Dio un paso en la habitación. "Como debo hacer. Él es el amo aquí."

"Un amo que obedece la más leve orden de Lord Gage."

Él rió astutamente. "No por mucho tiempo."

Ella sospechó inmediatamente. "¿Qué quieres decir?"

"¿Piensas que él realmente ofrecería Redfern a Lord Gage? Sólo quería te devolviera a Redfem." Su risa se hizo incluso más astuta. "Es posible que un accidente se suceda al Normando."

Ella le miró fijamente, asustada. "¿Él le asesinaría después de la invitación bajo su protección como invitado?" Estaba contra toda las reglas de hospitalidad Sajona. Seguramente hasta Richard no cometería tal infracción del honor.

"No dije eso," él dijo rápidamente.

Pero era verdad. ¿Por qué todavía se sorprendía cuándo él había puesto a su propia esposa aquí fuera para fallecer de frío y negligencia?

"Pero sería sabio por tu parte contener tus maneras rebeldes y decirnos lo que tenemos que saber," dijo Delmas. "¿Por qué debe ser tan obstinada?"

"Adwen debe ser salir de este lugar." Ella se giró y se movió hacia la puerta. "Llévala."

"¿Me das ordenes?"

"Llévala," repitió. "O iré a Lord Gage y le diré que conspiras con Lord Richard para dañarlo."

Él palideció, obviamente recordando el momento aterrador en el patio. "No lo hagas."

No, ella no lo haría, pero él no tenía que saber esto. "Llévala."

De mala gana se movió a través de la habitación hacia la cuna. "Lord Richard no estará contento." Él levantó la forma frágil de Adwen. Adwen se revolvió, pero no se despertó. "Con cualquiera de nosotros."

Brynn no prestó atención cuando cruzó el establo y salió a la luz del sol. Gage había desaparecido del patio, pero LeFont estaba todavía allí, dando ordenes para la dispersión y alojamiento de sus hombres. Ella marchó hasta él. "Debo ver a Lord Gage. ¿Dónde está?"

"Él también está muy impaciente por verla," LeFont murmuró mientras echaba un vistazo curioso hacia Delmas y Adwen. "Me dijo que fuera detrás de usted y la llevara hasta él. Estoy alegre de que me ahorre la tarea." Él cabeceó hacia la casa. "Creo que Lord Richard dijo que había pedido un baño para mi señor."

"¿Y dónde han puesto Malik?"

LeFont se encogió. "Dijo la Cámara Sur."

La cámara de Adwen. Ella gesticuló hacia Delmas para que la siguiera, luego entró en la casa e hizo su camino por el pasillo, subió la escalera, y bajó el pasillo hacia la anterior habitación de Adwen.

Malik ocupaba la amplia cama y sorprendido sacudió su cabeza hacia Brynn después de que ella abriera la puerta. "Estoy bien y cómodo. Vaya a Gage antes de que su cólera tenga el tiempo de construirse."

Ella le ignoró y entró. "En este momento. Estoy aquí para ponerte menos cómodo. Deposítala sobre la cama."

"¿Por qué?" Vio a Delmas con su carga. "¿Ah, me has traído una mujer para calentar mis noches? Qué amable. Y estaba comenzando a pensar que no tenías ninguna compasión por mis necesidades. Realmente debes pensar que estoy mejorando."

"Ella no es para ti. Sólo necesito un lugar seguro para ponerla antes de que yo pueda tomar medidas para ella. Muévete."

Malik suspiró. "¿Tomas una carga nueva que curar?"

"No es nueva. Esta es la esposa de Lord Richard, Adwen. Tú descansas en su cama."

Él deslizó lejos mientras Delmas colocaba a Adwen sobre la cama. Su mirada fija rastrilló la cara pálida de Adwen. "Pobre señora. Parece estar muy mala. ¿Cuál es su dolencia?"

"Fiebre, agotamiento, y negligencia. Ella ha perdido a cuatro bebés en cinco años y Lord Richard vio correcto desterrarla a una pequeño habitación sucia en el establo y abandonarla." Ella colocó a Adwen más cómodamente sobre las almohadas antes de girarse a Delmas. "Dígales que traigan agua caliente y linos limpios. ¿Dónde está Alice?"

"Ella no puede servirla más. Tiene otros deberes ahora," dijo Delmas.

"Por qué puede-" Ella se paró. Había olvidado que Richard había tomado a Alice en su cama. Bien, él tiene que rendirse. Adwen podía necesitar más cuidados de los que Brynn pudiera darle, y Alice no podría ser perfecta, pero nunca había descuidado a Adwen. "Vaya a por ella."

Delmas sacudió su cabeza.

"Entonces la conseguiré yo misma."

"Pobre pequeña demoiselle. Cuidaré de ella," dijo Malik suavemente.

"¿Tú?" Brynn levantó sus cejas. "Todavía no puedes cuidar ni de ti mismo."

"Entonces nos cuidaremos uno al otro." Su expresión era de conmovedora mente sensible mientras él miraba el rostro inmóvil de Adwen. "Pienso que ella te necesita."

"Alice lo hará tan bien."

La mandíbula de Malik se colocó obstinadamente. "Ella me necesita."

Ella no tenía ni tiempo, ni energía para discutir con él en ese momento. "Hazlo a tu manera. Encontraré a Alice y ella puede atender a ambos sus necesidades."

La expresión de Malik cambió. "Vaya con Gage, Brynn. No tarde más." Él miró fijamente de forma significativa a Delmas. "Y yo no le llevaría contigo."

"No, no, debo realizar las obligaciones de Lord Richard." Delmas humedeció sus labios mientras retrocedía hacia la puerta. "He gastado demasiado tiempo ya."

La puerta se cerró de golpe detrás de él.

Malik sacudió su cabeza. "No tiene más coraje que una cucaracha. Gage lo aplastará y salpicará sus restos sobre la suciedad del establo."

"Un hombre no debería morir porque no tenga ningún coraje."

"Sería sabio no defenderlo delante de Gage. Sólo traerá el fallecimiento de la cucaracha mucho más pronto." Él agitó su mano, sus ojos se volvían hacia Adwen. "Corre hacia él. La miraré hasta que vuelvas."

Brynn vaciló y luego se movió hacia la puerta. No tenía ningún deseo de enfrentarse a Gage inmediatamente, pero debía hacerlo. Malik probablemente tenía razón; una tardanza sólo haría la situación peor.


Entonces era esto por lo que vino, Malik pensó con asombro. Por un momento un hombre estaba solo, y al siguiente le daban un regalo precioso que atesorar para el resto de sus días. Adwen era tan hermosa y frágil como la campana de cristal que su madre le había dado cuando abandonó su pueblo. ¿Qué bestia intentaría destruir algo tan encantador?

Los ojos de ella se abrieron y examinaron los suyos. Se puso rígida con terror.

"Shh, no tenga miedo," él dijo rápidamente. "Brynn volverá pronto. Soy Malik. Yo nunca le dañaría."

"Extraño…"

"No por mucho tiempo." Él rió con cuidado. "Nosotros no seremos extraños. ¿No puede sentirlo?"

Ella le siguió mirando fijamente con aquellos ojos enormes, la tensión gradualmente la abandonó. Ella suspiró y cerró sus párpados otra vez.

Ella lo aceptaba. Malik sintió como si ella le hubiera dado un regalo. "¿Ah, confía en mí?"

"No," ella susurró. "Nunca…"

"¿Porque soy un extraño?"

"No."

Él se puso rígido. "¿Porque soy un pagano Saraceno?"

"No."

"¿Entonces por qué?"

"No puedo confiar en usted." Ella bostezó y se giró sobre su lado, dándole la espalda. "Eres demasiado atractivo…"


Brynn abrió la puerta de la cámara de Richard y cruzó la habitación. Gage se había sumergido en una tina enorme de madera, envuelto en vapor y el olor de jabón e hierbas. Alice se arrodillaba detrás de él, fregando su espalda.

Brynn se paró justo dentro de la habitación, sus ojos sobre Alice. Parecía que Richard no sólo le había dado su cámara a Gage sino también su amante. La intimidad del cuadro la afectaba de una manera extraña, encendiendo una irritación que se dividía entre el enfado y el dolor.

"No te pares allí," Gage dijo suavemente. "Ven más cerca."

Por todos santos, él estaba enfadado. Ella podía sentir las olas de rabia precipitarse hacia ella. Ella se fortaleció y avanzó para estar de pie delante de la tina. "Vine en cuanto pude."

"Comprendo que tenías otros 'deberes' que realizar. Has estado lejos de tu marido durante tanto tiempo."

"Sí," ella dijo distraídamente, mirando el movimiento de manos de Alice alrededor del cuerpo de Gage y comenzar a lavar su amplio pecho. Las manos de la criada estaban tan rechonchas y bien formadas como el resto de ella y sus movimientos parecían innecesariamente sensuales. Ella arrancó su mirada fija y volvió a la cara de Gage. Estaba sin expresión, pero sintió que la cólera se había profundizado. Su cuerpo se había vuelto rígido, y sus ojos… Volvió la mirada hacia Alice. "Déjenos. Necesito que vayas con Lady Adwen."

Las manos de Alice se pararon a medio de movimiento. "No puedo."

"Vaya. Ella la necesita. Lávela y acomódela. La he llevado a su cámara anterior."

Los ojos de Alice se ensancharon con alarma. "No debería haber hecho eso. Lord Richard estará muy enfadado."

"Entonces él será enfadado. Vaya con ella."

Lágrimas llenaron los ojos de Alice. "No puedo. ¿Piensa que no quise ayudar a la pobre señora? Él no lo permitirá"

La idea de desobedecer a Richard claramente asustó a la mujer mortalmente. "¿Él no le dijo que debía obedecer a Lord Gage de cualquier modo?"

Alice cabeceó, un rubor apareció en sus mejillas.

Brynn se volvió hacia Gage. "Dile que lo haga."

"¿Y si la quiero aquí?"

"No la quieres aquí. Sólo quieres maldecir y morderme."

Él la miró fijamente y luego hizo señas con impaciencia a Alice para que se fuera. "Vaya a atender…" Él buscó el nombre. "Lady Adwen."

Alice brincó a sus pies y se precipitó alrededor de la tina hacia la puerta. Cuando ella pasó a Brynn, ella susurró, "Realmente no deseé hacerla daño. Él no -tuvo que hacer lo que él deseaba."

Quizás la mujer hablaba con sinceridad y no era avaricia, sino la debilidad lo que la conducía. Por lo menos, haría el resultado negativo para reprenderla. "Entonces compénsela tratándola con cuidado y suavidad."

"Lo haré. Lo haré. Se lo prometo." Alice se apresuró por la habitación.

"Me dejas sin criada para limpiarme," Gage dijo suavemente. "Parece que tendrás que tomar su lugar."

"No tengo ninguna objeción al servicio," ella contestó, tomando el lugar de Alice. "Sabe que es sólo costumbre. Si Adwen estuviera bastante bien, le limpiaría ella misma."

"¿Ella? No recuerdo que mencionaras a Lady Adwen. Aunque no me sorprende cuando también olvidaste mencionar a un marido."

"Lord Richard te dijo que me trajo a Redfern para tender a su esposa."

"Pero no me hablaste sobre ella. Ni una palabra. Qué mujer tan reservada eres, Brynn de Falkhaar." Él se inclinó hacia atrás en la tina. "Quítate tu vestido y metete en la tina."

Ella se puso rígida. "¿Por qué?"

"Tienes un hedor que no me gusta. Deseo que desaparezca."

Quizás el olor asqueroso de aquell establo habilitado como enfermería todavía se adhería a ella. "Me lavaré más tarde."

"Ahora," él dijo con énfasis.

Ella se levantó, sacó el vestido sobre su cabeza, y lo dejó caer de prisa esparcido sobre el piso, luego se quitó sus zapatos. "No podía ser tan ofensivo, o lo olería yo misma."

"Quizás soy más sensible a ello. Entra en la tina."

"No hay sitio."

Él gesticuló hacia su regazo. "Haré sitio."

Ella vaciló y luego se rindió. No lo disuadirían y ella haría mejor ahorrando su energía para batallas más importantes que parecían surgir sobre el horizonte. Despacio subió en la tuna. El agua estaba muy caliente, casi cálida mientras se hundía bajo la superficie y se situó en su regazo.

"Esto está bien." Él colocó sus piernas a los lados de sus muslos musculosos. "Ahora, eso no es incómodo, verdad?"

"No." Era una mentira. Esta desvalida posición era tan incómoda como la amenaza cubierta por seda de su voz.

Él la rodeó con el paño y comenzó a lavarla su espalda con un movimiento circular.

"¿Qué estás haciendo? Me dijiste que yo te lavaría."

"Pronto. Estás muy tensa. ¿Por qué?"

"Sabes por qué. Estás enfadado. Es seguramente una respuesta natural."

Él presionó la cabeza de ella en el hueco de su hombro y levantó su pelo. "¿Sabe que tu pelo no se parece al de ninguna otra mujer? Espeso y sedoso… y vivo. Si tocara sólo esta melena en la oscuridad, sabría que eres tú." Él comenzó a fregar la nuca de su cuello. "Tus músculos aquí están tensos como nudos. ¿Me temes, Brynn?"

"No." La palabra estaba amortiguada.

Sus brazos de repente se contrajeron alrededor de ella. "Entonces deberías. Quiero romperte."

"He encontrado que es un impulso normal para un hombre querer destruir a una mujer."

"No para mí. Nunca me pasó antes de encontrarte." Estuvo silencioso un momento y luego preguntó suavemente, "¿Te tomó?"

"¿Delmas?"

"¿Quién más? A no ser que tengas otro marido que avanza lentamente alrededor de este maldito lugar."

"No, desde luego no."

"¿Entonces, dime por favor, él te lanzó sobre la tierra cuándo te alcanzó en ese establo y te tomó?" Cada palabra era lanzada con precisión cuidadosa, mortal.

"No."

Un poco de tensión bajó de él. "No me mientas en esto."

"No miento."

" No me hablaste sobre él. La omisión también puede ser engaño."

Estaba bruscamente cansada de sus preguntas y acusación. "No te hable sobre él porque él no era importante. Tenía bastante de que preocuparme sin traer encima temas que no te conciernen."

"Tomas tus votos sagrados a la ligera." Él hizo una pausa. "Eso está bien. Creo que te libraré de ese marido que dices que no me concierne."

"¡No!"

Gage saltó. "¿Entonces e importa? ¿Le tienes cariño?"

"Lo detesto, pero no lo asesinaré. No tendré ese pecado sobre mis hombros."

Él se inclinó y besó el hueco donde su hombro se unía con su cuello. "Son unos encantadores hombros y no tendrás nada que ver con ello. Te aseguro, que apenas notaré un pecado más manchando mi alma."

"No lo harás." Ella comenzó a luchar. "¿Me oyes? No lo harás."

"Estate quieta." Él sin esfuerzo reprimió sus movimientos. "No te muevas. No quiero hacerte daño también."

Violencia otra vez. "¿Por qué?" Ella preguntó salvajemente. "Él no ha hecho nada para ofenderte "

"¿No?" Él de repente la apartó y sus ojos se precipitaron hacia ella. "Me ofende que el idiota piense que le perteneces porque un sacerdote murmuró unas pocas palabras sobre ti. Me ofende que él haya usado tu cuerpo mientras yo lo tengo y que él te conoce. Me ofende que él exista." Sus manos se apretaron sobre sus brazos. "Ah, sí, me ha ofendido enormemente."

"¿Entonces lo matarías para librarte de la vista de él?"

"¿Por qué no?" Él rió imprudentemente. "Lo barreré de tu vida mientras lavo su tacto de tu cuerpo."

Él lo pretendía. "Sería un pecado," ella susurró. "La vida es un gran regalo. Nunca debería ser robada. No tengo ningún afecto por Delmas, pero no podría soportar ser la causa de su muerte." Los lágrimas de repente se surgieron a sus ojos. "Curo. No destruyo. Sería… No podía soportarlo."

"Deja de llorar," él dijo rudamente. Los lágrimas siguieron cayendo.

"También me ofende que llores por él."

"No lloro por él."

"Entonces para. ¿Por qué siempre lloras?"

"¿Piensas que no me pararía si pudiera? Mírate. He llorado más en las semanas que te conozco que en todos los años anteriores."

"Condenación." Él frunció el ceño. "Deje de llorar y no tocaré al gusano… ahora." Él acunó su cara en sus manos grandes. "Pero no le verás o le hablarás. Él te tocará. Incluso no mencionarás su nombre o le cortaré el cuello de la garganta." Su boca cubrió la suya, su lengua empujando profundamente la cavidad húmeda jugando y practicando con una urgencia salvaje que él nunca había mostrado. Era como si él hubiera sido privado de comida y no tuviera bastante de ella. Él levantó su cabeza y dijo con ferocidad, "Me perteneces. A nadie más. Sólo a mí."

Él se extendió entre ellos, separando los muslos de ella, ajustando sus posiciones.

Ella gritó mientras él se hundió más hondo. "Sólo a mí." Él sostuvo sus caderas, sellándose dentro de ella. Él respiraba severamente mientras sus manos se abrían y se cerraban en la suavidad de su carne. "Quise matarle cuando te vi dócilmente seguirlo al establo. He estado sentado aquí pensando en todas las cosas que le haría."

"Te dije-" Plenitud. Caliente, con fuerza, rigidez. Ella apenas podría hablar. "Él -no hizo nada."

"Te creo. Esa es la razón de él pueda vivir un poco más tiempo." Él la levantó y luego la deslizó con lentitud cuidadosa sobre la longitud de él. Otra vez. Otra vez. Otra vez.

Era demasiado lento. Ella estaba jadeando, sus manos se extendían a ciegas. "Gage… es…"

"Te gusta la manera en que te encajo?"

"Sí…" Él la estaba sellando otra vez, y ella se contrajo desesperadamente, intentando mantenerlo dentro de ella.

Fue inútil. La levantó otra vez y comenzó el mismo viaje lento, sensual. "¿Mejor que tu bonito Lord Richard? ¿Mejor que ese gusano de marido?"

"No me gustó-" Ella se mordió su labio inferior mientras la fricción controlada enviaba un rayo de calor por ella. "Mucho mejor. No es lo mismo…"

"Entonces olvídalos." Él la aplastó en sus brazos y luego las deslizó a sus nalgas. "Ellos están fuera de tu vida." Él comenzó moverse hacia arriba con fuerza frenética mientras sus manos la movían a un ritmo conjunto.

Caliente, agua lisa flotando sobre ella.

El calor sólido de Gage dentro de ella.

Ella oyó el pequeño desvalido grito emitido de su garganta mientras la tensión ardiente crecía.

"Sí," él susurró. "Gime. Suéltalo. Déjame oírte."

Ella no podía hacer nada más. Todo dentro de ella estaba creciendo, explotando, y debía liberarlo.

Era libre, liberando con tal poder que ella sólo podía jadear y agarrarse a él como si él fuera su única ancla.

Él todavía se movía, refunfuñando en su pelo, "Ves, mía. Mía…"

"No."

Un gran estremecimiento onduló a través de él mientras vertía su semilla en ella. Su agarrón involuntariamente se apretó alrededor de ella. Ella sabía que él no quería herirla, pero mañana tendría contusiones.

Él se inclinó hacia atrás en la tina, sus ojos cerrados, su aliento sonaba ásperamente. "Obstinada…" Él de repente se elevó a sus pies y la levantó fuera de la tina.

El movimiento la asustó. "Que -"

Él cruzaba la habitación hacia la cama. "Estoy cansado de acostarme contigo en todas partes menos sobre una cama…"

"Estamos todavía mojados," ella protestó.

"Nos secaremos y te prometo que no te permitiré descansar el tiempo suficiente para que te enfríes." Él la depositó y su cuerpo enorme la siguió, cubriéndola. Su mano se deslizaba entre sus muslos.

"No puedes quererme otra vez tan pronto."

Dos dedos se hundieron profundamente. "No, quiero que me quieras. Quiero que tú quieras y ser satisfecho y quiero de nuevo." Su lengua acarició su oído mientras él comenzó con calma a golpearla. "Y alguna vez antes de que esta tarde termine, me dirás que me perteneces."

"No…" Ella dijo desesperadamente." No lo haré."

"Sí." Él bajó su cabeza y su lengua caliente acarició ligeramente su pezón. "Oh, sí, Brynn, lo harás."


"No lo entiendo." Brynn miraba fijamente fuera de la ventana al sol poniente. "No fue verdad."

Él tiró la cubierta sobre sus pechos y luego empujó su cabeza en el hueco de su hombro. "Fue verdad. Fuiste muy convincente."

El calor picó sus mejillas. "Fuistes tú. No me permites -me hiciste hacerlo."

"¿No recibiste placer?"

"Sí, pero tú… no fue verdad."

Su mano posesivamente acarició su pecho bajo la cubierta. "No discutiré contigo."

Porque se consideraba a él mismo el vencedor. Ella nunca debería haber dicho aquellas palabras. Durante aquellos momentos de locura ella se había sentido parte de él, mágicamente se habían completado, ella debería haberse resistido a aquella confesión. Si bien ella ahora había recuperado sus sentidos, que la había pasado para hacerla sentir vulnerable. Era peligroso sentirse tan cerca de alguien cuando ella siempre debe apartarse.

"¿Quién es Selbar?"

"¿Qué?"

" Dijiste que Selbar era el único en quien confiabas. Quiero saber sobre él."

No quería que él supiera sobre Selbar. Selbar era parte de Gwynthal, parte de lo que ella era, y debía ser protegido contra cualquier invasor.

Cuándo ella no contestó, Gage murmuró una maldición y luego preguntó, "¿Tu padre te dio a Delmas en el matrimonio?"

Ella se tensó a pesar de la suavidad de sus palabras. No estaban apoyadas con aquella rabia posesiva que había estado allí antes cuando él había hablado de su marido. "No, mi padre dejó a mi madre y mí cuando yo era poco más que una niña."

"¿Por qué?"

"Mi madre era como yo y no podía soportarlo."

"¿Cómo tú?"

"Era una curandera."

"Puedo ver como tu vida estuvo en constante confusión si tu madre insistió en dormir con todo los hombres que curaba."

"No era así -había más."

"¿Qué?"

Ella no contestó.

A su sorpresa, él no persiguió el objetivo. "¿Entonces fue tu madre quien te dio a Delmas?"

"No."

"¿Un pariente masculino?"

"No."

Él se puso rígido, y su tono estaba una vez más cargado de suave amenaza. "¿Fue tu opción?"

"Él no era mi opción. No tenía ninguna opción. Me obligaron a casarme con Delmas."

"¿Quién te obligó?"

Ella no contestó.

"Lo sabré, Brynn."

No podía decirle todo, pero quizás él estaría satisfecho con lo poco a salvo de revelar. "Delmas me obligó a casarme con él."

"¿Cómo?"

"Delmas era esclavo de Lord Kells y cuando Lord Kells vino a Kythe a visitar a su hermano, Lord Giles, ser trajo Delmas con él." Ella cerró sus ojos. "Después sucedió, Delmas me encontró en el bosque de Kythe. Me dijo más tarde que había pasado dos días buscándome."

"¿Después qué pasó?"

Ella había sabido que debía decir las palabras, pero todavía venían con voz ronca. "Después quemaron a mi madre."

Él se puso rígido. "¿Lord Giles?"

"No, los aldeanos. Lord Giles no tenía ninguna animosidad hacia mi madre. Ella había curado a muchos de su familia. Fueron los aldeanos quienes la temían. La llamaron su bruja y la culparon de cada maldad que ocurrió en Kythe. Ella no era una bruja. Era buena y piadosa." Ella tragó. "Sólo quería ayudarlos, como era su deber."

"Y ellos la quemaron por ello." Él preguntó densamente, "¿Lo viste?"

"Sí, me hicieron mirar. Yo iba hacia el mismo destino sobre aquella estaca al día siguiente." Llamas. Gritos. Agonía desvalida. "Llevó un largo rato que ella muriera."

"Me encerraron en nuestra casita de campo y Bilwak, el zapatero, montó guardia fuera. Durante la noche una vez, el guardia se marchó y la puerta se abrió. Pensé que pudo ser Lord Giles, pero Delmas me dijo que lo había hecho. Corrí y me oculté durante tres días en el bosque. Estaba intentando alcanzar la costa y navegar hacia Gwynthal, pero Delmas me cogió. Él había oído los rumores del tesoro y lo quería para él. Pensó que yo podría dárselo." Sus manos se clavaron en la sábana. "Era un esclavo y sabía que sólo había una manera en que él pudiera atarme a él para que tuviera tiempo para averiguar lo que quería saber. Me puso unas cadenas y me llevó al Padre Jerome, el sacerdote en el castillo. Él le había dicho que quería casarse conmigo y llevarme a Inglaterra para salvarme de los aldeanos. El sacerdote había encontrado a mi madre y sabía que ella no era ninguna bruja." Ella añadió amargamente, "Como la mayor parte de los hombres, escuchó sólo a otro hombre. Decidió que yo no podría tener a ningún mejor protector que Delmas y no escuchó mis protestas. Él dijo las palabras sobre nosotros."

"Idiota."

"Pensó amablemente."

"Entonces sálvame de la bondad de los tontos."

Ella había sentido los mismo entonces, pero de eso hacía mucho tiempo.

"¿Nunca le hablaste del tesoro?"

"No, dejó de intentar obligarme después de un tiempo. Había demostrado que tenía otro valor en la casa de Lord Kells. Él tenía la esperanza de ganar su libertad por mi curación."

"¿Cómo intentó obligarte?" Él preguntó despacio.

"¿Cómo los hombres por lo general intentan hacer cumplir su voluntad?" Ella pudo sentir la amenaza en él creciendo y dijo rápidamente, "Ahora estoy libre de él. No puede hacer nada para dañarme."

"No estás libre de él. No todavía."

Las palabras sonaban como un presagio y envió una frialdad a través de ella. Se apresuró a cambiar de tema. "Lady Adwen necesita gran cuidado, pero está mejor de lo que esperé. Matik parece muy contento con tener una compañera-"

"¿Cómo Te hizo daño?"

Él era como un perro con un hueso y ella de repente se cansó con la inquisición. Su vida estaba cargada de problemas y estaba cansada de preguntarse y preocuparse de como él respondería a la palabra más ocasional. "No contestaré a más preguntas. Es el pasado. ¿Qué diferencia hay?"

Estuvo silencioso un momento, mirando fijamente al sol poniente. "Como Dios es mi testigo, no lo sé." Él de repente se elevó a sus pies y cruzó hacia la ventana. La luz escarlata enmarcó su poderoso cuerpo desnudo y mostraba una fiera aureola sobre su pelo suelto.

Su pelo sería alumbrado por las llamas.

Él vendrá.

Las palabras del sueño de Adwen de repente volvieron a ella.

Pero no era medianoche y Gage no tenía ninguna intención de destruir Redfem. Ella había visto demasiados acontecimientos extraños y milagrosos para descartar la posibilidad de que el sueño de Adwen fuera una verdadera visión, pero él podría no ser el único. Él era un hombre de emociones violentas, pero nunca se daría a la destrucción licenciosa.

"¿Por qué me miras así?

Él se había dado la vuelta otra vez para afrontarla.

Las palabras salieron antes de que ella pudiera refrenarlas. "Estaba pensando que no eres un destructor."

"¿No lo soy?" Se movió despacio hacia la cama. "Es el deber de un soldado destruir."

"Pero tú… Malik dice que eres más que un guerrero."

"Malik siempre piensa lo mejor de cada uno." Él se elevó a gran altura sobre ella. Con la luz detrás de él no podía ver su expresión, pero su voz era misteriosamente triste. "Te advierto, que puedo ser como mi padre, y no había hombre más sanguinario sobre esta tierra que Hardraada."

Ella sintió una frialdad atravesarla. "Entonces deberías luchar contra tal herencia."

"Ah, lo hago. Aprendí pronto que la sangría debe ser dirigida por la mente y no por la pasión. No he matado a un hombre con cólera desde que yo era un muchacho siguiendo a mi padre en sus incursiones." Su mano se desplegó y acarició el pelo de ella. "Me molesta que yo pudiera cortar la garganta de tu marido sin una náusea. Esto muestra que mi carácter no es tan controlable como creí."

Ella humedeció sus labios. "Si te molesta, entonces debes saber que está mal."

"Así lo dicen los sacerdotes. De verdad, siempre estaba de acuerdo con ellos." Su mano se movió para acariciar su garganta. "Siempre había pensado que David era un idiota por estar tan obsesionado."

"¿David?"

"El Rey David, quien vio a Bathsheba y envió al marido de ella a morir en la batalla."

"Tienes razón. Era un idiota por dejar su alma por una mujer."

"¿Entonces por qué quiero hacerlo? No soy un idiota."

La informalidad misma de su tono produjo que su corazón saltara de miedo. Era como si él ya hubiera admitido que la decisión era inevitable. "No piensas razonablemente. No soy ninguna Bathsheba No tienes ningún afecto verdadero por mí. Has dicho que la presencia de Delrnas no hará ninguna diferencia, que te acostarás conmigo, úsame."

"No dije la verdad. Hay una diferencia. Mientras él existe no puedo-" Él se paró y sacudió su cabeza. "No hablaremos de él. Mantén a tu marido fuera de mi vista, y podrá vivir."

El cielo lo sabe, ella quería evitar cualquier remota mención de Delmas. La respuesta violenta de Gage la había asustado. Balanceó sus pies hacia el piso e intentó hacer su tono ligero. "Te he dicho que le evitaré, pero él pertenece a Lord Richard. Tendrás que decirle que ver a Delmas sobre el pasillo no te agrada." Ella recogió su vestido y lo deslizó sobre su cabeza. "Estoy segura que se acomodará a ti de cualquier modo que pueda."

Él frunció el ceño. "¿Dónde vas?"

"Debo ir a ver si Adwen y Malik están bien y luego encontrar un lugar para dormir."

"Dormirás aquí." Sus labios se torcieron mientras gesticulaba hacia la cama. "Deberías estar acostumbrada a la cama de Lord Richard."


"Nunca he estado en esta cámara antes de hoy." Ella se inclinó y se puso su zapato. "Y nunca me he apareado con ese huevo de serpiente."

Ella no lo miraba, pero sintió su vigilancia repentina. "¿No? Él dijo-"

"Entonces es tan mentiroso como una serpiente." Se puso su otro zapato. "Y fuiste tonto por creerlo "

"¿Pero sabías que lo creí, verdad?" Su tono era afilado. "Y me dejaste pensarlo. ¿Por qué?"

Ella se movió hacia la puerta. "Tuve que ponerme a Redfern. No estaba segura de que creyeras en el tesoro y eres un guerrero con el instinto de un guerrero para conquistar."

"Entonces me usaste."

"Como tu me usaste a mí."

"Tengo curiosidad por saber por qué estabas tan desesperada por llevar aquí."

"Adwen." Ella echó un vistazo sobre su hombro. "Era siempre Adwen. Me necesitaba."

"Podrías habérmelo dicho," él dijo rudamente. "No soy tan vil para dejar morir a una mujer muere por falta de cuidado."

"No podía tomar la posibilidad."

Una emoción indefinible parpadeó a través de su cara. "No, considerando la carencia de suavidad con la que te he tratado, supongo que tenías razón en no confiar en mi naturaleza benévola."

Sin razón sintió la necesidad de tranquilizarle. "No has sido poco amable. La suavidad no viene fácilmente a algunos hombres."

Él sonrió curiosamente. "En particular cuando hay una batalla entre ambos dentro y fuera." Él hizo una pausa. "¿Y asumo que no hay ningún tesoro?"

"Desde luego que hay un tesoro. No miento."

"¿Y dónde está esta prueba que dijiste que estaba aquí en Redfem?"

"Delmas la tiene. Me la quitó la noche antes de que nosotros nos casáramos." Ella abrió la puerta. "Pero si no quieres verlo, no veo como puedes conseguirlo de él."

"Esperaré." Él rió sardónicamente. "Para que mi carácter se enfríe."

Ella no había visto ningún signo de que eso fuera a ocurrir. "No necesitas a Delmas. Si prometes liberarme, te conduciré al tesoro." Ella frunció el ceño. "Pero tendremos que esperar hasta que Adwen sea capaz de viajar. No la abandonaré aquí para que abusen de ella."

"Si decido continuar con este viaje, me aseguraré de que Lady Adwen esté protegida." De repente frunció el ceño. "Vaya y véales, pero quiero que vuelvas y te sientes a mi lado en el comedor esta noche."

Ella lo miró, asustada. "No puedo. Un esclavo no se sienta en la mesa alta."

"Ella hace lo que su amo desea." Su mirada fija se movió sobre ella. "Y toma prestado un vestido de Lady Adwen. Estoy cansado de verte con esos trapos."

"No debería marcharme-"

"Si no vienes, iré a por ti. ¿Quieres que tu Lady Adwen se apene cuándo te arrastre fuera de la cámara?"

"No tiene ningún sentido," dijo, exasperada. "¿Por qué deseas esto?"

"Debería ser bastante para ti lo que hago." Él se volvió, enfrentándola desde lejos. "Y tengo toda intención de satisfacer mis deseos. Te veré en el comedor."


Siete

<p>Siete</p>

"¿DÓNDE ESTÁ ALICE?" Brynn preguntó a Malik cuando entró en la cámara de Adwen. "Le dije que viniera y atendiera sus necesidades."

"La envié para traer caldo para Lady Adwen," dijo Malik. "No quise arriesgarme dándola uno de tus potingues."

"¿Cómo está?" Brynn estudió la cara de Adwen mientras se acercaba a la cama. Ahora parecía mucho mejor su pelo y piel brillando con limpieza. "¿No se despertó en absoluto?"

"Dos veces," Malik dijo. "Una vez justo después de que te marcharas y otra vez cuando Alice la bañaba." Él hizo una cara. "Hizo a Alice poner una cortina entre nosotros para que yo no pudiera contemplarla."

"No veo ninguna cortina."

Malik sonrieron abiertamente. "La tiré abajo después de que ella se fuera a dormir. Rechazo ser negado de tal generosidad. Es bastante malo estar limitado a esta cama. Seguramente merezco una pequeña recompensa."

"No si es extrayéndolo de Adwen. Ya han tomado bastante de ella."

La sonrisa burlona de Malik desapareció. "Pobre señora. Es un mundo cruel el que puede hacer esto a uno ser tan desvalido."

Brynn tuvo un breve recuerdo del arrebato sorprendentemente feroz de Adwen en el establo. "Quizás no está tan desvalida como podrías pensar." Ella fue alrededor de la cama y comprobó la venda de Malik; había sido cambiado. Obviamente Alice había dicho la verdad cuando dijo que trabajaría mucho para compensar. "El mundo es raras veces amable, pero fue su señor y marido quien le hizo esto."

"Entonces su señor y marido deberían ser enviado a vagar por el infierno," dijo Malik en tono agradable. "Y me encantarán para asistirle allí cuanto antes." Su mirada cambió hacia Brynn. "Si Gage no me quita el placer antes de que yo sea capaz de levantarme de esta cama. Podría pasar si piensa que todavía le tienes cariño a Richard."

"Yo nunca tuve cariño por esa bestia." Ella volvió la mirada hacia Adwen. "¿Cómo podría?"

Malik cabeceó, entendiendo inmediatamente. "Pensé mal. ¿Era la señora y no el amo quien te traía aquí?"

Ella cabeceó. "Pensé que me necesitaba."

"Está claro que me necesitaba."

Ella sacudió su cabeza dudosamente cuando recordó que la impresión de fuerza en Adwen. "Tal vez". Ella fue hacia el arcón de roble tallado que estaba bajo la ventana y abrió la tapa. "Debo ir a cenar al comedor esta noche. Volveré en cuanto pueda."

Él sacudió su cabeza. "Gage te querrá en su cama."

"Entonces él debe prescindir de lo que quiere. Tengo deberes que llevar a cabo."

Malik frunció el ceño con preocupación. "No, Brynn, vi la cara de Gage cuando perseguiste a Delmas hoy. Caminas por una línea muy fina si deseas mantener a tu marido vivo."


El miedo saltó dentro de ella. "¿Realmente piensas que él mataría a un hombre por tan poca razón?"

"Vi su cara," repitió Malik.

"No entiendo como los hombres pueden tomar la vida y alejarse. ¿No saben cómo oscurece sus almas?" Ella dijo con exasperación mientras revolvió a través de los vestidos en el arcón para encontrar el que podría caber. "No le entiendo."

"Actualmente no creo que él se entienda tampoco," dijo silenciosamente. "Que hace la situación más peligrosa. Desde que Gage era un muchacho, Hardraada lo llevó en sus incursiones, lo entrenaron en la sangre y la violencia, lo enseñaron a tomar lo que él quería y a no dejar nada de pie en su camino. En los años posteriores Gage aprendió otras maneras, pero llevaría mucho tiempo volver a las enseñanzas de Hardraada."

Piratería y sangre y la sombra enorme de Hardraada moldeaba el horizonte de Gage.

"No vuelvas a esta habitación esta noche, Brynn. Cálmalo. Dale lo que necesita." Maljk sonriendo. "No pienso que la tarea sea demasiado desagradable para ti."

No desagradable pero quizás más peligroso de lo que él sabía. Siempre que se acostaba con Gage, la vinculación se hacía más fuerte, el vacío de separación más intenso. Ella comenzaba a preguntarse cuanto tiempo pasaría antes de que se sintiera incompleta sin él. Ella escogió un vestido color vino rojo oscuro del arcón, cerró la tapa, y anduvo rápidamente hacia la antesala. "Envíe a Alice al comedor para buscarme si Adwen empeora."

"No te preocupes. Cuidaré de ella."

Había tal suavidad en su voz que ella echó un vistazo sobre su hombro. Él miraba a Adwen con ternura protectora, y sintió una punzada de anhelo. Qué maravilloso debería ser capaz de abandonar todos las cargas y recostarse en el refugio de alguien de más fuerza. ¿Qué estaba pensando? Ella no era una persona que se escondiera y rápidamente se impacientaba con alguien que intentara hacérselo.

Pero quizás no sería tan malo por un tiempo mientras…

"Ves lo que haces," Ella dijo bruscamente mientras desapareció en la antesala.


Un fuego lucía brillante en el enorme hogar, donde un cerdo salvaje despacio daba vueltas sobre la asador. Un muchacho joven sentado cerca, rasguea su instrumento de cuerda. Estruendosas risas se emitían desde la mesa alta.

Brynn se paró insegura en el arco de entrada del comedor. ¿Qué debería hacer ahora? No tenía lugar aquí. Lord Richard claramente había invitado a todos sus vasallos y damas al banquete. Reconoció sólo a unos cuantos; Edmund de Danworth y su esposa, Joan. Cyril Montbor y su hijo, Herbert de Kenmal.

"Venga," Lord Richard llamó cuando la vio. Se levantó de la larga mesa sobre la tarima y ofreció su mano. "Nunca la he visto parecer más encantadora." Una brillante sonrisa alumbraba su cara. "Siéntate a mi lado, Brynn."

Un repentino silencio cayó sobre la mesa. Todos la miraban fijamente. Los hombres con curiosidad, sus damas con antagonismo arrogante.

"Ella se sienta conmigo," Gage dijo desde detrás de ella. Tomó su codo y la impulsó a atravesar el piso cubierto hacia la tarima. Su tacto era caliente y consolador, y ella sintió poco un poco de su preocupación la abandona.

"Quiero marcharme," ella susurró. "No pertenezco aquí."

"Desde luego que perteneces aquí," él dijo bruscamente con una voz baja. "Eres más sabia que cualquier hombre en este comedor y más encantadora que cualquier mujer." Él bajó la mirada hacia ella. "En particular con ese vestido. Yo… gracias por llevarlo."

Ella lo miró con sorpresa. Las palabras habían salido torpemente y ella no podía recordarlo comentando alguna vez su aspecto. "No es apropiado." Ella bajó la mirada al apretado corpiño. "Adwen es mucho más pequeña que yo."

"Al contrario." Su mirada fija fue al corpiño. "Ardientemente admiro lo apropiado de este vestido. Pero, si gustas, enviaré un mensajero de vuelta a mi barco en la Bahía de Pevence a por el material para fabricar otros para ti."

"¿Materiales?"

"Seda de Bizancio, cordones de Damasco." Él rió burlonamente. "Como comerciante ahorrador que soy, nunca voy a ninguna parte sin bienes para el trueque."

"No necesito sedas. Estoy contenta con mi propio vestido de lana. No lo habría tomado prestado a Adwen si no hubieras insistido."

"Lo sé." Sus labios se apretaron mientras la ayudaba a subir los dos escalones de la tarima. "Porqué eres la mujer más obstinada y voluntariosa de todo este país sumido en la ignorancia. Sería demasiado-"

"He preparado un banquete que rivalizará con todo lo que probado en Normandía." Richard con gracia gesticuló hacia las sillas altas apoyadas al lado de él. "Verá que diligentemente intento agradarle."

Gage echó un vistazo alrededor del comedor. "Claramente ha hecho una cosa para agradarcme. ¿Dónde le envió?"

"No es de ninguna importancia." Richard agitó con ligereza. "Pero le aseguro que será ahorrado de su presencia mientras permanezca aquí. Habría alejado a Delmas antes de su llegada si yo hubiera sabido que tiernos son los sentimientos de los Normandos. Temo que nosotros los Sajones somos mucho más insensibles. Delmas era siempre complaciente cuando-"

"Se fue. No hablaremos de él." Gage asentó a Brynn sobre su lado izquierdo antes de tomar la silla del lado de Richard. "Puede traerlo devuelta en unos días, después de que nos hayamos marchado."

"¿Sólo unos días? Esperaba que fuera más tiempo." Richard hizo señas a los sirvientes para que comenzaran. "Ah, pues quizás podamos hacerle cambiar de opinión. Redfem es un lugar tan agradable." Él se inclinó hacia adelante y a habló a Brynn. "Debes llevarlo al campo y mostrarle que propiedad tan excelente sería para él."

"No tendré tiempo." Ella encontró la mirada fija de Richard. " Adwen no está bien y debe cuidarla."

Su expresión suave no cambió. "Sí, Delmas me dijo que la habías llevado de nuevo a su anterior cuarto. No estuvo bien hecho. Ella está infectada, lo sabes. Me obligaron a moverla al establo para proteger a todos de la enfermedad."

Ella le miró fijamente con incredulidad. "Sólo sufre de la misma fiebre que tuvo antes."

"¿Realmente? Pero no sabíamos eso, ¿verdad? No estabas aquí para decírnoslo."

Su mano se apretó sobre la copa. Ella quiso lanzársela a él.

Richard se dio vuelta hacia Gage. "Brynn tiene un gran cariño hacia mi pobre esposa. Ella no admitirá que Adwen no es para esta tierra." Suspiró. "Temo que los ángeles puedan tomarla en cualquier momento."

"¡No! " Brynn soltó una profunda respiración y luego dijo, "comprendo que Adwen es una molestia para usted, pero ella no morirá."

"¿Molestia? ¿Qué esa dulce señora podría ser una molestia?" Él levantó su copa. "Aunque yo admita que mi gusto se dirige a mujeres más animadas. Naturalmente, un hombre quiere a una mujer que pueda sentarse a su lado y empareje su fuerza con la de ella."

Mentira. Richard no tenía ningún deseo de cualquier cualidad, sino sumisión en una mujer. Primero, una amenaza sutil y luego adulación. ¿Qué quería?

"Come." Gage deliberadamente se apoyó hacia adelante, bloqueando su vista de Richard. Arrancó un pequeño pedazo de carne de la porción en su tajador y se la dio. "Estoy de acuerdo con Lord Richard. Debemos alimentar tu fuerza." Su voz bajó hasta la intimidad sensual. "Pronto tendrás necesidad de ella."

El calor ardió en sus mejillas cuando encontró su mirada fija. Nada podría ser más claro que su inferencia. Él había establecido su reclamación delante de todo el mundo en el comedor. Podía las sonrisas lascivas en las caras de los hombres en la mesa que incluso ahora se la imaginaban en la cama del Normando.

Richard se rió y levantó su copa otra vez. "Bien dicho. Como le envidio." Él bebió profundamente antes de agregar, "y lamento el día que me vi obligado a dejar tal premio. Un esclavo como Brynn no viene cada día."

Esclavo. Propiedad. Poseído. Todos la miraban, y ella de repente se sintió sofocada. "Encuentro que no tengo más hambre." Ella brincó a sus pies. "Debo regresar con Adwen."

"Brynn." La voz de Gage era baja, pero advertía.

Ella le ignoró y corrió a la habitación.

Él la alcanzó antes de que ella llegara a la escalera. Su mano agarró su brazo. "¡Brynn!"

"No volveré," ella dijo con ferocidad. "No puedes obligarme. Encuentra a alguien más para avergonzar." Ella intentó liberarse. "Pero no tuviste éxito. No estaba avergonzada. Eres tú y los otros quienes deberían avergonzarse de mantener a seres humanos bajo su yugo. No voy a-"

"Por dios, ¿quieres callarte y escuchar?" Agarró sus hombros y la sacudió. "No pretendía avergonzarte. Nunca fue mi intención -Él te estaba mirando como si – y yo me enfadé… Solamente pasó eso."

"¿Y esto lo arregla todo? Desde luego que pasó. Trae a su esclavo para sentarse a su lado en la mesa. Me muestra delante de sus oficiales y los vasallos de Richard. Estoy sorprendida de que no me dejara completamente desnuda delante de ellos."

"No te mostré," dijo severamente. "Y no has aprendido nada si piensas que yo había permitido a nadie verte desnuda sin mí." Sus manos se apretaron sobre ella. "Pretendía honrarte. Quise mostrarles a ellos que debían tratarte con respeto, que eras más que una esclava."

"Pero no soy más que una esclava para ti. Lo has demostrado a todos en Redfern. Esclava y puta." Ella alzó la vista hacia él. "Y lo demostrará otra vez cuando me lleves a tu cámara. Ellos reirán en silencio y se mofarán y hablarán entre ellos sobre todas las cosas que haces a mi cuerpo. Tú lo sabes y yo lo sé."

"Yo no lo sé."

"Lo sabes y no te preocupa."

Él la fulminó con la mirada. "Maldita seas. No soy perfecto. A veces me enfadado y mi lengua se me escapa." Él se giró y volvió andando hacia el comedor. "Pero si no me preocupara, te habría estrangulado ahora."

Ella gritó insultantemente detrás de él, "¿Le esperaré en su cámara, mi señor?"

"No si valoras tu vida. Vete con Malik y esa mujer. Quizás ellos estarán a salvo de tu veneno."

Ella le miró fijamente con asombro mientras entraba en el comedor. No había pensado que la dejaría volver con Malik y Adwen. Era la cosa más insólita que él podía hacer.

Pero entonces, su comportamiento entero esta noche había sido insólito. Se había extendido de provisionalidad a la celosía malhumorada y luego, al final, quizás… ¿pesar?

¿Él realmente había pretendido intentar levantarla a un lugar de honor de abrigo de calumnias? Sintió su cólera menguar cuando consideró la posibilidad. Él lo había dicho, y no era un hombre que mintiera.

Sintió que un brote diminuto de calor que se revela dentro de ella cuando se giró y subió los escalones. Había intentado protegerla.

No debería estar satisfecha. Después de todo, él había perdido su carácter y probablemente hacía las cosas peor para ella. Él no se había comportado con amabilidad, de la forma caballerosa en que Malik había ofrecido su protección. Había sido áspero y abrupto y poco amable. No debería hacer caso a sus intenciones y pensar sólo en sus acciones deplorables.

A pesar de que hubiera intentado protegerla…


Una sola vela ardía en la cámara de Adwen, y Alice estaba curvada al lado de las llamas parpadeantes del hogar. Brynn puso su dedo en sus labios cuando la criada se revolvió a sus pies. Echó un vistazo al hombre y a la mujer sobre la cama quienes parecían dormidos. "¿Todo está bien?" Ella susurró.

Alice cabeceó. "Él estaba algo incomodo, entonces le di el mismo trago para dormir que me indicó dar a Lady Adwen. Lady Adwen ha dormido desde que se marchó."

"Bueno. Puede ir a su propia cama. Me quedaré con ellos ahora."

"¿Lo hará Pensé-" Alice se paró.

Alice había pensado lo que todo mundo en Redfem pensaba, que ella ocuparía la cama del Normando. "Vaya a su descanso. Yo los vigilaré."

Alice todavía vacilaba.

"¿Qué pasa?" Brynn preguntó con impaciencia.

"¿Podría quedarme aquí? No seré ninguna molestia. Solamente me recostaré aquí cerca del fuego."

"Por qué usted-" Brynn se paró cuando comprendió. Alice estaba a salvo aquí. "¿Cree que Lord Richard estará disgustado con usted por ayuda a Lady Adwen?"

Alice cabeceó. "Él me hace daño cuando se enfada." Ella tembló. "Siempre me hace daño, pero más entonces. Si me quedo aquí, me encontrará y devolverá a su cama."

"Si le odia tanto, entonces deberías haberse escapado."

"¿Dónde puedo escapar?" Se mordió su labio inferior antes de decir, "Estoy embarazada."

Brynn sintió un sobresalto de sorpresa, mezclado con la cólera. "¿Él lo sabe?"

"Sí. Estoy en mi tercer mes."

"¿Y te envió a Lord Gage para que la usara?"

"Apenas he comenzado a redondearme, y Lord Richard dijo que yo tenía todavía mejor aspecto que cualquier mujer en Redfemn. Quería agradar a Lord Gage y no estaba seguro de que el Normando todavía esté enamorado de usted."

Brynn se sintió enferma con disgusto.

"¿Puedo quedarme?" Alice preguntó otra vez.

Brynn cabeceó hacia la cuna que había pedido que llevaran para ella y situada contra la pared lejana. "Duerma allí."

"No, estará mejor aquí al fuego."

"Tome la cuna. Soy fuerte y sana y no embarazada de tres meses. Traeremos otra camita mañana." ¡Cuándo AIice no se movió, dijo bruscamente, "¡Ahora!"

Alice se apresuró hacia la cuna.

La cámara de Adwen era grande, pero pronto se desbordaría, Brynn pensó fatigosamente. Sabía que no debería haber hablado severamente a Alice, pero de repente se sintió abrumada por el descubrimiento de que había todavía otra víctima de Richard que ella no podía dejar en manos de la piedad de él. ¿Cómo se libraría y volvería a Gwynthal si debía preocuparse de estas pobres indefensas mujeres? Bien, debía hacerlo, pero lo alejaría de su mente aquella noche.

¿Ella había oído algo? Sea giró bruscamente hacia la cama, pero no pudo ver ningún movimiento. Rápidamente cruzó la habitación. Maliik estaba claramente profundamente dormido, entonces el sonido debía haber venido de Adwen. Aunque Adwen yacía perfectamente rígida…

Los ojos de Adwen estaban abiertos y brillantes de lágrimas. "Brynn…"

Dios mío, ¿esta noche podría traer más conflictos? "¿Lo oyó?" Susurró mientras se sentaba sobre la cama y juntó las manos de Adwen con las suyas. "No llore. Todo estará bien."

"Intenté tanto tener un niño para él."

"Lo sé. No era intención de ser."

"Él me hacía daño también. ¿Pero copular es siempre doloroso, verdad?"

Gage acariciándola, entrando en ella, levantándola. "No siempre."

La mirada fija de Adwen voló hacia la cara de Brynn. "¿El Normando no te hace daño cuando se acuesta contigo?"

"¿Sabes lo del Normando?"

"Richard me dijo cuando volvió de Hastings que tus deberes no serían sólo curar. Recé por ti." Sus manos se abrieron y se cerraron en la sábana. "Y luego, cuando volví a caer enferma otra vez, recé por mí. Sabía que sólo Dios podría salvarme. Richard me quiere muerta. Siempre ha querido mi muerte, pero yo no lo admitía. No podía creer que nadie pudiera ser tan cruel. Sólo quería hacer lo que me habían enseñado que era mi deber. Era culpa mía no poder tener un niño. A pesar de lo que él decía, no era culpa mía." Su mirada fija fue hacia Alice sobre la cuna. "La mujer pobre, no la envidio. Un bebé es una cosa tan maravillosa, pero ahora preferiría morir que dar a luz a su niño."

"Esto no es agradable. Un niño es inocente de culpa."

"Lo sé, pero el niño sería tan hermoso como Richard, y no podía evitar recordar mi insensatez. Recuerdo cuando vine a Redfern por primera vez, pensé que nunca había visto a hombre más hermoso. Él estaba tan lleno de sonrisas y maneras llenas de gracia. Me deslumbró."

"Sólo eras una niña."

"Era más que eso. Mi debilidad es adorar la belleza. Incluso cuando los años pasaron, no podía ver más allá de su atractivo. No pensé que Dios haría una criatura tan hermosa y le daría un corazón negro." Sus labios se torcieron. "¿Recuerdas cuándo te dije que afortunada era por que no tenía un marido como Delmas? Qué estúpida debiste pensar que era."

"Nunca pensé que eras estúpida," Dijo con cuidado.

"Entonces incluso tu puedes ser más estúpida que yo." Adwen sonrió. "Pero no permaneceré estúpida. Puedo aprender y mi voluntad no es débil. Habría muerto en ese establo si no hubiera estado tan determinada a mantenerme viva. Quiero vivir, Brynn. Quiero estar bien. ¿Me ayudarás?"

Brynn sonrió. "Por eso volví."

La mano de Adwen se apretó sobre Brynn. "Sé que es agradable para mí. Tienes tus propios problemas. ¿Qué pasa con Delmas?"

"Lord Richard ha enviado a Delmas lejos."

"¿Por qué?"

Brynn miró lejos. "Lord Gage no lo quiso aquí."

"Alice dijo que el Normando estaba enamorado de ti. ¿Es verdad?"

" No, él está enamorado de lo que yace entre mis piernas."

"Pero dijiste que él era gentil contigo."

Tan gentil como una tormenta, tan tierno como un candente resplandor. Su mente no podía resistirse a volver a aquella tarde de la copulación. "No dije que fuera amable."

"Te gusta," dijo Adwen, sus ojos se ensancharon con sorpresa. "Te gusta yacer con el Normando. Pensé que él no te había dado ninguna opción."

"Él no hizo."

"Pero disfrutas con él." Su frente se arrugó con preocupación, "¿Eso no está mal? Tienes un marido. Es un pecado."

"¿No es un pecado tener un marido que te obliga a un matrimonio? No dije ningún voto."

"Ningún voto es requerido de una mujer."

"Ellos estaban en Gwynthal."

"Entonces deben tener leyes muy extrañas."

"Solamente leyes." Ella acarició la mano de Adwen. "No te preocupes. Duermo con el Normando porque debo. No será por mucho tiempo y estoy segura de que Dios perdonará a mi cuerpo por traicionarme."

"Nadie podía evitarlo, pero perdonarte todo, Brynn. Eres tú quien debe perdonarme por interrogarte. ¿Qué sé yo que es pecado y qué no lo es? ¿Todo está cambiando, verdad?"

"Cálmate. Ningún perdón es necesario por ninguna de las partes. ¿No somos amigas? Ahora a dormir."

"Brynn…" Adwen vaciló. "¿Son todos estos extranjeros tan gloriosos de contemplar?"

"¿Qué?"

"Bien, el Normando claramente te complace y-"

"No dije que él-"

Adwen gesticuló con impaciencia. "Su aspecto te complace."

Lustrosos musculosos hombros, ojos azules como el mar del norte. "Sí", Ella dijo cautelosamente.

"Y éste." Ella gesticuló al dormido Malik. "Es incluso más hermoso que mi marido. Richard me dijo que los Normandos eran todos brutos cabelludos con dientes salientes quienes raras veces se bañaban. Si todos los Normandos con tan atractivos, debe ser difícil ver el demonio más allá de la superficie."

"Malik no es Normando, es sarraceno y no es un demonio. Su corazón es tan bueno como su cara."

Adwen dudosamente sacudió su cabeza. "Pensé eso de Richard, es demasiado difícil decir lo que es detrás de la atractiva cara."

"Bien, los Normandos son como los Sajones. Unos son bien parecidos, otros son feos. No tienes que preocuparte de estar abrumada." Ella se levantó y puso una manta de lino sobre el pecho. "Y no tienes que preocuparte de nada esta noche."

La mirada fija de Adwen otra vez fue a Alice. "Pobre mujer," ella susurró. "La Vida no es agradable con las mujeres. Habrá algo que podamos hacer… "


***

"Buenos días." Gage entró con brusquedad en la cámara de Adwen. "¿Cómo estás, Malik?"

"Mejor todo el tiempo." Él indicó a Adwen. "¿Puedo presentar a Lady Adwen? Este es mi amigo, Lord Gage Dumont."

"Lord Gage," murmuró Adwen. Ella lo estudió un momento y luego rió y ofreció su mano. "Gracias por venir a Redfern."

Gage avanzó, tomó su mano, y con gracia se dobló sobre ella. "Si hubiera sabido que un señora tan hermosa se ocultada aquí, habría impulsado a William a invadir Inglaterra mucho antes."

Brynn le miró fijamente con asombro. Sus modales eran elegantes, su sonrisa casi apacible. Este era un Gage que nunca había visto. Captó la mirada de conocimiento de Malik y recordó lo que él le había contado.

Él es muchos hombres -poeta, comerciante, guerrero. Has visto sólo el guerrero.

Pero parecía que a Adwen se le permitía ver otro lado de él. Debería sentir feliz, no molesta, se dijo. Adwen necesitaba toda la gentileza que ella pudiera recoger.

"Es muy amable, pero no tengo ninguna belleza." Adwen levantó su mano hacia los círculos negros bajo sus ojos. "Me siento tan descolorida como una vela no iluminada."

"Entonces debemos encender la vela." Gage sonrió. "Confío en Brynn. Parece ser muy buena en la tarea."

"Confío en ella." Adwen extendió la mano y tomó la mano de Brynn. "Siempre". Ella alzó la vista hacia él. "Pero ella a menudo ve lo que es práctico y lo que no es apropiado. No está bien ocupar una cama con cualquier hombre." Ella gesticuló hacia Malik a través de la cama. "Debo ser movida de esta cama."

Malik suspiró. "Sabía que esto no duraría. ¿Desea verme ponerme enfermo y morir de melancolía?"

"Debo ser movida," ella repitió firmemente. Ella indicó la cuna a través de la habitación donde Alice había dormido la noche anterior. "Quizás otra cuna podría ser introducida y podrían ponerme allí."

"Le aseguro que Malik está demasiado enfermo para comportarse con nada más que valentía extrema." Sus labios se retorcieron, Gage añadió, "Aunque en unas semanas su preocupación pudiera tener fundamento."

La mandíbula de Adwen se cuadró. "Debo ser movida." Imperiosamente ofreció sus brazos. "Por favor."

"Como usted quiera." Gage la cogió en brazos, la llevó a través de la habitación, y la puso con mucho cuidado sobre la cuna.

"¡No!" Malik protestó. "Si alguien debe ser movido, debería ser yo. Tiene derecho a quedarse aquí. Es su cama, su cámara."

"No tengo ningún derecho." Los labios de Adwen se curvaron amargamente. "Mi señor marido lo ha aclarado. Esta cuna está abrigada del viento y el frío y mucha más cómoda que con la que él me envió al establo."

Malik murmuró una maldición. "Tomaré la cuna. Devuélvala y mueva mí, Gage."

"Me quedaré donde soy," dijo Adwen firmemente. "Es mi opción para moverse. No he recibido ninguna gran herida. Debe ocupar la cama."

Malik dijo, "¿Y qué tipo de hombre sería si permito tal cosa? Gage, debes-"

"No haré nada." Gage miró con diversión de una cara beligerante a otra. "No hasta que la pelea se coloque entre vosotros Me niego a pasar mi día trasladando cuerpos. Lady Adwen es ligera como una pluma, pero tú no eres nada ligero." Él se dio la vuelta hacia Brynn. "Coge tu capa."

Ella lo miró con sorpresa. "¿Por qué?"

"Vamos a montar a caballo y ver la propiedad. Vas a mostrarme el esplendor de Redfem. ¿No oíste las instrucciones de Lord Richard?"

"No obedezco a Lord Richard."

Él encontró su mirada fija. "Entonces ven porque te lo pido."

Él intentaba decirla algo. Ella no podía apartar sus ojos. "¿Y si me niego?"

"Entonces iré solo."

Él estaba pidiendo, no exigiendo. El placer el conocimiento traído era demasiado dulce, y ella instintivamente huyó de ello. "Debo quedarme aquí y-"

Un accidente podría acontecer al Normando.

El miedo se elevó por ella cuando recordó las palabras de Delmas. "Sería estúpido deambular por un campo enemigo para ti mismo. Lleva al Capitán LeFont."

"Pienso que no. Nunca es una buena idea dejar a un enemigo derrotado creer que lo temes." Él comenzó a dar la vuelta para alejarse. "Si rechaza honrarme con tu compañía hoy, lo intentaré otra vez mañana."

Una flecha lanzada desde lo oculto. Un ataque por los subalternos de Richard cuando montaba a caballo por el bosque. Él podría estar muerto mañana.

"¡No!" Ella salió como una exhalación y agarró rápidamente su capa. "Iré contigo Te encontraré en el patio. Debo ir a traer a Alice de las cocinas para que vigile a Adwen y Malik."


"No es tan mala propiedad como primero pensé cuando vi aquella cruda vivienda," Gage dijo. "Al menos, los campos parecen ricos y bien atendidos." Su mirada fija vagó hacia el bosque al norte. "¿Cómo es la caza?"

"Lord Richard y sus vasallos parecen encontrar abundante caza." Brynn rápidamente echó un vistazo sobre su hombro al granjero, quien había dejado de mirar su progreso. Su respeto era curioso, no amenazante, comprendió con alivio.

Se volvió para ver los ojos de Gage estrechados sobre su cara. "Eres tú quien parece cazado," él dijo suavemente. "¿Esperas que alguien nos siga?"

Ella se obligó a reír. "¿Por qué debería?" Dijo, luego cambió de tema. "El cerdo salvaje que se sirvió en el comedor anoche sin duda se cazó en aquel bosque. Lord Richard a menudo derriba gran caza."

"¿Es un buen cazador, entonces?"

"Sí. Muy bueno." Todavía podría sentir que Gage la miraba fijamente, pero con cuidado lo evitaba. "Disfruta de la matanza." Ella otra vez echó un vistazo sobre su hombro. El granjero había vuelto a su cosecha. "¿Estás listo para volver al señorío?"

"No, creo que iremos y veremos si la caza en aquel bosque es tan abundante como proclamas."

"¡No!"

Él se echó encima de su objeción inmediata. "¿Por qué no? Te gustan los bosques. ¿Qué es diferente en éste?"

"Está demasiado lejano."

Él levantó sus frentes. "¿Una milla de cuarto es lejos?"

Él no iba a rendirse. Ella buscó desordenadamente una diversión. "¿Te gustaría ver dónde cultivo hierbas para mis bálsamos?"

"¿Están en el bosque?"

Ella cabeceó. "Justo en este borde." Nadie conocía su pequeña morada. Si pudiera mantenerle allí hasta el crepúsculo, quizás no se aventuraría más hondo en el bosque. "Es un lugar muy agradable."

Gage la hizo señas para precederla. "Entonces cueste lo que cueste vamos a ir allí."

El pequeño claro estaba completamente cerrado por una espeso enredo de arbustos, y tuvieron que obligarse atravesarlo. Como siempre, su humor se levantó cuando el olor del romero, el tomillo, y la menta la traspasaron. Su lugar. Tan cerca a Gwynthal como ella podría hacerlo. Echó un vistazo con impaciencia sobre su hombro. "Este es mi jardín. ¿No es hermoso?"

"Hermoso," él resonó, mirándola. Él bajó de su caballo y la levantó de la yegua. "Pero un poco fuera del camino para un jardín. ¿No te permitía Lord Richard un pedazo de tierra más cerca el señorío?"

"No le pregunté. Expliqué que podía encontrar las hierbas apropiadas sólo en los bosques."

"¿Y nadie conoce este lugar?"

"No." Ella añadió sin pensar, "Está bastante seguro."

"¿Seguro?" Él se dio la vuelta para mirarla.

"Quise decir que mi jardín está seguro de ser pisoteado por criaturas del bosque," dijo rápidamente. "No les gusta los espinoso arbustos de acebo."

"No creo que fuera eso lo que querías decir," Gage dijo. "¿Qué temes de este bosque que no lo hacías en Hastings?"

"Nada. ¿Qué podría temer?"

Su expresión se endureció. "Dímelo."

Ella estaba silenciosa.

"¿Iré más hondo en los bosques y lo descubriré mí?"

"¡No!" Tenía que decírselo. "Lord Richard no es de fiar. Puede intentar hacerte daño."

"¿De verdad? ¿Cómo lo sabes?"

"Delmas me lo dijo." Ella vio la reacción esperada y soltó, "Ves, toma el conocimiento de que Lord Richard puede intentar matarte con bastante calma, pero ante la mención de Delmas te enfadadas. No tiene ningún sentido."

"¿Deduzco que Delmas no te confió los proyectos de Lord Richard para que pudieras advertirme?"

Ella no contestó.

"Entonces está enterado de los proyectos de Lord Richard. Encuentro extraño que confíe tal complot a un esclavo. ¿Ahora, por qué habrá hecho eso?"

Ella dijo de mala gana, "Delmas estaba desesperado para que le ayudara a recuperarme y le dijo lo del tesoro."

"Ah, su marido estaba desesperado por tu vuelta."

"Por el tesoro. Él no se preocupa nada por mí." Sus manos se apretaron en puños a sus lados. "Delmas no es peor que Lord Richard. ¿Por qué acepta a uno y odia al otro?"

"Debe ser una falta penosa en mi carácter." Él se dio la vuelta y anduvo hacia el arroyo. "En realidad, estoy feliz de que tu marido planee mi muerte. Hará más fácil quitarlo. No es que fuera difícil antes."

"Lord Richard es el culpable. Delmas sólo cumple sus órdenes." Su expresión no cambió y ella escupió con frustración, "Deseo no habértelo dicho. Ahora sólo piensas en la muerte y la venganza. Nunca debería haberte advertido."

"¿Por qué me advertiste?" Él dio un paso más cerca. "Si yo hubiera muerto, tendrías un enemigo menos para molestarte "

Ella apresuradamente echó un vistazo lejos. "Mejor tú que Delmas y Lord Richard."

"No me siento adulado por la comparación." Él levantó su barbilla y la obligó a mirar fijamente sus ojos. "Mírame. ¿Realmente soy el enemigo, Brynn?"

"Me apartas de Gwynthal. Me llamas tu esclava. ¿Cómo puedes ser algo más excepto mi enemigo?"

"¿Si no fueras mi esclava, me abandonarías?"

"Sí."

"Entonces permanecerás como mi esclava." Él se dio la vuelta, se sentó, y se quitó sus botas. "Pero si te lo hace más fácil, no soy el idiota confiado que piensas. Tendría que ser un loco para creer que Richard de Redfem amablemente me entregarían sus derechos de nacimiento. Ayer puse a LeFont con una compañía de hombres a rastrear este bosque y el campo circundante en busca de descontentos después de que llegáramos. Está haciendo una búsqueda similar hoy "

Sus ojos se ensancharon. "¿Por qué no me lo dijiste?"

"¿Por qué? Es lo que yo habría hecho en cualquier tierra enemiga." Se quitó su cota y túnica y las posó en el musgo al lado de la cala. Cerró sus ojos. "Pero ahora que conozco que te preocupas por mí en el fondo, no siento dudas en permitirte protegerme."

Nadie parecía necesitar menos protección. La desnudez debería haberle hecho parecer vulnerable, pero no lo hacía. Era todo bronce y ébano, un enorme, brillante gato al sol después de la caza… o antes de la caza.

"¿Qué estás haciendo?"

Él no abrió sus ojos. "Es evidente. Tuve una noche movida y siento la necesidad de una siesta. Despiértame antes del crepúsculo."

Ella le miró con incertidumbre. "¿Y qué deseas que haga mientras duermes?"

"Haz lo que harías si yo no estuviera aquí." Él bostezó. "Es tu lugar, no el mío."

Desde luego que era su lugar. ¿Por qué estaba tan dudosa? Sabía la respuesta. Él sólo tenía que entrar en un lugar y lo hacía sutilmente suyo. No estaba segura de si alguna vez sería capaz de volver aquí sin ver su cuerpo grande yaciendo sobre esa orilla musgosa.

Bien, su sueño también había sido intranquilo, pero ella estaba ampliamente despierta y tenía mucho que hacer. Se había ido demasiado tiempo. Se arrodilló y comenzó a arrancar los hierbajos de las camas. Los olores eran embriagadores, el canto de pájaros, el sol caliente, y la paz que siempre sentía cuando estaba aquí comenzaron a fluir sobre ella.

Paso un largo rato, cuando los rayos del sol habían pasado sobre el claro, que ella se dio cuenta de que él la miraba.

Ella echó un vistazo sobre su hombro y sonrió. "Es casi hora de irse."

"Pronto." Él se estiró perezosamente antes del levantase a sus pies y se dirigiera a través del claro hacia ella. "¿Qué haces?"

"Quito los hierbajos. Intentan ahogar la vida de mis plantas."

"Y las defiendes de ellos." Él se arrodilló en otro lado de la fila y comenzó a tirar de los molestos brotes. "¿Tus plantas tienen sus propios dragones para que también luches contra ellos?"

"Desde luego. Donde hay vida, siempre la muerte intenta llevársela. Si no luchara, yo me haría parte de ello y me odiaría."

"¿Y fue tu madre quién te enseñó sobre hierbas?"

Ella cabeceó. "Desde que fui envuelta con la ropa siempre supe que debía prepararme para ser una curandera, luchar contra los dragones." Ella lo miró gravemente. "Ella me dijo que hay muchas clases de guerreros en el mundo y la mejor clase es quien da la vida, no se la llevan."

"Yo no sabía de guerreros tan benévolos. He conocido sólo otra clase." Sus labios se torcieron. "Los que me gustan a mí."

"Pero podrías cambiar."

"Sólo si el mundo cambiase." Él tendió la mano para tirar de otro hierbajo. "No podía tolerar la vida bajo el talón de un conquistador. Mírate. Eres una esclava. ¿Cuál es tu recompensa por luchar contra tus dragones?"

"La batalla en sí misma," Dijo simplemente.

Él echó un vistazo encima e hizo una pausa en medio del movimiento. "Resplandor…" Él murmuró.

"Nada. Solamente algo que Malik dijo sobre ti." Él arrancó el hierbajo y se estiró por otro. "Antes de que él decidiera si sería una presunción llegar a enamorarme de ti."

Ella rió en silencio. "¿Presunción? No pensé que Malik conocía la palabra. Son compañeros extraños. ¿Dónde se encontraron?"

"Bizancio." Él sonrió. "Cruzó una espada por mi brazo."

"¿Qué?"

"Mi caravana fue atacada en el desierto por bandidos sarracenos cuando volvía a Normandía. Malik les conducía."

Ella frunció el ceño. "No puedo creer ladrón a Malik."

"Él era un ladrón excelente. Él y sus hombres robaron cada trozo de bienes, caballos, y carros en la caravana y se alejaron a caballo. Dos días más tarde él volvió con caballos y bastante agua para salir del desierto." Él sonrió abiertamente. "También vendó mi brazo y me dio una conferencia sobre los combatientes quienes son obviamente de habilidad superior."

"Un ladrón…"

"Su pueblo lo creía un héroe. Habían sufrido tres años de sequía y había sed y hambre antes de que Malik tomara los asuntos en sus propias manos. ¿Dígame, escogería la virtud o la vida en las mismas circunstancias?"

Ella contestó sin la vacilación. "Vida".

"Pensé igual. Asó lo hizo Malik. A nadie ama la vida tanto como él lo hace. Excepto, quizás, tú." Él miró alrededor del claro. "Le gustaría tu jardín."

" Sí." Ella impulsivamente tomó su mano y la colocó en la tierra calentada por sol. "Hay tanta vida aquí. Está todo alrededor de nosotros. ¿Puedes sentirlo?"

"Sí." Él volvió su mano y la cerró alrededor de las suyas. "Nunca me he sentido más vivo."

Ella inhaló bruscamente cuando encontró su mirada fija. Nunca se había sentido más viva tampoco. Era como si su fuerza de vida fluyera en ella, haciéndola fuerte, trayéndola a la cima donde la tierra encontraba al cielo. Ella sonrió luminosamente cuando devolvió su apretón. "Esto es bueno."

"Te quiero," él dijo densamente. "Quiero estar dentro de ti. Quiero sentirme tan vivo como tú. Aquí. Ahora."

Ella sintió un diminuto parpadeo de decepción. "Como quieras."

Él murmuró una maldición mientras dejó caer sus manos. "Dije lo que quería. No dije que te obligaría a ello." Él se puso a sus pies y se movió hacia la orilla. "No me entiendes."

"No, no hago." Ella lo miró con aturdimiento mientras se ponía su ropa y luego cruzó hacia los caballos.

"Venga," dijo. "Es tiempo de volver."

Ella se levantó y se movió hacia la yegua. "Si explicaras, yo podría-"

"No esperes que te lo explique cuando yo no me entiendo. Estamos solos aquí. No tengo que preocupar de que me azotes por derramar vergüenza sobre ti" La indicó la yegua y montó su propio caballo. "Y Dios sabe, que no creo en el código de comportamiento caballeroso predicado por la corte de William. Siempre he encontraba que raras veces se usa cuando no es conveniente." Golpeó con las espuelas a su semental. "Maldita sea, y seguramente no es conveniente."

Él estaba furioso de frustración y más tormentoso montado de lo que alguna vez lo había visto.

De todos modos Brynn se encontró sonriendo alegremente mientras lo siguió de vuelta a Redfern.


Lord Richard los encontró en el patio. "Espero que encontrase mi Redfern tan hermoso como yo lo hago, mi señor. Si me hubiera dicho que montarían, habría ido con usted." Él dio un paso hacia adelante y levantó a Brynn para bajarla de su caballo. "Pero estoy seguro de que Brynn demostró ser un compañero más oportuno."

Ella rápidamente se soltó y se distanció. "Debo regresar con Malik y Adwen." Ella encontró los ojos de Gage. "¿Confío en que no me requerirás en el comedor esta noche?"

"No." Gruñó. " Creo que prescindiremos de tu compañía. Parece ser demasiado alteradora para la apropiada digestión."

Ella sonrió. "He notado que es una práctica común para un hombre culpar de cualquier incomodidad a una mujer." Ella se giró y subió los escalones. "Contémplate a ti mismo, mi señor."

Él rió en silencio y dijo después de ella. "Procuraré hacerlo así." Él hizo una pausa. "Si me honras con tu presencia mañana con otro paseo por el campo."

Las últimas palabras fueron dichas con la formalidad que él podría haber mostrado con una gran señora. Se paró en los escalones y se volvió para buscar en su cara signos de burla. No encontró ninguno. "Será un placer, mi señor." Comenzó a subir la escalera otra vez.

"Iré con usted." Lord Richard se apresuró detrás de ella. "No he ido a visitar a mi pobre señora hoy."

¿Qué travesura planeaba ahora? Ella se paró y se dio la vuelta para afrontarlo. "Ella está demasiado enferma para visitantes."

"¿Pero seguramente no para un marido? Un marido no es un visitante."

"¿Brynn?" Gage preguntó suavemente.

Ella echó un vistazo rápido. Quería que le diera motivo para la violencia. Con el incierto carácter presente de Gage no sería sabio encender cualquier chispa. Dijo de manera cortante a Richard, "Venga, entonces." Ella se movió pasillo abajo. "Pero no puede quedarse mucho."

"No me quedaré nada. No tengo deseo de ver mi pálido andrajo de una esposa. Deseé sólo una oportunidad de hablar contigo. El Normando parece estar siempre en tus talones." Él añadió groseramente, "o en tu cuerpo. Los criados me contaron ayer que te oyeron gruñir y gritar como la campesina que eres después de desterrar a Alice de su cámara."

Se estremeció con las palabras. No había pensado que él podría hacerla daño, pero se sintió de repente manchada. "Diga lo que tenga que decir."

"El tesoro. Tiene que ser mío," él susurró. "Nuestro. ¿Por qué el Normando debería tenerlo?"

"Delmas me dijo que le había hablado sobre Gwynthal. Nunca le dije que hubiera un tesoro. ¿Cómo sabe que él no mintió sobre ello?"

"Él no desafiaría mentirme. No tiene coraje." Richard sonrió. "Y no es demasiado inteligente. En realidad pensó que yo compartiría el tesoro con él, lo que sólo demuestra su estupidez. No lo necesito si te tengo a ti."

"Pero no me tiene a mí."

"No en este momento, pero siempre he sido bueno librándome de obstáculos." Hizo una pausa. "No puede tener ninguna vida con el Normando. Él sólo te usará y luego te desechará. Mientras yo hasta podría estar dispuesto a casarme contigo."

Ella dijo con frialdad, "Usted tiene una esposa."

"Pero el hilo de su existencia es tan frágil. Si no fueras tan blanda de corazón, podrías romperlo tu misma. Sin embargo, me encargaré de ello a tiempo."

Ella sintió su estómago revolverse. "Es realmente un demonio."

"No, solamente hombre que sabe lo que quiere. No he sido destinado para permanecer en el fango, servil a los pies de otros hombres." Él bajó la mirada hacia ella. "El Normando sabe lo que quiere también. Dudo de que ponga reparos en librarse de una carga."

"Se equivoca. Él no es como usted," Dijo con ferocidad.

"¿Llamo de vuelta a Delmas y miraré para descubrir si lo es?"

"¡No!"

"¿Ve?" Él preguntó con satisfacción. "Hay poco para escoger entre el Normando y yo. Yo me libraría de una esposa y él se libraría de un marido. Deberías ser felicitada. Debe ser tan complaciente como Dalila si puedes seducir a un hombre a su muerte."

Muerte. Una ola de pánico la atravesó. "Él no es como usted," Ella repitió. "Él no lo haría."

"Sabe que lo haría," dijo Richard. "Espero con ilusión participar de tus habilidades. Me he cansado de las mansas, lloricas mujeres que no dan ningún desafío a un hombre… Sí, pienso que un matrimonio no está totalmente fuera de cuestión." Él le lanzó una mirada significativa. "Piénsalo bien, Brynn. Únete a mí. No te destruyas a ti misma."

Ella sacudió su cabeza.

"¿No?" Su expresión cambió sólo ligeramente, pero ella recibió una impresión de amenaza fea. "Entonces debo hacerte cambiar de opinión. Qué pena. Había esperado no hiciera mi tarea difícil."

Antes de que ella pudiera contestar, él se giró sobre sus talones y se alejó.


Ocho

<p>Ocho</p>

"¡NO TIRES ESTO! " Brynn dijo bruscamente. "Esto no es un hierbajo, es romero."

"Perdona," Gage dijo dócilmente. "Todas parece lo mismo para mí."

"Lo sé. Si es verde, es un hierbajo. Si no te llego a mirar, no habrías dejado ninguna hierba en mi jardín."

"No es verdad. Me estoy volviendo bastante habilidoso con el tiempo."

Ella resopló, pero no contestó.

"¿Qué empleo haces del romero?" Él preguntó ociosamente.

"Dolores de cabeza y desórdenes nerviosos. También hago bálsamos para el dolor conjunto y contusiones."

Él indicó un arbusto bajo creciendo con hojas brillantes. "¿Y éste?"

"Esto es tomillo. Se usa para los trastornos de la mujer. También, el aceite limpia heridas." Ella deslizó una mirada desde debajo de sus pestañas. "Y alivia los testículos hinchados."

"Ah, claramente una hierba de infinitas utilidades. Seguro que guardas enormes cantidades a mano."

Brynn rió en silencio. "La primera helada llega tarde este año, pero es seguro que viene pronto. La próxima vez que vengamos aquí debe escoger bastante hierbas para rellenar mi bolsa de medicina. He usado casi todo para atender a Malik y Adwen."

"No pienso que necesiten tus medicinas mucho tiempo más," Gage dijo mientras tiraba de otro hierbajo. "La última vez que los visité, parecían mucho mejor."

"Ellos están mejor." Ella sonrió con la alegría. Cada día Adwen y Malik ganan en fuerza y se acercan en proximidad lo que parecía ser bueno para ambos. Malik ha olvidado su aburrimiento con su preocupación por Adwen, mientras Adwen estaba desarrollando una mordaz alegría que Brynn nunca hubiera pensado fuera posible en su apacible amiga. "No uso sólo el bálsamo para dormir de forma ocasional. Pero cuando ellos estén curados, alguien más necesitará mis hierbas. Hay siempre una necesidad."

"¿Entonces nunca estás sin ellas?"

"¿Estás alguna vez sin tu espada?"

Él rió en silencio. "Raras veces. Y nunca cuando voy a combatir dragones."

"Muy prudente."

"Me empieza a gustar esta tarea." Él tiró de otro hierbajo. "Quizás yo debería abandonar el comercio y volverme granjero."

"No puedo verte labrando el suelo durante mucho tiempo." Brynn le miró con diversión. "Eres demasiado impaciente."

"Esa carga es falsa." Él añadió suavemente, "creo que no te he dado más que paciencia recientemente."

Ella se puso rígida cuando la sensualidad repentina de su tono la pilló con la guardia baja. Era la primera vez que en las dos últimas semanas le había permitido vislumbrar al Gage que había encontrado en Hastings. Durante los días entre medias, la había tratado con la misma manera medio-caprichosa medio-humorística que él mostraba hacia Malik.

Él vio su respuesta y añadió bruscamente, "No podía durar siempre, lo sabes. No soy ningún monje, Brynn."

"Eso ha llegado a mi atención." Ella bajó sus ojos al trabajo bajo sus manos. "¿Desea que vuelva a tu cama y a ser tu puta?"

Él murmuró una maldición. "No serás mi puta. Te mantendré con honor y me aseguraré de que ningún otro hombre te insulte."

"A mi cara. ¿Qué ocurre con las mofas a mi espalda? ¿Qué pasa con los niños que pariré? Tu mismo eres un bastardo. ¿Darías se trato a tus niños?"

"¡No! " Él soltó un aliento profundo. "No soy mi padre. Me aseguraré de que ellos sean tratados con imparcialidad y de que sientan vergüenza."

"Hasta que te canses de mí y decidas que deseas a otra mujer."

"Eso no pasará."

"¿Cómo lo sabes? Las mujeres siempre se usan para negociar, y nadie es más experto en un negocio que tú. Malik dice que no eres constante y que te aburres fácilmente."

"¿Qué quieres de mí, maldita sea? Que lo que dijo fue verdad en el pasado, pero nunca he sentido por una mujer lo que siento por ti."

Y ella nunca había sentido la mezcla de vinculación, dolor, y alegría que había experimentado cuando estaba en su presencia. Pero seguramente eso no era amor; era demasiado crudo y terrenal. Incluso durante estos últimos luminosos días ella había sido consciente de la lucha y el conflicto bajo la superficie. Siempre sería así con Gage Dumont, y esa vida estaba completamente en desacuerdo con la paz que ella quería. "Quiero que me dejes ir. No quiero ser parte de tu mundo. Todo lo que quiero es volver a Gwynthal."

"Recientemente no he notado tu descontento por estar aquí."

"Ahora lo hago." Sus manos se movieron rápidamente, febrilmente, casi rasgando los hierbajos de la tierra. Eso es lo que ella debía hacer con esa tentación oscura que ella experimentaba en cualquier parte cuando estaba cerca de él, pensó desesperadamente. Arráncalo, destiérralo antes de que crezca para dominar su vida entera. "Deseo ir a casa. Adwen está mucho fuerte y Malik es capaz de andar y hasta sentarse en una silla. No hay ninguna razón de permanecer aquí."

"Iremos a Gwynthal cuando-" Él hizo una pausa antes de corregirse a él mismo- "si decido hacerlo así."

Su mirada fija voló a su cara. "Pero no hay ninguna razón para no ir. ¿Qué pasa con el tesoro? Tú no-"

"No estoy seguro de que haya un tesoro."

Ella debería haber sido consciente de que él era todavía escéptico, pero se había permitido esperar. "¿Por qué no me creerás?" Ella añadió amargamente, "Delmas y Lord Richard no tienen ningún problema."

"Porque quieren creer en ello."

"¿Y tú no lo haces?"

"Quiero, si existe. Pero actualmente tengo en mente otro objetivo." Él bajó su mirada hacia sus ojos. "Te he ofrecido todo lo que puedo. Sabes que no puedo casarme contigo. Si pudiera, lo haría."

Ella le miró fijamente con asombro. "¿Lo harías?"

Él frunció el ceño. "Desde luego que lo haría. ¿No lo he dejado claro?"

"No."

Su aliento se liberó en una exclamación baja de exasperación. "Por la sangre de Cristo te trato con cortesía, nunca le toco excepto por diversión, te dejé guardar ese desesperante silencio sobre todas las cosas acerca de tu pasado. ¿Esa es la conducta de un hombre con una mujer hacia quien él no tiene ninguna relación permanente?"

La felicidad agridulce surgió a través de ella cuando le miró fijamente de forma desvalida. "No parecería así."

"Nunca he- Tengo un verdadero sentimiento por ti, Brynn de Falkhaar. Tienes fuerza y humor y una honestidad que nunca antes he encontrado en una mujer." Su voz bajó a persuasión de terciopelo. "Y creo que tu no me encuentras desagradable."

Él era la tormenta y la luz del sol, la tierra y el cielo. Siempre cambiando, nunca el mismo. "No, no me…desagradas."

"Entonces ven y vive conmigo y déjame preocuparme de ti. Prometo que me casaré contigo cuando el gusano de tu marido muera." Él la vio ponerse rígida, y sus labios se torcieron. "No, no tengo planes de matarlo. He aprendido bastante sobre ti para comprender que sería la forma más rápida de perderte." Él hizo una pausa. "Pero no siempre actúo con la razón, entonces sería sabio para ti aceptar mi oferta."

"No puedo," ella susurró.

"¿Por qué no?" Él preguntó severamente.

La decepción parpadeada en su expresión. Él siempre estaba tan protegido que la emoción debía ser profunda para que él no fuera capaz de guardarla de ella. ¿Sus profundas emociones siempre la dañarían como esto? Este dolor no era tan intenso como cuando su padre había muerto, pero todavía era un dolor palpitante. Ella quería estirar la mano y tocarlo, curarlo, alejar la severidad de sus labios y hacerlo sonreír.

"Solamente mírame. Háblame. ¿Por qué?"

Ella no debía tocarlo. No quería conocer si el dolor era más grande de lo que ella pensaba. "Gwynthal. Debe tener Gwynthal y tú no encajarías allí."

Él rió burlonamente. "¿Piensas que no soy digno de ser parte de tu preciosos hogar?"

Paz y tormenta. Belleza eterna y cambio constante. "No es una cuestión de valía." Ella intentó poner las palabras. "No eres el mismo. No podrías quedarte en Gwynthal y no cambiarlo en lo que quieres hacerlo." Ella añadió simplemente, "y eso no lo soportarías."

Su expresión no cambió. "Entonces no es un marido sino un lugar al que debo enfrentarme. Muy bien."

"¿Por qué no puedes ver que no es posible?"

"Es completamente posible y sucederá." Él estuvo de pie y la levantó a sus pies. Su mano agarró su muñeca mientras se movía hacia los caballos. "Y bastante pronto. Como tú dices, soy un hombre impaciente." Él la levantó sobre su yegua y permaneció de pie, mirándola. "Me quieres. Tómame. No quiero una esclava. Ven a mí de buen grado, Brynn."

Ella sacudió su cabeza.

La suavidad desapareció de su expresión y él sonrió imprudentemente. "No es una buena opción. Vamos a esperar a que cambies de opinión."


Un arcón de madera teca tallado fue entregado por LeFont en la cámara de Adwen antes del crepúsculo aquel día.

Sonrió a Brynn mientras dejaba el arcón. "Un regalo de mi señor. Recién llegado de Hastings. Dijo que te comentara que espera que el vestido sea adecuado." Gruñó. "Envió a mis hombres a peinar el campo por mujeres capaces de moldear materiales en un vestido. Le agradaría que lo lleve cuando se siente con él en el comedor esta noche."

Ella frunció el ceño cuando bajó la mirada al arcón. Entonces debía una vez más desafiar el desprecio del comedor. ¿Era esta la manera de Gage de mostrarle lo mucho que sería si estuviera bajo su protección?

LeFont dijo, "Mi señor dijo que debía esperar hasta que abriera el arcón. Él quiere asegurarse de que está contenta."

"Ábrelo, Brynn," dijo Adwen con impaciencia. "Quiero ver tu regalo."

Adwen era como un niño en su placer, y Brynn no podía decepcionarla. Despacio abrió la tapa.

Trémula seda brillante azul cielo de mediodía parecía extenderse hacia ella con vida propia. Jadeó cuando ella la tocó. La tela era tan fresca y suave como alas de mariposa.

"Déjame ver," dijo Adwen.

Brynn levantó el vestido y lo sostuvo en alto.

"Hermoso." Los ojos de Adwen se ampliaron con maravilla. "Nunca he visto nada tan encantador."

"Es seda de Bizancio," dijo Malik. "Gage negoció cuatro caballos por ese arcón de materiales."


"¿Por qué estás de pie allí?" Adwen preguntó a Brynn. "Ve y póntelo."

No quería ponérselo. Ese vestido era diferente del que había tomado prestado de Adwen. Este era un vestido del mundo de Gage, y tenía el sentimiento extraño de que si lo llevaba, se convertiría en parte de aquel mundo. "Te sentaría a ti mejor, Adwen."

"Lord Gage dijo que debías llevarlo, demoiselle." El tono de LeFont era cortés, pero había una subyacente. "Y que debía volver para escoltarla al pasillo." Él se dobló correctamente. "¿Puedo contarle que está contenta con su regalo?"

"Desde luego ella está contenta," dijo Adwen. "¿Quién no estaría contenta con tal regalo? Es un vestido del que una reina se sentiría orgullosa de llevar."

"¿Demoiselle?" LePont preguntó.

Ella se encogió fatigosamente. "Es un vestido fino."

LeFont se dobló y rápidamente abandonó la habitación.

"¿Qué está mal, Brynn?" Adwen preguntó, frunciendo el ceño. "¿Te gusta?"

"Sí." No preocuparía inútilmente a Adwen sobre el verdadero significado detrás del regalo. No entendería que había algo más que bondad detrás de regalo tan pródigo. Dudaba si Adwen había recibido un regalo de Richard desde el día de su boda. "Como dijiste, es un vestido para una reina."

"Y parecerás una reina con él," dijo Malik gentilmente.

Le miró. Gage había pasado muchas horas con Malik durante la semana pasada. ¿Le habría hablado de sus proyectos para ella? Si no lo hizo, no la sorprendería que Malik lo hubiera adivinado.

"No soy ninguna reina," dijo mientras se movía hacia la antesala. "Sólo me miraré, un parajillo marrón vestido con el plumaje de pavo real."


* * *

"Espléndido," LeFont dijo cuando tomó su mano y la condujo por el pasillo hacia el comedor débilmente alumbrado. "Mi señor estará contento."

Ella no contestó. No se sentía espléndida. Estaba tensa y rígida y enfadada en su propia impotencia. ¿Qué pensaba demostrar Gage con esta estratagema? Sabía a lo que ella debe enfrentarse cuando entrara en aquel comedor esa noche. Ellos podrían ocultar su desprecio para agradar al invasor, pero sabía que estaba allí. Ningún montón de seda o demostración de riqueza podría-

¿Qué era esto?

Ella se paró cuando captó un ruido de pasos rápidos en movimiento desde la esquina de su ojo.

"¿Demoiselle?" Lefont preguntó.

Una sombra se movió furtivamente alrededor de la esquina distante, fuera de la puerta, y se fue.

Una frialdad helada la estremeció. Conocía aquella sombra.

"¿Qué pasa?" La mano de LeFont fue a la empuñadura de su espada. "Voy a-"

"No, no es nada. ¡Espere aquí! " Corrió como loca hacia el pasillo.

"¡Demoiselle!"

Él la seguía pero no le prestó atención. Giró la puerta; el aire estaba frío, perforando la seda de su vestido.

¿Dónde estaba él?

La puerta al establo estaba abierta.

Ella voló a través del patio y entró en el establo.

"¡Delmas!"

Él se dio la vuelta para afrontarla, sus ojos brillaban desordenadamente a la luz del farol. "¿Qué deseas de mí, puta?"

Ella rápidamente echó un vistazo sobre su hombro. LeFont aún no había alcanzado el patio. "Venga conmigo." Ella cerró de golpe la puerta del establo cerrada y se apresuró más allá de las cuadras hacia la habitación diminuta en la parte de atrás. Ella cerró la puerta y se apoyó contra ella, su aliento salía en jadeos. "¿Por qué volviste? Tienes que marcharte de aquí inmediatamente."

"¿Te gustaría así, verdad?" Él gruñó. "Tú en tu fino vestido y tu bastardo de un protector. Me quieres lejos y que olvide todo por lo que he trabajado durante estos años. Quieres darle todo a él. El Lord Richard me expulsó para vivir en aquella casucha a través de los páramos, ¿pero piensas que no he estado vigilando estas semanas? Te he visto montar a caballo y sonreír y reír con ese perro Normando. Bien, esto ha llegado a su fin. Tendré lo que es mío. Iré al Normando y le diré-"

"¡No!"

"¡No me digas no a mí." Podía ver la baba en las esquinas de su boca. "¡Todos están contra mí! Hasta Lord Richard piensa abandonarme. No lo permitiré. Iré a tu amante Normando y demandaré-"

"Delmas, no piensas con claridad." Ella cruzó sus brazos sobre su pecho para parar su temblor. "No debes ir cerca del Normando."

Su mano cruzó la mejilla de ella con toda su fuerza. Se cayó contra la pared.

"¡Puta!" Él dio un paso más para acercase y golpearla otra vez.

"¡Tramposa!" Su puño golpeó su boca, rompiendo la piel.

Él estaba loco, ella comprendió vertiginosamente; esta frustración y rabia debían haber cocido a fuego lento durante los últimos quince días, robándole la razón y el miedo. "Escúchame, Delmas. No vayas hacia el Normando. Él te hará daño."

"Y tienes interés tan sensible por mí," él se burló.

"No te quiero muerto."

"Mientes."

No era mentira. No sería capaz de soporta que ella fuera la causa de alguna muerte. Nunca sería capaz de mirar Gage sin ver su propia culpa. "Márchate. No estaremos aquí mucho más tiempo. Estarás a salvo si-"

Su puño chocó contra su estómago. Ella se cayó al piso.

No podía respirar; sus uñas se clavaron en los entarimados mientras luchaba por conseguir respirar.

"Todo es culpa tuya," dijo Delmas mientras sus dedos se enroscaban en su pelo y levantaba su cara. "Podría haber sido un hombre de importancia. Es culpa tuya, tuya y de ese Normando-"

Tuvo un impulso salvaje de luchar o pedir ayuda a gritos. LeFont estaba cerca y podría oírla. Pero si luchaba o LeFont venía, Gage sabría…


De repente comprendió lo que ella debía hacer. Tenía que desviar la cólera de Delmas de Gage. La violencia siempre había sido una liberación para Delmas. Si gastaba su rabia en ella, quizás no buscaría a Gage, quizás podría convencerlo para marcharse y ocultarse otra vez.

"Nunca te he visto tan mansa," se mofó Delmas. "Que bien te ha domesticado ese hijo de puta."

Ella no se sentía mansa. Quería luchar y arremeter contra él. No, debía ser fuerte. Podría ser capaz de ganar una victoria menor ahora, pero perdería la batalla si él iba hacia Gage y Gage lo mataba.

Sangre. La sangre salpicaba los entarimados delante de ella del corte de su labio, comprendió aturdidamente. Cielo querido, ella misma tendría que ocultarse de Gage hasta que esas heridas se curaran. Se reforzó. Termínalo.

"Nunca serás nada más que un esclavo, lamiendo las botas de hombres mejores," dijo con frialdad.

Su pie repartió golpes diestro y siniestro, golpeando su hombro. Ella se mordió su labio inferior para impedir gritar. Sofocar la cólera. Burlarse de él. Aceptar la violencia. Dejarle liberar toda aquella furia sobre ella. Era la única manera de proteger a todos ellos de lo inconcebible.

"Hiriéndome no pararás mis palabras. Nunca tendrás el tesoro de Gwynthal. No eres lo bastante hombre para-"

"¡Bruja! ¡Ramera! ¡Ladrona!" Él puntualizó cada palabra con una patada.

Dolor. Podía resistirlo. Había soportado mucho peor aquellos primeros días después de que se hubieran casado. "¿Ladrona? Eres tú quien intenta robarme. Tú eres el ladrón y-"

Oscuridad.

Él golpeó su cabeza con violencia contra el piso, comprendió débilmente. ¿Cuánto era bastante para desviar su rabia? No debía permitir que la matara… Su cuerpo era fuerte y su voluntad también. No le permitiría derrotarla. Sólo tomaría más que unos cuantos golpes quitarle su vida.

"Alto, monsieur." Las palabras fueron dichas con precisión helada. "O tendré un gran placer en robar su cabeza."

LeFont. Luchó para abrir sus ojos y vio a LeFont que estaba de pie en la entrada, una espada se dibujaba en su mano, su expresión tan terriblemente como su tono.

"Ella es mi esposa. Esto no te importa," silbó Delmas.

"Pido discrepar. Ella es la propiedad de mi señor y por lo tanto me importa muchísimo." Él hizo señas con la espada. "Apártate de ella."

"No," ella susurró, su mirada fija que cambiaba hacia la cara de Delmas. El castigo que ella había recibido no había sido bastante, comprendió con desesperación. Él tuvo miedo, pero su rabia era todavía un peligro. "Déjenos, Capitán."

LeFont sacudió su cabeza. "No puedo, demoiselle." Él hizo señas con su espada, y Delmas de mala gana la liberó y se apartó. "Pero dejaré a su marido marcharse ileso." Él añadió con gravedad, "De momento. Está herida y no puedo atender a ambos. Además, mi señor sin duda deseará eliminarlo él mismo."

La cara de Delmas se torció, pero ella no pudo determinar si era con cólera o terror. Él soltó una exclamación baja y acechó a LeFont pasar y salió de la habitación.

El vértigo era aplastante, y ella cerró sus ojos. "Vino demasiado pronto," susurró.

"Si hubiera venido más tarde, podría estar muerta," dijo LeFont sin rodeos. "¿Por qué no gritó?"

"Demasiado pronto…"

"Mi señor no lo pensará así." Él la levantó y la sacó del establo. "Me dio ordenes de escoltarla segura al comedor. No estoy contento de que usted me desobedeciera. No debería haberse escapado."

El aire frío de la noche comenzaba a barrer la oscuridad. "Bájeme. ¿Dónde me lleva?"

"A mi Lord Gage."

"¿Al comedor?" Ella comenzó a luchar. "No iré. Tengo que-"

"No al comedor. A la cámara de mi señor." Él bajó la mirada hacia ella. "Temo que no está muy presentable." Él gruñó. "Hay sangre por todas partes sobre usted Iré a buscar a Lord Gage y le traeré."

Ella se estiró y tocó su boca. Sabía que su labio estaba partido, pero no comprendió que había otras heridas abiertas. "¿Mucha sangre?"

"Pareces como Malik cuando fue abatido por los Sajones." LeFont entró en el comedor y comenzó a subir los escalones.

La vista de las heridas de Malik había lanzado a Gage a una rabia terrible. La intervención de LeFont iba a causar el resultado que ella más había temido. Debía encontrar un modo de evitar que eso sucediera, escondiéndose hasta que sanara. "No, él no debe verme." Ella comenzó a luchar otra vez. "Deje, Capitán. No voy a-"

"¿Qué es esto?" Gage estaba de pie en el fondo de la escalera, mirándoles, Lord Richard directamente detrás de él. Él se puso rígido cuando la vio. "¡Madre de Dios! " Él dio dos pasos a la vez. "¿Qué le pasó?" Él exigió de Lefont.

"Nada," ella dijo rápidamente. Ella maldijo la respuesta estúpida que había caído de sus labios. ¿Por qué no podía pensar claramente?

"Lamento que no llegara lo bastante pronto para-" LeFont se paró cuando Gage hizo un gesto violento. Él se encogió. "Fue el marido de demoiselle, mi señor."

Gage estaba rígido. "¿Su marido?"

Ella cerró sus ojos para no ver su expresión.

La voz de Gage era muy controlada. "Yo la llevaré." Sus brazos se cerraron alrededor de ella mientras LeFont soltaba su abrazo. "Vaya y consiga agua caliente y vendas. Después llévelas a la cámara de Lady Adwen y consiga el bolso de Brynn de hierbas y bálsamos. Ella tendrá la necesidad de ellas."

Lord Richard ofreció con impaciencia, "Permítame ser de ayuda. Iré a la cámara de mi esposa y traeré la medicina. No puedo decirle lo apenado que estoy de que Delmas volviera. Le advertí que no debía-"

"¡Consígalo!" Gage dijo.

Brynn abrió sus ojos mientras Richard pasaba apresurado a subir la escalera y bajaba el pasillo. Él no pareció apenado, ella pensó de manera aburrida; le recordaba un gato astuto de piel dorada que justo hubiera sido alimentado.

Gage comenzó a subir los escalones.

"No tengo necesidad de bálsamos," susurró Brynn. "No estoy malherida. Estoy seguro de que parece peor de lo que estoy."

"Cállate," él dijo a través de sus dientes.

"No me callaré. ¿Qué harás? ¿Pégame?"

"No." Él bajó la mirada hacia ella, sus ojos brillando con humedad. "Dios, no."

"Pero estás bastante enfadado para repartir golpes a diestro y siniestro en cualquier dirección. Es como Delmas se sintió. No deberías culparlo por sentir lo mismo que tú haces ahora. No es razonable."

"Lo culpo." Sus ojos bajaron hacia ella. "Por Dios, lo culpo. Y ningún razonamiento va a hacerme sentir diferente."

Era inútil discutir con él ahora. Lo intentaría más tarde una vez que la primera sorpresa hubiera pasado. Además, se sentía tan cansada…


Cuando Brynn abrió sus ojos de nuevo, era vagamente consciente de que estaba desnuda bajo la sábana y rodeada por el olor mentolado del bálsamo. Gage esta sentado en un taburete al lado de la cama, mirando hacia abajo al piso, manos unidas con tensión, el pelo negro brillando rojo sangre a la luz de la vela. Sangre…

"Gage…"

Su cabeza se levantó, el movimiento rápido y parecido a un lobo. "Nunca pasará otra vez," él dijo sin inflexión. "Nadie nunca te hará daño otra vez. No mientras yo viva."

"No estoy herida. Bien, quizás un poco. Pero era-"

"Tu índice puede estar roto; parece como si hubiera sido pisado con fuerza. Tu labio inferior está partido. Tu cara y cuerpo tienen contusiones terribles." Él enumeró las heridas sin emoción. "¿Él te dio patadas?"

Ella no contestó.

"Él te dio patadas como si fueras un perro que le hubiera disgustado," Gage dijo. "LeFont dijo que pensó que te había matado."

"Él se equivocó."

"También dijo que le mencionaste que había venido demasiado pronto y que querías que se marchara. ¿Por qué, Brynn?"

"No quería -no había ninguna necesidad de que él interfiriera."

"¿Ninguna necesidad?" Él se puso de pie, cruzó la habitación, y volvió con un espejo de mano. Él lo sostuvo delante de su cara. "¿Ninguna necesidad?"

Ella echó una mirada de ella aumentado, la cara magullada y apartó el espejo. "No es tan malo como parece. En unos días nunca sabrás-"

"Lo sabré." Las palabras eran una monotonía mortal. "Recordaré cada contusión, cada golpe que ha sido golpeado. Lo sabré."

Ella humedeció sus labios. "Se acabó. No debes -¿Dónde vas?"

Él echó un vistazo sobre su hombro. "¿Dónde piensas que voy?"

"No." Ella brincó de la cama y lo persiguió. "No lo buscarás."

"Vuelve y acuéstate."

Ella estuvo de pie delante de la puerta. "No te dejaré ir," dijo con ferocidad. "Eres tan malo como él. Todo en lo que puedes pensar es en sangre y venganza. ¿Piensas que no pude haber luchado con él? Fue mi opción dejar que esto pasara. Lo hice por mis propios motivos, y no te dejaré interferir."

"¿Qué motivos?"

"No es el momento."

"¿Qué motivos?"

Él era implacable; sabía que él no pararía hasta conseguir la respuesta. "Él necesitaba una liberación para sus pasiones No me habría hecho daño."

"¿Y tú eras la liberación?" Él sacudió su cabeza con incredulidad. "¿le permitiste que te hiciera esto para impedirle causar daño a otros?"

"No tuve miedo de él. Tuve miedo por él. Él amenazaba con ir a verte y sabía que darías la bienvenida a la oportunidad de-" Ella se paró.

"¿Matarlo? Oh, sí." Él la levantó del camino y abrió la puerta. "Yo seguramente lo haría. Me daría la excusa perfecta."

"No puedes hacerlo. No puede pasar. Estas contusiones no son nada. Soy una curandera y una curandera no puede causar la muerte," ella dijo desesperadamente, su voz temblaba. "Te lo ruego, no le mates, Gage."

Él comenzó a pasarla.

"¡No!" Ella tenía que abrirse camino en la dura pared que ocultaba tanta cólera. Era el único modo de salvar a cada uno de ellos. Ella levantó su mano y le pegó con la mano en su cara con toda su fuerza.

Su cabeza se giró hacia atrás con la fuerza del golpe. Su estómago se revolvió cuando como ella vio la marca roja de su mano aparecer en su mejilla oscura. Era ella quien había hecho este acto de violencia.

Él estuvo de pie bastante rígido. Su expresión dura como una roca no se cambió. ¿Por qué él no estallaría? Ella tragó y tomó valor contra la repulsión que sabía que vendría.

Ella lo pegó con la mano otra vez.

Él bajó la mirada hacia ella, sus ojos azules fríos como el mar. "No soy tu marido. No libero mi cólera sobre mujeres desvalidas." Su cara no traicionó ninguna emoción diferente. "Nunca pasará otra vez." La puerta se cerró de golpe.

El pánico se elevó por ella cuando oyó la vuelta de la llave en la cerradura. Él estaba yendo en búsqueda de Delmas y no la daría la posibilidad de interferir.

Su vestido… ¿Dónde estaba su vestido?

Ella captó vislumbrar un brillo azul al lado de la cama y se movió hacia él. Sus rodillas estaban débiles y temblaba. Agarró rápidamente el vestido manchado y lo estiró y deslizó sobre su cabeza.

¿Zapatos? Estarían, colocados al otro lado de la cama.

Tomó un momento para librarse del vértigo para inclinarse y ponerse los zapatos. De prisa. Ignora la debilidad. Debía ser rápida…

Fue a la ventana y abrió el cierre de la ventana.

Estaba demasiado lejano abajo… Ella no podía rendirse. Quizás podría atar unos cuantos linos juntos y-

¡Una llave daba vueltas en la cerradura!

Ella se dio la vuelta hacia la puerta.

Lord Richard estaba de pie en la entrada." Venga, debes apresurarte."

"¿Qué hace aquí?" Ella preguntó con cautela.

Él frunció el ceño. "¿Deseas estar de pie y discutir, o deseas salvar a Delmas del Normando?" Él dio un paso hacia un lado. "Lo vi seguir a Delmas hacia el establo. No tienes mucho tiempo."

La puerta estaba abierta; ella analizaría los motivos de Lord Richard más tarde. Ella se lanzó a través de la habitación y salió al pasillo.

Richard la siguió mientras ella bajaba corriendo la escalera. "Te dije lo que pasaría. ¿Pensabas que podías domesticar a ese bárbaro? Me dicen que es justo como su padre cuando la lujuria de sangre está sobre él."

"Cállese." Ella no quería oírlo. La devolvió la visión de Gage de pie delante de ella, su cara dura y totalmente sin piedad. Voló hacia la puerta de la calle y a través del patio.

¡Un grito!

"¡No!". Ella abrió la puerta del establo.

Sangre por todas partes. Sobre la pared. Sobre la paja en el piso.

Sobre Gage.

Él estaba de pie con una horca en sus manos empapadas de sangre. Delmas estaba suspendido en el final de la horquilla, los pedazos de púas por su cuerpo. Cuando ella le miró, Gage liberó la horquilla y su marido cayó al piso. Delmas gimoteó, sus manos agarradas en los dientes todavía sobresaliendo de su pecho. Su mirada fija torvamente sobre Gage. "Lo hizo. Lo -hizo- todo. Todo su…" Un estremecimiento violento atormentó su cuerpo.

Muerte.

Ella se tambaleó contra la pared. Se asfixiaba. Muy tarde para curar. Delmas estaba muerto. Y Gage lo había asesinado. No, Brynn era la asesina. Era por su culpa.

"¡Brynn!" Gage se giró hacia ella, su mano tendida.

Sangre en las manos de él. Sangre en las manos de ella.

"No, " ella susurró, volviéndose."No…"

Ella se giró y salió corriendo del establo. No había hecho ni la mitad del camino a través del patio cuando se dobló sobre su estómago y vomitó su contenido.

"Pobre Brynn." La mano de Richard estaba bajo su codo. "Pero te advertí que había poco para escoger entre el Normando y yo." Él con cuidado metió una hebra de pelo detrás de su oído. "Excepto que pienso que encontrarás cualquier asociación con Gage Dumont cargada de nuevas memorias amargas. ¿No sería mejor aceptar mi protección?"

"Quítele sus manos de encima," Gage dijo suavemente detrás de ellos.

Ella se giró y lo miró. Poderoso. Terrible. Salvaje. En este momento Richard estaba en tanto peligro como Delmas había estado. Más muerte. No, ella no podía soportarlo.

Ella se soltó del abrazo de Richard y subió corriendo el escalón y entró en la casa solariega.

Huir. Debía escaparse. Debía ocultarse e intentar curarse.

Los ojos de Adwen se ensancharon con sorpresa cuando Brynn entró corriendo a la cámara y cerró de golpe la puerta. "Dios Querido," ella murmuró, mirando fijamente la cara magullada de Brynn. "Richard dijo que necesitabas los bálsamos, pero no teníamos ninguna idea de lo que te había hecho Delmas-" Su mandíbula se cuadró con ira. "És un hombre diabólico, Brynn. Debería ser castigado."

"Pienso que quizás lo ha sido." Malik estudió la expresión de Brynn. "Gage no aguantaría eso. ¿Cómo de mal, Brynn?"

"Muerto." Ella tragó para aliviar la náusea que la asaltó otra vez. "Horquilla".

"¿Ah, lo viste?"

"Sí." Siempre lo vería. La imagen estaría allí delante de ella por una eternidad. Ella se movió hacia la chimenea a la cesta que contenía sus pertenencias. "Tengo que marcharme. No puedo quedarme aquí…" Ella tomó un caldero de arcilla de su bolsa de medicina y lo puso en el hogar. "No me necesitas más en absoluto, Malik. Te sentarás sobre un caballo dentro de una semana, pero no debes sobrepasarte los primeros días. Espero que cuides de Adwen. Si la fiebre vuelve, haz que Alice trague del polvo de aquel tarro. No pienso seguir. Ella está más sana de lo que alguna vez la haya visto. Realmente pienso que está-"

"¿Dónde vas?" Adwen interrumpió. "Tú misma no estás bien. No tendrías que marcharte sola. No es seguro."

"No te preocupes, estaré segura." No tenía tiempo para más garantías. Ella estaba sorprendida de que Gage no estuviera allí ya. Tendría que escaparse por la puerta de atrás para evitar cualquier posibilidad de encontrarle. Agarró rápidamente su bolsa de medicina y sus otras pertenencias y se dirigió hacia la puerta. "Dios os guarde a ambos."


"Ah, Brynn. Pensé que nos abandonarías después del trágico acontecimiento."

Brynn se congeló en el acto de abrir la puerta.

Richard dio un paso desde las sombras al lado de la puerta alta. "Yo te esperaba. ¿Supongo que no puedo persuadirte de quedarte?"

"No."

"Podría llamar a la guardia, lo sabes. He notado que los hombres del Normando están muy impacientes por agradarle, y saben cuanto él valora a su esclava."

Ella se dio la vuelta para enfrentarlo. "Entonces hágalo."

Él sonrió. "Yo sólo bromeaba. No sería ventajoso para mí traicionarte. No tengo ningún deseo de llevarte a la cama del Normando otra vez. Al contrario, es mi deseo más vehemente separarlo de ti. Te quiero para mí."

"Quieres el tesoro para ti mismo," ella corrigió.

"Ah, el tesoro… ¿Estás lista para unir fuerzas y conducirme a él?"

"No, y no hay ninguna manera de que puedas seguirme."

"¿Cómo vas a impedirlo? ¿Magia?" Él sacudió su cabeza, "Delmas podría creer tales tonterías, pero yo no lo hago."

Ella sintió una frialdad cuando comprendió que Delmas había revelado hasta ese secreto peligroso. "Sin magia. Viajaré por los bosques. Los conozco bien."

"Pero no soy ningún principiante en el bosque. Soy un cazador excelente, ¿recuerda?" Él inclinó su cabeza de forma valorativa. "Creo que sería muy interesante la caza. Según Delmas, tienes experiencia como presa."

"Sí." Los músculos de su estómago se apretaron cuando recordó aquellos días de correr y esconderse en el bosque después de la muerte de su madre. Richard tomaría tanto placer malévolo como aquellos otros cazadores. "Pero conozco el camino mucho mejor que usted," ella dijo con audacia. "Así si desea pararme, hágalo ahora."

Él consideró sus palabras y luego rió otra vez. "Nunca te obligaría a quedarte contra tu voluntad. Vaya delante, suave Brynn, quizás nos encontraremos otra vez." Él se dio la vuelta y se alejó.

Ella se cerró más su capa sobre ella mientras le miraba andar pausadamente a través del patio. Se había rendido demasiado fácilmente y su sonrisa era demasiado dulce y encendida. ¿Él la seguiría? Bien, ella no tenía tiempo para retardarse y preocuparse. Tenía demasiado con preocuparse de que Gage la descubriera además del comportamiento insólito de Richard.

Ella resbaló por las puertas y se apresuró a la oscuridad que la esperaba.


Nueve

<p>Nueve</p>

"¿DÓNDE ESTÁ BRYNN?" GAGE preguntó desde la entrada a la cámara de Adwen. "¿Ella ha estado aquí?"

"Hace una hora y cuarto," dijo Malik. "Apostaría que ella está fuera de las puertas y ya en camino a Gwynthal. ¿Qué te retuvo?"

Gage murmuró una imprecación. "Nuestro fino Lord Richard. Me dijo que Brynn le había dicho que iba a las cocinas a dirigirse a Alice sobre su cuidado después de que ella se hubiera ido."

Malik levantó sus cejas. "¿Y le creíste?"

"Pareció razonable entonces. No pensaba claramente."

"Evidentemente," Malik dijo. "Pero ningún daño hecho. Si ella va a pie y tú a caballo, no deberías tener ningún problema en alcanzarla."

Gage tuvo un pensamiento repentino. "¿Tomó su bolsa de hierbas?"

"Desde luego. Sabes que nunca se marcharía sin ella."

Gage recordó la observación de Brynn en el jardín sobre la necesidad de rellenar las hierbas en su bolsa. No tenía ninguna duda de que su destino era Gwynthal, y no era razonable para ella tomar un largo viaje sin sus preciosas medicinas. "Entonces la tendré de vuelta aquí esta noche."

"Antes de que vayas detrás de ella, yo lavaría mis manos. ¿No piensas que ella ya ha visto bastante sangre esta noche?"

Gage fue al lavabo y vertió agua en el tazón de madera. "Sí, lo ha hecho." Él bajó la mirada mientras el agua se volvía rosada cuando bañó sus manos en ella. "Nunca olvidaré su cara cuando ella-" Cristo, no tenía ningún sentido hablar extensamente de lo que no podía ser cambiado. Él se volvió, agarró un lino, y se limpió sus manos. "Debería volver pronto. Dejaré a LeFont aquí en Redfem para protegerte y al cuidado de tus necesidades."

"Ella quiere ir a casa," dijo Adwen de repente. "Déjala ir a Gwynthal."

Gage se giró para mirarla.

"Delmas era un mal hombre," ella dijo, " y no pienso que fuera un hecho malo matarlo. Pero has hecho daño a Brynn al hacerlo. Ella tiene que irse a casa y curarse."

"No le dejaré que me abandone," él dijo severamente.

"Entonces llévala a allí tú mismo. Brynn ha dado a todos nosotros. Dale ahora."

"No soy conocido por mi generosidad." Sus labios se torcieron amargamente mientras se movió hacia la puerta. "Es mejor tomar que dar. Brynn dará testimonio a ese hecho."


Él la había encontrado.

Brynn se puso rígido mientras vio a Gage acercarse caminando hacia ella a través del claro. La luz de la luna pulió su pelo a un ébano brillante y golpeaba sus rasgos valientes con claridad despiadada. Ella nunca debería haber venido aquí, pensó con desesperación. Había esperado que él no recordaría la observación ociosa sobre las hierbas, pero Gage recordaba todo. Ella rápidamente metió las últimas hojas en su bolsa y saltó a sus pies. "No deberías haberme seguido. Márchate."

"No." Él se paró delante de ella. "Nunca vas a librarte de mí, Brynn. No si corres hasta el fin de esta tierra."

"No puedo…" Su voz vibró con dolor. "Hasta no puedo mirarte sin dolor, sin ver-" Ella se paró, incapaz de seguir.

"¿Delmas se arponeó como una rana?" Gage preguntó sin rodeos. "Entonces tendrás que olvidarlo."

"¿Olvidarlo?" Ella vería la escena del establo para el resto de su vida.

"Justo como yo tendré que olvidar como me sentí cuando vi lo que Delmas te había hecho. Debería ser más fácil para ti. Eras inocente y él mereció morir."

"Mi culpa," ella dijo de manera aburrida.

"No tenía nada que hacer con ello."

Ella sacudió su cabeza. "Bathsheba".

Él dio una exclamación bajo su aliento. "No eres Bathsheba y no soportas ninguna culpa por todo lo que pasó esta noche."

Ella sacudió su cabeza otra vez.

El extendió la mano y agarró sus hombros. Él bajó la mirada hacia ella, sus rasgos apretados y ásperos a la luz de la luna. "¿Me creerías si te dijera que no maté a aquella cucaracha?"

La esperanza saltó dentro de ella y luego al instante murió cuando recordó lo que ella había visto. "No".

Sus labios se torcieron. "Así lo pensé. Tienes poco confianza en mí. Entonces no me molestaré en decirlo." Él se dio la vuelta. "Y tendrás que aceptar lo que pasó y continuar. Venga, volveremos a Redfern."

"No volveré allí. Voy a Gwynthal."

"Sí, vas a Gwynthal." Él cruzó hacia su caballo. "Pero no como esto, sola por la noche. Volveremos y haremos los preparativos apropiados para el viaje."

Ella no estaba segura de entender. En aquel momento horrible en el establo había parecido que el mundo entero había cambiado, que ella estaba completamente sola otra vez. Era difícil imaginarse una circunstancia que incluyera a Gage. "¿Me llevas a Gwynthal?" Ella susurró.

Él sonrió sardónicamente. "¿Por qué estás sorprendida? ¿No me prometiste un gran tesoro?"

Ella cabeceó.

"¿Entonces por qué no debería aceptar lo que me ofreciste? Pareció que deseas engañarme además."

"Pero no me creíste."

"No te creí. Es mi naturaleza dudar de lo que no puedo ver." Él montó su caballo. "Y a veces dudo de lo que hago. Alguien con tan poca confianza como tú deberías entenderlo."

"Nunca hubo confianza entre nosotros." Y ahora nunca lo habrá, ella pensó con tristeza dolorosa. Nunca había comprendido cuan cerca para él había crecido. Cuan cerca de creer, cuan cerca de-

Ella cortó el breve pensamiento, pero la situación quemaba en su mente como una marca.

Dios querido, no, ella no lo había amado. Ella no lo amaría.

"No tienes que mirarme con tal horror," él dijo bruscamente. "No tengo una horquilla en mis manos ahora."

Él había matado a Delmas. Si ella amaba a Gage, su crimen incluso sería peor de lo que ella había imaginado. Siempre se preguntaría si había intentado lo bastante prevenir la muerte de Delmas. Era sólo pasión. No era amor.

Él ofreció su mano para ponerla sobre su semental. "Venga, estoy cansado de ser mirado como si yo fuera uno de tus dragones. Te llevaré de vuelta a la casa señorial y te dejaré ocultarte de mí con Adwen y Malik."

Dulce María, como quería ella extender la mano y tomar su mano, tocarla, aceptar la comodidad, aceptar la pasión. Ella no podía entenderlo. ¿Cómo podía sentir eso cuando todavía podía verlo goteando sangre? Puso su mano detrás para no sentirse tentada y dio una paso atrás. "No tienes que molestarte. Andaré."

Él murmuró una maldición y brincó del caballo. La agarró por la cintura y la colocó sobre el lomo del caballo. "Seré el que ande, si no puedes soportar tocarme." Él agarró las riendas y comenzó a conducir al caballo del claro. "Pero, por Dios, me tocarás. Le daré tiempo para aceptarlo pero yo -Cristo, espero que pueda darte tiempo."

"Nunca lo aceptaré," ella dijo desigualmente. "Nunca."

"Será mejor para ti si lo haces, pero a pesar de todo, tendrás que aceptarlo," él dijo con gravedad. "Nunca me abandonarás, Brynn."


Ellos vieron el fulgor rojo que iluminaba el cielo antes de coronar la colina que sobre la que se divisaba Redfem.

El primer pensamiento de Brynn fue que el cometa había vuelto, y luego lo descartó inmediatamente. Esa luz no era un flujo puro sino una boca maligna que se estiraba, como si quisiera devorar el cielo de la noche. "¿Qué es eso?"

"Fuego." El paso de Gage se aceleró mientras que él mitad conducía, mitad tiraba del caballo hacia las pocas yardas encima de la colina.

"¿Estás seguro?"

"¿Soy un repugnante bárbaro, recuerdas? No te sorprende que quemara cualquier número de ciudades y pueblos mientras asaltaba con Hardraada." Él añadió amargamente, "Oh, sí, sé bien que significa ese fulgor, aunque hice éste."

"No dije que tú-" Brynn se paró, mirando fijamente con honor mientras alcanzaban la cima de la colina.

¡Redfem estaba sumergido en llamas!

El tejado del comedor estaba en llamas, y varias de las dependencias también habían prendido fuego. Sería sólo cuestión de tiempo antes de que las paredes externas y puertas se convirtieran en barreras de fuego vivo.

"Por la sangre del Cristo," Gage refunfuñó.

"Adwen. Malik, " ella susurró. "Tenemos que -"

Ella no tuvo ninguna posibilidad de terminar la oración. Gage saltó en el caballo detrás de ella y puso a galope al animal.

El viento acariciaba el pelo de Brynn mientras subían apresurados la colina y las puertas.

Gritos.

La gente tropezaba aturdidamente sobre el patio.

El chisporroteo de maderas quemándose mientras caían a la tierra.

"Mi señor," LeFont gritó a Gage a través del patio.

Brynn se dio la vuelta para ver al capitán y sus soldados que intentaban sofocar las llamas que saltan desde el pasillo a la capilla.

"Nosotros no teníamos ninguna posibilidad," gritó LeFont. "Pasó tan rápido que nosotros no pudimos-"

"¿Malik?" Gage preguntó.

LeFont sacudió su cabeza. "El pasillo delantero cayó primero. Nosotros no pudimos pasar por las llamas. "

"El diablo que no pudiste." Gage contuvo su caballo y brincó a tierra.

Brynn se deslizó de la silla y lo siguió mientras atravesaba corriendo el patio hacia el pasillo.

La entrada al pasillo no estaba. Llamas. Llamas por todas partes.

"Quédate aquí," Gage gritó a Brynn.

¿Cómo ella podría quedarse cuando Malik y Adwen estaban en aquel infierno? Tenía que encontrar un modo de sacarlos. "¡La puerta de atrás!" Ella corrió hacia la izquierda, esquivando por poco una madera que se cayó con estruendo al suelo. "Podemos-"

Gage estaba ya delante de ella, bordeando los restos que se quemaban del pasillo y haciéndose paso entre la capilla y el pasillo.

Ella lo vio momentáneamente vacilar.

"Atiéndela," él gritó sobre su hombro. ¿Qué atendiera a quien? Se preguntó con turbación. Cuando vio la forma encogida, mitad tumbada, mitad apoyada contra la pared de la capilla.

¡Alice!

Ella se arrodilló rápidamente al lado de ella y comprendió con alivio que la mujer estaba todavía viva. La examinó rápidamente. Alice no se había quemado, pero un corte profundo marcaba su sien y parecía estar desmayada. ¿Qué debía hacer? Alice necesitaba cuidado, pero Adwen estaba seguramente más en peligro.

"¡Capitán!" Ella se giró e hizo señas a LeFont para que viniera e indicó a Alice. Entonces ella volvió sobre sus pasos, siguiendo el camino de Gage hacia la parte trasera del pasillo.

Al tiempo que ella alcanzaba la puerta abierta, él ya había entrado dentro. Grandes penachos de humo negro ondeaban, pero ella no podía ver llamas. Entró andando y sus pulmones inmediatamente fueron asaltados por el humo de chamusquina.

Kythe. La estaca. Gritos.

No, eso era hace mucho. Había sido incapaz de ayudar a su madre, pero tenía una posibilidad de salvar a Malik y Adwen. Se cubrió su boca, intentando no respirar mientras bajaba el pasillo hacia la escalera que conducía a la recámara.

"¡Fuera!" Gage gritó, surgiendo del denso humo. "Este tejado no durará mucho."

Él llevaba a Adwen en sus brazos, su cara enterrada en su pecho.

"¿Malik?" Ella jadeó.

Entonces vio a Malik que tropezaba detrás de Gage. Ella se movió rápidamente hacia adelante, y colocó sus brazos alrededor de su cintura, y puso su brazo alrededor de sus hombros. "Apóyate sobre mí."

"¡Fuera, Brynn!" Gage insistió. "¡Ahora!"

Él pensaba que quería quedarse en ese infierno? Sus pulmones estaban ardiendo. "Escápate tú." Soportar una buena parte del peso de Malik la obligaba a moverse despacio, y cuando alcanzó la entrada debía encontrar a Gage mientras él entraba de nuevo en el pasillo. Él la sacó al aire libre y tomó a Malik él mismo, medio levantándole los pasos y alejándole del edificio de quema.

¡Chispas!

¡Maderas estrellándose!

¡Una ráfaga enorme de calor!

Brynn volvió á mirar sobre su hombro. La entrada por la que ellos acababan de pasar estaba ahora completamente borrada por una pared de llamas.

"Brynn." La mirada de Adwen estaba fijada con honor en los restos que se quemaban. "Qué terrible…"

"Sí."Brynn inhaló grandes tragos de aire mientras se arrodillaba al lado de Adwen. "Cómo te sientes?"

"Nosotros no podíamos escaparnos." Adwen comenzó a toser. "Malik lo intentó, pero nosotros no podíamos escaparnos-" Ella se dobló doble, luchando por conseguir respirar.

Malik cayó a sus rodillas al lado de Adwen. "Tranquila, chérie, no hables. Te tendremos fuera de aquí en un momento. Gage ha ido a conseguir los caballos."

"¿Puedes andar una distancia corta más, Malik?" Gage había reaparecido al lado de ellos. "LeFont tiene los caballos en la puerta, pero se volverán loco si los traemos cerca de las llamas."

"Puedo andar." Malik despacio se puso a sus pies. "¿Qué es este infierno para un héroe como yo?"

Adwen emitió un resoplido de desconfianza.

Malik la lanzó una afligida mirada. "Te habría rescatado. Gage no me dio la oportunidad."

"¿Ibas a volar por una puerta cerrada?" Adwen preguntó mordazmente.

Malik se estremeció. "Habría encontrado una manera."

Gage levantó a Adwen en sus brazos. "Entonces encuentra un modo de ponernos en la puerta delantera antes de que el resto de Redfern caiga en llamas." Él se dio la vuelta hacia Brynn. "¿Sé que estás tan herida como Malik, pero puedes ayudarle?"

¿Herida? Durante un instante Brynn estuvo confundida. Tanto había sucedido que casi había olvidado las contusiones y cortes que había recibido antes por la tarde. Parecía que hacía tanto tiempo. "Desde luego puedo ayudarle." Ella se elevó a sus pies y puso un brazo de Malik sobre sus hombros otra vez. "Venga, Malik. Sólo un poco más lejos y estaremos fuera de esto."

"Qué humillación," él refunfuñó.

"Oh, cállate," Adwen dijo de manera cortante. "¿No bastaría que ardiera la barba de su hermosa cara?"

Él se puso más contento. "¿Piensas que soy hermoso?"

Ella suspiró con exasperación y cerró sus ojos como mientras Gage la alejaba.

El cojeo de Malik de repente se volvió más leve. "Ella piensa que soy hermoso."

Asombrada, Brynn advirtió, "Malik, apenas hemos escapado con vida."

"Bien, siempre hay que esforzarse en sacar la alegría en cada adversidad."

En el presente Brynn no podía ver ninguna alegría en esta ciénaga trágica, pero se alegraba de que alguien pudiera. "Bien, no estés tan alegre. Adwen tiene un gran miedo de los hombres atractivos."

Su cara cayó. "Ah, eso es demasiado malo. Pero pienso que tienes razón. Recuerdo…" Malik volvió, sus ojos sobre Adwen, quien era ahora izada al caballo de LeFont. "¿Dónde está Lord Richard?"

Brynn miró alrededor con confusión al establo. "No sé. No le he visto." Ella de repente miró el pasillo que se quemaba." Podía ser él-"

"No, él no está allí." Los labios de Malik se apretaron con gravedad. "Apostaría que él estaba seguramente lejos antes de que el pasillo estuviera completamente en llamas."

"¿Qué piensas?"

"¡Monta! Cabalga por la colina y establece el campamento." Gage estaba al lado de ellos, conduciendo dos caballos. Él levantó a Malik en uno de ellos y pegó con la mano los cuartos traseros del caballo, enviándole a galopar por las puertas. Él se giró y alcanzó a Brynn. "Tú también."

"No." Ella se alejó, lanzando una mirada a los asustados hombres y mujeres en el patio del establo. "No puedo marcharme de aquí. Puedo ser necesaria."

"No aquí. He ordenado a mis soldados juntar en grupos a cada uno de Redfern y acampar sobre la colina. Nos quedaremos hasta que esté completamente desierto." Sus manos rodearon su cintura y la izó sobre el caballo. "Esto es todo lo que se puede hacer. En unas horas no habrá nada que dejar. Redfern desaparecerá."

Ella miró confusamente el comedor ardiendo donde había pasado estos últimos años. Él tenía razón. Pronto sólo habría cenizas.

"Vamos." Gage pegó con la mano el reverso de la yegua y la envió detrás de Malik.

¿Podrías atravesar una puerta cerrada?

Las palabras de Adwen de repente volvieron a Brynn cuando ella pasaba por las puertas que se quemaban. Al tiempo que Brynn había estado absorbida por el peligro comprendió el impacto de las palabras.

¿Puerta cerrada?


Brynn estuvo demasiado ocupada para preguntara a Adwen en relación a sus palabras hasta que no pasaron más de dos horas. Un flujo constante de gente atravesó las puertas de Redfern y subieron la colina para acampar. Unos se quemaron intentando enfrentarse al incendio, otros simplemente estaban atontados y confusos por la pérdida de todas sus pobres pertenencias. Era difícil comprender que profunda era la herida, pero ambos tenían que ser tendidos. A pesar de sus protestas, Malik insistió en mover herido a herido con ella, limpiando la suciedad, sujetando vendas mientras Brynn las ataba. A veces él solamente se sentaba y les hablaba con cuidado, ofreciendo comprensión y amabilidad.

Brynn visitó el camastro de Alice varias veces durante aquellas horas, pero ella no se despertó. No era una buena señal. Lavó la sien de la mujer otra vez, luego se giró y anduvo hacia la enorme roca en el borde de la colina contra la que Adwen se inclinaba, una manta la envolvía alrededor de sus hombros.

"¿Cómo está Alice?" Adwen preguntó.

"No sé. Deseo que despierte." Ella se sentó al lado de Adwen. "¿Tienes frío? ¿Necesitas otra manta?"

"No." Adwen miró fijamente a la conflagración de debajo. Tenía la misma expresión atontada sobre su cara que otros que habían escapado del infierno. "Se ha ido," Ella susurró. "Me siento muy extraña. Es como si yo viera todo arder desde lejos."

Brynn sabía lo que pretendía decir. Ella, también, tenía la sensación de que una parte de su vida había llegado a su fin. Nunca había estado contenta allí, pero era un modo terrible de escaparse de Redfem. Fuego y muerte. Se estremeció cuando comprendió que Delmas estaba allí en ese establo siendo devorado por aquellas llamas.

Pero no podía pensar en eso ahora. Demasiadas personas la necesitaban, y Adwen era una de ellas. "Siento que no hubiera tiempo de salvar nada," dijo con cuidado.

"Yo no," dijo Adwen, "Esta es la única cosa que habría lamentado dejar atrás." Ella abrió su mano para revelar un rosario exquisito de plata que Brynn reconoció. Había pertenecido a la madre de Adwen, quien se lo había dado a Adwen la noche antes de su muerte. Adwen estaba segura de que era un amuleto y nunca lo había abandonado de su lado durante su larga enfermedad. "El resto no es de ninguna importancia." Ella rió. "De verdad, estar sin bienes me hace sentir… libre."

"¿Libre?"

"Mis regalos nupciales de Richard. Mi dote para él. Todos los tristes recuerdos de aquellos años cuando no podía dejar aquella habitación. Todo la duda y culpa…" Expulsó un suspiro profundo. "Todo se ha ido."

"Lo siento tanto," dijo Bryrin. "Pero los recuerdos no se queman tan fácilmente como la madera. Parecen irse y luego vuelven."

"Bien, se han ido ahora y me preocuparé de entonces si vuelven más tarde." Adwen tembló. "Pensé que iba a morir, Brynn. Era muy extraño. Me enfurecí. ¿Recuerdas cuándo acepté morir? No ahora. De repente estuve llena de una cólera terrible y de fuerza. Pienso que conocí la cólera que Samson debió experimentar cuando destruyó el templo. Si Gage no hubiera venido, sentí como si yo pudiera haber tirado la puerta por mí misma."

La puerta cerrada. "¿Tuvo que echarla abajo? ¿Realmente estaba cerrada?"

"Ah, sí, estaba cerrada." Sus labios se apretaron. "Malik y yo estábamos ambos despiertos y oímos el ruido de la llave en la cerradura. Después de que te fueras, estaba alterada, y Alice fue a la cocina a preparar un trago calmante para ayudarme a dormir. Oí a alguien en la puerta y pensé que Alice volvía. No lo era."

"¿Quién?"

"Richard. ¿No lo vi, pero quién más podría haber sido? ¿Quién más me quería muerta? Oí la llave en la cerradura y un breve tiempo más tarde olí el humo."

"No es razonable." La frente de Brynn se arrugó con perplejidad. "¿Por qué quemaría su herencia solamente por matarte?"

No es su herencia. No más. Él sabía que los Normandos pronto lo tomarían y Redfem nunca significó nada excepto como un camino para el poder." Sus labios se curvaron amargamente. "Nada de lo que yo hice. ¿Por qué no quemar a ambos y empezar de nuevo? Una rica viuda Normanda lo satisfaría maravillosamente."

"Si no tiene ninguna herencia, ningún Normando se emparentará con él."

"Pero él es tan atractivo y puede ser tan dulce como las flores en primavera. Encontraría una manera."

Podría casarme contigo.

Las palabras de Lord Richard de repente volvieron a Brynn. ¿Podría él despejar el camino no para una viuda rica Normanda, sino para la misma Brynn? Después de la muerte de Delmas él sabía que Brynn estaba desesperada y la había visto dejar Redfem. ¿De qué forma supo que Gage la había seguido? Incendiar el comedor podría haber servido al doble objetivo de librarse de una esposa y del invasor que tenía en su camino. Era posible que él pudiera haber decidido poner los acontecimientos en movimiento con un golpe de antorcha.

Adwen se dio la vuelta hacia ella con repentina alarma. "Soy estúpida. No soy libre, verdad? Él está todavía vivo."

"Creo que lo está."

"¿Entonces por qué no se ha presentado? No es como él no poner en un valiente espectáculo e intentar demostrar que el negro es blanco."

Brynn miró abajo a las ruinas que se quemaban. "Sería difícil convencer a cada uno de que esta maldad fue un envío del cielo. Dios querido, todo esa pobre gente… El invierno viene y no tienen ningún techo sobre sus cabezas."

"Él no se preocupa por ellos. En su mundo sólo está Richard, y su fuerza e inteligencia siempre estaba al servicio de lo que él quería. Yo era su único fracaso. No es nada asombroso que me quiera ver muerta."

"No le dejaré hacerte daño, Adwen."

"No, no le dejaré hacerte daño," Ella dijo con repentina fiereza. "No debo depender de nadie más. Seré tan fuerte e inteligente como él lo es."

"Ya eres inteligente, y serás más fuerte porque eres mejor."

"No tengo tiempo para estar enferma. ¿Piensas que se parará porque él falló en su objetivo esta vez? Continuará intentándolo hasta que él consiga lo que quiere. Debo estar lista para cuando venga a por mí."

Brynn rió. La tenue luz de fuerza que ella había notado en su amiga desde que había vuelto a Redfem no era más nebulosa, pero brillaba con claridad. "Estoy segura de que lo estarás, Adwen."

¿Adwen volvió la mirada hacia Redfern y susurró, "La vida es preciosa, ¿verdad, Brynn? Él intentó quitármela. Él intentó tomarla de todos nosotros."

"La vida es muy preciosa."

"Estás enfadada con Gage por quitar la vida de Delmas. Sé que era un pecado, pero me pregunto… Parece que algunas vidas son más preciosas que otras." Adwen habló despacio, como si intentara resolver cosas. "Él era muy cruel contigo. ¿Si Delmas hubiera vivido, él no habría causado a ti y a otros más miseria?"

"Quizás."

'"Entonces, por qué tú-"

"Porque ahora él no tiene ninguna posibilidad para ser algo más. ¿Quién sabe lo que Delmas era cuando era un niño o si los acontecimientos lo torcieron para ser el hombre que él era? Quizás algún milagroso cambio habría ocurrido en él si hubiera vivido."

Adwen frunció el ceño dudosamente. "¿Crees eso?"

"No." Ella suspiró. "No puedo pensar en milagros y en Delmas al mismo tiempo. Pero soy una curandera y no puedo permitirme juzgar quien debería vivir y quien debería morir. A veces los milagros ocurren cuando menos los esperas."

"Bien, no creo que hubiera cambiado, y soy feliz de que él pueda hacerte más daño." Ella añadió enérgicamente, "creo que Dios no gastaría su tiempo con tal bruto, y tampoco deberíamos hacerlo nosotras."

Brynn ligeramente se asombró ante la reacción tan feroz de la apacible, amorosa Adwen. Brynn sintió como si pudiera ver su cambio y desarrollo delante de sus ojos. "Dios no debió sentirle como una basura cuando lo trajo a este mundo."

"Dios también trajo serpientes venenosas al mundo, pero él no pretendía que se deslizaran alrededor de nosotros y nos molestaran. Delmas debería haberse quedado con otras serpientes."

"Vi…"

"Pero no estabas de acuerdo." Adwen sacudió su cabeza. Él es más sabio que yo de muchas formas, pero pienso en las otras en las que carece de razón." Ella fatigosamente se apoyó contra la roca. "No sé. Tendré que pensar en ello. Es muy difícil formar opiniones cuando toda mi vida sólo he aceptado lo que cada uno me decía lo que era la verdad. ¡Esto me hace dudar de cada-¡Mira ¡Allí!"

La mirada fija de Brynn siguió la de Adwen, y el alivio la atravesó. Gage, LeFont, y la compañía de soldados subían cabalgado la colina. Claramente habían decidido que podrían ser de más ayuda y volvían. No se había permitido admitir lo preocupada que había estado sobre Gage durante estas últimas horas.

Dios querido, Gage pareció un helado demonio del infierno. Su cara estaba ennegrecida de humo, pero aunque su pelo estaba cubierto por hollín, en el fulgor de las llamas todavía destellaba con su propio fuego.

"Él viene," Adwen, murmuró, sus ojos sobre Gage. "Mi sueño. El fuego. Era él…"

Adwen había hecho la misma conexión que Brynn había descubierto el primer día de Gage en Redfern. "Quizás. No tiene porque significar nada. Podría ser una mera casualidad."

"Significa algo. Es exactamente como lo vi. Tú crees en milagros. ¿Por qué los niega cuándo ocurren?"

"Lord Gage no es un milagro."

"Él me salvó. Él salvó a Malik." Gesticuló hacia la gente sobre la ladera. "Él salvó a todos ellos. Él me parece un milagro."

Él había comenzado a parecerle un milagro también, Brynn pensó melancólicamente. Un milagro que se había revelado con lentitud tan infinita, no había comprendido lo que tenía en sus manos hasta que lo había deslucido y después arrojado a la tierra.

"Él no es un milagro," repitió, y se giró. "He pasado demasiado tiempo aquí. Debo ir a ocuparme de Alice."

No, permíteme." Adwen quitó la manta y luchó a sus pies. "Tienes demasiado que hacer."

"Siéntate. Apenas puedes estar de pie."

"No tendré que estar de pie para cuidar de Alice. No debo mimarme más. Malik tampoco está bien, y está ayudando." Adwen se movió con saltitos hacia el camastro de Alice. Ella se rió de Brynn sobre su hombro. "Es fácil. No sé nada de curación, pero sé todo sobre la maternidad. Si empeora, te llamaré."

Brynn frunció el ceño preocupada mientras se alejaba caminando. La voluntad de Adwen era fuerte pero su cuerpo era todavía débil. No estaba segura de que el alboroto pudiera endurecerla.

"¿Cómo estás?"

Se puso rígida cuando vio a Gage en su caballo unas yardas más lejos.

"Bastante bien." Ella lo estudió y sintió una oleada de compasión cuando vio que incluso el humo no podía enmascarar las líneas de cansancio que marcaban su cara. "Mejor que tú. Al menos he tenido la posibilidad de lavar el hollín de mi cara."

"Lamento que te ofenda."

"No me ofende. Adwen dice que eres un milagro. ¿Cómo puede un milagro ofender?"

"¿Un milagro?" Él rió sardónicamente. "Estoy seguro de que le dijiste lo equivocada que está."

" Sí, pero ella no estuvo de acuerdo conmigo. Adwen se está volviendo muy obstinada." Ella apartó su mirada. "No estamos demasiado mal aquí. Hay cuatro hombres con quemaduras dolorosas, pero Alice es la única sobre la que estoy preocupada. Su cabeza se cortó y temo que inhaló humo que podría hacerle daño. Está embarazada."

"¿Lord Richard?"

"Sí."

"Qué tipo tan encantador. ¿Fue quién la abatió y la dejó para que se quemara."

"¿Sabes eso?"

"LeFont dijo que uno de sus hombres vio a Alice siguiendo a Richard, suplicándole. Él se giró y la golpeó y se cayó contra la pared."

"Adwen dice que cree que él fue quien prendió el fuego."

"Lo hizo. Él prendió fuego al comedor primero y las llamas del establo irrumpieron sólo minutos después de que él saliera montado y atravesara las puertas. No hay duda de que pretendía dejar quedarse todo Redfem." Él giró su caballo y golpeó sus francos para avanzar. "Dejo una compañía de soldados aquí para su protección, pero que no se aparten del campamento."

Ella se puso rígida. "¿Dejas? ¿Dónde vas?"

"Detrás del querido marido de Lady Adwen. Él no puede haber ido lejos."

El miedo la atravesó. Ella había creído que él estaba seguro, y de nuevo montaba a caballo otra vez hacia el peligro. "No lo encontrarás. Él conoce el campo demasiado bien."

"Uno de los hombres de LeFont es un rastreador excelente. Tenemos una posibilidad buena de-"

"No tienes una posibilidad," dijo Brynn con ferocidad. "¿Qué pasaría si el fuego sólo fuera una estratagema para sacarte de refugio y atraerte a campo abierto? ¿Si está uniendo a sus vasallos y planea esperarte para asesinarte?"

Sus ojos se estrecharon. "¿Y te preocupa si él lo hace? Seguramente el castigo de un asesino debería ser asesinarse a sí mismo."

"¿No lo ves? La violencia continúa y continúa. Nunca para."

"¿Y si mato a Lord Richard, eso será tu error también?"

"Sí, por traerte aquí."

Él murmuró una maldición entre dientes. "Debes de charlar con Dios todos los días. Evidentemente piensas que soportas una responsabilidad común para toda la humanidad." Él golpeó su caballo hacia adelante. "Si mate a tu marido, sólo yo lo hice. Si mato a Lord Richard, será mi responsabilidad. Mi voluntad, mi acto. No tienes nada que ver con esto." Él levantó su mano. "¡LeFont!"

Él galopó colina abajo con LeFont y los soldados detrás.


Diez

<p>Diez</p>

"ESTÁ VIVA," susurró Alice. "Pensé que murió, mi señora."

"Ah, estás despierta." Adwen sonrió hacia ella. "Brynn estará contenta. Estuvo preocupada por ti. La llamaré."

"¡No!" La mano de Alice se extendió para pararla. "Espere, por favor. Me dirigiría a usted."

"No ahora. Estás herida y debes descansar."

"Intenté pararlo," dijo Alice con voz ronca. "Él tenía una antorcha y yo sabía… Lo vi cerrar la puerta y lo perseguí. He pecado contra usted, pero nunca-"

"Silencio." Los dedos de Adwen presionaron contra la boca de la otra mujer. "No has pecado contra mí."

"He fornicado con su marido. Llevo a su niño."

"Lo sé. Le oí decírselo a Brynn."

"¿Lo hizo? Pero no dijo nada."

"Porque no había nada que decir. Se ha pecado contra ti."

Alice sacudió su cabeza. "Confesé al sacerdote y él dijo que el pecado era mío, que yo había tentado a Lord Richard."

"¿Él?" Los labios de Adwen se apretaron. "Y el buen padre me dijo que mi pecado era que yo no era una esposa respetuosa y sumisa, o Dios me concedería un niño. Parece que las mujeres son la raíz de toda la iniquidad en este mundo y hombres inocentes como la Virgen María."

"¿El sacerdote le dijo eso?" Alice sacudió su cabeza. "No es verdad. Nadie podría haber sido tan amable o más dócil que usted."

"Dócil." Adwen probó el sonido de ello. "Es una palabra pálida, débil… No tengo ningún gusto por ella." Ella exprimió la mano de Alice. "Y pienso que ambas hemos sido demasiado dóciles en el pasado."

"Es el camino de las mujeres."

"Es el camino que los hombres dicen a las mujeres que deberían seguir." La mirada fija de Adwen fue a Brynn a través del campamento. "Bryrin no es dócil. Quizás nosotros deberíamos aprender de ella."

"¿Me cree?" Alice preguntó. "No fue nunca mi deseo-"

"Te creo." Adwen con cuidado acarició el pelo hacia atrás de la cara de Alice. "Siempre has sido amable conmigo, Alice. ¿Por qué debería pensar que pretendías dañarme?"

"El niño…" Alice se precipitó, "no sé por qué Dios me dio este niño y lo negó a ti. Sólo será una carga para mí, y usted si lo quería."

"Sí, quise a un bebé." Era la única verdad clara en su vida en Redfem. Llevaría tiempo separar otras verdades de la mentira, pero el cargo de un niño no había sido sólo el deber. Cuando había estado embaraza, había estado llena de maravilla y alegría, y cuando los perdió sólo tuvo oscuridad. "Un niño es un regalo maravilloso."

"Quizás si eres la señora de un gran señor." Por primera vez una nota de amargura se filtró en la voz de Alice. "No si eres un criado sin un marido ni sustento. Entonces un bebé es sólo una carga vergonzosa."

Adwen sentía vergüenza ella misma. Había pensado en su propio dolor, sus problemas, y esta mujer era acosada por un destino mucho peor. Era un mundo cruel para una mujer que rompía las reglas puestas por la Iglesia y el hombre incluso cuando era obligada a hacerlo así. "La vergüenza no es tuya, es de Richard," dijo Adwen. "Y en cuanto a una carga… Sí, un bebé es siempre una carga." Pero, a diferencia de Alice, habría sido una carga Adwen que habría aceptado con alegría aunque fuera acompañada por la vergüenza.

Adwen bajó la mirada a Redfem que ardía. "Pero no soy más gran señora que tú. No tengo ningún marido, ningún padre, ninguna casa. Quizás estés hasta mejor que yo. Como un niño me enseñaron a llevar una casa, pero tú tienes el conocimiento de como ganar tu pan. Tal conocimiento puede ser un gran tesoro. Te envidio."

Alice la miraba dudosamente.

"Realmente," Adwen dijo. "¿Compartirás tu conocimiento conmigo? No tengo nada que darte a cambio. Incluso no sé si seré rápida o lenta. Pienso cuando primero vine a Richard yo no era demasiado estúpida, pero él no quiso que pensara." Él sólo quería la sumisión y su cuerpo, ella pensó amargamente, y ella se lo había dado hasta que la había agotado. "Hasta podría ser más carga que un bebé."

"Oh, no," dijo Alice con impaciencia. "Será un placer ayudarla, mi señora."

"Debes llamarme Adwen, y también será un placer ayudarlt." Adwen rió. "Cuando encuentre una manera."

Alice la miró avergonzada. "¿Adwen?"

"Te dije que no era una gran señora." Adwen se elevó a sus pies. "Soy sólo una mujer como tú, y debemos cuidarnos una a la otra. Ahora, cierra tus ojos y descansa. Iré y conseguiré a Brynn. Querrá ver lo bien que estás."

Alice obedientemente cerró sus ojos.

Tan mansa. Adwen sintió una explosión de cólera mientras comenzaba a atravesar el campamento. Alice siempre había sido tímida y mansa y cruelmente había sido usada. ¿Era el destino de todos los seres humanos apacibles que abusaran de ellos?

"Estás molestada," Malik dijo mientras apareció a su lado. "No deberías haber decidido preocuparte por Alice. Yo lo habría hecho."

"Por qué no debería preocuparme-" Al principio ella había estabado tan absorbida, su significado no era claro. Entonces entendió y la cólera almacenada dentro de ella se liberó. "¿Piensas que mis sentimientos son demasiado tiernos, mi alma es demasiado sensible para cuidar de la amante de mi marido?"

"No dije- "

"Lo pretendías." Ella no lo miró mientras andaba. " Eres como todos los hombres, piensas que somos débiles y sin fuerza. Bien, sois vosotros quienes nos hacéis débiles y nos priváis de nuestra fuerza. Usan nuestros cuerpos y embotan nuestras mentes. Pensáis que es correcto golpearnos y hacernos serviros, daros niños y luego abandonarnos."

"Soy realmente un mal muchacho," dijo Malik solemnemente. "Y claramente penosamente olvidadizo. Hasta no recuerdo darte un niño. ¿Cómo le llamamos?"

Ella lo miró airadamente. "Sabes que no pretendía-" Ella se paró cuando vio su suave expresión. Increíblemente, de repente sintió una risa tirar de sus labios. "Demonio."

"¿Fue un muchacho?"

"Un demonio, así sería nuestro bebé." Su sonrisa desapareció. "Ves, piensas tan ligeramente de nosotros que no haces caso de mis palabras."

"Cuando se apliquen a mí, las mostraré interés. Pero no te diriges a mí; te diriges a tu marido." Él rió con cuidado. "Así, en cambio, no haré caso de ese veneno que vomitas e intentare hacerte sonreír otra vez. Quizás, si soy afortunado, hasta te reirás. Tienes que reírte, Adwen. La risa es buena."

Cuando él reía era más hermoso que cualquier hombre al que ella alguna vez hubiera visto. Su cara se iluminaba con calor y era como mirar una salida del sol. Ella le miró desvalidamente durante un instante antes de obligarse a apartar su mirada. "La risa es para los bufones en el comedor."

"¿Seré tu bufón, Adwen? ¿Te serviré y te encantaré? Puedo, lo sabes."

Ella volvió la mirada hacia él y al instante deseó lo haberlo hecho. Salida del sol otra vez. Su paso se aceleró mientras se acercaba a Brynn, y siguió todo derecho. "No quiero nada de ti. No quiero nada de cualquier hombre."

"Me gusta la idea de un muchacho, pero Demonio no es un buen nombre. Lo llamaremos Malik, después de mí."

Un muchacho tan hermoso como ese hombre. Ella sintió una repentina punzada de dolor. No para ella. Nunca para ella.

"¿Qué pasa? ¿Qué dije?"

"Nada."

Él extendió la mano y la paró. "No es nada cuando te causó dolor. Es todo."

"Soy estéril, " ella dijo vacilantemente. "No puedo tener niños."

"Con tu marido. Si hay un fallo, quizás es con él." Él amplió su pecho. "Ahora, ya que no tengo ninguna falta…"

"¿Qué dices? La falta es siempre con la mujer."

"En mi país no creemos que eso sea siempre verdad."

"No entiendes." Ella se liberó se alejó de él, su voz ronca con el dolor. "Ellos mueren. Son míos por un ratito y luego se mueren."

"Entiendo." Su voz era suave como le ofreció su mano. "Ven conmigo. Déjame ser tu amigo. Déjame compartir tu dolor."

Ella quiso tomar su mano. Él no era como Richard, quien la había culpado y la había hecho avergonzarse de su cuerpo. Su marido nunca había compartido su dolor cuando había perdido a los bebés, incluso nunca la había visitado hasta que no estaba lo bastante bien para intentarlo otra vez.

Aún aunque ella pudiera confiar en Malik, él sólo intentaría llevarse esa nueva libertad que le había concedido la destrucción de Redfern. La comodidad que él ofrecía llevaría un precio demasiado alto.

Ella se dio la vuelta y casi corrió la corta distancia restante hasta Brynn que estaba de pie sobre el lado de la colina.

"Alice está despierta," ella dijo jadeando.

Brynn comenzó a sonreír y luego se paró cuando vio la expresión de Adwen. "¿Qué pasa? ¿Ella no tiene sus sentidos?"

"Parece muy clara."

Brynn miró sobre su hombro. "Es Malik-"

"Dije a Alice que irías con ella," ella interrumpió. "Pero cuando termines, me llamas e iré y dormiré al lado de ella." Ella frunció el ceño. "Deberías dormir. Alice no es la única que tiene heridas."

"Cuando termine aquí." Su atención cambió hacia el rastro por el que Gage Dumont había desaparecido unas horas antes. "Ha pasado mucho tiempo, ¿verdad? Ellos deberían volver pronto."

Estaba preocupada por el Normando, Adwen comprendió. Pobre Brynn, tanto conflicto interior y dolor. Justo cuando su propio camino se hacía claro para ella, el camino de Brynn estaba acosado con óbices. "¿Fueron detrás de Richard?"

Brynn cabeceó mientras siguió explorando el rastro.

"No volverán antes porque mires esa colina," ella dijo con cuidado.

Brynn se dio la vuelta. "Lo sé. Soy muy tonta." Comenzó a cruzar el campamento hacia el camastro de Alice.

Malik ya se arrodillaba al lado de Alice, Adwen vio. Ella no podía oír sus palabras, pero de repente oyó la sonrisita de Alice. No la sorprendió. El pícaro imprudente probablemente podría hacer sonreír a una mujer muerta.

Como si sintiera la mirada de Adwen sobre él, la buscó y encontró sus ojos. Él rió intensamente y su expresión estuvo llena de entendimiento y un pequeño anhelo que estaba cerca de ser irresistible. Él quería que ella viniera.

Un precio demasiado alto, se recordó desesperadamente. Demasiado alto.


Gage no volvió al campamento hasta justo antes de que amaneciera.

¡A salvo! El alivio atravesó a Brynn cuando lo vio. Incluso en medio de la oscuridad nadie podría confundir la silueta gigantesca de Gage. Brynn miró a los jinetes trotar encima de la colina; ningún banderín volando esa noche. La compañía parecía tan cansada como Brynn se sentía.

Brynn caminó para encontrarlos en el borde del campamento.

El semental de Gage se alzó cuando ella dio un paso desde los arbustos, pero él estaba cansado también y Gage rápidamente lo tuvo bajo control. No así su carácter.

"¿No has dormirmo?" Él preguntó rudamente. "¿Cuánto piensas que puede estar de pie?"

"Tanto como tú." Ella se esforzó, con miedo de preguntar la pregunta.

Ella no debería. Gage sacudió su cabeza y dijo, "no lo encontramos. Así que puedes ir descansar con la mente tranquila. Ninguna sangre se ha derramado para corromperte." Él se dio la vuelta hacia LeFont. "Da descanso a los hombres de unas horas y después volvemos a Redfem y vemos lo que se puede salvar. Mantas, alimento, algo." Él volvó su mirada con ardor, hacia las ruinas ennegrecidas. "Dios lo sabe, no será mucho."

"¿Y qué hacemos con ellos?" LeFont preguntó.

"Intentaremos poner a esta gente tan cómoda como podamos mientras reconstruyen sus casas."

"¿Construyan?" LeFont retrocedió con horror. "Soy un soldado. No construyo."

"Entonces debería ser una razón para encontrar a artesanos que puedan hacer la tarea por ti," Gage dijo. "Rápidamente. Quiero viviendas aquí antes de las primeras nieves. Viviendas de piedra y el castillo también será de piedra. Tan fuerte e impenetrable como Bellerieve."

"¿Por qué haces esto?" Brynn preguntó con aturdimiento. "¿Vas a aceptar a Redfern de William como tuyo?"

"Quizás. Está bastante cerca del mar para el comercio. La tierra es fértil."

"¿Quizás? Estás gastando mucho esfuerzo y dinero si no es cierto."

"Entonces tendré que tener mis cofres repletos, ¿verdad?" Él se dio la vuelta hacia LeFont otra vez. "Si puedes encontrar a artesanos y trabajadores dentro de la semana, pondré a Gillaume de responsable del edificio y tú puedes acompañarnos en nuestro viaje."

LeFont incluso no preguntó su destino. Estaba demasiado aliviado por librarse de la ignominia de abandonar su espada. "Los encontraré. Si tengo que volver a Normandía, te aseguro que tendrás a tus artesanos." Él se desmontó e hizo señas a otros soldados para seguir el plan. "Descansa cuatro horas. No más."

Brynn miró a los hombres dispersarse. "Esto es muy extraño. ¿Por qué?"

Gage se desmontó. "No me gusta la destrucción arbitraria. Me ofende. Hay destrucción con la guerra, pero se hace con un objetivo en mente."

"Dile eso a los inocentes que encuentras en el camino de tu objetivo."

"Hay poco inocentes abandonados en el mundo." Él fatigosamente rozó la parte de atrás de su cuello. "No me excusaré. Hago lo que tengo que hacer para vivir y prosperar en este mundo." Su mirada fija buscó entre los cuerpos durmientes. "¿Dónde está Malik?"


"Ahí." Brynn gesticuló hacia un camastro bajo el árbol. "Está agotado. Él y Adwen insistieron en ayudarme."

"Pero tuvo el buen sentido de irse a dormir cuando su fuerza se agotó." Su tono se puso. "Por Dios, ve y descansa."

"Iré." Ella recorrió sus dedos por su pelo. "Sólo esperaba que volvieras."

"¿Para ver si traía la cabeza de Richard?"

"No, quería…" Ella estaba demasiado cansada para ocultarse y protegerse. "Quería asegurarme de que estabas a salvo."

Él se puso rígido. "¿Querías?"

"Desde luego que quería. ¿Piensas que es tan difícil que desee que ese monstruo viva y tu mueras?"

"No sé que pensar de ti. Nunca he encontrado a una mujer que abandona a un hombre por salvar su vida."

"Yo no estaba en peligro."

"Delmas casi te mata," él dijo ferozmente. "La próxima vez él podría haberlo hecho."

"Estás equivocado." Ella tragó. "No seré Bathsheba. No viviré contigo con ese pecado sobre mi alma."

"¡El infierno no lo harás!" Sus ojos se lanzaron sobre ella. "No me abandonarás, Brynn. Tendré tu cuerpo. Me preocuparé de tu alma más tarde." Él estaba silencioso, luchando por el control. "Irémos a Gwynthal en dos semanas. Te daré mucho tiempo para curarte, afligirte por el cerdo de tu marido, y prepararte para volver a mi cama."

"Eres demasiado generoso, mi señor."

"Sí, lo soy." Él se giró y se alejó andando de ella.

Ella no lo haría. Debía luchar contra él. Si se permitía caer otra vez bajo aquel sensual hechizo, no sabía si tenía la fuerza para alejarse de él cuando alcanzaran Gwynthal. Él conocía su cuerpo tan bien, como para agradarla, como para hacerla ansiar y consumirse. Dulce María, hasta la memoria inflamaba sus pechos. Debería olvidarlo, alejar los pensamientos de él.

Ella se dio la vuelta y anduvo hacia el camastro que había preparado para ella al lado de Alice. Piensa en Alice. Pobre Alice, quien daría a luz el niño de Richard de Redfem.

Brynn podría tener un niño. Si iba otra vez a la cama de Gage, dentro de un año ella podría llevar a su niño. La idea no trajo ninguna repulsión, sólo una fusión, la ternura con el dolor. El niño de Gage…

Ella debería sentir miedo y desesperación ante el pensamiento de parir un bastardo. No alegría. No amor."

Amor.

Querido Dios, la salvara. No permitas que sea vea.

No quería amar a ese guerrero, quien era tan extraño a todo lo que ella creía. No quería aceptar la verdad de eso porque había amado y cedido, un hombre había muerto.

Pero había pasado.

Y amaba a Gage Dumont con todo su ser.

Incluso no estaba sorprendida. ¿Cuánto había descubierto el conocimiento de lo que estaba ahora aquí delante de ella? No cambiaba nada excepto que hacía el dolor más intenso. No podía tener a Gage. Tomarlo en su cuerpo y su corazón debería recompensarse a si misma por un acto que no debía perdonar.

El niño de Gage…

¿Quizás no podía tener a Gage, pero qué pasaba con su niño? Algo de él podría ser de ella. ¿Seguramente podría ser concedido este favor?

¿Pero ella podría afrontar abandonarlo después de que el niño naciera?

La respuesta fue un rápido y violento no, y sintió los lágrimas picar sus ojos. No, no podía tener incluso ese regalo. Después de que llegaran a Gwynthal debía abandonarlo haciendo el corte limpio y final.


"Debemos hablar," Gage dijo mientras se sentaba al lado de ella delante del fuego. "Más bien tú debes hablar."

"¿Sobre qué?" Brynn preguntó con cautela. Era la primera vez que él se había acercado a ella durante los últimos diez días. Ambos habían seguido sus caminos separados: ella preocupándose por los refugiados y ayudando para erigir un refugio allí sobre ladera, él supervisando el principio de la reconstrucción de Redfern abajo en el valle.

"Háblame sobre Gwynthal."

"He hablado sobre Gwynthal."

"No lo bastante. No tengo ninguna intención de comenzar un viaje a una tierra que podría estar acosada por enemigos sin saber nada más sobre ello." Él hizo una pausa. "Y si existe una verdadera razón del viaje además de tu deseo de ir a casa."

"¿Todavía piensas que te mentí?"

"No, pero necesito que me lo digas. No fuiste completamente honesta conmigo en cuanto a sus motivos para la venida a Redfern." Él miró fijamente las llamas. "Has llevado una vida difícil, no te culparía por decir algo que te libraría de tus enemigos. No me enfadaré o te condenaré. Si deseas tan desesperadamente ir a tu Gwynthal, le llevaré allí. Tesoro o no."

El calor la inundó mientras lo miraba. No quería sentir esta suavidad. Deseó que él fuera difícil, injusto. Era difícil mantener la armadura en su lugar cuando él se mostraba tal generosidad. "No mentí. Hay un tesoro."

"¿De dónde viene?"

"Pillaje. Guerra." Ella sonrió tristemente. "¿De dónde vienen los más grandes tesoros? No estaré triste de verlo irse de Gwynthal."

"¿Qué pillaje?"

"Hevald. Era un gran guerrero que vivió hace muchos siglos. Vino de País de Gales, pero luchó y ganó muchas batallas de los Sajones aquí en Inglaterra. Él era muy renombrado y muchas leyendas y cuentos se han dicho sobre él. Pero él se cansó de batallas y sangre y decidió renunciar a todo lo que había sido antes. Tomó a su hermosa novia nueva, sus oficiales y carros llenados de oros y joyas, y volvió a la tierra de su nacimiento."

"¿Gwynrhal?"

"No, Kythe en País de Gales. Pero Kythe también ha sido desgarrado por la guerra y el desacuerdo. Entonces abandonó Kythe y viajó al oeste más lejos hacia el mar. Se quedó en el pueblo de Selkirk durante cuatro meses mientras construía un barco. Entonces él y sus seguidores navegaron, buscando un lugar para instalar la paz." Ella añadió simplemente, "Él encontró Gwynthal. Una isla sin guerra porque no había gente."

¿Y cómo de lejos está esa isla?"

"A dos días en barco después de que dejemos Selkirk."

"¿Tan cerca?" Él levantó sus frentes. "¿Y todavía ese tesoro ha permanecido sin descubrir durante siglos?"

"Gwynthal está protegido por altas rocas. Desde el mar allí no aparece ningún modo de atracar un barco cerca de ello. "

"¿Pero sabes una manera?"

"Desde luego, es donde nací."

"¿Entonces por qué no te quedaste allí?"

"Mi padre no estaba contento en Gwynthal. Dijo que era demasiado tranquilo." Sus labios se curvaron amargamente. "Él era como tú. Encontraba la vida sin conflictos como la carne sin sal."

Él no contestó al desafío. "Pero dijiste que él dejó a tu madre y ti."

"No antes de que ella lo siguiera a Kythe." Estuvo silenciosa un momento antes de que soltara, "¿Qué podía él esperar de ella? Sabía cuando se casó con ella que no era como las otras mujeres. Era una curandera. Tenía que ayudarlos. En Gwynthal fue aceptado, pero en Kythe.

"Ellos la llamaron bruja."

"No al principio. Simplemente pensaron que ella era rara y poca femenina. Entonces, con los años, cambió. Ella era demasiado fuerte, demasiado fuerte para ellos, demasiado fuerte para mi padre. Pienso que fue cuando ellos vieron a mi padre abandonarla cuando realmente comenzaron a temerla." Cerró sus ojos, encerrando los recuerdos. "No quiero hablar más. ¿Es bastante?"

"Sí." Ella pensó que le percibió estirar la mano, pero no sintió ningún tacto. "Contesta a una pregunta más. ¿Quién en Gwynthal tendrá que luchar por ese tesoro?"

"Nadie." Ella abrió sus ojos y tragó para aliviar la sequedad en su garganta. "Nadie estaba enterado del tesoro, salvo mi madre. Descendía del consejero principal de Hevald, Bentar, quien la otorgó la tarea de ocultar el tesoro cuando alcanzaron Gwynthal. Cuando Hevald murió él dio su tesoro a Bertar y desde entonces el conocimiento del escondrijo ha ido pasando del niño mayor al niño mayor en la familia."

"¿Y ella te dijo su paradero?"

Brynn cabeceó. "Y me dio su talismán de rubíes para que lo llevase alrededor de mi cuello. Lo llevaba cuando Delmas me encontró en el bosque. Él lo tomó de mí."

"Y apuesto a que Richard lo tomó de él."

"Quizás. ¿No había ninguna señal de él?"

"No."

"Nos seguirá, ¿verdad?" Ella susurró. "Está esperando en algún sitio, mirándonos… Puedo sentirlo."

"Espero que nos siga."

Entonces él podría matarlo. Ella tembló y acercó su capa más cerca sobre ella. "Yo no lo hago. No lo quiero cerca de nosotros."

"¿Por qué corromperá tu hermoso Gwynthal?"

Le permitiría creer lo que él deseaba, pensó. Le permitía creer se preocupaba más por un lugar que por él. No le permitiría comprender que siempre que aparecía en su horizonte, Gwyntbal parecía descolorarse más y más lejos en la distancia. "Él no tiene ningún lugar en Gwynrhal."

Sus labios se curvaron en una sonrisa amarga. "¿Otro intruso para ser echado de tu Edén?" Él hizo un movimiento de una mano mientras ella abrió sus labios para contestar. "Oh, convengo que él no tiene ningún lugar allí, pero tiene un lugar en el infierno y procuraré enviarle allí." Su mirada volvió hacia el fuego. "Vamos a tu Gwynthal al amanecer de pasado mañana."

Ella finalmente iba a casa. Era difícil de creer. "¿Realmente?"

"Con la condición de que estés segura de recordar el camino a tu Gwynthal. No tengo duda de que podría encontrar una guía a ese País de Gales, pero después de que sepamos que hacer."

"No tienes que encontrar un guía. Recuerdo cada árbol, cada vuelta del camino del viaje."

Él levantó sus frentes. "Fue hace mucho tiempo."

"Es el camino a casa," ella dijo simplemente. "Cuando Delmas me trajo aquí sabía que encontraría un modo de volver."

"Pero no tenías ninguna idea de que serías tan desafortunada como para estar en la compañía de un humilde Normando." Él hizo una pausa. "Deberías saber que no tengo ninguna intención de darte tu libertad una vez que lleguemos allí. Nadie alguna vez dijo que yo no era avaro. Quiero el tesoro y te quiero a tí. Tengo la intención de tener a ambos."

"Puedes tener el tesoro, pero cuando alcancemos Gwynthal tomaré mi libertad y no serás capaz de pararme."

"Lo veremos." Él se elevó a sus pies y permaneció mirándola antes de que él dijera, "Pero no somos iguales."

"¿Qué?"

"No soy como tu padre. Como él, puedo aburrirme sin un desafío pero es nuestra única semejanza. No importa lo que hagas, me mantendré firme. Nunca te abandonaría." Su baja voz sonó con intensidad." Yo lucharía en tu causa. No permitiría a ningún hombre, mujer, o criatura sobre esta tierra hacerte daño. Combatiría todos tus dragones, Brynn de Falkbaar."

Antes de que ella pudiera contestar, él se había dado la vuelta y se había alejado. Menos mal, ella pensó confusamente; ella no sabía como debería responder cualquier mujer a tal declaración.

Aléjalo. No pienses en esas palabras apasionadas.

Fácil de decir. Imposible de hacer.

Yo combatiría todos tus dragones, Brynn de Falkhaar.


El día de su salida amaneció claro y frío, pero no más frío que la expresión de Gage cuando él vio el carro. Él montó a caballo a través del campamento donde Brynn y Malik guardaban mantas y alimento en la cama del carro.

"¿Qué es esto? Descarga este carro. Llevamos sólo monturas y paquetes."

"Necesitaremos el carro."

"Los carros se estropean, sus ruedas se meten de lleno en el fango y la nieve. Quiero viajar rápido."

Hemos esperado esto mucho." Ella colocó otra manta doblada en el carro. "Unos días más de viaje no importarán."

"Será más de unos días si comienza a nevar. Díselo, Malik."

"La nieve es mala," Malik estuvo de acuerdo obedientemente. "Pero estoy de acuerdo con Brynn, necesitamos este carro."

Gage le lanzó una mirada exasperada. "Desempácalo."

"Dije que lo llevaremos." Su mandíbula se cuadró mientras ella se dio la vuelta para afrontarlo. "Adwen está mucho fuerte, pero no puede montar aún distancias muy largas. Ella necesita descansar en el carro cuando se canse."

"¡Adwen!"

"El carro soportará poco peso la mayor parte del tiempo y será capaz de viajar rápidamente. ¿No piensas que es mejor llevar a Adwen en el carro y continuar el movimiento que tener que parar y esperarla para descansar?"

"Ella no puede venir con nosotros " Gage dijo. "Acaba de levantarse de un lecho de enfermo."

"No abandonaré a Adwen detrás," dijo Brynn rotundamente. "No necesitas preocuparte. Me ocuparé de ella si cae enferma otra vez."

"Adwen y el mundo entero," Gage refunfuñó.

"Richard no ha sido capturado. Intentó matarla una vez. Podría intentarlo otra vez si la encuentra desvalida y sin protección."

"Pondré un guardia sobre ella."

Brynn sacudió su cabeza.

"Entonces la llevamos a un convento de monjas y haremos que las buenas hermanas cuiden de ella."

"¡No!" Malik dijo rápidamente. "Ningún convento de monjas."

Brynn sintió una fugaz diversión por el pánico de su voz antes del volver al tema serio que trataban. "¿Piensas que un santuario santo pararía a Richard? Él dejaría arder la tierra como hizo a Redfern." Como la expresión de Gage todavía no se ablandaba, ella añadió, "o podría tomarla de rehén. Sabe que la tengo afecto. Podría usarla para hacerme abandonarte y que me uniera con él."

Una risa sardónica rompió la severidad de su cara. "Y no tengo que preguntar si lo harías."

"No, no debes," ella dijo con brusquedad. "No cuando pesas el oro contra una vida. La llevaremos."

Gage vaciló y luego cabeceó de manera cortante. "La llevaremos. Pero ella debe ser valiente."

"La ayudaré," dijo Malik. "No te preocupes, Gage. Todos estarán bien."

"Espero que tengas razón." Gage miró inquisitivamente a Brynn. "¿Contenta?"

"No completamente." Ella se reforzó. "Alice viene también."

"¡Qué!"

Brynn dijo rápidamente, "sé que está embarazada, pero está sólo de cuatro meses y es muy fuerte. Ella me dijo que su madre trabajó en los campos hasta el momento de su nacimiento."

"Entonces déjala al cuidado de su madre hasta que nazca el bebé."

"Su padre no aceptará al niño de la vergüenza en su casa. No tiene ningún lugar para ir. Quiero llevarla a Gwynthal."

"¿Y supongo que ellos la aceptarán allí?"

Ella cabeceó. "Ellos son más justos con las mujeres que en otros sitios."

"Dijiste que eras sólo una niña de nueve años cuando te marchaste de allí y eras muy infeliz en Kythe. ¿Cómo puede estar segura de que tus recuersdos no e juegan una mala pasada? ¿No estarás recordadno Gwynrhal como deseas recordarlo?"

Sus ojos se ensancharon con repentina inquietud. Nunca se había cuestionado sus recuerdos de Gwynthal. Gwynthal siempre sería el hogar, el lugar perfecto, el paraíso. Ella sacudió su cabeza vehementemente. "Mi madre me contó-Lo recuerdo demasiado claramente. La paz y los silencios…" Ella se giró sobre sus talones. "¿Por qué gastamos el tiempo? Deberíamos estar en nuestro camino. Vamos a llevar a Alice y esto es el final de ello."

Esperó que discutiera con ella. Gage no era de los que aceptaban tales derrotas apaciblemente.

"Muy bien," él dijo despacio. "Lleva a tu Alice."

Ella echó un vistazo sobre su hombro y la inquietud volvió cuando ella vio su expresión. ¿Compasión?

No, debía haberse confundido, pero ahora su cara era tan impasible como siempre. Él giró su caballo y se dirigió hacia la cabeza de la columna. "Supongo que debería alegrarme de que no planes llevar a todo Redfem."


"Estoy retrasándoos," Adwen dijo mientras se colocaba sobre el montón de mantas en la cama del carro. "Perdóname, Brynn, pensé que estaría más fuerte que esto."

"No puedes esperar estar tan fuerte como el resto de nosotros." Brynn colocó una pequeña manta de piel alrededor de los hombros de Adwen para librarla del frío. Había aparecido regularmente más frío todo el día y había una pequeña húmeda en el aire. Ella esperaba que la nieve se aguantaría hasta que alcanzaran el refugio. "Y te estás poniendo más fuerte cada día. Cuando comenzamos sólo podías montar unas horas antes que tuvieras que acostarte. Ayer no tuviste que usar el carro hasta el mediodía y hoy es tres horas más tarde. Pronto no tendrás que usarlo en absoluto."

Adwen hizo una mueca. "Lord Gage estará feliz cuando sea verdad."

"¿Por qué? ¿Te ha dicho algo?"

"No, él ha sido muy tolerante, pero puedo ver que él está impaciente con la tardanza."

"Es su naturaleza ser impaciente. Ignórale."

Adwen la miró especulativamente. "¿Cómo haces tú?"

"No le ignoro." Evitó los ojos de Adwen mientras metías la manta sobre sus pies. "Contesto cuando él me habla."

"Pero nada más. Estoy segura de que a él no le gusta. Parece bastante feroz últimamente."

"No puedo evitar lo que él hace o no le gusta." No podía preocuparse de si Gage estaba disgustado con ella. Tenía que mantenerlo lejos, obstruirse de toda intimidad, o él invadiría cada parte de ella.

"No te haría daño ser amable con él." Cuando Brynn la miró con sorpresa, ella añadió, "Como él fue de amable con todas aquellas pobres almas en Redfern. No hay muchos hombres que tomarían el problema de reconstruir lo que él no había destruido. Fue un acto de piedad."

"Te aseguro que él tiene poca piedad."

Adwen frunció el ceño, preocupado. "Pienso que eres injusta con él."

"Y pienso que deberías ahorrar tu fuerza y no preocuparte de Lord Gage." Ella acarició la mano de Adwen y comenzó a retirarse de la cama del carro. "Mantente cubierta, no hay ningún sol en todo este denso bosque. Debería oscurecer pronto y seremos capaces de pararnos durante el día."

Malik se apoyaba a caballo a una corta distancia de Brynn y la levantó sobre la silla. "¿Cómo está?" preguntó con una voz baja.

"Solamente cansada. Está aguantando de pie el viaje mucho mejor de lo que pensé que ella lo haría."

"Tiene un gran espíritu." Sus labios se apretaron. "O se habrá roto hace muchos años." Él montó su propio caballo, pero no espoleó hacia adelante. "Sufre, lo sabes."

"¿Sobre Lord Richard? Estás equivocado, ella no-"

"No por ese bandido. Se aflige por los bebés que perdió."

Brynn frunció el ceño. "Ella no habla sobre ellos. Murieron antes de que pudiera ponerles un nombre. Nunca los vio, Malik."

"Todavía sufre. Pienso que es porque nunca le dieron la posibilidad de apenarse cuando se los quitaron. Ella intenta no pensar en ellos, pero piensa que están siempre con ella. Deseo que pudiera liberarse." Entonces él sonrió con esfuerzo. "Pero ella no confía en mí. ¿Puedes imaginarte una mujer con tan poco juicio, no puede ver el hombre tan noble que soy?"

"No, no puedo imaginarme " dijo Brynn con cuidado.

"¡Brynn!" Gage la llamó desde la cabeza de la columna.

"Él desea comenzar," dijo Malik. "Continúa hacia delante. Me quedaré aquí y montaré a caballo al lado del carro y hablaré a Adwen. A veces puedo hacerla sonreír."

Hacía sonreír a todos. Este viaje habría parecido mucho más largo si no hubiera sido por los comentarios cómicos de Malik. Pero Gage no reía en este momento, ella notó. Él había girado su caballo y volvía montando hacia ella. Ella dio patadas a su caballo para que trotara, lo que rápidamente la llevó junto a él. "Ella está colocada. Podemos movernos ahora."

"Gracias," dijo mordazmente. "Pero de ahora en adelante yo decidiré cuando nos paramos."

Brynn inmediatamente se erizó. "Adwen ha sido muy buena. Necesitaba este descanso."

"Nosotros podríamos haber esperado hasta que lleguemos a esos bosques y en el claro."

"Por qué tendríamos-" Entonces ella entendió. Echó un vistazo aprensivamente a los espesos arbustos y árboles que bordeaban la senda. "¿Lord Richard? ¿Lo has visto?"

"No, pero un objetivo móvil es mucho menos fácil de atacar."

"¿Un hombre solo?"

"No sabemos si está solo. Podría reunir a seguidores desde el campo impacientes por atacar al enemigo cuando somos más vulnerables."

"Tienes razón en disgustarte conmigo," ella dijo vacilantemente. "Pensé sólo en el bienestar de Adwen. De ahora en adelante pediré tu opinión antes de pedir al conductor de carro que pare."

"Que asombrosa bondad," Gage dijo. "¿Y si no estás de acuerdo con mi opinión?"

"Entonces haré lo que piense que es mejor." Ella de repente llameó, "y no tienes que ser poco amable. Adwen hace todo lo que puede. Hacemos bastante buen tiempo. Deberíamos estar en Kythe la semana que viene y alcanzar la costa un día más tarde."

"¿Ella dijo que yo era poco amable?"

" No, pero comprende que estés impaciente con ella."

"No estoy impaciente con ella. Pienso que ella ha sido muy valiente, la he visto tambalearse sobre la silla antes de ceder y permitirte solicitar un alto." Él encontró su mirada fija. "Estoy impaciente contigo."

Ella debería haberse alejado montando y no enzarzarse en el conflicto con él. Había causado el resultado que más había querido evitar. Ella humedeció sus labios. "No te he dado ningún motivo para la impaciencia."

"Diablos que no. Estoy cansado de que me evites y contestes de manera cortante. Es el momento de que termine."

Ella se puso rígida. "¿De que manera?"

"Bueno, de la manera más agradable para ambos." Su risa de tigre era brillante. "Esta noche vendrás a mí y compartirás mis mantas como hiciste en Hastings."

"No lo haré."

"¿Preferirías que te obligara? Lo haré, lo sabes. Piense cuanto apenaría esto a Adwen."

"No me obligarías."

"Haré todo lo sea para romper esta pared que has construido alrededor de ti," él dijo suavemente, sus claros ojos azules fríos y sin piedad. "Hardraada me enseñó a ser un experto en derribar paredes y destruir ciudadelas, Brynn. No quieres que te demuestre lo hábil que soy."

"Yo lucharía y tú no-" Ella se interrumpió cuando comprendió que discutir con él no daría resultado. Esta era el guerrero que primero había llegado a conocer en Hastings; despiadado, implacable, tormentoso. Las palabras no le doblegarían a él a su voluntad. Dios Querido, ¿qué influiría en él?

"Nada," dijo como si leyera su mente. "Sería sabio no combatirme en esto, Brynn." Espoleó su caballo delante de ella y sus palabras flotaron detrás mientras recuperaba la cabeza de la columna. "Si sientes la necesidad de demostrar tu fuerza, encuentra un conflicto que puedas ganar."


Ellos se pararon al crepúsculo en el borde del bosque y establecieron el campamento, bastante cerrado por los árboles para refugiarse, pero con una clara vista del terreno sobre los otros tres lados. Aunque las nubes permanecieran densas y oscuras sobre el horizonte, la nieve no logró materializarse. Sin embargo, la húmeda frialdad hizo que las hogueras de campamento fueran felizmente bienvenidas. Gage ignoró a Brynn mientras supervisaba la construcción de estas hogueras, se ocupaba de su caballo, y enviaba a soldados a formar un anillo protector alrededor del campamento. Después él se instaló frente al fuego más grande con Malik, que hablaba en voz baja y aparentemente olvidadizo de todo el mundo excepto de su amigo.

Pero él no era olvidadizo, Brynn pensó, situada al otro lado de él. Él no la miraba, pero ella sentía que sabía de cada movimiento que ella hacía. Quizás era su imaginación, se dijo. Quizás él había cambiado de opinión y-

"Estás muy callada, Brynn." Adwen con delicadeza lamió sus dedos mientras terminaba de comer su segundo pedazo de conejo asado. "Y comiste poco. ¿Estás cansada?"

"No "

"Yo lo estoy." Adwen sonrió. "Pero no puedo oírlo lo suficiente, entonces debe ser bueno cansarse. Recuerdo que no tenía ningún apetito en absoluto cuando estaba enferma antes."

Brynn echó un vistazo a las rosadas mejillas y ojos brillantes de Adwen y sintió una oleada profunda de gratitud. Esto era la manera en que Adwen debería parecer, la manera en que Brynn había temido que ella nunca parecería. "Sí, es bueno cansarse. ¿Duermes bien?"

"Como los muertos." Adwen cubrió un bostezo. "Apenas puedo esperar a terminar de comer antes de ir a mis mantas." Ella miró distraídamente hacia el fuego. "Los viajes son extraños, verdad, Brynn."

"¿Extraños?"

"¿No lo sientes? Es como ese maravilloso tiempo entre el sueño y el despertar. Casi como un sueño. No tenemos que hacer proyectos o enfrentarse a las consecuencias que nos han molestado en el pasado. Sólo tenemos que ir a la deriva de un lugar a otro."

"No considero que el paso impuesto por Gage sea 'ir a la deriva,' " Brynn dijo secamente. Entonces sonrió. "Pero estoy alegre de que te sientas así. Te habías anclado en la pesada agua demasiado tiempo."

"Entonces hazlo." Adwen dobló sus piernas y puso su barbilla sobre sus rodillas. "Pero no te permites ir a la deriva, Brynn. Incluso en este viaje te apresuras alrededor, atendiendo a mis necesidades, asegurándote de que Alice está bien. Te vi vendando la mano de LeFont ayer."

"Se cortó con una rama. Los cortes se deben asistir inmediatamente o se vuelven un peligro."

"¿Y nadie más podría hacerlo?"

"¿Por qué deberían? Yo soy la curandera."

Adwen se rió y sacudió su cabeza. "Un día serás aplastada a la tierra con todas las cargas que asumes."

Brynn sintió un parpadeo de sorpresa por la declaración, que era tan similar a la que Gage había hecho. Ella sonrió. "Tonterías. Tengo hombros fuertes."

"Y todos se apoyan en ellos," reflexionó Adwen, "me pregunto que harías si no hiciéramos esto más. ¿Echarías las alas y volarías como una mariposa?"

Brynn resopló burlonamente. "¿Me parezco a una mariposa?"

Adwen sacudió su cabeza. "Eres más bien un encantador halcón, todo rojizo y oro, con fuertes alas para abrigarse y elevarse."

Brynn sintió sus mejillas ardiendo con vergüenza. "Debes de estar más cansada de lo que pensé. Tu juicio definitivamente está nublado. Sería mejor que vayas a tu camastro."

Adwen bostezó otra vez. "No discutiré." Ella se elevó a sus pies y comenzó a dirigirse hacia el carro bajo el que tres camastros se habían colocado para Brynn, Adwen, y Alice para protegerlas de los elementos. "Pero podrías parar todo lo que proteges un ratito y elevarte un poco. ¿Vienes?"

"No, ella no va," Gage dijo silenciosamente desde el otro lado del fuego.

Adwen se paró con sorpresa.

Brynn inhaló bruscamente.

Gage se levantó y se movió a su propio camastro a pequeña distancia del fuego. Él se acostó y luego levantó la manta como invitación. "Brynn."

Ella se tensó y aún sentada, le miró. Podía sentir a Malik vigilante, y Adwen desconcertada, mirando fijamente fija sobre ella.

Ella podría rechazarlo. Él no podría obligar la cuestión.

Ella se engañaba. Desde luego él la obligaría. Gage siempre hacía lo que decía que haría.

Lucharé todos tus dragones, Brynn de Falkhaar.

¿Por qué aquellas palabras de repente vinieron a ella? Él luchaba con ella, no con sus enemigos.

Adwen dio un paso protector más cerca de Brynn. "Quizás ella no quiere-" Ella miró de Brynn a Gage y volvió otra vez. "¿Brynn?"

Si Brynn lo rechazaba, Adwen sentiría que tenía que intervenir. Esa alegría recién descubierta se rompería. Era inteligente por parte de Gage comprender lo desesperadamente que Brynn quería que continuara aquella serenidad.

Ella se levantó y cruzó hacia Gage. "Vete a dormir, Adwen, Ella se acostó al lado de Gage, tiró de la manta de su apretón, y la metió alrededor de ella. "Te veré por la mañana."

Adwen vaciló. "¿Estás segura de que es lo quieres?"

"Estoy segura." Brynn cerró sus ojos e inmediatamente se vio asaltada por el olor de cuero y almizcle que Gage siempre desprendía. "Vete a dormir."

Ella oyó a Adwen que se alejaba despacio.

"Ve toma tu camastro y los pones en el carro, Malik," Gage dijo. "Adwen puede necesitar protección si Richard decide que es el momento de tomar un rehén."

"Dudo que sea esa la razón por la que quieres que me vaya," dijo Malik tristemente.

"No, pero la razón es buena."

Y una estratagema que Malik encontraría irresistible, Brynn pensó. Él dejaría que el mundo se derrumbarse, si eso significara poner a salvo a Adwen. Sólo segundos más tarde oyó la salida de Malik.

Los músculos de su estómago se anudaron.

"Estás a gusto," Gage dijo ásperamente. "Estás tan tensa, es como yacer al lado de un tronco."

Pero un tronco no tiene sentimientos, ningún sentido. "No quiero estar aquí."

"Sí, quieres." Su brazo se deslizó alrededor de ella entre la manta. "Y si tu conciencia te permitiera ser honesta sobre ello, lo admitirías. Esto es donde perteneces."

"No," ella susurró. "No es verdad."

"¿Entonces por qué tienes miedo de estar aquí? ¿Temes que te use?"

"Sí."

"¿Miedo?" Él pinchó. "¿Es eso lo qué realmente sientes?" Su mano cubrió su pecho. "¿Ahora? ¿Este minuto?"

Sus dientes mordieron su labio inferior cuando descubrió que su pecho se hinchaba, alcanzando su punto máximo bajo su tacto. "Sabe que no. Pero no hay ninguna diferencia porque mi carne es débil. En mi corazón no deseo aparearme contigo."

"En tu corazón no deseas nada más." Su lengua se sumergió en su oído. "Y, por Dios, antes de que alcancemos Gwynrhal, me lo dirás así."

Sintió u cuerpo ruborizarse, arder, su corazón martilleó con mucho dolor. "¿Me tomarías aquí, a la vista de los otros?"

"Ellos están dormidos." Su mano perezosamente acarició de una parte a otra su pecho. "O lo estarán pronto."

"Podrían despertarse."

"Dudo de que te preocupes para entonces." Su pulgar e índice pellizcaron su pezón. "Este vestido no me agrada. Pienso que tendremos que librarnos de él."

"Podría" -una ola de calor la atravesó mientras sus dedos comprimían y luego tiraban -"llegar a -enfriarme."

"No, no podrías. Todavía tendrás la manta para cubrirte y hace tanto calor aquí como cerca del fuego." Su mano resbaló por sus muslos. "¿Pero esperaremos un ratito si lo deseas?" Su palma se curvó y luego frotado de un lado a otro. "Aunque me fastidie no ser capaz de tocar tu carne aquí. Recuerdo que esta lana era maravillosamente suave e incluso tenía una elasticidad encantadora cuando la rozaba contra mí mientras me movía de dentro a fuera-"

"Cállate," soltó desesperadamente. "Tal conversación es de lo más impropia."

Su mano subió su falda. "Y hace que desees hacer cosas impropias, ¿verdad? ¿No te gustaría quitarte tu vestido y montarme como hiciste en la charca ese primer día?" Entonces, mientras él sentía los músculos del estómago de ella apretarse bajo su mano, añadió, "Ah, veo que quieres. Vamos a ver cuanto." Su mano bajó y probó el corazón húmedo de ella. "Muchísimo de verdad." Él bajó sus labios a su oído. "Sería fácil cerrar tus ojos y permitirme hacer lo que deseo de ti, ¿verdad? Entonces mañana podrías decirte a ti misma que yo te había obligado."

Su cuerpo estaba caliente, dolorido. Ella se arqueó hacia arriba con un pequeño murmullo de necesidad.

"Pero no voy a dejarle ser nada sino honesta conmigo y contigo. No voy a entrar en esta encantadora apretada funda. No voy a darle mi semilla hasta que tú me lo pidas." Él encontró el bulto que buscaba y comenzó despacio a dar vueltas sobre él con su pulgar.

Ella gritó mientras una ardiente sacudida de necesidad la atravesaba. "¿Entonces por qué estás… haciendo esto?" Ella jadeó. "No puede traerle ninguna satisfacción."


"¿Satisfacción?" Él preguntó con gravedad. "Puede matarme."

"Entonces déjame volver con Adwen. No puedo aguantar esto."

"Lo aguantarás," él dijo con ferocidad. "Acariciaré tu cuerpo hasta que te sientas extraña sin mi tacto. Te daré placer y tormento. Te despertaré por la noche con mi lengua o mis dedos o mi voz diciéndote todos las maneras en las que te tendré cuando me lo pidas."

"Por favor… Nunca podré pedirtelo."

Dos dedos y se hundieron profundamente dentro de ella. "Rezaremos por consideración a nuestra condura que cambies de opinión."


Escandaloso…

Pecaminoso, ella pensó con voz somnolienta, debe ser un sueño. No podía ser…,

"Más amplio," La voz de Gage, amortiguada contra el corazón de ella. "Solamente un poco más amplio, Brynn…"

Sus miembros obedecieron sin su voluntad.

¡Su lengua!

Sus ojos se abrieron de repente mientras su lengua tocaba, jugueteaba, atormentaba la protuberancia.

"Gage. No." Ella jadeó. "Esto no es-"

Su boca… hambrienta.

Dientes… pellizcando con cuidado.

Ella se convulsionó, sus propios dientes mordieron su labio mientras la oscura locura la dominaba.

Sus manos agarraron las caderas de ella, sosteniéndola en posición mientras él tomaba su respuesta, robando la liberación que ella no podía negarle.

Después de que terminó, ella se acostó allí, estremeciéndose, temblando con cada miembro.

Él subió y se acostó al lado de ella, colocando su brazo sobre sus hombros.

"Esto no puede ser una buena cosa," ella dijo con inseguridad. "Nunca he oído que un hombre haga tales cosas a una mujer. Y-"

"Es una cosa muy buena," él interrumpió. "No es una manera rara de dar placer a una mujer en Bizancio. Te habría mostrado la manera antes, pero estaba siempre demasiado impaciente por entrar dentro de ti." Él la acercó más. "Vete a dormir."

"¿Entonces puedes despertarme de tal manera otra vez?"

"Te dije como sería. Y Tu respuesta fue todo lo que yo podría desear. Tengo ganas de experimentar con otras formas de placer." Él comenzó a acariciar sus pechos a través de la lana de su vestido. "Pero esta ropa realmente admite la manera."

"No me lo quitaré." No era claramente ninguna barrera, pero se sentía bastante vulnerable sin yacer desnuda en sus brazos. "No me lo pidas de nuevo."

Él la miró con sorpresa. "Pero desde luego te lo pediré otra vez. Lo necesito."


"Despierta, Brynn," Gage susurró. "Abra tus miembros."

¿Otra vez? Ella sintió el calor comenzar entre sus muslos como si fuera una señal. No podía recordar cuantas veces él la había despertado aquella noche. Una vez había sido con su boca sobre su pecho chupando fuerte mientras sus dedos la llevaban al placer.

Y su boca…

Ella se estiró, buscando.

Él rió en silencio. "No esta vez. Es casi el alba." Un paño húmedo fresco fue aplicado en la unión de sus muslos.

Ella abrió sus ojos. "¿Qué haces?"

"Calmándote. Tienes un largo paseo hoy, y jugué con esta encantadora parte tuya la mayor parte de la noche de una manera u otra. ¿Estás dolorida?"

"No." Ella quería sus manos y boca allí otra vez y no su "calmante" paño.

Él alisó los rizos con el paño. "¿Tus pechos?"

"No." Sus pechos le dolían un poco. Él no había sido apacible, pero había mamado de ellos como un niño hambriento. Una vez había alcanzado su liberación con solamente esa succión violenta.

"Tus pechos son muy sensibles al tacto." Él dijo densamente, "Se endurecen y elevan como fruta madura. Me gustaría chuparlos cuando tengas un niño."

Ella perdió su aliento ante la visión que sus palabras le traían. Su vientre aumentado con su hijo, Gage desnudo sobre ella, sus labios sobre su pecho.

"Te gustaría esto también," él dijo. "Tendré que ver lo que puedo hacer." Él lanzó el paño aparte y la dio su vestido. "Vístete rápidamente. Ellos se despertarán pronto."

¿Cuándo la había quitado su ropa? Ella vagamente recordó un momento de necesidad frenética cuando cualquier barrera entre ellos pareció demasiado. Gage querido irse, pero no hubo ningún triunfo cuando obtuvo lo que deseaba. Solamente sus manos sobre su carne desnuda, jugando con ella como si ella fuera un juguete exquisitamente deseable.

Ella deslizó el vestido sobre su cabeza y lo colocó a sus rodillas, colocándolo en su lugar. Esto estaba mejor. La frialdad de la lana contra su cuerpo era discordante con la euforia sensual.

Los ojos de Gage se estrecharon sobre su cara. "Pasará otra vez esta noche, Lo sabes. Esta noche y cada noche. Tu cuerpo se acostumbrará tanto a ello que no serás capaz de estar sin mí."

Ella estaba terriblemente asustada de que pudiera tener razón. Nunca antes sintió el cuerpo tan completo y sensual como ahora. Ella no lo miró mientras comenzaba apresuradamente a atravesar el campamento. "Debo ir a despertar a Adwen."


Once

<p>Once</p>

"QUÍTATE EL VESTIDO," Gage dijo.

Brynn sacó la ropa sobre su cabeza y se instaló con su espalda hacia él. Después de cuatro días el acto era banal ahora. Ella se preguntó si habría sido capaz de dormir en absoluto sin sus manos sobre su cuerpo desnudo.

Sus grandes palmas al instante acunaron sus pechos mientras él se aposentaba al lado de ella. Posesión. A veces comenzaba como esto; ninguna sensualidad salvaje, sólo este cómodo sentido de pertenencia.

"Quiero estar dentro de ti," él dijo en su oído. "¿Me tomarás?"

Esto era banal también; la petición antes del ataque de seducción.

Su apretón involuntariamente se hizo más tesón sobre sus pechos. "Dios mío, eres una obstinada mujer. Por qué no-" Él se interrumpió y ella pudo sentir el esfuerzo por controlarse. "Esto no puede continuar. Me necesitas, maldita sea."

Ella lo necesitaba. El placer que la daba era salvaje y exótico, pero no había conexión primitiva, esa ardiente unión que la hacía sentirse totalmente completa. "Continuará." Ella hizo una pausa. "A no ser que decidas dar una interrupción. Pienso que esta restricción no es natural para un hombre. Eres tú quien sufre, no yo."

"¿Natural? No, por Dios, nada más lejos de natural." Él tomó en sus manos las de ella y las pasó por su espalda, alzando la vista al cielo de la noche. "Está bien y natural para nosotros lo que tú nos estás negando."

"¿Tomas todo lo demás, por qué no esto?"

"Sabes por qué. Cuando vengas a mí, nunca te alejarás otra vez."

"Sabe por qué eso nunca ocurrirá."

"¿Por la muerte de un hombre que detestabas?" Él se levantó sobre un codo y bajó la mirada hacia ella. "No maté a Delmas."

Ella se puso rígida. "Te vi."

"No me viste matarlo porque no lo hice."

La escena en el establo la volvió a inundar. "Lo vi."

"¿Alguna vez me has visto mentir?"

"No." Para un momento la esperanza la atravesó antes de que la imagen en el establo volviera. "No antes de ahora. Siempre me has dicho que sólo crees en lo que puedes ver y tocar. Te vi."

"Pero nunca has pensado que lo hago. Crees en la fe y los milagros." Su voz amargamente se burlaba. "¿Dónde está tu fe ahora, Brynn?"

Ella estaba silenciosa, los lágrimas escocían sus ojos.

Él murmuró una maldición. "Quizás tienes razón en no confiar en mí. Probablemente mentí y le asesiné para ti. Fue sólo el destino el que me impidió matar a tu marido como el cerdo que era. Incluso estaba furioso en la trampa del placer."

La esperanza más débil nació de nuevo. Las palabras amargas eran más convincentes que cualquier declaración.

Probablemente mentiría y engañaría y asesinaría por ti.

¿Qué pensaba ella? Él también había dicho aquellas palabras con fría convicción y él era muy inteligente. Podía convertirse en convincente de voz de seda, el comerciante quien podía comprar y vender todo con el parpadeo de una pestaña. No debía cegarse por lo que quería ver como la verdad. "Tienes razón, no puedo confiar en tus palabras."

Él rió sardónicamente. "No pensé que lo harías. Por eso no intenté defender mi inocencia al principio. Cínico que soy, no sé si yo te creería en las mismas circunstancias." Sus labios se apretaron. "Pero hay una diferencia en nosotros. Yo no te abandonaría. No importa cual fuese tu pecado, yo lo reclamaría como mío propio."

"Nuestras naturalezas no son las mismas."

Somos más similares de lo que tú te permites creer. Ambos somos honestos y decididos, y totalmente despiadados cuando buscamos nuestro propósito."

Ella lo miró con asombro. " No soy despiadada."

"Eres más despiadada que cualquier soldado que haya conocido. Pisotearía a medio mundo por salvar una vida."

"Eso no es verdad."

"Oh, serías cuidadosa en no infligir cualquier herida duradera, pero definitivamente pisotearía todos los obstáculos a tus pies por proteger a quien estás curando."

"Te equivocas. Hay otros maneras."

"No me equivoco. No te conoces a ti misma. Dices que debe romper conmigo debido a la culpa, pero estás lejos demasiado claramente para culparte a ti misma por la muerte de Delmas" Su voz era implacable, conduciendo cada palabra hacia ella. "Puede tener razones para pensar que soy culpable, pero rechazas darme la fe que le darías a Adwen o Malik. ¿Por qué es esto?"

"Vi… la horca."

"Fe, Brynn."

Los lágrimas corrieron por sus mejillas. "Yo no puedo-"

"Entonces no es la culpa, es algo más. Usas a Delmas como una barrera entre nosotros. ¿Por qué? Sabe que me casaré contigo y te trataré con honor."

"Bathsheba…"

"Somos uno. ¿Por qué me apartas?"

"No somos uno."

"¿Piensas que habría luchado y por ti si no hubiera estado seguro? Por la sangre de Cristo, no tengo ningún deseo de tener una mujer que gobierne mi vida. La única manera en que puedo tolerarlo es si también gobiernas la tuya. Seremos uno. Somos uno."

"No gobierno tu vida. Haces que lo que te agrada conmigo y con todo el mundo a tu alrededor."

"¿Por eso estoy viajando a esa isla infranqueable en busca de un tesoro sobre el que nadie nunca ha oído hablar?"

"Dijiste que me creíste."

"Quiero creerle, pero iría a Gwynthal de todos modos. Nada podría mantenerme lejos ahora.

"Porque pienso que la respuesta está allí."

"¿Respuesta?"

"A por qué no admitirás lo que ambos sabemos que es verdad."

Ella sacudió su cabeza. "Te he dicho lo que espera en Gwynthal. No encontrarás nada más."

"¿No? Veremos."

Para su alivio, él se echó atrás. Quizás este tortuoso paso era un final. Ella estuvo un rato con extraños pensamientos y las dudas que él había puesto en su cabeza. Ella no era como él la veía. Era siempre honesta con ella misma. ¿Por qué ella seguiría apartando a Gage cuándo había admitido que lo amaba?

Incluso era verdadero que ella habría dado a Malik o Adwen su fe a pesar de las circunstancias.

Pero Gage era diferente. Gage exudaba una violencia oscura que ninguno de ellos poseía.

"Nunca hablaré de esto otra vez. Nunca te pediré justicia o honestidad," Gage dijo. "Pero juro que todo lo que te dije esta noche es verdad." Cuando ella no contestó, él se rió sin alegría. "Y dices que no eres fuerte. Vamos a probarte, ¿verdad? Dijiste que pensabas que yo no estoy sufriendo. Tienes razón. ¿Sabes el dolor que un hombre sufre cuándo él quiere y no puede acabar?"

Ella no lo sabía pero lo había sospechado. Él había intentado ocultárselo, pero una vez ella había visto su cara retorcerse con agonía, y había yacido apartado de ella, sus músculos anudados, su espina rígida.

"Es un tormento que no puedes imaginarte."

"Entonces no te pongas en tal posición."

"Por negarme, me haces daño. ¿ No ofende esto tus instintos de curandera?"

"No." No era verdad. El pensamiento del dolor físico de Gage la atormentaba. "Es tu propia falta."

"No, es tuya. Todo lo que tienes que hacer es rendirte a mí y el dolor se marchará. Seré curado."

"No te escucharé," ella dijo desesperadamente.

"Pero lo recordarás." Él la aproximó en sus brazos. "¿Verdad, Brynn?"

Sí, lo recordaría. Incluso ahora la tensión de sus músculos estaba reflejada en su propio cuerpo. Ella cerró sus ojos y deseó dormir.

Un largo silencio feroz entre ellos antes de Gage dijera, "Brynn".

"No quiero hablar más."

"Kythe."

Fue tomada por sorpresa ante el cambio de tema.

"¿Cuándo alcanzaremos Kythe?"

"No estoy segura. Mañana o al día siguiente. No recuerdo mucho sobre cuanto tiempo nos llevará bordear la frontera entre Gales y Kythe."

"Encuentro curioso que recuerdes todo lo demás. Conocías cada palo y piedra del camino de aquí antes de que los alcanzáramos."

Ella sintió una explosión repentina de rabia. "Bien, no recuerdo cuanto tiempo nos llevará después de que abandonemos Kythe. No soy perfecto. No puedes esperar que recuerde todo."

Él estaba silenciosa otra vez. "No tenemos que ir a Kythe. Nosotros podríamos ir directamente al mar."

"Necesitamos provisiones, y Kythe es el único pueblo cerca. ¿Por qué no deberíamos ir?"

"Tu madre."

Ella sintió su pecho apretarse y la familiar frialdad de sus manos. "Eso pasó hace mucho."

"Ellos también querían quemarte," él la recordó secamente.

Ella sintió una oleada de esperanza. Quizás había una buena razón para que no fueran. "¿Piensas que habrá peligro?"

"No, no tengo dudas de podamos manejar cualquier ataque de granjeros y comerciantes."

Ella estaba siendo tonta… y cobarde. "Entonces irémos a Kythe."

"¿Estás seguro?"

"Desde luego que estoy seguro. Como dije, fue hace mucho tiempo." Ella cerró sus ojos. "Ahora estoy cansado de hablar de estas tonterías. Quiero ir a dormir."


Ellos alcanzaron el pueblo de Kythe tarde la tarde siguiente. Era un pueblo ordinario de casitas de campo de paja a la sombra del Castillo Kythe. Ordinario y pacífico. Sin sentimientos. Sin memoria.

Gritos. El crujido de llamas. ¡El olor -oh Dios, el olor!

"¿Qué pasa?" Adwen susurró, su mirada fija sobre la cara de Brynn. "Parece como-"

"No puedo quedarme aquí." Brynn sintió como si se estuviera ahogando.

"Pero Gage dice que debemos conseguir alimentos y provisiones de los aldeanos."

"Entonces déjale conseguirlos. No puedo quedarme aquí." Ella giró su yegua y la pateó en un galope precipitado.

Ella oyó Gage gritar su nombre, pero no se paró antes de que estuvo varias millas fuera del pueblo. Entonces ella se bajó de su caballo, tambaleándose a unos pies, y violentamente enferma.

Humo. Gritos.

"Cristo." El brazo de Gage estaba alrededor de su cintura, sosteniéndola firme mientras sentía nauseas de nuevo.

Cuando ella fue finalmente capaz de levantar su cabeza, ella jadeó, "No volveré. No puedo hacerlo-"

"Nadie te pide que vuelvas," Gage dijo rudamente. "Si me hubieras dicho todo sobre -No debería haberte escuchado, pero actuabas como si no te importara, maldita sea."

"No estaba segura… No pensé en ello." Ella se tambaleó para apoyarse contra un árbol. "Nunca me he dejado pensar en ello desde aquella noche."

"Sabes que yo no dejaría que alguno de los aldeanos te dañaran."

"Lo sé…" Cerró sus ojos y apoyó su cabeza contra el tronco. "Ellos casi lo han olvidado."

"¿Qué?"

"Lo siento. Tanto mal y ellos apenas recuerdan. De vez en cuando vuelven a ellos y sienten cólera… satisfacción y placer." Ella comenzó a temblar. "¡Placer!"

Ella estaba en sus brazos, su cabeza embutida contra su pecho. "Calma".

"Ella era buena. Quería ayudar, curar…"

"¿La quemaron?"

Ella alzó la vista hacia él, sobresaltada. "¿Qué?"

"Ellos la quemaron. ¿Quemaré el pueblo hasta la tierra?"

"No lo…"

"Mírame. ¿Lo haría?"

Guerrero. Duro. Despiadado. "Sí".

"Ellos te hicieron daño. La venganza puede ser dulce como la miel." Él sonrió con frío salvajismo. "¿Te dejo encender la antorcha?"

Ella se estremeció. "No".

"¿Estás segura?"

Ella cabeceó a sacudidas. "Aunque pudiera hacerlo, no habría querido. Ella quiso ayudarles."

Él sacudió su cabeza. "Entonces eres una idiota por seguir su ejemplo."

"Quizás." Ella tragó. Ella no podía discutir con él con aquel honor tan cerca. Era difícil recordar las enseñanzas de su madre cuando sólo podía pensar en la manera en que ella había muerto. "¿Podemos dejar este lugar?"

"Tan pronto como Malik venga con las provisiones. Les dije que se apresurasen. Deberíamos estar a muchas millas de aquí a la caída de la noche."

"Puedes volver si gustas. No te necesito."

"Me quedaré." Él se distanció. "No te muevas. Me traeré agua y un paño para limpiarte."

Ella no pensaba que pudiera moverse aunque lo intentara. Nunca en su vida había sentido esa flojera y debilidad.

El volvió en un momento, limpiando su cara como si fuera un niño pequeño, y luego él le dio a ella el agua para lavar su boca.

"¿Mejor?" Él preguntó.

"Sí." Ella todavía se sacudía, pero no estaba enferma. "Solamente quiero estar fuera de allí. No puedo estar de pie… Ella era tan buena y ellos han olvidado que ella… "

"Shhh." Él se sentó y la acercó a sus brazos, acunándola. "Háblame sobre ella."

"¿Esa noche? No puedo -"

"No esa noche. Háblame de ella."

"¿Por qué?"

"Porque nunca olvidaré. Dime que recuerdas de ella. ¿Cuál era su nombre?"

"Mairle."

"¿Cómo era? ¿Era bella como tú?"


"No, ella era morena. Tenía hermosos ojos azules. Profundamente azul, no como los tuyos. Tenía una encantadora risa. Sonreía mucho… antes de que mi padre se marchara."

"¿Era amable contigo?"

"Oh, sí, ella decía que éramos como hermanas más que como madre y hija."

"¿Hermanas?"

Era difícil explicar. "Éramos iguales debido a la curación. Era como si estuviéramos solas en un círculo en el que nadie más podía entrar. Solía decir, 'No te preocupes, Brynn. Ellos no pueden entrar pero podemos salir.' " Su mano se apretó sobre su túnica. "Pero cuando ella salió del círculo para ayudarles, la mataron. Nunca debería haberlo hecho. Se lo dije. Podía ver cuan temeroso se volvieron después de que ella se acostará con Roark."

"¿Quién era Roark?"

"El hijo del panadero. Él sólo tenía nueve años. Estaba subiendo a un árbol y tuvo una terrible caída y pienso que su espalda se rompió. Él se moría. Las hierbas hicieron un negativo resultado; sólo trajeron sueño. Ella sabía que tenía colocar las manos sobre él."

"¿Cómo hiciste con Malik?"

"Sí, como hice-" Ella se paró. ¿Qué estaba diciendo? Las palabras salían con una frenética liberación de sentimiento. Ella ya había revelado demasiado curando a Malik, pero nunca no lo diría, nunca lo admitiría. ¿No había aprendido nada de la muerte de su madre? "No, fueron las hierbas. El tacto trae sólo comodidad. No es-'

"Dime," él impulsó con voz ronca. "Tienes que soltarlo. Todo lo que se está amargando dentro de ti todos estos años. Confía en mí. ¿No sabe que por nada te haría daño?"

Él tenía razón. Los recuerdos que ella había suprimido la estaban llenando de veneno y miedo, pero no podía-

"No tengas miedo. Me haces daño cuando tienes miedo." Ella no quería herirlo. Nunca quiso hacer daño a Gage… Él sostuvo su mirada fija, y ella vio sólo la verdad, la voluntad de saber y nada que temer.

Aunque no podía mirarlo mientras le hablabla. Ella enterró su cabeza en su pecho. "Las hierbas hacen mucho. El conocimiento de su empleo hace más." Hizo una pausa y luego dijo con prisa, "Pero el tacto cura."

Él estaba silencioso.

"¿Por qué te dije eso? No crees en nada que no puedas ver."

"Porque necesitas decírmelo."

Sí, eso era verdad y quizás su incredulidad sólo hacía las confianzas seguras. "No es mágico. Pienso que viene de Dios. Pienso que él escoge a cierta gente para dar ese regalo y deben usarlo." Su voz era de repente feroz. "No es poco natural. No más que el regalo de una hermosa voz o gracia de movimiento. Es solamente no… habitual."

"Y la gente no entiende."

"¿Cuándo comprendiste que tenías este 'regalo'?"

"El año antes de que abandonáramos Gwynthal. No estaba asustada. Mi madre me había dicho que siempre pasaba de madre a hijo y probablemente llegó mientras yo era todavía una niña. Ella recibió el tacto cuando tenía sólo siete años."

"¿Por qué deberías haber estado asustada?"

"Porque me llegó cuando sabía que tenía que curar a Selbar."

Él se puso rígido. "¿Y finalmente debo saber quien es ese Selbar?"

Un lobo. Lo encontré herido en el bosque, su hombro y pecho estaban desgarrados. Había sido corneado por un toro."

Sus ojos se ensancharon. "¡Un lobo!" Él comenzó a reírse. "¿Un lobo?"

"Un hermoso lobo. Él habría muerto si la curación no me hubiera llegado."

Su risa desapareció. "Y podrías haber muerto atendiendo a tu 'hermoso' lobo."

"Era un regalo y tenía que usarse."

"Pienso que tu madre te habría perdonado por no utilizarlo en ese caso."

"Pero yo no me habría perdonado. No después de que me vino." Ella rememoró, recordando aquel día en el bosque. "Era muy extraño. Mis manos comenzaron a zumbar y luego las sentí casi ardiendo, y cuando las puse sobre la herida podía sentir que la carne de Selbar comenzaba a calentarse. Me quedé con él hasta el final de la noche, y por la mañana sabía que él viviría."

"Él podría haber vivido sin ti."

"Sí, si Dios lo deseaba. No digo regalo funcionando todo el tiempo. Es más fácil con niños o gente como Malik, quien ve más claro que el resto de nosotros. Pero a veces ellos no volverán. A veces ellos mueren…

"¿Pero el hijo del panadero no murió?"

"No, vivió y se curó. Cuatro meses más tarde él volvió a subirse a los árboles. Al principio ellos lo llamaron milagro." Ella cerró sus ojos. "Y luego lo llamaron algo más."

"Brujería."

Ella se estremeció con la palabra. "Ella no era una bruja. No soy una bruja. Es un regalo."

Él estaba silencioso, sosteniéndola en bendita comodidad.

"Todavía no me crees, ¿verdad?"

"Deseo creerte. Si estuviera a mi alcance, yo te daría lo que desearas de mí." Él acarició su pelo. "Pero sé que no eres una bruja y que eres amable y encantadora y sólo deseas lo mejor. Y lucharé por protegerte y que denomines tu 'regalo' hasta el día que muera. ¿Es bastante?"

No era bastante; todavía la dejaban sola en el círculo. Aún era todavía un regalo sin precio. Él había oído lo que ella era y no mostrada la repulsión o el miedo que había visto en las caras de aquellos otros a quien habían enseñado el regalo. Él había dicho que no importaba lo que ella era, la aceptaría. Experimentó alivio, como si una carga se hubiera levantado de ella. "No puedo pedirte eso de ti. El regalo es mío y las consecuencias también."

"No me lo estás pidiendo; yo te lo estoy diciendo." Él presionó la cara de ella contra su hombro. "Ahora, no hablemos más sobre ello. Descansa y aleja todo de tu mente gasta que podamos dejar este lugar. ¿Cuánto hay desde ese pueblo de pescadores?"

"¿Selkirk? Un día completo de viaje. Deberíamos acampar aquí esta noche."

"¿Y ahora estás dirigiendo a mis hombres? Digo que continuemos tan pronto como traigan las provisiones. Quiero estar fuera de aquí. Viajaremos toda la noche y alcanzaremos el pueblo mientras todavía haya luz y puedo encontrar un barco por el cual permutar."

Él nunca viajaba de noche; todos sabían que era demasiado peligroso para ambos animales y gente. Él lo hacía porque ella necesitaba estar lejos de este lugar. El calor floreció dentro de ella, y cerró sus ojos y le dejó fluir sobre ella. El conflicto inevitablemente vendría otra vez, pero ella aceptaría su fuerza y consolaría y disfrutaría de estos momentos ahora.


El día era de un frió cortante y el viento soplaba brutalmente cuando llegaron a Selkirk al amanecer del día siguiente. El pueblo parecía más pequeño para Bnynn. Lo recordaba como una alborotada, ruidosa ciudad, pero allí sólo había veinte o así de casas situadas al azar a lo largo de la rocosa playa. Era demasiado temprano para que allí hubiera personas moviéndose por las calles, pero podía ver dos pequeños barcos sacándose al mar y otros cuatro estaban a punto.

"¿Qué está mal?" Gage preguntó. "¿No es el lugar?"

"Sí." Ella no podía confundirse. "Solamente pensé que era más grande."

"Todo es más grande cuando eres pequeño." Gage se giró hacia Malik. "No sé cuando tendremos que estar aquí. Mira si puedes encontrar un techo para abrigarnos por una casualidad. Hace un condenado frío a lo largo de esta orilla."

"¿Qué vas hacer?" Malik preguntó.

"Lo mejor. Trueque." Él pateó su caballo para trotar. "Quiero coger a estos pescadores antes de que se pongan a la vela y no holgazanees aquí hasta que vuelvan a la puesta del sol."

¿Holgazanear? Gage no conocía el significado de la palabra, Brynn pensó con arrepentimiento. Él estaba siempre en movimiento, siempre agitado. Sólo subrayaba la profundidad de su afecto por Malik que él hubiera estado dispuesto a sufrir aquellas semanas la inactividad cuando ella había luchado por salvar la vida del Sarraceno.

"Venga," Malik dijo. "Libraremos a las mujeres de este cortante viento. Adwen parece azul del frío."

"Gracias," Adwen dijo con sarcasmo. "Pero no estoy sufriendo. Es que he notado el temblor de frío y tiemblo como una hoja al viento."

Él pareció afligido. "Siempre haces caso de las cosas malas. ¿Notaste la atractiva pinta que tengo sobre este corcel? ¿O la perspicacia de mi ingenio? No, solamente que soy vulnerable al frío. No tenemos estos horribles vientos del norte donde yo nací."

Adwen bajó sus pestañas para velar sus ojos. "Soy alegre de que lo aclares. Entonces no te condenaré más por tu suavidad."

"¿Suave?" Ultrajado, él dijo, "No hay ninguna suavidad en-"

"Adwen puede no tener frío, pero soy," interrumpió Brynn. La chanza entre ellos siempre la divertía, y habían estado tentada de permitirles continuar, pero estaba también cansada. Y su respuesta emocional a Kythe y el largo viaje hsta aquí la había agotado. "Y necesito dormir."

"Inmediatamente," Malik dijo. Él agitó su brazo hacia LeFont, y se movieron hacia el pueblo.

Los aldeanos demostraron ser sumamente suspicaces y no receptivos a la negociación. Llevó la mayor parte de una hora a Malik lograr su misión. Fruncía el ceño cuando volvió andando a donde había dejado a Brynn y Adwen. "Gage no va a estar contento si los pueblerinos son tan astutos cambiando como sus mujeres. Logré conseguir el empleo de sólo cinco de las casas y después de un gran precio. Estoy sorprendido de que no tomaran la barba de mi cara." Él cabeceó hacia la pequeña casa que afrontaba la playa. "Cuartos para ti y Gage, Brynn." Él se giró hacia Adwen. "Alice y yo ocuparemos la casa de al lado y LeFont y el resto de los hombres se amontonarán en las restantes tres casas."

"¿Y dónde duermes?" Adwen preguntó.

"Sobre tu umbral."

"¿Qué?"

"No hay otro modo de demostrar que no soy débil." Él fijó una postura heroica. "Me enroscaré sobre tu umbral y afrontaré el frío mientras te protejo de todo daño." Él añadió con aire taciturno, "Si bien probablemente sufriré una frialdad penosa que me quitará de en medio de esta terrenal tierra."

Adwen resopló. "Te doy dos horas sobre ese umbral."

"Lo verás." Malik cerró su capa más sobre él y se dirigió hacia LeFont. "Ahora váyase dentro y caliéntese mientras me ocupo del negocio de colocar a cada uno cómodamente sobre esta desamparada orilla." Él suspiró. "Todo el mundo menos yo."

Adwen le miró fijamente con un ceño. "¿Realmente hará eso?"

"No me sorprendería," contestó Brynn.

"Bien, páralo," dijo Adwen. "Él ha estado enfermo. No sería bueno para él."

"Ahora no está enfermo. Está tan fuerte como la estaba antes."

"Es todavía tonto, Dile que no lo haga."

"¿Por qué no lo haces tú?"

"Porque es lo que él quiere que haga. Quiere que le diga que pienso que él es tan fuerte como un toro y no necesita demostrármelo. Bien, no lo haré."

"¿Por qué no?"

"¡Porque toma ventaja de cada- ¡Solamente no lo haré!" Adwen llamó a Alice, quien se dirigía hacia LeFont. "Alice, venga, tenemos refugio." Ella miró insolentemente a Malik. "Y estoy segura de que habrá un caliente, acogedor fuego."

"Estoy seguro también," dijo Malik tristemente.

Adwen murmuró algo entre dientes y se dirigió caminando hacia la casita de campo.

"¿Está enfadada?" Alice preguntó mientras alcanzaba a Brynn.

Brynn se encogió. "No tengo ni idea." La relación entre Malik y Adwen era compleja, y ella no estaba nunca segura minuto a minuto de lo que los dos sentían. "¿Por qué no se lo preguntas a ella?"

"Probablemente no me lo dirá. No habla sobre Malik." Una ráfaga de viento bufó, y Alice tembló y se apresuró hacia la casita de campo.

El cuerpo de Alice se redondeaba más cada día, Brynn notó. Ella estaba radiante de la salud y el viaje parecía haberla vigorizado más que debilitarla. Más, Alice parecía llevarlo con un orgullo que nunca había presenciado durante todos aquellos años cuando había servido a Adwen. Ahora las dos mujeres eran amigas más que criada y amante, y ambas se beneficiaban del cambio.

Ella bajó la mirada hacia la playa, donde Gage sentado sobre un barco de pesca volcado, hablaba a un pequeño grupo de aldeanos reunidos alrededor de él. Él esta gesticulando, sonriendo un poco mientras procuraba persuadir y engatusar. Su pelo brillaba como negro azabache, no color caoba, sobre ese día triste y volaba salvaje y libre al viento. Si hacía frío aquí en el refugio de la fila de casitas de campo, el viento debía ser cortante como un cuchillo allí en el agua. Cuando Gage volviera estaría helado como una piedra y, si Malik tenía razón, aquella vuelta probablemente no sería pronto.

Bien, ella no podía hacer nada por Gage estando de pie allí en el frío, preocupándose. Se movió rápidamente hacia la casita de campo que Malik le había designado.


Gage no volvió de la playa hasta que la oscuridad había caído.

Brynn estaba de pie sobre el hogar y alzó la vista cuando llegó a la puerta. "Pareces terrible. Cierra esa puerta y ven al fuego."

NO mentía. Las mejillas de Gage parecían agrietadas y había líneas de agotamiento grabadas al lado de su boca.

"¿Fuego? ¿Qué es esto?" Sus labios se curvaron burlonamente mientras cruzaba la habitación y acercaba sus manos al resplandor. Cerró sus ojos mientras el calor lo golpeaba. "Ah, ahora recuerdo."

Ella desató su capa y lo puso sobre la silla. "Quítate tu armadura."

"En un momento."

"Ahora. Estás tan cansado, parece como si pudieras caer dormido en cualquier momento. No quiero tener que tirar y tirar de esa pesada malla para quitártela, después."

"Arpía." Él hurgaba en las hebillas de cuero. "Mis dedos se sienten como si fueran de madera."

"Estate quieto." Ella se elevó de puntillas y desató la malla de sus hombros y luego deshizo la otro hebilla. "Ahora quítatelo y el resto de tu ropa, también, mientras voy a traer agua."

"¿Agua?"

"Para tu baño. LeFont ha puesto a tus soldados a calentar agua en preparación durante las últimas horas."

Él la miraba de una manera extraña. "Que amable LeFont. Nunca le visto tan preocupado por mi comodidad antes."

"Cuando estés desnudo, ponte allí." Ella cabeceó hacia un barril bajo de madera que ella había gorroneado a los aldeanos. "Probablemente olerá a vino, pero es la única cosa que pude encontrar para usar. Cuando mencioné el baño, las mujeres me miraron como si estuviera loca."

"El vino es mejor olor que el del pescado que he olido todo el día."

Ella arrugó su nariz. "Pareces haberlo adquirido," Ella dijo mientras abría la puerta.

Cuando ella volvió él estaba sentado en la pequeña tina, frunciendo el ceño con molestia. "Vamos a acabar esto," dijo con impaciencia. "Estoy tieso. Tengo frío. Y tengo solemnes dudas de que alguna vez pueda salir de esta tina. Pienso que estoy pegado."

"Siempre podemos separar la madera de ti." Ella hizo señas a los dos soldados que la seguían, llevando los cubos de agua hirviendo.

Cuatro cubos de agua caliente y un cuarto de hora más tarde Gage se apoyada sobre la tina con un suspiro de alegría.

"¿Más caliente?" Brynn enjabonó su amplia espalda y después le aclaró.

"Sí. Comenzaba a dudar de si esto alguna vez pasaría. Por Dios, aquel viento estaba helado."

"Deberías estar acostumbrado al frío. ¿Noruega no es una tierra fría?"

"Sí, pero ha pasado tanto tiempo desde que estuve en Noruega. Bizancio es caliente y el clima de Normandía no es desagradable. Me pregunto que decidió a Hevald a aventurarse a este lejano norte cuando buscaba su tierra de paz."

"Gwynthal no es esta frialdad. Te dije, el interior de la isla está abrigado por rocas altas." Ella se elevó a sus pies. "Pienso que está tan limpio como puede conseguirse en esta pequeña tina. Levántate y te secaré."

Él gimió mientras forcejeaba a sus pies y después salió de la tina. "Casi."

"¿Casi qué?" Ella preguntó distraídamente mientras le envolvía con la toalla seca.

"Casi tienes que llamar a LeFont con el hacha."

"Bien, no pasó." Ella le cubrió con el enorme paño, "y tuve suerte de encontrar una tina tan grande. Es completamente tu defecto creer tanto."

"Es una maldición de familia. Handraada era más de siete pies de alto."

"¿Realmente?" Ella nunca había visto a un hombre de aquel tamaño.

"Realmente."

Ella sacudió su cabeza. "Asombro. Siéntate sobre el hogar mientras quito la tina y luego te daré algún guisado."

El se sentó en el hogar y se apoyó contra las piedras. "¿Puedo preguntar por qué eres tan amable conmigo?"

"Porque estoy descansa y caliente y tú no."

"Nunca has sentido la necesidad de igualar antes."

"Me haces muy difícil ser amable contigo. Siempre te lanzas a tomar antes de que nadie tenga la posibilidad de dar." El viento silbó en la casita de campo cuando abrió la puerta y pidió a los soldados. "Mantén esa toalla sobre ti."

Ella fruncía el ceño cuando volvió después de que la tina hubiera sido retirada. "Malik realmente está sentado sobre el umbral de Adwen."

"Lo sé. Choqué con él en mi camino hacia aquí y me dijo que era su intención."

"Que insensatez. Hace un frío de hielo ahí. Quizás Adwen tenga razón y debería decirle que vaya a refugiarse."

"Déjalos solos. Malik no te agradecería tu interferencia."

Probablemente tenía razón, Brynn pensó. Malik por lo general sabía lo que hacía.

"Mi cena," Gage la incitó.

Cruzó hacia el pote de guisado que burbujeaba sobre las llamas. "¿Conseguiste los barcos?"

"Sólo cuatro." Él tomó el tazón de madera y la cuchara que ella le dio. "Y son bastante pequeños. Ninguno de ellos soportará más de ocho. Lo que significa que tendremos que dejar aquí la mayor parte de los hombres de LeFont y todos los caballos."

"No necesitará enorme fuerza en Gwynthal."

"Espero que no." Él terminó el tazón de guisado antes de decir, "Pero nada permanece igual. Gwynthal puede no ser el remanso de paz que recuerdas."

"Será igual," ella dijo rápidamente. "Gwynthal nunca cambia. ¿Más guisado?"

"No." Él puso su tazón sobre el hogar. "Tengo algo para decirte."

Ella se puso rígida con cautela. "¿Qué?"

Él se quitó la toalla y se elevó a sus pies. "Quizás debería decir que tengo algo que mostrarte." Cruzó desnudo hacia su ropa amontonada en la silla y recuperó su bolsa de cuero. "Parece que no somos los primeros forasteros en venir aquí este otoño. Hace una semana fueron visitados por un joven noble, pelo rubio y atractiva cara."

"¿Richard?"

"No les dio su nombre." Él abrió la bolsa. "Pero quería ir a una isla al norte de aquí. Compró un barco de ellos junto con los servicios de un hombre joven para ayudarle a navegar. Él pagó con esto."

Bajó la mirada hacia el pequeño rubí en su palma.

"¿Es tuyo?" Preguntó.

"Sí. Delmas debe habérselo dado a Richard."

"Pensé tanto." Le dio el rubí. "El hombre joven, Walter, se lo dio a su padre para mantenerse cuando abandone el pueblo. Parece que tuvo la buena sensatez de no confiar nada de valor a su persona mientras acompañaba a Richard."

La joya se sentía helada y ajena contra la carne de su palma. La había llevado todo los años de su niñez, pero ahora parecía como si no le perteneciera. Cualquier cariño que hubiera sentido por ella se había corrompido por la avaricia de Delmas y la maldad de Richard. "Este Walter puede haber conducido a Richard a Gwynthal, pero él no habrá sido capaz de encontrar un lugar para atracar. Fue una locura por su parte intentarlo."

"Si Richard tuviera éxito, entonces podremos encontrarnos con una sorpresa desagradable cuando lleguemos."

"No podrá encontrar un camino," ella dijo positivamente. Fue hacia su bolsa de cuero en una esquina de la habitación y colocó el rubí dentro. Dudaba si debía llevarlo otra vez. "Gwynthal estás a salvo de él." A pesar de su aseveración, la aparición de Richard sobre el horizonte la llenaba de inquietud. No les había seguido, había estado delante de ellos. Era desconcertante que hiciera lo inesperado.

Recogió las mantas de la esquina y las llevó al hogar. "Estos son nuestro propios. Las aireamos antes esta tarde. Las mantas sobre la cama estaban sucias y no confiaba en que estuvieran libres de insectos." Ella extendió las mantas. "¿Nos marchamos mañana?"

"Sí, al amanecer."

"Entonces acuéstate y vete a dormir." Ella se quitó su vestido y se instaló. "¿Por qué estás de pie allí? Sabes que estás agotado."

"Sí." Él se acostó sobre su manta y se enrolló en ella. "Buenas noches."

Ella le miró fijamente con asombro. No había error ante el cortante rechazo. Ella se curvó en una pelota, cuidadosa de no tocarlo. "Buena noches."

Hubo un silencio en la habitación roto sólo por el silbido de los troncos que se quemaban.

"¿Por qué?" Él preguntó silenciosamente.

Era lo que ella quería preguntarle en relación a su retirada de ella.

"¿Por qué has sido amable conmigo esta noche?" Él preguntó.

"¿Por qué fuiste amable conmigo en Kythe?"

"¿Entonces es gratitud?"

"Sí. No. ¿Por qué debes pedir motivos? Lo necesitabas y quise dártelo." Ella hizo una pausa y luego dijo vacilantemente, "¿Por qué no me sostienes? ¿Estás demasiado cansado?"

"Nunca te he visto de la manera que estabas en Kytte. Pensé darte tiempo."

Bondad otra vez. "Cuando me sostienes… Lo encuentro agradable. Me siento muy sola y un poco asustada. Si no fuera demasiado problema…

Sus brazos estaban alrededor de ella, pesados, calientes, protectores. "No es ningún problema," él dijo densamente.

Ella enterró su cara en su pecho. "Gracias." La mata de pelo de ella sobre su pecho olía vagamente a jabón y hierbas que había rociado con agua. "No deseo molestarte "

"Entonces tu deseo es en vano. Siempre me molestas." Sus brazos se apretaron alrededor de ella. "Vete a dormir. Necesitarás descansar. Será un viaje desagradable mañana sobre ese frío mar."

"Sí…" Sus brazos se apretaron alrededor de él. Ella quería hablarle, acercarse a él, pero sabía que debía yacer muy rígida y dejarlo ir a dormir. Gage no había tenido ningún descaso ese día, pero había sufrido el frío y el viento por su causa. "Ambos iremos a dormir…"

Ella era soñolientamente consciente del choque del oleaje contra el rompeolas y el aullido triste del viento. El sonido de desolación sólo intensificaban el placer de yacer delante de un fuego brillante, caliente, siendo sostenida cerca en las brazos de Gage.


Malik se obligó a mantener su capa con ambas manos para impedir al amargo viento desgarrarla de su cuerpo.

"El idiota se agrupa allí sobre el umbral como un saco enorme de cebada," dijo Adwen con exasperación, mirando detenidamente por la ventana. "Dile que se marche, Alice."

"Díselo tu misma. Es entre ustedes dos." Alice bostezó mientras se movía hacia su camastro sobre el lado más lejano de la habitación. "Voy a dormir. Este bebé y yo necesitamos descansar."

Alice había sido la última esperanza de Adwen de evitar complicarse en la última locura de Malik. Y Brynn y Alice se habían apartado y lo habían dejado en sus manos. Bien, ella no se lo diría, Adwen decidió. Aunque se molestara en intentar barrer al idiota de su umbral, sabía que él no se iría. Ella había comprendido en el momento que le hablo de su intención que había algo más profundo de lo obvio. Era un hombre que creía en símbolos, y si le permitía cruzar su umbral…

Él podría quedarse ahí toda la noche. No tenía ningún deseo de tener otro hombre en su vida cuando aún no se había librado del primero. Ahora tenía una libertad y alegría que nunca había conocido antes. ¿Por qué quería a un bufón que no se tomaba nada en serio?

El viento azotó otra vez y Malik pareció volverse más pequeño mientras e contraía para abrazarse contra su calor. Enterró su cara en su capa.

Ella había estado fuera sólo un tiempo corto aquella tarde. Había estado fervientemente agradecida de regresar dentro de la casita de campo. El tiempo había sido desagradable entonces, y era mucho más frío ahora.

No tenemos estos horribles vientos del norte donde nací.

Bien, le permitiría volver a su Bizancio. Él no debería estar entre forasteros de todos modos. Excepto Gage Dumont, ella había sentido que estaba muy solo. ¿Por qué había venido a este país dónde él era considerado como un pagano ignorante? Ella misma había pensado que los sarracenos eran ignorantes antes de encontrar a Malik. Aunque nunca lo admitiría ante él, su ingenio y vasto conocimiento sobre todos los sujetos que la había atontado. Había descubierto que ella era la ignorante. Ya que raras veces era capaz de dejar su habitación de enferma durante los años de su matrimonio, con desesperación había apelado al sacerdote para que la educar más allá de lo habitual en una mujer. Para su gran molestia, Malik le contó que mucho de lo que ella había aprendido estaba equivocado y pacientemente la corrigió en cada ocasión.

Truenos.

¿Estaba comenzando a llover? No, eso era sólo el oleaje palpitando, comprendió con alivio. No eso no lo hacía diferente. Ella lo dejaría ahogarse antes de invitarle a atravesar su umbral.

Estaba llovendo. Grandes gotas caían sobre el umbral, siendo conducidas como púas contra el cuerpo de tembloroso de Malik.

"¡Madre de Dios!" Ella dio tres pasos y abrió la puerta. "¡Entra aquí!"

Malik trepó a sus pies. "Pensé que nunca me lo pedirías." Él sonrió felizmente. "Estaba seguro de que tendría que quedarme aquí fuera hasta que echara raíces. Aunque como podría echar raíces y prosperar en este inhospitalario tiempo no tengo ni idea. Sería – "

"Cállate." Ella agarró su brazo, lo metió en la casita de campo, y cerró la puerta. "Alice está intentando dormir." Ella lo arrastró hacia la chimenea. "No he cedido, lo sabes. Fue la lluvia."

Él cabeceó. "Debería haber esperado la lluvia. Cuando la causa es justa, Dios siempre persevera." Él ofreció sus manos al resplandor y suspiró contentamente. "Y provee."

Ella frunció el ceño hacia él. "¿Has comido?"

"Oh, sí, sabía que debía fortificarme para la batalla." Él se sentó sobre el hogar y con gracia cruzó sus piernas. Estaba siempre lleno de gracia, cada movimiento lleno de ágil fuerza y vitalidad. "Continua hablando."

"No voy a batallar contigo. En cuanto te hayas calentado, te marcharás."

"Me tomará un largo rato calentarme. Me dejaste fuera por una eternidad en ese violento viento."

"No tenía nada que hacer con ello."

"Sabes que no es verdad. Yo ahí sufriendo por tu causa."

"¿Por qué hice una observación ocasional? Lo hice por bromear y tu haces esta tonta cosa."

"No era tonto." Él miró fijamente al fuego. "No tengo respeto por los gloriosos caballeros de William, pero tienen una costumbre que apruebo. Cuando luchan en torneos ellos llevan el favor de su señora y dedican su batalla a ella."

"¿Qué tiene que ver con esto?"

"Mi batalla era con el viento y el frío. Te lo dedico." Él se giró y la miró a sys ojos. "¿Me darás tu favor?"

Ella sintió un profundo estremecimiento dentro de ella. Que hermoso estaba a la luz de la lumbre… Hermoso y más. Demasiado. "Todavía estoy casada."

"Eso no para a las damas de la corte de William." Él cabeceó con arrepentimiento. "Pero entiendo que seriamente es un obstáculo. No te preocupes, soy un hombre paciente y creo que esa situación pronto se resolverá."

Ella no podía dejar de mirarlo. Bondad y honor. Humor y pasión. Toda esperando detrás de aquella hermosa máscara de la cual ella tenía tanto miedo.

"¿Qué más?" Preguntó. "Dame otra pared para escalar, Adwen."

"Esto es tonto," Ella dijo con voz ronca. "No soy un premio que ganar. Toma tus palabras dulces y hermosa cara para una mujer que-"

"Ah, hay," él se interrumpió. "Quizás la pared más empinada de todas. Odias mi cara."

"No odio tu cara."

"Pienso que lo haces. Si te disgusta, entonces debemos hacer algo sobre ello." Él se inclinó hacia adelante, con cautela tomó una ramita del hogar quemada por la mitad, y la encendió de las llamas. "No es la cara en si misma, pero el atractivo, y esto debería ser fácil de fijar. Una quemadura en la mejilla, quizás una sobre la ceja…"

"¿Qué haces?" Ella miró con horror mientras él acercaba la llama hacia su mejilla.

"Cicatrices de guerra." Él sonrió mientras tocaba la llama a su mejilla barbuda. "Es un difícil-"

"¡Idiota!" Ella golpeó la ramita de su mano. "¡Loco! Lo habrías hecho realmente."

"De mala gana. Detesto el dolor." Él levantó sus frentes. "Sería más fácil para mí si lo hicieras tu misma."

"¿Yo? ¿Deseas que te queme?"

"Te lo dije. Mi cara te ofende, por lo tanto debemos librarnos del problema."

Él lo haría. Igual que se había sentado cuatro horas en ese helador frío. "Bromeas. Eres idiota. Tú-" Lágrimas descendían por sus mejillas. "No te atrevas- Me promete que no-"

"Shh… ¿Te toma mucho tiempo no odiar?"

"Prométeme."

Su mano se extendió y tocó el camino de sus lágrimas. "Si me prometes mirar más allá de la cara de un hombre."

Ella cabeceó a sacudidas.

Él soltó un suspiro de alivio. "Ah, otra pared escalada sin una herida."

Ella no podía decir lo mismo. No estaba segura de si había sufrido un daño o si una herida vieja se había abierto para liberar su veneno. Todo lo que sabía era que se sentía sacudida y vulnerable como nunca antes en su vida. Ella no tenía marcha atrás, para levantar defensas. Limpió sus mejillas con las palmas de sus manos y se obligó a entonar sin acidez. "No has salido indemne. Tu barba se chamuscó."

"La afeitaré mañana." Él de repente frunció el ceño. "Pero esto no puede ser una cosa buena."

"¿Por qué no?"

"Tengo que confesar una cosa."

"¿Qué?"

Sus ojos se encendieron con travesura. "Sin mi barba soy dos veces más hermoso. Un virtual Adonis. Los hombres son tan celosos, que desean luchar, y las mujeres se desmayan a mi paso. Es sabido que el sol se ocultaba detrás de una nube debido al resplandor de mi-"

"No puedo soportar esto," dijo Adwen, gimiendo.

"Pero estás riendo. Esto es bueno."

Su risa se descoloró. "No quiero ser una esposa otra vez. No lo encontré agradable."

"¿Cómo pudiste, casarte con ese asqueroso bicho? Tendré que esforzarme por convencerte que no siempre es así." Él extendió la mano y tomó la suya. "Te traeré alegría, Adwen."

Casi podría creerle. Su tacto eran olas incendiarias de extraños sentimientos en todas las partes de su cuerpo que la llenaba de inquietud. Las barreras debían construirse más altas. Ella retiró su mano. "Alice me dijo que los soldados cuentan cuentos de la alegría con que tratas a todas las mujeres. Yo no sería una más."

"No sería una-" Él se paró, buscando las palabras. "No te diré que probé a estas mujeres porque estaba buscando la mujer perfecta. No sería justo cuando ellos me trajeron gran placer. Me gustan las mujeres. Las encuentro gloriosas en cuerpo y más fuertes y cerca del divino que la mayor parte de nosotros los pobres hombres." Él sostuvo su mano cuando Adwen abrió sus labios para hablar. "Pero, cuando te vi, supe que eras la mujer que me completaría. Que seremos juntos sin igual." Él le ofreció su mano otra vez. "Y romperá mi corazón si no me das tu favor, Adwen."

Ella no podía tomar su mano. Si lo hacía, cedería todo lo que había luchado durante esta noche.

Ella no debía tomar su mano. Ella no dejaría su libertad.

Ella tomó su mano. "Esto no significa nada," ella susurró. "No me acostaré contigo. No hago promesas."

Su mano se apretó alrededor de la de ella. "No pido nada. Nos sentaremos delante del fuego y sostendremos las manos y disfrutaremos siendo parte uno del otro. Tú fluirás en mí y yo fluiré en ti. Verá que suave puede ser."

Cercanía. Dulzor. Un canto en el alma. Una combinación sin combinación.

"¿Ves?" Malik preguntó.

"Tengo una cuestión que pedir," Ella dijo distraídamente.

"Todo."

"¿Realmente eres dos veces más hermoso sin tu barba?"

"No, mentí." Él hizo una pausa. "Soy cuatro veces más atractivo. Por eso me dejé la barba. Yo no podía soportar causar tal envidia entre-"

"Cállate." Ella estaba riendo otra vez. "Probablemente eres tan feo como el pecado. No tengo duda que la barba enmascara una barbilla débil y tu vanidad es…" Ella se calmó cuando comprendió en cuantos caminos él se había movido esta noche. Humor y lágrimas y esta preciosa cercanía que nunca había conocido.

Había sido un error dejarlo entrar. Ahora no podía haber vuelta atrás.

Ella cerró sus ojos y repitió desesperadamente, "No hago promesas."

Pero ella no pudo resignarse a liberar la mano de él.


Doce

<p>Doce</p>

¡GAGE!

Los ojos de Brynn se abrieron ampliamente, su corazón palpitando con terror.

Sangre. Gage. Muerte.

¡No!

Entonces, mientras se despertaba totalmente, un estremecimiento de alivio la atravesó. Un sueño. Sólo un sueño.

Gage estaba al lado de ella delante del fuego, respirando profundamente, uniformemente, sus brazos todavía en un abrazo flojo sobre ella. Ella yació allí, mirándole.

Gage se tambaleaba hacia delante, la empuñadura de una daga sobresaliendo de su espalda, cayendo…

Sólo un sueño. Los sueños no siempre se realizaban. En realidad, sólo unos cuantos de sus sueños se habían hecho realidad. Había estado preocupada por Richard cuando se había dormido, y sus temores sin duda habían dado lugar a esa pesadilla horrible.

¿Pero qué pasaría si era una visión verdadera? ¿Si Gage estaba destinado a morir de manera tan horrible?

El dolor que la atravesó era insoportable.

Los ojos de él se abrieron como si le hubiera llamado. "¿Brynn?"

Las temblorosas manos de ella se extendieron para tocar su cara. Firme, caliente, y vibrante con vida.

"¿Qué ocurre?" Gage preguntó.

Ella no quería hablar de ello. Era sólo un sueño. Él no creería que tuviera cualquier augurio de todos modos. Olvídalo. Entiérralo. "No quería despertarte." Sus dedos acariciaron sus labios. "Era sólo un sueño."

"Más que una pesadilla al juzgad por el modo en que tiemblas."

"Sí." Ella se acomodó más cerca de su calor, fuerte cuerpo. "Pero ahora se fue."

"¿Se fue?"

No completamente, la frialdad todavía persistía. "Totalmente." Ella enterró su cara en el hueco de su hombro. "Y no volverá."

Él rió en silencio. "Porque así lo deseas."

La esperanza saltó dentro de ella por sus palabras. El destino podía ser controlado. Ella combatía los dragones cada vez que curaba una aflicción, y sabía que muchos morían si no intervenía. ¿Aunque el sueño era una verdadera visión, quien debía decir que ella no podía cambiar el destino? "Sí, así es. Porque así lo deseo."

¿Pero ocurriría si no prevalecía? ¿Si esos momentos eran los últimos que pasarían juntos?

Silencio excepto por el silbido y crujido de los troncos que se quemaban.

"Si tienes necesidad- No te lo negaría," ella dijo con una voz sorda.

Él se puso rígido. "¿Necesidad?"

Ella no contestó.

"¿Lujuria?" Él preguntó. "Tengo curiosidad de saber por qué, después de rechazarme durante días, debo recibir este regalo espléndido. ¿Culpa? ¿De repente soy menos asesino? ¿Los ángeles han bajado para susurrarte mi inocencia?"

"No."Ella estuvo silenciosa un momento y luego soltó, "Por qué me haces preguntas? Quieres esto, tómalo."


"¿Por qué?" Él persistió. "¿Qué pasa con tu propia culpa? ¿No eres más Bathsheba?"

"Todavía soy culpable. Eso siempre permanecerá. Siempre." Ella tragó. "¿Por qué discutes conmigo? Dices que debo aprender a aceptar que pasó. Lo he hecho, y esto es el final de ello."

"¿Pero por qué lo has aceptado?" La apartó de él y levantó su barbilla sobre el arco de su dedo. "¿Por qué ahora?"

Los lágrimas escocían sus ojos para que ella apenas pudiera ver. "Me ha venido… que yo tenga… un cierto afecto por ti."

"¿Qué tipo de afecto?"

Él no se aplacaría, y ella estaba cansada de luchar con él. "Es mi creencia… que yo… te quiero."

Su aliento se liberó explosivamente. "Yo creo que lo haces también, y, por Dios, que te ha costado admitirlo. Ahora, ¿qué debemos hacer sobre ello?"

"Ya te he dicho lo que puedes hacer sobre ello."

"¿Se me permite derramar mi semilla en tu cuerpo? Eso no es suficiente."

"Habría sido suficiente hace dos noches."

"Pero eso era antes de que comprendiera que progresos has hecho. ¿Te casarás conmigo?"

"No, no puedo."

"Puedes y lo harás. Has dicho que has aceptado mis transgresiones. Da el paso siguiente."

"Pides demasiado."

"No más de lo que doy."

"Es más fácil para ti. No tienes-" Ella se paró, vacilando.

"¿Honor? ¿Conciencia?"

Ella sacudió su cabeza. "Tienes honor, pero miramos las cosas de manera diferente."

"Entonces enséñame a ver el mundo como tú lo haces." Él rió torcidamente. "No prometo aceptar, pero al menos lo entendería."


Él había entendido sobre su madre, sobre el regalo, pero él nunca vería el mundo como ella lo hacía. "Te he dicho lo que te ofrezco. ¿Lo tomarás?"

Él la miró fijamente durante un largo rato. "No."

Una onda de sorpresa la atravesó ante el rechazo. Él se había asegurado de ella supiera el dolor el que sufrió por la lujuria frustrada.

"Debería estar sorprendido. Estoy sorprendido de mí mismo." Él quitó sus brazos y se alejó de ella. "Buenas noches, Brynn."

Él se giró de espaldas a ella.

"Eres un hombre muy cambiable," ella dijo, picada. "Y claramente no tienes ni idea de lo que deseas."

Él se mantuvo su espalda girada a ella. "Sé exactamente lo que deseo, y no tengo ninguna intención de sacrificar una caravana entera por un camello."

Ella frunció el ceño con perplejidad. "¿Qué es un camello?"

"Una criatura con joroba que usaba para el comercio por el desierto."

"¿Y soy ese camello?"

"Hay semejanzas. Eres igualmente obstinada y llevas más cargas sobre tu espalda que una docena de camellos. No seré una de ellas. Puedes perdonarme, pero no a ti misma."

"No tengo que perdonarme por entregarme a ti."

"Pero necesito que te perdones a ti misma. Para alguna extraña razón, lo encuentro necesario que vengas a mí con un corazón entero." Él añadió fatigosamente, "Vuélvete a dormir. Quizás tus sueños serán más agradables esta vez."

El sueño.

El miedo volvió a ella. Ella quería extender la mano y tocarlo, tomarlo en ella, pero él lo había hecho imposible. Comprendió esa moderación si pensaba que conseguía que ella cediera más, pero la llenaba de desesperación. Ella no quería que él se retirara de ella en este tiempo crucial. Ella quería darle cualquier placer que pudiera, tomar lo que ella pudiera. Ella no quería que él estuviera solo.


Sangre. Gage. Muerte.

No podría realizarse.

Rezaba a Dios para que no ocurriera.


"¿Estás segura de que esto es tu Gwynthal?" Adwen arrugó su nariz. "No veo nada agradable en ello. Parece ser un lugar difícil, frío."

Una risa impaciente brilló en la cara de Brynn ante la vista de las escarpadas rocas calizas. "¡No es así cuando alcanzas el interior. Una vez que traspasas más allá de las rocas y entras en el valle-" Ella se paró cuando vio la expresión escéptica de Adwen. "Lo verás."

"Esperemos que todos lo veamos," Gage dijo, todavía remando fuerte contra las ásperas olas. Vislumbró otros tres barcos detrás del suyo. "La providencia que amablemente nos dirigirá más allá de aquellas rocas antes de que todos seamos despedazados en pedazos."

Brynn separó su vista de la isla. "Hacia el norte, alrededor del cabo. Hay una ensenada…"

"No veo ninguna ensenada," Gage dijo.

"Está detrás de esa enorme roca negra."

"¿Roca? Parece ser un acantilado."

"Hay una ensenada detrás. Oscilar hacia el este y luego alrededor del final lejano."

Todo era felizmente familiar. Hasta el grito de las gaviotas de mar era una canción de bienvenida. Estaba en casa.

"¿Dónde está el pueblo?" Gage preguntó.

Bryrin indicó un camino que conducía de la playa directamente encima de la colina. "Tienes razón sobre aquella cresta, pero el castillo está varias millas distantes."

"¿Castillo?"

"¿Pensaste que Hevald viviría en una casucha? Construyó un castillo excelente cuando vino aquí." El barco alcanzó la orilla y Brynn no esperó a Gage para ayudarla, sino que saltó sobre las rocas. "Lo aprobarás, estoy segura. Es un castillo excelente de piedra. Él no tenía ningún miedo de invasiones, pero quería asegurarse de que su casa resistiría los años así como el tiempo."

"¿Y lo hizo?"

"Desde luego que lo hizo," Ella frunció el ceño. "Aunque, cuando lo ví por última vez, los años y la negligencia habían tomado su precio. Es un lugar triste ahora."

"¿Triste?" Adwen preguntó.

Brynn encogió sus hombros inquietamente. Ella no quería pensar en aquella tristeza o todo que era menos perfecto sobre Gwynthal. "Quizás era sólo la imaginación de un niño." Ella comenzó a subir el camino rocoso que ella había indicado. "Vamos a ir al pueblo. Quiero que veas-"

"Regresa," Gage llamó. "No hay ninguna necesidad de precipitarse. Esperaremos a los otros."

Él era cauteloso por lo que encontraría en Gwynthal, ella comprendió mientras retrocedía sobre sus pasos. Era un miedo legítimo, ya que Gwynthal era desconocido para él.

Pero ella estaba en casa.

Adwen dio un paso más cerca y tomó su mano. "Siento mis erróneas palabras sobre tu Gwynthal, Brynn. Estoy segura de que es un lugar excelente y encantador."

Brynn sabía que Adwen no estaba segura de tales cosas, pero temía haber ofendido los sentimientos de Brynn. "¿Por qué debería importar? Gwynthal ha sobrevivido siglos por parecer poco atractivo." Ella echó un vistazo a los otros barcos que se acercan a la orilla. "Pero deseo que ellos se apresuren. No puedo esperar para estar sobre nuestro camino."

"¿Recuerdas a alguien viviendo en el pueblo?"

"Desde luego que lo hago. Vivimos en Falkhaar y no en el pueblo, pero sabía-" Ella se paró. ¿A quién conocía? Sus felices recuerdos de Gwynthal eran atravesando corriendo los bosques, aprendiendo la ciencia de las hierbas de su madre, aprovechándose de las tierras del castillo. Todo lo demás era vago y deformado. "Conocía al Padre Thomas, el sacerdote."

"No un amplio conocido," Gage dijo secamente. "¿Está el tesoro cerca de ese pueblo?"

Ella sacudió su cabeza. "No, en el bosque más allá del castillo."

"Entonces vamos hacia adelante y recuperarlo," Malik dijo mientras saltaba del segundo barco. "Y alejémonos de esta helada orilla."

"¿Todavía tienes frío?" Adwen preguntó. "Quizás no deberías haberte afeitado tu barba."

"Ah, sí, la echo de menos." Malik emitió hacia ella. "No sólo mantiene mi cara caliente, sino que ocultaba mi débil barbilla."

"Verdad. Bien, quizás puedas dejar crecer otra."

Brynn miró fijamente a ambos con aturdimiento, Malik no tenía ninguna barbilla débil, y sin su barba él era hasta más hermoso. Cuando él había aparecido en los barcos dos días antes, ella estuvo atontada por la diferencia, pero como él había ordenado el segundo barco no había tenido una oportunidad de ver la reacción de Adwen al cambio.

"Si Dios quiere," dijo Malik. Él y Adwen cambiaron otra mirada y Brynn de repente sintió una punzada de envidia. Una broma secreta entre amantes. Ella debería haber comprendido que un paso se había tomado. La acidez en Adwen había madurado, la preocupación de Malik aliviada.

El tercer barco tomó tierra y LeFont apretó el paso, levantó a Alice hacia la orilla, e inmediatamente comenzó a ladrar ordenes a otros soldados en el barco sobre la descarga de las provisiones.

"¿Es el único lugar para tomar tierra en la isla?" Gage preguntó a Brynn.

"Sí." Ella se dio la vuelta para mirar a LeFont. "¿Podemos ir ahora?"

"En cuanto de a LeFont sus ordenes," Gage dijo. "Él debe quedarse aquí y proteger los barcos hasta que nosotros volvamos."

"No hay ladrones en Gwynthal."

"¿Cómo lo sabes? Parece que tienes pocos conocidos aquí."

"Mi madre me lo dijo."


"Tu madre no te habría mentido, pero cuando estás lejos a veces no recuerdas las cosas claramente." Él encontró su mirada fija. "Los guardias se quedan aquí."

Él no hablaba sólo de su madre. Él le advertía que sus propios recuerdos podrían no ser correctos. "Es una pérdida de tiempo para LeFont, pero haz como deseas."

"Lo haré." Él cruzó la distancia que le separa de LeFont.

"Pero es realmente una pérdida," ella refunfuñó hacia su espalda.

"Quizás," Malik dijo. "Pero él también puede pensar en otro peligro."

"¿Richard? ¿Piensas que él podría habernos seguido?"

"Es posible. Él podría haberse ocultado en la costa de Selkirk esperando para llegar y luego ponerse a navegar cuando lo hicimos."

"No vimos ningún signo de él en el camino hacia aquí."

"Pero tuvimos niebla buena parte del camino. Es fácil ocultarse en la niebla."

"Y cuando despejó él pudo quedarse justo lo bastante lejos mantener la vela alejada de la vista de LeFont," dijo Adwen en realidad.

Adwen no tenía miedo y Brynn no debería tenerlo tampoco. Después de todo, Richard era sólo un hombre. Aunque él encontrara el camino en la ensenada él no sería capaz de prevalecer contra sus números.

Gage.

Sangre.

Pero ella no había visto a Richard en el sueño. Sólo a Gage y la daga…

"Brynn." Alice estaba al lado de ella, su voz fina y tensa. "Hablaba contigo."

Brynn era inmediatamente saltó del pasado al presente. "¿Estás bien? ¿Cómo soportaste el viaje?"

"Bien. El capitán LeFont y los otros soldados fueron muy amables conmigo."

"Fue un largo viaje, pero te sentirás mejor una vez que comencemos a andar. Estoy segura de que te sientes entumecida y-"

"Quiero quedarme aquí," interrumpió Alice. "No quiero ir contigo."

Brynn frunció el ceño con perplejidad. "¿Por qué no?"

Alice enrojeció. "Estoy cansada del viaje. ¿Se lo dirás a Lord Gage?"

"Pero estás embarazada. Puedes necesitarme."

"Estoy fuerte y sana, y mi niño también. Faltan meses para mi término. Te esperaré aquí."

"¿No deseas encontrar a los aldeanos? Si te quedas, tendrás que encontrar un lugar para resguardarte."

El rubor se hizo más intenso. "No puedo decidir quedarme en Gwynthal."

Los ojos de Brynn se ensancharon por la sorpresa. "¿Por qué no? Pensé que habíamos convenido que te quedarías aquí con tu niño. Una vez que te acostumbre a ello, te gustará. Es mucho más agradable una vez que dejas la costa y la gente es más amable que en Redfern."

"No estuve de acuerdo. Solamente- sé que piensas que estás haciendo lo que era mejor para mí, pero no puedo-" Ella se paró, parecía completamente desgraciada. "¿Se lo dirás a Lord Gage?"

"Desde luego," Brynn dijo. "Si realmente es lo que deseas."

"Ah, lo hago. Lo hago," dijo Alice fervientemente, "No me necesita, y seré de mucho más útil aquí. Puedo cocinar para los soldados y juntar madera para el fuego…" Ella ya se volvió apresurada hacia la orilla.

"Escúchala." Brynn sacudió su cabeza. "No deberíamos abandonarla. Se cansará a ella misma, atendiendo a todos esos hombres."

Adwen sacudió su cabeza. "LeFont no le permitirá agotarse. ¿No has notado lo cuidadoso que es de su bienestar?"

"¿LeFont?" Brynn preguntó, asustada. "No."

"Entonces estás seguramente ciega." Adwen rió en silencio. "Él la trata como si ella estuviera hecha de cáscaras de huevo." Ella rió indulgentemente mientras miraba a Alice precipitarse hacia el capitán. "Y ella lo trata como si él fuera un dios del Olimpo."

"Alma afortunada," murmuró Malik. "Dan a algunos hombres adoración mientras otros reciben sólo abuso."

"¿Ella no quiere quedarse Gwynthal porque ella tiene cariño al capitán?" Adwen tenía razón. Había estado ciega, Brynn pensó, demasiado complicada en sus propias preocupaciones para notar lo que continuaba alrededor de ella. Ahora ella recordó la muchas veces que en el camino había visto a Alice y a LeFont hablar y reír. "Pero ella lleva al niño de otro hombre. ¿No se casará con ella?"

"Pienso que lo hará." Malik añadió con cuidado, "Y si él no hace, ella debe afrontar las consecuencias de sus actos. No puede curar sus infortunios como harías con su cuerpo, Brynn."

"¿Qué tipo de vida ella llevaría como la esposa de un soldado? Ella estaría más segura si se quedara aquí."

"Pero quizás no tan feliz. No todos valoramos la paz como lo haces tú. Déjala ir con LeFont."

"Hablas como si yo la tuviera cautiva. Ella puede ir donde desee. Quiero sólo lo que es mejor para ella." Aún sentía una rara sensación de traición y soledad. Ella había tenido ganas de tener un amigo allí después de que los otros se fueran. Ella fue a encontrar a Gage, quien volvía de hablar con LeFont. "He estado hablando con Alice."

Sus ojos se estrecharon. "¿Te habló sobre LeFont?"

Otra sorpresa. "¿También tú lo sabías?"

"Sabía que ellos pasaban mucho tiempo juntos y LeFont se comportaba de una manera insólita. Por lo general hay una mujer detrás de tal conducta."

Ella forzó una sonrisa. "Bien, entonces no te sorprenderá que Alice desee permanecer aquí en vez de ir con nosotros."

"Él es un soldado excelente y un buen hombre, Brynn."

"Sí, lo es." Ella cambió de tema. "¿Van todos los soldados a permanecer aquí?"

"Tomaré esa decisión una vez que hallamos encontrado a los aldeanos. ¿La mayor parte de los isleños viven en el pueblo?"

"Sí, pero hay varias granjas entre aquí y el castillo."

"¿Y estos granjeros son amistosos?"

Ella intentó recordar. Comenzaba a comprender la aislada vida que había llevado desde niño. Ellos habían ido al pueblo sólo en rara ocasión y ella tenía un vago recuerdo de quedarse la noche en la casa de un granjero en el viaje desde Falkhaar. ¿Amistosos? Ellos habían sido bienvenidos y aceptados, pero ella no podía recordar… "No nos atacarán, si es esto lo que quieres saber."

"Eso es lo que quiero. No quiero que nos abracen, solamente que no nos maten "

"Te dije que Gwynthal era un lugar de paz. Es necesaria la codicia para originar descontento, y siempre hemos estado contentos."

"¿Hasta cuando nos vean transportando con los caballos de carga el tesoro?" Él rió cínicamente. "Pienso que causaría a alguien un poco de descontento en gran cantidad."

Ella sacudió su cabeza. "¿Qué harían ellos con oro y joyas? No tendrían ningún valor aquí; Gwynthal tiene su propio sistema de trueque."

"Ellos podrían alejarse navegando al mundo externo, donde tienen valor." Él hizo una pausa. "Como tu padre hizo."

"Mi padre no era… no era como los otros hombres de aquí." Todas estas preguntas se le hacían difícil y corrompían la alegría del regreso. Ella quería estar hacerlo con ellos. "¿Vienes, o vas a tardar toda la vida?" Ella no esperó una respuesta, pero comenzó el camino. Cuando ella echó un vistazo sobre su hombro, Gage estaba casi detrás de ella, seguido estrechamente por Malik y Adwen.

Cuando alcanzaron la cima de la colina, ella se paró y echó un vistazo debajo. Gwynthal.

Bosques verdes densos; solitarios y sensuales. Lagos azules. Rica tierras de labranza. Esto era el Gwynthal que recordaba, el Gwynthal de miles de sueños.

Ella se giró y dijo con impaciencia, "¿Ves? ¿No te lo dije? ¿No es hermoso?"

"Todo es todavía verde aquí," murmuró Adwen. "Las hojas sólo comienzan a caerse. Qué extraordinario."

"El interior de la isla es todo el valle. Pienso que las rocas nos protegen de la mayor parte del tiempo más áspero. Puedo recordar que sólo nevó un año cuando era niña." Ella señaló en la distancia. "Mira, puedes ver las torres del castillo desde aquí."

Torres grises y almenas envueltas ente nieblas, esperándola.

Había llegado a casa, Hevald. Había llegado a casa.

"¿Cuánto tiempo dura el viaje?" Malik preguntó.

"Dos días." Ella indicó un bosque más allá del castillo. "Y eso es el Bosque de Falkhaar."

"¿Dónde creciste?"

Ella cabeceó mientras permanecía de pie, mirando el bosque. "Teníamos una pequeña casita de campo cerca del castillo. Era donde siempre vivimos, desde los días de Hevald. Me pregunto si están todavía allí…"

"¿Por qué no debería estar?" Gage preguntó. "El tiempo es suave y sin mácula y, si no hay ladrones o pecadores de ninguna clase en tu isla, la casita de campo debería estar como la dejaste. ¿Seguramente no tienes dudas?"

Ella levantó su barbilla ante las débiles burlas en su tono. "No tengo dudas." Ella bajó la colina hacia el pueblo. "Fue un pequeño desliz de la lengua."


"Tu pueblo es muy tranquilo," Adwen dijo mientras hacía una pausa para mirar detenidamente por la ventana de una tienda. "He visto sólo a una personas y entraron corriendo en sus casas y cerraron la puerta cuando nos vieron."

"No están acostumbrados a forasteros. Nadie viene aquí." Pero ella no era un forastero, Brynn pensó. Pertenecía aquí y, aunque fuera irrazonable, el rechazo silencioso hería.

"Y esta es la manera en que te gusta," Gage dijo. "Ausencia de riesgo. Seguridad. Sin visitas del mundo exterior."

La mandíbula de Brynn se cuadró. "Esta es la manera en que nos gusta."

"Mi pueblo era un poco como este," dijo Malik. "Pero entonces la sequía vino y tuvimos que salir al mundo para salvarnos."

"Por lo general llega un momento en que tienes que dejar el vientre de la madre y aventurarse." Gage echó un vistazo a Brynn. "O te vuelves perezoso y torpe o muere de inactividad."

"Ellos no son perezosos o torpes," dijo Brynn.

"¿Entonces por qué no hay un guardia sobre la ensenada? Tu edén debería estar protegido de invasores."

"Te lo dije, nadie conoce el camino-"

"Nosotros lo sabíamos."

"Porque yo te traje." Ella lo miró airadamente. "Te dije que no lo entenderías, no perteneces aquí. No necesitamos ningún guardia para mantener-"

"¿Quién eres?"

Ella se dio la vuelta para ver a un anciano de pelo blanco con ropa de sacerdote que está de pie en el camino delante de ellos. Ella sintió un poco de alivio; conocía aquella cara.

Dio un paso hacia adelante. "¿Padre Thomas?"

No la hizo caso. Sus descoloridos ojos azules eran cautelosos mientras se dirigía la mirada de Gage a la cabeza de ella. "¿Qué haces aquí?"

"¿No me recuerdas? Soy Brynn de Falkhaar."

Él cambió su atención de él a ella. "¿Falkhaar?"

"Conocías a mi madre, Mairle."

Un parpadeo de emoción con otro de desconfianza cruzó su agrietada cara. "Ella tenía el regalo. Nos engañó cuando se marchó. ¿Está contigo?"

"No, mi madre murió." Ella persistió. "Soy Brynn. ¿Me recuerdas? Te visitamos siempre que veníamos al pueblo."

Él miró fijamente a Gage una vez más y dijo acusatoriamente, "Él es un forastero. No deberías haberle traído. No nos gustan los forasteros aquí."

"Él no se quedará. Le llevo a Falkhaar y luego dejará la isla."

El Padre Thomas sacudió su cabeza. "No deberías haberle traído. Él no es uno de nosotros." Entonces su mirada encontró a Malik y se puso rígido al ver la piel de bronce del sarraceno. "Éste tampoco. Oscuro como Satán…"

"Estamos de acuerdo con usted. Tampoco queremos estar," Gage dijo. "Pero le aseguro que Malik sólo tiene impulsos satánicos en ocasiones. El resto del tiempo es moderadamente inofensivo."

"Lléveselos," El Padre Thomas murmuró, volviéndose. "Diferentes. Malos. Son diferentes de…"

"Ellos no son malos." Brynn le siguió. "Diferente no tiene que ser malo."

El Padre Thomas la miró con asombro. "Desde luego que lo es."

"No lo es. Escúchame, conozco a estos-" Estaba hablando al aire. El Padre Thomas se alejaba calle abajo.

"Creo que podemos tener problemas para obtener caballos y mulas de carga," murmuró Malik. "Tus conocidos no parecen reconocerte, Brynn."

"Es un anciano y su mente parece nublada," dijo Brynn defensivamente. "Estoy segura de que los otros serán más complacientes."

"Si podemos evitar que huyan o abran las puertas," Gage dijo secamente.

Adwen cabeceó. "Quizás Brynn debería intentar ir a ellos. Ella pertenece aquí."

En ese momento Brynn se sintió más forastera que todos ellos. Si el Padre Thomas no la había conocido, entonces ella no podía esperar el reconocimiento de nadie más. El sacerdote hasta había hablado con resentimiento de su madre. ¿El resto de los isleños sentían lo mismo? Ella enderezó sus hombros y sonrió con esfuerzo. "Sí, pertenezco aquí. Espera aquí e iré-"

"Lleva a Brynn y Adwen al borde del pueblo, Malik." Gage se volvió sobre su talón. "Estoy acostumbrada a permutar con gente que no tiene ninguna confianza."

Bryrin sintió un ligero alivio pero se sintió obligada a ofrecer, 'Iré contigo."

"No te necesito. Espérame." La sonrisa que la dirigió era sorprendentemente amable. "Lo hago mejor solo."

Malik le vio acercarse a la primera casita de campo y golpear la puerta antes de volverse. "Venga, haremos como sugirió Gage. Quizás podamos encontrar un lugar para acampar. Él puede conseguirnos los animales, pero dudo que nos den alojamiento durante la noche."

No era el regreso que Brynn había previsto. Hasta la gente poco amistosa en Selkirk habían sido persuadidos para darles refugio.

"No estés decepcionada," Adwen susurró mientras tomaba el brazo de Brynn con comodidad. "¿Qué importa que un anciano piense que somos enemigos? Dijiste que no conocías a estos aldeanos de todos modos."

Brynn cabeceó con brusquedad mientras seguía detrás de Malik. Adwen tenía razón, desde luego, simplemente había expresado en voz alta los pensamientos de Brynn. Ella no debería estar triste o preocupada debido a este encuentro. Todo estaría bien una vez que alcanzaran Falkhaar.


Gage fue capaz de obtener sólo cuatro ancianos caballos y tres pequeños asnos.

Cuando condujo a los animales al campamento después del crepúsculo esa tarde, Malik lanzó una mirada a ellos y sacudió su cabeza. "Me decepcionas. ¿Este es el hombre que mi gente llama el Príncipe del Trueque? Estas criaturas pueden caerse muertas antes de que alcancemos el final de otro día."

"Ellos no están mal," Gage dijo con irritación. "No necesitamos corceles de batalla o monturas capaces de aguantar distancias enormes."

"No, pero necesitamos caballos capaces de poner un pie delante de otro."

"Entonces ve y haz tu propio negocio," Gage dijo mientras se sentaba delante del fuego y ofreció sus manos. "Pero no esperes estar de vuelta para mañana o ofrecer algo mejor."

"¿Con hostilidad?" Malik preguntó.

"Fui más amistoso que cuando tú pusiste tu espada por mi brazo en nuestro primer encuentro." Gage se encogió. "Pero ellos no son ninguna amenaza. Dudo que haya un arma en todo el pueblo. Me miraron fijamente como si fuera un lobo buscando su cena."

"Es una respuesta natural," dijo Brynn rápidamente. "Tienes una manera feroz de comportarte."

"Sí, lo hago." Él gruñó. "Y mi manera se habría vuelto más feroz si me hubiera quedado entre esas ovejas más tiempo. Me tentaron a quitarles su lana cada vez que se alejaban furtivamente de mí.

"Ellos no son ovejas."

"Bastante cerca." Él tomó el tazón que Malik lo dio, lleno de guisado, y comenzó a comer. "Pero no demasiado mansos para no intentar hacer un buen negocio conmigo."

"Pondré a pastar a estas pobres bestias donde haya más hierba," Malik dijo mientras tomaba las riendas de los animales. "¿Quién sabe? Puede ser su última comida. ¿Me ayudarás, Adwen?"

"¿Incluso no puedes conducir a un caballo a pastar sin ayuda?" A pesar de sus palabras desdeñosas, Adwen brincó a sus pies y lo siguió.

"La gente aquí no son ovejas," repitió Brynn. "Ellos solamente han sido enseñados a vivir en paz."

"Por Hevald el magnífico."

"¿Por qué eres tan cruel?" Ella mordió su labio inferior. "Actúas como si los odiaras."

Él terminó el guisado antes de decir fatigosamente, "Quizás lo hago. Quizás los quiero sin virtud porque entonces no me importarán." Él dejó el tazón y miró fijamente al fuego. "Unos cuantos aldeanos con quien hablar recordaron a tu madre… y a ti."

"¿Preguntaste sobre ella?"

"Desde luego que les pregunté sobre ella." él dijo rudamente. "Pude ver como aquel viejo sacerdote te hacía daño por su indiferencia."

"No estoy herida."

"Diablos que no."

"Solamente no entiendo por qué pensaba que ella les había engañado. Ella los amaba. Quizás es sólo el Padre Thomas quien siente de esa manera. Seguramente los otros no estén resentidos."

Gage miró fijamente al fuego.

"¿Lo hacen?" Ella susurró.

"¡No, desde luego que no!. Era sólo ese anciano loco."

Él no decía la verdad. Gage, que nunca mintió, mentía ahora, esperando ahorrarla el dolor.

"No es bueno. Antes de que ella se marchara, dio su regalo libremente."

"Quizás demasiado libremente. Tal vez ellos crecieron pensando que les pertenecía porque siempre estuvo allí. Podrías aprender una lección de su error." Cambió de tema. "¿En dónde del Bosque Falkhaar se localiza ese tesoro?"

"Hay una cueva al lado de la roca que linda con el lado del sur de la isla. Es donde se oculta el tesoro."

"Suponiendo que todavía esté allí." Él hizo una pausa. "¿Tu madre alguna vez habló a tu padre del tesoro?"

Él pensaba que su padre podía haber vuelto y robado el tesoro, comprendió. "No."

"¿Por qué no?"

"No pienso que confiara en él."

"Incluso amándole lo bastante para dejar Gwynthai y seguirlo."

"No dije que no le amara. Solamente no confiaba en él. Tenia miedo de que él trajera a forasteros aquí para tomar el tesoro y hacer daño a Gwynthal."

"Como tú has hecho."

"Pero esto es diferente. Te marcharás y nos iremos solo. Nunca harías daño a Gwynthal."

"¿Cómo lo sabes?"

" No lo harías. Tienes honor."

"Buen Dios, creo que dices que confías en mí."

Ella miró fijamente las llamas. "Lo hago -confío- en ti."

Él murmuró una imprecación entre dientes. "Por fin. Sacarte admisiones es como vadear por arenas movedizas." Él hizo una pausa. "¿Confías en mí totalmente o con reservas?"

Él quería que dijera que creía que no había matado a Delmas. ¡Ella no podía hacerlo. "Pienso que no harías daño a nadie que amaras."

"Con reservas. Bien es mejor que nada." Él miró a la oscuridad. "¿Es un viaje de un día al castillo de Hevald?"

"Sí."

"¿Y otro día a la cueva?"

Ella cabeceó.

"Entonces en menos de una semana de tiempo deberíamos estar de vuelta en el barco con el tesoro."

Y luego él saldría navegando de su vida. El dolor que producía este pensamiento era terriblemente intenso.

"Oh, no, no te librarás de mí tan fácilmente." La mirada de Gage se fijó en su cara. "Llegaremos a un acuerdo mucho antes de esto."

Era raro como parecía capaz de leer sus pensamientos. Raro y un poco aterrador. Él se acercaba con cada día que pasaba. "Quería hablarte sobre el tesoro. Quiero una parte de él para Adwen y otra más pequeña para Alice. El tesoro les permitirá de alguna medida independencia."

"Ellas pueden no necesitarlo."

El pensaba que y Adwen y Alice habían encontrado amantes protectores. Ella experimentó otra vez aquella punzada de soledad. "Todavía quiero que lo tengan. El tesoro es enorme; apenas echarás de menos una diminuta parte."

"¿Y nada para Brynn?"

Ella sacudió su cabeza. "Nunca he querido riqueza. No la necesitaré. ¿Me lo prometerás?"

"Si gustas. Pero la riqueza para una mujer a veces trae más peligro que seguridad."

"Porque los hombres saquean a mujeres e intentan tomar su riqueza de ellas." Brynn había visto eso entre las familias nobles en Inglaterra. "Entonces requeriré otra promesa de ti. Deseo que defiendas a Adwen y Alice de los que les quitarían el tesoro."

"Ahora, esa es una promesa cargada con problemas."

"¿Lo harás?"

"Sí, lo haré." Él sonrió ladeadamente. "Pero encuentro curioso que una mujer que busca sólo la paz esté tan determinada a implicarme en la guerra."

"Te implicas tú mismo en la guerra. Si debes batallar, al menos debería estar en la causa buena."

Él sonrió en silencio. "En la causa de aquella que te preocupan."

"Sí." Ella se acostó sobre el camastro y cerró sus ojos. "Ven a la cama. Debemos comenzar temprano si queremos alcanzar el castillo antes de la caída de la noche."

Él estaba al lado de ella, la manta les envolvió a ambos y sus brazos la rodearon. "Pobre Brynn, ha sido un día difícil para ti."

Había sido difícil. Había esperado -no sabía lo que había esperado, pero no era la frialdad o este sentimiento de no pertenencia. "Será diferente en Falkhaar."

"Así lo espero. No me gusta que sufras." Sus labios acariciaron su frente. "Y me enfadada que no haya dragones, sólo ovejas con las que luchar."

"Ellos no son-" Ella lo dejó; no quería discutir con él. En menos de una semana no tendría más sus brazos alrededor de ella. Se acomodó más cerca, su mejilla en el hueco de su hombro. "Esperaba demasiado. Llevará tiempo acostumbrarse a Gwynthal otra vez."

Él no contestó. Pareció que no deseaba discutir con ella tampoco. Tal vez reconoció que esta podía ser una de sus últimas veces juntos. Quizás él se resignaba a su permanencia aquí después de todo…


¡Gage!

¡Daga!

Sangre goteando sobre la hierba, goteando en las hojas veteadas que yacían bajo los árboles.

Brynn se colocó todo derecha, sus pechos subían y caída con el esfuerzo de respirar.

"¿Otra pesadilla?" Gage preguntó soñolientamente sin abrir sus ojos. "Vuelve a dormir." Él la derribó y la abrazó más cerca.

Su corazón golpeaba con tnta fuerza, estaba segura de que Adwen y Malik podían oírlo a través del fuego. "Lo haré." Ella deliberadamente relajó sus músculos tensos. No quería que Gage se despertara totalmente e hiciera preguntas.

El mismo sueño.

No, no exactamente el mismo. Antes sólo había visto a Gage y la daga. Esta vez ella había visto el lugar. Árboles. Hierbas. Hojas que yacían sobre la tierra.

Sangre sobre las hojas.

Ella se estremeció y sintió los brazos de Gage apretarse sobre ella.

Ella deliberadamente se relajó otra vez. Una pesadilla. Tenía que ser verdad.

Pero este era sólo el segundo sueño de muerte que había tenido más de una vez.

Kythe. Las llamas.

Había hierba y árboles alrededor de ellos, comprendió con repentino pánico. Podría pasar allí, esa noche.

No, había sido a la luz del día en el sueño. Todavía tenía tiempo. Podría impedir el acontecimiento.

Debía impedirlo de verdad. Miraría y protegería y le guardaría de todo daño. No le dejaría que apartarse de ella. No permitiría que los dragones se le llevaran.

"¿Todo bien?" Gage murmuró como si sintiera su confusión interior.

"Shh, todo está bien." Sus brazos se apretaron sobre él con maternal fuerza feroz. "Te lo prometo, todo estará bien."


Trece

<p>Trece</p>

"¿PUEDO PREGUNTAR por qué me has estado mirando como si pensaras que te voy a cortar tu cabeza y servirla a Malik para su cena?" Gage preguntó con impaciencia.

"Por favor," Malik protestó. "Me han llamado pagano, pero nunca un devorador de carne humana."

Gage le ignoró, su mirada fijada sobre Brynn. "¿Bien?"

"No sé lo que quieres decir," Brynn dijo titubeantemente. "No era consciente de mirarte fijamente. Pienso que debes estar imaginándotelo."

"No me lo estaba imaginando. Desde que te levantaste esta mañana has estado-"

"¡Mira!" Con alivio por la distracción, Brynn señaló a las torres que de repente habían surgido a la vista. "¡Allí está el castillo! ¿No es hermoso?"

Los ojos de Adwen se ensancharon. "Es realmente maravilloso. Nunca he visto un castillo tan maravilloso."

Brynn se dio la vuelta hacia Gage. "¿Tienes alguno en Normandía tan magnífico?"

"Nunca he visto uno de esta dimensión," Gage admitió. "Mi propio Bellerieve parece diminuto en comparación e incluso el castillo de William es más pequeño."

"Hevald necesitó un castillo grande. Una vez que llegó aquí se hizo a sí mismo rey y sus capitanes y tenientes caballeros." Ella dio patadas a su yegua, enviando al caballo a medio galope. "Venga, hay un fino foso para ver. Es como-" Ella bruscamente se detuvo cuando comprendió que su impaciencia casi le había hecho dar un paso en falso. Ella había ido montando a caballo delante y no debería alejar a Gage de su vista. Giró su caballo y los esperó para ponerse a su altura. "De prisa. Eres muy lento. ¿No quieres verlo?"

Gage era fríamente especulativo. "¿Por qué te paraste?"

"¿Por qué no? He estado aquí muchas veces antes. Crecí jugando en el magnífico pasillo y otras cámaras. Después Selbar se hizo mi amigo jugando en el patio todo el tiempo. Es quien nunca ha visto." Ella se dio la vuelta hacia Adwen. "Podemos dormir bajo un tejado esta noche."

"Tal vez." Gage claramente permaneció dudoso. "Tu castillo está casi en ruinas."

"No lo está," ella defendió. "Está todavía tan fuerte como alguna vez lo estuvo. No dije que estuviera en buen estado."

"¿Qué pasó aquí? ¿Por qué el castillo no está ocupado?"

"Todos se fueron." Ella montó a caballo sobre el puente levadizo y atravesó las puertas. Ella había olvidado que vista tan desolada presentaba el desierto castillo hasta que lo vio a través de sus ojos. La hierba brotaba entre las piedras del patio, y el segundo escalón que conducía a la entrada delantera estaba roto. Incluso la descomposición no la molestaba tanto como el silencio. "Te dije que era un lugar triste."

"Pienso que es mejor alejarnos de aquí y acamparemos en el bosque," Gage dijo. "No hay nada que decir que pudiera encontrar en esos pasillos."

Sangre corriendo por las hojas veteadas de verdes cayendo sobre la tierra.

"¡No!" Brynn resbaló rápidamente de la espalda de la yegua. "Quiero pasar la noche aquí en el castillo. No hay nada dañino aquí."

Nada tan dañino como lo que pudiera esperarles en el bosque.

Ella se dio la vuelta hacia Adwen. "Hay un pozo tapado en el patio y las chimeneas se aproximaban al pozo cuando me fui. Incluso podríamos tener baños."

"Baños," Adwen murmuró melancólicamente.

"Seguramente no nos haría daño usar el castillo," dijo Malik a Gage. "Podemos triunfar sobre unas ratas y cucarachas."

Gage divisó las ventanas oscuras de las torres. "Si son sólo cucarachas…" Él murmuró. "Tengo un sentimiento extraño que-" Él se encogió. "Insensatez. Nos quedaremos si te complace," él dijo a Brynn.

"Me complace," ella dijo firmemente.

"Bueno." Malik desmontó y bajó a Adwen de su caballo. "Vayamos a descubrir lo bueno y asegurarnos de que está todavía sin contaminación."

Brynn les miró dar un paseo a través del patio antes de volverse hacia Gage.

Él estaba de pie con la cabeza levantada como si escuchara algo, su expresión curiosamente absorta mientras miraba fijamente el castillo.

"¿Ellos están aquí, verdad?" Ella preguntó suavemente.

Él la miró. "¿Quién?"

"Hevald y su novia y todos sus valientes caballeros. Siempre los sentía aquí."

"Tonterías."

Ella sacudió su cabeza. "A veces los espíritus permanecen por una razón u otra. Es por eso que es un lugar triste. No es bueno adherirse a la tierra en vez del cielo." Ella sonrió. "Pensé que serías capaz de sentirlos."

"¿Por qué?"

"Como eres un guerrero, como Hevald. Puedo verle cruzar estos pasillos con su armadura…" Ella podía imaginárselo claramente, su pelo negro brillando rojo mientras pasaba las altas ventanas arqueadas en su camino al pasillo para unirse a Hevald y a los otros caballeros. Casi podía oír el tintineo de las armaduras… "No hay nada que temer. Pienso que te sentirás en casa aquí."

"Y pienso que estás un poco loca, Brynn de Falkhaar." Pero no hubo burlas, sólo suavidad en su voz. Él se giró para alejarse y comenzó a juntar las riendas de los caballos. "Ve dentro y ve si puedes encontrarnos un lugar para dormir que no esté invadido por criaturas. Llevaré estos animales al bosque y los dejaré pastando donde hay abundante hierba."

¡El bosque!

"Iré contigo," Ella dijo rápidamente mientras le arrebataba las riendas de los asnos y le seguía. "Puedes necesitar ayuda."

"No necesito ninguna ayuda."

Ella ya tiraba de los pequeños asnos hacia las puertas. "Desde luego que sí. Posiblemente no puedes atender a todos estos animales solo."

Para su alivio, él no discutió, pero simplemente sonrió burlonamente. "Quizás tus espíritus podrían prestarme ayuda."

"Pienso que están tan absorbidos en sus propios intereses para molestarse con los nuestros."

"Qué egoístas." Él condujo a los tres caballos a través del puente levadizo y hacia el bosque. "Y yo que pensaba que tu Hevald era un espléndido tipo. ¿Piensas que se ofrecerá – ¿qué buscas?"

Brynn lanzó su mirada alrededor de los arbustos circundantes. "Bueno, hierba para pastar. ¿Qué más buscaría?"

La sospecha se mostraba en su cara. "Esto es lo que preguntabas."

Ella evitó su mirada mientras conducía al asno a un pedazo herboso y lo ató a un árbol. "Esto debería hacer maravillosamente. ¿No puedes apresurarte? Quiero volver y ver si Malik ha encontrado el pozo todavía utilizable."

Por un instante pensó que él perseguiría el tema, pero entonces él se alejó y comenzó a ensillar los caballos. "¿Qué ocurre con los lobos?"

"¿Qué?"

"¿Están a salvo los animales? Dijiste que había lobos en este bosque."

"Fue mucho más lejos al norte donde encontré a Selbar." Selbar. Ella sintió una oleada de calor mientras pensaba en el lobo. Lo vería pronto, quizás incluso mañana. "Los lobos no vagan lejos cuando juegan hay abundancia en su propio territorio. Nunca he visto uno cerca del castillo."

"¿Piensa que tu lobo todavía estará vivo?"

Ella nunca había considerado nada más. "Desde luego, era muy joven cuando lo encontré. Estará en su apogeo ahora."

"No me imagino a los lobos a menudo muriendo de vejez." Él terminó de atar las riendas a los árboles. "Y dijiste que leo conociste sólo un corto tiempo antes de que dejaras Gwynthal. Si él ha vuelto a su manada, podría haberte olvidado."

"No lo he olvidado."

"Es sólo una bestia, Brynn."

"Lo sé." A pesar de todo había sido más que una bestia para ella. Después de que ella lo hubiera curado, había sido compañero y amigo, un baluarte contra la soledad de estar en el círculo. "Él no me ha olvidado."

"Podría ser peligroso acercarse a él."

"Vendrá a mí."

"¿Con la manada a cargo?"

"No quiero hablar sobre Selbar. Estará bien."

"Tenemos que hablar sobre él." Él se dio la vuelta para afrontarla. "No te veré herida otra vez."

"Te lo dije, él no me atacará."

"Pero puede no recordarte como ocurrió con ese sacerdote en el pueblo. Prepárate para ello."

"No lo entiendes. Selbar será diferente. Él realmente se preocupaba por mí."

"Espero que tengas razón."

"Tengo razón." Ella tenía que tener razón sobre Selbar. En las muchas forma en que Gwynthal era para ella -salvaje y hermoso y parte de ella. Ella no podía afrontar pensar en la pérdida de él. Ella se dio la vuelta y emprendió el viaje de regreso hacia el castillo. "Lo verás."

Él se encontró con ella en el escalón y dijo con gravedad, "Seguramente lo haré. Ya que no tengo ninguna intención de dejarte tu primer encuentro con tu lobo sin que esté yo."


El agua en el pozo no estaba contaminada, pero esperaron hasta que barrieron encendieron fuego en el pasillo antes de que calentaran el agua para los baños.

Estaba totalmente oscuro antes de que se colocaran delante de la chimenea grande para comer el pájaro que Malik había derribado antes durante el día.

"Este castillo es realmente espléndido," Adwen dijo. "Me pregunto porque alguno de los aldeanos no vinieron aquí para situarse en vez de permanecer a lo largo de la costa." Ella terminó su pedazo de carne y alcanzó otro. "Que desperdicio. ¿Dijiste que no hay ningún miembro de la familia de Hevald vivo?"

Brynn sacudió su cabeza. "Su esposa no llevó a tener niños."

"Que triste." Adwen añadió con un poco de amargura, "Él debe haber estado muy decepcionado."

Brynn sabía que ella atribuía a Hevald la respuesta de su propio marido. "Sí, él quería un heredero para todo esto, pero se dijo que nunca culpó a su novia. La amaba de todo corazón."

"Mito," Adwen se mofó. "Los hombres siempre encuentran fallos en la mujer cuando concierne a su descendencia. Estoy seguro que tu noble Hevald era igual."

"No estoy de acuerdo," dijo Malik. "No es completamente improbable que un hombre encuentre a una mujer más importante que su descendencia."

Adwen encontró su mirada fija. "Es fácil decir eso cuando la circunstancia no es la tuya propia. Podrías sentir de manera diferente cuando otros hombres muestren a sus maravillosos, fuertes hijos y tú no tengas ninguno."

"No me sentiría de manera diferente."

Ellos no estaban hablando de la esposa estéril de Hevald, Brynn comprendió. El aire pareció vibrar con el dolor de Adwen. Incluso si hubo un tiempo en que Richard no permanecía demasiado lejos de ellos, la inhabilidad de Adwen de tener un niño podría presentar un problema insuperable para el pleito de Malik.

"Fácil de decir," repitió Adwen. Ella miró lejos de Malik y se levantó a sus pies. "Estoy cansada. Pienso que iré a mis mantas ahora." Ella hizo un movimiento de su mano mientras que Malik se movía para acompañarla. "¡No! Permanece aquí."

Malik no le hizo caso. "Pero debo protegerte de las cucarachas."

"Puedo protegerme yo misma." Ella cruzó la habitación hacia su camastro.

"Desde luego que puedes." Malik caminó detrás de ella. "Perdóname, era sólo una estratagema para salvar mi orgullo. Estoy muerto de miedo por las cucarachas. Esperaba que tuvieras la bondad de defenderme."

"Mientes." Ella se acostó y colocó sus mantas encima alrededor de ella. "No tienes miedo de nada sobre esta tierra."

"Oh, pero lo tengo." Él se colocó sobre su camastro unos pies lejos de ella. "¿Te gustaría que te dijera que temo más?"

Ella rápidamente cerró sus ojos. "No," ella susurró. "No quiero saberlo."

"Un día tendré que decírtelo de todos modos. Ya que ello es muy gran miedo y uno sólo puede acostarse para descansar." Malik se estiró antes de agregar, "Pero por el momento le dejaré dirigir este miedo más pequeño. ¿Te daré mi espada para vencer las cucarachas? Temo que mi mano tiembla demasiado."

"Idiota," Ella dijo densamente.

"¿No?"

"No." Ella giró su espalda hacia él.

Brynn les miró a través del pasillo. Los dos camastros estaban a unos pocos apartados pies, no estaban tocándose, y aún tenía el raro sentimiento de que había un capullo invisible sobre Malik y Adwen, atándolos juntos. Quizás sus problemas no eran tan malos como ella había temido.

"¿Has comido bastante?" Gage preguntó.

"Sí." Brynn limpió sus labios y luego sus dedos. "He tenido suficiente. ¿Tú has tenido? Hay algo que quiero mostrarte."

Sus cejas se levantaron mientras él se elevaba perezosamente a sus pies. "Espero que no sea uno de tus espíritus. No estoy de humor para ocuparme de ellos esta noche."

Bryrm se levantó y se movió hacia la puerta del pasillo. "No prometo que no sentirás su presencia, pero eso no es lo que deseo mostrarte." Agarró uno de las antorchas que habían encendido y entraron en oscuro pasillo. "Es una cámara… Venía habitualmente cuando era pequeña." Ella sostuvo la antorcha en alto mientras subía la escalones de piedra y luego atravesaba un largo, oscuro pasillo. "Es mi lugar favorito en el castillo. Quiero que lo veas." Quería compartirlo con él. Tenía un deseo frenético de compartir todo con él, para asegurarse de que él experimentaba lo que era antes de que fuera demasiado tarde.

Ella no pensaría pensamientos tan sombríos. Nada le pasaría a él. Se aseguraría de no dañar-

"Hay." Ella abrió la amplia puerta de cobre y dio un paso dentro. "Pienso que debe haber sido una sala de reunión."

Él la siguió. "¿Por qué?"

"Las tapicerías " Ella miró fijamente encima a las tapicerías descoloridas que todavía ocupaban las cuatro paredes. Las escenas de batallas, escenas de justas, una escena de un caballero arrodillado delante de un jefe barbudo. "Ninguna escena apacible de la vida de la corte, ningún trovador, nadie recolectando cosechas. Esta es la cámara de un guerrero."

"Entonces me sorprende que te guste tanto." Él tomó la antorcha de ella y vagó alrededor de la cámara, mirando las tapicerías. "¿Por qué?"

"Porque esto es lo que ellos eran y lo que ellos rindieron para la paz. Esta es la gloria de esta cámara. No puedes verlos aquí, reunidos sobre una mesa, conversando, riendo…"

"¿Tú puedes?"

"Sí. Sí, puedo." Ella se apresuró para estar de pie al lado de él. "Puedo verlo todo."

Entonces yo puedo," él murmuró, estudiando la tapicería de Hevald armando caballero a un joven escudero. "Extraordinario".

"Pensé que podrías." Ella tocó su brazo. No es como los otros cuartos que están llenos de tristeza. Éste no es triste en absoluto."

"¿Por qué los otros cuartos están tristes? ¿Qué pasó aquí?"

"Ellos lo abandonaron," Ella dijo simplemente. "Él había dejado su espada pero sus oficiales no estaban listos. Después de que el castillo se construyera no había ningún desafío para ellos. Estaban aburridos sin constantes guerras y dieron lugar a revueltas en Gwynthal. Uno por uno ellos se fueron lejos hasta que por fin sólo quedó Hevald y Bentar se marchó. Cuando murieron el resto de los criados abandonaron el castillo y se movieron al pueblo."

"Excepto el descendiente de Bentar."

Ella cabeceó, "No quisieron dejar el castillo así que construyeron una casita de campo no muy lejos. Te mostraré la casita de campo mañana." Ella tomó la antorcha de su mano, se movió hacia la chimenea a través de la habitación, se arrodilló, y encendió la madera. Las llamas saltaron brillantes y calientes, echando un brillo sobre la gran habitación. "Pero nunca significó… este es un lugar especial. Quise compartirlo contigo."

"Veo que lo hiciste. Esta habitación ha sido barrida recientemente y debes haber puesto aquel fuego esta tarde."

Desde luego él notaría aquellos detalles. No había mucho que Gage no notara. "No tuve tiempo para hacer más." Ella hizo una mueca mientras echaba un vistazo a los restos rotos de la mesa de roble de reunión y sillas que había empujado a la esquina de la habitación. "Supongo que debería haberme deshecho de esto hace años, pero es parte de la habitación, la parte que siento cuando vengo aquí." Ella se dio la vuelta para mirarlo. "Tenía miedo de que no fueras capaz de-" Ella se paró, inhalando bruscamente.

La luz de la lumbre había lanzado la sombra gigantesca de Gage sobre la tapicería, transportándolo directamente sobre la figura de Hevald mientras estaba de pie armando caballero al joven escudero. Durante un instante pareció que Hevald había cobrado vida, que los dos estaban unidos.

"¿Qué está mal?" Gage preguntó, moviéndose hacia ella.

Ella miró el movimiento de la sombra de la tapicería y sonrió. "Nada. Un truco de la luz de la lumbre."

Gage y Hevald, pensó. Desde luego. Ella se sorprendió de no haberlo comprendido antes.

Gage se paró delante de ella y bajó la mirada hacia ella. "No estoy seguro de que me guste ese Hevald."

"¿Por qué no?"

"Porque te gusta demasiado."

Ella se rió con genuina diversión. "Es verdad. Tengo un gran y especial sentimiento por él pero, considerando el tiempo, creo que lo entenderás. Él era como tú."

Gage sacudió su cabeza. "No puedo verme construyendo una fortaleza para la paz. Probablemente sería como los caballeros de Hevald y me aburriría y me marcharía lejos." Él echó un vistazo sobre su hombro a la tapicería mientras colocaba la antorcha en soporte al lado de la chimenea. "Apostaría que se llevó a aburrir él mismo. Si él no hubiera sido tan obstinado, no tengo dudas de que habría abandonado este castillo y dejado Gwynrhal."

"Él no habría vuelto a la guerra. Estaba cansado y se puso enfermo por todo ello."

"No." Él miró fijamente pensativamente a la cara de Hevald en la tapicería. "Pero la vida ofrece aventuras para un hombre que cortar cabezas."

Ella sonrió. "Quizás él debería haberse hecho un príncipe de comerciantes."

"Posiblemente." Su vista volvió hacia ella y sonrió en respuesta. "Pero eso lleva una habilidad y paciencia que no estoy seguro de que Hevald poseyera. No hay muchos hombres tan extraordinarios como yo mismo."

Su sonrisa se hizo una sonrisita. "Suenas como Malik."

Su sonrisa se descoloró. "No, Malik tiene bastante más paciencia que tengo yo." Él se arrodilló al lado de ella y miró atentamente a sus ojos. "¿Por qué deseabas compartir esto conmigo, Brynn?"

El momento había llegado. Ella no había pensado que sentiría esta tímidez e incertidumbre. Humedeció sus labios. "Es un lugar especial."

"Sí." Él esperó.

"Quiero que sepas -no puedo decirte que no creo lo que vi-" Ella extendió la mano y nerviosamente agarró sus manos. "Pero si pasó -si mataste a Delmas. Deseo que -" Ella cerró sus ojos. "Lo acepto."

Él se puso rígido. "¿Qué aceptas?"

"Acepto que si tengo que vivir con la culpa para el resto de mi vida, lo haré así." Ella se inclinó hacia adelante, colocando su cabeza sobre su pecho, y susurrando, "Ya que no puedo vivir sin ti."

"Gracias a Dios." Sus manos acunaron su nuca y la meció hacia adelante y hacia atrás. "Pensé que nunca vendrías."

"Y rezaré a Dios para que te libere de toda culpa. Fue mi falta que sucediera todo. Eras inocente de-"

"Silencio. No he sido inocente desde el día que fui con Hardraada en mi primera incursión." Él deslizó sus labios sobre su sien. "Pero sería mucho más fácil para ti si confiaras en mí en esto."

"Me gustaría- Tú-" Ella giró sus labios para que presionaran la fuerte cuerda de su cuello. "Quiero pertenecerte esta noche. Aquí. En este lugar. Por favor no me rechaces."

Él la apartó de él y bajó la mirada a su cara. Su voz era desigual. "No creo que sea capaz de ello."

Ella se levantó. "Desnúdate". Se movió hacia las sombras del hogar y recuperó la manta que había preparado. La extendió delante del fuego y después sacó su vestido sobre su cabeza y lo abandonó a un lado.

Ella se dio la vuelta para mirarlo.

Desnudo, poderoso, listo. Ella comenzó a temblar mientras él andaba hacia ella.

Era como mirar acercarse a una tormenta, saber que podía devastarte, destruirte, y aún llenarte de regocijo y excitación. Ella tomó un paso impaciente hacia adelante, después otro.

Él lanzó una exclamación baja y la levantó, introduciéndose en ella de esa forma animal, salvaje en que él la había tomado aquel primer día.

Ella gritó, su cabeza cayó hacia atrás mientras se llenaba de él.

Él se congeló, su pecho subiendo y bajando con su trabajosa respiración. Manteniéndola cerca, unida a él. Él despacio bajó su cabeza y sus labios cubrieron los suyos.

Ternura de oro. Salvajismo escarlata. Sólo Gage podía combinar las dos.

Él levantó su cabeza y sus ojos estaban brillando con humedad. "Yo -tengo de verdad -yo -te quiero- oh, ¡qué diablos!" Él se hundió sus rodillas sobre la manta, empujando desordenadamente, profundamente.

Ella colocada en el suelo, alzando la vista hacia él. El pelo de él era un enredo negro-rojo mientras caía sobre sus hombros. Los orificios de su nariz llamearon mientras él se movió profundo y fuerte dentro de ella.

Ella arremetió hacia arriba, intentando tomar más de él. "Gage…"

Silenciosas tapicerías detrás de él susurrando sus sueños de pasadas glorias. La luz de la lumbre y llamas. Hevald sobre ella, en ella, su sombra dominándola, dándola placer. No, no Hevald esta vez. Gage, vivo, moviéndose, amándola. Uno. Mismo. Unido.

Para siempre.


"Te gustaría que lo dijeras, por favor." Brynn se sentó y se apoyó sobre un codo, bajando la mirada hacia él. "Solamente una vez."

"¿Decir qué?"

"Todo de ello. No solamente un roto retazo."

Gage sonrió con dócilmente. "Oh, muy bien. Aunque no es fácil para mí." Él besó el cremoso montículo al lado del pezón. "Tienes magníficos pechos. Los adoro."

"No soy mis pechos. Soy Brynn de Falkhaar."

"Pido discrepar. Tú eres estos pechos magníficos y este encantador cuerpo." Su mano acarició los rizos que rodeaban su feminidad. "Y este lugar de placer." Él la bajó sobre la cima de él y la meció hacia adelante y hacia atrás. "Como me amo este lugar de placer."

"No puedes entrar allí otra vez a no ser que oiga otras palabras de ti."

"Oh, ¿quiere oír que eres mi señora y mi esposa? ¿Que te honro y que respeto tu mente y corazón así como tu cuerpo?" Su voz se amortiguada en su pelo. "Es una declaración solemne. No sé si te la mereces después de todo lo que me has hecho sufrir."

"La merezco."

Él rió en silencio. "Entonces hazlo." Su risa se descoloró y él dijo bruscamente, "Yo… te amo, Brynn de Falkhaar."

Ella sintió las lágrimas picar sus ojos y sus brazos se apretaron sobre él. "Eso no pareció demasiado difícil."

"Más de lo que crees." Él la derribó sobre su espalda y bajó la mirada hacia ella. "Y ahora necesito las palabras de ti. ¿Cuándo nos casamos?"

Ella se puso rígida. "Hablaremos de eso más tarde."

"Ahora."


"Dije que no deseaba-" Ella subió la mirada hacia él urgentemente. "Por favor. No estropees esta noche."

Él murmuró una maldición casi inaudible. "¿No puedes vivir sin mí, pero no te casarás conmigo? ¿Qué la locura es esta?"

Ella no contestó.

"Esto no me agrada," él dijo con precisión. "Me traes aquí. Me usas. Me haces-"

"No te usé. ¿Solamente quería – por qué no lo dejarás solo? ¿Por qué debes pedir más?"

"Porque la deplorable falta de querer las cosas claras en vez de enturbiadas." Él hizo una pausa, tomándose un momento para estudiar su cara. "Te has estado comportado de una forma muy rara todo el día. Me miras como un buitre listo para atacar y luego me persuades para hacer el amor contigo."

"Necesitaste poca persuasión."

"Verdad. Quería creer que todo estaba bien y que podía tomar lo que quería. Pero todo no está bien, ¿verdad?"

"Hablaremos después de que tengas el tesoro." Su mandíbula se cuadró con determinación. "No quiero pensar-"

"¿Boda? ¿Niños?" Él hizo una pausa. "¿Abandonar Gwynthal?"

Abandonar Gwynthal. Ella incluso no se había permitido considerar esa posible ramificación si se casaba con Gage. Ella incluso no había considerado el matrimonio. Ella sólo había querido unirse con él, darle, tomar de él. Ella había querido arrebatar un momento perfecto antes-

La frialdad devuelta volvió cuando recordó el sueño. "¡No!" Ella lo derribó y lo sostuvo cerca. "No hables," Ella murmuró desesperadamente. "Por favor, no hables. No aún. No ahora."

Él estaba rígido y se resistió y después, de repente se relajó y la sostuvo cerca. "Muy bien. No ahora. Supongo que he ganado bastante por una noche." Él añadió con gravedad, "Pero pronto. Lo juro, muy, muy pronto, Brynn."


* * *

La casita de campo estaba en peor estado incluso que el castillo. Un árbol se había caído sobre el techo de paja, dejando un gran agujero, y el jardín de hierbas de su madre era una única maraña de ramas e hierbajos.

"Bien, no pasaremos la noche aquí," Gage dijo secamente mientras estaba de pie en la entrada y alzó la vista al cielo azul claramente visible por el agujero. "¿Cuánto queda hasta esa cueva del tesoro?"

"No está lejos. Quizás unas horas. Pero necesitaré la luz del día para encontrarla."

Malik miró fijamente al sol valorativamente. "Bien, no tenemos más de una hora antes de la puesta del sol. Mejor acampar y salir por la mañana." Él giró su caballo. "¿Hay un arroyo cerca, Brynn?"

"Sobre una milla hacia el bosque." Una noche en el bosque, una noche en el peligro. Ella se volvió hacia la casita de campo y dijo rápidamente, "¿Por qué no nos quedamos aquí? Estoy cansada, ¿verdad? No nos llevaría mucho limpiar las ruinas. Lo hicimos en el castillo. Al menos esto nos permitiría un pequeño refugio."

"Hay un árbol muy grande en tu casita de campo." Adwen hizo una mueca. "Y no pienso que quiera averiguar que anida en esas ramas." Ella dio una patada a su yegua para que trotara y la dirigió hacia el camino. Ella gritó sobre su hombro, "No temo a las cucarachas, pero estoy segura de que oigo algo deslizarse."

"Es sólo una casita de campo, Brynn," Gage dijo. "Tu madre no estará más aquí. Decidió dejar este lugar. No es bueno para ti quedarte."

Él pensaba que la razón por la que ella no quería irse era que quería aferrarse a los recuerdos de su madre y temía que le trajera tristeza. Se sintió triste, pero era una tristeza dulce. Ella echó un vistazo al jardín de hierbas donde ella había pasado tantas mañanas felices rastreando detrás de su madre. No sintió ningún espíritu merodeando aquí como ella había sentido en el castillo. Su madre había sido llevada cruelmente, pero su objetivo en la vida se había realizado. Le habían dado un regalo y lo había usado desinteresadamente y pródigamente. Susurró, "Tienes razón, ella no está aquí."

Él tomó su brazo y la condujo hacia su caballo. Las olas de apoyo y comodidad fluyeron gentilmente sobre ella mientras la levantaba hacia la silla. "Sé que estás cansada. Nos pararemos pronto. ¿Dices que ese arroyo estaba sólo a una milla?"

Ella de repente se sobresaltó por el peligro que había causado que protestara contra abandonar la casita de campo. Tenía una idea de que esa milla iba a parecer una eternidad. "Sí". Había protestado inútilmente o intentado cambiar sus mentes. Ella sólo podía esperar y mirar e intentar asegurarse que ningún daño le viniera. "Continúa hacia delante. Te seguiré."

Sus cejas se elevaron con sorpresa. "El camino es bastante amplio para dos."

Pero ella no sería capaz de mirarlo cuando estrechamente estuviera al lado de ella. "Quiero estar por mí mismo."

Él se encogió y golpeó su caballo para que trotara. "Mantente cerca."

"Lo haré." No tenía ninguna intención de alejarse de él. Tenía que estar bastante cerca para interceder en caso del ataque. "Me mantendré muy cerca."


Alguien estaba mirando.

Ellos habían marchado sólo un cuarto de milla en el bosque cuando Brynn sintió una frialdad que la traspasaba. Su mirada desesperadamente buscó entre la espesa maleza a todos los lados del camino. Nada. Ninguna señal de nadie.

¿Pero cómo sabría si había miles enemigos acechando detrás de aquel velo de tupidos arbustos?

Su mano se apretó sobre las riendas. Quizás fuera su imaginación. Quizás su temor le jugaban una mala pasada.

Dios del cielo, no era la imaginación. Alguien estaba allí. Ella estaba tan segura de esa presencia como que Gage estaba delante de ella sobre el camino.

Sus palmas estaban húmedas y temblaba. ¿Por qué no sentía Gage el peligro como ella lo hacía? ¿Dónde estaban sus instintos de guerrero? Él pareció totalmente inconsciente. Quizás era así como pasó. ¡Un momento de distracción y luego una puñalada de-

"¡Gage!"

Él echó un vistazo inquisitivamente sobre su hombro.

¿Qué podía decir a un hombre quien sólo creía en lo que veía? ¿Tengo un sueño de muerte? ¿Tengo un sentimiento de que hay peligro aquí? Nunca la creería.

"¡Continúa!" Ella incitó a la yegua en un galope que la llevó hasta Gage. "Estoy cansada de este paso," ella dijo, entonces su mano descendió bruscamente sobre los cuartos traseros del semental de él.

"Que-" Gage miró su asustada mirada mientras su caballo rompió en una carrera mortal, resoplando y precipitándose hacia adelante.

Ella lo siguió, manteniéndose al lado de él mientras pasaban a Malik y Adwen.

"Brynn, es algo-" Malik comenzó.

Había una curva en el camino delante. ¿Qué pasaría si Richard esperaba a Gage?

Ella azotó la yegua para que fuera a más velocidad y tomó la curva delante de Gage.

Nadie estaba allí. Richard no estaba de pie en el camino esperando a Gage.

Pero los ojos estaban todavía sobre ellos. Manteniendo el ritmo, corriendo cuando ellos corrían.

Acechando. Mirando. Allí.

Ella subió por el arroyo, jadeando, su pecho subiendo y cayendo.

¿Qué fue eso?" Gage preguntó mientras luchaba con el semental para detenerla antes de desmontar. "Casi echaste a Malik y Adwen del camino."

"La yegua tenía sed." Ella resbaló de la silla y condujo a la yegua a beber. "Quería ponerme aquí."

"Obviamente," Malik dijo secamente mientras él y Adwen se colocaban al lado del arroyo. "Realmente no íbamos a beber toda el agua del arroyo antes de que te pusieras aquí."

"Lo sé." La sensación de ser observada se había ido, comprendió con alivio. No les habían seguido. Echó un vistazo a los largos rayos del sol que se filtraban por los árboles. Oscurecería pronto y estarían a salvos. Si sucedía, sería a la luz del día. "Sería mejor que acampemos antes de que se ponga más oscuro."

"Iré a reunir leña." Gage se movió hacia los arbustos a la izquierda del camino.

"¡No!" Ella se precipitó tras él. "Yo lo haré. Cuida del semental. Todavía está alterado."

"Así estoy yo," él murmuró mientras la miraba desaparecer en el bosque, "Y poniéndome más difícil cada minuto."


"¿Vas a hablarme sobre ello?" Gage preguntó mientras se instalaba en sus mantas esa noche.

Sabía que la pregunta vendría. Ella había sido consciente de su desagradable comportamiento desde que habían llegado al arroyo. Estaba sorprendida de que no la hubiera preguntado nada durante los preparativos de la comida o cuando comieron. "¿Hablarte sobre qué?"

"Lo que te está inquietando."

"Nada me inquieta."

Gage hizo un ruido grosero. "Diablos, que no. Es mejor ahora que cuando estábamos en el camino, pero todavía estás tiesa como una lanza."

"Ha sido un tiempo extraño para mí… El castillo, la casita de campo…"

"¿Es alguna razón para tener miedo?"

"No tengo miedo." Ella se colocó al lado de él y cerró sus ojos. "Buenas noches."

Pensaba que él perseguiría el asunto, pero sólo hizo una exclamación exasperada y la envolvió con sus brazos.

La oscuridad les rodeaba, y él estaba a salvo en la oscuridad. Ella debía despertar antes de que la luz del día rompiera aquella seguridad.

No dormía en absoluto. En ese momento sintió como si nunca pudiera dormir de nuevo.

"Estaré contento de irme de esta maldita isla," Gage dijo rudamente. "No me gusta lo que te está haciendo."

No era la isla, era el mal que ellos habían traído allí. El mal que ella había traído -Richard y su avaricia de riqueza. Si Gage muriera, se lo haría a ella.

"No es Gwynthal."

"¿Oh, no, cómo podría tener un fallo un lugar tan perfecto?"

"No es – buenas noche."

Él murmuró algo inaudible y apretó su abrazo alrededor de ella.

Alejarse, ella rezó. Permítele mantenerse a salvo. Haz el sueño sólo un sueño.


Él estaba allí otra vez.

Ella se despertó en medio de la noche con pánico, el miedo apretaba su pecho peor que si el sueño hubiera vuelto.

Porque él había vuelto.

Podía sentirle mirándoles fijamente, acechando fuera de vista.

¿Cuánto tiempo había estado allí antes de que se hubiera despertado?

Ella colocó allí, congelada. Era agónico no hacer nada; quería correr gritando a los arbustos detrás de él.

¿Por qué no? Ella se preguntó desesperadamente. ¿Por qué no debería ir detrás de él? Era mejor que esperar que él atacara. Mejor que ver a Gage morir.

Morir. Ella se sintió enferma ante el pensamiento. Ella no podía soportalo.

Despacio, con cuidado, levantó el brazo de Gage de su cuerpo y se sentó.

Conmovedor. Algo había cambiado allí en la oscuridad… La mirada estaba todavía atenta, pero ahora era cautelosa.

Déjalo ser cauteloso, pensó con ferocidad. Se elevó a sus pies y se movió silenciosamente desde el círculo realizado por el fuego moribundo y el bosque.

¿Dónde estaba él?

Cerró sus ojos, intentando sentir la dirección.

Sus párpados se abrieron.

¡Él venía!

Podía sentirlo moviéndose por la maleza -veloz, terriblemente.

Entonces ella vio sus ojos.

Amarillos, salvajes, brillando a la luz de la luna.

¿Amarillos?

"¿Selbar?" Ella susurró.

El alivio la hizo casi marearse. Extendió la mano y agarró el tronco del árbol al lado de ella. No Richard. Selbar. Mientras el lobo pisaba silenciosamente a través de la maleza, no pudo confundir la larga cicatriz que cruzaba su hombro y pecho.

Ella sonrió y dio un paso adelante. "¿Has venido a saludarme?" Canturreó. "Ven, muchacho, déjanos verte-"

"¡No te muevas!" Gage dijo detrás de ella. "Párate donde estás, Brynn."

Fue el lobo el que se paró. Selbar gruñó bajo y se agachó, preparado para saltar.

"Vuelve atrás," Brynn dijo, tomando otro paso hacia delante. "No me hará daño. Ven, muchacho, ven y -"

¿Qué estaba mal en Selbar? La miraba sin reconocerla, su boca se fruncía en un gruñido.

Gage avanzó delante y se colocó entre Brynn y el lobo. "No te muevas," dijo otra vez. Levantó su espada.

¿Qué estaba haciendo? "Deja eso. ¡No le hagas daño!"

Selhar vaciló, todavía gruñendo. Al instante siguiente se había ido, tan silenciosamente como había venido.

La decepción la atravesó. "No deberías haber interferido. Selbar no me habría hecho daño."

"¿Por Dios, estás demasiado ciega para ver que él te acechaba? Habría saltado y mordido tu garganta en otro minuto."

Sacudió su cabeza. "Él no lo habría-" Se paró cuando recordó que amenazadora mirada le había lanzando el lobo. Selbar no la había conocido, comprendió con desolación. Incluso podía haberla matado como Gage había dicho. "No me recordaba."

"Estás temblando. Vuelve al fuego."

Ella le dejó conducirla por el bosque. Se sintió embotada, aturdida. "No entiendo. Me trató como si fuera enemiga. Nunca fui su enemiga. Había un lazo… Lo amaba."

"Sé que lo hacías." La empujó con cuidado hacia su manta y la abrigó con otra sobre sus hombros. "Es una bestia del bosque. No puedes esperar que él te recuerde como tú."

Había dicho eso antes, recordó. Había discutido con él pero había dicho la verdad. "Pensé que todo estaría igual aquí. Estaba segura de él sería igual."

Él se sentó al lado de ella y la acercó. "¿Cómo sabías que él estaba ahí?"

"Lo sentí. Nos seguía."

"Entonces debes haber sido consciente de que sería una amenaza para ti o nunca habrías cogido mi cuchillo."

"¿Cuchillo?" Ella lo miró con aturdimiento y después siguió su mirada hacia su mano.

Ella se puso rígida por la sorpresa. Su mano se apretaba alrededor de la manija de hueso de la enorme daga de Gage.

"No recuerdo haberlo cogido," ella susurró.

"Es una buena cosa que lo hicieras. Me despertaste al desalizarlo fuera de la funda. No muy buena protección contra un lobo."

Pero mortal contra un hombre. Un golpe hacia abajo y el cuchillo apagaría una vida. ¿Por qué lo habría tomado si no para matar a Richard? Ella recordó la ferocidad que había sentido cuando se había deslizado en el bosque. ¿Realmente habría tomado una vida para proteger a Gage? Que Dios la ayudara, estaba desesperada por el miedo a lo que pudiera hacer.

La daga cayó de su mano a la tierra y enterró su cara en el pecho de Gage.

"Pasará, Brynn," él susurró. "Nada permanece igual. Quizás él te reconoció, si te estaba siguiendo. Podría estar asustado y actuó según su instinto."

Nada permanece igual.

Selbar podría haberla matado.

Podría haber dejado todo en lo que creía para proteger a Gage.

No entendía nada de esto, pensó fatigosamente. Quería un mundo donde todo fuera claro y sencillo, un lugar donde todas las heridas se pudieran curar y las almas fueran estables y sin alterar. Había pensado que Gwynthal era tal mundo.

No lo era.


Catorce

<p>Catorce</p>

"¿ESTO ES TU cueva?" Gage miró detenidamente en la oscura apertura de la gruta. "No me dijiste que tendríamos que nadar para alcanzar tu tesoro."

"Bentar no quería hacerlo demasiado fácil de encontrar. Si no alguien se habría tropezado con él cien veces." Brynn desmontó y ató la yegua a un árbol al lado de la cueva. "Y no tendrás que nadar. Hay un barco atado en un amarradero a varias cientos de yardas dentro de la cueva."

"Si la soga no se ha podrido," Malik dijo mientras levantaba a Adwen hacia la tierra.

Brynn no había considerado aquella posibilidad. "Era una soga muy fuerte. Recuerdo a mi madre cambiándola directamente antes de que abandonáramos Gwynthal."

"Entonces podemos tener una posibilidad de evitar construir nuestro propio barco." Gage se movió hacia la entrada. "¿Está el amarradero en este lado del manantial?"

"Sí, pero déjate ir primero. Hay un saliente que bordea el manantial, pero la cuerva se curva como una serpiente y este primer tramo es casi totalmente sin luz." Ella entró en la cueva y apretó contra la pared. Oscuridad, fría humedad, el sonido del agua corriendo a sólo pulgadas. Era todo tan familiar. Cuantas veces había venido aquí con su madre. "Tener cuidado; el saliente es deslizante."

"¿Cuánta profundidad tiene el agua aquí?" Adwen preguntó inquietamente.

"No muy profunda. Diez, doce pies."

"Bastante profundidad para ahogarte," dijo Adwen mientras avanzaba de lado a lo largo del saliente. "No sé nadar."

"Yo te protegeré," dijo Malik.

"¿Sabes nadar?"

"No, pero te permitiré pisar mis hombros mientras ando sobre el lecho de este abismo. Hasta te advertiré cuando esté dispuesto a ahogarme para que puedas intentar salvarte. Que valor, que sacrificio. ¿Alguien podría hacer más?"

"Sí, podrían abstenerse de decir tonterías y amenazarme en la tarea de mantener mi equilibrio."

"Lo siento," Malik dijo dócilmente.

"El amarradero está justo delante dando la curva," dijo Brynn. "Será más fácil una vez que lo alcancemos. Hay varias entradas en el techo de la cueva que permiten a la luz del sol entrar."

"Bueno," Gage refunfuñó. "No me gusta no saber que hay delante de mí."

Característico, Brynn pensó. Nunca había sido difícil aquí, solamente habían aceptado la oscuridad. Gage, sin embargo, lo alumbraba, buscando cambiarlo.

Ella dio la vuelta a la curva, y de repente la oscuridad se modificó. La caída del agua era un rayo de luz que corría desde una grieta estrecha en el techo de la cueva.

El barco estaba todavía allí, atado al poste de hierro conducido por el saliente, agitado gentilmente sobre el agua. Ella soltó un suspiro de alivio y su paso instintivamente se aceleró.

"Ten cuidado," Gage chasqueó.

"Tú ten cuidado. Yo conozco esta cueva." Ella brincó en el largo barco y se movió hacia la parte trasera. "Mi madre me trajo aquí muchas veces. No hay nada que temer."

"¿Por qué ella te traería aquí? ¿Para asegurarse de que nadie hubiera robado el tesoro?"

"No, quería que yo jugara con ello."

Adwen frunció el ceño con perplejidad. "¿Por qué?"

"Para que yo no diera ningún valor especial a ello. Era un juguete, un bonito juguete, que cuando se hizo tan familiar no significó nada para mí. Yo era una curandera y ella quería asegurarse de que nada alguna vez me cegaría de esa verdad."

"Sonaba como una mujer muy sabia," Malik dijo mientras recogía el remo, bañado por el agua, y dirigió el barco lejos del amarradero.

"Sí, ella era muy sabia." Pero aquella sabiduría no la había impedido dar su amor a un hombre que no era tan sabio. Ni de arriesgar su vida por un niño que apenas conocía. "Sobre algunas cosas." Ella miró a Gage delante del barco, remando fuerte, limpiamente. Su propio corazón no era más sabio que el de su madre. Anoche ella podría haber matado por ese hombre; hoy ella le daba su herencia.

Ella había olvidado que misterioso y místico era este viaje por la gruta. El barco se deslizó casi silenciosamente sobre las oscuras aguas verdes, encontraron un brillante estanque de luz del sol que iluminaba la sombra dibujada por el barco con cegadora claridad, y después se deslizaron de nuevo en la oscuridad. Era como viajar por la vida o quizás… la eternidad, pensó distraídamente.

"¿Cómo de lejos, Brynn?" Gage preguntó.

Ella se despertó y miró alrededor. "Justo alrededor de la siguiente curva. Encontrarás que el saliente se ensancha y hay un amarradero…

Fue la última en dejar el barco después de atarlo al amarradero. Supuso ella habría estado tan impaciente como ellos la primera vez que su madre la había llevado a ver el tesoro. El juguete era viejo ahora. "Hay una rendija en la pared de la cueva." Ella gesticuló. "Encontrarás el tesoro allí."

Oyó la exclamación excitada de Adwen antes de que ella entrara en el nicho.

Gage estaba de pie congelado, su mirada fija sobre docenas de cuencos desbordados con perlas y joyas. "Dios mío." Entonces él murmuró, "Debería haber negociado por más caballos de carga."

"Siempre puedes hacer dos viajes."

"Bonito…" Adwen extendió la mano y tocó un plato de oro.

Brynn sintió una oleada de calor cuando vio la expresión de Adwen Ninguna avaricia. Absolutamente el mismo respecto que Brynn habían conocido de niña cuando se enfrentó con toda esa belleza. Adwen había sido una esposa antes de que su niñez realmente hubiera terminado. Nunca le habían permitido las alegrías que otros niños conocían.

Brynn se sentó sobre la tierra al lado de un cuenco en la esquina. "Me gusta éste, Adwen." Ella sacó una larga cadena de oro con rojas joyas cuadradas. "Siempre jugaba con este collar cuando mi madre me trajo aquí."

Adwen se sentó al lado de ella. "¿Rubíes?"

Brynn resbaló el collar sobre la cabeza de Adwen. "No sé. Son muy grandes. ¿Importa?"

Adwen sacudió su cabeza mientras metía la mano en el cuenco y sacaba otro collar de cordón de oro con amatistas y perlas. "Esto estaría bonito sobre ti." Ella lo colocó alrededor del cuello de Brynn e inclinó su cabeza valorativamente. "Quizás no. Las perlas son demasiado pálidas para ti-" Ella se puso sobre sus rodillas y comenzó a revolver a través del cuenco. "¡Esmeraldas!" Sostuvo un collar con triunfo. "Verde. Siempre pienso en ti cuando veo árboles y hierba…"


"Así lo hago yo," Gage dijo. Brynn le echó un vistazo, esperando ver impaciencia. Él sacudió su cabeza indulgentemente. "Juguetes."

Malik se movió hacia el pequeño cuenco más cerca de la puerta. "¿Éste primero?"

Gage echó un vistazo en el cuenco. "¿Por qué no?" Él se giró y se movió a través de la cámara.

"¿Desea que nosotros te ayudemos?" Brynn preguntó.

Gage sacudió su cabeza. "Iremos más rápido solos. Habrá más espacio en el barco. Te quedas y juegas."

Ella inmediatamente se volvió al cuenco. "Hay una diadema con encantadoras piedras azules en algún sitio de aquí, Adwen. Lo usé para fingir que era la reina de las hadas y que lo había arrancado un pedazo de cielo para hacer mi corona…"


"Estamos listos para irnos," Gage dijo. "Si puedes irte a pesar tuyo."

"Pero apenas has tomado un cuarto de todo lo que está aquí." Brynn dijo mientras se levantaba. "¿No quieres más?"

Gage sonrió. "Deberías conocer mejor. Lo quiero todo. Es mi naturaleza."

"¿Entonces por qué?"

"Es todo lo que las bestias de carga pueden llevar." Ayudó a Adwen a sus pies. "Y, como prometiste, bastante para comprar un reino si escojo. Hasta yo debería estar satisfecho." Añadió, "Temporalmente. Como dijiste, siempre podemos volver."

"Sí." Brynn se quitó la diadema y sin la debida atención la lanzó en el cuenco.

"¿No quieres tomarla?" Gage preguntó.

Brynn sacudió su cabeza. "¿Por qué? Soy hecha con ello."

"¿Lo estás?"

Sonreía tan curiosamente que Brynn preguntó, "¿Qué piensas?"

"Tu madre tuvo un éxito admirable." Se dio la vuelta hacia Adwen, "¿Y tú? ¿Deseas algo?"

"No entre estos. Son de Brynn." Adwen se movió hacia el barco. "Pero aceptaré el regalo de la pequeña parte que Brynn dice que me has ofrecido. No soy lo bastante tonta para pensar que puedo hacer mi camino sin dinero y sola en este mundo."

"Mientras Brynn cree que ella no necesita a nadie o a nada," Gage murmuró mientras ayudaba a Adwen y después a Brynn en el barco. "Que refrescante encontrar un poco de realidad en este lugar."

Brynn podría haberle dicho que sabía que le necesitaba y que había sido inundada por la realidad desde el momento que había puesto el pie sobre Gwynthal. Había sido lanzada en constante turbación y angustia, pero ahora casi había terminado. Gage tenía su tesoro. ¿Qué tenía ella?

Tenía a Gwynthal, desde luego. Tenía el premio que había anhelado poseer desde que había sido arrancada de la isla de niño.

Pero si elegía Gwynthal, no podría tener a Gage. Él nunca se quedaría en Gwynthal. El pensamiento trajo una ola de dolor tan intenso, instintivamente lo bloqueó. No tenía que pensar en decisiones o deja de tomarlas ahora. Todavía tenía tiempo.

"Supongo que sabes que esas pobres bestias no serán capaces de volver a los barcos, Gage," Malik dijo mientras salían de la cueva a la luz del sol un poco tiempo más tarde. "Aunque vamos despacio, la carga es demasiado grande."

"Entonces nos quedaremos en el castillo y puedes volver y traer a LeFont y al resto para ayudar." Gage levantó a Brynn a la silla. "Y puedes probar tus poderes de persuasión en esos amables aldeanos para hacerles ceder un excelente, fuerte carro."

Malik resopló. "No es probable que eso suceda." Él soltó un astuto vistazo a Adwen. "He notado que últimamente mis poderes de persuasión no han sido muy eficaces."

"He notado esto también," ella dijo con calma. "Pero desde luego, algunas personas responden mejor a vanas jactancias y bravatas que otros."

Brynn apenas los oyó. Sus ojos estaban fijos en el bosque por el que ellos debían pasar alcanzar el castillo. "¿Qué despacio tendremos que ir? Nos llevará casi dos días alcanzar allí."

"Otro día quizás," Gage dijo. "Si comenzamos ahora, antes de la puesta del sol."

"Entonces vamos." Brynn pateó su caballo para que trotara. Tres días para alcanzar el castillo, tres días para alcanzar la seguridad. Una vez que alcanzaron la fortaleza de Hevald, todos estarían bien. Cuando LeFont llegue, Gage estaría rodeado por sus soldados. Seguramente ningún daño podría venirle entonces.

No una vez que ellos alcanzaran el castillo.


Estaban a un día de viaje del castillo cuando Brynn otra vez sintió los ojos sobre ella.

Estaba de pie en un estrecho arroyo, bebiendo la yegua, cuando de repente, de ninguna parte, supo que él estaba allí.

¿Pero quién estaba allí? Se preguntó con frustración. ¿Selbar estaba acechando otra vez? ¿O era el enemigo más mortal?

Levantó su cabeza, intentando desesperadamente ver a través del espeso follaje.

"Es tiempo de irse, Brynn," dijo Adwen. Arqueó su espalda, intentando estirar los apretados músculos. "Estaré contenta de instalarme en el castillo. ¿Crees que este paso lento es más fatigoso que el rápido, verdad?"

"¿Qué?" Preguntó distraídamente. Podría ser Selbar. Había estado cerca de allí cuando le había sentido acechándola por primera vez. "Oh, sí, me pongo muy impaciente. Quiero estar allí."

Y tener a salvo a Gage detrás de las altas paredes, pensó desesperadamente.


Estaban sólo a unas horas del castillo cuando dejaron otra vez beber a los animales.

"¿No podemos continuar?" Brynn preguntó. "Estamos muy cerca."

"No si queremos que estos asnos sobrevivan." Gage aflojó los paquetes en una de las espaldas del animal. "Necesitan el descanso tanto como el agua."

Pero él estaba allí, mirándolos, como había estado toda la tarde.

Ella colocó más cerca de Gage. Él frunció el ceño, diciendo algo en un tono bajo a Malik.

Malik se encogió y luego cabeceó.

Gage se giró hacia Brynn y empujó las riendas del semental en su mano. "¿Darás de beber a mi caballo? Quiero comprobar la alforja de aquel asno." Él cruzó hacia el asno que estaba de pie a unas yardas más lejos.

Brynn lo miró comenzar a cambiar la alforja antes de guiar al semental hacia la corriente donde Malik estaba de pie con Adwen.

Malik se dio la vuelta hacia ella con una sonrisa. "Casi allí. Tendrás que prometer cuidar de Adwen esta noche después de que te deje en el castillo. Me asegura que no tiene ningún miedo de las cucarachas, pero no la creo."

"¿Va a ir a buscar esta noche a LeFont?" Brynn preguntó. "¿Por qué no esperas a la luz del día?"

"Gage está impaciente." Malik levantó sus cejas. "Lo que estoy seguro que sabes perfectamente." Él anduvo a su espalda y colocó su mano sobre la silla del semental. "Quiere hacer-"

¿Ella había oído algo en los arbustos? Se dio la vuelta alrededor y estuvo de pie de puntillas para revisar por encima del hombro de Malik.

¡Gage se había ido!

Brynn dejó caer las riendas del semental y apartó a Malik. "¡Gage!"

"Fácil." Malik puso su mano en su brazo. "Él volverá pronto."

"¿Dónde fue?"

"Él fue destrás del lobo. Él creyó vislumbrarle en la maleza hace dos horas."

El alivio la atravesó. No Richard después de todo. "¿En realidad vio a Selbar?"


Malik cabeceó. "¿Y tú también, verdad? Gage notó lo molesta que estabas." Él hizo una mueca. "Vimos lo trastornada que has estado hoy. Era difícil no ser consciente de ello. Él me dijo que te mantuviera ocupada mientras él se deshace del lobo. No quería que intentaras ir detrás de él otra vez esta noche misma después de que nos durmiéramos."

El miedo la desgarró. "¿Qué quieres decir, deshacerse de él?"

"No lo matara," dijo Malik rápidamente. "Simplemente quería espantarlo."

¿Pero qué pasaría si Selbar atacaba a Gage? Uno de ellos moriría. "No debería haberlo hecho. ¿En qué dirección fue?"

Malik sacudió su cabeza. "No te lo diré. Gage no quiere ninguna interferencia en esto."

"No hará daño al lobo, Brynn," dijo Adwen. "Confía en él."

"¿Y debía confiar en Selbar también?" Brynn preguntó. Ella apartó a Malik y corrió hacia los arbustos al lado del asno, donde había vislumbrado a Gage la última vez. Las ramas azotaron sus brazos y cuerpo mientras apartaba la maleza. Habían pasado sólo unos momentos; no podía estar lejos.

Pero Selbar podía estar esperando-

¡Dolor!

Ella se tambaleó y habría caído cuando la agonía la abrumó. Abrió su boca en un grito silencioso.

¡Gage!

Selbar, no, no, no…

Dirección incorrecta. Iba en dirección incorrecta. El dolor estaba ahí. No, estaba por todas partes.

Sin luz. Oscuridad.

Tropezó… en algún sitio, siguiendo solo el instinto.

¡Dolor otra vez!

Se dobló el doble… su espalda.

No, la espalda de Gage… ¡El dolor de Gage!

Delante… Justo delante.

"Bien, que encantador. Has venido a mí. Temía tener que atraerte en mi red," Lord Richard dijo.

Gage yacía encogido a sus pies, una daga en su espalda.

No Selbar. Richard…

Gage herido, Gage muerto… La sangre fluyendo sobre las hojas.

Richard se estiró hacia abajo y sacó la daga del cuerpo de Gage.

La cegadora agonía la atravesó. Fue un momento antes de que ella pudiera oír lo que Richard decía.

"De verdad no esperaba eliminar al Normando tan fácilmente. Estaba tan absorbido en acechar algún juego suyo que no me oyó deslizarme detrás de él." Él se dobló y limpió la daga en la hierba. "Pero él era un fuerte bruto. Tuve que apuñalarle dos veces, y no creo que haya muerto aún."

No aún. Pero cerca, tan cerca.

"¿No quieres ayudarlo?" Richard preguntó suavemente. "Dudo que puedas curarle, pero podrías intentarlo." Él torció su dedo para hacerla señas para que se acercara. "Ven a curarle, Brynn."

Si se acercaba más, él la mataría. Si no se acercaba más, Gage seguramente moriría.

Malik. Malik seguramente la habría seguido. Si pudiera mantener a Richard a raya durante sólo un ratito…

Ella anduvo despacio hacia Gage. Estoy yendo. No mueras, por favor no mueras… "¿Nos siguió desde Selkirk?"

"Desde luego. Tomamos tierra de noche el mismo día que llegasteis."

Oh, Dios, estaba sangrando, la sangre goteando…

Malik, ¿dónde estás?

"No supe que estuvieras detrás de nosotros," Ella dijo de manera aburrida.

"Mantuve una buena distancia entre nosotros. Decidí rastrear mejor que seguiros. Un solo hombre no tenía ninguna posibilidad contra dos guerreros como Dumont y el sarraceno."

"¿No podías tener a tus vasallos contigo?

Él sacudió su cabeza. "Tenían miedo. Tontos. No podían ver que no tienen nada de futuro bajo William."

Gage apenas respiraba. ¿La daga había golpeado sus pulmones? "Coge el tesoro y déjanos solos. No lo queremos."

"Tú puedes no quererlo, pero apuesto a que el sarraceno piensa de manera diferente. Pienso que él se opondría enérgicamente a la perdida de tal premio." Él bajó la mirada hacia Gage. "Y valora al Normando. Cuando averigue que lo he matado, tendré que vigilar mi hombro por el resto de mi vida. No, mi plan es mejor. Esperar, liquidar uno por uno, y luego no tendré problemas."

"¿Qué te hace pensar que Malik no irá detrás de usted inmediatamente?"

"Si lo hace, entonces lo tendré a él." Él sonrió. "Ambos sabemos lo buen cazador que soy."

"¿Matarías a Adwen también?"

"Adwen no me tiene ningún amor estos días. No necesito testigos para dañarme a la vista de William y su corte cuando tome mi lugar entre ellos. Sí, ella tendría ir también." Un malhumorado ceño estropeó su hermosa cara. "Te mueves muy despacio. ¿Intentas engañarme?"

"¡No!"

"Pienso que si." Su mano se apretó sobre la empuñadura del cuchillo. "¿Debería apuñalar de nuevo al Normando?"

El pánico se elevó por ella. "¿Por qué? Dijo que había dado un golpe mortal."

"Pero él no está muerto aún. O quizás lo está. Ven y míralo."

Él se estaba poniendo impaciente. No podía esperar a Malik. Tendría que enfrentarse con él ella misma. "Estoy yendo."

"No lo bastante rápido." Él se inclinó sobre Gage, la daga levantada.

"¡Espera!" Corrió las últimas pocas yardas y cayó a sus rodillas al lado de Gage.

"Mejor." Richard se enderezó y bajó la mirada hacia ella. "Así es como siempre te he querido. Sobre tus rodillas delante de mí. Es una pena que no tenga tiempo para disfrutar de ello."

Cuando dejara caer el cuchillo, estaría sin equilibrio durante un instante. Su única posibilidad era estocar hacia arriba y golpearle en el estómago con su cabeza. Quizás si le quitaba el aliento ella tendría una posibilidad para agarrar la daga. Dulce María, una lucha llevaría tiempo, y Gage tenía tan poco tiempo. Le fulminó con la mirada. "¿Qué está esperando? ¡Hágalo!"

"Qué sacrificio. Desafortunadamente el Normando nunca sabrá la dedicaron que le profesas." Su empuñadura cambió sobre la daga mientras él se preparaba para el empuje.

Ella murmuró un rezo y se reforzó para saltar.

La daga se elevó. "Soy feliz de que me mires. Apuñalar al Normando en la espalda fue muy insatisfactorio. No era como si-"

¡Él gritó y cayó hacia adelante!

¿Malik?

Piel gris, ojos amarillos, dientes blancos, hundidos en la parte de atrás del cuello de Richard.

¡Selbar!

"¡Dios!" Richard estaba maldiciendo, el cuchillo en su mano cayó desordenadamente como si fuera en pos de un objetivo.

Pero Selbar estaba detrás de él, gruñendo, sacudiéndole por el cuello como si fuera un conejo.

Entonces el lobo lo liberó un momento y Richard lo derribó, afrontándolo, y repartieron golpes a diestro y siniestro con la daga.

Brynn actuó instintivamente, arremetió hacia adelante y desviando la lámina a un lado.

"¡Puta!" La mano de Richard repartió golpes a diestro y siniestro, tirándola a tierra.

Un gruñido, una rayo de color gris y blanco saltando sobre ella.

El grito de Richard se volvió un gorjeo cuando los dientes de Selbar rasgaron su garganta.

Brynn miró con horror enfermizo como el lobo lo derribaba a tierra.

Sangre. Agonía. Muerte. Casi antes de que hubiera comenzado. Selbar retrocedió lejos del cuerpo de Richard y luego se giró hacia ella.

Ojos salvajes, boca sangrienta, dientes desnudos.

Después se fue, cortando en el bosque.

Ella sacudió su cabeza confusamente. Todo había pasado tan rápido que era difícil de comprender.

Pero podía comprender el hecho de que Richard yacía muerto. ¿Había llegado demasiado tarde para Gage?

No, aún estaba vivo.

Avanzó lentamente los pocos pies que la separaban de Gage y le acunó en sus brazos. "Estoy aquí. Estoy aquí, Gage." Le meció hacia adelante y hacia atrás con agónica ternura, sus manos buscando las heridas sobre su espalda.

Dos, muy juntas. Muy profundas.

"No puede abandonarme. ¿Me oyes? Tienes que quedarte."

"¿Brynn?" Alzó la vista para ver a Malik a su lado, respirando con fuerza, bajando la mirada hacia ella. "¿Cómo está?"

"Mal." Las lágrimas descendían por su cara. "Se muere, Malik."

Se puso pálido, pero su afligida expresión duró sólo un instante. "Entonces tendrás que pararlo. Tal como hiciste conmigo."

"No puedo- es diferente."

"¿Cómo?"

"No puedo apartarme. Siento su herida. Es como si estuviera herida yo misma," susurró. "Nunca ha sido así antes. No sé si puedo controlarlo."

"Cristo. ¿No hay nada pueda hacer?"

No estaba segura -era como tropezar en la oscuridad. Gage agitaba tan profundamente, no estaba segura de que pudiera alcanzarlo.

Aún tenía que alcanzarlo.

Malik se arrodilló al lado de ella, su cara estirada. "¿Qué puedo hacer? ¿Necesitas tu bolso de hierbas?"

¿Hierbas? Ella le miró fijamente con incredulidad.

"No puede morir," dijo Malik con voz ronca. "Tiene que haber algo…"

"No puedo alcanzarlo." Lo sostuvo desesperadamente más cerca. Él se alejaba más lejos y más lejos con cada momento que pasaba. "¿No lo entiendes? No puedo alcanzarlo."

"No creeré que le permitirás morir," dijo Malik toscamente. "Piensa."

Ella no podía pensar. El dolor era demasiado aplastante. El dolor de Gage… Su dolor… Uno.

Uno. Tenía que ser uno con Gage antes, recordó de repente. La noche que su padre había muerto. Ella lo había tocado, unido con él, y su dolor se había aliviado compartiendo.

Pero esto había sido emocional, no curación física. Para ceder totalmente a una conexión con un hombre moribundo…

"¿Qué es?" Malik preguntó.

"No puedo apartarme… pero si puedo unirme a él… Podría ser capaz de alcanzarlo y permitirme curarle."

"No sé lo que quieres decir."

Ella no tenía tiempo para explicarle más claramente. Eso era su única esperanza. Ella yacería en la hierba y se abrazaría con sus brazos a Gage, sus palmas con cuidado cubrirían ambas heridas. Ningún calor. Ningún escozor que denotara curación. Ningún dolor. Era lo que más la asustó, ya que era un signo de que él se escurría.

"¿Brynn?"

"Vete a dormir," ella dijo, haciéndose más débil en la oscuridad. No se dormiría, pero no sabía como además describir el viaje a aquel reino oscuro. "No debes tocarnos hasta que me despierte."

"Déjame llevarte al castillo. Será de noche pronto. No puedo abandonarte a ti y a Gage aquí yaciendo en el bosque."

"No debes tocarnos," ella repitió con ferocidad. Cerró sus ojos. "No hasta que despierte."

"Cuanto tiempo…"

Quizás nunca. Si ella tenía éxito en la unión con Gage, cabía la posibilidad de que él se la llevará con él si era tragado por aquella oscuridad. "Sin embargo mucho llevará."

Podía sentir la angustia de Malik, pero deliberadamente se cerró como si se rindiera a la oscuridad en espiral que rodeaba a Gage.

Estoy yendo, querido. Espérame.


"Están tan terriblemente quietos," susurró Adwen, mientras miraba fijamente a las dos figuras rígidas abrigadas juntas a corta distancia. "¿Esta seguro de que todavía están vivos?"

Malik cabeceó mientras extendió la mano y revolvió la madera en el fuego. "Viven."

"Han pasado horas." Las uñas de Adwen se clavaban en sus palmas. "Odio esta espera. Quiero hacer algo."

"Hemos hecho todo lo que podemos."

"Hemos construido un fuego para calentar y hemos lanzado una manta sobre ellos," Ella dijo impaciente. "Tiene que haber algo más."

"Si hay, Brynn lo está haciendo." Echó un vistazo por encima del fuego. "Estás acosada por la culpa, pero la herida de Gage no era ninguna falta tuya. Richard no perseguía una esposa, iba tras el tesoro."

"Lo sé." Una parte de ella sabía esa verdad, pero Richard la había entrenado demasiado bien en la culpa durante años. La mujer era siempre culpable. "Es solamente… Amo a Brynn. Si no hubiera venido a Redfern cuando yo estuve enferma, si no me hubiera ayudado…"

"Si el cometa no hubiera aparecido en el cielo y se hubiera enfrentado a la determinación de William. Si no hubiera permitido herirme a los Sajones." Él sonrió tristemente. "Ves, podemos continuar por siempre asignándonos la culpa. Acepta el destino, Adwen."

"Si acepto el destino, entonces soy desvalida. He sido desvalida siempre." Hizo una pausa. "¿Piensas que deberíamos devolver el cuerpo de Richard a Inglaterra para el entierro?"

"No, no tengo ninguna intención de escarbar por esa sabandija."

Ella echó un vistazo al bosque donde Malik había arrastrado los restos de Richard y lo había enterrado antes de que hubiera ido a por ella. "¿Entonces deberíamos pedir a ese sacerdote del pueblo que lo mueva a tierra consagrada?"

"¿Y comenzar una cacería del lobo que podría matar a Selbar?" Malik sacudió su cabeza. "Escojo el lobo sobre el alma eterna de tu marido. Se lo merece mucho más."

Ella no discutió. Richard había dañado a demasiadas personas en su vida y podría tomar incluso más cuantía esta noche.

Ella miró otra vez a Brynn y Gage, cerrados juntos, todavía como el mármol. Aún no realmente inmóvil, Adwen comprendió de repente. Podía sentir la vibración, la intensa confusión, que se arremolina bajo la superficie.

"¿Qué pasa, Malik?" Ella susurró, asustada.

Malik podía sentir esa lucha también. "Pienso que ella lucha contra los dragones. Puede Dios está con ella."


Él no la escucharía, Brynn comprendió con desesperación.

Ella no había esperado que fuera así esto. No había esperado que la conexión incluyera el recuerdo.

Memorias conmovedoras del Gage muchacho, solo, desafiante, no dispuesto a admitir cualquier debilidad.

Hardraada, Padre, acéptame. Puedo ser todo lo que necesita.

Ciudades ardiendo, sangre, violación. Me enferma. ¿Es bastante? Acéptame.

Rechazo. Herida. Cansancio. Después continuaré mi propio camino. No te necesito.

Bizancio. Demasiado extraño. Apréndelo. No es más extraño que el mundo de Hardraada.

Seda y canela, esclavos de piel morena, desierto estéril, luz del sol quemadora, camellos… Malik.

Las memorias giraron, demasiado rápido para comprender. Se deslizaba por ellos desesperadamente, intentando aferrarse, intentando hacerlo entender.

Escúchame, Gage. Soy parte de ti; pasado, presente… siempre. Ahora mismo tú eres débil pero yo soy fuerte. Necesitas esa fuerza. Tómala. Cree en mí. Úsame.

¡Querido Dios, escúchame!


"Tus manos -están calientes."

La voz de Gage.

Brynn luchó por salir de la oscuridad y abrió sus ojos.

Él la miraba fijamente a sus ojos. "Calientes – alejalas."

Era de repente consciente de que sus palmas cubrían sus heridas estaban calientes, cosquilleando, curando.

Gracias, Dios.

"¿Brynn?"

"Shh." Ella extendió sus dedos, sintiendo el poder cruzando por ella. "Es un calor bueno. Cierra tus ojos y vuelve a dormir."

Él cerró sus ojos y poco después iba a la deriva lejos.

Malik estaba de repente allí al lado de ella, pero él era un contorno borroso. Era sólo consciente de Gage y el poder que ella le canalizaba.

"¿Gage?" Malik dijo. "Tengo que saber, Brynn."

"Mejor." Ella cerró sus ojos, concentrándose. "Márchate. No tengo tiempo para ahora para ti."

"Algo que digas," dijo Malik con voz ronca. "Todo lo que quieras." Ella lo oyó alejarse, refunfuñando solemnemente, "¡Mejor! Ella dice que él está mejor, Adwen."


Quince

<p>Quince</p>

ELLA ESTABA SENTADA en el hogar de piedra, peinando su pelo.

Gage siempre le había gustado mirar a Brynn recorriendo el peine por aquel enredo brillante. Él tenía una memoria breve de aquella noche en la tienda en Hastings cuando ella había reído y había deslizado el peine por la barba de Malik. Ahora a la luz de la lumbre su pelo castaño parecía hilos de oro encendido con la vida y-

¿Luz de la lumbre? ¿Hogar?

É sólo recordaba el boque y -dolor, el dolor rasgando su espalda-

"El lobo-" Dios, su garganta sentía mucho dolor seco y estaba croando como una rana. Lo intentó otra vez. "Selbar-"

Ella se puso rígida y luego bajó la mirada hacia él con una luminosa sonrisa. "Ya era hora de que despertaras. Has estado más de tres semanas, y necesito ayuda. No puedo estar esperando hacer todo por mi misma." Ella se estiró y vertió el agua en una copa de madera. "Pero encontrarás más fácil hablar si bebes. He humedecido tus labios y hecho tragar un poco de agua y caldo, pero tu garganta todavía debe estar muy seca." Ella levantó su cabeza y lo ayudó a tragar. "¿Mejor?"

Él cabeceó, su mirada vagó por la habitación. La sala de consejo. Él estaba acostado sobre un camastro en la sala de reunión del castillo. "¿Cómo hiciste- "

"Te trajimos aquí en cuanto estuve segura de que estabas a salvo para moverte. Sabía que pasaría mucho tiempo antes de que estuvieras totalmente curado y no podíamos quedarnos en el bosque. El tiempo se había vuelto frío." Ella echó un vistazo al tapiz en la que Hevald armaba caballero al escudero. "Y pensé que era posible que podría tener una pequeña ayuda aquí."

¿Pero cómo había sido herido, maldita sea? "¿Selbar?"

"No fue Selbar. Fue Richard. Te apuñaló en la espalda."

Cristo, debería haber estado más alerta. Había estado tan absorbido en el rastreo del lobo que había bajado la guardia. "Estúpido…"

"No eres estúpido," ella dijo con ferocidad. "Intentabas ayudarme."

"Estúpido."

"Obstinado," ella substituyó. "Y poco dispuesto a escuchar la opinión de alguien excepto la tuya propia. Deberías haber aprendido tu lección de Svengard cuando casi cortaron tu cabeza de tus hombros por tu obstinación." Ella dejó la copa. "¿Pero por qué debería discutir contigo? Fuiste seguramente estúpido por intentar engañarme y escaparte para luchar con Selbar tu mismo."

"Miedo… por… ti."

"Lo sé." Ella sonrió. "Como yo por ti. Pero no era Selbar de quien teníamos que temer. Mató a Richard y nos salvó a ambos." Ella puso su mano sobre sus labios. "Te diré el resto más tarde. Es tiempo ahora de dormir."

No tendría ninguna opción; aquel letargo oscuro se arrastraba sobre él otra vez. "¿Malik?"

"Está bien. Envié a él y LeFont de vuelta a Hastings."

"¿Hastings?"

"Para conseguir tus barcos y traerles aquí. Un largo viaje por tierra no habría sido bueno para ti."

Él frunció el ceño. "Le… llevará también… mucho tiempo."

"No, no le llevará. Debería estar aquí en primavera." Ella quitó su pelo negro de su cara. "Y no habrás ganado suficiente fuerza hasta entonces."

"Mal… "

"Espero que yo lo esté. Debes demostrármelo."

Estaba demasiado débil hasta para discutir, comprendió de repente. "Voy a… más tarde."

"Haz eso." Ella colocó la manta sobre él y se elevó a sus pies. "Pero ahora descansa mientras voy a decir a Adwen y Alice que finalmente te has dignado despertarte y volver con nosotros."

Él iba a la deriva a dormir cuando recordó las palabras que casi le habían escapado entre las otras noticias que ella le había dado.

Svengard. Estaba seguro de que no había mencionado aquel desastre de niño en Noruega. Como había ella sabido…


"¡Adwen! ¡Alice! Está despierto!" Brynn dijo mientras entró corriendo en el dormitorio de Adwen.

Adwen alzó la vista de su telar. "¿Por qué estás tan excitada? Tu me prometiste que era sólo cuestión de tiempo."

"Pero él se tomó demasiado tiempo. Tres semanas… No podía entenderlo. Sabía que él ganaba fuerza." La preocupación y entusiasmo no la habían permitido a ella misma mostrar que Gage se estaba esforzando por ella. "Debería haber sabido que él se tomaría más tiempo de lo normal. Qué hombre más obstinado." Brynn arrebató su capa del gancho sobre la pared. "No puedo quedarme dentro. ¿Quieres dar un paseo conmigo?"

"Está nevando fuera."

"No me preocupa. Tengo que salir. La nieve comenzó sólo hace unas horas. ¿Alice?"

"¿Y patinar sobre esas piedras deslizantes del patio? No quiero tener a este bebé esta noche." Alice sonrió indulgentemente. "Continúa. Tómate todo el tiempo que gustes. No has abandonado su lado desde que fue herido. Le miraré por ti."

"No tendrás que hacer eso. Él está dormido y no se despertará durante horas. No tardaré tanto." Ella dejó la cámara y bajó la escalera y salió a la puerta principal. Se paró y suspiró. El aire estaba frío y en calma, las gruesas gotas de nieve que caían libremente a tierra. Era casi el crepúsculo y el mundo era gris y blanco; las piedras del patio estaban cubiertas de una manta de nieve.

Hermosa nieve. Hermoso Gwynthal. Hermoso mundo.

Él estaba despierto y había vuelto con ella otra vez. Sintió una oleada de felicidad tan intensa, tenía ganas de bailar a través del patio. En cambio, procedió más cautelosamente mientras cruzaba andando el puente levadizo; Alice tenía razón, podría haber hielo bajo la nieve.

Casi había alcanzado la puerta cuando vio las huellas en la nieve.

Se paró, inhalando bruscamente. Cuatro huellas, claras e inequívocas.

Huellas de patas.

Selbar.

Se movió despacio hacia adelante, sus ojos sobre la nieve, intentando leer los movimientos del lobo. Él había llegado a sólo pocas yardas de la puerta y luego debía haberse sentado en este punto para mirar el castillo. Había una ráfaga de confusión en la nieve donde él se había sentado sobre sus patas, había dado la vuelta, y había vuelto corriendo hacia el puente levadizo. ¿Había sido cuándo la había visto saliendo del castillo?

Ella se movió despacio hacia el puente levadizo. Él no estaría allí, se dijo. Probablemente habría sido algún breve recuerdo lo que le había acercado al patio, donde ellos habían pasado tantas horas. No debía tener esperanza. Él no la recordaría. No confiaba en ella. Estaría ya en la profundidad del bosque con su manada.

Atravesó andando la puerta.

Selbar estaba de pie al final del puente levadizo, afrontando el castillo, como si la esperara.

Ella se paró, mirando fijamente los salvajes ojos de oro.

Momentos pasados mientras la nieve caía suavemente entre ellos como un velo de los años pasados.

"Gracias," susurró.

Selbar inclinó su cabeza a las palabras. ¿Sólo reconoció su voz o de algún modo entendía?

Él se giró y entró corriendo al bosque.

Durante un instante sintió una punzada de pesar. Entonces una ondulación caliente de alegría fluyó sobre ella. Él había vuelto. Sabía que nunca podría ser lo mismo. La vida había cambiado a ambos, pero el lazo estaba todavía allí.

Selbar era como Gwynthal, comprendió de repente. Se había equivocado al esperar que al volver ambos fueran como cuando ella los había visto con los ojos de un niño. Debía aceptar los cambios de Gwynthal como tenía a Selbar. Entonces, si tenía suerte, un día ambos serían totalmente suyos otra vez.


Durante los tres días siguientes Gage hizo poco, excepto comer y dormir y comer otra vez. Era común en esta etapa de la curación, pero Brynn se asombraba de la fuerza y resistencia que ganaba con cada momento que pasaba. Supuso que no debería haberse asustado; Gage se recuperaba con la misma determinación implacable con la que él por lo general se enfrentaba en la vida. Gage bien podía demostrarle su error y estar adecuadamente antes de que Malik volviera en primavera.

Sobre la tercera noche después de que se hubiera despertado por primera vez, ella se instalaba al lado de él sobre su camastro cuándo preguntó, "¿Cómo supiste sobre Svengard?"

Durante un instante no supo a lo que él se refería y luego recordó la ausente observación que había hecho. "Debes habérmelo dicho."

"No te lo dije. Lo recordaría. El cuchillo de Richard me golpeó en la espalda, no en la cabeza."

"¿No podemos hablar de eso más tarde?"

"No. Tengo que saberlo. Últimamente, he estado muy perturbado- necesito saber."

"¿Qué perturba?"

"Dímelo."

"No te gustará."

"Dímelo."

Se sentó otra vez y suspiró con resignación. "No podía alcanzarte. Tuve que unirme contigo."

Él frunció el ceño. "¿Unión? ¿Qué es eso?"

Se encogió desvalidamente. "No sé. Nunca lo he hecho antes. Sentía lo que tú sentías y estaba en el camino. No podía curarte. La única cosa en la que podía pensar para hacerlo era entregarme a ello y-" Ella se paró.

"¿Qué?"

"Ser tú," susurró. "Tuve que ser parte de ti. Sólo que no sabía- recuerdos."

Sus ojos se ensancharon. "Estás diciendo-"

"No quise hacerlo. Sé que era una intrusión terrible," ella dijo desesperadamente. "Era la única manera-"

"Tienes razón, sería una intrusión… si yo creyera que había pasado." Él hizo una pausa. "Demuéstramelo."

"Svengard," ella dijo. "Dijo que – "

"No Svengard. Háblame de Delmas y el establo aquella noche."

Debería haber sabido que sería su primer pensamiento. "Estaba enfadado. Querías matarlo." Ella se estremeció. "Tenías la intención de matarlo. Sabías que él estaba en el establo. La puerta estaba entreabierta y lo oíste gimoteando mientras andabas por el establo." Ella cerró sus ojos mientras el terrible recuerdo la inundó de nuevo. "Él estaba clavado a la pared por la horca. Él pedía que le bajaran. Estuviste tentado a abandonarlo allí, pero sabías que estaba muriendo. Tomaste el final de la horca y lo sacaste de la pared…"

"¿Y si yo no lo maté, quién lo hizo?"

"Sospechabas de Richard. Piensas que Delmas estaba rabioso y Richard lo mató y luego procuró arreglar la escena para su propia ventaja."

"Por Dios, lo sabes."

Ella abrió sus ojos y susurró. "Siento no haber confiado en ti. No pasará otra vez. Ahora sé que nunca me mentirías."

"Seguramente nadie podría conocerme mejor," Gage dijo mordazmente. Él miraba lejos de ella. "¡Cristo!"

"Te dije que no te gustaría." Ella añadió defensivamente, "no es como si yo tuviera algún deseo de saber tus pensamientos y recuerdos. Algunos de ellos eran muy embarazosos."

Su mirada se deslizó de nuevo hacia su cara. "¿Cómo cuales?"

El calor inundó sus mejillas. "La ramera en la casa en Zenvar."

"Oh, Dios mío."

"No había nada piadoso en lo que pasó allí. Pensaba que lo que hacías conmigo era perverso, pero esto era realmente pecaminoso."

"Solamente… diferente." Él de repente comenzó a reírse. "Qué lío. No puedo creerlo." Él sacudió su cabeza. "O deseo no creerlo."

Su cólera le abandonó, ella comprendió con alivio. No había estado tan mal como había temido. Sugirió tentativamente, "Al menos, fue una buena cosa aprender que no tenías ninguna culpa en la muerte de Delmas."

"Sí."

"Y habrías muerto si yo no lo hubiera hecho."


"Un argumento persuasivo." Él frunció el ceño. "Pero ninguna cantidad de persuasión va a hacerme como esta… esta desnudez."

"Lo sé." Ella hizo una pausa. "Entonces solamente tendrás que aceptarlo, como yo te dije que tendría que aceptar la muerte de Delmas. Llevó tiempo, pero lo hice." Ella añadió suavemente, "Porque te amo con todo mi corazón."

Su ceño desapareció y un instante más tarde sonreía. "Ven aquí," él dijo suavemente. "Yo no puedo ir a ti."

La alegría la atravesó mientras se sentaba al lado de él y recostada cerca. "Tenía miedo de que te estuvieras mucho más enfadado."

"Lo estaría, excepto por una circunstancia."

"¿Qué circunstancia?"

Sus labios acariciaron su mejilla. "Parece que recopilé unas pocos recuerdos de los míos propios."

Ella se puso rígida. "¿Qué?"

"Has vivido una vida muy inofensiva comparada con la mía, pero hay todavía unas pocas cosas que no pienso que quisieras que nadie supiera."

"¿Por ejemplo?" Ella preguntó con cautela.

"Sobre todo sentimientos. Qué mujer más vigorosa eres, Brynn." Él rió en silencio. "Por ejemplo, sobre aquel incidente en Zenvar. Apostaría que tu respuesta sería no tan escandalosa como fascinada."

"Eso no es verdad. Yo estaba más-" Ella se paró y luego admitió de mala gana. "Envidiosa".

"La envidia es un pecado terrible. Cuando recupere mi fuerza, tendremos que remediarlo."

"Que otros recuerdos encontraste- No, no preguntaré. Es mejor que no hablemos de esto."

"Seguro, al menos."

"Es muy desconcertante." Ella pensó en ello. "Pero soy feliz de que compartieras eso conmigo. Me siento muy culpable."

"Aquella maldita carga de culpa otra vez. Tendremos que remediar eso también. Me niego a tener un camello por esposa."

"Realmente son criaturas de aspecto muy extraño." Ella añadió de manera cortante, "y después de verlas a través de tus ojos, no aprecio ser comparado con bestias tan feas."

Él gimió.

"Lo siento," ella dijo rápidamente. "No pretendía- no sabía que dije que no debíamos hablar de-"

"Shh." Él la acercó más. "Tenía que ocurrir forzosamente."

"¿Realmente me cree?"

"¿Cómo podría evitarlo?" Él dijo bruscamente. "No puedo decir que creo en la magia, pero creo en ti. No eres ninguna bruja." Sus labios acariciaron su sien. "Pero si hay magia en este mundo, eres tú, Brynn."

Ella enterró su cara en su pecho, conteniendo las lágrimas, incapaz de hablar. No estaría más sola. Nunca estaría sola otra vez. Él había dado un paso en el círculo.


10 de Abril de 1067

Gwynthal


"¡Brynn!" Gage llamó con impaciencia cuando entró en el pasillo. "¿Dónde demonios estás?"

"¡Aquí!" Brynn bajó andando los escalones. "Aunque porque te contestaría a tal descortesía no-"

"¡Están aquí!" Él la levantó por la cintura y comenzó a girar en círculos. "Vi a LeFont bajando el camino. Están sólo a unas millas. Vamos a ir a su encuentro."

Estaban allí. Una mezcla salvaje de emociones inundó a Brynn. Ella sabía que ese momento vendría, pensaba que estaba preparada para ello. Ahora sólo quería correr y esconderse. Ella se separó y forzó una sonrisa. "Continúa. Correré y se lo diré a Adwen y Alice."

Él había comenzado a marcharse pero se paró y se giró para afrontarla. "¿Qué pasa?"

Debería haber sabido que él sentiría su angustia incluso con su propio entusiasmo. Desde su conexión él se había vuelto exquisitamente sensible a cada una de sus emociones. ¿A pesar de todo cómo podía explicarlo cuando ella estaba tan confundida? "Es un nuevo- todo será diferente."

Él sondeó su expresión. "Deberíamos haber hablado de esto antes." Agarró su muñeca y la subió por la escalera. "Venga."

"Pero deseas ir y encontrar-"

"Puedo esperar." Él tiró de ella por el pasillo, en la sala de consejo, y cerró de golpe la puerta. "Ahora, dime que pasa."

Ella miró melancólicamente alrededor de la cámara. Habían pasado tantas horas felices allí ese invierno. Pacíficos y tranquilos días, apasionadas y lánguidas noches. Todo se acababa. Bien, ¿qué había esperado? Aunque Malik y LeFont no hubieran llegado, ese período mágico pronto se habría terminado. Al final, había notado la agitación de Gage aumentando con el retorno de su salud. No era un hombre que se quedará mucho tiempo en el paraíso "Echaré de menos este lugar cuando nos marchemos."

"Yo también." Él sonrió. "Por lo tanto, pienso que debemos planear volver con frecuencia."

Sus ojos se ensancharon. "¿Realmente?"

"¿Por qué estás tan sorprendida? Es una vergüenza dejar un excelente castillo como este deshabitado. Desde luego, tendremos que poner a LeFont a realizar las reparaciones."

"No estará contento con la tarea." Ella se lanzó a sus brazos y enterró su cara en su pecho. "Iré contigo a cualquier parte donde tú desees. No necesitamos-Quiero que seas feliz."

"Entonces no intentaré hacerme desgraciado. Sabes que yo no sería feliz si tú anhelaras este lugar." Él acunó su cara en sus manos y bajó la mirada hacia ella con una sonrisa pesarosa. "Me habías asegurado que siento al menos una parte de lo que tú sientes sobre cada tema."

"No pretendía inmiscuirme. No puedo evitarlo." Ella levantó su barbilla. "¿Habrías muerto? Hice lo que tenía que hacer para devolverte." Levantó su barbilla. "Y es tan malo para mí. Algunos de tus recuerdos no eran todos buenos, y ahora ellos son mis recuerdos. Si no me obligara a parar y pensar, a veces actuaría de una manera tan barbárica como tú."

"No puedo imaginarme esa circunstancia." Él recorrió con sus labios su frente. "Pero puedo ver que debo protegerme de tu ira."

"Muy sabio." Ella alejó parpadeando las lágrimas y puso la cabeza sobre su pecho. "Es tiempo de que aprendas que debes tener cuidado conmigo. Tienes suerte de que te ame."

"No puedo ser tanto como te quiero yo, Brynn," él dijo con una voz baja. "No soy como tu Hevald, quien estaba contento por quedarse aquí para siempre. Siempre habrá algún sitio que quiera ver, algo que quiera hacer. Si fueras honesta contigo misma, admitirías que no estarías tampoco contenta permaneciendo aquí. Estarías inquieta tú misma al final."

"Toda mi vida he que querido volver aquí," ella protestó. "¿Por qué yo debería haber cambiado?"

"No puedo contestar eso por ti. Tendrás que decírmelo."

Ella pensó en ello. "Tengo un dono y Gwynthal me da pocas posibilidades de usarlo. Los aldeanos son muy sanos y no hay ninguna guerra aquí."

"Verdad. No cada día encontrarás a un soldado que sea lo bastante estúpido para que sea apuñalado por un asesino en este pacífico jardín."

"Y me he preguntado si la razón de que mi madre estuviera dispuesta a dejar la isla y seguir a mi padre fue que sintió la misma carencia."

"Es posible." Él acarició su pelo. "Ningún lugar es perfecto. Siempre habrá algo perdido que encontraremos en otra parte. Pero tenemos la buena fortuna de estar completos en nosotros en cualquier parte donde estemos."

Buena fortuna. Maravillosa fortuna. Ella se rió con inseguridad. "Cielos, eres inteligente. No es bastante que me convencieras para dejar Gwynthal, sino que ahora me haces creer que fue idea mía."

Su sonrisa mantenía una insinuada travesura. "¿Por qué no? Un buen trueque es uno en el que todas las partes creen que han ganado. Rechazo estar casado a una mártir." Él sonrió descolorido. "Quiero que seas feliz, Brynn. ¿Qué puedo hacer si tengo razón? ¿Te gustaría que nuestro primer niño nazca aquí en Gwynthal?"

Ella alzó la vista hacia el tapiz, a Hevald, cuya esposa nunca había tenido un niño. Ella sonrió. "Pienso que a todos nos gustaría mucho realmente."


Un breve tiempo más tarde Gage, Brynn, Alice, y Adwen encontraron la columna de soldados cuando ellos entraron montando a caballo en el patio.

¡Malik había vuelto! Bronceado y sonriendo y hermoso como un Dios. Adwen intentó no permitirse mostrar su impaciencia en su expresión.

La amplia sonrisa de Malik en su cara mientras captaba la mirada de Gage. "Tienes buen aspecto, amigo mío. Mucho más robusto que cuando te dejé en este lugar."

"¿Qué noticias tienes de William?"

"Fue coronado Rey de Inglaterra en el Día de Navidad y afanosamente ha intentado regalar todas sus nuevas tierras a sus seguidores. Si deseas algo de él, yo no tardaría mucho en pedirlo."

"No lo haré. Planeo hacerme a la mar la semana que viene con destino a Inglaterra. Eso debería darnos amplio tiempo para reunir provisiones para el viaje."

Malik se dio la vuelta hacia Adwen. "¿Y cómo estás, mi señora? Con buena salud, confío."

"Bastante bien." Su voz era desigual y ella intentó estabilizarla. "¿Y tú?"

"No podía estar mejor que estoy en este momento." Su expresión se encendió con travesura. "Bien, quizás un poco mejor, pero entraremos en esto más tarde."

Ella tuvo que dejar de mirarle fijamente. "Te dejaste tu barba crecer."

"Decidí compadecerme de aquellos menos atractivos que yo."

Dulce cielo, ella lo había echado de menos. No había nadie como él. Nadie en el mundo tan lleno de humor e ideas extravagantes y suavidad; nadie tan loco y seguramente nadie que la hiciera sentir la necesidad de extender la mano y tocar, coger. "Estoy segura de que todos agradecemos tu bondad."

"Oh, no estaba hablando de ti. Tú eres casi tan hermosa como yo."

Ella se rió. "Te agradezco. Me hace sentir muy-"

"Adwen, ¡venga rápido!"

Adwen se dio la vuelta para ver a Brynn corriendo deprisa a través del patio hacia Alice, quien estaba apoyada en LeFont. La cara del capitán estaba incluso más pálida que Alice.

Adwen murmuró una exclamación y comenzó a cruzar el patio.

"¿Qué pasa?" Maljk preguntó.

"Si tuviera tanto cerebro como atractivo, lo sabrías," Adwen sacudió sus hombros. "La excitación fue demasiado para ella Va a tener a su bebé."


La hija de Alice nació la tarde siguiente, después de una pesadilla de trabajo. Varias veces Adwen pensó que Alice iba a morir o a perder al bebé. Ella no hizo nada de eso, y el niño entró al mundo grande, sano, y gritando fuerte.

"¿No es hermosa?" Brynn preguntó suavemente mientras bajaba la mirada al infante acunado en los brazos de Alice. "Es siempre tal milagro…"

"Pienso que la… amo…," dijo Alice con asombro mientras tocaba la mejilla del bebé con un cuidadoso dedo. "¿No es extraño? Todo el tiempo que la llevé no sentí ningún afecto. Pensaba que después de que naciera la tendría una real aversión. Sabía que tenía que ejercer mi derecho por ella, pero no pensé… que me preocuparía."

"Pero es la parte del milagro," dijo Brynn. "Quizás la parte mejor."

"Sí." Alice son rió luminosamente antes de cambiar su mirada hacia Adwen. "Me pregunto si… ¿Te importaría? Debo ponerla un nombre. Me gustaría llamarla Adwen."

Adwen la miró, atontada. "¿Deseas llamarla como yo?"

"Es un encantador nombre y eres mi amiga. Si no te importa- Ella se paró, su impaciencia la descoloró mientras un repentino pensamiento se le ocurrió. "A no ser que no desees que el bastardo de tu marido lleve tu nombre."

"No seas ridícula." Adwen alejó parpadeando las lágrimas. "Sólo estoy sorprendida. Me sentiría honrada de que tu niño lleve mi nombre." Ella tragó y rápidamente se dio la vuelta para alejarse. "Y ahora pienso que debemos dejarte descansar. Sé que debes estar cansada para-"

Ella casi corrió por la habitación. Se paró fuera de la puerta y se apoyó contra la pared mientras las lágrimas bajaban por su cara. Debería volver a la habitación; Brynn podría necesitarla. No aún. En un momento ella sería lo bastante fuerte para-

"¿Puedo ayudarte?" Malik preguntó. Él se sentó con las piernas cruzadas en el suelo, apoyándose contra la pared.

"¿Cuánto tiempo has estado ahí?"

"Sólo desde esta mañana. Pensé que estarías demasiado ocupada para necesitarme hasta que el bebé naciera. ¿Cómo está Alice?"

"Cansada, feliz." Ella tragó. "Muy feliz. Ella va a llamar al niño como yo. ¿No es amble por su parte?"

"Muy amable." Él se elevó a sus pies. "Y no debería hacerte llorar."

"No es- es sólo- la pequeña muchacha es tan hermosa." Adwen limpió sus ojos con las palmas de sus manos. "Me entristece. Soy muy egoísta. Quise que el milagro fuera mío."

Malik la tomó en sus brazos. "Quizás un día habrá un milagro para ti."

Ella sacudió su cabeza. "Alice sabe que no hay ninguna posibilidad de que ocurra. Por eso ella dio mi nombre al niño. Quería que no me sintiera… fue muy amable por su parte."

"Me rompes el corazón," él dijo con voz ronca. "Cásate conmigo, Adwen. Déjame intentar darte milagros."

Ella sintió una explosión salvaje de dolor y lo apartó de ella. "No soy esa egoísta. No te ataría a una mujer estéril."

"Eres ciega. Cuantas las veces debo decirte que yo no te culparía-"

"¡Lo harías!"

Tenía que escapar. Ella se giró y corrió el largo pasillo hacia la escalera.

"¡Adwen!"

Él la seguía, pasándola. Estaba de pie sobre la escalera superior, prohibiendo su camino.

"¡Sal de mi camino!"

"Nunca otra vez." Él bajó su mirada hacia sus ojos. "Escúchame. Atesoraría a tu niño por encima de todas las cosas, pero hay otros milagros en este mundo. Hay risa y pasión y envejecer juntos. Hay días tras días que vivir con una esposa que amas y te preocupará de mis necesidades como yo lo haré contigo. Hay muchos milagros y no seré engañado por ellos. Te casarás conmigo, Adwen."

"No."

"Sí."

"¿Y qué harás si te rechazo?" Ella dijo insolentemente.

Él inclinó su cabeza como si considerara el asunto. "¿Me tiraré escaleras abajo?"

Sus ojos se ensancharon cuando miró el suelo de piedra de más de treinta pies. "¿Qué?"

" Si me rechazas, mi vida habrá acabado. ¿Qué más me quedaría?"

"Bromeas."

"Tu pensaste que bromeaba al situarme sobre tu umbral en Selkirk."

Y sobre la cicatriz de su cara con la ramita ardiendo. "No lo harías," ella susurró.

"¿Me desafías?"

"No." Los lágrimas de repente caían otra vez. "No, loco. Me casaré contigo." Ella voló a sus brazos y lo sostuvo con toda su fuerza. "Pero no debes arrepentirte. Prométeme que no lo lamentarás más tarde."

"Desde luego que no lo lamentaré." Él la sostuvo con cariñosa ternura mientras susurraba, "Tienes mi promesa, Adwen. Ninguna excusa y cada milagro imaginable."

"Posible, " ella enmendó.

Él sonrió. "Aún no conoces a tu marido."


Epílogo

<p>Epílogo</p>

6 de Mayo de 1068

Gwynthal


"NO SÉ donde poner la mesa de reunión," dijo Brynn con un ceño. "Después de que traigamos la cama, allí no habrá espacio para ella."

"Tírala en el establo," Gage dijo. "Es solamente un montón de basura rota."

"Hevald no piensa así." Brynn le miró con el ceño fruncido. "Y yo tampoco. No seas irrespetuoso."

Él se dobló burlonamente. "Mis disculpas y a ti y Hevald."

"Te perdonaré cuando encuentres un lugar para la mesa."

Él suspiró. "¿Qué tal el dormitorio bajo el pasillo? Si eso no es demasiado distante para tu Hevald."

"Adivino que tendrá que serlo."

"Sabes que esto es absurdo, desde luego," Gage dijo. "Hay mucho dormitorios en este castillo. ¿Por qué tener el niño en esta cámara?"

"Porque es adecuado." Ella se dio la vuelta hacia los dos soldados que esperan pacientemente en la puerta. "Tomad aquellos pedazos para el dormitorio bajo el pasillo." Ella les miró quitar la mesa y luego estuvo de pie delante del tapiz de Hevald. "Y porque quiero tener a tu hijo aquí en esta habitación."

"Puede ser una hija." Él se movió a través de la habitación para estar de pie detrás de ella. Deslizó sus brazos alrededor de ella, sus manos con cuidado acariciaban su abultado vientre. "No lo sabremos durante otros dos meses."

"Será un hijo. Lo siento." Ella le sonrió sobre su hombro. "¿Pero te decepcionarían si fuera una niña?"

Él rió en silencio. "Una pregunta peligrosa y sería un idiota al contestar."

"¿Lo serías?"

"Yo la amaría como hago con su madre."

"Dídelo."

Él fingió pensar. "No si me dejas enseñarte destreza con la espada y tiro con arco y-"

"¡No lo haré!"

"Temo que será necesario," él bromeó. "Un hombre necesita a un aliado fuerte a su lado cuando entra en batalla."

La risa de Brynn se descoloró. "¿Tendrás que entrar en batalla? ¿William va a intentar quitar Redfem a Malik y Adwen?"

"Siempre hay esa posibilidad. No estaba complacido cuando di Redfern a Malik. La idea de un sarraceno propietario de un rico chollo no era nada popular entre sus barones."

"No tiene utilidad para ti que tuvieras Gwynthal y Bellerieve. William te lo dio y era tuyo para hacer lo que desearas."

"Mientras lo mantenía mío."

"Adwen era la esposa del sajón que sostuvo el título con ello. Seguramente esto significa algo."

"Nada." Él frunció el ceño. "Me sentiría mejor si Malik y Adwen volvieran de Oriente y tomaran posesión. La presencia de LeFont allí es una fuerza disuasoria formidable, pero el asunto tiene que asentarse. Una vez que la confrontación termine, no tendremos más problemas."

"Él dice que los médicos Orientales saben muchas cosas que nosotros no conocemos," dijo Brynn. "Está buscando un milagro para Adwen."

"Rezaré a Dios para que lo encuentre."

"Pienso que lo hará. La felicidad en si misma es una medicina poderosa, y nunca he visto a Adwen tan feliz." Casi tan feliz como ella era, Brynn pensó. No, nadie podría acercarse a aquel esplendor. "Después de que nuestro bebé nacaz, me gustaría ir con ellos. Quiero estar con Adwen cuando me necesite."

"Creo que comienza a gustarte moverte de un lado a otro."

"Es posible." Ella había encontrado la corte de William interesante, pero no sería capaz de aguantarlo durante largos períodos. Bellerieve, por otro lado, era casi tan hermosa como Gwynthal, aún tan empapada en la mundanería que ella constantemente estaba desafiada a usar su regalo. "Mientras pueda volver a Gwynthal."

"¿Nosotros no estamos aquí?" Sus labios acariciaron su oído. "Mantengo) mi promesa, Brynn."

"Sí, lo haces." Ella alzó la vista hacia el tapiz. ¿Hevald se reía de ella? Era probablemente un truco de la luz o la imaginación; el mundo entero parecía sonreír estos días. "He pensado. Pienso que deberíamos llamar a nuestro hijo como él."

"Si es un niño."

"Te dije que lo será, Confía en mí. ¿Sería bueno que le diéramos su nombre?"

"¿Hevald? Si te gusta."

"No, no Hevald. Es un nombre demasiado pesado e importante. Realmente nunca me ha gustado. Pensaba que le llamaríamos Arthur."

"Pero pensaba que querías llamarlo Hevald."

"Era conocido como Arthur cuando era un guerrero. Te dije que, él y sus guerreros se deshicieron de toda parafernalia de su antigua vida cuando vinieron aquí."

"¿Incluidos sus nombres?"

Ella cabeceó. "Debía ser una vida nueva."

Él frunció el ceño pensativamente. "Creo que me he oído hablar de ese Arthur."

"Desde luego que lo has hecho. Te dije que era enormemente conocido."

"Pero Gran Bretaña no es el mundo entero. ¿El antepasado suyo, su consejero principal, Bentar? ¿Él también cambió su nombre?"

Ella lo miró con sorpresa. "Sí, desde luego. Era muy leal. Hizo lo que Hevald deseaba."

"¿Y cuál era su nombre antes de venir a Gwynthal?"

Ella se inclinó contra él, mirando distraídamente hacia arriba al tapiz de aquellos días pasados y sintió la conmoción de la nueva vida entro de ella. "Bueno, su nombre era Merlin."


Iris Johansen

<p>Iris Johansen</p>
***